Sei sulla pagina 1di 5

Resumen del texto de Jorge Saborido: “La solución final”

El asesinato masivo de judíos durante la segunda Guerra Mundial que surgió como
consecuencia de las decisiones políticas adoptadas por el gobierno alemán liderado por
Adolfo Hitler es uno de los acontecimientos más dramáticos de la historia. Pueblos enteros
fueron expulsados de sus hogares masacrados y sometidos a operaciones de limpieza étnica.
En primer lugar el autor establece que las expresiones antijudaísmo y antisemitismo
poseen sus diferencias, y toma el aporte de Hannah Arendt, la cual sostiene que el
antijudaismo es el odio religioso hacia los judíos, inspirado por el antagonismo
recíprocamente hostil de dos credos en pugna. En cambio, el antisemitismo es una ideología
secular decimonónica cuyo nombre era desconocido hasta la década del setenta de este siglo.
No hay dudas que el antijudaismo se fue forjando en occidente el mito del judío, y que fue
importante en la difusión del antisemitismo. Entonces cuando hablemos de antisemitismo
nos estaremos refiriendo a una corriente que surgió en la segunda mitad del siglo XIX,
vinculada a corrientes de corte racista y con pretensiones de carácter científico. Hay que tener
en cuenta que en esta época tuvieron una gran difusión las ideas del darwinismo social, en
las que conceptos como supervivencia y evolución del más apto, que habían sido elaborados
para aplicarse a los seres vivos se trasladaron a los seres humanos, es decir que se trataba de
una lucha entre razas superiores e inferiores.
El autor hace referencia a la situación de los judíos hasta fines del siglo XVIII y plantea
que el vocablo judío proviene del nombre Judá, y era también el nombre de una entidad
política que existió en la región del Mediterráneo desde el año 1000 a.C, hubo épocas en las
que Judea fue un país independiente, y otras que fue sometida a control de imperios
extranjeros, con fronteras variables el centro de la región montañosa era Jerusalén.
Originalmente el vocablo judío designaba a un habitante de Judea, es decir que era un término
político. Finalmente, un conjunto de leyes que según sus creencias Dios había revelado a sus
antepasados le otorgo a la palabra judío connotaciones religiosas. Si bien la dispersión de los
judíos comienza antes de la caída de Jerusalén (70 d.C), después de esa fecha su presencia se
percibe de manera significativa en Occidente. En el imperio Romano a partir del siglo IV el
cristianismo se convirtió en religión oficial y los judíos quedaron en inferioridad jurídica
siendo privados de todo derecho civil, y permanecerían así hasta su emancipación entre fines
del siglo XVIII y principios del XIX. A pesar de la situación en la que se encontraban la
segunda mitad del primer milenio y hasta el siglo XI, fue para los hebreos una época de
desarrollo y prosperidad, comenzaron a desempeñar funciones comerciales, cumplían una
función fundamental entre el tráfico en oriente y occidente, y también fueron prestamistas,
es decir que se transformaron en un sector dinámico.
La situación se modificó en los siglos XI y XII por dos factores, el comienzo de las
cruzadas que significo la persecución de todos los infieles e incluyo a los judíos. Por otro
lado, las transformaciones económicas ocurridas en Europa Occidental, como el crecimiento
de las actividades comerciales produjeron la exclusión de los judíos frente a una burguesía
cristiana en ascenso dedicada a actividades mercantiles y al manejo de dinero. Así los judíos
se volcaron a actividades mercantiles de pequeña escala, como el préstamo a interés,
situación que empeoro sus relaciones con los campesinos y habitantes de las ciudades. En los
siglos XIV y XV se produjo una gran persecución y matanza de judíos y fueron expulsados

1
de los principales países de occidente. La situación económica y jurídica de los judíos
empeoró notablemente, fueron relegados al comercio minorista y a los negocios financieros
con los sectores más pobres de la población, en algunos países fueron segregados en ghettos,
y vivieron hasta el siglo XVIII en Europa Occidental en condiciones de miseria y
degradación. Sin embargo la mayor parte de hebreos se marchó hacia el oriente, allí pudieron
retomar algunas funciones mercantiles y financieras, pero en el siglo XVII cuando estos
países comenzaron el desarrollo capitalista fueron desplazados por la aristocracia y la
burguesía en ascenso. Esta situación general de los judíos se prolongó hasta avanzado el siglo
XVIII cuando tuvieron una gran difusión las ideas de la ilustración y el cuestionamiento de
la autoridad de la religión y la lucha contra los prejuicios en nombre de la razón condujeron
a la emancipación de los judíos.
