Sei sulla pagina 1di 4

UN NUEVO MUNDO A TU ALCANCE

BÚSQUEDA

| Inicio |
Português |
RSS|

¿Cómo celebrar la Palabra cuando no hay


sacerdote o diácono?
15/10/2014
      

Orientaciones para la celebración de la Palabra de Dios


La Eucaristía es por excelencia, la celebración del Día del Señor. El Catecismo de la Iglesia prescribe: El
mandamiento de la Iglesia determina y precisa la ley del Señor: “El domingo y las demás fiestas de
precepto los fieles tienen obligación de participar en la misa”. “Cumple el precepto de participar en la
misa quien asiste a ella, dondequiera que se celebre en un rito católico, tanto el día de la fiesta como el
día anterior por la tarde” (CIC 2180).

La Celebración de la Palabra de Dios no debe ser confundida con la Misa. El documento 43 – “Animación
de la vida litúrgica en Brasil” -, de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB), así nos
orienta: “No confundamos nunca estas celebraciones con la Eucaristía. Misa es Misa. La Celebración de la
Palabra, aún con la distribución de la comunión, no debe llevar al pueblo a pensar que se trata del
Sacrificio de la Misa. Es errado, por ejemplo, presentar las ofrendas, rezar el Cordero de Dios y dar la
bendición propia de los ministros ordenados”.
Lo ideal sería que todas las comunidades pudiesen participar de la Misa, a pesar de eso, la realidad que
se vive no es esa. Muchas comunidades se encuentran en regiones distantes que no permiten a los fieles
ir a una Iglesia. ¿Qué hacer en esos casos? ¿Cuál es la orientación de la Iglesia?

Veamos lo que dice la Constitución Conciliar Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia:
“Promuévase la celebración de la Palabra de Dios en las vigilias de las fiestas más solemnes, en algunos
días de Adviento y Cuaresma y en los domingos y días de fiesta, especialmente donde no haya sacerdote;
en este caso, será un diácono u otra persona delegada por el Obispo a dirigir la celebración” (SC, 35.4).

La Congregación para el Culto Divino, en el “Directorio para las celebraciones dominicales en ausencia
del presbítero”, en el párrafo 20, así prescribe: “Entre las muchas formas celebrativas que se encuentran
en la tradición litúrgica, es muy recomendada la Celebración de la Palabra de Dios”.

El mismo directorio dice: “Cuando en algunos lugares no fuese posible celebrar la Misa los domingos,
véase primero si los fieles no pueden trasladarse a Iglesia más próxima y participar ahí de la celebración
del misterio eucarístico.

Cuando la Celebración de la Misa dominical no sea posible, es muy recomendada la celebración de la


Palabra de Dios, seguida de la comunión eucarística. Pero es necesario que los fieles perciban con
claridad que tales celebraciones tienen simplemente carácter supletivo, y no la consideren como la mejor
solución para las actuales dificultades o como una concesión hecha por comodidad. Por eso, las
celebraciones dominicales, en la ausencia del presbítero, nunca pueden realizarse los domingos en
aquellos lugares donde la Misa ya fue o será celebrada en ese día, o fue celebrada en la tarde del día
anterior”, recomiendo la atenta lectura del “Directorio para las celebraciones dominicales en ausencia
del Presbítero”, publicado por la Congregación para el Culto Divino.

La celebración dominical en ausencia del presbítero es orientada por un diácono que la preside o, en su
ausencia, por un laico designado por el párroco.

La CNBB publicó un documento (número 52) sobre “Orientaciones para la celebración de la


Palabra de Dios”. En este documento, encontramos algunos datos importantes:

1. Para la Celebración de la Palabra de Dios no existe un ritual propio. Muchas comunidades siguen el
esquema de la Celebración Eucarística, omitiendo algunas partes o usando un subsidio específico.
2. En la Celebración de la Palabra de Dios deben ser valorados los siguientes elementos: 1) Reunión en
nombre del Señor; 2) Proclamación y actualización de la Palabra; 3) Acción de gracias; y 4) Envío en
Misión.

El documento ofrece también una guía:

1. Ritos iniciales: Saludo, acogida, introducción en el espíritu de la celebración, rito penitencial. Quien
preside concluye los ritos iniciales con una oración
2. Lectura, Salmo y Evangelio
3. Compartir de la Palabra de Dios
4. Profesión de Fe
5. Oración de los fieles
6. Momento de alabanza: No debe tener, de ninguna manera, la forma de la Celebración Eucarística
7. Oración del Señor: Padre Nuestro
8. Saludo de Paz
9. Comunión Eucarística: En las comunidades donde se distribuye la Comunión, durante la Celebración
de la Palabra, el Pan Eucarístico puede ser colocado sobre el altar antes del momento de acción de
gracias y de la alabanza, como señal de la venida de Cristo, Pan Vivo que descendió del cielo.
10. Ritos finales

Padre Flávio Sobreiro


Bachiller en Filosofía, Teólogo por la Facultad Católica de Pouso Alegre-MG. Vicaria de la Parroquia
Nuestra Señora del Carmen (Cambuí-MG). www.padreflaviosobreiro.com

Un comentario para “¿Cómo celebrar la Palabra cuando no hay


sacerdote o diácono?”

1. GUILLERMO Dice:
15/10/2014 às 05:09

Necesitaba tener claro como se realiza la Liturgia de la Palabra por


un laico en ausencia de sacerdote.
Muchas gracias

Comentarios
Nombre (requerido)

e-mail (no será publicado) (requerido)

Sitio

Enviar Comentario

 Imprimir
 Correo electrónico
DESTAQUES
DEVOCIÓN
ENTREVISTAS
EVENTOS
FORMACIÓN
LINKS AMIGOS
LITURGIA DIARIA
MENSAJES DE LA SEMANA
MONSEÑOR JONAS
MÚSICAS
NOTICIAS
ORACIONES
PHN
PODCAST
PRÉDICAS
RECONOCIMIENTO PONTIFICIO
TESTIMONIOS
VIDEOS

Quem somos | Fale conosco | Faça parte desta família

© 2002 – 2018 Todos os direitos reservados.