Sei sulla pagina 1di 22

1

INDICE

MOVIMIENTOS CAMPESINOS ANTES Y DESPUES (AZANGARO) ................ 2


INTRODUCCION:......................................................................................................... 3
1. HISTORIOGRAFÍA ............................................................................................... 4
1.1. Estudios de principios del siglo XX: la cuestión indígena. ....................... 4
1.2 Segunda mitad del siglo xx: movimientos campesinos y estructura
económico-social. ..................................................................................................... 5
1.3 Movimiento campesino: Un acontecimiento .............................................. 7
1.4 Estructura y coyuntura ................................................................................ 8
2 MOVIMIENTO DEL GENERAL PEDRO VILCA APAZA ............................. 8
2.2 Trascendencia histórica. .............................................................................. 8
3 MOVIMIENTO RUMI MAKI ............................................................................ 11
3.2 Rebelión andina más importante .............................................................. 11
4 LOS NUEVOS MOVIMIENTOS CAMPESINOS: SIGLO XX (AZANGARO)
15
4.1 Sublevaciones y bandolerismo (1910-1925) ............................................. 15
4.2 Invasiones y sindicatos ................................................................................... 17
5 EL MOMENTO HISTÓRICO ............................................................................ 19
CONCLUSIONES ........................................................................................................ 22
2

MOVIMIENTOS CAMPESINOS ANTES Y


DESPUES (AZANGARO)
3

INTRODUCCION:

Los movimientos campesinos y el indigenismo de principios del siglo XX han sido dos
temas importantes dentro del estudio de la historia social peruana. Dos importantes temas
que siempre tienen mucho por ofrecer en materia documental e interpretación. Motivados
por el interés en el tema, consultamos en varias oportunidades el Archivo Regional de
Puno. Entre sus documentos revisamos los expedientes penales que inciden en la vida
social de la provincia de Azángaro. La característica fundamental de la historia social de
Azángaro es el conflicto entre haciendas y comunidades.
A pesar del aparentemente ilimitado poder gamonal, Azángaro ha sido tierra de
numerosas rebeliones indígenas que marcaron el despertar de la reflexión intelectual en
la región que denunció los abusos gamonales y apoyó la causa campesina; pueblo rebelde
desde los albores de su historia, ha defendido desde alguna perspectiva su autonomía,
prueba de ello son las dificultades que tuvieron los incas en conquistarlos, del mismo
modo los españoles, el hecho que el altiplano haya sido el fortín principal de Túpac
Amaru II, bastión importante de las ideas indigenistas con Juan Bustamante Dueñas, ideas
progresistas de José Antonio Encinas, Gamaliel Churata (y todo el grupo Orkopata), José
Portugal Catacora, etc., hacen que sea espacio y tema de investigación (movimientos
sociales /campesinos).Estos movimientos o rebeliones surgen como reacción contra la
aplicación de las reformas borbónicas del siglo XVIII. Estuvieron encabezadas por indios
nobles, muchos de ellos curacas, los cuales se apoyaron en los abusos que sufría la
población indígena para organizar levantamientos armados, muchos de los cuales solo
pretendían alcanzar reivindiciones de pequeños sectores sociales. Es sí, es muy difícil
hablar de un proyector político articulado que buscase el logro de la independencia.
4

1. HISTORIOGRAFÍA

1.1. Estudios de principios del siglo XX: la cuestión indígena.

A principios del siglo XX, el interés por la problemática rural estuvo abocado al estudio
de las condiciones de la población indígena y la identificación de las causas de las
sublevaciones. Un ejemplo claro de ello fue el informe de Alejandrino Maguiña,
comisionado por el Parlamento para investigar una sublevación indígena y represión en
las localidades de Chucuito en 1922. En 1916, luego de la célebre sublevación de Rumi
Maqui (1915), José Urquiaga, diputado y reconocido hacendado puneño publicó un
informe titulado Sublevaciones Indígenas en el Departamento de Puno (1916)3 donde
explicaba las características de la administración de la hacienda y los motivos de la
movilización indígena. La naturaleza de estos tratados no solo consistía en ser testimonios
de denuncia, el funcionario Maguiña planteaba soluciones al problema del indio como la
educación. Es similar el caso de Urquiaga, más aún al ser proveniente de este mundo rural
y ser parte de esa sociedad que denunciaba. La década de 1910, también aparecieron
investigaciones y tesis de universidades de Lima, Arequipa y el Cusco que abordan
problemas como la criminalidad, la educación y el derecho a la tierra bajo el espíritu del
indigenismo.

Este “problema del indio” se convirtió en motivo de iniciativas organizacionales como


la que tuvieron Dora Mayer (1916-1917), Pedro Zullen, Joaquín Capelo y otros
integrantes de la Asociación Pro-Indígena. En el mismo contexto también surgieron los
escritos testimoniales como los del reconocido abogado José Frisancho, Algunas visitas
fiscales (1916) y Del Jesuitismo al Indianismo (1928) que abordaban su experiencia como
agente fiscal en varias provincias y su opinión sobre la situación indígena. Estos trabajos
identificaban a las haciendas y las comunidades indígenas como el entorno de la sociedad
rural altiplánica con diferentes divergencias locales.

El indígena como explotado e ignorante, o como rebelde y criminal, era el centro de


atención de estos trabajos. Su situación de “atraso” fue identificada a partir de un supuesto
estancamiento cultural y educativo y el despojo abusivo de sus propiedades. Superando
muchas ideas biologistas, varios de estos autores habían identificado que el problema del
indígena se encontraba en las condiciones materiales de su entorno rural. José Carlos
Mariátegui (1928) había señalado que el problema del indio era el problema de la tierra.
5

1.2 Segunda mitad del siglo xx: movimientos campesinos y estructura económico-
social.

A partir de la segunda mitad del siglo XX, la sociedad rural altiplánica de principios de
ese siglo fue tratada en el marco del estudio de los movimientos campesinos. La tesis de
Wilfredo Kapsoli y Wilson Reátegui, La situación económica-social del campesinado
peruano (1919-1930) de 1969, fue uno de los trabajos pioneros que, bajo un esquema
teórico marxista y el uso de documentación del Patronato de la Raza Indígena,
contextualizó las formas de explotación indígena, las sublevaciones y el paternalismo
leguiísta. La movilización campesina, la toma de tierras y la coyuntura de la Reforma
Agraria fueron la inspiración para trabajos relacionados al papel de las masas campesinas.
El indio o indígena de antes era ahora el campesino. Kapsoli y varios jóvenes intelectuales
contemporáneos prosiguieron esta senda durante los años setenta y ochenta con diferentes
matices y compromisos ideológicos. Kapsoli (1977 y 1984).Planteó que las sublevaciones
campesinas del período del Oncenio tenían un corte milenarista y resaltó el papel de la
organización indígena. En ese contexto, Antonio Rengifo (1977) redescubre al agitador
social Ezequiel Urviola, citado por Mariátegui como el nuevo indio. Urviola representa
al activista comprometido con la causa indígena que remite manifiestos y memoriales y
se involucra en el Comité Pro-Derecho Tahuantinsuyo, organización netamente indígena.
Mientras tanto, Manuel Burga y Alberto Flores Galindo (1980), contextualizaron los
elementos de la sociedad rural dentro de su estudio sobre la República Aristocrática.
Según los autores, en los primeros años del Oncenio había ocurrido una escalada de
rebeldía campesina. El milenarismo que añoraba el glorioso pasado Tahuantinsuyo se
manifestó en una gran sublevación en el Sur Andino (1920-1923).
El historiador cusqueño, José Tamayo Herrera en su Historia social e indigenismo en el
Altiplano (1982) abordaría desde una visión más amplia el tema de la sociedad altiplánica.
Destaca el tratamiento del gamonalismo, la identificación de las principales familias
hacendadas del departamento y el estudio de los principales indigenistas puneños y sus
matices. El tema de las mentalidades y el milenarismo original continuaba vigente, si no
afirmado, por lo menos debatido. Manuel Burga (1986) exploró la rebeldía de comuneros
y colonos (indígenas vinculados a las haciendas), y la represión posterior.
Así concluye que los delegados o representantes indígenas estuvieron imbuidos de un
sentimiento apostólico que sumado a las ideas de restauración del Tahuantinsuyo y de
guerra de castas que circulaban entre indios y mistis (“blancos”, propietarios, etc.) desde
diferentes perspectivas, constituían un conflicto de posiciones divergentes y anacrónicas
sobre la nación. Es la transición de las castas a las clases sociales. En la segunda mitad
del siglo XX también aparecen los trabajos de investigadores extranjeros que abordaron
a Puno en sus diferentes aspectos. François Bourricaud publicó Cambios en Puno en 1950,
un estudio sociológico sobre la coyuntura de transformaciones basado en el crecimiento
de ciudades y a la movilidad de la población que afectaron el supuesto letargo en el cual
esa sociedad subsistía y que nos remontan a principios del siglo XX. Esa misma línea la
6
abordarían posteriormente otros latinoamericanistas como Dan Chapin Hazen,

