Sei sulla pagina 1di 35

INDICE

CAPITULO I ................................................................................................................................ 2
“SISTEMA INQUISITIVO” ........................................................................................................ 2
I. ANTECEDENTES HISTORICOS ................................................................................ 2
II. MARCO TEORICO ........................................................................................................ 4
III. PRINCIPALES ACONTECIMIENTOS DEL DESARROLLO DE LA
INQUISICION EN EUROPA. ................................................................................................ 6
IV. PRINCIPALES ACONTECIMIENTOS DE LA INQUISICION EN AMERICA . 8
V. La Acción Penal Dentro Del Proceso Inquisitivo ............................................... 10
VI. El Procedimiento Inquisitivo ............................................................................... 11
A. La Iniciación Del Proceso: ............................................................................................ 11
B. La Indagatoria: ............................................................................................................. 11
C. El Sujeto Dentro Del Proceso Penal Y Su Aseguramiento Al Proceso: ........................ 12
D. La Valoración Probatoria: ............................................................................................ 12
E. Principios Aplicables Dentro Del Proceso Inquisitivo: ................................................. 12
VI. Razgos del modelo inquisitivo en el Nuevo Proceso Penal Peruano ...... 14
CAPITULO II ............................................................................................................................. 21
El Sistema Acusatorio........................................................................................................... 21
I. ANTECEDENTES HISTORICOS .............................................................................. 21
II. MARCO TEORICO ...................................................................................................... 23
Principios en el Sistema Acusatorio. ................................................................................... 24
II. LOS SISTEMAS ACUSATORIOS EN AMÉRICA LATINA .................................. 27
III. SISTEMAS ACUSATORIOS EN PAÍSES LATINOAMERICANOS ................ 29
¿CUALES SON LOS DESAFÍOS DE LA IMPLEMENTACIÓN DE SISTEMAS ACUSATORIOS EN
AMÉRICA LATINA? ............................................................................................................... 30
IV. LAS FASES DEL SISTEMA ACUSATORIO....................................................... 31
A. Fase I. La Investigación del delito ................................................................................ 31
B. Fase II. Los Mecanismos Alternativos de Solución a Controversias ............................ 32
C. Fase III. Suspensión Condicional del Proceso .............................................................. 33
D. Fase IV. Procedimiento Abreviado .............................................................................. 33
E. Fase V. Juicio Oral........................................................................................................ 33
F. Fase VI. Impugnación .................................................................................................. 34
CAPITULO I
“SISTEMA INQUISITIVO”

I. ANTECEDENTES HISTORICOS
La historia de la Inquisición, no puede ser entendida, si no se observa desde una
perspectiva doble, donde el Estado y la Iglesia marcaron totalmente el pensamiento y
sentir del hombre medieval.

Desde la fundación del Cristianismo, la obligación de respetar la autoridad establecida,


era acatada con profunda devoción. El respeto a la autoridad legítima, era un deber
innegable por cualquier creyente. Se trataba de un doble gravamen, que la historia de
los pueblos paganos desconocieron hasta entonces completamente, pues con la
entrada del medioevo, el hombre debió obediencia a la ley humana por un lado, y a la
ley divina por otro. El enfrentamiento entre una y otra sobre un tema, sin embargo,
generaba la necesidad del cristiano de acatar la segunda, más alta, divina y fuente
primaria de la primera, pues el hombre se debía a Dios por encima de cualquier ser
humano igual a él.

“El cristiano, que creía que su religión era una verdad revelada por Dios para guiarle
a una salvación muy superior a la de cualquier destino que ofreciera este mundo,
tenía que creer que la religión le imponía deberes que los que ningún emperador
podía dispensarle y a la luz de los cuales había que sopesar y juzgar el deber admitido
de obediencia cívica”1

La posición cristiana demostró así, el supuesto de una naturaleza dual en el hombre,


acompañada por un doble control adecuado a ésta, que corresponde al doble destino
del ser humano: uno terreno, a ser desarrollado por el hombre, durante su paso
temporal y limitado en la tierra, y uno divino, que será desempeñado como tarea

1
Historia de la Teoría Política” SABINE George, H. Fondo de Cultura Económica, Colombia 1992 143 p
superior en un espacio celestial después de la muerte, si se hace acreedor a ello en
vida.
La nueva relación entre Iglesia y Estado, que se afianzó durante la Edad Media, generó
grandes conflictos en cuanto al concepto de lealtad que conocía el mundo europeo
hasta entonces, pues la antigua sociedad pagana abanderaba el ideal imperial según el
cual, los más altos deberes morales y religiosos confluían en el Estado y
simbólicamente, en cabeza del Emperador, que a la vez era suprema autoridad civil y
divinidad. Para los cristianos, tales consignas eran paganas y contrarias a la religión. Las
ceremonias que tributaban honores religiosos a los emperadores debían ser abolidas
por tener éste, carácter terrenal. Las instituciones de origen divino debían separarse
de aquellas de creación humana.

Las autoridades terrenales, debieron tolerar el nuevo papel que desempeñaba una
Iglesia pujante, con largos y arduos años de lucha y adquisición de conocimientos que
generaron su fortalecimiento; hecho al cual se une, entre otras razones, la constante
necesidad del hombre de hallar un ser superior a él, a quien atribuir las explicaciones
metafísicas del mundo y de los hechos que en él ocurrían, y que hasta entonces la
ciencia no había podido explicar.

La iglesia así, durante la Edad Media, era la única que instruía a los hombres de la época,
pues tenía la exclusividad de la administración de la enseñanza. Cada abadía, así como
cada Iglesia Catedral tenía su propia escuela. La enseñanza y forma de impartir el
“discurso adecuado” era en latín, y versaba éste sobre las materias de teología y las
llamadas siete artes (gramática, retórica, dialéctica o lógica, aritmética, geometría,
astronomía y música).
El sistema inquisitorio nació desde el momento en que aparecieron las primeras pesquisas de
oficio en Roma y en las monarquías cristianas del siglo XII, lo cual originó el desuso del sistema
acusatorio que se practicó con anterioridad. El modelo inquisitivo no sólo fue un modelo de
organización de un procedimiento o de una administración de justicia, sino por el contrario,
generó a su alrededor una cultura inquisitiva. El sistema inquisitivo manejó un procedimiento
escrito, burocrático, formalista, incomprensible, ritualista, poco creativo y especialmente
preocupado por el trámite y no por la solución del conflicto2

II. MARCO TEORICO

En un proceso inquisitivo el imputado era concebido como un objeto de persecución


penal y no como un sujeto de derechos y titular de garantías frente al poder penal del
Estado, es decir se hacía prevalecer ampliamente el interés estatal en detrimento de las
garantías del imputado. El principal rasgo del procedimiento inquisitivo radicó en la
concentración de las funciones de investigación y juzgamiento en un mismo órganolo
que resultó incompatible con el derecho del imputado a ser juzgado por un tribunal
imparcia3

En ese tipo de procedimientos la fase de instrucción era central, en la mayoría de los


casos, las sentencias se fundaban en las pruebas producidas durante la investigación4 ,
las cuales, no podían ser del conocimiento del imputado, lo que representó una
constante violación del derecho de defensa y del principio de contradicción. Respecto
de la fase de instrucción del procedimiento inquisitivo se destacaban dos características
que violaban las garantías del Debido Proceso: en primer lugar, el extendido fenómeno
de la delegación de funciones en funcionarios subalternos; en segundo lugar, la
instrucción no era pública. El Principio de legalidad es sobre el que descansaba el
procedimiento inquisitivo en materia de persecución penal, de acuerdo con el cual los
órganos encargados de la misma, debían investigar y eventualmente sancionar todos los
hechos que llegaban a su conocimiento.

