Sei sulla pagina 1di 3

Como mejorar la evaluación en el aula

Reflexiones y propuestas de trabajo para docentes


Capítulo 3. Evaluar a través de situaciones auténticas
Ravela, P., Picaroni, B., & Loureiro, G. (2017).

Texto reflexivo.
Por Liliana Fernández Landa.

La evaluación típica dentro del aula en las escuelas de México y de casi todo el
mundo, se enfoca a evaluar los aprendizajes al final de un curso o unidad, donde al
alumno se le aplican pruebas estandarizadas (exámenes) cuyos contenidos puede
ser una serie de preguntas de opción múltiple o abiertas, mismas que se encuentran
descontextualizadas de la realidad social del estudiante y una vez finalizado el
proceso, el evaluador asigna una calificación numérica. Durante este proceso el
alumno se enfrenta a exámenes secretos ya que desconoce que aprendizajes serán
evaluados y bajo qué criterios será calificado su desempeño, es decir; la única
finalidad de este esquema de evaluación es demostrar al docente lo que él ya sabe
como mediador pedagógico y promover en el estudiante un aprendizaje “superficial”
de carácter memorístico en lugar de un “aprendizaje en profundidad”.

En contraparte a esta situación surge el movimiento de la “Evaluación auténtica”


promovido por Wiggins y Newman, estos autores se basaron en los aportes de
Gardner y de su propuesta de enseñar para la comprensión, la cual se basa en lo
que denominó “desempeños de comprensión” cuya idea principal es evaluar al
estudiante mediante exhibiciones públicas de lo aprendido y de lo que es capaz de
realizar, lo anterior a través del planteamiento de situaciones reales y en contexto a
su realidad social, explicadas con apoyo de los aprendizajes adquiridos en aula.
Aunado a ello, Gardner propone la evaluación continua, realizando el proceso al
final de cada aprendizaje mediante exhibiciones de trabajo, informando previamente
al estudiante los desempeños a evaluarle, así como los criterios a considerar.
Finalmente hacer devoluciones y sugerencias al estudiante por parte del docente y
sus compañeros.
Como mejora la evaluación en el aula
Reflexiones y propuestas de trabajo para docentes
Capítulo 3. Evaluar a través de situaciones autenticas
Ravela, P., Picaroni, B., & Loureiro, G. (2017).
Punteo de ideas
Por Liliana Fernández Landa

 Las situaciones realistas son aquellas diseñadas a partir de actividades de


evaluación que involucran fundamentalmente al estudiante, que están
enfocadas en capacidades y situaciones que tienen valor más allá de la
evaluación y del aula y con carácter realista, así pues y de acuerdo a Wiggins
(1998) la evaluación es auténtica cuando las actividades que proponen son
similares a las actividades que llevan adelante las personas en la vida real,
convirtiendo de esta manera la evaluación en autentica.

 Las actividades consideradas en la evaluación son denominadas


“actividades auténticas” cuya principal característica es su realismo, poseen
un grado de complejidad, muchas veces requieren ser trabajadas entre
pases haciendo uso de diversos recursos, implican un trabajo mediante
etapas para llegar de manera progresiva a uno o varios productos definidos
por el docente a través de instrucciones y modelos de acción. La finalidad de
estas es que el estudiante evidencia su comprensión de lo trabajado y
capacidad para usarlo en situaciones de vida real.

 Diseñar y ejecutar evaluaciones auténticas requiere: 1) dedicarle varias


sesiones pues este tipo de situaciones en la vida real no se resuelven de
manera inmediata, 2) será necesario que el estudiante realice
aproximaciones iniciales al problema discutiéndolas colectivamente y con el
docente y 3) Elaborar un primer borrador que puede ser revisado antes de
ser entregado como trabajo final.

 Según Frey y Schmitt (2012) el concepto de evaluación autentica se asocia


con tres elementos diferentes: 1) el contexto de la evaluación, el cual debe
ser realista, requerir la demostración de un desempeño y construir una tarea
cognitivamente compleja, 2) el estudiante debe tomar el papel de defensa de
un producto bajo un esquema de trabajo colaborativo y valuación formativa y
3) el modo de calificar al estudiante debe incluir criterios claros y conocidos
empleando múltiples indicadores y en casos específicos el uso de portafolios.

 Los autores originales del movimiento “evaluaciones auténticas” es Wiggins


y Newman inspirados en los aportes de Gardner a través de su propuesta de
enseñar para la comprensión

 El movimiento de la enseñanza para la comprensión surgió en Estados


Unidos como contrapropuesta al excesivo énfasis de la evaluación de los
estudiantes a través de pruebas estandarizadas con actividades simples y de
tipo memorístico

 La propuesta de Gardner se basa en lo que denominó “desempeños de


comprensión” cuya idea principal es evaluar al estudiante a través de
exhibiciones públicas de lo que han aprendido y de lo que son capaces de
hacer, a través del planteamiento de situaciones reales que sean explicadas
mediante los conocimientos adquiridos en clase.

 Gardner propone la evaluación continua, es decir evaluar al final de cada


aprendizaje en lugar de al final de cada curso o unidad y previo a las
evaluaciones los estudiantes deberían saber que desempeños se les van a
pedir y bajo qué criterios serán evaluados y a medida que elaboran sus
desempeños, trabajos o exhibiciones, recibir devoluciones y sugerencias de
sus docentes y compañeros.