En la segunda mitad del siglo XIX la sociedad europea sufrió cambios materiales y
tecnológicos de la mano de la Revolución Industrial, se produjo una transformación
demográfica y social lo cual dio lugar al surgimiento de grandes ciudades industriales que
provoco en las masas un fuerte sentimiento de desarraigo. La pequeña burguesía también fue
afectada por las transformaciones, se veían amenazadas por el desclasamiento y la
proletarización. Es decir que se produjo en muchos sectores de la población un estado de
vacío, de anomia, que desembocaría en la expansión del antisemitismo. En este escenario la
situación de los judíos se vio afectada, la emancipación de los judíos a fines del siglo XVIII
tuvo un doble origen, por una parte las nuevas estructuras políticas solo podían funcionas en
condiciones de igualdad política y legal de los ciudadanos, por otra, eran resultado de una
extensión de los privilegios de los cuales antes se beneficiaban un número limitado de judíos.
La irrupción del capitalismo en el siglo XIX beneficio a los judíos, su presencia se vio
en las actividades económicas y en ámbitos socialistas y culturales, muchos percibieron esa
presencia como una amenaza a su posición social y el odio a los judíos que existía desde
antes, adquirió nuevas formas. El antisemitismo, vino a dar fundamentos al sentimiento de
recelo que generaba un colectivo al que se veía como exitoso y adaptado a las condiciones
impuestas por la modernidad.
La situación de Alemania tiene rasgos particulares, ya que, a diferencia de otros países
de Europa Occidental, los judíos no fueron expulsados de allí sino que fueron confinados en
ghettos, su diferenciación respecto del resto de la población se fue marcando cada vez más.
A fines del siglo XVIII y principios del XIX se desarrollaron las ideas nacionalistas y el
problema judío emergió, en el momento en que querían reivindicarse los valores germánicos
por medio de la escuela, el cuartel, etc. los judíos aparecían como un elemento extraño. Estos
empezaron a ocupar en la sociedad alemana lugar en las primeras especulaciones ferroviarias,
se dedicaban a negocios y a la banca, y también se instalaron en actividades desprestigiadas
en Alemania como el periodismo, la actuación teatral, y la política. Como contrapartida,
frente a la expansión del antisemitismo, grupos de la comunidad judía impulsaron el
surgimiento del sionismo un movimiento nacionalista que planteaba como objetivo el regreso
de los judíos del mundo a la tierra de Israel, su patria originaria, para constituir una entidad
política independiente, un Estado-nación.
Uno de los elementos para entender el antisemitismo contemporáneo es la difusión de
la obra conocida como “Los protocolos de los Sabios de Sion”, a partir de esta se intenta

2
mostrar un plan secreto elaborado por los judíos para dominar el mundo. Sin embargo, las
investigaciones realizadas con posterioridad mostraron que los verdaderos autores de los
protocolos habían sido integrantes de la policía secreta rusa y el objetivo era la elaboración
de pruebas que justificaran la política imperial en contra de los judíos.
En Noviembre de 1918 el Imperio Alemán se convertía en Republica, y al año siguiente
la constitución aprobada en Weimar daba forma a la nueva realidad política. Los años de
posguerra generaron una gran inestabilidad económica política y social. Para muchos los
judíos ocupaban un lugar fundamental en las tentativas revolucionarias, para los nacionalistas
alemanes la actividad revolucionaria de los judíos estaba asociada a una leyenda que se
difundió tras la derrota militar: la de la puñalada por la espalda. También ejercían una gran
influencia en el plano cultural y el terreno político. Por otro lado, la gran afluencia de judíos
polacos empobrecidos luego de la guerra fue otro fenómeno preocupante.
Finalmente, la crisis de 1929 y la incapacidad de los gobernantes para enfrentarla
crearon un clima de gran inestabilidad en el que reaparecieron ideas extremas incluyendo el
antisemitismo.