2
Cfr. VAZQUEZ GONZÁLEZ DE LA VEGA, Cuauhtémoc, “Hacia el cambio de paradigma en los
procedimientos penales”, en Itercriminis, Tercera Época, Número 3, Enero-Febrero, INACIPE, México,
2006, p. 151
3
DE LA BARRA, Rodrigo, “Sistema inquisitivo versus adversarial; cultura legal y perspectivas de la
reforma procesal en Chile” en Ius et praxis, Volumen 5, Número 002, Universidad de Talca, Chile, 1999,
p. 144. 3 La jurisprudencia de los órganos internacionales de protección de derechos humanos, ha
reiterado constantemente la imparcialidad del tribunal para obtener una dimensión objetiva, de la
confianza que debe suscitar el tribunal.
Además de lo anterior el procedimiento no considera a la víctima como un actor del
procedimiento, razón por la cual se ha dicho que es la gran olvidada.Son algunas
características predominantes en el sistema inquisitivo:

1) Un procedimiento escrito y secreto.4

2) Una administración de justicia secreta, pues a pesar de que existan normas que
establezcan publicidad, son letra muerta e inoperante.

3) Un proceso penal poco respetuoso de las garantías del imputado a causa de que es
considerado objeto del procedimiento y no el sujeto del mismo.

4) La desnaturalización del juicio, entendido como consecuencia de falta de juez en un


juicio por delegación de funciones, en oposición al principio de inmediación.

5) Los testigos se convierten en actas, y las partes se comunican y conocen por medio
de escritos.

6) No existe plenamente el principio de independencia judicial. El poder judicial no es ni


debe ser una estructura administrativa.

7) La característica quizá más importante del sistema inquisitivo es la falta de confianza


social respecto de la administración de justicia como consecuencia de no ejercer como
es debido el ius puniendi; por ejemplo, “en el Distrito Federal el 74 % de la población se
siente insegura”5

8) “La función de acusar corresponde al juez”6

9) “Es biinstancial

10)“Se da la prueba tasada, las pruebas que presenta el Estado tienen mayor valor
probatorio que las pruebas que presenta el acusado

4
Cfr. HERNANDEZ, Roberto, Alcances del “Juicio Oral” frente a la Reforma Integral a la Justicia Penal
propuesta por Presidencia, Documento de Trabajo del Centro de Investigación y Docencia Económicas,
CIDE, México, 2004, p.18
5
ARANGO DURAN, Arturo, México: Atlas Delictivo del Fuero Común 1997-2006, Instituto Ciudadano de
Estudios sobre la Inseguridad A.C., México 2008. p. 19.
6
DAGDUG KALIFE, Alfredo. “El Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal al amparo de
los principios informadores del proceso penal”, en Peláez Ferrusca Mercedes, Ontiveros Alonso Miguel
(coordinadores), La influencia de la Ciencia Penal Alemana en Iberoamérica en Homenaje a Claus Roxin,
Tomo II, Instituto Nacional de Ciencias Penales, México, 2006, p 85
III. PRINCIPALES ACONTECIMIENTOS DEL DESARROLLO
DE LA INQUISICION EN EUROPA.

Definitivamente el estudiar los acontecimientos importantes de la historia, nos da una


idea clara de cómo el pasar del tiempo no es en vano, y que la situación actual de
nuestras sociedades directa o indirectamente depende del pasado. La Inquisición fue
concebida por Inocencio III en Francia (año 1204), luego pasó a Italia, Alemania e
Inglaterra. Pero es de resaltar que en 1218, llegó a España. Fue instaurada primero en
Barcelona por el Obispo Berenguer de Palou16. Aproximadamente en 1242, se escribe
un directorio para uso de los Inquisidores Aragonenses.7 Esta es la Inquisición antigua,
la catalana y aragonesa, que duró del siglo XIII al IV.

En España, se presentó la llamada “Inquisición Nacional”, siglos después. El 1 de


noviembre de 1478 se firmó un documento por el Papa Sixto IV que definitivamente
tuvo gran alcance en España. La Bula Exigit sincerae devotionis affectus, que fue el
documento que se dirigió a los Reyes de Castilla y León, Fernando e Isabel. El alcance y
trascendencia de la Bula Exigit, entre otras cosas, fue el conceder a los Reyes que
pudieran nombrar dos o tres Obispos o Sacerdotes seculares regulares, quienes debían
ser de más de cuarenta años, de vida recomendable, titulados académicos en teología
o derecho, con el fin de que desempeñaran el oficio de Inquisidores en las ciudades de
sus reinos. La extinción de las facultades otorgadas por la Bula, se debía hacer mediante
la realización de otro documento por parte del Papa, en el que se expresara la anulación
de la misma.

El nombramiento del Inquisidor General correspondía al Papa. Este primero a su vez,


debía nombrar delegados para un determinado territorio o para un determinado caso,
pudiendo los Reyes intervenir en cualesquiera de estas asignaciones. El Inquisidor

7
Por SAN RAIMUNDO DE PEÑAFORT (1175-1275) Penitenciario del Papa.
General, aprobaba las sentencias de los Tribunales Territoriales o las anulaba, presidía
las congregaciones del Santo Oficio y las sesiones del Consejo. Un cierto número de
Consejeros formaba el Consejo de la Inquisición y tenían la misión de asesorar al
Inquisidor General.

La Inquisición ocupó un lugar importante dentro de otras tantas iniquidades dedicadas


a los Españoles8. No cabe duda, sin embargo, que la gente estaba de acuerdo con la
institución de la Inquisición, esto debido a la expresión lógica de los prejuicios sociales
que prevalecían en la sociedad.

Es importante mencionar que las actividades de la Inquisición Española no se limitaron


a la península; antes del siglo XV, el Santo Oficio se estableció en Cerdeña. En 1505, creó
un Tribunal en las islas Canarias.9

En América, el establecimiento de la Inquisición siguió la conquista española. A


mediados del Siglo XVI están ya los Españoles firmemente establecidos en México y en
Perú. En estas colonias, había un porcentaje importante de nuevos Cristianos, razón por
la cual, surgieron reclamos para fundar un Tribunal de la Inquisición.

El Rey Felipe II, instituyó los Tribunales de la Inquisición en las ciudades de México y
Lima, en 1569. A manera de ejemplo, en México los Obispos ejercieron la vigilancia
efectiva en los casos de Herejía hasta el Reinado de Felipe II. Desde que se estableció la
Inquisición, ésta tuvo que desplegar una gran actividad, y gran parte de las primeras
víctimas fueron extranjeros. Varios Ingleses murieron en la hoguera en México. La
diferencia principal de los Tribunales americanos con respecto a los de la península, era
que éstos no tenían jurisdicción sobre los indios, pues simplemente se procuraba su
evangelización. Su principal objetivo, era erradicar de las Indias a los cristianos nuevos,
sospechosos de Judaizantes y a los Protestantes. Pero, de la Inquisición en
Latinoamérica, nos encargaremos en el siguiente capítulo.

