Sei sulla pagina 1di 10

LA POBREZA EN LATINOAMERICA

La pobreza es un tema muy complejo y preocupante para toda la humanidad,


pues no solo es la reducción del bienestar individual y colectivo al privarse de
algunos bienes y servicios sino también como las limitaciones a las
necesidades más básicas como vivienda, salud, educación. Siendo asi uno de
los principales factores el crecimiento poblacional, urbanización sin límites,
grandes ciudades en crecimiento, cada vez hay más inmigrantes, tanto así que
las zonas agrícolas de los países se ven afectadas desencadenando la
disminución de los alimentos. Los desastres naturales de los países donde se
han producido terremotos, lluvias tsunamis, derrumbes que causan dolor,
tragedia, miseria en una población por ejemplo lo que sucedió en Haití. Otro
factor para nosotros importantes son los conflictos políticos y las ganas por el
poder, las personas dejan sus hogares todo para integrarse a grupos armados
y asi poder delinquir.

LA EVOLUCION DE LA POBREZA EN LATINOAMERICA.

La pobreza está creciendo. Según el último informe de la Comisión Económica


para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre el panorama social de América
Latina, la pobreza y pobreza extrema han ido aumentando en la región desde
el año 2014. Hasta esa fecha, la pobreza había disminuido de forma
progresiva desde 2002. Sin embargo, esa tendencia ha cambiado en los
últimos años.

Según la información más reciente de este organismo, el número de personas


pobres en América Latina en 2016 llegó a 186 millones (30,7% de la
población), y la pobreza extrema afectó a 61 millones de personas (10% de la
población).
En este contexto, el informe insiste en la necesidad de continuar fortaleciendo
las instituciones y políticas activas que contribuyan a seguir trabajando para
reducir la pobreza y extrema pobreza, y así evitar los retrocesos que se han
experimentado en los últimos tiempos. Para ello, la CEPAL aboga por la
contribución al aumento de los ingresos en los hogares de menores recursos, a
través del mercado laboral, y otras vías como sistemas de pensiones y
transferencias públicas.

LA POBREZA RURAL EN LATINOAMERICA

La pobreza es uno de los rasgos más persistentes de la sociedad


latinoamericana. Cerca de 60% de los habitantes rurales viven en condiciones
de pobreza o indigencia, proporción que se mantuvo casi constante en las
últimas dos décadas. Los años de crecimiento económico del decenio de 1990
apenas si permitieron reducir en dos puntos porcentuales la incidencia de la
pobreza rural, y es muy probable que ésta haya aumentado nuevamente a
causa del llamado quinquenio perdido de los últimos años. En suma, cerca de
80 millones de personas viven actualmente en las zonas rurales
latinoamericanas con un ingreso insuficiente para cubrir sus necesidades
elementales, y, de ellas, alrededor de 48 millones ni siquiera tienen lo necesario
para obtener una canasta básica de alimentos. Por lo demás, como es bien
sabido, la insuficiencia de los ingresos suele ir acompañada de carencias en
prácticamente todos los planos, como salud, educación, vivienda y servicios de
luz eléctrica o agua potable. Esta persistencia de la pobreza rural debe además
ser puesta en el contexto de una continuada emigración hacia zonas urbanas y
países fuera de la región, un gasto social y en infraestructura que aumentó en
casi todos los países, y un desempleo rural que, contrariamente a lo que
aconteció en las áreas urbanas, disminuyó desde un ya bajo 2.2% en 1990 a
1.3% en 1999. Es del todo evidente de que la pobreza rural es resistente a las
políticas convencionales diseñadas para disminuirla o eliminarla. Con el
propósito de estudiar aquellas estrategias que han sido más efectivas, la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
(FAO) elaboró el proyecto “Experiencias exitosas de combate de la pobreza
rural en América Latina”, que contó con el cofinanciamiento de la Comisión
Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y fue ejecutado en
conjunto con la Red Internacional de Metodologías de Investigación de
Sistemas de Producción (RIMISP). El proyecto tiene por objetivo examinar los
programas contra la pobreza rural llevados a cabo durante la década de 1990
en distintos países de América Latina, para seleccionar aquellos que han
arrojado mejores resultados y estudiar la posibilidad de adaptarlos a las
condiciones específicas de otros países. Con ese criterio, se escogieron nueve
experiencias exitosas de combate directo o indirecto de la pobreza rural,
correspondientes a seis países de América Latina: Chile, Colombia, Nicaragua,
Perú, México y Brasil.

