Sei sulla pagina 1di 3

REFORMAS DEL PERÍODO BATLLISTA

REFORMAS ECONÓMICAS

El Banco República fue creado como proyecto como Banco Mixto (1896), pero las acciones no fueron
vendidas, por lo que siempre se mantuvo en como propiedad estatal. En 1911, Batlle envió a la Asamblea
un proyecto que fue aprobado rápidamente, en el cual se establecía que se duplicara el capital bancario e
integrarlo con el capital existente, se crearía un fondo de reservas y la emisión de papel moneda podía llegar
al triple del capital, pero manteniendo siempre un encaje del 40% de la emisión. En 1912, se promulgó un
nuevo proyecto de ley para aumentar los préstamos que el Banco daba al medio rural con capital propio. En
1913 se elevó el capital total a veinticinco millones de pesos, completándose el proceso de estatización.
En 1912 se procede a la Estatización del Banco Hipotecario. La función del Banco era la regulación del
crédito sobre inmuebles, influyendo también en la industria de la construcción y en los negocios territoriales
en el medio rural, su papel era demasiado importante como para quedar en manos de especuladores que
sólo buscaban la ganancia fácil. - El Poder Ejecutivo envía a la Asamblea un proyecto para que el Estado
lo controle y se lo apodere.
En 1911 se crea el monopolio de seguros: Banco de Seguros del Estado. En abril de 1911 el Poder
Ejecutivo envió al Parlamento un proyecto de ley por el cual el Estado pasaba a monopolizar todos los
seguros que se realizaran en el país. Sólo el Estado que no buscaba ganancias y que tenía la obligación de
cumplir con una finalidad social, podía haberes cargo de éste rubro con beneficio a la colectividad. También
se evitaría la fuga de capitales de las empresas inglesas al exterior. Este fue un proyecto revolucionario ya
que no se había realizado en ninguna parte del mundo, por lo que tuvo mucha oposición. Incluso la Legación
de Inglaterra en el Uruguay dirigió una protesta en la que anunciaba que su Gobierno apoyaría las
reclamaciones que elevaran las compañías inglesas afectadas; esta intervención detuvo el monopolio estatal
de todos los seguros y las compañías inglesas siguieron operando.
En 1912 se obtiene Monopolio de la energía eléctrica. La Usina Eléctrica de Montevideo fue administrada
por particulares desde 1887 a 1897, en ésta última fecha hasta 1906 pasó a la administración provisoria del
Estado y luego de este año, el Estado la administró en forma directa reorganizando completamente el
servicio. Por el proyecto de ley de 1911, que fue aprobado al año siguiente, el Poder Ejecutivo pedía la
transformación de “Usinas Eléctricas de Montevideo “en “Usinas Eléctricas del Estado”, fundando un nuevo
monopolio con la generación y distribución de la energía. Las ventajas para el país radicaban en que no
había evasión de capitales al exterior. Además, el Estado se preocuparía por el mejor servicio y no por la
ganancia, extendiendo las líneas para beneficiar a más sectores de la población, podrían rebajarse las tarifas
ya que el objetivo no era el lucro.
En 1915 se crean los Ferrocarriles del Estado. La Administración de Ferrocarriles del Estado fue creada
recién en 1915, bajo la Presidencia de Feliciano Viera, pero tiene sus orígenes en Batlle. Las líneas férreas
en el Uruguay, estaban íntegramente en manos de compañías inglesas. una de las medidas adoptadas para
combatir a la empresa extranjera fue la construcción de carreteras paralelas a las vías férreas, se procuró
canalizar el transporte al puerto capitalino de la producción agropecuaria. La existencia de otro medio de
transporte era una forma de quebrar con el monopolio ferroviario y de obligar a bajar los fletes por la
competencia. Otro recurso fue buscar la creación de ferrocarriles estatales, durante este período de gobierno
hubo dos iniciativas, que fueron base de los futuros ferrocarriles del Estado. La primera fue en 1912, cuando
la Asamblea aprobó la formación de un fondo para la construcción de ferrocarriles nacionales. La segunda
iniciativa es de 1914, donde autorizaba al Poder Ejecutivo a adquirir las acciones de Ferrocarril y Tranvía
del Norte que estuvieran en manos de particulares. La importancia de esta compra radicaba en que el
ferrocarril estaba en Montevideo, con lo cual la rompería el monopolio del acceso a la capital. Además, fue
la base para seguir comprando o arrendando extensiones férreas que pasaron a depender del Estado,
haciendo competencia al ferrocarril inglés de altos fletes.

