Sei sulla pagina 1di 80
capituo 9 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION * Y DIFRACCION En los capitulos 7 y 8 hemos tratado las propiedades de las ondas electro- magnéticas y su propagacién en medios limitados e ilimitados. Pero no se ha dicho nada sobre cémo producir estas ondas. En el presente cap{tulo conside- raremos esta cuestién y trataremos la emisién de radiacién por sistemas de cargas y corrientes oscilantes y localizadas. El tratamiento es directo, sin un formalismo complicado. Por su naturaleza est4 limitado a sistemas radiantes bastante sencillos. El estudio sistemdtico, utilizando campos vectoriales mul- tipolares de 7 arbitraria, se reserva para el capitulo 16. Aqui discutiremos tni- camente los dipolos eléctrico y magnético y el cuadrupolo eléctrico, asf como algunas configuraciones sencillas de corrientes en conductores. También se trata el desarrollo multipolar de una fuente en una guia de ondas y los mo- mentos multipolares efectivos de las aberturas. La segunda parte del capitulo, y la més larga, se refiere a la dispersién * y a la difraccién. En primer lugar se estudia la dispersién para longitudes de onda grandes, que incluye la explicacién de Rayleigh sobre el color azul del cielo y otros temas relacionados. Después, Ia teorfa escalar y vectorial de la difraccién, con algunos ejemplos. El capitulo termina con la dispersién para longitudes de onda cortas y el importante teorema dptico. 9.1. CAMPOS Y RADIACION DE UNA FUENTE OSCILANTE “LOCALIZADA Para un sistema de cargas y corrientes que varfan con el tiempo, podemos efectuar un andlisis de Fourier de la dependencia temporal y tratar de forma separada cada una de las componentes. Por tanto, no perderemos generalidad si consideramos que los potenciales, los campos y la radiacién debidos a un sistema localizado de cargas y corrientes varian sinusoidalmente con el tiempo P(x, t)=p(x)e" Je, )=S(ae" } al Como de costumbre, para obtener las magnitudes fisicas, tomaremos la parte * Hemos escogido Ja palabra Gispersién, para traducic ol término inglés scattering, que creemos es la més adecuada. (N. del T.) CAMPOS Y RADIACION DE UNA FUENTE OSCILANTE LOCALIZADA 399 real de estas expresiones *. Se supone que los potenciales y campos electromag- néticos presentan el mismo tipo de dependencia con el tiempo. Como se demostré en el capitulo 6 la solucién para el potencial vector A(z, t) en el contraste de Lorentz es: HED gy HoH) a A(x, nab [aw far |x-x'| supuesto que no esté presente superficie limitadora alguna. La funcién delta de Dirac asegura un comportamiento causal de los campos. Si adoptamos la de- pendencia temporal [9.1] de tipo sinusoidal, la solucién para A se transfor- ma en: faye Aq) = | We) [9.3] lx—x'| donde k=o/c es el ntimero de ondas, y se sobrentiende que la dependencia con el tiempo es de tipo sinusoidal. La induccién magnética viene dada por: B=VxA (9.4] mientras que, fuera de la fuente, el campo eléctrico es E -= VxB (9.5] Dada una distribucién de corriente J(x’), podemos determinar los campos, al menos en principio, mediante el célculo de la integral [9.3]. Consideraremos uno o dos ejemplos de integracién directa en la seccién 9.4. Pero en el mo- mento presente deseamos establecer ciertas propiedades simples, pero gene- rales, de los campos en el caso Ifmite en que la fuente de corriente se halle confinada en una regién pequefia, de hecho muy pequefia comparada con Ia lon- gitud de onda. Si las dimensiones de la fuente son del orden de d y la longitud de onda es A=2nc/m, si d«A, se presentan tres regiones espaciales que ofrecen interés: La zona préxima (estética): d«rer La zona intermedia (de induccién): dgr~nd La zona lejana (de radiacién): d para una transicién des- de el estado é al f. 400___SISTEMAS_RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y_DIFRACCION reemplazarse por la unidad, Entonces, el potencial vector es de la forma con- siderada ya en el capitulo 5. Utilizando la expresi6n [3.70] puede desarrollarse el inverso de la distancia, con el resultado: Yin(O, lim A(x) =H iE a Luh Hawt n(0, 6) ax! (9.6) Esto demuestra que los campos préximos son cuasi estacionarios, oscilan ar- ménicamente como e-i*, pero, por lo demés, tienen cardcter estatico. En la zona lejana (k>1) la exponencial de [9.3] oscila répidamente y deter- mina el comportamiento del potencial vector, En esta regién resulta suficiente hacer la aproximacién * |x-a'| ~r-n-x" [9.7] siendo n el vector unitario en la direccién de x. Ademiés, si sdlo se desea el primer término en kr, la distancia en el denominador de [9.3] puede sustituir- se por 7. Entonces, el potencial vector es: im: a Atay = He | { set * dix! [9.8] Esto demuestra que en la zona remota el potencial vector se comporta como una onda esférica hacia fuera con un coeficiente de dependencia angular. Es facil demostrar que los campos calculados a partir de [9.4] y [9.5] son trans- versales respecto al radio vector y disminuyen como r-!. Corresponden, pues, a campos de radiacién. Si las dimensiones de la fuente son pequefias compa- radas con la longitud de onda resulta apropiado desarrollar la integral de [9.8] en serie de potencias de k:- lim 42) = te os kre rT ik) ce { Ie nex'y dx’ 9.9] El valor del término enésimo viene dado por: fie) dene a nav [9.10] Como el orden de magnitud de x’ es d, y kd es por hipétesis pequefio frente a la unidad, los sucesivos términos del desarrollo de A evidentemente decrecen répidamente con n. Por consiguiente, la radiacién emitida por la fuente provie- ne fundamentalmente del primer término que no sea nulo en el desarrollo. En las secciones siguientes examinaremos unos pocos de estos térmios. En la zona intermedia (0 de induccién) ninguna de las aproximaciones alter- nativas que conducian a {9.6] y [9.8] resulta posible; deben retenerse todas las potencias de kr. Sin desplegar todo el aparato matemitico de los campos multipolares vec- toriales, descritos en el capitulo 16, podemos extractar lo suficiente para nues- tro inmediato propésito. El resultado clave es el desarrollo exacto [16.22] para En realidad [9.7] es valida para r>>d, independientemente del valor de kr. Por consiguiente, se trata de una buena aproximacién incluso en Ia zona préxima. CAMPOS Y RADIACION DE DIPOLOS ELECTRICOS 401 la funcién de Green que aparece en [9.3]. Entonces, para puntos fuera de la fuente, la ecuacién [9.3] se convierte en: A(x) = ttle YP RPYY in, 8) | Heri YEW, oes’ 9.11] or Si las dimensiones de la fuente son pequefias comparadas con la longitud de onda, jkr’) puede ser aproximada mediante [16.12]. Entonces, el potencial vec- tor es de la forma [9.6], pero con Ja sustitucién: aes or (Ls a\(thr) + atk + ... + afékr)) 9.12} Los coeficientes numéricos @; proceden de las expresiones explicitas para las funciones de Hankel esféricas. El segundo miembro de [9.12] muestra la tran- sicién desde el resultado de la zona estatica [9.6] para kr> 1. Antes de discutir la radiacién del dipolo eléctrico y otros tipos, vamos a examinar la cuestién de los campos eléctricos monopolares cuando las fuentes varfan con el tiempo. La ecuacién andloga a la [9.2] para el potencial escalar es: ws fa far Bae oH) La contribucién monopolar eléctrica se obtiene haciendo el cambio |x—z'|—> > |x\=r en la integral. El resultado es =tle) Amer Pampa t= 2E siendo q(t) la carga total de la fuente. Como la carga se conserva y, por defi- nicién, en una fuente localizada no puede entrar ni salir carga de eila, la carga total q es independiente del tiempo. Por consiguiente, la parte monopolar eléc- trica del potencial (y de los campos) es necesariamente estdtica. Los campos con dependencia arménica del tiempo e~‘*, cuando w 0, no tienen términos monopolares. Pasemos ahora a los campos multipolares de menor orden para o £0. En lo que sigue omitiremos la referencia explicita al potencial escalar porque estos campos pueden calcularse a partir del potencial vector sélo mediante [9.4] y [9.5]. 9.2, CAMPOS Y RADIACION DE DIPOLOS ELECTRICOS Si slo se conserva el primer término de [9.9], el potencial vector es: fs Ata) = { Moa) dx’ [9.13] El examen de [9.11] y [9-12] ensefia que [9.13] es la parte correspondiente a ELECTRODINAMICA CLASICA, 27 402 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION 1=0 de la serie y que es valida en todo el espacio fuera de la fuente, no sélo en la zona remota. La integral puede ponerse en forma mds familiar si se integra por partes: f J Ox! = — J a(V' J) Bx! = io J x’p(x’) dx’ [9.14] segiin la ecuacién de continuidad, iop=V-J [9.15] Asf que el potencial vector es =H top 2 A(z) = 7 top — [9.16] en donde P= f x'p(x’) dix’ [9.17] es el momento dipolar eléctrico, tal como se definié en electrostética median- te [4.8]. Segiin [9.4] y [9.5], los campos debidos al dipolo eléctrico son: ~ikr Ba-E chm x p) = (a | r « (9.18] tr b= [Henx xn + Bln p)- pl (4-2) «| Observemos que a induccién. magnética es, a cualquier distancia, transversal al radio vector, pero que el campo eléctrico presenta componentes paralela y perpendicular a n. En la zona de radiacién, los campos toman las formas limite - po elitr = crn x p) Bo Pax) [9.19] E=cBxn que manifiestan el comportamiento tipico de campos de radiacién. Por otra parte, en la zona préxima los campos tienden a: pe iw(n x p) 4 [9.20] 1 1 Fae, BRP) Pls El campo eléctrico, salvo que oscila con el tiempo, es precisamente el campo estdtico debido a un dipolo eléctrico [4.13]. La induccién magnética es més pequefia que el campo eléctrico en un factor (kr) en la regién para la cual kr<1. Asi, pues, los campos en la zona préxima son predominantemente de naturaleza CAMPOS Y RADIACION DE DIPOLOS ELECTRICOS 403 eléctrica, Por supuesto que la induccién magnética se anula en el caso estético, limite cuando k-» 0. En este caso, la zona préxima se extiende hasta el infinito, La media temporal de la potencia radiada por unidad de 4ngulo sdlido, por un momento dipolar oscilante p es apo . Gi Fg ROE B (9.21 donde E y B vienen dados por [9.19]. As{ tenemos aP a “a5 cl4|n x (nx p)!? (9.22) El estado de polarizacién de la radiacién nos lo da el vector encerrado entre las barras de valor absoluto. Si todas las componentes de p tienen la misma fase, la distribucién angular es la tfpica de un dipolo: aol =~ ck'|p|* sen? . diy" Sakg “i iPlPsen? 8 [9.23] en la que el Angulo @ se mide respecto de la direccién de p. La potencia total radiada, independientemente de las fases relativas de las componentes de p, es: 1 ane 3 ip 9.24] Un ejemplo sencillo de dipolo eléctrico radiante es una antena lineal, de lon- gitud d pequefia frente a la longitud de onda, alimentada en su centro, Se supone que la antena est dirigida a lo largo del eje z, extendiéndose desde z=(d/2) hasta z= —(d/2) con un pequefio corte en su centro a efectos de exci- tacién como se indica en la figura 9.1, En cada una de las dos mitades de la antena la corriente tiene la misma direccién, su valor es J) en el punto de excitacién y disminuye de forma aproxumadamente lineal hasta anularse en los extremos: Hees to (1-2) g-ie (9.35) Fic. 9.1, Antena lineal corta de alimentacién central. 404 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION Segiin la ecuacién de continuidad [9.15], la densidad lineal de carga p’ (carga por unidad de longitud) es constante a lo largo de cada brazo de la antena, y tiene el valor 2ilo (z= + 9. Dees [9.26] el signo superior corresponde a los valores positivos de z y el inferior a los negativos. El momento dipolar [9.17] es paralelo al eje z y tiene el valor: p= 2p'(2) dz= 9.27] an) La distribucién angular de potencia radiada es aP R > kd)? sen? . aay” Taaatge Ose" 8 [9.28] mientras que Ja potencia radiada total es Be _ Tika? [9.29] reac Vemos que para una corriente de excitacién fija, la potencia radiada aumenta con el cuadrado de Ia frecuencia, al menos en el dominio de las longitudes de onda largas en que kd B, B-> —E, p—>m. Andlogamente, los diagra- mas de radiacién y la energia total radiada son los mismos para ambos tipos de dipolo, La nica diferencia en los campos de radiacién est4 en la polariza- cién. En el caso de un dipolo eléctrico, el vector campo eléctrico estd en el plano definido por m y p, mientras que para un dipolo magnético es pe? dicular al plano definido por n y m. 406 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y_DIFRACCION La integral del término simétrico de [9.31] puede transformarse mediante una integracién por partes y algunos reajustes: A ftiex ode ier=-—2 [xiuxioeex 19371 Hemos usado la ecuacién de continuidad [9.15] con el fin de sustituir V-J por iwp. Como la integral contiene momentos de segundo orden de la densi- dad de carga, esta parte simétrica corresponde a un caudrupolo eléctrico, El Ppotencial vector es: fo ck? et pe aire ae (1b) fecererer 938) Resulta algo complicado escribir las expresiones completas de los campos. Nos contentaremos con los campos en la zona de radiacién, Entonces, es facil ver que: z fate cai} 939] Por consiguiente, la induccién magnética es B= — see cai fo xx’) (n+x"plx!) Px’ [9.40] Segtin la definicién [4.9] del tensor momento cuadrupolar, Ove | Gxsre—PBes)ola) de pay podemos expresar la integral [9.40] en la forma nx [fe x(nex ple’) x’ =+ nx Q(n) [9.42] El yertor (OGD fect ietine nediecte teas componentes a= ¥; Qnanp 9.43] f ‘wemos que depende, en magnitud y direccién, de la direccién de obser- “demds de propiedades de la fuente. Con estas definiciones, tenemos la snagnética pick ete pee Sn xt) 9.44] smporal radiada por unidad de dngulo sblido Ge Se en ey. Pod 8 pin x Qin? [9.45] [9.30] sea va. 46 ies CAMPOS DEBIDOS A DIPOLO MAGNETICO Y A CUADRUPOLO ELECTRICO 407 en la que de nuevo el vector entre las barras de valor absoluto da la direccién del campo eléctrico radiado. La distribucién angular general es complicada. Pero puede calcularse de modo directo la potencia total radiada. Con la definicién dada para Q(n), po- demos expresar la dependencia angular en a forma: ifm x Q(n)] x nP?=Q*- Q—In-QP= Y) OkeOarnany— Y) OteQyertanan,ne [9.46] By «bys Las integrales angulares que necesitamos de los productos de las componentes rectangulares de n, se deduce fdcilmente que son: fron, ao = 8sy 9.47] J rangnsne d= Z. Oypbye+BuyBn0 + as8,) Entonces, encontramos: fitex carn aman} 5), Wena Ts YOu LOn+2D 1@aal’] } [9.48] Por ser Qzg un tensor cuyos elementos de la diagonal principal suman cero, el primer término en el corchete se anula idénticamente. As{ obtenemos el re- sultado final que nos da la potencia total radiada por una fuente cuadrupolar: a “E30 “ap Oat 19.49] Si se mantienen constantes los momentos cuadrupolares, la potencia radiada varfa como la sexta potencia de la frecuencia, a diferencia de la radiacién di- polar, que lo hacia como la cuarta potencia. Un ejemplo sencillo de cuadrupolo radiante es una distribucién de carga esferoidal que oscila. Los elementos fuera de la diagonal principal de Qa son nulos. Los elementos de la diagonal pueden expresarse asf: 1 On=0y Ou=On=-5 0 [9.50] Y la distribucién angular de potencia radiada serd qP 1 __ck dQ 46 1287 Q3 sen? 0 cos? 8 [9.51] Como se indica en la figura 9.2, se trata de un diagrama de cuatro Iébulos, cu- yos méximos se hallan para @=7/4 y 37/4, La potencia total radiada por este cuadrupolo es 7 pal £k08 9.52] ‘re 240 408 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION El trabajo que supone el manejar los términos superiores del desarrollo [9.9] para el potencial vector [9.8] llega a ser prohibitivo si aquél se extiende més all4 de los términos correspondientes al cuadrupolo eléctrico. Otra des- ventaja del tratamiento presente es que campos fisicamente distintos como son los del dipolo magnético y los del cuadrupolo eléctrico deben extraerse una vez separados los términos de [9.9]. Por ultimo, esta técnica es solamente valida z| Fic. 9.2. Modelo de radiacién cuadrupolar, en el caso limite de las longitudes de onda largas. En el capitulo 16 se da un desarrollo sistemdtico de la radiacién debida a multipolos. Requiere procedi- mientos matematicos muy elaborados, pero lo que se obtiene vale el precio pagado. El tratamiento permite tratar de igual modo todos los érdenes de multipolos; los resultados son validos para todas las longitudes de onda y los multipolos eléctricos y magnéticos, fisicamente diferentes, aparecen sepa- rados claramente desde el principio. 9.4. ANTENA LINEAL EXCITADA EN SU CENTRO a) La aproximacién de corriente sinusoidal En ciertos sistemas radiantes la geometria del flujo de corriente es lo sufi- cientemente sencilla para que, si se supone conocida la forma de la corriente, pueda hallarse el valor de la integral [9.3] para el potencial vector de forma relativamente simple. Como ejemplo de sistema de este tipo, consideremos una antena lineal de longitud d, con un pequefio corte en su centro entre cuyos lados se aplica la excitacién, Tal como se indica en la figura 9.3 se supone que la antena est orientada a lo largo del eje z con su corte en el origen de coor- denadas, Si se desprecia el amortiguamiento debido a la emisin de radiacién y la antena es lo bastante delgada, la corriente es simétrica en los dos brazos de la antena y puede tomarse que la corriente varia sinusoidalmente en el tiem- ANTENA LINEAL EXCITADA EN SU CENTRO 409 po y en el espacio a lo largo de Ja antena con el ntimero de ondas k=a/c. La corriente se anula en los extremos de la antena; por tanto, la densidad de co- rriente puede escribirse: ta)=tsen (e121 a awres (9.53) para |2| <(d/2), Las funciones delta nos garantizan que la corriente fluye sola- mente a lo largo del eje z, J es el valor maximo de la corriente si kd>7. El valor de la corriente en el centro es, por tanto, Jo=I sen (kd/2). Cable coaxial de alimentacién Fic, 9.3. Antena lineal excitada por el centro. Utilizando la densidad de corriente [9.53], el potencial vector tiene la di- reccién del eje z, y en la zona de radiacién tiene la forma siguiente (obtenida a partir de [9.7}): =e, He Jem ( (# ) -itzcos gz Ae)=6, yaa klz|)e az [9.54] Por integracién directa legamos al siguiente resultado: cos (cos) ~cos (*#) Ho Tet 2 2 A@)= ee 9.55: eae ke sen? 6 Ue Como en la zona de radiacién la induccién magnética viene dada por B=ikn x A, su médulo es {B|=k sen 6|A;|. As{ que la potencia media temporal radiada por unidad de Angulo sélido es cos(covo) eon (M2) f qPolP 2 Na 9.561 aX Are 2ac sen 6 El vector eléctrico tiene la direccién de la componente de A perpendicular a n. 410 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION Por tanto, el plano de polarizacién de la radiacién es el que contiene la antena y el radio vector del punto de observacién. La distribucién angular [9.56] depende del valor de kd. En el limite de las longitudes de onda largas (kd<1), se comprueba con facilidad que se reduce al caso del dipolo [9.28]. Para los valores particulares kd=7, (2m), que co- rresponden a una (dos) semilongitudes de onda, de oscilacién de la corriente a lo largo de la antena, las distribuciones angulares son cos! (% cos 6) 2 Pp) seo ” Mu) ap (9.57) eH | cat (soso) » kd=2, sen? 6 7 Estas distribuciones angulares aparecen representadas en la figura 16.14 del capitulo 16, en donde se comparan con los desarrollos multipolares. La distri- bucién correspondiente a la antena de media onda se ve que es muy andloga al diagrama sencillo del dipolo, sin embargo, la antena de onda completa pre- senta una distribucién considerablemente més aguda. La distribucién correspondiente a la antena de onda completa puede ima- ginarse que es debida a la