Sei sulla pagina 1di 11

1

Alyson ha sido secuestrada y llevada a un universo paralelo, la tierra de Shar, donde


a las mujeres humanas las retienen como esclavas sexuales. Comprada por un ángel caído,
descubre la pasión de una forma diferente a todo lo que ha sentido antes.

2
1
Alyson apoyó la cabeza contra los barrotes de su jaula. Había sido detenida a las
afueras de su apartamento dos semanas antes y transportada a lo que ahora consideraba
como el infierno. Había aprendido que el nombre del lugar, era en realidad, el mundo de
Shar un universo paralelo.
Ella miró hacia abajo al recibidor y vio como los demonios debajo de ella se peleaban
entre sí. Estos eran los demonios que incluso en el infierno no querían. Por lo que había
deducido, eso significaba subastarla al mejor postor. Sus ojos vagaron por la habitación,
viendo las otras jaulas, la mayoría contenían mujeres, como ella, cautivas.
La puerta del castillo se abrió y el silencio se hizo en la habitación. Alyson se volvió
para ver quién había causado tal reacción. Un hombre alto con pelo negro y vibrantes ojos
verdes se dirigió a la habitación. Era alto y musculoso, pero Alyson, no vio nada inusual en
él. Si ella no lo supiera, diría que era humano, pero los seres humanos en Shar eran
esclavos y este hombre no era esclavo de nadie.
Ella lo observó mientras avanzaba por la sala, siguiendo todos sus movimientos. En
cualquier otra circunstancia, ella se habría sentido atraída por él. ¿Quién es él? Se preguntó
ella.
Una conmoción en el estrado le llamó la atención. Lars, el vampiro jefe, se levantó al
ver al extraño aproximarse. Alyson sabía que Lars la quería. No era ningún secreto que
pensaba ganarla cuando se iniciara la subasta. Lars era un hombre grande, tenía el pelo
rubio y ojos azules. Parecía que había regresado de la época de los vikingos. Él era una
preciosidad, pero Alyson también había visto que era extremadamente cruel. Incluso había
abusado de una de sus esclavas en la sala principal, a la vista de todos.
Alyson se estremeció ante el recuerdo. Todo el mundo se echó a reír y miró con avidez.
Ni una sola persona, o demonio, le había detenido o levantado una mano para ayudarla.
No había vuelto a ver a la pobre esclava. Alyson sólo pudo imaginar lo que le pasó.

Mirando hacia abajo, se quedó sin aliento cuando se dio cuenta que el extraño estaba
de pie bajo su jaula. Su cabello negro-azulado brillaba a la luz de la antorcha. Se pregunta

si era tan suave como parecía, quería extender la mano y pasar sus dedos por él.
Deslizándose más cerca, escuchó la conversación, el extraño estaba hablando de ella a su

3
actual propietario.

─Entonces, ¿qué te trae por aquí hoy, Adam?─ Le preguntó el comerciante de


esclavos.
Adam se encogió de hombros. ─Estaba aburrido y pensé que encontraría algo, o
alguien, para ayudarme a pasar el tiempo.
─¿Estás buscando algo en particular?─ le preguntó el comerciante de esclavos.
─A alguien que no le importe ser compartida sería agradable ─, dijo Adam con una
sonrisa, pensando en su mejor amigo, Luke.
─Hay un montón de esclavas aquí. ¿Por qué no compras una?
Adam resoplo. ─Sabes que yo no estoy en ese tipo de cosas.
El traficante de esclavos se encogió de hombros. ─Que así sea. Estoy seguro de que
Lars va a comprar la mayor parte de mi stock de todos modos. Parece encontrar a esta en
particular fascinante ─, dijo con un gesto hacia Alyson.
Adam miró a un par de sorprendentes ojos color whisky. Se quedó mirando a la
morena con curiosidad y un poco de vergüenza. Su boca formaba un arco perfecto que
rogaba ser besada. Sus largos dedos que agarraban las barras se sentirían magníficamente
en su polla. Casi podía sentirse deslizándose en su calor húmedo.
─¿Cuánto pides por ella?─ Adam deseaba poder retractarse de las palabras el
momento que salieron de su boca, pero ya era demasiado tarde.
El traficante de esclavos le dio una horrible sonrisa. ─Para ti, cinco mil marks.
Adam miró al rechoncho hombrecillo. ─Tienes que estar bromeando.
El hombre se encogió de hombros. ─Si no la quieres, estoy seguro que puedo
conseguir tanto o más por ella en una subasta. Ella es virgen.
Adam volvió a mirar a la encantadora criatura de la jaula. ─¿Has dicho que Lars
estaba interesado en ella?
El traficante de esclavos asintió con la cabeza. ─Oh sí, él ha estado mirándola.
─¿Por qué no se la vendes a él antes?
El hombre desvió la mirada y luego volvió a mirar a Adam. ─La semana pasada, Lars
casi mató a una esclava en la sala delante de todos. Es demasiado bonita para que la traten
así.
Adam miró a la mujer otra vez. ─¿Que dices cariño? ¿Quieres ir a mi casa o con Lars?
Independientemente de lo que el hombre le dijo acerca de compartirla, sabía que su
destino con Lars sería mucho peor. Sería estúpido no ir con el extranjero. ─Contigo.
Adam asintió con la cabeza y metió la mano en el bolsillo. Sacó la cantidad solicitada
de dinero y se lo entregó al comerciante de esclavos.
─Gracias─ sonrió el hombre. ─Voy a bajar la jaula y puedes llevarla a una habitación
de arriba.
Adam miró al hombre. ─¿Habitación de arriba? ¿Por qué no puedo llevarla a mi casa?
─Esta noche todas las esclavas compradas vienen con una habitación en el castillo
durante dos noches. De esta manera, si cambias de idea, no tiene que viajar para

