Sei sulla pagina 1di 63

ORACION DIARIA DE SELLO.

En el Nombre de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo: Sello


y protejo con el Poder de la Sangre de Jesucristo el Señor: mi persona,
nuestra Familia, nuestros hijos, hogar, bienes y todas las actividades
que realizaremos o en las que participaremos el día de hoy.

También nuestro consciente, inconsciente y subconsciente; nuestra


razón, nuestro corazón, nuestros sentimientos y emociones, nuestros
sentidos, nuestro ser físico, biológico, psicológico, nuestro ser
personal, material y espiritual.
A nombre propio y de cada integrante de nuestra Familia, y de todos
nuestros parientes y amigos, cercanos y lejanos.

Todo lo que somos, todo lo que tenemos, todo lo que podemos, todo
lo que sabemos y todo lo que amamos, queda sellado y protegido con
el Poder de la Sangre de Jesucristo nuestro Señor.

Sello nuestro pasado, presente, futuro; sello nuestros planes,


proyectos, sueños, ilusiones, viajes y enfermedades.

Sello y protejo todo nuestro ser, toda nuestra familia (cercana y


lejana), nuestras posesiones, nuestro árbol genealógico, todo queda
sellado y protegido con el Poder y la Sangre de Jesucristo, el Señor,
para que nada ni nadie pueda provocarnos daño alguno.
Me escondo, y escondo a cada miembro de mi familia, en la llaga del
costado herido de Jesús; nos escondemos en el corazón Inmaculado de
la Santísima Virgen María.

Amén, Amén, Amén.

________________________________

Modo de rezar las tres Avemarías:

«María Madre Mía; líbrame de caer en pecado mortal.

Por el poder que te concedió el Padre Eterno.


Dios te salve María...
María Madre Mía; líbrame de caer en pecado mortal.
Por la sabiduría que te concedió el Hijo.
Dios te salve María...

María Madre Mía; líbrame de caer en pecado mortal.


Por el Amor que te concedió el Espíritu Santo.
Dios te salve María...»

Se finaliza con un Gloria y la jaculatoria: "María, por tu Inmaculada


Concepción, purifica mi cuerpo y santifica mi alma" (La cual concede
Indulgencia parcial otorgada por San Pío X).

_______________________________________

Oración de San Patricio

Me levanto hoy por medio de la fuerza de Dios que me conduce: Poder


de Dios que me sostiene, Sabiduría de Dios que me guía, Mirada de
Dios que me vigila, Oído de Dios que me escucha, Palabra de Dios que
habla por mí, Mano de Dios que me guarda, Sendero de Dios tendido
frente a mí, Escudo de Dios que me protege, Legiones de Dios para
salvarme de trampas del demonio, de tentaciones de vicios, de
cualquiera que me desee mal, lejanos y cercanos, solos o en multitud.
Me levanto hoy por medio del poder del cielo: Luz del sol, Esplendor
del fuego, Rapidez del rayo, Ligereza del viento, Profundidad de los
mares, Estabilidad de la tierra, Firmeza de la roca.
Yo invoco éste día todos estos poderes entre mí y el maligno, contra
despiadados poderes que se opongan a mi cuerpo y alma, contra
conjuros de falsos profetas, contra las leyes negras de los paganos,
contra las falsas leyes de los herejes, contra las obras y astucia de la
idolatría, contra los encantamientos de brujas, forjas y hechiceros,
contra cualquier conocimiento corruptor del cuerpo y del alma.

Cristo, sé mi escudo hoy, contra venenos, contra quemaduras, contra


sofocación, contra heridas, de tal forma que pueda yo recibir
recompensa en abundancia.
Cristo conmigo, Cristo delante mí, Cristo detrás de mí, Cristo dentro de
mí, Cristo debajo mí, Cristo sobre mí, Cristo a mi derecha, Cristo a mi
izquierda, Cristo cuando me acuesto, Cristo cuando me siento, Cristo
cuando me levanto, Cristo en la anchura, Cristo en la longitud, Cristo
en la altura, Cristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí,
Cristo en la boca de todo hombre que hable de mí, Cristo en los ojos
de todos los que me ven, Cristo en los oídos de todos los que me
escuchan.

Me levanto hoy por medio de la poderosa fuerza, la invocación de la


Santísima Trinidad, por medio de la Fe en sus Tres Personas, por medio
de la confesión de la Unidad del Creador del universo. Amén

_______________________________________

ORACIÓN A SAN BENITO PARA ALEJAR EL MAL, LAS ENVIDIAS, LAS


MALAS PERSONAS Y LA MAGIA NEGRA

¡Oh glorioso San Benito!


Fervoroso y ejemplar Abad, mi gran protector bondadoso
y de cuantos a ti van a suplicar, aleja de mí cualquier influencia
maligna, todo mal y enemigo y libérame de los peligros del alma y
cuerpo.

Intercede por mí ante el Señor para que alivie mis sufrimientos, y las
serias dificultades por las que estoy atravesando, aparta, condena y
rechaza Dios mío, por la poderosa intersección de la Cruz, toda
persona y toda malicia que puedan dirigir contra mi persona, contra mi
familia y mis más allegados.

Líbrame fatídicas herejías, de magias, conjuros y hechicerías, padre,


aleja de mí todo enemigo, aleja al violento, al mentiroso, al envidioso,
al mal vecino, al egoísta y al traidor.

Amen. Amen. Amen.


_______________________________

PODEROSA ORACION DE PROTECCION FRENTE A ENEMIGOS Y TODO


MAL

Señor, Dios Eterno todopoderoso.


Dios nuestro misericordioso y omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu
Santo, oh Dios, principio y fin de todas las cosas, Soberano de los siglos
que solo Tu eres grande, por la intercesión y con la ayuda de los
Arcángeles san Miguel, san Rafael y san Gabriel, nosotros, tus hijos,
humildemente te rogamos que nos libres eficazmente de todo mal y
adversidad, de todo enemigo y mala persona; revístenos con tu
Armadura, envíanos tu Luz llénanos de bendiciones y danos tu
protección para poder gozar siempre de tu Paz.

Yo (di tu nombré)....... pido tu auxilio y socorro, cúbreme con tus


brazos altísimos y poderosos, purifica mi mente, corazón, cuerpo, alma
y espíritu, y no permitas que nada perjudicial penetre en mí.

Señor Dios Uno y Trino, junto con María reinad sobre mí y los míos,
hoy y por toda la eternidad y no permitas que nada ni nadie pueda
causarme mal.

Señor a ti clamo, creo en Ti, en tu Poder y en tu Gloria.


Creo en tu Palabra, que es la única que puede alumbrarme; pido
perdón por todos mis pecados y faltas, y en el nombre de Jesús y por el
poder de su Sangre, te ruego seas magnánimo conmigo, te pido disipes
todo lo que me atormenta y lastima, aleja de mi vida y hogar todas las
sombras tenebrosas, sálvame de todo mal que venga contra mí y
rompe en pedazos las cadenas que me aprisionan, para que pueda
cumplir tu Santa Voluntad sin impedimentos físicos ni espirituales.

Amén. Amen. Amén.

ORACION PARA PEDIR


LA ARMADURA ESPIRITUAL

Padre Celestial, yo ahora, por la fe, pido la protección de tu armadura


para que pueda permanecer firme contra Satanás y todas sus huestes,
y en el Nombre el Señor Jesús vencerlas.
Me ciño el cinturón de tu verdad contra la mentira y los errores del
enemigo astuto.

Tomo la justicia como coraza, para proteger mi corazón de toda


maldad y asegurar mi victoria.

Me coloco el calzado del celo por propagar ante todos el Evangelio de


la paz y dejo la seguridad y las comodidades del mundo para anunciar
la Palabra de Dios.

Y por encima de todo, tomo el escudo de la Fe, para atajar las flechas
incendiarias del demonio y cerrar el camino a las dudas e
incredulidades.

Me coloco el yelmo de la salvación, para proteger mi mente contra


toda depresión y desesperanza.

Tomo la Palabra de Dios como espada del Espíritu para cortar toda
esclavitud y vencer a Satanás.

Me visto con esta armadura viviendo y orando en el Espíritu sin


desanimarme nunca de intercediendo a favor de todos los hermanos.

Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Amén. Amen. Amen.

_________________________________

ORACIÓN DE SUPLICA A LA VIRGEN MARIA.

Oh Señora llena de clemencia, Virgen Santísima, gloriosa Madre de


Jesús, nuestro Salvador, Tú que eres para nosotros protección, refugio
y consuelo y nos haces llegar las bendiciones del Señor, te suplicamos
nos mires con ojos de piedad y con tu habitual eficacia remedies
nuestras dificultades.

Madre pura y de generosísimo corazón, pide por todos los que


confiadamente recurrimos a Ti, muéstranos tu verdadero poder, ruega
por este pecador(a) que te necesita, presenta mis peticiones ante tu
bendito Hijo y haz que con su misericordia me conceda los beneficios
que ahora son imprescindibles en mi vida.

Bondadosa y amadísima Reina mía, deposito confiadamente en tus


manos lo que me agobia, y te pido hagas cumplir mis ilusiones y
deseos, hazme sentir tu ternura y compasión y auxíliame para que
llegue cuanto antes la ayuda que preciso para salir de tan mala
situación:

(Exponer los problemas y necesidades y pedir con mucha fe lo que se


desea conseguir).

Oh María, sin pecado concebida.


Queremos imitar tu ejemplo, aprender de Ti, enséñanos a ser
responsables, a ser propagadores de la verdad y la justicia enséñanos a
ser compasivos con los demás, y guárdanos en tu dulce e Inmaculado
Corazón para que así estemos más cerca del de tu amado Hijo, y no
dejes de pedirle indulgencia y alivio para nuestros apuros materiales y
espirituales.
Así sea.
________________________________

ORACION DE SUPLICA AL SEÑOR JESUCRISTO

Oh Señor, dulcísimo Jesús, fuente de unidad y paz, sabiduría y


resplandor de la Luz Eterna.
Tú que eres nuestro intercesor poderoso ante Dios Padre, y en tu amor
hacia nosotros, y por tu gran misericordia, te has complacido en elegir
a la Santísima Virgen, tu amadísima e inmaculada Madre, para que sea
nuestra bendita madre Celestial y gloriosa Reina de nuestros corazones
para que nos ayude y asista cuando estamos agobiados, y sea nuestra
esperanza y aliento cuando nos sentimos solos y abandonados.

Yo ....... a través de Ella te hago llegar mis peticiones, para que sea mi
especial Medianera ante Ti y lleve las palabras que salen de mi afligido
corazón, concede, Señor, todo lo pedido que Dios Padre nos auxilie en
estas necesidades extremas, y nos regale sus favores una vez más,
llenando de gozo a las almas confiadas.
Te lo pedimos por la intercesión de la Santísima Virgen María.

Amén. Amen. Amen.

Rezar cinco Padrenuestros y cinco Avemarías.

Hacer la oración y los rezos durante tres días seguidos.

ORACIÓN A SAN BENITO PARA PROTECCIÓN Y PARA EL TRABAJO.

Padre santísimo confesor del Señor: Padre y jefe de los monjes,


Intercede por nuestra santidad, por nuestra salud de alma, cuerpo y
mente.

Destierra de nuestra vida, de nuestra casa, las asechanzas del espíritu


maligno.
Líbranos de herejías funestas, de las malas lenguas y de toda clase de
hechicerías.
Pídele al Señor, que remedie nuestras necesidades espirituales, y
corporales.

Pídele también para que la santa Iglesia Católica tenga progreso; y


Para que mi alma no muera en pecado mortal, para que así confiada
en Tu poderosa santa intercesión, pueda algún día en el cielo, cantar
las eternas alabanzas.

Amén. Amen. Amen.

Jesús, María y José os amo. Salvad vidas, naciones y a las almas.

(Reza el Credo, tres Padres nuestros, tres Ave María y tres Glorias).

ORACION DE ARREPENTIMIENTO.

“Señor Jesús, reconozco que soy pecador y te pido perdón por todos
mis pecados. Gracias por morir en la cruz por mis pecados y resucitar
de los muertos para darme vida eterna.
Te invito a entrar a mi corazón y rindo mi vida a Ti para que seas mi
Señor y Salvador.
Gracias por perdonar mis pecados.
Toma el control de mi vida hazme la persona que Tú quieres que sea.”

Amén. Amén. Amén.

ORACIÓN A LA CRUZ GLORIOSA

Jesús de Nazaret triunfó de la muerte, su reino es eterno, viene a


vencer el mundo y el tiempo.
Piedad, Dios mío, por aquellos que te blasfeman, perdónales, ellos no
saben lo que hacen.
Piedad, Dios mío, por el escándalo del mundo, líbrales del espíritu de
satanás.
Piedad, Dios mío, por aquellos que huyen de ti, dales el gusto de la
santa eucaristía.
Piedad, Dios mío, por aquellos que vayan a arrepentirse al pie de la
cruz gloriosa, que allí hallen paz y alegría en Dios Nuestro Salvador.

Piedad, Dios mío, para que llegue tu reino, pero sálvales, están a
tiempo todavía... porque el tiempo está próximo, y he aquí que yo
vengo.

Amén.

¡Ven, Señor, Jesús!

(Rezar 1 Padre Nuestro y 10 Ave María)

Jaculatoria:

¡Señor, derrama sobre el mundo entero los tesoros de tu infinita


misericordia!
ORACION DE ACCION DE GRACIAS.