superposicién coherente de los campos debidos a dos antenas de media onda, una sobre la otra, y excitadas en fase. La intensidad para 6=7/2, en que las ondas se suman algebraicamente, es cuatro veces la que corresponde a Ja antena de media onda. Para dngulos alejados del valor 6=n7/2, las amplitudes tienden a interferir, dando lugar a un diagrama mds estrecho. Mediante agrupaciones apropiadas de antenas bésicas, tales como la antena de media onda, y eligiéndo las fases de las corrientes también de forma adecuada, es posible obtener, mediante superposicién coherente, diagramas de radiacién arbitrarios. El lector interesado en tratamientos detallados sobre antenas miiltiples debe dirigirse a los libros de ingenieria eléctrica. b) La antena como problema de condiciones de contorno La hipétesis de que la corriente a lo largo de la antena es sinusoidal, o in- cluso de cualquier otra forma conocida, no est4 justificada, salvo para conduc- tores infinitamente delgados. En la realidad, una antena de tamaiio finito con un tipo dado de excitacién constituye un complicado problema de condicio- nes de contorno. Sin intentar la solucién de tales problemas, vamos a dar al- gunas consideraciones preliminares sobre el planteamiento del problema de condiciones de contorno para antenas rectas de seccién circular, de radio a y longitud d, de las cuales la dibujada en la figura 9.3 es un ejemplo. Supone- mos que el conductor es perfecto y que tiene un radio lo bastante pequefio, en comparacién tanto con la longitud de la antena como con la longitud de onda, para que el flujo de corriente en su superficie tenga tinicamente una com- ponente longitudinal (segtin z) y para que los campos presenten simetria aci- mutal. Entonces, el potencial vector tendré sélo componente z. Considerando que la dependencia temporal es arménica con frecuencia w y la condicién de contraste de Lorentz, el potencial escalar y el campo eléctrico vienen dados en funcién de A por: 19.58] E(x) ic :E [V(V-A) +A] Como A=e;A,(x), la componente z del campo eléctrico es: ; £4) (F +e) a Pero sobre la superficie de la antena perfectamente conductora la componente tangencial de E se anula. Asf, pues, dejamos establecido el hecho importante de que el potencial vector A, (y también el potencial escalar) son estrictamen- te sinusoidales sobre la superficie de la antena. (& +B) A, (p=a,2)=0 [9.59] Este enunciado es rigurosamente exacto, en contraste con la hipétesis mucho mas burda de que la corriente sea sinusoidal. De [9.3] puede obtenerse una ecuacién integral para la intensidad de la corriente. Si lamamos i(z) a la corriente total que fluye en la direccién z, en- tonces [9.3] nos da para el valor de A, sobre la superficie de la antena A,(p=a, Z) ange | I(2")K(z —2') dz’ siendo [9.60] la media acimutal de la funcién de Green e~*®/R. La condicién [9.59] conduce a la ecuacién integrodiferencial: 0= ( # +e) [PreKee-29 dy’ [9.61] Esta ecuacién puede considerarse como una diferencial para la integral, 0 de forma equivalente, se puede integrar [9.59] e igualar a A, (p=a,2). El resul- tado es la ecuacién integral fate a, cos kz +a, sen kz =| I(2')K(z 2’) dz’ % Las constantes a, y @ dependen del método de excitacién y de las condiciones de contorno, esto es, que Ja corriente se anule en los extremos de la antena. 412 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION La solucién de la ecuacién integral no es facil. Dada la forma de [9.60] resulta claro que debe tenerse cuidado cuando z~2’ y que es importante el valor del radio no nulo. Cuando a—>0, puede demostrarse que la corriente es sinusoidal, pero el pardmetro en que pueden desarrollarse en serie las correc- ciones resulta ser el inverso de In (d/a). Esto significa que, aun si d/a=10° puede haber correcciones entre el 10 y el 15 por 100. Si hay un nodo para la corriente cerca del punto de excitacién, tales correcciones pueden cambiar drésticamente la impedancia de entrada de la antena. JoNEs describe diversos métodos aproximados para la solucién de la ecuacién [9.61]. HALuEN realiza una discusién detallada de su versién de la teorla y los resultados del célculo numérico de la corriente, la resistencia y la reactancia de una antena lineal alimentada en su centro. En las lecturas recomendadas al final del capitulo se citan otras referencias. 9.5. DESARROLLO MULTIPOLAR PARA UNA FUENTE LOCALIZADA O ABERTURA EN UNA GUIA DE ONDAS Si en una gufa de ondas se tiene una fuente en forma de prueba, espira 0 abertura, cuyas dimensiones son suficientemente pequefias en comparacién con las distancias en las que los campos varian de modo apreciable, su presencia puede aproximarse de modo util por medio de sus momentos multipolares de menor orden, generalmente dipolos eléctrico y magnético. Fuentes distintas, pero que posean los mismos momentos multipolares de este orden producirén excitaciones sensiblemente iguales en la guia de ondas. Con frecuencia, los momentos dipolares eléctrieo o magnético pueden calcularse a partir de los campos estdticos, o incluso estimarse desde un punto de vista geométrico. Aunque la fuente no sea verdaderamente pequefia, el desarrollo multipolar proporciona una visi6n cualitativa, y frecuentemente también semicuantitativa de sus propiedades. a) Fuente de corriente interior a la guia Se demostré en la seccién 8.11 que las amplitudes A‘+) para la excitacién del modo A-ésimo son proporcionales a la integral: [aepae estando Ia integral extendida a la regién en que J es diferente de cero. Si los campos E® de los modos no varian apreciablemente en la regién en que esté la fuente, pueden desarrollarse en serie de Taylor alrededor de un origen es- cogido adecuadamente. Asi, pues, prescindiendo de los subindices y superindi- ces de E(), la integral se escribe [rEax- y free) [z.00)+ Sin ca pat OE, 6: “O)+... Jez [9.62] xp DESARROLLO MULTIPOLAR PARA UNA FUENTE LOCALIZADA a3 Segiin las ecuaciones [9.14] y [9.17], vemos que el primer término es: E(0)- face @x = —iwp-E(0) [9.63] siendo p el momento dipolar eléctrico de la fuente: “fae Todo esto puede transformarse en la forma més familiar de [9.17] por medio de los pasos indicados en [9.14], suponiendo que pueda despreciarse la integral de superficie en las paredes de la guia de ondas. Para ello hace falta elegir el origen para realizar el desarrollo multipolar de modo que Jaxp se anule en las paredes. Esta advertencia es aplicable a todos los momentos multipolares. El empleo de expresiones que contengan las densidades de carga eléctrica y mag- nética, p y pu, exige que (x.Ja+XpJa)%y...%, se anulen en las paredes de la guia, Las formas anteriores para el dipolo eléctrico y la expresion [9.34] para el dipolo magnético son correctas tal como estén, sin importar la eleccién de origen. El segundo término de [9.62] es de la misma forma general que en [9.30] y se maneja del mismo modo. Al igual que en [9.31], el producto Jaxg se escri- be como la suma de dos términos, uno simétrico y el otro antisimétrico: OE; ata —— (0) ==), Var fi = a Doe =x @) 7 ete Io40)[ Z= -Ze.0)] + > Caio Tord == 0) 9.64] La parte antisimétrica (la primera) se ha escrito de modo que la densidad de momento magnético y el rotacional del campo eléctrico aparezcan claramente visibles. Con la ayuda de la ley de Faraday, V x E=vB, la contribucién anti- simétriea al segundo miembro de [9.62] puede escribirse: [3 siendo m el momento dipolar magnético [9.34] de la fuente, Las ecuaciones [9.63] y [9.65] nos dan las contribuciones del momento multipolar de primer orden a la integral [9.62]. Los otros términos del desarrollo [9.62] dan lugar a multipolos de orden superior. Como en la seccién 9.3, puede demostrarse que la parte simétrica de [9.64] contiene el momento cuadrupolar eléctrico de traza nula [9.41]. La primera etapa para ello consiste en notar que si las integrales de superficie se anulan (véase antes), =| @&z=iom-BQ) [9.65] | Uete-+ Tete) Bx = io f xatpp(x) Px Entonces, al integrar al volumen de la distribucién de corriente, la segunda 414 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION doble suma de [9.64] toma la forma: eee zy a ==) P(x)rate Px El valor de esta doble suma permanece inalterado al hacer la sustitucién Xatp—> atp—}7°8ap) debido a que V-E=0. Asi, la parte simétrica del se- gundo miembro de [9.62] es: [[ Sr Ge O] er —-F- Dee Andlogamente, una parte antisimétrica del término siguiente de [9.62], que contiene xpr,, da una contribucién: | [eR ToitaXy me @x= ey Ome oBe [9.67] antisim. en (a8) [9.66] siendo Q¥ el momento magnético cuadrupolar de 1a fuente, que viene dado por una ecuacién andloga a la [9.41] con la densidad de carga magnética en lugar de la densidad de carga eléctrica: . V-(xx J) [9.68] Mx) = — VM = pM(a)= — Ve Mo= —> Si se combinan las diferentés contribuciones, la expresién [8.140] para la amplitud A‘ tiene por desarsollo multipolar: AL = i202, { p-ES(0)— m- BHO) + +5, [Que Obie gy om ai Bs]. -} 9.69) Debe-recordarse que los campos de los modos £{+? estén normalizados de acuer- do con [8.125]. El desarrollo resulta mds util si la fuente es tal que la serie converge répidamente y queda aproximada por sus primeros términos de for- ma adecuada. Considerando las direcciones de los momentos dipolares (0 su- periores) eléctrico y magnético de la fuente y los campos de los modos normales puede conseguirse de modo sencillo determinar la posicién y orientacién de sondas o antenas para excitar de modo preferente ciertos modos. Por ejem- plo, puede conseguirse excitar los modos TE, cuyos campos magnéticos son axiales, por medio de una antena dipolar magnética cuyo momento dipolar sea paralelo al eje de la guia. Los modos TM no pueden ser excitados por tal antena, salvo a través de momentos multipolares de orden superior. DESARROLLO MULTIPOLAR PARA UNA FUENTE LOCALIZADA 4s b) Abertura en las paredes laterales de la guia Las aberturas en las paredes de una guia de ondas pueden considerarse como fuentes (0 sumideros) de energia. En la seccién 8.11 se hizo notar que si las paredes de la gufa tenfan orificios en el volumen que se consideraba que contenia las fuentes, las amplitudes A‘*) venfan dadas por la ecuacién [8.141] en lugar de [8.140]. Con las hipétesis de que slo hay una abertura y no hay en realidad densidad de corriente, la amplitud para la excitacién del modo A-ésimo es: AM = - { ns(ExH®) da [9.70] 2S aperture siendo n el vector unitario normal dirigido hacia dentro, y estando extendida la integral a la abertura en las paredes de la gufa. Si la abertura es pequefia comparada con la longitud de onda o cualquier otra escala de variacién de los campos, el campo H'*) del modo puede desarrollarse exactamente igual que antes. El término de menor orden, considerando H‘*) constante en toda la abertura, conduce evidentemente a un acoplamiento del tipo dipolar magnético. Los términos siguientes, cuando el campo del modo varia linealmente, dan lugar a acoplamientos dipolar cléctrico y cuadrupolar magnético, exactamente igual que con [9.64] y [9.66], salvo en que los papeles de la interaccién eléctrica y la magnética estén intercambiados, El resultado es un desarrollo de [9.70] seme- jante al de [9.69]: @Z, AP = 7 [pecs E70) — mee BO) +...] 9.71] en el que los momentos dipolares eléctrico y magnético efectivos son: pomen f (-By) da 9.72] ma= 2. | (Bus) da peo En estas expresiones la integracién se extiende a la abertura, el campo eléctri- co E,,, es el campo tangencial exacto en el orificio, y los campos de los modos en [9.71] deben calcularse en el centro de la abertura. Los momentos efectivos [9.72] son los dipolos equivalentes cuyos campos [9.18] y [9.35]}-[9.36] repre- sentan los campos de radiacién de una abertura pequefia en una pantalla plana perfectamente conductora (véase el problema 9.15). La comparacién entre [9.71] y [9.69] demuestra que los momentos dipolares [9.72] para producir una amplitud dada, tienen sdlo la mitad de efectividad que un dipolo real situado dentro de la guia. Puede imaginarse que esto es debido a que, en cierto modo, los dipolos equivalentes a una abertura estén medio dentro y medio fuera de la guia. 416 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION c) Abertura pequefia en un diafragma transversal El tema de la reflexién y transmisién por aberturas en un diafragma trans- versal se ha tratado en las secciones 8.12 y 8.13. Sin embargo, para un orificio pequefio resulta util disponer de una descripcién en funcién de los momentos multipolares efectivos de la abertura, lo mismo que para orificios en las paredes de la guia, Los coeficientes de reflexién y transmisiOn para un diafragma trans- versal estén dados por [8.144] y [8.145]. Utilizando [8.31], la ecuacién [8.144], que también representa a la [8.145] cuando A=1, se convierte en: Awe cAI (esx yan) + Hy, da (9.73] Con el mismo espiritu que antes, se desarrolla en serie de Taylor alrededor de un origen apropiado en la pequefia abertura el campo magnético transver- sal H,. La estructura de [9.73] es idéntica a la de [9.70] y los diferentes tér nos son los mismos. Los multipolos de orden mas bajo dan las contribuciones: at 2a [pO O)— mi -BHO) +... [9.74] Para A=1, esta ecuacién da la amplitud de transmisién, T=1+R. La ecua- cidn [9.74] tiene exactamente la misma forma que la [9.69], que era aplicable a una fuente de corriente localizada en el interior de la gufa. Los momentos dipo- lres efectivos p\#) y m(#) vienen dados por [9.72] haciendo n= ey, y la inte- gracién se realiza sobre la abertura con z constante. La eleccién de los super- indices en [9.74] no tiene importancia con tal de que se tome un conjunto coherente. Como se discute mids adelante, los superindices (+) en los momen- tos dipolares efectivos corresponden a ver la abertura desde z <0, 0 z > 0. d) Momentos dipolares efectivos de las aberturas En un primer encuentro; los momentos dipolares efectivos [9.72] resultan algo misteriosos. Como se ha mencionado ya, tienen un significado preciso en funcién de las partes dipolares eléctrica y magnética del desarrollo multipolar de los campos radiados a través de una abertura practicada en una pantalla plana perfectamente conductora (problema 9.15). Para aberturas pequefias pueden relacionarse también con las soluciones de los problemas de condicio- nes de contorno estaticas o cuasi estdticas apropiadas. Ya hemos discutido este tipo de problemas (secciones 3.13 y 5.13) y mas adelante adecuaremos los resultados. Si una abertura es muy pequefia comparada con la distancia en la cual los campos cambian de modo apreciable, el problema de condiciones de contorno puede sustituirse aproximadamente por otro en el que los campos «lejos de la abertura» (tomando como unidad las dimensiones de ésta) sean los que exis- tirfan si la abertura no estuviese presente. Salvo en el caso de aberturas muy largas, resultard suficientemente exacto considerar que la superficie es plana y que los campos «asintéticos» son los mismos en todas direcciones al alejarse de Ja abertura. Entonces, el problema de condiciones de contorno para un ori- ficio en una superficie perfectamente conductora queda determinado por el DESARROLLO MULTIPOLAR PARA UNA FUENTE LOCALIZADA 417 campo eléctrico normal Ey y el campo magnético tangencial By que existirfan en ausencia de la abertura. A su vez, los campos Ey y By son el resultado de algiin otro problema de condiciones de contorno, por ejemplo, el de propaga- cién en una gufa de ondas o el de reflexién de una onda plana por una pantalla, No obstante, para los actuales propésitos, pueden considerarse como datos. Para la aproximacién de menor orden, sus dependencias con el tiempo pueden despreciarse, supuesto que el momento dipolar eléctrico esté relacionado con E, y el momento magnético con By (véase, no obstante, el problema 9.9). La forma exacta de los campos alrededor del orificio depende de la de éste, pero pueden hacerse algunas observaciones cualitativas sin mds que examinar el aspecto general de las Iineas de fuerza. En el exterior de una esfera que encierre la abertura, los campos pueden representarse por un desarrollo multi- polar. Los primeros términos serén los campos dipolares. La figura 9.4 presenta el comportamiento cualitativo. El] bucle de campo magnético que sobresale por encima del plano a la izquierda tiene la apariencia de una de las lineas de fuerza de un dipolo magnético cuyo momento esté dirigido en sentido opuesto a By, como se ha indicado mediante el vector momento m‘+) dibujado en la parte inferior. El campo magnético por debajo del plano puede interpretarse como la superposicién del By no perturbado y un campo dipolar opuesto (que se ha dibujado de trazos en la figura) cuyo momento est4 orientado paralela- mente a By y con su mismo sentido (la flecha designada como m‘-) en la parte inferior). Andlogamente, las lineas del campo eléctrico por encima del plano parecen estar originadas por un momento dipolar vertical p‘*) dirigido segdn E, en tanto que por debajo del plano el campo tiene el aspecto de superponer el campo normal no perturbado Ey con el de un dipolo p‘-) dirigido en sen- tido opuesto a Fy. Naturalmente, el empleo de los campos dipolares efectivos esta limitado a regiones a cierta distancia de la abertura. En la misma abertura los campos no mantienen ninguna semejanza con los campos dipolares. Sin embargo, la aproximacién dipolar es cualitativamente ttil en todos los puntos, y de hecho, para estimar los acoplamientos entre aberturas pequefias todo lo que se necesita son los momentos efectivos. La discusién cualitativa anterior tiene un defecto serio. Mientras que resul- ta correcto que el momento dipolar eléctrico est dirigido siempre paralela © antiparalelamente a E, y, por consiguiente, es normal a la abertura, el mo- mento dipolar magnético no es necesariamente paralelo o antiparalelo a By En el plano tangente hay muchas direcciones, y la direccién de me esté determi- nada tanto por la de By como por la orientacién relativa de la abertura. Como evidentemente los momentos efectivos son proporcionales a la intensidad del campo, resulta apropiado hablar de polarizabilidades eléctrica y magnética asociadas a la abertura. Los momentos dipolares pueden escribirse: Pe= Eo (mada= > YBa [9.75] B siendo 7 la polarizabilidad eléctrica escalar yy el tensor 2x2. de polariza- bilidad magnética, Escogiendo los ejes principales de la abertura puede diago- nalizarse el tensor magnético. Asf, pues, habra tres polarizabilidades (una eléc- trica y dos magnéticas) para caracterizar una abertura arbitraria pequeiia. Debe recordarse que los signos de las y en [9.75] dependen del lado de la superficie ELECTRODINAMICA CLASICA, 28 ais SISTEMAS.RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y_DIFRACCION desde el que se ve el dipolo, como se indica en la figura 9.4. Si existen campos en ambos lados de la superficie, deben modificarse las expresiones [9.75]. Por ejemplo, si por encima de la superficie existe un campo E; dirigido vertical- mente ademas del E, que hay por debajo (parte derecha de la figura 9.4), la E, de la f6rmula [9.75] debe reemplazarse por (E)—E,). Por superposicién lineal pueden desarrollarse otras situaciones partiendo de [9.75]. Fic. 9.4. Distorsién del campo magnético tangencial (a la izquierda) y del cam- po eléctrico normal (a la derecha) producida por una abertura pequefia en una superficie perfectamente conductora. Debajo se indican los momentos dipolares efectivos tal como se ven desde las partes de arriba y de abajo de la superficie. Las polarizabilidades y® y yf son proporcionales a una longitud elevada al cubo. Por tanto, puede ésperarse que si d representa una dimensién caracter{s- tica de la abertura, las polarizabilidades sean proporcionales a d* con un coefi- ciente numérico apropiado. Puede advertirse que la expresién [9.72] para p. es de la forma que conduce a dicho resultado, ya que Eta, eS proporcional a Ep y la integral bidimensional nos dar4 el producto de Ey por el cubo de una dimensién lineal caracteristica de la abertura. Ademds, las propiedades vectoriales de pe en [9.72] se corresponden con [9.75]. Por otra parte, re- sulta menos claro que la expresién para mg en las [9.72] sea de la forma apropiada, aun cuando se correcta dimensionalmente. Realizando unas inte- graciones por partes y utilizando las ecuaciones de Maxwell puede ponerse en. la forma equivalente, y mas satisfactoria, m= | xt0-B) da 19.76] z en la que n-B es la componente normal exacta de B en la abertura y la inte- gracién debe extenderse al plano de la misma. Ahora resulta evidente que la relacién entre By y ma es de la forma general descrita por [9.75]. Para un orifi- cio circular de radio R pueden tomarse los momentos dipolares efectivos de las soluciones estdticas de las secciones 3.13 y 5.13. Los resultados son: 2 8R? - Ask Eg; met a (9.77) DISPERSION PARA LONGITUDES DE ONDA LARGAS 49 siendo los signos los apropiados para el caso de que las aberturas se miren desde el lado de Ja superficie en el que E y B son distintos de cero, como puede verificarse en la figura 9.4. Por consiguiente, las polarizabilidades eléc- trica y magnética son: hegR? aR yro- + Yep=z— Sup [9.78] 3 30 El uso de momentos dipolares efectivos para describir las propiedades elec- tromagnéticas de pequefios agujeros se remonta hasta Lorp RAYLEIGH *. La teorfa general fue desarrollada por H. A. BETHE ** y se ha aplicado con frutos a problemas de guias de ondas y de difraccién. Para las aplicaciones practicas resulta significative que los momentos dipolares efectivos de aberturas de forma arbitraria puedan determinarse experimentalmente mediante medidas en la cuba electrolitica ***. Se deja para varios problemas al final del capitulo el considerar ejemplos del empleo de multipolos para describir la excitacién y dispersin en guias de ondas y la difraccién. En las lecturas recomendadas puede encontrarse material adicional. 