4
devolverla.
Adam miró a la mujer otra vez. ─No creo que vaya a devolverla.

2
Una vez que la jaula fue bajada, Adam levantó a la mujer en sus brazos.
Inmediatamente enrolló sus brazos alrededor de su cuello y se agarró. Hasta aquí todo
bien, Adam pensó.
─¿Que habitación tendré?─, le preguntó al comerciante de esclavos.
─La habitación azul en el segundo piso, ─le respondió. ─¿Busco a Luke y lo envió
arriba?
Adam dejó que su mirada viajara a través de su última adquisición, deteniéndose en
sus pechos. ─Eso sería excelente─ respondió.
Llevando a su premio por las escaleras, rápidamente encontró la habitación azul.
Empujo la puerta con su bota y llevó a la mujer al interior. Le dio una patada a la puerta
cerrándola con un golpe contundente y se acostó en la cama.
─Así que, ¿tienes nombre? ¿O debo llamar esclava?─, preguntó.
─Alyson. Mi nombre es Alyson ─ dijo, con una voz profunda que parecía fuera de
lugar en su pequeño y delicado cuerpo.
Adam miró la toga que llevaba, era la vestimenta habitual de los esclavos, extendió la
mano y sus dedos bajaron el tirante del hombro, sacándolo por el brazo hasta que su pecho
quedó expuesto. El aire frío hizo que se le endureciera el pezón inmediatamente e
inconscientemente se humedeció los labios. En cuanto a su rostro, vio un ligero rubor
manchar sus mejillas.
─Si eres virgen, ahora es el momento para decírmelo,─ dijo.
Ella sacudió la cabeza, incapaz de mirarlo a los ojos.
─Estar conmigo no va a ser igual que con los amantes humanos ─, dijo. Sus ojos se
posaron en los suyos.
─¿Qué significa esto? ¿Eres...?
Él negó con la cabeza. Empujando la capa de sus hombros, extendió sus alas, sus

5
plumas de ébano reflejaban la luz de las velas en una gran variedad de colores.
Alyson se quedó sin aliento. ─¿Eres un ángel?
Él le dirigió una sonrisa irónica. ─Fui un ángel. Por si lo has olvidado, Shar es para
aquellos que no los quieren en otros lugares. Fui expulsado del cielo y enviado aquí.
─¿Por qué?─ Preguntó en voz baja, sin apartar los ojos de sus magnificas alas.
─Por acostarme con una mujer.
Su musculoso pecho atrajo la mirada de Alyson y se desplazó al pantalón. Su erección
luchaba contra ellos, dejando a su polla claramente definida. Ella se sonrojó de nuevo y
bajó su mirada.
Adam se inclinó hacia adelante y tocó su pecho expuesto. Con la otra mano, deslizó el

tirante de la toga por su otro brazo. Con los dos pechos al descubierto, extendió sus
grandes manos sobre ellos, dando un golpecito a los pezones con los pulgares. Sus pezones
se endurecieron aún más y la arrancó una suave exclamación.

