Sei sulla pagina 1di 247

~1~

~2~
Christopher Hansard

El Enfoque Tibetano del


Pensamiento Positivo

Cómo lograr una existencia

más completa y equilibrada

Amat Editorial

~3~
~4~
Este libro está dedicado a todas aquellas personas que
han descubierto que los pensamientos son los que crean
su mundo y a aquellas personas que han emprendido
el camino hacia el autoconocimiento. Asimismo me
gustaría dedicárselo a la Escuela del Tesoro del Norte
de la tradición tibetana bön.

A título personal, está dedicado a mi esposa, Silvia,
y a mi hija, Flavia.

~5~
~6~
Indice
Introducción:: Corazón ardiente............................................................................ 9

1.  El poder del pensamiento                                                                              
 
.............................................................................
    17
           

2.  Los nueve momentos clave en la vida                                                          
 
.........................................................
    43
           

3.  Su trabajo cotidiano                                                                                       
 
......................................................................................
    65
          

4.  El verdadero valor del dinero         
 
.......
 ..............................................................
                                                               
      89
           

5.  Reforzar las relaciones                                                                                  
 
.................................................................................
    111
        

6.  El poder del amor                                                                                           
 
.........................................................................................
    139
        

7.  Bienestar total                                                                                               
 
.............................................................................................
    167
        

8.  El goce de la libertad                                                                                     
 
....................................................................................
    197
        

9.  Ayudar a los demás                                                                                        
 
.......................................................................................
    219
        

 10. El mundo como pensamiento único                                                               
 
..............................................................
    235
       

~7~
~8~
Introducción
Corazón ardiente

Para   los   antiguos   practicantes   tibetanos   de   la   disciplina   espiritual   y   religiosa


conocida   como   «bön»,   el   pensamiento   positivo   era   una   capacidad   que   ha­
bía   que   aprender   y   practicar   a   diario   para   poder   crear   una   vida   más   plena   y
próspera.
Las   enseñanzas   bön   explican   que   el   uso   adecuado   de   la   energía   de   pen­
samiento   es   la   clave   para   dotarse   de   fuerza,   para   poder   entender   y   transfor­
mar   la   naturaleza   de   la   energía   que   crea   nuestro   propio   pensamiento   y
convertirla   en   lo   que   denominan   «corazón   ardiente».   Este   fuego   es   la   esen­
cia   transformada   de   energía   de   pensamiento   que   espera   ser   utilizada   ade­
cuadamente   a   través   de   nuestras   emociones,   intenciones   y   acciones   y   que
gracias a su poder puede hacer milagros cotidianos en nuestras vidas.

Los   practicantes   de   bön   creían   que   su   sabiduría   debía   ser   accesible   a


todo   el   mundo   y,   sin   duda,   los   principios   que   desarrollaron   hace   miles   de
años   son   tan   válidos   y   efectivos   en   la   actualidad   como   lo   eran   entonces.   Por
esta   razón   he   decidido   escribir   este   libro.   Tras   recibir   formación   durante
27   años   para   conocer   y   entender   la   sabiduría   guiadora   de   esta   gran   ense­
ñanza,   he   decidido   transmitir   el   conocimiento   que   puede   ayudar   a   los   de­
más a transformar también sus vidas.
La   mayoría   de   este   conocimiento   es   sencillo   y   directo.   Todos,   seamos
como   seamos,   vivamos   donde   vivamos   o   hagamos   lo   que   hagamos,   pode­
mos   aprovechar   la   información   de   este   libro   y   utilizarla   para   dar   un   giro   po­
sitivo   en   nuestras   vidas.   Los   principios   del   pensamiento   positivo   de   bön
pueden   aplicarse   a   las   principales   áreas   de   la   vida   para   aportar   claridad,   vi­
sión, éxito, abundancia y felicidad.
A   lo   largo   del   libro   ofrezco   ejercicios   prácticos   y   sencillos   basados   en   an­
tiguos   rituales   bön   que   le   ayudarán   a   transformar   cualquier   área   de   su   vida.
A pesar de que algunos puedan parecer extraños o poco usuales para las

~9~
personas   occidentales,   todas   son   formas   efectivas   para   dar   un   giro   en   la
vida, tanto interior como exterior.
A   medida   que   avance   en   la   lectura   del   libro   irá   cobrando   mayor   entendi­
miento   sobre   los   procesos   de   pensamiento,   la   naturaleza   del   pensamiento
adecuado   y   cómo   utilizar   el   «corazón   ardiente»   en   su   vida   a   diario.   Apren­
derá   a   valorar   la   inmensidad   que   posee   su   propia   energía   de   pensamiento   y
cómo   lograr   el   equilibrio   entre   las   reacciones   viscerales   y   el   pensamiento
intelectual que respalda todas sus acciones y deseos.
Los   antiguos   tibetanos   supieron   entender   que   la   forma   de   pensar   afecta
a   todo   lo   que   hacemos.   Por   eso   al   aprender   cómo   pensar   adecuadamente
somos   capaces   de   crear   nuevas   formas   de   vida   mucho   más   ricas   emocional
y espiritualmente, además del éxito material.

ENTONCES, ¿QUÉ SON LAS ENSEÑANZAS BÖN?

Durante   1.200   años,   hasta   la   invasión   del   Tíbet   por   parte   de   China   en
1959,   el   budismo   fue   la   religión   predominante   en   el   Tíbet.   En   la   actualidad
sigue siendo la religión que la mayoría del mundo asocia con el Tíbet.
Sin embargo, mucho antes de que el budismo se asentase, había otro sistema
cultural   y   espiritual   que   se   impartía   en   la   región.   El   bön   es   una   tradición
que   empezó   hace   1.000   años   y   que   era   predominante   en   Asia   Central
y   en   el   Tíbet   durante   toda   esa   época.   Las   enseñanzas   bön   son   menos   cono­
cidas   que   las   budistas,   pero   incluso   en   el   Tíbet   de   hoy   en   día   hay   miles   de
personas   que   practican   bön   y   también   hay   muchos   otros   seguidores   repar­
tidos por todo el mundo.
El   budismo   suplantó   al   bön   durante   un   tiempo   de   inquietudes   y   cam­
bios   sociales   en   el   Tíbet   y   ambas   religiones   coexistieron   pacíficamente   du­
rante   algunos   años.   Sin   embargo,   al   cabo   de   un   tiempo   algunos   budistas
empezaron   a   perseguir   a   los   practicantes   de   la   religión   bön   de   modo   que
los   miembros   de   esta   comunidad,   para   evitar   un   mayor   derrame   de   sangre,
cayeron   en   algunas   de   las   trampas   del   budismo.   De   esta   forma   se   desarrolló
lo   que   se   denomina   el   «bön   reformado»,   y   sus   seguidores   se   conocen   como
«bön­pos».
La   búsqueda   de   la   virtud,   la   compasión   y   la   sabiduría   es   la   misma   para
budistas   y   Bön­pos;   no   hay   grandes   diferencias   entre   ellos   y   su   santidad,   el
Dalai Lama, ha reconocido el papel crucial e irreemplazable de la religión

~ 10 ~
bön   en   la   creación,   definición   e   influencia   de   la   cultura   tibetana.   De   he­
cho,   el   quinto   Dalai   Lama   una   vez   dijo   que   era   budista   por   naturaleza,   pero
bön en el corazón.
A   pesar   de   la   emergencia   de   bön­pos,   las   enseñanzas   originarias   de   la   re­
ligión   bön   siguieron   estando   vivas   y   pasaron   a   conocerse   como   el   bön   de
los   Ngagpas.   En   esta   tradición   es   en   la   que   he   recibido   enseñanzas.   Mi   pro­
fesor,   Urgyen   Nam   Chuk,   era   un   Ngagpa,   una   persona   de   alto   calibre   espi­
ritual.   Era   un   experto   en   yoga   tántrico   y   un   lama,   o   profesor   religioso,   ade­
más   de   un   doctor   especializado   en   medicina   bön.   También   era   un   chamán
y   un   mago.   No   se   trataba   de   uno   de   los   chamanes   del   Himalaya   que   gana­
ron   su   reconocimiento   al   «superar»   a   los   dioses   en   trance,   sino   de   un   cha­
mán   que   se   formó   en   un   tipo   de   conocimiento   especializado   y   que,   por
consiguiente,   fue   capaz   de   practicar   magia.   Los   hombres   como   él   eran   los
Merlines del Tíbet: curadores místicos, mágicos y señores de milagros.
Los   Ngagpas,   que   eran   identificados   por   llevar   el   pelo   largo,   a   menudo
en trenzas apelmazadas, cuidaban de sus comunidades. Llevaban a cabo rituales
de   nacimiento,   de   enlaces,   funerales,   divinidades   y   rituales   también
para   la   protección   y   el   beneficio   de   la   comunidad,   incluyendo   el   control   de
la cosecha y el tiempo. También ejercían justicia.
Urgyen   Nam   Chuk   provenía   del   clan   Nam   o   «cielo»,   originario   del   lago
Baikal,   en   Siberia,   población   asentada   en   el   Tíbet   desde   hacía   1.000   años.
No   obstante,   antes   de   su   emigración   definitiva,   habían   migrado   regularmente
entre   el   lago   Baikal   y   el   Tíbet   y   se   habían   integrado   en   la   mitología
tibetana y en la estructura social.
Los   miembros   del   clan   Nam   eran   famosos   por   sus   dotes   médicas,   por   sus
enseñanzas   espirituales   y   sus   poderes   psíquicos   y   además   habían   conseguido
gran   influencia   en   reyes   y   jefes   tribales   de   Asia   Central   y   del   Himalaya.
Casi   30   años   antes   de   la   invasión   del   Tíbet   por   parte   de   China   un   anciano
miembro   del   clan   Nam   ya   anticipó   la   invasión   y   el   clan,   que   había   advertido
a   los   dirigentes   del   Tíbet   de   lo   que   podría   ocurrir,   abandonó   el   país.   Después
se   asentaron   en   ciudades   indias,   adaptándose   a   aspectos   característicos
de la cultura india y occidental.
Para   mantener   vivas   sus   enseñanzas,   algunos   Ngagpas   del   clan   fueron
elegidos   para   viajar   a   partes   lejanas   del   mundo   en   busca   de   algunas   personas
que   pudiesen   ser   formadas   para   continuar   su   sabiduría   y   sus   tradiciones.
Con   la   práctica   del   bön,   gente   de   otras   razas   y   culturas   no   quedaron
excluidas de estas enseñanzas si eran consideradas aptas espiritual e inte­

~ 11 ~
lectualmente.   Para   encontrar   a   esos   candidatos,   los   Ngagpas   utilizaron   un
complejo y profundo sistema astrológico que les indicaba hacia dónde debían
dirigirse y a quién debían buscar.
* * *

Un   día,   cuando   tenía   cuatro   años,   mis   padres   me   llevaron   a   la   playa.


Cuando   consideraron   que   ya   debíamos   volver   a   casa   me   llamaron,   pero   yo
no   quería   salir   del   agua.   Todo   el   día   había   tenido   la   impresión   de   que   me
iba   a   ocurrir   algo   importante   y   que   iba   a   conocer   a   alguien.   Estuve   mirando
las gaviotas y a la gente que buscaba mejillones en las rocas y me hacía el re­
molón cuando mis padres me pedían que volviese hasta la toalla.
«Tengo que quedarme para conocer a mi maestro», les dije.

Cuando   arrastraba   los   pies   con   resignación   obedeciendo   a   mis   padres,


levanté   la   mirada   y   allí   estaba   el   maestro.   Me   sonrió   y   detrás   de   él   apareció
un   arcoiris.   Urgyen   Nam   Chuk   se   presentó   a   mis   padres   y   les   explicó   que
representaba   a   una   tradición   espiritual   y   médica   tibetana   que,   utilizando
un   sistema   astrológico,   había   sugerido   que   yo   podría   ser   un   candidato   para
sus enseñanzas.
Mis   padres,   claramente   sorprendidos,   se   quedaron   sin   habla,   pero   escucha­
ron al maestro y estuvieron de acuerdo en que se reuniese conmigo otra vez.
Mis   padres   estaban   al   corriente   de   las   enseñanzas   y   creencias   tibetanas
sobre   la   reencarnación   de   los   maestros   espirituales,   pero   Urgyen   les   expli­
có   que   no   me   veía   como   uno   de   esos   maestros,   sino   como   una   persona   con
capacidades   especiales   que   podría   estar   relacionada   con   la   medicina,   la   cu­
ración   y   la   espiritualidad   de   la   tradición   bön.   Desde   esa   perspectiva   yo   po­
seía   una   extraña   conciencia   que   necesitaba   recibir   formación.   No   tenía
que   ser   considerado   como   alguien   perfecto   o   especial   ni   tenían   que   hacer­
me creer que lo era.
Después   de   varios   encuentros,   mis   padres   estuvieron   de   acuerdo   en   que
Urgyen   me   enseñase,   siempre   y   cuando   yo   quisiese.   Primero   tenía   que   pa­
sar   una   serie   de   pruebas   para   determinar   si   el   proceso   astrológico   era   co­
rrecto   y   si   era   realmente   apto.   Después,   Urgyen   empezó   sus   enseñanzas,
que continuarían durante los siguientes 23 años.
Aunque   sólo   tenía   cuatro   años   cuando   empecé,   estaba   muy   contento   de
que   fuese   mi   maestro.   Sus   enseñanzas   eran   agradables,   hacía   que   las   leccio­
nes fuesen divertidas y que yo las entendiese.

~ 12 ~
Fui   a   un   colegio   normal,   pero   antes   y   después   del   colegio,   los   fines   de   se­
mana y las vacaciones iba a casa de Urgyen para recibir lecciones. Los Ngagpas
son   libres   de   casarse   y   de   hecho   se   casan   por   amor.   La   mujer   de   Urgyen,
Tamdin,   pertenecía   a   una   famosa   familia   de   maestros   budistas   y   el   hecho
de   que   Urgyen   y   Tamdin   fuesen   capaces   de   practicar   sus   religiones   uno   al
lado   del   otro   con   armonía   durante   muchos   años   es   la   confirmación   de   los
lazos   que   unen   el   budismo   y   el   bön.   Urgyen   contaba   con   medios   financie­
ros   independientes,   proporcionados   por   su   clan,   y   cuando   no   me   enseñaba
a   mí   impartía   tratamientos   médicos   a   cualquier   persona   que   lo   necesitase   y
también   trabajaba   para   ayudar   a   los   refugiados   tibetanos   en   otras   partes   del
mundo.
En muchos aspectos yo era un chico normal. Jugaba con mis amigos, trepaba por
los   árboles   y   me   magullaba   las   rodillas.   De   vez   en   cuando   me   harta­
ba   de   las   lecciones   y   decidía   saltármelas.   Urgyen   nunca   se   enfadaba   por   eso
y esperaba pacientemente a que decidiese volver, algo que siempre ocurría.
El   maestro   siempre   me   enseñaba   oralmente.   Nunca   escribía   nada,   sino
que   me   explicaba   cosas   que   después   yo   aprendía   y   repetía.   Cuando   era
muy   pequeño   me   enseñaba   principios   y   ejercicios   muy   sencillos.   Después,
cuando   ya   pasé   la   pubertad,   me   inició   en   caminos   más   profundos   de   cono­
cimiento basados en el poder del pensamiento adecuado.
Me   hacía   pruebas   sobre   ese   conocimiento   con   exámenes   orales,   pero
también   esperaba   a   que   yo   experimentase   físicamente   lo   que   él   me   enseña­
ba,   para   que   conociese   las   enseñanzas   en   cuerpo   y   mente.   Me   trataba   con
ternura   y   cariño,   y   nunca   recurría   al   enfado   o   a   la   disciplina   dura.   La   tradi­
ción   de   la   que   provenía   prohibía   pegar   a   los   niños,   así   que   él   me   trataba
con respeto.
Las   enseñanzas   básicas   de   Urgyen   fueron   las   Doce   Enseñanzas   del   Bön,
la   primera   y   más   antigua   clasificación   del   bön.   En   esas   Doce   Enseñanzas   se
aprende   a   lograr   el   equilibrio   espiritual   y   el   conocimiento   al   trabajar   con
las   fuerzas   primarias   y   las   energías   de   pensamiento   de   la   naturaleza.   Cada
una   de   las   Doce   Enseñanzas   está   basada   en   el   uso   apropiado   del   pensa­
miento   y   en   la   energía   de   pensamiento   para   transformar   tanto   el   mundo
interior como el exterior, la mente, los pensamientos y la conciencia.
Estas   enseñanzas,   que   sólo   pueden   ser   impartidas   por   un   maestro,   lle­
van   al   pupilo   a   experimentar   profundos   sentimientos   de   cariño   y   de   inte­
gración   personal.   Muchas   más   enseñanzas   sucedieron   a   estas   doce   y   así
llegué a conocer la base del conocimiento llamado «Gozhi Dzonga». El eje

~ 13 ~
de   todas   estas   enseñanzas   era   el   principio   de   la   energía   de   pensamiento
que se produce dentro de nosotros y en el mundo que nos rodea, y del gran
poder que tiene para cambiar, para originar creatividad y curación.
* * *

Cuando   cumplí   27   años,   mi   educación   con   Urgyen   ya   había   finalizado.


Me   había   enseñado   todo   lo   que   necesitaba   saber   y   poco   después   falleció.
Estuve   profundamente   afectado   por   su   pérdida   y   llevé   a   cabo   los   rituales
apropiados   para   el   fallecimiento   de   un   maestro   en   un   lugar   consagrado   en
lo alto de la montaña Pihanga en Nueva Zelanda.
Cuando   acabaron   los   rituales,   que   duraron   49   días,   me   sentí   muy   solo
hasta   que   vi   a   Jamma,   la   Madre   Afectuosa   bailando   ante   mí.   Ella   es   una   de
las   grandes   divinidades   femeninas   de   la   compasión   en   la   tradición   bön   y
transforma   todo   tipo   de   obstrucciones   para   encontrar   un   camino   indivi­
dual   que   guíe   a   la   persona   a   unos   estados   más   elevados   de   desarrollo   men­
tal.   Cuando   la   vi,   todas   las   enseñanzas   de   Urgyen   se   movieron   dentro   de   mí
y   me   dieron   la   fuerza   suficiente   para   recordar   que   me   había   convertido   en
un Ngagpa.
El   acto   final   de   despedida   hacia   Urgyen   fue   poner   su   timbal   dentro   de
un   ritual   especial   de   fuego,   viendo   cómo   se   quemaba,   cubierto   en   enebro,
una   planta   con   poderosas   propiedades   purificantes.   Cuando   una   ráfaga   de
viento   repentina   se   llevó   con   fuerza   la   esencia   del   timbal   vi   a   mi   maestro   vo­
lando   con   su   timbal   alrededor   de   la   montaña   sagrada   Bon­ri   en   el   sureste
del   Tíbet,   rindiendo   sus   respetos.   El   arcoiris   irrumpió   en   el   cielo   y   el   sol   y   la
luna iluminaron con sus rayos el paisaje.
En   la   mitología   tibetana   los   Ngagpas   a   menudo   vuelan   por   el   aire   con   sus
timbales.   Cuando   contemplé   la   escena   supe   que   todo   iría   bien.   Empecé   a   des­
cender la montaña, mostrándole mis respetos por última vez.
* * *

Era   libre   para   hacer   lo   que   quisiese   con   el   conocimiento   que   había   ad­
quirido.   Urgyen   no   me   había   impuesto   norma   alguna   y   sencillamente   me
pidió   que   utilizase   mi   conocimiento   de   la   forma   que   me   pareciese   correcta.
Durante   los   siguientes   años   a   su   muerte,   viajé,   practiqué   la   medicina   tibeta­
na y esperé a que surgiese un camino adecuado en mi vida.
Por   último   llegué   a   Gran   Bretaña   y   me   establecí   en   el   Centro   Médico
Eden en la calle KIng's Road de Londres, donde practiqué medicina tibeta­

~ 14 ~
na   junto   con   un   grupo   de   practicantes   tanto   ortodoxos   como   complemen­
tarios que se fueron uniendo al equipo a lo largo de los años.
Estaba   encantado   de   haber   creado   un   centro   de   curación   al   que   la   gen­
te   pudiese   acudir   en   busca   de   sanación   física,   espiritual   y   emocional.   Sin
embargo,   sentía   que   había   algo   más   que   tenía   que   hacer,   así   que   empecé   a
escribir   el   conocimiento   que   había   ido   adquiriendo   durante   mis   años   de
formación   para   que   pudiese   ser   utilizado   por   cualquier   persona   que   desea­
se beneficiarse.
Esta   obra, El enfoque tibetano del pensamiento positivo,  examina   en   profun­
didad   los   aspectos   de   las   enseñanzas   y   creencias   bön.   El   uso   de   la   curación   y
medicina   tibetana   se   ve   reforzado   por   el   uso   de   la   energía   de   pensamiento
positiva.   El   uso   de   estos   antiguos   principios   efectivos   y   sabios   puede   provo­
car   un   giro   en   la   vida   de   las   personas.   El   arte   tibetano   del   pensamiento   po­
sitivo   es   una   gran   fuerza   para   hacer   el   bien   en   el   mundo   que   puede   com­
prenderse, disfrutarse y compartirse.

~ 15 ~
~ 16 ~
1
El poder del pensamiento

Cada   gota   de   lluvia   que   cae   contiene   un   pensamiento   en   su   interior   listo


para   romper   su   estado   aletargado.   Cada   hoja   que   cae   en   el   invierno   o   cada
flor   que   se   abre   en   primavera   también   alberga   el   nacimiento   de   innumera­
bles   pensamientos.   El   poder   infinito   del   pensamiento   está   en   cada   criatura,
en   cada   planta   y   objeto   del   mundo   que   nos   rodea.   Desde   el   primer   latido
de   nuestro   corazón   en   el   momento   de   nacer   hasta   nuestro   último   suspiro
con   la   muerte,   se   forman   todos   nuestros   deseos   y   se   dirigen   nuestras   accio­
nes inconscientes, guiándonos hacia un mayor conocimiento personal.
El   poder   del   pensamiento   es   inmenso.   Con   un   sencillo   esfuerzo   y   direc­
ción   mental   se   puede   abrir   la   mente   a   unos   recursos   infinitos   de   energía   de
pensamiento.   Tener   conexión   con   esta   energía   de   pensamiento   abre   un   ca­
mino   hacia   una   profunda   realidad   espiritual   y   material   que   puede   reportar
éxito   financiero,   emocional   y   espiritual.   El   verdadero   pensamiento   cambia
la vida, la de usted y la de los demás.
Aun así, mucha gente no tiene ni idea de que este gran recurso está a su dis­
posición.   Muchas   veces   se   sienten   inútiles   y   frustrados   y   buscan   significado
en   un   mundo   externo   a   ellos   mismos,   sin   ser   conscientes   del   enorme   poten­
cial que hay en su interior. No se dan cuenta de que gran parte de lo que creen
que   son   sus   pensamientos   no   son   nada   más   que  ecos   de  reacciones   instintivas
hacia su entorno y el resto de la gente. Existe una diferencia abismal entre los
pensamientos   reactivos,   que   pueden   ocupar   fácilmente   la   mente   la   mayoría
del tiempo, y los pensamientos originales, que están llenos de energía.
La   vida   se   ve   afectada   por   el   pensamiento   inadecuado.   Su   futuro   puede
verse   alterado   por   pensamientos   informales   o   por   poderosas   emociones.   Al
ver   y   entender   qué   cursos   de   pensamientos   fluyen   en   su   interior   y   al   contro­
lar   su   pensamiento,   será   capaz   de   empezar   a   eliminar   aquellos   que   le   atra­
pan   o   que   le   hacen   sufrir   y   elegirá   pensamientos   que   le   hagan   feliz   y   que   le
aporten bienestar a su cuerpo, mente y vida.

~ 17 ~
Saber   cómo   pensar   crea   gran   poder   personal.   Proporciona   una   visión
compasiva ante el mundo y despierta la energía interior y exterior. También
le   permite   descubrir   el   significado   más   profundo   de   la   vida   de   forma
que pueda vivir del modo que siempre ha deseado.
La   capacidad   para   dominar   el   poder   de   pensamiento   fue   desarrollada
por   los   antiguos   tibetanos   en   tiempos   previos   al   budismo.   Ellos   tenían   la
mayoría   de   los   problemas   que   tenemos   hoy   en   día   y,   gracias   a   la   cultura
bön,   descubrieron   técnicas   con   las   que   crear   una   vida   mucho   más   plena   y
gratificante al transformar su pensamiento. Forma parte de un sistema llamado 
"el
Camino   del   Shen   del   Cha»   y   a   partir   de   ahí   se   desarrolló   el   arte   tibetano
del pensamiento positivo, una mezcla de sabiduría práctica y conocimiento 
espiritual diseñado para fomentar la felicidad.
      Este arte del pensamiento positivo está vivo en todo el mundo en la actualidad 
y   sigue   surtiendo   el   efecto   que   tenía   hace   miles   de   años.   A   través   de
una  serie  de sencillas  meditaciones  y ejercicios  intentaré  explicar  a  los  lectores 
cómo   iniciarse   en   esta   experiencia   y   dominar   las   olas   de   pensamiento
que apenan al mundo para transformarlas  en energía y conseguir una plenitud
personal, material y espiritual. Gracias al poder del pensamiento adecuado podrá
eliminar las pautas de pensamiento negativas, transformar sus emociones y desa­
rrollar formas efectivas y distintas de pensamiento.
* * *

«Uno es lo que piensa.»

Las   palabras   de   mi   maestro   estaban   suspendidas   en   el   aire   del   atardecer.


Estábamos   sentados   sobre   el   monte   Pihanga,   en   el   centro   de   la   Isla   Norte
de   Nueva   Zelanda   mirando   al   lago   Rotoponamu   a   medida   que   el   cielo   iba
pasando de un tono bronce a un tono más oscuro.
«El   pensamiento   lo   dirige   todo»,   dijo.   «La   gente   se   enorgullece   de   la
forma   de   pensar,   pero   en   realidad   es   el   pensamiento   el   que   mueve   a   la   gen­
te.   Nuestros   pensamientos   crean   nuestra   vida,   nos   hacen   estar   tristes,   feli­
ces   o   tener   éxito.   Nuestros   pensamientos   pueden   influir   en   el   planeta   a   tra­
vés   de   las   acciones   que   llevemos   a   cabo.   Los   pensamientos   libres   se   unen
como   las   nubes   en   el   cielo,   juntándose   los   buenos   con   los   buenos   y   los   ma­
los con los malos.»
Escuché   sus   palabras   con   atención.   Durante   años   había   estado   aprendiendo
sobre   el   camino   bön   que   conduce  al  desarrollo   y  sobre  cómo  utilizar  la  energía
del pensamiento para curar, proteger y superar obstáculos. Esa tarde estaba

~ 18 ~
preparándome para un antiguo ritual bön de renacimiento. Tenía 14 años y es­
taba ilusionado porque el maestro hubiese considerado que ya estaba listo para
el ritual, pero también estaba nervioso porque no sabía qué me esperaba.
Me   metí   en   un   agujero   a   unos   metros   bajo   tierra   con   un   tubo   para   respi­
rar   y   después   me   echó   tierra   encima.   Enterrado   en   vida,   permanecí   en   la
oscuridad   12   horas   mientras   mi   maestro   llevaba   a   cabo   ceremonias   especia­
les para transformar mi mente y mi cuerpo.
Mientras   estaba   tumbado,   quieto   y   pasando   frío   en   la   oscuridad   vi   y   me
enfrenté   a   la   naturaleza   de   mi   propia   negatividad.   En   esas   12   horas   mi   men­
te   y   mi   cuerpo   experimentaron   una   especie   de   muerte.   En   ese   estado   sentí
las  sombras   y  la  luz,  la   bondad   y  la  maldad,  la  corrupción   y  la  inspiración   de
la   naturaleza   humana   que   provenían   de   la   energía   de   pensamiento.   A   me­
dida   que   me   enfrentaba   a   mis   pensamientos   negativos,   iba   viendo   una   luz
cada vez más clara, más impoluta y pura.
Desde   lo   más   profundo   de   mi   interior   sentí   el   poder   del   pensamiento   y   el
poder   de   la   vida.   Allí,   enterrado   con   los   gusanos,   estaba   superando   la   antigua
ceremonia   bön,   descubriendo   que   el   pensamiento   verdadero   crea   y   rehace
cada   parte   de   nosotros,   segundo   a   segundo   y   que   nuestros   cuerpos   y   persona­
lidades son sólo los envoltorios de una conciencia mucho más profunda.
Después   de   desenterrarme,   el   maestro   esparció   sobre   mí   una   mezcla   de
cerveza   tibetana,  agua   y   leche   y   la  extendió   con   ramas   de  enebro.  Cuando  me
senté   a   su   lado,   cansado   y   helado,   sentí   y   vi   una   gran   pluma   hecha   de   humo
que   salía   de   mí   y   que   entraba   en   el   fuego   ceremonial   que   habíamos   hecho
enfrente   de   nosotros.   Urgyen   había   dirigido   con   su   psique   mi   vieja   concien­
cia hacia el fuego. Yo había ganado una nueva vida. Una vida en la que el pen­
samiento   en   toda   su   magnitud   florecía   en   mí.   A   partir   de   entonces   podría
empezar a conectar conscientemente con mi vida y a participar en ella.
La   montaña   en   la   que   me   senté,   el   lago   y   el   resto   de   grandes   montañas
que   la   rodeaban   cantaron   una   honda   cantinela   sobre   las   poderosas   co­
rrientes subyacentes de energía de pensamiento de la tierra.
«Ahora   puedes   oírla;   eso   está   bien»,   susurró   el   maestro   y   después   se
echó a dormir.
Yo   contemplaba   el   paisaje   y   allí,   entre   la   cordillera   de   impresionantes
montañas,   sentía   latir   la   energía   del   pensamiento,   como   si   las   inmensas   mon­
tañas   sólo   fuesen   olas   hechas   de   rocas   en   medio   de   un   inabarcable   océano.
Desde el pequeño pueblo de los alrededores podía sentir los pensamientos de

~ 19 ~
sus   habitantes,   flotando   como   el   olor   de   la   comida   preparada   en   esa   tarde   de
domingo.   Algunos   pensamientos   eran   cariñosos,   agradables   y   felices,   mien­
tras   que  otros  eran  tristes,  desesperantes   y  rabiosos.  Todos   tenían   olores   y  so­
nidos   distintos;   todos   tenían   una   historia   de   vida   que   esperaba   ser   mejor.   Es­
cuché   todos   aquellos   pensamientos,   uno   a   uno,   y   les   envié   energía   curativa   y
el   poder   para   superar   las   dificultades.   Cuando   terminé,   las   estrellas   forma­
ban un corro sobre las cimas de las montañas y el aire era espeso y frío.
«Todo   el   mundo   quiere   tener   una   vida   mejor,   ésta   empieza   y   termina   en
el corazón.»
Las   palabras   de   Urgyen   llenaban   el   silencio.   Su   cuerpo   estaba   dormido
pero   sus   pensamientos   estaban   despiertos.   De   repente   todo   se   dobló   sobre
sí   mismo   y   lo   único   que   quedó   fue   el   pulso   continuo   del   pensamiento.   En­
tonces llegó una luz brillante y se hizo el silencio.
El   silencio   llenó   mi   corazón   y,   mientras   contemplaba   la   tierra,   supe   que
el   mundo   entero   es   sólo   un   pensamiento   y   que   nosotros   formamos   todos
los pequeños pensamientos que lo habitan.
Lo   que   aprendí   en   la   montaña   aquella   noche   hace   ya   bastantes   años,   gra­
cias   a   aquel   hondo   y   antiguo   ritual   tibetano,   cambió   mi   entendimiento   de   la
naturaleza   del   pensamiento   para   siempre   y   creó   en   mí   un   puente   hacia   to­
das   las   demás   enseñanzas.   Por   favor,   no   intenten   hacer   ese   ritual,   ya   que   re­
quiere   que   un   experto   maestro   lo   haga   con   cautela.   No   obstante,   gracias   a
los   ejercicios   y   las   meditaciones   que   expondré   en   la   obra,   usted   también   po­
drá ganar un profundo entendimiento de la energía de pensamiento.

PENSAMIENTOS NEGATIVOS

El   primer   paso   para   dominar   la   energía   de   pensamiento   es   entender   el


poder de los pensamientos negativos y aprender a eliminarlos.
Nadie   en   la   tierra   está   solo.   Sólo   estamos   solos   si   creemos,   de   forma   in­
consciente,   que   estamos   separados   de   la   energía   de   pensamiento   de   la   tie­
rra   y   de   las   personas   con   las   que   nos   conecta.   Esta   creencia   de   separación   es
tierra   fértil   para   los   pensamientos   negativos.   Puede   empezar   ya   en   el   vien­
tre   de   la   madre.   El   embarazo   es   una   gran   expresión   de   pensamiento   y   de   su
energía   en   el   mundo   material.   Podemos   ir   tomando   pensamientos   negati­
vos   a   medida   que   crecemos   dentro   del   útero   y   esos   primeros   pensamientos
pueden influir en nuestra conducta a lo largo de la vida.

~ 20 ~
Si usted piensa constantemente desde un ángulo negativo acortará su vida.
Las   relaciones   serán   turbulentas   y   los   problemas   mayores.   Acabará   perdiendo
la  capacidad para  descubrir  la  alegría en las  cosas  cotidianas. Este hecho hará
que aún haya más negatividad y la vida será más complicada si cabe. La negati­
vidad   adora   todo   lo   que   es   extremadamente   complicado,   ya   que   la   complica­
ción   conlleva   negatividad.   Uno   acaba   atrapado   en   complicaciones   y   pierde   la
visión de que es la negatividad subyacente la que crea los problemas.

Eliminar los obstáculos en 28 días

Este   ejercicio   puede   utilizarse   para   superar   cualquier   tipo   de   obstáculo


o   problema   y   sus   resultados   son   excelentes.   Acaba   con   las   pautas   de   pensa­
miento negativo y las sustituye por pensamientos fuertes y positivos.
Haga   el   ejercicio   cada   mañana   y   cada   noche,   siempre   a   la   misma   hora.
Siéntese   cómodamente   en   una   silla   o   en   el   suelo   y   destine   25   minutos   a   la
realización del ejercicio (opcionalmente puede dedicarle más tiempo).
La   mañana   es   el   mejor   momento   para   empezar   y   los   jueves,   ya   que   es   el
día   de   la   prosperidad,   es   el   mejor   día   de   la   semana   para   empezar   el   ejerci­
cio,   según   las   creencias   bön   para   superar   los   obstáculos.   Lo   ideal   es   que
acabe   un   miércoles,   que   es   el   día   de   la   acción.   Debe   continuar   durante   28
días   ya   que   es   el   período   de   tiempo   apropiado   para   desarrollar   energía
mental a un nivel fuerte y crear la intensidad que propicie el cambio.

Empiece   cada   sesión   centrando   su   mente   en   sus   problemas   u   obstáculos.


A   medida   que   se   concentre   piense   que   los   problemas   se   queman   y   se   eva­
poran   gracias   al   fuego   o   que   quedan   hechos   añicos   por   la   acción   de   un
martillo. Al  destruirse,  los  pensamientos  negativos  que  hay  detrás  del  pro­
blema   quedarán   al   descubierto.   No   indague,   sino   deje   que   vayan   salien­
do por sí mismos, a medida que se concentra en quemar el problema.
Al   continuar   realizando   esta   operación   con   todos   los   sentimientos   negati­
vos   su   problema   se   purificará,   creando   poderosas   ráfagas   de   energía   posi­
tiva de pensamiento que resolverán su problema y curarán la situación.
Cuando   haya   terminado,   se   haya   sentado   en   silencio   y   haya   dado   gra­
cias   por   los   momentos   duros   del   pasado   y   por   todo   lo   bueno,   esta   prác­
tica le ayudará a afrontar el futuro.

~ 21 ~
Recuerde   que   el   mundo,   usted   y   su   mente   están   sostenidos   por   pensa­
mientos.   Cuanto   más   lleve   a   cabo   esta   práctica,   más   fuerte   será   su   capacidad
para   crear   cambios   y   más   fuerte   será   su   mente.   Debe   tener   en   cuenta   que
conviene   dejar   al   menos   siete   días   de   descanso   antes   de   empezar   de   nuevo   el
ejercicio de 28 días de duración. Así, el cambio será más evidente.
Louis   era   un   músico   que   nunca   obtuvo   las   recompensas   financieras   que
se merecía por su trabajo. Escribía partituras y letras para grupos y cantan­
tes   muy   conocidos,   pero   a   pesar   de   todo   casi   nunca   le   pagaban   o   recono­
cían su trabajo. Tenía hijos a quien alimentar, un alquiler al que hacer fren­
te   y   un   matrimonio   en   crisis   debido   a   la   fuerte   presión   financiera,   así   que
estaba desesperado.
Cuando Louis acudió a mí  en busca de ayuda le enseñé a descartar  toda
la negatividad, a eliminar la sensación de mala suerte y a crear una energía
positiva   y   buena   suerte   mediante   la   realización   de   una   práctica   de   28   días
para centrarse en la superación del obstáculo. Así que, durante 28 días Louis
se   sentó   cada   mañana   y   cada   noche   concentrándose   en   un   pensamiento,
destruyendo la negatividad y creando la vitalidad que atraería todo el dinero
que le debían y crearía oportunidades de futuro.
Poco después de terminar el ejercicio de 28 días la vida de Louis empezó
a   dar   un   giro   radical.   El   dinero   de   esfuerzos   pasados   comenzó   a   entrar,   la
gente   empezó  a  pensar  en   él   para   proyectos  y   él  supo  establecer   su  presen­
cia. Pasó de ser un don nadie para los demás a ser una persona merecedora
de respeto por haber escrito canciones con gran éxito.
Louis   sigue   realizando   el   ejercicio   de   28   días   siempre   que   desea   clarifi­
car su mente, darle una perspectiva más agradable a la situación o resolver
los   problemas   que   surgen.   Su   sentido   de   frustración   se   ha   evaporado   y   ha
sido sustituido por un fuerte sentido de valía y capacidad.
En   la   época   antigua   y   durante   los   reinados   de   los   Dalai   Lamas,   el   Tíbet
era   un   lugar   violento.   Era   común   que   los   maestros   espirituales   pensasen   en
guerras,   sobre   todo   si   les   pedían   que   defendiesen   un   reino   frente   a   otro.   La
gente   del   Tíbet   era   propensa   a   la   guerra,   a   pesar   de   su   espiritualidad   y   de
su   influencia   religiosa.   Mientras   los   ejércitos   luchaban,   las   personas   se   en­
viaban   pensamientos   de   misiles   los   unos   a   los   otros,   matando   a   la   gente,
provocando   retiradas   o   haciendo   que   la   gente   abandonase   el   deseo   de   lu­
char.   La   capacidad   de   saber   cómo   utilizar   la   energía   del   pensamiento   fue
una   habilidad   de   supervivencia   vital   para   cualquier   persona,   independien­
temente   de   su   situación.   Cuanto   mayor   sea   la   energía   de   pensamiento,   ma­
yor será la vitalidad y mayor el potencial de crecimiento espiritual.

~ 22 ~
Del   mismo   modo   se   producía   la   curación   psíquica   y   espiritual,   a   menu­
do   a   distancia.   Al   igual   que   estos   grandes   maestros   del   pasado   lograban
esos   inmensos   efectos   gracias   al   poder   de   su   mente,   la   gente   hoy   en   día
también puede beneficiarse.
Gracias   a   mi   maestro   una   vez   fui   testigo   de   la   aplicación   práctica   del
gran   poder   de   la   energía   de   pensamiento   de   un   modo   sorprendente.   «Los
pensamientos   pueden   matar,   crear,   curar   y   proteger»,   me   enseñó   una   vez   el
maestro.   Al   cabo   de   unos   días,   cuando   estábamos   en   un   pueblecito   de   Nue­
va   Zelanda,   vimos   a   un   hombre   y   a   una   mujer   discutir.   El   hombre   empezó   a
ponerse   violento   y   a   golpear   a   la   mujer.   Desde   donde   estábamos   sentados,
bastante   cerca,   el   maestro   proyectó   energía   de   pensamiento   no   violento   y
consiguió que el hombre cesase sus ataques.
El   hombre   se   giró   sorprendido   por   no   poder   proseguir   con   su   violencia.
Sabía   lo   que   el   maestro   había   hecho,   pero   no   tenía   ni   idea   de   cómo   ni   de
qué   podía   hacer   ahora.   Mientras   estaba   paralizado   se   asustó   de   su   propia
violencia y sintió el miedo y el dolor que le había causado a la mujer.
Ambos   se   acercaron   a   Urgyen   y   le   preguntaron   qué   había   ocurrido.   Les
explicó   cómo   los   pensamientos   de   cualquier   tipo   unen   a   la   gente   y   cómo   los
violentos crean acciones violentas que a su vez perjudican las vidas y el equili­
brio   mental   y   emocional   de   las   personas.   La   pareja   nos   contó   que   habían   ex­
perimentado   un   sentimiento   de   paz,   calma   y   un   deseo   de   dejar   de   pelearse.
Al   sentir   el   sufrimiento   del   otro   encontraron   otra   vía   para   comunicarse   y
aprendieron   a   tratarse   con   más   amor.   Urgyen   había   utilizado   la   energía   del
pensamiento de una forma agradable para impedir que se hiciesen daño.
Yo   también   empleé   en   una   ocasión   la   energía   del   pensamiento   de   esa
forma   para   poner   fin   a   una   situación   extremadamente   violenta.   Vi   a   un
hombre   coger   una   navaja   en   un   ataque   de   celos   cuando   su   novia   se   paró   a
hablar   con   un   amigo.   Sabía   que   él   podía   hacerle   daño   a   ella   o   a   alguien
más,   así   que   utilicé   el   poder   de   la   energía   positiva   para   evitarlo.   Perplejo,   el
chico   dejó   caer   la   navaja,   incapaz   de   entender   por   qué   de   repente   se   ha­
bían disipado sus ansias de violencia.
La   energía   del   pensamiento   sólo   debería   utilizarse   de   esta   forma   en   si­
tuaciones   excepcionales   en   las   que   uno   siente   que   será   beneficiosa   la   actua­
ción.   No   vale   la   pena   interferir   en   la   vida   de   los   demás   a   menos   que   sea   ab­
solutamente necesario para evitar un gran daño.
Para   empezar   a   entender   el   arte   tibetano   del   pensamiento   positivo,   tene­
mos   que   observar   primero   nuestras   emociones   y   cómo   influyen   en   la   forma
en que pensamos. Los antiguos tibetanos creían que la mayoría de la gente

~ 23 ~
sólo   reaccionaba   debido   a   las   emociones   o   deseos   a   pesar   de   creer   que   no
actuaban   así.   Por   lo   tanto,   el   verdadero   pensamiento,   y   por   consiguiente   el
control   y   el   rumbo   de   su   vida,   sólo   puede   empezar   cuando   uno   descubre   los
orígenes y aprende las lecciones de las emociones y deseos.

LA NATURALEZA DE LAS EMOCIONES

Para   la   mayoría   de   las   personas,   la   felicidad   es   el   resultado   de   un   curso


de   acción   que,   a   su   vez,   proviene   de   un   deseo   de   algún   tipo.   Este   deseo   es
un   pensamiento,   ya   que   todos   los   deseos   y   emociones   son   una   forma   de
pensamiento.   Los   deseos   y   las   emociones   tienen   distintos   niveles   de   intensi­
dad   o   duración,   al   igual   que   el   viento   o   las   olas,   o   la   luz   de   la   mañana   o   la
tarde. Ambos dejan rastros de energía una vez se marchan.
Cada   emoción   o   deseo   deja   una   marca   o   un   efecto   en   la   persona   y,   al
aprender   a   identificarlos,   puede   aunarlos   mentalmente   en   una   madeja   y
empezar   a   desliarlos   para   que,   como   si   fuesen   las   riendas   de   un   caballo,   le
sirvan   para   algún   propósito.   Cada   una   de   esas   marcas   contiene   información
esencial   sobre   todas   las   experiencias   que   ha   tenido,   lo   que   ha   aprendido   de
ellas   y   lo   que   ha   ignorado.   Saber   cómo   utilizar   y   armonizar   estas   huellas
emocionales es el principio del conocimiento del poder del pensamiento.

Cómo descubrir los orígenes de sus emociones

Siéntese   cómodamente   y   estire   el   cuerpo   lo   máximo   que   pueda.   Cierre


los   ojos   y   concentre   su   mente   en   su   corazón   físico.   Imagínese   que   su
corazón   empieza   a   ablandarse   y   a   emitir   energía   emocional.   Al   princi­
pio   muchas   emociones   pueden   llamar   su   atención,   así   que   intente
identificar   las   que   sean   más   intensas   y   hágalas   suyas.   Nombre   cada   una
de las emociones y después dé las gracias por sentirlas.
Después   de   haber   realizado   este   ejercicio,   ofrezca   esa   emoción   a   cam­
bio   de   una   con   energía   más   beneficiosa,   un   pensamiento   que   pueda
eliminar   un   obstáculo.   Por   ejemplo,   podría   intercambiar   la   pena   por
la   aceptación   o   la   comprensión,   o   el   resentimiento   por   la   humildad   o
la   risa.   Tiene   que   buscar   los   orígenes   de   sus   emociones   para   captar   la
energía que llevan dentro.

~ 24 ~
La   idea   de   intercambiar   emociones   por   energía   es   un   antiguo   concepto
bön   y   tiene   efectos   seguros,   inmediatos   y   útiles.   El   concepto   del   intercam­
bio   se   entiende   con   facilidad   si   se   reconoce   que   todos   tomamos   elecciones
e   intercambiamos   una   experiencia   por   otra   muchas   veces   al   día.   Al   elegir
intercambiar   emociones   por   energía   uno   puede   hacer   esta   misma   opera­
ción   con   gran   poder   de   discreción.   Cuanto   más   lo   practique,   más   claros
tendrá   los   orígenes   de   las   emociones   reveladas   y   mayor   será   su   conoci­
miento.   Intercambiar   las   emociones   hace   que   el   ego   goce   de   humildad,
permitiendo   que   quede   apartado   y   que   se   pueda   ganar   más   autoconoci­
miento.
En   el   centro   de   cada   emoción   intercambiada   encontrará   el   amor   y   el   hu­
mor.   ¿Por   qué?   Porque   todo   ser   humano   nace   con   la   capacidad   innata   de
amar  y  reír, así  que no  se  sorprenda  si  acaba  riéndose  de  usted  mismo  y  que­
riéndose un poco más.
***

Era   de   noche   y   las   aguas   del   lago   Rotoponamu   me   bañaban   los   pies.   Ha­
bían   pasado   ya   dos   meses   desde   el   ritual   del   enterramiento.   Las   aguas   iban
cobrando   la   calma   a   media   que   Urgyen   empezaba   a   despertar   los   poderes
naturales   del   lago.   Según   la   tradición   bön,   los   lagos   guardan   información
sobre   la   tierra   que   les   rodea,   al   igual   que   el   agua   guarda   la   energía.   Todos
los   lagos   tienen   una   larga   historia   a   su   espalda,   ya   que   recogen   los   pensa­
mientos   de   todos   cuantos   pasan   por   él.   Un   lago   puede   utilizarse   como   una
ventana   para   indagar   en   la   mente   del   mundo.   Mientras   los   dos   lo   contem­
plábamos   el   viento   se   iba   alejando,   el   cielo   se   oscurecía   y   el   lago   se   amansa­
ba.   Urgyen   empezó   a   cantarle   al   lago,   utilizando   un   sonido   sagrado   para
despertar   la   energía   del   pensamiento   que   poseía   el   lago.   Al   mirarlo,   el   lago
cambió y se convirtió en una ventana del mundo.
Sentí   que   me   tocaban   el   hombro.   Uno   de   los   ancianos   maori,   que   le   ha­
bía   dado   a   mi   maestro   permiso   para   utilizar   el   lago   y   la   montaña   para   inten­
tar formarme, me sonrió y me preguntó: «¿Qué es lo que ves?»
«Lo veo todo», le dije.

Mi   maestro   y   el   anciano   maori   se   rieron   y   dejaron   que   siguiese   contem­


plando   el   lago   junto   con   mis   pensamientos   sobre   el   planeta.   Primero   vino
el   pasado   lejano,   después   el   presente   y   después   los   muchos   futuros   abiertos
a   la   humanidad.   Hubo   momentos   en   los   que   no   pude   contener   las   lágri­
mas. Después vi que el lago y yo nos habíamos convertido en un mismo ser.

~ 25 ~
Me desperté  y  me  vi flotando  en  un  agua  plateada  y  a  través  de la  neblina  vi
al   maestro   y   a   su   amigo   maori   mirándome.   Era   como   si   se   hubiese   corrido
una   cortina   que   dividiese   el   mundo   en   el   que   yo   estaba   y   el   mundo   que
ellos ocupaban.
Todos   mis   pensamientos   empezaron   a   tomar   formas   e   identidades.   Al­
gunos   eran   placenteros,   algunos   eran   aterradores   y   sentí   que   otra   vez   me
estaba   muriendo.   El   lago   se   había   convertido   en   la   energía   de   un   pensa­
miento   universal   y   el   planeta   Tierra   se   había   transformado   en   una   isla   dis­
tante.   Ríos   de   sonidos   atravesaban   a   mi   lado,   como   cometas   en   su   camino
hacia   el   renacimiento   y   estaba   siendo   transportado   a   una   nueva   existencia
gracias a la energía de pensamiento dentro de la que estaba.
Una   mano   alcanzó   la   cortina   y   la   corrió,   cogiéndome   y   transportándo­
me de nuevo a la orilla. Vi las estrellas, pero esta vez no había puntos distan­
tes   de   fría   luz:   todas   tenían   una   identidad,   una   voz   y   eran   un   pensamiento
en acción que seguía su propio curso.
De   repente,   noté   cómo   el   café   instantáneo   bajaba   por   mi   garganta   y   un
puré   de   patata   me   llenaba   la   boca.   «No   contemples   el   universo   con   el   estó­
mago   vacío»,   dijo   el   maori,   confirmando   lo   que   yo   ya   había   descubierto;   es
imposible concentrarse plenamente cuando se tiene hambre.
El maestro asintió.

El lago Rotoponamu me miró.

Yo también lo miré.
Llevo   y   siempre   llevaré   ese   lago   conmigo   dondequiera   que   vaya,   ya   que
todos  los  lagos  y  montañas  son  una  y  son  la  misma   y  nos  enseñan  la  intermi­
nable naturaleza del pensamiento y su energía.

CONTAMINACIÓN DE PENSAMIENTO

¿Alguna   vez   ha   tenido   la   experiencia   de   entrar   en   una   sala   y   sentirse   in­


cómodo   o   abrumado   o   tener   el   sentimiento   de   conocer   bien   un   sitio   a   pe­
sar   de   ser   la   primera   vez   que   lo   ve?   Eso   se   debe   a   que   su   energía   de   pensa­
miento   está   tomando   todos   los   demás   pensamientos   acumulados   en   el
lugar   en   el   pasado.   Esos   pensamientos   son   similares   a   la   suciedad   que   se
acumula   en   una   cocina   que   nunca   se   limpia.   Antes   de   que   podamos   tener
mayor conocimiento y estar dotados con energía tenemos que empezar a

~ 26 ~
evitar   contaminarnos   con   la   energía   indeseada   de   los   demás.   La   atmósfera
que nos rodea está repleta de contaminación de pensamiento.
La   contaminación   de   pensamiento   es   el   resultado   del   uso   poco   adecua­
do   de   las   emociones,   el   elemento   básico   de   la   energía   de   pensamiento.   Mu­
chas   veces,   cuando   estamos   deprimidos   o   enfermos   se   debe   a   que   estamos
adoptando   esa   contaminación   de   pensamiento   que   podemos   absorber   con
gran   facilidad.   No   obstante,   también   podemos   aprender   a   eliminar   esos
pensamientos   de   nuestra   mente   y   cuerpo   y   a   extraer   la   energía   de   pensa­
miento positivo que contienen.
Hay   ocho   tipos   principales   de   contaminación   de   pensamiento   que,   se­
gún las antiguas enseñanzas bön, nos afectan a todos. Estos son:
• La envidia
• Los celos
• La avaricia
• El enfado
• La lujuria
• La arrogancia
• Las acciones y pensamientos descuidados
• El egoísmo
Las   enseñanzas   bön   sugieren   que   si   experimentamos   esta   contamina­
ción   de   pensamiento   de   forma   muy   intensa   podemos   dañar   la   forma   en   que
funciona   nuestro   cerebro,   desembocando   en   distintos   grados   de   depresión
que pueden influir en nuestra salud física, emocional y espiritual.
La   espiritualidad   está   directamente   conectada   con   la   capacidad   cerebral
de   funcionar   y   con   la   forma   en   que   el   cerebro   se   comunica   con   el   cuerpo.
Por   ello,   una   pobre   salud   espiritual   puede   conducir   a   la   enfermedad   física.
El   cerebro   y   el   cuerpo   son   catalizadores   de   una   energía   de   pensamiento   al­
tamente   desarrollada.   Por   ello   es   importante   desarrollar   vías   de   energía   en­
tre   el   cerebro   y   el   cuerpo   por   donde   el   pensamiento   pueda   fluir   e   inspirar   y
reforzar   ambos   extremos.   Estas   vías   son   creadas   al   dirigir   la   energía   de   pen­
samiento desde la mente hasta el cuerpo y después hacia el mundo.
Los   ocho   tipos   de   contaminación   de   pensamiento   van   labrando   las   vías
que   creamos   entre   el   cerebro   y   el   cuerpo,   causando   un   gran   daño.   Estas
vías   pueden   crear   sufrimiento,   infortunios   y   enfermedad   física   y   emocio­
nal.   Para   llegar   hasta   los   orígenes   de   cualquier   enfermedad   mental   o   física
que experimentemos tenemos que analizar la contaminación de pensa­

~ 27 ~
miento.   Si   uno   es   capaz   de   identificar   la   fuerza   emocional   subyacente   a
algo   negativo   que   ocurre   en   la   vida   entonces   ya   se   puede   cambiar.   Ahora
bien,   es   importante   recordar   que   las   emociones   son   las   maestras   de   la   expe­
riencia   humana   y   siempre   tenemos   que   darles   las   gracias   por   ello.   No   tie­
nen que ser rechazadas, sino entendidas, queridas y transformadas.
La   energía   emocional   es   el   punto   de   partida   del   aprendizaje   sobre
cómo   pensamos   porque   las   sensaciones   son   la   marca   de   las   necesidades
fundamentales   de   la   humanidad.   Todos   somos   seres   emocionales,   pero   hay
sensaciones   que   nos   dirigen   más   que   otras   y   éstas   pueden   contaminarnos
internamente   si   permitimos   que   las   emociones   poco   adecuadas   sean   habi­
tuales.   En   realidad,   todos   lo   hacemos   a   diario,   en   mayor   o   en   menor   medi­
da.   Incorporamos   esas   energías   en   nuestra   forma   de   vida   y   después   se
transforman   en   contaminación,   obstruyendo   nuestro   potencial   para   pen­
sar con claridad y tener éxito.
Según   la   sabiduría   tibetana   bön,   las   ocho   categorías   de   contaminación
de   pensamiento   se   relacionan   con   todo   ser   humano,   si   bien   hay   algunas
que   ejercen   mayor   influencia   que   otras.   Estas   contaminaciones   son   una   es­
pecie   de   deshechos   tóxicos   generados   por   las   emociones   cuando   no   saben
aplicarse con adecuación.
A   continuación   presentaré   una   descripción   de   cada   una   de   las   ocho   ca­
tegorías   y   del   efecto   que   ejercen   sobre   nosotros   cuando   se   engendran   en
nuestro   interior.   Utilice   estas   pautas   para   descubrir   qué   tipos   de   contami­
nación   de   pensamiento   le   influyen   más   a   usted   y   qué   tipo   de   persona   emo­
cional   es.   Cabe   mencionar   que   conviene   tener   en   cuenta   que   no   hay   nin­
gún   sentido   negativo   de   error   asociado   con   estas   contaminaciones   de
pensamiento   como   ocurre   en   la   religión   occidental.   Nadie   debería   sentir
culpabilidad   al   respecto,   sino   que   se   producen   por   ignorancia   y   falta   de   en­
tendimiento   de   la   naturaleza   del   pensamiento.   Así   que   sea   benévolo   con
usted   mismo   al   explorarlos   y   a   la   vez   honesto   para   poder   cosechar   buenos
frutos y beneficios.
***

Al   final   de   cada   descripción   hay   un   ejercicio   mental   que   puede   ayudarle


a   transformar   cada   contaminación   concreta   en   una   energía   de   pensamien­
to   positivo.   Utilice   los   ejercicios   para   las   emociones   que   le   influyen   más
para   así   poder   clarificar   la   contaminación   de   pensamiento,   acabar   con   su
influencia   negativa   y   transformarla   en   energía   positiva.   Estos   ejercicios   le
parecerán muy sencillos, pero son profundos y poderosos y constituyen

~ 28 ~
fuertes   bloqueos   emocionales   que   pueden   hacerle   retroceder   muchos
años.   Salvo   que   se   especifique   lo   contrario,   no   hay   límite   temporal   para
realizar los ejercicios. Sencillamente llévelos a cabo según su propio ritmo.

