Sei sulla pagina 1di 16
ADOLESCENTE Y RIESGO UNA MIRADA PREVENTIVA DESDE LAS NEUROCIENCIAS Dra. Amanda Céspedes Calderon Instituto de Capacitacién AGL Fundacién Educacional Amanda Los adolescentes (entre 15 y 21 a 25 afios) son en la actualidad 1.200 millones, en un mundo que se reconfigura a velocidad exponencial; en este mundo, los j6venes estan tomando un rol protagénico como actores sociales y politicos. No obstante, para ello los j6venes deben poseer un bagaje de recursos que les permitan hacer valer sus derechos fundamentales. La educacién secundaria o media les deberia ofrecer esos recursos, lo cual constituye un enorme desafio tanto para quienes disefian e implementan el curriculo como para los docentes. 3 de cada 4 adolescentes viven en paises en desarrollo, en contextos muy diversos que les marcan 1a fuego. Las cifras hablan por si solas: e! 50% de las nuevas infecciones por VIH cada afio ocurre en adolescentes; 1 de cada 10 nacimientos es producto de un embarazo adolescente; cada afio 1 millon de adolescentes se inicia en el comercio sexual; a violencia y los accidentes son la principal causa de muerte en este rango de edad. La proteccién de los derechos de los adolescentes, emerge en ellos una fuerza de resiliencia que los rescata y les otorga sentido a sus vidas. Lamentablemente, el mundo adulto enfrenta la adolescencia desde sistemas de creencias (conceptos, prejuicios) erroneos, que contribuyen a la conculeacién de los derechos de los jovenes. Entre ellos, mirar la adolescencia como una etapa de turbulencia emocional y conductual, de confrontacién, ‘oposicionismo y transgresién irresponsable contribuye @ colocar al docente a los padres en una postura defensiva, de control y de imposicién, actitud que impide aquilatar el enorme potencial de estos jovenes y refuerza en ellos su rebeldia frente a una autoridad que perdié vigencia definitiamente. ORIENTACHILE EI Modelo de Neurociencias Aplicadas a la Educacién se ha instalado en todo el mundo occidental como una amplia y diéfana ventana para conocer en profundidad esa década tan rica en fortalezas y decidirse a acompafiarles con certezas, respeto y habilidades de educador. ETURBULENCIA O TRANSFORMACION? El cerebro adolescente experimenta profundos cambios, los que se expresan en la emocionalidad, recursos cognitivos al servicio del aprendizaje, conducta, toma de decisiones, etc. La adolescencia se extiende desde los 10 afios alos 21 a 25 afios de la vida es una extensa etapa, muy marcada por los factores histérico sociales. Se divide a su vez en preadolescencia (de los 10 a los 15 afios) y adolescencia propiamente tal, de los 15 a los 21 a 25 afios. La preadolescencia se divide en pre-pubertad (de los 10 a los 13 afios) y pubertad (de los 13.a los 15 afios). PRE-PUBERTAD Biolégicamente, esta etapa esta marcada por el inicio de la actividad hormonal, especialmente a ‘expensas de las hormonas producidas por la gléndula suprarrenal o adrenal, de alll que la pre-pubertad se denomine también adrenarquia. A nivel psicol6gico parece clerto distanciamiento de los padres; rechazan las caricias, si bien en ciertas circunstancias las buscan activamente. Se acentia el pudor, les disgusta ser mirados cuando estén desnudos en la ducha o mientras se visten. Es probable que en fa evolucién humana, este pudor y evitacién de la intimidad fisica hayan surgido como mecanismo natural de proteccién frente al incesto. PUBERTAD Durante los tiltimos meses de la prepubertad (alrededor de los 12 afios en la mayoria de los niffos), coincidiendo con una liberacion hormonal que comienza a aumentar velozmente se pone en marcha un activo proceso de cambios fisicos que involucran a todo el organismo. Su cerebro se remodela de modo prodigioso, preparandose para los desafios de la adolescencia que esté por llegar. La accion hormonal, especialmente de las hormonas sexuales, tiroideas y las endorfinas, parece despertar al puber del letargoen que se encontraba y darle un inusitado soplo de energia vital. Los espacios que hasta hace apenas un afio le parecian un célido refugio (su casa, su dormitorio), ahora se le hacen insoportablemente estrechos, y desea ardientemente salir al mundo, ser libre, vivir experiencias, experimentar nuevas