Sei sulla pagina 1di 5

BIOGRAFÍA DE JAIME GARZÓN

Jaime Hernando Garzón Forero (24 de octubre de 1960 – 13 de agosto de


1999) periodista y humorista. Nació en Bogotá, Colombia. Su madre fue Ana
Daisy Forero Portella, una mujer muy católica que se dedicó al cuidado de sus
hijos, y su padre Félix María Garzón Cubillos, quien murió cuando Jaime tenía tan
solo 7 años y de quien heredó el arte de parodiar. Garzón estudió en el Seminario
Conciliar de Bogotá donde demostró su falta de respeto a las autoridades; desde
temprana edad mostró su inclinación por cuestionar y reflexionar sobre las
concepciones establecidas por una sociedad religiosa y conservadora.
Antes de ingresar a la Universidad Nacional de Colombia para estudiar derecho su
desempeño académico no era muy bueno. Luego ingresó a la Pontificia
Universidad Javeriana para estudiar una maestría en ciencias políticas, pero no
logró culmina su carrera al ingresar al mundo del activismo político y
posteriormente al de la televisión. Garzón apoyó la campaña de Andrés
Pastrana a la Alcaldía Mayor de Bogotá, durante esta campaña fue testigo del
secuestro liderado por Jhon Jairo Velásquez alias Popeye integrante del Cartel de
Medellín al candidato en la sede de campaña en Bogotá el 18 de enero de 1988.
Pastrana fue liberado una semana después y se quedó con la victoria en las
elecciones; Garzón fue nombrado alcalde menor de Sumapaz. En su corto tiempo
como alcalde de dicha localidad construyó un centro de salud, mejoró la escuela y
pavimentó la única calle del pueblo. Entre 1990 y 1994 trabajó en la Casa de
Nariño durante la presidencia de César Gaviria, asumió la coordinación de las
traducciones de la nueva Constitución de 1991 a las lenguas indígenas y también
fue de manera no oficial asesor de comunicaciones de la presidencia.
Garzón era conocido como un hombre comprometido con un cambio en el país,
creyó en la solución de los problemas de Colombia y lo demostró con su
compromiso diario con el PNR, con la Constitución de 1991, con la traducción de
la Constitución a las lenguas indígenas. Estos fueron los invaluables aportes de
Garzón en la política. El 5 de diciembre 1988, Garzón fue entrevistado en el
Noticiero de las Siete como alcalde menor, a partir de ese momento los
colombianos lo verían más seguido en televisión. Dos años después intervino en
el programa Zoociedad, producido por Cinevisión para el Canal Dos. Luego este
fue comprado por Cadena 1 de Inravisión.
Este programa que tuvo gran popularidad era una parodia social y política del
país, tocaban temas de toda índole como la seguridad del país y la narcoguerra
propiciada por el Cartel de Medellín. El personaje central era Émerson de
Francisco, un presentador de noticias que atraía al público por su originalidad al
lado de Elvia Lucía Dávila. Gracias a este personaje fue modelo para peluquerías
y almacenes de esmoquin. Posteriormente, Garzón estuvo a partir de 1995 en la
realización de ¡Quac! El noticiero de R.T.I. Colombia. Le dio vida a Néstor Elí, el
vigilante de un edificio llamado “Colombia” que servía como un espejo para reflejar
la realidad nacional y sus actores políticos.

Dicho programa despertó serias polémicas por la cantidad de sátiras y burlas a la


crisis política del entonces presidente Ernesto Samper Pizano y el proceso 8000.
Lo que se resalta del programa es que denunciaba sin vacilación la expansión
paramilitar en Colombia y la situación de orden público en Urabá. Lo interesante
de ¡Quac! era que, para los colombianos del común; ciudadanos que no poseían
una gran educación política, podían entender la situación de una manera digerible
y muy divertida. Lamentablemente el noticiero fue clausurado en el año 1997.
Posteriormente, Garzón fue llamado por el programa Lechuza del Canal Caracol,
Radionet y al noticiero CM& con su último y más popular personaje, Heriberto de
la Calle, un lustrabotas que realizaba entrevistas a importantes personajes
célebres y que representó hasta su asesinato en 1999. Este humorista también
hizo parte de los grupos mediadores en la liberación de varios secuestrados en
poder de las Farc durante la década de los 90. En uno de estos sucesos, Garzón
fue acusado de tener nexos con las FARC el 6 de mayo de 1998, pero luego de un
tiempo se demostró su inocencia y además se reconoció públicamente la labor
humanitaria.
El periodista lanzo una acusación involucrando a miembros de la Decimotercera
Brigada del ejército de vender secuestrados a la misma guerrilla. Varios militares
activos tuvieron que rendir cuentas ante la justicia, especialmente por el secuestro
y asesinato del empresario israeli Benjamin Khoudari ocurrida en enero de 1999.
Luego del secuestro de la Senadora Piedad Córdoba a manos de los paramilitares
al mando de Carlos Castaño Gil se supo que la vida de Garzón corría peligro por
sus intenciones de crear diálogos de paz. Pero, Garzón no se intimidó y siguió con
su lucha.

Debemos mencionar que ha sido un personaje que nos mostró otra manera de
hacer humor, un humor consciente y crítico que tenía como objetivo sembrar la
semilla del cuestionamiento en los colombianos para buscar un mejor país. Los
personajes icónicos que sirvieron para ello fueron: Heriberto de la Calle, Dioselina
Tibaná y Nestor Eli, entre otros. Pero finalmente sucedió lo que muchos temían,
mientras el periodista se encontraba en el municipio de Mariquita con la finalidad
de hacer un acercamiento con Carlos Castaño. En ese lapso llevó a cabo un
encuentro con el jefe paramilitar Ángel Gaitán Mahecha.

