Sei sulla pagina 1di 1

Reflexión individual sobre nociones pedagógicas, saber pedagógico y práctica

pedagógica

En pleno siglo XXI, donde la educación colombiana a pesar de no estar a la vanguardia de


otros sistemas educativos universales, el docente como tal debe manejar un saber pedagógico
que redunde en la didáctica y la dinámica, acorde no solo al conocimiento personal de la
materia, sino al alcance comprensivo de sus educandos, quienes ávidos de conocimiento,
necesitan para su quehacer comprensivo, una serie de estrategias y habilidades cognitivas,
que le permitan no solo interactuar con los demás, sino apropiarse de ese conocimiento para
hacerlo extensivo a las nuevas generaciones. El maestro es un profesional reflexivo que
analiza sus propias prácticas, resuelve problemas e inventa estrategias, en un proceso
metacógnitivo que le exige identificar sus conocimientos y habilidades al momento de
comunicarse con sus estudiantes; es capaz de gestionar las condiciones de aprendizaje y de
interactuar a través del tratamiento de la información para que cobre sentido en el aula.
Desde esta perspectiva, el maestro profesional acude al hecho pedagógico para establecer
intercambios pedagógicos y socio afectivos con el fin de crear situaciones de aprendizaje que
favorezcan el conocimiento en sus estudiantes y a su vez incide en la estructuración del
pensamiento al vincular la función didáctica en la transposición de los contenidos (Altet,
2005, pp. 38-40).
En esta interacción debe primar la relación de interdependencia y retroalimentación
continua, donde conceptos y prácticas se conjuguen en la experiencia de aprendizaje y
desarrollo de competencias del maestro y del educando. En este sentido, lo disciplinar y lo
pedagógico guardan reciprocidad en tanto que la perspectiva teórica de la disciplina se ve
enriquecida con desequilibrios cognitivos generados en el escenario de práctica y, a su vez, la
perspectiva pragmática del contexto de aprendizaje propicia una reflexión y
retroalimentación desde la puesta en escena de un conocimiento teórico generando (en ambos
casos) un aprendizaje con significado.
Por otra parte, el saber pedagógico es todos aquellos conocimientos a través de los cuales el
maestro sustenta su práctica pedagógica. Dichos conocimientos se restructuran, reconocen y
permanecen en la vida del maestro mejorando día a día su quehacer como educador.