emociones. En esta neice | ii =, g! Ounanle pase etapa aparece con enorme fuerza una dimension social que hasta ese momento existia pero situada en un segundo plano, detrds de la poderosa influencia de la familia: la dimension llamada amistad. Los amigos se convierten en un formidable blaque de sentimientos y emociones que puede arrasar con la fuerza que hasta ‘ese momento tenian los padres y hermanos. A mayor vulnerabilidad del sistema familiar, mas poder adquiere cl sistemia amigos, quienes se convierten en camaradas de aventuras, en confidentes, en referentes de opinion... Por el contrario, un sistema familar sano, ‘funciona’, en el cual reinan el respeto, la comunicacion afectiva y una adecuada resolucién de confliclos, suele ser un calalizador que tempera la fuerza de la influencia de los amigos. La Vida cotidiana, que rara vez ofrece ese tipo de goces, provoca en el piber un estado constante de disgusto, que aplaca planificando un panorama tras otro y buscando con cierta ansiedad la compafiia de los pares. Esta busqueda compulsiva de experiencia “puertas afuera’ es maxima en el puber de personalidad cextravertida, con escasos intereses intelectuales y carente de toda oportunidad de desarrollo de sus talentos. Estas experiencias son el escenario propicio para experimentar nuevas experiencias de goce grupal. Se avecina la gran catarsis del sistema de recompensa, Entre los 15 y 16 afios (en algunas nifias, a los 14 afios), se cierra la fase puberal para dar paso a la ‘compleja etapa de la adolescencia. En los varones se anuncia por la aparicién de la barba, inicialmente sobre la barbillay luego cubriendo todo el mentén. Suele ocurrir otro crecimiento estatural rapido, de varios m., y la musculatura muestra un considerable incremento, especialmente en los adolescentes que practican deportes y prefieren la vida al aire libre. Los cambios fisicos que venian ocurtiendo dia a dia en el chico desde los 13 afios en adelante parecen estabilizarse; el rostro adquiere una fisonomia mas arménica y reposada. Tiende a disminuir la permanente excitacién intema que se expresaba en una cierta hiperactividad. La nifia adolescente muestra la plena madurez de las formas fisicas, en la medida que su alimentacién haya sido saludable y haya evitado el sedentarismo. También sus facciones son mas ‘atmoniosas y serenas y ya no muestra la secreta excitacién psiquica y fisica que la hacian aparecer ansiosa ¢ inestable. En su corebro parece irse instalando también la estabilidad; los activos procesos neurobiologicos ‘que han estado ocurriendo durante la pubertad son los responsables del stibito despertar intelectual de los adolescentes. En efecto, entre los 15 y 16 afios, chicos y chicas ya adolescentes sienten como si hubiesen adquitido una suerte de “banda ancha’ intelectual que les lleva a comprender fenémenos complejos de indole conceptual, logica y social. Se sorprenden siendo capaces de razonar de un modo altamente abstracto, y comienzan a interesarse vivamente por el mundo que les rodea, un mundo que para la mayoria es totalmente nuevo y palpitante de novedades. Los adolescentes que tienen la oportunidad de escolarizarse comienzan a interesarse por los hechos y desafios sociales, la historia remota y reciente, los | Bel onetcnne | “i crore “2. Siiimacién é fenémenos de la ciencia; temas como la politica, la contaminacién del planeta, el efecto invemadero, las ‘uerras en Medio Oriente, la conquista espacial, etc. En muchos, el interés es eminentemente intelectual y ‘comienzan a leer dvidamente y a buscar interlocutores vélidos con quienes discutir y confrontar ideas. En ‘otros, el interés se transforma répidamente en un ideal que los impulsa a la accion, convirtisndose en lideres politicos en su escuela, lideres sociales en el barrio, activistas de toda lucha que les parezca legitima. Es tan nuevo, excitante y sorprendente el mundo que se abre a sus ojos, que les parece ser duefios de una revelacién, tomandose fundamentalistas y poseedores de la verdad. Mientras mas precaria sea su habilidad para debatir y argumentar, mas radical serd la defensa de sus convicciones y mayor la pasién que pondran ‘en descalificar al otro. Sin duda que si ese “otro” es uno de sus progenitores, el