Sei sulla pagina 1di 5

Reporte de lectura

Cap. I “Sujetos de sexo/género/deseo”


Cap. II “Prohibición, psicoanálisis y la producción de la matriz
heterosexual”
Obra: Judith Butler, El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad, (Cap I
y II) Paidós, Barcelona, 2007. Págs. 45-171.

Título original: Gender Trouble. Feminism and the Subversion of identity. Routledge, Nueva York,
1999.
Ubicación de la Se trata del segundo libro de la autora y obra considerada como fundadora de la
obra llamada teoría queer y emblema de los estudios de género.
Ubicación de la Es doctora en filosofía por la Universidad de Yale en 1984. Actualmente ocupa la
autora cátedra Maxine Elliot de Retórica, Literatura comparada y Estudios de la mujer
en la Universidad de California, Berkeley.
Objetivos de la Su objetivo es rebatir los planteamientos que presuponían los límites y la
obra/autora corrección del género que limitan su significado a las concepciones
generalmente aceptadas de masculinidad y feminidad. También recomendar
abrir las posibilidades para el género sin precisar qué tipo de posibilidades
debían realizarse. Así como la exposición de las teorías postestructuralistas a
una reformulación específicamente femenina.
Esquema de la Los dos capítulos reseñados tienen el siguiente esquema:
obra 1. Sujetos de sexo/género/deseo
a. Las “mujeres” como sujeto del feminismo
b. El orden obligatorio de sexo/género/deseo
c. Género: las ruinas circulares del debate actual
d. Teorizar lo binario, lo unitario y más allá
e. Identidad, sexo y la metafísica de la sustancia
f. Lenguaje, poder y estrategias de desplazamiento

2. Prohibición, psicoanálisis y la producción de la matriz


heterosexual
a. Lacan, Rivière y las estrategias de la mascarada
b. Freud y la melancolía del género
c. La complejidad del género y los límites de la identificación
d. Reformular la prohibición como poder
Tesis Las limitaciones del discurso de representación en el que participa el sujeto del
feminismo socavan sus supuestas universalidad y unidad.
El “ser” del género es un efecto, el objeto de una investigación genealógica que
delinea los factores políticos de su construcción al modo de la ontología. Que el
género está construido no significa que sea ilusorio o artificial, en oposición a
real o auténtico. Como una genealogía de la ontología del género, esta
explicación tiene como objeto entender la producción discursiva que hace
aceptar el binomio ilusiorio-real y demostrar que algunas configuraciones

1
culturales del género ocupan el lugar de “lo real”.
Argumentación 1. a) La teoría feminista, en su mayoría, ha asumido que existe cierta identidad,
entendida mediante la categoría de las mujeres, que no sólo introduce los
intereses y los objetivos feministas dentro del discurso, sino que se convierte en
el sujeto para el cual se procura la representación política. Representación
funciona como término operativo dentro de un proceso político que pretende
ampliar la visibilidad y la legitimidad hacia las mujeres como sujetos políticos. La
representación también es la función normativa del lenguaje que muestra o
distorsiona lo que se considera verdadero acerca de la categoría de las mujeres.
Para la teoría feminista, el desarrollo de un lenguaje que represente de manera
adecuada y completa a las mujeres ha sido necesario para promover su
visibilidad política. Aunque, recientemente, esta concepción dominante sobre la
relación entre teoría feminista y política se ha puesto en tela de juicio. Se
cuestiona la visibilidad del “sujeto” como el candidato principal de la
representación o de la liberación. Además, hay muy poco acuerdo acerca de qué
es la categoría de las mujeres. La crítica feminista debería comprender que las
mismas estructuras de poder mediante las cuales se pretende la emancipación
crean y limitan la categoría de “las mujeres”, sujeto del feminismo. La cuestión
de las mujeres como sujeto del feminismo plantea la posibilidad de que no haya
un sujeto que exista “antes” de la ley. Además, el problema político con el que
se enfrenta el feminismo en la presunción de que el término “mujeres” indica
una identidad común. La creencia política de que debe haber una base universal
para el feminismo, y de que puede fundarse en una identidad que
aparentemente existe en todas la culturas, a menudo va unida a la idea de que
la opresión de las mujeres posee alguna forma específica reconocible dentro de
la estructura universal y hegemónica del patriarcado o de la dominación
masculina.
Dentro de la práctica política feminista, parece necesario replantearse de
manera radical las construcciones ontológicas de la identidad para plantear una
política representativa que pueda renovar el feminismo sobre otras bases. Por
otra parte, tal vez sea el momento de formular una crítica radical que libere a la
teoría feminista de la obligación de construir una base única o constante,
permanentemente refutada por las posturas de identidad o de antiidentidad a
las que invariablemente niega. Examinar los procedimientos políticos que
originan y esconden lo que conforma las condiciones al sujeto jurídico del
feminismo es exactamente la labor de una genealogía feminista de la categoría
de las mujeres.
b) La unidad del sujeto está potencialmente refutada por la diferenciación que
posibilita que el género sea una interpretación múltiple del sexo. La diferencia
sexo/género muestra una discontinuidad radical entre cuerpos sexuados y
géneros culturalmente construidos. Si se refuta el carácter invariable del sexo,
quizás esta construcción denominada “sexo” esté tan culturalmente construido