LAS OCHO CATEGORÍAS DE CONTAMINACIÓN
Envidia

La   envidia   puede   esconderse   tras   la   sonrisa,   las   promesas,   la   amistad   y


muchas   otras   interacciones   humanas.   Limita   la   felicidad   y   provoca   enfer­
medad   tanto   en   la   persona   envidiosa   como   en   la   persona   contra   la   que   se
dirige   la   envidia.   Cuando   uno   siente   envidia   pierde   el   sentido   de   diver­
sión   y   vinculación   con   los   demás.   La   envidia   no   es   productiva   y   crea   infeli­
cidad.
A   las   personas   dominadas   por   esta   emoción   les   resulta   muy   difícil   seguir
los consejos de los demás o aprender de sus errores.

Ejercicio de pensamiento para transformar la envidia

Siéntese   y   póngase   cómodo.   Imagínese   que   se   está   lavando   la   cara,   las


manos   y   la   cabeza.   A   medida   que   va   echándose   agua   fresca,   su   corazón
se  tranquiliza. El  agua  se  lleva  la impureza de la  envidia  y  la  transforma
en   agua   amarronada.   Cuando   acaba   de   lavarse,   su   corazón   está   abierto
y   libre   de   toda   envidia.   En   ese   momento   mira   el   agua   sucia   que   se   ha
acumulado   en   la   palangana   y   se   imagina   imágenes   y   situaciones   que   re­
sultan   de   su   envidia.   Empieza   a   ver   cuál   era   la   naturaleza   de   su   envidia
pasada   y   el   daño   que   causó   a  los   demás.  Al   verlo   más   claro,   se   responsa­
biliza de todas las situaciones y después tira el agua sucia.

Celos

Los   celos   no   son   como   la   envidia,   que   es   calculada   y   meditada.   Los   celos
ocurren   en   un   momento   de   pasión   en   el   que   se   despierta   el   deseo   primiti­
vo   de   que   alguien   posee   algo,   sea   lo   que   sea,   que   usted   no   tiene.   Ser   celoso
es   como   padecer   una   ceguera   temporal,   ya   que   la   persona   sólo   ve   el   objeto
de sus celos y el mundo parece quedar sumido en las tinieblas.

~ 29 ~
Ejercicio de pensamiento para transformar los celos

Aunque   se   trata   de   un   ejercicio   muy   sencillo,   es   muy   eficaz.   Siéntese


solo   en   un   lugar   tranquilo   y   en   voz   alta   ­muy   alta­   pídale   a   su   ser   inte­
rior   que   le   muestre   los   celos   en   su   vida   cotidiana   e   interior   con   todo
detalle. Aleje los celos gritándoles que se marchen de su cuerpo.
Dé gracias por ello.

Avaricia

La   avaricia   es   premeditada   ya   que   sigue   un   plan   estratégico.   Este   senti­


miento   no   sólo   se   da   con   la   comida   o   la   riqueza,   sino   también   con   la   ambi­
ción,   el   poder   e   incluso   la   felicidad.   Es   una   emoción   inadecuada   que   busca
la   acumulación   de   algo   para   sentirse   a   salvo   y   seguro.   La   avaricia   crea   una
salud   enferma   y   problemas   de   inseguridad,   dinero   y   relaciones.   La   avari­
cia   es   similar   a   la   erosión   de   la   tierra   debido   a   la   acción   del   mar   o   del   vien­
to; invisible, pero real y muy destructiva.

Ejercicio de pensamiento para transformar la avaricia

Diríjase   a   un   lugar   de   gran   belleza   natural,   cerca   del   mar   o   del   agua   y
cierre   los   ojos.   Escuche   el   viento,   el   mar   o   los   sonidos   del   agua.   Céntre­
se   en   uno   de   esos   sonidos   de   modo   que   nada   interrumpa   su   mente.
Ahora   dirija   ese   sonido   para   empezar   a   erosionar   su   avaricia   y   reempla­
zarla   por   la   apreciación   del   orden   natural   de   las   cosas   y   por   un   enten­
dimiento de que todo es fruto de su debido tiempo.

Enfado

El   enfado   surge   cuando   una   persona   se   ve   abrumada   por   el   mundo   y   se


siente   incapaz   de   cambiarlo.   Este   sentido   de   frustración   crece   en   intensi­
dad   y   crea   enfado,   una   reacción   individual   ante   el   mundo,   a   nivel   externo   e
interno.   El   enfado   es   un   autorreconocimiento   inadecuado   de   intensa   ener­
gía que crea un sentido de concienciación.

~ 30 ~
La   gente   influenciada   por   el   enfado   busca   la   perfección   en   todo   y   se   ven
como   líderes   y   guías   para   otras   personas.   El   enfado   crea   una   experiencia
imperfecta   de   divinidad   en   quien   lo   padece   y   hace   que   esas   personas,   que
podrían ser muy perceptivas espiritualmente, dejen de serlo.

Ejercicio de pensamiento para transformar el enfado

Para   transformar   el   enfado   primero   debe   pensar   en   cómo   puede   ayu­


dar   a   otras   personas.   Piense   en   por   qué   surge   su   enfado.   Céntrese   en   la
energía   de   pensamiento   que   posee   para   tener   mayores   experiencias
de amor y mayor espiritualidad en su vida cotidiana.

Lujuria

La   lujuria   pretende   que   todo   salga   bien.   Es   la   necesidad   de   controlar   el


mundo   y   la   personalidad.   La   lujuria   busca   identificarlo   todo   con   la   propia
experiencia;   no   cree   en   nada,   sólo   en   sus   propias   acciones.   La   lujuria   y   la
arrogancia   están   relacionadas,   como   ocurría   con   las   dos   hermanastras   del
cuento de Cenicienta.
La   gente   influenciada   por   la   lujuria   busca   la   compañía   de   los   demás   y
suele  valorar   las  relaciones  humanas. La  gente  les  importa  mucho, pero  a  la
vez suelen querer ser el centro de cualquier interacción.

Ejercicio de pensamiento para transformar la lujuria

Siéntese tranquilo. Escuche a los demás sin incluir sus opiniones o pro­
yectar su personalidad. No tiene que hacer que los demás sean como
usted quiere. Experimente la sabiduría y la belleza de los demás y así
ellos también le descubrirán a usted.

Arrogancia

La   arrogancia   es   falta   de   seguridad.   La   arrogancia   se   produce   al   sentirse


inseguro sobre qué hacer, de modo que crea un sistema defensivo de emo­

~ 31 ~
ciones.   La   arrogancia   se   asienta   en   el   centro   de   todas   las   emociones   que   he­
mos   enumerado.   A   una   persona   arrogante   no   le   gustaría   ser   así,   pero   tiene
miedo a actuar de otra forma y además no sabe cómo cambiar.
Las   personas   influenciadas   por   la   arrogancia   consideran   que   las   cosas
no   son   duraderas   y   que   sólo   pueden   confiar   en   ellas   mismas.   Muchas   veces
parecen   apartadas   de   los   demás   porque   no   cuentan   con   la   capacidad   para
crear amistades.

Ejercicio de pensamiento para transformar la arrogancia

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo.   Considere   todo   lo   que   ha   conseguido


en   la   vida.   ¿Qué   es   lo   que   realmente   tiene   valor?   ¿Es   feliz?   ¿Se   conoce
bien   a   usted   mismo?   ¿Le   conocen   bien   los   demás?   ¿Comparte   cosas
con   los   demás?   ¿Tiene   verdaderos   amigos?   Considere   estas   pregun­
tas   con   honestidad.   Después,   cuando   ya   haya   respondido,   cultive   la
amistad   que   tiene   con   esas   personas   para   ser   capaz   de   reconocer   opor­
tunidades de cambio positivo.

Acciones y pensamientos descuidados

Las   acciones   y   pensamientos   descuidados   son   actos   emocionales   y   mate­


riales   que   se   realizan   de   forma   espontánea,   sin   ser   meditados,   y   que   tienen
efectos   y   repercusiones   a   largo   plazo.   Algunos   ejemplos   son   ser   duro   con
una   persona,   hacer   daño   a   los   demás   o   pasar   cotilleos.   Las   acciones   y   pensa­
mientos   descuidados   muchas   veces   ocurren   cuando   estamos   fuertemente
influenciados por otras contaminaciones emocionales.
La   gente   influenciada   por   esta   energía   emocional   todavía   no   ha   apren­
dido   a   calmarse   y   a   utilizar   los   recursos   emocionales   de   los   que   dispone
para actuar con mayor cautela y evitar acciones torpes.

~ 32 ~
Ejercicio de pensamiento para transformar acciones y
pensamientos descuidados

Dedique   30   minutos   todas   las   mañanas   a   hacer   esta   meditación.   Sién­


tese   en   una   silla,   con   los   brazos   reposando   sobre   las   piernas.   Céntrese
en   el   día   que   le   espera.   Contemple   el   día   como   un   acontecimiento   per­
fecto, que pueda controlar y que se produzca con equilibrio y armonía.

Egoísmo

El   egoísmo   nace   cuando   una   persona   no   tiene   conciencia   de   su   ser   de


forma   física   o   emocional.   Esta   falta   de   autoconciencia   conduce   a   la   sole­
dad,   que   a   su   vez   afecta   a   la   química   cerebral   y   al   funcionamiento   de   las   ex­
tremidades, sistemas muy relacionados con nuestras emociones.
El   egoísmo   es   adictivo.   Cuanto   más   egoísmo   experimente   una   persona,
más   propensa   será   a   ser   dependiente   de   la   energía   del   egoísmo.   Ser   egoísta
acaba   con   la   vitalidad   de   una   persona   y   deja   muy   poco   tiempo   y   energía   res­
tantes para lo demás.

Ejercicio de pensamiento para transformar el egoísmo

Túmbese   boca   arriba   con   los   brazos   y   las   piernas   cómodamente   estira­
dos.   Imagínese   que   su   cuerpo   empieza   a   disolverse   y   que   poco   a   poco
se   convierte   en   cenizas.   Lo   único   que   queda   es   el   corazón   físico,   latien­
do,   y   su   mente,   que   habita   en   su   corazón.   A   partir   de   ahí   su   mente   em­
pieza   a   regenerar   nuevos   pensamientos   que   crean   nuevas   emocio­
nes,   que   a   su   vez   hacen   que   tenga   un   cuerpo   físico   completo   y   libre   de
egoísmo.

Ahora   que   ya   ha   entendido   el   papel   y   la   importancia   de   sus   emociones   y


de   la   contaminación   de   pensamiento   que   puede   impedir   el   correcto   desa­
rrollo   del   pensamiento,   es   hora   de   indagar   con   mayor   precisión   en   la   for­
ma en que puede usarse esa energía para crear felicidad.

~ 33 ~
ENERGÍA DE PENSAMIENTO Y FELICIDAD

Toda   persona   de   este   planeta   está   vinculada,   gracias   a   sus   pensamientos,


con   otras   personas.   Cada   uno   de   nosotros   podemos   utilizar   la   energía   de
pensamiento   para   crear   felicidad.   La   verdadera   felicidad   es   un   equilibrio
de   energías   de   pensamiento   entrelazadas,   de   modo   que   se   apoyen   y   refuer­
cen entre sí para crear armonía.
Todo   el   mundo   tiene   derecho   a   esa   felicidad,   siempre   y   cuando   la   com­
parta.   Eso   ocurre   tanto   con   el   dinero,   la   riqueza   como   con   la   consecución
espiritual.   Si   uno   no   comparte   esa   felicidad,   no   podrá   mantenerla   durante
mucho   tiempo   o   acabará   perjudicando   su   capacidad   para   pensar   y   sentir.
Tenemos   derecho   a   poseer   cosas,   pero   no   debemos   abusar   de   la   titulari­
dad.   Debemos   tener   nuestros   logros   interiores   y   compartirlos   con   los   de­
más,   pero   nunca   deberíamos   dejar   de   lado   la   energía   de   pensamiento   que
hay   detrás   de   nuestras   consecuciones.   Esta   energía   es   sagrada   para   cada
persona y es única una vez se desarrolla.
Pensar   de   forma   positiva,   siguiendo   las   enseñanzas   tibetanas,   lo   simplifi­
ca   todo,   ya   que   crea   felicidad,   éxito   y   amor   de   un   modo   natural.   Pensar
bien   significa   llevar   las   riendas   de   la   vida,   algo   que   puede   provocar   pánico
porque   implica   aceptar   la   responsabilidad   de   los   resultados   de   la   vida.   No
estamos   sujetos   a   ninguna   gran   fuerza   externa   que   dicte   cada   uno   de   nues­
tros   movimientos.   Como   personas   nosotros   podemos   determinar   el   resulta­
do   de   cada   momento   y   los   principales   acontecimientos   de   nuestra   vida,   si
prestamos atención a cada detalle para poder dirigir el resultado.

PENSAMIENTO DE ÉXITO HECHO REALIDAD

Establecer tres reglas básicas puede ayudar a conseguir éxito. Éstas son:
1. Lo que desea debería ser para su bien y beneficios personales.
2. Tiene que ser capaz de terminar el proceso de lo que desea.
3. Deberá decidir cómo aplicará su objetivo, una vez conseguido, qué
hará con él y cómo le cambiará haberlo conseguido.
El  éxito  no  es una  meta  final  en  sí mismo, sino que  es  el  resultado  de una
serie   de   pasos   dados   gracias   al   pensamiento   positivo.   El   éxito   es   el   fruto   de
poner   el   pensamiento   en   acción.   Una   vez   uno   se   siente   cómodo   con   las   tres
reglas básicas, ya debe pensar en el éxito como la meta de sus deseos. Tiene

~ 34 ~
que   marcarse   también   un   límite   temporal.   Por   ejemplo,   tome   un   año   de   ca­
lendario   como   el   tiempo   máximo   para   conseguir   éxito.   Necesita   creer   en
su   ambición   y   no   tenerle   miedo   a   un   posible   fallo.   Su   vida   debe   cambiar
para poder dar frutos.
En   otros   capítulos   aprenderá   técnicas   específicas   para   conseguir   el   éxito
en   distintas   áreas   de   su   vida,   pero   este   enfoque   general   asienta   los   cimien­
tos   para   activar   el   poder   dormido   que   hay   en   su   energía   positiva   de   pensa­
miento.

TRATAR CON GENTE DIFÍCIL

Uno   de   los   mayores   obstáculos   con   los   que   topará   en   su   camino   hacia   el
éxito   seguramente   sea   tratar   con   personas   complicadas.   Todos   hemos   trata­
do   con   gente   así   y   hemos   tenido   que   hacer   frente   a   las   situaciones   conflicti­
vas   que   surgen   en   la   vida.   Por   ello,   antes   de   proseguir,   deje   que   le   explique
cómo   emplear   el   poder   de   la   energía   positiva   de   pensamiento   para   superar
esas   situaciones   difíciles   y   facilitar   el   trato   con   personas   de   esas   caracterís­
ticas.
¿Cómo   se   podría   definir   una   persona   difícil?   La   tradición   tibetana   bön
la   describe   así:   una   persona   difícil   es   aquella   que   lanza   su   energía   emocio­
nal   contra   otra   persona,   causando   sufrimiento   y   derribando   las   defensas
del   adversario.   Una   persona   difícil   es   alguien   que   le   impide   conseguir   sus
objetivos   en   la   vida.   Es   alguien   que   intenta   causarle   daño   físico   o   emocio­
nal   o   perjudicar   su   reputación.   Una   persona   difícil   es   alguien   que   intenta
robarle sus pertenencias, riqueza o creatividad.
Dichas   personas   pueden   ser   amables   en   el   trato,   pero   la   regla   de   oro   es
que   bajo   ninguna   circunstancia   les   desee   el   mal.   Lo   que   debe   hacer   es   de­
searles   mayor   conocimiento   de   sí   mismas.   Para   ello,   puede   dirigirles   ener­
gía   de   pensamiento   de   concienciación   de   uno   mismo   para   que   vayan   ba­
jando   las   lanzas   que   tienen   erigidas   contra   usted.   Realice   el   siguiente
ejercicio dos veces al día, por la mañana y por la tarde.

~ 35 ~
Siéntese   cómodamente   y   céntrese   en   la   persona   en   cuestión,   dibujan­
do   su   imagen   en   su   mente.   Entonces   dirija   el   pensamiento   de   autocon­
cienciación hacia ella, repitiendo en voz alta entre tres y nueve veces:
«Espero   que   mis   buenos   deseos   te   lleguen.   Espero   que   la   autoconcien­
ciación   se   apodere   de   ti.   Solicito   el   poder   del   que   me   has   desprovisto,
ya   que   es   mío   y   por   lo   tanto   tengo   derecho   a   reclamarlo.   Espero   que   el
amor   y   la   buena   suerte   te   lleguen.   Ahora   ya   no   eres   un   problema   para
mí.   La   energía   negativa   que   me   has   enviado   se   disuelve   en   la   sabiduría.
Ahora me contemplas con respeto.»
Al final de esta locución, dé tres palmadas fuertes para sellar su invocación.

Este   ejercicio   es   muy   efectivo.   Piense   que   se   trata   de   una   patada   espiri­
tual   que   no   deja   moretones,   que   no   provoca   daño   y   que   le   aporta   una   vi­
sión   mucho   más   agradable   de   la   situación   y   de   la   persona   difícil   en   cues­
tión.   La   compasión   no   debe   ser   infravalorada   nunca,   ya   que   es   la   mayor
fuerza en la mente de la humanidad.
Sara   era   profesora,   pero   desde   hacía   un   tiempo   otra   maestra   del   colegio
le   estaba   haciendo   la   vida   imposible   tanto   profesional   como   personalmen­
te.   Se   trataba   de   una   profesora   con   más   experiencia   que   además   tenía   un
puesto superior a ella. Por alguna extraña razón decidió amargarle la vida y
durante   dos   años   Sara   tuvo   que   soportar   humillaciones,   gran   carga   de   tra­
bajo   y   acusaciones   de   deshonestidad.   Aunque   Sara   demostró   ser   inocente
de   las   acusaciones   la   directora   no   tomó   medidas   contra   la   profesora   que   la
había acusado. A raíz de aquello, la profesora empezó a llamar a Sara por te­
léfono con el fin de insultarla.
Sara ya no podía más y acudió a mi clínica en busca de ayuda física. Un día, 
se echó a llorar y me contó la pesadilla en que vivía. Le expliqué cómo utilizar la 
energía del pensamiento, tal y como he plasmado en el ejercicio anterior, y Sara 
se marchó encantada por poder hacer algo para cambiar la situación.
Ante su sorpresa, al cabo de unas horas de empezar el ejercicio, la direc­
tora   del   colegio   decidió   actuar   en   defensa   de   Sara   y   despidió   a   la   profesora
que   había   causado   todos   los   problemas.   Al   liberarse   de   la   conducta   perjudi­
cial dirigida hacia ella, Sara pudo continuar con ilusión y vocación su profe­
sión como educadora.
Dos años después, Sara asistió a una conferencia en la que una profesora
más joven le contó que su jefa le hacía chantaje psicológico. Hablando descu­

~ 36 ~
brieron que se trataba de la misma mujer, que había cambiado de puesto de tra­
bajo y había encontrado una nueva víctima  a quien  torturar.  Sara  le  enseñó  el
ejercicio para «enfrentarse a personas difíciles» y más  tarde supo que la señora
en cuestión había sido despedida también del nuevo puesto.

TRANSFORMAR LAS SITUACIONES NEGATIVAS EN
POSITIVAS

A   medida   que   uno   va   avanzando   en   la   vida,   saber   utilizar   el   pensamiento


adecuado   para   crear   éxito   en   ocasiones   requerirá   modificar   una   situación
negativa y cambiarla por una positiva para poder ir superándose.
Para   ello,   hay   que   emplear   la   energía   del   fuerte   pensamiento   positivo.
Así,   ¿cómo   empezar   a   identificar   la   negatividad   de   una   situación   y   su   poten­
cial de cambio? Necesita hacer lo siguiente:
1. Identificar la causa de la situación negativa y durante cuánto tiempo
se ha prolongado.
2. Contemplar el modo en el que reacciona la gente implicada en una
situación negativa, cuánta energía invierten y si creen en el cambio.
3. Observar cuál será el posible resultado si la situación negativa cambia a
positiva y si, una vez producido el cambio, éste será duradero.
Una   vez   haya   realizado   estas   tres   operaciones,   con   sinceridad   y   cautela,
tendrá   en   sus   manos   la   materia   prima   para   impulsar   el   cambio.   Esto   es   lo
que debe hacer:

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo.   Imagínese   que   el   fuego   está   ardiendo


en   frente   de   usted   y   que   echa   unos   aceites   aromáticos   en   el   centro.
Después   tome   la   materia   prima   que   le   ofrece   la   situación   negativa   y
échela   al   fuego.   Verá   que   empieza   a   derretirse   y   que,   gracias   al   poder
del   pensamiento   y   al   calor   del   fuego,   usted   puede   dirigir   mentalmente
la   situación,   haciendo   que   sea   positiva,   placentera,   poderosa   y   benefi­
ciosa.   A   media   que   la   situación   va   modificándose,   el   fuego   también
cambia;   las   llamas   rojizas   se   transforman   en   una   columna   de   luz   celes­
te.   Esta   columna   entra   en   su   cuerpo   y   en   su   columna   vertebral   y   sube
hasta   su   cerebro   y   corazón.   A   partir   de   ahí   pasa   al   mundo,   emitiendo   la
energía positiva del pensamiento que hará cambiar la situación.

~ 37 ~
Usted   conseguirá   resultados   inmediatamente   después   de   haber   puesto
en marcha este ejercicio.
Lidia   e  Ian   eran   una   joven   pareja   que   se   conoció  en   mi   clínica.   Estaban
muy   enamorados   y   querían   conocer   mundo,   así   que   decidieron   viajar   para
conocerse mejor.
En un país asiático, cuando estaban a punto de tomar un vuelo para vol­
ver   a   Inglaterra,   fueron   detenidos   por   la   policía   que   les   acusó   de   no   haber
pagado   el   hotel.   Era   un   error,   pero   no   pudieron   hacer   nada   y   acabaron   en
la cárcel, por separado, y muertos de miedo. Antes de emprender el viaje les
había   enseñado   algunas   lecciones   por   si   se   metían   en   líos   y   el   ejercicio   de
cambiar la situación negativa por una positiva les ayudó mucho.
Como   tenían   un   vínculo   mental   muy   fuerte   entre   sí   hicieron   el   ejercicio
de meditación para desearle el bien al otro. Al cabo de 48 horas fueron libe­
rados   sin   ningún   tipo   de   explicación   y   les   devolvieron   los   pasaportes   y   el
equipaje;  aunque   les   habían   robado   el   dinero   y   los   billetes   de   avión.   Tuvie­
ron   que   sentarse   en   una   calle   muy   ajetreada   y   continuar   los   ejercicios   de
meditación. Entonces dos turistas mayores se acercaron a ellos y les ofrecie­
ron   compartir   el   taxi   hasta   el   aeropuerto.   Cuando   llegaron   al   aeropuerto,
le   explicaron   la   historia   a   la   pareja   y   ellos   se   compadecieron   y   les   pagaron
los billetes de avión.
Lidia   e   Ian   anotaron  su   dirección   y   en   cuanto   llegaron   a   casa   les   envia­
ron el dinero.
Cuando  Lidia  le  contó   la   historia   a  su  tío, descubrieron  que  conocía   a  la
pareja mayor, pero que hacía unos 10 años que no se veían.
La   deuda   fue   pagada   y   hubo   una   relación   muy   buena   después   de   la   ex­
periencia.

UN PENSAMIENTO PARA CADA DÍA

Todos   los   días   nos   despertamos   con   un   pensamiento   en   mente.   Este


pensamiento,   sea   el   que   sea,   marca   el   tono   del   resto   del   día.   No   siempre   se
trata   de   un   pensamiento   positivo,   ya   que   podemos   despertarnos   tarde   y   te­
ner   que   correr   para   ir   al   trabajo   o   al   colegio,   empezar   el   día   con   resaca,   con
depresión   o   en   un   estado   general   de   confusión.   Por   ello,   es   buena   idea
aprender   a   crear   un   pensamiento   original   para   empezar   bien   el   día   y   con­
seguir   que   las   horas   se   transformen   en   la   expresión   perfecta   del   pensa­
miento original.

~ 38 ~
¿Qué   le   pide   a   cada   día?   ¿Quiere   paz,   mejorar   en   su   profesión   y   tener
éxito   financiero?   ¿Quizá   quiere   poner   fin   a   un   asunto   personal?   Sea   lo   que
sea,   usted   tiene   el   poder   para   crearlo,   siempre   y   cuando   sepa   qué   hacer   con
él.   Usted   podría   empezar   a   dotar   de   poder   a   su   día   gracias   a   la   liberación
de energía de pensamiento creativa y dinámica.
Empiece   el   día   dando   gracias   al   hecho   de   que   se   le   brinden   infinitas
oportunidades   para   cambiar.   A   medida   que   empiece   a   ser   agradecido   senti­
rá   que   su   sentido   de   la   intuición   aumenta   y   que   es   más   consciente   de   las
energías que afectan  a su vida cotidiana y al sentido de diversión y sabiduría
que   subyace   a   cada   hábito.   Al   entender   por   qué   tiene   esos   hábitos   empeza­
rá a sentir la energía del pensamiento original.
Este   proceso   puede   durar   sólo   siete   días   y   después   será   capaz   de   lo   que
necesita añadir a sus días para que sean más plenos y satisfactorios. A conti­
nuación   ya   podrá   centrarse   en   esta   idea   cada   mañana   y   hacer   que   se   cum­
pla a lo largo del día.
Las   enseñanzas   tibetanas   sugieren   que   para   poder   gozar   de   la   capacidad
de   convertir   cada   día   en   lo   que   queremos   tenemos   que   formar   nuestra   ca­
pacidad de dirigir la energía de pensamiento siguiendo este ejercicio.
Escoja   lo   que   le   parezca   más   relevante   de   la   siguiente   lista   de   pensa­
mientos   y   céntrese   en   cada   uno   de   ellos   durante   tres   días   seguidos   nada
más despertarse:
Un día de paz
Un día de buenas relaciones con cualquier persona con la que esté en
contacto
Un día de éxito tangible en su carrera profesional que esté reconocido
por sus superiores
Un día de mejorar su reputación
Un día en el que pueda conocer a una persona a la que pueda amar y
que a su vez también le ame
Un día en el que pueda superar los problemas domésticos
Un día en el que recuperarse de la enfermedad
Un día en el que pueda recobrar la independencia de cualquier influen­
cia negativa

~ 39 ~
Un día para encontrar un nuevo piso o vivienda
Un día en el que gente con poder le conceda favores y le ayude
Un día para conseguir mayor conocimiento espiritual y solución a los
problemas
Un día para enfrentarse pacíficamente a los enemigos o a todos aquellos
que quieren dañar su reputación
Un día para hacer amigos

Un día para viajar

Un día para concebir un hijo
Si   hay   algún   tema   que   le   interese   en   particular   y   que   no   haya   sido   refle­
jado en la lista, inclúyalo.

Pronuncie   en   voz   alta   cada   pensamiento   así:   «Hoy   voy   a   hacer   que   sea
un   día   de   paz»   u   «Hoy   es   un   día   en   el   que   voy   a   atraer   la   riqueza   tangible
hacia   mí».   Repita   el   pensamiento   de   este   modo   18   veces.   Después,   guarde
silencio   un   par   de   minutos   para   ver   cómo   ese   pensamiento   dirigido   se   am­
plía   a   su   día,   creando   las   oportunidades   que   ha   invocado.   Al   decir   en   voz
alta   cada   pensamiento   con   verdadera   intención   podrá   liberar   poder   de
energía   de   pensamiento.   La   invocación   despertará   su   conexión   con   el   po­
der interminable de energía de pensamiento que lleva dentro.
Puede repetir el ciclo de pensamientos tantas veces como desee.
Cuando   la  mujer   dejan   murió   de  un   tumor   cerebral   él   tuvo   que   hacerse
cargo de su hija de sólo 18 meses. No tenía ningún familiar que viviese cer­
ca ni que pudiese ayudarle en su labor de cuidador y además no tenía mu­
cha idea de cómo afrontar las tareas domésticas, así que ni siquiera sabía ha­
cer un huevo frito ni plancharse una camisa. Su esposa era la que antes se
encargaba de todo mientras él trabajaba.
Poco después de la muerte de su esposa, Jan perdió su trabajo y no pudo
hacer   frente   a   la   hipoteca.   El   banco   no   se   mostró   nada   comprensivo,   como
era de imaginar, y parecía quejan había entrado en una espiral de negativi­
dad. Con una hija a la que mantener, necesitaba encontrar pronto un traba­
jo y una nueva casa donde vivir. Sin embargo, a pesar de presentarse a nu­
merosas entrevistas laborales, no le llamaban nunca.
Desesperado   por   cambiar   el   rumbo   de   su   vida,   Jan   acudió   a   mí   y   le   ense­
ñé a dirigir la energía de pensamiento para resolver los problemas y

~ 40 ~
encontrar una casa y un trabajo. Jan practicó los ejercicios con voluntad y fe
durante varios días hasta que volvió a acudir a otra entrevista de trabajo y las
cosas le fueron mejor.
Al   final   de   la   entrevista,   el   propietario   de   una   pequeña   empresa   de   ex­
plotación   petrolera   le   preguntó   cuál   era   su   situación   actual.   Jan   se   lo
explicó   todo,   pensando   que   nunca   le   contratarían,   pero   el   propietario   dijo:
«Entiendo.   Yo   también   pasé   por   lo   mismo.   Bueno,   está   contratado   y   puede
utilizar   uno   de   los   apartamentos   de   la   empresa   hasta   que   encuentre   otro
alojamiento.»
Eso ocurrió hace cinco años. Ahora Jan ya es director ejecutivo de la em­
presa y muy buen amigo del generoso dueño de la compañía.
El   poder   de   pensamiento   está   en   todos   los   lugares.   Es   imperceptible,
pero   muy   real   y   crea   la   realidad   que   conocemos   y   experimentamos.   Al
aprender   a   dominar   y   utilizar   el   arte   tibetano   del   pensamiento   positivo
podemos   empezar   a   dirigir   los   pensamientos   para   lograr   acciones   y   re­
sultados   positivos.   Si   se   limita   a   reaccionar   a   los   acontecimientos   de   su
vida,   siempre   le   quedará   una   sensación   de   estar   siendo   manipulado.   Al
conectar   su   energía   de   pensamiento   a   todas   las   cosas   que   desea   mejorar
en   la   vida,   usted   se   hará   cargo   de   las   situaciones   y   se   sentirá   al   mando   de
su vida.
Elija   ese   camino   y   su   vida   tomará   una   nueva   dimensión   de   significado,
éxito   y   felicidad.   La   vida   funciona   en   combinación   con   las   dimensiones
más   altas   de   su   conciencia.   Cuando   empiece   a   celebrar   la   vida   ella   hará   que
la   disfrute   al   máximo.   Recuerde   que   todo   lo   material   en   el   mundo   no   es
más   que   energía   en   acción,   al   igual   que   usted   es   puro   pensamiento   en   ac­
ción.   Permita   que   el   poder   del   pensamiento   fluya   por   su   cuerpo   y   empiece
a   dominar   la   energía   del   pensamiento   gracias   a   la   aplicación   adecuada   de
su   voluntad   e   intención   mental.   Así   su   pensamiento   se   convertirá   en   una
comunicación   con   lo   divino   y   podrá   dirigir   esa   poderosa   herramienta   que
posee para influir en el mundo material.

~ 41 ~
En   los   siguientes   capítulos   le   enseñaré   a   desarrollar   y   emplear   de   un
modo   correcto   la   energía   de   pensamiento   para   crear   beneficios   y   ventajas
en   áreas   concretas   de   su   vida:   su   trabajo,   finanzas,   salud   y   bienestar,   su   sen­
tido   de   libertad   personal   y   las   relaciones   con   su   familia,   amigos   y   compa­
ñeros.
También   le   enseñaré   a   ayudar   y   animar   a   los   demás,   tanto   a   quienes   co­
noce   como   a   desconocidos,   para   que   los   buenos   deseos   de   la   energía   de
pensamiento   positivo   puedan   ser   compartidos.   Por   último,   le   enseñaré   a
caminar   por   el   camino   de   la   iluminación   espiritual   y   a   desarrollar   una   con­
cienciación   que   le   permita   conectarse   profundamente   con   la   unidad   de   to­
das   las   cosas   y   con   el   pensamiento   único   que   nos   une   a   todos   los   seres   hu­
manos.

~ 42 ~
2

Los nueve momentos clave
en la vida

Nuestra  vida es larga y, sin  embargo, vivimos  a toda prisa, exigiendo  mucho  y


corriendo debido a las urgencias del día a día. Por ello, es fácil olvidarse de la
calidad,  el   significado   y  el   sentido   de  propósito  que   otorga  importancia   a  nues­
tra vida. Muchas  veces vivimos sintiéndonos cansados, agobiados o en una con­
tinua   persecución   por   acabar   todo   cuanto   tenemos   que   hacer.   Aun   así,   la   vida
debe   ser   una   celebración   y   debe   tomarse   como   una   gran   oportunidad   para
triunfar, conseguir beneficios espirituales y mejorar el pensamiento.
Las   creencias   tibetanas   bön   consideran   que   tenemos   nueve   momentos
clave   en   la   vida.   Cada   uno   es   un   marcador   que   define   no   sólo   la   dirección
que   debe   tomar   nuestra   vida   sino   también   lo   que   tenemos   que   aprender   en
ese   momento   dado.   Esos   nueve   momentos   clave   ocurren   constantemente
en distintas formas. A veces sólo duran un segundo y otras veces meses, si pa­
samos   por   una   experiencia   relevante.   Muchas   veces   nos   sentimos   abruma­
dos   y   no   sabemos   qué   hacer   o   qué   nos   ocurre.   Pese   a   todo,   la   comprensión
de   los   momentos   vitales   de   la   existencia   es   clave   si   queremos   vivir   al   máxi­
mo,   tener   una   existencia   transformadora   y   excitante.   Si   los   momentos   clave
se   le   van   de   las   manos   en   medio   del   ajetreo   de   la   vida   cotidiana,   entonces
está   perdiendo   valiosas   oportunidades   de   crecimiento   y   desarrollo   de   pen­
samiento con éxito y la posibilidad de aprender y guiar su propia vida.
     En   este   capítulo   subrayaré   los   nueve   momentos   clave   de   modo   que   pue­
da   reconocerlos   cuando   ocurran   en   su   vida.   Cuando   experimente   cada
uno   de   ellos   será   consciente   de   la   energía   de   pensamiento   subyacente   a
cada   momento   y   sabrá   cómo   utilizarla   para   crear   buenas   intenciones   y   feli­
cidad.   Para   cada   momento   clave   he   incluido   un   ejercicio   de   pensamiento
para   desarrollar   más   ese   aspecto   de   su   vida.   Los   nueve   ejercicios   son   útiles   y
de gran importancia, pero quizá en este momento de su vida haya algunos

~ 43 ~
que   le   parezcan   más   importantes   que   otros.   Déjese   guiar   por   su   instinto   o
trabaje los nueve según se enumeran.
Los   ejercicios   son   sencillos   y   he   incluido   ejemplos   para   cada   uno   de
ellos   de   gente   que   ha   conseguido   dar   giros   radicales   a   sus   vidas   gracias
a   ellos.   Estas   historias   hacen   que   el   cambio   parezca   fácil   y,   en   realidad,   lo   es
cuando   se   tiene   voluntad.   Si   lleva   a   cabo   los   ejercicios   podrá   realizar   impor­
tantes   cambios   en   su   vida   en   un   breve   período   de   tiempo,   siempre   y   cuan­
do   esté   abierto   al   cambio   y   sea   constante   con   los   ejercicios.   Muchas   veces
posponemos   enfrentarnos   a   asuntos   que   son   dolorosos   porque   tenemos
miedo   de   que   el   cambio   sea   demasiado   difícil   o   complejo.   Aun   así,   el   cam­
bio   no   tiene   que   ser   difícil   ni   complejo,   ya   que   las   cosas   más   profundas   e
importantes de la vida son siempre muy sencillas.
Los nueve momentos clave que todo el mundo tiene en la vida son:
Nacimiento
Familia
Amor
Éxito y fracaso
Significado
Aceptación
Independencia
Muerte

Cada   uno   de   ellos   se   produce   en   cualquier   momento   de   la   vida.   Debe


aprender   aspectos   vitales   de   cada   uno   de   ellos   para   poder   comprender
cómo esas experiencias influyen en su pensamiento.
A   veces   hay   momentos   clave   que   se   nos   presentan   en   la   vida   en   forma   de
problemas.   Como   ocurre   con   todos   los   tipos   de   problemas,   muchas   veces
los   complicamos   más   de   lo   que   deberíamos.   Por   ejemplo,   puede   que   una
dificultad   se   interponga   en   nuestro   camino   precisamente   para   que   apren­
damos   una   lección   sencilla,   que   puede   hallarse   en   la   propia   naturaleza   del
problema.   Si   sabemos   desarrollar   el   pensamiento   adecuado   podremos   ver
el   verdadero   significado   de   por   qué   ocurren   las   cosas   y   ver   con   mayor   clari­
dad el valor de los problemas.
Si   se   experimentan   y   se   entienden   con   plenitud,   los   nueve   momentos
clave   actuarán   como   puentes   que   nos   transportan   a   estados   de   pensamien­
to   y   evolución   espiritual   mucho   más   maduros.   Por   ello,   tenemos   que   estar
dispuestos a explorar cada uno de estos nueve momentos, uno a uno.

~ 44 ~
NACIMIENTO

Nos   ocurre   a   todos   y   siempre   está   presente.   Las   células,   los   seres   huma­
nos, los mamíferos y las aves nacen en todas partes.
Según   el   punto   de   vista   de   la   tradición   bön   uno   ya   tiene   un   año   cuando
nace,   con   muchos   pensamientos,   sentimientos,   aspiraciones   y   preocupa­
ciones   que   ya   se   han   formado,   pese   a   no   ser   capaces   de   expresarlas.   Los   an­
tiguos   tibetanos   utilizaban   el   calendario   lunar,   que   era   más   corto   que   el
nuestro   y   que   contenía   muchos   cambios   y   variaciones   mensuales,   y   de   ahí
que   creyesen   que   el   recién   nacido   ya   nacía   con   un   año   de   edad,   en   vez   de
nueve meses.
A   partir   del   momento   de   la   concepción   y   durante   el   período   de   gesta­
ción   en   el   útero,   el   bebé   empieza   a   aprender   a   pensar   y   la   energía   de   pensa­
miento   influye   en   el   desarrollo   y   la   salud   de   la   vida   futura.   La   forma   en   que
uno   nace   indica   el   modo   en   que   ve   la   vida.   Esto   significa   que   el   modo   en   el
que   la   madre   da   a   luz   (si   el   parto   es   fácil   o   complicado)   refleja   la   naturaleza
de   los   pensamientos   de   la   madre   y   el   estado   emocional   del   padre   desde   la
concepción hasta el momento del parto.
No   obstante,   el   nacimiento   es   mucho   más   que   el   acto   de   nacer.   El   naci­
miento   implica   una   potente   energía   de   pensamiento   que   está   dentro   del
ser   siempre   y   que   se   despliega   en   una   experiencia   física,   emocional   y   espiri­
tual   constante.   Existe   en   la   forma   en   que   piensa,   en   las   oportunidades   que
la   vida   le   otorga   y   en   cómo   responde   ante   ellas.   De   hecho,   todos   estamos   en
un   estado   de   nacimiento   constante   y   los   otros   ocho   momentos   clave   surgen
de este primero.
Es   posible   descubrir   el   significado   del   nacimiento   de   muchas   formas   dis­
tintas.   Puede   tratarse   de   un   nacimiento   real   o   de   un   logro   creativo   o   perso­
nal,   del   nacimiento   de   un   pensamiento,   una   idea,   un   estado   mental   o   una
decisión.   Desde   luego,   el   nacimiento   no   siempre   es   posible,   ya   que   puede
surgir   un   problema   o   una   dificultad   en   la   vida.   Pese   a   ello,   poniéndonos
en   el   peor   de   los   casos,   siempre   hay   que   encontrar   la   oportunidad   que
brinda el nacimiento.
Piense   en   momentos   de   su   vida   en   los   que   haya   experimentado   un   naci­
miento   en   cualquiera   de   sus   formas:   un   hijo,   una   oportunidad   de   oro,   un
amor,   una   amistad,   un   golpe   de   buena   suerte,   un   entendimiento   inespera­
do o una nueva fase que empieza en su vida.

~ 45 ~
El ejercicio del pensamiento de nacimiento

Es   un   ejercicio   muy   bueno   para   todo   el   mundo,   pero   sobre   todo   para
aquellas   personas   que   se   sienten   mayores,   deprimidas,   fatigadas   o   hartas   de
la   vida   y   que   desean   abrirse   más   al   mundo.   También   es   muy   útil   para   mejo­
rar   la   comunicación   en   una   relación   si   a   usted   o   a   su   pareja   les   resulta   difí­
cil abrirse el uno al otro. Lo ideal es que ambos lo realicen.
Haga   el   ejercicio   cada   mañana   durante   10   minutos   como   mínimo.   Ten­
ga   a   mano   una   libreta   en   la   que   pueda   escribir   y   guardarla   como   la   libreta
de nacimiento.

Siéntese   en   una   postura   cómoda.   Cierre   los   ojos.   En   su   mente,   imagí­


nese   una   luz   clara   y   cálida   que   vaya   adoptando   la   forma   de   la   clara   de
un   huevo.   Cada   vez   se   hace   más   y   más   grande   hasta   que   le   rodea   por
completo.   Usted   ha   quedado   en   el   centro   de   la   clara,   cual   yema.   Se
siente   renovado;   un   sentido   de   rejuvenecimiento   recorre   su   cuerpo   y
se   siente   más   joven   cada   día,   cada   hora,   cada   minuto   hasta   que   lo   úni­
co   que   le   queda   es   la   energía   de   pensamiento,   tal   y   como   ocurrió   du­
rante   las   primeras   horas   de   su   concepción.   En   este   lugar   especial,   pue­
de contemplar toda la vida y experiencia humanas.
Toda   la   humanidad   pasa   a   su   lado;   desde   su   remanso   de   paz   puede   di­
visar   y   oír   el   murmullo   de   la   humanidad.   Entonces,   desde   dentro   del
huevo   aparece   una   luz   roja   que   le   llama   la   atención.   Sigue   la   luz   y   ésta
le   lleva   al   momento   en   el  que   se   gestó   en   el   útero,  a   cada   día   de  su  vida
que pasó dentro  de su madre, a su parto  y a cada día  hasta  llegar  al  mo­
mento presente.
A   medida   que   revive   cada   uno   de   los   días   de   su   existencia   ocurre   algo
importante.   Empieza   a   notar   la   energía   del   nacimiento   día   a   día.   Em­
pieza   a   sentir   la   vitalidad,   las   oportunidades   aprovechadas   y   las   oportu­
nidades   perdidas,   los   momentos   tristes,   malos,   buenos   y   excelentes   de
su   vida,   revelándole   cada   uno   de   ellos   el   nacimiento   de   la   vida.   Sabe
por   qué   es   así   su   vida   y   comprende   que   posee   el   poder   para   cambiarla.
En   este   momento,   ha   de   inspirar   por   la   nariz   y   espirar   lentamente   por
la boca.
Descanse   unos   minutos.   A   continuación,   escriba   su   experiencia   en   un
papel y lo que le ha parecido más relevante.

~ 46 ~
Al   realizar   este   ejercicio   cada   mañana   advertirá   todo   tipo   de   descubri­
mientos   que   surgirán   de   él   y   que   inundarán   su   mente   en   los   momentos   de
descanso   del   día   y   la   noche.   Anótelos   en   la   libreta,   ya   que   el   ejercicio   le   re­
velará   la   belleza   y   el   poder   del   nacimiento.   Según   vaya   practicando   notará
que   sus   hábitos   y   costumbres   negativas   se   evaden   gracias   a   la   energía   de
pensamiento,   otorgándole   mayor   claridad   mental.   Sentirá   que   se   vincula
más   con   las   partes   más   profundas   e   interiores   de   su   conciencia   y   que   siente
un   renacer.   Se   convertirá   en   un   explorador   y   buscará   y   encontrará   el   verda­
dero   significado   de   la   vida.   Al   aprender   a   reconocer   los   momentos   clave
del   nacimiento,   su   vida   adoptará   un   significado   mucho   más   hondo   y   de   ma­
yor calidad.
Durante   toda   la   vida   Marcia   sintió   que   luchaba   contracorriente   pero   no
sabía por qué. A la edad de 84 años seguía sin tener ni idea de la naturaleza
de su lucha y de sus limitaciones para ser feliz. Tenía hijos, nietos y un mari­
do que la adoraba, pero sentía que había una barrera entre ella y el mundo.
Había   experimentado   la   presencia   de   esa   barrera   desde   la   niñez   y   se   sentía
como   en   una   isla   desierta,   incapaz   de   vivir   plenamente   sus   emociones.   Mar­
cia se sentía completamente aparte del mundo.
Cuando   acudió   a   mi   clínica   noté   que   no   era   muy   conversadora,   así   que
decidí   no   agobiarla   hablando   y   me   limité   a   explicarle   el   ejercicio   que   debía
realizar y a ofrecerle toda mi ayuda.
Marcia empezó a realizarlo a diario y, al cabo de unas semanas, ya empe­
zó a hablar más.
Me   explicó   que   toda   su   vida   había   estado   muy   protegida.   Primero   por
sus   padres   y   después   por   su   marido.   De   pequeña   había   sido   una   niña   pre­
ciosa,   como   una   muñequita,   y   sus   padres   siempre   la   habían   protegido   en
exceso.   Después,   de   adulta,   eligió   a   un   marido   que   la   trataba   del   mismo
modo y que siempre la mantenía «a salvo» y alejada de la vida. Marcia se ha­
bía pasado la vida alejada del mundo.
«No   sabía   lo   que   era   la   vida»,   me   explicó.   «Pensé   que   era   lo   que   hacía   y
no lo que era. Empecé a  darme  cuenta  de que, pese a que las cosas que ha­
cía   influían   en   mí   y   me   producían   cambios,   no   representaban   mi   verdadera
personalidad.   Me   había   escondido   tras   mi   familia   y   no   había   aprendido   lo
básico de la vida.»
«Ahora   ya   sé   que   todo   tiene   una   vida   independiente.   Me   he   descubier­
to   a   mí   misma   y   estoy   feliz   por   ello.   He   descubierto   la   capacidad   para
aprovechar   las   oportunidades   y   querer   a   mi   familia   mucho   más   de   lo   que
jamás   había   pensado.   La   relación   con   mi   marido   ha   experimentado   un   re­
nacer.»

~ 47 ~
Marcia   les   enseñó   a   su   marido   y   a   sus   hijos   adultos   cómo   llevar   a   cabo
este   ejercicio.   Empezó   a   compartir   con   ellos   sus   percepciones   y   a   dejar   tras
de sí sus preocupaciones y cargas emocionales. Se sentía más joven, más co­
nectada con el mundo y vivía al máximo las emociones.

FAMILIA

Todos   buscamos   una   familia,   un   sentido   de   pertenencia   y   de   vincula­


ción   con   los   demás.   La   familia   en   la   que   nacemos   es   la   primera   experiencia
de   comunidad   que   tenemos   y,   por   ello,   moldea   nuestra   visión   del   mundo   y
la   posterior   creación   de   nuevas   familias,   amigos   o   compañeros.   La   familia
nos   aporta   un   sentido   de   pertenencia   al   mundo   e   influye   mucho   en   nues­
tra   forma   de   pensar.   Si   sabemos   participar   en   la   energía   de   pensamiento   de
la   familia,   que   ocurre   en   las   experiencias   cotidianas,   enriqueceremos   ins­
tantáneamente   nuestras   relaciones.   Podemos   compartir   la   energía   de   pen­
samiento   de   la   familia   con   cualquier   persona,   tanto   si   es   un   desconocido,
una dependienta de una tienda o un compañero de trabajo.
En   la   vida   cotidiana   mucha   gente   se   cierra   a   los   demás,   disminuyendo
las   interacciones   y   reduciendo   así   la   calidad   de   pensamiento.   Muchas   opor­
tunidades   para   experimentar   el   poder   de   la   familia   se   nos   pasan   de   largo
cuando   nos   cerramos   así.   Por   el   contrario,   si   nos   abrimos   a   la   energía   de
pensamiento   familiar   conseguimos   mayor   unión,   un   sentido   de   bienestar,
ganas   de   compartir   y   de   estar   juntos.   Así   aprendemos   el   valor   de   estar   con
personas no por lo que puedan hacer por nosotros sino por quiénes son.
El   momento   más   bello   de   unión   familiar   se   produce   cuando   sentimos   el
amor   en   todas   sus   formas.   Puede   ser   amor   sexual,   romántico,   espiritual,
platónico,   amor   por   los   amigos   o   por   los   actos   de   bondad   de   desconocidos.
En   cada   uno   de   esos   momentos   clave   nos   sentimos   conscientemente   vincu­
lados   a   los   vínculos   de   la   familia   humana   y   podemos   experimentar   uno   de
los   mayores   goces   espirituales   de   la   vida.   Esos   momentos   ocurren   con   fre­
cuencia,   pero   muchas   veces   no   somos   conscientes.   En   vez   de   disfrutarlos
estamos   sumergidos   en   la   energía   de   pensamiento   de   la   vida   cotidiana,   del
hábito y la rutina.
Somos   una   familia   para   los   demás   y   podemos   experimentar   ese   senti­
miento   al   ser   conscientes   de   los   momentos   cruciales   de   la   familia   y   de   todos
los regalos que nos brinda. 

~ 48 ~
El ejercicio de pensamiento familiar
Este   ejercicio   es   excelente   para   todos   aquellos   que   viven   solos,   separa­
dos   de   los   demás   o   que   se   sienten   desvinculados   de   sus   propios   sentimien­
tos   y   pensamientos.   También   es   muy   oportuno   para   todos   aquellos   que   tie­
nen   problemas   familiares,   que   desean   una   familia,   que   han   sido   adoptados
y   quieren   encontrar   a   sus   padres   biológicos.   Utilícelo   asimismo   para   crisis
matrimoniales   al   borde   del   divorcio   o   para   problemas   con   compañeros   de
trabajo o compañeros de piso.

Realice el ejercicio por la noche, unos diez minutos antes de irse a dormir.

Siéntese   tranquilo   y   cómodamente.   Cierre   los   ojos   y   concéntrese   en


sentir   la   parte   superior   de   la   cabeza.   Mentalmente   vaya   hacia   la   cabeza,
la   cara,   los   hombros,   los   brazos,   los   dedos,   el   pecho,   la   barriga,   las   ca­
deras,   las   piernas   y   los   pies.   Después   sienta   cómo   su   respiración   sube   y
baja cual viento que sopla la sabiduría de la hermandad.
Escuche.   Oiga   lo   que   le   trae   el   viento,   que   es   su   aliento   y   el   aliento   de
los   demás.   El   aire   que   respira   posee   el   momento   culminante   de   la   fa­
milia.   Empiece   a   sentir   las   necesidades   de   los   demás   y   el   deseo   de   for­
mar   una   comunidad,   una   unidad   familiar   a   la   que   pertenecer.   Disfrute
ese sentimiento a medida que une su respiración con la de los demás.
Ahora   amplíe   sus   pensamientos   de   bienestar   a   los   demás   y   envíeles
energía curativa, comodidad y comunicación.

Cuando haya acabado dé las gracias por su día y por toda la gente que ha
conocido.   A   continuación,   mientras   concilia   el   sueño,   dirija   sus   más   pro­
fundos   pensamientos   hacia   la   voluntad   de   conocer   los   pensamientos   de   los
demás,   de   forma   que   cuando   se   despierte   por   la   mañana   sea   más   sabio   y
tenga una mente más abierta.
Paul era el más raro de la familia. No se parecía a su familia ni a los otros
niños   de   la   calle   con   los   que   creció.   Quería   saber   el   porqué   de   las   cosas   y
qué   se   escondía   detrás   de   las   apariencias.   Sus   padres   no   le   entendían   así
que él se sentía rechazado por ellos.
Aunque Paul quería amar a su familia se sentía alejado de ellos y ese sen­
timiento   empezó   a   influirle   en   toda   su   vida.   No   sabía   cómo   hacer   amigos   o
cómo tener relaciones íntimas. Era muy infeliz y solitario.

~ 49 ~
Al   empezar   a  hacer   el  ejercicio   familiar,   Paul   comenzó   a   ver  por   qué   su
familia   no   podía   vincularse   a   él.   Debido   a   su   comprensión,   les   logró   perdo­
nar y se esforzó por estar más unido a ellos.
Gracias   a  esta  nueva  percepción   Paul  pudo  establecer  relaciones  de  cari­
ño con sus padres, su hermano y sus dos hermanas. Hizo nuevos amigos y ya
no le gusta estar solo. De hecho, muchas veces la gente acude a  él para soli­
citarle consejos para solucionar problemas.

AMOR

El   amor   está   en   todas   partes   pero   es   difícil   delimitarlo,   experimentarlo


y,   más   complicado   todavía,   compartirlo.   El   amor   es   el   lenguaje   inexpresado
de   la   conciencia   que   otorga   sentido   a   la   parte   del   mundo   que   inconsciente­
mente   ocupamos.   Al   aprender   a   entender   la   energía   del   pensamiento   del
amor,   la   conciencia   se   amplía   y   la   vida   se   llena   de   plenitud   y   creatividad.
Aunque   la   energía   del   pensamiento   de   amor   no   es   de   naturaleza   académi­
ca,   también   puede   crear   grandes   logros   intelectuales.   El   amor   hace   que   nos
expresemos   en   momentos   clave   que   se   nos   presentan   constantemente,
pero   al   no   ser   conscientes   de   su   presencia   no   lo   notamos.   Hay   grandes   flu­
jos   de   energía   de   amor   moviéndose   por   el   planeta   y   hay   muchas   oportuni­
dades para recibir amor si abrimos nuestra mente y espíritu.
La   energía   de   pensamiento   del   amor   le   liberará   y   le   mostrará   el   verdade­
ro   valor   de   su   ser,   dándole   equilibrio   y   armonía   y   mostrándole   la   alegría
inagotable   que   existe   en   la   conciencia   humana.   Pero,   ¿cómo   somos   cons­
cientes   de   este   momento   tan   importante   en   nuestras   vidas?   Nosotros   mis­
mos   le   abrimos   las   puertas,   como   haríamos   con   un   viejo   amigo   que   quiere
conocernos mejor.

El ejercicio del pensamiento de amor


Realice   este   ejercicio   si   siente   falta   de   afecto   o   si   se   siente   desequilibrado
en   algún   sentido.   Es   muy   útil   para   aquellos   que   se   sienten   frustrados   o   que
están   demasiado   ligados   a   responsabilidades.   También   es   positivo   para   to­
dos   aquellos   que   creen   que   han   encontrado   el   amor   perfecto,   para   aque­
llos   que   están   a   punto   de   casarse,   para   quienes   tienen   un   problema   en   una
relación   íntima   o   les   falta   pasión.   El   ejercicio   del   pensamiento   de   amor   le
ayudará a descubrir qué necesita su relación.

~ 50 ~
Practique   este   ejercicio   durante   diez   minutos   al   día   nada   más   despertar­
se por la mañana.

Siéntese   cómodo.   Sitúe   sus   pensamientos   y   su   concentración   en   su   co­


razón   físico.   Deje   que   su   atención   se   centre   en   su   corazón   y   excluya
todo   lo   demás.   Piense   en   su   corazón   como   una   reserva   interminable
de   buenos   augurios   y   deseos.   Sienta   el   latir   de   su   corazón   y   deje   que
cada   latido   le   haga   renacer.   Sienta   la   energía   del   amor   en   su   pecho.   En
las   partes   más   internas   de   su   cuerpo,   mente   y   alma,   el   pensamiento   de
energía   de   amor   existe   y   espera   ser   reconocido.   A   medida   que   sienta
la   energía   del   pensamiento   del   amor   en   su   corazón,   invite   a   que   reco­
rra también su mente, cuerpo, vida y pensamientos.