En 1982, Nils Jacobsen presentaba su tesis doctoral en la Universidad de Berkeley que


fue la base de Mirages of Transition: The Peruvian Altiplano, 1780-1930 (1992), un
exhaustivo trabajo sobre la provincia de Azángaro desde la época de la rebelión de Túpac
Amaru II hasta el fin del Oncenio de Leguía y la crisis mundial del Capitalismo. Jacobsen
ubica al altiplano septentrional como un espacio periférico del mercado internacional de
lanas. En las primeras décadas del siglo XX, esta posición avizoraba una inserción al
capitalismo mundial y por ende una transformación en las relaciones sociales de
producción. Sin embargo, la respuesta de los propietarios fue asumida desde la
acumulación de la fuerza laboral y de la propiedad. Esta respuesta nada generosa motivó
una crisis social y violencia que derribó las “ilusiones de la transición” modernizadora
durante el decaimiento del mercado lanar (inicios de la década de 1920) hasta la crisis
económica mundial (1929-1930).
Todos los autores de mediados del siglo XX señalaban este trasfondo económico pero
Jacobsen es quien realiza un copioso trabajo de fuentes de varios años que le permitió
estudiar, entre otras cosas, las formas de adquisición de la tierra y la expansión de la
hacienda, la demografía azangarina, el gamonalismo y la solidaridad dentro de las
comunidades indígenas. Manuel Burga y Wilson Reátegui (1989) también aportarían
desde el enfoque económico a partir del estudio de la Casa Ricketts y el mercado interno
de las lanas en el sur andino entre 1895 y 1935. En el mercado lanar no solo estaban
inmersos los hacendados y campesinos, sino además los comerciantes rescatistas o
mercaderes quienes conformaban una especie de clase media urbana que intermediaba
con los mayoristas arequipeños; sin embargo, la función comercial fue también una labor
realizada por los campesinos en las recurrentes ferias locales.
Estos temas también son abordados por Antonio Rengifo (1990). En este recuento no
pueden faltar los aportes de los investigadores locales sobre la realidad social del periodo
señalado. Por lo general, profesionales de la educación e intelectuales regionales fueron
quienes realizaron diversos trabajos que incluían datos oficiales sobre la fundación de
instituciones locales, geografía, historia e incluso expresiones populares y anécdotas de
fama local. Emilio Romero, afamado economista e historiador puneño, publicó en Lima
La monografía del Departamento de Puno (1928). Es quizá el más completo trabajo sobre
Puno de carácter enciclopédico que forma parte de una rica tradición de monografías
regionales a lo largo del siglo XX.
La producción local también estuvo en diálogo con la colaboración de algunos
académicos como fue el caso de la revista Makaya de Azángaro. En Puno también
florecieron trabajos que estuvieron a la par de los estudios sociales realizados en Lima.
Los trabajos de Augusto Ramos Zambrano (1984, 1985, 1990 y 1994) profundizaron en
el conocimiento de sublevaciones indígenas memorables (Azángaro, Lampa, Huancané)
y personajes importantes para la historia del altiplano (Teodomiro Gutiérrez “Rumi
Maqui”, Ezequiel Urviola, Bernardino Arias Echenique, etc.). También podemos destacar
la tesis en la Universidad Católica de Martha Giraldo quien junto a Ana Liria Franch
7
(1979) plantearon el estudio del gamonalismo en Azángaro.
Su trabajo, similar en el uso de las fuentes al de Nils Jacobsen, estudia a las principales
familias propietarias de esa provincia entre los años 1850 y 1920. Para ellas, el
gamonalismo es el ejercicio del poder político y económico local de los hacendados por
el control de los medios de producción ante la ausencia del Estado. Este ejercicio estaba
subordinado a las casas comerciales arequipeñas. Este aporte trasciende el sentido del
gamonalismo como una simple relación de explotación y lo presenta como un lastre de
las relaciones semi feudales que deterioran la producción agropecuaria en el momento de
crisis del comercio lanar.
Otros aportes son las tesis en la Universidad Nacional del Altiplano de Hernán Jove y
Alfonso Canahuire, Historia del movimiento popular y sindical en el departamento de
Puno (1980) y Luis Urviola, Francisco Agramonte y Dina Zaravia, El Protestantismo y el
Gamonalismo en Puno 1900 – 1930, (1986). Esta última tesis se presenta como uno de
los primeros estudios en tomar en cuenta la presencia adventista. Charles Teel Jr., en su
artículo “Las raíces radicales del adventismo en el Altiplano peruano” (1989), esboza la
incorporación de la misión adventista a partir de la presencia de sus primeros misioneros:
Manuel Z. Camacho y Ferdinand Stahl, estos estudios se retomarán en los años
posteriores.

1.3 Movimiento campesino: Un acontecimiento

El título señala algo evidente: el movimiento campesino es un hecho, una práctica de


clase, un fenómeno de muy corta duración (días, meses, excepcionalmente años).
Aparentemente frente al acontecimiento sólo queda la descripción, pero esta descripción
puede tener un cierto nivel de análisis si obedece a una guía o intenta responder a
determinadas preguntas.

Ante un movimiento campesino, lo primero que interesa saber es quienes lo hacen: la


composición social del movimiento. Términos coreo "campesinos", "indios", "pueblo",
son notoriamente abstractos. Se debe determinar qué se entiende por ellos y cuál es su
contenido específico en el acontecimiento que se está estudiando. Por ejemplo,
preguntarse por la participación de los comuneros, de los parcelarios, de los colonos o de
otros sectores no campesinos como estudiantes, obreros, mineros. Se trata, como dice
George Rude, de darle rostro a la multitud rebelde.
Luego interesa saber si el movimiento está organizado o no. En el primer caso, habría que
distinguir entre los dirigentes y las masas que los siguen, y determinar sus relaciones
(contradicciones internas).

