Sei sulla pagina 1di 4

DE LA NIÑEZ A LA ADOLESCENCIA

Desde los inicios de la humanidad, los niños han crecido para


convertirse en adultos. Esta transición de la niñez a la adultez se
denomina adolescencia. Es un periodo en el desarrollo biológico,
psicológico, sexual y social inmediatamente posterior a la niñez y que
comienza con la pubertad. Siendo la pubertad la primera fase de la
adolescencia, en ella se lleva a cabo el proceso de cambios físicos en el
cual el cuerpo del niño se convierte en adolescente, capaz de la
reproducción sexual.
La adolescencia abarca gran parte del periodo de la pubertad, y se
refiere más a la etapa de transición psicológica y social entre la niñez y
la vida adulta. El rango de duración generalmente se enmarca con su
inicio entre los 10 a 12 años, y su finalización a los 19 o 20 años.

Niñez: Está edad comienza desde que el niño entra al colegio, o edad
escolar (4 o 5 años) hasta que cumple los 10 años, en esta edad
también lo cambios más notorios son el crecimiento, la forma de hablar,
etc.

Se designa con el término de Niñez a aquel período de la vida humana


que se extiende desde el nacimiento del individuo hasta la llegada de la
pubertad, entre los 11 y 12 años, cuando se dará paso a esta otra etapa
de la vida.

La Niñez resulta ser el momento de la vida de las personas en la cual se


crece más, a pasos agigantados se podría decir, ya que son
prácticamente constantes los cambios físicos que se van desarrollando
durante la misma y se encuentra conformada por tres etapas: lactancia,
primera infancia y segunda infancia.

Características:
• Egocentrismo (todo lo ven sólo desde su punto de vista.
• Aprende a no exteriorizar todo, aflora, entonces, la interioridad.
• Inocencia (aunque cada vez menos)
• ETC

No es recomendable durante esta etapa, poner a las pequeñas a dieta ya


que es un proceso que debe continuar su curso naturalmente. La
primera menstruación suele aparecer entre los 18 meses y los 2 años
después del inicio del desarrollo de los senos.

La aparición de acné es frecuente en la cara, en la espalda y en la parte


superior del pecho. En la mayoría de los casos, desaparece al terminar
la adolescencia.
Las hormonas afectan también a las glándulas de la piel, produciendo
sustancias químicas que generan olor debajo de los brazos. Los niños
comienzan a tener erecciones y eyaculaciones (sueños mojados) cuando
duermen durante la noche; también suelen desaparecer al finalizar la
adolescencia.

Pubertad: es el periodo durante el cual un niño accede a la madurez


sexual, empieza a los 10 años hasta los 14 años aproximadamente. Es
una parte de la pre-adolescencia o de la misma adolescencia y parece
que se inicia con progresiva antelación. El principio de la menstruación
adviene ahora a la edad de 13 años como promedio. Hace 100 años este
promedio era a los 15 años. La pubertad es una edad en la que el sexo
se desarrolla a distintos ritmos, registrándose en las muchachas un
más rápido crecimiento que en los muchachos. La duración de la
pubertad masculina es generalmente más duradera, pero
emocionalmente menos preocupante para ellos. Está es la edad con
más cambios de todas las etapas, cambia completamente la forma física
y sicológica, la forma de pensar y los gustos, lo que da comienzo unos
años más tarde a la adolescencia.

Adolescencia: Esta edad comienza a los 14 años aproximadamente


hasta los 21 años donde le darán comienzo a la edad de la adultez que
es la más larga. La adolescencia es el periodo de cambio comprendido
entre la pubertad y la edad adulta. El adolescente está sexualmente
desarrollado, pero carece de la necesaria experiencia y la madurez
emocional para tratar con equidad todos los problemas que caracterizan
la vida adulta. En consecuencia muchos adolescentes encuentran
dificultades y caen fácilmente en actitudes depresivas en razón de
algunas situaciones. Particularmente, las muchachas deben asimilar la
experiencia de la menstruación, que a veces es desagradable y para
algunas resulta perturbadora. Durante la adolescencia muchos
muchachos y muchachas sufren de acné (un intenso acceso de grano) y
otras defectuosidades dérmicas. Ello es debido a un exceso de actividad
de las glándulas sebáceas, causada por el desequilibrio de las
hormonas sexuales y de crecimiento en la circulación sanguínea. La
infección glandular determina la aparición de granos o abscesos.

La etapa de transición de la niñez a la adolescencia.


 Cada niño y niña sigue su propio ritmo evolutivo especifico, pero con las
lógicas variaciones individuales podremos decir que es la etapa que
abarca de los 11 a los 13 años aproximadamente. En las niñas puede
comenzar un poco antes y acabar antes, ya que llegan antes a la
adolescencia y en los niños puede ocurrir algo después.
 Es la etapa en la que se inicia la pubertad, o cambios en el cuerpo que
anuncian el fin de la infancia. El cuerpo cambia y deja de ser el cuerpo
de un niño o niña. En estos años podrán observarse pequeños cambios
corporales, en un principio serán cambios muy sutiles: crecimiento de
vello corporal o facial, en un principio será apenas una pelusilla,
aumento de estatura, aumento de peso, crecimiento de las mamás, etc.
 En las niñas puede aparecer la primera menstruación.
 Además de los cambios corporales comenzará la actividad hormonal que
dará paso a la adolescencia, es por ello que comenzaremos a observar
cambios fisiológicos y de carácter o estado de ánimo.
 Necesidad de desarrollar su independencia, y de reafirmar la identidad.
 Mayor peso del grupo de amigos. La familia poco a poco queda en un
segundo plano y es el grupo de iguales el que cobra un papel
protagonista.
 Cambios de humor frecuentes y muy intensos.
 Malestar porque ya no son niños o niñas pero tampoco son adultos, y ni
siquiera son adolescentes.
 Incipiente Interés por las relaciones amorosas y sexuales, así como
atracción por otras personas.

¿Qué podemos hacer ante esta transición?


 Entiende los cambios como algo natural y tómatelo con Es un proceso
de cambio que puede ser complicado para ellos, necesitarán adaptarse y
puede que tú también.
 Es importante que poco a poco te adaptes a sus cambios y dejes de
verlos como niños y niñas, no se trata de verlos como adultos ya que
tampoco lo son. Pero si de darles un poco de espacio y un poco más de
autonomía.
 Genera un clima de confianza donde puedan expresarte sus dudas,
temores, miedos, etc.
 Intenta no invadir su espacio y su intimidad, es normal que quieran
alejarse un poco, ya que es necesario para reafirmar su identidad.
 En lugar de invadir o presionar prueba a dialogar con ellos, déjales
autonomía para decidir ciertas cosas y prueba a hacerlo con ellos.
 Establece normas y límites claros, pero deja lugar para el diálogo y la
democracia.
 Cuida su autoestima y su auto aceptación. Recuerda que es una etapa
clave y que en lugar de criticarles o juzgarles, limítate a juzgar la
conducta.