Al   hacer   este   ejercicio   de   forma   regular   se   iniciará   en   el   camino   de


transformación   de   la   vida.   El   reconocimiento   y   la   aceptación   de   la   ener­
gía   de   pensamiento   de   amor   le   aportará   dimensiones   extra   en   su   vida   y
una   mayor   riqueza.   Gozará   de   relaciones   mucho   más   fructíferas   y   podrá
sentir   la   abundancia   en   su   vida   porque   la   experiencia   del   amor   es   abun­
dancia.
María   era   una   mujer   con   una   gran   carrera   profesional,   muy   reconocida
en su   ámbito  y autora  de importantes libros. Su  talento le  había  ofrecido un
estilo   de   vida   cómodo,   pero   se   sentía   insatisfecha   con   todo   lo   demás,   por­
que   no   se   sentía   querida.   Llevaba   10   años   compartiendo   su   vida   con   Marco,
otra   persona   altamente   académica   y   con   gran   reconocimiento.   Tenían   una
relación   muy   cerebral   y   seca.  Se   apreciaban   mucho  mutuamente   y   se  apoya­
ban en lo profesional, pero no había pasión.
Cuando   María   vino   a   verme   me   explicó   que   no   sabía   si   quería   o   no   a
Marco.  Le   gustaba   mucho   y   le   admiraba,   pero   pensaba   que   una   relación   de­
bía   basarse   en   algo   más.   No   se   sentía   querida   ni   apreciada   por   su   femini­
dad.   El   siempre   anteponía   su   trabajo   a   ella   y   nunca   habían   hablado   de   ma­
trimonio   o   de   tener   hijos.   Antes   pensaba   que   sería   feliz   tal   y   como   estaban,
pero ahora sentía que quería algo más.
Le   pedí   a   María   que   hiciese   el   ejercicio   del   pensamiento   de   amor   cada
mañana   durante   un   mes   para   ver   qué   cambios   se   producían.   Cuando   volvió
a la consulta estaba muy ilusionada. Tras dos semanas de práctica del ejerci­
cio   había   decidido   hablar   honestamente   con   Marco   y   explicarle   sus   senti­
mientos, esperanzas y sueños. Para su sorpresa, Marco se había mostrado

~ 51 ~
muy conmovido y comprensivo con sus palabras y le había dicho que a él
también le gustaría casarse y tener hijos.
María   y   Marco   se   habían   quedado   atascados   en   su   relación,   intentando
adivinar   cómo   se   sentía   el   otro,   sin   comunicarse   abiertamente.   Después   de
hablar   Marco   empezó   a   hacer   el   ejercicio   del   pensamiento   de   amor.   Dos   se­
manas   después   volvieron   a   hablar   y   decidieron   irse   de   vacaciones   juntos   y
planear su futuro.
El ejercicio consiguió vincularles y estrechar los lazos que les unían, ade­
más de aportar sinceridad y honestidad a la relación. Gracias al poder de la
energía   María   cambió   y   descubrió   que   Marco   podía   ser   un   hombre   muy
apasionado. El empezó a traerle flores, a escribirle notas de amor y ella cada
vez se sentía más querida y más unida a su hombre.
Al cabo de dos años María y Marco se casaron y ella estaba esperando su
primer   hijo.   Los   dos   decidieron   poner   en   un   segundo   plano   sus   profesiones
y dedicarse al máximo a su vida familiar y a disfrutar de su felicidad.

ÉXITO Y FRACASO

El   éxito   y   el   fracaso   son   las   dos   caras   de   una   misma   moneda.   Uno   conlle­
va   el   otro   y   por   eso   suelen   aparecer   juntos   en   los   momentos   clave   de   la   vida.
Mucha   gente   contempla   el   éxito   como   el   logro   de   una   meta   o   un   objetivo
mientras   que­el   fracaso   suele   relacionarse   con   la   mala   suerte.   Sin   embargo,
desde   el   punto   de   vista   de   la   tradición   bön   estas   definiciones   son   demasia­
do   simplistas.   El   verdadero   éxito   nos   hace   ser   más   compasivos   y   comprensi­
vos   con   los   demás   y   el   fracaso   ocurre   cuando   se   nos   olvida   esta   máxima.
Tanto   el   éxito   como   el   fracaso   son   ingredientes   vitales   para   que   la   persona
cultive la sabiduría y el conocimiento.
El   mundo   está   lleno   de   fracasos   con   éxito:   gente   que   se   cree   que   todo   lo
que   hace   le   sale   bien,   pero   con   un   éxito   hueco   y   sin   valía   porque   está   basa­
do   en   la   deshonestidad   y   no   beneficia   a   los   demás.   Muchas   veces   las   empre­
sas   de   gran   envergadura   van   a   la   quiebra   de   una   forma   espectacular   porque
su éxito no era honesto; se creen invencibles, pero no lo son.
Por   consiguiente,   el   éxito   también   puede   traer   infortunio   y   el   fracaso
puede   ser   lo   mejor   que   puede   ocurrimos   porque   podemos   aprender   cómo
mejorar de un modo que nos beneficie a nosotros, pero también a los demás.
El   mundo   material   requiere   que   el   éxito   y   el   fracaso   se   den   la   mano,   ya
que forman parte de un mecanismo para regular la fuerza de la vida limita­

~ 52 ~
da   de   nuestro   delicado   planeta   y   nuestras   frágiles   especies:   la   humanidad.
Los   momentos   clave   de   éxito   y   fracaso   nos   enseñan   el   verdadero   significa­
do   y   valor   de   las   acciones,   pensamientos   y   compromisos.   Nos   muestran   las
responsabilidades   que   hemos   asumido   con   el   mundo   material,   debido   a
nuestra moral, ética, nuestro trabajo y nuestro trato con los demás.
Somos   propensos   a   medir   nuestro   éxito   por   el   placer   que   nos   brinda   y   el
fracaso   por  el   dolor   que   nos   acarrea.  Esa   visión   se   debe   a   la   falta   de   vincula­
ción   con   la   energía   de   pensamiento   del   éxito   y   el   fracaso.   Cuando   logra­
mos   vincularnos   a   esa   energía   de   pensamiento   y   saber   por   qué   se   producen
momentos   de   éxito   y   fracaso   en   nuestra   vida   empezamos   a   ver   que   estos   as­
pectos   no   están   tan   claramente   definidos   como   pensábamos   en   un   princi­
pio.   Un   éxito   puede   ser   un   fracaso   y   un   fracaso   puede   ser   el   mayor   de   los
éxitos.
A   medida   que   vaya   dando   forma   a   su   actitud   frente   al   éxito   y   al   fraca­
so   podrá   determinar   sus   logros   y   el   camino   que   elige   para   sí   mismo.   Al
saber   que   el   éxito   y   el   fracaso   son   partes   de   un   mismo   todo   nunca   más
volverá   a   darles   un   valor   absoluto,   sino   que   será   lo   suficientemente   sabio
para   saber   que   uno   siempre   implica   el   otro   y   que   ambos   tienen   valor   en
la vida.

El ejercicio de pensamiento del éxito y el fracaso


Este   ejercicio   es   muy   útil   para   todas   aquellas   personas   que   se   enfrenten
a   un   éxito   o   un   fracaso   en   sus   vidas.   Si   hablamos   en   términos   de   importan­
tes   cambios   en   la   vida,   como   el   final   de   una   relación,   la   pérdida   de   un   tra­
bajo   o   una   enfermedad   grave,   muchas   veces   vemos   que   hay   implicados   sen­
timientos   de   fracaso.   Este   ejercicio   le   ayudará   a   observar   el   otro   lado   de   la
experiencia   y   a   entender   que   siempre   que   está   presente   el   fracaso,   también
lo está el éxito.
También   puede   emplear   este   ejercicio   si   está   atravesando   cualquier   tipo
de   cambio   o   si   desea   tener   éxito   en   un   proyecto.   El   ejercicio   le   ayudará   a
ver   si   ha   elegido   el   camino   correcto,   si   el   proyecto   es   adecuado   para   usted   y
si le facilitará el resultado esperado.
Haga el ejercicio durante 10 minutos por la mañana o por la noche.

~ 53 ~
Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   y   cierre   los   ojos.   Piense   en   las   veces   en
que   ha   experimentado   grandes   o   pequeños   éxitos   y   fracasos   a   lo   largo
de   su   vida.   Piense   en   cómo   le   han   afectado   de   forma   espiritual,   emo­
cional,   mental   y   material.   A   continuación   intente   sentir   toda   la   energía
de   pensamiento   asociada   a   los   éxitos   y   fracasos   que   han   moldeado   su
vida.   Siéntalos   en   su   interior   y   diríjalos   hacia   su   corazón   como   si   fuesen
un   río   de   agua   dorada   y   plácida.   Así   conocerá   la   esencia   de   cada   uno
de   sus   éxitos   y   fracasos   y   será   más   consciente   de   ellos.   Cuando   termine
la   meditación   dé   gracias   en   voz   alta   por   cada   uno   de   esos   éxitos   y   fraca­
sos que han colmado su vida y enumérelos en voz alta.
Si   tiene   un   proyecto   en   especial   en   el   que   centrarse,   intente   visualizar­
lo   antes   de   acabar   el   ejercicio.   Sea   lo   más   concreto   posible   sobre   el
tema   y   su   intención.   Sentirá   una   fuerte   emoción   que   le   indicará   si   ob­
tendrá o no los resultados esperados.

Jane quería comprarse una casa. Había visto ya bastantes y le había gusta­
do   una   en   concreto   que   era   espaciosa   y   estaba   en   una   buena   zona.   Al   mari­
do   de   Jane   no   le   preocupaba   mucho   el   tema   y   le   daba   todo   igual,   así   que
dejó la elección en sus manos.
Jane   ofreció   un   precio   que   fue   aceptado,   pero   a   partir   de   ahí   empezaron
una   serie   de   problemas.   Primero,   ella   y   su   marido   no   lograban   vender   la
casa   en   la   que   vivían,   y   segundo,   el   vendedor   de   la   nueva   casa   subió   el   pre­
cio   de   la   casa   que   deseaban.   Jane   estaba   totalmente   decidida   a   conseguir
esa casa, así que vendió la casa en la que vivía por menos de su valor y acor­
dó pagar un precio más alto por la nueva casa.
Aún   hubo   más   problemas,   ya   que   el   estudio   realizado   por   un   aparejador
mostró   que   la   casa  tenía   una   serie   de  problemas   estructurales   que   serían   cos­
tosos   de   reparar.   El   marido   de   Jane   le   sugirió   que   se   olvidase   de   esa   casa   y
que   buscasen   otra   con   menos   problemas,   pero   Jane   se   había   encaprichado
de   ésa.   Había   llevado   a   su   hermana   mayor   (en   quien   confiaba   mucho)   a   ver
la  casa  y  a  ésta  le  había  encantado. Así que  Jane  siguió  adelante  con  la  com­
pra.   Al   final   la   compraron   y   ella   y   su   marido   se   mudaron,   pero   en   cuanto   se
asentaron   surgieron   problemas   familiares.   Los   niños   enfermaron,   Jane   y   su
marido   no   dejaban   de   pelearse,   los   vecinos   eran   problemáticos   y   las   repara­
ciones de la casa acabaron costando mucho más de lo que se imaginaron.
Jane   tardó   dos   años   en   aceptar   que   esa   casa   no   era   la   adecuada   para
ellos. En ese momento acudió a mi consulta y le sugerí que realizase el ejer­

~ 54 ~
cicio   de   pensamiento   de   éxito   y   fracaso.   Gracias   al   ejercicio   se   dio   cuenta   de
que   se   había   dejado   guiar   demasiado   por   el   juicio   de   su   hermana.   Le   ven­
dieron la casa a la hermana y ésta no tuvo ningún problema en ella.
Jane   utilizó   el   ejercicio   para   decidir   si   debía   o   no   comprar   la   siguiente
casa que le gustó. Esta compra fue todo un éxito y ella y su familia se muda­
ron a una casa agradable en la que lograron la felicidad.

SIGNIFICADO

La   gente   se   provoca   dolor   cuando   pierde   el   rumbo   en   la   vida   y   no   encuen­


tra   el   sentido   a   sus   actividades   cotidianas.   La   ausencia   de   significado   puede
ser una especie de invalidación que nos cree una frustración continua.
Muchas   personas   intentan   encontrarle   un   sentido   a   la   vida   según   lo   que
piensen   los   demás.   Buscan   la   aprobación   ajena,   las   reacciones   positivas   y   la
información   que   les   diga   qué   hacer   y   quiénes   son.   Sin   embargo,   esa   falta   de
confianza   en   uno   mismo   sólo   ofrecerá   una   visión   distorsionada   de   la   reali­
dad y nunca podrá aportar un verdadero significado interior.
El   significado   es   la   energía   de   pensamiento   que   respalda   todas   nuestras
experiencias   y   que   existe   en   nuestra   mente   consciente   e   inconsciente.   De
ahí   que   debamos   buscar   en   nuestro   interior   para   hallarlo.   Cuanto   más   bus­
que   el   significado,   más   descubrirá   las   estructuras   que   conforman   su   mente,
sus   emociones   y   sus   aspiraciones.   El   significado   es   la   moneda   de   la   concien­
cia.   Todo   tiene   un   significado,   si   es   capaz   de   encontrarlo.   Todos   somos   tra­
ductores e intérpretes de dicho significado.
El   significado   de   cada   persona   es   único   y,   por   consiguiente,   es   vital   que
cada   uno   descubra   el   sentido   especial   que   alberga   dentro   de   sí,   ya   que   la
energía   de   pensamiento   nos   aportará   las   experiencias   necesarias.   La   bús­
queda   del   significado   nos   impulsa   a   aprender   cómo   pensar   de   forma   idó­
nea   para   crear   una   existencia   con   fundamento   y   aplicar   el   valor   del   signifi­
cado a nuestra vida diaria.
Los   momentos   clave   son   aquellos   en   los   que   uno   conoce   con   exactitud
el   significado   de   la   vida   y   sabe   apreciar   y   disfrutar   de   un   instante   maravillo­
so   de   iluminación   en   el   que   comprende   todo   lo   que   subyace   a   las   acciones.
Esos   momentos   llegan,   si   bien   no   son   anunciados   a   bombo   y   platillo,   y   pue­
den   darse   en   acciones   tan   cotidianas   como   el   cántico   de   un   pajarillo   o   un
momento de silencio.

~ 55 ~
El ejercicio del pensamiento de significado

Utilice   este   ejercicio   si   siente   que   su   vida   no   tiene   un   objetivo   claro   o   no


sabe   qué   rumbo   tomar   en   un   área   de   su   vida,   en   un   trabajo   o   una   relación
personal.   Llévelo   a   cabo   también   si   desea   entender   el   significado   de   algo
que   le   ha   ocurrido   o   si   no   puede   comprender   una   situación.   También   es
muy   útil   para   todos   aquellos   que   han   emprendido   la   búsqueda   del   signifi­
cado   espiritual   de   la   vida   o   que   sufren   una   crisis   de   fe.   Asimismo   es   positivo
para   aquellos   que   se   empeñan   en   analizarlo   todo   y   que   buscan   un   significa­
do   y   un   porqué   a   todo:   así   podrá   ver   que   a   veces   le   asignamos   un   signifi­
cado a cosas que sencillamente no lo tienen.

Dedique 20 minutos al día a realizar este ejercicio.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   en   una   silla   cómoda   o   en   postura   de


meditación.   Cierre   los   ojos.   Escuche.   Esté   atento   a   los   sonidos   de   su
cuerpo,   los   sonidos   de   su   mente   y   del   mundo   que   le   rodea.   A   pesar   de
los   sonidos   y   de   cómo   hagan   que   se   sienta,   dé   siempre   las   gracias   por
oírlos.   Véalos   como   sus   aliados   y   escúchelos   sin   prejuicios,   a   medida
que   vayan   emergiendo.   Después   escuche   la   energía   de   pensamiento
del   significado.   Notará   que   es   un   sonido   más   agudo,   un   cambio   del
murmullo   general.   Sumérjase   en   este   sonido   y   dé   gracias   por   oírlo.
Abra   los   ojos   y   sienta   la   energía   de   pensamiento   del   significado   en   el
espacio   que   le   rodea.   Deje   que   entre   en   su   interior.   Absórbala.   Siénta­
la. Su conciencia del significado de las cosas tiene que cobrar vida.

James estaba consiguiendo poco a poco ser un cantante reconocido y famo­
so, pero a medida que lograba la fama se sentía cada vez más aislado e infeliz.
Sentía que no sabía quién era y ni siquiera sabía si deseaba lo que estaba consi­
guiendo. Sentía que su vida no tenía significado, así que empezó a buscarlo.
Después de hacer el ejercicio del significado durante tres semanas James
empezó   a   experimentar   mayor   vinculación   con   sus   emociones,   recuerdos   y
creatividad.   Comenzó   a   entender   por   qué   había   elegido   esa   profesión   y   a
comprender que la riqueza o el  éxito no eran importantes para  él, ya que lo
que   quería   era   dar   rienda   suelta   a   su   creatividad,   complacer   a   los   demás   y
conseguir sacar adelante a su familia gracias a su don. Así empezó a sentirse
mucho   más   feliz   y   a   establecer   una   serie   de   prioridades   que   le   permitieron
tener una profesión y una vida personal con éxito. En vez de sentirse a mer­
ced de los demás, estableció claramente lo que quería hacer en su trabajo y

~ 56 ~
todo lo demás lo rechazaba porque no le parecía correcto o interfería en su vida 
familiar.
Ahora, casado y padre de un niño, James sigue utilizando el ejercicio del
significado  a  diario   como   vía   para   comunicarse   con  su   interior.  El  consiguió
darle sentido a su vida y aprovechar los momentos y oportunidades que  ésta
le brinda para descubrir lecciones profundas.

FELICIDAD

La   felicidad   existe   en   sí   misma   y,   del   mismo   modo   que   el   sol   libera   calor
a   nuestro   planeta,   crea   un   calor   humano   en   nuestras   vidas.   Todo   es   felici­
dad.   La   energía   de   pensamiento   de   felicidad   ya   está   formada   y   sólo   tene­
mos   que   aceptarla.   Si   observa   a   una   persona   podrá   percibir   la   felicidad
pese   a   todos   los   problemas   que   tenga.   La   felicidad   está   en   el   aire   que   respi­
ramos,   en   la   naturaleza   y   en   todas   las   criaturas.   Puede   descubrir   cómo   ser
feliz   cuando   aprende   a   pensar   de   modo   idóneo   porque   el   pensamiento
adecuado   crea   una   vida   con   significado   y   libera   la   felicidad.   Entonces,   una
vez liberada la felicidad, la maldad y la tristeza perecen.
La   felicidad   es   una   recompensa   de   por   sí   y   la   alegría   que   sentimos   en
momentos   de   pura   felicidad   es   única.   Es   distinta   para   cada   uno   de   nosotros
porque   todos   recibimos   energía   de   pensamiento   de   distintas   formas   y   tene­
mos nuestra propia capacidad para recibir y crear felicidad.
Este   grato   sentimiento   no   se   halla   en   la   acumulación   de   bienes   materia­
les   ni   acontecimientos   particulares,   sino   que   proviene   de   un   lugar   sagrado
en   nuestro   interior   y,   según   vayamos   pasando   más   y   más   tiempo   en   ese   lu­
gar   y   mejoremos   nuestra   capacidad   de   pensamiento   idóneo,   también   in­
crementará nuestra capacidad para ser felices.

El ejercicio de pensamiento de felicidad


Este   ejercicio   es   muy   sencillo,   pero   da   muy   buen   resultado.   Muchos
grandes   maestros   tibetanos   bön   lo   utilizaban   como   su   principal   medita­
ción.   Llévelo   a   cabo   si   se   siente   infeliz   o   no   tiene   capacidad   para   ser   feliz.
Este   ejercicio   está   muy   relacionado   con   el   ejercicio   de   significado   y   muchas
veces   vale   la   pena   hacerlos   juntos.   Mucha   gente   necesita   encontrar   un   sig­
nificado a su vida para ser feliz, aunque no siempre ocurre así.

~ 57 ~
Haga   el   ejercicio   durante   unos   10   minutos   nada   más   levantarse   o   en   al­
gún momento tranquilo del día.

Siéntese   cómodamente   y   cierre   los   ojos.   Imagínese   que   el   agua   de   un


riachuelo   velozmente   se   apodera   de   su   corazón   y   allí   fluye   cristalina   y
clara.   Al   tocar   su   corazón   usted   ya   experimenta   el   primer   brote   de   feli­
cidad   que   irá   intensificándose   en   su   interior.   Usted   comprende   que   en
todo   lo   que   hace,   dice   y   siente   en   su   vida   cotidiana   la   felicidad   está
dentro de usted, inspirando y alimentando sus pensamientos y actos.

Jake no creía en la felicidad. Creía que era algo reservado sólo a hippies y a
gente muy inocente. No tenía tiempo para la felicidad, ya que era un hombre
muy serio que dirigía una tienda de informática y que además había adoptado
muchos   más   compromisos   en   su   municipio.   Sin   embargo,   Jake   perdió   a   su
hijo de 17 años debido a una meningitis y entonces la tristeza se apoderó de
su vida y se dio cuenta del tremendo peso de sus cargas emocionales.
Jake empezó a realizar el ejercicio e inmediatamente sintió un flujo de fe­
licidad en su interior. Fue capaz de superar su pena y rehacer su vida. Encon­
tró respuestas a preguntas personales que no había compartido con nadie, a
la naturaleza de sus creencias religiosas y al valor de su trabajo. Jake amplió
su negocio y puso una heladería al lado de la tienda de informática y cada se­
mana   regalaba   helados   durante  dos   horas   a   los   niños   del   municipio.   Así   lo­
graba contagiar a todo el mundo su felicidad y sus ganas de compartir.

ACEPTACIÓN

La   aceptación   nos   ayuda   a   ser   más   fuertes   y   a   tener   mayor   conciencia   de


nosotros   mismos   para   comunicarnos   con   claridad   y   entonces   alcanzar   la   bon­
dad.   Es   la   energía   de   pensamiento   que  nos  conduce   a   la   compasión,   ya   que   al
ir creciendo la aceptación crece también el entendimiento con los demás.
No   se   trata   de   una   actitud   sumisa,   sino   que   es   sabia   y   dinámica   porque
otorga   la   valentía   para   saber   cuándo   hay   que   aceptar   acontecimientos
que   ocurren   y   personas   que   conocemos   y   cuando   no   tenemos   ningún   tipo
de poder para cambiarlas.
Todos experimentamos este tipo de situación, puesto que forma parte de

~ 58 ~
la   vida.   Muchas   veces   luchamos   contracorriente,   negándonos   a   aceptar   lo
que   no   podemos   cambiar.   El   momento   clave   de   aceptación   nos   permite   ver
cuándo   la   mejor   elección   que   podemos   tomar   es   aceptar   la   situación.   La
aceptación   elimina   la   duda   y   aporta   información   a   nuestras   vidas.   Nos   otor­
ga   el  poder  de  curar   viejas   heridas   y   de   perdonar   a   todos   los   que   nos   han   he­
cho daño. Eleva nuestra naturaleza interior y nos enseña que todo es posible.
La   aceptación   es   la   energía   de   pensamiento   de   renovar   las   fuerzas   feme­
ninas   de   la   naturaleza   y   el   universo,   pero   también   implica   disciplina,   con­
centración   y   logro.   No   posee   una   naturaleza   glamourosa,   sino   que   está   pre­
sente   de   un   modo   pacífico,   paciente   y   omnipresente   para   liberar   la   energía
del momento, del ahora eterno.
Este   sentimiento   es   la   cualidad   humana   más   dura   de   poner   en   marcha
porque   requiere   que   confiemos   en   el   orden   natural   de   la   vida.   Significa
que   hemos   de   dejar   a   un   lado   nuestros   pensamientos   cotidianos   y   dar   prio­
ridad   a   pensamientos   más   elevados,   a   energías   de   pensamiento   que   nos
aporten   calidad   a   nuestra   vida   y,   por   ello,   hay   que   esperar   hasta   estar   listo
para reconocer su presencia en nuestro interior.

El ejercicio de la aceptación del pensamiento


Utilice   este   ejercicio   si   le   cuesta   aceptar   una   situación   o   un   aconteci­
miento   o   si   siente   que   no   le   aceptan.   Quizá   en   la   situación   tenga   que   ver
una   persona   en   concreto,   por   ejemplo,   una   suegra   que   no   le   acepta   o   quizá
se trate de un sentimiento generalizado de rechazo o incomprensión.

Realice el ejercicio cada noche durante unos 20 minutos.

Siéntese   en   una   posición   relajada   y   cierre   los   ojos.   Ahora   considere   cuál
es la persona con la que más le cuesta tratar o la situación más difícil a la
que   tiene   que   enfrentarse   en   estos   momentos.   Deje   que   esa   persona   o   si­
tuación   se   disuelvan   en   una   luz   blanquecina   que   después   le   entrará   en
el   corazón,   donde   no   podrá   emitirse   ningún   juicio.   Abrase   a   la   lección
que   esa   persona   o   situación   pueden   enseñarle   y   después   haga   lo   mismo
con   todo   el   mundo   y   con   su   situación   laboral,   familiar   y   cualquier   otra
experiencia   de   su   vida   que   requiera   la   sabiduría   de   la   aceptación.   Una
vez lo haya hecho, dé gracias por lo bueno y lo malo que hay en su vida.

~ 59 ~
Brian   tenía   problemas   para   superar   la   ruptura   con   una   mujer   a   la   que
había amado mucho. Habían estado juntos seis años y no se la podía quitar
de la cabeza a pesar de los esfuerzos. Su actitud y el dolor que le provocaba
empezó a causar mella en su trabajo y en sus relaciones con otras personas.
Comenzó  a perder  amigos y su entusiasmo por la vida cada vez estaba más
bajo. Al final acabó perdiendo su trabajo.
Cuando acudió a mi consulta, Brian estaba muy deprimido. Sin embargo,
después de explicarle el ejercicio de la aceptación, logró darse cuenta de que
él mismo estaba destruyendo su vitalidad y diminuyendo su calidad de vida al
negarse a aceptar la situación.
Al cabo de unos meses ya había conseguido dejar atrás el dolor de la se­
paración y, cuando abandonó la visión de la mujer que una vez amó, vio las
cosas   desde   un   prisma   nuevo.   Aceptó   la   situación   y   la   aceptó   a   ella   por
quien   era   ahora   y   no   por   quien   había   sido.   También   se   aceptó   él   mismo   y
consiguió mantener la amistad con ella, volver a su antiguo puesto de traba­
jo y salvar sus amistades. Su miedo a vivir y a perder había desaparecido. La
aceptación le guió a un estado de equilibrio interior.

INDEPENDENCIA

La   independencia   no   es   la   capacidad   de   supervivencia   ni   de   ser   capaz


de   vivir   sin   los   demás,   sino   que   proviene   de   saber   cuáles   son   nuestros   pro­
blemas   internos,   por   qué   surgen   y   cómo   podemos   superarlos   o   cambiarlos.
Con   independencia   somos   capaces   de   utilizar   nuestro   poder   para   conse­
guir la vida que siempre hemos querido.
La   independencia   es   asimismo   la   sabiduría   que   proporciona   el   conoci­
miento   de   la   santidad   de   la   vida   y   la   divinidad   que   hay   dentro   de   cada   per­
sona,   animal   u   objeto.   La   experiencia   de   la   verdadera   independencia   cons­
tituye   un   momento   clave   en   la   vida   porque   indica   que   ha   pasado   a   un
estado   superior   y   más   seguro   de   pensamiento   y   conciencia.   La   indepen­
dencia   también   nos   enseña   el   funcionamiento   de   la   naturaleza   del   pensa­
miento  y  nos  revela   las  leyes  espirituales  de  la   naturaleza   y  del   universo.  Nos
enseña   a   todos,   como   personas,   a   convivir   y   a   aceptar   nuestras   responsabili­
dades como miembros de una comunidad.
La   independencia   permite   el   crecimiento   del   alma   y   nos   regala   una   vi­
da   gratificante.   Nos   da   las   capacidades   necesarias   para   vivir   en   el   mundo,
para   ser   responsables   de   nuestras   acciones   y   para   tener   la   valentía   de   ayu­
dar a los demás a responsabilizarse también de sus actos.

~ 60 ~
La   verdadera   independencia   reside   en   saber   que   todos   nos   necesitamos
mutuamente,   pero   que   a   la   vez   contamos   con   el   potencial   para   crear   nues­
tro   propio   destino.   La   independencia   nos   enseña   a   actuar   y   pensar   con   in­
tegridad   y   a   vivir   de   acuerdo   con   nuestros   más   profundos   valores   y   creen­
cias, encontrando nuestros códigos interiores de ética y conducta.
Esa   es   la   esencia   de   la   independencia,   el   pensamiento   de   la   energía   del
autoconocimiento y las responsabilidades y alegrías que conlleva.

El ejercicio de pensamiento de independencia

Esta   meditación   le   pone   en   contacto   con   el   poder   de   la   energía   de   pensa­


miento   independiente   que   posee   en   su   interior.   Es   un   poder   tangible   que
impide   que   se   sienta   perezoso,   asustado   o   impotente   y   que   hace   que   tome
por   completo   las   riendas  de  su  vida.  Utilícelo   si  todavía  no  ha  hallado  el  rum­
bo   en   su   vida,   si   se   siente   abrumado   por   el   mundo   o   si   necesita   dar   un   paso
importante como marcharse de casa y crear su propia identidad adulta.
Haga   el   ejercicio   por   la   mañana   durante   10­15   minutos   al   menos   durante
20   días   seguidos.   Los   resultados   pueden   percibirse   antes,   pero   ser   constante
durante ese período de tiempo crea un resultado mucho más equilibrado.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo.   Cierre   los   ojos   y   concéntrese   en   su   om­


bligo.   Sienta   la   energía   de   independencia   que   fluye   en   su   cuerpo   a   tra­
vés   de   su   ombligo,   dándole   una   sensación   cálida   y   positiva.   A   medida
que   la   energía   fluye   por   su   cuerpo,   diríjala   hacia   su   corazón   físico   y
después   hacia   el   pecho   y   después   haga   que   suba   hasta   la   frente,   al   cen­
tro   de   su   cabeza   y   consiga   que   le   baje   por   la   columna   vertebral,   vérte­
bra   a   vértebra,   hasta   llegar   a   todas   las   extremidades,   las   manos,   los   pies
y   los   dedos.   Su   cuerpo   cobrará   vitalidad   gracias   a   la   energía   de   inde­
pendencia.
Haga   este   ejercicio   de   circulación   de   energía   de   pensamiento   cinco   ve­
ces.   Después   observará   que   la   energía   pasa   a   su   mundo   emocional   y   fí­
sico creando oportunidades de independencia y éxito.

Flanklin   sentía   que   siempre   estaba   controlado   por   la   demás   gente.   Era
un hombre bueno al que le costaba decir que no y la gente se aprovechaba

~ 61 ~
de eso. Sentía que le trataban como a un perro y que siempre estaba a mer­
ced de los demás.
Siempre   le   había   ocurrido   lo   mismo.   Sus   padres   habían   sido   muy   domi­
nantes y  él siempre les había hecho caso en todo. Por eso, no tenía confian­
za ni seguridad en sus propias opiniones y decisiones.
Flanklin   me   contó   que   quería   cambiar   porque   deseaba   ser   un   hombre
fuerte   e   independiente.   Después   de   una   semana   de   practicar   el   ejercicio   de
independencia   cada   mañana   tuvo   una   experiencia   revitalizadora.   El   porte­
ro   del   trabajo,   que   siempre   le   había   ignorado,   le   sonrió   y   le   dio   los   buenos
días de forma muy educada.
Al  cabo  de  dos   semanas   Flanklin   se   dio  cuenta  de  que  la  gente   ya  no  le
trataba como si fuese una colilla. El logró cambiar de forma de ser gracias a
la   energía   que   creó.   Se   convirtió   en   un   hombre   más   fuerte   e   independien­
te, de modo  que  los demás  lo  percibieron  y  empezaron  a  respetarle  más. La
gente   le   veía   desde   otro   punto   de   vista   y   empezó   a   interesarse   más   por   él
que por lo que podían sacar de él.
Los   talentos   y   dones   de   Flanklin   florecieron   y   fueron   reconocidos   en   su
puesto   de   trabajo,   por   lo   que   consiguió   un   ascenso.   El   tenía   más   confianza
en sí mismo y los demás también lo notaban.

MUERTE

La   muerte   nos   llega   a   todos   y   puede   ocurrir   en   cualquier   momento.


¿Qué   hacemos   cuándo   llega?   ¿Tener   un   ataque   de   pánico?   ¿Entrar   en   un   es­
tado de confusión? ¿Mantener la calma? ¿Ignorarla y esperar a que se aleje?
Vivir   y   morir   son   dos   caras   de   una   misma   moneda,   así   que   la   forma   en
que trata su vida le indicará la forma en que trata la muerte.
A   menudo   no   queremos   pensar   en   la   muerte   porque   nos   da   miedo.   Aun
así   es   algo   natural   y   normal   y   todos   sufrimos   pequeñas   muertes   continuas.
Puede   ser   el   final   de   un   día,   el   final   de   una   relación,   el   final   de   un   progra­
ma   de   televisión,   el   final   de   un   trabajo...   hay   muchos   finales   que   nos   ocu­
rren a diario.
Cuando   uno   muere   lo   único   que   termina   es   la   energía   de   pensamiento
que   nos   mantiene   vivos   desde   el   momento   de   la   concepción.   La   muerte   no
es   la   ausencia   de   vida,   sino   un   interludio   en   el   que   la   vida   se   rejuvenece   y
pasa   a   un   estado   más   elevado   de   energía   de   pensamiento.   Al   morir,   la   ener­
gía de pensamiento desaparece hasta que el cuerpo queda vacío y despro­

~ 62 ~
visto de ella. Su mente, como si se tratase de páginas sueltas de un libro, em­
pezará   a   desaparecer   y   la   esencia   de   la   energía   de   pensamiento,   que   es   la
que   le   ha   hecho   como   es,   pasará   a   un   nuevo   pensamiento,   una   suma   de
lo que había sido antes.
La   muerte   representa   una   oportunidad   para   pensar   de   otra   forma.   Con
cada   momento   clave   de   terminación   o   muerte   encontrará   nuevas   formas
para   revitalizar   y   redirigir   su   pensamiento.   Conocer   los   momentos   de
muerte   dentro   de   la   vida   ofrece   la   oportunidad   de   un   renacimiento   y   reju­
venecimiento.

El ejercicio de pensamiento de muerte

Cuando   somos   testigos   de   la   muerte   o   sabemos   que   alguien   ha   muerto


debemos   intentar   entender   la   relación   de   la   muerte   con   nuestras   circuns­
tancias actuales. Utilice este ejercicio si está cercano a la muerte o si le tiene
miedo.   También   puede   utilizarlo   si   ha   terminado   una   fase   importante   de
su   vida,   como   una   relación   sentimental,   o   si   hay   algo   que   cree   que   debería
terminar.   Puede   emplearlo   para   bendecir   la   muerte   de   algún   animal   o   per­
sona,   pero   nunca   debe   utilizarlo   para   apresurar   la   muerte   de   una   persona
en   fase   terminal,   ya   que   podría   acelerar   la   muerte   de   una   persona   que   to­
davía no está preparada.
Haga   este   ejercicio   durante   10   minutos   al   día   antes   de   irse   a   la   cama   du­
rante nueve días seguidos. Descanse tres días y vuelva a iniciar el ciclo.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   boca   arriba   y   cierre   los   ojos.   Piense   que
su   cuerpo   empieza   a   derretirse   en   una   piscina   de   un   líquido   plateado,
brillante   y   claro.   En   esa   piscina   de   líquido   lo   único   que   queda   es   su
mente,   su   capacidad   de   pensar   y   percibir   la   naturaleza   de   la   energía   de
pensamiento   de   muerte.   Al   sentirse   vinculado   a   esta   energía,   diríjala
para   volver   a   rehacer   su   cuerpo.   A   partir   de   la   piscina   de   líquido   pla­
teado   su   cuerpo   empieza   a   cobrar   forma,   muy   renovado   y   vital,   y   la
mente,   las   emociones   y   los   pensamientos   se   integran   logrando   un   per­
fecto equilibrio.
Ahora   está   vinculado   al   milagro   y   al   esplendor   sagrado   del   poder   de   la
energía de pensamiento de muerte.

~ 63 ~
Malcolm   tenía   una   buena   posición   económica   y   su   negocio   iba   viento   en
popa.   Era   una   persona   a   la   que   todo   el   mundo   alababa   por   su   éxito   y   que
gozaba   de   un   gran   reconocimiento.   Todo   le   iba   muy   bien   en   la   vida   hasta
que con 66 años enfermó y supo que tenía un tumor cerebral.
De repente su vida se hizo añicos. Acudió a verme y me dijo que ya no le
quedaba   mucho   tiempo   de   vida   y   que   tenía   pánico   a   la   muerte.   Me   ofreció
grandes sumas de dinero si era capaz de curarle.
Le dije que no era posible ni aconsejable pero que le podía ayudar a alla­
nar el camino para el momento de la muerte. Como le ocurre a mucha  gen­
te Malcolm sentía que no tenía control sobre su muerte o la forma de morir
y   temía   un   final   triste   y   tremendo.   Cuando   le   expliqué   que   siempre   pode­
mos   cambiar   y   hacer   modificaciones   hasta   el   último   momento,   se   desmoro­
nó y se echó a llorar.
Después realizó  el ejercicio de la muerte a diario durante un largo perío­
do. El resultado fue una paz y una calma interior que le hicieron superar su
miedo   a   la   muerte.   Murió   al   cabo   de   dos   meses   con   la   mente   muy   clara   y
contento.   No   tenía   ningún   miedo   a   morir   y   su   mujer   me   explicó   más   tarde
que   durante   ese   período   emanó   su   verdadera   personalidad   y   fue   una   perso­
na mucho mejor de lo que había sido a lo largo de su vida.

SER CONSCIENTE DE LOS MOMENTOS CLAVE

Cada   uno   de   estos   nueve   momentos   clave   en   la   vida   está   siempre   presen­
te   en   nuestras   vidas.   A   menudo   sólo   nos   damos   cuenta   cuando   entran   de
golpe   en   nuestra   vida,   pero   son   siempre   una   fuerza   potencial   para   cambiar.
Cuando   reconocemos   el   momento   clave,   el   cambio   es   sólo   la   consecuencia
posterior.   Al   relacionar   la   energía   de   pensamiento   de   cada   uno   de   estos
nueve   momentos   clave   y   percibirlos   uno   a   uno   en   la   vida   diaria   hallamos
nuevas   vías   para   conseguir   una   vida   más   rica   y   plena.   Al   ser   más   consciente
de   los   momentos   clave   renace   nuestra   fuerza   y   la   capacidad   de   crear   la   vida
que deseamos.
Cuando   despierte   en   su   interior   estas   nueve   energías   esenciales   de   pen­
samiento   verá   que   fluyen   en   todo   cuanto   usted   y   los   demás   hacen   y   descu­
brirá la esencia de su vida y su tarea en la Tierra.

~ 64 ~
3
Su trabajo cotidiano

En   el   mundo   occidental   se   considera   admirable   trabajar   muchas   horas


para   conseguir   una   posición   alta,   dinero   y   poder.   La   ambición   es   admirada
y   la   noción   de   que   el   trabajo   es   prioritario   sobre   la   familia,   uno   mismo   o   el
ocio está ampliamente aceptada.
En   particular   se   espera   que   los   hombres   dediquen   toda   su   energía   y   tiem­
po   al   trabajo   si   quieren   tener   éxito,   es   decir,   ascender   en   la   escala   profesio­
nal,  ser  bien   pagados  y   respetados.  Las   mujeres   también   están  ya   sometidas   a
la   presión   de   tener   buenos   sueldos   y   alcanzar   altas   posiciones,   de   modo   que
las   que   siguen   dedicándose   al   hogar   y   a   cuidar   a   sus   hijos   están   infravalora­
das.   Desde   luego,   no   todo   el   mundo   piensa   así   y   hay   un   movimiento   cada   vez
más   importante   con   el   fin   de   cambiar   esta   percepción   del   trabajo,   pero   toda­
vía   la   visión   descrita   suele   ser   la   dominante   en   el   mundo   occidental   y   eso
hace que el trabajo se convierta en el aspecto más relevante en la vida.
Esta   actitud   hacia   el   trabajo   acarrea   numerosos   problemas:   cansancio,
altos   niveles   de   estrés   y   enfermedades.   El   ausentismo   laboral   es   la   nota   co­
mún,   ya   que   los   trabajadores   padecen   una   serie   de   problemas   de   salud   y   re­
caídas   emocionales.   Mucha   gente   se   siente   dividida   entre   su   familia   y   su   tra­
bajo.   Los   hombres   se   ven   obligados   a   aceptar   ver   poco   a   sus   hijos   y   las
mujeres luchan por trabajar a la vez que crían a su descendencia.
Hay   pocas   personas   occidentales   que   alberguen   la   esperanza   de   hacer
un   trabajo   satisfactorio   y   que   les   agrade.   El   trabajo   es   un   medio   de   supervi­
vencia   que   aporta   dinero   y   a   veces   una   posición   o   poder.   El   trabajo   en   sí
mismo   casi   nunca   es   una   actividad   que   engendre   un   sentido   de   orgullo,
bienestar y autoestima.
El   punto   de   vista   de   la   tradición   bön   con   relación   al   trabajo   es   muy   dis­
tinto.   Según   la   antigua   sabiduría   tibetana,   el   trabajo   debería   ser   una   am­
pliación de la familia o de la comunidad de modo que cada persona trabaje

~ 65 ~
para   sostener   y   respaldar   la   comunidad   con   sus   capacidades.   La   idea   de   tra­
bajar   sólo   por   una   recompensa   material   está   totalmente   ausente.   Por   el
contrario,   el   enfoque   de   la   cultura   bön   es   que   la   naturaleza   del   trabajo   con­
siste   en   interactuar   con   los   demás   y   beneficiarse   de   esa   interacción   consi­
guiendo una mayor vitalidad.
El   trabajo   y   la   vida   personal   deberían   estar   en   perfecta   armonía   y   equili­
brio,   estimulándose   mutuamente   y   actuando   como   catalizadores,   cual   plan­
tas   que   se   fertilizan   entre   sí.   Una   persona   puede   trabajar   mucho   durante   un
período   porque   el   proyecto   que   realiza   lo   requiere,   pero   nadie   tendría   que
trabajar muchas horas seguidas durante períodos de tiempo prolongados.
El   concepto   de   trabajar   en   un   puesto   de   trabajo   que   no   aporta   satisfac­
ción   con   la   finalidad   de   obtener   dinero,   una   posición   o   poder   está   ausente
en   la   cultura   tibetana.   Por   supuesto,   hay   personas   en   las   comunidades   bön
con   una   buena   posición   y   con   poder,   pero   lo   han   conseguido   gracias   a   su
sabiduría   y   aprendizaje   y   a   la   importante   contribución   que   han   realizado
en   su   comunidad.   En   ningún   caso   lo   han   conseguido   por   trabajar   muchas
horas en algo insatisfactorio.
El   punto   de   vista   de   la   tradición   bön   es   que   el   trabajo   es   un   medio   para
crecer,   tanto   espiritual   como   emocionalmente,   y   ése   es   el   principal   beneficio
para   la   persona.   A   través   del   trabajo   podemos   experimentar   quién   somos
realmente.   Hay   aspectos   de   nosotros   mismos   que   desconocemos   y   que   surgi­
rán   durante   el   transcurso   de   nuestra   vida   laboral   y   que,   si   somos   capaces   de
percibirlos   y   entenderlos,   aportarán   luz   a   nuestro   ser.   Gracias   al   trabajo,   flo­
recerán   aspectos   que   hemos   de   aprender   sobre   nosotros   y   que   nos   brinda­
rán magníficas oportunidades para el crecimiento espiritual y emocional.
Al   unir   la   cultura   occidental   y   oriental,   la   visión   bön   puede   aportar   gran
valor   al   contribuir   con   ideas   y   creencias   relativas   al   trabajo.   En   un   momen­
to   en   el   que   tanta   gente   en   el   mundo   occidental   está   desilusionándose   con
su   vida   laboral   y   sus   pésimas   expectativas,   conocer   la   antigua   sabiduría   bön
y aplicarla a la práctica laboral moderna puede ser muy beneficioso.
En   este   capítulo   subrayo   las   formas   más   relevantes   para   solucionar   los
problemas   y   dificultades   laborales   que   pueden   surgir   gracias   al   pensamien­
to   idóneo.   ¿Está   desarrollando   el   trabajo   más   adecuado   para   usted?   ¿Está
trabajando   demasiadas   horas?   ¿Padece   estrés   o   alguna   enfermedad   que
perjudique   su   salud?   ¿Siente   que   no   reconocen   su   trabajo   o   le   es   difícil   lle­
varse   bien   con   sus   compañeros?   ¿Ha   conseguido   recompensas   financieras   y
una alta posición, pero se encuentra espiritualmente vacío?

~ 66 ~
Todos   estos   aspectos   pueden   resolverse   con   facilidad   y   eficiencia.   No   obs­
tante,   debe   tener   en   cuenta   que   usted   es   el   que   posee   en   su   interior   el   poder
para   solucionarlos.   El   uso   adecuado   del   pensamiento   es   la   herramienta   más
poderosa   que   tiene   para   lograr   cambios   positivos.   Nadie   tiene   que   sentirse
atrapado,   frustrado   ni   víctima   de   nada   ni   nadie.   Haga   estos   ejercicios   muy
sencillos,   basados   en   antiguos   rituales,   y   verá   cómo   se   soluciona   cualquier
problema   laboral.   Además,   durante   el   proceso   de   resolución   del   obstáculo,
aprenderá más sobre usted mismo y profundizará en su espiritualidad.
Si   siente   escepticismo   o   dudas   sobre   su   propio   poder   para   efectuar   cam­
bios   sólo   con   el   pensamiento,   es   normal.   No   tiene   que   creer   desde   un   prin­
cipio   a   pies   juntillas   en   el   poder   del   pensamiento,   pero   deberá   estar   dis­
puesto a hacer los ejercicios de pensamiento y a observar los resultados.

¿ESTÁ REALIZANDO EL TRABAJO MÁS ADECUADO
PARA USTED?

Realizar   un   trabajo   erróneo   es   el   camino   más   directo   hacia   la   tristeza,   la


desilusión   y   la   frustración.   Hay   muchos   ejemplos   a   nuestro   alrededor   de
gente   que   odia   su   trabajo   o   que   aguanta   en   un   puesto   de   trabajo   que   no
responde a su formación, a sus valores o a sus ideales.
Hay   muchas   razones   por   las   que   elegimos   un   trabajo.   Aveces   la   elección
se   ve   influida   por   el   miedo   y   las   incertidumbres   sobre   nuestro   lugar   en   el
mundo.   Aquellos   que   tienen   dudas   sobre   sus   capacidades   o   a   los   que   les
merodea   la   incertidumbre   suelen   elegir   un   puesto   de   trabajo   que   parezca
seguro   y   predecible,   incluso   si   no   les   satisface.   También   pueden   acabar   de­
cantándose   por   un   puesto   de   trabajo   que   resalte   su   parte   más   negativa,   en
el que les traten mal, les paguen poco o les infravaloren.
El   trabajo   es   un   medio   para   alcanzar   el   autoconocimiento.   Analice   las
tareas   que   realiza   y   sabrá   qué   siente   sobre   usted,   sobre   su   posición   actual   en
la   vida   y   sobre   el   presente.   Esa   es   la   brújula   más   importante   que   puede   te­
ner. Si es infeliz en su  puesto  de trabajo  actual, incluso si  le pagan  bien  u os­
tenta   un   poder   considerable   en   la   organización,   entonces   ganar   más   dine­
ro o trabajar más no le harán sentirse mejor.
Sin   lugar   a   dudas,   hace   falta   valentía   para   reconocer   que   el   trabajo   que
ejerce   no   es   el   adecuado   para   usted   y   para   realizar   cambios.   Cuando   se   tie­
nen que superar grandes obstáculos para fomentar dichas modificaciones

~ 67 ~
hay   que   aprovechar   la   oportunidad   de   extraer   la   máxima   sabiduría   posible
de   cada   paso   que   demos   en   el   camino.   Habrá   quien   le   anime   o   le   desanime
para   que   se   quede   como   está,   pero   sólo   debe   hacer   caso   a   su   voz   interior,
que   le   señalará   el   camino   que   debe   emprender.   A   continuación,   examine
qué   contribución   tiene   su   trabajo   en   su   vida   en   general.   Haga   una   lista   de
los efectos positivos y negativos que el trabajo tiene en su vida.
¿Qué   lista   tiene   más   elementos?   ¿Cuál   es   su   impulso,   quedarse   o   mar­
charse?

Cómo encontrar el trabajo idóneo

El trabajo adecuado para usted deberá poseer las siguientes características:
1. Tendrá que disfrutar del trabajo en sí además de las recompensas
que le aporta.
2. Su   trabajo   deberá   encajar   en   un   estilo   de   vida   equilibrado   en   el   que
tanto   su   vida   familiar   como   sus   necesidades   personales   y   espirituales
tengan el mismo peso.
3. Su trabajo no implicará hacer daño a alguien o ser deshonesto.
4. Empleará sus talentos y capacidades.
5. El trabajo conllevará trabajar con gente que le respalda y le anima
6. Le conferirá un sentido de satisfacción en la vida, de forma que no
requerirá grandes esfuerzos.
7. Sus   creencias   y   las   de   su   empresa   estarán   en   armonía.   Es   importante
que   los   valores   subyacentes   y   los   cimientos   de   la   empresa   se   corres­
pondan con los suyos.
8. El entorno laboral deberá ser armonioso y agradable.
Utilice   el   ejercicio   de   pensamiento   laboral   para   respaldar   su   búsqueda
del   trabajo   idóneo   para   usted.   Por   mi   experiencia   puedo   afirmar   que   la
mayoría   de   la   gente   sabe   lo   que   les   gustaría   hacer   como   profesión,   pero
acaban   inmersos   en   un   «debería»   y   «tendría   que»   interminables.   Busque
en su interior y deje que su vocación salga a la luz.

Trabajar para sí mismo

Ser   su   propio   jefe   puede   ser   el   sueño   de   muchos,   pero   muy   pocos   lo   con­
siguen. Puede ser un trabajo que proporcione muchas ilusiones, satisfaccio­

~ 68 ~
nes   y   recompensas,   pero   la   energía   de   pensamiento   que   le   motive   para   ser
autónomo   tendrá   que   ser   muy   poderosa   de   modo   que   logre   salir   airoso   tan­
to en los momentos en los que el viento sople a su favor como en contra.
Pregúntese   por   qué   quiere   trabajar   para   sí   mismo.   Si   el   dinero   es   su   úni­
ca   meta,   entonces   no   le   funcionará.   Quienes   son   trabajadores   profesiona­
les   liberales   autónomos   tienen   un   gran   deseo   de   ser   responsables   de   su
vida,   de   ser   originales,   de   crear   algo   nuevo   y   de   estar   satisfechos   de   tomar
sus propias decisiones sobre su trabajo y su carrera profesional.
Si   esta   descripción   coincide   con   sus   metas,   entonces   corra   el   riesgo,   dé
un   salto   al   vacío   y   tenga   fe   en   la   energía   de   sus   propios   pensamientos.   Tra­
bajar   para   uno   mismo   no   es   lo   ideal   para   todo   el   mundo,   pero   si   usted   sien­
te   que   es   lo   más   idóneo   en   su   caso,   entonces   haga   tambalear   las   rígidas   nor­
mas   y   atraiga   nuevas   oportunidades   positivas   para   cambiar   su   vida   a   través
del   trabajo.   Antes   de   dar   este   paso,   realice   el   ejercicio   del   pensamiento   la­
boral para descubrir si ésta es la mejor opción.
Cuando   vino   a   verme,   David   había   trabajado   en   una   fundición   de   acero
durante   20   años.   Animado   por   sus   padres,   que   pensaban   que   la   seguridad
laboral   era   lo   más   importante,   había   empezado   a   trabajar   en   la   fundición
cuando  un  amigo  de la  familia  le ofreció  un  puesto  de trabajo  poco  después
de dejar los estudios.
Aunque no se sentía especialmente atraído por el trabajo, David aguantó y
fue un buen trabajador al que pronto ascendieron. Así pudo mantener holga­
damente a su mujer y a sus hijos. Sin embargo, en su interior sentía que algo
iba mal. Sabía que había aspectos de su personalidad que no lograban reali­
zarse plenamente en su trabajo. Quería hacer algo distinto, pero no tenía ni
idea de qué. Se había dado cuenta de que estaba sobreviviendo, pero no esta­
ba viviendo. No había alegría o pasión en su trabajo. Sólo estaba cumpliendo
las expectativas de sus padres y de la sociedad, pero su alma estaba vacía.
Empezó a hacer el ejercicio del pensamiento laboral y al cabo de unas se­
manas   se   dio   cuenta   de   que   tenía   que   marcharse   de   la   empresa.   Siempre
había   sido   una   persona   creativa   que   había   anhelado   satisfacer   esa   área,
pero   le   había   sido   imposible   y   no   podía   ganar   dinero   haciendo   lo   que   real­
mente le gustaba. Ahora se había dado cuenta de que era el momento de
cambiar   de   forma   de   pensar   y   de   dirigir   su   energía   de   pensamiento   para
crear la carrera profesional que realmente deseaba.
Con   un   adecuado   y   minucioso   plan   financiero   y   el   apoyo   de   su   esposa,
estudió bellas artes en la universidad y en la actualidad es un escultor feliz y
realizado.

~ 69 ~
El ejercicio del pensamiento laboral

Este   ejercicio   puede   utilizarse   en   relación   con   cualquier   problema,   as­


pecto,   complicación   o   conflicto   laboral.   Es   tremendamente   efectivo   y   po­
deroso   y,   si   se   utiliza   repetidamente,   produce   rápidos   resultados.   Por   lo   tan­
to,   si   sólo   quiere   realizar   un   ejercicio   por   razones   laborales,   escoja   éste.
Puede   utilizarlo   a   menudo.   Muchos   de   mis   pacientes   lo   ponen   en   práctica
de   forma   regular   para   dar   solución   a   dificultades   laborales   o   a   dudas   que
surgen   respecto   a   su   trabajo.   El   ejercicio   le   permitirá   recopilar   informa­
ción   y   datos,   pensar   adecuadamente   y   detener   cualquier   acto   o   acción   ne­
gativa   con   el   propósito   de   crear   cambios   positivos   y   conseguir   éxito.   Cuan­
do   realice   el   ejercicio   es   importante   responsabilizarse   de   su   aplicación   y   ser
consciente de la naturaleza del problema al que uno se enfrenta.

Siéntese   cómodamente   en   el   suelo   o   en   una   silla.   Cierre   los   ojos   y   escu­


che su respiración durante unos minutos.
Ahora   céntrese   en   sus   pensamientos   sobre   su   problema   o   búsqueda   la­
boral.   En   su   mente,   empiece   a   dibujar   el   problema   o   la   búsqueda   y   vea
cómq   toma   la   forma   de   un   pequeño   globo   plateado   y   luminoso.   Llene
el   globo   con   toda   su   atención.   A   medida   que   se   va   llenando,   vea   cómo
cambia de un color plateado a un color azul intenso.
Ahora,   en   la   mente,   lance   el   globo   a   una   velocidad   de   vértigo   contra   su
problema.  Vea  cómo   penetra   en   cada   capa   del   problema.   A   la   vez   que
envía   el   globo   a   la   velocidad   del   pensamiento,   abra   los   ojos   y   espire
lentamente por la boca.
Cuando   el   globo   haya   terminado   su   misión   volverá   a   usted   con   todas
las   respuestas   y   soluciones   que   necesita.   Quizá   necesite   unos   días   antes
de   que   vuelva   a   aparecer   en   su   mente   o   quizá   sólo   unos   minutos.   De­
pende de la importancia del asunto.
Cuando   vuelva,   observe   el   globo   abierto   en   cuatro   segmentos   que
muestran   las   energías   de   pensamiento   que   ha   recopilado.   Absórbalo   al
respirar   y,   al   espirar,   piense   que   el   globo   ya   es   parte   de   usted;   ahora   se
ha convertido en información que usted puede entender y utilizar.

~ 70 ~
EXCESO DE TRABAJO

Trabajar   demasiado   es   un   problema   muy   habitual   en   el   mundo   occiden­


tal.   Durante   los   últimos   30   años   la   cultura   de   los   «adictos   al   trabajo»   se   ha
convertido   en   una   especie   de   epidemia   y   muchos   empresarios   esperan   que
sus   trabajadores   hagan   horas   extras   como   si   fuese   lo   más   normal   del   mun­
do.   La   gente   que   trabaja   durante   muchas   horas   muy   duro   suele   identificar­
se   excesivamente   con   su   trabajo.   En   otras   palabras,   piensan   que   su   trabajo
es   lo   único   que   refleja   su   identidad.   Si   su   puesto   de   trabajo   desapareciese   se
quedarían   errantes,   sin   identidad,   sumergidos   en   una   crisis,   sin   sentido   de
existencia y sin rumbo en la vida.
Cuanto   más   se   identifique   con   su   trabajo,   más   acceso   perderá   a   su   ener­
gía   interna   y   más   se   alejará   de   la   posibilidad   de   descubrir   su   potencial   espi­
ritual   interior.   Quienes   trabajan   en   exceso   intentan   controlar   la   naturaleza
de   las   cosas,   pero   hay   que   tener   en   cuenta   que   el   trabajo   sólo   tiene   el   valor
que   se   le   otorga   y   que   hay   que   verlo   todo   en   su   debida   perspectiva.   Quienes
trabajan   en   exceso   y   se   identifican   demasiado   con   el   trabajo   llevan   vidas   de­
sequilibradas,   dándole   poco   peso   a   su   vida   personal,   a   sus   amigos   y   familias
que, sin duda, se resienten.
Si  su  carrera profesional le roba  la mayor parte  del tiempo, la  vida y  la vi­
talidad,   entonces   acabará   quemado.   Para   ser   creativo   y   vital   en   su   trabajo   es
importante   entender   qué   partes   de   su   personalidad   pueden   contribuir   al
trabajo   y   qué   partes   deben   dedicarse   sólo   a   su   vida   personal.   Cuando   em­
piece   a   perder   poder   de   identificación   con   su   trabajo   será   capaz   de   aunar
la   energía   necesaria   para   reorientar   su   mundo   interior   y   mejorar   su   calidad
de vida.
Por   último,   conviene   resaltar   que   quienes   trabajan   en   exceso   muchas   ve­
ces   lo   hacen   como   reacción   al   entorno   laboral,   que   posee   una   energía   que
les atrapa y les mantiene aislados.

