Sei sulla pagina 1di 7

TEMA 2. METODOLOGIA DEL TRABAJO GEOGRAFICO.

TECNICAS DE TRABAJO

1. METODOLOGÍA DEL TRABAJO GEOGRÁFICO CONTEMPORÁNEO


1.1. LA GEOGRAFÍA Y SUS PRINCIPIOS METODOLÓGICOS
La Real Academia Española (RAE) define la Geografía como: “la ciencia que trata de la descripción de la
Tierra”; en otras palabras, la geografía es la ciencia que se ocupa de la descripción y explicación de los
fenómenos físicos y humanos que tienen lugar sobre la superficie de la Tierra.
La Geografía es, por su naturaleza, metodológicamente heterogénea –debido a que el conjunto de saberes que
aglutina parte de la integración de las ciencias de la naturaleza (mineralogía, geología, biología...) y de las
ciencias sociales (economía, historia, psicología...)–; por lo tanto, la geografía recurre a los métodos de cada
una de las ciencias de las que se vale. En el trabajo geográfico contemporáneo, la metodología que utiliza el
geógrafo depende de la naturaleza del trabajo de su investigación.
A nivel metodológico, la Geografía se sustenta en un conjunto de principios interrelacionados entre sí, que son
los siguientes:

 Principio de localización y distribución: según este principio, la geografía estudia los fenómenos en
su distribución espacial, de ahí la importancia de su localización en el mapa. Fue enunciado por
Friedrich Ratzel (1844-1904).

 Principio de comparación y generalización: este principio indica la necesidad de comparar los


fenómenos geográficos en distintas partes de la Tierra. Fue estudiado por Carl Ritter (1779-1859) y
Paul Vidal de la Blache (1845-1908).

 Principio de relación: establece que los fenómenos geográficos están interrelacionados. Este principio
fue defendido por Jean Brunhes (1869-1930).

 Principio de explicación causal: sostiene que para explicar un fenómeno geográfico es preciso
investigar sus causas. Fue sustentado por Humboldt (1769-1859).
El proceso de investigación que hoy en día emplea la Geografía no es otro que el método hipotético deductivo
–o método científico–, utilizado por todas las ciencias en la actualidad. El método científico es el proceso de
organización de conocimientos sistematizados y organizados que permiten explicar fenómenos y establecer
relaciones entre los hechos de manera objetiva. Este se compone de las siguientes fases: primera, la percepción
del problema; segunda, la observación tanto directa como indirecta del mismo; tercera, el planteamiento de
hipótesis explicativas del fenómeno; cuarta, la recogida de datos y el almacenamiento de esa información;
quinta, el tratamiento de la información; y, finalmente, la consideración de los resultados para la verificación o
rechazo de la hipótesis, que puede ser aceptada o rechazada, pero que siempre proporcionará una nueva
colección de datos que servirán de base de futuras investigaciones.
Actualmente, la gestión de los datos constituye un verdadero problema para el geógrafo, debido a la ingente
cantidad que se ve obligado a tratar; afortunadamente, las nuevas tecnologías trabajan en el desarrollo de
herramientas que permitan trabajar simultáneamente con tales cantidades de información, como es el caso de
los Sistemas de Información Geográfica (SIG).
1.2. OBSERVACIÓN DIRECTA: TRABAJO DE CAMPO
Otra fase compleja dentro del proceso de investigación es la observación, que puede ser directa o indirecta. La
observación directa constituye el llamado trabajo de campo, mediante el cual el geógrafo observa
directamente los elementos que debe estudiar para realizar su trabajo. Hacer trabajo de campo significa salir al
territorio, y recoger, en el cuaderno de campo (cualquier instrumento válido para recopilar la información que
se está examinando directamente), y mediante bolsas de muestras, fotografías, croquis, grabaciones de las
conversaciones con fuentes orales, etc., toda la información posible sobre lo que se está investigando.
La observación directa en geografía física y en geografía humana presentan algunas diferencias.