9.6. DISPERSION PARA LONGITUDES DE ONDA LARGAS a) Dispersién por dipolos inducidos en objetos pequefios La dispersién de ondas electromagnéticas por sistemas cuyas dimensiones individuales son pequefias comparadas con la longitud de onda ocurre con fre- cuencia y resulta importante. En tales interacciones es conveniente pensar que Ios campos incidentes (radiacién) inducen multipolos eléctricos y magnéticos que oscilan en una relacién de fase definida con la onda incidente y radian energfa en direcciones diferentes a la de incidencia. La forma exacta de la dis- tribucién angular de la energfa radiada esta determinada por la superposicién coherente de multipolos inducidos por los campos incidentes, y depender4 en general del estado de polarizacién de la onda incidente. Si la longitud de onda de la radiacién es grande comparada con el tamaiio del objeto dispersante, sélo tendrén importancia los multipolos mds bajos, normalmente dipolos eléctrico y magnético. Ademés, en estas circunstancias, los dipolos inducidos pueden calcularse a partir de los problemas de condiciones de contorno estéticos o cuasi estdticos, exactamente igual que para las aberturas pequefias de la seccién anterior. La situacién basica acostumbrada es el caso de una onda plana monocro- miatica que incide sobre un obstdculo. Por simplicidad se suele considerar que el medio que lo rodea es el vacfo. Si la direccién de incidencia se describe mediante el vector unitario mp, y el vector de polarizacién incidente es €, los campos incidentes son: =e Eeling: x 1 [9.79] Bie=-> 10% Eine * Lome Ravine, Phil. Mog., XLIV, 28 (1897); reimpreso en sus Scientific Pa- {Vol IV, pag. 3 HA. ein, Phys. Rev., 66, 163 (1944). se $, B. Coun, Proc. I. R. E., 39, 1416 (1951); 40, 1069 (1952). 420 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION siendo k=a/c y sobreentendiendo la dependencia temporal e~'*", Estos cam- pos inducen momentos dipolares p y m en el objeto dispersante y estos di- polos radian energia en todas direcciones, tal como se describfa en las seccio- nes 9.2 y 9.3. Lejos del objeto, los campos dispersados (radiados), de acuerdo con [9.19] y [9.36], serdn: Ey= ‘meq kr [mx p)xn—+ (axm)] [9.80] 1 Bag=> 0 * Bais siendo n el vector unitario en la direccién de observacién y r la distancia al objeto. La potencia radiada con polarizacién € y en la direccién n, por unidad de angulo sdlido y por unidad de flujo incidente (potencia por unidad de 4rea) en la direccién mp y con polarizacién ¢, es una magnitud cuyas dimensiones son de drea por unidad de dngulo sdlido. Se denomina seccién eficaz diferen- cial de dispersion *: do “gay €5 Mo = ——— = 19.81] z les. Resulta importante para manejar correctamente el caso de polarizacién circular que aparezca el complejo conjugado de los vectores polarizacién, como ya se ha mencionado en la seccién 7.2. De acuerdo con [9.80] y [9.79], la sec cién diferencial puede escribirse: do L one; ee aay (7h EF Mo eG 2 et pt(nx ce). [9.82] La dependencia de la seccién respecto a m y € est contenida implicitamente en los momentos dipolares p y m. La variacién con el mimero de ondas de la seccién diferencial de dispersidn (y de la total) como k¢ (0 con la longitud de onda como A~‘) constituye una caracteristica casi universal de la dispersin de radiacién de longitud de onda larga por cualquier sistema finito. Esta de- pendencia con la frecuencia se cenoce con el nombre de ley de Rayleigh. Solo si se anulan ambos momentos dipolares estdticos deja de obedecer la dispersi6n a la ley de Rayleigh; la dispersién tiene lugar entonces via los multipolos cuadrupolar o superiores (0 por momentos dipolares variables con la frecuen- cia) y varia como «§ o més répidamente. Algunas veces la dispersiOn dipolar se denomina dispersién de Rayleigh, pero generalmente este término se reserva para la dispersin incoherente por una coleccién de dipolos dispersadores. a) Dispersién por una pequetia esfera dieléctrica Como un primer ejemplo, muy sencillo, de dispersién dipolar vamos a con- siderar el caso de una pequefia esfera dieléctrica de radio @ con p=po y una constante dieléctrica uniforme e isétropa ¢(w). Seguin la seccién 4.4, y en par- * En la bibliograffa de ingenieria se emplea el término seccién eficaz biestética para 4z(do/d0). DISPERSION PARA LONGITUDES DE ONDA LARGAS 421 ticular la ecuacién [4.56], se encuentra que el momento dipolar vale: padre (2) ain 19.83] No hay momento dipolar magnético. La seccién eficaz diferencial de disper- sién es: . do ak dQ 2 cE aly le*eol [9.84] La dependencia con la polarizacién en [9.84] es tfpica de la dispersién dipolar puramente eléctrica. La radiacién dispersada est4 polarizada linealmente en el plano definido por la direccién del momento dipolar (¢,) y el vector unitario n. Normalmente la radiacién incidente no esté polarizada. Resulta, por tanto, de interés preguntarnos cudl serd la distribucién angular de la radiacién dis- persada con un estado definido de polarizacién lineal, Para ello, se toma la media de la seccién [9.84] para las posibles polarizaciones iniciales €) con una eleccién dada para e. La figura 9. muestra un posible conjunto de vectores z Fic. 9.5. Vectores polarizacién y propagacién para radiacién incidente y dis- er polarizacién. El plano de dispersién esta definido por los vectores m y n. Los vectores polarizacién e{! y e”) estén en este plano, en tanto que ef=e es perpendicular a él. Las secciones diferenciales para la dispersién con pola- rizaciones €“ y e®, promediadas sobre las polarizaciones iniciales, como se demuestra facilmente, son: 2 doy Ka | e-~@ cos 8 dQ” 2 1e+26 [9.85] dos my u dQ aia 422 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION en las que los signos {| y 1 indican respectivamente que la polarizacién es paralela o perpendicular al plano de dispersion. La polarizacién 11(9) de la ra- diacién dispersada se define como: dos dos 11-22 ae do, i do, ia dX Segtin [9.85] encontramos que para la dispersién (dipolar eléctrica) por una pequefia esfera dieléctrica es: [9.87] do an ee y la seccién eficaz total de dispersién es: do 8a. ea |? =| 2 a-— = ¥ ° J eases aieria 19.89] En la figura 9.6 se han dibujado la seccién eficaz diferencial [9.88] y la pola- rizacién de la radiacién dispersada [9.87] como funciones del cos @. La polari- <—cos8 Fic, 9.6, Seccién eficaz diferencial de dispersién (9.88) y la polarizacién de la radiacién dispersada (9.87) por una esfera dieléctrica pequedia (aproximacién dipolar). DISPERSION PARA LONGITUDES DE ONDA LARGAS 423 zacién tiene su maximo para 0=7/2. Para este dngulo la radiacién dispersada est4 polarizada linealmente en un 100 por 100 perpendicularmente al plano en que tiene lugar la dispersion, para un margen de dngulos apreciable a ambos lados de @=7/2 est4 fuertemente polarizada. Las caracteristicas de polariza- cién del cielo azul constituyen un ejemplo de este fenémeno, y de hecho fue el motivo que condujo a RAYLEIGH a considerar el problema por primera vez. El lector mismo puede verificar el comportamiento general con ayuda de una lamina polaroide © con gafas de sol apropiadas en un dia soleado. c) Dispersién por una pequena esfera perfectamente conductora La dispersién por una pequefia esfera de radio a y perfectamente conducto- ra constituye un ejemplo que presenta aspectos interesantes referentes a la coherencia entre multipolos diferentes. En la seccién 2.5 se demostré que el mo- mento dipolar eléctrico de una esfera era: P= tet Bin. [9.90] La esfera también posee momento magnético. La condicién de contorno para una esfera perfectamente conductora en un campo magnético es que se anule la componente normal de B para r=a, Bien sea por analogfa con la esfera dieléctrica en un campo eléctrico uniforme (seccién 4.4) con «=0, 0 con la esfera magnéticamente permeable (seccién 5.11) con 4=0, o mediante un célcu- lo directo sencillo, se encuentra que el momento magnético de la pequefia esfera es: [9.91] Cuando 1a onda incidente esté polarizada linealmente los dos dipolos son per- pendiculares mutuamente y a la direccién de incidencia. La seccién eficaz diferencial [9.82] es: Fon, 65 ny €a)=Ket| et ey (axer)elnoxed|) (9.921 an h €; Mo; €o) 0 2 Hg X €p) .! Las propiedades de polarizacién y la distribucién angular de la radiacién dis- persada son mds complicadas que para la esfera dieléctrica. Cuando la radiacion incidente no esté polarizada, las secciones eficaces para polarizacién de la ra- diacién paralela y perpendicular al plano de dispersin, andlogas a las ecuacio- nes [9.85], son: doy _ Kat | og 2 | dees 2 [9.93] do 2 Ke X an 3 {log 8? Sumando para ambos estados de polarizacién, la seccién eficaz diferencial pue- do 5 ake [2a cos? 8) ~ cos o| 19.94] 424 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION mientras que la polarizacién [9.86] es: 3sen?@ 5(1-+ cos 6) oo ne cos @ En la figura 9.7 se han dibujado la seccién eficaz y la polarizacién frente a cos 9. La seccién eficaz tiene un gran pico en la regidn que corresponde a re- trodispersién debido a la interferencia dipolo eléctrico-dipolo magnético. La polarizacién alcanza el valor II= +1 para 6=60° y es positiva en todo el inter- valo de variacién del Angulo. Por consiguiente, la polarizacién tiende a ser se- mejante a la de una pequefia esfera dieléctrica, como se indica en la figura 9.6, aun cuando las distribuciones angulares sean muy diferentes. La seccién total de dispersién es o=10rk‘a‘/3, del mismo orden de magnitud que la de una esfera dieléctrica [9.89] si (e—«) no es pequefio. <—«os8 Fic, 9.7. Seccién eficaz diferencial de dispersién [9.94] y polarizacién de la radiacin dispersada [9.95] por una esfera perfectamente conductora pequefia (aproximacién de dipolo eléctrico y magnético), La dispersién dipolar, cuya dependencia con la frecuencia es del tipo o, puede considerarse como la aproximacién de menor orden de un desarrollo en términos en kd, siendo d una longitud caracteristica de las dimensiones del objeto dispersante. En el dominio en que kd~ 1, deben considerarse otros multipolos ademas de los de menor orden. Entonces, el estudio se realiza mejor utilizando un desarrollo sistemdtico en campos multipolares esféricos. Esto se tratard en el capitulo 16, donde se examina desde este punto de vista el pro- blema de la dispersién por una esfera conductora. Cuando kd3>1, pueden em- plearse métodos de aproximacién de diferentes clases, como se presenta en la seccién 13 de este capitulo. A la dispersién de luz por particulas esféricas con valores arbitrarios de p, € y 0, se dedican libros completos, Se dan algunas referencias a esta bibliografia al final del capitulo. DISPERSION PARA LONGITUDES DE ONDA LARGAS 425 d) Coleccién de objetos dispersantes Como nota final sefialemos que si el sistema dispersante consiste en un cierto ntimero de pequefios objetos dispersantes, situados a distancias fijas, cada uno de ellos genera una amplitud de la forma de [9.80]. La seccién de dis- persién resulta de la superposicién coherente de las amplitudes individuales. Como los dipolos inducidos son proporcionales a los campos incidentes, calcu- lados en la posicién x; del objeto j, sus momentos tendrén un factor de fase, e-#ms,, Ademés, si el punto de observacién estd alejado de todo el sistema dispersante, la ecuacién [9.7] nos dice que los campos [9.80] del objeto j ten- dr4n un factor de fase e~*"-*;, Para un sistema tal la generalizacién de [9.82] es: do. 1 * +) 4 | pias Seocdeg Hl Ble neon tier an Iona eel siendo q=kn)—kn el cambio del vector de onda durante la dispersién. La presencia de los factores de fase e*'*, en [9.96] significa que, excepto en la direccién hacia adelante, en la que q=0, la dispersién depende mucho de la distribucién exacta de los objetos dispersantes en el espacio. Para des- cribir el comportamiento general puede suponerse que todos los objetos disper- santes son idénticos, Entonces, la seccién transversal es el producto de la seccién para un solo objeto multiplicada por un factor de estructura *, 5(q)= | ders , 19.97] 7 Expresado como producto del factor por su complejo conjugado, $(q) es: s@= 5, Serer 77 Si estén distribuidos al azar, puede demostrarse que los términos con jj’ dan una contribucién despreciable. Sélo son significativos los términos en que j=’. Entonces $(q)=N, el ntimero total de objetos dispersantes, y se dice que la dispersién consiste en una superposicién incoherente de las contribu- ciones individuales. Por otra parte, si son muy numerosos y estdn distribuidos uniformemente en el espacio, el factor de estructura se anula efectivamente en todos los puntos excepto en la direccién hacia adelante. Por consiguiente, no hay dispersién cuando tenemos una red muy grande y regular de objetos; ejemplos de esto son los monocristales de sélidos transparentes, como el cuar- zo y la sal gema. La pequefia cantidad de dispersién que tiene lugar es debida a las vibraciones térmicas que separan la red de Ja ordenacién perfecta, o por impurezas, etc. Un ejemplo explicito, que también suministra la evidencia de que las observaciones anteriores se limitan a la regién de longitudes de onda grandes, es el de una red ciibica de centros dispersantes, Se sabe que el factor No consideramos aquf efectos de dispersién multiple; esto es, suponemos que el recorrido libre medio para la dispersién es grande comparado con las dimensiones de la red de dispersién. 426 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION de estructura es: Muar (™ a) (owe 2 2 2 sen’ ( z sen’ sen? (> ) eae 2 ee 19.98} 2 sen? a) 2 2( 2 (24) wisent(22) nisent (24) wisene(% F(q)=N4 siendo a la distancia de red, N,, N2, N; el némero de puntos de la red a lo largo de los tres ejes, N=N,N,N; el numero total de objetos y qi, gz, 4; las componentes de q segiin los ejes. La ecuacién [9.98] presenta picos cuando se satisface la condicién de Bragg, ga=0, 2m, 47, ..., si las longitudes de onda son cortas (ka> 7). Esta es la situacién usual en la difraccién de rayos X. Pero cuando la longitud de onda es grande sélo aparece el pico para ga=0 por ser (9;@)nx=2ka<1. En este limite F(g) es el producto de tres factores de la forma [(sen x,)/x;F, siendo x,=N.gia/2. La dispersién esta, pues, confinada a la regién g,<2a/N,a, que corresponde a dngulos menores que A/Z, siendo A la longitud de onda y Z una dimensién caracteristica global de la red disper- sante. 9.7, TEORIA DE PERTURBACIONES DE LA DISPERSION, EXPLICACION DE RAYLEIGH DEL AZUL DEL CIELO *, DISPERSION EN GASES Y LIQUIDOS a) Teoria general Si el medio a través del cual esté pasando una onda electromagnética es de propiedades uniformes, la onda se propaga sin perturbaciones y no se desvia. Sin embargo, si hay variaciones espaciales (o temporales) de las propiedades electromagnéticas, la onda resulta dispersada. Parte de la energia es desviada de su curso original. Cuando las variaciones en las propiedades son de valor pequefio, la dispersién es ligera y pueden emplearse métodos de perturbacio- nes. Imaginemos como Situacién de referencia la correspondiente a un medio uniforme e isdtropo de constante dieléctrica ¢ y permeabilidad 2. Por el mo- mento se supone que € y gz son independientes de la frecuencia, aunque si se supone que la dependencia con el tiempo es arménica esta restriccién puede eliminarse en la forma conocida. Se supone que el medio, bajo la accién de algiin agente perturbador, cambia su respuesta a los campos aplicados ligera- mente, de modo que en ciertas regiones del espacio D4 eE y Bul. Estas desviaciones pueden ser funciones del tiempo y de la posicién, Empezando por * Aunque debe asociarse sin duda alguna el nombre de RAYLEIGH a la explicacin cuantitativa del azul del cielo, resulta de cierto interés hist6rico que LEONARDO DE Vinct comprendié el fenémeno bésico alrededor del afio 1500. En particular, sus expe- rimentos sobre la dispersién de la luz del sol por el humo observado contra un fondo oscuro (citados como puntos 300-302, pég. 237 y ss. en el vol. I de JEAN PauL RICHTER, The Literary Works of Leonardo da Vinci, Phaidon, Londres, 19703); (también en una reimpresién de Dover titulada The notebooks of Leonardo da Vinci, vol. I, pags. 161 ss.) anticiparon en 350 afios las notables observaciones semejantes de TYNDALL (J. TYNDALL, Phil. Trans. Roy. Soc., 160, 333 (1870)). TEORIA DE PERTURBACIONES DE LA DISPERSION 427 las ecuaciones de Maxwell en ausencia de fuentes: V-B=0; 9.99 a ue vep=0; vxH=22 a es cuestién ininediata Hegar a una ecuacién de ondas para D: . , vp - pe 2 -VK Vx (Deb) +e ZV <(B— pM) [9.100] a En esta ecuacién atin no se han hecho aproximaciones, aunque mds tarde se trataré en cierto sentido el segundo miembro como pequefio *. Si se supone conocido el segundo miembro de [9.100], la ecuacién tiene la forma de la [6.54], cuya solucién es la forma retardada [6.69]. Naturalmente, en general el segundo miembro es desconocido y [6.69] puede considerarse como una ecuacién integral mds que como una solucién. No obstante, esta formulacién integral del problema constituye un punto de partida fruct{fero para las aproximaciones. Resulta conveniente particularizar de modo que los campos sin perturbar varfen arménicamente con el tiempo a la frecuencia w y suponer que las desviaciones (D-—cE) y (B-wH) también presentan esta variacién con el tiempo. Esto impone ciertas limitaciones sobre el tipo de pro- blema perturbado que puede ser descrito mediante este formalismo, pero evita que la discusién se haga demasiado complicada. Si se admite la dependencia e-1, la [9.100] se convierten en: (V?