Inclinó la cabeza para besarla, empujó su toga hasta los pies, dejando al descubierto
todo su cuerpo. Sus largos dedos se deslizaron por su vientre a los pulcramente arreglados
rizos entre sus piernas. Al encontrar a su clítoris hinchado, lo frotó despacio.

Alyson jadeó contra su boca y empujó sus caderas hacia adelante. Los largos dedos de
Adam la volvían loca. A medida que sus dedos pulsaban contra su clítoris, la inundó un
espiral de placer. Ella llegó hasta la mano que descansaba sobre su cadera y la arrastró a su
pecho. Con unos dedos deslizándose contra su clítoris y otros torturando su pezón, ella
sabía que se iba a correr en cualquier momento. Con un grito, echó la cabeza hacia atrás y
se perdió en el placer.
─Eso es, nena. Córrete para mí ─, murmuró contra su oído. Su aliento enviaba
escalofríos por su espalda intensificando su placer.
Sintiendo una oleada de calor entre sus piernas, Alyson se sintió débil.

6
3
Detrás de ellos, la puerta se abrió y se cerró.
─¿Empezando sin mí?─, Preguntó Luke.
Adam miró a su amigo por encima del hombro. ─No pude evitarlo.
Luke dejó caer su capa rápidamente y extendió sus negras alas. Su pelo castaño caía
sobre su frente, dándole un aspecto libertino. Sus fríos ojos grises bajaron la mirada hacia
Alyson.
─¿Lo dos sois ángeles caídos?, ─preguntó Alyson con voz ronca.
Luke le sonrió. ─Eso somos.
─ ¿Y por qué fuiste expulsado del cielo? ─Alyson le preguntó.
Su sonrisa creció. ─Por acostarme con la misma mujer que él ─, dijo con un guiño
hacia Adam. ─Nos gusta compartir.
Alyson se sonrojó de nuevo. Ella no era virgen, pero nunca había estado con más de
un tipo a la vez. ¡Y ella nunca había estado con dos ángeles caídos! La idea le daba miedo y
la excitaba a la vez. ¿Cómo será estar con los dos a la vez? se preguntó.
Luke bajó su pantalón y su erección surgió libre. No era tan grande como la de Adam,
pero a juzgar por la mirada de la esclava, no estaba decepcionada.
De camino a la cama, le dio un codazo a Adam.
─Me toca a mí, ─dijo mientras terminaba de quitarse la ropa.
Adam gruñó enfadado, pero salió de la cama.
Luke se aferró a uno de sus pezones y lo chupó con fuerza, haciendo suspirar a
Alyson. Separó más sus piernas, llegó entre ellas y encontró el clítoris, todavía hinchado y
pidiendo más. Sintiendo la protuberancia hinchada, deslizó su pulgar en ella, y Alyson
gimió bajo.
Soltó su pezón y se deslizó más abajo, posicionando su cuerpo entre sus piernas.
Extendió sus labios con los pulgares y dio a su clítoris una larga y lenta lamida. Cuando ella
arqueó sus caderas de la cama, agarró el culo y la atrajo hacia sí. Chupando el clítoris en su
boca y lamiéndolo una y otra vez. Él la tenía retorciéndose en la cama.
Sintió hundirse la cama, sabía que Adam había decidido participar en el juego.