2
como el género. Entonces, el género es el medio discursivo/cultural a través del
cual la “naturaleza sexuada” o “un sexo natural” se forma y establece como
“prediscursivo”, anterior a la cultura, una superficie políticamente neutral.
c) La afirmación de que el género está construido sugiere cierto determinismo
de significados de género inscritos en cuerpos anatómicamente diferenciados, y
se cree que esos cuerpos son receptores pasivos de una ley cultura inevitable.
Entonces, parece que género es tan preciso y fijo como lo era bajo la afirmación
de que “biología es destino”. Para Beauvoir el género se construye, pero en su
planteamiento queda implícito un agente el cual en cierto modo adopta o se
adueña de ese género y podría aceptar algún otro. En la interpretación de
Irigaray, la explicación de Beauvoir de que la mujer “es sexo” se modifica para
significar que ella no es el sexo que estaba destinada a ser, sino el sexo
masculino encore (y en corps) que discurre en el modo de la otredad.
d) El género es una complejidad cuya totalidad se posterga de manera
permanente, nunca aparece completa en una determinada coyuntura en el
tiempo. Una coalición abierta creará identidades que alternadamente se
instauren y se abandonen en función de los objetivos del momento; se tratará
de un conjunto abierto que permita múltiples coincidencias y discrepancias sin
obediencia a un telos normativo de definición cerrada.
e) La coherencia y la continuidad de la persona no son rasgos lógicos o analíticos
de la calidad de persona sino, más bien, normas de inteligibilidad socialmente
instauradas y mantenidas. Los géneros inteligibles son los que de alguna manera
instauran y mantienen relaciones de coherencia y continuidad entre sexo,
género, práctica sexual y deseo. Irigaray sostiene que sólo existe un sexo, el
masculino, que evoluciona en y mediante la producción del Otro. Foucault
argumenta que la categoría de sexo, masculino o femenino, es la producción de
una economía difusa que regula la sexualidad. Wittig argumenta que la
categoría de sexo siempre es femenina. La metafísica de la sustancia es una
frase relacionada con Nietzsche dentro dela crítica del discurso filosófico. Se
trata de la ilusión de “Ser” y “Sustancia” animadas por la idea que la formulación
gramatical del sujeto y predicado refleja la realidad ontológica previa de
sustancia y atributo.
f) El género no es un sustantivo. No existe una identidad de género detrás de las
expresiones de género; esa identidad se construye performativamente. No
obstante, numerosos estudios feministas han afirmado que hay un “hacedor”
detrás de la acción. La teoría radical de Wittig es ambigua. Por un lado, parece
refutar la metafísica de la sustancia, por el otro, mantiene al sujeto humano, el
individuo, como el sitio metafísico donde se sitúa la capacidad de acción. Wittig
es consciente del poder que posee el lenguaje para subordinar y excluir a las
mujeres. El movimiento a favor de la sexualidad dentro de la teoría y prácticas
feministas ha sostenido que la sexualidad siempre se construye dentro de lo que
determinan el discurso y el poder. Es evidente que la labor crítica implica que

3
operar dentro de la matriz del poder no es lo mismo que crear una copia de las
relaciones de dominación sin criticarlas; proporciona la posibilidad de una
repetición de la ley que no sea su esfuerzo, sino su desplazamiento.
El “ser” del género es un efecto, el objeto de una investigación genealógica que
delinea los factores políticos de su construcción al modo de la ontología. Que el
género está construido no significa que sea ilusorio o artificial, en oposición a
real o auténtico. Como una genealogía de la ontología del género, esta
explicación tiene como objeto entender la producción discursiva que hace
aceptar el binomio ilusiorio-real y demostrar que algunas configuraciones
culturales del género ocupan el lugar de “lo real”.