+k)D= -V x V x (D-€E)-iewY x (B- pH) [9.101] siendo k*=ew? y py € son los valores correspondientes a la frecuencia w. La solucién del problema sin perturbaciones, cuando se hace igual a cero el se- gundo miembro de [9.101], se denominaré D(x). A partir de [6.67] puede obtenerse una solucién formal de [9.101], si se considera conocido el segundo miembro. As{, pues, [9.102] ee Dea ae! fave ne xV/x(E-D)+ } 4a Jx—x'| ( +iewV’ x (B- pH) Si la situacién fisica corresponde a la dispersién, cuando el integrando de [9.102] esta limitado a cierta regidn finita del espacio y D® describe una onda incidente en cierta direccién, el campo lejos de la regién en que tiene lugar la dispersién puede escribirse en la forma: ette D> D+ Aas —— [9.103] * Si existen fuentes de valores dados (x,t) y J(x,t); la ecuacién [9.100] se modi- fica afiadiendo en el primer miembro el término os - [oem] 428 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION siendo la amplitud de dispersién Aais: 1 feo tumarf VX Vx (D- eB) + damn f - fie ner ee } {9.104 Las etapas para pasar de [9.102] a [9.104] son las mismas que para pasar de [9.3] a [9.8] en el caso de los campos de radiacién. La integracién por partes de [9.104] permite expresar la amplitud de dispersidn como: [nx (D-€E)] xn- Re yikm Au= {are tees ~-Pnx(B-uB) [9.105] Puede compararse Ja estructura vectorial del integrando con el campo dipolar de dispersién [9.80]. La dependencia de la polarizacién de (D—eE) es la co- trespondiente a un dipolo eléctrico, Ia de (BM), la de un dipolo magnético. La seccién eficaz diferencial de dispersién en correspondencia con [9.82] es do \e*-Aasl? “an Dp a siendo € el vector de polarizacién de la radiacién dispersada. Las ecuaciones [9.103], [9.105] y [9.106] proporcionan una solucién formal para el problema de dispersién planteado al comienzo de esta seccién. Natu- ralmente, la amplitud de dispersién Ay, no se conoce hasta que se conozcan los campos al menos aproximadamente. Pero a partir de [9.102] puede desarro- larse un esquema de aproximaciones sucesivas de igual forma que en la serie de aproximaciones de Born de la dispersién mecanocudntica. Si el integrando de [9.102] puede aproximarse en un primer orden, entonces [9.102] nos da una primera aproximacién para D,’adicional a D®. Esta aproximacién para D pue- de emplearse en obtener una segunda aproximacién para el integrando y de- terminar un valor de D mejorado, y as{ sucesivamente. Cuestiones tales como la convergencia de la serie, etc., se han estudiado mucho en mec4nica cudntica. La serie no es muy ttil a menos que unas pocas iteraciones converjan rdpida- mente. b) Aproximacién de Born Nos conformaremos con el orden mas bajo de aproximacién para calcular la amplitud de dispersién. Este se denomina primera aproximacién de Born © simplemente aproximacién de Born en la teoria cudntica, y de hecho fue des- arrollada, en 1881, por Lorp RAYLEIGH en el tema que nos ocupa. Ademds, restringiremos la discusién subsiguiente al ejemplo simple de variaciones es- paciales de la respuesta lineal del medio. Por consiguiente, supondremos que las relaciones entre D y E, y entre B y H, son: D(x) =[e + 8¢(x)} Ele) BOx) = [e+ 8x) A(x) en las que Se(x) y 54(x) son de magnitud pequefia comparadas con € y #. Las diferencias que aparecen en [9.102] y [9.105] son proporcionales a Se y a TEORIA DE PERTURBACIONES DE LA DISPERSION 429 Entonces, en el menor orden de aproximacién, los campos para estas diferen- cias pueden aproximarse por los campos no perturbados: D-k- Bae) 842) orgy [9.108] a : B-»H= B(x) Si los campos no perturbados son los de una onda plana que se propaga en la direccién ns, de modo que D® y B® sean: D(x) = eDye** og) =A} © xD BO(x)=\ nox Dx) el producto escalar de la amplitud de dispersién [9.105] por e*, y dividido por Dp es: Be(x) + erat) cae et Ade te 9.109 a Jere + (1x €")+(19 x €) oe) Cae siendo q=k(m%-—n) es la diferencia entre los vectores de la onda incidente y la dispersada. El cuadrado de [9.109] da la seccién eficaz diferencial de dis- persién [9.106]. Si la longitud de onda es grande comparada con la regién espacial en que tiene Iugar Se y 5, la exponencial que aparece en [9.109] puede hacerse igual a la unidad. La amplitud entonces es una aproximacién dipolar andloga a la de Ja seccién anterior, con la dependencia con la frecuencia y la distribucién angular de tipo dipolar. Para enlazar con los resultados ya obtenidos, supén- gase que la regién de dispersién es una esfera dieléctrica uniforme de radio @ situada en el vacfo. Entonces «= y Se es constante dentro del volumen esfé- rico de radio @ y se anula fuera de él. Con |q| arbitrario, puede hacerse la inte- gral que figura en [9.109] con el resultado: €* Aas a sen ga—gacos a “ee [= a El corchete, tomando el Ifmite cuando q—»0, se acerca a a'/3. Por consiguien- te, para frecuencias muy bajas, o para todas las frecuencias en la direccién hacia adelante, la aproximacién'de Born para la seccién transversal diferencial de la dispersin por una esfera dieléctrica de radio a es: do be ifm () =k |=} let ed? 9.110] a orn Be | ee : Al comparar con [9.84] se advierte que la aproximacién de Born y el resultado exacto a bajas frecuencias presentan la relacién esperada. 430 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION c) Azul del cielo. Razonamiento elemental La dispersién de la luz por los gases, tratada cuantitativamente por primera vez por LorD RAYLEIGH en su famoso trabajo sobre Ia puesta del sol y el azul del cielo *, puede tratarse con lo que hemos visto. Como los momentos mag- néticos de la mayoria de las moléculas gaseosas son despreciables comparados con los momentos dipolares eléctricos, la dispersién tiene un cardcter dipolar puramente eléctrico. En la seccién anterior hemos estudiado la distribucin angular y la polarizacién de las dispersiones individuales (véase Fig. 9.6). Por consiguiente, limitaremos nuestra atencién a la seccién total de dispersion y a la atenuacién del haz incidente. El tratamiento tiene dos partes. En la primera, resulta adecuado un razonamiento elemental para los gases diluidos, en los que las moléculas estén distribuidas unas respecto a otras en el espacio verda- deramente al azar. La segunda es de validez més general, y esta basada en con- siderar las fluctuaciones de densidad en el gas. Si se supone que las moléculas, en posiciones x} poseen momentos dipo- lares p;=7noE(x,), el cambio efectivo en la constante dieléctrica Se(x) de la ecuacién [9.109] puede escribirse: Be()= J) Yui BCE - x) p.uy 77 La seccién eficaz diferencial de dispersién obtenida de [9.109] y [9.106] es: do ik oe “A ~ Tere (Yoo le* -eol(a) en la que 5(q) estd dado. por [9.97]. El factor de estructura se reduce a una suma no coherente para una distribucién al azar de centros dispersores, y la seccién eficaz es precisamiente la de una molécula multiplicada por el ntimero de moléculas, En un gas poco denso la polarizabilidad molecular esté relacio- nada con la constante dieléctrica por la expresién €~ 6+Nym siendo N el numero de moléculas por unidad de volumen. La seccién total de dispersién por molécula del gas es, pues: ~—— le-@ 2? > 2k* — 1,2 ~ Fann l€ Ceaeer ras aoceel [9.112] la titima parte de la igualdad se ha escrito en funcién del indice de refrac- cién, supuesto que |n—I|<1. La seccién transversal [9.112] representa la po- tencia dispersada por molécula para un flujo de energia incidente igual a la unidad. Al atravesar el espesor dx del gas, la pérdida relativa de flujo es No dx. Por consiguiente, el rayo incidente tiene una intensidad 1(z)=he-**, siendo a el coeficiente de absorcién o atenuacién (llamado también coeficiente de extincién) de la férmula [7.53] y que viene dado por: 2K Iz a=No = Ino [9.113] Lorp RAYLEIGH, Phil, Mag., XLI, 107, 274 (1871); fdem, XLVI, 375, (1899): reimpresos en sus Scientific Papers, vol. 1, pag. 87 y vol. 4, pag. 397. Los articulos de RAYLEIGH son de interesante lectura como ejemplos de un maestro de la fisica en su trabajo. ‘TEORIA DE PERTURBACIONES DE LA DISPERSION 431 Estos resultados, [9.112] y [9.113], describen el efecto conocido como disper- sién de Rayleigh, la dispersion no coherente producida por Jas moléculas de un gas, 0 por otro sistema de objetos dispersantes dipolares, cada uno de los cuales obedece la ley de Rayleigh del tipo w'. La deduccién hecha por Rayleigh de la ecuacién [9.113] fue realizada al estudiar la dispersién de la luz en la atmésfera. Evidentemente, la dependencia con k* significd que en el espectro visible el rojo resulta menos dispersado y el violeta mds. La luz recibida fuera de la direccién del rayo incidente posee una mayor proporcién de componentes de alta frecuencia (azul) que la distri- bucién espectral del rayo incidente, mientras que el haz transmitido se hace cada vez més rojizo en su composicién espectral, al mismo tiempo que dismi- nuye su intensidad global. El color azulado del cielo, el rojizo de la puesta del sol, la debilidad del sol invernal y Ia facilidad con que pueden producirse quemaduras solares al mediodia en verano, son todo consecuencias de la dis- persién de Rayleigh en la atmésfera. El] indice de refraccién del aire en la regién visible (4 100-6 500 A) y condiciones normales de presién y temperatura es (n—1) ~2,78x 10-4, Con N=2,69 x 108 moléculas/m’, resultan valores para la longitud de atenuacién A=a-!, de 30 km para la luz violeta (4100 A), y de 77 y 188 km para la verde (5200 A) y la roja (6500 A), respectivamente. Usando un modelo isotermo para la atmésfera, de modo que la densidad varie exponencialmente con la altura, puede estimarse que las intensidades, relati- vas a la incidente sobre la parte alta de la atmésfera, que alcanzan la superficie de Ia tierra con el sol en el cénit o en el orto-ocaso, son para cada longitud de onda: Color Cénit Orto-ocaso Rojo (6500 A) 0,96 0,21 Verde (5200 A) 0,90 0,024 Violeta (4100 A) 0,76 0,000965 Estas cifras demuestran llamativamente la desviacién hacia el rojo de la luz transmitida a la salida y puesta del sol. La situacién real est4 dibujada en la figura 9.8. La curva A corresponde al espectro de potencia de Ja radiacién solar incidente sobre la tierra en funcién de la energia de los fotones. La curva B es un espectro tipico al nivel del mar con el sol situado en la vertical *. La curva de trazos superior es el resultado esperable a partir de la curva A si la unica atenuacién fuera debida a la dis- persidn de Rayleigh en una atmésfera limpia, seca, isoterma y exponencial. En realidad, la atenuacién es mayor, principalmente debido a la presencia de vapor de agua, que tiene bandas de absorcién intensas en el infrarrojo, y de ozono, que produce la absorcidn del ultravioleta, ast como de otras especies molecu- lares y polvo, La curva de trazos inferior indica aproximadamente el espectro al nivel del mar en el orto y en el ocaso. Los astronautas en érbita alrededor de la tierra ven puestas de sol atin més rojizas debido a que la longitud de la trayectoria a través de la atmésfera resulta duplicada. Se han recogido observaciones detalladas de la polarizacién de la luz dis- * Los datos para la figura 9.8 se obtuvieron de W. E. Forsyte, Smithsonian Phy- sical Tables, 9th revised edition, Smithsonian Institution, Washington, D. C. (1954), tablas 813 y 815, y de K. Ya. Konpnatyev, Radiation in the atmosphere, Academic, Nueva York (1969), cap. 5. 432 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION persada desde el cielo *. Al igual que con la atenuacién, la realidad se separa algo de la situacién ideal de una atmésfera limpia y seca de baja densidad. A_90° la polarizacién es funcién de la longitud de onda y alcanza un méximo de aproximadamente un 75 por 100 a 5500 A. Se considera que es menor del 100 por 100 debido a dispersién multiple (6 por 100), anisotropfa molecular © por 100), reflexin del suelo (5 por 100, que es especialmente importante en el verde en presencia de vegetacién) y a aerosoles (8 por 100). 10° 3 20 14i2 ioosos a os" Tos" * Toa” ose Fare Oe fe eee t r <—Longitud de onda (micras) ad ‘ Espectro f y visible Espectro de potencia (W/m/eV) \ | Rojo \ Violeta gob a a Fic. 9.8, Espectro de potencia de la radiacién solar (en vatios por metro cua- drado por electrén-voltio) en funcién de la energia de los fotones (en electrén- yoltios). La curva A es el espectro incidente en la parte superior de la atmés- fera, La curva B es un espectro t{pico al nivel del mar con el sol en el cénit. Las bandas de absorcién por debajo de 2 eV son debidas principalmente al vapor de agua y varfan de punto a punto y de dfa a dfa. Las curvas de trazos dan el espectro esperado con el sol en él cénit y a la salida y puesta del sol si la tinica atenuacién fuera Ja dispersién de Rayleigh por una atmésfera seca y limpia, La férmula del coeficiente de extincién [9.113] es notable porque en ella figura el factor N-! asf como magnitudes macroscépicas como el indice de re- fraccién, Si no existieran dtomos (N —> 00) no habria atenuacién. Inversamen- te, la atenuacién observada puede emplearse para calcular N. MAXWELL insté a RAYLEIGH especialmente sobre este punto en su correspondencia privada. Si se supone que las propiedades de la atmésfera son bastante bien conocidas, la intensidad relativa de la luz de una estrella determinada en funcién de la altura sirve para determinar N. Las primeras estimaciones fueron realizadas * , Genres, J. Opt. Soc. Am, 52, 1164 (1962). TEORIA DE PERTURBACIONES DE LA DISPERSION 433 por este camino y estan de acuerdo con los resultados de otros métodos mds comunes. d) Fluctuaciones de la densidad. Opalescencia critica Un camino alternativo y més general para tratar la dispersién y la atenua- cién de la luz en los gases y en los liquidos es el considerar las fluctuaciones en la densidad y, por consiguiente, en el indice de refraccién. Se imagina que el volumen del fluido esta dividido en celdas pequefias, comparadas con la longitud de onda, pero que cada una contiene muchisimas moléculas. Sea v el volumen de cada una de las celdas y Ny=vN el ntimero medio de moléculas en su interior. El numero real de moléculas fluctia en torno a N, en una forma que depende de las propiedades del gas o del liquido. Llamemos AN, a la se- paracién respecto a la media del nimero de moléculas en la celda j. La va- riacién del {ndice de refraccién de en la celda j serd: de AN; 8 OND Segiin la ecuacién de Clausius-Mossotti [4.70], puede escribirse: (€-@)(€+ 26) Bey AN; [9.114] Con esta expresién para ¢ en la celda j, la integral [9.109], que ser4 ahora una suma para todas las celdillas, se convierte en: + AD BR €-@(e+ oe eye EIEIO) sa [9.115] Al tomar el cuadrado de [9.115] se presentard un factor de estructura seme- jante al [9.97]. Si se supone que las correlaciones entre las fluctuaciones de cel- dillas diferentes (causada indirectamente por las fuerzas intermoleculares) sélo se extienden a distancias pequefias comparadas con la longitud de onda, puede tomarse igual a la unidad la exponencial que figura en [9.115]. Entonces, el coeficiente de extincién «, dado por es: _ lot | (- << [axe ere) eran siendo AN} la media cuadrética de la fluctuacién del niimero en el volumen V, definida como: ANY = | AN/ANy- iv la suma estd extendida a todas las celdillas existentes en el volumen V. La mag- ELECTRODINAMICA CLASICA. 29 434 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION nitud ANY puede expresarse, utilizando la mecanica estadistica, en funcién de la compresibilidad isoterma B; del medio: AN} l/ av Say ANAT Br b= (Se). [9.117] El coeficiente de atenuacién [9.116] entonces vale [9.118] ~aan (2) |“ Esta expresién en particular, obtenida por primera vez por EINSTEIN, en 1910, se denomina formula de Einstein-Smoluchowski. Se reduce al resultado de Ray- leigh [9.113] para un gas muy diluido en el que |e—el d. Los primeros trabajos sobre difraccién estén asociados a los nombres de HUYGHENS, YOUNG y FRESNEL. El primer intento sistemdtico de deducir la teoria de Fresnel a partir de los principios bisicos fue realizada por G. KIRCHHOFF (1882). A pesar de su incompatibilidad matematica y de sus deficiencias fisicas, TEORIA ESCALAR DE LA DIFRACCION 435 la teorfa de Kirchhoff funciona notablemente bien en el dominio éptico y ha sido la base de la mayorfa de los trabajos sobre difraccidn. Primero deduciremos la integral bsica de Kirchhoff y sus aproximaciones operativas, después co- mentaremos sus dificultades matemiticas y finalmente describiremos las mo- dificaciones de RAYLEIGH y SOMMERFELD que evitan las incompatibilidades ma- tematicas. : La geometria habitual en la difraccién comprende dos regiones del espacio, Ty I, separadas por una superficie Ifmite 5,, como se indica en la figura 9.9. La superficie S, se toma generalmente «en el infinito», esto es, a gran distancia de I Fuentes Posibles geometrias de La regién I contiene las fuentes de radiacién, La region II es la difraccién en la cual los campos satisfacen la condicién de radiacién. La figura de la derecha sirve también para la disper- sidn si en la region I existe un objeto dispersante finito en lugar de una fuente activa; y S es una superficie matemética arbitraria que Jo encierra en vez de una pantalla material con aberturas. la regién de interés. Las fuentes en Ja regin I generan campos que se propagan hacia fuera. Se supone que la superficie S, esta constituida por porciones «opa- cas» (las condiciones de contorno se discuten més adelante) y por aberturas. La superficie S, interacciona con los campos generales en la regién I, reflejando parte de la energia, absorbiendo parte de ella y permitiendo que otra parte de los campos, modificada por su interaccién, pase a la regién II. La distribucién angular de los campos en la regién II, la regin de difraccién se denomina dia- grama de difraccién. Lo que deseamos expresar en funcién de los campos de las fuentes y de su interaccién con 1a pantalla y sus aberturas en Sj, es los cam- pos difractados en la regién II, 0, mas exactamente, expresarlos en funcién de Jos campos sobre la superficie S,. Deberfa resultar obvio que la geometria y la forma de la descripcién son igualmente aplicables a la dispersién, si se reem- plazan las fuentes en la regién I por el objeto dispersante (considerado como una fuente que est siendo excitada por la onda incidente). El método de Kirchhoff utiliza el teorema de Green [1.35] para expresar un campo escalar (una de las componentes de E o B) en el interior de un volumen cerrado V en funcién de los valores del campo y de su derivada nor- mal sobre la superficie limite S. Sea (x, t) el campo escalar y su dependencia temporal arménica, de la forma e~', Se supone que el campo escalar satisface la ecuacién escalar de ondas de Helmholtz en el interior de V: (V7 +R) =0 [9.119] Introducimos una funcién de Green, G(x, x’), para la ecuacién de Helmholtz, definida por: (W?