Cómo dejar de ser un adicto al trabajo

Preste   atención   a   cómo   se   siente   al   llegar   y   al   marcharse   del   trabajo.


¿Qué   tipo   de   energía   percibe?   ¿Qué   efecto   le   produce   su   lugar   de   trabajo?
¿Es   posible   que   esté   reaccionando   de   forma   condicionada   a   su   entorno   de
trabajo,   que   le   atrae   cual   imán?   Si   ése   es   su   caso,   entonces   debería   trasmitir
energía de pensamiento que purifique su entorno laboral.

~ 71 ~
Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   y   durante   unos   minutos   visualice   un
fuego   que   quema   toda   la   energía   negativa   de   su   oficina   y   la   deja   inma­
culada   y   limpia,   lista   para   acoger   nueva   energía   de   pensamiento   positi­
vo.   Repita   este   ejercicio   a   diario   hasta   que   ya   no   sienta   que   la   energía
de   su   lugar   de   trabajo   le   atrapa.   Cuando   se   haya   liberado,   verá   que   es
capaz de cambiar su estilo de vida y negarse a trabajar en exceso.

Thea   era   una   abogada   que   había   alcanzado   un   gran   éxito   profesional,
ya   que   desde   que   era   muy   joven   se   hizo   socia   del   despacho   de   abogados
en   el   que   trabajaba.   Para   ella   era   muy   importante   conseguir   reconoci­
miento   profesional,   así   que   cada   vez   trabajaba   más   y   más   horas.   Cuanto
más   trabajaba,   más   casos   aceptaba   y   más   trabajo   tenía.   Había   incluso   com­
pañeros   de   trabajo   que   bromeaban   y   decían   que   creían   que   incluso   dor­
mía en el bufete.
Thea   estaba   prometida   con   un   hombre   al   que   había   conocido   en   la   uni­
versidad.   El   era   médico,   pero,   a   diferencia   de   Thea,   no   permitía   que   el   tra­
bajo se antepusiese a su vida privada. El cada vez se sentía más frustrado con
la   obsesión   de   Thea   por   el   trabajo.   Muchas   tardes,   cuando   Thea   no   estaba
trabajando,   de   todos   modos   sólo   hablaba   de   sus   proyectos   laborales   y   se   lle­
vaba   a   casa   trabajo.   Incluso   en   las   fiestas   y   reuniones   sociales   prácticamente
no   hablaba   de   otra   cosa   que   no   fuese   de   su   trabajo.   Al   final,   su   prometido
decidió   romper   el   compromiso   argumentando   que   nunca   se   podría   casar
con   alguien   que   sólo   se   dedicase   en   cuerpo   y   alma   a   su   trabajo,  sin   más   vida
alguna.   El   deseaba   estar   con   alguien   que   se   entregase   a   la   relación,   que   qui­
siese tener hijos y divertirse.
Thea   se   quedó   destrozada.   Amaba   a   su   novio   y   no   quería   perderle,   pero
también amaba su trabajo y no podía imaginarse su vida sin su profesión.
Le   pedí   a   Thea   que   prestase   atención   a   la   energía   que   la   rodeaba   en   el
trabajo   y   enseguida   empezó   a   advertir   la   poderosa   atracción   que   su   oficina
ejercía   sobre   ella.   Thea   envió   energía   purificadora   hacia   su   oficina   durante
varios días y empezó a sentirse distinta cada vez que estaba en ese entorno.
Además,   también   hizo   el   ejercicio   del   pensamiento   laboral.   Fue   honesta
consigo   misma   respecto   a   su   actitud   y   creencias   y   gracias   a   ello   fue   capaz   de
dejar   de   identificarse   en   exceso   con   su   trabajo.   De   forma   gradual   entendió
que   podía   seguir   siendo   valorada   y   respetada   en   el   trabajo   a   pesar   de   traba­
jar   menos   horas.   Cuanto   más   aumentaba   su   percepción   de   este   hecho,   ma­
yor energía vital sentía. Empezó a desarrollar intereses fuera del trabajo, a

~ 72 ~
dejar de hablar y pensar casi exclusivamente en el trabajo y a ver que su pro­
fesión era sólo una parte de su vida.
Al   cabo   de   seis   meses   su   exnovio,   encantado   con   los   cambios   que   había
advertido en ella, volvió a retomar la relación y fueron capaces de mirar jun­
tos hacia un futuro mucho más equilibrado y esperanzador.

EL USO Y EL ABUSO DEL PODER

A   lo   largo   de   mis   años   de   práctica   he   tratado   con   gente   que   había   conse­
guido   una   alta   posición   social   y   que   ostentaba   gran   poder.   Algunos   eran   di­
rectivos   de   empresas,   otros   habían   conseguido   la   fama   en   campos   muy
diversos   y   también   ha   habido   quienes   poseían   influencia   política.   La   mayo­
ría   había   amasado   una   fortuna   considerable   y   disfrutaba   de   los   símbolos
que   denotan   alta   posición   social   que   aporta   la   riqueza:   mansiones,   coches
deportivos y numerosos viajes.
Lo   interesante   es   que   algunas   de   estas   personas   están   contentas   con   el
trabajo   que   realizan   mientras   que   otras   no.   Algunas   acuden   a   mi   consulta
en   busca   de   soluciones   a   problemas   de   salud   o   problemas   emocionales,
pero   en   general   están   contentas   con   su   forma   de   vida   y   con   su   profesión.
Por   el   contrario,   otras   están   muy   descontentas.   Su   riqueza   y   su   posición   so­
cial   son   más   bien   una   carga   y   sus   vidas   privadas   suelen   ser   desastrosas,   pro­
vocándoles sentimientos de insatisfacción e infelicidad.
¿Qué   es   lo   que   marca   la   diferencia   entre   estos   dos   grupos?   Desde   luego,
la   diferencia   no   reside   en   la   naturaleza   de   sus   puestos   de   trabajo   ni   en   su
grado   de   riqueza   o   éxito.   Lo   que   realmente   marca   la   diferencia   es   la   forma
en que realizan su trabajo. Déjeme que se lo ilustre con dos ejemplos:
Jan   estaba   en   lo   más   alto   de   una   gran   empresa.   Había   ido   ascendiendo
muy   rápido   hasta   la   cumbre   y   ganaba   mucho   dinero.   Creía   que   el   éxito   de
la   empresa   se   debía   en   gran   parte   a   sus   esfuerzos,   de   modo   que   pensaba
que  quedaba  libre  de cualquier   reproche  y  se  creía  superior  a los  demás. Se
había puesto en lo alto de un pedestal y esperaba que los demás le rindiesen
un   homenaje  continuo. Casi  nunca   alababa  o  valoraba  el  trabajo   de  sus   em­
pleados,   sino   que,   muy   al   contrario,   interfería   en   sus   tareas   y   dejaba   bien
claro   que   no   confiaba   en   el   trabajo   de   nadie,   ni   en   el   de   los   directivos   con
gran   experiencia.   Incluso   culpaba   a   los   demás   de   los   errores   que   él   mismo
cometía. Su forma de tratar a los demás era arrogante y altiva y no dudaba
en gritar o ridiculizar a sus empleados delante de los demás además de pre­

~ 73 ~
sionarles   para   que   trabajasen   muchas   horas,   anteponiendo   el   trabajo   a   sus
familias.
No   hay   ni   que   decir   quejan   no   caía   bien   en   la   empresa.   Los   que   trabaja­
ban   mano   a   mano   con   él   hacían   ver   que   les   gustaba,   pero   él   sabía   que   no   te­
nía   amigos   en   el   trabajo   y   estaba   muy   aislado.   Siempre   había   dicho   que   le
daba   igual,   ya   que   prefería   que   la   gente   le   tuviese   miedo   y   respeto   siempre   y
cuando la empresa prosperase.
Sin   embargo,   las   cosas   cambiaron   el   día   que   su   secretaria   le   dijo   que   se
iba   de   la   empresa   porque   ya   estaba   harta   del   trato   vejatorio   que   tenía   que
soportar. Por primera vez alguien le había plantado cara y eso le afectó.
Cuando   vino   a   mi   consulta,   con   cara   de   tensión   y   enfado,   me   explicó
que   ya   sabía   que   la   gente   le   odiaba   y,   aunque   pensaba   que   le   daba   igual,
se   había   dado   cuenta   de   que   le   afectaba.   No   disfrutaba   de   la   posición   que
ostentaba   en   la   empresa   ni   de   explotar   a   sus   empleados.   A   medida   que   fui­
mos   conversando,   Jan   me   dijo   que   había   sido   muy   infeliz   durante   años   y
que   no   disfrutaba   de   su   trabajo.   Se   había   obligado   a   seguir   adelante,   pero
lo   único   que   había   conseguido   había   sido   proyectar   su   infelicidad   en   los
demás.
Un   mes   después   Jan   presentó   su   dimisión   y   se   tomó   un   año   sabático   para
viajar,   pasar   tiempo   con   su   mujer   y   reflexionar   sobre   su   vida.   Durante   ese
tiempo   decidió   contribuir   con   una   ONG   y   dedicar   tiempo   a   desarrollar   pro­
yectos   caritativos.   La   última   vez   que   le   vi   estaba   cooperando   para   una   ONG
a   favor   de   los   niños   del   Tercer   Mundo   y   su   cara   reflejaba   tranquilidad   y   feli­
cidad.

Max   era   el   director   ejecutivo   de   una   importante   empresa   automovilísti­


ca   que   se   dedicaba   a   fabricar   coches   de   gama   alta   y   de   lujo.   Desde   que   era
niño   había   soñado   con   trabajar   para   esa   empresa.   Con   ocho   años   un   amigo
de   su   padre   obtuvo   un   coche   de   esa   marca   y   a   él   le   encantaba   sentarse   den­
tro   y   que   le   diesen   una   vuelta.   Max   estaba   fascinado   por   tener   un   puesto   de
trabajo   que   le   permitía   poseer   esos   coches   fabulosos   y   su   entusiasmo   se   ha­
bía mantenido siempre intacto.
Consideraba   que   el   trabajo   debía   de   ser   algo   divertido   para   todo   el   mun­
do   y   por   eso   apoyaba   a   sus   empleados   en   lo   que   le   era   posible.   Instaló   una
guardería   dentro   de   la   empresa   y   otorgó   horarios   flexibles   a   quienes   lo   soli­
citasen.   Eliminó   los   trajes   y   las   corbatas   y   los   cambió   por   un   estilo   de   ropa
más   informal.   Además   se   aseguró   de   que   se   tuviesen   en   cuenta   las   propues­
tas   hechas   por   cualquier   empleado   respecto   a   cualquier   posible   mejora   o
modificación en los automóviles. Una vez al año él y los demás directivos de­

~ 74 ~
dicaban   un   día   en   la   línea   de   producción,   mientras   que   todos   los   emplea­
dos tenían un día libre para pensar y producir ideas.
Max   no   permitía   que   se   trabajasen   muchas   horas   extra   y   siempre   estaba
accesible   para   que   le   comentasen   cualquier   problema   que   surgiese.   Todo   el
mundo   que   trabajaba   para   él   le   tenía   un   gran   respeto   y   consideración   y   la
gente   estaba   encantada   de   trabajar   para   una   empresa   con   una   política   tan
positiva   para   los   empleados.   Había   casos   en   que   toda   una   familia   trabajaba
para la empresa.
Max   vino   a   verme   porque   estaba   agotado;   siempre   se   había   preocupado
por   los   demás   y   había   dejado   un   poco   de   lado   sus   propias   necesidades.   Ne­
cesitaba  seguir  sus propias normas  y no trabajar  tantas horas. Así lo hizo  y
este   pequeño   reajuste   fue   todo   lo   que   necesitó   para   volver   a   estar   contento
y   lleno   de   energía.   Era   una   persona   que   adoraba   su   trabajo   y   no   anhelaba
nada   mejor.   El   dinero   y   el   éxito   que   había   conseguido   no   eran   la   causa   de
su   felicidad;   el   placer   por   ejercer   una   buena   política   empresarial   y   por   el
bienestar de sus trabajadores era lo que realmente le llenaba.
Es   fácil   observar   por   qué   Jan   se   sentía   infeliz   en   su   trabajo   mientras   que
Max   estaba   plenamente   satisfecho.   El   problema   dejan   era   su   excesivo   esti­
lo   explotador.   Estaba   abusando   del   poder   que   tenía.   El   poder,   al   igual   que
el   dinero,   es   una   moneda   que   se   utiliza   para   intercambiar   ideas,   acciones,
pensamientos   y   resultados.   Sin   embargo,   si   se   utiliza   de   forma   inapropiada
nunca aportará seguridad ni recompensas.
En   el   lugar   de   trabajo,   el   poder   es   únicamente   útil   si   ayuda   a   producir
cambios   efectivos   (jue   vayan   más   allá   de   los   propios   intereses   y   que   benefi­
cien   a   la   mayoría.   Esa   fue   la   forma   en   la   que   Max   consiguió   ejercer   con   éxi­
to su poder.

EL ESTRÉS

Es   imposible   evitar   cualquier   tipo   de   estrés,   ya   que   forma   parte   de   la


condición   humana   y,   de   vez   en   cuando,   cuando   es   fuerte   puede   hacernos
sentir   sometidos   a   una   gran   presión.   Ahora   bien,   por   sí   mismo,   el   estrés   no
es   algo   negativo,   ya   que   puede   aportar   energías   renovadas,   puede   motivar   y
proporcionar   ilusión.   Lograr   una   meta   o   una   entrega   a   tiempo,   negociar
bien,   enfrentarse   a   un   nuevo   puesto   de   trabajo   y   organizar   a   los   demás   pue­
den ser tareas sometidas a un estrés positivo.
Sin embargo, el estrés puede convertirse en algo negativo cuando el sujeto

~ 75 ~
lo   siente   como   algo   abrumante   y   como   una   causa   de   infelicidad.   En   esos   mo­
mentos   es   muy   importante   reconocerlo   y   contenerlo.   El   estrés   negativo   pue­
de   provenir   de   la   conducta   de   los   demás,   de   exigencias   extremas,   de   la   pre­
sión a la que uno se somete para conseguir algo o de la insatisfacción laboral.
Según   la   sabiduría   bön   el   estrés   es   sólo   otra   forma   de   energía   de   pensa­
miento   inadecuada   y   la   reacción   que   tenga   la   persona   ante   ella   será   la   que
determine   el   efecto   que   tendrá   sobre   ella.   Si   se   identifica   con   la   energía   de
pensamiento   negativa   de   otra   gente,   con   sus   palabras,   sus   temores,   preocu­
paciones   o   expectativas   puede   padecer   un   alto   grado   de   estrés.   Asimismo,
conviene   tener   en   cuenta   que   el   estrés   puede   llegar   a   ser   adictivo   si   se   repi­
te   con   asiduidad.   Por   ello,   si   siente   estrés   de   forma   regular,   es   importante
reconocerlo   y   realizar   los   cambios   oportunos.   Puede   decidir   combatir   el   es­
trés   y   trabajar   de   un   modo   tranquilo   y   armonioso   que   a   su   vez   le   aporte   ma­
yor productividad, creatividad y éxito.
Lo   importante   es   reconocer   las   situaciones   y   la   gente   que   le   afectan   ne­
gativamente   y   dar   los   pasos   apropiados   para   combatirlos.   El   estrés   negativo
crea   problemas   emocionales,   físicos,   intelectuales   y   espirituales.   Por   ello,   es
prioritario   que   se   ayude   a   usted   mismo   en   vez   de   tomar   una   actitud   pasiva
de   espera   a   que   la   situación   cambie   o   que   otra   persona   haga   algo.   Usted   po­
see   la   capacidad   para   cambiar   sus   pensamientos   y   su   vida   en   la   forma   en
que desee o necesite.
Utilice   el   ritual   de   rescate   de   estrés   y   el   ejercicio   de   pensamiento   laboral
para   cambiar   la   naturaleza   interna   de   su   energía   de   pensamiento   y   hacer   de­
saparecer el estrés.

El ritual de rescate del estrés

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   y   observe   el   estrés   y   la   infelicidad   que


siente.   Puede   estar   provocado   por   una   persona,   una   situación   o   su   traba­
jo.   Concéntrese   en   ese   factor,   enfréntese   al   problema   y   rételo.   Ahora   lle­
ga   el   momento   del   rescate   del   pensamiento   de   estrés   inapropiado.   Tie­
ne  que  tomarlo   literalmente   y  alejarlo  de  su  mente  a  la   vez  que  le   da   un
ultimátum.  Hágale saber  que  tiene que ayudarle a  liberar la  sabiduría in­
terna   que   está   latente   y   que   nunca   más   debe   molestarle.   Dígale   que   le
dejará con vida sólo si desaparece y libera toda la sabiduría que retiene.

~ 76 ~
Esto   es   lo   que   denomino   el   «enfoque   de   tolerancia   cero»   ante   el   estrés   y
sus   resultados   son   instantáneos.   Después   de   hacer   este   ejercicio   experi­
mentará   una   señal   física   o   emocional   que   le   indicará   que   ha   funcionado.
Su   sabiduría   interna,   ya   liberada   de   su   prisión,   podrá   ayudarle   y   apoyarle   a
la hora de tomar decisiones y realizar los cambios que necesite.
Adrián trabajaba para una empresa de software  muy conocida en la que se
encargaba de gestionar nuevos proyectos y tenía muchos empleados a su car­
go. Todo el mundo en la empresa le profesaba una tremenda admiración. Era
una persona que se tomaba muy en serio su trabajo y que tenía un alto sentido
de la responsabilidad, tanto por la empresa como por los empleados que tenía
a su cargo. Siempre era el primero en llegar a la oficinay el último en marchar­
se. Incluso trabajaba los fines de semana, prácticamente sin ver a su familia.
Sin   embargo,   pasados   quince   años,   Adrián   había   perdido   muchas   facul­
tades.   Su   concentración   dejaba   mucho   que   desear,   había   perdido   su   senti­
do   del   humor,   engordado,   tenía   altibajos,   ataques   de   ansiedad   y   períodos
de   letargo.   En   el   trabajo   intentaba   ocultar   esos   síntomas,   pero   en   casa   era
imposible, de modo que su esposa cada vez estaba más preocupada.
Al   final,   en   un   acto   de   desesperación,   su   esposa   le   concertó   a   escondidas
una   visita   en   nuestra   clínica.   Aunque   él   se   había   mostrado   reticente   a   acu­
dir, nada más llegar empezó a hablar. Me explicó  que siempre había sentido
que se lo debía todo a su empresa. Empezó a trabajar en ella cuando no te­
nía   educación   formal   y   poco   a   poco   fue   ascendiendo.   Sin   embargo,   aho­
ra estaba agotado y quemado. Ya no podía hacer bien su trabajo y sentía que
estaba   decepcionando   a   todo   el   mundo.   No   quería   dejar   el   puesto   ni   buscar
otro   trabajo   porque   le   gustaba   la   empresa   y   la   seguridad   financiera   que   le
ofrecía era muy importante para él.
Adrián   padecía   un   grave   estrés.   Su   vida   estaba   totalmente   desequilibra­
da y tenía que hacer cambios. A medida que hablamos vio que tenía muchas
opciones y elecciones ante sí.
Le   animé   a   hacer   el   ritual   de   rescate   de   estrés   y   el   ejercicio   de   pensa­
miento   laboral   y,   aunque   no   parecía   muy   convencido   sobre   la   utilidad   o   los
resultados, accedió.
Una   semana   después,   Adrián   me   dijo   que,   pese   a   que   le   había   resultado
bastante   complicado   sentarse   y   concentrarse,   aunque   sólo   fuesen   unos   mi­
nutos, había perseverado con los ejercicios a diario y ya había notado los re­
sultados. Estaba  más  tranquilo, más  optimista  y  había  recuperado  el  control
de antaño.
Al   continuar   haciendo   los   ejercicios   durante   las   siguientes   semanas
Adrián empezó a hacer cambios en su vida laboral. Redujo las horas y dejó

~ 77 ~
de trabajar los fines de semana. Ya no se quedaba hasta que todo el mundo
se   había   marchado   y   aprendió   a   delegar   muchas   tareas   de   las   que   se   había
responsabilizado   sin   necesidad.   Supo   disfrutar   de   más   tiempo   con   su   fami­
lia y sus hijos y anhelaba poder pasárselo bien con ellos los fines de semana.
En seis meses Adrián fue un hombre nuevo. Sus síntomas de estrés ha­
bían desaparecido y ya tenía un semblante relajado y tranquilo.

ACOSO E INSULTOS
Aunque   casi   nunca   se   habla   de   ello,   en   el   trabajo   muchas   veces   hay   un
trato   verbal   muy   negativo,   incluso   insultante.   Puede   producirse   entre   com
pañeros   y   desgraciadamente   entre   muchos   jefes   que,   más   bien   al   contrario,
deberían   ser   un   ejemplo   de   conducta   correcta   y   adecuada.   Cuando   se   pro­
ducen   insultos   entonces   las   dos   partes,   la   persona   que   abusa   y   la   persona
que   recibe   los   insultos,   experimentan   dos   caras   diferentes   de   la   misma
energía inapropiada de pensamiento. La energía es el miedo o el enfado.
Los   insultos   son   negativos   para   todo   el   mundo   en   el   entorno   de   trabajo,
estén   o   no   directamente   implicados.   Toda   persona   que   participe   en   una   co­
munidad   laboral   se   ve   afectada.   Quienes   lanzan   insultos   a   los   demás   provo­
can tristeza e intentan desacreditar o dañar a su víctima.
A   menudo   la   gente   se   revela   tal   y   como   es   en   el   trabajo,   mientras   que
suele   ocultar   esa   faceta   en   otros   aspectos   de   su   vida.   El   trabajo   es   el   lugar   en
el   que   todos   damos   rienda   suelta   a   nuestra   personalidad,   intentamos
aprender y demostramos cómo somos.
Tanto   la   persona   que   insulta   como   el   insultado   suelen   atraerse,   como   si
fuesen   dos   actores   en   un   guión   que   no   comprenden,   pero   que   guiados   por
su   miedo   o   rabia   creada   en   el   lugar   de   trabajo   se   muestran   así.   Se   encierran
en   una   batalla   de   supervivencia   en   la   que   ambos   perderán   un   poco   de   ellos
mismos   a   diario,   además   de   dañar   a   sus   compañeros   y   a   la   organización.
Este   proceso   ocurre   tanto   en   pequeñas   tiendas   o   empresas   como   en   com­
pañías multinacionales.

¿Es usted una persona que ejerce un trato verbal negativo
hacia los demás?

Nunca   es   sencillo   admitir   que   uno   es   así,   ya   que   requiere   mucha   valen­
tía. No obstante, es vital hacerlo porque esa conducta causa mucho daño y

~ 78 ~
perjuicios.   Si   se   comporta   de   esa   forma   seguramente   lo   sabe,   pero,   si   no
está seguro, observe si se producen los siguientes indicadores:
1. Cambiar de humor con frecuencia.
2. Perder los nervios con los compañeros de trabajo y disculparse después.
3. Negarse a escuchar el punto de vista de los demás.
4. Comportarse de un modo demasiado exigente o agresivo.
Si   cree   que   encaja   con   esta   descripción   entonces   debe   comprender   que
tiene   que   entender   que   se   ha   distanciado   de   la   parte   más   sagrada   que   hay
en   su   interior   y   que   está   trasmitiéndole   su   miedo   y   su   enfado   a   los   demás   a
través de sus pensamientos y acciones.
Tiene   que   curar   el   dolor   de   su   corazón   que   está   en   la   raíz   de   su   conduc­
ta y redescubrir la compasión por los demás gracias al siguiente ritual.

El ritual de purificación

Esta   es   la   versión   simplificada   de   un   ritual   empleado   por   los   antiguos   ti­


betanos   para   purificar   a   alguien   que   se   había   comportado   de   forma   cruel   o
que   había   maltratado   verbalmente   a   los   demás.   Los   tibetanos   se   tomaban
este   ritual   muy   en   serio,   ya   que   para   ellos   maltratar   verbalmente   a   una   per­
sona   era   una   violación   muy   grave.   También   lo   empleaban   siempre   que   sur­
gía cualquier tipo de pelea o discrepancia entre dos partes.

Tome   un   cuenco   y   sitúelo   sobre   carbön   encendido.   Rocíelo   con   aceite


esencial   de   enebro   (los   tibetanos   utilizaban   ramas   de   enebro   sobre   el
fuego).   El   enebro   tiene   poderes   limpiadores   y   purificadores:   elimina
la   contaminación   de   pensamiento   y   las   obstrucciones   y   limpia   la   men­
te,   el   cuerpo   y   el   entorno.   Puede   utilizar   también   una   ramita   de   ene­
bro,   pero   enciéndala   con   cuidado   ya   que   prende   muy   rápido.   Encien­
da   el   carbön   y,   mientras   empiece   a   echar   humo,   airee   su   cuerpo   con   el
humo   y   la   esencia   a   enebro.   Así   eliminará   cualquier   deseo   de   hacer
daño   a   los   demás   o   crearles   dolor.   Le   quedará   un   sentimiento   de   paz   y
un deseo de expresar sólo su bondad a los demás.

Lidia tenía una posición directiva en una agencia de publicidad y un día
vino a mi consulta debido a problemas de salud. Al hablar, le pregunté cuál

~ 79 ~
era su trabajo y enseguida fue evidente que era una persona muy segura de
sí   misma   que  adoptaba   una  posición  muy  rígida   y  responsable  en  las   situa­
ciones laborales.
Cuando   le   pregunté   si   pensaba   que  su   conducta   en   el  trabajo   era   dema­
siado estricta con los demás se quedó sorprendida y dijo que no. Sin embar­
go, en la siguiente visita me dijo que había pensado en lo que le había pre­
guntado   y   que   creía   que,   aunque   no   lo   hacía   a   propósito,   tenía   una
conducta   verbal   agresiva   con   sus   subordinados.   No   era   tolerante   con   los
problemas   personales   de   los   demás   y   no   se   daba   un   respiro   ni   a   ella   ni   a
los demás. Al hablarme de su forma de ser Lidia se echó a llorar. Su rigidez
la   había   estado   haciendo   daño   a   ella   y   a   sus   subordinados   y,   sin   duda,   en
parte era la causante de sus problemas de salud.
Lidia   llevó  a   cabo  el   ritual   de  purificación   y   me   explicó  que   había   senti­
do  gran   serenidad   y   paz   al   acabarlo.  Al  volver  al   trabajo,   algunos   días   des­
pués, ya fue capaz de adoptar una postura más dialogante y más comprensi­
ble con sus subordinados.

¿Le están maltratando verbalmente?

Los   superiores   que   tratan   con   menosprecio   a   sus   subordinados   no   pue­


den   considerarse   líderes,   sino   más   bien   seguidores.   Son   gente   que   sigue   sus
impulsos   y   energías   de   pensamiento   inadecuadas   y   que   se   comportan   de
un   modo   esencialmente   egoísta.   Ese   egoísmo   hace   que   viertan   su   energía
de   pensamiento   inapropiada   en   aquellos   sobre   los   que   tienen   poder.   Este
tipo   de   personas   suelen   ser   ajenas   al   daño   y   dolor   que   provocan,   ya   que   se
han   aislado   y   son   incapaces   de   recibir   o   dar   compasión   y   amor   espiritual   a
los demás.
Cuando   los   compañeros   de   trabajo   se   tratan   así   suele   ser   debido   a   que
sienten   inseguridad   en   su   trabajo   y   en   sus   vidas.   A   menudo   la   energía   de
pensamiento   inapropiada   que   subyace   es   la   que   provoca   ese   tipo   de   pala­
bras   llenas   de   enfado   que,   por   desgracia,   suelen   contagiarse.   La   energía   de
pensamiento   puede   irse   extendiendo   entre   los   compañeros   de   trabajo,
de   modo   que   empiezan   a   percibir   energías   de   pensamiento   de   los   demás.
La   persona   que   maltrata   verbalmente   trasmite   su   enfado   y   éste   penetra   en
un   compañero   de   trabajo   que,   a   su   vez,   le   trasmite   el   enfado   a   otro   y   así   su­
cesivamente,   tanto   dentro   como   fuera   del   trabajo,   con   familiares   o   desco­
nocidos, en el autobús o en el tren.

~ 80 ~
Muchas   veces,   cuando   un   compañero   de   trabajo   incordia   a   otro   los   de­
más   lo   perciben   y   también   empiezan   a   verter   sus   energías   de   pensamiento
sobre   la   desafortunada   víctima.   No   lo   hacen   siempre   de   forma   obvia,   sino
que   sutilmente   encuentran   una   vía   para   descargar   sus   pensamientos   y   emo­
ciones en esa persona, algo que por descontado no tienen derecho a hacer.

Combatir la agresión verbal

En   primer   lugar,   hay   que   reflexionar   sobre   si   usted   ha   hecho   algo   que
haya   contribuido   a   esa   situación   o   que   haya   fomentado   esa   reacción.   Si   es
así,   hay   que   poner   remedio.   ¿Debe   cambiar   sus   propios   procesos   de   pensa­
miento y conductas?
En   segundo   lugar,   empiece   a   crear   ideas   mentales   claras   sobre   el   trabajo
que   realiza.   Conciba   cada   acción   laboral   que   lleve   a   cabo   como   un   medio
para dotarle de mayor poder, éxito y sabiduría.
En   tercer   lugar,   utilice   sus   pensamientos   para   dirigir   compasión   hacia
quienes   le   agreden   verbalmente.   Se   trata   de   una   compasión   impersonal   ge­
nerada   por   sus   pensamientos   en   vez   de   sus   emociones.   Está   desvinculada   y
tiene   un   claro   objetivo.   Verá   que,   a   medida   que   continúe   realizando   este
ejercicio,   conseguirá   crear   una   distancia   entre   el   agresor   y   usted   y   así   recu­
perará fuerza, valentía y conocimiento.
En   cuarto   lugar,   si   nota   que   los   demás   vuelcan   su   negatividad   en   usted,
empiece   a   canalizar   esa   energía   de   pensamiento   negativo   hasta   llegar   a   la
raíz   del   problema.   En   cuanto   ocurra   cualquier   incidente   imagínese   que   us­
ted   puede   aunar   toda   la   energía   de   esa   situación   y   enviarla   de   vuelta   a   cada
persona   de   la   cadena   hasta   que   llegue   a   la   persona   que   originó   la   circuns­
tancia   negativa.   La   energía   de   pensamiento   devuelta   se   concentrará   en   tor­
no   a   esa   persona   y   permanecerá   en   ella   hasta   que   experimente   el   dolor   y   el
sufrimiento   que   ha   provocado   en   los   demás   y   deje   de   actuar   con   agresi­
vidad.
Esta   redirección   de   la   energía   de   pensamiento   inapropiada   puede   tener
efectos   muy   rápidos,   pero   requiere   una   total   sinceridad   e   intensidad   en
el   pensamiento   adecuado.   Al   devolver   la   energía   de   pensamiento   inapro­
piada   a   la   persona   agresora   las   consecuencias   serán   mucho   más   efectivas
que   cualquier   explosión   emocional,   violencia   física   o   quejas   repetidas,
ya que estas últimas reacciones sólo dotarán al agresor de mayor energía.

~ 81 ~
Alba   trabajaba   de   secretaría   en   una   agencia   publicitaria.   Todo   marchaba
bien   hasta   que,   tres   meses   después   de   incorporarse   al   trabajo,   empezaron   a
tomarla   con   ella.   Su   superiora   empezó   a   hacerle   bromas   sobre   su   nombre.
Al   principio   a   ella   le   daba   igual,   pero   después   ya   empezó   a   ser   molesto.   Las
bromas   tomaron   un   carácter   incluso   sexual   y   Alba   decidió   no   responder,
pero   después   las   descalificaciones   fueron   hacia   su   trabajo   y   su   inteligencia.
Le   tomaban   el   pelo   por   ser   rubia   y,   por   lo   tanto,   según   decían   también   ton­
ta.
Los   demás   compañeros   de   trabajo   eran   testigos   de   estas   bromas   pasadas
de tono, pero nadie decía ni hacía nada.
Alba   empezó   a   sentirse   cansada   y   enfermiza,   ya   que   sólo   podía   pensar   en
lo  que   le   decía   su   superiora   y   en   si   tendría   razón.   Empezó   a   perder   seguri­
dad en sí misma y a odiar tener que ir a trabajar. Incluso tenía pesadillas con
esas bromas y tomaduras de pelo.
Cuando   Alba   concertó   una   visita   en   nuestra   clínica   se   encontraba   mal   fí­
sicamente   y   también   se   sentía   muy   infeliz.   Después   de   recibir   tratamientos
médicos   tibetanos,   incluyendo   masajes,   hierbas   y   acupuntura,   le   enseñé   el
ejercicio   del   pensamiento   laboral.   En   cuanto   empezó   a   practicarlo,   sintió
que   la   energía   y   la   valentía   volvían   a   su   ser.   Alba   también   empezó   a   dirigir
pensamientos de compasión hacia su superiora.
Un día, Alba se tenía que quedar a trabajar hasta tarde y su jefa empezó a
hacer   de   las   suyas.   Con   dignidad,   Alba   la   ignoró   y   se   apartó   de   ella.   Poco
después   la   despidieron,   pero   en   vez   de   llorar   o   sentirse   mal   por   lo   ocurrido,
Alba   fue   directamente   a   hablar   con   la   directora   ejecutiva.   En   un   principio,
se   negó   a   mantener   una   charla   con   Alba,   pero   debido   a   su   insistencia   al   fi­
nal   la   recibió   y   Alba   pudo   contarle   toda   la   historia.   La   directora   ejecutiva
dijo que consideraría lo que le había narrado.
Un   mes   después   Alba   recibió   una   carta   en   la   que   le   invitaban   a   volver   a
su   puesto   de   trabajo   y   en   la   que   le   comunicaban   que   su   superiora   ya   no   tra­
bajaba   para   la   empresa.   Ahora,   que   ya   han   pasado   tres   años,   Alba   ocupa   un
puesto   superior.   Cree   que   sus   avances   y   progresos   se   deben   en   gran   parte   a
la   valentía   que   tuvo   para   luchar   y   cambiar   las   cosas   gracias   al   ejercicio   del
pensamiento   laboral   que   provocó   que   tuviese   una   visión   más   clara,   precisa   y
efectiva   de   cómo   quería   que   fuesen   las   cosas.   Aún   sigue   utilizando   este   ejer­
cicio cuando surgen disputas y controversias laborales.

~ 82 ~
SENTIRSE INFRAVALORADO
Si   siente   que   en   su   trabajo   le   infravaloran   o   no   le   aprecian   lo   suficiente
entonces seguramente está padeciendo el síndrome «pobrecito de mí».
Sentirse   temporalmente   infravalorado   es   una   cosa   que   suele   resolverse
enseguida   si   habla   con   la   persona   apropiada   o,   si   lo   requiere   la   situación,
cambiando   de   puesto   de   trabajo.   Sin   embargo,   si   se   trata   de   una   situación   a
largo   plazo   entonces   el   problema   es   mucho   más   grave   que   tener   un   supe­
rior que no sabe apreciar nuestro trabajo.
Quejarse   sólo   provoca   daño   ya   que   las   palabras   son   la   morada   de   los
pensamientos. La forma en que hable demostrará el modo en que piensa.
Según   la   visión   tibetana   una   persona   que   se   queja   constantemente   ante
los   demás   de   sus   problemas,   que   se   compadece   de   sí   misma   y   que   culpa
a   los   demás   (por   ejemplo,   a   su   superior,   a   sus   compañeros,   etc.)   disemina
una   fuerte   energía   negativa   con   la   que   invade   a   los   demás.   Cuanto   más
piense   así   más   energía   de   pensamiento   atrapará   en   su   ser   y   más   garantizará
que la situación nunca mejore.
La   gente   que   le   rodea   empezará   a   tratarle   con   desdén   o   evitará   verle.   Eso
se debe a que el eco de su energía de pensamiento negativo le rebota y le afec­
ta a usted aún más. Usted crea un cáncer de pensamiento que es muy destruc­
tivo.   Quienes   trabajan   alrededor   de   personas   así   suelen   sentirse   mal,   infelices
y cansados como resultado del impacto de esta energía de pensamiento.

Sin   embargo,   es   posible   protegerse   de   esa   energía   y   lograr   la   curación.

Para evitar la energía de pensamiento «pobrecito de mí»

Centre   toda   su   atención   en   la   persona   que   se   apiada   de   sí   misma.   Con


una   intención   curadora,   mire   más   allá   de   lo   que   dice,   del   sonido   de   su
voz,   hasta   que   logre   ver,   fuera   de   esa   carcasa,   un   lugar   dentro   de   esa
persona que está suplicando amor.
Ahora   envíele   un   misil   de   pensamiento,   una   bomba   de   pensamiento,
conocida   en   el   Tíbet   como   Zor,   que   explotará,   se   hará   añicos   y   acabará
con   la   conducta   quejica   de   la   persona.   Será   una   explosión   suave   que
tendrá   efectos   durante   días   y   semanas.   Al   enviar   el   Zor   podrá   asignarle
una fecha máxima hasta la que ejercerá su poder.

~ 83 ~
Para alterar la energía de pensamiento de «pobrecito de mí»

Haga   este   ejercicio   durante   10   minutos   todas   las   mañanas   antes   de   ir   a


trabajar.
Céntrese en la naturaleza de sus palabras  y en el sonido  de su  voz y  ad­
vierta   las   palabras   y   las   expresiones   que   utiliza.   Ahora   dirija   la   energía
del   pensamiento   de   paz   y   satisfacción   hacia   sus   quejas   y   sienta   que   todo
está bien en el mundo y que las cosas son como deberían ser.

Después   de   hacer   el   ejercicio   verá   que   su   deseo   de   quejarse   desaparece   y


que sólo está interesado en hablar de buenas noticias.

Cuando Thomas vino a verme la primera vez estaba trabajando de admi­
nistrativo   para   una   aseguradora.   No   le   gustaba   mucho   su   trabajo,   pero   de­
cía   que   estaría   contento   con   su   puesto   si   su   jefe   le   valorase   más.   Thomas
buscaba   siempre   la   aprobación   de   los   demás   y   dedicaba   mucho   tiempo   a
buscar cualquier pista que le indicase que a su jefe le caía bien o mal y a leer
todo tipo de falsos indicadores en cualquier situación.
Thomas   pasaba   la   hora   del   almuerzo   criticando   con   los   demás   adminis­
trativos a su jefe por ser  una persona insensible y poco considerada con sus
trabajadores. Le decía a todo el mundo lo mucho que trabajaba y se esforza­
ba   y   lo   poco   valorado   que   estaba.   Con   el   tiempo   sus   compañeros   empe­
zaron   a   hartarse   de   él   y   a   dejar   de   hacer   sugerencias   útiles.   Thomas   acabó
desayunando   solo   y   sintiendo   aún   más   pena   por   él   mismo.   Al   mismo   tiem­
po,   su   jefe   cada   vez   estaba   más   cansado   de   los   modales   desagradecidos   de
Thomas y cada vez era más seco y más tajante con él.
Thomas  no  tenía  ni idea de lo que estaba  haciendo  mal. De hecho pensó
que  lo  estaba  haciendo  todo  bien.  Sólo  al   contármelo  empezó   a  ver   la  pauta
de conducta que había seguido y me explicó que en su puesto de trabajo an­
terior le había ocurrido algo muy parecido.
Thomas   empezó   a   realizar   el   ejercicio   de   la   energía   de   pensamiento   del
«pobrecito de mí» y al cabo de unos meses las cosas empezaron a ser mucho
más positivas en el trabajo. Su deseo de quejarse desapareció y los compañe­
ros   le   incluyeron   de   nuevo   en   su   grupo.   Su   jefe   también   se   mostraba   más
agradable  con   él  y  la  necesidad  enfermiza  de  aprobación  de  Thomas  se  disi­
pó. Empezaba a ser capaz de apreciarse y valorarse y a ser responsable de su
propia felicidad en el trabajo.

~ 84 ~
¿COMPAÑEROS DE TRABAJO O ENEMIGOS?

Las   relaciones   con   los   demás   en   el   trabajo   muchas   veces   pueden   estar
cargadas   de   quehaceres   ocultos   provocados   por   el   entorno   laboral.   Las
amistades   de   trabajo   suelen   implicar   complejos   aspectos   de   confianza,   se­
guridad   emocional   y   comunicación,   además   de   miedo.   Por   ello,   muchas   ve­
ces pueden ser tensas o difíciles.
Para   crear   relaciones   y   amistades   apropiadas   hay   que   dedicar   tiempo   a
los   demás   y,   ante   todo,   observarlos   primero.   Después   hay   que   dirigir   una
energía   de   pensamiento   a   cada   persona   con   la   que   se   relacione.   Con   el   fin
de   conseguirlo,   debe   seguir   sus   instintos   sobre   cada   persona   a   la   que   cono­
ce.   Si   su   primera   impresión   es   que   se   trata   de   una   buena   persona   o   de   al­
guien   en   quien   desconfía,   entonces   guárdese   esa   energía   de   pensamiento.
Cada   vez   que   vuelva   a   encontrarse   con   esa   persona   reactive   la   energía   de
pensamiento   que   tiene   sobre   ellos   y   envíela.   Automáticamente   le   indicará
cuál   es   el   mejor   camino,   cómo   tiene   que   tratar   a   esa   persona   y   relacionarse
con ella y si habrá fronteras o barreras que no pueda traspasar.
Por   ejemplo,   si   piensa   que   no   puede   confiar   en   alguien,   entonces   reacti­
var   la   energía   de   pensamiento   le   garantizará   que   confía   en   esa   persona   de
forma inadecuada o le encomienda tareas o información importantes.
También   puede   ocurrir   que   cambie   su   idea   sobre   alguien   después,   cuan­
do   le   conozca   más   y   haya   percibido   otras   cualidades.   No   obstante,   la   prime­
ra impresión es la que hay que seguir hasta que se obtiene más información.

Diez formas para mejorar su profesión y su entorno laboral
gracias al pensamiento apropiado

Utilice   estas   pautas   para   crear   mayor   felicidad   y   armonía   en   su   puesto   de


trabajo.
1.   Todas   las   mañanas,   antes   de   irse   a   trabajar,   siéntese   y   centre   su   ener­
gía   de   pensamiento   en   un   pensamiento   que   desemboque   en   una
acción   o   un   compromiso,   ya   sea   importante   o   poco   relevante.   Re­
cuerde   que   en   la   sabiduría   tibetana   un   pensamiento   es   un   compro­
miso.   Si   se   centra   en   el   pensamiento   entonces   llevará   a   cabo   el   com­
promiso   y   así   descubrirá   que   puede   conseguir   todo   si   empieza   con
un pensamiento apropiado.

~ 85 ~
2. Comuniqúese   con   todas   las   personas   de   su   trabajo,   ya   tengan   posi­
ciones   inferiores   o   superiores   a   la   suya.   Tráteles   de   igual   a   igual,   con
simplicidad   y   respeto,   sin   tener   en   cuenta   cómo   le   tratan   a   usted.   La
comunicación educada abre los corazones.
3. No   descarte   ningún   pensamiento   relativo   a   su   trabajo.   Todo   pensa­
miento   es   válido   y   merecedor   de   su   atención.   Examínelo   para   ver   si
alberga información valiosa y si dará buenos frutos.
4. Si   es   miembro   de   un   equipo,   entonces   aporte   creatividad   a   sus   com­
pañeros.   Si   bien   debe   ser   modesto   y   humilde,   nunca   debe   tener
miedo   a   decir   lo   que   piensa.   Así   los   demás   verán   que   contribuye   y
que pueden contar con usted.
5. Nunca   se   involucre   en   un   problema   relacionado   con   el   trabajo   a
menos   que   le   afecte   directamente   o   sienta   la   obligación   moral   de
defender a alguien. De ser así, hágalo con claridad y firmeza.
6. Sea   siempre   puntual.   La   puntualidad   indica   respeto   hacia   los   de­
más,   pero   aún   más   importante   indica   respeto   hacia   uno   mismo.   Si
se respeta a sí mismo la gente también le respetará.
7. Comparta   su   conocimiento   con   aquellos   que   le   muestren   un   deseo
sincero   de   aprender.   Sea   consciente   de   quiénes   quieren   hacerle
daño   o   mermar   su   posición.   Al   compartir   conocimiento   podrá   de­
jar   su   huella   en   las   ideas,   de   forma   que   si   alguien   las   roba,   por   mu­
cho   que   lo   intenten,   no   podrán   utilizarlas   sin   contar   con   usted.   Una
huella   de   pensamiento   es   como   una   huella   dactilar   en   la   que   queda
reflejada   su   personalidad   única   y   también   incluye   el   período   de
tiempo durante el que quedará marcada.
8. El   lugar   de   trabajo   es   una   comunidad   y,   como   en   todas   las   comuni­
dades,   también   tiene   unas   normas.   Créese   también   normas   para   us­
ted   con   el   fin   de   saber   cómo   tratar   a   gente   maleducada   o   difícil.
Confíe   en   su   instinto   y   utilice   sus   propias   pautas   tal   y   como   le   gusta­
ría que le tratasen los demás.
9. Personalice   su   espacio   de   trabajo.   Puede   traer   algo   de   casa   de   forma
que   su   oficina   o   escritorio   posea   su   poder   y   energía   de   pensamiento
personal.
10.   Contemple   cualquier   actividad,   pensamiento,   acción   y   compromiso
laboral   y   profesional   como   oportunidades   para   el   desarrollo   espiri­
tual.   Al   final   del   día   dedique   cinco   minutos   para   considerar   si   se
marcha del trabajo con un buen sabor de boca.

~ 86 ~
LA SABIDURÍA DEL TRABAJO

Muestre   siempre   compasión   y   amabilidad   en   el   trabajo   y   en   cualquier


comunicación   profesional.   Ayude   a   los   demás   a   ayudarse   a   sí   mismos.   La
bondad   y   la   compasión   aportan   significado   al   trabajo   y   extienden   el   senti­
do   de   igualdad.   Cuando   contribuya   con   esos   pensamientos   a   su   entorno   la­
boral   empezará   a   disfrutar   de   su   propia   humanidad.   El   pensamiento   ade­
cuado   crea   vivencias   satisfactorias   y   es   tan   importante   ejercerlo   en   el
trabajo como en cualquier otra área de su vida.
La   sabiduría   del   trabajo,   basada   en   la   amabilidad   y   la   compasión,   es   la
base   del   resto   de   capacidades   relacionadas   con   el   trabajo   y   le   impulsará   a
crecer   y   a   obtener   mayor   autoconocimiento.   Márquese   siempre   unos   hare­
mos   altos   y   haga   siempre   las   tareas   que   le   han   sido   asignadas   con   alegría,
por   su   propio   placer,   en   vez   de   por   complacer   a   los   demás.   Los   altos   hare­
mos le permitirán pensar con claridad.
Aplique   el   pensamiento   idóneo   a   su   forma   de   comunicarse   con   los   de­
más   y   descubrirá   la   comunicación   del   corazón   y   el   alma   con   cada   persona
que conozca.
La   sabiduría   del   trabajo   nos   enseña   a   descubrir   todo   nuestro   potencial   y
a   utilizarlo   para   beneficiarnos   a   nosotros   mismos   y   a   los   demás.   Permita
que   brille   esa   sabiduría   en   el   trabajo   para   que   todo   el   mundo   pueda   gozar
de ella.
Sea sabio, piense bien, trabaje bien y comparta la bondad.

~ 87 ~
~ 88 ~
4
El verdadero valor del dinero
Desde   el   nacimiento   crecemos   aceptando   que   el   dinero   forma   parte   de   la
vida.   El   dinero   posee   una   asociación   antigua   con   la   humanidad;   siempre   lo
hemos   utilizado   de   algún   modo   en   el   comercio   o   el   trueque.   Desde   las   pri­
meras   formas   de   comercio   y   civilización,   el   dinero   ha   representado   el   de­
seo humano de crear, construir y controlar el entorno.
Desde   el   punto   de   vista   de   la   tradición   tibetana   bön   lo   más   importante
no   es   el   dinero   en   sí   mismo   sino   la   energía   de   pensamiento   subyacente,
puesto   que   tiene   una   profunda   influencia   sobre   nosotros.   No   es   el   dinero
el   que   hace   que   gire   el   mundo,   sino   la   energía   de   pensamiento   del   dine­
ro, que es tremendamente poderosa.
Según   las   creencias   tibetanas   las   formas   de   dinero   que   utilizamos   evolu­
cionarán   y   cambiarán,   pero   la   energía   subyacente   seguirá   viva   y   continuará
ejerciendo   su   poderosa   influencia.   Por   consiguiente,   es   vital   que   conozca­
mos   y   entendamos   bien   esta   energía   de   pensamiento   y   que   la   sepamos   em­
plear   con   adecuación   para   beneficiar   a   los   demás   y   a   nosotros   mismos.   Con
la   capacidad   para   utilizar   bien   la   energía   de   pensamiento   del   dinero   obten­
dremos   prosperidad.   El   dinero   no   proporciona   la   felicidad,   pero   puede
amortizar   el   sufrimiento   y   ayudar   a   los   demás   a   crear   las   condiciones   que
favorecen   la   felicidad.   Sin   embargo,   para   poder   mejorar   nuestras   circuns­
tancias   materiales   y   liberarnos   del   deseo   tenemos   que   ser   capaces   de   utili­
zar   con   habilidad   y   cautela   la   energía   del   pensamiento   del   dinero.   Dicha
energía se rige por sus propias reglas éticas que hay que seguir.
La   energía   de   pensamiento   de   dinero   apropiada   requiere   contar   con   la
capacidad   para   atraer   capital   y   después   utilizarlo   con   sabiduría   y   generosi­
dad.   Hay   que   saber   cuánto   es   suficiente   y   negarse   a   identificarse   con   el   di­
nero,   por   mucho   o   poco   que   posea.   En   la   cultura   bön   éste   nunca   debería
ser   adquirido   de   forma   egoísta   o   inconsciente,   ya   que,   de   ser   así,   se   perderá
enseguida o sólo traerá infelicidad. Además, siempre debe emplearse para

~ 89 ~
el   mayor   bien   de   todos   y   adquirirse   de   forma   que   pueda   beneficiar   al   máxi­
mo número posible de personas.
La   utilización   del   dinero   ha   pasado   de   ser   un   poder   aislado   y   alejado   de
la   mayoría   de   la   gente,   como   ocurría   en   los   viejos   tiempos,   a   ser   una   expe­
riencia   cotidiana   para   todos.   El   dinero   ya   es   accesible   a   casi   todo   el   mundo
y   utilizarlo  y   cambiarlo   es  una   experiencia  diaria  detrás  de  la   cual   se  vislum­
bra   un   poder   de   pensamiento   global   impresionante.   El   dinero   que   lleva­
mos   en   el   bolsillo   o   que   tenemos   depositado   en   la   cuenta   bancaria,   así
como   el   dinero   que   deseamos   o   necesitamos,   aúna   todas   las   emociones   y
pensamientos   de   la   humanidad   relacionados   con   el   dinero.   Puesto   que   re­
presenta   tal   poder   de   energía,   el   dinero   es   el   gran   instructor   de   verdades
sagradas   en   el   mundo   material.   Gracias   a   él   aprendemos   verdades   vitales
sobre nosotros.
Para   poder   comprender   de   un   modo   práctico   y   espiritual   lo   que   signifi­
ca   el   dinero   y   cómo   utilizarlo   con   sabiduría   primero   hay   que   descubrir   qué
relación   personal   tenemos   con   él   y   cuáles   son   nuestros   pensamientos,   emo­
ciones   y   creencias   al   respecto.   Al   hacerlo,   la   energía   de   pensamiento   de   di­
nero   le   favorecerá   en   vez   de   ir   contra   usted   y   le   propiciará   la   prosperidad
en   su   vida,   tanto   financiera   como   espiritual.   Al   entender   la   energía   de   pen­
samiento   del   dinero   descubrirá   la   naturaleza   de   sus   propias   vinculaciones
con   el   mundo   material.   De   esa   forma   podrá   aprender   la   sabiduría   del   ma­
terialismo y su lugar en la contribución en su desarrollo espiritual.
En   este   capítulo   le   explicaré   el   componente   adictivo   que   posee   la   ener­
gía   de   pensamiento   de   dinero   y   la   importancia   de   superar   el   miedo   a   la   po­
breza   y   a   la   falta   de   dinero   que   domina   las   vidas   de   tanta   gente,   provocando
infelicidad   y   ansiedad.   Asimismo,   también   explicaré   cómo   utilizar   de   for­
ma   idónea   la   energía   del   pensamiento   del   dinero   y,   por   vía   de   unos   senci­
llos ejercicios, cómo crear prosperidad valiosa y duradera en su vida.

EL VALOR DEL DINERO

¿Cuál   es   el   valor   del   dinero?   Desde   el   punto   de   vista   de   la   antigua   cultu­


ra   tibetana   bön,   el   verdadero   valor   del   dinero   es   la   utilización   de   la   energía
de   pensamiento   para   conseguir   un   resultado   físico.   En   otras   palabras,   su   va­
lor   reside   en   el   modo   en   el   que   pensemos   sobre   él   y   en   la   prosperidad   o   fal­
ta   de   prosperidad   que   creemos   como   resultado   de   este   pensamiento   apro­
piado o inapropiado.

~ 90 ~
Cada   uno   de   nosotros   tiene   un   bagaje   personal   y   familiar   relacionado
con   el   dinero   que   también   influye   en   el   valor   que   le   otorgamos.   El   dinero
puede   haber   sido   poco   importante   en   su   familia   o,   por   el   contrario,   muy
importante.   Dependiendo   de   ese   historial   invertiremos   más   o   menos   en
pensamiento,   emociones   y   acciones   relacionadas   con   el   dinero.   Para   averi­
guar   qué   valor   le   otorga   al   dinero,   piense   en   él   unos   instantes   y   compruebe
cómo se siente.
• ¿Cómo se sentiría si perdiese todo el dinero que posee?
• ¿Está desesperado por conseguir más dinero del que tiene?
• ¿Comparte con facilidad o regala el dinero que posee?
Las   respuestas   a   estas   preguntas   le   ayudarán   a   entender   el   valor   que
otorga al dinero.
Siempre   que   pierde   dinero,   consigue   dinero,   lo   obtiene   en   un   premio   o
un   concurso,   con   su   trabajo,   etc.,   proviene   de   la   energía   de   pensamiento
interna   que   ha   ido   desarrollándose   desde   el   momento   de   su   concepción.
Así   que   lo   que   posee   en   este   momento   está   directamente   relacionado   con
su   energía   de   pensamiento   interna   respecto   al   dinero   y   le   dará   una   clara   in­
dicación de si su energía de pensamiento es apropiada o no.
Sus pensamientos subyacentes sobre el dinero, su relación con él y a qué lo
quiere   destinar   son   cruciales   para   entender   cómo   lo   guarda   o   lo   pierde.   Es
muy   fácil   caer   en   pautas   de   pensamiento   inapropiado   en   relación   con   el   capi­
tal.   Recuerde   que   el   dinero   no   es   deshonesto,   avaricioso,   tacaño   o   poco   mere­
cido, sino que, si acaso, lo pueden ser los pensamientos que haya tras  él. Todos
podemos   modificar   la   energía   de   pensamiento   inapropiada   respecto   a   este
tema   cuando   queramos.   Puede   producir   más   dinero   del   que   produce   ahora
de un modo positivo, siempre y cuando lo haga con tranquilidad y equilibrio.

EXCESIVA IDENTIFICACIÓN CON EL DINERO

A   medida   que   el   mundo   se   va   acercando   y   haciéndose   un   lugar   más   glo­


bal   nuestra   ansiedad   colectiva   sobre   el   dinero   y   la   seguridad   aumentan.
Esto   ocurre   porque   cada   vez   hay   más   gente   que   cree   y   confía   más   en   el   di­
nero   que   en   las   personas.   La   energía   de   pensamiento   financiera   tiene   un
lado   adictivo   que   exige   total   absorción   y   dedicación.   El   resultado   puede   ser
una   excesiva   identificación   con   el   dinero   y   una   medición   del   valor   personal
y del de los demás según la cantidad de dinero que posean.