8
Las guerras de religión, el exterminio de los indios americanos, la expulsión de los Judios y Moriscos.
9
Jurisdicción creada con anticipación a la aparición del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición;
encargada de perseguir las primeras Herejías que se dieron a partir de la segunda Cruzada entre los años
1147 y 1149. Ante las numerosas labores que correspondían a sus obispos, la labor de ésta frente a la
persecución de herejes fracasó, al punto de llegar a necesitarse la instauración de un nuevo tribunal,
labor llevada a cabo por el Papa Gregorio IX hacia el año de 1230.
IV. PRINCIPALES ACONTECIMIENTOS DE LA
INQUISICION EN AMERICA

El Tribunal de Lima fue fundado por el Rey Felipe II, mediante edicto en el año de 1569,
pero empezó su labor al año siguiente. Una de sus dificultades, fue su amplia jurisdicción
territorial, lo que ocasionó numerosos problemas de control.

Desde un principio, la corte española procuró que los Inquisidores llegaran a América
con todos los privilegios y en condiciones de poder absoluto, para que realmente fueran
obedecidos y sus decisiones fueran respetadas. Como en toda la historia de la
Inquisición, se les exigía efectuar un ritual extremo para realizar un Proceso Inquisitivo.

La Inquisición Americana, tenía plena autonomía de la suprema, sin querer decir con
esto que no existía un extremo control de España. Al igual que el Tribunal de México, en
el Tribunal de Lima existía un problema bastante complejo, y era la continua rivalidad
entre los mismos funcionarios del Santo Oficio. Desde un principio los inquisidores
llegaron con arrogancia, y haciendo exigencias en cuanto a privilegios exagerados,
llevando a la enemistad con la Autoridad Civil.

Igualmente existió rivalidad con la Autoridad Eclesiástica, debido a que ésta pensaba
que el establecimiento de dicha institución, causaría la disminución de su poder y
capacidad de mando.El 29 de Enero de 1570 se inauguró oficialmente el Tribunal. En el
Edicto de Fe promulgado, se explicaba a los cristianos cuáles eran los errores que podían
cometer, así como también se les obligaba a delatar a quienes pudieran parecer Herejes.
La situación en Perú no era la mejor, el nivel cultural era muy bajo, los abusos de los
conquistadores generaban revueltas entre los indios, la infraestructura, y en general la
situación del país, era deplorable.

Frente al Tribunal de Lima, muchos reos confesaron sus delitos, pero evidentemente
aquellos que no eran graves, tales como haber pronunciado palabras irónicas o
sarcásticas, haber hecho referencia al sacramento en una conversación corriente, etc.
Uno de los problemas que afrontaban los Tribunales Americanos, era la consecución de
personal idóneo y adecuado para el manejo de los mismos, tales como comisarios,
consultores, receptores, etc. Otra dificultad, consistía en las malas condiciones que
presentaban las cárceles de estas instituciones, lo que llevaba a la enfermedad e incluso
muerte de los presos, circunstancias tales que obligaban muchas veces a dejarlos en
libertad bajo fianza.

El Tribunal Limeño estaba conformado por tres Inquisidores, y un número


indeterminado de cargos de menor importancia.

El Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición de Lima, tuvo una duración de


aproximadamente tres siglos, aunque con el paso de los años, poco a poco fue diluyendo
su práctica.

A continuación, pasaremos a realizar una breve descripción de los aspectos más


importantes de la Inquisición en México: Desde 1522, antes del establecimiento del
Santo Oficio en México, el Virreinato había tenido una Inquisición Monástica, que era
llevada a cabo por Frailes evangelizadores, la cual duró hasta 1533. Luego, de 1535 a
1571, la Inquisición fue del orden Episcopal.

Mediante decreto en 1571, la Corona determinó la creación del Santo Oficio, el cual
dependería del Consejo de la Suprema y General Inquisición, debido a que se proyectaba
que este esquema, sería el único remedio a las prácticas heterodoxas, y sobre todo a los
abusos de poder26 de los eclesiásticos.

Felipe II fue quien ordenó la creación de los Tribunales de Lima y Perú.27 Es importante
en este punto mencionar que el Tribunal de México iba a funcionar en un contexto muy
diferente al europeo. Este nuevo territorio era mucho más amplio, lo que hacía más
difícil su recorrido, por las largas distancias, las cordilleras, ríos, lagunas que ayudaban a
aislar las regiones. 10A esto se sumaba la poca población existente en tales territorios, lo
que impedía la difusión de la Inquisición, finalidad que resultaba ser una importante
herramienta para esta institución.

10
Abarcaba Nueva España, Nueva Galicia, Nuevo México, Guatemala, el actual Salvador, Honduras,
Nicaragua y Filipinas
El Tribunal, adicionalmente afrontaba la dificultad de ejercer su jurisdicción, en mayoría
sobre grupos indígenas, los cuales hablaban diferentes lenguas, y poseían diferentes
culturas. Adicionalmente a los problemas lingüísticos y étnicos, existía la problemática
de que para muchos de los indígenas, no era claro reconocer los delitos de los que
hablaba la Inquisición, y en consecuencia, no les resultaba fácil la identificación de
quienes los cometían, impidiéndoles así ayudar con la causa.

V. La Acción Penal Dentro Del Proceso Inquisitivo

El Derecho de Acción, es aquella prerrogativa que tienen todas las personas (incluso el
propio Estado), de acudir ante la jurisdicción para que sea resuelto un conflicto. El
Estado como titular del Ius Puniendi, es decir, aquel derecho de perseguir y castigar el
delito, tiene la necesidad de ejercer la Acción Penal como requisito de procedibilidad
para que el Proceso Penal inicie su curso, lo que significa que éste, representado a
través del órgano correspondiente, debe acudir ante sí mismo (específicamente en el
Proceso Penal), para que la Rama Judicial (entendida como el conjunto de órganos
articulados, con una función públic asignada, para éste caso la función jurisdiccional),
juzgue la comisión de un delito, ordene las medidas correspondientes para efectos de
reparar el derecho de la víctima y a través de la prevención general positiva, logre la
protección de la sociedad.Es a través de la Acción Penal, donde el Estado incluye su
Pretensión, es decir, formula el derecho subjetivo que se persigue, para que el Juez
competente tome la correspondiente decisión de acuerdo con la solicitud presentada.

En el Proceso Inquisitivo entonces, se confunden las partes de Acusador y Juez en un


solo órgano, el cual es el encargado de recopilar todo el material probatorio, para que
con base en el mismo, esa autoridad (en nuestro caso Judicial) ejerza ante sí mismo la
correspondiente acción, formulando una pretensión que va a ser resuelta.

El Proceso Inquisitivo se soporta además, sobre la idea del expediente escrito, es decir,
todo lo que se lleva al proceso hay que pasarlo al papel, debido a que como representa
un sistema sustentado en las ideas del poder monárquico, se entiende que el Estado,
debe tener la posibilidad de probar todo lo que se produzca dentro del respectivo
procedimiento.

VI. El Procedimiento Inquisitivo

Por procedimiento entendemos aquel conjunto de actos que se desarrollan


dentro del proceso, es decir, es el camino que se debe recorrer para tomar una
decisión, que para el caso del Derecho Penal va a determinar si una persona ha
cometido o no un hecho ilícito y por ende si merece una pena.