Padre de bondad, te bendigo y te alabo y te doy gracias porque por tu


amor nos diste a tu hijo Jesús.
Gracias Padre porque a la luz del Espíritu Santo comprendemos que él
es la luz, la verdad y el buen pastor que ha venido para que tengamos
vida y la tengamos en abundancia.
Hoy, padre, me quiero presentar delante de ti, como tu hijo.
Tú me conoces por mi nombre pon tus ojos de Padre amoroso en mi
vida.
Tú conoces mi corazón y conoces las heridas de mi historia, Tú conoces
todo lo que he querido hacer y no he hecho.

Conoces también lo que hice o me hicieron lastimándome.


Tú conoces mis limitaciones, mis errores y mis pecados, conoces los
traumas y complejos de mi vida.
Hoy, Padre, te pido que por el amor que le tienes a tu hijo Jesucristo,
derrames tu santo espíritu sobre mí, para que el calor de tu amor
sanador penetre en lo más íntimo de mi corazón.
Tú que sanas los corazones destrozados y vendas las heridas,
sáname aquí y ahora, de mi alma mi mente, mi memoria y todo mi
interior.
Entra en mi Señor Jesús, como entraste en aquella casa donde estaban
tus discípulos llenos de miedo.

Tú que apareciste en medio de ellos y les dijiste:

“Paz a vosotros”

Entra en mi corazón y dame tu paz.

Lléname de tu amor.

Pasa por mi vida y sana mi corazón.

Sabemos, Señor Jesús, que tú lo haces siempre que te lo pedimos y te


lo estoy pidiendo con María, mi madre, la que estaba en las bodas de
Cana cuando no había vino y tu respondiste a su deseo, transformando
el agua en vino.
Cambia mi corazón y dame un corazón generoso, un corazón afable, un
corazón bondadoso, dame un corazón nuevo.

Has brotar en mí, los frutos de tu presencia.


Dame el fruto de tu Espíritu que es amor, paz, alegría.
Haz que venga sobre mí el Espíritu de las bienaventuranzas,
para que pueda saborear y buscar a Dios cada día, viviendo sin
complejos ni traumas, junto a los demás, junto a mi familia,
junto a mis hermanos.

Te doy gracias Padre, por lo que estás haciendo hoy en mi vida.


Te doy gracias de todo corazón porque tú me sanas, porque tú me
liberas, porque tú rompes las cadenas que me aprisionan y me das la
libertad.
Gracias, Señor Jesús, porque soy templo de tú Espíritu y ese templo no
se puede destruir porque es la casa de Dios.

Te doy gracias Espíritu Santo por la fe, gracias por el amor que has
puesto en mi corazón, ¡qué grande eres Señor Dios Trino y Uno!

Bendito y alabado seas, Señor.

P. Emiliano Tardif
_________________________________

ORACIÓN AL SEÑOR DE MISERICORDIA.

Oh Sangre y Agua que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús como


una fuente de misericordia para todos nosotros, yo confío en ti.

Amén

Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de


compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y
aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles
no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran
confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la
Misericordia Mismos.
Amén.

ORACIÓN A MARÍA, ANTES DE ACOSTARSE.

Madre, ruega e intercede por mí, delante del Señor durante toda esta
noche y por toda mis familiares y conocidos; también por tantos
Pobres que no tienen que comer y dormirán en la calle, por tantos
niños y adolescentes solos y abandonados, por tantos jóvenes que
estarán en peligro; por todas las personas mayores, por todos los
enfermos, agonizantes y moribundos, por todos los sacerdotes, llena
su soledad con tu amor.

Y si esta noche el Señor nos llamara a su presencia, alcánzanos del


Señor su infinita misericordia para que por ella seamos salvados. Vela
sobre nosotros y cúbrenos a todos, con tu oración y tu amor
maternales a lo largo de toda esta noche.

Amen.
___________________________________

ORACIÓN A MARÍA MADRE DE DIOS.

"¡Oh María, consuelo de cuantos os invocan! Escuchad benigna la


confiada oración que en mi necesidad elevo al trono de vuestra
misericordia. ¿A quién podré recurrir mejor que a Vos, Virgen bendita,
que sólo respiráis dignidad y clemencia, que dueña de todos los bienes
de Dios, sólo pensáis en difundirlos en torno vuestro? Sed pues mi
Amparo, mi esperanza en esta ocasión; y ya que devotamente pende
de mi cuello la Medalla Milagrosa, prenda inestimable de vuestro
amor, concededme, Madre Inmaculada, la gracia que con tanta
insistencia os pido."

¡Oh María sin pecado concebida!, rogad por nosotros que recurrimos a
Vos.
Amen. Amen. Amen.

_________________________________
ORACIÓN DE SANACIÓN Y PROTECCIÓN

Señor mío, gracias por la bendición de la vida y por la oportunidad que


me das para comenzar este día sabiendo que, siendo tan pecador,
formo parte de los que merecen tu amor y tu compasión.
Ven a llenar mi corazón con tu Palabra y regálame una fe que me lleve
a poner en Ti toda mi confianza, sabiendo con total seguridad que Tú
actuarás en el momento más necesario de mi vida.

Dame paciencia e inteligencia para salir adelante atendiendo a tu


llamado de conversión.
Acudo a tu compasión, para que me llenes de tu paz que todo lo
supera, acaba con ese miedo que me perturba y no me deja avanzar.

Tú tienes un gran y especial amor por cada uno de nosotros, por eso,
ven y sana mi corazón con tu perdón y dame tu fuerza para seguir tus
pasos y ser un signo vivo de tu presencia para los demás.
Eres mi escudo y estoy seguro de que tu amor y tu misericordia no se
apartan de mi espíritu.
Te pido amado Jesucristo que transformes mi vida y hagas brillar mi
corazón con las virtudes de tu Santo Espíritu.
Muéstrame caminos de soluciones, quiero ser guiado por tu luz y tu
poder que me concediste el día de mi Bautismo y que me impulses a
una nueva vida lejos del dolor y el rencor, llenándome con tu paz y
alegría.

Gracias por preparar mi vida para tu encuentro y por darme mejores


aspiraciones que las que me ofrece el mundo.
No permitas que nada me separe de Ti. Que mi corazón pueda ser
bueno y dócil, que no haya espacio para las injusticias ni los egoísmos.
Dame un corazón compasivo como el tuyo, Señor mío.

Señor Jesús manso y humilde de corazón, has mi corazón semejante al


tuyo.
Amén. Amén. Amén.
CONSAGRACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

San Miguel Arcángel, yo me consagro a ti.


Me pongo a mí mismo, a mi familia y a todo lo que me pertenece, bajo
tu poderosa protección. Acrecienta el fervor en mi corazón y recuerda
que, desde este día, yo estoy bajo tu amparo.

Obtén para mi la gracia de amar con todo mi corazón a Dios. Mi padre,


a Jesús, mi salvador; al Espíritu Santo, mi Santificador, y a María, mi
dulce Madre. Amén.

Oh gran príncipe del Cielo, guardián sumamente fiel de la Iglesia, San


Miguel Arcángel, yo, aunque indigno de presentarme a ti, pero
confiado en tu especial bondad, emocionado (a) por la excelencia de
tus plegarias y de la multitud de tus buenas obras, me presento a ti,
acompañado (a) por mi Ángel de la Guarda; y en presencia de todos los
Ángeles del Cielo a quienes tomo como testigos de mi devoción por ti,
te elijo hoy como mi protector y abogado particular, y me propongo
firmemente honrarte siempre y ensalzarte con todas mis fuerzas.

Asísteme durante mi vida, para que nunca ofenda los ojos purísimos
de Dios, ni con obras, o palabras o pensamientos. Defiéndeme contra
todas las tentaciones del demonio, especialmente aquellas contra la fe
y la pureza; y en la hora de mi muerte, dona la paz a mi alma y
ayúdame entrar a la Patria Eterna. Amén.

__________________________________

ORACIÓN DE SEÑALAMIENTO CON LA SANGRE DE CRISTO

Señor Jesús, en tu nombre y con el Poder de tu Sangre Preciosa


sellamos toda persona, hechos o acontecimientos a través de los
cuales el enemigo nos quiera hacer daño.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos toda potestad destructora


en el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego, debajo de la tierra, en
las fuerzas satánicas de la naturaleza, en los abismos del infierno, y en
el mundo en el cual nos movemos hoy.
Con el Poder de la Sangre de Jesús rompemos toda interferencia y
acción del maligno.
Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares y lugares de trabajo a
la Santísima Virgen acompañada de San Miguel, San Gabriel, San
Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestra casa, todos los


que la habitan (nombrar a cada una de ellas), las personas que el
Señor enviará a ella, así como los alimentos y los bienes que Él
generosamente nos envía para nuestro sustento.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos tierra, puertas, ventanas,


objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos, y en fe colocamos un
círculo de Su Sangre alrededor de toda nuestra familia.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos los lugares en donde


vamos a estar este día, y las personas, empresas o instituciones con
quienes vamos a tratar (nombrar a cada una de ellas).

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestro trabajo material y


espiritual, los negocios de toda nuestra familia, y los vehículos, las
carreteras, los aires, las vías y cualquier medio de transporte que
habremos de utilizar.

Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos, las mentes y los corazones
de todos los habitantes y dirigentes de nuestra Patria a fin de que Tu
Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.

Te agradecemos Señor por Tu Sangre y por Tu Vida, ya que gracias a


Ellas hemos sido salvados y somos preservados de todo lo malo.

Amén. Amen. Amen.

Jaculatoria:

¡Oh adorable sangre de Jesús limpia mi mente y mi corazón


Rompe cualquier atadura que impida mi bendición!
ORACION POR LAS ALMAS AGONIZANTES.

Virgen dolorosa: hoy solicitamos tu intercesión, por los agonizantes de


esta hora y por todos los que van a morir hoy.
Que los acompañes en ese difícil momento y que tus ruegos se
conviertan en sus defensoras ante el tribunal divino.
Acompáñalos en cada momento y conviértete en su abogada.
Intercede ante tu hijo amado para que tengan una muerte tranquila.
Amén.

ORACIÓN DE STO. TOMÁS DE AQUINO.

Espíritu Santo, hoy quisiera agradecerte por haber inspirado esta


oración a Santo Tomás de Aquino y quiero hacerla mía antes de ir a
comulgar: Todopoderoso y eterno Dios, me acerco al sacramento de tu
Unigénito Hijo, mi Señor Jesucristo, como enfermo al médico de la
vida, como manchado a la fuente de la misericordia, como ciego a la
luz de la eterna claridad, como pobre y mendigo al Señor del cielo y de
la tierra.
Ruego, pues, Señor, a tu infinita generosidad que te dignes curar mi
enfermedad, lavar mis manchas, alumbrar mi ceguera, enriquecer mi
pobreza, vestir mi desnudez, para que me acerque a recibir el pan de
los ángeles, al Rey de los reyes y Señor de los que dominan, con tanta
reverencia y humildad, con tanta contrición y devoción, con tanta
pureza y fe, con tal propósito e intención como conviene a la salud de
mi alma.

Concédeme, te ruego, recibir no solo el sacramento de cuerpo y sangre


del Señor sino también la gracia y virtud del sacramento.
Dios mío, concédeme recibir el cuerpo de tu Hijo Unigénito, nuestro
Señor.
Amén. Amén. Amén.

__________________________________

ORACIÓN PARA PODER DORMIR BIEN Y DESCANSAR.


Señor, Dios todopoderoso, defiéndeme y protégeme esta noche de
todo peligro y pecado.

Permite que la luz de tu amor ilumine estas horas tenebrosas.

Protege a todos mis seres queridos, ya estén cerca o lejos y líbranos de


cualquier peligro.

Te suplico Señor, visites este hogar y lo libres de las asechanzas del


enemigo.

Danos un sueño reparador y energías para cumplir con todos nuestros


deberes.

Que tu bendición descienda sobre nosotros para siempre Señor de luz,


y dador de vida.

(Ahora Rezar: Tres Padres Nuestros, y Tres Ave Marías en honor a la


Santísima Trinidad: Padre/Hijo/Espíritu Santo)

LA ORACIÓN QUE TRANSFORMA MATRIMONIOS.

Estimada Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, gracias por el


profundo don del sacramento del matrimonio.
Gracias por el magnífico regalo que es mi esposo(a), a quién Tú,
perfecta providencia, planeó para mí desde toda la eternidad.
Permite que siempre lo (la) trate como realeza, con todo el honor,
respeto y dignidad que merece.

Ayúdame, Señor mío, a ser desinteresado en mi matrimonio, para


darlo todo por mi esposo(a), sin ocultar nada, sin esperar nada a
cambio, reconociendo y agradeciendo todo lo que él (ella) hace por mí
y nuestra familia todos los días, ¡Es mucho!

Por favor, fortalece y protege nuestro matrimonio, así como todos los
demás. Ayúdanos a orar juntos todos los días.
Permítenos confiar en Ti todos los días, de la forma que mereces.
Por favor haz que nuestro matrimonio sea fructífero y abierto a Tu
voluntad en el privilegio de la procreación y el cuidado de la vida.
Ayúdanos a construir una familia fuerte, segura, amorosa, llena de fe,
una Iglesia doméstica.

Estimada Santísima Virgen María, confiamos a ti nuestro matrimonio,


ampara a nuestra familia siempre bajo tu manto.
Tenemos plena confianza en Ti Señor Jesús, porque siempre estás con
nosotros, y buscas constantemente lo mejor para nosotros, trayendo
todo lo bueno, incluso las cruces que has permitido en nuestras vidas.

Querido (a) (nombre del cónyuge): Tú y yo somos uno.