~ 91 ~
No   es   difícil   caer   en   esas   pautas   de   excesiva   identificación   con   el   dinero
y   verse   controlado   por   su   influencia.   Le   ocurre   a   todo   el   mundo   en   algún
momento de la vida, desde la persona más pobre a la más rica.
Ahora responda a las siguientes preguntas:
1. ¿Siente ansiedad constante respecto a su situación financiera?
2. ¿Es la pobreza su mayor temor?
3. ¿Están sus ambiciones y metas clave en la vida relacionadas con el di­
nero?
4. ¿Piensa constantemente en cuánto dinero tiene y lo comprueba o
cuenta a diario?
5. ¿Le alegra gastar dinero cuando está deprimido?
6. ¿Juzga o evalúa las cosas por su coste?
7. ¿Esconde la cabeza como el avestruz cuando se trata de asuntos mo­
netarios, ignorando los recibos y los extractos bancarios?
8. ¿Cree que tener mucho dinero le haría más feliz?
9. ¿Considera que vale la pena realizar cualquier tipo de trabajo siem­
pre y cuando tenga una buena paga?
10. ¿Cree que no se merece mucho dinero?
Cuantas   más   respuestas   positivas   haya   dado,   mayor   será   su   identificación
con   el   dinero.   Si   ha   contestado   con   un   sí   más   de   cinco   veces   entonces   se
identifica   excesivamente   con   el   dinero   hasta   el   punto   de   dañar   el   resto   de
parcelas de su vida.
Cuando   uno   se   identifica   excesivamente   con   el   dinero   (algo   muy   co­
mún   en   el   mundo   occidental)   entonces   es   más   probable   tener   problemas
de   dinero   incluyendo   deudas,   gastos   excesivos   y   estrafalarios,   ser   llevado
por el deseo irrefrenable del dinero o por el egoísmo.
Para   tener   una   relación   saludable   y   productiva   con   el   dinero   es   impor­
tante   entender   que   es   un   aspecto   totalmente   distinto   a   su   persona.   Usted
no   es   el   saldo   que   tenga   en   su   cuenta   bancaria   o   las   deudas   que   tenga   con­
traídas.   Si   olvida   esta   realidad   podrá   padecer   pobreza   espiritual   y   mental   y,
a   la   vez,   acabará   atrapado   por   las   exigencias   de   la   supervivencia.   El   dinero
puede   hacer   muy   infeliz   a   la   gente,   incluso   si   son   ricos,   si   consideran   que
no son nada más que lo que tienen.
Es   una   fuerza   emocional   que   debe   ser   tratada   con   cuidado   y   respeto
porque   a   la   energía   de   pensamiento   subyacente   al   dinero   le   encanta   po­
seer a aquellos que no saben emplearlo bien.

~ 92 ~
No   se   vincule   nunca   tanto   al   dinero   como   para   creer   que   sólo   es   la   fortu­
na   que   ha   amasado.   Sepa   quién   es   y   que   el   dinero,   tanto   si   tiene   mucho
como poco, es algo muy distinto y separado.
Laurence   era   un   hombre   rico   que   había   disfrutado   mucho   haciendo   di­
nero y al que le gustaba juguetear con grandes sumas a diario, cambiando el
dinero de una cuenta a otra e invirtiéndolo en nuevos fondos o en bolsa por
el simple placer de conseguir más dinero del que podría gastarse nunca.
Un día Laurence corrió un riesgo demasiado grande y perdió todo su di­
nero. El disgusto hizo que se quedase canoso de la noche a la mañana y que
desmejorase  mucho su aspecto. Sólo  tenía  47 años, pero  le costaba  horrores
levantarse de la cama por la mañana. Su vida carecía de un propósito y sen­
tía mucha pena por lo ocurrido y por él mismo.
La mujer de Laurence, Francina, supo enfrentarse a la crisis de un modo
muy   distinto.   Aunque   había   disfrutado   mucho   siendo   rica,   tampoco   pensa­
ba que ser pobre fuera el fin del mundo. Se sentía afortunada por su salud,
su marido, sus  hijos y su casa. Llevaba años sin trabajar, pero cuando ocu­
rrió la debacle enseguida salió a buscar un puesto de trabajo para mantener
a su familia. Mientras Laurence maldecía su mala suerte y lloraba su catás­
trofe, Francina descubría su talento para las ventas y hacía nuevas amistades
en el trabajo.
Cuando Francina se hartó de la actitud y el comportamiento de su mari­
do,  le  amenazó   con   abandonarle   y   éste   tuvo   que   reaccionar.  Empezó   a  dar­
se cuenta de que siempre había vivido por el dinero y que su valía interior
estaba muy vinculada a éste. Sin dinero se veía como alguien sin valía.
Vio   cómo   su   mujer,   que   nunca   se   había   identificado   excesivamente   con
el dinero, se había enfrentado de cara a la situación. Gracias a la alegría y va­
lentía   demostrada  por   su   esposa,   él   consiguió   también   aunar   fuerzas   y   em­
pezar   de   cero,   abriendo   un   pequeño   negocio   de   antigüedades,   una   de   sus
grandes pasiones.
Juntos consiguieron rehacer sus vidas y cambiar sus prioridades. Hoy en
día no son ricos, pero tienen cuanto necesitan y son felices.

EL MIEDO A LA POBREZA

El   miedo   a   la   pobreza   es   muy   antiguo   y   está   heredado   de   las   generacio­


nes   anteriores.   En   el   mundo   occidental   muy   poca   gente   vive   en   la   pobreza
como   tal   (en   la   ausencia   de   los   elementos   necesarios   para   la   superviven­
cia) . Aun así, mucha gente piensa que es pobre porque vivimos en una so­

~ 93 ~
ciedad   en   la   que   la   presión   para   ser   rico   y   tener   muchas   posesiones   es   enor­
me.   Muchos   viven   con   el   temor   de   perder   lo   que   tienen,   de   modo   que   en
vez   de   disfrutar   de   lo   que   tienen   se   aferran   a   ello   como   si   fuesen   un   náufra­
go   a   una   roca.   El   miedo   a   la   pobreza   atrae   pobreza   y   puede   impedirnos
crear   una   vida   de   seguridad   financiera,   equilibrio   emocional   y   felicidad   es­
piritual.
Cuando   uno   teme   a   la   pobreza,   queda   atrapado   por   los   obstáculos   que
atrae   su   energía   de   pensamiento   inapropiada,   impidiendo   el   avance   hacia
la   prosperidad   y   el   éxito   material   y   espiritual.   Por   ello,   es   importante   eli­
minar   esos   obstáculos   desde   dentro   y   liberarse   del   miedo   a   la   pobreza,
que   puede   producir   estrés   e   infelicidad.   Conviene   mencionar   que   el   mie­
do   a   la   pobreza   no   sólo   afecta   a   los   individuos,   sino   que   también   afecta   a
la   humanidad   en   general.   Las   empresas,   grandes   o   pequeñas,   los   bancos   y
todos   los   pueblos   y   ciudades   se   ven   afectados   por   este   temor   cuando   es
poderoso.
La   pobreza   y   los   obstáculos   que   acarrea   adoptan   muchas   formas   y,   pues­
to   que   toda   la   raza   humana   comparte   el   mismo   planeta,   éstos   varían   como
las   estaciones.   En   Africa   la   pobreza   se   encarna   en   privación   física   de   ali­
mentos,   pero   gozan   de   una   riqueza   emocional   y   espiritual.   En   el   mundo   oc­
cidental,   pese   a   que   la   mayoría   de   la   gente   vive   y   duerme   bajo   techo   y   posee
los alimentos diarios suficientes, hay mucha más pobreza espiritual.
La   pobreza   es   una   energía   de   pensamiento   que   trasmite   un   significado
muy   intenso   y   antiguo   y   que,   como   ocurre   con   la   guerra,   es   una   energía   de
pensamiento   que   nos   vincula   a   todos   directamente.   Todos   estamos   relacio­
nados   por   nuestros   pensamientos   personales   y   las   energías   de   pensamiento
del   pasado   antiguo   y   reciente,   del   presente   y   posiblemente   del   futuro   que
nos   espera.   Por   lo   tanto,   es   vital   que   todos   trabajemos   para   superar   el   mie­
do   a   la   pobreza   tanto   en   nosotros   mismos   como   en   el   mundo.   Cuando   nos
alejamos   de   las   penurias   y   el   llanto   de   los   demás,   nos   alejamos   de   nosotros
mismos.   Cuando   superamos   el   miedo   a   la   pobreza   que   llevamos   dentro
contribuimos   a   superar   el   miedo   en   el   mundo.   Podemos   ayudar   a   quienes
sufren   pobreza   física   no   sólo   dándoles   comida,   medicamentos,   educación   y
fomentando   la   intervención   política   y   los   procesos   de   paz,   sino   también
utilizando   de   un   modo   adecuado   las   energías   de   pensamiento   que   respal­
dan y crean prosperidad.

~ 94 ~
Ejercicio de pensamiento para superar el miedo a la pobreza

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   y   cierre   los   ojos.   Céntrese   en   cómo   as­


ciende   y   desciende   su   respiración.   Permita   que   este   ritmo   de   respira­
ción   relaje   su   cuerpo   y   calme   su   mente.   Concéntrese   en   ese   esta­
do   de   calma   durante   varios   minutos.   A   continuación,   cuando   esté
preparado,   abra   lentamente   los   ojos   y   lea   la   siguiente   invocación   en
voz   alta.   Pronuncie   cada   línea,   incluyendo   el   título,   con   cuidado   y
pasión.

Recite   esta   invocación   dos   veces   al   día   cuando   necesite   superar   el   miedo
a la pobreza y, a la vez, intente memorizarla. La invocación también es efec­
tiva   para   otros   muchos   problemas   u   obstáculos,   ya   que   muchos   problemas
radican del miedo a la pobreza.

Invocación para eliminar los obstáculos


Mi corazón late, como lo hacen todos los corazones,
pero durante un breve tiempo,
respiro, como todos los seres,
pero durante un breve tiempo,
libero mis temores, mis obstáculos.
¡Alejo de mí toda negatividad!
¡Alejo de mí toda pobreza!
Pisoteo y aplasto todos los obstáculos,
mi corazón se despierta,
el corazón de las bendiciones infinitas
que habita dentro de mí,
desde aquí invoco a mi poder interior
a eliminar todos mis temores.
(Junte las manos con fuerza tres veces lentamente.)

Que todos los obstáculos sean eliminados de este mundo.

(Repita la línea anterior cinco veces.)

(Junte las manos con fuerza tres veces lentamente.)

~ 95 ~
Mis bendiciones y mi compasión darán sus frutos en todos los seres.
Déjame eliminar mis obstáculos y los de los demás
para que vivan en felicidad y paz.
(Junte las manos con fuerza tres veces lentamente.)
Llamo ahora a las fuerzas de la abundancia,
limpias por la compasión y la luz.
Me traen todo lo que necesito.
Invoco el poder de los pensamientos de prosperidad en mi interior.
¡Ahora! ¡Ahora! ¡Ahora!
Los envío para cambiar el mundo y conseguir
mis propósitos y objetivos.
Cada pensamiento crea abundancia en mi mente, cuerpo y espíritu
a través del pensamiento, el habla y la acción.
(Junte las manos muy fuerte tres veces.)
Esto es lo que he creado
con mi pensamiento guiado hacia un propósito
de forma que los demás ya nunca estén vinculados al miedo.
(Choque las manos fuerte y alto tres veces.)
Julia   era   una   profesora   que   vivía   en   un   estado   constante   de   miedo   a   la
pobreza.   Ese   miedo   le   había   creado   muchos   obstáculos   en   la   vida,   tanto   fi­
nancieros   como   espirituales.   Al   final,   llegó   a   ser   tan   fuerte   que   la   apartó   de
los   amigos,   las   relaciones   personales   y   el   placer   por   su   trabajo,   negándole   la
felicidad.
Cuando   Julia   vino   a   verme   estaba   en   números   rojos,   hacía   poco   que   la
había   dejado   su   novio,   no   conseguía   un   trabajo   que   realmente   le   gustase   y
una   amiga   la   había   traicionado.   Se   sentía   muy   infeliz   y   no   comprendía   por
qué le ocurría todo esto a ella.
Cuando   hablamos   Julia   empezó   a   entender   cómo   su   miedo   a   la   pobreza
ya   había   empezado   cuando   era   pequeña   y   sus   padres   tenían   deudas   a   las
que   tenían   que   hacer   frente   y   que   les   provocaban   dificultades   continuas.
Ese   hecho   había   influido   mucho   en   su   vida   adulta   y   ella   temía   no   poder   te­
ner lo que deseaba en todas las áreas de su vida.
Al cabo de dos días de llevar a cabo la invocación, la vida de Julia empezó
a   cambiar   y   comenzó   a   notar   la   energía   del   pensamiento   positivo   que   se   ha­
bía   despertado   en   su   interior   y   que   estaba   sanando   su   miedo   a   la   pobreza   y
al desastre financiero.

~ 96 ~
Al cabo de un mes de emplear la invocación, la vida de Julia ya estaba en
pleno esplendor. Su miedo a la pobreza se había desvanecido y ya era capaz
de tomar decisiones y hacer elecciones que mejoraran su estilo de vida y su
posición   económica.   Subsanó   sus   deudas,   recuperó   sus   amistades   y   conoció
a un nuevo novio.
Después de seis meses de práctica de la invocación, Julia empezó a sentir
con fuerza el sueño que siempre había tenido de abrir su propia escuela. Al
final   acabó   fundando   su   propio   colegio   y   su   vida   ahora   es   mucho   más   rica
en todos los aspectos.

MIEDO AL DINERO

El   miedo   al   dinero,   que   está   estrechamente   vinculado   al   miedo   a   la   po­


breza,   tiene   que   ver   con   otros   muchos   aspectos   además   del   dinero,   ya   que
este   último   es   sólo   la   canalización   del   miedo.   Se   trata   del   temor   a   expresar
un   deseo,   un   pensamiento   y   emociones   para   tomar   las   riendas   de   la   vida.
Este   temor   puede   manifestarse   mediante   distintas   vías.   Por   ejemplo,   me­
diante   la   negación   a   pagar   los   recibos,   dejando   que   las   deudas   se   acumu­
len,   gastando   el   dinero   que   no   se   posee,   permitiendo   que   los   demás   con­
trolen   nuestro   destino   financiero   sin   entender   qué   movimientos   están
haciendo o evitando tratar aspectos monetarios.
Superar   el   miedo   al   dinero   es   una   experiencia   vital.   Verá   que   adoptará
un   mayor   estado   de   conciencia   personal   y   que   logrará   un   entendimiento
práctico   de   su   propio   poder   personal   en   el   mundo.   Descubrirá   su   propio
valor   interior   a   la   vez   que   comprenderá   el   valor   del   dinero   y   permitirá   que
entren la prosperidad y el éxito en su vida.
Utilice   la   invocación   para   eliminar   los   obstáculos   que   hemos   descrito
para combatir su temor al dinero.

CREAR RIQUEZA

La   gente   suele   perseguir   tener   capital   sencillamente   por   el   placer   de   te­


nerlo,   pero   con   esta   visión   pueden   hacerse   daño   emocional,   físico   y   espiri­
tual.   Muchas   personas   igualan   el   dinero   al   poder   material,   pero   es   la   ener­
gía   de   pensamiento   que   crea   el   dinero   la   que   posee   ese   poder   material.
Usted puede utilizar la energía de pensamiento de dinero para crear sitúa­

~ 97 ~
dones   que   pueden   hacerle   rico,   pero   si   hace   un   uso   erróneo   de   esa   energía
puede   padecer   grandes   daños   en   su   integridad,   humanidad   y   autoconoci­
miento.   Los   esquemas   de   hacerse   rico   rápido   y   a   toda   costa   son   peijudicia­
les   emocional   y   espiritualmente   cuando   se   basan   en   la   avaricia   y   el   deseo   de
amasar   dinero.   Nadie   puede   poseer   dinero,   sino   que   sólo   puede   dirigirlo
bien   y   cuidarlo   para   ejercer   buenas   compras.   Si   trata   mal   al   dinero   éste
reaccionará   con   rebeldía,   pero   si   lo   entiende   y   lo   trata   bien   entonces   le
aportará prosperidad.
Hoy   en   día   muchas   veces   se   nos   anima   a   pensar   en   todo   el   dinero   que
nos   gustaría   tener   o   a   dedicar   todo   nuestro   esfuerzo   a   ser   rico   o   tratar   con
ricos.   Desde   el   punto   de   vista   de   la   tradición   tibetana   bön   esa   concepción
es   errónea.   Centrarse   en   la   cantidad   de   dinero   que   nos   gustaría   tener   es
arrancárselo   a   alguien   que   lo   posee   en   el   mundo   en   este   momento   y   esa   ac­
ción sólo puede atraer hacia nosotros a las fuerzas oscuras del mal.
De   igual   modo,   sentir   que   uno   se   merece   dinero   porque   sí   o   quejarse
por   el   dinero   perdido   o   anhelado   sólo   reforzará   los   obstáculos   que   nos   fre­
nan   de   tener   dinero.   Nadie   se   merece   tener   dinero,   puesto   que   es   sólo
cuestión   de   tenerlo   o   no   tenerlo,   dependiendo   de   la   naturaleza   de   su   ener­
gía de pensamiento.
La   mejor   forma   para   llamar   al   dinero   y   la   riqueza   es   concentrarse   en   eli­
minar   cualquier   obstáculo   que   se   interponga   en   el   camino   hacia   la   propia
prosperidad.   El   ejercicio   de   la   eliminación   de   obstáculos   es   valioso   para   ese
fin,   así   como   los   ejercicios   que   le   propondremos   a   continuación.   Al   disipar
los   obstáculos   está   abriendo   las   puertas   a   nuevas   energías   positivas   de   pen­
samiento   y   al   dinero   y   la   prosperidad,   siempre   en   la   cantidad   y   formas   apro­
piadas.
Don   llevaba   trabajando   para   una   compañía   ferroviaria   27   años,   organi­
zando trabajos de ingeniería. Sin embargo, la empresa se enfrentaba a gran­
des   cambios   estructurales   que   a   Don   le   daban   mala   espina.   Tenía   que   ha­
cerse   responsable   de   nuevas   tareas   y   pensaba   que   era   demasiado   para   él.
Cayó   en   una   depresión   profunda   y   al   cabo   de   unos   meses   se   le   hacía   una
montaña ir al trabajo.
Cogió la baja durante un  año en el que se dedicó a tomar la medicación
para tratar la depresión y a esperar que la empresa le despidiese y le diese
una   compensación.   La   empresa   seguía   pagándole   al   estar   de   baja,   pero   no
tenía   política   de   despidos,   así   que   Don   no   conseguía   su   propósito.   Este   he­
cho hizo que Don se llenase de rabia, que echase pestes sobre sus superiores

~ 98 ~
y la empresa y que no dejase de pensar en el dinero que pensaba que se me­
recía por todos sus años de trabajo.
Cuando   conocí   a   Don   él   sólo   quería   saber   qué   podía   hacer   para   que   la
empresa   le  despidiese.  Le  dije  que  estaba  caminando   por  el   sendero  equivo­
cado. En primer lugar,  él no se «merecía» el dinero y pensar en  él continua­
mente   no   hacía   más   que   atraer   energía   negativa.  En   segundo   lugar,   desear
dinero   de   gente   a   la   que   odiaba   y   con   la   que   estaba   enfadado   era   un   gran
error.   Le   expliqué   que   si   al   final   conseguía   el   dinero   de   esa   forma,   estaría
acompañado   de   gran   negatividad,   incluyendo   toda   la   rabia   y   el   odio   que
sentía. Don se quedó sorprendido, ya que la mayoría de la gente le había re­
comendado   todo   lo   contrario,   que   luchase   al   máximo   por   conseguir   el   di­
nero. En su carta de renuncia a su puesto agradeció a la empresa toda la ge­
nerosidad y el apoyo que le habían dado durante su enfermedad.
En  cuanto  envió  la carta, Don  empezó  a  sentirse  muy   aliviado  y  mejora­
do.  En   sólo   unos   días   la   depresión   ya   estaba   remitiendo   y   en   tres   semanas
recuperó   el   entusiasmo   por   vivir   y   decidió   recibir   formación   para   ser   osteó­
pata. Al liberarse de la avaricia y el enfado que le habían mantenido prisio­
nero de sus propios obstáculos, la salud y el bienestar volvieron a él.
También se sintió libre de atraer prosperidad y en sólo unos años ya diri­
gía   una   consulta   de   osteopatía   y   ganaba   mucho   más   que   en   la   empresa   fe­
rroviaria.

CREAR PROSPERIDAD

La   prosperidad   es   vitalidad   nacida   del   uso   adecuado   de   la   energía   de


pensamiento,   de   modo   que   atrae   circunstancias   favorables   hacia   la   persona.
Según   el   punto   de   vista   de   la   tradición   tibetana   bön   es   posible   desarrollar
esta   importante   energía   de   pensamiento   para   crear   beneficios   para   noso­
tros   mismos   y   para   los   demás.   Las   enseñanzas   bön   sostienen   que   hay   seis
cualidades   que   influyen   en   la   relación   que   mantenemos   con   el   mundo   ma­
terial.  Estas   cualidades   suben   y   bajan   según   sean   nuestros   flujos  de   vitalidad,
nuestras emociones, pensamientos y experiencias en la vida.
Es   importante   que   desarrollemos   estas   seis   cualidades   y   que   encontre­
mos   el   equilibrio   para   dirigir   con   adecuación   la   energía   de   pensamiento   y
crear   prosperidad.   Aunque   no   todas   parecen   estar   directamente   relaciona­
das   con   el   dinero,   son   igual   de   relevantes   para   crear   una   energía   de   pensa­
miento   del   dinero,   puesto   que   el   dinero   afecta   a   todos   los   aspectos   de   nues­
tra vida.

~ 99 ~
Esta   práctica   puede   realizarse   para   mejorar   su   situación   general,   para
subsanar   una   situación   concreta   o   para   atraer   la   buena   suerte   en   su   vida   y
crear prosperidad.

Las seis cualidades

CHA
Expresa   su   destino   o   potencial   para   crear   su   vida;   es   la   energía   que   ha
atraído   a   su   vida,   el   potencial   con   el   que   cuenta   para   trabajar.   Es   el   princi­
pio   básico   y   la   fuerza   que   expresa   todos   los   aspectos   y   dimensiones   positivas
del resto de las cinco cualidades que mencionamos a continuación.
Hay   energía   cha   para   cada   aspecto   de   su   mente,   pensamientos,   activida­
des   y   vida.   Por   ello,   Cha   es   el   camino   de   energía   que   puede   guiarle   a   un   re­
sultado   deseado.   Uno   de   los   muchos   símbolos   del   Cha   es   el   agua   cristalina,
pura y limpia.

WANGTHANG
Representa   la   prosperidad,   la   buena   suerte   y   el   poder   personal   y   está   re­
lacionada   con   el   desarrollo   financiero.   Se   trata   de   la   capacidad   para   enten­
der   qué   hay   que   mejorar   o   que   puede   cambiar   en   su   vida.   Le   aporta   la   ener­
gía   y   la   motivación   necesarias   para   conseguir   dichas   metas.   Un   símbolo   del
Wangthang es el grano de cebada.

LUNGTA
Es   su   energía   protectora,   su   conocimiento   interno   y   la   cantidad   de   po­
tencial   de   buena   suerte   que   posee.   El   Lungta   expresa   la   capacidad   que   tie­
ne   para   tener   éxito   y   le   ayuda   a   saber   qué   tipo   de   éxito   es  el   apropiado  para
usted. Uno de los símbolos del Lungta es el cuarzo.


Está   relacionado   con   el   potencial   de   vitalidad   y   salud   que   posee   y   que   in­
fluye   en   su   salud   física   y   mental.   Uno   de   los   símbolos   del   Lü   es   una   peque­
ña cantidad de tierra.

SOK
Expresa   su   fuerza   vital,   la   energía   de   pensamiento   más   profunda   que
hay en su interior y que alberga su vida, los factores particulares de su ser.

~ 100 ~
Hay   muchos   símbolos   para   el   Sok,   uno   de   ellos   es   una   pequeña   cantidad   de
mantequilla.

LA
Es la energía esencial de su vida, la fuerza madre que le otorga la vida y le
mantiene   a   flote   a   pesar   de   todos   los   altibajos;   es   el   modo   en   el   que   la   ener­
gía de pensamiento se traduce desde el cosmos en su conciencia humana y
vida diaria. Un símbolo del La es una pequeña cantidad de sal gorda.

* * *

Cuando   las   tres   últimas   cualidades   están   débiles   o   en   declive   debido   a


pensamientos   inapropiados,   malos   hábitos   o   enfermedad   entonces   la   per­
sona   es   más   propensa   a   tener   baja   prosperidad,   baja   vitalidad   y   a   sentir   que
no puede modificar las circunstancias.
Las   seis   cualidades   deben   ser   despertadas   y   utilizadas   para   mantener   y
mejorar   la   capacidad   de   atraer   la   prosperidad   y   comprenderla,   sobre   todo
en lo que se refiere al dinero y a su influencia en usted.

Cómo reforzar las seis cualidades

Se trata de una forma sencilla pero efectiva para despertar estas cualidades
y   para   reforzarlas,   además   de   fomentar   la   prosperidad   y   el   éxito   en   cualquier
proyecto   relacionado   con   la   abundancia.   El   ejercicio   es   un   poco   más   complejo
que   otros   que   hemos   realizado,   pero   vale   la   pena   hacerlo   siguiendo   todos   los
detalles   porque   tiene   mucha   fuerza   y   efectividad.   Es   una   versión   simplificada
de un ritual antiguo de seguridad y curación. Asegúrese de tener todos los ele­
mentos necesarios y dedique una hora a realizarlo con tranquilidad.

El significado del ritual


El agua, la cebada, el cuarzo, la tierra, la mantequilla y la sal representan a las
seis cualidades. Juntar las manos con fuerza despierta las energías aletargadas y
alerta a los dioses de lo que estamos solicitando. Rociar agua sobre la cabeza es un
símbolo de purificación.
En   la   cultura   bön   hay   almacenado   mucho   conocimiento   y   rituales   como
éste   hacen   que   la   persona   establezca   una   relación   con   su   reserva   de   conoci­
miento.

~ 101 ~
Realice   el   ejercicio   una   vez   al   mes   a   ser   posible   en   luna   llena   o   luna   cre­
ciente.   Si   se   tratase   de   una   situación   grave,   hágalo   durante   tres   días   segui­
dos.   Por   otro   lado,   si   tiene   alguna   entrevista   importante,   un   gran   proyecto
empresarial   o   debe   tomar   una   decisión   relevante,   puede   hacer   el   ejercicio
al amanecer y al ponerse el sol del día anterior.

Trace   un   círculo   de   más   o   menos   30   cm   de   diámetro   en   el   suelo   o   en


una   hoja   grande   de   papel.   Después   dibuje   otro   círculo   en   el   interior
del   primero   a   unos   cinco   cm   de   separación   de   éste.   Divida   el   segundo
círculo   en   seis   partes   iguales.   Numérelas   de   uno   a   seis   empezando   por
la izquierda.
En   el   primer   segmento   vierta   un   poco   de   agua   limpia   y   grite   «¡Cha!».
En   el   segundo   segmento,   rocíelo   con   cebada   y   grite   «¡Wangthang!».
En   el   tercero,   ponga   una   piedra   de   cuarzo   y   grite   «¡Lungta!».   En   el
cuarto,   eche   un   poco   de   tierra   y   grite   «¡Lü!».   En   el   quinto,   ponga   un
poco   de   mantequilla   y   grite   «¡Sok!».   Finalmente,   en   el   sexto,   eche
un poco de sal y grite «¡La!».
Cuando   haya   finalizado   el   ejercicio,   junte   las   manos   con   fuerza   tres   ve­
ces y haga una reverencia ante cada segmento.
Inclínese   ante   cada   segmento   en   el   orden   en   el   que   puso   los   elementos
y   pronuncie   las   siguientes   palabras   con   fuerza   y   vigor:   «Hago   un   llama­
miento   y   despierto   mi   Cha.   Hago   un   llamamiento   y   despierto   mi
Wangthang.   Hago   un   llamamiento   y   despierto   mi   Lungta.   Hago   un   lla­
mamiento   y   despierto   mi   Lü.   Hago   un   llamamiento   y   despierto   mi
Sok. Hago un llamamiento y despierto mi La.»
A   medida   que   realice   el   ritual   estará   activando   estas   fuerzas   de   pensa­
miento   durmientes   que   hay   en   su   interior,   purificando   así   su   mente   y
cuerpo.
Ahora,   de   pie,   eche   unas   gotas   de   agua   sobre   su   cabeza,   en   el   centro,   y
diga: «purifico mi Cha». Después junte las manos una vez.
A   continuación   coja   unos   granos   de   cebada   y   échelos   sobre   los   hom­
bros, el pecho y el corazón a la vez que dice: «purifico mi Wangthang».
Después,   debe   colocarse   una   piedra   de   cuarzo   en   el   ombligo   y   decir:
«purifico mi Lungta».

~ 102 ~
Tome   acto   seguido   un   poco   de   tierra   y   espárzala   sobre   los   pies   o   zapa­
tos mientras pronuncia: «purifico mi Lü».
Coja   ahora   un   poco   de   mantequilla   con   la   yema   del   dedo   índice   y   ex­
tiéndala   entre   las   cejas,   formando   una   línea   que   llegue   hasta   el   pelo,
diciendo: «purifico mi Sok».
Por   último,   tome   un   poco   de   sal   en   cada   mano   yjúntelas   como   si   se   las
lavase,   frotando   las   manos   y   la   sal   al   mismo   tiempo   que   exclama:   «puri­
fico mi La».
Cuando   haya   terminado,   piense   en   un   objetivo   o   una   meta   que   esté   re­
lacionada   con   la   prosperidad,   el   dinero   o   la   abundancia.   No   me   estoy
refiriendo   a   que   piense   en   una   cantidad   concreta   de   dinero,   sino   en
una   meta   relacionada   como   un   nuevo   trabajo,   éxito   en   un   proyecto   la­
boral   o   el   abono   de   una   deuda.   Escriba   claramente   el   propósito   en
cada   uno   de   los   segmentos   del   círculo.   También   puede   decirlo   en   voz
alta   y   después   imaginarse   que   con   la   mano   izquierda   consigue   lo   que
ha   pronunciado   y   lo   posiciona   en   cada   segmento.   En   ambos   casos
debe   pensar   en   este   objetivo   como   un   deseo   que   fluye   por   su   cuerpo
gracias a la bendición de las seis cualidades y sus elementos.
Después   póngase   de   pie   o   siéntese   a   contemplar   lo   que   ha   conseguido.
Vea   cómo   cada   una   de   estas   seis   cualidades   va   expandiéndose   por   el
mundo,   activándose,   estimulando   a   las   personas   y   consiguiendo   la
meta deseada.
Cuando   haya   terminado,   si   había   dibujado   el   círculo   en   el   suelo,   en­
tonces   bórrelo   con   las   manos   hasta   que   se   hayan   dispersado   las   líneas.
Si   lo   dibujó   en   un   papel,   entonces   préndalo   junto   con   todos   los   ele­
mentos que puso sobre él y contemple cómo se quema.

Jade   tenía   unos   padres   con   una   buena   situación   económica,   por   lo   que
su   vida   siempre   había   sido   bastante   fácil.   Aun   así,   cuando   acudió   a   mi   con­
sulta estaba muy preocupada por un grave problema financiero.
Su   vida   de   adulta   había   sido   bastante   complicada   y   había   estado   repleta
de   problemas   monetarios.   Estaba   casada,   tenía   un   hijo,   y   tanto   ella   como   su
marido   eran   artistas.   Aunque   ambos   tenían   mucho   talento,   no   habían   con­
seguido   reconocimiento   en   su   mundo   y   su   marido   había   padecido   una   gra­
ve depresión en los últimos años.

~ 103 ~
Jade   tampoco   estaba   contenta.   Habían   perdido   todo   su   dinero   y   no   sa­
bía   qué   rumbo   debía   tomar   o   cómo   podía   solucionar   su   situación.   Estaba
muy insatisfecha con su estilo de vida y quería hacer importantes cambios y
aprender a ganar dinero y gestionarlo bien.
Le enseñé a Jade a equilibrar las seis cualidades y poco después fue capaz
de implantar cambios en su vida.
Su   marido   observó   los   cambios   y   decidió   seguir   su   ejemplo.   Poco   a   poco
fue   remontando   la   depresión   y   encontró   mayor   entusiasmo   y   energía   en   su
creación artística.
Juntos,   Jade   y   su   marido,   empezaron   a   cosechar   logros   gracias   a   sus
obras de arte. Su felicidad y prosperidad emocional les aportó también la ri­
queza material y descubrieron la importancia del equilibrio y la felicidad.

ATRAER DINERO

Si   quiere   atraer   dinero   entonces   primero   tiene   que   indagar   en   los   moti­
vos.   No   tienen   por   qué   ser   espirituales   o   beneficiar   a   los   demás,   pero   tienen
que   ser   claros,   honestos   y   válidos.   Descarte   la   avaricia,   la   insinceridad   o
cualquier pensamiento negativo que aleje el dinero de usted.
Utilice   este   plan   de   cinco   puntos   para   crear   energía   de   pensamiento
apropiada con el fin de atraer dinero y lograr seguridad financiera.

1. Dedique   una   hora   al   día   a   centrarse   en   sus   pensamientos   sobre   la


naturaleza,   la   estructura   y   la   calidad   del   tipo   de   éxito   financiero   que
desea.   En   un   principio   necesitará   dedicarle   bastante   tiempo   para
que   el   ejercicio   de   pensamiento   funcione.   Sea   muy   concreto   con
lo que desea hacer y conseguir.
2. Ahora   identifique   el   período   temporal   en   el   que   desea   conseguir
esa   meta   o   resultado   concretos.   Podría   tratarse   de   minutos,   días,
meses o años.
3. A   continuación,   envíe   un   pensamiento   dirigido   que   le   libere   de   cual­
quier   obstrucción   o   problema   que   pueda   anticipar.   Dirija   también   su
energía   para   acabar   con   cualquier   problema   en   el   que   ni   siquiera   ha
pensado.   Para   que   resulte   efectivo,   imagínese   una   columna   de   fuego
que quema sus problemas, obstrucciones y situaciones difíciles.

~ 104 ~
4. En   ese   momento   envíe   energía   de   pensamiento   al   mundo   para
atraer   la   buena   suerte   y   fortuna   y   para   conseguir   oportunidades   de
desarrollo   y   progreso.   Piense   que   el   dinero   empieza   a   fluir   hacia   us­
ted, brindándole paz y éxito y ayudándole á tener la mente clara.
5. Ahora   reúna   todos   los   pensamientos   anteriores   e   imagínese   que   se
fusionan,   se   mezclan   y   se   convierten   en   una   poderosa   pelota   de   pen­
samiento.   Diríjala   a   todas   las   energías   de   pensamiento   de   todo   el
mundo   y   contemple   cómo   empieza   a   quemarse   en   una   llama   bri­
llante y pura que crea bienestar y atrae dinero sin dañar a los demás.

Cuando   se   sienta   cómodo   con   este   ejercicio   de   direccionamiento   de   la


energía   podrá   utilizarlo,   además   de   para   planificar   resultados,   para   conse­
guir   resultados   positivos   en   entrevistas,   superar   problemas,   lograr   objeti­
vos,   crear   oportunidades   de   éxito   y   transformar   las   situaciones   negativas   en
positivas. Si lo usa responsablemente funcionará y le aportará resultados.
Daisy   quería   montar   una   tienda   de   ropa,   pero   no   sabía   cómo   lograrlo   o
conseguir el dinero necesario para su proyecto.
Se   dio  cuenta   de   que   tenía   muchos  miedos   y   temores   que   se   interponían
en su camino: miedo a la pobreza y al dinero, que en realidad era un temor
a   controlar   su   vida   y   tener   éxito.   Siempre   había   creído   que   no   se   merecía
nada y debido a su ambiente familiar, en el que el dinero era muy escaso, te­
nía miedo a ser ambiciosa.
Durante   varias   semanas   Daisy   practicó   el   ejercicio   de   la   eliminación   de
los   obstáculos   y,   a   medida   que   fue   liberándose   de   sus   miedos,   fue   aunando
más fuerza y valentía para conseguir sus metas. Sentía que librarse de estos
miedos le estaba cambiando la vida y que tenía ante sí todo un nuevo abani­
co de posibilidades.
Después pasó a los ejercicios para crear prosperidad y atraer dinero y en
seis meses ya había conseguido un local, un banco que le otorgase un  crédi­
to y un buen plan empresarial.
Al practicar los ejercicios supo que su actitud frente al dinero le había in­
fluido mucho a lo largo de su vida y, gracias a su cambio de forma de ser y
pensar, mejoraron también el resto de  áreas de su vida, incluyendo su salud
y relaciones personales.
En   la   actualidad   Daisy   es   propietaria   de   seis   tiendas   que   funcionan   de
maravilla. Realiza el ejercicio a diario como una herramienta de meditación

~ 105 ~
para   purificar   su   pensamiento   y   tener   una   existencia   apropiada.   Asimismo
lo   utiliza   como   una   poderosa   herramienta   empresarial   para   tomar   decisio­
nes, superar problemas y ayudar a su plantilla, proveedores y clientes.

COMPARTIR EL DINERO

En   el   sistema   de   creencias   bön   cuando   se   comparte   el   dinero   se   compar­


te   a   uno   mismo.   Si   uno   no   comparte   su   dinero   pierde   la   relación   con   éste   y
con   el   resto   de   la   gente.   Al   compartir   lo   que   se   tiene   financieramente   se
está   dando   el   primer   paso   hacia   la   tolerancia   y   el   entendimiento   hacia
quienes   son   menos   afortunados.   A   mentido,   al   compartir   descubrimos   lo   li­
mitados   que   éramos   antes   y   el   poder   de   las   «zonas   de   comodidad»   que   ha­
bíamos creado a nuestro alrededor debido a la utilización del dinero.
Compartir   el   dinero   une   a   la   gente   si   se   comparte   bien.   Hágalo   con
aquellos   que   usted   sabe   que   se   lo   agradecerán,   no   para   satisfacer   su   propio
ego,   sino   para   que   el   regalo   del   dinero   sea   recibido   con   aprecio   y   sea   desti­
nado a un buen fin.

El ejercicio del pensamiento de compartir dinero


Para realizar este ejercicio necesitará diez minutos.

Siéntese   cómodamente   y   cierre   los   ojos.   Escuche   los   latidos   de   su   cora­


zón y concentre su mente y pensamientos en ellos.
Ahora   considere   todo   el   dinero   que   tiene,   ya   sea   mucho   o   poco.   Piense
en   que   esta   cantidad   se   funde   con   sus   latidos.   A   medida   que   ocurre   vea
cómo   va   liberándose   y   entrando   en   el   mundo   en   forma   de   energía   de
pensamiento beneficiosa para las personas.

Este   ejercicio   le   vinculará   a   los   demás   gracias   al   dinero   que   posee   y   le


ayudará   a   descubrir   que   siempre   tiene   más   de   lo   que   pensaba   y   que   hay   su­
ficiente para compartir.
Tobin pertenecía a una de las familias más ricas del mundo. Su vida era
privilegiada, llena de comodidades y seguridad financiera, pero le faltaba

~ 106 ~
algo.   Un   día   uno   de   sus   mejores   amigos   perdió   todo   su   dinero.   Al   perderlo,
también tuvo que dejar atrás su estilo de vida y gran parte de sus amigos, ex­
cepto Tobin.
Tobin   quería   ayudar   a   su   amigo,   pero   no   sabía   cómo.   Tenía   miedo   que
darle dinero puediese estar mal, ya que todo el mundo le decía que era algo
que no debía hacer.
Cuando conocí a Tobin y le enseñé las ideas tibetanas bön sobre el dinero y
compartir él decidió compartir su dinero con su amigo. Este pudo rehacer su
vida, saldar la deuda contraída con Tobin y conseguir grandes sumas de dinero.
Ahora,  Tobin  y   su  amigo  comparten   el   dinero   con  muchos   más,  sin  espe­
rar   nada   a   cambio.   Han   ayudado   a   mucha   gente   a   rehacer   su   vida,   iniciar
negocios   y   cumplir   sus   ambiciones.   También   han   ayudado   a   ONGs   y   a   pro­
gramas de regeneración rural de su región.
Tobin   nunca   ha   hecho   ningún   contrato   por   escrito   vinculante,   pero   sin
duda   ha   contraído   una   obligación   muy   fuerte   con   el   pensamiento   adecua­
do. Nunca  nadie  se  ha   aprovechado   de   él  y  su   dinero   siempre  ha   dado  bue­
nos frutos.
La   última   vez   que   hablé   con   Tobin   me   dijo   que,   al   compartir,   se   había
dado cuenta de que  él sólo era un administrador de la inmensa riqueza que
había heredado. Según él, dedica su vida al «servicio de los seres humanos».
Tobin   ha   logrado   una   gran   riqueza   espiritual   gracias   a   su   capacidad   para
compartir su fortuna.

DAR LAS GRACIAS

Vivimos,   en   gran   parte,   dominados   por   la   rutina   que   nosotros   mismos


nos   creamos   y   por   obligaciones   inadecuadas.   Sólo   en   los   momentos   de   dar
gracias   nos   sentimos   realmente   vivos.   Dar   las   gracias   crea   una   poderosa
energía de pensamiento y por eso es positivo dar las gracias a diario.
Al   dar   las   gracias   todos   los   días   nos   relacionamos   con   las   fuerzas   existen­
tes   de   la   abundancia.   Hay   que   estar   agradecido   no   sólo   por   lo   que   se   tiene
sino   también   por   lo   que   no   se   tiene.   Hay   que   dar   las   gracias   por   lo   bueno   y
lo malo, lo positivo y lo negativo que hay en nuestras vidas. Al dar las gracias
nos   liberamos   de   los   problemas   que   los   demás   tienen   y   también   aliviamos
el sufrimiento y las desgracias de los demás.
Dar   las   gracias   es   abrir   el   corazón;   es   experimentar   lo   que   los   demás   ex­
perimentan, lo que constituye el primer paso en el desarrollo de la energía

~ 107 ~
de   pensamiento   compasiva   que   ayuda   a   los   demás   a   liberarse   del   sufrimien­
to   y   a   recuperar   la   felicidad,   la   sabiduría   y   el   poder   para   crear   prosperidad.
Ser   agradecidos   nos   enseña   la   responsabilidad   concreta   de   utilizar   nuestros
recursos   personales   y   globales   con   sabiduría.   Dar   las   gracias   reduce   el   enfa­
do,   transforma   la   avaricia,   purifica   la   lujuria   y   todos   los   sentimientos   liga­
dos con las estructuras del dinero.

El ejercicio del pensamiento de agradecimiento

Dar   las   gracias   puede   ayudarle   a   solucionar   todos   sus   problemas   finan­
cieros.

En   primer   lugar,   haga   una   lista   con   todos   los   problemas   que   tiene   rela­
cionados   con   el   dinero.   Después,   enumere   todas   las   áreas   de   su   vida   en
las   que   no   hay   problemas   relacionados   con   el   dinero.   A   continuación,
haga   un   listado   de   todas   las   cosas   buenas   y   malas   en   su   vida.   Por   últi­
mo,   en   voz   alta,   dé   las   gracias   de   esta   forma:   «Doy   las   gracias   por   tener
un   buen   trabajo.   Doy   las   gracias   por   romper   mi   relación   sentimental.
Doy las gracias por mi salud. Doy las gracias por perder dinero.»

Dar   las   gracias   cura   el   dolor   de   lo   malo   y   crea   nuevas   oportunidades   de


crecimiento   y   éxito   financiero.   También   aporta   seguridad   y   magnifica   el
poder   de   lo   bueno   que   hay   en   todas   las   áreas   de   su   vida.   Ser   agradecido
aporta   paz,   belleza   y   entendimiento   a   la   energía   de   pensamiento   que   hay
tras la prosperidad.
Sobre   todo   dé   las   gracias   por   ser   quien   es,   por   quien   ha   sido   y   por   quien
será en el futuro.

ANTES DE IRSE

Si   se   lleva   el   dinero   con   usted   al   morir,   como   si   se   tratase   de   energía   de


pensamiento   a   la   que   se   aferra,   puede   provocarse   a   sí   mismo   y   a   los   demás
que   le   sucedan   en   vida   mucha   infelicidad.   Según   las   enseñanzas   tibetanas
bön   la   energía   de   pensamiento   relacionada   con   el   dinero   puede   trasmitir­
se de un miembro de la familia a otro, de generación en generación. Ase­

~ 108 ~
gúrese   de   que   no   se   la   lleva   al   morir,   que   no   trasmite   a   sus   familiares   la
energía de pensamiento de avaricia, egoísmo o tacañería.
Es   muy   importante   que,   antes   de   morir,   deje   todo   en   orden   y   se   asegu­
re   de   que   su   dinero   y   bienes   vayan   a   parar   a   los   seres   elegidos.   Al   liberarse
de   sus   conexiones   financieras   antes   de   morir   creará   una   luz   en   su   interior
que le ayudará a lograr una muerte placentera y plácida.

~ 109 ~
~ 110 ~
5
Reforzar las relaciones

Las   relaciones   son   los   cimientos   de   la   humanidad.   Nuestro   crecimiento


proviene   de   ellas,   aprendemos   de   ellas   y   luchamos   por   ellas.   Todo   ser   hu­
mano   desea   relacionarse   con   otros   seres;   es   parte   esencial   de   nuestra   iden­
tidad   como   individuos   y   especies.   Asimismo,   el   modo   en   el   que   nos   relacio­
namos   con   los   demás   determina   nuestra   felicidad,   la   duración   de   nuestra
vida   y   las   elecciones   que   tomamos.   A   través   de   las   relaciones   descubrimos
nuestro lugar en el mundo y nuestra razón de ser.
Por   consiguiente,   es   vital   que   compartamos   nuestro   ser   con   los   demás
de   un   modo   adecuado   y   positivo.   El   caso   contrario,   las   relaciones   infelices,
la   soledad   y   el   odio   dañan   nuestro   sentido   individual   y   nuestro   objetivo   en
el mundo.
Todos   hemos   establecido   muchos   tipos   de   relaciones.   Tenemos   com­
pañeros,   hijos,   familia,   amigos,   compañeros   de   trabajo   y   muchas   otras   re­
laciones   ocasionales   con   gente   que   conocemos   en   tiendas,   o   gente   a   la
que   escuchamos   por   la   radio   o   vemos   por   la   televisión.   Incluso   cuando
no   queremos   establecer   una   relación   con   alguien   o   lo   evitamos,   seguimos
estando   vinculados,   así   que   la   forma   en   la   que   afrontemos   esas   relacio­
nes,   ya   sean   estrechas,   informales   o   distantes,   será   vital   para   nuestro   bien­
estar.
En   la   cultura   bön   las   relaciones   se   basan   en   energía   de   pensamiento
compartida.   Cuanto   más   poderosa   sea   la   relación   (ya   sea   de   amor   o   de
odio)   mayor   será   la   energía   de   pensamiento   compartida   entre   las   dos   per­
sonas   implicadas.   La   clave   de   las   relaciones   es   el   desarrollo   de   la   energía   de
pensamiento   propia   ya   que   de   ese   modo   aprendemos   a   relacionarnos   me­
jor   y   a   reconocer   la   calidad   de   la   energía   de   pensamiento   dirigida   que   nos
envían   los   demás.   Con   la   energía   de   pensamiento   apropiada   aprendemos   a
utilizar   bien   nuestro   juicio   a   la   hora   de   elegir   con   quién   deseamos   relacio­
narnos y aprendemos a gestionar y a profundizar en las relaciones que nos

~ 111 ~
interesan.   En   otras   palabras,   la   naturaleza   de   nuestras   relaciones   se   basa   en
la forma en que pensamos.
En   el   próximo   capítulo   trataremos   las   relaciones   concretas   que   se   esta­
blecen   en   las   familias,   incluyendo   la   relación   de   esposos,   de   hijos,   padres
y   hermanos.   Explicaré   cómo   atraer   y   desarrollar   una   relación   de   cariño   y
amor   con   una   pareja   potencial   y   cómo   utilizar   el   poder   de   la   energía   sexual
de formas positivas.
Pero,   antes   de   nada,   en   este   capítulo   examinaremos   la   naturaleza   de   la
amistad.   Los   lazos   de   la   amistad   se   dan   en   todas   las   relaciones   porque   con­
sisten   en   el   anhelo   de   intimidad   entre   dos   personas.   Antes   de   que   existie­
sen   las   civilizaciones,   cuando   la   humanidad   estaba   en   sus   comienzos,   ya
existía   la   amistad.   La   amistad   se   basa   en   la   concepción   más   antigua   e   intrín­
seca   de   que   en   la   vida   hay   otras   personas   aparte   de   nosotros.   Por   ello,   en
este   capítulo   trataré   de   trasladar   la   esencia   de   la   amistad   y   cómo   se   pue­
den   conseguir   los   tipos   de   amistades   y   relaciones   que   deseamos   tener.   Tam­
bién   explicaré   cómo   retomar   una   relación   que   ha   ido   mal,   cómo   dejar
atrás   aquellas   personas   que   ya   no   son   relevantes   en   nuestra   vida   y   cómo
profundizar en la relación que mantenemos con nosotros mismos.

LA ENERGÍA DE PENSAMIENTO DE RELACIONES

La   antigua   sabiduría   tibetana   contempla   a   un   amigo   como   alguien   muy


vinculado   a   nuestra   persona,   ya   sea   en   un   momento   dado   o   de   por   vida,
por   el   mismo   deseo   de   concienciación   espiritual.   Este   vínculo   se   forja   gra­
cias   al   poder   de   la   energía   de   pensamiento.   La   energía   de   pensamiento   de
las   relaciones   empieza   y   termina   con   la   forma   en   la   que   cada   uno   de   noso­
tros   pensamos   y   razonamos.   Nuestras   mentes   son   almacenes   de   poder   y
éste   proviene   de   los   distintos   tipos   de   energía   de   pensamiento   que   posee­
mos.   Es   como   si   fuese   una   pila   con   un   tiempo   de   duración   y   una   fuente   de
energía propia.
Nuestra   energía   de   pensamiento   individual   busca   la   comunicación   con
otra   gente   de   modo   que   pueda   encontrar   réplica   en   los   demás   y   crear   de
esta   forma   una   fuerte   interacción   de   energía   de   pensamiento.   Nuestros
pensamientos   son   mensajeros   que   trasmiten   nuestros   deseos   a   la   mente   de
los   demás.   La   energía   de   pensamiento   lleva   actuando   así   desde   hace   innu­
merables   siglos,   mucho   antes   de   que   la   humanidad   llegase   a   la   Tierra.   Por
eso, cuando gente de mentes similares se encuentra, su energía de pensa­

~ 112 ~
miento   conecta,   creando   una   fuerza   con   gran   poder   y   dinamismo.   Piense
en   las   veces   que   ha   conocido   a   alguien   y   le   parece   que   ya   le   conoce   desde
hace   tiempo   o   las   veces   en   las   que,   estando   una   sala   llena   de   gente,   se   sien­
te   muy   atraído   por   alguien,   ya   sea   como   amigo   o   amante.   Se   trata   de   ener­
gía   de   pensamiento   en   su   punto   álgido.   Otras   veces   la   relación   no   es   tan   in­
mediata,   sino   que   lleva   más   tiempo   establecer   los   vínculos   que   también
pueden durar muchos años y ser muy estrechos.
La   vida   de   una   relación   queda   determinada   en   su   surgimiento   por   la
unión   de   energía   de   pensamiento   que   crean   sus   participantes.   Una   rela­
ción   puede   durar   un   día   o   toda   la   vida,   puede   ser   superficial   o   muy   profun­
da,   dependiendo   de   la   conexión   de   energía   de   pensamiento   creada   en   un
principio.   Esto   también   ocurre   en   actos,   movimientos,   países   y   culturas,   ya
que   dependen   de   las   relaciones.   Si   un   gran   movimiento   artístico   dura   sólo
unos   años,   si   las   religiones   y   culturas   duran   milenios,   si   un   acontecimien­
to   nacional   sólo   dura   un   día,   todo   depende   de   la   energía   de   pensamiento
creada en un principio.

LA RELACIÓN CON UNO MISMO

Aprender   a   pensar   de   forma   idónea,   con   propiedad,   integridad   y   estruc­


turación   puede   ser   el   mayor   regalo   para   toda   la   humanidad   y   para   la   propia
persona.   Todos   queremos   lograr   relaciones   satisfactorias,   felices   y   creativas,
pero   para   ello   antes   tenemos   que   conocer   y   entender   nuestros   propios   pro­
cesos de pensamiento internos.
Una   de   las   mejores   formas   para   lograrlo   es   crear   una   conexión   con
nuestro   Amigo   Interior,   ese   ser   sabio,   cariñoso   y   leal   dentro   de   nosotros
mismos   que,   aparte   de   querer   ser   amigo   de   otra   gente,   también   desea   co­
nocernos   mejor.   Su   Amigo   Interior   goza   de   una   gran   armonía   con   todos
los   seres   humanos.   Se   lleva   bien   con   todo   el   mundo,   por   remota   que   sea   su
existencia,   y   sabe   que   el   valor   de   la   amistad   proviene   de   la   energía   de   pen­
samiento que une a la gente.
Al   poner   en   sintonía   la   energía   de   pensamiento   del   Amigo   Interior   po­
demos   aprender   a   establecer   relaciones   estrechas   y   seguras,   a   limar   aspere­
zas   que   surgen   en   las   relaciones   y   ver   con   mayor   claridad   qué   relaciones
son   valiosas   y   cuáles   no   conviene   seguir   alimentando.   El   Amigo   Interior
también   nos   indica   qué   tipo   de   amigos   somos,   qué   tipo   de   amigos   tenemos
el potencial de ser y por qué tenemos los amigos que tenemos.

~ 113 ~
Sobre   todo,   el   Amigo   Interior   siempre   estará   a   nuestro   lado   para   ayu­
darnos.   Ocurra   lo   que   ocurra   a   nuestro   alrededor   o   en   nuestra   vida   el   Ami­
go Interior le guiará, le apoyará y le amará.

Invocar a su Amigo Interior

Ponga   enfrente   un   cuenco   lleno   de   agua   limpia,   un   trozo   de   carbön   en


otro   cuenco   y   una   botella   de   aceite   de   enebro   o   unas   cuantas   enebrinas.
Encienda   el   carbön   y   ponga   las   enebrinas   sobre   él   o   rocíe   un   poco   de   acei­
te   de   enebro.   A   continuación,   después   de   haberse   lavado   las   manos,   eche
un   poco   de   agua   sobre   su   cabeza,   cara   y   también   sobre   el   área   en   el
que   está   sentado.   Imagínese   que   a   su   alrededor   hay   un   círculo   de   humo   de
enebro.   El   enebro   purificará   el   entorno,   eliminará   cualquier   obstrucción
de   pensamiento   y   estimulará   y   despertará   la   energía   de   pensamiento   apro­
piada.   El   agua   también   purificará,   eliminará   obstáculos   y   equilibrará   el
ambiente.
Siéntese   con   tranquilidad   y   sea   consciente   de   su   respiración.   Cierre   los
ojos   y   relájese.   Ahora   imagínese   que   se   ve   a   sí   mismo   desde   dentro.   Perma­
nezca en el interior de su cuerpo y llame a su Amigo Interior.
Hágalo   así: «Llamo desde aquí, desde este lugar sagrado, a mi Amigo Interior,
para que salga.»
Mantenga   una   actitud   completamente   abierta   ante   lo   que   pueda   ocu­
rrir.   Su   Amigo   Interior   puede   aparecer   encarnado   en   un   cuerpo   de   hom­
bre   o   mujer,   vestido   o   desnudo,   puede   ser   mayor   o   joven   o   ser   algo   neutral
(sin   forma   masculina   ni   femenina,   ni   edad).   A   medida   que   aparezca   su
Amigo   Interior   intente   mantener   la   calma   y   reciba   con   alegría   su   presen­
cia. Dé las gracias y sea humilde.
Ahora   tiene   que   captar   la   atención   de   su   Amigo   Interior   exclamando
su   nombre,   ya   sea   en   voz   baja   o   alta.   Por   ejemplo:   «Me   llamo   David»   o   «Mi
nombre esjennifer».
En   ese   instante   su   Amigo   Interior   le   mirará.   Esté   preparado   para   hacer­
le   preguntas   sobre   problemas   o   aspectos   que   le   preocupan   en   su   vida.   Ob­
tendrá   la   respuesta   que   busca.   Después   también   puede   hacerle   preguntas
sobre   la   amistad,   amigos   que   tiene   o   sobre   usted   mismo   como   amigo.   For­
mule siempre la pregunta en voz alta, con tranquilidad y claridad.