A. La Iniciación Del Proceso:

Como ya lo manifestamos con anterioridad, el Proceso Penal basado en un


Sistema de Corte Inquisitivo, parte de la idea de la necesidad que tiene el Estado
de legitimarse ante el pueblo a través de la persecución del delito, es así como
los medios de iniciar el Proceso se limitan al ejercicio de la Acción Penal que
tiene el Estado en su cabeza (específicamente por parte de la propia Rama
Judicial del Poder Público como ya lo estudiamos con anterioridad, al hablar de
la Jurisdicción y la Acción Penal en el Sistema Inquisitivo). Por lo tanto, el Estado
"Inquiere" ante sí mismo, la comisión de un hecho delictivo, es decir, el órgano
jurisdiccional competente solicita ante sí, la averiguación o la indagación sobre
determinado suceso que atenta contra específicos bienes jurídicos protegidos
por la propia sociedad, para que aquel que infringió tales derechos sea
castigado, en señal de reparación del daño o perjuicio causado.

B. La Indagatoria:
Este instituto procesal, es una figura típica del Modelo Inquisitivo, al ser una
etapa del procedimiento que lo único que busca es inquirir dentro de la
personalidad del sujeto, formándose una idea de lo sucedido, a través de la
narración de los hechos que efectúa el sindicado.

La indagatoria además, como lo establece la propia ley, no es un medio de


prueba, salvo que dentro de la misma exista una confesión. Por ende, el
propósito de la indagatoria no es otro distinto que al que se buscaba en el siglo
XIII con la confesión de la comisión de un delito en la plaza pública, a la que se
llegaba simplemente para terminar con una serie de torturas (suplicio), que se
infligían sobre el cuerpo de la persona, sólo con el fin de que confesara un hecho
que muchas veces no había cometido el individuo, pero que era preferible
hacerlo, para efectos de terminar con el castigo, es decir, “...una prueba física
ante la que sucumbir es signo de culpabilidad del acusado y resistir es signo de
su inocencia.11

C. El Sujeto Dentro Del Proceso Penal Y Su Aseguramiento


Al Proceso:

Como ya lo manifestamos con anterioridad, se parte en el Proceso Inquisitivo


de la desconfianza frente al sujeto sobre el cual recae la duda de la acusación.
El Proceso Penal en este sentido, victimiza al Sujeto Procesal sindicado desde
que inicia, por eso mismo, dentro de un Modelo Procesal de Tendencia
Inquisitiva, aparecen medidas cautelares sobre las personas que en nuestro
medio, conocemos como medidas de aseguramiento, donde el Estado en su
poder absolutista, partiendo de la desconfianza frente al sujeto procesado,
busca que éste se mantenga dentro del proceso, a través de medidas en las que
interviene su fuerza punitiva, incluso antes que sea proferida una sentencia que
establezca si el sujeto es culpable o no.

D. La Valoración Probatoria:

El Modelo de Tarifa Legal, parte de la base que el Juez es un simple instrumento


en la aplicación de la ley, de tal suerte que éste debe, con base en unas
directivas dadas por el Legislador, tomar la decisión para el caso concreto.
Entonces, de acuerdo con la Tarifa Legal, el Legislador le otorga a cada medio
de prueba un valor determinado, el cual debe ser seguido por el funcionario
judicial al momento de analizar el acervo probatorio.
E. Principios Aplicables Dentro Del Proceso Inquisitivo:
En el proceso Inquisitivo, nacen tres importantes principios que son dignos de
resaltar, debido a que garantizan los Derechos del Sindicado. Tales principios

11
Derecho y Razón” FERRAJOLI, Luigi Ed. Trotta, Quinta Edición, 2001, 136 p.
son:
 Principio de Legalidad. (No hay pena sin ley), dice que el Estado en ningún
caso podrá imponer por simple analogía pena alguna o medida de seguridad, si
no se trata por haber cometido alguna conducta que previamente haya sido
descrita como delito en la ley, y si no existe una pena exactamente aplicable a
determinado delito. Este principio se expresa en las palabras latinas nullum
crimen nulla poena sine lege. Dicho principio no solamente exige que los
órganos del Estado estén siempre ajustando el ejercicio de su poder a lo
establecido en la ley, sino que también la propia ley penal que se origina de ese
poder esté diseñada con claridad y precisión, logrando de esta manera que se
proporcione a los individuos seguridad jurídica.
 Principio de tipicidad. Deriva del principio de legalidad y consiste en la
existencia previa de los tipos penales, su función es describir la conducta que la
norma penal prohíbe u ordena, esto un requisito necesario para poder hablar
de delito. El principio de tipicidad que junto con el de reserva de ley integran el
núcleo duro del principio de legalidad en materia de sanciones, se manifiesta
como una exigencia de predeterminación normativa clara y precisa de las
conductas ilícitas y de las sanciones correspondientes. En otras palabras, dicho
principio se cumple cuando consta en la norma una predeterminación inteligible
de la infracción y de la sanción; supone en todo caso la presencia de una “lex
certa” que permita predecir con suficiente grado de seguridad las conductas
infractoras y las sanciones. En este orden de ideas, debe afirmarse que la
descripción legislativa de las conductas ilícitas debe gozar de tal claridad y
univocidad que el juzgador pueda conocer su alcance y significado al realizar el
proceso mental de adecuación típica, sin necesidad de recurrir a
complementaciones legales que superen la interpretación y que lo llevarían al
terreno de la creación legal para suplir las imprecisiones de la norma.
 Prohibición de Retroactividad. “A ninguna ley se dará efecto retroactivo en
perjuicio de persona alguna”. Esto quiere decir que alguna ley si podrá tener
efecto retroactivo, siempre y cuando no afecte al reo, en todo caso, aquella que
sea benéfica para el reo podrá tener este efecto de retroactividad. Se debe
entender que no se podrán aplicar con retroacción las normas que aparecen
como nuevas, a los hechos pretendidos, sino que se les deberá recular según
con las consecuencias jurídicas que tuviera la ley que en ese momento
imperaba, ese momento en que se cometió la conducta delictiva.
 Prohibición de aplicación de pena alguna por mayoría de razón o por simple
analogía. Se desprende igualmente del principio de legalidad.
 Mínima intervención del derecho penal. Llamado también de última ratio.
Este principio va dirigido tanto al juez, como al legislador y a los órganos
ejecutivos.
 Principio de bien jurídico. Implica que para recurrir al derecho penal debe
verse afectado un bien jurídico de importancia fundamental. Significa que si
puede protegerse tal bien a través de alguna otra rama del derecho deberá
hacerse. En algunos tipos de delitos sería difícil identificar el bien jurídico a
proteger.
 Principio nullum crimen sine conducta. Sin conducta no hay delito.

 Principio de culpabilidad y de presunción de inocencia.