7
─Hazla rodar a tu lado─, dijo Adam, dando un codazo a su amigo.
Luke rodó, tirando de Alyson hacia su lado. Cambiando las manos de su culo, jugó
con sus pezones con una mientras deslizaba los dedos de su otra mano dentro de su coño
caliente y húmedo.
Adam la acarició por la espalda hasta su exquisito culo. Trazando besos desde el
cuello hasta su columna vertebral, cuando llegó a su culo le dio un suave mordisco.
Alcanzando la mesita de noche, abrió el cajón y sacó un pequeño frasco de aceite. Lo frotó
en sus manos y masajeó el culo, deslizando sus dedos hacia arriba y abajo justo en el
interior de sus nalgas.
Besando su cuello, él continuó, con suavidad deslizando un dedo dentro de su culo. Al
principio ella se resistió, pero con Luke acariciando su clítoris con la lengua pronto estaba
empujando hacia atrás contra él, con ganas de más.
─Eso es, nena─, murmuró a su oído.
Añadiendo un segundo dedo, él la extendió. Sintió un temblor en ella y supo que
estaba a punto de otro orgasmo. Deslizando sus dedos dentro y fuera, alcanzó su pezón y lo
pellizco. Sus caderas comenzaron a moverse hacia atrás y adelante y en unos momentos
estaba gritando de placer.
Con un guiño a Luke, los dos hombres la colocaron entre ellos. Mientras ella seguía
cabalgando las olas de placer de su orgasmo, Luke se deslizó en su coño, gimiendo
mientras sus músculos se apretaron sobre él.
Adam se movió, permitiendo a su polla deslizarse entre sus nalgas. Cuando ella se
apretó contra él, posicionó la cabeza de su pene y dejó que se deslizara sobre él. Cuando
ella comenzó a alejarse, agarró sus caderas y lentamente se hundió en ella, con Luke
enterrado en el coño, Adam enterró en su culo, comenzando a empujar.
Luke alcanzó su clítoris entre sus cuerpos para acariciarlo mientras deslizaba su polla
dentro y fuera de su coño. Con Adam sosteniendo aún sus caderas, ella no podía hacer
nada. Frotó y pellizcó su clítoris, se deslizó en ella más rápido y más fuerte, manteniendo el
ritmo de Adam.
─Te sientes tan condenadamente bien, Alyson,─ murmuró Luke.
─Eres perfecta bebé,─ le dijo a Adam.

La embistieron una y otra vez, Luke gritó cuando derramó su semilla en su interior.
Después, continuó frotando su clítoris mientras que Adam seguía follándola por detrás.
Era sólo cuestión de tiempo para que Alyson gritara su liberación, con Adam
inmediatamente después de ella.

Con los dos hombres llenándola el coño y el culo, Alyson no sabía qué pensar ni qué
hacer. Ella nunca había experimentado nada como esto en su vida. Sitió a Adam y Luke
deslizarse de su cuerpo, quería gritar y pedirles que volvieran. Un trapo fresco entre las

8
piernas y otro en el culo le dijeron que la estaban limpiando, pero ella estaba demasiado
cansada para abrir aún los ojos.
─¿Está demasiado cansada para jugar un poco más? ─preguntó Luke.
Alyson se obligó a abrir los ojos. ─Estoy cansada, pero creo que puedo hacerlo una
vez más.
Adam se rió y le besó el hombro. ─Vamos a tener que limpiarnos también y luego ya
veremos hasta qué punto te excitas.
Alyson vio cómo se lavaban sus pollas en el agua fría sobre la cómoda. Antes de llegar
a la cama, estaban duros otra vez. Con sus erecciones flotando contra sus estómagos, se
unieron a ella en la cama de nuevo.
─Esta vez quiero sentir tu boca en mí─, le dijo Luke a ella.
─Y quiero llenar ese delicioso coño tuyo─ dijo Adam.
─¿Qué ... Quiero decir?, ¿cómo?... Quiero decir, yo no sé qué hacer─, respondió ella.
─Ponte a cuatro patas, ─dijo Adam, de rodillas a los pies de la cama.
Alyson asintió con la cabeza e hizo lo que le dijeron. Luke se puso de rodillas delante
de ella, con la polla a pulgadas de su boca, pidiendo ser chupada. Sentía detrás de ella a
Adam, presionando su polla contra su culo.
─Chúpame la polla, ─le dijo Luke, retirando el pelo de su rostro.
Alyson se inclinó hacia delante y abrió la boca, tomando la longitud de seda entre sus
labios. A medida que chupó y lamió la polla de Luke, sintió a Adam entre sus piernas
jugando con su clítoris, su polla aún presionaba contra su culo. Un estremecimiento la
atravesó. ¿Van a tomarme por los dos lados?, se preguntó.
Ella chupó a Luke con fuerza durante mucho tiempo, y presionó sus caderas contra
Adam. A medida que empujaba sus caderas hacia atrás, sintió la polla deslizándose contra
ella. Ella lo quería dentro desesperadamente. Justo cuando pensaba que iba a perder la
cabeza del deseo, Adam metió la polla en su coño, llenándola por completo.
Ella gimió y chupó a Luke aún más fuerte. Sentía a Adam tirar de las piernas para
separarlas más. Pellizcó su clítoris mientras que se introdujo en ella una y otra vez. La polla
dura en su la boca le impedía gritar mientras su orgasmo estallaba en ella.
Adam deslizó su cuerpo y metió la polla en su culo. Él abrió las nalgas mientras
golpeaba una y otra vez. Sintió sus dedos deslizándose en su clítoris y tenía ganas de llorar
por tanto placer. Cuando pensó que no sería capaz de soportarlo más, Luke se corría en la
boca.
─Tómala entera─, Luke dijo
Mientras deslizaba su cabeza hacia abajo, haciéndola tomarle entero en su boca hasta
que la cabeza de su polla chocó el fondo de su garganta.
Tragándose hasta la última gota. Se sintió desolada cuando se retiró de su boca.
─Siéntate─, dijo Luke.
Alyson agarró sus fuertes brazos y se levantó mientras Adam todavía la penetraba.
Luke se inclinó hacia delante y se aferró a sus pezones, chupó primero uno y luego el
otro. Alyson enrolló sus dedos por el pelo, sujetándolo en su lugar. Él chupó los pechos,