~ 114 ~
Cuando   sienta   que   ya   ha   mantenido   un   contacto   suficientemente   pro­
longado,   agradézcale   a   su   Amigo   Interior   el   haber   aparecido   y   pregúntele
si   pueden   reunirse   de   nuevo   en   otro   momento.   Debe   seguir   este   ritual,   se­
gún   la   tradición   bön,   utilizando   el   nombre   tibetano   del   Amigo   Interior,
Phug   Lha,   que   representa   a   un   grupo   de   divinidades   o   ángeles   tibetanos
que cuidan el hogar, la familia y los amigos.
«Te   doy   las   gracias,   Phug   Lha,   por   contestar   a   todo   lo   que   te   he   pregun­
tado. Te pido que volvamos a reunimos pronto.»
Acto   seguido,   abra   los   ojos   poco   a   poco,   junte   las   manos   tres   veces,   con
fuerza   y   vigor,   (al   hacer   ruido   despertamos   la   energía   e   invitamos   a   los   dio­
ses   a   prestar   atención   a   nuestro   ritual)   y   rocíe   su   cabeza,   cara   y   lugar   donde
se   ha   sentado   con   agua.   Ponga   un   poco   de   aceite   de   enebro   o   enebrinas   so­
bre   el   carbön   e   imagínese   que   el   círculo   de   humo   de   enebro   que   se   formó
a su alrededor empieza a dispersarse.
Diana   era   una   mujer   muy   infeliz   que   vino   a   verme   en   busca   de   solucio­
nes   para   sus   problemas   de   salud.   Sin   embargo,   bajo   esos   problemas   se   es­
condía   una   tremenda  inseguridad   y   falta   de   confianza   en   ella   misma.   Debi­
do a  esto, nunca  se  entregaba  por completo  en  las  relaciones y  se  negaba  a
confiar   en   alguien.   Diana   era   una   empresaria   muy   valorada   con   una   casa
preciosa   y   muchas   otras   posesiones.   Muchos   envidiaban   su   estilo   de   vida   y
parecía   tenerlo   todo,   pero   ya   tenía   57   años   y   seguía   viviendo   sola,   con   sus
muchas posesiones, pero sin pareja, sin hijos y sin verdaderos amigos.
Animé a Diana a realizar el ejercicio de invocación de su Amigo Interior.
En   un   primer   momento   se   mostró   reticente,   pero   sabía   que   tenía   que   cam­
biar   primero   su   interior,   de   modo   que   acabó   accediendo   a   realizarlo   duran­
te un mes.
Transcurrido   un   tiempo,   Diana   volvió   a   la   consulta   y   me   dijo   que   había
descubierto a su Amiga Interior, una mujer muy sabia y cariñosa que le apor­
taba pautas y dirección a su vida. Le había preguntado a su Amiga Interior por
qué siempre se había resistido a llegar a un alto grado de intimidad y relación
con la gente y ella le había explicado que su conducta tenía las raíces en la
infancia,   como   mecanismo   de   autoprotección.   Diana   había   perdido   a   sus   pa­
dres cuando tenía sólo cinco años y, por eso, temía volver a estar tan vinculada
a alguien por miedo a volver a perder a sus seres queridos. Su amiga le dijo
que   ya   no   necesitaba   esa   autoprotección   y   que,   como   ser   adulto,   tenía   que
hacer sabias elecciones sobre las personas con las que le convenía intimar.
Diana se sintió muy  liberada  y encantada con  esa nueva fuente de ener­
gía que había hallado en su interior. Al cabo de dos meses me dijo que esta­

~ 115 ~
ba   profundizando   y   disfrutando   más   de   sus   amistades   y   que   un   amigo   que
tenía   que   siempre   le   había   gustado   se   había   aproximado   mucho   y   ella   se
había   enamorado   de   él.   El   siempre   había   sido   muy   atento   con   ella,   pero
ella   hasta   este   momento   no   le   había   permitido   aproximarse   más.   Diana   es­
taba   entusiasmada   con   sus   nuevas   amistades   gracias   a   la   sabiduría   de   su
Amiga Interior.

LA TERCERA PERSONA

En   la   tradición   tibetana   las   personas   somos   responsables   de   nuestras   re­


laciones   porque   las   creamos,   les   damos   vida   y   cierta   influencia   en   nuestro
ser.   Cuando   dos   personas   conectan   a   través   de   su   unión   compartida   de
energías   de   pensamiento   la   relación   que   crean   existe   como   un   cuerpo   se­
parado   de   energía   de   pensamiento,   relacionando   a   las   dos   personas   por   sus
vínculos, emociones y pensamientos comunes.
Para   permitir   que   una   relación   continúe,   esta   «tercera   persona»,   tal   y
como   la   denominan   en   las   enseñanzas   bön,   debe   cuidarse   y   mantenerse
sana.   Esto   se   consigue   de   dos   formas.   En   primer   lugar,   gracias   a   la   calidad
de   la   energía   de   pensamiento   que   circula   entre   las   personas   implicadas   en
la   relación   y,   en   segundo   lugar,   centrándose   en   concreto   en   la   tercera   per­
sona.   Cada   uno   de   los   partícipes   en   la   relación   tiene   que   dedicar   unos   mi­
nutos   de   vez   en   cuando   a   dirigir   pensamientos   positivos   hacia   la   tercera
persona.
Esta   tercera   persona   va   adquiriendo   las   cualidades   de   las   personas   rela­
cionadas   y   puede   existir   tanto   entre   personas,   grupos,   negocios   o   naciones.
Siempre   y   cuando   haya   una   conexión   vital   entre   dos   o   más   personas,   existi­
rá esta tercera entidad, que irá cobrando fuerza y vitalidad.
No   obstante,   la   gente   suele   olvidar   que   una   relación   necesita   trabajo   y
esfuerzo   y   que,   si   no   se   cuida   a   esa   tercera   persona,   puede   empezar   a   desa­
parecer   y   eliminar   por   completo   la   relación.   Cuando   esto   ocurre,   las   perso­
nas   que   pertenecen   a   esa   relación   pierden   vitalidad.   Cada   vez   se   merma   su
valor   y   energía   y   por   eso   las   separaciones   pueden   provocar   tanto   dolor   y   su­
frimiento.

~ 116 ~
El ejercicio de la energía de pensamiento para alimentar y cuidar a
la tercera persona
Este   ejercicio   le   ayudará   a   alimentar   y   enriquecer   la   tercera   persona   que
existe   entre   usted   y   las   demás   personas   con   las   que   comparte   una   relación,
ya   sea   un   compañero,   una   pareja,   un   familiar,   un   amigo   o   alguien   a   quien
le gustaría conocer mejor.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   en   el   que   esté   cómodo   y   relájese.   Cierre


los   ojos.   Escuche   los   sonidos   que   se   producen   a   su   alrededor,   en   su   en­
torno   inmediato.   Preste   atención   ahora   a   su   cuerpo   y   escuche   los   soni­
dos que emite. Al cabo de unos minutos céntrese en su mente y escuche.
Al   escuchar   deje   que   el   ruido   interno   de   su   mente   entre   y   salga   y,   cuan­
do   esté   preparado,   centre   su   atención   en   esa   persona   con   la   que   man­
tiene   una   relación.   Escuche   el   entorno,   si   sabe   dónde   se   encuentra   en
ese momento. Escuche su cuerpo y después escuche su mente.
A   continuación,   centre   la   atención   en   la   tercera   persona   durante   el
máximo   tiempo   posible.   Enseguida   la   percibirá   y   apreciará   la   forma
que   adopta.   Puede   ser   mujer,   hombre,   mayor   o   joven,   sabio   o   inocen­
te. Esta forma le mostrará la verdadera naturaleza de su relación.
Para   alimentar   y   cuidar   a   la   tercera   persona,   debe   dedicar   unos   minutos
a pensar en ella, conocerla y centrar su energía positiva en su forma.

Guía para interpretar la forma de su tercera persona

HOMBRE
Si   su   tercera   persona   adopta   la   forma   masculina,   demuestra   que   la   rela­
ción   está   gobernada   por   principios   y   energías   masculinas   y   por   la   energía
de pensamiento masculina.

MUJER
Si   su   tercera   persona   toma   forma   de   mujer,   entonces   la   relación   está   re­
gida   por   principios   y   energías   femeninas   y   por   la   energía   de   pensamiento
femenina.

~ 117 ~
SABIO
Esta   forma   indica   que   existe   una   sabiduría   en   la   relación   que   conviene
que ambas partes tengan en cuenta y que la alimenten a diario.

INEXPERTO
Si   su   tercera   persona   tiene   forma   adulta   pero   una   gran   inocencia,   deja
de   manifiesto   que   las   partes   no   han   pasado   el   tiempo   suficiente   para   ali­
mentar   la   relación   y   sencillamente   interactúan.   Esta   relación   sobrevive,
pero   no   es   emocionante   para   las   partes   y   debe   ser   desarrollada   a   un   nivel
superior.

DESEQUILIBRADO
Si   advierte   que   la   tercera   persona   está   desequilibrada   puede   indicar   que
hay   demasiadas   influencias   externas   que   afectan   al   crecimiento   de   la   rela­
ción.   Esas   influencias   pueden   ser   el   bagaje   pasado   o   las   preocupaciones   del
momento   que   afectan   a   la   estabilidad   de   la   relación   y   que   deben   resolverse
para que ésta prospere.

BEBÉ
Si   adopta   forma   de   bebé   quiere   decir   que   la   relación   está   en   su   infancia,
pese a lo que pueda parecerle a cada uno de los partícipes y al mundo externo.

NIÑO
Curiosidad,   comunicación   e   ilusión   ante   la   presencia   del   otro   son   muy
importantes   en   esta   relación.   Sin   embargo,   el   crecimiento   y   las   pautas   de
futuro   deben   tener   también   un   peso   importante   y   los   partícipes   deben
compartir sus sentimientos e ilusiones de futuro.

ADOLESCENTE
Rebeldía,   inconformismo,   búsqueda   de   significado,   exploración   de   los
límites,   razonamiento   de   todos   los   aspectos   de   la   relación.   Lo   que   requiere
es   crear   un   equilibrio   entre   paciencia,   entendimiento   y   tolerancia.   Necesita
pasar   de   una   experiencia   de   amor/odio   a   una   experiencia   de   amor/amor.
Deje   que   la   tercera   persona   crezca   con   equilibrio   y   madurez   y   se   convierta
en un adulto sólido.

ADULTO
Esta   tercera   persona   ha   empezado   a   desarrollar   y   crecer   y,   por   lo   tanto,
tiene una aportación muy valiosa en la relación. Una tercera persona adul­

~ 118 ~
ta   suele   superar   todos   los   retos   y   dificultades   que   le   plantea   la   vida.   El   en­
tendimiento mutuo ya ha llegado.

PERSONA MAYOR
Integración,   armonía,   tolerancia   y   solidez.   Esta   tercera   persona   ha   sido
muy   cuidada   y   alimentada,   de   forma   que   se   ha   convertido   en   parte   natural
del   flujo   de   energía   de   pensamiento   en   una   relación   equilibrada   y   muy   po­
sitiva.
Para el mundo externo James y su novia Francesca parecían felices y es­
tables, pero en realidad James sentía que faltaba algo en la relación; quería
tener   mejor   comunicación   con   la   mujer   a   la   que   amaba,   pero   no   lo   lograba.
Él y su novia estaban siempre discutiendo, a veces de forma muy acalorada,
y   se   acusaban   mutuamente   de   guardar   secretos.   Además,   durante   muchos
períodos de tiempo ni siquiera se hablaban.
Cuando James vino a verme se sentía muy aislado en la relación y me dijo
que  su  novia  cada  vez  se  alejaba  más   y más   de  él. Le  pedí que  realizase  el
ejercicio de la tercera persona y que me dijese qué había percibido.
Cuando   volvió   me   explicó   que   la   tercera   persona   había   adoptado   un
cuerpo   de   chico   adolescente,   muy   inteligente,   curioso   y   divertido,   pero
también   con   mucha   furia   y   rebeldía   dentro.   Le   expliqué   que   ese   adolescen­
te   representaba   su   relación   con   Francesca,   indicando   que   la   relación   debía
crecer   más.   Para   conseguirlo,   se   necesitaba   paciencia,   tolerancia   y   entendi­
miento, además de marcar unos firmes límites.
James   empezó   a   poner   en   acción   los   consejos,   estableciendo   unas   fron­
teras,  negándose   a   discutir   con   Francesca   e  intentando   llenar   la   relación   de
paciencia y entendimiento.
Al cabo de unas semanas me dijo que Francesca ya tenía una actitud mu­
cho   más   abierta   con   él   sobre   su   pasado.   Le   explicó   que   tenía   miedo   a   que
James   no   la   amase  si   él   sabía   que   había   estado   con   muchos   hombres   antes
de   conocerle.   Como   James   entendió   perfectamente   la   situación   y   le   mostró
cariño, los dos lograron estrechar su relación.
Seis   meses   después,   James   llamó   para   contarme   que   la   tercera   persona
ya se había convertido en un joven adulto, capaz de hacer frente a los altiba­
jos de la relación sin lágrimas ni pataletas. James le había explicado a su pa­
reja el ejercicio y ahora lo practicaban juntos todas las semanas.

~ 119 ~
EL SIGNIFICADO Y EL VALOR DE LAS RELACIONES
EN SU VIDA

Cuando   uno   está   satisfecho   con   sus   relaciones   está   satisfecho   con   su   vida
en   general.   Observar   las   relaciones   que   uno   mantiene,   la   cantidad,   la   cali­
dad   y   el   nivel   de   contacto   le   dará   una   indicación   clara   de   lo   que   está   bien   o
mal   en   su   vida   en   general   y   qué   áreas   podrían   beneficiarse   de   un   buen   desa­
rrollo. Piense en las siguientes preguntas y vea cuántas son ciertas en su caso.
¿Son sus relaciones apresuradas y breves?
¿Se aprovecha demasiado de sus familiares y amigos?
¿Trata   a   los   amigos   de   forma   egoísta?   Por   ejemplo,   ¿los   llama   sólo   cuan­
do   tiene   una   necesidad?   Para   usted,   ¿los   amigos   significan   sólo   perso­
nas con las que se lleva bien?
¿Se niega a permitir que alguien se acerque a usted más de lo debido?
¿Suele sospechar de la gente a la que parece que le ha caído bien o que
le gusta?
¿Suele tener poco tacto al tratar a sus amigos?
¿Alguna vez ha roto una relación abruptamente porque se ha sentido
ofendido?
¿Hace nuevas amistades según lo que cree que podrá conseguir de ellas?
¿Tiene reticencias a decir perdón cuando ha hecho daño a alguien?
Si   ha   contestado   afirmativamente   a   cualquiera   de   estas   preguntas   enton­
ces   ya   tendrá   una   información   muy   válida   sobre   qué   áreas   podría   mejorar
gracias   a   una   energía   de   pensamiento   adecuada.   Las   verdaderas   amistades
requieren   confianza,   lealtad,   profundidad   y   compasión.   Además,   el   trabajo
debe   ser   bidireccional,   ya   que   una   amistad   desequilibrada   no   llegará   a
buen   puerto.   La   amistad   es   una   forma   para   crecer,   para   compartir   nuestro
ser   y   para   ser   mejores   personas.   Las   amistades   nos   enseñan   a   saber   cómo
pensamos,   sentimos,   actuamos   y   tomamos   decisiones.   En   ellas   descubrimos
nuestra humanidad y capacidad de compasión y amor.

TIPOS DE AMISTAD

No   todas   las   amistades   son   iguales.   No   es   posible   profundizar   y   estable­


cer   estrechos   lazos   de   unión   con   todas   las   amistades,   pero   tampoco   es   posi­
tivo   que   todas   nuestras   relaciones   sean   superficiales.   Lo   normal   es   que   sus
amistades pertenezcan a uno de estos tres tipos principales:

~ 120 ~
MARAVILLAS DE CINCO MINUTOS
Se   trata   de   gente   que   entra   en   su   vida   durante   un   tiempo   muy   breve   y   le
aporta   ideas   y   cambios   positivos.   Suelen   realizar   aportaciones   valiosas   y   de­
jar   una   marca   duradera   a   pesar   de   que   quizá   salgan   pronto   de   su   vida.  Nun­
ca   se   sienta   mal   por   no   haber   mantenido   una   relación   más   duradera   con
esas personas, ya que las cosas debían ser así.

CONSUMIDORES
Son   gente   que   en   un   primer   momento   puede   parecer   encantadora,
pero   que   le   dejan   una   sensación   de   agotamiento   cada   vez   que   los   ve.   Eso
se   produce   porque   son   gente   que   suele   centrar   su   energía   en   sí   misma.
Quizá   lo   hagan   con   encanto   y   carisma,   de   modo   que   uno   puede   tardar
cierto   tiempo   en   percibirlo.   La   gente   que   está   acostumbrada   a   preocupar­
se   por   los   demás   o   que   no   está   segura   de   sí   misma   en   las   amistades   suele
atraer   a   los   consumidores.   No   obstante,   este   tipo   de   relaciones   no   son   du­
raderas   porque   cuando   el   consumidor   agote   su   energía   usted   tenderá   a
evitarlo.

VIEJA FIDELIDAD
Se   trata   de   gente   que   ha   entrado   en   su   vida   y   que   permanece   en   ella.
Este   tipo   de   amistades   son   sinceras   y   profundas   y   madurarán   con   lentitud,
proporcionándole   un   crecimiento   rico   espiritual   y   emocionalmente.   Usted
sabe   que   puede   actuar   con   naturalidad   ante   estas   personas;   que   puede   ser
totalmente   abierto   y   honesto   y   sentirse   querido   y   apreciado.   Estas   amista­
des   están   equilibradas,   ya   que   se   han   ido   forjando   a   largo   plazo;   un   amigo
puede   ayudarle   en   un   momento   bajo   y   quizá,   pasado   mucho   tiempo,   usted
tenga   también   la   oportunidad   de   ayudarle.   Esas   relaciones   de   amistad   son
tremendamente   valiosas   y   necesitan   ser   cuidadas   y   alimentadas.   Nunca   se
tienen   más   de   un   puñado   de   estas   buenas   amistades   porque   ese   nivel   de   in­
timidad   no   es   posible   mantenerlo   con   más   de   unas   cuantas   personas   du­
rante toda la vida.
Observe   sus   propias   amistades   y   vea   en   qué   categoría   encajan.   Lo
ideal   es   que   tenga   unas   cuantas   amistades   de   vieja   fidelidad,   bastantes
amistades   de   maravillas   de   cinco   segundos   y   alguna   amistad   consumidora
ocasional.

~ 121 ~
Cómo profundizar en sus amistades

Este   ejercicio   le   ayudará   a   crear   amistades   más   profundas   con   gente   a   la


que   ya   conoce.   Quizá   le   gustaría   que   alguien   a   quien   ha   conocido   hace
poco   se   convierta   en   un   amigo   duradero   o   hay   una   amistad   que   conoce
desde   hace   mucho   tiempo   que   requiera   una   inyección   de   nueva   energía
para seguir avanzando.
Crear   una   dimensión   extra   o   un   nuevo   nivel   de   experiencia   en   su   amis­
tad   también   le   ayudará   a   profundizar   en   la   relación   que   mantiene   con   su
pareja, con sus hijos, padres y con otros miembros de la familia.
Estas   tres   pautas   de   comunicación   con   los   amigos   para   mejorar   la   amis­
tad se basan en antiguas enseñanzas tribales bön.
• Todo   el   mundo   puede   hablar   en   voz   alta,   pero   no   es   lo   adecuado.   Hay
que   hablar   desde   el   corazón   con   simpleza   y   respaldar   las   palabras   con
acciones.
• Escuche   con   atención   cada   palabra   que   pronuncia   la   otra   persona.
Así   podrá   escuchar   la   calidad   de   su   alma.   ¿Concuerdan   sus   palabras
con su alma?
• Mantenga   la   calma   en   todo   momento   al   responder.   Esté   contento   y
sea   afectuoso.   Dirija   sus   respuestas   al   centro   de   la   persona   con   la   que
habla.   Deje   que   el   poder   que   hay   en   su   interior   guíe   sus   palabras   y
pensamientos.
Estos   tres   puntos   son   esenciales   para   conocer   el   corazón   de   nuestros
amigos   y   también   el   nuestro   propio.   Tener   una   comunicación   positiva   une
a la gente y les aporta valentía y fuerza.

El ejercicio de pensamiento sobre la amistad


Este ejercicio le ayudará a cultivar una amistad y a profundizar en la rela­
ción.   El   arte   de   crear   unas   relaciones   adecuadas   proviene   de   entender   qué
visión   tiene   de   ellas   y   cómo   desea   que   sean.   Las   relaciones   necesitan   alimen­
tarse para ser satisfactorias y dicho alimento proviene de la energía de pensa­
miento   adecuada.   A   medida   que   examine   la   energía   de   pensamiento   de   esta
forma   verá   que   sus   poderes   intuitivos   empiezan   a   florecer   y   a   hacerse   más
agudos.
Haga   este   ejercicio   cada   mañana   antes   de   desayunar   durante   un   mes.
Aproximadamente debería tardar 30 minutos en completarlo.

~ 122 ~
Siéntese   en   una   silla   cómoda   con   los   pies   un   poco   separados;   no   cruce
las   piernas   y   repose   en   ellas   la   palma   de   las   manos.   Cierre   los   ojos   y
céntrese   en   la   respiración.   Ahora   imagínese   que   puede   oír   el   sonido
de   un   tambor,   golpeado   con   vigor,   pero   a   un   ritmo   lento.   A   medida
que   oye   el   sonido,   va   viendo   una   espiral   de   luz   roja;   una   red   de   luz   roja
empieza   a   tejerse   a   su   alrededor.   Es   una   red   protectora,   elaborada   con
energía de pensamiento.
Ahora   piense   en   la   persona   con   la   que   le   gustaría   tener   una   amistad
más   estrecha   y   piense   en   el   tipo   de   relación   que   le   gustaría   crear.   Sitúe
sus pensamientos en la red.
Cuando   esté   preparado,   imagínese   que   está   recogiendo   la   red   y   lan­
zándola   al   cielo.   Vea   cómo   vuela   gracias   al   viento   y   cómo   recae   sobre   la
persona   deseada.   La   red   no   le   hace   daño   y   hará   que   la   relación   de
amistad sea más profunda y con mayor peso.

Bridget   siempre   había   sido   la   chica   más   popular   del   colegio.   Siempre
era  la   más   solicitada  en  los  bailes  y   celebraciones  y   todo  el  mundo  quería  co­
nocerla.   Sin   embargo,   al   cabo   de   diez   años   se   dio   cuenta   de   que   en   realidad
no   mantenía   una   relación   profunda   con   ninguno   de   sus   muchos   amigos.   Su
vida   era   un   torbellino   social   lleno   de   actividades,   pero   se   sentía   vacía   y   ago­
tada, por lo que cayó en una depresión.
Bridget   acudió   a   la   clínica   para   solucionar   su   depresión   y,   al   ir   entablan­
do   una   conversación,   se   dio   cuenta   de   que   había   agotado   al   máximo   sus
energías   intentando   ser   amiga   de   todo   el   mundo   y   aceptando   todo   tipo   de
invitaciones.   Pese   a   tener   un   gran   círculo   social,   nunca   había   conseguido
tener   unas   cuantas   amistades   más   estrechas,   por   lo   que   su   vida   estaba   dese­
quilibrada.
Realizó   el   ejercicio   de   pensamiento   para   crear   fuertes   amistades.   Hizo   el
ejercicio   cada   mañana   durante   un   mes,   concentrándose   en   dos   personas   a
las   que   quería   conocer   mejor.   Después   de   un   mes,   estas   personas,   cada   una
por   separado,   empezaron   a   profundizar   en   la   calidad   de   la   amistad.   Una   de
ellas   le   pidió   ayuda   para   un   proyecto   mientras   que   la   otra   le   preguntó   si
quería   ir   con   ella   de   vacaciones.   Bridget   aceptó   encantada   y   destinó   su
energía a estrechar y profundizar en estas relaciones.
A   medida   que   fue   pasando   el   tiempo   Bridget   advirtió   que   ya   era   capaz
de dejar que saliesen de su vida muchas amistades superficiales. Ya no había

~ 123 ~
cabida para ellas en su vida y ahora prefería pasar más tiempo con esas amis­
tades más profundas.
Al realizar esos cambios en su vida su depresión se alivió y su senddo de
propósito  vital  logró   tener  un  papel  mucho   más  relevante.  Se  sentía   mucho
más   centrada   y   madura,   ya   que   había   entendido   que   ser   amiga   de   todo   el
mundo es imposible y, además, es una forma de resistirse a mantener rela­
ciones más estrechas con unas cuantas personas elegidas.

CREAR AMISTADES

En   cualquier   actividad   humana   que   participe   más   de   una   persona   se


produce   una   búsqueda   de   la   intimidad   de   la   amistad.   Queremos   compar­
tir   las   conexiones   con   los   demás   y   comunicarnos   con   nuestra   verdad   inte­
rior.   Para   algunas   personas   la   amistad   surge   con   naturalidad,   pero   para
otras   requiere   una   búsqueda   mucho   más   intensa   con   el   fin   de   conseguir   y
mantener   las   amistades.   La   timidez,   el   miedo   al   rechazo,   el   sentimiento
de   inseguridad   y   la   falta   de   confianza   en   uno   mismo   pueden   desembocar
en   soledad   y   falta   de   amigos   o   en   un   rechazo   a   quienes   quieren   acercarse
como amigos.
Aun   así,   al   cultivar   la   energía   de   pensamiento   adecuada   de   la   amistad
podemos   atraer   amigos   a   nuestras   vidas   de   forma   que   ya   no   sea   tan   compli­
cado   como   lo   fue   en   el   pasado.   Cambiar   la   forma   de   pensar   respecto   a   la
amistad   también   introducirá   modificaciones   en   sus   pautas   y   actitudes   fren­
te   a   esta   relación.   Cuando   vea   que   se   ha   convertido   en   una   persona   socia­
ble   que   es   capaz   de   mantener   y   alimentar   amistades   profundas   y   que   ofrece
mucho   a   sus   amistades,   atraerá   a   aquellas   personas   que   también   deseen
ofrecer una amistad sincera.
En   este   momento,   en   todas   las   ciudades,   en   todos   los   vecindarios,   en   to­
dos   los   lugares   del   mundo   en   los   que   hay   gente,   hay   alguien   a   quien   le   gus­
taría   ser   su   amigo.   Lo   único   que   ocurre   es   que   todavía   no   se   ha   encontrado
con   esas   personas   a   las   que   este   ejercicio   de   pensamiento   positivo   atraerá   a
su vida.

~ 124 ~
El ejercicio de pensamiento de atracción de amistades

Cierre   los   ojos   e   imagínese   un   río   de   energía   de   pensamiento   huma­


no   que   fluye   a   gran   velocidad.   Usted   está   sentado   en   la   orilla   y   lo   único
que   puede   observar   es   la   luz   que   refleja   su   superficie.   Puede   sentir   que
hay algo que ocurre por debajo de esa superficie, pero no puede verlo.
En   ese   momento,   debe   centrar   su   mente   y   dirigir   su   pensamiento   en
dibujar   una   caña   de   pescar   y   lanzarla   al   centro   del   río.   Observe   cómo
salpica   el   agua   y   se   hunde   el   cebo.   Ahora   envíe   todos   sus   deseos   y   anhe­
los   de   amigos   por   la   caña   hasta   que   lleguen   al   cebo,   donde   se   concen­
trará   la   energía   de   pensamiento   que   atraerá   a   su   vez   a   la   energía   de
pensamiento del resto de la gente.
Al   centrarse   en   el   ejercicio   empezará   a   obtener   respuestas.   Deje   que
éstas   lleguen   hasta   usted,   pero   no   tenga   prisa.   Tómese   el   tiempo   nece­
sario   hasta   que   vea   que   ha   picado   un   pez   en   el   anzuelo   y   entonces   re­
coja   la   caña   y   las   energías   de   amistad   que   haya   pescado.   Sienta   cómo
esa   energía  viaja   por   la   caña   hasta   llegar   a   sus   manos   y   de   ahí   a   su   co­
razón.

Recoger los frutos
Al   cabo   de   unos   diez   días,   o   incluso   menos,   la   gente   empezará   a   entrar
en  su  vida y le  ofrecerá su amistaropiados  para usted. De  vez en  cuando verá
que   ha   seleccionado   a   ped.   Asegúrese   de   que   reconoce   cualquier   oportuni­
dad   de   hacer   amigos   que   ha   atraído.   Aparecerán   todo   tipo   de   personas,   así
que   deberá   utilizar   su   poder   de   evaluación   y   su   sabiduría   interna   para   ele­
gir   cuáles   serán   los   amigos   aprsonas   que   después   deberá   volver   a   lanzar   al
agua.   Entre   la   gente   buena   y   amable   encontrará   alguna   que   moleste.   Eso
pasa   siempre   para   poner   a   prueba   su   equilibrio   e   integridad   interior   y   lo
único   que   deberá   hacer   es   dejar   que   esa   persona   salga   de   su   vida   y   dedicar­
se a las verdaderas amistades.
Edu vivía en Nueva York, donde se encargaba de llevar un negocio fami­
liar. Tenía una familia muy extensa, pero no tenía amigos y, a pesar de sus
ansias  de conocer a  gente, no sabía por  dónde empezar. Sus  padres siempre
habían   sido   muy   dominantes   y   nunca   le   habían   animado   a   salir   y   hacerse
amigos o a invitarlos a casa.

~ 125 ~
Edu tenía muy poca confianza en sí mismo y pensaba que todo el mundo
era   más   listo,   más   atractivo   y   más   interesante   que   él.   Trabajaba   mucho   y
pensaba   que   tenía   pocas   oportunidades   de   hacer   amigos   y   cuando   había
una oportunidad normalmente metía la pata hasta el fondo.
Le   enseñé   a   Edu   a   hacer   el   ejercicio   de   pensamiento   de   atracción   de
amistades   y   en   cuanto   empezó   a   ponerlo   en   práctica   se   sintió   más   seguro
de sí mismo. Continuó realizando el ejercicio a diario y enviando energía de
pensamiento   para   centrarse   en   todo   lo   que   tenía   que   ofrecer   a   los   demás.
Así se dio cuenta de su gran potencial de amistad.
Al   cabo   de   unos   días   Edu   advirtió   ya   el   potencial   de   hacer   nuevos   ami­
gos. Conocía a gente al ir a comprar, en la parada del autobús, en el gimna­
sio y en muchos otros lugares en los que nunca se habría imaginado que ha­
ría  amigos. Los  vecinos  empezaron  a  hablar  más  con  él  y, a  medida  que  la
gente se le acercaba,  él encontraba el valor  para contestarles, hablar y pre­
guntarles si querían quedar otro día.
Un   año   después,   cuando   volví   a   ver   a   Edu,   era   una   persona   completa­
mente distinta. Su agenda estaba repleta de nombres y números y tenía una
vida social muy activa, tanto que incluso había recortado su horario laboral.
Lo   mejor   de   todo   es   que   había   conocido   a   una  chica   que   le   gustaba   mucho
y la relación parecía ir en serio.

HACER AMIGOS

Relacionar   su   energía   de   pensamiento   con   amigos   potenciales   es   un


acto   de   pensamiento   adecuado.   Ahora   bien,   para   que   esa   relación   madu­
re   y   se   convierta   en   una   amistad   plena,   necesitará   elegir   el   momento
oportuno.   Según   la   sabiduría   bön,   éstos   son   los   mejores   momentos   del
día   para   atraer   amistades   porque   la   gente   está   más   abierta   a   una   rela­
ción:
• Desde   las   once   de   la   mañana   hasta   mediodía.   Es   el   momento   idóneo
para entablar amistades duraderas, honestas, comunicativas y valiosas.
• Desde   las   doce   del   mediodía   hasta   las   tres   de   la   tarde.   Momento   ade­
cuado   para   amistades   que   estén   relacionadas   con   un   trabajo,   vocación
o afición común.
• Desde   las   cinco   hasta   las   ocho   de   la   tarde.   Momento   idóneo   para   rela­
ciones platónicas entre sexos.
• Desde   las   nueve   de   la   tarde   hasta   medianoche.   Período   de   tiempo
apropiado para establecer vínculos sexuales y románticos.

~ 126 ~
• Desde la vina hasta las tres de la madrugada. Momento óptimo para
relaciones o amistades duraderas.
• Desde las cinco hasta las siete de la madrugada. Tiempo para fomen­
tar las relaciones artísticas y creativas.
• Desde las siete hasta las once de la mañana. Momento adecuado para
reforzar los vínculos familiares y financieros.
Durante   esas   horas   la   vinculación   con   los   tipos   de   amistades   menciona­
das   tiene   mayores   oportunidades   de   profundizar.   Tenga   en   cuenta   esas
pautas   a   la   hora   de   establecer   reuniones,   citas,   llamadas   o   escribir   cartas
para   aprovechar   al   máximo   el   tipo   de   relación   y   vinculación   que   desea.
Desde   luego,   las   dos   de   la   madrugada   puede   no   ser   el   momento   más   apro­
piado   para   llamar   a   un   amigo,   pero   puede   tener   como   referencia   estas   pau­
tas para pensar a esas horas en ese amigo o escribirle.
Los   horarios   que   no   se   especifican   se   debe   a   que   no   son   constructivos
para desarrollar amistades valiosas.

SOLEDAD

Los   antiguos   maestros   de   cultura   bön   consideraban   que   alguien   que   se


sentía   aislado   o   solo   era   porque   no   había   sido   capaz   de   desarrollarse   plena­
mente   y   ser   completamente   adulto   porque   no   estaba   en   paz   con   su   línea   fa­
miliar.  Si  hay  un  sentimiento   negativo  o  una   disputa   entre  esa  persona  y  uno
de   sus   padres,   abuelos   o   cualquier   otro   familiar,   o   incluso   una   disputa   histó­
rica   que   afecte   a   la   persona,   entonces   ésta   carece   de   la   energía   espiritual   in­
terna proveniente de la familia y es incapaz de ser un adulto completo.
Si   usted   se   siente   aislado   o   solo,   entonces   necesita   encontrar   la   paz   con
su   familia,   tanto   del   lado   maternal   como   paternal,   y   perdonar   el   dolor   que
le han causado, a pesar de lo lejos que se remonte la disputa.
Roseanne siempre había sentido que era distinta al resto y por eso siem­
pre había estado bastante apartada de los demás. Aunque había desarrolla­
do su profesión en el mundo de la televisión y tenía muchos amigos, se sen­
tía vacía. Cuando vino a verme me explicó que en el fondo estaba muy sola
y que siempre se había sentido así. Le había resultado siempre imposible es­
tablecer   fuertes   vínculos   con   los   demás   y   se   sentía   muy   cómoda   estando
sola,   aunque   cuando   estaba   en   entornos   sociales   se   comportaba   como   una
mujer dicharachera y contenta.

~ 127 ~
Cuando le pregunté qué  tal se llevaba con su familia Roseanne movió de
lado a lado la cabeza y me explicó que llevaba diez años sin hablarse con sus
padres.   Los   culpaba   por   su   infancia   tan   infeliz   y   por   no   haberse   sentido
nunca   querida.   También   estaba   bastante   distante   de   su   hermano   y   su   her­
mana, aunque mantenía de vez en cuando el contacto.
Le pedí que se sentase tranquila diez minutos todas las mañanas y se con­
centrase en su familia, intentando restituir la paz con sus padres, perdonán­
dolos   por   cualquier   error   o   herida   que   le   provocaron   en   el   pasado.   Ella   no
mostró ninguna resistencia.
Dos semanas después, volvió y me dijo que la primera vez que realizó el
ejercicio se sintió muy liberada. Algo que pensaba que ya no era importante
para   ella   (la   deteriorada   relación   con   sus   padres),   de   hecho   era   tan   vital
que estaba impidiendo que su vida avanzase.
Un   mes   más   tarde   Roseanne   me   comentó   que   les   había   escrito   una   car­
ta a sus padres sugiriéndoles que le gustaría ir a visitarles y que ellos la ha­
bían   llamado   encantados   con   la   idea.   Había   ido   a   pasar   un   fin   de   semana
a   su   casa   y   descubrió   que   podía   tener   una   relación   mucho   más   apaciguada
y   cariñosa   con   ellos.   Pasado   un   año   más,   Roseanne   me   llamó   para   expli­
carme   que   su   sentido   de   soledad   ya   había   desaparecido,   que   había   profun­
dizado   en   sus   amistades   y   había   iniciado   una   relación   con   un   hombre   al
que quería.

El ejercicio de la línea sucesoria

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   unos   minutos   y   céntrese   en   la   línea   su­


cesoria   de   su   familia,   tanto   la   materna   como   la   paterna.   No   tiene   im­
portancia   si   conoce   o   no   a   sus   padres   biológicos,   ya   que   siempre   puede
centrarse   en   las   familias   que   le   criaron   y   en   sus   antecesores.   Concen­
tre   su   fuerza   en   estas   líneas   interminables   de   antecesores   y   vincúlese   a
la fuerza de su familia.

Cuando   lo   haya   hecho,   ya   no   se   sentirá   aislado,   sino   que   contará   con   la


fuerza   y   el   amor   de   su   familia,   que   provendrá   de   generaciones   y   generacio­
nes pasadas y que siempre estarán con usted.

~ 128 ~
Crear una amistad con alguien al que sabemos que no le
caemos bien

En   algunas   situaciones,   por   ejemplo   en   el   trabajo   o   en   la   comunidad   de


vecinos,   quizá   tenga   que   mantener   un   contacto   constante   con   alguien   al
que   piensa   que   no   le   cae   bien.   En   vez   de   iniciar   un   pulso   de   fuerzas,   quizá
la mejor solución sea conseguir un aliado.
La   mejor   forma   para   crear   una   amistad   es   empezar   siguiendo   estos   cin­
co puntos:
• Considere   si   ha   hecho   algo   para   no   caerle   bien   a   esa   persona.   Des­
pués   de   haberlo   considerado,   dirija   energía   de   pensamiento   de   afecto
hacia ella.
• Dirija   también   ese   afecto   hacia   usted   mismo,   limpiando   y   eliminando
cualquier   prejuicio,   ya   fuese   real   o   imaginario,   que   tuviese   de   esa   per­
sona. Así podrá verla desde un nuevo prisma.
• Haga   las   paces   con   aquellas   personas   que   refuercen   la   antipatía   de   esa
persona   por   usted.   Envíeles   afecto   y   energía   de   pensamiento   positiva.
Bendígalos con pensamientos de felicidad.
• Supere   cualquier   obstáculo   del   pasado,   presente   y   futuro   gracias   a   la
energía de pensamiento.
• Esté   preparado   para   dedicar   el   tiempo   que   sea   necesario.   Para   ello,
deberá   basar   el   proceso   en   crear   energía   positiva   para   que   la   persona
en   cuestión   acuda   a   usted.   Entonces   tendrá   permiso   para   expresar   su
deseo de amistad.
Este   enfoque   no   sólo   funciona,   sino   que   crea   amistades   positivas   y   dura­
deras.   Sea   paciente   hasta   que   se   produzca   el   primer   paso,   que   suele   consis­
tir en hablar. Sea perseverante y tendrá el éxito garantizado.

CURAR LAS RELACIONES DAÑADAS

Cuando   las   relaciones   van   mal   puede   ser   muy   doloroso   para   una   de   las
personas   o   para   ambas.   Si   a   uno   le   traicionan,   siente   cómo   el   enfado   y   la
enemistad   se   apodera   de   la   relación   y,   por   ello,   es   esencial   resolver   el   pro­
blema   y   curar   la   relación.   Hay   que   hacerlo   siempre   aunque   las   personas   im­
plicadas   ya   no   estén   en   contacto,   puesto   que   mientras   mantenga   sentimien­
tos   negativos   fuertes   hacia   alguien   entonces   la   relación   no   habrá   acabado   y
siempre tendrá un profundo efecto perjudicial.

~ 129 ~
Ser   un   enemigo   significa   tener   una   relación   íntima,   ya   que   tiene   que
destinar   grandes   cantidades   de   energía   de   pensamiento   en   una   persona
determinada.
La   naturaleza   de   la   energía   de   pensamiento   que   se   produce   cuando   hay
enemistades   une   a   la   gente   de   formas   imperceptibles   y   destruye   su   vitali­
dad,   felicidad   e   integridad   personal.   Ser   enemigo   de   alguien   crea   malestar
tanto   en   la   persona   que   envía   la   energía   de   pensamiento   negativa   como   en
la que la recibe.
Por   ello,   es   importante   entender   la   naturaleza   subyacente   de   por   qué   se
rompe   la   relación   y   dos   personas   se   convierten   en   enemigas   para   resolver   la
enemistad.

Los maestros bön creían que había nueve causas posibles:

Enfado
Es   el   lenguaje   de   la   enemistad;   es   la   energía   de   pensamiento   que   dispa­
ramos,   como   si   fuese   munición   invisible,   a   quien   consideramos   enemigo.
En   esa   situación,   el   enfado   ciega   a   la   persona   y   cierra   las   puertas   de   cual­
quier otra vía para solucionar la situación.

Curar el enfado

Este   ejercicio   ejercerá   un   poder   curativo   y   cicatrizante   sobre   el   enfado,


tanto   si   se   ha   ocasionado   dentro   de   su   persona   o   si   es   lanzado   por   otra   per­
sona   hacia   usted.   Si   está   enfadado   tiene   que   ser   valiente   y   actuar   por   enci­
ma  de lo  que  siente.  Practique el  ejercicio  al  menos  tres  veces  a  la  semana,  a
primera   hora   de   la   mañana,   ya   que   es   mejor   empezar   el   día   con   la   mente
positiva en vez de estar inmerso en un estado de confusión.

Lo   primero   que   debe   hacer   es   sentarse   en   un   lugar   tranquilo   y   cerrar


los   ojos.   A   continuación   debe   centrar   su   mente   en   su   corazón   y   ver   a   la
persona   o   situación   que   está   provocando   o   enviándole   el   sentimiento
de   enfado.   A   medida   que   se   concentre   irá   viendo   que   de   su   corazón
emana una luz con un halo rosa que cada vez se hace más intensa.

~ 130 ~
Según   vaya   aportándole   la   luz   un   nuevo   ángulo   desde   el   que   contem­
plar   su   problema   advertirá   que   su   corazón   físico   prende   en   llamas.   El
fuego   quema   todo   el   enfado   y   lo   elimina   completamente.   Sólo   deja
paz,   compasión   e   inteligencia   para   que   le   guíe   y   le   ayude   a   encontrar
soluciones.
Dirija   esos   sentimientos   hacia   la   persona   que   le   trata   como   un   enemi­
go o a la que usted considera enemiga.

Avaricia

La   avaricia   que   sentimos   hacia   el   enemigo   se   produce   cuando   intenta­


mos   controlarlo   y   poseer   sus   pensamientos,   sentimientos   o   acciones.   Es   el
origen   de   la   rivalidad   incontrolada   entre   personas,   instituciones,   empresas,
naciones,   ideologías   y   religiones   y   se   basa   en   el   deseo   de   ver   cómo   el   otro
admite   que   tenemos   razón.   La   avaricia   es   querer   separar   el   «nosotros»   del
«ellos».

Curar las enemistades provocadas por la avaricia

Haga   este   ejercicio   a   diario   antes   de   irse   a   dormir   durante   unos   diez   mi­
nutos.

Siéntese,   cierre   los   ojos   y   ponga   las   manos   sobre   las   piernas,   con   las
palmas   hacia   arriba.   Ahora   concéntrese   en   la   respiración.   Vea   cómo   la
energía   de   pensamiento   de   avaricia   sale   de   su   cuerpo,   de   su   mente   y
de   su   alma.   Sale   por   completo   de   su   vida   y   de   todos   sus   puntos   de   refe­
rencia.

Lujuria

Es   el   deseo   de   tener   lo   que   los   demás   tienen,   incluso   el   dolor.   La   lujuria


desea   poseer   lo   que   no   tiene   y   no   tiene   derecho   a   tener.   Se   diferencia   de   la
avaricia en que no está guiada por un plan, sino que es el deseo incontrola­

~ 131 ~
do   de   obtener.   La   energía   de   pensamiento   puede   verse   contaminada   con   fa­
cilidad por la lujuria y puede trasmitirse a los demás, provocándoles dolor.

Curar las enemistades surgidas de la lujuria

Este   sencillo   ejercicio   de   meditación   curará   los   efectos   de   la   lujuria   que


ha   sentido   o   ha   recibido   por   parte   de   un   enemigo.   Realícelo   cada   mañana
durante diez minutos hasta que vea que sus sentimientos se calman.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo.   Cierre   los   ojos   y   concéntrese   en   la   par­


te   central   de   la   cabeza,   imaginándose   que   hay   una   fuente   que   emana
agua,   cual   cascada,   y   que   dicha   agua   recae   sobre   usted,   limpiando   la   lu­
juria   que   hay   en   su   energía   de   pensamiento.   El   agua   de   la   fuente   no   es
agua   normal,   sino   que   brilla   con   claridad,   con   tonos   plateados   y   al   co­
rrer por su piel le trasmite el sonido del aire purificador.

Asuntos monetarios

Muchas   veces   el   dinero   y   los   problemas   relacionados   con   él   provocan


enemigos.   El   dinero   contiene   poderosas   emociones   de   energía   de   pensa­
miento   que   pueden   llevar   a   enemistades   cuando   la   gente   se   identifica   de­
masiado con él.

Curar los problemas monetarios

Haga   este   ejercicio   antes   de   irse   a   la   cama   durante   unos   10­15   minutos
una vez a la semana (puede hacerlo más veces si lo considera necesario).

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo,   cierre   los   ojos   y   visualice   en   su   mente


ese   enemigo   que   le   ha   provocado   el   dinero.   Vea   a   esa   persona   bajo   una
suave   lluvia   de   oro.   El   oro   cae   sobre   él,   curando   los   problemas   a   la   vez
que   hace   que   se   sienta   rico   y   respaldado   con   su   propio   sentido   interno
de satisfacción.

~ 132 ~
Amor

El   amor   puede   crear   enemigos   cuando   la   oferta   de   amor   es   rechazada   o


cuando   el   final   de   una   relación   amorosa   provoca   dolor   y   enfado.   También
pueden   surgir   problemas   cuando   una   persona   enamorada   es   excesivamen­
te   controladora   o   exigente.   El   amor   puede   provocar   enemistades   en   todas
sus manifestaciones, ya sea entre parejas, familiares o amigos.

Curar las enemistades provocadas por el amor


Haga este ejercicio durante el tiempo que desee.

Siéntese   en   un   entorno   acogedor.   Concéntrese   en   su   corazón.   Céntre­


se  en  los  latidos  y  poco   a  poco   deje   que   salgan   todas  las  situaciones  dolo­
rosas   que   han   provocado   esa   enemistad.   Deje   que   abandonen   su   cuer­
po y así descubrirá que se sustituyen por un amor mucho más positivo.

Confianza

La   confianza   es   un   vínculo   muy   frágil   que   se   crea   cuando   la   energía   de


pensamiento   de   dos   personas   emerge   en   una   sola   y   encuentra   el   apoyo   y   el
reconocimiento   mutuos.   Cuando   este   vínculo   se   rompe,   la   mitad   de   esta
confianza   mutua   llora   la   pérdida   de   la   otra   mitad   y   entonces   pueden   surgir
enemistades.

Curar la confianza perdida


Realice   este   ejercicio   durante   al   menos   diez   minutos   cada   mañana   du­
rante un mes.

Después   de   despertarse,   quédese   quieto.   Centre   su   pensamiento   en   la


persona   en   la   que   se   ha   perdido   la   confianza   y   vea   cómo   ésta   vuelve   a
recuperarse.   Vea   el   dolor   y   la   confusión   que   se   aleja   y   deja   paso   al   en­
tendimiento y al perdón que logran curar la herida.

~ 133 ~
Poder

Cuando   la   gente   comparte   poder   y   uno   lo   pierde,   la   reacción   ante   esta


pérdida   puede   ser   tan   fuerte   como   si   alguien   muy   cercano   a   nosotros   falle­
ciese.   Esta   pérdida   de   relación   con   la   experiencia   de   poder   compartida
puede   crear   odio   y   desesperación,   ya   que   mucha   gente   cree   que   el   poder
resuelve   las   deficiencias   internas   y   hace   que   la   vida   sea   más   fácil   y,   por   lo
tanto, al perderlo se sienten desesperados.

Curar las enemistades por el poder


Realice este ejercicio durante diez minutos cada día durante un mes.

Cada   mañana   al   despertarse   céntrese   en   la   parte   superior   de   la   cabeza.


Visualice   un   flujo   de   luz   dorada   que   va   cayendo   dentro   y   fuera   de   su
ser,   eliminando   a   su   paso   todos   los   obstáculos   creados   por   la   energía
de pensamiento inadecuada.
A   medida   que   vaya   sintiendo   cómo   entra   y   pasa   por   su   cuerpo   la   ener­
gía, estire los brazos, las manos y  los  dedos y  dirija esa luz dorada  a tra­
vés   de   sus   manos   hacia   la   persona   que   se   ha   convertido   en   su   enemiga.
Contemple   cómo   se   derrite   cada   obstáculo.   El   poder   divino   y   espiri­
tual   sustituye   a   cualquier   obstáculo   por   un   deseo   de   paz   y   tranquilidad
interior para todo el mundo.

Amistad

Cuando   perdemos   a   un   amigo   por   una   pelea,   por   celos   o   por   falta   de
confianza   se   nos   plantea   un   dilema.   ¿Es   mejor   ser   bueno   y   perdonarle   o   ser
vengativo y convertirse en enemigo?
Para   perdonar   y   olvidar   hay   que   tener   madurez.   En   cambio,   las   reaccio­
nes   vengativas   suelen   ser   mucho   más   intuitivas,   ya   que   son   el   desenca­
denante   de   energía   de   pensamiento   que   reacciona   ante   actos   sin   haber
foijado   antes   una   buena   conexión   con   los   recursos   interiores   de   la   con­
ciencia.
Cuando   se   rompe   una   amistad   se   nos   brinda   una   oportunidad   para   apren­
der sobre la verdadera naturaleza de la amistad, incluso si no puede salvarse.

~ 134 ~
Curar la enemistad que se produce entre amigos

Haga   el   siguiente   ejercicio   durante   diez   minutos   cada   mañana   a   lo   largo


de un mes.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   y   visualice   a   la   persona   con   la   que   ha


surgido   el   problema.   Vea   cómo   se   disuelve   enfrente   de   usted   y,   cuando
haya   desaparecido   totalmente,   inspire   y   espire   al   tiempo   que   ve   cómo
vuelve   a   cobrar   forma.   Ahora   posee   una   mente   y   un   cuerpo   distintos.
Así   verá   la   oportunidad   que   tiene   para   solventar   la   situación   y   podrá
aprovecharla.

Donald   y   Martin   se   habían   conocido   cuando   eran   adolescentes   y   desde


entonces   habían   sido   muy   buenos   amigos.   Cuando   acabaron   la   universidad
montaron   juntos   una   empresa   de   publicidad   que   había   logrado   cosechar
grandes éxitos.
Habían   conseguido   una   situación   financiera   desahogada   y   disfrutar   con
su trabajo y su amistad hasta que se enamoraron de la misma mujer. Ella sa­
lió   con   los   dos,   pero   al   final   se   casó   con   Donald.   Martin   sentía   unos   celos
irrefrenables y a  los  pocos  meses empezó  a acusar  a Donald de no  ser  claro
en la contabilidad de la empresa. Decidieron separarse y vender la empresa,
pero   acabaron   en   un   litigio   legal   que   fue   muy   costoso   para   ambas   partes   y
con lo que acabaron sin hablarse siquiera.
Un   año   después   Martin   vino   a   verme   con   el   fin   de   mejorar   su   estilo   de
vida,   que   consideraba   que   era   demasiado   agotador.   Estuvimos   analizando
diversas áreas de su vida y llegamos a la conclusión de que echaba mucho de
menos a Donald.
Martin empezó a realizar el ejercicio para curar la enemistad a diario du­
rante seis semanas para que su enfado y rabia contra Donald se disolviesen y
su   amistad   pudiese   ser   restituida.   Martin   llamó   a   Donald   y   le   pidió   que   se
encontrasen   una   tarde.   En   un   principio   Donald   se   mostró   un   poco   reticen­
te, ya que hacía un año que sólo hablaban a través de sus respectivos aboga­
dos, pero al final accedió a encontrarse para tomar algo.
Martin   se   disculpó   ante   Donald   por   sus   celos   y   le   dijo   lo   mucho   que
echaba   de   menos   su   amistad.   Donald   dijo   que   él   también   le   había   echado
de   menos.   Le   explicó   que   su   esposa   le   había   dejado,   llevándose   consigo
unas buenas ganancias financieras.

~ 135 ~
Los   dos   amigos   vendieron   la   agencia   e   invirtieron   los   beneficios   en   un
pequeño   bar,   especializado   en   asados.   Se   lo   pasaron   genial   regentando   el
local   y   más   o   menos   dos   años   después   conocieron   a   dos   hermanas   de   las
que   se   enamoraron   y   casaron.   Ahora   Donald   y   Martin   cuidan   a   diario   su
amistad.   Se   tratan   con   aprecio   y   respeto,   ya   que   al   perder   lo   que   tenían
aprendieron a valorarlo.

Posesión

La   posesión   es   muchas   veces   causa   de   enemistad.   Si   la   gente   tiene   celos


del   éxito,   de   la   felicidad,   de   la   pareja,   de   los   hijos   o   de   las   posesiones   de
otra persona este sentimiento puede desembocar en traición.
Ahora   bien,   si   uno   intenta   poseer   algo,   ya   sea   una   persona   o   un   objeto,
una   idea   o   una   creencia,   si   no   hay   ninguna   energía   de   pensamiento   subya­
cente   que   le   vincule   a   sus   anhelos   no   podrá   conseguirlo.   Cuando   la   gente
intenta   poseer   algo   que   no   es   suyo,   sólo   puede   lograr   infelicidad   y   enfer­
medad.

Curar los problemas de posesión


Realice este ejercicio durante diez minutos hasta que cambie la situación.

Siéntese   en   un   lugar   relajado   y   tranquilo.   Cierre   los   ojos   y   deje   salir   de


su   cuerpo   cualquier   anhelo   de   posesión   que   haya   tenido.   Verá   que   se
siente   mucho   más   fuerte   espiritualmente.   Ahora   dirija   ese   poder   hacia
la   persona   relacionada   con   su   energía   de   pensamiento   inapixipiada   y
deje   que   la   enemistad   se   disuelva.   Toda   la   energía   de   posesión   negativa
será eliminada y se aportará inocencia y armonía a la relación.

EL FIN DE UNA RELACIÓN

Todo   tiene   un   final   y   seremos   testigos   del   fin   de   muchas   relaciones   en


nuestras   vidas.   A   veces   son   finales   directos,   ya   que   la   relación   ha   llegado   a
un final y sentimos que tenemos que pasar página y terminarla.

~ 136 ~
Otras   veces   los   finales   pueden   ser   mucho   más   problemáticos,   dolorosos   y
difíciles.   En   esas   circunstancias   resulta   muy   útil   entender   qué   ha   ocurrido
y   crear   un   final   que   sea   completo.   Así   aprenderemos   la   lección   y   podremos
crear   relaciones   más   satisfactorias   en   el   futuro   en   el   que   las   energías   de   pen­
samiento confluyan y den lugar a nuevas oportunidades y nuevas relaciones.
Cuando   una   amistad   estrecha   llega   a   su   fin   se   debe   a   que   lo   que   las   dos
personas   debían   aprender   ya   lo   han   aprendido   y   sienten   que   llega   el   mo­
mento   de   seguir   otro   camino.   Las   dos   personas   necesitan   explorar   nuevas
vías   y,   si   el   destino   lo   quiere,   se   volverán   a   encontrar   más   adelante.   La   sabi­
duría   y   el   amor   de   la   relación   pueden   compartirse   con   otras   personas   que
también   deben   aprender   las   lecciones   que   usted   ya   conoce.   Las   amistades,
al igual que los pensamientos, no mueren, sino que permutan.
Por   ello,   cuando   una   amistad   acaba,   incluso   si   ha   ocurrido   de   forma   do­
lorosa,   no   se   aferre   a   ella.   Deje   que   se   marche   junto   con   sus   buenos   pensa­
mientos   y   acepte   que   esa   amistad   ha   ayudado   a   otro   ser   humano   a   encon­
trar el siguiente paso en su viaje.

Dolor y traición

Cuando   una   relación   se   termina   debido   a   una   traición,   sea   del   tipo   que
sea,   uno   se   siente   decepcionado,   enfadado,   utilizado   o   humillado.   Quizá
también   sienta   un   profundo   dolor   y   un   sentimiento   de   incapacitación   para
encontrarle el sentido.
En   la   sabiduría   bön,   cuando   un   amigo   traiciona   a   otro   en   el   fondo   se
traiciona   a   sí   mismo.   Cuando   uno   se   siente   desconcertado,   es   que   el   amigo
también   lo   está,   aunque   este   hecho   no   resulte   siempre   obvio.   Cuando   uno
está   dolido,   también   lo   está   el   amigo.   En   todas   las   experiencias   intensas   la
amistad   sigue   viva,   pero   ha   adoptado   unas   características   y   una   forma   dis­
tintas.   Se   comparten   sentimientos   de   otro   cariz,   lo   que   puede   desembocar
en el final de la relación.
En   ese   punto   debe   decidir   si   desea   poner   fin   a   la   relación   o   revivirla   bajo
una   nueva   forma   y   estructura.   Esta   última   opción   es   posible,   pero   difícil   de
llevar   a   la   práctica,   ya   que   hay   que   estar   muy   seguro   de   la   otra   persona   y
confiar mucho en ella.
La   traición,   el   desconcierto   y   el   dolor   pueden   cicatrizarse   porque   la   cu­
ración es un proceso natural de la vida que se logra gracias a la energía de

~ 137 ~
pensamiento.   Por   ello,   si   un   amigo   le   ha   traicionado,   puede   lograr   restituir
la   amistad   y   conservar   a   su   amigo,   pero   lo   hará   desde   otro   ángulo,   con   ma­
yor sabiduría, entendimiento y juicio.