El derecho a la presunción de inocencia supone que toda persona a la que se le


impute un hecho en un procedimiento penal conserva su cualidad de inocente
hasta que se demuestre su culpabilidad
El principio de culpabilidad es aquel por el cual el hombre como un ser
libre y responsable, es susceptible de coerción punitiva originada por sus
actos cuando sea adecuan al tipo penal descritos por la ley;

VI. Razgos del modelo inquisitivo en el Nuevo


Proceso Penal Peruano

En nuestro actual proceso penal peruano todavía existen razgos o residuos


(instituciones jurídicas inquisitoriales) que desnaturalizan nuestro nuevo e innovador
proceso penal, lo que conlleva a que el modelo inquisitivo persista aún en la práctica
desarrollada por los operadores jurídicos, con la justificación de que como la Ley
procesal vigente lo ampara es legal y legítima su aplicación. Estas instituciones jurídicas
agrupadas con el término de regazos o residuos del modelo inquisitivo, se han
identificado y definido de la siguiente manera:

1) La Prueba de Oficio en Juicio Oral,

2) El Desacuerdo Judicial al Sobreseimiento Fiscal,

3) La Acusación Fiscal por Orden del Superior, y

4) La Acusación Complementaria.

De la información obtenida en un Caso Tipo como muestra de la presente


investigación, se ha comprobado que los rezagos del modelo inquisitivo descritos en
el párrafo precedente, desnaturalizan de manera práctica y doctrinaria los principios
y derechos fundamentales que sustentan el modelo garantista, adversarial y oral,
que en nuestro nuevo ordenamiento procesal penal están representados y vienen
siendo vulnerados de manera directa por estos residuos inquisitoriales, siendo éstos
los siguientes:

1) El Derecho a un Juez Imparcial,

2) El Derecho al Debido Proceso,

3) El Principio de Autonomía e Independencia Fiscal, y

4) El Derecho a la Defensa.

Se han arribado a conclusiones de carácter derogatorio de estos denominados residuos


del modelo inquisitivo, y a propuestas modificatorias de la legislación en algunos, dado
que su implicancia desnaturalizante no vulnera en todo el contenido esencial de
derechos fundamentales en algunos casos, como en otros si como se podrá apreciar en
el contexto general y completo de la presente, a la que paso a continuación, estándose
abierto al intercambio de ideas, debate puntos de vista, críticas jurídicas y opiniones de
todos los sectores de interés.12

12
Marin Valdivia, Ronal: La implementación del denominado Nuevo Código Procesal Penal en

el Perú, a través del Decreto Legislativo Nº 957 publicado en el Diario Oficial “El Peruano” el 29
de julio del año 2004,
ANALISIS DEL TEMA:
CAPITULO II
El Sistema Acusatorio

I. ANTECEDENTES HISTORICOS

Comenzamos la exposición echando una mirada hacia atrás, pues las instituciones que
hoy conocemos fueron producto de la madu- ración de varios años, además tenemos
“el deber de memoria”,13 sin el ánimo de convertirnos en jueces, pues no hay que olvidar
que “la historia no es juzgar; es comprender y hacer comprender”.

Entonces, conocer los antecedentes históricos del sistema acu- satorio nos ayudará a
comprender el surgimiento de los diferen- tes métodos de enjuiciamiento penal, a
través del conocimiento de los contextos en que surgen y van evolucionando, específica-
mente, nos centraremos en dos elementos: en primer lugar, con- sideramos obligado
referirnos a la organización política que pre- tende abarcar todos los espacios para
ejercer su dominación y, obviamente, uno de ellos que es clave para lograr tal objetivo,
es la estructuración del proceso penal. Sumamos a dicho elemento, para tener cabal
comprensión del objeto de estudio, el cultural,

Fue introducido en Europa durante el siglo XIX; es propio de los Estados Democráticos
de Derecho. “El sistema acusatorio se basa en la necesaria existencia de una parte
acusadora que ejerce la acción penal, distinta e independiente del Juez. A su vez admite
y presupone el derecho de defensa y la existencia de un órgano judicial independiente
e imparcial”14

asimismo este sistema rige plenamente el juicio oral. El sistema acusatorio, aunque
existió en otras épocas anteriores, es propio del Estado Moderno, ya que le reconoce al
imputado su calidad de sujeto de derechos al que le corresponden una serie de garantías

13
Al “deber de memoria” se refiere Paul Ricoeur, quien dice que “no se limita a guardar la huella material,
escrituraria u otra, de los hechos pasados, sino que cultiva el sentimiento de estar obligados con respecto a estos
otros [que ya no están] pero que estuvieron. Pagar la deuda, diremos, pero también someter la herencia a
inventario”. Ricoeur, Paul, La memoria, la historia, el olvido, Madrid, Trotta, 2003, pp. 120 y 121, citado por
Florescano, Enrique, La función social de la Historia, México, Fondo de Cultura Económica, 2012, p. 27.

14
Cfr. PIQUÉ VIDAL, Juan. et. al. El Proceso Penal Práctico, Editorial La Ley, Madrid, 2004, p. 14.
penales de carácter sustantivo y procesal, integrantes del debido proceso que
constituyen límites infranqueables para el poder penal del Estado.

El sistema acusatorio pretende equilibrar los dos intereses en pugna en todo proceso
penal: compatibilizar la eficacia de la persecución penal y el respeto de las garantías del
imputado.

La separación de las funciones de investigación y juzgamiento expresa una característica


fundamental del procedimiento acusatorio, como es la racionalización del sistema
procesal penal. El sistema acusatorio parte del principio de resolver conflictos que surjan
entre las partes con el énfasis puesto en el resarcimiento del daño que ha sufrido la
víctima.

En el procedimiento acusatorio la investigación constituye sólo una etapa preparatoria


del juicio desformalizada y sin valor probatorio, se reconoce ampliamente como parte
del derecho de defensa que el imputado acceda a las pruebas durante la instrucción.
Sólo es admisible el secreto parcial cuando resulta indispensable para la eficacia de
algún acto específico de la investigación. El procedimiento acusatorio da mayor facilidad
para las salidas alternativas del juicio o aun la renuncia a la persecución penal, frente a
hechos menos graves de acuerdo con el principio de oportunidad, según el cual:

“La Fiscalía General de la Nación debería ejercer la acción penal en todos los delitos de acción
pública, se puede excepcionar al definir la política criminal y establecer prioridades en la
persecución de los hechos criminales, debido a que los recursos son limitados y la actividad
delictiva supera la capacidad de respuesta de cualquier ordenamiento. “15

Desde que el procedimiento penal se dirige en contra del imputado, éste tiene distintos
derechos reconocidos ampliamente, tales como a ser oído, derecho a producir la prueba, a
acceder a ella y a controlarla; el principio de defensa es indispensable para que exista un
verdadero juicio que respete el principio de contradicción

15
3 Proceso Oral en el Sistema Penal Acusatorio Colombiano, Técnicas del Proceso Oral en el Sistema
Penal Acusatorio Colombiano, Módulo de Instrucción para Defensores, USAID del pueblo de los Estados
Unidos de América, Defensoría del Pueblo Colombia, Ediciones Jurídicas Andrés Morales, Colombia,
2006, p. 115
II. MARCO TEORICO

El Sistema Penal Acusatorio, orienta sus beneficios a la víctima del hecho delictivo, nada
es posible, sin la garantía de la reparación del daño, respecto a la cual la victima exprese
su conformidad, con una adecuada representación legal y defensa de sus intereses por
parte del Fiscal del Ministerio Público, que a la vez debe garantizar el pleno respeto a los
Derechos Humanos del imputado.

Es todo aquel que da prevalencia al impulso de parte en el proceso, en su iniciación y


substanciación, y que protege la libertad personal y la seguridad individual.