Al lado de la organización, el otro elemento importante es conocer la ideología que


conscientemente o inconscientemente, explícitamente o no, sustenta al movimiento o no.
Proponemos en otras palabras, saber cuáles son los objetivos, contra qué y por qué se
lucha y conocer también la mentalidad que cohesiona a los participantes.
Es todo lo anterior lo que nos permitirá saber si estamos ante un movimiento tradicional,
un movimiento pre político, o un movimiento moderno y político.
Pero en el análisis del acontecimiento no se agota el estudio de un movimiento campesino.
8
Un motín, un levantamiento, una sublevación, son producto de las contradicciones de un
determinado ordenamiento social y pueden a su vez, ser un signo y un sendero adecuado
para el estudio de estas contradicciones. El acontecimiento, como dice Pierre Vilar,
ilumina la estructura.

1.4 Estructura y coyuntura

A partir de ese acontecimiento límite que es un levantamiento campesino, el investigador


puede introducirse al estudio de la coyuntura (del momento en la lucha de clases) que lo
ha generado. A su vez, la comprensión de la estructura (de la formación social) al interior
de la cual se ha producido el acontecimiento.

Con una sublevación, más aun con una revolución o con un ciclo de sublevaciones, salen
a flote, se muestran a nivel de las apariencias, las contradicciones y las tensiones de una
sociedad. El acontecimiento termina dando las pistas para el estudio de la estructura.
Pero es preciso tener en cuenta que los movimientos sociales también actúan sobre las
estructuras y las coyunturas, y pueden llegar a constituir una “…fuerza responsable de
todos los cambios políticos y sociales en el orden establecido…” como afirmó el
historiador Boris Porchner. No hay que olvidar las consecuencias, los efectos de los
movimientos campesinos.

No se trata de asimilar los movimientos campesinos andinos a los que han sucedido en
otros contextos y tampoco se trata de hacer rápidas tipificaciones. Como sugeríamos
líneas atrás uno de los problemas capitales pendientes es saber qué se entiende
específicamente por campesino en el contexto andino y cuáles son los elementos
peculiares de sus luchas.

2 MOVIMIENTO DEL GENERAL PEDRO VILCA APAZA

2.2 Trascendencia histórica.


“Luchar, fracasar, volver a
9
luchar, fracasar de nuevo,
volver otra vez a luchar; y así
hasta la victoria” (Esta es la
lógica del pueblo). Por Ley
23225 del 08 de abril de 1980
debe recordarse como día
cívico a nivel nacional la
Inmolación del General Pedro
Vilca apaza”

Azángaro Tierra Prócer, Tierra de


AswanQaris, Tierra de Rebeldes, que a
través de la historia nos muestra y enseña
el cómo los pueblos oprimidos siempre
han luchado desde tiempos inmemoriales
contra sus opresores y dominadores; que
nunca el pueblo ha dejado ni dejará de
luchar por concretar sus más caros ideales de libertad y justicia social. En ello tenemos la
figura y ejemplo de Pedro Vilcapaza, que acudiendo al llamado de su pueblo y lo que la
historia lo demandaba, supo asumir y afrontar esa necesidad en cumplimiento del sagrado
deber de luchar y emancipar a su pueblo del yugo y la opresión de la corona española.

Es cierto que el grito de ¡Libertad! del Titán de los Andes, no fue aislado y más aún fue
parte de ese gran movimiento que remeció toda América Latina y estremeció el Sistema
Colonial en todos sus Virreinatos y que fue liderado por Túpac Amaru, pero
principalmente hay que ver y resaltar el papel de la inmensa masa del pueblo oprimido,
de las masas indígenas, que sin su participación hoy no habría ésta historia, pues;
realmente son ellas las que hacen historia, sólo que dirigidos por sus jefes por sus
vanguardias y eso es lo que se concretó en éste hecho histórico, un pueblo sediento de
justicia y libertad clamaba por organizar la rebelión contra el Virreinato del Perú y acabar
con tanta matanza y exterminio en las minas, los socavones, en las haciendas feudales;
con mitas, minkas y demás formas de explotación inmisericorde que implantaron los
españoles a sangre y fuego en éstas tierras ¿y quién sufrió en carne propia todos éstos
hechos?, es evidente que la gran masa indígena, que en el fragor de sus luchas fueron
generando a sus líderes y a sus jefes.

Pedro Vilcapaza, es producto de ello, es lo que el pueblo ha generado con sus luchas; pero
no solamente fue él, sino el conjunto de líderes y jefes intermedios que no eran otra cosa
que verdaderos representantes y dirigentes del pueblo, y ni qué decir de los miles de miles
de líderes y héroes anónimos que son la gran masa del pueblo, es a ellos a quien realmente
hay que recordarlos y rendir un justo homenaje éste 8 de abril y todos los días venideros
por los siglos de los siglos, ellos son los verdaderos héroes de esa gran gesta
Emancipadora, que repercutió larga y estratégicamente en toda América Latina y tuvo
eco en todo el mundo.

Recordemos además de Túpac Amaru, Pedro Vilcapaza, Micaela Bastidas, Tomasa Tito
Condemayta, a los mártires: Túpac Catari y Tomás Catari (en el Alto Perú), Pedro Obaya,
Andrés García Ingaricona, Alejandro Calizaya, Mariano Chancatuma, Silverio Quispe,
10
Pascual Alaparita, José Maruri, Blas Pacoricona, Pedro Vargaya, Juan Mamani, Cruz
Condori, Ramón Ponce, Isidro Mamani, y a muchos otros héroes anónimos cuya sangre
es parte del rio caudaloso de la revolución emancipadora del pueblo peruano.

Este 8 de abril es necesario también manifestar. Que ésa lucha fracasó, fue derrotado,
entonces ¿se luchó por gusto? ¿Fue en vano? ¿Tanta sangre, dolor, sacrificio y entrega
por las puras? Entonces; ¿para qué se luchó? ¿Para qué se levantaron Túpac Amaru,
Vilcapaza, Túpac Catari y muchísimos más? Pues simple y llanamente; para:

o Hacer avanzar la historia y romper las cadenas de explotación y opresión.


Liberarnos del hambre, la miseria, explotación, opresión ignorancia que nos
somete el Yugo imperialista.
o Desechar, toda ilusión de los explotadores que nos despellejan y chupan nuestra
sangre.
o Recuperar nuestras tierras despojadas en vista que; nuestra tierra es el motor de la
Revolución Democrática; y muchas otras realidades, por tanto esa lucha no fue en
vano, constituyó un gran avance y ésa sangre, sudor y lágrimas están bien
invertidas y jamás serán olvidadas, pues sirvió y fue base para la posterior
emancipación del yugo español.