Te prometo que siempre te amaré y seré fiel a ti, nunca te
abandonaré, daría mi vida por ti. Con Dios y contigo en mi vida lo
tengo todo.

Gracias Jesús, Tú eres el gran servidor. Te amamos.

Amén. Amen. Amen.

ORACIONES PARA LA MAÑANA

Oración para comenzar el día

Señor, en el silencio de este día que comienza, vengo a pedirte la paz,


la prudencia, la fuerza.
Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor, ser paciente,
comprensivo, dulce y prudente.
Ver por encima de las apariencias a tus hijos como Tú mismo lo vez y
así no ver más que el bien en cada uno de ellos.
Cierra mis labios a toda calumnia, guarda mi lengua en toda maldad,
que sólo los pensamientos caritativos permanezcan en mi espíritu, que
sea benévolo y alegre, que todos los que se acerquen a mí sientan tu
presencia.
Revísteme de Ti, Señor, y que a lo largo de este día yo te irradie.

______________________________
Oración para pedir protección

Altísimo Dios de todo lo creado.


Verdad infalible en quien creo.
Clemencia infinita en quien espero.
Bondad inmensa a quien amo sobre todas las cosas y a quien me pesa
haber ofendido.
Te doy gracias por haberme creado, redimido, bautizado, y
conservado; y por todos los beneficios que me has hecho hasta ahora.

Te ofrezco todos los pensamientos, palabras, obras y sufrimientos de


este día con intención de ganar sus indulgencias y aplicarlas por las
almas del purgatorio.

No permitas, Padre mío, que te ofenda.


Líbrame de las tentaciones del demonio.
Dame fuerza para huir de las ocasiones de pecar y vencer mis
pasiones.
Haz que cumpla con el fin para el cual estoy en el mundo, que conozca
tu voluntad, que me preocupe por la salvación de mi alma y por hacer
el bien a mi prójimo.
Que viva el día de hoy como si fuera el último de mi vida, para que
merezca gozarte en el reino eterno de la gloria.

Te lo pido por los méritos de mi Señor Jesucristo y la intercesión de mi


Madre, la siempre Virgen María, de mi Ángel de la Guarda, de San
José, de San Miguel Arcángel y demás patronos y abogados míos.

Amén. Amen. Amen.


___________________________________

ORACIONES DURANTE EL DÍA.

Al salir de casa

Dirigid, Señor, mis pasos como dirigisteis los de Tobías.


El Arcángel San Rafael me acompañe y defienda de los lazos del
mundo, para que vuelva a casa sin daño de alma y cuerpo.
Al comenzar una obra

Os ofrezco, Dios mío, este trabajo; bendecidlo para que redunde en


gloria vuestra y bien de mi alma.

Al sentir una tentación

¡Señor, no me dejes caer en la tentación!


¡Oh Señora mía!, acordaos que soy vuestro; guardadme y defendedme
como cosa y propiedad vuestra.
Ángel de mi guarda, defendedme. Antes morir que pecar.

Al oír alguna blasfemia

Bendito sea Dios.


Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar. (Rezar un Avemaría).
Virgen santísima, Reina de cielos y tierra, os amo con todo mi corazón.
Perdonadle, Señor, que no sabe lo que dice.

Antes de comer

Bendice, Señor, los alimentos que vamos a tomar y haz que nos
aprovechen para ocuparnos en vuestro santo servicio.
Padrenuestro y Gloria.

En acción de gracias

Te damos gracias por todos tus beneficios, Dios todopoderoso, que


vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Comunión espiritual

Creo, Señor Jesús, que estás presente en el Santísimo Sacramento.


Me pesa de verdad haberte ofendido.
Te amo sobre todas las cosas, y deseo con ardor recibirte, pero ya que
no puedo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos
espiritualmente a mi corazón, quédate conmigo y no permitas que
jamás me aparte de ti.
Jaculatorias

¡Dios mío, y todas mis cosas!


Jesús, manso y humilde de corazón, haced mi corazón semejante al
vuestro.
¡Jesús mío, misericordia!
¡Dulcísimo Jesús! no seas mi Juez, sino mi Salvador!
¡Jesús, María y José!
Dulce Corazón de María, sed mi salvación.

__________________________________

ORACIONES PARA LA NOCHE

Oración para pedir perdón

Oh Dios, dame en esta hora la gracia de reconocer debidamente mis


pecados ante ti, y de arrepentirme de ellos verdaderamente.
Borra de tu libro, Señor de misericordia, mis múltiples acciones
cometidas contra ti.
Perdóname todas las distracciones en la oración, mis pecados de
omisión, y mis pecados deliberados contra la conciencia.

Dame luz para ver lo que he de hacer, valor para emprender lo y


firmeza para llevarlo a cabo.
Que todas las cosas avance en la obra de santificación, de la realización
de tu voluntad; y que en definitiva, por tu misericordia, pueda alcanzar
la gloria de tu Reino eterno, por Jesucristo nuestro Señor.

Amen. Amen. Ame.

Oración al acostarse

Oh buen Dios, haced que mientras yo duerma, mi corazón esté


velando: que sea yo preservado de todo mal por vuestros ángeles, a
los cuales ordenasteis que me guarden en todos mis caminos.
Protesto que mientras estaré entregado al sueño, quisiera adoraros
del modo que os adoran vuestros ángeles en el cielo, y ya que la
naturaleza exige el reposo de mi frágil y miserable cuerpo, os ofrezco
las adoraciones que os tributan los espíritus celestiales, así como las
oraciones, las lágrimas, las mortificaciones y penitencias de todos
vuestros siervos que pasan una gran parte de la noche entregados a
estos piadosos ejercicios.

Aceptad, Dios mío, estos ofrecimientos y deseos de mi corazón, para


que de día y de noche no cese de alabar vuestro santo nombre.
Os pido, Señor, esta gracia por los méritos del Sagrado Corazón de
vuestro santísimo Hijo Redentor y Salvador mío.
Amen. Amen. Amen.

Antes de entregarse al sueño

Tendido al verme sospecho, que está la muerte cercana.


¿Me levantaré mañana?
¿Será mi tumba este lecho?
¡Señor, ten mi pecho lleno de Tu amor, de suerte que no me asuste la
muerte!
Que venga cuando Tú dispongas, con tal que al morir me pongas
donde pueda amarte y verte.

Señor mío Jesucristo, Padre de mi corazón, perdona mis pecados que


Tú sabes mejor que yo cuántos son.
Son infinitos ¡Dios mío! ¡Oh Señor Infinitos son.
Échame la penitencia y dame la absolución, que si esta noche me
muero me sirva de confesión.

Amén. Amen. Amen.

Jaculatorias.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.


Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, con vosotros, descanse en paz el alma mía.

__________________________________

ORACION DE PURIFICACION.
Cristo Jesús, Señor mío, te doy las gracias por todo lo que hiciste por
mis hermanos, que fueron atendidos en tu Nombre.

Te pido que laves y purifiques con tu Sangre Preciosa todo mi ser:


cuerpo, alma y espíritu.
Que tu Sangre Preciosa Purifique mi interior, mi cerebro, mis células,
mi mente, mi pensamiento, mi imaginación, mi memoria, mi
entendimiento y mi voluntad.

Nadie tiene derecho a tocar mi interior; que tu Sangre Señor Jesucristo


purifique todo mi exterior, mi cuerpo de cabeza a pies, que me laves
de cualquier impureza, infestación, daño o mal, causado en este
Ministerio que acabo de desempeñar.

Te entrego toda esclavitud y venganza que el Enemigo quisiera ejercer


contra mí como consecuencia de la liberación que haces de tus ovejas;
y todo espíritu maligno que quisiera acechar estos lugares, hacerme
daño, o dañar a cualquier persona, por el Poder de tu Preciosa Sangre
quede atado y amordazado, y lo mandamos cautivo a tus pies. Y tú
Cristo Jesús, lo envíes al sitio donde deban estar.

Que esta purificación llegue a toda mi familia dondequiera que se


encuentre; en tu Nombre Señor Jesucristo, pido que no quede nada de
gloria en mí, vanidad u orgullo. Yo siervo inútil, sólo hice lo que tenía
que hacer, pues tú Señor has sido quien ha realizado esta obra en mis
hermanos, porque tuyo es el Poder y la Gloria por siempre Señor.
Que a mi casa y a todos los lugares donde yo vaya, solo lleve alegría,
paz, salud y amor; que yo sea recibido de igual forma.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

ORACIÓN DE LA MAÑANA

Gracias Señor por este nuevo día, por esta nueva mañana donde tu luz
despeja toda oscuridad, se va todo temor y reina tu amor.
Te presento mi vida para que la limpies de todo aquello que no te
agrada, dame una mente renovada y que esté centrada en tu
voluntad.
En este nuevo día te alabo y bendigo tu nombre.
Te doy gracias por mi familia y por el trabajo que puedo realizar día a
día.
Dame sabiduría para hablar, para saber decir las cosas y para escuchar
con la atención necesaria, que pueda mantener la calma al pasar el día
siendo paciente en todo lo que deba realizar.
Te pido que protejas a mi familia cuando entran y salen del hogar,
cuídanos y líbranos de todo mal, que seas escudo alrededor de
nosotros.
Gracias señor Jesucristo por estar a mi lado por las oportunidades que
me das por las puertas que se abrirán hoy, gracias por darme tu amor y
tu bendición.
Amen. Amen. Amén.

ORACIÓN DE GRACIAS A DIOS

Señor Jesús, reconozco que soy pecador y te pido perdón por todos
mis pecados.
Gracias por morir en la cruz por mis pecados y resucitar de los muertos
para darme vida eterna.
Te invito a entrar a mi corazón y rindo mi vida a Ti para que seas mi
Señor y Salvador.
Gracias por perdonar mis pecados, toma el control de mi vida, Haz de
mi la persona que Tú quieres que sea.

Amén. Amen. Amen.

LAS TRES SECCIONES DE CADA DÍA.

1) ORACION A SAN MIGUEL ARCANGEL:


San Miguel Arcángel, defiéndenos en la pelea.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y las acechanzas del
enemigo.
Que Dios le reprima, es nuestra humilde súplica, y tú, ¡Oh Príncipe de
la Milicia Celestial!, con la fuerza que Dios te ha dado, ¡arroja al
Infierno a Satanás! y a los demás espíritus malignos que para la
perdición de las almas vagan por el mundo.

¡Quien como Dios, nadie como Dios!

¡Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal! Ten piedad y misericordia


de nosotros y del mundo entero. Amén. (3 veces).

2) SALMO 91 (90): Oración del creyente que repite con certeza:

Dios protege al que confía en él.


Tú que habitas al amparo del Altísimo, a la sombra del Todopoderoso,
dile al Señor: mi amparo, mi refugio, en ti mi Dios, yo pongo mi
confianza.
Él te libra del lazo del cazador que busca destruirte, te cubre con sus
alas y será su plumaje tu refugio.

No temerás los miedos de la noche, ni la flecha disparada de día, ni la


peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol.
Aunque caigan mil hombres a tu lado, y diez mil a tu diestra, tú
permaneces fuera de peligro; su lealtad te escuda y te protege.

Basta que tengas tus ojos abiertos, y verás el castigo del impío, tú que
dices: mi amparo es el Señor, y que haces del altísimo tu asilo, no
podrá la desgracia dominarte, ni la plaga acercarse a tu morada, pues
ha dado a sus ángeles la orden de protegerte en todos tus caminos.
En sus manos te habrán de sostener, para que no tropiece tu pie en
alguna piedra; andarás sobre víboras y leones, pisarás cachorros y
dragones.

Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Nombre conoció.


Me llamará y yo le responderé; estaré con él en la desgracia, lo salvaré
y lo enalteceré; lo saciaré de días numerosos, y haré que pueda ver mi
salvación.

3) ORACION A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y MARIA SANTISIMA:

En el Nombre del Señor Jesús, a quien confesamos como único Señor y


Dios, el Verbo de Dios hecho carne, Hijo único que ha derramado su
Sangre por nosotros, te invocamos Jesús, te pedimos que nos protejas
a todos los aquí presentes, que no permitas ninguna perturbación,
ninguna atadura, ningún ataque.

María nuestra buena Madre, Reina de los Ángeles, envía tus Ángeles a
protegernos.
Señor Jesús protégenos: ármanos con tu armadura, el casco con la
Salvación que nos has concedido, la armadura de la justicia, de TU
Justicia, el ceñidor que es tu Verdad, la que aceptamos con el corazón,
el escudo de la FE que es el don tuyo para nosotros. Las sandalias de
nuestra responzabilización y la entrega por la proclamación de la
Buena Nueva de la paz y la espada del Espíritu que es la Palabra de
Dios.

Señor Jesús protégenos, ármanos, confiamos en tu Victoria sobre el


príncipe de este mundo, y hacemos nuestra, esa victoria tuya, y la
reclamamos ahora para todos.
Confiamos que el príncipe de este mundo ha sido echado ya fuera, y
como hijos en la casa de su Padre, con plena seguridad y confianza, no
permitiremos ninguna perturbación, la rechazaremos en el Nombre del
Señor Jesús.
Amén. Amen. Amen.

Reina del Cielo y Soberana Señora de los Ángeles, que has recibido el
poder y la misión de aplastar la cabeza de Satán, envíanos, te
suplicamos, tus Santas Legiones de Ángeles, a fin de que bajo tus
órdenes, persigan al enemigo que nos cerca, rechacen sus ataques
tenebrosos y lo precipiten en el abismo. Amén. Amen. Amen.
ORACION DIARIA DE SELLO.