Desde que el procedimiento penal se dirige en contra del imputado, éste tiene distintos
derechos reconocidos ampliamente, tales como a ser oído, derecho a producir la
prueba, a acceder a ella y a controlarla; el principio de defensa es indispensable para
que exista un verdadero juicio que respete el principio de contradicción. En el
procedimiento acusatorio, la víctima se convierte en un actor importante respetándole
en primer lugar su dignidad personal y evitando así la llamada victimización secundaria
a manos del propio proceso penal. Se establece la obligación de protegerla por parte del
Ministerio Público y de la Policía; se le mantiene informada de las actuaciones del
proceso con lo que se incentiva su siempre útil colaboración; se le concede el derecho
de solicitar diligencias y de apelar las decisiones que la afectan; se establecen como
salida alternativa al juicio en casos de criminalidad menos grave, los acuerdos
reparatorios entre el imputado y la víctima. Las principales características del Sistema
Acusatorio son:

1) La facultad jurisdiccional corresponde a los tribunales dependientes de un órgano


jurisdiccional.

2) La acción penal es pública, se basa en el principio de publicidad en su totalidad.

3) Presencia de dos posiciones encontradas en igualdad de oportunidades y con


posibilidad de contradicción.

4) El juzgador es un mero observador del proceso.


5) La prisión preventiva se aplica como excepción y no como regla, atendiendo al
principio de presunción de inocencia. 6) La introducción de las pruebas corresponde a
las partes.

7) Libre valoración judicial de las pruebas

8) Es uni-instancial, es decir principio de concentración.16

En este contexto, en el sistema penal preponderantemente acusatorio el juez debe ser


independiente e imparcial y debe decidir con base en las pruebas aportadas tanto por
la parte acusadora como por la defensa en un plano de imparcialidad. La elección
realizada por el juez está garantizada por el principio de contradicción, el cual se
desarrolla entre las partes que representan intereses contrapuestos. En el sistema
preponderantemente acusatorio deberán estar presentes todos y cada uno de los
principios que informan un proceso: publicidad, contradicción concentración,
continuidad e inmediación. Cada uno de ellos puede entenderse de la siguiente manera:

Principios en el Sistema Acusatorio.

Este sistema procesal concibe al juez como un sujeto completamente separado de las
partes, rígidamente pasivo, toma al juicio como una contienda entre iguales que inicia
con la acusación, a esta compete la carga de la prueba, y se enfrenta a la defensa, en un
juicio contradictorio, oral y público, el cual se resuelve por el juez según su libre
convicción.

El sistema acusatorio funciona haciendo una separación entre las funciones de


investigación, acusación y sentencia, en este orden, quien investiga es la policía, quien
acusa es el fiscal, y quien sentencia es el juez tomando en cuenta la deliberación de un
jurado especializado. Se dan casos en algunos países, como Estados Unidos, donde el
fiscal puede llegar a dirigir una investigación policial, pero la función de investigación la
dirige, la maneja, en la mayoría de los sistemas, una policía independiente. Esta
independencia de la policía investigadora es una manera de garantizar que no serán

16
DAGDUG, KALIFE, Alfredo. “El Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal al amparo de
los principios informadores del proceso penal”, Op. Cit. p. 85
influenciadas por algún poder público o político que recaiga en determinado funcionario
del Estado.

El sistema acusatorio se rige por distintos principios que buscan garantizar la seguridad
y los derechos del individuo imputado y de los ciudadanos en general, algunos de estos
principios son los siguientes:

A. Principio de Oralidad:
quiere decir que toda audiencia que se desarrolle durante el juicio se llevara a
cabo de manera oral, a viva voz.
B. Principio de Publicidad:
es la necesidad de dar a conocer a la sociedad, con toda transparencia, todo
sobre el proceso, así como el resultado del juicio penal, esto constituye una
garantía para todos los involucrados de que las decisiones que se hayan tomado,
fueron en estricto derecho. Este es un modo de que la sociedad tenga un control
sobre la actuación ministerial y judicial durante el proceso.
C. Principio Contrariedad:
este principio tiene como base la igualdad de las partes en orden a sus
atribuciones procesales. “Garantiza que la producción de las pruebas se hará
bajo el control de todos los sujetos procesales, con la finalidad de que ellos
tengan la facultad de intervenir en dicha producción, formulando preguntas,
objeciones, observaciones, aclaraciones y evaluaciones tanto sobre la prueba
como sobre los otros. Este control se extiende a las argumentaciones de las
partes, garantizándose que estas puedan en todo momento escuchar de viva voz
los argumentos de la contraria apoyándolos o rebatiéndolos.”
D. Principio deInmediación:
consiste en exigir al juez que pronuncia la sentencia, el asistir a la práctica de las
pruebas de donde extrae su convencimiento, que lo hicieren volverse de
determinada postura, es decir que haya estado en relación directa con las partes,
con los testigos, los peritos y los objetos de juicio, fundándose de este modo en
la impresión inmediata que le hayan dado estas personas y no en referencias
ajenas.
E. Principio de Concentración: gracias a este principio todas las pruebas deberán
ser presentadas durante la misma audiencia de juicio, ofreciendo los medios al
juez para que emita su resolución conforme a lo que fue materia durante la
audiencia. Su evidente ventaja es la gran expeditez con la que se actúa, el
proceso puede resolverse en unos cuantos días.

Del sistema acusatorio se ha mencionado que:

“ Para mejorar cualitativamente al sistema penal se requiere cambiar a un sistema


acusatorio, adversarial, público y oral, en el que las partes sean iguales, se desarrolle la
profesionalización de los servidores públicos y abogados que participan en el proceso, en el
que se proteja a la víctima y se respeten los Derechos Humanos. En lo cuantitativo se
debe fortalecer la prevención y la justicia cívica y la procuración social reservando al
sistema penal para casos extremos en que se apliquen los procedimientos y las
sanciones de manera proporcionada. Así, se introducen mecanismos de justicia
restaurativa, se simplifican procedimientos en delitos en los que no hay
intencionalidad (como accidentes de tránsito), privilegiando el acuerdo y la
reparación del daño. En conclusión, se desarrollan respuestas más efectivas y
eficientes para los conflictos sociales, al mismo tiempo que se descongestiona el
sistema, permitiendo que más y mejores recursos humanos y materiales se destinen
a la inteligencia policial, la investigación criminal científica, los peritajes y la captura
y reclusión de responsables de delitos violentos y graves, entre ellos el crimen
organizado ”17

En el Sistema Penal Acusatorio, la denominación de Delitos No Graves, cambia por la


de: delitos que se persiguen por querella necesaria, por requisito equivalente de parte
ofendida o que admiten perdón de la víctima o el ofendido; así como en los delitos
culposos; y, en los delitos patrimoniales cometidos sin violencia sobre las personas; así
como los Delitos Graves, pasan a ser los que ameritan Prisión Preventiva Oficiosa, en
los términos del Código Nacional de Procedimientos Penales.