 Observación directa en geografía física
En general, la observación directa de los aspectos físicos se realiza de acuerdo con la siguiente metodología de
trabajo:
• Elaboración de un croquis: el croquis es una representación gráfica y específica de una zona
determinada; se hace sin escala, mediante referencias, y su contenido es muy concreto y fácil de
interpretar.
• Mediciones de campo y recogida de muestras: incluyen el cómputo de las frecuencias de los
fenómenos geográficos que se están estudiando; las estimaciones de tamaño y mediciones, y el manejo
de aparatos específicos para las mediciones directas; así como la recogida de muestras, en caso de que
la investigación lo requiera.
• Orientación: hoy en día, los GPS por satélite realizan la medición de las coordenadas geográficas de
forma cómoda y precisa.
Observación directa en geografía humana
En la observación de las características del ámbito de lo humano, el geógrafo recurre a técnicas específicas de
dos tipos: cuantitativas y cualitativas. Algunas de las metodologías más habituales son:
• Elaboración de cuestionarios y formularios: que recogen la información del fenómeno geográfico,
ya sea por el propio investigador o mediante encuestas a población objetivo.
• Realización de muestreos: que recopilan los aspectos humanos que se están estudiando.
• Elaboración de entrevistas: con la población local, afín u objeto de estudio.
• Observación participante: es un instrumento de investigación cualitativa con el que el geógrafo
obtiene los datos mediante su participación activa e implicación directa en las actividades y procesos
objeto de estudio.
Tras el trabajo de campo u observación y recogida de datos sobre el terreno, es necesario llevar a cabo lo que
se denomina trabajo de gabinete o procesamiento de la información. Para hacerlo eficazmente, el geógrafo
elegirá entre la amplia gama de enfoques, herramientas y métodos de su heterogénea disciplina.
1.3. OBSERVACIÓN INDIRECTA: FUENTES DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA
Para desarrollar cualquier tipo de investigación, el geógrafo necesitará llevar a cabo una investigación
bibliográfica y de las fuentes documentales, para la cual recurrirá a las fuentes de información geográfica; que
son, entre otras, las estadísticas, las fuentes gráficas, las fuentes literarias y los mapas. Cada corriente geográfica
otorga más importancia a una fuente concreta u otra. Así, por ejemplo, los geógrafos cuantitativos se concentran
en las fuentes de tipo estadístico y en las técnicas; los posibilistas, en la cartografía; los partidarios de la
geografía radical, en los aspectos socioeconómicos que ponen en relieve la realidad estudiada; y los geógrafos
conductistas, en la percepción subjetiva que tienen los individuos del espacio y, más concretamente, del paisaje.
Fuentes estadísticas
Las fuentes estadísticas son aquellas herramientas que parten de las matemáticas y que se encargan, a través del
manejo de información numérica, de la elaboración de tablas, índices y tasas, y a partir de ellas, de extraer
conclusiones. La característica principal que define los datos estadísticos es su dependencia del contexto.
En España, el Instituto Nacional de Estadística (INE) es el que se encarga de emitir la mayoría de los estudios
estadísticos: elabora el censo de población, el censo de viviendas, la encuesta de población activa, etc. Dado
que la recogida de información, en la mayoría de las ocasiones, no puede ser completa –por la dimensión o
complejidad del fenómeno que se quiere analizar–, se recurre a la toma de muestras –seleccionando un número
limitado de elementos lo suficientemente representativo como para obtener conclusiones de carácter general–.
Encontramos los siguientes tipos de fuentes estadísticas:
• Índices geográficos: se trata de indicadores que relacionan dos o más variables geográficas expresadas
bajo la forma de una razón matemática. Algunos de los índices más utilizados en geografía humana son
el índice de natalidad, de mortalidad, de fecundidad, etc., y en geografía física, el de aridez, de
evapotranspiración, de escorrentía, etc.