LA POBREZA URBANA EN LATINOAMERICA

La pobreza urbana de los países en desarrollo se incrementa más que en las


áreas rurales debido a un crecimiento acelerado de la urbanización y la
migración del campo a la ciudad, por tanto, en América Latina la proporción de
personas que viven en pobreza urbana es más de 50%. Estas cifras pueden
registrar mayor aumento si se toma en consideración la pobreza desde una
perspectiva multidimensional .Es importante tratar este tema por considerarse
de los más recurrentes en la agenda global de Post-2015. Al mismo tiempo, el
papel de la ciudad surge cada vez más como un factor importante para lograr
un desarrollo sustentable. Por otra parte, las ciudades son espacios de
oportunidad en el sentido de que concentran las actividades económicas.
Además, la inversión en infraestructura urbana puede permitir un crecimiento
acelerado y la creación de empleos, así como la reducción de la pobreza.
Puede decirse que las zonas urbanas son sitios de transformación social y
lugares de innovación, interconectando con sus entornos naturales.

Así que antes de abordar el tema se definirá el concepto de pobreza y de


ciudad, respectivamente. El concepto de la pobreza se ha desarrollado a lo
largo de la historia, vinculando estrechamente los elementos políticos,
económicos y sociales de cada país, tales como la noción de desarrollo
económico y social, características territoriales y políticas sociales, entre otros;
mientras tanto, la pobreza viene no sólo de los factores individuales sino
también de las estructuras políticas y sociales. El uso de indicadores
multidimensionales de pobreza puede justificar esta tendencia y permitir un
análisis de la pobreza desde distintas perspectivas. En cuanto a la ciudad, el
mundo está experimentando mayor crecimiento urbano y las grandes ciudades
tienden a concentrarse en países en desarrollo; es decir, 54% de la población
mundial vive en ciudades , y sobre todo en los países de América Latina su
porcentaje registró un 79.6% en 2014.1 Esta urbanización excesiva produce
grandes anglomeraciones urbanas (megaciudades-megalópolis), y una enorme
transformación social, económica y ambiental durante las etapas de
industrialización y de globalización. En este proceso, cada vez más, las
ciudades generan problemas diversificados y complejos, tales como una
elevada concentración de la pobreza, de desigualdad y de ingobernabilidad.
Por tanto, el objetivo del presente artículo consiste en analizar la naturaleza de
la pobreza urbana comparada con la rural, ya que las características de ambas
muestran algunas diferencias significativas. Si bien existen vínculos entre las
zonas urbanas y rurales, es importante identificar los factores sociales,
económicos y geográficos asociados a la pobreza urbana de las principales
ciudades de América Latina. En términos generales la mayoría de los países
latinoamericanos entre 1940 y 1980 experimentó cambios significativos en la
economía y en la sociedad a través de políticas de sustitución de
importaciones. Así que se manifestó un aumento significativo de los estratos
medios y de los sectores asalariados, y hubo un mejoramiento de la
escolaridad y del acceso a servicios sociales. En consecuencia, a medida que
se intensificó el proceso de urbanización en América Latina la pobreza urbana
creció, de mostrando una relación estrecha con el modelo económico
impulsado e implicó la migración interna del campo a la ciudad. Desde esta
perspectiva el trabajo se enfoca al análisis de la pobreza urbana, sus
implicaciones económicas y territoriales, las intervenciones, así como las
políticas sociales desde una perspectiva multidimensional impulsadas en
América Latina. Se intenta que los resultados de este trabajo contribuyan a
formular e implementar políticas sociales apropiadas, y además repensar un
nuevo modelo de las ciudades en la era del desarrollo sustentable. En este
artículo se abordan las tres cuestiones principales para crear un marco
conceptual: a) ¿qué es la pobreza urbana?, b) ¿porqué persiste la pobreza en
la ciudad? y c) ¿cuáles son las virtudes y limitaciones de las políticas sociales
para enfrentar este problema? Con base en las tres cuestiones el artículo se
divide en cinco capítulos. Después de la introducción, el siguiente capítulo trata
del marco teórico conceptual de la pobreza urbana y se hace una revisión
acerca de su naturaleza, causas y consecuencias, comparada con la pobreza
rural. El tercer capítulo ofrece un panorama de las características y condiciones
de la pobreza urbana de América Latina. El cuarto capítulo lleva a cabo un
estudio sobre las políticas sociales desde la perspectiva multidimensional con
base en el marco teórico propuesto por Katzman. Finalmente, con base en los
puntos señalados, se trata de proponer políticas sociales, no sólo para superar
la pobreza urbana sino también para lograr una inclusión social de conjunto de
la ciudadanía, de manera que puedan construirse y establecer estrategias para
implementar programas efectivos desde el enfoque del desarrollo sustentable
para la nueva era de Post-2015. Marco teórico y definiciones: pobreza en las
ciudades Respecto a la concepción de la pobreza no existe un acuerdo
concordante; sin embargo, en términos generales, la pobreza ha sido entendida
económicamente como la falta de ingresos e insuficiencia de consumo de las
personas o familias. Pero cada vez más la pobreza es considerada como
resultado de un proceso complejo derivado de factores políticos, económicos y
sociales, a la vez que la pobreza es un fenómeno que se puede medir y
analizar desde distintas perspectivas y diversos valores.