El Proceso Penal Acusatorio, genera un contexto totalmente diferente a lo que


conocemos, el Fiscal del Ministerio Publico, cuenta ahora con la facultad de

17
ZEPEDA LECUONA, Guillermo, Cuatro temas urgentes para la reforma penal, Colección propuestas
para el cambio, CIDAC, 2007. Disponible en: www.cidac.org Consultado el 10 de septiembre de 2008.
aplicar Criterios de Oportunidad desde la noticia del delito hasta la Investigación, así
como promover en forma Autónoma, los Mecanismos Alternativos de Solución a
Controversias siempre y cuando el delito lo permita y el Acuerdo Reparatorio sea
de CUMPLIMIENTO INMEDIATO. Si, el Acuerdo Reparatorio, es de CUMPLIMENTO
DIFERIDO, debe acudirse ante el Juez de Control.

II. LOS SISTEMAS ACUSATORIOS EN AMÉRICA


LATINA

Conforme al derecho comparado en otros países Latinoamericanos, en condiciones


similares a México, la policía realiza investigación con autonomía técnica. Es decir, el
policía es el experto investigador de gabinete y de campo que realiza su trabajo en la
investigación de manera autónoma e independiente, lleva toda la información y
evidencia física al Ministerio Público y éste formula la teoría del caso y en su
oportunidad, ejercita la acción penal.

En algunos países la policía incluso tiene la facultad de recibir la denuncia y el agente del
Ministerio Público funge como un coordinador jurídico de la investigación, es decir, es
el experto en derecho que recibe la información de la policía, supervisa que se realice
sin violaciones al debido proceso, puesto que él es quien expondrá el caso en audiencias
públicas ante un juez y debe resistir la argumentación, interrogatorios
ycontrainterrogatorios de la defensa. Bajo este modelo, el Ministerio Público es el
principal interesado en que su caso no sea desestimado por el juez y resista cualquier
cuestionamiento de la defensa técnica.

Los países en América Latina comparten algunos rasgos fundamentales que son propios
del desarrollo del procedimiento penal y se ubican, de acuerdo al avance de su sistema
democrático, en un esquema inquisitivo o acusatorio.

El sistema acusatorio adecuadamente implementado, garantiza el desarrollo eficaz de


la fase de investigación del delito, misma que depende de profesionales con suficientes
medios materiales y capacidad para buscar elementos de prueba que eviten su
desaparición o pierdan su eficacia probatoria. Sus principales rasgos son los siguientes:
1) El juicio oral es el acto primordial del proceso penal y consiste en el
enfrentamiento de dos partes en condiciones de igualdad ante un juez imparcial.

2) Los jueces están obligados a presenciar el juicio oral y valorar correctamente las
pruebas (video).

3) La evolución de los métodos de investigación es compatible con este sistema


acusatorio. La prueba pericial adquiere una relevancia incuestionable.

4) El escrupuloso cumplimiento de las garantías procesales en la investigación tiene


un doble fin: la protección de los derechos del imputado y por extensión, de los derechos
de todos los ciudadanos.

En la última parte del siglo XX se observó un amplio movimiento reformador del proceso
penal y del sistema judicial. El Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), que
tiene como misión apoyar a los Estados de la región en los procesos de reforma de sus
sistemas judiciales, advirtió que en el movimiento latinoamericano de reforma procesal
penal existen objetivos comunes entre los que destacan:

Conseguir que los sistemas judiciales sean:

1. Accesibles para recibir las denuncias de todas las personas, especialmente de


grupos vulnerables.

2. Rápidos en resolver las cuestiones que les son planteadas.

3. Predecibles en sus decisiones.

4. Eficaces en el control del crimen.

5. Respetuosos de las garantías judiciales y que repriman a quienes vulneren


derechos humanos.

6. Eficientes en su gestión administrativa.

7. Eviten la corrupción.

8. Contribuyan a la legitimación del sistema democrático


III. SISTEMAS ACUSATORIOS EN PAÍSES
LATINOAMERICANOS

En algunos países latinoamericanos, se han llevado a cabo procesos de reforma


importantes. Tenemos, por ejemplo, los siguientes casos:

Argentina

Cada provincia tiene su propio Código de Procedimientos Penales y no todos siguen el


mismo modelo procesal. La provincia de Córdova desde el año 1940 introdujo la oralidad
en los procesos penales y su última reforma del año 1998 profundizó en el carácter
acusatorio del sistema penal, estableciendo un juicio más contradictorio, en el que la
investigación está a cargo del Ministerio Público, suprimiendo la instrucción judicial.

Costa Rica

El nuevo código de procedimientos penales data del año 1998. En este país la
investigación está a cargo del Ministerio Público, eliminan los jueces de instrucción y los
sustituyen por juzgados penales que actúan con jueces de garantía en la investigación e
intervienen también en la preparación del juicio oral. El tribunal de juicio funciona
unipersonal o colegiadamente (tres jueces)

Paraguay

Suprime el viejo sistema inquisitivo y en su Código de Procedimientos Penales de 1999


incorpora un nuevo sistema en el que la actividad de preparación de la acción penal
queda a cargo del Ministerio Público y el enjuiciamiento penal se hace mediante un
juicio oral y público. El sistema judicial cuenta con jueces de garantía, de sentencia y un
juez de ejecución.

Chile

Es uno de los países que más recientemente reformó su sistema judicial e introdujo en
el nuevo Código de Procedimientos Penales de 2001 un juicio oral ante un grupo de tres
jueces, suprimió la figura del juez de instrucción y entregó la función de preparación del
juicio al Ministerio Público supervisado por un juez de garantías. El Ministerio Público
tiene facultad de utilizar procedimientos alternativos para solucionar conflictos y
descongestionar el sistema judicial del excesivo número de casos.

El proceso de transformación del procedimiento penal en Argentina, Costa Rica,


Paraguay, Chile y Colombia, entre otros países de la región latinoamericana, realizado
en las últimas dos décadas, deja atrás el modelo inquisitivo heredado de España, a fin
de pasar a un modelo acusatorio en el que un órgano del Estado (diferente al juez) que
es el Ministerio Público, es el responsable de la acusación y la carga de la prueba e
impulsa las audiencias orales en las que se respetan los principios de oralidad,
inmediación, concentración y contradicción.

En la mayoría de los países de Latinoamérica se han implementado nuevos códigos de


procedimientos, cambios en la estructura, formas de organización, funcionamiento y
facultades del Poder Judicial.

¿CUALES SON LOS DESAFÍOS DE LA IMPLEMENTACIÓN DE


SISTEMAS ACUSATORIOS EN AMÉRICA LATINA?

Dentro de los problemas de diseño normativo destaca la defectuosa regulación de la


oralidad, la superación del procedimiento escrito, la falta de regulación de los tribunales
de garantía (juzgados de control) para etapas preliminares, así como las facultades y
organización del Ministerio Público. Las facultades de persecución penal de los jueces al
Ministerio Público no son suficientes para que este órgano pueda, con eficacia,
reorganizar su trabajo y racionalizar la actividad de dicha institución.

Además del diseño de leyes, la implementación del sistema acusatorio en los países de
Latinoamérica tiene desafíos y dificultades muy claros, entre los que destacan la
disponibilidad de recursos para llevar a cabo las nuevas tareas que exige el sistema
acusatorio y todas sus implicaciones y la capacidad de las instituciones de justicia para
introducir cambios sustanciales en sus rutinas y modelos de trabajo.

México, al igual que otros países de Latinoamérica, tiene desafíos técnicos


organizacionales vinculados con la innovación, el aprendizaje de los propios errores y la
capacidad de sustentar en el tiempo, el aumento en los procesos de aprendizaje
institucional y profesionalización así como la mejora continua de los servicios de justicia
penal en términos de calidad.