LA RELACIÓN ETERNA

Aunque   podemos   prosperar,   crecer,   aprender   y   ser   felices   gracias   a


nuestras   relaciones   con   otras   personas,   también   podemos   lograr   estos   pro­
cesos   solos.   Debemos   mantener   una   relación   potencialmente   eterna   con   la
divinidad,   espiritualidad   y   conocimiento   que   albergamos   en   nuestro   inte­
rior.   Cuando   tomamos   contacto   con   la   semilla   interior   de   toda   la   energía
de   pensamiento   que   existe   en   nosotros   lo   conseguimos.   Entonces   entende­
mos   que   de   ahí   venimos   y   ahí   volveremos.   Así   es   cómo   somos,   cómo   éramos
y cómo deberemos ser.
Al   aprender   el   camino   hacia   esa   meta   a   partir   de   muchas   formas   de   rela­
ciones   podemos   llegar   a   ese   punto.   Todas   las   relaciones   que   hemos   tenido
han formado parte de esa semilla interna de energía de pensamiento pura.
En   palabras   de   mi   maestro   Urgyen:   «Ser   un   ser   humano   es   la   relación
más   magnífica   que   puede   existir   porque   uno   conoce   el   estado   de   sufri­
miento   y   felicidad   y   puede   superarlos   para   aportar   sabiduría   y   belleza   a
quienes   están   en   situaciones   desesperadas   en   períodos   de   confusión.   To­
dos   podemos   hacerlo.   Sólo   nos   tenemos   los   unos   a   los   otros,   como   especie
humana.   Ese   es   nuestro   vínculo,   común,   pero   muy   profundo.   Esa   es   la   gra­
cia redentora.»

~ 138 ~
6
El poder del amor

El   amor   es   la   fuerza   más   poderosa   del   mundo   y   de   ahí   el   refrán   que   afirma
que   el   amor   mueve   montañas.   Todos   nacemos   gracias   al   amor   y,   tanto   si   lo
admitimos   como   si   lo   ignoramos,   nos   guía   a   lo   largo   de   la   vida.   En   el   mun­
do   occidental   hay   un   gran   consumismo   de   la   noción   de   amor   romántico.
Gran   parte   de   la   cultura   popular   de   los   países   occidentales   se   basa   en   la   no­
ción   de   dicho   tipo   de   amor,   del   poder   que   posee,   del   deseo   de   conseguirlo
y del dolor de su pérdida.
Las   creencias   bön   respecto   al   amor   son   diferentes.   Aunque   en   la   cultura
tibetana   bön   también   existe   el   amor   romántico   y   es   importante,   se   conside­
ra   que   está   oculto   en   un   lugar   tranquilo   y   no   es   ni   mucho   menos   el   centro
de   su   sociedad.   Desde   el   punto   de   vista   bön   hay   muchos   tipos   de   amor   y   to­
dos   son   válidos   y   relevantes.   El   amor   romántico   sólo   ocupa   un   puesto   más
entre   otros   tipos   de   amor,   entre   los   que   se   incluyen   las   amistades,   la   rela­
ción   entre   padres   e   hijos   y   el   amor   espiritual.   En   el   sistema   de   creencias   bön
el   amor   que   existe   entre   la   gente   es   sólo   un   tipo   de   amor,   ya   que   el   amor
existe   en   nuestro   interior   y   también   en   la   naturaleza   independientemente
de que experimentemos amor personal e íntimo en nuestras vidas o no.
En   el   mundo   occidental   la   búsqueda   de   un   amor   romántico   puede   con­
vertirse   en   una   carrera   desesperada   que   puede   alejarnos   de   nuestra   propia
identidad.   No   siempre   es   posible   encontrar   y   mantener   dicho   amor.   A   ve­
ces   las   energías   de   pensamiento   en   nuestro   interior   sólo   pueden   recibir
cierta   cantidad   de   amor,   ya   que   las   personas   son   distintas   y   tienen   también
distinta   facilidad   para   dar   y   recibir   amor.   No   se   trata   de   algo   bueno   o   malo,
sino   que   sencillamente   está   relacionado   con   la   base   de   nuestras   energías   de
pensamiento que se forjaron ya en el útero y en el recorrido de la vida.
El   amor   romántico   es   una   fusión   de   las   energías   de   pensamiento   entre
dos   personas   que   se   centra   en   el   despertar   del   deseo   y   la   pasión.   El   mundo
occidental está alimentado por el amor romántico y ésa es una de las causas

~ 139 ~
por   las   que   sus   ciudadanos   están   desesperados   por   encontrar   significado,
pertenencias   e   identidad.   La   cultura   popular   occidental   considera   que
todo esto es consecuencia del poder del amor romántico.
En   parte   es   cierto,   ya   que   el   amor   romántico   es   un   catalizador   de   cambio,
ya   sea   destructivo   o   constructivo,   pero   aunque   provenga   del   deseo,   éste   no
dura   mucho   con   esa   intensidad.   Por   consiguiente,   lo   apropiado   es   contem­
plar  el  amor  romántico  como  una  luz  que  nos  despierta  y  nos  muestra  nuestro
potencial   para   desarrollar   todos   los   tipos   de   amor   y   cariño.   Poseemos   el   po­
tencial para lograr un gran amor y  éste no tiene que ser siempre de naturaleza
romántica.   Podemos   amarnos   a   nosotros   mismos,   a   nuestros   amigos   y   familia­
res y a todas las personas que viven en el mundo y que no hemos conocido.
Desde   el   punto   de   vista   bön,   la   búsqueda   de   significado,   posesión   e
identidad   no   está   interrelacionada   con   el   amor   romántico,   si   bien   sí   está
vinculada   al   camino   del   desarrollo   espiritual   que   cada   persona   elige.   El
amor,   en   todas   sus   manifestaciones,   es   vital   para   dicho   desarrollo   que   em­
pieza con el amor hacia el propio ser.
Esta   gran   energía   de   pensamiento,   que   es   tan   crucial   para   el   desarrollo,
la   evolución   y   la   continuación   de   la   especie   humana,   es   una   energía   de
pensamiento   universal   entendida   en   todas   sus   dimensiones   por   todas   las
criaturas   vivientes.   La   energía   de   pensamiento   de   amor   nos   enseña   que   so­
mos   capaces   de   superar   cualquier   contratiempo,   que   somos   buenos,   que
podemos   aprender   de   los   fallos   y   que   todo   el   dolor   y   el   sufrimiento   puede
conducir a una felicidad interior más profunda.
En   este   capítulo   explicaré   la   naturaleza   del   amor   propio   y   de   enamorar­
se   y   la   diferencia   que   existe   entre   el   amor   verdadero   y   un   deseo   pasajero.
Asimismo   explicaré   las   creencias   bön   sobre   cómo   mantener   la   pasión   y   la
fuerza   del   amor   de   pareja   y   cómo   resolver   los   conflictos   que   puedan   surgir.
Subrayaré   el   punto   de   vista   bön   de   la   conducta   sexual   apropiada   y   la   canali­
zación   de   la   energía   sexual.   Asimismo   también   señalaré   las   relaciones   que
se establecen entre padres, hijos y hermanos.

EL AMOR PROPIO

Quererse   a   uno   mismo   es   importante,   se   mantenga   o   no   una   relación   de


pareja   con   alguien.   Quererse   a   uno   mismo   no   es   egoísmo,   sino   que   este
tipo de amor es necesario para llevar una vida equilibrada y positiva y es

~ 140 ~
crucial   si   desea   realizar   una   exploración   espiritual.   Se   trata   de   una   valiente
declaración del valor y el significado de su vida.
Imagínese   un   mundo   en   el   que   todas   las   personas   se   quieren   a   sí   mis­
mas.   Desde   luego   habría   mucho   menos   sufrimiento,   delitos,   pobreza,
crueldad   y   guerras,   ya   que   la   gente   que   se   siente   a   gusto   consigo   misma   es
menos   propensa   a   dañar   a   los   demás.   Sería   un   mundo   mucho   más   feliz
para todos.
La   culpabilidad,   la   ansiedad,   el   miedo   y   los   incontables   pensamientos   de
desaprobación   y   autocrítica   que   tenemos   a   diario   merman   nuestra   capaci­
dad   para   querernos.   Esta   tremenda   obstrucción,   que   ocurre   día   a   día,   sue­
le   pasar   inadvertida   a   nuestra   conciencia.   Aceptamos   esos   pensamientos
como   si   no   viésemos   que   son   excesivamente   críticos   y   negativos   y   que   da­
ñan nuestra capacidad para amarnos a nosotros mismos y a los demás.
Aun   así,   si   vivimos   sin   querernos,   perdemos   energía   y   vitalidad   y   la   per­
sonalidad   sufre   un   deterioro,   de   modo   que   perdemos   individualidad.   Al   fi­
nal podemos acabar siendo dañinos con nosotros mismos y con los demás.
¿Cómo   se   experimenta   el   amor   propio?   Es   más   fácil   de   lo   que   cree,   ya
que   a   pesar   de   lo   duro   y   crítico   que   sea   consigo   mismo,   tiene   una   concien­
cia   interna   que   experimenta   continuamente   amor   propio.   Lo   único   que
tiene   que   hacer   es   dejar   que   ese   amor   pase   a   su   conciencia   mental   y   verá
que,   cuando   lo   consiga,   descubrirá   un   nuevo   ser   y   la   chispa   de   la   humani­
dad.   Quererse   a   uno   mismo   es   el   punto   de   partida   y   la   base   de   toda   la   exis­
tencia humana.
Para empezar a emitir amor propio, siga las siguientes indicaciones:
• Cambie la naturaleza de las energías de pensamiento, aumentando el
pensamiento adecuado gracias a la meditación y la reflexión.
• Limite   sus   responsabilidades   y   obligaciones   si   éstas   ocupan   gran   parte
de   su   vida.   Estar   demasiado   ocupado   es   una   vía   de   evitar   la   intimidad
consigo mismo.
• Intente estar tranquilo y relajado haciendo cosas que le hagan sentir
bien.
• Examine acciones previas en su vida que le han impedido avanzar.
• Adopte una visión más integrada de su salud haciendo ejercicio, si­
guiendo una buena dieta y comportándose adecuadamente.
• Lance pensamientos y deseos positivos hacia el mundo y usted mismo.
• Haga las paces con gente con la que tiene dificultades de trato.

~ 141 ~
•  Dedique   un   tiempo   de   reflexión   en   el   que   pueda   dar   las   gracias   por
todo lo que tiene.
Las   ventajas   de   quererse   a   uno   mismo   son   sorprendentes.   Uno   se   con­
vierte   en   un   ser   satisfecho,   realizado,   auténtico,   poderoso   y   humilde   y   es   ca­
paz   de   escuchar   a   los   demás   y   apreciarlos   tal   y   como   son.   El   amor   propio
crea   una   voluntad   libre   y   gran   placer.   La   luz   interna   del   amor   propio   hará
que   el   ser   surja   a   flote   incluso   en   los   momentos   de   mayor   oscuridad,   deses­
peración y aislamiento.
La   iluminación   que   produce   el   amor   propio   es   curativa   y,   cuando   se   des­
cubre,   nunca   decepciona   a   la   persona.   Hay   cinco   formas   prácticas   de   expe­
rimentar amor propio:
1. Crear   un   remanso   de   paz   y   seguridad   que   incluya   los   aspectos   más
importantes.   Siéntese   en   silencio,   dejando   que   su   ser,   en   total   quie­
tud, experimente la energía de pensamiento del amor propio.
2. Invocar   con   cautela   al   amor   divino   que   hay   dentro   de   su   ser   para   que
le   muestre   cómo   puede   quererse   más   cada   día.   Deje   que   esa   voz   inte­
rior de afecto le hable hasta que consiga encauzarle en la vida.
3. Compartir   los   descubrimientos   de   su   amor   propio,   siguiendo   este   or­
den,   con   un   desconocido,   un   amigo,   su   pareja   y   sus   familiares.   Así   fo­
mentará la valentía y el entendimiento de sus experiencias.
4. Practicar   el   amor   propio   con   las   pequeñas   cosas   cotidianas   que   acon­
tecen   en   su   vida.   A   partir   de   los   pequeños   actos   de   bondad   con   su
propio ser el sentimiento se trasladará después a los grandes actos.
5. Compartir   lo   que   ha   aprendido   y   animar   a   sus   hijos,   amigos,   pareja,
familiares   y   compañeros   de   trabajo,   incluso   también   a   sus   enemigos,
a hacer lo mismo con su vida.
Con   el   tiempo   la   energía   de   pensamiento   del   amor   propio   estará   siem­
pre   con   usted   y   se   desplegará   en   manifestaciones   de   cariño   y   afecto   hacia
usted mismo y cualquier persona que comparta su vida.
Sandy   obtuvo   las   mejores   notas   en   la   facultad   de   medicina   y   se   decantó
por   una   especialización   en   pediatría.   Amaba   su   profesión   y   no   le  importaba
trabajar duro ni tener que hacer los largos desplazamientos a diario entre el
hospital y su casa.
Cuando   vino   a   verme   parecía   agotada.   Tenía   problemas   de   espalda   que
los   especialistas   no   habían   podido   resolver,   pero   era   fácil   advertir   que   lo
que le ocurría iba más allá de los síntomas visibles. Sus problemas eran mu­
cho más profundos.

~ 142 ~
Cuando   nos   reunimos   para   hablar   de   ella   Sandy   me   pareció   una   mujer
muy disciplinada y dura con ella misma. Nunca cogía un día libre en el tra­
bajo,   ni   siquiera   por   baja   por   enfermedad.   Además   de   su   trabajo   cuidaba   a
sus padres y tenía que hacerse cargo de la limpieza de su piso. Sandy organi­
zaba   su   vida   con   listas   de   tareas   que   tenía   que   hacer   y   nunca   encontraba
tiempo   libre   para   darse   un   placer   o   relajarse.   Incluso   había   dejado   de   ir   a
natación y a clases de tenis, deportes que le encantaban.
Le   dije   que   no   se   quería  lo   suficiente  y   pareció   sorprendida.  Cuando   en­
tendió   lo   que   quería   decir   estuvo   de   acuerdo   en   que   siempre   se   exigía   mu­
cho. A pesar de lo mucho que trabajaba y se esforzaba su voz interior le de­
cía que no era suficiente. Le pedí a Sandy que se fuese a casa y que durante
las siguientes dos semanas siguiese las pautas para liberar amor propio. Des­
pués   añadí   que   también   debía   incluir   métodos   de   experimentación   de
amor propio durante al menos tres meses más.
Cuando   volvió   a   la   consulta   me   explicó   que,   al   comenzar   a   pensar   más
en sí misma y a tratarse con más indulgencia, se dio cuenta de lo cruel que
había sido en el pasado. Se propuso disfrutar más  de sí misma y hacer una
serie de cambios en su vida. Se trasladó a un piso mucho más cerca del tra­
bajo, contrató a una persona para que viniese a hacerle la limpieza y así le
quedase tiempo para hacer deporte y recortó sus horas laborales. El resulta­
do   fue   que   en   sólo   seis   meses   desde   nuestra   primera   reunión   Sandy   tenía
un   aspecto   jovial   y   alegre   y   desaparecieron   los   problemas   de   tensión   de   su
espalda.

ENAMORARSE

El   enamoramiento   ocurre   porque   energías   de   pensamiento   semejantes


de   dos   personas   celebran   el   descubrimiento   del   otro   ser.   El   pensamiento
reconoce   al   pensamiento   cuando   se   encuentra   y,   al   reconocer   la   energía   de
pensamiento   su   propia   naturaleza   al   compartirse   con   otra   persona,   se   pro­
duce el amor.
Ese   reconocimiento   mutuo   de   energía   de   pensamiento   es   el   que   desen­
cadena   la   pasión,   el   estado   de   ensueño,   la   sudoración   y   las   expectativas.
Cuando   la   gente   siente   que   sus   almas   se   han   unido   es   porque   las   energías
de   pensamiento   se   fusionan.   Este   proceso   puede   durar   toda   la   vida,   30   se­
gundos   o   una   noche.   ¿Qué   determina   la   longitud   de   la   conexión?   La   dura­
ción   de   energía   de   pensamiento   que   cada   parte   aporta.   Cuando   surge   el
enamoramiento y después los protagonistas se dan cuenta de que no tie­

~ 143 ~
nen   mucho   en   común   se   debe   a   que   la   energía   de   pensamiento   ya   no   se
comparte.
La   clave   para   saber   cuánto   durará   una   relación   amorosa   está   en   el   prin­
cipio,   ya   que   según   empiece   así   acabará.   Un   inicio   repentino   y   explosivo
conducirá   a   un   final   también   explosivo.   Cuanto   más   se   apresure   una   pareja
en   su   relación,   más   rápido   se   acabará.   ¿Por   qué?   Porque   cuando   uno   se
precipita   la   energía   de   pensamiento   se   quema   rápido   o   explota.   Cuando
esto   sucede   se   producen   daños   y   la   gente   acaba   dolida.   Muchas   veces   las
personas   se   precipitan   y   entran   en   una   relación   a   gran   velocidad   porque   es­
tán   necesitados   de   amor   y   de   una   relación   íntima.   Anhelan   amor   y   se   ena­
moran   rápido,   pero   dicho   amor   queda   consumido   por   su   propia   necesidad
y no consideran a la pareja. Esas relaciones no pueden durar.
Cuanto   más   lento   y   más   seguro   camine,   más   probabilidades   habrá   de
que   la   relación   dure.   La   energía   de   pensamiento   debe   ralentizarse   y   encon­
trar   su   lugar   para   ser   más   fuerte   y   duradera.   Cuando   uno   avanza   con   lenti­
tud   la   energía   de   pensamiento   de   amor   puede   construirse   sobre   sólidos   ci­
mientos, creando a su vez más energía de pensamiento de cariño.
Es   posible   conseguir   que   alguien   se   enamore   de   nosotros   gracias   al   po­
der   de   la   energía   de   pensamiento,   pero   no   es   recomendable,   ya   que   crea
una   situación   artificial   que   no   es   idónea.   Estas   relaciones   siempre   acaban
mal y son energéticamente peijudiciales para ambas partes.
Cuando   Daniel   conoció   a   Rose   se   enamoró   perdidamente   de   ella   y   se
quedó   convencido   de   que   se   trataba   de   su   gran   amor.   Enseguida   iniciaron
un romance apasionado y vertiginoso y en sólo tres semanas ya estaban pro­
metidos.   No   obstante,   pocas   semanas   después   Daniel   empezó   a   sentir   emo­
ciones contradictorias. Creía que quería a Rose, pero no estaba seguro.
Vino   a   verme   y   le   recomendé   que   hiciera   el   ejercicio   del   amigo   interior
del capítulo 5. Tras realizarlo durante unos días seguidos, Daniel volvió a la
consulta y me explicó que había creado toda una serie de fantasías de cómo
le gustaría que fuese su vida y que las había proyectado en Rose. Su roman­
ce   había   sido   lo   que   personalmente   denomino   una   «colisión   de   amor»,   un
accidente   emocional   a   gran   velocidad   provocado   por   una   conducción   te­
meraria.
El siguiente paso que tenía que dar, y que no era nada fácil, era explicar­
le a Rose lo que había aprendido sobre sí mismo y romper el compromiso.
Rose   se   quedó   deshecha   y   en   principio   se   negó   a   verle   más.   Sin   embar­
go, después, con el tiempo, se hicieron amigos y Rose le dijo que se alegraba

~ 144 ~
de que hubiese descubierto la verdadera naturaleza de sus sentimientos an­
tes de haberse casado.

La naturaleza de la lujuria

Como   ocurre   con   el   amor,   la   lujuria   es   también   energía   de   pensamiento,


pero   en   este   caso   está   generada   por   pensamientos   inapropiados   de   la   men­
te cotidiana en un momento en el que el cuerpo necesita recargar energía.
Cuando   tenemos   un   nivel   de   energía   muy   bajo   uno   está   lleno   de   lujuria.
Lo   que   ocurre   es   que   hay   que   tener   cuidado   con   esta   energía   de   pensa­
miento,   ya   que   puede   ser   peligrosa.   Desde   luego,   si   la   lujuria   se   produce
dentro   de   una   relación   amorosa,   es   oportuna,   pero   si   se   da   sola   lo   único
que   conseguirá   es   una   imitación   barata   del   amor.   Es   como   si   dejamos   que
la chispa que enciende una cerilla queme el palo.
Si   le   preocupa   la   lujuria,   sobre   todo   si   la   siente   por   alguien   que   no   es   su
pareja,   intente   producir   energía   de   pensamiento   de   amor.   Verá   que   ense­
guida   desaparece   la   lujuria   y   se   transforma   de   inmediato   en   energía   de
pensamiento más positiva.
Si   siente   lujuria   hacia   su   pareja   y   siente   que   no   está   dando   resultados   po­
sitivos,   ya   que   se   interpone   entre   sentimientos   más   profundos,   entonces   di­
rija   dicha   lujuria   desde   su   mente   al   corazón,   donde   será   purificada   gracias
al equilibrio y la armonía.
¿Cómo   puede   saber,   cuando   se   siente   atraído   por   alguien   en   una   sala   lle­
na   de   gente,   si   se   trata   de   lujuria   o   de   amor?   Observe   sus   respuestas   corpo­
rales.   Si   es   lujuria   sentirá   una   atracción   puramente   sexual.   En   cambio,   si   se
trata   de   amor   sentirá   una   energía   más   lenta   y   más   armoniosa.   Si   se   deja   lle­
var   por   la   lujuria   acabará   teniendo   numerosas   relaciones   de   una   noche   que
le   dejarán   un   sentimiento   de   vacío   y   la   energía   de   pensamiento   se   llenará
de   soledad   y   confusión   sobre   la   verdadera   naturaleza   de   la   intimidad   y   la
búsqueda   de   la   inocencia.   La   gente   que   va   de   una   relación   breve   a   otra   sólo
desea tener un corazón puro, pero no sabe cómo conseguirlo.
La   pureza   no   es   sinónimo   de   vulnerabilidad;   la   verdadera   pureza   está   en
saber   cómo   actuar   en   todo   momento   con   la   mejor   intención   hacia   uno   mis­
mo   y   hacia   los   demás.   Para   encontrar   dicha   pureza   el   primer   paso   es   dejar
de   lado   cualquier   conducta   perjudicial   que   tome   forma   de   breves   relacio­
nes continuas. Observe el modo en el que se relaciona con el mundo, con­

~ 145 ~
temple   su   interior   y   tome   contacto   con   la   inocencia   y   la   sabiduría   que   po­
see.   Utilice   el   ejercicio   del   amigo   interior   del   capítulo   anterior   para   lograr­
lo y encontrar la paz consigo mismo.
De   este   modo   se   centrará   en   las   energías   de   pensamiento   curativo   de   su
cuerpo.   Sienta   la   energía   sagrada   que   posee   y   permita   que   dicha   energía
guíe su conducta y sus elecciones.

La apariencia del amor

Si   alguien   hace   ver   que   le   quiere   entonces   le   está   utilizando   como   herra­
mienta   de   práctica   para   aprender   a   quererse   a   sí   mismo.   Quizá   la   persona
no   lo   sepa,   ya   que   muchas   veces   nos   autoconvencemos   a   nosotros   mismos
de   que   estamos   enamorados   cuando   en   realidad   no   lo   estamos,   sino   que
nos gusta la idea de estar enamorados.
Sin   embargo,   aunque   la   persona   no   conozca   la   diferencia   entre   estos   es­
tados,   usted   sí   lo   notará.   Se   trata   de   un   poder   erróneo   que   es   utilizado
y   que   provoca   dolor,   sufrimiento   y   enfado.   Confíe   en   sus   instintos:   si   siente
que   no   le   quieren   de   verdad,   si   los   símbolos   de   amor   no   son   los   correctos   y
si   siente   que   falta   algo   en   la   relación   entonces   quizá   ésta   tenga   apariencia
de   amor,   pero   no   lo   sea.   El   amor   no   debe   ser   nunca   una   fuente   de   dolor,
humillación, pena, enfado, sensación de vacío o pérdida.
Si   ésa   es   su   situación,   lo   mejor   es   alejarse   de   la   otra   persona.   Por   muy
duro   que   le   resulte   es   un   valiente   paso   que   conviene   dar   ya   que   sólo   al   eli­
minar un amor fingido abrirá la puerta al amor verdadero.

La media naranja

El   concepto   de   media   naranja   suele   utilizarse   muy   ligeramente   en   el


mundo   occidental   para   referirse   a   alguien   que   nos   atrae   o   al   que   nos   senti­
mos   conectados.   En   el   sistema   de   creencias   bön,   un   compañero   del   alma   es
alguien   con   el   que   se   comparte   un   profundo   amor   puro   y   espiritual   que   cre­
ce   todos   los   días   sin   esfuerzo   de   los   partícipes.   Dicho   amor   es   muy   poderoso
y es tan acaparador que suele asustar a quienes lo sienten y por eso suelen evi­
tarse, de modo  que  el amor  nunca  llega  a satisfacerse  plenamente. Por  esa ra­
zón,   a   menudo,   las   grandes   historias   de   amor   están   llenas   de   componentes
de pasión y pérdida.

~ 146 ~
Si   comparte   esta   clase   de   amor   con   otra   persona   entonces   será   tan   fuer­
te   que   sobrevivirá   estén   o   no   juntos.   La   energía   de   pensamiento   de   un   alma
gemela   es   creadora   y   no   necesita   que   las   dos   personas   estén   juntas.   El   amor
entre   dos   personas   puede   existir   independientemente   de   quienes   lo   for­
men   y   se   volverá   a   activar   siempre   que   estén   juntas.   Este   tipo   de   amor   cons­
tituye   una  guía   en   la   vida   y  será   tan   fuerte   que   sobrevivirá  aunque   esté   inte­
rrumpido durante muchos años.
Todo   el   mundo   tiene   un   alma   gemela   y,   si   bien   no   siempre   es   así,   la   ma­
yoría   de   las   veces   mantienen   una   relación   romántica.   Casi   seguro   que   usted
conocerá   a   su   media   naranja   en   algún   momento   de   su   vida   y   la   reconocerá,
pero   no   siempre   es   la   persona   con   la   que   se   comparte   la   vida   o   se   mantiene
una relación.
Si   eso   le   ocurre   a   usted,   no   sienta   remordimientos   por   lo   que   podía   ha­
ber   sido.   Piense   sólo   que   las   cosas   son   como   son   por   una   razón   y   que   no   hay
lugar   para   remordimientos   o   arrepentimientos   en   el   amor,   a   menos   que   se
haya   propuesto   hacerle   daño   a   alguien.   El   dolor   inintencionado   debe   ser
perdonado ya que todo tiene su razón de ser.

Desear el amor

La   cultura   bön   sostiene   que   cuando   uno   es   incapaz   de   encontrar   el


amor   que   desea,   entonces   la   energía   de   pensamiento   no   está   atrayendo
una   respuesta   de   la   energía   de   pensamiento   de   otras   personas.   En   ese   caso,
su energía de pensamiento debe ser curada y restaurada.

Una   forma   muy   sencilla   para   curar   dicha   energía   de   pensamiento   ina­
propiada   es   eliminar   todos   los   pensamientos   de   soledad   y   anhelo
de   amor.   Deje   que   fluyan   en   su   corazón   y   vea   cómo   se   disuelven.   Se
evaporan   y   se   convierten   en   flujos   de   amor   curativo,   puro   e   inocente
que   le   revelan   las   creencias   profundas   que   tiene   sobre   las   relaciones
de amor.

Este   sencillo   ejercicio   le   aportará   el   autoconocimiento   que   necesita


para seguir avanzando.

~ 147 ~
MANTENER VIVO EL AMOR

Una   relación   hay   que   cuidarla   y   alimentarla   para   que   crezca.   Ese   ali­
mento   es   la   energía   de   pensamiento   que   uno   aporta   a   la   relación   y   que,
para garantizar el crecimiento, deberá ser de buena calidad.

Comunicación

La   comunicación   adecuada   se   basa   en   el   pensamiento   adecuado.   Para


poder   mantener   una   relación   de   amor   positiva   hay   que   ser   capaz   de   comu­
nicarse   de   un   modo   que   tanto   uno   como   la   pareja   se   sientan   mutuamente
respaldados.   Si   no   se   sabe   comunicar,   la   energía   de   pensamiento   inapro­
piado   empezará   a   abrirse   camino   en   su   relación   y   acabará   debilitando   la   co­
nexión mutua.
La   mejor   forma   para   comunicarse   en   una   relación   es   entender   la   natu­
raleza   del   pensamiento   de   energía   del   otro.   Para   hacerlo   deberá   prestar
atención a estos aspectos de la conducta de su pareja:
Pautas de habla
Lenguaje corporal
Modo en que forma las ideas
Hábitos y costumbres
Estos   cuatro   aspectos   de   su   pareja   le   mostrarán   cuándo   es   el   momento
más   apropiado   para   expresarle   ideas   o   aspectos   importantes.   Las   pautas   de
habla   y   el   lenguaje   corporal   son   una   proyección   consciente   del   estado
mental   de   la   persona   y   le   indicarán   qué   está   pensando   su   pareja.   Para   co­
municarse   bien,   espere   a   que   se   dé   un   momento   propicio   para   el   intercam­
bio   verbal   en   el   que   vea   que   usted   y   su   pareja   están   conectados   por   el   amor.
Si no se produce esa circunstancia favorable, envíe amor a la situación.

La importancia de la confianza

La   confianza   es   el   reconocimiento   mutuo   entre   dos   personas   de   su   po­


tencial   para   ejercer   la   bondad   y   de   su   integridad.   Esto   significa   que   la   con­
fianza   puede   desarrollarse   al   tener   en   cuenta   cómo   se   aplica   su   energía   de
pensamiento   y   la   de   su   pareja   en   las   áreas   más   relevantes   de   su   vida   en   co­
mún. Pese a que en ocasiones sentimos de un modo instintivo que pode­

~ 148 ~
mos   confiar   en   una   persona,   la   confianza   auténtica   debe   ser   ganada   y   ad­
quirida   durante   un   período   de   tiempo   prolongado.   En   la   cultura   bön,
cuando   se   confía   en   alguien   se   le   entrega   parte   del   espíritu   y   se   lleva   a   esa
persona   a   las   vidas   de   sus   familiares   y   de   todas   las   personas   que   conoce.   Por
consiguiente,   es   vital   esperar   hasta   que   se   haya   ganado   la   confianza   de   al­
guien.

El momento adecuado

El   momento   en   el   que   trate   temas   relacionados   con   su   relación   es   un


factor   de   importancia.   Cuando   la   comunicación   no   sale   bien   suele   deberse
a que se eligió un momento inoportuno.
Según   la   tradición   bön   hay   tres   ciclos   temporales   en   cada   24   horas   en   los
que   conviene   tratar   temas   de   pareja.   Estos   momentos   favorecedores   están
basados   en   los   períodos   en   los   que   la   energía   de   pensamiento   de   la   pareja
está   más   álgida   o   más   decaída.   Si   pretende   obtener   un   resultado   favorable
deberá   aprender   a   utilizar   esos   ciclos   y   los   períodos   neutrales   intermedios
con sabiduría y conocimiento.
• El primer ciclo es de las seis de la mañana hasta la una de la tarde.
• Hay un período neutral desde la una de la tarde hasta las dos.
• El segundo ciclo va desde las dos hasta las siete de la tarde.
• Hay un segundo período neutral desde las siete hasta las ocho de la
tarde.
• El tercer ciclo temporal va desde las ocho de la tarde hasta las cinco de
la madrugada.
• El tercer período neutral va desde las cinco hasta las seis de la madru­
gada.
El   primer   ciclo,   desde   las   seis   de   la   madrugada   hasta   la   una   de   la   tarde,
es   favorable   para   tratar   asuntos   o   problemas   de   importancia   en   la   relación.
Es   un   momento   óptimo   para   aunar   fuerzas   e   información.   Asimismo   es   un
período positivo para hacer las paces y apoyarse mutuamente.
El   segundo   ciclo,   desde   las   dos   hasta   las   siete   de   la   tarde,   es   el   momento
idóneo   para   considerar   pensamientos   y   acciones,   para   tratar   distintas   op­
ciones y reflexiones mutuas.
El   tercer   ciclo   temporal,   desde   las   ocho   de   la   tarde   hasta   las   cinco   de   la
madrugada, es un período óptimo para tomar determinaciones.

~ 149 ~
El   primer   período   neutro,   de   la   una   hasta   las   dos   de   la   tarde,   es   un   mo­
mento   para   dejar   las   cosas   como   están.   No   hay   que   forzar   nada   relacionado
con su energía de pensamiento amoroso porque podría causar problemas.
En   el   segundo   período   natural,   desde   las   siete   hasta   las   ocho   de   la   tarde,
no debería hacer otra cosa que pasar tiempo consigo mismo.
En   el   tercer   período   neutro,   de   cinco   a   seis   de   la   madrugada,   lo   más   pro­
picio es dar las gracias por el amor que hay en su vida.
Estos   ciclos   temporales   están   relacionados   con   el   flujo   de   la   energía   de
pensamiento   en   el   mundo   y   en   su   mente   inconsciente.   Si   los   sabe   utilizar
verá   que   consigue   una   armonía   física,   emocional   y   espiritual   con   los   ciclos
temporales   de   su   pareja   y   que   logra   una   estructura   en   la   relación,   mejoran­
do así la calidad de su amor y el respeto mutuos.

Conflictos

En   una   relación   siempre   hay   conflictos,   ya   que   es   parte   de   la   naturaleza


de   estar   juntos   y   es   algo   sano   y   natural.   Si   se   sabe   llevar   bien,   el   conflicto
contribuye a reforzar e incrementar la calidad del amor.
Ahora   bien,   si   no   se   sabe   encauzar,   el   conflicto   desencadenará   en   perjui­
cios   y   daños.   Ante   un   conflicto,   una   reacción   equívoca   de   actitud   defensiva,
atacante o violenta podrá causar dolor a su pareja.
Para   saber   frenar   un   conflicto   necesitará   utilizar   la   energía   de   pensa­
miento   de   amor   de   un   modo   estratégico   y   llegar   al   centro   del   conflicto
para   lograr   un   entendimiento   y   un   reconocimiento   mutuos.   Con   dicho   fin,
debe   limitarse   a   escuchar   el   conflicto   y   la   energía   de   pensamiento   subya­
cente.   Si   deja   de   lado   sus   sentimientos   y   sabe   escuchar   sabrá   qué   tiene   que
decir para transformar el conflicto y llegar a una resolución favorable.
A   continuación,   podrá   enviarle   un   misil   de   amor   de   energía   de   pen­
samiento   positiva   a   la   persona   con   la   que   mantiene   el   conflicto.   Cuan­
do   llegue   a   su   destino,   lo   sentirá   y   sabrá   que   el   conflicto   ya   quedó   en   el
pasado.
       Kate y Sam llevaban casados 15 años y la relación, si bien había sido fan­
tástica al principio, ahora había tomado un cariz más negativo. Kate y Sam 
tenían interminables disputas referentes a su hijo de 13 años, que tenía mu­
chos problemas en el colegio. Muchas veces empezaban a discutir antes de

~ 150 ~
ir a la cama y después se sentían fatal, con mucha tensión e incapaces de
conciliar el sueño.
Kate   quería   que   los   dos   tomasen   una   actitud   tolerante   y   suave   con   los
problemas   de   su   hijo,   mientras   que   Sam   opinaba   que   necesitaba   mano
dura. A los dos les resultaba difícil escuchar a su pareja y pensaban que su
punto de vista era el adecuado.
Kate   concertó   una   visita   conmigo   en   la   clínica   y   me   explicó   que   estaba
preocupada   porque   veía   que   su   matrimonio   estaba   en   peligro.   Amaba   a
Sam, pero estaba enfadada con él.
Le   pedí   a   Kate   que   intentase   dejar   de   lado   por   un   momento   sus   senti­
mientos y que escuchase a Sam la próxima vez que empezasen una disputa.
También le pedí que se sentase en un lugar tranquilo y le enviase misiles de
amor directamente al corazón. Por  último, le sugerí que tratasen los proble­
mas de su hijo por la mañana, entre las seis de la madrugada y la una de la
tarde,   ya   que   se   trataba   de   un   ciclo   temporal   mucho   más   adecuado   para
charlar de conflictos.
Un  mes después Kate me dijo que había escuchado a Sam, pese a resul­
tarle   difícil,   y   que   se   había   dado   cuenta   de   que   él   también   quería  lo   mejor
para   el   chico.   Supo   entender   que   los   dos   le   querían   mucho   y   tenían   miedo
de que se metiese en problemas mayores o empezase a tomar drogas.
Tras   dos   semanas   de   enviarle   amor   directamente   al   corazón   de   Sam,
Kate sugirió que tratasen esa discusión por la mañana. Vieron que todo iba
mucho mejor; los dos eran más tolerantes y se escuchaban más. Kate le dijo
a Sam que sabía que quería a su hijo y eso hizo que él se relajase también en
su visión. Se dieron cuenta de que sus disputas estaban afectando también a
su hijo y que lo mejor para ayudar al chico era dejar de enfrentarse para po­
der darle todo el cariño que necesitaba y llegar  a un acuerdo sobre las nor­
mas que iban a establecer juntos.
Seis   meses   después   la   conducta   del   joven   había   mejorado   mucho   y   Kate
y   Sam   habían   logrado   una   conexión   mucho   más   profunda,   reforzando   así
su matrimonio.

FINALES

Las   relaciones   terminan   cuando   ya   no   se   posee   energía   de   pensamiento


vinculada   a   la   de   la   pareja.   El   final   de   una   relación   no   tiene   por   qué   ser
siempre   algo   negativo,   sino   que   sencillamente   puede   indicar   que   una   pare­
ja ha llegado al final del aprendizaje mutuo. No todas las parejas tienen que

~ 151 ~
durar   toda   una   vida.   Quizá   lo   que   han   compartido   y   se   han   aportado   mu­
tuamente   era   lo   que   necesitaban   en   un   momento   dado   y   ya   no   es   relevante.
Cuando   una   pareja   se   disuelve,   el   amor   que   compartían   también   se   separa
en   dos   partes   y   su   contenido   energético   irá   destinado   a   cada   persona   según
sus necesidades.
Cuando   existe   dolor,   asombro   y   sufrimiento   se   debe   a   que   lloramos   la
separación   de   energía   de   pensamiento   que   en   el   pasado   estuvo   íntimamen­
te   unida.   Si   se   centra   en   esa   energía   de   pensamiento   entenderá   por   qué   ha
finalizado   el   amor.   A   veces   la   gente   que   está   junta   ya   lleva   vidas   separadas
dentro de sus mentes o necesitan vivir por su cuenta.
En  las   sociedades  bön  se  anima   a  las  parejas  a   que  se  sienten   y  entren   en
contacto   con   su   sabiduría   interior   para   saber   cómo   terminará   la   relación.
Los   seguidores   bön   creen   que   en   el   fondo   de   nuestro   corazón   todos   sabemos
cómo   acabarán   las   relaciones,   incluso   si   se   produce   por   la   muerte   de   uno   de
los   cónyuges.   Saber   el   final   puede   parecer   algo   aterrador   para   una   persona
occidental,   pero   la   forma   de   pensar   bön   ayuda   a   los   partícipes   a   aprovechar
al máximo su relación de amor y a alimentarla mientras estén juntos.

Cuándo vale la pena volverlo a intentar

¿Cómo   sabe   cuándo   ha   llegado   el   momento   de   terminar   una   relación   y


cuándo vale la pena volverlo a intentar?  Algunas parejas se separan y vuelven
juntas después o están a punto de romper definitivamente muchas veces.
La   clave   para   saber   si   vale   la   pena   intentarlo   o   no   de   nuevo   está   en   reco­
nocer   qué   tipo   de   energía   de   pensamiento   mutua   se   crea.   ¿Es   constructiva,
destructiva,   ambivalente   o   desconsiderada?   El   modo   en   que   se   contemplen
el   uno   al   otro   deberá   ser   constructivo   si   hay   respeto   y   amor   en   la   relación.
Entonces valdrá la pena volverlo a intentar.

Cuándo hay que dejar que se acabe

Incluso   cuando   es   consciente   de   que   una   relación   ha   seguido   su   curso   y


ha llegado a su fin, la separación puede ser difícil. Si no está seguro sobre qué
debe   hacer,   entonces   piense   en   las   energías   de   pensamiento   que   cree   que   es­
tán   subyacentes   en   su   relación   y   decida   si   son   esencialmente   constructivas   o
destructivas. Si son del último género, lo mejor es poner fin a la relación.

~ 152 ~
El   dolor   y   la   culpa   que   conlleva   una   ruptura   a   veces   puede   oscurecer
todo   lo   que   hacemos   y   sentimos.   Ahora   bien,   intentar   aferrarse   a   una   rela­
ción   que   ha   terminado,   o   que   debería   terminar,   provoca   mala   suerte,   mala
salud   y   turbulencias   en   la   vida   cotidiana.   Entender   el   dolor   y   aprender   de
esa   experiencia   es   lo   más   importante.   Hay   que   guardar   en   la   mente   los   me­
jores   deseos   e   intenciones   para   ese   ser   que   una   vez   amamos.   Hay   que   en­
contrar   la   fuerza   para   hacerlo,   incluso   si   se   produjo   un   final   violento   o   se
acabó   mal.   De   hecho,   cuanto   más   doloroso   haya   sido   el   final,   más   impor­
tante   será   tener   pensamientos   positivos,   ya   que   así   enseguida   se   disolverá
cualquier negatividad y estará preparado para iniciar una nueva vida.
Para   poder   pasar   página   deberá   estar   preparado   para   luchar   por   lo   que
cree,   lograr   la   independencia   que   anhela   y   rehacer   su   vida.   Para   ello,   pri­
mero   debe   abandonar   los   sentimientos   de   culpabilidad.   Hay   que   responsa­
bilizarse plenamente de las acciones y pensamientos propios.
A   medida   que   avance   en   este   proceso   y   se   centre   en   tener   pensamientos
positivos   hacia   la   otra   persona,   las   energías   de   pensamiento   que   sostenían
su   amor   serán   capaces   de   desvincularse   y   crear   deseos   de   buena   suerte   y
fortuna también para la otra persona a la vez que vuelven  a ser libres. Su co­
razón   sanará   enseguida   y   su   mente   creará   nuevas   oportunidades   para   que
se   produzca   un   amor   más   profundo   en   el   futuro,   ya   que   no   estará   llevando
ningún bagaje negativo de esta última relación.
Al   final,   el   amor   en   todas   sus   formas   es   básicamente   la   celebración   de
quién   puede   llegar   a   ser   el   individuo.   Al   querer   a   alguien,   se   desea   su   vitali­
dad,   vida   y   buenas   intenciones.   Al   acabar   un   amor,   es   mejor   continuar   con
esos deseos en la mente y en el corazón para pasar a una nueva vida sin nin­
gún tipo de obstrucción.
El   amor   es   la   bondad   invisible   que   encuentra   su   camino   a   lo   largo   de   la
vida   y   su   única   esencia   es   que   aprendamos   de   él   y   estemos   preparados   para
dejarlo   marchar.   En   el   amor   que   haya   experimentado   habrá   advertido   que
se   ha   acercado   más   a   la   bondad   absoluta   y   a   la   belleza   universal   que   reside
en la humanidad.
A Annette nunca le había gustado admitir la derrota. Tenía miedo al fra­
caso y después  de siete  a ños intentando  que   su relación  funcionase   no   esta­
ba dispuesta a tirar la toalla, incluso si era infeliz. Annette vino a verme con
el objetivo de salvar su relación. Le pedí que considerase la naturaleza de la
energía de pensamiento que había en la relación y que decidiese si era o no
de carácter constructivo.

~ 153 ~
Dos semanas después me contó que se había dado cuenta de que su rela­
ción   era   muy   destructiva.  Su   pareja   había   sido   violenta,  egoísta   y  cruel   con
ella y ella había aceptado esa conducta, creyendo que se lo merecía y que te­
nía que esforzarse por que la relación funcionase. Su miedo al fracaso hacía
que   no   abandonase   la   relación.   Tenía   miedo,   pero   ahora   sabía   que   eso   era
lo que debía hacer.
Le   pedí   que   se   sentase   tranquila   y   se   concentrase   en   disolver   las   ener­
gías   de   pensamiento   negativo   relacionadas   con   la   relación   para   poder   pa­
sar   a   un   nuevo   período   de   su   vida.   También   le   dije   que   dirigiese   amor   ha­
cia   ella   misma   y   su   pareja   y   que   pensase   en   la   libertad   y   la   felicidad
potencial   que   ambos   podrían   conseguir   cuando   dejasen   atrás   su   vida   en
común.
Fue   muy   difícil   para   Annette,   sobre   todo   porque   su   pareja   no   deseaba
acabar la relación. Ella no sabía si sería lo suficientemente fuerte como para
abandonarle,   pero   al   ir   haciendo   los   ejercicios   descubrió   la   tremenda   fuer­
za y recursos que poseía.
Al cabo de tres meses Annette fue capaz de dejar la relación. Lo hizo con
dignidad y con confianza, deseándole lo mejor a su pareja.
Ahora ya han pasado dos años y lleva una vida muy distinta con una nue­
va   pareja.   Mantienen   una   relación   sana   y   cariñosa   y   suenan   campanas   de
boda.

Volverse a casar

En   la   actualidad   la   gente   se   casa,   o   vive   en   una   relación   marital,   más   de


una   vez   en   búsqueda   de   la   felicidad.   El   matrimonio   es   sin   duda   parte   en   el
camino individual hacia el autoconocimiento.
El   número   de   veces   que   una   persona   se   haya   casado   es   menos   importante
que   las   energías   de   pensamiento   que   se   crean   en   cada   convivencia.   La   perso­
na   que   se   casa   muchas   veces   debe   tener   cuidado   en   no   transferir   los   proble­
mas   de   un   matrimonio   a   otro   y,   por   supuesto,   debe   considerar   los   efectos
que   puede   tener   en   los   hijos   de   los   distintos   matrimonios.   La   gente   que   se
casa   muchas   veces   a   menudo   cae   en   el   hábito   de   seguir   casándose   una   y   otra
vez   porque   no   han   aprendido   las   capacidades   de   encontrar   cualidades   admi­
radas en una persona y resolver los problemas que puedan surgir.

~ 154 ~
AMOR SEXUAL

La   energía   sexual   ha   existido   como   energía   de   pensamiento   profunda


en   todas   sus   formas   desde   que   surgió   el   universo.   Esta   energía   de   pensa­
miento   impulsa   el   crecimiento,   el   nacimiento,   la   vida   y   la   muerte;   es   el
combustible   gracias   al   cual   funcionan   todos   los   aspectos   de   la   energía   ma­
terial.   Su   sexualidad,   ya   sea   gay,   heterosexual   o   bisexual,   es   un   canal   para
que se exprese su conciencia.
La   sexualidad   es   energía   de   pensamiento   que   busca   una   vía   para   expre­
sarse   y   para   encontrar   su   lugar   en   el   mundo   material.   La   energía   sexual
puede   transformarse   y   refinarse   según   la   opinión   que   usted   tenga   al   res­
pecto,   ya   que   responde   a   la   energía   de   pensamiento   y,   por   lo   tanto,   lo   más
sabio   es   utilizar   esa   energía   para   alcanzar   un   despertar   intelectual   y   espiri­
tual   mayor.   Si   se   sabe   estar   en   armonía   con   la   energía   sexual   y   con   la   for­
ma   que   tenemos   de   emplearla,   descubriremos   realmente   cómo   nos   senti­
mos   con   nosotros   mismos.   La   sexualidad   y   la   energía   sexual   son   sagradas   y
si   se   abusa   de   ellas   o   se   desperdician   entonces   es   como   si   abusásemos   de
nosotros mismos.
El   sexo   es   una   poderosa   fuerza   de   pensamiento.   Cada   vez   que   una   per­
sona   mantiene   relaciones   sexuales   con   otra   transfiere   parte   de   su   ser   a
otra   persona   y   absorbe   parte   del   otro.   Esto   puede   ocurrir   de   forma   apro­
piada   o   inapropiada,   dependiendo   de   la   visión   que   tenga   sobre   su   perso­
na   y   sobre   su   congénere.   Cada   vez   que   participe   en   un   acto   sexual   sus
energías   de   pensamiento   serán   absorbidas   por   la   otra   persona   de   modo
que   si   lo   hace   sin   ser   consciente   puede   acabar   debilitado.   Ahora   bien,   us­
ted   también   absorbe   un   poco   de   su   pareja   sexual:   un   poco   de   sus   pensa­
mientos,   emociones,   temores,   esperanzas,   deseos,   secretos,   verdades   y   des­
tino.
La   energía   sexual   debe   ser   siempre   tratada   con   respeto,   ya   que   es   pura   e
inocente   y   contiene   información   que   puede   guiarnos   a   un   estado   de   con­
ciencia   superior.   Hay   caminos   especiales   para   conseguirlo,   incluyendo   el
camino   del   celibato,   pero   para   la   mayoría   de   nosotros,   que   vivimos   en   un
mundo   terrenal,   el   mejor   camino   es   aquel   en   el   que   nos   sentimos   personas
buenas   y   responsables.   Así   podremos   descubrir   nuestro   código   moral   inter­
no, único pero a la vez universal.

~ 155 ~
El poder de la energía sexual

Su   energía   sexual   es   la   expresión   sagrada   de   la   energía   de   pensamiento


que   anhela   liberación,   expresión,   conocimiento,   felicidad   y   florecimiento.
El   poder   de   la   energía   sexual   reside   en   la   base   de   la   humanidad,   causando
que   nuestros   instintos   y   deseos   estén   vivos   y   expresando   nuestros   valores
humanos.   Una   vez   más,   el   poder   de   la   energía   sexual   puede   utilizarse   de
forma   oportuna   o   inoportuna.   El   poder   de   la   energía   sexual   es   inmenso   y
se   canaliza   a   través   de   nuestros   pensamientos.   Si   su   poder   fluye   con   natura­
lidad   por   nuestro   ser,   dirigiéndonos   a   su   antojo,   no   conseguimos   aprender
nada   del   proceso.   Ahora   bien,   si,   por   el   contrario,   podemos   utilizar   el   pro­
ceso   de   una   forma   idónea   y   utilizar   nuestros   pensamientos,   podemos   ralen­
tizarlo   y   absorberlo,   entendiéndolo   y   transformándolo.   Eso   es   la   liberación
sexual   en   su   verdadero   sentido.   La   liberación   sexual   no   proviene   de   mante­
ner   muchas   relaciones   sexuales   ni   de   sentirse   sexualmente   desinhibido,
sino   de   conocer   las   dimensiones   y   profundidades   de   nuestra   energía   sexual
y   entender   que   podemos   emplearla   para   otros   propósitos   a   parte   de   la   acti­
vidad sexual.

Despertar la energía sexual

La   energía   sexual   es   tan   poderosa   que   busca   expresarse   en   toda   activi­


dad   humana.   Resulta   oportuno   aprender   a   despertar   la   energía   sexual   a
través   de   todo   tipo   de   actividades,   aparte   de   las   que   tienen   una   naturaleza
propiamente   sexual.   Cualquier   actividad   que   le   guste   y   en   la   que   se   sumer­
ja   con   plenitud   despertará   su   energía   sexual.   Intente   percibirla   cuando
esté   haciendo   algo   que   requiera   mucha   concentración.   Cuando   sienta   la
energía,   cuando   advierta   que   tiene   claros   objetivos   y   los   consiga,   entonces
estará presente la energía sexual.
Para   beneficiarse   de   esta   energía,   siéntese   en   un   lugar   tranquilo   antes
de   empezar   a   absorber   y   dirigir   energía   sexual   en   su   mente.   Así   logrará   ma­
yor claridad, éxito y creatividad.
La   energía   sexual   en   sí   misma   ya   es   pura   y   refinada.   Son   las   energías   de
pensamiento   que   asociamos   a   ella   las   que   pueden   provocar   resultados   ina­
propiados   e   indeseados.   Si   desea   refinar   y   purificar   sus   impulsos   sexuales,
considere   qué   emociones   y   pensamientos   asocia   cuando   experimenta
energía sexual. Sea lo que sea lo que experimente o sienta, intente dirigirlo

~ 156 ~
junto   con   un   flujo   de   calor   y   cariño.   De   esta   forma,   conseguirá   armonizar
sus áreas más oscuras o preocupantes.

Escoger las parejas sexuales

La   energía   sexual   es   sagrada   y   como   tal   debería   ser   tratada.   Por   ello,   hay
que   tener   cuidado   en   con   quién   se   mantienen   relaciones   sexuales.   Cuando
escoja   una   pareja   deberá   definir   la   naturaleza,   la   calidad   y   el   resultado   de
su   experiencia   sexual.   Una   persona   equivocada   puede   hacer   que   sus   ener­
gías   de   pensamiento   interiores   se   desequilibren   y   tengan   un   mayor   peso
negativo.   La   gente   necesitada   puede   arrancarle   parte   de   su   vitalidad.   Por
esa   razón,   lo   mejor   es   conocer   bien   a   alguien   antes   de   mantener   una   rela­
ción sexual, de forma que sepa cuánta energía podrá intercambiar.
Querer   mantener   un   acto   sexual   con   alguien   no   es   suficiente,   sino   que
tiene   que   intentar   ver   más   allá   de   ese   momento   y   saber   por   qué   quiere   te­
ner   relaciones   sexuales   con   esa   persona   en   concreto.   Deje   que   su   cuerpo   y
mente   le   hablen   conjuntamente,   en   vez   de   cada   uno   por   su   lado.   Debe   te­
ner pleno entendimiento de sus acciones.
Desde   el   punto   tradicional   bön,   nadie   debería   apresurarse   a   tener   activi­
dades   sexuales   con   alguien   por   el   que   se   siente   atraído.   Hay   que   esperar   al
menos   un   mes   lunar   desde   el   momento   en   que   se   conoce   a   alguien.   Si   la
atracción   es   real,   la   pasión   irá   aumentando   y   los   intercambios   sexuales,   si   se
producen, guiarán a la pareja a un nuevo tipo de felicidad.

Su código moral

Las   relaciones   sexuales   inapropiadas   provocan   infelicidad   y   confusión.


Para   determinar   si   el   contacto   sexual   con   alguien   es   adecuado   o   inadecua­
do   primero   tendrá   que   conocer   cuál   es   su   ética   individual   respecto   a   la   se­
xualidad   y   el   sexo.   Mucha   gente   no   desarrolla   un   marco   ético   personal   y
este   hecho   no   tiene   nada   que   ver   con   que   sean   amorales,   sino   que   sencilla­
mente   no   han   considerado   el   tema   antes.   Sin   embargo,   es   vital   establecer
unas cuantas reglas básicas.
En   la   tradición   bön   se   destacan   los   siguientes   puntos   para   ayudar   a   las
personas a desarrollar su propia integridad y código moral personal:

~ 157 ~
• La   actividad   sexual   es   algo   muy   íntimo.   Si   mantiene   una   relación   se­
xual   con   alguien   absorbe   parte   de   su   personalidad.   Antes   de   mante­
ner   un   acto   sexual   con   alguien   deberá   estar   seguro   de   que   está   prepa­
rado para asumir esta responsabilidad.
• ¿Confiará   en   esa   persona   cuando   esté   en   un   estado   físico   vulnerable
de desnudez o de pasión desenfrenada?
• ¿Por qué desea tener relaciones sexuales con esa persona?
• ¿Motivan el enfado, la lujuria o la avaricia sus deseos sexuales?
• ¿Está   preparado   para   asumir   las   responsabilidades   de   un   resultado
inapropiado de sus acciones sexuales?
• ¿Contempla   el   sexo   y   la   energía   sexual   como   algo   preciado   o   como
algo barato y ordinario?
• El sexo puede robarle la vitalidad si se deja controlar.
• ¿Está   preparado   para   dejar   que   las   experiencias   sexuales   le   aporten
sabiduría?
Tener   en   cuenta   estos   puntos   esenciales   le   ayudará   a   determinar   su   có­
digo   moral   personal.   Una   vez   lo   sepa,   será   importante   que   intente   respetar­
lo para mantener su integridad.