En el Nombre de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo: Sello


y protejo con el Poder de la Sangre de Jesucristo el Señor: mi persona,
nuestra Familia, nuestros hijos, hogar, bienes y todas las actividades
que realizaremos o en las que participaremos el día de hoy.

También nuestro consciente, inconsciente y subconsciente; nuestra


razón, nuestro corazón, nuestros sentimientos y emociones, nuestros
sentidos, nuestro ser físico, biológico, psicológico, nuestro ser
personal, material y espiritual. A nombre propio y de cada integrante
de nuestra Familia, y de todos nuestros parientes y amigos, cercanos y
lejanos.

Todo lo que somos, todo lo que tenemos, todo lo que podemos, todo
lo que sabemos y todo lo que amamos, queda sellado y protegido con
el Poder de la Sangre de Jesucristo el Señor.

Sello nuestro pasado, presente, futuro; sello nuestros planes,


proyectos, sueños, ilusiones, viajes y enfermedades.

Sello y protejo todo nuestro ser, toda nuestra familia (cercana y


lejana), nuestras posesiones, nuestro árbol genealógico, todo queda
sellado y protegido con el Poder y la Sangre de Jesucristo, el Señor,
para que NADA ni NADIE pueda provocarnos ningún daño.

Me escondo, y escondo a cada miembro de nuestra familia, en la llaga


del costado herido de Jesús; nos escondemos en el corazón
Inmaculado de la Santísima Virgen María.
Amén, Amén, Amén. “

Jaculatoria.
¡Oh adorable Sangre de Jesús, limpia mi mente y mi corazón, rompe
cualquier atadura que impida mi bendición Amen.!
ORACIÓN DE PROTECCION

Señor, Dios Eterno todopoderoso, Dios nuestro misericordioso y


omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, oh Dios, principio y fin de
todas las cosas, Soberano de los siglos que solo Tu eres grande, por la
intercesión y con la ayuda de los Arcángeles san Miguel, san Rafael y
san Gabriel, nosotros, tus hijos, humildemente te rogamos que nos
libres eficazmente de todo mal y adversidad, de todo enemigo y mala
persona; revístenos con tu Armadura, envíanos tu Luz llénanos de
bendiciones y danos tu protección para poder gozar siempre de tu Paz.

Yo ....... pido tu auxilio y socorro, cúbreme con tus brazos altísimos y


poderosos, purifica mi mente, corazón, cuerpo, alma y espíritu, y no
permitas que nada perjudicial penetre en mí.

Señor Dios Uno y Trino, junto con María reinad sobre mí y los míos,
hoy y por toda la eternidad y no permitas que nada ni nadie pueda
causarme mal.

Señor a ti clamo, creo en Ti, en tu Poder y en tu Gloria.


Creo en tu Palabra, que es la única que puede alumbrarme; pido
perdón por todos mis pecados y faltas, y en el nombre de Jesús y por el
poder de su Sangre, te ruego seas magnánimo conmigo, te pido disipes
todo lo que me atormenta y lastima, aleja de mi vida y hogar todas las
sombras tenebrosas, sálvame de todo mal que venga contra mí y
rompe en pedazos las cadenas que me aprisionan, para que pueda
cumplir tu Santa Voluntad sin impedimentos físicos ni espirituales.

Amen. Amen. Amen.

LETANÍAS A LA MISERICORDIA DIVINA.

Señor, ten piedad de nosotros.


Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

Jesucristo, óyenos:
Jesucristo escúchanos.
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, que sois Un solo y verdadero Dios, ten piedad
De nosotros.

* En Tí Confío

1.- Jesús, Rey de Misericordia, que has redimido el mundo.*


2.- Jesús, Rey de Misericordia, por quien todas las cosas fueron
creadas.*
3.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos has santificado.*
4.-Jesús, Rey de Misericordia, que nos revelasteis el misterio de La
Santísima Trinidad.*
5.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos manifestasteis la Omnipotencia
de Dios.*
6.- Jesús, Rey de Misericordia, que te manifiestas en la creación de los
espíritus celestiales.*
7.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos formasteis de la nada.*
8.- Jesús, Rey de Misericordia, que abrazas todo el universo.*
9.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos das la vida eterna.*
10.-. Jesús, Rey de Misericordia, que nos proteges del castigo
merecido.*
11.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos libras de la miseria del
pecado.*
12.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos concedes la justificación en el
verbo encarnado.*
13.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos concedes misericordia por Tus
Santas llagas.*
14.- Jesús, Rey de Misericordia, que brota de Tu Santísimo Corazón.*
15.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos distes a la Santísima Virgen
como Madre de Misericordia.*
16.- Jesús, Rey de Misericordia, por la cual has sufrido Tu encarnación,
Pasión y Muerte.*
17.- Jesús, Rey de Misericordia, por medio de la cual ayudas a todos,
en todas partes y siempre.*
18.- Jesús, Rey de Misericordia, por la cual nos has prevenido con Tus
Gracias.*
19.- Jesús, Rey de Misericordia, la que nos has manifestado
revelándonos los Misterios Divinos.*
20.- Jesús, Rey de Misericordia, la que manifestaste instituyendo Tu
Santa Iglesia.*
21.- Jesús, Rey de Misericordia, que habiendo instituido los Santos
Sacramentos, nos abriste los torrentes de Tus Gracias.*
22.- Jesús, Rey de Misericordia, por la que nos has obsequiado con los
Santos Sacramentos del Bautismo y de la Penitencia.*
23.- Jesús, Rey de Misericordia, por la que nos has obsequiado con la
Santísima Eucaristía y el Sacerdocio.*
24.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos has llamado a Nuestra Santa
Fe.*
25.- Jesús, Rey de Misericordia, que la manifiestas por la conversión de
los pecadores.*
26. Jesús, Rey de Misericordia, que la manifiestas iluminando a los
fieles.*
27.- Jesús, Rey de Misericordia, que la revelas por la santificación de
los justos.*
28.- Jesús, Rey de Misericordia, que llevas a los santos a la cumbre de
la santidad.*
29.- Jesús, Rey de Misericordia, la que brota de Tus Santas llagas.*
30.- Jesús, Rey de Misericordia, la que brota de Tu Santísimo Corazón.*
31.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres consuelo de los enfermos y
afligidos.*
32.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el único consuelo de los
corazones afligidos.*
33.- Jesús, Rey de Misericordia, que das esperanzas a las almas que se
hallan en desesperación.*
34.- Jesús, Rey de Misericordia, que acompañas a todos los hombres
siempre y en todas partes.*
35.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos colmas con el torrente de Tus
Gracias.*
36.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el refugio de los
moribundos.*
37.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el consuelo de las almas del
purgatorio.*
38.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres la Corona de todos los
Santos.*
39.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el gozo celestial de los que se
salvan.*
40.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres la fuente inagotable de los
milagros.*
41.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres la salvación del mundo
entero.*

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Perdónanos


Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Escúchanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Ten piedad de
nosotros.

Las Misericordias de Dios, son más grandes que todas sus obras.
Por eso cantaré las Misericordias de Dios para siempre.
___________________________________

CUATRO ORACIONES DE PROTECCIÓN

1. Oración de Santo Tomás de Aquino

Gracias te doy, Señor, Padre Santo, omnipotente y eterno Dios, porque


te has dignado saciarme a mi ́, pecador e indigno siervo tuyo, sin mérito
alguno, sino por tu sola misericordia, con la participación del
sacratísimo Cuerpo y Sangre de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo.
Te suplico que esta sagrada comunión no sea para mi ́ motivo de
castigo, sino que me auxilie para conseguir el perdón, sea armadura de
mi fe, escudo de mi buena voluntad, muerte de todos los vicios,
exterminio de todos mis carnales apetitos, aumento de caridad, de
paciencia, humildad, obediencia y de todas las virtudes.
Sea perfecto sosiego de mi cuerpo y de mi espíritu, firme defensa
contra todos mis enemigos visibles e invisibles, perpetua unión
contigo, único y verdadero Dios, y sello feliz de mi dichosa muerte.
Te ruego que tengas por bien llevar a este pecador a aquel convite
inefable, donde Tú con tu Hijo y el Espíritu Santo, eres para tus santos
luz verdadera, satisfacción cumplida, gozo perdurable, dicha
consumada y felicidad perfecta. Por el mismo Cristo nuestro Señor.
Amén. Amen. Amen.

2. Oración de San Juan Crisóstomo


Te damos gracias, clementísimo Dueño y Redentor de nuestras almas,
porque también en el presente día nos has hecho dignos de los
misterios celestes e inmortales.
Dirige Tú nuestro camino; consérvanos en tu temor; defiende nuestra
vida; asegura nuestros pasos con las oraciones y la intercesión de la
Santa y Gloriosa Madre de Dios y siempre Virgen, María.
Oh Dios, seas exaltado en los cielos y permanezca tu gloria sobre toda
la tierra, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

Amén. Amen. Amen.

3. Oración para después de comulgar

Alma de Cristo, santifícame.


Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.


Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.


En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos.
Amén. Amen. Amen.

4. Oración a la Virgen María

Oh María, Virgen y Madre Santísima, he recibido a tu Hijo amadísimo,


que concebiste en tus inmaculadas entrañas, criándolo y
Alimentándolo con tu pecho, y lo abrazaste amorosamente en tus
brazos.
Al mismo que te alegraba contemplar y te llenaba de gozo, con amor y
humildad te lo presento y te lo ofrezco, para que lo abraces, lo ames
con tu corazón y lo ofrezcas a la Santísima Trinidad en culto supremo
de adoración, por tu honor y por tu gloria, y por mis necesidades y por
las de todo el mundo.
Te ruego, piadosísima Madre, que me alcances el perdón de mis
pecados y gracia abundante para servirte, desde ahora, con mayor
fidelidad; y por último, la gracia de la perseverancia final, para que
pueda alabarle contigo por los siglos de los siglos.
Amén. Amen. Amen.

ORACIÓN DE SANACIÓN Y ROTECCIÓN

Mi Señor, quiero hacer tuya mi vida, ajustar todas mis metas y


objetivos a tu voluntad y a tus designios de amor, para que hagas tu
obra en mí y me ayudes a salir confiado asumiendo mis
responsabilidades en tu proyecto de salvación.
Tu mano sanadora es necesaria para que yo pueda salir adelante. Por
ello, hoy te pido que me liberes de mis egoísmos y de esos
sentimientos de inseguridad y de miedo que me hacen perder el
horizonte de vida y aturden mi corazón.

Yo creo en Ti, Buen Señor, pero aumenta mi fe, quiero que sea firme
como la roca y para mantenerla así, debo acercarme a Ti, abrirte mi
corazón y tocar tus llagas con toda la confianza del mundo.
No quiero una fe tambaleante que paralice mis sentidos y me haga
clavar la duda a mi alma, llenándome de nuevo de angustias y
desesperos.
Quiero que seas para siempre mi escudo y mi roca, mi fortaleza firme y
segura.

¡Aquí estoy Señor Jesús! dispuesto a tocar tan sólo tu manto para que
renueves mi vida y desterrar de mí la tristeza y el dolor y aceptar la
propuesta de felicidad que día a día me ofreces a través de los actos de
bondad que me regalas.
Dame una fe ardiente, una fe jovial y apasionada por tenerte siempre a
mi lado, con la que aprenda a amar y ser paciente, que quede
convencido que de Ti me vendrá todo aquello que me conviene para
mi felicidad y mi salvación.

Ven Señor Jesús, Ven porque necesito de Ti, permanece cerca de mí y


guía mis acciones y pensamientos para avanzar en tu dirección, toca mi
corazón, toca mi mente, toca mis heridas y sánalas, para que siempre
esté dispuesto a amar con entrega generosa. Confío en tu amor y en tu
bendición.
Amén. Amen. Amen.
(Papa Francisco)

RESPIRA EN MI
(S. Agustín)

Respira en mi, Oh Espíritu Santo.


Para que mis pensamientos puedan ser todos santos.

Actúa en mí, Oh Espíritu Santo.


Para que mi trabajo, también pueda ser santo.

Atrae mi corazón, Oh Espíritu Santo.


Para que sólo ame lo que es santo.

Fortaléceme, Oh Espíritu Santo.


Para que defienda todo lo que es Santo.

Guárdame pues, Oh Espíritu Santo.


Para que yo siempre pueda ser santo.

Amen. Amen. Amen.

___________________________________

ORACION AL ESPÍRITU SANTO.

Espíritu Santo, eres el alma de mi alma, te adoro humildemente.


Ilumíname, fortifica me, guíame, consuélame.
Y en cuanto corresponde al plan eterno Padre Dios revélame tus
deseos.
Dame a conocer lo que el Amor eterno desea en mí.
Dame a conocer lo que debo realizar.
Dame a conocer lo que debo sufrir.
Dame a conocer lo que con silenciosa modestia y en oración, debo
aceptar, cargar y soportar.
Sí, Espíritu Santo, dame a conocer tu voluntad y la voluntad del Padre.
Pues toda mi vida no quiero ser otra cosa que un continuado perpetuo
Sí a los deseos y al querer del eterno Padre Dios.

___________________________________

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


PARA ADQUIRIR EL SANTO BALANCE.

Señor concédeme:
La serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor
para cambiar aquellas que puedo y la sabiduría para conocer la
diferencia.

Oh Espíritu Santo, amor del Padre y del Hijo, inspírame siempre:

Lo que debo pensar.


Lo que debo decir.
Como debo decirlo.
Lo que debo callar.
Lo que debo escribir.
Como debo de obrar.

