Sei sulla pagina 1di 4

Presupuesto.

Zofracor S.A. c/ Estado Nacional s/Amparo (2002)

 Hechos: La actora resultó adjudicataria de la licitación para explotar una la zona franca de la Provincia de Córdoba,
firmó el contrato y realizó inversiones en el año 1998 (1 año antes del decreto). Luego,el decreto del año 1999
otorgó tratamiento preferencial a la zona Franca de La Pampa. Cámara dice que es de competencia originaria de la
CSJN.

 Fallo de la Mayoría:La ratificación del decreto carece de efectos retroactivos, pero SI tiene efectos a futuro. Las
leyes de presupuesto pueden modificar al derecho “objetivo” siempre que respete los debidos derechos y
garantías constitucionales. El artículo 20 de la ley de administración financiera no prevalece por su jerarquía; el
Congreso no se halla vinculado indefectiblemente hacia el futuro por sus propias autolimitaciones.RECHAZA solo el
planteo de inconstitucionalidad del art. 85 de la ley de presupuesto (ejercicio 2000). Y DECLARA NULO el decreto.
Lo que es importante de este fallo, igual, no es la parte de constitucionalidad. Lo importante es lo que pasa con el
art. 20 de la ley de administración financiera.

 Disidencias importantes: Petracchi, solo aclara, que la ratificación de un decreto pide la sanción de una ley
especial. La ley sancionada intenta darle vida de manera RETROACTIVA a un decreto insanablemente nulo.

Tasas

Compañía Quimica c/ Municipalidad de Tucuman (1989)

 Hechos: La SCJ de la Prov. de Tucumán rechazó el pedido de COMPAÑÍA QUIMICA en el cual solicitaban la nulidad
de la tasa municipal. La actora alegó que jamás existió prestación estatal. La norma contenida en el texto de la tasa
contiene términos amplios y poco concretos para especificar el hecho imponible y la contraprestación individual.

 Fallo de la Mayoría: Distinguen servicios públicos UTI SINGULI (donde el beneficiario o usuario estaría identificado
por un uso y pago diferenciados), y UTI UNIVERSIS (donde el beneficiario sería la población en general, y se
prestaren servicios colectivos, a su vez cobrados de manera igualitaria y proporcional). Los fondos del caso no van
destinados a financiar dicha actividad descripta por la normativa de la tasa municipal de este caso. Por otro lado,
no importa que el contribuyente no tenga interés en el servicio estatal, toda vez que la aplicación de este se funda
en el interés público. La norma impugnada no se ajusta a lo primero dicho. REVOCAN la sentencia anterior, fallan A
FAVOR de COMPAÑÍA QUIMICA.

Laboratorios Raffo S.A. c/ Municipalidad de Cordoba (2009)

 Hechos: La actora decía que dicha contribución (CCIES) pedida por la Municipalidad de Cordoba fue mal llamada
“tasa”; y que la CCIES exigida es análoga a otros tributos. La actora negaba que fuera una tasa, y a su vez que
pudieran haberse prestado los servicios municipales, porque según ella nunca estuvo físicamente allí.

 Fallo de la Mayoría: (se apegan a la opinión del procurador general). La Provincia había determinado de manera
difusa la prestación estatal que hacía exigible el cobro del tributo. Debe ser concreto, efectivo, e individualizado,
dicho servicio estatal, y el acto o bien del contribuyente sobre el cual se encuadra el sujeto obligado. REVOCAN,
HACEN LUGAR lugar a la demanda, fallan A FAVOR de Laboratorios Raffo.
1
D. Financiero / D. Tributario

Quiebra Filcrosa S.A. s/ Incidente de verificación Municipalidad de Avellaneda (2003)

 Hechos: la comuna de Avellaneda se presenta a verificar un crédito en la quiebra de FILCROSA S.A., y el síndico de
la quiebra opone excepción de prescripción contra dicho crédito. Filcrosa decía que corrían los plazos del derecho
común. Se discute entonces, el derecho local (ordenanza de la comuna de Avellaneda: 10 años) contra el derecho
común del Código Civil y Comercial de la Nación (5 años).

 Fallo de la Mayoría: Fallan a FAVOR DE FILCROSA, prevalece el C. Civil (plazo quinquenal). Dice la Corte que la
prescripción liberatoria pertenece al derecho común, por lo que es facultad del Congreso de la Nación regularla,
conforme al art. 75 inciso 12. La prescripción no es un instituto propio del derecho público local, sino un instituto
general del derecho.