+R)G(x, x’) = — A(x, x’) {9.120} 436 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION _ Si en el teorema de Green [1.35] hacemos $=G, =, y utilizamos las ecua- ciones de ondas [9.119] y [9.120], obtenemos en analogia con la ecuacién [1.36] de la pagina 41: W(x) = f, [We')n’- V'G(x, x’) — G(x, xn’ + V'ip(x’)] da’ [9.121] siendo n’ la normal dirigida hacia dentro de la superficie S. La ecuacién [9.121] es valida si x esta dentro de V; si no lo est, el primer miembro se anula. La integral de Kirchhoff de la difraccién se obtiene a partir de [9.121] ha- ciendo que G sea la funcién de Green del espacio ilimitado que describe ondas salientes: ein Ce, a= (9.122) siendo R=«x—x'. Con esta funcién de Green, la ecuacién [9.121] se convier- te en: We)=- + i [vos (1+) vee [9.123] que es casi Ia integral de Kirchhoff. Para adaptar la formulacién al problema de la difraccién consideramos que el volumen V sea el de la regién II de la figura 9.9 y que la superficie S esté formada por S,+5;. De este modo la in- tegral extendida a S se divide en dos partes, una de ellas extendida a la pan- talla y sus aberturas (S,) y la otra extendida a una superficie (S,) cen el infinito». Come los campos en la regién II se suponen transmitidos a través de S;, en las proximidades de S; seran ondas que se propagan hacia fuera. Los campos y, por consiguiente, Y(x) satisfarén la condicién de radiacién: ike 1 a 1 ¥> 16,6) —; = to (a+) [9.124] Con esta condicién para sobre 53, se ve facilmente que la contribucién de Sz en [9.123] se anula al.menos como la inversa del radio del hemisferio o esfera cuando el radio tiende a infinito. Queda la integral extendida a S,. Con la in- tegracién extendida winicamente a la superficie S; de la «pantalla» difractante, la formula de la integral-de Kirchhoff es: lf ee Wa=—ge | Se [ vit (1+) 4] da’ [9.125] Para aplicar [9.125] es necesario saber los valores de y d/dn sobre la superficie S,. Estos valores no son conocidos, a menos que se haya resuelto el problema por otros medios, El procedimiento de Kirchhoff consistié en utili- zar valores aproximados de w y d/dn sobre S,, con el fin de calcular una apro- ximacién de la onda difractada. La aproximacién de Kirchhoff consiste en hacer las hipétesis: 1) Wy dv/dn se anulan en todos los puntos de S, excepto en las aberturas. 2) Los valores de w y d/dn en éstas son iguales a los valores de la onda incidente en ausencia de cualquier pantalla u obstdculo. TEORIA ESCALAR DE LA DIFRACCION 437 Los calculos de difraccién que se utilizan en dptica cldsica estén basados todos en la aproximacién de Kirchhoff. Es obvio que la receta sélo puede tener validez limitada. De hecho, en las suposiciones de KIRCHHOFF hay una seria incompatibilidad matemdtica. Puede demostrarse para la ecuacién de ondas de Helmholtz [9.119], al igual que para la ecuacién de Laplace, que si y 0/dn son cero simulténeamente sobre cualquier superficie finita, enton- ces =0 en todas partes. Por consiguiente, la tinica consecuencia matemitica- mente correcta de la primera hipétesis de Kirchhoff es que los campos difrac- tados se anulan en todos los puntos. Naturalmente, esto no es compatible con Ja segunda hipétesis. Ademés, [9.125] no proporciona sobre S; los valores su- puestos de w y de dy/an. Las incompatibilidades matemdaticas de la aproximacién de Kirchhoff pueden ser evitadas si se escoge una funcién de Green apropiada para [9.121]. Igual que en la seccién 1.10, puede construirse una funcién de Green apropiada para las condiciones de contorno de Dirichlet o Neumann. Si se conoce o se apro- xima sobre la superficie S,, lo que hace falta es una funcién de Green tipo Dirichlet que satisfaga: Golx,x')=0 para x’ sobre S {9.126} Entonces, la integral generalizada de Kirchhoff, equivalente a [9.125], es: a6, w= { We) SP (a, 2) da? [9.127] Ss, y una aproximacién que es coherente es que /=0 sobre S,, excepto en los orificios, y que sea igual al de Ja onda incidente en ellos, Si debe hacerse una aproximacién de la derivada en direccién normal de w, se emplea la fun- cién de Green tipo Neumann G,(x, x’), que satisfaga: IG; en te, x)=0 para x’ sobre S [9.128] Entonces, la integral de Kirchhoff generalizada para condiciones de contorno de Neumann es: We)=- f x (x)Gu (x, x’) da’ [9.129] También aqui puede formularse un esquema de aproximacién coherente. En el caso de especial importancia en el que la superficie S, es una pantalla plana infinita y situada en 2=0, como se indica en la figura 9.10, puede em- plearse el método de las imagenes para dar las funciones de Green, de Dirich- let y Neumann en forma explicita: [9.130] Conte #’) = ( siendo R=x—x' y R’=x—-x”, en esta tltima x” corresponde a la imagen es- 438 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION pecular de x’, En términos de coordenadas tenemos: Rale—2P+y-y P+ @-271" Realee—2 P+ y-y P+ +272 La integral de Kirchhoff generalizada [9.127] (cuando se aproxima sobre S,) toma entonces la forma: kf e®/, i \weR v= |“ (+a) A ua!) da [9.131] Para [9.129] puede escribirse una expresién andloga, siendo atribuibles ambos resultados al polifacético RAYLEIGH *. Fic. 9.10, Situacién geométrica de la difraccién correspondiente a una fuente puntual P’, una pantalla plana con aberturas y un punto de observacién P. Las distancias desde el elemento de superficie da’ en la abertura a los puntos P y P’ son, respectivamente, r y x”. Los angulos @ y @ son los que forman r y n, y r’ y —n, respectivamente. Al comparar [9.131] con [9.125] se advierte que aquella puede obtenerse de ésta omitiendo el primer término y duplicando el segundo. El resultado co- rrespondiente al caso de Neumann [9.129] particularizado para la pantalla plana resulta equivalente, por otra parte, a duplicar el primer término y omitir el segundo. Asf, pues, podria parecer que las tres formulas aproximadas para el campo difractado son muy diferentes y conducirian a resultados muy distintos. De hecho, dan resultados muy semejantes en el dominio en que puede espe- rarse que tengan razonable validez. Esto puede comprenderse analizando el caso particular del problema de difraccién de una fuente puntual en la posi- cién P’ a un lado de Ja pantalla plana y un punto de observacién P al otro lado, como se ha dibujado en la figura 9.10. La amplitud producida por la fuente puntual se considera que tenga simetrfa esférica y valor e#”/r’. Se supone que * La ecuacién [9.131] también fue utilizada por SoMMERFELD en sus primeros tra- bajos sobre difraccién. Véase SOMMERFELD, Optics, pag. 197 ss, EQUIVALENTES VECTORIALES DE LA INTEGRAL DE KIRCHHOFF 439 tanto P como P’ se hallan distantes de la pantalla muchas longitudes de onda. Los campos difractados, con la aproximacién de Kirchhoff [9.125], con las hi- potesis equivalentes de [9.131] y con las correspondientes a la condicién de contorno de Neumann, pueden escribirse para las tres aproximaciones en la forma comin: * yey-k. a) 00, 6") da’ 19.132] ni aborturas siendo el tinico punto de diferencia el factor de oblicuidad ©(6, 6’). Estos fac- tores son: cos 8 (cuando se aproxima y sobre S,) (6, 6)= cos 6 (cuando se aproxima dy/an sobre S;) } (cos @+cos 6") (en la aproximacién de Kirchhoff) los dngulos son los que aparecen en Ja figura 9.10, Para aberturas cuyas dimen- siones son grandes comparadas con la longitud de onda, la intensidad difrac- tada esté confinada a un intervalo de Angulos muy estrecho y est4 gobernada casi enteramente por las interferencias entre los dos factores exponenciales de [9.132]. Si el punto fuente P’ y el punto de observacién P estén lejos de la pantalla en comparacién con las dimensiones de la abertura, el factor de obli- cuidad de [9.132] puede considerarse constante. Entonces, las amplitudes re- lativas de los diferentes campos difractados serfan las mismas. Para incidencia normal, todos los factores de oblicuidad son iguales aproximadamente a la uni- dad en los puntos en que la intensidad difractada es apreciable. En este caso, son iguales incluso sus valores absolutos. La argumentacién anterior explica en cierto modo por qué la aproximacién de Kirchhoff, que es mateméticamente incompatible, tiene alguna posibilidad de éxito. El empleo de las funciones de Green, de Dirichlet o Neumann, aporta una estructura légica mejor, pero en la practica se mejora poco al no introducir un tratamiento mds elaborado del aspecto fisico. Un defecto importante del tratamiento realizado hasta ahora es su naturaleza escalar. Los campos elec- tromagnéticos tienen cardcter vectorial. Este carécter debe incorporarse en cualquier tratamiento realista, aunque sea en forma aproximada. En la seccién siguiente abordaremos 1a tarea de obtener el equivalente vectorial de la inte- gral de Kirchhoff, o de su forma generalizada, para una pantalla plana. 9.9. EQUIVALENTES VECTORIALES DE LA INTEGRAL DE KIRCHHOFF La {6rmula [9.125] de la integral de Kirchhoff es una relacién formal exacta que expresa el campo escalar y(x) dispersado o difractado en la regién II de Ja figura 9.9 en funcién de una integral de y d/dn extendida a la superficie S,, Como base para una aproximacién vectorial de Kirchhoff para la difrac- cién (seccién 9.10) y para la dispersién (seccién 9.13), asi como para ciertos desarrollos formales tales como la demostracién del teorema éptico, resultan titiles las expresiones vectoriales correspondientes, que expresen E y B en fun- cién de integrales superficiales. 440 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION Para deducir una integral de Kirchhoff para el campo eléctrico, partiremos de [9.121] aplicada a cada una de las componentes cartesianas de E, y escribi- remos la expresién vectorial equivalente evidente: E(x)= § [E(n’ WG) G(r! VE] da’ [9.133] en la que se supone que el punto x es interior al volumen V limitado por la superficie S. Aqui, lo mismo que en [9.121] la normal unitaria n’ estd dirigida hacia el interior del volumen V. Aunque eventualmente particularizaremos para que G sea la funcién de Green correspondiente al espacio infinito, [9.122], de momento la dejaremos en la expresién pudiendo ser cualquier solucién de [9.120]. Debemos proceder con cierto cuidado, puesto que deseamos aplicar ciertos teoremas del cAlculo vectorial, aplicables a las funciones bien compor- tadas, y G es singular en x’=x. Imaginemos que la superficie S consiste en una superficie exterior S’ y una superficie interior infinitesimal S” que rodea el punto x=2’. Entonces, segiin el teorema de Green, el primer miembro de [9.133] se anula, Naturalmente, el célculo de la integral extendida a la super- ficie interior S” da —E(x), cuando se toma el limite S” se hace cero cerrdndose alrededor de x’=x. Asi, pues, en la practica se recupera de nuevo [9.133], pero habiendo excluido del volumen V el punto x’=x, con lo que se asegura el buen comportamiento matemético que es necesario. Con este sobre- entendido referente a la superficie S, reescribimos [9.133] en la forma: 0=§ (2E(n’- V'G)=n'- V(GE) da Puede emplearse el teorema de la divergencia para convertir el segundo tér- mino en una integral de volumen, con lo que da: 0= § 2E(n’«V'G) da + i VAGE) @" s iy Mediante Ja igualdad V?A4=V(V-A)-Vx(V x A), vélida para cualquier cam- po vectorial A y los teoremas del cdlculo vectorial: f Vodx= ng da F is 19.134] [ vxddr=feaxayaa y Ss en los que # y A pueden ser funciones escalar y vectorial cualesquiera de buen comportamiento, y n es la normal exterior, podemos expresar de nuevo la in- tegral de superficie. Asf obtenemos: o= § [2E(n’- V’G)—n'V’« (GE) +n’ x (V’ x (GE))] da’ s Haciendo Ja derivacién indicada del producto GE, y empleando las ecuacio- EQUIVALENTES VECTORIALES DE LA INTEGRAL DE KIRCHHOFF 441 nes de Maxwell, V’-E=0, V’xE=iwB, encontramos 0= § [ik(n’ x B)G + 2E(n’. VG) — n'(E-V'G) +n! x (V'G x E)] da’ 's Desarrollando el producto vectorial triple y reordenando términos se llega al resultado final: , E(x)= ¢ [ik(n’ x cB)G +(n! x E) x V'G+(n'- E)V’G] da’ [9.135] ‘s donde ahora el volumen V limitado por la superficie S contiene el punto x'=x. Puede obtenerse una expresién andloga para B a partir de [9.135] haciendo las sustituciones E-» B y B> -E/c. La ecuacién [9.135] es el equivalente vectorial de la fSrmula escalar [9.121]. Para obtener la andloga de la integral de Kirchhoff [9.125], consideremos la geometrfa de la figura 9.9 y hagamos que la superficie S se desglose en una superficie finita S, que rodea las fuentes, u objeto dispersante, y una superfi- cie S, que se aleja cal infinito. No hay pérdida de generalidad al tomar que S; sea una esfera de radio r)—> 00. La integral de [9.135] puede escribirse como la suma de dos integrales, una extendida a S, y la otra a S;, Cuando 1 es lo bastante grande, la funcién de Green sobre la superficie S, [9.122] viene dada por: oo ete eine 7 ar y su gradiente: WG ikn’G Entonces, la contribucién de S; a [9.135] es: § atk § (nx cB-(n’ xB) xn’ n(n’ BING da? S; Ss; é Los campos en la regién II son campos difractados 0 dispersados y, por con- siguiente, satisfacen la condicién de las ondas progresivas hacia fuera en la proximidad de S;. En particular, los campos E y B son mutuamente perpen- diculares y transversales al radio vector. As{, pues, E=n’ xcB+O(1jri) so- bre S:, Esto demuestra que: §>0(=) ro Ss =ik § [(n' x cB)-E]G dd 8, y la contribucién de la integral extendida a S; se anula cuando rm» 0c. Con la geometria de la figura 9.9, cuando S; estd en el infinito, el campo eléctrico 442 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION en la regién Il satisface la relacin integral vectorial de Kirchhoff: E(x)= $ [ik(n’ x CB)G + (n' x E)x V'G+(a' E)V/G] da’ [9.136] estando dada G por [9.122] y la integral extendida tnicamente a la superficie S, finita, Resulta util particularizar [9.136] para el caso de la dispersién, obteniendo una expresién formal que dé la amplitud de dispersién como integral de los campos dispersados extendida a S;. En la figura 9.11 se presenta la situacién geométrica. Se toma para ambos miembros de [9.136] campos que sean los campos dispersados (Ey, B,), esto es, los campos totales (E,B) menos los de la Fic. 9.11, Geometria de la dispersién. Una onda plana incidente cuyo vector de onda es k y cuyos campos son E;, Bj, es dispersada por un obstdculo, dando lugar a los campos dispersados Ey, Bg que se propagan como ondas esféricas divergentes a grandes distancias. La superficie S; encierra completamente al obstdculo dispersante. onda incidente (E;, B)). Si el punto de observacién P est4 lejos del obstdculo, entonces la funcién de’Green y el campo eléctrico dispersado adoptan sus formas asintSticas: 1 et Ge, x" ae (a x) > me eur Ex) > Fk be) siendo k el vector de ondas en la direccién de observacién, ky el vector de la onda incidente y F(k, ks) es la amplitud vectorial de dispersion (no normaliza- da). En este caso limite V/G=—ikG. Asi, pues, [9.136] puede escribirse como expresin integral de la amplitud de dispersién F(ke, ky): F(k, ky) -if e-®='Tk(n! x cB) +k x (n’ x Ey) —k(n’+E,)] da’ [9.137] s Notese con cuidado que F(ik, ka) depende explicitamente de la direccién en que TEORIA VECTORIAL DE LA DIFRACCION 443 sale k. La dependencia con la direccién incidente, representada por ke, esta implfcita en los campos dispersados Ez y By. Como sabemos que k-F=0, la componente paralela a k de la primera integral en [9.137] debe compensar exactamente a la tercera integral. Por consiguiente, resulta conveniente des- doblar el integrando de [9.137] en componentes paralelas y perpendiculares a k y presentar explicitamente la transversalidad de F: Fe t= gpek xf ewe [ kx ext cBo) yy xFi da’ (9.138) ca Alternativamente, podemos buscar la amplitud de la radiacién dispersada con vector de onda k y polarizacién ¢. Esta amplitud viene dada por: e* -F(le, ke =f e-*-*'[ke* «(n’ x cB,) +e" (ke x (n’ x Ey))] da’ [9.139] Ss, Los términos entre corchetes pueden interpretarse como corrientes superficia- les eléctrica y magnética equivalentes sobre S, que actéan como fuentes de los campos dispersados. Las diferentes formas equivalentes [9.137}-[9.139] cons- tituyen puntos de partida valiosos para el estudio de la dispersién de radiacin de longitud de onda corta (seccién 9.13) y para la deduccién del teorema Sptico (seccién 9.14). 9.10. TEORIA VECTORIAL DE LA DIFRACCION La integral vectorial de Kirchhoff [9.136] puede tomarse como base para construir una teorfa aproximada de la difraccién precisamente de la misma manera descrita anteriormente [9.125] para la teorfa escalar. Desgraciadamente, en ella persisten las incompatibilidades de Ja aproximacién escalar de Kirchhoff. Sin embargo, en el caso especial de una pantalla plana, delgada y perfecta- mente conductora con aberturas, es posible obtener relaciones vectoriales afi nes a la integral generalizada de Kirchhoff [9.127] 0 [9.131], en las que se satis- facen las condiciones de contorno y que pueden tratarse para dar aproxima- ciones compatibles. La pantalla plana se toma en z=0, se supone que las fuentes se encuentran en la regién z <0, y que los campos difractados aparecen en la region z>0. Resulta conveniente dividir los campos en dos partes: E=E%+E'; B=BO+B’ [9.140] E® y B© son los campos producidos por las fuentes en ausencia de cualquier pantalla u obstaculo (definidos tanto para z <0 como para z > 0), y E’, B’ son los campos debidos a la presencia de la pantalla plana. Para z>0, E’, B’ son los campos difractados, mientras que para z<0, son los campos reflejados. Llamaremos a E’, B’ campos dispersados cuando consideremos a la vez z<0 y z>0. Los campos dispersados puede considerarse que tienen su origen en ia densidad de corriente superficial y la densidad de carga superficial que ne- cesariamente se producen en la pantalla a fin de que se satisfagan las condicio- nes de contomo. Del hecho de que las densidades superficiales de carga y corriente estan limitadas al plano z=0 se deducen ciertas propiedades de refle- 444 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION xién respecto a z de los campos dispersados. Para construir E’ y B’ puede utili- zarse un potencial vector 4’ y un potencial escalar ’. Como la corriente su- perficial no tiene componente z, sera AZ=0. Ademés, evidentemente, A‘, Aj y ® son funciones pares de z. La relacién entre los campos y potenciales demuestra que los campos dispersados tienen las simetrias de reflexién: Bs BB son pares en 2 [9.141] Ei, Bi, B; son impares en z Los campos que sean impares en z no son necesariamente cero en todo el pla- no z=0. En la parte en que exista superficie conductora, E? 0 implica que haya una densidad superficial de carga asociada, igual en las dos caras del plano. Andlogamente, que existan componentes tangenciales no nulas de B im- plica una densidad de corriente superficial, de igual magnitud y direccién en ambos lados de la pantalla. Sélo en las aberturas es donde la continuidad exige que se anulen Zi, B; y Bi, Esto conduce a enunciar que en las aberturas en una pantalla plana perfectamente conductora, la componente normal de E y las componentes tangenciales de B son las mismas que en ausencia de la pantalla. A las componentes del potencial vector 4’ puede aplicarse la integral gene- ralizada de Kirchhoff [9.129] para condiciones de contorno de Neumann. La derivada en direccién normal del segundo miembro puede expresarse en fun- cién de las componentes de B’. El resultado, escrito en forma vectorial, es: pantalla ein (axB) ae! 9.142] Posiblemente [9.142] podia haberse escrito directamente, a la vista de las ob- servaciones precedentes sobre la, torriente superficial y las componentes tan- genciales de B’. El campo magnético dispersado puede calcularse tomando el rotacional de [9.142]: Be’ ov. f (nxB’) aa [9.143] mr pantalla En las ecuaciones [9.142] y [9.143] el integrando puede evaluarse en cualquiera de los lados de Ja pantalla utilizando la normal n apropiada de la superficie. Para coneretar, estableceremos el convenio de que n sea la normal en el sen- tido positivo de z, y que el integrando debe evaluarse en z=0*. La integracin se extiende a la parte metdlica de la pantalla; B’y.