Logró cuadrar una reunión con Castaño el 14 de agosto en la ciudad de Córdoba.


Testigos y amigos de Jaime afirman que él sabía que su vida tenia los días
contados. El 13 de agosto muy temprano en la mañana el periodista Jaime
Garzón se dirigía a los estudios de Radionet en Bogotá en un Jeep Cherokee gris
y mientras estaba en un semáforo cercano al Quinta Paredes fue interceptado por
dos hombres en una motocicleta blanca de alto cilindraje con las placas ocultas
quienes le propinaron cuatro disparos a la altura de la cabeza.
La noticia de su muerte impactó todo el país, en Bogotá se realizaron varias
manifestaciones en rechazo a su asesinato, fue despedido por miles de personas
quien acompañaron la carroza fúnebre hasta el cementerio. El gremio de
periodistas demostró su indignación en las siguientes emisiones de los noticieros.
Las investigaciones judiciales realizadas desde la fecha han comprobado que en
el asesinato recae la responsabilidad sobre los altos mandos militares de aquel
momento y líderes paramilitares. En la actualidad no se ha esclarecido quienes
son los directos responsables de su muerte.
Jaime Garzón, para quienes no lo conocen, nació el 24 de octubre de 1960 en
Bogotá. Durante sus primeros años su formación académica fue en el Seminario
Conciliar de Bogotá y posteriormente en el Colegio de la Universidad Libre.
“Pasó por un montón de colegios, de universidades y hasta por el seminario
menor. Para hacer el bachillerato casi hace cada curso en un colegio diferente
porque de todas partes lo echaron. Eso fue un vía crucis para mi mamá porque
cada año le tocaba a ella ir a rogar y a llorar a un colegio distinto para que se lo
recibieran. Ya en la etapa del bachillerato en la libreta de calificaciones de Jaime,
le añadieron otros adjetivos como: “estudiante muy inteligente, pero muy
irreverente e irrespetuoso con sus superiores””, cuenta su hermano Jorge Alberto
Garzón Forero, en un texto publicado en agosto de 2014 en un blog dedicado a la
memoria de Garzón.
Luego estudió derecho y ciencias políticas en la Universidad Nacional de
Colombia e historia y física en esa misma alma mater. También estudió en la
escuela nacional de aviones y realizó un seminario de estudios sicoanáliticos S.
Freud en la Nacional.
Adicionalmente, Garzón tenía una maestría en ciencias políticas de la Universidad
Javeriana.
Esa preparación lo llevó a trabajar en la elaboración de Guías para trabajo popular
del Cinep y como docente del Distrito Especial de Bogotá entre 1977 y 1980.
Entre el 83 y el 85, Jaime Garzón ejerció como abogado en la dependencia
jurídica de Abogados Asociados, luego, entre el 87 y el 88 fue el asesor de giras
de la campaña para la Alcaldía de Bogotá de Andrés Pastrana; y, entre el 88 y el
90, fue alcalde de Sumapaz.
Participó también como mediador de la liberación de algunos secuestrados en
poder de las Farc en la década de los 90. Y fue traductor a lenguas indígenas de
la Constitución Política de 1991 bajo la presidencia de Jaime Garzón.
Luego, se dedicó al humor político con personajes icónicos en la vida nacional
como Heriberto de la Calle, Dioselina Tibaná y Nestor Eli, entre otros.
“Desde siempre, remedó a mucha gente y se burlaba de todo el mundo inclusive
de mi mamá, lo que le acarreó tener que aguantarse unas muendas tenaces. La
imitación fue una cualidad que creo, heredó de mi papá, Félix María. Remedaba a
mi mamá, a mis hermanos, a mí. Ya de adulto, si es que alguna vez creció, y
cuando la televisión lo convirtió en un producto de consumo, remedó a todos los
personajes de moda. A todos, excepto, al Padre García Herreros, porque por
orden estricta de mi mamá que lo vio un día en televisión remedando al Padre del
Minuto de Dios, ella le dijo “…Cuidadito vuelve a remedar al Padre García
Herreros o al Santo Padre. ¡…Jáaaayyyy…! …si lo vuelvo a ver…, ¡…téngase de
atrás…!”. Santo remedio. Nunca más remedó, ni imitó, ni se burló de nadie que
tuviera que ver con la religión o con la iglesia, porque mi mamá era una persona
súper religiosa y muy rezandera”, relata su hermano sobre esa faceta de Garzón.
En este camino tuvo el programa Zoociedad TV, dedicado al humor político y
social. Esto fue entre 1990 y 1993. Acá su personaje principal era el presentador
de noticiero Emerson de Francisco, un colombo-norteamericano que además
modeló para peluquerías y almacenes de esmoquin.
Dos años más tarde, en 1995 y hasta 1997 estuvo con el noticiero ¡Quac!. Desde
este programa le dio vida a Néstor Elí, el portero del edificio Colombia; Inti de la
Hoz, una comunicadora que nunca entregó su tesis de grado, criada entre Bogotá
y Miami, que dejó de cubrir política para convertirse en asesora de imagen;
también apareció aquí John Lenin ‘el compañero’, el líder estudiantil de una
universidad pública desaparecido. Además apareció en ¡Quac! William Garra,
personaje inspirado en el periodista William Parra.