9
hasta que estuvo duro otra vez. Se movió hacia delante, deslizándose en el coño de nuevo.
Con dos hombres en su interior de nuevo, sentía como que iba a morir de placer. Así
como Adam la folló con fuerza desde atrás, Luke era igual de implacable por delante, con
los dos golpeando en ella una y otra vez. Echando la cabeza hacia atrás, gritó sus nombres
mientras se corría otra vez. Mientras flotaba en una nube de placer, sintió que los hombres
se corrían dentro de ella.
Cuando sintió que Adam se alejó, ella apretó el culo hacia atrás. No estaba preparada
para que parara por el momento. Si seguían felices, tal vez se quedarían con ella. Sin duda
podría pensar en cosas peores que esto.

4
Después de que los tres se limpiaron, se acostaron juntos en la cama, con Alyson
entre ellos de nuevo. Se sentía saciada... y feliz, incluso.
─Entonces, ¿qué piensas, Alyson? ¿Quieres quedarte con nosotros? ─, preguntó Luke
mientras le acariciaba el brazo.
─¿Crees que puedes manejarnos a los dos de manera regular?─ preguntó Adam, con
la mano tirando de sus caderas hacia atrás contra su creciente erección.
─Sí, quiero quedarme─, dijo Alyson en voz baja. ─Nunca había experimentado nada
como esto en toda mi vida.
─Esto no ha terminado, todavía, cariño─, dijo Luke con un guiño.
─¿Qué más puede haber?─ Preguntó Alyson.
─Bueno, en casa, tenemos juguetes que nos gustaría utilizar mientras que hacemos el
amor contigo─, dijo Luke.
Alyson había usado un vibrador cuando tenía novio así que ella estaba de acuerdo con
esa sugerencia, incluso lo activaría.
─Pero hasta entonces, hay una cosa más que nos gustaría hacer ─, dijo Adam

10
suavemente en su oído.
Se agachó y la abrió las piernas, deslizando su polla en el culo de nuevo. Él se deslizó
dentro y fuera de ella unas cuantas veces antes de rodar a su espalda. Tiró de ella hacia él.
Con la espalda contra su pecho, extendiéndose a través de él, dejando caer sus piernas
abiertas.
Luke se acomodó entre sus piernas y suavemente le pasó los dedos entre los labios de
su coño. Cuando ella se quedó sin aliento, él sonrió y la abrió aún más. Chupando el clítoris
en su boca, deslizó dos dedos en el coño.
Mientras que Adam se deslizaba dentro y fuera de su culo, Luke la follaba con sus
dedos. Cuando sus cálidos jugos corrían por sus piernas, Luke se los lamía. Acariciándole
con su lengua, la condujo a un nuevo frenesí.
─Luke, por favor, te quiero dentro de mí también─ rogó Alyson.
Moviéndose de entre sus piernas, esperó a que Adam se moviese, haciéndolos rodar a
los dos a su lado. Extendiendo sus piernas, Luke metió la polla en su coño, jodiéndola
como ella le había pedido.
A medida que los hombres se movieron al unísono, llenándola, retirándose, y luego
llenándola de nuevo, los tres explotaron en un orgasmo juntos. Cuando los hombres
empezaron a retirarse, Alyson les rogó que se quedaran. Con sus pollas en su interior cada
uno de ellos extendió un manto sobre ella. Saciados y felices, los tres se quedaron
dormidos.

11

Interessi correlati