• Análisis matemático: es un procedimiento por el cual se descompone, en partes, el objeto de
conocimiento, o bien se aplica una ley general a un caso particular. Uno de los más significativos es el
análisis factorial, que reduce los datos redundantes de la ecuación geográfica.
• Matrices geográficas: son tablas de doble entrada, de tal manera que cada celda registra un hecho
geográfico de forma numérica. Sirvan de ejemplo las matrices de conectividad –que mediante 1 y 0
registran si hay o no conexión entre las poblaciones– y las matrices de accesibilidad –donde los números
de sus celdas indican las distancias entre unas poblaciones y otras–; ambas permiten conocer la conexión
comercial entre las diferentes poblaciones que constituyen una red tipológica, para así saber, por
ejemplo, dónde es más conveniente construir un hospital, un colegio, un centro comercial, etc.
Fuentes gráficas
Las fuentes gráficas son aquellas que muestran visualmente las relaciones entre diferentes magnitudes por medio
de variados elementos geométricos como líneas, barras o círculos. Distinguimos los siguientes tipos:
• Histogramas de frecuencia: en ellos, los valores numéricos se sitúan en dos ejes cartesianos. El
histograma representa una distribución de frecuencias de variables cuantitativas continuas; en él se
incluyen todos los valores posibles; son datos relativos y variables. Pueden ser de barras simples, barras
compuestas, agrupadas, barras apiladas, etc., ya que ilustran muestras agrupadas en intervalos. La unión
de los puntos da lugar a un polígono de frecuencias como, por ejemplo, una pirámide de población.
• Diagramas de barras: es una representación que se realiza sobre un sistema de coordenadas
cartesianas, levantando, sobre el eje de las abscisas, unas barras cuya altura viene determinada por el
valor encontrado en el eje de ordenadas. Únicamente representa los valores de las variables discretas
observadas; son datos fijos e invariables.
• Diagramas lineales: representación que se realiza sobre un sistema cartesiano en el que se representan
dos variables. En él, los valores aparecen en forma de puntos que se unen y forman una línea. Pueden
ser simples, en caso de que solo se represente una línea, o múltiples, si representan varias líneas. Una
combinación de este y el diagrama de barras es el climograma.
• Gráficas de banderola: sobre una gráfica lineal, se representan dos fenómenos a la vez, lo que permite
la aparición de dos líneas que, al interferir, forman una banda. Por ejemplo, las curvas de natalidad y
mortalidad formarían una banda que se corresponde con el crecimiento vegetativo.
• Diagramas sectoriales o ciclogramas: en estos diagramas se representan los valores geográficos
dentro de los sectores de un círculo.
• Diagramas triangulares: también denominados ternarios, se trata de un triángulo donde la suma de
las proporciones de las variables implicadas (a, b y c) es siempre igual a una constante K. Los valores
• suelen ser indicados de forma porcentual y la constante se suele representar en este caso como 1,0 o
100%. Como la suma de las tres proporciones suma siempre K, se puede ver que existe una relación de
dependencia entre dos cualesquiera de las variables con la tercera; sirve de ejemplo el gráfico que
representa la estructura por sectores profesionales de un país (sector primario, secundario y terciario).
• Cliseries: son representaciones gráficas de los pisos de vegetación.
Los mapas
Definimos mapa como la representación gráfica y métrica de una porción de territorio realizada sobre una
superficie bidimensional, que puede ser plana o curva. Hay muchos tipos de mapas; mencionaremos aquí solo
algunos de los más importantes:
• Mapa físico: es aquel en el que se representan los rasgos fisiográficos principales de un territorio.
• Mapa político: es la representación gráfica que muestra cómo se dividen administrativamente los
países, ciudades o localidades entre sí. Hace referencia a la división política del mundo, o bien, de un
país, Estado, región o municipio.
• Mapa topográfico: contiene información de los accidentes geográficos naturales y artificiales de la
superficie terrestre mediante curvas de nivel. En estos mapas se detallan el relieve, la forma y la altitud
de las montañas y otras elevaciones del terreno.