El análisis de la pobreza se realiza a través de una perspectiva


multidimensional, empleando de modo complementario las mediciones
económicas. El filósofo y economista bengalí Amartya Sen define la pobreza
como una consecuencia de la privación de las capacidades básicas que
impiden a las personas tener la oportunidad de evitar el hambre y la
desnutrición, y además el acceso a educación y derechos políticos . En la
actualidad, esta manera de definir la pobreza desde la perspectiva
multidimensional ha dado lugar al surgimiento de la concepción de “la nueva
pobreza”. Es decir, la pobreza debe ser analizada en diversos factores, como la
exclusión social, cultural, psicológica y espacial. Por otra parte, la medición de
la pobreza basada solamente en los recursos económicos es insuficiente, ya
que no brinda información sobre las cosas que las personas pueden hacer o
hacen con estos medios. Por tanto, Spicker la identifica con once categorías:
necesidad, estándar de vida, insuficiencia de recursos, carencia de seguridad
básica, falta de titularidades, privación múltiple, exclusión, desigualdad, clase,
dependencia y padecimiento inaceptable. También se pueden mencionar casos
de países como Colombia y México, donde para Colombia, a partir de 2011, el
índice de la pobreza multidimensional incluía cinco dimensiones y quince
variables relacionadas con las condiciones educativas del hogar, de la infancia
y la adolescencia, la salud, el empleo, el acceso a servicios básicos,
condiciones de vida en el hogar. En México, por su parte, desde 2010 se
adoptaban dos dimensiones como derechos (carencias) y bienestar (ingresos);
la medición de los derechos se hace con seis indicadores: el rezago educativo,
el acceso a la salud, el acceso a la seguridad social, la calidad de la vivienda,
los servicios básicos de la vivienda y el acceso a la alimentación. En
consecuencia, las causas de la pobreza urbana son múltiples, en sentido de
que no se origina únicamente de factores económicos sino también de la falta
de posibilidades y oportunidades que puedan disfrutarse en una vida digna.
Desde esta perspectiva, este artículo se enfoca a definir la pobreza como la
insuficiencia y falta de los ámbitos relacionados con los indicadores
multidimensionales
Ahora bien, ¿cómo se puede definir la ciudad? El umbral mínimo de la
población para referirse a las zonas urbanas varía y depende de países; sin
embargo, las zonas urbanas se caracterizan típicamente por una alta densidad
de población y por las estructuras de actividades económicas. La ciudad puede
entenderse como un lugar de concentración de fuerzas productivas, como la
producción, acumulación y concentración del capital físico, donde además se
conforman organizaciones y redes sociales. En la actualidad, conforme al
proceso de la globalización, aparecen nuevos fenómenos, como la aceleración
expansiva hacia la periferia y la innovación de la ciudad. Tomando en
consideración la redefinición del concepto de la pobreza y de las ciudades,
puede decirse que las zonas urbanas y rurales son distintas. En especial la
pobreza urbana es un reflejo de la evolución de la sociedad, demostrando una
relación estrecha con el proceso del desarrollo económico y con la migración
interna. En consecuencia, para hacer frente a la pobreza urbana las políticas
sociales deben ser distintas, en el sentido de satisfacer las necesidades de las
diferentes clases de pobres y de reflejar la pobreza de carácter crónico o
transitorio. En el cuadro 1 se presenta una comparación de las características
principales de las zonas rurales y urbanas.

REALIDAD SOCIAL
Es un concepto con varios significados. En este caso, nos interesa quedarnos
con su aceptación como la posición, la ubicación o el estado de algo o de
alguien. Social, por su parte, es un objetivo que se vincula a la sociedad una
comunidad de individuos.

La noción de situación social, de este modo, se vincula a la posición que ocupa


una persona en la sociedad. En otras palabras, la idea hace referencia al
estado del sujeto respecto al contexto o al entorno.