Adolf Hitler nació en Austria en Abril de 1889, no se sabe bien en qué momento se
convirtió en antisemita, luego de fracasar en sus intentos de convertirse en un artista, se
enroló en el ejército alemán y fue un gran soldado. Entre sus compañeros de armas comenzó
a mostrar su racismo antisemita, antieslavo y antisocialista, hay una coincidencia entre los
investigadores de que la experiencia que tuvo en la guerra fue determinante para la formación
de su pensamiento, la derrota militar de Alemania produjo un shock en Hitler, y atribuyo toda
la culpa a los judíos. A su vez, el ejército le dio la oportunidad para introducirse en la política
con el Partido del Pueblo Alemán (DAP) en Múnich, a partir de allí pudo dar a conocer sus
ideas racistas. En poco tiempo se transformaría en el principal dirigente del partido, que más
tarde tomo el nombre de Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (NSDAP), era un grupo
de extrema derecha y dos rasgos que lo caracterizaban eran el antisemitismo y el comunismo.
En 1923 intento un golpe de estado el llamado “Putsch de la cervecería” que fracasó
rotundamente y Hitler fue condenado a prisión, en este momento empezó a escribir “Mi
Lucha” una obra en la que expuso sus ideas y mostro su antisemitismo.
Una vez que llego al poder en 1933 Hitler modero su antisemitismo extremo, optando
por una táctica que apuntaba a alcanzar sus objetivos de manera progresiva. En una primera
etapa se privó a los judíos de los derechos civiles, y se los presiono para que abandonaran
Alemania. Solo durante el curso de la guerra y por la imposibilidad de la emigración masiva
se pasó a la fase final: el asesinato masivo de judíos europeos. Si bien se llevaron a cabo
acciones cotidianas en contra de los judíos, como boicot a sus negocios y agresiones de las
fuerzas nazis, el ataque legal fue más grave, se prohibía al estado alemán emplear personas
que no fueran arias. En 1935 se sancionaron las Leyes de Nuremberg que establecían la
pureza racial como requerimiento para el desenvolvimiento de los ciudadanos en la vida
cotidiana, por la Ley de ciudadanía del Reich se les privo de la misma. Las leyes de
Nuremberg tuvieron que definir quién era y quien no era judío, y se establecieron tres
categorías diferentes: además del judío pleno, existía el medio judío en primero y segundo
grado, de acuerdo con el número de antepasados judíos. La línea divisoria establecía que
recién quien tenía solo un bisabuelo judío era considerado alemán a los efectos legales.

3
Una vez marginados en su propio país los judíos fueron víctimas de agresiones
individuales, generalmente protagonizadas por las SA. A partir de la “Noche de los cristales
rotos” en 1938 se inició el recorrido hacia la solución final, fue un ataque de integrantes de
la SA y de miembros del partido nazi a sinagogas, comercios, domicilios de judíos en todo
el país. Este proceso culmino con la eliminación de los judíos de la economía alemana, se les
confisco las empresas, bancos, y se les prohibió la participación en el comercio minorista.
En ese año se inició la expansión territorial nazi con la anexión de Austria, de los
Sudetes y la instalación del protectorado de Bohemia y Moravia, mediante el cual se produjo
la incorporación de miles de judíos que pasarían a control del estado alemán. Una alternativa
propuesta por los nazis fue la emigración masiva, el plan más conocido fue el de enviar a los
judíos alemanes a la isla de Madagascar, posesión colonial de Francia. También se consideró
la posibilidad de trasladar a los judíos a Polonia, lo cual se concretó una vez que se ocupó
este territorio en 1939. Una vez que estalló la guerra, los problemas con los judíos hacinados
en los campos de concentración se volvieron más complejos, y los judíos se convirtieron en
una carga insoportable para los administradores de las zonas conquistadas, un problema
importante fue la escases de víveres para la fuerza invasora alemana, frente a esto se empezó
a pensar en la eliminación de bocas inútiles. Es decir que el hecho de que después de
transcurridos tres meses de la invasión a la URSS no se hubiera producido el éxito militar
esperado, pero millones de judíos estaban ocupados en territorios ocupados por los alemanes
contribuyo a que la idea de deportación fuera reemplazada por la muerte.
Después de tomar la decisión del aniquilamiento de los judíos había que resolver la
manera de hacerlo, una de las maneras fue el gaseamiento de los mismos que comenzó en
Diciembre de 1941, fue elegido como método ya que libero a las SS de la tarea de pegarles
un tiro en la nuca y luego arrastrarlos hasta una fosa común. Los campos destinados al
exterminio se establecieron en los primeros meses de 1942, todos estaban situados en el
territorio de Polonia comunicados por el ferrocarril con zonas de Europa que habían sido
seleccionadas para enviar a los judíos a la muerte, pero lejos del alcance de la ley alemana.