En éste contexto hay que entender el papel de Vilcapaza y principalmente del pueblo
peruano, particularmente del pueblo Azangarino, hoy que éste nuestro pueblo sigue
luchando y repercutiendo con luchas populares que se impulsa y entra en una segunda ola
desde fines del 2001 e inicios del 2002 en que movimientos populares cobra inusitada
fuerza que se va expresando en miles de movilizaciones, paros, protestas, huelgas, etc.
etc.
Demandando nuestros derechos, beneficios, conquistas y libertades democráticas, que
fueron negadas y conculcadas por la dictadura genocida vende patria de Fujimori,
Montesinos y Hermosa Ríos; genocidas que hoy el actual gobierno no resuelve sino
persiste en mantener ésa situación, esa legislación, esa negación de derechos
fundamentales hoy que nuestro pueblo celebra un aniversario más de la Inmolación del
Puma Indomables, 227 años, es bueno rememorar y entender el papel que ha cumplido y
debe cumplirse, en vista que la historia de los pueblos es inagotable y el pueblo de
Azángaro ha cumplido su papel en la reciente historia del pueblo en su conjunto que ha
desenvuelto su más grande movimiento social revolucionario de la historia peruana y son
a esos cientos de miles de campesinos pobres principalmente a quienes hoy saludamos y
le rendimos homenaje, son ellos con quienes Pedro Vilcapaza y los hombres luchadores
sociales, políticos y transformadores codo a codo pudieron ascender hasta las montañas
y cerros más elevados; allí en la puna, en los nevados en donde dejaron huellas y
encendieron los corazones del campesinado una llamita de esperanza que es el fuego
sagrado de la rebelión y es allí donde cada uno de nosotros debemos reconocer y seguir
éste ejemplo que vive y vivirá por siempre.
3 MOVIMIENTO RUMI MAKI
11

3.2 Rebelión andina más importante

De todas las numerosas insurrecciones


que han ocurrido en el Perú
republicano, ninguna de ellas fue tan
enigmática y misteriosa como la
rebelión de Rumi Maqui; rebelión que
se convirtió rápidamente en leyenda y
que sirvió de inspiración para
levantamientos posteriores,
espantando así a más de un gamonal.
Como ocurre con otros hechos y
personajes demasiado revolucionarios
para la historiografía oficial del Perú,
a Rumi Maqui se le ha ignorado por
mucho tiempo. Desde hace algunos
años, con la publicación del
libro Nuestros Años Diez: La Asociación Pro-Indígena, el levantamiento de Rumi Maqui
y el incaísmo modernista del periodista Carlos Arroyo Reyes, la historia de Rumi Maqui
ha sido recuperada. Lo que sigue a continuación es básicamente un resumen de la segunda
parte de aquel libro con algunas adiciones originales.

La historia comienza con un sargento mayor de caballería del Ejército Peruano llamado
Teodomiro Gutiérrez Cuevas (1864-¿?), que desde su cargo como subprefecto de
Chucuito en Puno (1903-1904), adopta una posición categóricamente pro-indígena. Tras
criticar a los terratenientes y gamonales del lugar, estos hicieron hasta lo imposible para
deshacerse de este incorruptible funcionario público. Ya en aquel entonces, el intelectual
anarquista Manuel González Prada lo defiende con el artículo "Autoridad humana",
publicado en 1905 anónimamente en El Indio (1903-1909), revista indigenista dirigida
por Santiago Giraldo Sueldo. Vale la pena transcribir por completo el pasaje citado en el
libro de Arroyo Reyes del artículo de González Prada:

“Para merecer el amor de sus subordinados ¿qué hace el subprefecto Gutiérrez? Cumplir
algunas leyes dictadas en favor de los indios. Llevando a la práctica lo que para muchas
autoridades no pasó de letra muerta, ha conseguido abolir en su provincia las mandas
forzosas, los servicios gratuitos y las demás iniquidades sancionadas por la tradición.
Con leyes humanas desarraiga costumbres feudales. Se comprende que semejante
12 variación en la manera de tratar a los indios suscite odio y resistencias. Al ver que los
amigos de Gutiérrez son los pobres y desheredados, ya se deslumbra quiénes pueden ser
sus enemigos. Estos le han declarado guerra sin cuartel: le denigran, le calumnian, le
chismean, le provocan riñas, le falsifican los documentos oficiales y hasta le arrojan
bombas de dinamita a su domicilio (prueba que el uso de explosivos no pertenece
exclusivamente a los anarquistas)”. (1)

Acusado de peligroso y extremista, Gutiérrez Cuevas es destituido a fines de 1905.


Algunos meses después, es nombrado subprefecto de Huancayo (1906-1907). En
Huancayo continúa con su labor anticorrupción hasta que por razones desconocidas deja
el cargo y regresa a Lima. Hasta aquel momento, a Gutiérrez Cuevas se le podría
considerar como un reformista. En los años siguientes será enviado a distintos sectores
del país donde continuará su labor político-militar. Para 1909, entra en relación con la
famosa Asociación Pro-Indígena, organización defensora de los derechos indígenas,
fundada el mismo año por Pedro Zulen, Dora Mayer y Joaquín Capelo. Al año siguiente,
Gutiérrez Cuevas figurará como integrante de la directiva de la Pro-Indígena.

En mayo de 1913 ocurren los sucesos de Samán, cuando alrededor de dos mil campesinos
trataron de tomar el pueblo de Samán, en la provincia de Azángaro en Puno, para castigar
al gamonal Mariano Abarca Dueñas, quien había formado una hacienda con las tierras de
las comunidades campesinas. La toma de Samán fracasó; muchos indígenas murieron
pero el conflicto seguía latente y volvió a explotar en agosto y setiembre con la
intervención del ejército. Esta vez, cayeron muertos más de cien indígenas. Billinghurst,
quien no simpatizaba con la aristocracia ni con los gamonales, decide enviar a Gutiérrez
Cuevas para que investigue los sucesos de Samán.

Gutiérrez Cuevas llega a Juliaca en setiembre de 1913. En Lampa se une a la comisión


Francisco Chuquihuanca Ayulo, miembro de la Pro-Indígena de Puno. Poco tiempo
después, Gutiérrez Cuevas visita Samán donde recoge los testimonios y quejas de más de
400 indígenas. Al regresar a Lima con un contingente de delegados de las comunidades
indígenas de Samán, entrega a Billinghurst un voluminoso informe (hoy perdido) y
concede una entrevista al periódico La Crónica donde acusa al gamonalismo como el
causante del problema indígena, dando incluso los nombres de algunos de los
terratenientes de "horca y cuchilla". Poco tiempo después, Óscar R. Benavides y otros
golpistas derrocan a Billinghurst y subsecuentemente, Gutiérrez Cuevas es deportado a
Chile.

GUTIÉRREZ CUEVAS EN EL CENTRO ACOMPAÑADO POR SU


SECRETARIO PALACIOS, LOS DELEGADOS DE LAS COMUNIDADES DE
SAMÁN, CAMINACA Y ACHAYA Y EL NIÑO CIRILO CALLOASPAZA.
13 En Chile, Gutiérrez Cuevas llega a la conclusión de que la única forma de que los indios
hagan respetar sus derechos es la rebelión. En 1914, con Óscar R. Benavides como
presidente, Gutiérrez Cuevas vuelve al Perú. En Lima estuvo en contacto con un grupo
de obreros anarcosindicalistas que querían publicar un periódico llamado La Voz del
Pueblo y así mismo mantuvo correspondencia con Francisco Chuquihuanca Ayulo, su
fiel compañero.

De regreso en Puno a comienzos de 1915, visita a Chuquihuanca Ayulo en Lampa y


comienza sus planes insurreccionales, consiguiendo algunas armas viejas en Bolivia y
recorriendo las comunidades de Lampa, Azángaro, Puno, Huancané, Ayaviri, San José y
San Antón a lomo de bestia. Fueron estas dos últimas comunidades las más receptivas a
sus planes insurreccionales pues habían estado luchando contra las intenciones
expansionistas del gamonal Bernardino Arias Echenique. Uno de los dirigentes más
conocido de estas comunidades fue Jose María Turpo, quien había mantenido
correspondencia con la Pro-Indígena. En agosto de 1915, Turpo es arrestado y acusado
de preparar una sublevación pero las autoridades no notan la presencia de Gutiérrez
Cuevas y más bien le echan la culpa al director del periódico revolucionario La
Federación (1915-1919) de Arequipa, el intelectual Modesto Málaga.