• Mapa geológico: es un tipo de mapa que sirve para identificar los accidentes geológicos de la superficie
terrestre, las rocas, las fallas del suelo, los volcanes, las zonas donde se encuentran minerales, etc.
• Mapa histórico: estos mapas representan hechos históricos determinados que ayudan a comprender la
dinámica territorial de algún evento histórico.
Una categoría específica es la de los mapas temáticos. Son mapas que destacan, mediante la utilización de
diversos recursos, las correlaciones, valoraciones o estructuras de distribución de algún tema concreto. Pueden
centrarse en variables físicas, sociales, políticas, culturales, económicas, sociológicas o cualquier otra
relacionada con un territorio. Los mapas temáticos están diseñados con un propósito específico o para ilustrar
un tema determinado, en contraste con los mapas generales, en los que conviven una amplia variedad de
elementos. Dentro de ellos podemos distinguir los siguientes, según el tipo de recurso utilizado a la hora de
comunicar esa información: mapas de puntos; mapas de flujos, cartogramas, mapas de coropletas, mapas de
isopletas, etc.
La descripción geográfica y las fuentes literarias
En sus primeros momentos, la historia de la Geografía se componía de narraciones descriptivas, con algún
elemento geográfico, en las que no faltaban las curiosidades; sirvan de ejemplo las descripciones de Estrabón
(s. I a. C.), Ptolomeo (s. I-II a. C.), las descripciones de los navegantes de la Edad Media, de Ibn Batutta (s.
XIV) y Al-Razi (s. IX-X) en la Hispania musulmana, de Marco Polo (s. XIII-XIV) e incluso los libros de viajeros
de los siglos XVIII y XIX.
Las fuentes literarias se ven libres de las restricciones de la obra científica, y, por ello, tienen como principal
función la de motivar a todo aficionado a la geografía, además de servir como importante fuente de información.
El geógrafo ha de acercarse a toda obra literaria con actitud analítica y crítica, distinguiendo entre el sujeto (el
autor), el objeto (la obra literaria) y la sociedad en la que se enmarca (contexto).
2. TÉCNICAS DEL TRABAJO GEOGRÁFICO
Las técnicas de trabajo geográfico son muy variadas y heterogéneas, y están determinadas por los objetivos
que se persigan, las ramas de la disciplina y las distintas corrientes de pensamiento geográfico. Entre otras
muchas, podemos citar como ejemplo de técnicas de trabajo geográfico: los comentarios de mapas; los análisis
climáticos con diferentes; los estudios hidrológicos; los estudios de suelos y vegetación; el análisis de diferentes
parámetros de la población; los estudios de asentamientos, tipos de hábitat y usos del suelo; el análisis de la red
de transportes; el estudio del espacio urbano; el estudio de impacto ambiental y de gestión de recursos; etc. El
abanico es tan extenso que se hace necesaria una selección y clasificación de las principales técnicas.
Uno de los grupos esenciales sería el de las técnicas estadísticas y gráficas; pero, además, por su importancia,
actualidad e incidencia en la disciplina geográfica actual, no podemos dejar de desarrollar las técnicas
cartográficas, la fotografía aérea, la teledetección, y los SIG.
2.1. TÉCNICAS CARTOGRÁFICAS
Son aquellas técnicas relacionadas con la confección de mapas y su utilización. En las últimas décadas, la
representación cartográfica se ha ido perfeccionando gracias a la informatización del proceso, lo que hoy día
permite la creación de mapas temáticos con múltiples variables representativas y de contenido.
El mapa es la herramienta de trabajo específica de la geografía. Al ser una representación del territorio a menor
tamaño que la superficie real representada, exige el empleo de una escala. Por otra parte, la esfericidad de la
Tierra exige determinar las coordenadas geográficas y el empleo de algún sistema de proyección. Para que un
mapa cumpla con sus objetivos como herramienta de representación, hay tres propiedades que debería cumplir:
equivalencia –que el mapa mantenga las mismas relaciones entre las áreas representadas–; conformidad –que
las formas de lo representado guarden coherencia con las de la realidad–; y equidistancia –que tenga la misma
escala en todos sus puntos–.