abuelo o un profesor, es més probable que tales adultos se ofusquen al sentir la energia argumentadora del adolescente, reaccionando ‘con enojo que pronto da paso al control tras la consabida frase “cdllese, acaso no ve que yo soy la autoridad’, Esta fascinacién por el mundo que les rodea y que intentan atrapar desde las alturas de lo conceptual, la abstracci6n y el dominio de lo cultural pronto se impregnard de decepcién, ira ylo un peligroso niilismo, emociones que se superpondrén a un gradual ingreso a un estado de &nimo caracterizado por la confusién y la caida de los pocos baluartes de certeza que les iban quedando. Mientras mas vulnerable es el sistema familar, en términos de disfuncionalidad sistémica, ausencia de comunicacion afectiva y de la capacidad para resolver adecuadamente los conflictos, més intenso sera el ingreso del adolescente a esta etapa de crisis psicolégica y riesgo de enfermar psicopatolégicamente; la vida cotidiana adquiere una profunda tonalidad gris, de tedio y carente de sentido vital. El adolescente se toma impaciente y disférioo; anhela vivir experiencias nuevas e intensas, que lo alejen de la insoportable cotidianeidad. Estas experiencias se ubican en un continuo que va de lo hedénico a lo épico. Tan excitante puede ser ‘embriagarse con alcohol en una disco bajo el embrujo de la musica, las luces y los cuerpos que se contomean alrededor, como patticipar en una marcha de protesta por alguna causa que les parece justa y digna de reivindicar. Hedénica o épica, la experiencia debe ser limite, riesgosa y excitante, cualidades que para el adolescente son normales ye atraen poderosamente. Aesta edad no hay conciencia de los peligros, el adolescente esté convencido que el mundo adutto es pusilénime y que los riesgos no son tales, sélo son situaciones que no estén hechas para quien no arriesga un poco... Gon esta conviccibn, se involucra en goces como embriagarse sin freno o tener relaciones sexuales sin ninguna proteccién, o participa en marchas de protesta por las calles o se planta desafiante frente a un Carabinero de Fuerzas Especiales. Esta etapa es el escenario propicio para experimentar nuevas experiencias sensoriales a través del alcohol y las drogas. La gran mayoria de los adolescentes en las ciudades lleva a cabo una experimentacion (comin ae | Oo | Bel onenfRcwe il de tipo recreativo: consumen aleohol yio marihuana en grupo, como un modo de desinhibirse socialmente y disfrutar en compariia. De esta mayoria, muchos abandonan el consumo de marihuana y limitan la cantidad de alcohol que ingieren a poco haber iniciado dicho tal habito, mientras que una minora inicia un consumo inmoderado de aleohol en cada evento social en el que participa, y el consumo de marihuana deja de ser social y ocasional para hacerse individual y frecuente o habitual. Este es el grupo denominado “de consumo terapéutico", entendiendo por terapéutico una automedicacién mediante drogas para aliviar un sufrimiento ‘animico en el caso de la marihuana o superar la dolorosa ansiedad social del chico inhibido en el caso del ‘alcohol, Queda claro que el grupo que ‘prueba’ la marihuana y la abandona y que opta por no beber alcohol ‘0 modera en forma drdstica la cantidad que consume, tiene como caracteristica poser numerosos factores de proteccién imbricados (una familia funcional, roles bien definidos, comuunicacién afectiva al interior de ta familia, adecuado afrontamiento de conflicts, actividades familiares), Mientras que en el grupo que se “automedica” es frecuente encontrar antecedentes de disfuncionalidad familar, soledad afectiva, abuso, ‘maltrato 0 trastomos de ansiedad y del animo no diagnosticados ni abordados en forma adecuada, La adolescencia es una etapa compleja y que puede ser escenario de profundos dolores psiquicos. El adolescente intuye que carina hacia una plena independencla. El adolescente entre los 16 y 17 afios esté todavia a merced de una profunda inseguridad en si mismo, producto de una ctisis de identidad; experimenta también una dolorosa inestabilidad animica; a menudo se embarca en pasiones que lo arrastran gozosamente, como trabajar por causas sociales 0 ser lider en su escuela, para experimentar pocos dias después un extrafio