=0 en las aberturas. El campo eléctrico E’ puede calcularse mediante E’ =(ic/k)V xB’. La ecuacién [9.143] puede utilizarse para célculos aproximados de modo coherente. Es mds titil cuando los objetos difractantes estan constituidos por uno o més segmentos planos en z=0, por ejemplo, un disco circular. Entonces puede hacerse una aproximacién para la corriente superficial en los obstéculos, por ejemplo, utilizando el campo incidente B® en el integrando. De este modo tenemos una versién vectorial de la aproximacién generalizada de Kirchhoff de la seccién previa. Resulta util construir una expresién para el campo eléctrico que sea equi- valente a la [9.143]. Es evidente respecto a E y B de la simetria de las ecuaciones de Maxwell en ausencia de fuentes, que el campo eléctrico E’ puede TEORIA VECTORIAL DE LA DIFRACCION 445 expresarse, en analogfa con [9.143], en la forma: Ez) St vx [, (n’ xE’) = dd [9.144] en la que se supone que E’ es conocido en la superficie S, completa para z=0*. El signo superior (inferior) se aplica para z>0 (2 <0). Puede verificarse que [9.144] satisface las ecuaciones de Maxwell y conduce a valores en el contorno que son compatibles para z=0. La razén del cambio de signo segtin sea z ma- yor o menor que cero, a diferencia de lo que ocurre para B’ en [9.143], es que las propiedades de reflexién de E’ son opuestas a las de B’ (véase [9.141]. Tal como est4 enunciada hay una dificultad en [9.144]. La integraciOn se extiende a todo el plano z=0. No podemos aprovechar la anulacién de las componentes tangenciales del campo eléctrico en las porciones metilicas de la pantalla, porque es para el campo eléctrico total para el que se anulan las com- ponentes tangenciales, no para E’. La dificultad puede eliminarse empleando el principio de superposicién lineal. Introducimos campos (E™, B‘) adicionales que posean la simetrfa en la reflexién dada por [9.141]. Estos pueden conside- rarse debidos a corrientes en la superficie en z=0. En la regién z>0 hace- mos que: EM=—EO, BO=—Bo [9.145] De modo que los campos adicionales cancelen los campos no perturbados pro- ducidos por la fuente, dejando como winicos campos para z>0 a E’ y B’. La si- metrfa [9.141] en la reflexién demuestra que las componentes de E") y BY para z<0, son: EO@)=—-E%X—2); BO) = + BO 2) EM(2)=-EX-2); — BM(2)= + B(—2) [9.146] EM@)=+E%—2); BM) = — B™—2) Se sobreentiende que en cada ecuacién x e y son las mismas en ambos miem- bros. En la regién z <0, la superposicién (E® +E, B® + B®) es precisamente la configuracién de campos producida por una fuente que genere los campos primarios E®, B® y que estos sean reflejados por una superficie perfectamente conductora que Iene completamente el plano z=" Hemos llegado ahora a una formulacién alternativa del problema de difrac- cién por una pantalla plana perfectamente conductora que presenta ciertas aberturas. Sean E, B© los campos generados por las fuentes existentes en la region z <0. Sean E, B® los campos reflejados en z <0, suponiendo que la pantalla situada en z=0 no tiene aberturas en ellas (los campos E® y BO estén dados por [9.146]). El campo eléctrico difractado E” se define mediante: E(x) + Vx { (nx E) = da’ [9.147] aberturas en la que la integracién se extiende tinicamente a las aberturas de la pantalla y la E del integrando es el campo eléctrico tangencial total en las aberturas. En- tonces, en la regién de difraccién (z > 0) el campo eléctrico total es: E(x)=E"(x) [9.148] 446 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION En la regién iluminada (z <0) el campo eléctrico total es: E(x) =E(x) + E%x)— E(x) [9.149] en ambas regiones E”(x) esta dado por [9.147]. Esta forma de solucién en fun- cién del campo eléctrico tangencial en las aberturas de una pantalla plana per- fectamente conductora fue obtenida por primera vez por SMYTHE *. Puede servir como base para un esquema coherente de aproximaciones, haciendo que las soluciones aproximadas de K’ satisfagan las condiciones de contorno requeridas en z=0 y en el infinito. Se discuten algunos ejemplos en los problemas y en una seccién posterior. 9.11. PRINCIPIO DE BABINET DE LAS PANTALLAS COMPLEMENTARIAS Antes de pasar a estudiar ejemplos concretos de difraccién, vamos a esta- blecer una relacin interesante llamada principio de Babinet. Este principio re- laciona los campos de difraccién debidos a una pantalla difractante con los de su complementaria. En primer lugar, discutiremos el principio dentro de la apro- ximacién escalar de Kirchhoff. Se supone que la pantalla difractante se halla en cierta superficie $ que divide el espacio en las regiones I y II en el sentido uti- lizado en la seccién 9.8. La pantalla ocupa toda la superficie S con la excepcién So Fic. 9.12. Pantalla de difraccién S, y su pantalla complementaria Sy. de algunas aberturas. La pantalla complementaria es aquella que se obtiene al reemplazar las aberturas por pantalla y la pantalla por aberturas. Si la super- ficie de la pantalla original es S,, y la de la pantalla complementaria es Sj, se cumple que S,+S,=S, tal como aparece de forma esquemitica en la figura 9.12. Si existen fuentes en el interior de S (en la regién I) que dan lugar a un cam- po w(x), entonces, en ausencia de cualquiera de las pantallas, el campo (x) en la regién II estA dado por la integral de Kirchhoff [9.125], en la que la integral de superficie est4 extendida a toda la superficie S. Cuando se coloca la pantalla ‘W. R. SmyrHe, Phys. Rev., 72, 1066 (1947). Véase también SmytHE, seccién 12.18. PRINCIPIO DE BABINET DE LAS PANTALLAS COMPLEMENTARIAS 447 S, en su posicién, el campo y,(x) en la regién I estd dado, dentro de la apro- ximacién de Kirchhoff, por [9.125], figurando el campo de las fuentes y en el integrando y la integral de superficie se extiende solamente a S; (las abertu- ras). Andlogamente, el campo w,(x), para la pantalla complementaria S,, estd dado en la misma aproximacién por una integral de superficie extendida a S,. Evidentemente, tenemos la siguiente relacién entre los campos de difraccién Wa Y Wot : Yo Wad 19.150] Este es el principio de Babinet tal como se formula generalmente en dptica. Si, por ejemplo, y representa una onda plana incidente, el principio de Babinet dice que el diagrama de difraccién es el mismo para Ja pantalla original y su complementaria. EI resultado [9.150] se deduce también de las integrales de Kirchhoff ge- neralizadas [9.127] y [9.129] si la amplitud, o su derivada en direccién normal, se toma igual a la de la onda incidente en las aberturas e igual a cero en los demas puntos, dentro del espiritu de la aproximacién de Kirchhoff. Todas estas formulaciones del principio de Babinet no son satisfactorias por dos mo- tivos: establecen relaciones entre campos escalares y se basan en la aproxima- cién de Kirchhoff. Podemos establecer el principio de Babinet de forma rigurosa para los cam- pos electromagnéticos en el caso de tratarse de una pantalla plana, delgada, perfectamente conductora y su complementaria. El resultado se deduce a par- tir de las dos formulaciones alternativas de este problema de difraccién dadas en la seccién anterior. El problema de difraccién original y el problema com- plementario se definen en funcién de los campos de las fuentes y de las panta- llas como sigue: Original : Eo, BO, Sy =-cB, cBY=F®; 5, (9.151) Complementario: B® La situacién complementaria comprende una pantalla que es el complemento de Ia original y campos de las fuentes con caracteristicas de polarizacién opuestas. Para la pantalla original S,, el campo eléctrico en z > 0, de acuerdo con [9.147] y [9.149], es: E@)=— vx [ (nx pe da [9.152] Para la pantalla complementaria S, escogemos el emplear [9.143] en lugar de [9.147] para expresar el campo magnético difractado complementario B’ en la forma: ; 1 15 eink Bix)=—— Vx | (nx BL) — da’ 9.153] a s, R Debido a las condiciones de contorno para E y B, en los dos casos la inte- gracién esta extendida a la pantalla S, tanto para [9.152] como para [9.153]. Matematicamente, ambas ecuaciones son de la misma forma. Segiin la linea- lidad de las ecuaciones de Maxwell y dada la relacién existente entre los cam- pos incidente original y complementario, se deduce que en la regidn z>0 el 448, SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION campo eléctrico total para la pantalla S, tiene el mismo valor que el campo magnético dispersado por la pantalla completaria S, multiplicada por ¢: E(x) =cBz(x) Los otros campos estn relacionados por cB(x) = —E;(x) donde el signo menos es consecuencia del requisito de que en el infinito se trate de flujo de radiacién saliente, al igual que con los campos de las fuentes. Si se hace uso de [9.140] para el problema complementario con el fin de obte- ner las correspondientes relaciones entre los campos totales en la regién 2 > 0, el principio de Babinet para una pantalla delgada, plana y perfectamente con- ductora, y su complementaria, establece que los campos originales (E, B) y los campos complementarios (E,,.B,) estén relacionados por EO = BO [9.154] en la regién z>0, supuesto que se han definido los problemas de difraccién complementarios mediante [9.151]. Estas relaciones son las andlogas vectoria- les de [9.150]: son exactas y no aproximadas para el problema idealizado de una pantalla plana perfectamente conductora. En los casos practicos (conduc- tividad finita, aunque grande; pantallas curvadas cuyo radio de curvatura es grande comparado con las dimensiones de la abertura, etc.) puede esperarse que el principio de Babinet vectorial se cumpla aproximadamente. Dice que la intensidad difractada en direcciones distintas de la del campo incidente es la misma para una pantalla y su complemento. Las caracteristicas de polarizacién estén giradas, pero esto est4 conforme con Ia polarizacién cambiada para los campos de las fuentes en e]' problema complementario [9.151]. Fic. 9.13. Radiadores equivalentes de acuerdo con el principio de Babinet. La formulacién vectorial rigurosa del principio de Babinet resulta muy util en problemas de microondas. Consideremos, por ejemplo, una rendija estrecha practicada en un plano infinito, conductor, e iluminada mediante campos en los que la induccién magnética se dirige a lo largo de la hendidura y el campo eléctrico perpendicularmente a ella, como se indica en la figura 9.13. El dia- grama de radiacién procedente de la rendija es el mismo que el procedente de una antena lineal delgada con el campo eléctrico dirigido a lo largo de ella, DIFRACCION POR UNA ABERTURA CIRCULAR 449 tal como se vio en las secciones 9.2 y 9.4. La polarizacién de la radiacién seré opuesta para los dos sistemas, Segin esto, podemos disefiar antenas multiples practicando rendijas adecuadas en las caras de guias de ondas *. 9.12, DIFRACCION POR UNA ABERTURA CIRCULAR, NOTAS SOBRE ABERTURAS PEQUENAS Desde la aparicién del trabajo original de KiRCHHOFF se ha estudiado de modo extenso la difraccién tanto en dptica, en donde la teorfa escalar basada en [9.125] es suficiente por lo general, como en generacién y transmisién de microondas, en donde se requieren soluciones més exactas. Hay tratados espe- ciales que se dedican por entero al estudio de la difraccién y la dispersién. Nosotros nos contentaremos con unos cuantos ejemplos que nos serviran para aprender a utilizar los teoremas escalares [9.125] y [9.131] y vectorial [9.147] y a comparar la exactitud de los esquemas de aproximacién. Histéricamente, se clasificaron los diagramas de difraccién como difraccién de Fresnel y difraccién de Fraunhofer, segtin la disposicién geométrica relativa. Existen tres longitudes a comparar en el problema, el tamafio d del sistema di- fractante, la distancia r desde el sistema al punto de observacién, y la longitud de onda d. Los diagramas de difraccién s6lo se ponen de manifiesto para r>d. Entonces en las expresiones como [9.132] o [9.147] los factores de los integrandos que varian lentamente pueden tratarse como constantes. Con cierto cuidado basta manejar sélo el factor de fase kR en e*®, Cuando r>>d, podemos hacer el desarrollo RR=kr knox +E [2+ (nex’F]+... siendo n=x/r un vector unitario en la direccién de observacién. Los términos sucesivos son del orden (kr), (kd), (kd) (d/r), ... El término difraccién de Fraun- hofer se aplica cuando el término tercero y superiores son despreciables en comparacién con la unidad. Para sistemas difractantes pequefios esto se cumple siempre, puesto que kd<1, y hemos supuesto d/r<1. Pero para sistemas que son grandes comparados con la longitud de onda, (kd’/r) puede ser del orden de la unidad o aun mayor aunque d/r<1. Entonces se aplica el término difrac- cién de Fresnel. En la mayoria de los casos practicos resulta adecuado el limite de Fraunhofer, que es mas simple. Suficientemente lejos de cualquier sistema difractante es valido siempre. Aqui consideraremos Unicamente el limite de Fraunhofer (excepto para el problema 9.16). Si el punto de observacién se halla lejos del sistema de difraccién, podemos utilizar el desarrollo [9.7] para R=|x—2’|. Tomando solamente los términos de menor orden en (1/kr), la expresién escalar de Kirchhoff [9.125] se convierte en et Wx) = { es [ne Va’) tik my(a’)] da’ [9.155] Ss, en donde x” es la coordenada del elemento de area da’, r es la longitud del vec- tor x desde el origen O al punto de observacién P, y k=K(x/r) es el vector de onda en la direccién de observacién, tal como se indica en la figura 9.14. Para * Véase, por ejemplo, SILVER, cap. 9. ELECTRODINAMICA CLASICA. 30 450 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION el caso de una superficie plana, la expresién vectorial [9.147] se reduce en este limite a: ie” : E(@)=— kx | nx EGee** da’ (9.156) Dar Je Como ejemplo de difraccién consideraremos una onda plana que incide bajo un ngulo a sobre una pantalla plana, delgada, perfectamente conductora en la Fic. 9.14, que hay un orificio circular de radio a. El vector de polarizacién de la onda incidente se halla en el plano de incidencia. En la figura 9.15 se da un sistema de coordenadas adecuado. La pantalla se encuentra en el plano x-y con el centro del orificio en el origen de coordenadas. La onda incide por debajo, de modo que la regién z > 0 es la de los campos de difraccién. Como plano de incidencia Fic, 9.15. Difraccién por un orificio circular de radio a. tomamos el x-z. El campo eléctrico de la onda incidente, expresado explicita- mente en componentes cartesianas, es E,=E,(€1 00s a— €; sen a)ei* (mr artsenas) [9.157] Para calcular el campo de difraccién mediante [9.155] 0 [9.156] haremos la aproximacién de costumbre de que el valor exacto del campo que aparece en la integral de superficie puede ser reemplazado por el campo incidente. Para aplicar [9.156] necesitamos (1x E}) no =Ege2 60s a1 ef* =" [9.158] DIFRACCION POR UNA ABERTURA CIRCULAR 451 Entonces, si introducimos coordenadas polares en el plano para efectuar la in- tegracién sobre la abertura, tenemos ie" Ey cos a E(a) =e teed [pd [ap etrment-memie-2 9339 en donde 6, ¢ son los Angulos esféricos de k. Si definimos la funcién angular &=(sen? 6 +sen* a —2 sen 6 sen a cos )# [9.160] la integral angular puede transformarse en * pre totet = pe) Con lo que podemos efectuar Ia integracién radial en [9.159] de forma directa. El campo eléctrico resultante, utilizando la aproximacién vectorial de Smythe- Kirchhoff, es a ee [9.161] La potencia media temporal difractada por unidad de dngulo sélido es ae eX) ay 2 cena gy | 2/aCkad) |? an PIs (cos? 6 + cos? ¢ sen’ |e tae | [9.162] donde P; (# ) a cos a [9.163] es la potencia total que incide normalmente sobre la abertura. Si ésta es grande en comparacién con la longitud de onda (kay 1), el factor [2J,(kaé)/kaéP pre- senta un pico agudo con el valor unidad para £=0, y decrece rapidamente has- ta cero (con pequefios maximos secundarios) al recorrer un intervalo Ag ~ (1/ka) a ambos lados de €=0. Esto quiere decir que la parte principal de la onda pasa a través de la abertura del modo previsto por la éptica geométrica; uni- camente tienen lugar efectos de difraccién pequefios*. Cuando ka~l, la funcién de Bessel varfa lentamente con el dngulo; la onda transmitida se dis- tribuye en direcciones muy distintas de la direccién de incidencia. Para ka<1, Ja distribucién angular viene completamente determinada por el factor (k x €2) de [9.161]. Pero para este caso limite, la suposicién de que el campo en la abertura es el valor no perturbado falla completamente. * Para ver explicitamente esto desarrollamos ¢ alrededor de la direccién 0=a, $=0, de la éptica geométrica: = V@-aPtsen ag Para ka>1 es evidente que kaf>1 en cuanto 6 se separa apreciablemente de a, 0 ¢ de cero, o ambas cosas a la vez. 452 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION La potencia total transmitida puede obtenerse por integracién de [9.162] sobre todos los angulos del hemisferio superior. La razén entre la potencia transmitida y la potencia incidente recibe el nombre de coeficiente de trans- mision T: ae pelt —— ae { (cos? 8 + cos? ¢ sen? 6) | Tilkeaé) | *sen 6d0 [9.164] mt Jy 0 é En los casos limite extremos ka»1 y ka UitkaPcosa, kac El limite para las longitudes de onda largas (ka«1) no es de fiar a causa de nuestras aproximaciones, pero demuestra que la transmisién es pequefia para orificios muy pequefios. Cuando la incidencia es normal (a=0), el coeficiente de transmisién [9.164] puede expresarse: 2 7= |" kasen 0) (—2— sen 0) ao Jo sen 0 Con Ia ayuda de las relaciones integrales “2 do (® [ne sen.) [° Oa 7 sen@ J, ¢ [9.165] 1, podemos uti- lizar la segunda forma para obtener la expresién asintética: rage) 2 #—~sen (2ka-2.) +... [1.166] 2ka 2w/a(kay* 4 que presenta en forma explicita las pequefias oscilaciones. Estas expresiones aproximadas de T dan su comportamiento general como funcién de ka, pero no son muy exactas, Para la abertura circular se han realizado cdlculos exac- tos, asi como otros mas aproximados. En el libro de Kinc y Wu (Fig. 41, pa- DIFRACCION POR UNA ABERTURA CIRCULAR 453 gina 126) se comparan estos resultados unos con otros. La expresién asintética correcta no tiene el término 1/2ka que aparece en [9.166], y el coeficiente del término en (ka)~? es el doble. Deseamos ahora comparar los resultados obtenidos con la aproximacién vectorial de Smythe-Kirchhoff con los de la teorfa escalar basada en la ex- presién [9.125]. Si la onda no incide normalmente, la pregunta que se nos pre- senta inmediatdmente es cémo elegir la funcién escalar (x). Quizd la suposi- cién mas conveniente sea elegir el médulo del campo eléctrico 0 magnético. Asi, la intensidad difractada se considera como proporcional al cuadrado de [9.125]. Si para y elegimos una de las componentes de E o B, deberemos de- cidir si conservamos o despreciamos las componentes radiales del campo di- fractado al efectuar el calculo de la potencia difractada. Si como valor de w elegimos el médulo E, tenemos por calculo directo a partir de [9.155]: kr ik e @E, ( cos ores?) Ii(ka€) r 2 kag Yea)= como equivalente escalar de [9.161]. La potencia radiada por unidad de dngulo sélido en la aproximacién escalar de Kirchhoff es Bas) | kag | app tka (Saasdao)! Tl ee oe [9.167] en donde P; viene dado por [9.163]. Si se usa la férmula escalar alternativa [9.131], el