Para procurar vuestra Gloria, el bien de las almas y mi propia


santificación.
Espíritu Santo ilumina mi entendimiento y fortifica mi voluntad.
Señor dame el balance divino en mi vida.

Gloria a ti Señor, por los siglos de los siglos.


Amen. Amen. Amen.
___________________________________

ORACIÓN DEL BEATO JUAN XXIII


AL ESPÍRITU SANTO.

Espíritu Santo: perfecciona la obra que Jesús comenzó en mí.


Mortifica en mí la presunción natural.
Quiero ser sencillo, lleno de amor a Dios y constantemente generoso.
Que ninguna fuerza humana me impida hacer honor a mi vocación
cristiana, que ningún interés, por descuido mío, vaya contra la justicia,
que ningún egoísmo reduzca en mí los espacios infinitos del amor, que
la efusión de tu Espíritu de amor venga sobre mí, sobre la Iglesia y
sobre el mundo entero.
Amen. Amen. Amen.

Oración al Espíritu Santo.

VEN, ESPÍRITU CREADOR

Ven, Espíritu Creador, visita las almas de tus fieles y llena de la divina
gracia los corazones, que Tú mismo creaste.
Tú eres nuestro Consolador, don de Dios Altísimo, fuente viva, fuego,
caridad y espiritual unción.
Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tu, el dedo de la mano de
Dios; Tú, el prometido del Padre; Tú, que pones en nuestros labios los
tesoros de tu palabra.
Enciende con tu luz nuestros sentidos; infunde tu amor en nuestros
corazones; y, con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra débil carne.
Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto la paz, sé Tú mismo
nuestro guía, y puestos bajo tu dirección, evitaremos todo lo nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre, y también al Hijo; y que en Ti, Espíritu de


entrambos, creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre, y al Hijo que resucitó, y al Espíritu Consolador,


por los siglos infinitos.
Amén. Amen. Amen.

V. Envía tu Espíritu y serán creados.


R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos.
Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del
Espíritu Santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien
y gozar de su consuelo.
Por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén. Amen. Amen.

___________________________________

CONSAGRACIÓN AL ESPÍRITU SANTO.

Recibe, ¡oh Espíritu Santo!, la consagración perfecta y absoluta de todo


mi ser, que te hago en este día para que te dignes ser en adelante, en
cada uno de los instantes de mi vida, en cada una de mis acciones: mi
Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza y todo el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones y quiero ser


siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh Espíritu Santo!, dígnate formarme con María y en María según el


modelo de vuestro amado JESÚS.

Gloria al Padre Creador.


Gloria al Hijo Redentor.
Gloria al Espíritu Santo Santificador.
Amén. Amén. Amén.

(Rezar un Padrenuestro por las intenciones del Sumo Pontífice)

___________________________________

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO.

¡Oh Espíritu Santo!, alma de mi alma, te adoro; ilumíname, guíame,


fortifícame, consuélame, dime que debo hacer, ordéname.

Concédeme someterme a todo lo que quieras de mí, y aceptar todo lo


que permitas que me suceda.
Hazme solamente conocer y cumplir tu voluntad, que sea también la
mía.
Amen. Amen. Amen.
__________________________________

Nuevas oraciones

ORACIÓN DE LA NOCHE
Viernes

Señor mío y Dios mío, llega el final de un dia más, en el cual pude
experimentar la fuerza de tu Espíritu.
Él es el que me permite llegar delante de TI hoy y levantar una oración
sincera, Él es el que llega en mi auxilio cuando muchas veces no tengo
palabras para decirte, Él es el que viene cuando pierdo la confianza y
no me siento seguro, en todos esos momentos, Él llega para apoyarme
y levantarme.
Te entrego en esta noche mi corazón para que esa fuerza renovadora
siga haciendo su obra en mi.
Te pido que le regales paz a mi corazón, esa que muchas veces los
problemas me roban, esa que es tan necesaria para vivir, regálame
tranquilidad para entender que Tú no te marchas cuando mi vida se
pone dura, sino que eres quien me regala la fuerza para salir adelante.
Te alabo y te bendigo, solo Tú lo mereces. Gracias porque sé que
escuchas mi oración y me respondes con toda la generosidad que hay
en tu ser. Amén. Amén. Amén.

Padre Alberto Linero G


_________________________________

Espíritu Santo, Tú eres el Amor en persona, el amor del Padre y del


Hijo. Al entrar a mi alma, infundes en mi corazón un amor al Padre
semejante al que el Hijo le tiene y un amor a Cristo semejante al del
Padre. Yo puedo amar a Dios Padre con el Amor de Jesucristo y puedo
amar a Cristo con el Amor con que el Padre lo ama. Ahora en-tiendo
por qué a veces siento tanta ternura con Dios Padre y por qué amo
tanto, tanto a Jesús. Por eso Tú eres el mayor de los dones ¿Qué más
puedo desear? ¿Qué capacidad mayor que esta? ¿Qué experiencia le
supera? Muchas veces te he dado las gracias, pero esta vez te las
quiero dar con especial fuerza: ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias! Mil veces
¡Gracias!
_© Padre Evaristo Sada, LC
-----------------------------------------------------
ORACIÓN DE SANACIÓN Y PROTECCIÓN

Señor Jesús, gracias por haberte revelado a mi corazón y hacerme


sentir confiado y seguro de seguir tus pasos por este mundo y por
hacerme entender que tus Palabras son fuente de salud y de vida.

Ayúdame a que siempre pueda escuchar tu voz en mi conciencia, a


saber elegirte siempre como mi único camino de salvación, como la
única y verdadera opción que tengo para alcanzar la felicidad

Dios de amor, Tú sabes qué cosas son las que me convienen. No puedo
andar por la vida como si no me importara nada más que mis propios
deseos y ambiciones, despreciando o siendo indiferente con los menos
afortunados.

Los bienes que tenemos, en realidad, no son nuestros, todo es por tu


gracia, apenas somos sus administradores y en el momento justo, Tú
nos pedirás cuenta de ellos y sabré con certeza qué tan generoso fue
mi corazón.

Oh Señor, dame humildad, líbrame del egoísmo perverso que


distorsiona mis sentidos y me hace despreciar a mis hermanos y
negarles, incluso, hasta el pan para vivir, cuando Tú me has sido tan
generoso conmigo.

Sólo Tú guías mi existencia por senderos de luz y de paz. Nada de lo


que tengo ha sido obra mía, sino que ha sido tu amor derramado en mi
vida. Ven y háblame al corazón y hazme sentir verdadera compasión

Ven Señor, limpia mi corazón, llénalo de tu gracia y de tu solidaridad,


que pueda ver en cada hermano necesitado, un pedazo de Cielo, un
pedazo de Ti. ¡Quiero amar Señor!, no de la boca para afuera sino con
un corazón piadoso y solidario, comenzando por mi propia familia y
con los que me aprecian. Amén. Amén. Amén.

__________________________________

“Si alguien no tiene cuidado de los suyos, principalmente de sus


familiares, ha renegado de la fe y es peor que un infiel” (1Tm 5,8)

Orando por la sanación y liberación de nuestro matrimonio…

Esta oración debe hacerse en un ambiente que sea propicio y


preferentemente sin interrupciones.

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Señor Jesús, en este momento quiero ponerme delante de tu presencia, y


pedirte que envíes a tus ángeles para que estén conmigo y se unan a mi
oración en favor de mi familia.

Hemos pasado por momentos difíciles, momentos dolorosos,


situaciones que le han quitado la paz y la tranquilidad a toda nuestra
familia.

Situaciones que han generado angustia en nosotros, miedos,


incertidumbres, desconfianzas; y, por ende, desunión.

Ya no sabemos a quién recurrir, no sabemos ya a quién pedir ayuda,


pero somos conscientes de que necesitamos tu intervención…

Por eso, por el poder de tu nombre, pido para que se rompa cualquier
situación de interferencia de los patrones negativos de matrimonios y
relaciones que mis antepasados tuvieron, hasta nuestros días.

Patrones de infelicidad en la vida matrimonial, patrones de


desconfianza entre los cónyuges, hábitos compulsivos de pecados que
se han ido arrastrando de generación en generación; entre todas las
familias, como una maldición. Que se rompan ahora por el poder del
nombre y la sangre de nuestro Señor Jesucristo.

No importa, Jesús, dónde comenzó todo, cuáles fueron las causas;


quiero, por la autoridad de tu nombre, clamar que tu sangre sea
derramada sobre todas las generaciones pasadas, para que toda la
sanación y liberación que es necesaria, los alcance a todos ahora, por el
poder de tu sangre redentora.

Rompe, Señor Jesús, cualquier expresión de desamor que se pueda estar


viviendo en mi familia, situaciones de odio, rencor, envidia, rabia,
deseos de venganza, deseos de terminar la relación; de seguir solo en mi
vida; que todo eso se derrumbe Jesús, y que gane tu presencia en medio
de nosotros.

En el poder de tu sangre, Jesús, pongo fin a todo el comportamiento de


indiferencia dentro de mi casa, pues ha matado nuestro amor.

Renuncio al orgullo de pedir perdón, orgullo de reconocer mis errores;


renuncio a las palabras malditas que le dije a mi cónyuge, palabras de
maldición, palabras de humillación, palabras que lo hieren, lastiman y
dejan marcas negativas en su corazón.

Palabras malditas que lo disminuyen, verdaderas maldiciones


proclamadas en mi casa; clamo y ruego a tu sangre redentora sobre todo
eso, Jesús.

Cúranos y libéranos de las consecuencias que hoy se reflejan en


nuestras vidas debido a esas realidades.

Renuncio a las palabras malditas que proferí sobre la casa donde vivo,
por la insatisfacción de vivir en esta casa, de no sentirme feliz en esta
casa, renuncio a todo lo que yo pueda haber dicho negativamente dentro
de mi casa.

Renuncio a las palabras de insatisfacción que dije sobre nuestra realidad


económica, pues a pesar de que recibimos poco, a pesar de que el
salario mensual es muy justito, nada nos ha faltado, Jesús…

Por eso también te pido perdón. Perdón por la ingratitud, por no lograr
ver en mi familia a la familia adecuada para mí…

Perdón Jesús, porque sé que he actuado equivocadamente muchas


veces, y quiero a partir de hoy recomenzar.

Jesús, perdona también a mis familiares por todas las veces que alguno
de ellos deshonraron el sacramento del matrimonio, míralos con
misericordia, y restablece la paz en sus corazones…

Quiero pedirte, Señor, que derrames el Espíritu Santo sobre nosotros,


sobre cada miembro de mi familia… Que el Espíritu Santo pueda con tu
fuerza y tu luz, bendecir a todas mis generaciones pasadas, presentes y
futuras.

Que a partir de hoy pueda surgir en mi matrimonio y en el matrimonio


de mis familiares, un linaje de familias comprometidas contigo y con tu
Evangelio, que surja un linaje de matrimonios profundamente
comprometidos con la sacralidad del matrimonio, llenos de amor,
fidelidad, paciencia, bondad y respeto.

Gracias, Jesús, porque oyes mi oración, y te inclinas para oír mi clamor,


muchas gracias.

Me consagro y consagro a toda mi familia al corazón Inmaculado de la


Virgen María, para que ella nos bendiga y nos libre de cualquier ataque
del Enemigo.

Amén. Amén. Amén.

______________________________________
Padre Dios, te doy gracias por la vida, por el amor, por la familia, por el
trabajo y por todas las bendiciones que hoy me has regalado. Quiero
hoy sentirme en tus manos y saber que voy a salir adelante de todas las
situaciones complicadas y adversas. Te suplico que me abras caminos
para seguir adelante, caminos de paz, de esperanza y de alegría.
Bendíceme y derrama todo tu amor y todo tu poder sobre cada uno de
nosotros y que tu paz siempre nos acompañe. Amén. Amén. Amén.
______________________________________
Oración de esposos.

Señor, te lo suplico, concede a mi esposo(a) (decir en voz alta el


nombre), la gracia de hacer la experiencia de tu amor, y que al final de
su vida alcance la salvación eterna. Amén. Amén. Amén.

______________________________________

Oración antes de dormir.

Oh, Bendito Jesús, haz que mi alma se aquiete en ti. Permite que tu
poderosa calma reine en mí. Gobiérname, oh, Rey de la Calma, Rey de
la Paz. Dame control, control sobre mis palabras, pensamientos y
acciones. Líbrame, oh, amado Señor, de toda irritabilidad, de toda falta
de mansedumbre y de dulzura. Por Tu propia honda paciencia,
concédeme paciencia a mí, quietud del alma en Ti. Haz que en esto y en
todo sea más parecido a Ti. Amén.
_____________________________________

Oración para dormir tranquilo

Señor, confío en ti siempre.


como eres mi Buen Pastor sé que nada me faltará, en esta noche sé tú
estarás conmigo.
Toma mi mente y dale tranquilidad,
que nunca dude que tu presencia es suficiente para mantenernos en paz.

Te ruego Señor que tu serenidad me envuelva en esta noche, que mi


casa sea protegida por tus ángeles, que con tu poder alejes todo mal de
mi alrededor, todo peligro que sea visible o escondido
sea desvanecido, en tu nombre Jesús.
Te pido Señor que des aliento a mi espíritu, des vigor a mi cuerpo y
entusiasmo de vivir.
En esta noche descanso en ti, todas mis preocupaciones quedan en el
altar
y me dispongo a tener un sueño tranquilo y reparador.
Gracias Señor Jesucristo por escuchar mi oración. Amén. Amén.
Amén.