desapego, una subita desmotivacién que Io lleva a encerrarse en su habitacion y desear romper con todo. El adolescente ignora que en las profundidades de su cerebro ‘emocional estan ocurtiendo veloces transformaciones, que lo preparan en forma sileniciosa parala etapa que se aproxima, la edad del joven. Esta crisis existencial que le afecta es maxima y muy riesgosa cuando el adolescente vive en una situacién de vulnerabilidad social, se enouentra afectivamente solo, sufre disori ‘acién, abuso, maltrato © es consumidor de adictivos. La psicopatologia més grave se desencadena en esta edad: agudizacién de un trastorno limite de la personalidad; episodios bipolares o de depresion severa; autoagresién e intentos de suicidio; primer brote esquizofrénico; psicosis agudas readtivas, trastomos de la conducta alimentaria... Una coleccién de tragedias que refiejan el extremo desvalimiento de chicos que ya todo el mundo mira como “casi adultos" y les va dejando irremediablemente solos. ‘A adolescente ya no le es funcional la identidad grupal de cuando era un piber. La abandona y se entrega a la tarea de construir una identidad individual progresivamente mas compleja, conformada por las identidades personal y social. Ya no es solamente Rati, Margarita o Vicente. Ahora es “Rati, quien estudiard ORIEN TACHILE Larrea a & | g' | anne ‘Auditoria y Contabilidad y trabaja para Un Techo Para Chile y toca bateria en su colegio’, o “Margarita, quien practica jockey sobre césped, entraré a INACAP a estudiar Gastronomia"o “Vicente, quien se iria interno a la Escuela Agricola de su localidad pero se metié en drogas y ahora debe rehabiltarse’. Esa es la identidad social que el mundo adulto dectara al mundo adulto. Pero Rati, Margarita y Vicente deben construir también tna identidad personal, muchas veces yendo en contra de sus otras identidades. Es probable que Raul haya decidido estudiar Contabilidad para agradar a su padre y abuelo, ambos contadores. Pero secretamente Rail anhela estudiar Trabajo Social e irse al sur para ayudar a los pescadores artesanales a defender sus derechos; Margarita se ve ganadora en los Juegos Panamericanos més que chef, y Vicente no se atreve a ‘confesar que comenzé con las drogas para escapar de una evidencia: sentirse atraido por los chicos, y que detesta la Esouela Agricola pero su padre lo decidié para que se haga cargo del campo que heredaron de Jos abuelos. Nios, pre-ptiberes y pliberes viven el presente. Mientras menos edad tienen, el futuro casi no se vislumbra y el pasado es brumoso, sblo logran evocar aquellas vivencias intensamente tefiidas de ‘emociones ocurtidas desde el quinto cumpleafios en adelante. Pero el adolescente se instala en un ‘escenario temporal hecho de planes para el futuro y sustentado en hechos del pasado, no necesariamente de su propia biografia sino que de su historia familiar y social. EI mundo adulto es egoista; reduce el futuro de los adolescentes a un plano meramente laboral, poniendo como Unico objetivo la carrera de educacion superior (aun sabiendo a ciencia cierta que muchos adolescentes no tendran los medias financieros para estudiar una carrera), mostrando asi a los j6venes que para el adulto la estabilidad laboral es sinénimo de crecimiento personal. Por el contrario, el futuro para los adolescentes es mucho més vasto; anhelan conocer otras gentes, otras culturas. Involucrarse activamente en la historia de su barrio, de su ciudad, de su pais. ‘Aicanzar metas personales en el mundo de la misica, el deporte, las artes, la ecologia, el iderazgo. Es decir, objetivos amplios que para el adulto no son sino suefies, pero para los adolescents son suefios que les inspiran y dentro de poco, moverdn todas sus energias. Entre los 17 y los 18 afios ya se es 0 se deberia ser auténomo y saber tomar decisiones responsables, en la medida que los afios anteriores hayan sido un tiempo generaso en ensayos, con sus aciertos y también sus errores, que en definitiva son también valiosos aprendizajes siempre que se haya realizado un ejercicio reflexivo en tomo a ellos. La autonomia y la capacidad de hacerse cargo de si mismo en forma responsable suele ponerse a prueba en ciertos “titos’ de la adolescencia, como lo es el part de viaje en