factor de oblicuidad (cos a+cos 6)/2 se reemplaza por cos 0. Si comparamos el resultado vectorial de Smythe-Kirchhoff [9.162] con el [9.167] advertimos semejanzas y diferencias. Ambas férmulas contienen el mismo factor de distribucién «de difraccién» [J,(kaé)/kag? y el mismo tipo de dependencia con el ntimero de ondas; pero el resultado escalar no presenta dependencia acimutal (aparte de la ya contenida en ), mientras que la expre- sién vectorial sf que la presenta. La variacién acimutal proviene de las pro- piedades del campo debidas a la polarizacién y debe estar ausente en una aproximacién escalar. Cuando la incidencia es normal (a=0) y kay, la de- pendencia con la polarizacién carece de importancia. La difraccién se reduce a dngulos muy pequefios respecto de la direccién de incidencia. En tal caso, ambas aproximaciones, escalar y vectorial, se reducen a la expresién comin AP op ce Ii(ka sen 6) an kasen @ 2 [9.168] En la figura 9.16 se comparan las aproximaciones vectorial y escalar para el Angulo de incidencia igual a 45 grados y para una abertura cuyo didmetro es de una longitud de onda (ke=7). Se representa la distribucién angular en el plano de incidencia (que contiene el vector campo eléctrico de la onda inci- dente) y en el plano perpendicular a él. La curva continua (punteada) corres- ponde a la aproximacién vectorial (escalar) en cada caso. Vemos que para ka=n, hay un desacuerdo considerable entre ambas aproximaciones. Hay razo- nes para creer que el resultado de Smythe-Kirchhoff est4 cerca del correcto aun cuando la aproximacién falla seriamente para ka1 y 0«1 es, pues: et FP, ~ HE Byers) [ete ee, [9.173] 2 1 En este limite todos los objetos que presentan la misma drea transversal dan igual contribucién a la dispersién de la parte en sombra, El cardcter de pola- rizacién de Ja radiacién dispersada est dado por el factor €*+e. Como la dispersin tiene lugar para Angulos pequefios, la contribucién dominante tiene la misma polarizacién que la onda incidente. En lenguaje mecanocudntico di- rfamos que la dispersién de la zona en sombra no implica inversién de spin. Por ejemplo, consideremos un obstculo cuya drea proyectada es un disco circular de radio a. Entonces: (ka sen 6) nike, dig = 2mat [e 8 de, = na [9.174] y la amplitud de dispersién de la zona de sombra es : (ka sen 6) e? «Fag = thaPE{e* es) 1048208) [9.175] (ka sen 6) DISPERSION EN EL LIMITE DE LONGITUDES DE ONDA CORTAS 457 La dispersién procedente del lado iluminado del obstéculo no puede calcu- larse sin especificar la forma y naturaleza de la superficie. A tftulo de ejemplo, supondremos que la superficie iluminada es perfectamente conductora. Al utilizar [9.139] debemos conocer las componentes tangenciales de Ey y By so- bre S;. Como se mencioné en los parrafos de introduccién a la presente sec- cién, en el limite de longitudes de onda cortas estas componentes son aproxi- madamente iguales y opuestas, respectivamente, a las componentes correspon- dientes de los campos incidentes. Asf, pues, la contribucién del lado iluminado es: Ey et. ur { e*+ [=n x (Key x ex) +e x(n! x eee)" da’ [9.176] “il Al comparar con la contribucién de la zona en sombra al mismo nivel [9.171] se advierte que hay un signo diferente en el primer término. Este hecho resulta crucial, pues da lugar a distribuciones angulares de las dos amplitudes muy diferentes. La expresién correspondiente a [9.172] es: -y f e* + [(le— ha) (xe) —(n! edhe" ®*' da’ [9.177] “i et Fu= Cuando kR»>1 la exponencial oscila muy répidamente como antes, pero ahora en la direccién hacia delante, donde se prevé la contribucién mayor a la inte- gral, el otro factor del integrando se hace cero. Esto puede atribuirse a la presencia de (k—ko) en el primer término en vez de (K+ ka) que aparece en la amplitud [9.172] de la sombra. La parte iluminada del obstaculo da, pues, una contribucién modesta a la dispersién para Angulos pequefios. Esto tiene per- fecto sentido si pensamos en el limite correspondiente a la 6ptica geométrica. El lado iluminado debe dar la onda reflejada, y la reflexién tiene lugar princi- palmente en direcciones diferentes a la de incidencia. Para avanzar mas allé debemos concretar la forma de la parte iluminada del obstdculo, asf como sus propiedades electromagnéticas, Supongamos que la superficie es esférica de radio a. Como la contribucién no es principalmente hacia delante, debemos considerar dngulos de dispersién arbitrarios. El inte- grando de [9.177] consiste en una funcién vectorial de los angulos que varia en forma relativamente lenta multiplicada por una exponencial que varia rdpida- mente. Como se discutié en la seccién 7.11, d), la contribucién dominante a tal integral procede de la regién de integracién en la que la fase de la expo- nencial es estacionaria. Si Ilamamos (0, ¢) a los 4ngulos que forma k, y (a, 6) a los que forma n’, con respecto a kp, el factor de fase es: fla, B)=(ko— k)-x’ =ka [(1 — cos 9) cos a—sen 8 sen a cos (8—$) [9.178] Se demuestra fécilmente que el punto estacionario se encuentra en valores de los Angulos a, 6, dados por: rapaehn on 2 2 19.179] Bo=e Estos 4ngulos son evidentemente los apropiados para que haya reflexidn en la esfera de acuerdo con la éptica geométrica. En tal punto el vector unitario 458 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION n’ est4 dirigido en el sentido de (k—k). Si desarrollamos el factor de fase alrededor de a=ao y B=Bo, obtenemos: fla, B)= - ~rasen$[1-4(e +0082) +...] [9.180] siendo x=a-a) € y=B—fy. Entonces, la integral [9.177] puede aproximarse calculando el corchete que en ella figura para el punto a=a) y B=fo: son Ge-ttesen( Me" @, f dx ets secenne f dy elttaxnce/rrancerny [9.181] kat et Fe siendo €, un vector polarizacién unitario definido mediante: = —€9 + 2(n,+ €q)n, y m, un vector unitario en la direccién de (K:— ko). El vector e, es precisamente la polarizacién esperada para la reflexién, teniendo una componente perpen- dicular a la superficie que es igual a la componente correspondiente de € y una componente paralela a la superficie de signo opuesto, como se indica en Fic. 9.17, Polarizacin de la onda reflejada respecto a la polarizacién de la incidente, n, es la normal a la superficie en el punto apropiado para la refle- xién, de acuerdo con Ia éptica geométrica, Para evitar complicaciones en la figura, no se han indicado los vectores de onda ko y k, pero son perpendiculares a @ Y é, respectivamente, y estén orientados de manera que su diferencia sea paralela a n,. la figura 9.17. Las integrales en x, y en y, de [9.181] pueden calcularse aproxi- madamente utilizando [7.135] si 2kasen 9/231, dando: + € ine Ey Se Btewneg® er [9.182] Cuando 2kasen 6/2 es grande, la contribucién a la reflexién es constante en médulo para diferentes angulos, pero tiene una fase que varia répidamente; cuando 6-0, se anula como 6. Si se compara la amplitud [9.175] de la regién en sombra con la amplitud reflejada [9.182] se advierte que en la direccién hacia adelante la contribucién de la sombra predomina sobre la amplitud reflejada en un factor kay 1, mien- tras que para angulos en los que kasen 01, la relacién entre las magnitudes DISPERSION EN EL LIMITE DE LONGITUDES DE ONDA CORTAS 459 es del orden de 1/(ka sen’ 6)", Asi, pues, la seccién eficaz diferencial de dis- persién [9.81] sumada sobre la onda que sale y promediada sobre los estados de polarizacién iniciales, viene dada en las dos regiones por: |_Jlkasen@) |? 4-10 a Sal ao | 78" kasene |” ka oa oo. rll pe 4/ ka La dispersién hacia adelante corresponde a un diagrama tipico de difraccién con un méximo central y un méximo secundario mds pequefio, mientras que 10? Jos to dt om 20 40 60 #0 100+ +4120°~«140~=~C*«dGOS*«N BO Fic, 9.18. Representacién semilogaritmica de la seccién eficaz de dispersion de una esfera perfectamente conductora en funcién del dngulo de dispersion, cuando la onda incidente es plana y no polarizada y ka=10. La curva continua es el resultado exacto (KING y Wu). La curva de trazos es la aproximada basada en la suma de las amplitudes [9.175] y [9.182]. 460 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION para 4ngulos grandes es is6tropa. Para dngulos intermedios hay cierta interfe- rencia entre las dos amplitudes [9.175] y [9.182], lo que hace que la seccién eficaz se desvie respecto a la suma de jos dos términos dados en [9.183]. En realidad, dentro de la aproximacién utilizada la interferencia es muy pequefia cuando ka>1. En la solucién exacta hay mayor grado de interferencia, como se indica en la figura 9.18, en la que los minimos por debajo de la unidad son indicativos de existencia de interferencia destructiva *. La seccién transversal total de dispersién se obtiene integrando a todos los 4ngulos. Despreciando los términos de interferencia, encontramos a partir de [9.183] que el pico de difraccién de la sombra da una contribucién de 7a’, y lo mismo hace la parte isétropa. La seccién total de dispersién es, pues, 27@, un factor del area geométrica proyectada proviene de la reflexién directa y el otro de la dispersién de difraccién que debe acompaiiar a la formacién de una sombra detrés del obstdéculo. Puede demostrarse que esta ultima parte de la seccién eficaz total es independiente de la forma detallada del obstdculo en el limite de longitudes de onda cortas (problema 9.21). Andlogamente, para un obstéculo arbitrario que sea «opaco», la parte reflejada o absorbida de la seccién eficaz total seré también igual al drea proyectada, aunque sin concretar las propiedades de la superficie iluminada no podemos decir cémo se divide entre dispersién y absorcién. 9.14. EL TEOREMA OPTICO Y ALGUNOS TEMAS RELACIONADOS La relacién fundamental denominada teorema dptico establece una cone- xién entre la seccién transversal total de dispersién y la parte imaginaria de la amplitud de dispersién hacia adelante. El teorema se deduce de considera- ciones muy generales sobre la conservacién de la energfa y el flujo de potencia, y se corresponde con'Ja dispersién de partfculas en mecdnica cudntica a través de la conservacién de la probabilidad. Para enunciar el teorema consideremos la situacién geométrica indicada en la figura 9.11. Una onda plana, cuyo vector de onda es ko y cuyos campos son Ej, By incide en el vacfo sobre un objeto dispersante finito que yace dentro de la superficie S,. Los campos dispersados (E,, B,) se propagan desde el objeto y se observan desde grandes distancias en la direccién k. Por defi- nicién, los campos totales en todos los puntos del espacio son: E=E,+E; B=B,+B, En general, el objeto serd disipativo y absorberd energia de la onda incidente. La potencia absorbida puede calcularse integrando la componente hacia dentro del vector de Poynting correspondiente a los campos fotales a toda la super- ficie Sy: Pe sae Re (Ex B*)«n' da’ [9.184] * Para una onda incidente polarizada linealmente, la cantidad de interferencia de- pende de la orientacién del vector de polarizacién incidente respecto al plano de obser- vacién que contiene a k y a ko. Cuando é esté en este plano la interferencia es mucho mayor que cuando € es perpendicular a él, Véase KiNG y WU, apéndice, 0 BOWMAN, SENIOR y USLENGHI, pégs. 402-405, donde aparecen numerosas gréficas para valotes dife- rentes de ka. EL_TEOREMA OPTICO Y ALGUNOS TEMAS RELACIONADOS 461 La potencia dispersada se calcula normalmente considerando la forma asin- tética del vector de Poynting para los campos dispersados en la regién en que éstos son simplemente campos transversales que varian como l/r. Pero como entre S, y el infinito no hay fuentes, la potencia dispersada puede estimarse también como una integral extendida a S, de la componente hacia fuera del vector de Poynting dispersado: Pag +4 Re (Ey x By*)-n’ da’ [9.185] 249 és, La potencia total P extraida de la onda incidente, bien sea por dispersién © por absorcién, es la suma de [9.184] y [9.185]. Haciendo algunas sustitucio- nes y reajustes obvios, la potencia total puede escribirse en la forma: P= -f Re [Ey BY+Ex Bjj-n’ da’ 2to “s, Si la onda incidente se escribe explicitamente: E,=Enece'*s* 1 B= ho [9.186] la potencia total toma la forma: 1 ( x E, p= -Re{ Espen [ eho xB) + ef REO XFS | aa’ 2a ck Al comparar con [9.139], que da la amplitud de dispersién, se ve que la poten- cia total esté relacionada con la amplitud de dispersion hacia adelante (k=, =e) segin: P= 7 _tm (Ete3-Fle=ko)] [9.187] pack Este es el resultado basico del teorema dptico, aunque se acostumbra a expre- sarlo de una forma que sea independiente del valor del flujo incidente. La seccién eficaz total o-, (llamada a veces en ptica seccién eficaz de extincién) se define como la relacién entre la potencia total P y la potencia incidente por unidad de Area, €|Fy|?/2. Andlogamente, la amplitud de dispersién normalizada f se define relativa a la amplitud de la onda incidente en el origen en Ja forma: nee) _ f(y a) = 19.188] En funcién de o; y f el teorema éptico se expresa oI [65 fe= hd] 19.189] 462 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION La notacién usada en [9.189] se corresponde con los convenios normales en mecdnica cudntica. Para particulas con spin la amplitud de dispersién hacia adelante que interesa es aquella en la que ninguna de las particulas cam- bia su estado de spin. Para la radiacién electromagnética (fotones) esto est indicado por la presencia de la amplitud e$-f para la radiacién dispersada con la misma polarizacién final que tenia inicialmente. El teorema éptico relaciona aspectos diferentes de la dispersién y absorcién de ondas electromagnéticas por un objeto nico. Resulta también posible re- lacionar la amplitud de dispersién hacia adelante para un objeto tinico con las propiedades electromagnéticas macroscépicas, a saber, la constante dieléctrica, de un medio que esté formado por un gran nimero de objetos dispersantes. Nos conformaremos con una discusién elemental y breve y remitiremos al lector a Ia bibliograffa si desea tratamientos mds detallados y rigurosos *. Considé- rese una onda plana [9.186] que incide normalmente sobre una ldmina delgada de una sustancia uniforme que est formada por N centros dispersantes idén- ticos por unidad de volumen, como se indica en la figura 9.19, La onda inci- E;, B; Fic. 9.19. Una onda plana que incide normalmente sobre la lémina de dieléc- trico de espesor d. Los tentros dispersores existentes en la lémina dan lugar a una onda dispersada que se suma coberentemente con Ja onda incidente para dar una onda modificada en el punto de observacién O més alld de la lamina, dente alcanza los centros dispersantes, haciendo que cada uno de ellos genere una onda dispersada. La suma coherente de la onda incidente y de todas las ondas dispersadas da lugar a una onda modificada a la derecha de la ldmina. Al comparar en el punto de observacién O esta onda modificada con la que se espera de considerar la transmisién de la onda al atravesar una ldmina ca- racterizada por una constante dieléctrica macroscépica «(w) se obtiene enton- ces una relacién entre € y la amplitud de dispersién f. Por ejemplo, véase Ja revisién muy legible de M. A. Lax, Reviews of Modern Physics, 23, 287 (1951), 0 M. L. GoLDBERGER y K. M. WaTSON, Collision Theory, Wiley, Nueva York (1964), Cap. 11, en especial, las pags. 766-775. EL TEOREMA OPTICO Y ALGUNOS TEMAS RELACIONADOS 463 Se supone que el espesor y la densidad de la ldmina son lo bastante peque- fios para que sdlo tengamos que considerar dispersiones simples en la lamina y, como consecuencia, que el campo excitador efectivo en cada centro disper- sante es precisamente el campo incidente mismo. El campo dispersado produ- cido en el punto de observacién O de coordenadas cilindricas (0,0, 2) por los N dx centros situados en el elemento de volumen infinitesimal d*x situado en el punto x(p,¢,2) de la lamina, es dentro de esta aproximacién: dE; elk pik yo) Se Mk 8, Beet =N ox en la que hemos escrito la amplitud de dispersién en funcién de los 4ngulos de dispersion @ y ¢, siendo sen@=p/R, y hemos supuesto que el punto de observacién se halla alejado de la ldmina muchas longitudes de onda. La dis- tancia desde el elemento de volumen a O es R=[p?+(zo—z)'}% La presencia del factor de fase de la onda incidente es necesaria para tener en cuenta la localizaci6n de los centros dispersores en x, en lugar de en el origen de coor- denadas. El campo dispersado total se obtiene integrando al volumen de la lamina: Ei=NE,{" dg [ae en |™ p dp = stk, 6,4) [9.190] Pd, . Como pdp=R4R, esta expresién puede escribirse: By=NEs [ap {“az ee [ae ot j(k, 0, $) [9.191] 0 vo fart] siendo cos @=(z)—z)/R. Ahora tratamos e®dR como una diferencial e inte- gramos por partes obteniendo para la integracién en R, J “aR e** $k, 8, 6)= Feral ee eee 1 == e® f(k, 8, ema ety) Rigg R d (cos 0) Suponiendo que la derivada de f indicada se comporta bien para nuestros pro- pésitos, la integral restante es del orden de 1/(k|z)—z\) veces la original. Como hemos supuesto que el punto de observacién se halla a muchas longitudes de onda de la lémina, esta integral puede despreciarse. Despreciando también Ia contribucién oscilatoria en el Iimite superior R—>0o (se puede hacer que se anule esta contribucién de un modo algo més plausible admitiendo que el né- mero N de centros dispersores por unidad de volumen se reduce a cero cuan- do p se hace muy grande), obtenemos el resultado: ie Re f(k, 0, d) == ete f(k, 0) eel k 464 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION Por consiguiente, el campo dispersado en O es: 2a k E,== NEy fk, of dz eiMetley-t) Como z)>2z por hipétesis, tenemos finalmente: Ey- 72 NBs f(k, hea [9.192] El campo eléctrico total en el punto de observacién O es: 2niNd E=Ege% [ puede encontrarse en V. A. Fock, Electromagnetic Diffraction and Propagation Problems, Pergamon, Oxford (1965). Son monograffas especializadas’ sobre Ia dispersién de ondas electromagnéticas por esferas y otros obstéculos las obras de Bowman, SENIOR y USLENGHI, H.C, vaN DER Hurst, Light Scattering by Small Particles, Wiley, Nueva York (1957), KERKER, Kine y Wu. KERKER hace una introduccién histérica preciosa, que incluye citas de LEONARDO DE ‘Vinct y de MAXWELL en una carta a RAYLEIGH. Véase también Van BEADEL. En este capftulo se ha omitido por completo el empleo de principios variacionales para la difraccién y la dispersién. Esta laguna puede llenarla el lector consultando Bouwkamp, ob. cit., Cairo y KAHAN, HARRINGTON, capitulo 7, H, Levine y J. ScHWINGER, Comm. Pure and Appl. Math., 3, 355 (1950), Morse y Fesnpacn, seccién 11.4. Un tratamiento aproximado muy interesante de Ia dispersién, que ha sido posible por el empleo de métodos, de célculo con ordenadores de gran velocidad, lo describen E, M. Purcett y R. C. PENNYPACKER, Astrophys. J. 186, 705 (1973). Se aproxima una particula dispersante dieléctrica de forma arbitraria mediante un conjunto de dipolos dispuestos en una red ctibica simple, en mimero de unos 100, cada uno de ellos con sus campos dipolares [9.18]. Se busca por iteracién una solucién auto- consistente de la dispersién. Al comparar con los resultados exactos para esferas se obtiene un buen acuerdo en el intervalo interesante de longitudes de onda (KR, 0,5-5). EI método tiene aplicaciones en Ia dispersién y absorcién de la luz por Ja materia inter- estelar. PROBLEMAS 9.1. Un ejemplo corriente en libros de texto de sistema radiante (véase problema 9.2) es una configuracién de cargas fijas unas respecto a otras, pero en rotacién. La densidad de carga es evidentemente funcién de tiempo, pero no de Ia forma [9.1]. a) Demuéstrese que para cargas en rotacién existe la alternativa de caleular momentos multipolares reales dependientes del tiempo utilizando p(x, t) direc- tamente y después calcdlense los momentos multipolares para una frecuencia dada con el convenio seguido en [9.1] bien por inspeccién directa, bien por des- composicién de los momentos dependientes del tiempo mediante el teorema de Fourier. Nétese que se debe tener cuidado al calcular qin(t) para formar com- binaciones lineales que sean reales antes de establecer Ja relacién. 