La situación social de una persona, una familia o una comunidad, por lo tanto,
depende de diversos factores que inciden en la calidad de vida, la posibilidad
de desarrollo, estos factores forman parte del medio en el cual los sujetos
viven.

También es posible analizar la situación social de un país. En una nación cuya


tasa de desempleo se sitúa en el 2%, el 99,4% de la población esta
alfabetizada y existen servicios sanitarios de calidad y gratuitos, la situación es
favorable para el progreso de la población.

RAZONES DE LA POBREZA
La pobreza es una epidemia que afecta a millones de personas en nuestro
planeta. En el mundo, 1.400 millones de personas sufren pobreza extrema y
casi 900 millones sufren hambre, no tienen acceso al agua potable y a otros
servicios básicos como la salud y la educación.

Según Naciones Unidas, hay 836 millones de personas que siguen viviendo en
situación de pobreza extrema. Hombres, mujeres, niños y niñas siguen
sufriendo por hambre o malnutrición y viven en entornos donde la exclusión y la
discriminación son protagonistas. ¿No crees que ya es hora de promover la
igualdad?

Diferentes instituciones han estudiado las causas de la pobreza. Sin embargo,


hay que tener en cuenta que cada territorio y situación es diferente, con lo cual
hablar de la casuística general es más que complejo. Manos Unidas, Colectivo
de Potenciación Comunitaria, Pobreza Mundial o EuroSur hacen un estudio de
algunas de las causas de esta situación en el mundo. De esta manera, se
considera que las causas históricas de la pobreza son el colonialismo, la
guerra, la esclavitud y las invasiones. Es decir, la situación de pobreza que vive
una parte de la población mundial, especialmente en los países del sur, es un
fenómeno que se fue desarrollando durante diferentes periodos de la historia.

CORUPCION: Impide o merma la asignación de recursos


hacia servicios sociales de los que se beneficiaría la
población. Los recursos destinados a aspectos sociales
pasan muy a menudo a manos privadas que los utilizan
para su propio beneficio, lo que provoca que no haya un
reparto equitativo en la sociedad.
CAMBIO CLIMATICO: Las sequías son la causa más común de la escasez
de alimentos. Cada vez más tierras fértiles sufren de erosión, salinización y
desertificación. La deforestación a manos de los humanos causa una
erosión acelerada lo cual dificulta la cosecha de alimentos.

ENFERMEDADES Y HEPIDEMIAS: Aunque se puede considerar también


una consecuencia del bajo nivel económico de una sociedad, una población
enferma es menos productiva y por tanto se crea un empobrecimiento mayor
de sus miembros. En realidad, este es un círculo cerrado en el que la falta
de recursos provoca la falta de medicación y la enfermedad no permite que
un territorio se desarrolle económicamente. Por eso es tan importante que
los países del primer mundo se preocupen por abastecer con los
tratamientos necesarios a quienes más lo necesitan.

DESIGUALDADES EN EL REPARTO DE RECURSOS: Hablamos en

este caso de capital, infraestructuras o recursos. A


veces, no todos los miembros de usa sociedad pueden
utilizar por igual este tipo de recursos, lo que puede
derivar directamente en una situación de pobreza.

CRECIMIENTO DE LA POBLACION: En el año 2011 la población mundial


era de 7.000 millones de personas. Ahora, la previsión es que en el año
2050 aumente hasta rebasar los 9.000 millones, según el Fondo de
Población de la ONU. Este crecimiento exponencial del número de
habitantes del planeta inevitablemente contribuirá al aumento de situaciones
de desigualdad si no tomamos medidas para poner freno a las causas que
provocan la pobreza en el mundo.

CONFLICTOS ARMADOS: Las guerras obligan a la población a


desplazarse fuera de su lugar de residencia o a vivir refugiada en países
vecinos. Pierden su hogar, su vivienda, su trabajo. Dejan atrás sus
pertenencias para luchar por lo más preciado, la vida. La contienda daña las
infraestructuras, limita los suministros básicos como el agua o impide que se
cultiven los campos, obligando a realizar trabajos de rehabilitación o
reparación y evitando que haya cosechas, con el agravante de que les roba
a las personas sus derechos.

DISCRIMINACION DE GÉNERO: La falta de igualdad entre sexos impide la


plena participación de la mujer dentro de la sociedad, limita sus
oportunidades de desarrollo o el acceso a los recursos y perpetúa la
pobreza. La brecha de género a nivel educativo, salarial o en el acceso a
puestos de responsabilidad, son ejemplos de esta desigualdad.