REFORMAS EN EL PLANO SOCIAL

En los primeros siglos del siglo XX en Montevideo existía un movimiento obrero de importancia, debido a la
expansión de la industria y a la introducción de la ideología anarquista; surgiendo así los gremios y
sindicatos; a través de los cuales los obreros hicieron sentir sus reclamos de mejoras salariales.
Ya en la primera presidencia se presentaron proyectos sociales tanto por los batllistas como por los
nacionalistas; en los cuales se proponían cambios en las horas de trabajo, las condiciones de trabajos, etc.;
muchos de los cuales se concretaron recién en la segunda presidencia de Batlle.
Las condiciones de vida obrera eras totalmente precarias: el trabajo adulto estaba mal remunerado y en
muchas industrias se emplean niños. En cuanto a los horarios la situación no era mucho mejor; existiendo
empleos con jornadas de 15 a 19 horas. En el plano social, el movimiento obrero hizo sentir sus reclamos
de mejoras de salario y la disminución de la jornada de trabajo, por lo que, en febrero de 1905, Carlos Roxlo
y Luis Alberto de Herrera presentaron un proyecto de ley que fijaba la jornada en diez horas, limitaba
el trabajo a mujeres y niños, compensaba accidentes de trabajo y establecía norma de higiene en los talleres.
Batlle envía un proyecto similar donde se establecía que la jornada de trabajo sin interrupción no duraría
más de ocho horas, establecía un día de descanso para el obrero y un mes de descanso para las mujeres
después del parto.

Además, disminuye la jornada de trabajo de los menores. Este proyecto no se concretó.


En 1904 se sancionó el proyecto de Antonio María Rodríguez sobre la “Caja de Jubilaciones Civiles”, por
lo cual los empleados públicos tenían derecho a jubilarse si tenían más de diez años de trabajo y recibirían
¾ partes su sueldo, y la viuda recibiría la mitad como pensión.
En 1906 Batlle presentó un proyecto para abolir la pena de muerte, sustituyéndola por una reclusión
mínima de treinta años o una máxima de cuarenta, con la posibilidad de libertad condicional a la mitad del
plazo.
La ley de ocho horas: como analizamos anteriormente, la ley de ocho horas tiene como objetivos, los
afirmados por el propio Batlle, que el obrero pudiera vivir además de trabajar, recrearse, leer, interesarse en
la política y convertirse en un ciudadano. En el plano internacional, transforma al Uruguay en un país
adelantado y al nivel de las potencias europeas (Francia e Inglaterra).
Ley sobre prevención de accidentes de trabajo; en 1914 el Poder Ejecutivo envía al Parlamento un
proyecto de ley donde se le encomendaba vigilar a las distintas industrias para prevenir accidentes de
trabajo. Incluía normas de seguridad muy severas. Esta ley sancionada recién en 1920, completando con
los pagos de indemnización por accidentes de trabajo.
Proyecto de ley sobre pensiones a la vejez, este proyecto fue enviado por el Poder Ejecutivo en 1914. Fue
una iniciativa típicamente humanitaria, por la cual establecía que toda persona mayor de 65 años que se
encontraba en indigencia, tenía derecho a recibir una pensión. Un proyecto similar a éste se aprobó en 1919.
Proyecto de ley sobre diversos problemas de trabajo, en 1914 dos diputados presentaron ante las
cámaras un proyecto de Eduardo Acevedo que reunía varios problemas específicos de los trabajadores y
les daba una solución muy avanzada para la época. Incluía cláusulas del control del trabajo relativas a
salario, jornada obrera y reglamentos de taller. Serían materia de acuerdo entre sindicatos de empresarios
o patronos y los sindicatos obreros de cada departamento, también se implantaba la semana inglesa, etc.
Este proyecto no fue aprobado globalmente.
Proyecto de ley sobre indemnización por despido, al estallar la Primera Guerra Mundial muchos
empleados fueron despedidos por temor a una crisis económica, pero la constitución sólo acreditaba un mes
de indemnización. Para remendar esta situación, el Poder Ejecutivo envió un proyecto a la Asamblea que
establecía que el empleado despedido que hubiera servido dos años tenía derecho a algunos días de sueldo
como compensación; el que hubiera trabajado más tiempo, un mes de sueldo cada dos años de trabajo y
que en todos los casos el patrón tenía que dar un preaviso. Esta ley es la primera protección contra el
despido en nuestro país, fue aprobada el 1/12/1914.