9.2. 9.3. 94. PROBLEMAS 469 b) Considérese una densidad de carga p(s, 1) que sea periédica en el tiempo con periodo T=2n/ao. Demuéstrese, haciendo un desarrollo en serie de Fourier, que puede escribirse en la forma: ple, D=pde)+ Y) Re Rpy(ade-mt = siendo * T plx, theinnt dt ( —s ela Esto demuestra explicitamente cémo establecer la relacién con [9.1]. ¢) Para una sola carga q que gire alrededor del origen en el plano x-y en una circunferencia de radio R con velocidad angular constante a calcilense Jos momentos multipolares 1=0 y 1=1 por los dos métodos, a) y b), y compé- relos. Exprésese, para el método b), la densidad de carga p,(x) en coordenadas cilindricas. {Existen multipolos superiores, por ejemplo, cuadrupolo? A qué frecuencias? Se tiene un cuadrupolo radiante que consiste en un cuadrado de lado a con car- gas tq dispuestas alternativamente en las esquinas, El cuadrado gira con una velocidad angular @ alrededor de un eje normal a su plano y que pasa por su centro. Calctilense los elementos cuadrupolares, los campos de radiacién, la dis- tribucin angular de Ia radiacién y la potencia total radiada en la aproximacién correspondiente a longitudes de onda largas. Las dos mitades de una capa esférica de radio R y conductividad infinita estén separadas por una ranura aislante muy pequefia. Entre los dos hemisferios se aplica un potencial alterno de forma que los potenciales son +V cost. En el caso Iimite de longitudes de onda largas, calcilense los campos de radiacién, la distribucién angular de la potencia radiada y la potencia total radiada por la esfera. La densidad de carga de transicién para el salto radiativo desde el estado 2p, m=0 del hidrégeno al estado fundamental 1s en la notacién de la ecuacién [9.1] es: Pl 0, 6) =e ay 70-22HY Yet 16 siendo ay=4zeyfi?/me? el radio de Bohr, y wo=3e?/32mefiay la diferencia en frecuen- cia entre los niveles, a) Calcilense todos los multipolos de radiacién para esta densidad de carga en el limite de longitudes de onda largas. b) En Ia aproximacién dipolar eléctrica calciilese la potencia media-tempo- ral radiada, Exprésese el resultado tomando como unidad (fia,)-(a'c/aq), siendo a=e2/4negfic la constante de estructura fina. c) Interprétese la potencia clésica calculada como energia del fotén (fian) multiplicada por la probabilidad de transicién y evaltiese esta probabilidad en s-! como unidad. d) Si en lugar de utilizar la densidad de carga semicldsica anterior, se des- cribe el electron en el estado 2p mediante una érbita de Bohr circular de radio 2a, girando con Ia frecuencia de transicién a», icudl serfa la potencia radiada? Exprésese Ia respuesta en Jas mismas unidades que en b) y calctlese la relacién numérica entre las dos potencias. 470 SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION 9,5. Una antena lineal delgada de longitud d se excita de tal modo que la corriente sinusoidal corresponde a una longitud de onda completa, como se indica en la figura. Problema 9.5. a) Calctilese exactamente Ja potencia radiada por unidad de dngulo sélido y represéntese la distribucién angular de la radiacién. 4) Determfnese la potencia total radiada y hillese un valor numérico para la resistencia de radiacién, 9,6. Trdtese el problema 9.5 de Ja antena lineal por el método de desarrollo en multi- polos para longitudes de onda largas. @) Calciilense los momentos multipolares (dipolo eléctrico, dipolo magné- tico y cuadripolo eléctrico). b) Compérese la distribucién angular para los multipolos no nulos de menor orden con la distribucién exacta del problema 9.5. ¢) Determinese la potencia total radiada para el multipolo de menor orden, ast como la resistencia de radiacién correspondiente. Compérese el resultado con el de 9.5, b). UHay aqui alguna paradoja? 9.7. Puede obtenerse una interpretacién cualitativa del resultado para la reactancia de una antena corta, cuyos campos de radiacién estén descritos por los campos dipolares eléctricos de la seccién 9.2, considerando los campos dipolares idea- les [9.18}. a) Demuéstrese que la integral, extendida a todos los ngulos para una distancia fija r, de" |E|?—|c?B"| es: : 1 pe 2nd 16 b) Utilizando el valor [6.140] para la reactancia, demuéstrese que la contri- bucién de los campos a distancia r>a a la reactancia es: __ o lp? Grre9|Fi*a° en la que J; es la corriente de entrada, c) Demuéstrese que, para la antena corta de alimentacién central descrita en la seccién 9.2, Xz=—d?/24zea, que corresponde a una capacidad equivalente de valor 6a3/d?, Cuando a=d/2, X, representa solo una fraccién pequefia de la reactancia negativa total de la antena corta, Evidentemente, los campos préximos a la antena no tienen cardcter dipolar y contribuyen de modo importante, Véase el libro de ScuetKuNorr y Frits para célculos sobre reactancias de antenas cortas. 9.8. Considérese Ja excitacién de una guia de ondas en el problema 8.10 desde el punto de vista de los momentos multipolares de la fuente. ) Para una antena lineal tipo poste calciilense las componentes de los mo- mentos multipolares p, m, Qap y Que” que intervienen en [9.69]. 4) Calctilense as amplitudes para la excitacién del modo TE; y también el flujo de potencia. Compérese el resultado del desarrollo multipolar con la 9.9. 9.10. 941. 9.12, PROBLEMAS 471 respuesta dada en el problema 8.10, 5). Disctitanse las razones que justifican el acuerdo o desacuerdo, Qué ocurre cuando se realiza la comparacién para la excitacién de otros modos? a) Verifiquese por célculo directo que el campo eléctrico tangencial estdtico [3.185] en una abertura circular practicada en un plano conductor, conduce a la expresién [9.77] cuando se introduce en la ecuacién de definicién del mo- mento dipolar eléctrico per [9.72]. b) Determinese el valor de iwm,t que resulta de [9.72] cuando el campo eléctrico es el estético de la parte a). ¢) Utilfcese el campo magnético normal estdtico [5.132] del problema mag- nético correspondiente de condiciones de contorno de la abertura circular, para calcular mediante [9.76] el momento magnético dipolar m.t y comparar con [9.71]. d) Coméntense las diferencias entre los resultados b) y c) y el empleo de las definiciones [9.72] de forma compatible. (Véase la seccién 9 del artfculo «Diffraction theorys, de C. J. B. Bouwkamp en Reports on Progress in Physics, vol. 17, editor A. C. Stickland, The Physical Society, Londres, 1954.) ‘Una guia de ondas rectangular ideal de dimensiones (a,b), siendo a>b y con =v, €=6, tiene en su interior un obstéculo en forma de una placa perfecta- mente conductora de espesor despreciable y situada en z=0, que presenta un pequefto orificio circular de radio R cuyo centro tiene por coordenadas (xp, uo). Sobre el obstdculo incide una onda desde la regién z<0 del modo més bajo (TE\). Demuéstrese que la onda transmitida de dicho modo tiene una amplitud relativa que est4 dada aproximadamente por: 16 kRS 2 (22) 3 ab a siendo k el mimero de ondas del modo TE; en Ia guia. :Cudl es la impedancia paralelo equivalente relativa (Z/Z) de este obstéculo? {Es inductiva o capacitiva? La gufa rectangular del problema anterior, en lugar de la placa transversal en z=0, tiene un pequefio orificio circular de radio R en una de sus paredes es- trechas (lateral). Demuéstrese que la admitancia paralelo relativa efectiva (det nida segtin [8.151]) del orificio para la transmisién del modo TE; es aproxi- madamente: __8atR 3kba Una guia rectangular de dimensiones a,b (a>) tiene practicado un orificio circular pequefio de radio R en su cara superior (la mds ancha) cuyo centro se halla en x=a/2, y=b, z=0. La frecuencia es tal que sélo puede propagarse el modo TE}9. Desde z=—co incide una onda que se propaga hacia z=-+00. El medio interior a la gufa tiene wy, «=e a) Demuéstrese que, tal como se ve desde el interior de la guia, el orificio actia como la superposicién de dipolos eléctrico y magnético cuyas componen- tes no nulas son: BRS 3z siendo Z la impedancia de onda del modo TE» y E, su campo eléctrico calcu- lado en el orificio (E,=(2/ab)? para una onda de amplitud unidad segtin el con- venio de la seccién 8.11). b) Calcilense Ios coeficientes de reflexién y transmisién para la onda inci- dente. Si es posible, hdllese una frecuencia de operacién tal que no haya onda reflejada o no haya onda transmitida adicional. 472 9.13. 9.14. SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y_DIFRACCION Se acopla la guia de ondas del problema 9.12 a otra gufa idéntica con un orificio centrado semejante colocando las dos gufas una encima de otra con los orificios coincidentes, pero de modo que los ejes de las gufas formen un 4ngulo @ una Tespecto a la otra; como se indica en la figura, También incide una onda de amplitud unidad desde la izquierda en la gufa de abajo. Puede despreciarse el espesor de las paredes. Problema 9.13. a) Demuéstrese que las amplitudes de las ondas que se propagan en los sentidos positivo y negativo de la gufa superior son proporcionales a: 12(1 ot ) cos 0 Ne en la que w=nc/a es la.frecuencia de corte de la gufa. Determinese qué signo lleva cada amplitud. b) Determinese 1a constante de proporcionalidad por la que hay que multiplicar la expresin de la parte a) para obtener las amplitudes en la gufa de arriba. Para una gufa con b=a/2, o=/20, y habiendo escogido el dngulo @ para suprimir totalmente la transmisién en un sentido (jen qué sentido?), calcilese el valor de Rja para que el factor de acoplamiento sea 20 db (esto es, que se transmita a Ja gufa superior el 1 por 100 de 1a potencia incidente en Ja gufa inferior. :Re- sulta buena la aproximacién R/a<1 para esta magnitud del acoplamiento? El dispositivo de acoplamiento de este problema se denomina acoplamiento direccional de orificio de Bethe, puesto que fue A. H. BetHe el que desarrollé su principio en 1943, En la dispersién de la luz por un gas muy cerca del punto critico se observa que la luz dispersada es «més blanca», esto es, en el espectro es menos acusado el predominio del azul, que lejos del punto critico, Demuéstrese que esto puede interpretarse por el hecho de que los voliimenes en que tienen lugar Jas fluctua- ciones de densidad se hacen lo bastante grandes para que la ley de Rayleigh deje de cumplirse, En particular, considérese la aproximacién de menor orden para una esfera dieléctrica uniforme de radio a cuya constante dieléctrica « di- fiera s6lo ligeramente de la del vacio, a) Demuéstrese que para kal, la seccién eficaz diferencial presenta un pico agudo en la direccién frontal y que la seccién transversal de dispersién 9.15, 9.16. PROBLEMAS, 473 total es aproximadamente: o = (kay? Jeeta? dependiendo de la frecuencia con k%, en lugar de con Kk‘. b) Demuéstrese que para ka arbitrario la seccién eficaz total en el menor orden de (e—é)/e es la expresién dada en a) multiplicada por la funcién: 7 pe 1— t Feaynd $5225 eM —008 28) 29 gon 22 Ae 22-4 | et at o siendo z=2ka. (Este resultado es debido a LorD RAYLEIGH, 1914.) La abertura, o aberturas, existente en una pantalla plana perfectamente con- ductora puede considerarse como la posicién de fuentes equivalentes que dan Jugar a radiacién (los campos de difraccién). Una abertura cuyas dimensiones son pequefias comparadas con la longitud de onda actia como una fuente de radiacién dipolar, siendo despreciables las contribuciones de otros multipolos. a) Partiendo de [9.147], demuéstrese que los momentos dipolares equiva- lentes eléctrico y magnético pueden expresarse en funcién de integrales del campo eléctrico tangencial en la abertura en la forma siguiente: pra[ *Etan) da 19.72) : fem X Bran) da tino | siendo Ej, el valor exacto del campo eléctrico tangencial en la abertura, n la normal a la pantalla plana, dirigida hacia la regién de interés, y la integracién esté extendida a la superficie de las aberturas. b) Demuéstrese que la expresién para el momento magnético puede trans- formarse en J (n-B) da [9.76] Téngase cuidado con las posibles contribuciones del borde de la abertura don- de algunas de las componentes de los campos son singulares si la pantalla es de espesor infinitesimal, ‘Una pantalla plana perfectamente conductora ocupa la mitad del plano x-y (a saber, x <0). A lo largo del eje z y desde la regién z <0, incide una onda plana de intensidad Jy y mimero de ondas k. Disciitanse los valores de los campos difractados en e] plano paralelo al x-y definido por z=Z> 0. Sean (X,0, Z) las coordenadas del punto de observacién. a) Demuéstrese que para la aproximacién escalar de Kirchhoff usual y en el limite Z>X y /kZ>1, el campo difractado es: 1ti\, (2° WX, 0, Z, 1) = Koel? (SVE I eit de 2 wie en donde ¢=(k/2Z)1X, 5) Demuéstrese que la intensidad se puede escribir: I 7=|y) Fico + +60 +471 474 9.17. 9.18, 9.19. 9.20. SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION en donde C() y S(@) son las Mamadas integrales de Fresnel. Determfnese el comportamiento asint6tico de I para £ grande y positive (regién iluminada) y para £ grande y negativo (regién de sombra). {Cudl es el valor de I para X= Represéntese J en funcién de X para Z fijo. ¢) Utilfcese la formula vectorial [9.147] para obtener el resultado equiva- lente al del apartado a). Compérense las dos expresiones. Una onda plana polarizada linealmente, de amplitud Ey y mimero de ondas k, incide sobre una abertura circular de radio @ practicada en una pantalla plana perfectamente conductora. El vector de onda incidente forma un Angulo a con la normal a la pantalla. El vector de polarizacién es perpendicular al plano de incidencia. @ Calciilense los campos difractados y la potencia transmitida por unidad de ngulo sélido a través de Ja abertura, utilizando Ja formula vectorial de Smythe-Kirchhoff [9.147] con la suposicién de que el campo eléctrico tangencial en la abertura es el de la onda incidente no perturbada, }) Compérese el resultado del apartado a) con la aproximacién escalar de Kirchhoff y con el resultado de la seccién 9.12, cuando el vector de polarizacién esta en el plano de incidencia. Disctitase la difraccién de una onda plana por un orificio circular de radio a, segin la seccién 9.12, pero utilizando una aproximacién de Kirchhoff basada en [9.136] en lugar de en la férmula de Smythe [9.147]. a) Demuéstrese que el campo eléctrico difractado en esta aproximacién di- fiere de [9.159] en dos aspectos, el primero que cosa estd reemplazado por (cos @+cosa)/2 y el segundo que aparece un término adicional proporcional a (kX). Comparese con los factores de oblicuidad @ de la teoria escalar. b) Evaldese la relacién entre Ja potencia dispersada en esta aproximacién vectorial de Kirchhoff y la de [9.162] para la situacién indicada en la figura 9.16. Hagase un esquema de las dos distribuciones angulares, ‘Una ldmina plana perfectamente conductora que ocupa el plano x-y completa- mente, salvo que existe una abertura rectangular de lados a y b>a definida por x=+(a/2), y= +(b/2). Una onda plana incide normalmente con su vector de polarizacién formando un Angulo @ con las aristas largas de la abertura. a) Calcilense los campos difractados y la potencia por unidad de Angulo s6lido con Ia relacién vectorial de Smythe-Kirchhoff [9.156], suponiendo que el campo eléctrico tangencial en Ia abertura es el de la onda incidente no per- turbado, b) Calciilese el resultado correspondiente a la aproximacién escalar de Kirch- hoff. ) En el caso en que b=a, 8=45 grados, ka=4z, calcilense Jas aproxima- ciones escalar y vectorial para la potencia difractada por unidad de Angulo s6- lido en funcién del éngulo @ para ¢=0. Hégase una grdfica de comparacién en- tre los dos resultados. Una Ifnea de transmisién cilindrica coaxial de radio interno @ y radio externo b, tiene su eje a lo largo de las z negativas. Ambos conductores, interior y exterior, terminan en z=0, y el exterior esté conectado a un reborde plano infinito que ocupa todo el plano x-y (excepto el anillo de radio b alrededor del origen). La Iinea de transmisién se excita a una frecuencia » en su modo dominante TEM, siendo V el voltaje de pico entre los cilindros. Usese la aproximacién vectorial de Smythe-Kirchhoff para discutir los campos radiados, Ja distribucién angular de Ja radiacién y la potencia total radiada, 9.21, 9.22, 9.23, PROBLEMAS 475 a) Demuéstrese, a partir de [9.137], que Ia integral de Ia seccién eficaz diferen- cial de dispersin de sombra, sumada para todas las polarizaciones que salen, pueden escribirse en el limite de longitudes de onda cortas en la forma r L oun f x, | 2, a | ell 20k Pk, y, por consiguiente, que oy es igual al 4rea transversal del objeto, independien- temente del detalle de su forma. b) Apliquese el teorema 6ptico a Ja amplitud de «sombra» [9.173] con el fin de obtener la seccidn eficaz total en la hipétesis de que en la direccién hacia el frente la contribucién del lado iluminado del objeto es despreciable en com- paracién, a) Utilizando las amplitudes aproximadas de la seccién 9.13, demuéstrese que, para una onda plana polarizada Jinealmente de mimero de ondas k incidente sobre una esfera de radio @ perfectamente conductora, la seccién eficaz diferen- cial de dispersién en el limite de ka grande en el plano E (€s, ky y k coplana- res) es @ a (plano E)= > [ 4 cot? 0 Ji{ka sen 0)-+1—4 cot 8 Ji(ka sen 6) sen( 2ka sen 3) | y en el plano H (€ perpendicular a ko y k) es de 2 0 a (plano Hat [ 4 cosec? 6 Ji(ka sen 6)-+1+4 cosec 6 J\(ka sen 6) (2 sen +) | (La curva de trazos en la figura 9.18 es la media de estas dos expresiones.) 1b) Busquense los célculos exactos en KING y Wu, apéndice, o en BOWMAN, SENIOR y USLENGI), pags. 402-405. yEstén de acuerdo con los resultados exactos los aspectos cualitativos de la interferencia entre las amplitudes difractiva y reflectiva que se presenta en la parte a)? zY en acuerdo cuantitativo? Disctitase la difraccién debida a un orificio circular de radio a en una lémina plana perfectamente conductora, suponiendo que ka<1. a) Si los campos cerca de la pantalla en el lado de incidencia son Ee-i#t normal y Bye-io* tangencial, demuéstrese que el campo eléctrico difractado en la zona de Fraunhofer es elkrint Sar k k k kad | 2c—x Bot —x ( Eox— [ kr ( one )] en donde k es el vector de onda en la direccién de observacién. 4) Determinese Ja distribucién angular de la radiacién difractada y demués- trese que la potencia total transmitida a través del agujero es Zee P= kta(4c?B3 + E}) 7g MBIT ED Particularizar la discusién del problema 9.23 a la difraccién de una onda plana por una abertura circular pequefia. Trétese el caso general de incidencia oblicua con un dngulo a respecto de la normal, y con polarizacién en el plano de inci- dencia y perpendicular a él. 476 9.25, 9.26, 9.27. SISTEMAS RADIANTES SENCILLOS, DISPERSION Y DIFRACCION @) Calcilense las distribuciones angulares de a radiacién difractada y com- parese con los resultados de la aproximacién vectorial de Smythe-Kirchhoff de la seceién 9.12 y problema 9.17 en el caso limite ka

Potrebbero piacerti anche