______________________________________

Oración de Sanación

Mi Señor, sé que me quieres feliz, que me bendices y en todo momento


me haces llegar tu amor de distintas maneras, a través de
manifestaciones y gestos en los otros y en las acciones de mi vida
misma.

No hago más que dar gracias por todo lo que haces en mi vida y por
todas las oportunidades que me brindas para ser feliz y hacer feliz a los
míos. Tú eres el único que despierta en mí el deseo de triunfar

Te suplico que me ayudes a actuar de manera coherente con la fe,


aunque eso signifique que sufra de rechazos y habladurías, pero
manteniendo la calma y no devolviendo mal por mal
Seguirte no es sencillo, Tú mismo lo has advertido y hasta dices que
seremos odiados por tu nombre. Somos como ovejas en medio de lobos;
pero Tú me consuelas y me aseguras que el que persevere se salvará.

Creo en tu Palabra que sana, en tu fidelidad y en tu protección, en tu


promesa de amor, por ello, confiado en tu Palabra, proclamaré siempre
tu nombre y tus obras a donde vayan mis pasos.

Ayúdame con tu poder a vencer los miedos y estar libre de angustias.


Guía corazón y mi mente con tu Espíritu Santo, esa presencia poderosa
que ilumina mi vida y me ser decidido y valiente.

Mi corazón ya no puede contener la alegría de tenerte, de adorarte, de


proclamarte y es que ha encontrado la auténtica morada en tu presencia

Te amo Jesús, aunque camine por sendas oscuras, no vacilare ni temeré,


porque tu fuerza y tu poder están conmigo y me infundes confianza.
Amén. Amén. Amén.
______________________________________

*DEVOCIÓN A LOS MIL JESÚS (3 de Mayo)

Esta devoción consiste en invocar el nombre de Jesús mil veces para


derrotar de las casas a las huestes del mal.
La oración se reza utilizando la camándula y contando 20 vueltas del
rosario.
Se debe realizar enfrente de una cruz bendecida

Se inicia con el Acto de Contrición, luego se reza un Padre Nuestro y se


comienza a repetir mil veces el nombre de Jesús iniciando cada decena
con la siguiente plegaria:

*"Santísima cruz de mayo, mi abogada has de ser, en la vida y en la


muerte me has de favorecer. Si a la hora de mi muerte el demonio me
tentare, le diré: Satanás, Satanás, conmigo no contarás ni tendrás parte
en mi alma, porque el Día de la Santa Cruz dije mil veces Jesús, Jesús...
Jesús…".*

Luego, al orar cincuenta veces el nombre de Jesús, es decir, se haya


completado un rosario, se reza un Gloria, un Padre Nuestro y se inicia
de nuevo con la plegaria inicial.
Al terminar las 20 vueltas de la camándula (para llevar el conteo de
las 20 vueltas se pueden usar 20 granos de frijol, piedritas, etc.), se
realiza la oración final:

"Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, que por tu Santa Cruz


redimiste al mundo.
Jesús, Jesús, Jesucristo.
Jesús, mi Jesús por siempre.
Jesús, Jesús en mi vida,
Jesús, Jesús en mi muerte.
Dulce Jesús, sé mi Jesús y sálvanos".

Para finalizar, se pronuncia la siguiente oración:

*"Oh, Dios, que, al recordar hoy el descubrimiento de la verdadera


cruz, renovaste los milagros de tu pasión, concédenos que por el valor
de aquel sagrado leño de vida alcancemos eficaz socorro y ayuda del
cielo para la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive
y reina por los siglos de los siglos. Amen".*
_______________________________________

Oración de la mañana

Gracias, Señor, por este nuevo día,


por su belleza y su luz,
gracias por darme la oportunidad
de volver a comenzar;
libérame de las limitaciones de ayer.
Que hoy tu espíritu me haga renacer.
Que pueda ser de una manera más plena,
reflejo de tu resplandor.
Dame fuerza, compasión valor y sabiduría.
Muéstrame la luz que hay en mi y en los demás.
Que reconozca el bien que hay en todas partes.
Haz que sea yo en este día
instrumento del amor y de alegría.
Dame una paz profunda para poder servirte con mas profundidad.

Amén.
______________________________________

Oración de la mañana.

Te alabo y te bendigo Dios de amor de misericordia y como hijo tuyo


hoy te pido por mi salud física y espiritual, no me dejes caer en los
huecos de la vida, esos momentos donde las cosas no se ven nada bien
y donde por ser la vida pasamos por ellos para obtener una enseñanza.
Hoy permíteme no desesperarme y tomarlo como el tiempo de
preparación para enfrentar eso nuevo que traerás a mí. Que mis seres
queridos y mis familiares sigan conmigo para que podamos disfrutar de
todos los dones y bienes que Tú nos has regalado. Que todo esto nos
sirva Padre de amor para unirnos en torno a Ti y a Tú Palabra.
Llénanos de Ti Señor mio y concédenos una vida de fe, que todo
cuanto suceda en este día sea con el mejor propósito para nosotros. Te
entrego mi familia y mis seres queridos para que seas tú el médico, el
consolador, el liberador, el refugio de todos los que acudimos a Ti.
Por Jesucristo Tú Hijo nuestro Señor. Amén, Amén y Amén. DIOS
TE BENDIGA.

_____________________________________

Hermoso este Padrenuestro

*Padre Nuestro,*
Que estás en las flores, en el canto de los pájaros, en el corazón
latiendo; que estás en: el amor, la compasión, la paciencia, y en el gesto
del perdón.

*Que estas en el Cielo,*


Que estás en mí, en mi familia, en mis amigas, que estás en ese que yo
amo, en ese que me hiere, en aquel que busca la verdad...

*Santificado sea tu Nombre*


Adorado y glorificado, por todo lo que es bello, bueno, justo, honesto,
de buen nombre y misericordioso.

*Venga a nosotros tu reino*


De paz y justicia, fe, luz, amor. Se el centro de mi vida, mi hogar, mi
familia, de mi trabajo, de mi estudio....

*Hágase tu voluntad,*
Ahnque mis ruegos reproducen a veces más mi orgullo, mi ego, que mis
necesidades reales.

*Perdóname todas mis ofensas,*


Mis errores, mis faltas, mis pecados y ofensas contra ti, contra mi
mismo y contra los que me rodean, Perdona cuando se vuelve frío mi
corazón;

*Perdóname,* así como yo con tu ayuda, perdono a aquellos que me


ofenden, incluso cuando mi corazón está herido.

*No me dejes caer en las tentaciones* De los errores, de los vicios, de


la crítica, el juicio, el chisme, la envidia, la soberbia, la destrucción, el
egoísmo....

*Y líbrame de todo mal,*


De toda violencia, de todo infortunio, de toda enfermedad. Líbrame de
todo dolor, de toda tristeza, angustia y de toda desilusión pero, aún si
tales dificultades ves que son necesarias en mi vida, que yo tenga la
fuerza y el coraje de decir: *¡Gracias, Padre, por esta lección!* En el
nombre de Jesús. Amén. Amén. Amén.
_____________________________________________

ORACION DE LIBERACION

Señor nuestro Jesucristo te adoro, te alabo, te bendigo, gracias por tu


infinito amor por el que te has hecho uno de nosotros naciendo de la
Virgen María y por el que subiste a la Cruz para dar tu vida por
nosotros.

Gracias por tu sangre preciosísima con que nos has redimido.

Con tu sangre preciosísima brotada de tus sacratísimas sienes


traspasadas por espinas: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos,
libéranos, destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder
maligno, todo poder satánico.

Con tu sangre preciosísima brotada de tu hombro y espalda llagados por


la Cruz a cuestas: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos,
destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder maligno,
todo poder satánico.
Con tu sangre preciosísima brotada de tu costado abierto por la lanza:
cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos, destruye en nosotros
todo pecado, toda iniquidad, todo poder maligno, todo poder satánico.

Con tu sangre preciosísima brotada de tus pies y de tus manos


traspasados por los clavos: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos,
libéranos, destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder
maligno, todo poder satánico.

Con tu sangre preciosísima brotada de todo tu cuerpo llagado por los


azotes: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos, destruye en
nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder maligno, todo poder
satánico.

Tres veces Gloria

Amén, Amén, Amén.


_______________________________________________

Oración al Espíritu Santo

Espíritu Santo, a veces te experimento como una brisa suave, a veces


como un viento impetuoso, otras veces como el rayo de luz o como la
lluvia que empapa la tierra.
Hoy te veo como un pozo profundo y generoso de donde he sacado
agua fresca, tanta agua fresca a lo largo de mi vida. Puedo acercarme a
tu pozo cuantas veces quiera y siempre encuentro una fuente de agua
gratuita y cristalina que procede del seno del Padre y que desborda a
través del costado traspasado de Jesús. Agua que riega el jardín de mi
alma y lo embellece, que sacia mi sed interior, sana mis heridas, limpia
mis pecados, y me da fuerza para seguir corriendo hacia la meta.
También mis compañeros de camino se acercan a beber. Lo más bello y
misterioso de todo es que el pozo lo llevo en mi propio corazón. Amén.
Amén. Amén.

_____________________________________________

Oración de protección y Liberacion.

Me envuelvo hoy día y ato a mi una fuerza poderosa, la invocación de


la Trinidad, la fe en las Tres Personas, la confesión en la unidad de
Creador del Universo.

Me envuelvo hoy día y ato a mi la fuerza del Cristo con su Bautismo, la


fuerza de su crucifixión y entierro, la fuerza de su resurrección y
ascensión, la fuerza de su regreso para el Juicio de Eternidad.

Me envuelvo hoy día y ato a mi la fuerza del amor de los querubines, la


obediencia de los ángeles, el servicio de los arcángeles, la esperanza de
la resurrección para el premio, las oraciones de los patriarcas, las
profecías de los profetas, las predicaciones de los apóstoles,
la fe de los mártires, la inocencia de las santas vírgenes y las buenas
obras de los confesores.

Me envuelvo hoy día y ato a mi el poder del Cielo, la luz del sol, el
brillo de la luna, el resplandor del fuego, la velocidad del rayo, la
rapidez del viento, la profundidad del mar, la firmeza de la tierra, la
solidez de la roca.

Me envuelvo hoy día y ato a mi la fuerza de DIOS para orientarme, el


poder de DIOS para sostenerme, la sabiduría de DIOS para guiarme, el
ojo de DIOS para prevenirme, el oído de DIOS para escucharme, la
palabra de DIOS para apoyarme, la mano de DIOS para defenderme, el
camino de DIOS para recibir mis pasos, el escudo de DIOS para
protegerme, los ejércitos de DIOS para darme seguridad
contra las trampas de los demonios
contra las tentaciones de los vicios
contra las inclinaciones de la naturaleza
contra todos aquellos que desean el mal de lejos y de cerca, estando yo
solo o en la multitud.

Convoco hoy día a todas esas fuerzas poderosas, que están entre mi y
esos males,
contra las encantaciones de los falsos profetas,
contra las leyes negras del paganismo,
contra las leyes falsas de los herejes,
contra la astucia de la idolatría,
contra los conjuros de brujas, brujos y magos
contra la curiosidad que daña el cuerpo y el alma del hombre.

Invoco a Cristo que me proteja hoy día del veneno, el incendio, el


ahogo, las heridas, para que pueda alcanzar yo abundancia de premio.
Cristo conmigo, Cristo delante de mi, Cristo detrás de mi, Cristo en mi,
Cristo bajo mi, Cristo sobre mi, Cristo a mi derecha, Cristo a mi
izquierda, Cristo alrededor de mi. Cristo en la anchura, Cristo en la
longitud, Cristo en la altura, Cristo en la profundidad de mi corazón.
Cristo en el corazón y la mente de todos los hombres que piensan en mi,
Cristo en la boca de todos los que hablan de mi, Cristo en todo ojo que
me ve, Cristo en todo oído que me escucha.

Me envuelvo hoy día en una fuerza poderosa, la invocación de la


Trinidad, la fe en las Tres Personas, la confesión de la unidad del
Creador del Universo.

Del Señor es la salvación, del Señor es la salvación, De Cristo es la


salvación.
Tu salvación Señor esté siempre con nosotros.
Amén. Amén. Amén. San Patricio

______________________________________________

ORACIÓN POR MI ESPOSO

Señor, tú que sondeas los corazones y


escudriñas en las profundidades del alma,
hoy quiero hablarte del hombre que para mi corazón es muy amado.
A quien elegí para que sea mi compañero y mi mejor amigo;
a quien preferí y escogí entre las páginas de mi vida.
Quiero pedirte por su corazón,
míralo con ternura y acaricia sus heridas más profundas,
sana su memoria de recuerdos dolorosos
y regálale la alegría siempre nueva para sus labios.

Colma su corazón de amor,


para que sus palabras, sus gestos
transmitan a quienes estamos a su lado
la compañía y la seguridad
que tanto necesitamos.

Fortalece sus manos,´


para que su trabajo sea digno y bueno;
guía sus pensamientos para que sus pasos
sean bendecidos.
No alejes tu mirada de sus días,
para que se sienta muy amado por Ti.

Atráelo hacia tus Fuentes,


si se encuentra alejado;
manténlo muy unido a Ti,
si ya está aferrado a tus amores.
Toma su mano y guíalo cada día
para que como padre y esposo,
sea fiel a tus mandamientos
y su sola presencia
inspire fuerza, valentía y seguridad.

Que su familia pueda recurrir a él,


como sostén y guía, fuerza y ayuda
en cualquier situación.
Que nuestros hijos descubran en él,
al modelo perfecto de amor
y seguridad;
que en sus brazos aprendan del valor del trabajo y la fidelidad,
y que por sus palabras
beban de honestidad y responsabilidad.