Entre agosto y setiembre, Gutiérrez Cuevas se proclama General y Supremo Director de


los pueblos y ejércitos indígenas del Estado Federal del Tahuantinsuyo, adoptando el
nombre quechua de Rumi Maqui Ccori Zoncco, en español Mano de Piedra Corazón de
Oro. El acto se celebró en Samán y contó con la presencia de un grupo de dirigentes
indígenas. El General Rumi Maqui nombró a los cabecillas restauradores que debían
secundarlo, entre los cuales se encontraban Gaspar Condori, Santiago Chuquimia,
Buenaventura Itusaca y Manuel Huamán. Estos hombres volvieron a sus parcialidades
con las consignas de la insurrección, pero la excitación social corrió el rumor del
levantamiento hasta los diarios de la ciudad de Puno.

Es así que la insurrección programada para febrero de 1916, durante los carnavales, se
desató apresuradamente en la madrugada del 1 de diciembre de 1915 en la hacienda de
San José, propiedad de Bernardino Arias Echenique, uno de los gamonales más odiados
de Azángaro. Contra las órdenes de Rumi Maqui, un número considerable de indígenas
estuvieron ebrios durante el ataque, y debido también a las modernas armas que contaban
los empleados de la hacienda, las bajas indígenas llegaron al centenar. Los otros cientos
de indígenas huyeron debido al rumor de que venían refuerzos a caballo desde otra
hacienda. Rumi Maqui, herido en el talón, no participó en el ataque y huyó en un caballo
blanco que encontró en la hacienda, mismo Emiliano Zapata.
14 Un grupo de indígenas se había refugiado en la quebrada de Putina Puncu, donde fueron
eventualmente asesinados. Rumi Maqui y el resto de indígenas se escondieron en una
vieja fortaleza prehispánica en el cerro de Inampo y lograron resistir varios días el ataque
de las tropas enviadas por el gobierno de José Pardo y Barreda. El 6 de diciembre de 1915,
los insurrectos fueron finalmente masacrados. La represión no acabó allí pues los
gamonales y sus ejércitos privados compuestos de indios de hacienda buscaron a todos
los indígenas partícipes de la sublevación. Es así como encuentran a Turpo, herido de
bala, quien es atado por los pies a dos caballos que fueron conducidos por terrenos
difíciles para despedazar su cuerpo.

Pero ese no fue el fin de Rumi Maqui. Junto a grupo reducido de indígenas, logró eludir
las tropas durante 5 meses y pudo escapar a Lampa y luego a Arequipa. En Arequipa es
apresado por el Prefecto de Puno, Carlos Zapata, y enjuiciado por traición a la patria. Para
esto, su compañero Chuquihuanca Ayulo había negado la insurrección en varios artículos
en los periódicos El Siglo, El Comercio y El Deber Pro-Indígena. Los indígenas
apresados y Rumi Maqui utilizaron dichos artículos como coartada y negaron que haya
ocurrido un levantamiento indígena. Según la coartada, fueron los mismos gamonales que
inventaron el levantamiento y la figura de Rumi Maqui para justificar sus masacres.
Según el historiador Augusto Ramos Zambrano, “habría sido excesivamente ingenua la
actitud de Rumi Maqui al aceptar llanamente la acusación de traición a la patria y habría
significado comprometer a decenas y hasta centenares de indígenas que estaban
involucrados en el alzamiento, varios de los cuales sufrían prisión en las distintas cárceles
de Puno”. (2)
Un nuevo giro a la historia ocurre cuando el 2 de enero de 1917, los periódicos y revistas
del Perú anuncian que Rumi Maqui había escapado misteriosamente de la cárcel de
Arequipa. Un joven Mariátegui comentaría en El Tiempo:
“Anda suelto en los campos y en las serranías de Arequipa, de Puno y del Cusco, el
general Rumi Maqui. Anda a salto de mata. Hay gentes del orden público que lo siguen
y lo acorralan. Pero que no lo cogen. Nada importa que del gobierno salgan muchas
órdenes y muchos apremios. Pero acongoja una zozobra que es la zozobra del león suelto.
Y es que el general Rumi Maqui quiere a todo trance la restauración de la dinastía
incásica y esto tiene que parecernos muy malo a todos, pero especialmente a otra
dinastía”. (3)

Los familiares de Gutiérrez Cuevas hasta el día de hoy piensan que su pariente fue
fusilado en un cuartel de Arequipa, pues Rumi Maqui nunca volvió a comunicarse con
ellos, pero un artículo del diario arequipeño El Pueblo, del 6 de febrero de 1917, publicó
un artículo donde Rumi Maqui explica cómo se escapó de la cárcel de Arequipa, negando
nuevamente su participación en el levantamiento. Desde ese momento, la imaginación
colectiva se disparó y Rumi Maqui se convirtió en leyenda, apareciendo esporádicamente
en varias sublevaciones andinas. Según el historiador Alberto Flores Galindo, “pareciera
15 por todo esto que estamos ante una especie de seudónimo colectivo. Otro de esos incas
imaginarios que aparecen reiteradamente en la historia andina”. (4)

En realidad, Rumi Maqui, luego de su espectacular fuga, radica en Bolivia donde es


expulsado por editar un periódico en defensa de la raza indígena. Luego, según el escritor
cusqueño Luis Velasco Aragón, Rumi Maqui viaja a Argentina donde ingresa a “la
pléyade de los luchadores anarquistas” y se vuelve en “un convencido ácrata”. (5) Nunca
abandona sus ideas indigenistas y federalistas y en varias oportunidades visita Puno
clandestinamente (en 1926 y 1929). La espectacular historia llega a su fin el 30 de julio
de 1937 cuando desde la ciudad de Potosí en Bolivia, una persona desconocida,
empleando el pseudónimo de “General Huayna Cápac” le escribe a Francisco
Chuquihuanca Ayulo, anunciándole el deceso de Rumi Maqui y haciéndole llegar una
copia del programa para la creación de la Gran Confederación Sudamericana del Pacífico,
que este había elaborado antes de morir.

De algún modo, se puede decir que las travesías de Víctor Gutiérrez Cuevas no acabaron
con su muerte pues uno de sus descendientes continuó su tradición en defensa de los
explotados. Según el investigador Franz García Uceda, el nieto de Rumi Maqui, Víctor
Gutierrez es un fiel anarquista que “con más de 80 años, mantiene una larga historia en
cuanto a militancia libertaria en el país”. (6) En efecto, Víctor Gutierrez fue miembro del
Instituto de Estudios e Investigación de Cooperativas y Comunidades (INDEICOC), cuyo
objetivo era la autogestión de los medios de producción y “la supresión de cualquier
forma de dominación”. (7) El INDEICOC tuvo un rol esencial en la reforma agraria, pero
esa es otra historia.

4 LOS NUEVOS MOVIMIENTOS CAMPESINOS: SIGLO XX (AZANGARO)

Los movimientos campesinos contemporáneos se van a dar en un contexto definido por


los inicios del desarrollo del capitalismo en el campo. Primero va a ser la expansión del
sistema de haciendas entre fines del siglo XIX y principios del actual y después va a ser
la crisis del sistema de haciendas tradicional.