Proceso de secularización:

Ya desde presidencias anteriores a la de Batlle se habían tomado una serie de medidas orientadas a la
separación Iglesia- Estado; que se concluyen en la constitución.
Pero anterior a esto se promulgaron algunas medidas con el mismo fin, como ser:
 En 1911 se reactivó la ley de conventos
 de1885, al ser estos visitados por inspectores gubernamentales.
 Secularización del juramento de la toma de cargo de los ediles de la Junta Económico- Administrativa
de la Capital.
 En el plano doctrinario, en 1905 un diputado cercano al Presidente presentó un proyecto de ley sobre
divorcio que causó una gran conmoción, al punto que se afirmó un petitorio de rechazo, firmado por miles
de mujeres acusando a Batlle de tomar una medida que se consideraba destructora de la vida familiar. Algo
similar sucedió cuando el Gobierno ordenó retirar las imágenes religiosas de los hospitales en 1906.
 Eliminación de la prestación de honores militares en los actos religiosos de la Iglesia Católica.
 Prohibición de la presencia de los militares, como institución, en actos religiosos
 Supresión del cargo de capellán en el ejército.
 Se ordenó que la bandera nacional no saludara ni a personas ni a símbolos religiosos.
 Ley de divorcio de 1912; admitía el divorcio por la solo voluntad de la mujer. Para los batllistas incluso
el matrimonio civil solo tenía sentido de ser como registro de los mismos por razones económicas
principalmente, ya que el matrimonio constituía una sociedad (conyugal).

EL PLANO EDUCATIVO

La extensión de la enseñanza, a su vez, debía tener como requisito la absoluta gratuitidad en los tres
niveles: primaria, secundaria y universitaria. Es a esos objetivos a los que apuntaban las iniciativas del
Estado.
El problema de la enseñanza paga no representaba en al primer nivel ya que la primaria estatal
siempre fue gratuita (reforma impulsada por José Pedro Varela). Pero en cambio en la enseñanza
secundaria como en la universitaria el costo era bastante elevado (matrículas y exámenes) por lo que sólo
los hijos de familias de clase media acomodada y alta podían acceder a una formación profesional. Debido
a esto en 1914 se promulgó un proyecto de ley que establecía la exoneración de tributos en enseñanza
secundaria y, la facultad ampliar dicha exoneración a los universitarios. Dicho proyecto debido a la posición
de algunos nacionalistas recién pudo ser aprobado en 1916.
Otra de las medidas orientadas a extender la educación fue la creación de una sección especial
dentro de la enseñanza secundaria y preparatoria destinada exclusivamente para el sexo femenino (ya que
era muy escasa la concurrencia de mujeres a la universidad debido a los perjuicios sociales).
Por otra parte, la educación también debía extenderse al interior del país y evitar así el desarraigo
de los alumnos, a través de la creación de liceos departamentales (1912). El certificado de egreso de estos
liceos los habilitaba a seguir cursos de Comercio, Agronomía y Veterinaria; así como cursos preparatorios
de la Sección de Enseñanza Secundaria. Los planes de estudio eran los mismos que los liceos de
Montevideo; lo cual representó un error; ya que los programas debían estar adecuados de modo tal que los
egresados pudieran encontrar futuro y trabajo en sus propios lugares de estudio. Al solo prepararlos para
las profesiones liberales el desarraigo no se evitaba ya que para proseguir los estudios en la universidad
debían trasladarse a Montevideo. Sin embargo, los liceos departamentales lograron unos de sus objetivos:
elevar el nivel cultural de las poblaciones del interior, democratizar la educación y extender la cultura cívica.
En un intento de transformar y reorganizar la Escuela de Artes y Oficios el poder ejecutivo planteó la
necesidad de crear varias escuelas industriales primarias y una superior.
En complemento con la preocupación por la formación intelectual de los niños y adolescentes, se
buscó la difusión de la educación física. Debido a esto en 1911 se creó la Comisión Nacional de Educación
Física con el objetivo de organizar concursos deportivos, fundar campos de juego y plazas de deportes,
planear la educación física en primaria.
En busca de la extensión de la cultura artística y musical se fundó la Escuela Experimental de Arte
Dramático y se creó una orquesta con el cometido de organizar conciertos a precios populares y de entrada
libre. Aunque la iniciativa fue modesta cabe destacarla para mostrar la existencia de un plan educacional,
que contemplaba la educación intelectual, industrial, física y artística.