Auschwitz se transformó en el principal campo de muerte que combinaba el exterminio
masivo y la explotación del trabajo esclavo. A medida que se perfeccionaban los métodos se
fue llegando hasta las cámaras de gas, y luego que los cadáveres fueran incinerados en el
mismo edificio donde habían sido asesinados. Se realizaba una selección de los judíos, se
separaba a los que se consideraba aptos para el trabajo (hombres y mujeres jóvenes), respecto
de aquellos destinados a las cámaras de gas (niños, mujeres de cierta edad, ancianos,
enfermos) que eran despojados de sus ropas e inmediatamente asesinados. Los sobrevivientes
de esta primera selección pasaban a formar parte del aparato productivo alemán, aportando
con su trabajo al estado o a empresas privadas. Sin embargo, existía una alternativa peor para
los prisioneros, ser objeto de los experimentos que realizaban los médicos nazis. Las tareas
de exterminio se prolongaron hasta fines de 1944.
Uno de los interrogantes que surge cuando se conocen los horrores de la matanza nazi
es porque no hubo resistencia alguna, la respuesta no es simple, pero se debe partir de la idea
de que si hubo resistencias. Los nazis crearon los consejos judíos que organizaban las
deportaciones hacia Europa Oriental, integrados por figuras prominentes de la comunidad
que tenían dos funciones, debían ser quienes transmitían a los judíos las normas impuestas

4
por sus carceleros y constituían el canal a través del cual se elevaban las peticiones de las
víctimas. Además de estas tareas, fueron los encargados de controlar y seleccionar a las
personas que iban a ser destinadas a los campos. La versión tradicional justifica su actuación
sosteniendo que intentaron paliar el sufrimiento de sus compañeros, sin embargo su tarea ha
sido objeto de diferentes críticas. Hannah Arendt, plantea que fueron una pieza clave en la
maquinaria del exterminio nazi y que sin su cooperación las deportaciones hubieran sido
muy difíciles de realizar. Sin embargo, mas allá de ellos hubo un grupo de jóvenes
comunistas y sionistas que ofrecieron resistencia, incluso hubo individuos dentro de los
consejos que tenían comportamientos diferentes. La progresiva toma de conciencia respecto
de la horrible realidad condujo a la aparición de núcleos que se resistían, luego de una etapa
inicial en el cual el objetivo era la supervivencia. Frente a la convicción de que el destino
inevitable de los judíos era la muerte, veían a la resistencia armada como una manera de
elegir como morir. Un ejemplo de la resistencia judía fue la ocurrida en el ghetto de Varsovia
producido en Abril y Mayo de 1943.
En los primeros años de la guerra los nazis se preocuparon por que no se filtre
información de la matanza de judíos para no poner en su contra la opinión publica de países
neutrales como Estados Unidos, sin embargo esto no sucedió hubo noticias sobre las
matanzas de judíos que aparecieron en la primera mitad de 1942 en países como Suecia y
Estados Unidos. Respecto de la actitud adoptada por el Vaticano, se sabe que la institución
estaba bien informada de lo que estaba ocurriendo esto produjo que se haya generado una
controversia respecto del comportamiento del papa Pio XII, ya que permaneció en silencio
sin realizar ningún comentario de la persecución de los judíos. La explicación que se ha dado
en defensa del papa es que temía que un comentario agravara la situación que las
consecuencias fueran peores, pero los críticos del papa se han preguntado cómo podía ser
peor la situación de lo que realmente fue, y además se destaca que después de la guerra Pio
XII no se refirió a lo ocurrido a los judíos. Cuatro factores influyeron en la actitud del papa,
incluido su antisemitismo: en primer lugar una mentalidad que consideraba al judaísmo como
uno de los principales enemigos de la iglesia que se encontraba asediada y amenazada, en
segundo lugar el papa consideraba al comunismo como un peligro mayor que el nazismo, en
tercer lugar tenía una simpatía hacia el pueblo alemán y finalmente un hecho ocurrido en
Holanda bajo la ocupación de los nazis que dejo un gran impacto en su mente, que hizo que
no condenara públicamente a los nazis.
Como conclusión se puede decir que 1- el holocausto fue un fracaso de la civilización,
es decir de las actividades humanas guiadas por la razón, en su proceso de contención de las
tendencias negativas que se encuentran en lo que queda de la naturaleza del hombre. 2- el
mundo racional de la civilización moderna fue lo que hizo posible que el holocausto pudiera
tener lugar.