4.1 Sublevaciones y bandolerismo (1910-1925)

La expansión del sistema de haciendas tradicional se produce especialmente en el sur


peruano, en los departamentos de Puno y Cuzco. La expansión de las haciendas se realiza
a costa de las comunidades y los pequeños propietarios campesinos: despojo,
endeudamiento, procesos “legales”. Estamos ante el inicio del capitalismo agrario. La
respuesta campesina es el levantamiento.
Se trata de movimientos localizados, que no abarcan una región en su conjunto, ni a todos
los campesinos de esa region, protagonizados por comuneros y dirigidos contra los
hacendados, los comerciantes o las autoridades locales. No se plantean “a escala
16
nacional”. No consiguen apoyo efectivo de otros sectores sociales, aunque estas
rebeliones estarán en el trasfondo del movimiento intelectual de provincias conocido con
el nombre de indigenismo. Un ejemplo es Tocroyoc en 1921 estudiado por Jean Piel; otro
caso son los conflictos en Laura marca estudiados por Wilson Reátegui o los movimientos
que ocurren durante el oncenio, objeto de una tesis escrita por Wilfredo Kapsoli y el
mismo Reátegui. En la Universidad de San Marcos, Flores Marín y Rolando Pachas han
publicado una cronología nacional de estos conflictos que comprende desde 1900 hasta
1920.
Tal vez el punto culminante –pero en cierta manera excepcional- de estas sublevaciones
esté dado por Rumi-Maqui, nombre empleado por un mayor del ejército, Teodomiro
Gutiérrez C., quien intentó formar un ejército campesino en Azángaro. Rumi Maqui,
según informaciones proporcionadas por Manuel Vassallo, llegó a convocar a indios de
Puno, Cuzco, Abancay e incluso Ayacucho. Al parecer también tenía contactos en
Bolivia. Testimonios de sus propósitos podrían estar dados por algunos símbolos quo
llegó a emplear: un sello, una bandera... Formó un “estado mayor”. A diferencia de las
otras sublevaciones fue un movimiento organizado. De Rumi-Maqui se han ocupado
Mauro Paredes y Agustín Barcelli, entre otros autores.

E1 case de Rumi-Maqui servirá de apoyo a quienes posteriormente comenzaron a pensar


en “nacionalidades quechua y aymara”, como el grupo Resurgimiento del Cuzco, los
indigenistas en el estilo de Luis E. Valcárcel de Tempestad en los Andes y sobre todo, los
comunistas peruanos en la década del 30, cuando lanzan a la presidencia del Perú, en las
elecciones de 1931, al campesino puneño Quispe Quispe.
Junto con las sublevaciones renace un fenómeno tradicional en los Andes: el
bandolerismo. El bandolerismo se encuentra presente desde los tiempos de la
independencia a través de las “montoneras”. Se prolonga con la inestabilidad política y
los levantamientos de la República. Es una de las formas más primitivas de protesta y
social.
El bandolerismo social, es decir, el bandido que ataca al rico en defensa del pobre, se
generalice en la sierra peruana. En el período que nos interesa se da especialmente en la
sierra norte, en Cajamarca. En el sur, el fenómeno específicamente debe denominarse
abigeato, y fue uno de los problemas mayores que tuvieron que enfrentar los hacendados.
Este bandolerismo social ha sido poco estudiado. Eric Hobsbawm se ocupa
reiteradamente del Perú en su libro Bandits. Anibal Quijano, en una tipificación de los
movimientos campesinos llamó la atención sobre el fenómeno. En la literatura, Ciro
Alegría inmortalizó el “tipo ideal” a través de la figura del “fiero Vásquez”.

Pero, para evitar el romanticismo, al lado del bandolero social es preciso mencionar a la
violencia indiscriminada, contra ricos y pobres, ejercida por algunos bandidos y abigeos,
y también a los gamonales que movilizaban a sus indios contra otro gamonal, contra los
mismos indios o contra las autoridades, como un hacendado de Cajamarca que en la época
de Leguía se levantó contra el intento de hacer una carretera en su localidad.

Bandolerismo y sublevaciones, estas formas de protesta social no cuestionaban, conviene


reiterarlo, al sistema en su conjunto. Geográfica y socialmente estaban aisladas. Se trató
de protestas primitivas, testimonios de la vida y la rebeldía popular, pero de muy limitada
efectividad. Eran expresiones pre-políticas, empleando un concepto de Eric Hobsbawm.
Sin embargo todas estas manifestaciones campesinas repercutieron en el desarrollo de las
posiciones indigenistas y en el debate sobre el indio de la década del 20. Se generaron
algunos intentos de organización del campesinado, en los que incluso tiene participación
17
José Carlos Mariátegui.

4.2 Invasiones y sindicatos

Entre 1945 y 1965 se intensifica el desarrollo del capitalismo en el campo y la presencia


del imperialismo. El sistema de hacienda tradicional entra en crisis.
A diferencia de la fase anterior, la fase que se inicia en 1945 y termina en 1965, se va a
caracterizar1 por su generalización a escala regional y nacional, su alto nivel organizativo
y su repercusión en la política nacional, es decir, en la crisis del Estado Oligárquico.
Otra diferencia notoria es la definida participación de los colonos de haciendas.
Fenómenos en cierta forma anunciados por José María Arguedas en su novela Los Rios
Profnndos, que adquiere concretización cuando desde 1945 comienzan a aparecer los
primeros sindicatos en las haciendas del valle del Mantaro. La sindicalización campesina
se intensifica en la década del 50, especialmente en el Cuzco, teniendo como centro los
valles de La Convención y Lares.

Junto con los sindicatos comienzan a aparecer otras formas de organización, como las
asambleas campesinas. El momento culminante de este proceso estará dado por las
invasiones de haciendas. Pero el término es impropio, se trata más bien, como lo dicen
los mismos protagonistas, de recuperaciones. La figura se invierte. La hacienda deja de
estar a la acometida, despojando a los campesinos, como había ocurrido desde el siglo
XVI; ahora son los campesinos los que atacan a la hacienda: los colonos desde el interior
formando sindicatos; los comuneros, como la comunidad de Rancas en Cerro de Pasco,
desde afuera invadiendo. El momento más agudo del proceso está dado entre agosto de
1963 y agosto de 1964. Es entonces cuando, siguiendo al informe del CIDA (Comisión
Interamericana del Desarrollo Agrícola), los conflictos se encuentran generalizados a
escala nacional.

La lucha no es solo por la tierra, como han señalado erróneamente muchos autores. Los
campesinos exigen además mejores salarios, cambios en las relaciones serviles,
educación y escuela. Pero, al lado de todo esto, quieren mantener beneficios del mundo
campesino, como lo ejemplifica la defensa que los pastores hacen de su ganado “huaccha”
(Martínez Alier). Hay que añadir que en los mítines campesinos se recogen
reivindicaciones mayores, como por ejemplo la expulsión de la International Petroleum e
incluso la nacionalización del canal de Panamá. Esto último lo observó Hugo Neira en
ese apasionante reportaje titulado Cuzco: Tierra o muerte. Indica que los campesinos
tienen contactos con obreros del sur (ferroviarios, cervecería), con los estudiantes y con
algunos intelectuales. Pero a pesar de lo anterior, el movimiento campesino no logra
articular cabalmente con el movimiento obrero, que recién comenzaba a liberarse del
pesado lastre aprista, ni tampoco con las nuevas agrupaciones políticas que emergen a
conjuro de la revolución cubana, como el MIR o el ELN.

