Sei sulla pagina 1di 2

DOMÍNGUEZ – Cuba, 1959-1990 (1998)

186. durante su viaje a Estados Unidos en abril de 1959, Castro dijo a su gabinete económico que no
debían pedir ayuda extranjera a altos funcionarios del gobierno estadounidense, el Banco Mundial o el
FMI  El propósito del viaje ya no era obtener ayuda para el desarrollo capitalista, sino ganar tiempo
para efectuar transformaciones de gran alcance cuya forma específica seguía siendo incierta. CUBA NO
LES PIDIÓ AYUDA. De haberse solicitado y concedido tal ayuda, el porvenir de Cuba hubiese quedado
estrechamente ligado a la economía capitalista mundial y a EE.UU debido a las condiciones que
semejante ayuda solía llevar aparejadas en el decenio de 1950
187. Las relaciones cubano-soviéticas mejoraron visiblemente durante los ’60 a la vez que empeoraron y
se rompieron con EE.UU
189. Si la puesta en práctica de una revolución radical en Cuba requirió una
ruptura con Estados Unidos, la defensa de una revolución radical ante el
ataque de ese país exigía apoyo de la Unión Soviética

190. Crisis de los misiles: terminó cuando la URSS, SIN CONSULTAR ANTES CON CUBA, se echó
atrás. La Unión Soviética no debía desplegar armas estratégicas en Cuba ni utilizar la isla como base de
operaciones de armas nucleares. Estados Unidos, por su parte, no pretendería derrocar al gobierno de
Castro.

194. Las primeras medidas económicas que se tomaron meta: desarrollo mediante la industrialización
rápida. Se formuló un plan de desarrollo con ayuda procedente de numerosas fuentes, pero especialmente
de la Unión Soviética y de los países de la Europa oriental.

198. El alivio para la economía llegó del MERCADO MUNDIAL DEL AZÚCAR. Los precios del
producto en el mercado mundial libre subieron vertiginosamente. Dado que las exportaciones de azúcar
habían continuado representado alrededor de 4/5 partes de todas las exportaciones, esta bonanza de los
precios representa por sí sola gran parte de la recuperación económica de Cuba en la primera mitad del
decenio de 1970.
199. Los precios del azúcar siguen estando estrechamente relacionados con las oscilaciones de los
resultado económicos de Cuba y subrayan el papel central que este producto SIGUE
DESEMPEÑANDO en la economía

200. LOS ’70:


Modesto crecimiento económico real + recesión importante, además de problemas serios con la deuda
internacional. La estructura de la producción sólo se diversificó un poco. El azúcar aiguió siendo el rey
generaba alrededor de las 4/5 partes de los ingresos obtenidos de la exportación.
Sin embargo, el gobierno también había seguido una estrategfia de INDUSTRIALIZACIÓN, de
SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES, que evolucionó gradualmente en los ’70 y continuó en los ’80.
 Las fábricas proporcionaban ahora una variedad más amplia de productos de las industrias
ligera y media.
 Sin embargo su ineficiencia y la baja calidad de sus productos siguieron siendo un problema a
la vez que la producción agrícola ajena al azúcar continuaba dando malos resultados
Cuba no HA podido diversificar en gran medida sus relaciones
económicas internacionales: EXISTÍA UNA DEPENDENCIA ABRUMADORA DE UN
1
SOLO PRODUCTO (caña de azúcar) Y DE UN SOLO PAÍS (Unión Soviética). A
finales de los ’70 e inicios ’80 se tendía a conservar la dependencia de ambos

221. El gobierno cubano formuló una política exterior mundial destinada a defender sus intereses la
supervivencia del gobierno revolucionario, máxima prioridad de los líderes del país, exigía una política
exterior que fuera tanto global como activista.

La relación con la URSS era el elemento central para obtener recursos para la transformación social y
económica. La Habana procuró mantener buenas relaciones con el mayor número posible de gobiernos de
todo el mundo. Esta política, que concordaba con el esfuerzo por liberarse del aislamiento que el gobierno
estadounidense pretendía imponer a Cuba ofrecía la posibilidad de entablar relaciones económicas con
países no comunistas.

222. A mediados del decenio de 1960 el gobierno cubano forjó una política exterior independiente
que a menudo le hizo chocar con la Unión Soviética.

223. A pesar de estas dificultades, se cumplieron las prioridades más fundamentales de la política exterior
de Cuba. El régimen revolucionario sobrevivió, lo cual fue por sí solo un logro notable. La pauta de la
política daba prioridad a las buenas relaciones con la URSS por encima de la promoción de revoluciones.
EL GOBIERNO CUBANO NO HUBIERA PODIDO MANTENERSE EN EL PODER SIN APOYO SOVIÉTICO, que había
aumentado desde los últimos ’60.
224. + Las subvenciones soviéticas se mantuvieron en un nivel muy alto y representaban no menos de una
décima parte del producto bruto anual de Cuba  reforzaron las relaciones cubano-soviéticas
Cuba ha recibido ayuda soviética para proyectos de desarrollo económico, la preparación de
personal técnico cubano en la URSS y el mantenimiento de técnicos soviéticos en Cuba

225. En los ’80 la alianza soviético-cubana era estrecha y compleja, respondía a los intereses
percibidos de ambos aliados, respetaba la independencia de cada uno de ellos y les permitía
formular su propia política en estrecha colaboración mutua.

227. La política exterior cubana logró asegurar la supervivencia del régimen revolucionario y obtener
recursos de la Unión Soviética. El escenario de la revolución cubana se había hecho universal porque sus
preocupaciones y su política afectaban a millones de amigos y enemigos suyos en muchos países.