Bendice su trabajo y las manos que día a día no se cansan;


que todos sus caminos sean bendecidos
y que yo, como esposa, descubra en él…
el amor verdadero y eterno que siempre anhelé.

Dame capacidad de entenderlo y amarlo,


sin pretender cambiarlo, más bien valorarlo.
Que corrija con prudencia y camine a su lado
respetando su individualidad y diferencias.
Que lo ame y cada día lo conduzca
con mis oraciones y ejemplo,
hacia nuestro fin, que es el Cielo,
donde el amor será eterno.

Que encuentre en él
la fuente del amor humano,
que su corazón no sea turbado
y que nuestros corazones
al mismo ritmo de amor fusionen su latir,
para que quienes comparten nuestras vidas,
vean en nosotros la belleza
del amor humano.

Amén. Amén. Amén.


_______________________________________________

Oración a San Miguel Arcangel

San Miguel Arcángel,


Ángel glorioso de Luz que custodias
las Puertas Sagradas del cielo,
que pesas con tu balanza la Justicia,
que partes con tu espada las tinieblas,
préstame los poderes que tu posees
para defenderme en la vida
de los espíritus malignos y de los enemigos
que mal quieran contra mi,
contra mi casa o contra mis seres queridos.

Yo te invoco, amado Miguel,


para que alejes de mi hogar y mi persona
todo mal, peligro y cosa negativa
y apartes de nosotros toda tentación maligna.

Protégenos san Miguel arcángel,


de toda violencia exterior, de toda injusticia,
de todo abuso de poder, de toda traición,
defiéndenos de todo aquel que por envidia,
odio, maldad o egoísmo,
quiera destruir la felicidad de nuestro hogar.
Yo te agradezco Miguel, ¡Ángel Custodio!
mi amado arcángel poderoso,
¡te bendigo y te doy gracias

por tu gran servicio hacia mí

y hacia toda la humanidad de tantos siglos!

y te pido sigas vigilando nuestras vidas


para que nada ni nadie pueda dañarnos,
líbranos de toda hechicería, maldición o brujería,
corta toda magia y negatividad,
danos fuerza, valor y coraje
para salir victoriosos en la lucha diaria
contra cualquier enemigo del cuerpo y alma.

Envía tus santos Ángeles de Protección


para que nos envuelvan y resguarden
a todos los que formamos parte de este hogar
y alcánzanos mediante tu intercesión:

(especificar ahora la petición).

San Miguel delante


¡san Miguel atrás!
san Miguel a mi derecha
¡san Miguel a mi izquierda!
san Miguel abajo
¡san Miguel arriba!
san Miguel dentro de mí y mi familia.
Amado Miguel,
ven a nosotros con tu espada poderosa llena de luz
y custódianos, defiéndenos, protégenos
¡aquí y ahora y para siempre!

(repetir tres veces).

_____________________________________”_________

PREPARACIÓN (Se dice cada día de la novena)

Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has


comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has
hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la
tierra” Ap. 5:9.

Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del


Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre divina
que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al reino de la
luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que
somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con tu sangre, ¡te
alabamos!,¡te bendecimos!, ¡te adoramos!, ¡te damos gracias rendidas!,
Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu
Sangre Sagrada. Amén.

DÍA PRIMERO
Lectura: “¡Dichosos los que lavan sus vestiduras en la Sangre del
Cordero!” (Apocalipsis 22:14).
¿Debe espantarnos el pecado? Sí; porque es el mal de los males, que
lleva consigo la separación de Dios y la condenación eterna. Dios nos
ofrece su perdón, pero nosotros podemos desoír la llamada del Espíritu,
que nos invita siempre a la conversión y a la perseverancia. ¿Y si yo he
pecado? Podría anidar en mi alma cualquier sentimiento, menos el de la
desesperación. Porque tengo un Salvador que pagó por mí y me llama
de nuevo a su amor. Confío en la Sangre de Cristo, que me ha limpiado
de toda mancha. Señor Jesús, ¡gracias por tu bondad! No quiero pecar
más en adelante. Lo que quiero es amarte cada vez más con todo mi
corazón.

Padrenuestro.

Las lágrimas de mis ojos ahora son el cantar de un alma que,


arrepentida, no sueña más que en amar.

Oración. OH Dios, que nos pides el amor de nuestro corazón,


concédenos la gracia de vivir siempre en el amor a Jesús y obtener por
su Sangre nuestra salvación eterna. Por Jesucristo nuestro Señor Amén.

DÍA SEGUNDO
Lectura: “Tenemos, hermanos, una confianza jubilosa de entrar en el
santuario del Cielo por virtud de la Sangre de Jesús” (Hebreos, 10:19).
Dios nos infundió en el Bautismo la esperanza, junto con la fe y el
amor. Llego al Cielo por lo méritos de la Sangre de Cristo. A ellos uno
mi esfuerzo, para corresponder con mis obras a lo que El hizo por mí.
Mi vida, para conseguir la salvación, debe ser digna de la Sangre que
me compró. Por eso, debo trabajar siempre mí salvación con “temor y
temblor”, como nos dice San Pablo. Miedo a Dios, no; porque El es Fiel
y me salva; sino miedo a mi debilidad o malicia, porque yo puedo fallar
a Dios. Pero, ¡confianza! Porque Jesús y yo juntos lo podemos todo.

Padrenuestro
Cielo azul, cielo estrellado, Cristo tus puertas abrió. ¡A ti voy, por ti
suspiro, Patria de mi corazón!

Oración. OH Dios, que nos has redimido con la Sangre preciosa de tu


Hijo, conserva en nosotros la acción de tu misericordia para que
podamos conseguir sus frutos eternos. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

DÍA TERCERO
Lectura: “Ellos vencieron al dragón por la fuerza de la Sangre del
Cordero y en virtud del testimonio que dieron, pues despreciaron sus
vidas hasta morir por él” (Apocalipsis 12: 9-1 l).

¿Qué significa mi vida cristiana? Es lucha: contra el dolor, que podría


desesperarme; contra el cansancio, que podría rendirme en el camino;
contra los que atentan mi fe y mi virtud, que exigen mi testimonio;
contra mi contra el pecado, que podría hacerme perder a Dios… Pero
tengo en mis manos la fuerza del mismo Cristo. El luchó contra Satanás
y el pecado hasta la sangre, y con su Sangre nos da la victoria a
nosotros. ¿Puedo yo acobardarme y ceder ante el enemigo, si cuento
con la fuerza de la gracia de Cristo?…

Padrenuestro

La vida es de los valientes, de los que saben luchar. Con Cristo, que va
delante, ¿Me puedo yo acobardar?…

Oración. OH Dios, que en la Sangre de Jesús, derramada valiente y


generosamente en la cruz, nos das la fuerza contra todos los enemigos.
Haz que por ella me mantenga yo siempre fiel a ti. Por Jesucristo
nuestro Señor.

DÍA CUARTO
Lectura: -El Espíritu Santo os ha constituido vigilantes, para que
apacientes la Iglesia de Dios, que él se adquirió con su propia Sangre”
(Hechos 20:28).

Lo que dice San Pablo a los pastores de la Iglesia vale para todos
nosotros, porque todos somos Iglesia por la cual Cristo derramó su
Sangre. ¿Puedo desentenderme yo de la Iglesia? ¿Puedo aceptar los
ataques de que es objeto? ¿Puedo ver despreciada su verdad? ¿Puedo
tolerar la desobediencia a sus Pastores? ¿Puedo mirar sin horror a los
que abandonan con peligro grave su salvación? ¿Puedo dejar de trabajar
en una u otra obra de apostolado, tal como lo exigen mi Bautismo y
Confirmación? Si no trabajo por la Iglesia, estoy traicionando a la
Sangre con que Cristo se la adquirió…

Padrenuestro

¡OH, Iglesia Santa y Católica, todo mi amor para ti! Tú sabes que sólo
anhelo en tu regazo sobrevivir.

Oración. Señor Jesucristo, hazme vivir en tu Iglesia, Esposa tuya que


adquiriste con tu Sangre. Que por ella trabaje, en ella viva y en ella
sobreviva. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos Amén.

DÍA QUINTO
Lectura:-¡Bebed, pues ésta es mi sangre!” (Mateo 26: 27-28). “El cáliz
de la bendición que consagramos, ¿no es comunión con la Sangre de
Cristo”. “Cuantas veces coméis este pan y bebéis este cáliz, proclamáis
la muerte del Señor hasta que él vuelva” (I Corintios 10:16; 11:26).
¿En qué hago consistir yo mi devoción a la Sangre de Cristo? En
oraciones, ciertamente. Pero jamás podré buscar otro punto en que
centrar esa mi devoción como la Eucaristía. Recibo la Sangre de Cristo
en la Comunión. En la Comunión me comunica la Sangre divina toda su
fuerza. En la Comunión me aseguro para siempre el fruto de la
salvación que Cristo me ganó al derramar su Sangre por mí. ¿Comulgo
todas las veces que puedo y de la mejor manera que puedo?…

Padrenuestro

Eres bebida del Cielo, eres vino embriagador. Eres amor y alegría,
¡Cáliz de la salvación!

Oración. Señor Jesucristo, hazme beber con ansia tu Sangre, Vino


Nuevo del Reino, y prenda de las delicias que me embriagarán en la
Patria celestial. Amén.

DÍA SEXTO
Lectura: -Os habéis acercado a Jesús, que nos ha rociado con una
sangre que habla más elocuentemente que la de Abel” (Hebreos 12: 23-
24).
¿Qué pedía a gritos la sangre de Abel? ¡Venganza! “La sangre de tu
hermano grita a mí desde la tierra”, de Dios a Caín. Pero la Sangre de
Cristo clama mucho mejor: “¡Padre, perdónalos!”… La Sangre de Jesús
nos da la paz con Dios y derriba todo muro que nos divide a los
hombres, porque “todo lo pacificado con la sangre de su cruz”.
Entonces, ¿Somos dignos de Cristo cuando anida un rencor en nuestro
corazón? ¿Somos como el Jesús de la cruz, si, no perdonamos nosotros
de verdad?… ¿Podemos beber la Sangre de Cristo en la Comunión, si,
no rebosamos amor a todos?….

Padrenuestro

Sangre de Jesús, que gritas: ¡Perdón, oh Padre


, perdón!” Di, ¿qué quieres de nosotros?… ¡Qué sea perdonador!

Oración: Señor Jesucristo, que nos mandas a perdonar generosamente


hasta el peor de nuestros enemigos. Infúndeme tú mismo amor a fin de
que, amando sin distinción a todos, merezca tú perdón y tú gracia.
Amén.

DÍA SÉPTIMO
Lectura: -Vi el cielo abierto. Y el que se llama desde siempre El Verbo
de Dios, estaba cubierto con un manto lleno de sangre” (Apocalipsis 19:
12-13).
Jesucristo, el Hijo de Dios, aparece en el Cielo como un militar
triunfador. Se empapó de sangre, en la suya, y ahora ostenta las propia,
luchando contra el enemigo condecoraciones ganadas en una guerra a
vida o muerte. Ha vencido en toda la línea. “El príncipe de este mundo
ha sido echado fuera”. Y llega el día en que “todos sus enemigos
estarán colocados como escabel de sus pies”… ¿Me doy cuenta a qué
me llama el Señor? El Cielo no es para cobardes, sino para los
esforzados que, como Jesús, saben enfrentarse cada día, hasta la sangre,
en la lucha contra el mal.

Padrenuestro

Por tú Espíritu, Señor, danos valor en la lucha, danos la victoria;


victoria sobre la muerte danos la Gloria futura.

Oración. Señor Jesucristo, que nos dijiste que el Reino de los Cielos lo
arrebatan únicamente los valientes. Dame el esfuerzo que necesito para
ir contigo hasta el Calvario a fin de subir desde él al Cielo. Amén.
DÍA OCTAVO
Lectura: “Estos son los que han lavado y blanqueado sus vestiduras en
la Sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios” (Apocalipsis
7:14).
Hemos de contar con el pecado como una triste realidad de nuestra
vida. Heredamos de nuestros padres Adán y Eva una naturaleza dañada,
y nuestra malicia a veces, y nuestra debilidad siempre, nos llevan a
ofender a Dios de muchas maneras. ¿Quién pondrá remedio a esta
dolorosa condición nuestra?.
¡Gracias sean dadas a nuestro Señor Jesucristo, que con su Sangre nos
ha librado de tan lastimosa condición! Dios nos pide solamente
arrepentimiento, conversión, reconciliación con El mediante los
Sacramentos. Y, eso sí, lucha valiente para no hacer nunca las paces
con el pecado.

Padrenuestro

¡Qué divino tesoro, Jesús, me has dado en tu Sangre! ¡Límpiame de


toda mancha, para ser como te agrada!…

Oración. Señor Jesucristo, amador de los pecadores, que somos todos.


Derrama sobre mí la abundancia de los méritos de tú Sangre, para que,
con limpieza de corazón, vea siempre a Dios en todas las cosas. Amén.

DÍA NOVENO
Lectura: -Tenemos un Pontífice excelso, Jesús, que ha penetrado los
cielos – con su propia sangre – y está siempre vivo para interceder por
los que por él se llegan a Dios” (Hebreos 4:14, 19:12, 7:25).
Una última mirada a la Sangre de Cristo. ¿Qué nos ha merecido Jesús
con ella? Nada menos que la Gloria de Dios, la misma con la que Dios
es infinitamente dichoso, la que tiene el mismo Jesucristo glorificado a
la derecha del Padre. Y ante este su Padre está repitiendo
continuamente: “Quiero que donde yo estoy estén también los míos que
Tú me diste”. Ya que para esto se adelantó: “Voy a prepararos un lugar”
Nuestro destino es el Cielo, que no es propio de almas débiles, sino de
los espíritus más grandes, que no se contentan sino con Dios.

