Sei sulla pagina 1di 3

INTRODUCCIÓN

Este documento nos representa la política como vocación de Max Weber quien estudia a los

políticos dividiéndolos en dos conceptos, los que viven para la política y los que viven de la

política, sin embargo aunque se dividan ambos utilizan el puesto que adquieren como

políticos para obtener ingresos económicos.

El político es el hombre práctico que participa en las decisiones y el ejercicio de la política.

Representa intereses de clase, grupo o partido. Sin embargo, con el avance de su

especialización, los políticos se concentran cada vez más en su tarea profesional. La política

no debería tener relación con la ciencia. Sin embargo Max, estaba consciente del vínculo

que entre ellas existe, las relaciones entre ciencia y política son realmente estrechas.

También diferencia al funcionario profesional y al funcionario político lo cual indica que los

profesionales son quienes velan por los intereses de la sociedad, ejerciendo una política por

vocación a través de sus conocimientos y valores profesionales, sin embargo hay algunos que

se dejan influenciar por el poder que pueden obtener en el estado, adquiriendo beneficios

propios sin tener la profesión ni el conocimiento necesario para ejercer política. Resaltando

que el verdadero funcionario no debe hacer política ni aspirar al poder.

Las diferencias entre el político y el funcionario; el político pelea, el funcionario administra

con frialdad los asuntos públicos. Tomar posición apasionadamente es el elemento del líder

político. La responsabilidad del funcionario es opuesta a la del político, ya que éste debe

ejecutar el orden de sus autoridades superiores, en cambio la responsabilidad del político,

consiste justamente en la responsabilidad ya que las consecuencias de las decisiones del


político recaen no solamente sobre ellos y su entorno más inmediato, sino muy a menudo

sobre toda la nación.

Max Weber dice que hay tres cualidades decisivamente importantes para el político: pasión,

sentido de la responsabilidad y mesura. Pasión en el sentido de “positividad”, de entrega

apasionada a una “causa”. La pasión no convierte a un hombre en político si no está al

servicio de una “causa” y no hace de la responsabilidad para con esa causa la estrella que

oriente la acción. Para eso se necesita mesura, capacidad para dejar que la realidad actúe

sobre uno sin perder el recogimiento y la tranquilidad, es decir, para guardar la distancia entre

los hombres y las cosas.

Max argumenta que quien decide involucrarse en la política debe saber que es responsable

de lo que pueda suceder por sus decisiones. El político lo que tiene que hacer es saber

utilizar lo mejor de la ética de la convicción y lo mejor de la ética de la responsabilidad,

actuando con la suficiente mesura, para que en un momento determinado sea capaz de

pararse y meditar, de las consecuencias que puede traer su acción, incluso en un momento

determinado saber, dar marcha atrás, y ser capaz de ser dueño de sus propios actos.

Claro que no siempre se da el caso, y un claro ejemplo es lo que paso en la Primera Guerra

Mundial con la pérdida del sentido de la realidad de sus dirigentes y la cobardía a la hora de

afrontar las consecuencias de sus actos.

A partir de aquí Max Weber atribuye que cuando se comete un error, el único responsable

es y tiene que ser el político, y dice textualmente: “Una nación perdona el daño que se hace

a sus intereses, pero no el daño que se hace a su honor.”


CONCLUSIÓN

En conclusión, este ensayo nos ayuda a comprender la función de la política y el interés

que puede existir al momento de sumergirse en este ámbito. Nosotros también podemos

pertenecer a la política de una forma responsable, siendo conscientes que las actitudes que

tomemos repercuten en la sociedad y en nosotros mismos

La política brinda la capacidad de reconocer los problemas y los hechos más importantes en

la determinación de nuestro destino, ya que incluye tanto el conocimiento como la acción.

Por eso, en parte es una ciencia, un arte, un don y una cuestión de decisión personal.

Quienes se preocupan por aprender acerca de la política todo 1o posible, tienen también la

oportunidad de decidir sobre aspectos políticos en forma activa y responsable, y pueden

dominar con el tiempo el arte y el don de actuar de acuerdo con este conocimiento.