D. Constitucional:

Coparticipación. Mataldi Simon S.A. c/ Provincia de Bs As s/ Repetición de Impuestos (1927)

 Hechos: Mataldi reclama por un pago efectuado a la Provincia Bs. As en concepto de “impuesto al comercio e
industrias”, creado por una ley provincial. Hay una comisión especial, que se encargó de determinar que las sumas
de capital en giro de la actora son mayores a las declaradas, y dijo que la actora había trasladado el impuesto, lo
había incluido en la venta de alcohol. Se plantea el problema de si los impuestos internos nacionales y provinciales
se excluyen o pueden coexistir dentro del régimen impositivo constitucional.

 Fallo de la Mayoría: El impuesto cobrado es violatorio de la C.N., pues la provincia grava operaciones realizadas
fuera de su territorio, y actúa así más allá de su potestad jurisdiccional. Además, el impuesto provincial recae sobre
el precio de venta AL CUAL YA SE APLICÓ EL IMPUESTO NACIONAL. Las provincias no pueden gravar los mismos
artículos o actos sometidos al poder de imposición del gobierno central. Se falla A FAVOR DE MATALDI, ordenan la
devolución.

P. No confiscatoriedad. Candy S.A. c/AFIP (2009)

 Hechos: Candy solicitó una acción de amparo y pidió la inconstitucionalidad de toda norma que le impedía aplicar
el ajuste por inflación impositivo.Tenía que actualizarse la base imponible para el impuesto a las ganancias. Primera
y segunda instancia hacen lugar.
 Fallo de la Mayoría: RECHAZAN el pedido de inconstitucionalidad, pero HACEN LUGAR al amparo promovido y
APLICAN el ajuste por inflación impositivo solo al caso concreto, por mediar carácter confiscatorio en las sumas
ingresadas al momento de ser devueltas, conforme a la prueba pericial, más allá de que la actora no haya
acreditado la afectación al derecho de propiedad.
 Disidencia Relevante: Petracchi; la inconstitucionalidad debe probarse con pruebas concretas y contundentes.

Capacidad Contributiva. Navarro Viola c/ Estado Nacional s/ Repetición (1989)

 Hechos: La actora solicita la repetición de una suma ingresada en concepto de tributo creado por ley. La Cámara
revoca parcialmente, HACIENDO LUGAR a la peticiónde la actora. El Fisco apela.

2
 Fallo de la Mayoría: En el caso, los bienes cuya titularidad configura el hecho imponible (descripto en aquella
norma creadora del tributo) NO integran el patrimonio del sujeto pasivo a la fecha de la entrada en vigor de la
citada norma legal. La actora había donado las acciones previa entrada en vigor de la ley. Para que la
confiscatoriedad pueda prosperar, es necesario demostrar que el gravamen cuestionado excede la capacidad
económica o financiera del contribuyente. En este caso, aquella manifestación de riqueza o capacidad contributiva,
requisito de validez de todo gravamen, fue AGOTADA antes de la sanción, por lo cual su capacidad contributiva se
modificó CONFIRMAN la sentencia apelada, fallan A FAVOR de NAVARRO VIOLA.

 Disidencia: Petracchi; dice que la modificación patrimonial no importa la imposibilidad de verificación del hecho
imponible, pues no significa necesariamente la disminución de la capacidad contributiva.

Crédito Público:

"Brunicardi": fallo:"Brunicardi Adriano C/ Estado Nacional (bcra) S/ cobro" 1996

Frente al reclamo judicial de sus acreedores contra la pesificación de la deuda pública , el Estado Nacional ha introducido
en sus presentaciones el caso "Brunicardi" , como un precedente que validaría la modificación unilateral de sus
obligaciones de pago en una suerte de ius variandi.
Como primer comentario, corresponde decir que nuestro máximo tribunal al analizar el asunto "Brunicardi" destacó
claramente que esa deuda no fue un recurso al crédito público del Estado para hacerse de fondos para el Tesoro Nacional,
sino que se trató de un "acto de soberanía" por el cual el Estado, sin ser el deudor originario de la relación crediticia,
asumió la condición de deudor frente a un acreedor privado externo ante su dificultad para abastecer de divisas al deudor
privado doméstico en el contexto de un régimen de control de cambios.
Razonó la Corte que si el acreedor no se agravió de esa sustitución de deudor dispuesta unilateralmente por el Estado
porque entendió que lo beneficiaba, tampoco puede hacerlo cuando el mismo Estado, también unilateralmente, dispuso
una prórroga razonable de 180 días para el pago del capital al que se comprometió sin deberlo, como la que dispuso el
Gobierno frente a la subsistencia de su crisis de balance de pagos.
En eso radica lo que la Corte definió como un acto de soberanía, aquel que llevó al Estado a endeudarse sin que existiera
un mutuo y a modificar los términos financieros de ese endeudamiento.
Pero se cuidó muy bien la Corte de dejar sentado que "Que la naturaleza jurídica del empréstito público no significa la
exclusión de toda responsabilidad de orden patrimonial por la modificación unilateral de las obligaciones, en caso de
conducta arbitraria o de lesión a derechos individuales dignos de protección", y que "en el sub examine no se ha
demostrado que el Estado Nacional, al efectuar el 'arreglo de la deuda' (art. 75 inc. 7°, Constitución Nacional), en el
contexto de emergencia financiera que atravesó el país en los años que siguieron al restablecimiento del orden
constitucional, 'haya impuesto condiciones que comportasen actos confiscatorios o que condujesen a una privación de la
propiedad o degradación sustancial del crédito'. Por el contrario, el conjunto de actos administrativos cuestionados
implementó un aceptable aplazamiento temporal de los vencimientos, con equiparación de la situación de los acreedores
externos en similares condiciones" (comillas simples añadidas).
Reviste sustancial importancia que el aplazamiento fuera exclusivamente respecto al capital y no afectara el pago de la
renta, ni en su cuantía (tasa de interés), ni en su oportunidad (vencimientos originales).
Consecuentemente podemos establecer que la Corte Suprema ha establecido en el caso "Brunicardi" la siguiente doctrina:
* "La modalidad de empréstito constituye una emanación del estado soberano que se encuentra comprendido en el
concepto genérico de fondos del Tesoro Nacional, a saber: 'los empréstitos y operaciones de crédito que decrete el mismo
Congreso para urgencias de la nación o para empresas de utilidad nacional' (art. 4, Constitución Nacional)".
* "Son atribuciones del Congreso la de decretar y contraer empréstitos que integran la deuda pública y la de decidir la
financiación, refinanciación y rescate de ella".
* "La autorización anticipada que el Congreso ha otorgado en la ley de ministerios al Ministro de Economía del Poder
Ejecutivo de la Nación para intervenir en operaciones de empréstito externo, operaciones financieras de ese carácter y en
las negociaciones internacionales de naturaleza económica, monetaria, comercial y financiera constituye una delegación

3
impropia en materia determinada de administración, cuyas bases se encuentran en la ley general del presupuesto anual de
la Nación".
* "Existe un principio de derecho de gentes en virtud del cual permitiría excepcionar al Estado de responsabilidad
internacional por suspensión o modificación en todo o en parte del servicio de la deuda externa, en caso de que sea
forzado a ello por razones de necesidad financiera impostergable".
* "La naturaleza jurídica del empréstito público no significa la exclusión de toda responsabilidad de orden patrimonial por
la modificación unilateral de las obligaciones, en caso de conducta arbitraria o de lesión a derechos individuales dignos de
protección".

* "El Estado nacional al efectuar el "arreglo de la deuda" (art. 75 inc. 7°, Constitución Nacional, en el contexto de la
emergencia financiera que atravesó el país en los años que siguieron al restablecimiento del orden constitucional, no
impuso condiciones que comportasen actos confiscatorios o que condujesen a una privación de la propiedad o
degradación sustancial del crédito. Por ello, el decreto 772/86, las resoluciones ministeriales 450/86, 65/87, el decreto
1379/87 y demás actos administrativos no son pasibles de objeción constitucional".
* "Se justifica la suspensión de los derechos personales como recurso del poder de policía".
Es decir que, congruente con la doctrina de emergencia , la Corte admitió la postergación temporal razonable para el
ejercicio de los derechos en cuestión siempre que no "comportasen actos confiscatorios o que condujesen a una privación
de la propiedad o degradación sustancial del crédito", como destacáramos en la cita.
Esa postergación se consideró razonable porque era de 180 días y solamente respecto al pago del capital, es decir que los
intereses continuaron pagándose regularmente. Queda abierta la incógnita sobre otros plazos u otras circunstancias, pero
siempre deberá cumplirse la condición de que la espera no importe esa degradación sustancial del crédito que la Corte
advierte, sería inconstitucional.
Al no admitir la confiscación o privación de la propiedad, la Corte se propone hacer respetar tanto la prohibición
expresamente contenida en el art. 17 de la Constitución como la garantía que sobre el uso y goce de la propiedad consagra
su art. 14.
La doctrina citada, por lo tanto, si bien admite en ciertos casos la modificación del plazo de pago en condiciones
razonables, no recepta la posible validez del cambio del monto, moneda de pago o intereses comprometidos.