De esta manera cuando el movimento guerrillero estalle, el movimiento campesino habrá


iniciado una fase de declive. Tendrá apoyo individual del campesino, tanto en el centro
como en el sur, pero no el apoyo masivo que necesitaba.
Importa señalar, que a pesar del limitado éxito de las invasiones y del sindicalismo, estos
18
fenómenos señalan claramente el paso de las luchas pre-políticas, espontáneas y
primitivas, a las luchas políticas. Desde otra perspectiva el paso de lo indio a lo
campesino.
En función de lo anterior conviene tener en cuenta la aparición y el desarrollo de
organizaciones nacionales como la Central de Campesinos del Perú (C.C.P.). También
hay que mencionar la acción de organizaciones políticas en el campo, iniciada desde
1930, especialmente entre los yanaconas da la costa, y sobre la cual pueden dar
testimonios las luchas en el valle de Chancay estudiadas por José Mejía.

Sobre estos hechos que acabamos de reseñar la bibliografía es abundante y polémica.


Abundan las interpretaciones divergentes. Uno de los muchos temas discutibles es la
caracterización del sector campesino que dirigió el levantamiento. En el caso de la
Convención algunos hablan simplemente de campesinos, otros atribuyen la dirección a
los intelectuales trotskistas, finalmente hay quienes piensan en “campesinos ricos” e
incluso de “kulaks”. Pero ¿resultan validas estas distinciones? ¿Se puede hablar
efectivamente de un “campesinado rico” en el valle de La Convención de entonces?
¿Habría sido tan fuerte el preceso de diferenciación campesina? Como estas preguntas
hay muchas otras pendientes sobre diversos temas.

Carecemos todavía de un estudio de conjunto sobre el período 1945-65: un estudio que


busque insertar a las luchas campesinas con la coyuntura dentro de la que transcurren.
Esto significa proponer una investigación. De ninguna manera restar méritos a los
estudios de Fioravanti, Hobsbawm, Martínez Alier, Neira, Kapsoli, Villanueva…
En todo caso resulta evidente que estas luchas campesinas contribuyeron decididamente
a la crisis del estado oligárquico y, en contra de una cierta “ideología official”, muestran
que el campesinado ha tenido un papel activo en la historia peruana.

En la rápida reseña histórica realizada en las páginas precedentes se han sugerido


problemas. De todos ellos quisiéramos rescatar uno, que se ha dado desde el siglo XVI
(desde la invasión española) hasta la actualidad: la definición de campesino en los Andes.
Hay un largo debate sobre qué es un campesino. Quien se ocupe de los movimientos
campesinos en el Perú debe atender a este debate pero, adicionalmente, debe tratar de
esclarecer qué es específicamente un campesino al interior del mundo andino.

En nuestra exposición inicialmente hemos estado refiriéndonos más a los indios que a
campesinos. La conquista creó al indio, al presentar frente a las diversas etnias que
componían el imperio, una presión externa que por negación terminó unificándolas. Sobre
la situación de clase acabó dominando el aspecto étnico. Los “movimientos campesinos”
del S. XVI e incluso del siglo XVIII aparecen como movimientos de oposición indígena
al orden colonial.

Pero ya en el mismo siglo XVIII se comienza a anunciar el cambio, a través del


movimiento dirigido por Túpac Amaru. En el siglo XX la situación aparecerá con mayor
claridad. Las reivindicaciones campesinas (la tierra, por ejemplo) serán más fuertes que
las reivindicaciones nativas. Los campesinos, como clase, tendrán relaciones con otras
clases o sectores de clase aliados, expresión de lo cual serán los nuevos medios de lucha,
como el sindicato y las invasiones.
Lo anterior no significa que el elemento indio haya desaparecido. Aunque ya no como
19
dominante, persiste. Mejor que nosotros lo expresa Hugo Blanco cuando afirma que:
"el problema del indio es el problema de la tierra, como lo dijo Mariátegui. Es cierto:
porque así lo entendemos, hemos luchado inclusive con las armas en la mano bajo el lema
de 'tierra o muerte'.

Pero no es simplemente económica la opresión. Como consecuencia de la opresión


económica, se nos aplasta en muchas formas a los indios de todos nuestros países. Se
aplasta nuestra cultura, nuestro quechua, nuestro ayimara, nuestro guaraní, nuestro yaraví,
nuestros gustos estéticos. Somos los escupidos como dice el tayta.”

Del siglo XVI al siglo XX. De las luchas nativistas a las luchas propiamente campesinas.
De las oposiciones étnicas a las oposiciones de clase. El hilo que unifica este largo
recorrido histórico, la continuidad en estas luchas campesinas, está dada por el paso de lo
indio a lo campesino. Esta es la tesis central que hemos querido desarrollar en las páginas
precedentes, más que desarrollarla, plantearla. Podría ser tal vez un elemento fructífero
en las futuras investigaciones sobre el tema.

Conviene señalar que es gracias a las investigaciones recientes que hemos podido
proponer esta imágen de conjunto sobre los movimientos campesinos.

5 EL MOMENTO HISTÓRICO

Tres siglos de opresión, con su influencia letal. Pensaban como tres montañas de plomo
sobre el cadáver del imperio. Bajo aquel peso enorme habían ido desapareciendo las obras
admirables del lnkario logradas en largos siglos de paciente labor. La conquista fue como
un cataclismo para aquella organización. Destruyó la sociedad indígena y su economía.
Trajo por tierra el maravilloso y armónico sistema Comunista de gobierno.
Pueblos íntegros fueron diezmados. Desaparecieron sus magníficas obras de
irrigación, Sus acueductos. Sus caminos espléndidos, sus edificios seculares. De todo esto
quedaron ruinas.

El capital humano también iba disminuyendo. De once millones de habitantes, con que
contaba el Imperio antes de la conquista, se habían reducido a menos de cinco en
aquellas fatídicas tres centurias. Pavorosa proporción. Marchando a aquel ritmo la
despoblación sería total. Este hecho, da la medida de la obra destructora de la Conquista
debido al bárbaro sistema de gobierno impuesto a los pueblos sojuzgados. Del Imperio
floreciente de ayer solo quedaban vestigios y escombros. Reinaba entre ellos un
silencio de necrópolis. El dolor la angustia, cerraban sus férreas tenazas en torno
a la sufrida raza. Pero esta soportaba silencio su martirio. Parecía de bronce, Resistió
20
estoicamente. Ni uno quejo. Ni un alarido de protesto. Sus reacciones violentas habían
sido ahogadas en sangre desde la rebelión de Manco II en 1535.

El Perú estaba sumido en una inmovilidad cataléptica. En un letargo mortal. El régimen


colonial parecía. Haberse impuesto definitivamente. En rápido bosquejo enfocamos lo
situación. Los indios marchaban en rebaño a ser devorados entre las fauces voraces de lo
mita, los obrajes. Los cañaverales. Las encomiendas. Eran estos centros de
bárbara e inhumana explotación. Verdaderos infiernos dantescos. Ahí entraban los indios
por millones, en racimos humanos impresionantes, la mayoría no volvió a salir.
Quedaban sus cenizos. Huesos calcinados, sangre y lágrimas, eran el combustible
de aquellas hogueras gigantescas. Es que el hombre había perdido su condición de
persona. Estaba convertido en animal de sufrimiento. Había descendido al plano de lo
bestia de carga.