Padrenuestro

Como Esteban, entreabierto veo el Cielo, Señor. ¿Cuándo podré estar


contigo? ¡Hoy
lléname de tu Presencia!
Oración. Señor Jesucristo, autor, guía y consumador de la fe, que vas al
frente de los que caminan hacia la Patria. Hazme seguir fielmente tus
pisadas para conseguir ese Cielo que me tienes prometido y preparado.
Amén.
“EN SU GRAN AMOR DIOS ME HA LIBERADO POR LA
SANGRE QUE SU HIJO DERRAMÓ, Y HA PERDONADO MIS
PECADOS”. (Efesios 1:7)
OH DIVINO ANTÍDOTO, LIBÉRAME DEL VENENO DEL
PECADO AMÉN, ALELUYA, AMÉN.

ORACIÓN
Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de
Cristo, embriágame. Agua del Costado de Cristo, lávame. Pasión de
Cristo, confórtame. ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas,
escóndeme. No permitas que me aparte de ti. Del enemigo malo,
defiéndeme. En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a ti, para
que con tus santos te alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya,
Amén.
____________________________________________

*ORACION DE LIBERTAD*

Padre Celestial, de ti procede toda bendición en el Cielo y en la Tierra;


en el nombre poderoso de Jesucristo y de sus Santas Llagas destruyo
todo poder de Satanás que quiera causar daño a mi familia, trabajo,
hogar, amigos, dinero, proyectos y grupos de oración, por eso pido a
María Santísima con sus Santos Ángeles que me protejan. Amén.

*ORACION PARA PEDIR PROTECCION A FAVOR DE OTRA U


OTRAS PERSONAS*

Dentro del círculo de la Preciosa Sangre de Jesús, coloco a (decir el


nombre o nombres de las personas) para que sean protegidos de todas
las influencias del mal que existen en el mundo.

Sello sus mentes, sus corazones y sus voluntades para que donde se
encuentren en este momento alcancen la libertad. En el Santo nombre
de Dios uno y trino, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo,
ordeno a cualquier espíritu de deuda, incomprensión, adulterio,
enfermedad, hechicería o brujería, que queden sin poder de autoridad
sobre la vida de ellos, por lo tanto, los cubro con la corte de los Santos
Ángeles para que formen una cadena alrededor y el enemigo no tenga
ninguna influencia sobre ellos, los coloco dentro del corazón
Inmaculado de María Santísima para que sean liberados de los ataques
de Satanás. Amén. Rezar el Ave María.

*ORACION PARA PEDIR PROSPERIDAD EN EL TRABAJO O


NEGOCIO*

Te pido perdón Señor Jesús, por mis faltas, deseo transformar mi vida.
Quiero que tomes mi trabajo, empresa o negocio para que sea
bendecido. Te lo entrego para que sea próspero ya que tú me permites a
través de él recibir mi sustento para toda mi familia.

Levanto mis brazos hacia ti ¡oh Señor Jesús!, para recibir tus
bendiciones tanto espirituales como materiales. (Cierra tus ojos e
imagínate que los Cielos se abren para derramar sobre ti, tu familia y
tus bienes toda clase de bendiciones). En la autoridad que Jesús me da
ato, ligo y encadeno todo espíritu de ruina y deudas y los coloco a los
pies de tu Santa Cruz. ¡Amén señor Jesús! ¡Amén señor Jesús! ¡Amén
señor Jesús! ¡Gracias Señor Jesús! ¡Gracias Señor Jesús! ¡Gracias Señor
Jesús!
_____________________________________________

ORACION DE LIBERACION
Monseñor Morales

Señor nuestro Jesucristo te adoro, te alabo, te bendigo, gracias por tu


infinito amor por el que te has hecho uno de nosotros naciendo de la
Virgen María y por el que subiste a la Cruz para dar tu vida por
nosotros.

Gracias por tu sangre preciosísima con que nos has redimido.

Con tu sangre preciosísima brotada de tus sacratísimas sienes


traspasadas por espinas: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos,
libéranos, destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder
maligno, todo poder satánico.

Con tu sangre preciosísima brotada de tu hombro y espalda llagados por


la Cruz a cuestas: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos,
destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder maligno,
todo poder satánico.

Con tu sangre preciosísima brotada de tu costado abierto por la lanza:


cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos, destruye en nosotros
todo pecado, toda iniquidad, todo poder maligno, todo poder satánico.

Con tu sangre preciosísima brotada de tus pies y de tus manos


traspasados por los clavos: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos,
libéranos, destruye en nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder
maligno, todo poder satánico.

Con tu sangre preciosísima brotada de todo tu cuerpo llagado por los


azotes: cúbrenos, séllanos, lávanos, purifícanos, libéranos, destruye en
nosotros todo pecado, toda iniquidad, todo poder maligno, todo poder
satánico.

Tres veces Gloria

Amén, Amén, Amén.


______________________________________________

Oración de Liberacion

ORACION A JESUS.

MOISÉS LÁRRAGA

OREMOS:

“En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, invoco a todos
los Ángeles y a los Santos. Me dirijo a ti bendita Virgen María Madre
Santísima, Reina de toda la Creación. Te pido tu bendición, tu
protección y tu Intercesión. Invoco la protección y ayuda de San
Miguel, el Arcángel líder de los Ejércitos Celestiales; de todos los
Arcángeles y Ángeles. Me uno a la alabanza, adoración y gloria dada a
nuestro Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Invoco en el Nombre de
Jesús la bendición, protección, y ayuda de todos los Patriarcas, los
Profetas, los Confesores, y las vírgenes y mártires; los discípulos de
Jesús, los Apóstoles y de todos los Santos que han existido y que
existen.
En el Nombre de Jesús entro en comunión con la Santa Iglesia de
Cristo. Ratifico mi fe en el Santo Nombre de Jesús y en Su Preciosa
Sangre. En el Nombre de Jesús renuncio al pecado, renuncio a Satanás
y a sus trabajos de maldad; me entrego totalmente a Jesucristo para la
Gloria de Dios.

Dios Padre Todopoderoso Creador de los Cielos y de la Tierra, de todo


lo invisible e invisible. Padre amadísimo: en unión con la Virgen María,
los Ángeles y los Santos te hablo humildemente en el Nombre de Jesús;
te exalto y magnifico por tu grandeza inigualable; te alabo por todas tus
perfecciones y atributos. Te adoro y te doy gracias por el regalo de mi
vida; por permitirme estar en tu Presencia Santa. Padre amado conoces
mi intención; sabes que somos oprimidos por aquellos espíritus rebeldes
que nos incitan al pecado y que nos hacen estar lejos de ti. Señor, yo he
pecado por mi propio deseo, y te confieso mi culpa, por favor borra las
huellas de mi pecado y acepta mi Oración en el Santo Nombre de Jesús.

Señor Dios Todopoderoso en el Nombre de Jesús te pido mi liberación


y la liberación de todos los que sienten la influencia del Maligno en sus
vidas. En el Santo Nombre de Jesús cúbreme con su Preciosa Sangre,
libérame Señor y libera a este pueblo, libera a este pueblo que escucha
esta Oración. Señor Dios supremo Rey del universo, Padre de todos los
espíritus ¡te alabo y te doy gracias por haberme enseñado la grandeza
del Santo Nombre de tu Hijo Jesús! Me arrodillo en unión con toda
rodilla en el Cielo, en la Tierra y debajo de la Tierra y confieso con toda
lengua que Jesús es el Señor para tu Gloria oh Dios Omnipotente. Padre
amado, te exalto y te alabo por tu generosidad con la raza humana, por
aceptar el Sacrificio de tu amadísimo Hijo nuestro Señor Jesucristo, en
reparación de todos nuestros pecados. Por permitir que la Preciosa
Sangre de Cristo lave nuestras almas, y nos purifique de nuevo en tu
Santa Imagen.

Bendito seas Dios Padre Misericordioso, que nos has enviado a tu Hijo
para que a través de su Preciosa Sangre podamos ser salvados del
pecado y liberados de nuestro Enemigo el Demonio. Padre amado, por
el Poder del Santo Nombre de Jesús y de su Preciosa Sangre libérame
Señor de todo espíritu maligno que tenga influencia sobre mi, desátame
Señor de las cadenas que me unen a la maldad ¡libérame Señor y libera
a este pueblo!, libera a todos los que están escuchando esta Oración.
Separa al Enemigo de mi vida y arrójalo fuera de mí, expúlsalo Señor
en el Santo Nombre de Jesús.
Cúbreme con tu Preciosa Sangre, y libera Señor a tu pueblo, libera a tus
hijos. Dios Padre Todopoderoso: en el Santo Nombre de Jesús te pido
que gane esta batalla, tengo fe en tu Poder, alabo tu Majestad y exalto tu
Autoridad. Exalto tu Autoridad sobre el Enemigo; confío totalmente en
que tú estás haciendo este trabajo para mi salvación y la salvación de
aquellos por quienes rezo. Libera Señor, suspende para siempre la
opresión del Maligno; establece tu dominio, ahuyenta con tu Preciosa
Sangre a todos tus enemigos ¡revela tu Gloria!

Cristo ha vencido al Demonio en la Cruz ¡saca al enemigo fuera de mi


vida para tu honor y gloria! En el Santo Nombre de Jesús cúbreme con
tu Preciosa Sangre Jesús, libera a tu pueblo ¡libéralo Señor!

Señor Jesús, me arrepiento de todos los pecados que he cometido a lo


largo de mi vida y te pido perdón. Señor pasa por toda mi vida desde el
momento de mi concepción, y sáname del amor que me pudo haber
faltado ¡lléname de tu amor!, bendice a mis padres antes de mi
nacimiento, y bendice los padres de los que están escuchando esta
Oración; borra cualquier lujuria que haya habido en ellos y purifícalos
con tu Preciosa Sangre. Oh Dios Omnipotente que LO PUEDES
TODO, bendice nuestra niñez, bendice nuestra vida desde nuestros
comienzos, bendice nuestra juventud, bendice a lo largo de toda mi vida
y hazte presente con autoridad para librarme de cualquier influencia
diabólica que me haya perturbado o que aún esté presente en mi vida.
Bendice y libera a estos que están oyendo esta Oración. Limpia nuestras
almas para que quedemos blancos como la nieve; Señor Jesús libérame
de cualquier resentimiento que lleve en mi corazón contra cualquier
miembro de mi familia, cualquier persona que yo haya conocido a lo
largo de mi vida, en tu Santo Nombre cubre con tu Preciosa Sangre,
libérame Señor y libera a tu pueblo.

Libera Señor de cualquier resentimiento que yo tenga en contra mía por


todos mis errores y torpezas, por todas mis fallas y caídas ¡saca Señor
todas mis frustraciones en tu Santo Nombre y cúbrenos con tu Preciosa
Sangre y libéranos Señor! Sana Señor de cualquier resentimiento que
llevemos en contra tuya por habernos sentido ofendidos con nuestro
destino, el cual es tu Santa Voluntad. En tu Santo Nombre cúbrenos con
tu Preciosa Sangre y libéranos Señor.

Señor Jesús vengo humildemente ante tu cuerpo Crucificado, ahí donde


tu recibiste todas las consecuencias de nuestro pecado, nuestras
enfermedades y nuestras debilidades y la muerte. Señor Jesús en tu
Santo Nombre humildemente imploro tu Misericordia, y te pido por los
méritos de tu Pasión, agonía y muerte, y por los méritos y las penas del
Inmaculado Corazón de María que nos sanes, y que sanes a estos
enfermos que están postrados en Oración, escuchando esta Oración.
Ten compasión de nosotros, ten compasión de ellos y no tengas en
cuenta nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia.

Señor Jesús, tú eres el mismo ayer, hoy y siempre, en tu Santo Nombre


te pido que pases con tu mano Santa sanando nuestras dolencias,
ungiéndonos con tu Espíritu. Tu conoces nuestros problemas, sabes
cuáles son nuestras enfermedades, sabes que enfermedades tienen ellos
¡sánalos Señor! ¡Sánanos Jesús! que en tu Santo Nombre Glorioso
queden sanos en este momento.

Señor Jesús tú eres el Dios que nos sana: Hoy nos despojamos de
nuestras enfermedades y te las entregamos a ti en tu Santo Nombre,
para que dispongas de acuerdo a tu Misericordia; que no sea nuestra
voluntad Señor sino la tuya. Has tu trabajo Señor para la Gloria de tu
Santo Nombre.

Sáname Señor Jesús por el poder de tu Santo Nombre ¡sánanos Señor


Jesús por el poder de tu Nombre Glorioso!, por los méritos de tus
Santas heridas, por los méritos de tu Preciosa Sangre. Amonesta sus
enfermedades y derrama sobre nosotros la Gracia de la sanidad.

Señor yo no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya
bastará para sanarme. Pongo toda mi confianza en ti porque tú tienes
todo el poder de sanarme, porque eres nuestro Dios Misericordioso con
caridad inigualable, porque me amas y hoy has traído la salvación a mi
casa y a la casa de todos estos que están escuchando. Gracias Señor
Jesús por tu Santo Nombre ¡gracias Señor Jesús! ¡Gracias Virgen María
por tu Intercesión! AMEN.

_______________________________________________