Para el logro de la transformación al sistema de justicia penal, los países de


Latinoamérica han recibido financiamiento de otras naciones (Estados Unidos,
Inglaterra, Francia -e incluso Colombia y Chile- entre otros). Este proceso de
implementación del sistema acusatorio ha sido impulsado conjuntamente por actores
nacionales y extranjeros con la finalidad de establecer mecanismos y buenas

prácticas de la comunidad internacional, dirigidos a la defensa de los derechos humanos


frente al poder público.

El monitoreo, las evaluaciones y el seguimiento del proceso de reformas en los países


de América Latina permiten conocer las buenas prácticas y dificultades que México
habrá de enfrentar y experimenta actualmente en un reto sin precedente: la
implementación del sistema penal acusatorio.

La experiencia latinoamericana en este proceso ha constituido una fuente de


información útil para imitar las buenas prácticas y de suma relevancia por el propio
esfuerzo que está realizando México en transformar, desde su propia realidad, el
sistema de justicia penal.

IV. LAS FASES DEL SISTEMA ACUSATORIO

A. Fase I. La Investigación del delito

La Investigación del delito, en el Sistema Penal Acusatorio, es a cargo del Fiscal del
Ministerio Público, autoridad, conductora de la investigación, coordinadora de las
Policías (Estatales y Municipales), así como de los Servicios Periciales, para acreditar
la: existencia del delito y la responsabilidad de quien lo cometió.

La Investigación es objetiva, al integrar en la Carpeta de Investigación, el Agente del


Ministerio Público, los elementos de cargo y descargo que tenga a su alcance.
Circunstancia, que permitirá al Ministerio Público, determinar en su caso, el no ejercicio
de su facultad de investigar.

Para lo anterior, tiene a su alcance la aplicación de los criterios de oportunidad; el no


ejercicio de la acción penal, por causal de sobreseimiento; el archivo temporal; así como,
el desistimiento de la acción penal, en este último caso, hasta antes de la resolución de
la segunda instancia.

B. Fase II. Los Mecanismos Alternativos de Solución a


Controversias
En el ejercicio de su facultad de investigar, escrupulosamente verificara la cadena de
custodia aplicada a la evidencia (si es modificada pierde su eficacia), por las policías de
auxilio y peritos.

Cuando determine, formular imputación, desarrollara la clasificación


jurídica expresando: el tipo penal, el grado de ejecución, la forma de intervención y la
naturaleza dolosa, o culposa de la conducta.

Sin embargo, resulta relevante destacar, que previo a la determinación anterior, el Fiscal
del Ministerio Publico, promocionará que las partes puedan solucionar la controversia,
a través de un acuerdo reparatorio, por medio de un facilitador penal (Área de Justicia
Restaurativa).

En este sentido, el Código Nacional de Procedimientos Penales, publicado el 05 de


marzo de 2014, y la Ley Nacional de Mecanismos Alternativos de Solución a
Controversias en Materia Penal, publicada el 29 de diciembre de 2014, se
complementan.

Procederá la Facilitación, siempre y cuando se trate de delitos que se persiguen por


querella necesaria, por requisito equivalente de parte ofendida o que admiten perdón
de la víctima o el ofendido; así como en los delitos culposos; y, en los delitos
patrimoniales cometidos sin violencia sobre las personas, en acuerdos reparatorios
de cumplimiento inmediato, aprobados por el Fiscal de Ministerio Público. Cuando los
acuerdos reparatorios sean de cumplimiento diferido, deberá acudirse al Juez de
Control.
Los anteriores temas, al no ser judicializados, permitirán orientar hacia la Judicialización
a los hechos por delitos que no admitan el acuerdo reparatorio, y los de Prisión
Preventiva Oficiosa.

C. Fase III. Suspensión Condicional del Proceso

El Fiscal del Ministerio Público, acudirá ante el Juez de Control, para diligencias en el
sistema de audiencias fundamentalmente de los asuntos materia del proceso penal que
generen actos de molestia al imputado.

Igualmente, el Juez de Control, podrá favorecer la Suspensión condicional del proceso,


a solicitud de la Defensa o del Fiscal del Ministerio Publico, cuando la media aritmética
de la pena, por el delito que se trate, no exceda los cinco años de prisión, no exista
oposición fundada de la víctima y exista plan de reparación del daño.

De igual forma, cuando los acuerdos reparatorios sean de cumplimiento diferido, el Juez
de Control, podrá aprobar el acuerdo celebrado por las partes ante el Fiscal del
Ministerio Publico.

D. Fase IV. Procedimiento Abreviado


El procedimiento abreviado, es un mecanismo más de despresurización del
enjuiciamiento oral, podrá prosperar hasta antes de la apertura a Juicio Oral, siempre y
cuando sea solicitado por el Fiscal del Ministerio Público, no exista oposición de la
víctima, el imputado renuncie al Juicio Oral, admita su responsabilidad, aceptando ser
sentenciado en base a los medios de convicción que exponga el Fiscal del Ministerio
Público.

El Procedimiento abreviado, será substanciado ante el Juez de Control.

E. Fase V. Juicio Oral

Formulación de la Acusación – Auto de Apertura a Juicio El Juez de Control, resolverá


sobre la acusación que formule el Fiscal del Ministerio Público, esta será presentada
en forma escrita, posteriormente en forma oral, se debatirá sobre los medios de prueba
que sean aceptados y los que sean rechazados, en audiencia.

En su caso, dictará el auto de apertura a juicio oral.

En el Juicio Oral, el Juez de Tribunal de Enjuiciamiento, conducirá el debate de juicio


partiendo de:

a. Los alegatos de apertura,


b. Orden de recepción de pruebas: Testimonial, Pericial, Declaración del
acusado, Documental y material; incluidos los interrogatorios y contra
interrogatorios;
c. En su caso, la posible RECLASIFICACIÓN DE LA ACUSACIÓN por el Fiscal del
Ministerio Publico,
d. hasta los ALEGATOS DE CLAUSURA.

Posteriormente, emitirá SENTENCIA, pudiendo establecer un receso de 24 horas a su


pronunciamiento en AUDIENCIA ORAL, esta deberá ser congruente entre lo debatido y
lo probado.

F. Fase VI. Impugnación


Las impugnaciones serán resueltas por el TRIBUNAL DE ALZADA (Unitario o Colegiado),
partiendo de los agravios generados a las partes.

Los recursos serán el de:

REVOCACION, que procederá contra resoluciones de mero trámite.

APELACION, que procederá en contra de las que: a) Nieguen el anticipo de prueba; b)


Nieguen la posibilidad de celebrar acuerdos reparatorios o no los ratifiquen; c) La
negativa o cancelación de orden de aprehensión; d) La negativa de orden de cateo; entre
otras.
Siempre y cuando, no se comprometa el principio de inmediación, caso en
que procederá un nuevo juicio.

Las reposiciones de procedimiento, serán parciales o totales, por infringirse derechos


fundamentales, no desahogar pruebas, una inadecuada defensa, entre otras.

La QUEJA, es un recurso administrativo, ante el CONSEJO DE LA JUDICATURA, por


realización de actos procesales fuera del plazo.

Dirección Web http://cijulenlinea.ucr.ac.cr/