2. En algunos momentos, la teoría feminista se ha interesado por la idea de un


origen, un tiempo anterior al “patriarcado” que otorgaría una perspectiva
imaginaria a partir de la cual se instituiría la contingencia de la historia de la
opresión de las mujeres. Algunas teóricas feministas se han basado en la
antropología estructuralista de Lévi-Strauss, que presenta la problemática
diferenciación entre naturaleza y cultura. Las antropólogas Strathern y
MacCormack han alegado que el discurso sobre naturaleza y cultura suele
representar a la naturaleza como femenina que debe subordinarse a una cultura
que se representa como masculina.
a) El discurso estructuralista normalmente hace referencia a la Ley en singular,
de acuerdo con el planteamiento de Lévi-Strauss de que hay una estructura
universal para regular el intercambio que es propio de todos los sistemas de
parentesco. Según Lévi-Strauss, el objeto de intercambio son las mujeres. El
tabú crea la heterosexualidad exogámica que Lévi-Strauss considera la
consecución artificial de una heterosexualidad no incestuosa, obtenida
mediante la prohibición de una sexualidad más natural y menos oprimida.
b) Preguntar por el “ser” del género y el sexo desde un punto de vista lacaniano
es impugnar el objetivo mismo de la teoría del lenguaje de Lacan. Para Lacan,
una cosa adquiere la caracterización de “ser” y ese gesto ontológico la activa
únicamente dentro de una estructura de significación que, como lo Simbólico, es
en sí preontológica. “Ser” el Falo es ser el significante del deseo del Otro y
aparecer como ese significante. Para las mujeres, el hecho de “ser” el Falo es
evidenciar el poder del Falo, significar ese poder. Esa caracterización ontológica
admite que la apariencia o efecto del ser siempre se origina mediante las
estructuras de significación. Lacan afirma que esta “apariencia del ser” el Falo
que las mujeres deben realizar es ineludiblemente una mascarada. La
mascarada puede concebirse como la producción performativa de una ontología
sexual; también como la negación de un deseo femenino que presupone alguna
feminidad ontológica anterior generalmente no representada por la economía
fálica.
c) De acuerdo a la teoría psicoanalítica freudiana, el ideal del yo regula y

4
establece la identificación masculina y femenina como conjunto de castigos y
tabúes. Como las identificaciones reemplazan las relaciones de objeto y son
consecuencia de una pérdida, la identificación de género es una suerte de
melancolía en la que el sexo del objeto prohibido se interioriza como una
prohibición. Esta prohibición castiga y reglamenta la identidad de género
diferenciada y la ley del deseo heterosexual.
d) Los análisis de Lacan, Riviere y Freud proporcionan diferentes versiona sobre
cuál es el funcionamiento de las identificaciones de género.
e) Las teóricas feministas han abordado el análisis psicoanalítico de la diferencia
sexual porque la dinámica edípica y preedípica parecen explicar una forma de
averiguar la construcción primaria del género. Una de las interpretaciones más
significativas de Lévi-Strauss, Lacan y Freud es el artículo de Gayle Rubin: The
“Political Economy” of Sex, que sienta las bases para una crítica a Foucault. Este
ensayo permanece comprometido con una distinción entre sexo y género que
implica la realidad ontológica discreta y previa de un “sexo” que se reconstruye
en nombre de la ley, es decir, que después se convierte en “género”. Esta
narración de la obtención del género exige cierto ordenamiento temporal de los
acontecimientos, de manera que el narrador está en posición de “saber” lo que
está antes y después de la ley.
Evaluación Me pareció mejor el primero que el segundo capítulo. Creo que Butler explica de
crítica manera brillante el tema de la identidad de género y el problema del sujeto del
feminismo. Mientras que el segundo capítulo, aunque interesante, creo que el
análisis psicoanalítico no es útil para explicar la teoría de género, sobre todo por
el psicoanálisis mismo necesita primero legitimación para ser fundamento de
cualquier otra teoría.