Estaba en la misma categoría del perro o del gato ante el criterio despótico del amo. El
que nada tenía pagaba con su persona el delito de vivir. El quera yanacona de
nacimiento se consideraba como siervo. De hecho perteneció al dueño de la tierra
donde había visto lo luz. Y era irredimible. Si era hijo de la comunidad. El mal era mucho
peor; llevaba desde antes de nacer la marco infamante del esclavo. El casado no estaba
seguro de su compañera de infortunio. Estaba a merced de lo violencia, de la extorsión
brutal erigidas en ley Carne de esclavitud, para esta sufrida raza no habíamos ley que la
voluntad despótica del amo ni más juez que el látigo del capataz, Era paria en su
propia tierra. Nada le pertenecía. Potosí, Huamanga, Huancavelica., grandes
centros mineros, abrían sus socavones insaciables que iban tragándose rebaños
íntegros de infelices parias enganchados en el trágico horror de las mitas.
En cambio de estas costumbres silenciosas salían ríos de plata y metales
nobles para enriquecer a la corona de España y la Corte con su enfatuada nobleza
decadente. Sus corregidores sanguinarios. Sus caciques pulpos.

El Perú estaba convertido en un feudo inmenso. Los obrajes, verdaderos martillos pilones
de la raza, devolvían el sudor, las lágrimas y la sangre de los indios, convertidos en pesos
de oro. Los cañaverales. Los cocales de las tierras calientes, cooperaban a la obra
exterminadora de hombres con sus fiebres mortíferas y sus enfermedades incurables.
Hasta el habitante de la puna y la cordillera llegaba el aire envenenado de aquella
esclavitud colectiva. Si era pastor. Los descuentos inicios por ganado "muerto o
extraviado; el hambre, las privaciones, lo mantenían atado por toda su vida como una
bestia a la noria. Destino cruel. A lo postre el paria tenía que rendir su tributo a la tierra.
"De Potosí salían diariamente quintales de plata rumbo él los bergantines. Camino
de España. En sus minas trabajaban miles de indios "mitayos" bajo el látigo
del capataz. No importa que la muerte los trague a cado minuto.

Por eso mismo la española establecida la "mita", servicio obligatorio y gratuito. Más tarde
se elevará una voz en favor de los indios: lo del Padre Las Casas. Pero ya han muerto
cuatro millones en la ruda faena. Potosí ha enriquecido a la Corona, sus fiestas fueron tan
suntuosas que quedan en el recuerdo de los cronistas. Por el mundo corre lo fama de su
poderío y todavía hasta hoy la leyenda repite con asombro: ¡tan rico como un Potosí"! (1)
TrisíenMaref. La Tragedia del Altiplano.)En nombre de la Religión, la Ley, en nombre
del poder omnipotente de la fuerza, estas injusticias seculares llegaron al colmo.
Este fue el repartimiento forzoso de los corregidores. Constituía éste en repartir por
Medio de la fuerza objetos y mercaderías inservibles, como barajas. Chuchearías.
21
Objetos averiados. Entre los indios, para que fuesen pagados religiosamente con sus
tierras o bienes, con su trabajo y el de sus familiares. En Acora un corregidor
impuso a un indio rico, por la suma de cien pesos un naipe, era un Rey de bastos. Como
objeto valiosísimo. El indio. En su ignorancia. Llegó a su muerte a la iglesia de su pueblo
el famoso naipe, da testimonio de este hecho el escritor Basadre que llegó a conocer este
naipe y a la persona que lo poseía. Ten inicua explotación iba a enriquecer, en
progresión geométrica, las arcas de les famosos corregidores, especie de gamonales
políticos de estos tiempos, que gobernaban sin más ley que su despótico
voluntad y desenfrenada ambición. Este funcionario colonial ero para el indio un
verdadero azote y según un historiador, nada había para el indio más y más odioso que
este señor, prácticamente dueño absoluto de esta provincia. “Estos extremos a que
había llegado lo injusticia y la extorsión arrancó una! de dolor a la raza oprimida”. Pero
esa queja se perdió en el silencio. La acalló la carcajada cínica de los tiranos. Las
compadrerías de los áulicos.

El favoritismo de los poderosos La Corte, opio tizada por sus vicios, mareada por la
algarabía y la adulación de sus lacayos y bufones, era sorda y muda ante el clamor de la
raza sojuzgada. El, eterno papel o de los informes la marcha lento y desesperante en la
tramitación de los expedientes. Constituían ridículos e irónicos paliativos ante males tan
tremendos que iban minando con su cáncer implacable el corroído organismo
de colonia. Entre tanto la orgía de sangre seguía alimentando sus eras dantescas. Sobre
aquel panorama de pesadilla, sobre aquel cuadro de alucinación.

Allá en lo alto del Koricancha no flameaba corno en otros tiempos lavandera secular de
los Emperadores. Se había arriado silenciosamente en su mástil. Un negro crespón
funerario había lo reemplazado al Inti, el dulce Dios del Inkario, ya no alumbraba como
antes con sus rayos esplendentes. Reflejaba ahora una luz lívida y espectral
sobre ese panorama de cementerio en que aviase convertido aquel imperio
floreciente que se derrumbó como un castillo de naipes ante el golpe traidor de un
puñado de aventureros españoles la tarde trágica de Cajamarca.
22
CONCLUSIONES

A principios del siglo veinte, los campesinos puneños enfrentaban una grave situación.
El crecimiento del mercado de la lana ejercía una gran presión sobre su fuerza de trabajo,
su producción y sus tierras comunales. Debido al sistema de producción que reinaba en
Puno, el sector hacendado sólo podía incrementar sus ganancias a costa del trabajo y los
recursos del campesino, y así lo hizo mermando los ingresos campesinos. Aumentaron
las compras forzadas de lana a un precio muy por debajo del precio de mercado, la
demanda de trabajo no remunerado, las contribuciones arbitrarias y las usurpaciones
violentas o ilegales de tierras comunitarias y privadas.

Esto, agregado al serio desbalance entre población y recursos, iba exacerbando el largo
proceso de deterioro del modo de vida campesino y debilitando la solidaridad comunal
que por mucho tiempo había actuado como escudo contra la voracidad de los hacendados.
El campesinado indígena de Puno, privado del derecho de voto desde 1896, no tenía poder
político, y carecía de la protección que le había otorgado el pacto tributario colonial. Las
elites locales iban estrechando su círculo de poder y abuso. Sin embargo, el movimiento
campesino no fue capaz de imponer ante el gobierno y la sociedad nacional la imagen de
un “ciudadano indígena”. Los intelectuales indígenas tuvieron que hacer algunos cambios
en el discurso y en la práctica, mostrando una vez más su pragmatismo y su habilidad
para adaptarse a los cambios. Empezaron a identificarse ellos mismos como campesinos,
buscando nuevas alianzas con el sindicalismo y los partidos políticos emergentes.
Evitaron desde entonces referirse a sí mismos como indios para alcanzar una identidad
nacional. (De la Cadena 2000: 311)

Su lucha como mensajeros indígenas no fue olvidada. Organizaciones locales de defensa


heredaron las experiencias de los voceros y de organizaciones como el CPDIT (Comité
Pro-Derecho Indígena Tawantinsuyo) y continuaron la lucha por la defensa de los
derechos campesinos. El Estado, así como intelectuales y políticos que vinieron después,
recuperaron sus argumentos. Las ideas de José Carlos Mariátegui deben mucho a los
voceros e intelectuales puneños, así como al CPDIT.

El resultado de sus batallas se consolidó en la medida en que las escuelas privadas y


públicas se diseminaron a través del área rural. En Puno, la historia oral mantuvo viva la
memoria de los mensajeros transmitiendo de generación en generación su ejemplo de
liderazgo. Puno heredó de ellos una tradición de liderazgo campesino dinámico y
pragmático, y una fuerte identidad étnica.