Para confeccionar los mapas es necesario realizar los siguientes trabajos cartográficos:
• Representación del relieve y de la altura: para la representación del relieve sobre la superficie plana
del mapa se utilizan las denominadas curvas de nivel o isohipsas. Para la representación en dos
dimensiones de las curvas de nivel, se utiliza la técnica del corte topográfico. Si se quiere representar
el relieve en tres dimensiones, se puede recurrir al uso de los bloques diagrama, que consiste en la
superposición de cortes o perfiles en profundidad unidos mediante un dibujo que representa el relieve.
Para registrar la altura, se utilizará la medición barométrica.
• Triangulación: es una técnica para establecer la posición relativa de los puntos clave que forman la red
de coordenadas geográficas del mapa, de tal manera que los demás puntos se localicen en función de
una referencia única.
• Proyecciones: los sistemas de proyección permiten trasladar a un plano, cilindro, cono, etc., la
superficie esférica de la Tierra evitando, en la medida de lo posible, las deformaciones. Dado que las
tres propiedades –equivalencia, conformidad y equidistancia– no pueden cumplirse por un único
sistema, la elección de uno u otro dependerá de lo que el cartógrafo pretenda representar
Todos los sistemas de proyección implican deformaciones del territorio, dando lugar a mapas no conformes –
que no mantienen la forma real de lo representado– o no equivalentes –no respetan las relaciones entre
superficies–. No existe ninguna proyección que sea equivalente y conforme a la vez. Los cuatro tipos
fundamentales de proyecciones son: cenital o acimutal; cilíndrica; cónica y las proyección modificada en
función de criterios matemáticos.
2.2. FOTOGRAFÍA AÉREA Y TELEDETECCIÓN
La técnica de la fotografía aérea consiste en un análisis de la superficie terrestre mediante el uso de mecanismos
fotográficos instalados en diversos medios aéreos. En la actualidad, con el desarrollo tanto de las cámaras
fotográficas como de los instrumentos de vuelo –drones– es un componente básico en la elaboración de la
cartografía topográfica y de análisis del entorno. Las fotos se toman a velocidad constante y permiten obtener
una visión del terreno solapando dos fotografías correlativas. Una de sus principales ventajas consiste en que
permiten detectar riesgos naturales. Tiene multitud de aplicaciones: investigación arqueológica y geológica;
obtención de información de utilidad para la agricultura; cartografía catastral y militar; ordenación territorial;
etc.
Existen dos tipos de fotografía aérea: con fotografías verticales –son las que menos deforman los objetos
fotografiados–; y con panorámicas –que recogen la línea del horizonte, dando una visión del paisaje–. Un tipo
específico es la fotografía orbital, que permite la obtención de imágenes de altura muy superior a aquellas
propias de la fotografía aérea mediante aparatos fotográficos situados sobre vehículos espaciales o satélites.
Entre sus variadas aplicaciones cabe señalar los estudios meteorológicos, la investigación sobre la
contaminación de los mares o sobre la abundancia o escasez los recursos naturales.
La teledetección es la técnica que permite adquirir, a distancia, la información de un objeto o fenómeno
mediante la interacción de flujos de radiación entre el objeto y un sensor, gracias al empleo de diferentes
dispositivos, instrumentos de grabación y escaneo en tiempo real, que no se encuentran en contacto directo con
el objeto (aviones, satélites, astronaves, boyas o barcos). Algunos ejemplos prácticos de la teledetección son la
observación terrestre de los satélites meteorológicos –como el Meteosat–, las boyas oceánicas y atmosféricas,
las imágenes por resonancia magnética, los radares o las sondas espaciales. Este tipo de tecnología ha permitido,
por ejemplo, analizar los efectos del cambio climático en los glaciares o estudiar las fallas oceánicas.
2.3. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA
Los sistemas de información geográfica (SIG) son un conjunto de programas diseñados para representar y
gestionar grandes volúmenes de datos georreferenciados mediante coordenadas espaciales (IGN).
Un SIG combina un programa software con un potente hardware (soporte informático), que organiza la
información en una gran base de datos. No hay que confundirlo con un programa de cartografía asistida por
ordenador (CAD), ni con una gran base de datos computarizada; su verdadera cualidad y potencial reside en su
capacidad de análisis, es decir, en su facultad de generar más datos a partir de los ya existentes. Las SIG suelen
incluir los siguientes grupos de funciones: de entrada de información; de gestión; de manipulación; de análisis;
y de representación.
El producto estrella de los SIG es la generación de rutas óptimas con todo tipo de información. Sin embargo,
tienen otras muchas aplicaciones: como recurso en centros de investigación –al servir de inventario de recursos
naturales o para prevenir desastres naturales–; como fuente de información del Estado –al permitir el control de
datos catastrales en Hacienda o la planificación urbana–; como medio para recabar datos en las empresas –en
los estudios de mercado–, etc.
En cuanto a su evolución, el origen de los SIG lo encontramos hacia la década de los 60, con el desarrollo de
nuevos enfoques en cartografía. Uno de los pioneros en este sentido fue el geógrafo Waldo Tobler (1930-2018),
quien, en 1959, buscaba la aplicación de los ordenadores al campo de la cartografía. El primer sistema de
información geográfica formalmente desarrollado apareció en Canadá; nos referimos al CGIS (Canadian
Geographical Information Systems), elaborado a principios de los 60 por el geógrafo Roger Tomlinson (1933-
2014), considerado el “padre” de los SIG. A lo largo de los años 70 se produjeron grandes avances y se
empezaron a distribuir los primeros paquetes SIG entre la comunidad científica. Hubo que esperar a finales del
siglo XX para que los SIG dejaran de ser una herramienta de uso limitado y llegaran a los usuarios de forma
progresiva.
Gracias a la expansión de Internet y a la cada vez mayor demanda de datos geográficos, los SIG han cambiado
gradualmente su perspectiva hacia la distribución de datos a través de redes. Los rápidos avances y la
globalización tecnológica han permitido el desarrollo de, cada día, un mayor número de software SIG de código
libre . Hoy, los productos derivados de los SIG están perfectamente integrados en nuestra vida diaria, gracias a
multitud de aplicaciones en línea que permiten acceder a información geográfica de toda clase –como muestran
Google Earth y Google Maps–. Además, los SIG están teniendo una fuerte implantación en los llamados
Servicios Basados en la Localización (LBS), debido al abaratamiento y masificación de la tecnología GPS
integrada en los dispositivos móviles. Los LBS permiten a los dispositivos móviles con GPS mostrar su
ubicación con respecto a puntos de interés fijos (restaurantes, gasolineras, cajeros, etc. más cercanos) y móviles
(amigos, hijos, autobuses, etc.), para transmitir su posición a un servidor central.
CONCLUSIÓN
Hemos estudiado la metodología del trabajo geográfico y sus técnicas elementales. Una de las principales
características que definen la disciplina de la Geografía es la diversidad existente en torno a lo que se entiende
por Geografía en tanto que ciencia. Esta pluralidad explica que la Geografía sea una ciencia metodológicamente
heterogénea, debido a la fusión de las ciencias sociales y naturales que convergen en ella. La metodología del
trabajo geográfico requiere tanto de la observación directa como de la observación indirecta. Las fuentes de
información geográfica –las estadísticas, fuentes gráficas y literarias y los mapas– forman parte de la
observación indirecta y pueden ser consideradas también técnicas del trabajo geográfico moderno,
estrechamente vinculadas a las técnicas cartográficas, fotografía aérea, los SIG, etc... El estudio de la Geografía
ha crecido en las últimas décadas, tanto en el ámbito universitario como en las enseñanzas medias. El uso de las
TIC en el estudio y enseñanza de la Geografía es una realidad impuesta por la sociedad del siglo XXI.