Promiscuidad

La   promiscuidad,   es   decir,   tener   muchas   parejas   sexuales   en   un   espacio


breve   de   tiempo   acaba   destruyendo   la   libertad   y   el   flujo   natural   de   la   ener­
gía   sexual   de   su   cuerpo,   mente   y   vida.   Muy   al   contrario,   lo   único   que   fo­
menta   es   enjaular   la   energía   sexual   al   caer   en   unas   pautas   de   conducta   se­
xual habituales.
La   promiscuidad   es   el   resultado   del   miedo   y   no   está   vinculada   al   disfrute
de   la   interacción   sexual.   Para   romper   con   esta   pauta   destructiva   deberá
comprender   lo   valiosa   y   preciada   que   es   su   energía   sexual   y   que   está   destru­
yendo   esa   gran   fuente.   Busque   en   su   interior   el   miedo   subyacente   a   esa
conducta   sexual.   ¿Se   trata   de   miedo   al   abandono,   a   no   ser   amado,   a   sentir­
se   solo?   Ese   miedo   sólo   se   agravará   e   intensificará   con   su   conducta   promis­
cua.   Cambiar   su   comportamiento   y   ser   consciente   de   la   pureza   y   el   valor   de
su energía sexual será el primer paso para acabar con sus temores.
Mucha   gente   siente   culpabilidad   asociada   al   sexo.   La   culpabilidad   que
uno   pueda   sentir   en   relación   con   los   sentimientos   sexuales   o   con   el   acto   se­
xual le impedirá apreciar plenamente su integridad sexual que ofrece a al­

~ 158 ~
guien   especial.   Una   forma   segura   y   sencilla   para   liberar   la   culpa   en   torno   al
sexo   es   someterse   a  un  masaje  relajante   una  vez   a  la  semana  para  empezar  a
sentirse cómodo con la idea de su presencia física.
Laurence  era  un   hombre   adicto  al  arte  de la   seducción.  Pensaba  que  era
una especie de semental y tenía relaciones con muchísimas  mujeres. Con al­
gunas   sólo  mantenía  relaciones  de una   noche   y  las  que  más   le   duraban  era
dos semanas. Era muy atractivo y tenía carisma, por lo que muchas mujeres
se enamoraban de él. Por eso, él creía que su gran éxito con las mujeres y su
imparable vida sexual implicaba que era un machote.
No   obstante,   al   cabo   de   20   años   de   este   ritmo   frenético,   una   chica   joven
le   dijo   que   era   un   «viejo   verde».   Laurence   se   quedó   a   cuadros   y   empezó   a
reflexionar   sobre   su   conducta.   Ya   tenía   casi   cuarenta   años   y   la   mayoría   de
sus amigos estaban casados y tenían hijos. El siempre se había reído de ellos
y se consideraba un tipo con mucha más suerte. Sin embargo, ahora se daba
cuenta de que estaba solo y de que su estilo de vida le estaba destruyendo.
Acudió   a   mi   consulta   porque   quería   cambiar   de   vida,   pero   no   sabía   por
dónde   empezar.   Le   sugerí   que   hiciese   el   ejercicio   del   Amigo   Interior.   Al
cabo   de   un   tiempo   me   dijo   que,   gracias   a   su   amigo   interior,   se   había   dado
cuenta de que a pesar de haber seducido a cientos de mujeres no sabía nada
de ellas ni del amor. Su miedo a no ser amado le había llevado de mujer en
mujer.
Le   sugerí   que   se   tomase   el   tiempo   necesario   para   reflexionar   sobre   su
propio   código   moral   y   sobre   lo   que   desearía   en   una   relación.   Según   fue   pa­
sando   el   tiempo   me   comunicó   que   creía   que   su   conducta   le   había   hecho
peor persona y sentirse mal consigo mismo.
Laurence   decidió   tener   una   actitud   radicalmente   distinta.   Dejó   de   sedu­
cir a mujeres y mantuvo un celibato de un año. Durante ese tiempo se esfor­
zó   en   conocer   a   mujeres   como   amigas,   y   en   hablar   y   pensar   sobre   lo   que
realmente le gustaría de una relación.
Pasado   este   tiempo   tuvo   claro   que   deseaba   casarse   y   tener   hijos,   pero
que   hasta   entonces   había   tenido   miedo   de   que   las   mujeres   no   le   quisieran.
Después de ese año sin seducción se sentía mucho más seguro y su miedo a
estar solo ya se había disuelto en gran medida. Unos cuantos meses más tar­
de   Jill,   una   mujer   con   la   que   Laurence   había   mantenido   una   amistad,   le
dijo   que   estaba   enamorada   de   él.   Laurence   se   dio   cuenta   de   que   también
tenía   sentimientos   hacia   ella   y   empezaron   una   relación   muy   bonita.   Ahora,
pasados cinco años, ya están casados y tienen dos hijos.

~ 159 ~
Revivir el deseo

Cuando   el   deseo   sexual   muere   podría   indicar   que   su   energía   sexual


debe   ser   restituida.   La   energía   sexual   funciona   en   ciclos   tanto   en   el   cuerpo
como   en   la   mente   y   responde   a   las   órdenes   de   los   pensamientos   inexpresa­
dos.   La   mejor   forma   para   corregir   esa   falta   de   deseo   es   no   emitir   juicios,   no
sentir   culpabilidad   ni   enfado   y   considerar   por   qué   se   ha   disipado   la   energía
de   pensamiento   sexual.   ¿Hay   otras   áreas   de   su   vida   que   están   tomando   toda
su   energía?   Quizá   sólo   se   necesite   tiempo,   paciencia   y   comprensión.   No   se
obligue   ni   fuerce   su   deseo.   Confíe   en   que   volverá   cuando   usted   esté   prepa­
rado y las circunstancias sean las óptimas.
Si hay amor entre usted y su pareja y ambos desean mantener relaciones se­
xuales tras un período de abstinencia, entonces deberán volver a desarrollar su
conciencia   de   la   energía   sexual   tanto   propia   como   mutua.   Para   ello   basta   con
pasar tiempo juntos, cara a cara, bien cerca y mirándose fijamente. Sentirán la
fuerza del otro y verán cómo su mente y su cuerpo se unen. Hágalo tantas veces
como lo desee hasta que esté preparado para volver a tener relaciones sexuales.

EL AMOR EN EL MATRIMONIO

El papel del marido

Ser   marido   significa   comportarse   como   un   invitado   en   casa   de   su   esposa   y


ser   siempre   agradecido   y   respetuoso.   Ser   marido   implica   ayudar   en   el   desarro­
llo de la felicidad y conciencia de su esposa y ayudarla a cultivar la gran energía
femenina   que   puede   florecer   en   su   relación.   Como   marido   deberá   dar   las   gra­
cias   por   la   celebración   de   la   sabiduría   y   abundancia   femenina,   a   medida   que
aprende a experimentar la sabiduría femenina ancestral de su esposa.
Esa  es  la  energía   de  pensamiento   que,  según  la  tradición   tibe  tana  bön,  un
marido debería aspirar a tener. Hace falta valentía, ya que se trata de una me­
ditación   de   integridad   humana.   Un   hombre   que   sea   un   marido   tal   y   como   lo
hemos descrito será un hombre fuerte, tanto en cuerpo como en mente.

El papel de la esposa

Ser   esposa,   según   la   tradición   tibetana   bön,   significa   ser   el   corazón   espi­
ritual de la familia, conocer la mente de sus hijos y la de su marido y contro­

~ 160 ~
lar   la   riqueza   de   su   familia.   La   energía   de   pensamiento   de   una   esposa   pro­
viene  del  linaje  ancestral  maternal  y  se  acumula  en  la  mujer  ya  desde  su  ges­
tación   en   el   útero.   Esto   no   significa   que   toda   mujer   esté   destinada   a   ser   es­
posa,   pero   toda   mujer   sabe   que   si   quiere   puede   serlo.   Una   esposa   es   una
cuidadora   y   curadora   en   la   comunidad   que   ejerce   una   fuerte   influencia;   es
un símbolo del orden de la naturaleza.

Equilibrio en el matrimonio

En   la   naturaleza   de   la   vida   marital,   las   relaciones   siempre   son   cambian­


tes   y   luchan   por   el   equilibrio.   Sin   embargo,   hay   veces   en   que   una   balanza
pesa   más   que   otra   o   quizá   los   cónyuges   estén   demasiado   ocupados   en   su
trabajo   y   en   sus   tareas   y   no   pasen   mucho   tiempo   juntos.   También   puede
ocurrir   que   un   matrimonio   en   concreto   decida   cambiar   los   papeles,   de   for­
ma   que   el   marido   se   ocupe   de   la   casa   y   los   niños,   mientras   que   la   mujer   se
ocupe   únicamente   de   trabajar   fuera   y   mantener   a   su   familia   financiera­
mente.   En   esas   situaciones   hace   falta   entrenar   el   pensamiento   para   mante­
ner   el   equilibrio   y   la   armonía   del   matrimonio.   El   siguiente   ejercicio   de
energía   de   pensamiento   le   ayudará   a   resolver   cualquier   controversia   que
surja en su matrimonio.

El ejercicio de pensamiento del equilibrio marital

Pueden realizar este ejercicio de forma conjunta o separada.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo.   Cierre   los   ojos   y   visualice   a   su   pareja,   a


sus   hijos,   a   su   hogar   y   a   usted   mismo   así   como   cualquier   aspecto   que
forme   parte   de   su   unidad   familiar   y   coloréelo   de   un   tono   verdoso.
A   medida   que   se   concentra   en   este   ejercicio,   verá   una   luz   que   llena   de
pureza   y   equilibrio   a   su   familia   y   su   hogar.   Verá   que   extrae   cualquier
problema,   obstáculo   y   preocupación   y   que   con   un   haz   de   luz   lo   trasfor­
ma todo en una brillante luz blanquecina.
Después   percibirá   que   tiene   ante   sí   todo   un   abanico   de   soluciones   y
respuestas   a   sus   preocupaciones.   Preste   atención   y,   después   de   termi­
nar el ejercicio, siga con gran precisión esas instrucciones internas.

~ 161 ~
FAMILIAS

Hijos

En   la   tradición   bön,   así   como   en   otras   muchas   tradiciones,   los   hijos   son
una   tremenda   bendición   espiritual   para   el   planeta   y   destacan   la   evolución
humana.   De   los   niños,   podemos   aprender   mucho   sobre   el   futuro,   el   pasado
y el presente.
La   energía   de   pensamiento   de   los   niños   se   dirige   hacia   la   exploración,   la
expresión  de la  inocencia, el logro  de la sabiduríay  el  desarrollo de lafuerza  de
voluntad.   La   infancia   nos   da   la   oportunidad   de   aprender   a   desarrollar   nuestro
potencial   y   los   niños   nos   enseñan   la   naturaleza   de   la   divinidad   en   el   mun­
do cotidiano y nos recuerdan la inocencia que habita en nuestros corazones.
Los   niños   son   los   menstyeros   de   nuestra   propia   sabiduría.   Cuando   frus­
tran   nuestro   sentido   de   control   podemos   pensar   que   son   una   molestia,
pero   en   realidad   somos   nosotros   los   que   nos   distraemos   por   las   emociones
y   los   pensamientos   que   los   niños   activan   en   nosotros.   Los   niños   son   como
son, directos y cariñosos, y su energía les ayuda a ser así.

El ejercicio de pensamiento de comprender a los niños


Este sencillo ejercicio le ayudará a comprender mejor a sus hijos.

Cierre   los   ojos.   Respire   con   normalidad.   En   su   mente,   visualice   a   su


hijo   o   a   un   niño   que   conozca.   Céntrese   en   la   energía   que   desprende   el
niño   y   pídale   que   le   guíe   por   los   terrenos   de   su   conciencia   interior.   Sea
respetuoso   y   paciente.   Mantenga   la   calma   y   sea   contemplativo.   Siénte­
se y permita que se inicie el proceso.
Si   tiene   hijos   y   hay   algún   problema   con   ellos,   céntrese   en   su   energía
durante el ejercicio.

Educar a los hijos

El   papel   de   un   padre   es   guiar   a   los   hijos   hacia   un   estado   de   independen­


cia   espiritual,   física   y   emocional   y   la   buena   educación   es   la   expresión   ade­
cuada de la energía de pensamiento.

~ 162 ~
Es   vital   que   los   padres   comprendan   que,   tal   y   como   he   explicado   en   el
capítulo   2,   según   el   punto   de   vista   bön,   los   niños   ya   tienen   un   año   de   edad
en   el   momento   del   nacimiento,   por   lo   que   poseen   facultades   plenamente
desarrolladas   y   otras   heredadas   de   sus   padres.   Heredan   todas   las   emocio­
nes   y   la   salud   de   sus   padres   y   el   intelecto,   la   intuición   y   la   espiritualidad   de
las madres.
Los   niños   nacen   ya   con   una   serie   de   experiencias   que   les   ocurrieron   en
el   útero,   ya   que   la   energía   de   pensamiento   es   muy   poderosa   en   la   joven
vida   humana   y   se   desarrolla   dentro   de   la   madre.   En   los   siguientes   21   años
los niños desarrollan esas experiencias e intentan dotarlas de sentido.
Ser   buenos   padres   significa   entender   que   nuestros   pensamientos   deben
ayudar   a   traer   otra   vida   al   mundo   y   que   nuestra   energía   de   pensamiento
permanecerá   en   nuestros   hijos   a   lo   largo   de   su   vida   y   será   trasmitida   a   sus
descendientes.   Nuestros   pensamientos   pueden   aportar   luz   a   nuestros   hijos
o,   por   el   contrario,   pueden   contaminarlos   con   restricciones   y   limitaciones.
Si   podemos   ayudarles   a   amar   y   a   ser   tolerantes   entonces   habremos   conse­
guido un milagro.

Sus propios padres

Su   cuerpo   y   algunos   de   sus   hábitos   provienen   de   sus   padres.   Si   su   infan­


cia   fue   dura   o   tuvo   muchos   problemas   a   una   edad   temprana   es   fácil   que
tenga   sentimientos   de   enfado   y   culpabilidad   hacia   sus   padres   por   su   igno­
rancia   o   sus   limitaciones   educativas.   Aun   así,   tenemos   que   tener   claro   que
todos somos ignorantes y tenemos limitaciones.
En   la   cultura   bön   es   importante   encontrar   un   lugar   en   el   corazón   para
perdonar   a   los   padres,   a   pesar   de   los   errores   que   cometieron,   ya   que,   si   no
se   les   otorga   el   perdón,   la   persona   no   puede   continuar   avanzando   en   la
vida.   El   perdón   significa   entender   que   la   forma   en   que   le   educaron   era
la única que conocían.
Es   fácil   sentirse   controlado   por   el   daño   que   sus   padres   hayan   podido   in­
fligirle,   ya   que   ese   tipo   de   energía   de   pensamiento   puede   ser   tremenda­
mente   poderosa.   Pese   a   ello,   usted   deberá   traspasar   esas   experiencias   al   en­
tender   sus   propias   energías   de   pensamiento.   Verá   que   el   dolor   emocional
que   ha   experimentado   se   debe   a   que   parte   de   su   ser   se   ha   identificado   con
el pensamiento inapropiado de sus padres. Ahora bien, usted no tiene por

~ 163 ~
qué   mantenerse   fiel   a   ese   legado.   Si   sabe   utilizar   el   pensamiento   idóneo
podrá   perdonar,   abandonar   esos   sentimientos   y   seguir   su   propio   camino
en la vida.

El ejercicio de pensamiento de perdonar a los padres

Cierre   los   ojos.   Siéntese   con   la   espalda   recta   en   un   lugar   en   que   pueda
apoyar   el   cuello   y   la   espalda.   Deje   que   los   brazos   descansen   sobre   las
piernas. Ahora visualice en la mente a sus padres o a la figura paterna o
materna   más   influyente.   Vea   cómo   se   desintegran,   poco   a   poco,   órga­
no   a   órgano,   hueso   a   hueso   hasta   que   lo   único   que   queda   son   unas   ce­
nizas.   Repita   este   ejercicio   cinco   veces.   Cada   vez   que   lo   haga,   verá   que
su   negatividad   hacia   sus   padres   es   menor.   Cuando   haya   terminado,
bendígalos.   Dirija   hacia   ellos   pensamientos   de   amor   puro.   Después
perdónelos sin pedirles nada a cambio.

Hermanos y hermanas

Las   antiguas   enseñanzas   bön   afirman   que   los   hermanos   y   hermanas   son
la   expresión   de   la   misma   energía   de   pensamiento   que   le   atrajo   hacia   ese   re­
nacimiento.   Usted   y   sus   hermanos   están   en   el   mundo   para   recibir   lecciones
similares,   para   experimentar   un   vínculo   común   y   superar   los   mismos   obs­
táculos, cada uno en su único viaje por la vida.
Tiene   hermanos   porque   están   en   un   camino   de   descubrimiento   seme­
jante   sobre   lo   que   pueden   llegar   a   ser,   incluso   si   aparentemente   parecen   no
tener   nada   en   común.   Todos   los   hermanos   se   expresan   intensificando   sus
limitaciones o resaltando sus cualidades positivas.
Cuando   los   hermanos   no   se   gustan   entre   sí   se   debe   a   que   rechazan   la
imagen de sus propias limitaciones que observan en sus hermanos.
Los   hermanos   están   en   la   tierra   para   enseñarle   un   amor   compasivo   y   sa­
bio.   Podemos   aprender   mucho   de   ellos   y,   si   utilizamos   el   pensamiento
apropiado, veremos cómo podemos compartir un camino común.
Cuando   hay   hermanos   adoptados,   hermanastros   o   medio   hermanos   de­
berá verlos como regalos para su linaje familiar. Traen consigo nuevas opor­

~ 164 ~
tunidades   de   avance,   felicidad,   unidad,   amor   y   éxito.   Aunque   no   haya   una
conexión   aparente   de   energía   de   pensamiento   entre   ese   tipo   de   hermanos
y   usted,   verá  que   es   muy   positivo   entender  su   historia   y   reconocer   sus   necesi­
dades para descubrir qué papel tienen en su vida.
Trate  a  sus hermanos, así  como  a sus  padres, con amor y  perdón. El  víncu­
lo que mantiene con ellos es muy fuerte y no debe romperlo con rechazos.

EL MUNDO NECESITA AMOR

El   amor   es   lo   único   que   poseemos   al   nacer,   que   mantenemos   a   lo   largo


de   la   vida   y   nos   llevamos   con   nosotros   para   que   nos   guíe   después   de   la
muerte.   Ahora,   dondequiera   que   esté,   será   testigo   del   amor.   El   amor,   en   to­
das   sus   formas   y   disfraces,   le   espera   para   ser   descubierto   y   expresado   gra­
cias a la energía de pensamiento.
Si   entrega   amor   al   mundo   en   general   verá   que   le   será   devuelto   con   cre­
ces.   El   mundo   necesita   amor   para   poder   seguir   adelante;   el   amor   regula   la
naturaleza,   las   estaciones   y   la   evolución   de   la   humanidad.   Cuando   tenga   un
momento   libre   envíe   un   pensamiento   de   amor   para   bendecir   al   mundo   en
su   totalidad.   Usted   puede   contribuir   a   hacer   un   mundo   mejor   al   amar   a   su
planeta   y   a   sus   habitantes.   Cuando   envía   amor   a   otras   personas   logra   ser
también   bondadoso   con   su   familia,   amigos,   vecinos,   desconocidos   y   enemi­
gos.   El   amor   siempre   se   abre   paso   para   aportar   felicidad,   belleza   y   cambios
espirituales.

~ 165 ~
~ 166 ~
7
Bienestar total

El   estado   de   bienestar   existe   cuando   logramos   el   equilibrio   en   la   vida.   En


el   antiguo   Tíbet,   el   equilibrio   individual   era   el   centro   y   el   objetivo   de   la
mayoría   de   los   ciudadanos,   al   igual   que   ocurre   en   la   actualidad.   Entonces,
para   conseguirlo   cada   persona   tenía   que   comprender   las   influencias   que
existían   en   su   vida   y   los   ingredientes   básicos   para   crear   una   existencia   ar­
moniosa.
Si   falta   el   equilibrio   entre   varios   elementos   esenciales   de   la   vida   enton­
ces   el   estrés,   la   enfermedad   y   la   infelicidad   se   asientan.   Si   no   sabe   tratarse
con   cuidado,   si   abusa   de   su   cuerpo   (por   ejemplo,   haciendo   un   trabajo   que
no   le   gusta,   manteniendo   una   relación   personal   infeliz,   siguiendo   una
mala   dieta,   etc.)   puede   tener   influencias   negativas   en   su   salud.   Mantenerse
sano   es,   por   lo   tanto,   una   cuestión   de   responsabilizarse   de   su   propio   bie­
nestar.   En   vez   de   darle   la   bienvenida   a   la   enfermedad   y   acudir   a   la   consulta
médica   para   que   nos   curen,   es   mejor   prevenir   la   enfermedad   o,   si   ésta   es
inevitable, entender qué necesita para volver a recuperar la salud.
En   el   mundo   occidental   mucha   gente   no   tiene   ni   idea   de   qué   es   estar
sano   y   gozar   de   bienestar.   A   pesar   de   los   altos   niveles   de   calidad   de   vida   hay
muchas   influencias   que   perjudican   la   salud.   Los   alimentos   excesivamente
procesados,   la   cultura   de   trabajar   mucho,   la   presión   de   tener   muchas   pose­
siones   y   la   contaminación   atacan   a   la   salud.   Sin   embargo,   a   pesar   de   todo,
sigue   siendo   posible   mantenerse   sano,   llevar   una   vida   equilibrada   y   poseer
un verdadero sentido de bienestar si así lo elige.
Independientemente   de   sus   circunstancias,   puede   realizar   una   serie   de
sencillos   pasos   para   mejorar   para   siempre   su   salud   mental   y   emocional.   Re­
cuerde   que   la   prevención   no   consiste   en   ser   estricto,   sino   en   descubrir   las
normas   que   deben   seguirse.   Basta   con   conocerse   bien   a   uno   mismo,   saber
qué   necesidades   específicas   tiene   nuestro   cuerpo,   qué   necesita   nuestra
mente y qué estilo de vida es el más apropiado.

~ 167 ~
Divertirse,   tomar   buenos   alimentos,   dormir   bien,   hacer   ejercicio,   amar   y
ser  amado   y  disfrutar  en  el   trabajo  son  elementos  clave  en  una  vida  equilibra­
da.   Pero,   sobre   todo,   para   estar   sano   hay   que   aprovechar   el   poder   de   la   ener­
gía   de   pensamiento   positiva.   Los   pensamientos   inapropiados   nos   conducen
a   la   enfermedad   y   al   desequilibrio,   mientras   que   el   pensamiento   adecuado
puede emplearse para crear una vida que respalde el bienestar y la salud.

LA ENERGÍA DE PENSAMIENTO DEL EQUILIBRIO

Todos   los   elementos   necesarios   para   una   vida   equilibrada,   por   su   propia
naturaleza,   variarán   de   un   día   a   otro.   La   vida   está   llena   de   altibajos,   de   bue­
nos   y   malos   días,   de   cosas   que   funcionan   y   de   cosas   que   no.   Incluso   un   tra­
bajo   que   le   guste   puede   tener   su   lado   negativo,   la   persona   a   la   que   ama
también   tendrá   sus   malos   días   y   dormir   bien   todas   las   noches   tampoco   es
siempre posible.
Por   lo   tanto,   para   poder   salir   a   flote   de   estas   circunstancias   tormentosas
y   turbulentas   que   se   crean   a   su   alrededor   tendrá   que   tener   una   buena   base
inamovible   que   sirva   de   eje   de   su   vida.   Puede   lograrlo   gracias   a   la   energía
de   pensamiento   que,   una   vez   haya   sido   establecida,   estará   muy   arraigada
en   usted   y   le   ayudará   a   superar   con   seguridad   y   firmeza   cualquier   obstáculo
que se interponga en su camino.

La energía de pensamiento apropiada es la veneración y la
reverencia de la vida

El   equilibrio   duradero   sólo   puede   provenir   de   la   veneración   y   la   reve­


rencia. La vida es bella y es sagrada y las cosas que hacemos para vivir no son
la   vida,   sino   que   son   cosas   que   hacemos   debido   a   la   vida   que   llevamos.   La
vida   en   sí   misma   es   lo   máximo   que   tenemos   que   valorar,   sobre   el   resto   de
las cosas.
La   veneración   crea   una   conexión   divina   e   intuitiva   con   el   resto   de   perso­
nas,   animales,   la   naturaleza   y   el   espíritu   de   la   vida.   Es   una   comunicación   bi­
lateral   del   alma,   una   forma   de   amor   que   goza   con   la   expresión   de   la   belleza
de la vida y de sus ciclos, pautas, principios y finales. Venerar la vida es reco­
nocerse   a   uno   mismo   en   un   estado   de   equilibrio   perfecto;   es   un   estado   na­
tural en el corazón de todas las personas.

~ 168 ~
La   reverencia   sucede   a   la   veneración.   Cuando   veneramos   la   vida   la   reve­
renciamos   por   sus   maravillas,   su   belleza   y   todo   lo   que   nos   aporta.   Este   gesto
nos enseña a estar satisfecho con lo esencial que permanece y es puro.
La   veneración   y   la   reverencia   no   pueden   ser   dirigidas,   sino   que   sencilla­
mente   deben   recibirse   por   la   gracia   natural   que   reside   en   la   humanidad.
Abrase   a   su   recepción   en   todo   cuando   haga,   diga,   piense   y   sienta.   No   son
difíciles   de   alcanzar   porque   son   parte   de   nuestro   estado   humano.   Además,
una   vez   se   reciben   permanecen   y   constituyen   la   base   de   la   vida,   curando   la
infelicidad y la insatisfacción y aportando equilibrio y bienestar.

SU ESTADO EMOCIONAL

Mucha   gente   hace   muy   bien   su   trabajo,   pero   no   es   feliz.   Los   maestros   y
practicantes   de   la   filosofía   bön   creían   que   las   energías   de   pensamiento
emocional   podían   llevarnos   a   hacer   cosas   en   nuestra   vida   que,   si   bien   están
bien   hechas   y   parecen   valer   la   pena,   no   nos   satisfacen   ni   nos   llenan.   No   es
correcto   aportar   beneficios   a   los   demás   si   no   nos   beneficiamos   nosotros
mismos. Hay que conseguir los dos aspectos.
Los   maestros   bön   nos   enseñan   que   todos   tenemos   un   estado   emocional
esencial,   pese   a   nuestra   apariencia,   pensamientos,   sentimientos   o   actos.   La
prioridad al crear una vida equilibrada es entender ese estado emocional.
Hágase esta pregunta: ¿Le aporta felicidad su estado emocional?
Los   antiguos   tibetanos   sabían   que   la   energía   de   pensamiento   emocional
influye   en   el   trabajo   que   elige   una   persona,   en   la   forma   en   que   vive,   en
cómo   se   cuida,   en   su   conocimiento   y   en   la   calidad   de   vida.   Si   su   estado
emocional   no   le   aporta   felicidad,   o   si   no   está   seguro   de   cuál   es,   entonces
este ejercicio de pensamiento le ayudará a verlo con mayor claridad.

Identificar su estado emocional


Este   ejercicio   de   pensamiento   le   permitirá   identificar   y   volver   a   equili­
brar   su   estado   emocional   subyacente,   la   energía   de   pensamiento   que   sos­
tiene   su   personalidad   y   su   vida.   Le   revelará   la   esencia   de   sus   sentimientos   y
el   porqué   de   ellos.   Haga   el   ejercicio   durante   el   tiempo   que   lo   necesite,   en
cualquier momento del día.

~ 169 ~
Siéntese   en   un   lugar   tranquilo.   Asegúrese   de   que   está   cómodo   y   cierre
lentamente   los   ojos.   Ahora   tome   conciencia   de   su   respiración,   de
cómo   inspira   y   espira.   Concéntrese   en   su   corazón   físico   e   imagínese
que   está   inspirando   y   espirando   con   él.   Sienta   cada   respiración,   cada
emoción   al   subir   y   bajar   de   su   ser.   Puede   tratarse   de   cualquier   senti­
miento, ya que lo importante es que lo observe.
La   emoción   será   seguida   por   otra   posterior   y,   a   medida   que   vayan   pa­
sando   por   su   corazón,   su   respiración   extraerá   su   esencia   para   que   la
pueda sentir por todo su cuerpo y después se disuelva en su corazón.
Deje   que   sus   emociones   entren   y   salgan   hasta   que   tope   con   una   que   no
se   vea   alterada   por   su   respiración   y   no   se   disuelva.   Esa   será   su   energía
de   pensamiento   emocional   esencial.   Cuando   la   identifique   ya   sabrá
qué tiene que hacer para equilibrarla.

Este   ejercicio   le   aportará   sabiduría   natural.   Si   su   energía   de   pensamiento


emocional   esencial   es   la   infelicidad,   el   enfado   o   el   dolor   entonces   tendrá
que   entender   las   decisiones   que   ha   tomado   en   la   vida   basándose   en   dichas
sensaciones y qué debe modificar para crear equilibrio y armonía en su vida.
Su   energía   de   pensamiento   emocional   subyacente   cambiará   y   tomará
un   carácter   más   positivo   y   alegre   en   cuanto   empiece   a   implantar   cambios
en   su   vida   y   actúe   desde   el   corazón   y   el   centro   de   su   ser,   en   vez   de   dejarse
guiar completamente por su energía de pensamiento emocional.

ENFERMEDAD

La   enfermedad   es   el   lenguaje   de   las   energías   de   pensamiento   inapropia­


das.   Cuando   estamos   desequilibrados,   viviendo   a   merced   del   azar   de   los
pensamientos   de   nuestra   mente   cotidiana,   entonces   nos   estresamos,   nos   ve­
nimos   abajo,   estamos   agotados   e   incluso   enfermamos   porque   la   enferme­
dad   se   adhiere   a   cualquier   forma   de   pensamiento   inapropiado.   Su   mente   y
cuerpo   son   dos   partes   de   un   todo,   así   que   cuando   la   mente   está   sobrecarga­
da   de   pensamientos   inapropiados,   muchos   de   ellos   absorbidos   de   la   gente
que   nos   rodea,   entonces   nuestro   cuerpo   se   resiente   también   y   suele   acabar
enfermando.   La   salud   es   el   resultado   de   energías   de   pensamiento   positivas   y
adecuadas que pueden crearse y mantenerse si se sabe cómo hacerlo.

~ 170 ~
Si   entiende   que   usted   mismo   se   provoca   enfermedades   y   sufrimiento   al­
canzará   un   estado   de   sabiduría   y   fuerza   mayor.   La   enfermedad   sirve   para
un   propósito   muy   valioso:   le   informa   de   que   hay   algo   erróneo   en   su   vida   y
le   ofrece   la   posibilidad   de   modificarlo.   La   enfermedad   que   usted   padezca
es   la   que   necesitará   y   le   conducirá,   si   sabe   escucharla,   a   un   cambio   positivo
y   a   un   estado   de   salud   mejor.   Cuando   la   enfermedad   permanece   en   el   cuer­
po,   o   se   reproduce   de   forma   regular,   se   debe   a   que   usted   no   escucha   el
mensaje que le trasmite.

Enfermedades terminales

Muchas   personas   padecen   enfermedades   terminales   y,   al   igual   que   el


resto   de   enfermedades,   también   le   trasmiten   un   mensaje.   Sin   embargo,   na­
die   debería   sentir   remordimientos   o   culpabilidad   cuando   padece   una   en­
fermedad   de   este   tipo,   ya   que   no   se   debe   a   un   fracaso   o   un   error   y   de   hecho
muchos   grandes   líderes   espirituales   de   una   enorme   sabiduría   e   ilumina­
ción   padecen   enfermedades   terminales.   Somos   seres   complejos   y   no   siem­
pre nos resulta posible prevenir o curar la enfermedad.
Por   supuesto,   en   algunos   casos   es   posible   superarla,   utilizando   el   poder
del   pensamiento   adecuado   y   saliendo   de   esa   fase   terminal.   No   obstante,
este   proceso   suele   ser   poco   frecuente   y   la   bendición   de   la   enfermedad   ter­
minal   suele   residir   en   el   aprendizaje   de   una   muerte   digna,   con   paz   y   acep­
tación.

LA MEDICINA TIBETANA BÖN

Un   maestro   y   practicante   bön   ayudará   siempre   a   una   paciente   a   conse­


guir   mayor   conocimiento   sobre   la   raíz   y   la   naturaleza   de   su   enfermedad.   El
diagnóstico   está   compuesto   por   29   preguntas,   cuyas   respuestas   revelan   la
naturaleza   emocional,   psicológica   y   espiritual   del   paciente.   El   practicante
deberá   examinar   asimismo   los   ojos,   la   lengua,   la   cara,   los   oídos,   las   manos   y
las   uñas   del   paciente   además   de   analizar   la   orina   y   tomarle   el   pulso.   Al   final
del   examen   el   practicante   podrá   determinar   cuál   de   los   tres   humores   tiene
mayor influencia en el paciente.
Los   tres   humores   son   el   viento,   la   bilis   y   la   flema.   Estos   factores   rigen
todo el funcionamiento del cuerpo y la mente, así como del mundo que

~ 171 ~
nos   rodea   y   las   comunidades   en   las   que   habitamos.   Todos   contenemos   los
tres   humores,   pero   uno   será   siempre   el   dominante,   si   bien   podemos   tener
un   segundo   subdominante.   Toda   conducta   humana   se   crea   mediante   el
flujo   dinámico   de   los   tres   humores   y   sus   energías   de   pensamiento   acumula­
das.   Los   tres   grandes   ríos   de   la   energía   de   pensamiento   son   los   que   mueven
la   humanidad,   los   que   gobiernan   nuestra   forma   de   ser,   lo   que   somos   y   lo
que   hacemos.   Cuando   enfermamos   se   debe   a   que   la   energía   de   los   tres   hu­
mores está desequilibrada.
Para   no   alterar   el   propósito   de   la   presente   obra   me   limitaré   a   aportar
una breve descripción de cada humor.

Viento

El   viento   está   muy   relacionado   con   los   pensamientos,   las   impresiones,   la


intuición, la percepción y las ideas.

Viento desequilibrado
Si   experimenta   confusión   mental,   habla   más   de   lo   normal,   tiene   pérdidas
de   memoria,   siente   nerviosismo,   se   exalta   con   facilidad,   le   cuesta   concen­
trarse,  se   siente  inquieto   y   hace   caso   omiso   a   lo   que   le   dicen   o  no   entiende   lo
que   lee  u   oye,   entonces   está   claro   que  su   viento   está   desequilibrado.   El   viento
también   sufre   un   desequilibrio   si   se   enfada   habitualmente,   si   no   puede   ex­
presarse bien, si cae enfermo a menudo o sufre turbulencias emocionales.
El   viento   es   la   energía   de   pensamiento   de   la   niñez.   Si   un   niño   estaba
siempre   enfermo   hasta   prácticamente   los   20   años   de   edad,   entonces   su
energía de pensamiento de viento está dañada o muy debilitada.

Viento equilibrado
Si   siente   tranquilidad,   si   analiza   las   circunstancias   con   gran   claridad
mental,   si   normalmente   se   siente   contento   y   feliz   sin   razones   aparentes   o   si
experimenta   períodos   de   fuerte   intuición   o   expansión   de   la   conciencia,   en­
tonces podría afirmarse que su viento está equilibrado.
La   oración,   la   meditación,   los   cantos,   compartir,   aprender   a   comunicar­
se   o   mejorar   los   puntos   débiles   son   factores   que   fomentan   el   viento   equili­
brado.

~ 172 ~
Bilis

La   bilis   está   vinculada   a   todo   lo   que   es   repentino,   impulsivo,   urgente,   in­


mediato, emocionante y supone un reto.

La bilis desequilibrada
Si   siente   enfado,   violencia   o   sentimientos   de   venganza,   si   sufre   alguna
adicción,   si   es   maleducado,   gruñón   o   poco   respetuoso,   si   traiciona   o   los   de­
más   o   intenta   manipularlos   entonces   hay   claros   síntomas   de   un   desequilibrio
de bilis. El  despido, la  quiebra  y  los  divorcios  son  fases  que  suelen  asociarse a
un   estado   de   bilis   desequilibrado.   Algunos   síntomas   de   que   su   bilis   está   dese­
quilibrada   son   un   aspecto   rojizo   o   amarillento   de   la   piel,   depresión   y   pérdida
de visión.
La   bilis   es   la  energía  de  pensamiento  de  la  etapa  adulta,  desde  los  20  has­
ta   los   60.   Si   experimenta   enfermedades   regulares   durante   ese   período   qui­
zá   sea   una   indicación   de   que   su   energía   de   pensamiento   asociada   a   la   bilis
debe ser restituida.

La bilis equilibrada
Si   experimenta   grandes   dosis   de   entusiasmo   contagioso   y   repentino,
apetencia   sexual,   emana   carisma   y   se   siente   ambicioso   y   lleno   de   energía,
entonces su humor de bilis está equilibrado.
Intentar   estar   en   forma,   mejorar   la   dieta,   perder   peso,   dar   apoyo   a   las
causas   medioambientales   o   a   alguna   ONG   en   general,   además   de   intentar
mejorar   la   posición   social   en   la   vida   son   aspectos   que   derrochan   energía   de
pensamiento de bilis.

La flema

La   flema   es   todo   aquello   que   mantiene,   contiene,   alimenta,   restringe   y


fomenta   el   statu   quo.   Está   asociada   a   la   Habilidad,   los   valores   antiguos   y   la
resistencia al cambio.

La flema desequilibrada
Si   es   tacaño   con   el   dinero,   con   la   comida   o   con   la   hospitalidad   o   si   le   es
difícil   expresar   sus   sentimientos,   pensamientos   o   deseos   físicos,   si   se   siente
atrapado o atascado, si piensa que está en un callejón sin salida, que no

~ 173 ~
puede   encontrar   un   trabajo   o   salir   adelante   en   un   proyecto,   entonces   su
flema   está   desequilibrada.   Las   úlceras,   el   síndrome   del   intestino   irritado,   la
enfermedad   celiaca,   los   retortijones   en   el   intestino,   las   hernias,   el   estreñi­
miento   y   la   diarrea   así   como   los   problemas   de   articulaciones   derivan   de
problemas de flema.
La   flema   es   la   energía   de   pensamiento   de   la   última   fase   adulta,   desde   los
60   hasta   la   muerte.   Si   durante   ese   período   tiene   alguna   enfermedad   regu­
lar, su energía de flema estará desequilibrada.

La flema equilibrada
Si   es   capaz   de   emitir   confianza,   fiabilidad,   integridad   y   honestidad,   si
ahorra   dinero,   si   es   un   ciudadano   responsable,   si   es   atento   con   sus   vecinos,
si   toma   buenos   alimentos,   si   se   divierte   con   sus   hijos,   si   lee   historias,   si   coci­
na   y   disfruta   de   actividades   familiares   armoniosas   entonces   su   flema   está
equilibrada.
Las   actividades   relajantes   como   los   masajes,   caminar   o   pintar   fomentan
la flema.
* * *

Mantener   sus   humores   equilibrados   es   vital   para   gozar   de   una   buena   sa­
lud   y   bienestar.   Si   aprendemos   a   pensar   de   forma   idónea   y   positiva,   genera­
remos   menos   negatividad   y   enfermedades   y   nuestros   humores,   y   por   lo   tan­
to   también   nuestra   vida,   logrará   un   mayor   equilibrio.   Esto   no   significa   que
la   vida   sea   siempre   un   camino   de   rosas,   sino   que   cuando   surjan   problemas
podrá superarlos y solucionarlos antes, si sabe cómo tratarlos.
Según   la   tradición   bön   la   salud   es   un   estado   de   cambio   de   energía   de
pensamiento   que   se   modifica   constantemente.   La   buena   salud   tiene   su   pro­
pia   frecuencia   de   energía   de   pensamiento,   que   difiere   de   persona   a   perso­
na.   Cuando   la   energía   de   pensamiento   cae   por   debajo   de   su   frecuencia
aparecen   los   primeros   síntomas   de   enfermedad.   Una   salud   debilitada   pue­
de   presentarse   en   múltiples   formas   e   incluso   puede   ser   imperceptible   en
un   principio.   Por   ello,   es   importante   que   sea   consciente   de   los   signos   que
señalen   que   hay   algo   erróneo,   incluso   si   no   tiene   sensación   de   estar   enfer­
mo.   Sea   consciente   de   sus   sentimientos,   de   su   nivel   de   energía,   de   su   vitali­
dad y del aspecto que tiene.

~ 174 ~
Cómo transformar la enfermedad en una bendición

Sea   cual   sea   la   enfermedad   que   padezca,   ésta   puede   pasar   de   ser   un   pro­
blema   a   ser   vista   como   algo   positivo   que   refuerza   la   energía   si   sabe   llevar   a
cabo el siguiente ejercicio.
Para   entender   una   enfermedad   que   padece   periódicamente   deberá   rea­
lizar   el   ejercicio   durante   20   minutos   a   lo   largo   de   una   semana.   Si   está   muy
enfermo,   repítalo   tantas   veces   al   día   como   considere   durante   un   mes   como
mínimo.

Siéntese   o   túmbese   cómodamente.   Cierre   los   ojos.   Sienta   cómo   sube   y


baja   su   respiración,   sienta   su   cuerpo,   sus   órganos,   su   sangre,   sus   huesos
y   su   piel.   Concéntrese   en   ellos   a   medida   que   siente   su   enfermedad   y
vea   cómo   le   revelan   la   razón   por   la   que   padece   la   enfermedad.   Ahora
observe   cómo   en   su   interior,   su   salud   deteriorada   cobra   un   color   na­
ranja   brillante;   todo   su   ser   se   sumerge   en   esa   luz   y   su   enfermedad   cam­
bia   de   forma,   siendo   cada   vez   más   diminuta   y   creando   energía   positiva
y pura. Su cuerpo se cura y siente cómo su vitalidad empieza a surgir  de
su   corazón,   pasando   por   todo   su   cuerpo   y   mente,   aportándole   enten­
dimiento, sabiduría y perdón.

También   puede   emplear   este   ejercicio   para   entender   por   qué   está   enfer­
ma   otra   persona   y   cómo   podría   recuperarse.   Hacia   el   final   de   la   sesión,   diri­
ja   la   luz   naranja   hacia   ese   ser   y   volverá   a   usted   ofreciéndole   información.
Haga   el   ejercicio   con   dicho   propósito   al   menos   una   vez   a   la   semana   duran­
te 15 minutos.
Cuando Alana vino a verme tenía 28 años y su salud estaba muy deterio­
rada. Desde niña había estado enferma, pero nadie sabía qué le pasaba. A lo
largo de los años había acudido a innumerables consultas médicas y los mé­
dicos   siempre   le   habían   dicho   que   pensaban   que   se   trataba   de   una   disfun­
ción   de   su   sistema   inmunitario,   o   de   su   sistema   hormonal,   que   quizá   tenía
el   síndrome   de   fatiga   crónica   o   incluso   leucemia.   A   pesar   de   la   disparidad
de   criterios,   ninguno   dio   en   la  diana.  Alana   estaba  siempre   cansada,   no   co­
mía bien y estaba tan débil que le costaba esfuerzo incluso caminar.
Después   de   examinarla,  enseguida   pude   ver   que   su   humor   de  viento   es­
taba   muy   desequilibrado.  En   la   medicina   tibetana   no   es   tan   importante   po­
nerle un nombre a la enfermedad, sino que lo relevante es los síntomas que

~ 175 ~
muestra   una   persona   y   averiguar   dónde   está   su   desequilibrio   corporal.   El
análisis   me   indicó   que   Alana   no   tenía   concepto   de   bienestar;   había   perdido
el   contacto   con   su   propia   capacidad   para   estar   sana   y   creía   que   nunca
podría   estar   bien.   Sin   embargo,   contaba   con   una   gran   determinación   y   vo­
luntad   para   cambiar   las   cosas,   lo   que   era   un   factor   muy   positivo.   La   traté
para   equilibrar   su   viento   y   le   enseñé   a   realizar   el   ejercicio   de   pensamien­
to   para   transformar   la   enfermedad   en   una   bendición,   que   prometió   llevar  a
cabo tres veces al día durante las siguientes semanas.
La siguiente vez que vino a verme, un mes después, Alana había mejora­
do   mucho.   Había   estado   enferma   durante   siete   días   después   de   empezar   el
ejercicio,   pero   después   había   empezado   a   curarse   poco   a   poco,   comía   más,
había  engordado  y   se   sentía  con  más  energía.  El   ejercicio  le  había   señalado
que la razón de su enfermedad era su miedo a vivir. Su hermana mayor ha­
bía muerto cuando  ella  sólo  tenía  diez  años y  ese hecho  había  desencadena­
do su miedo y también su mala salud. Entenderlo ayudó a Alana a vivir con
mayor calidad y a estar sana.
Tres meses después Alana era una mujer completamente distinta. Irrum­
pió en mi oficina y exclamó que estaba genial. Le había vuelto la regla, había
logrado un peso adecuado a su estatura y sus padres estaban encantados con
el cambio.
Ahora   ya   han   pasado   dos   años   y   Alana   trabaja   en   una   herboristería,   se
preocupa   por   su   salud   y   tiene   una   vida   normal   y   saludable   al   lado   de   su
novio.

HACERSE CARGO

Equilibrar   la   vida   y   crear   bienestar   significa   estar   dispuesto   a   responsa­


bilizarse   de   la   vida   y   la   salud   propias.   Para   muchas   personas   esto   significa
ser   más   firme   con   lo   que   saben   que   es   correcto   y   positivo   para   ellas   y   apren­
der   a   decir   no   más   a   menudo.   Decir   no   a   algo   o   a   alguien   es   decir   sí   a   uno
mismo.   Cuando   se   niega   a   trabajar   horas   extra   que   le   supondrían   mayor
estrés   y   cansancio   está   diciendo   que   sí   a   la   protección   y   al   cuidado   de   su
persona.
Hacerse   cargo   de   la   salud   propia   también   significa   confiar   más   en   uno
mismo   y   en   lo   que   nos   beneficia.   Este   hecho   implica   escuchar   al   cuerpo   y   lo
que   tiene   que   decir.   En   muchas   ocasiones,   la   enfermedad   se   apodera   de
nuestro cuerpo porque ignoramos los mensajes que éste nos transmite.

~ 176 ~
A   veces   es   vital   decir   no   a   las   sugerencias   y   buenas   intenciones   de   los   de­
más,   ya   que   puede   que   acabemos   haciéndonos   daño   si   no   son   positivas
para   nosotros.   Responsabilizarse   y   aprender   a   decir   no   es   mucho   más   senci­
llo   cuando   tenemos   confianza   en   las   energías   de   pensamiento   relacionadas
con la salud.
Si   está   enfermo   o   lo   ha   estado   quizá   esta   exploración   basada   en   tres   pun­
tos   para   desarrollar   energías   de   pensamiento   saludables   le   será   útil.   Al   res­
ponder   a   las   preguntas   obtendrá   información   sobre   cómo   se   siente,   piensa
y   actúa   consigo   mismo   y   tendrá   el   conocimiento   necesario   para   tomar   las
riendas de su propia recuperación.
1. ¿Cómo enfermó y cómo se sintió cuando supo que estaba enfermo?
2. ¿Utiliza su enfermedad para influir en los demás?
3. ¿Cree que puede volver a estar sano sin rastro de la enfermedad?
Margaret   llevaba  años   trabajando   en   una  fábrica  de  alimentos  enlatados.
Una   tarde  empezó  a  sentirse  mal  y  tuvo  que  sentarse  antes  de desmayarse.
La   llevaron   a   casa   y   durante   los   días   posteriores   empeoró   todavía   más.   Le
detectaron   una   hepatitis   muy   virulenta   que   le   provocó   una   pérdida   de   peso
enorme   e   incluso   hizo   temer   por   su   vida.   Al   final   tuvo   que   ingresar   en   el
hospital.
Los   médicos   hacían   todo   lo   posible   por   ella,   pero   ninguna   medicina   pa­
recía funcionar. Un familiar suyo vino a mi consulta y me pidió que me acer­
case al hospital para ver si podía hacer algo por ella. Tuve que obtener per­
miso primero del equipo médico para examinarla.
Hablé   con   Margaret   un   rato   y   le   expliqué   que   tenía   que   responsabilizar­
se   de   su   propia   enfermedad   y   confiar   en   su   capacidad   para   superarla.   Le
pedí  que  respondiese  a  las tres  preguntas  que  he  expuesto  antes  con  hones­
tidad y reflexionase al respecto.
Al cabo de unos días el hijo de Margaret me llamó y me dijo que ya había
salido   del   hospital.   Seguía   una   dieta   muy   estricta   tomando   sólo   unos   cuan­
tos alimentos y descansaba en casa, orando a diario.
En  dos  semanas  Margaret  pudo  levantarse  de la  cama  y  ya  se  sentía  un
poco   mejor.   Los   médicos   se   quedaron   asombrados   de   su   recuperación.
Cuando volví a hablar con ella me explicó que había descubierto la gran sa­
biduría   que   había   en   su   interior   y   que   ahora   ya   sabía   qué   necesitaba   para
llevar   una   vida   sana.   Contradecir   a   los   doctores   había   sido   muy   duro,   pero
eso le había permitido descansar en casa y recuperarse.

~ 177 ~
LA ENERGIA DE PENSAMIENTO DE CURACION DEL
CUERPO

El   cuerpo   tiene   su   propio   almacén   de   energía   de   pensamiento   que   espe­


ra   ser   liberada.   La   energía   permanece   aletargada   en   el   sistema   nervioso,   en
el   cerebro,   en   el   corazón,   en   el   hígado   y   en   los   órganos   reproductivos.
Cada   uno   de   esos   órganos   crea   una   resonancia   concreta   en   la   energía   de
pensamiento   y,   por   lo   tanto,   puede   producir   su   propia   fuerza,   impulsando
y regulando la salud del cuerpo, la mente y la vida.
Al   hacer   los   ejercicios   de   esta   sección   verá   que   su   salud   mejorará,   que   su­
pera   sus   enfermedades   y   que   le   ocurren   cosas   positivas   en   la   vida   que   le
aportarán mayor autoconocimiento y felicidad.

Su cerebro

Su   cerebro   es   un   centro   inmenso   de   energía   que   influye   en   sus   pensa­


mientos   y   emociones   y   controla   su   cuerpo,   instruyéndolo   en   cómo   hacer
frente a las complejidades de la vida cotidiana.
No   obstante,   su   cerebro   vive   en   el   pasado.   Sus   sentidos   le   informan   de   lo
que   ocurre   a   su   alrededor,   pero   la   información   que   le   aportan,   aunque   pa­
rezca   instantánea,   llega   al   cerebro   un   segundo   o   dos   después.   Por   eso,
siempre   estamos   viviendo   en   el   pasado,   aunque   pensemos   que   se   trata   del
presente.
Esa   es   la   visión   de   la   cultura   bön   de   entender   la   realidad   como   algo   con­
dicionado   por   nuestros   sentidos.   Para   experimentar   la   realidad,   tal   y   como
se   produce,   tenemos   que   ir   más   allá   de   nuestros   sentidos   y   esa   capacidad
sólo puede lograrse si se amplía el poder cerebral.

Perfeccionar su cerebro
Este   ejercicio   ampliará   el   poder   de   su   cerebro   y   también   le   ayudará   a   ali­
viar   la   ansiedad,   la   depresión,   las   dificultades   de   aprendizaje,   los   problemas
financieros y los problemas de infidelidad sexual.
Para   obtener   los   máximos   beneficios   deberá   realizar   el   ejercicio   durante
20 minutos al día, nueve días seguidos. Después descansará otros nueve

~ 178 ~
días   y   repetirá   el   ejercicio.   Verá   que   dos   días   después   de   empezarlo   ya   será
más   consciente   de   sus   percepciones,   la   información   que   recibe   y   la   amplia­
ción de conocimiento.
Este   ejercicio   deberá   practicarlo   seis   veces   al   año   y   verá   que,   pasados   dos
años,   su   cerebro   estará   en   un   estado   de   ampliación   constante.   Los   niños
sólo deberían practicarlo con un maestro experto en bön.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   en   el   que   no   hayan   distracciones.   Cie­


rre   los   ojos   y   respire   con   normalidad.   Céntrese   en   las   cejas,   justo   enci­
ma del arco de la nariz, durante unos minutos.
Después   céntrese   en   la   parte   posterior   de   la   cabeza.   Sentirá   que   hay
una   cavidad,   justo   encima   de   la   columna   vertebral.   Centre   su   atención
en esta área durante unos minutos.
Ahora   dirija   la   parte   frontal   y   posterior   en   las   que   se   ha   concentrado   y
haga   que   se   trasladen   al   centro   de   su   cabeza,   dentro   de   su   cerebro.
Verá   que   al   unirse   las   dos   fuerzas   forman   una   luz   blanca   y   brillante   que
cada vez va cobrando intensidad. Centre su atención en la luz.
La   luz   empieza   a   fluir   desde   su   cerebro   a   través   de   su   cuerpo   hasta   lle­
gar   a   los   sentidos   (sin   que   usted   tenga   que   dirigirla).   Llega   a   la   vista,   al
olfato,   al   gusto,   al   tacto   y   al   oído.   Si   carece   o   ha   perdido   uno   de   estos
sentidos,   no   tiene   importancia,   ya   que   a   efectos   energéticos   seguirá
funcionando.
A   continuación   observe   cómo   los   cinco   sentidos   se   entremezclan   en   la
luz   brillante.   Vea   cómo   cada   uno   de   ellos   se   ve   ensalzado,   tomando   in­
formación   de   la   que   normalmente   no   es   consciente.   En   ese   momento
sus   sentidos   empezarán   a   expandirse,   fluyendo   a   través   de   su   cuerpo   y
volviendo   a   su   cerebro,   donde   realizarán   la   conexión   de   energía   de
pensamiento   para   que   cada   sentido   se   convierta   en   un   conducto,   en
una fuente de visión cerebral.
Por   último,   dirija   la   luz   brillante   a   su   cerebro   de   nuevo,   aumentando
sus   funciones   y   capacidades   naturales.   No   tiene   que   conocerlas   ni
enumerarlas.   Bastará   con   que   sienta   que   su   cerebro   empieza   a   am­
pliarse   y   a   liberar   funciones   y   capacidades   de   las   que   antes   no   era
consciente.

~ 179 ~
Marco   siempre   había   tenido   problemas   de   ansiedad.   Era   una   pauta   que
había establecido desde su infancia y que continuaba en su  vida adulta. Te­
nía   un   buen   trabajo   y   una   novia   encantadora,   pero   seguía   padeciendo   an­
siedad y cargando la relación de presión.
Con   33   años,   Marco   tenía   dificultades   para   conciliar   el   sueño,   tenía   pro­
blemas de salud y casi nunca disfrutaba de la vida. La medicación no le ha­
bía ayudado y su ansiedad dominaba su vida hasta el extremo de ser incapaz
de realizar muchas actividades cotidianas.
Había   intentado   de   todo,   pero   no   le   había   funcionado,   así   que   como   úl­
timo   recurso   vino   a   nuestra   clínica.   Le   enseñé   a   sintonizar   su   cerebro   y   le
pedí   que   hiciese   el   ejercicio   durante   nueve   días   y   que   después   me   informa­
se de los resultados.
Cuando   volvió   me   dijo   que   su   ansiedad   había   empezado   a   disolverse,
que se sentía más tranquilo, más equilibrado y más centrado en sus activida­
des.   Después   de   nueve   días   volvió   a   repetir   el   ejercicio   y   se   dio   cuenta   de
que estaba mejorando día a día y que cada vez su vida era más normal.
Ahora Marco está casado y disfruta de la vida. Está sano y duerme bien y
la   ansiedad   es   algo   que   pertenece   al   pasado.   Realiza   el   ejercicio   de   forma
regular para mantener el equilibrio en su vida.

Conectarse con el sistema nervioso central

El   sistema   nervioso   central   es   el   vivo   retrato   de   la   energía   de   pensa­


miento   pura.   Es   un   comunicador   nato   que   contiene   conocimiento   muy   va­
lioso   sobre   la   realidad   física   de   la   persona   y   sobre   el   origen   y   la   evolución
de   la   especie   humana.   Cuando   uno   mantiene   una   buena   armonía   con   el
sistema   nervioso   empieza   a   ser   consciente   de   las   vinculaciones   que   existen
en   la   naturaleza.   Liberar   la   energía   de   pensamiento   de   su   sistema   nervioso
central   tendrá   un   profundo   impacto   en   su   vida   y   le   brindará   claridad,   in­
formación   y   capacidad   para   hacer   cambios.   Es   un   proceso   que   resulta   es­
pecialmente   útil   para   tratar   enfermedades   del   sistema   nervioso   central,   el
enfado,   carga   de   trabajo   excesiva,   la   necesidad   de   avanzar   en   la   carrera
profesional   y   resolver   los   problemas   relacionados   con   disputas   de   heren­
cias y propiedades.
Haga   este   ejercicio   de   igual   modo   que   realizó   el   ejercicio   cerebral.   Es
decir,   llévelo   a   cabo   durante   nueve   días,   descanse   otros   nueve   y   realícelo
otros nueve días. No es recomendable practicarlo más de seis veces al año.

~ 180 ~
Cierre   los   ojos   y   estese   quieto.   Céntrese   en   la   parte   superior   de   la   co­
lumna   vertebral   y   deje   que   su   concentración   vaya   bajando   hasta   llegar
a   la   parte   inferior.   Después   vuelva   a   subir   de   nuevo.   Realice   este   proce­
so con lentitud y repítalo tres veces.
Cuando   haya   acabado,   entre   con   su   mente   en   la   columna   vertebral.   En
ese   momento,   su   sistema   nervioso   responderá   llevando   a   su   mente   a
un viaje por todo el cuerpo.
A   continuación,   concéntrese   en   el   descanso   de   la   parte   superior   de   la
columna   vertebral,   justo   en   la   base   del   cráneo.   Envíe   una   luz   de   un
azul   blanquecino   a   su   sistema   nervioso   central.   Vea   cómo   se   expande
esa   luz   más   allá   de   su   cuerpo   rodeándolo   por   el   lado,   por   encima   y   por
debajo. Descanse en ese estado.
Sienta   la   información   que   fluye   en   su   ser.   Recíbala   sin   intentar   en­
tenderla,   ya   que   ella   misma   será   precisa.   Tenga   confianza   en   el   pro­
ceso.

Escuchar la sabiduría de su corazón

Su   corazón   tiene   funciones   más   allá   del   bombeo   de   la   sangre,   ya   que


también   influye   en   sus   emociones   y   sentimientos.   Puede   aprender   mucho
sobre   su   verdadero   estado   de   salud   física   y   emocional   y   sobre   la   naturaleza
de su vitalidad si sabe escuchar a su corazón.
Este   ejercicio   es   muy   relajante   y   le   enseñará   a   vincularse   más   con   su
cuerpo   para   poderlo   entender   mejor.   Es   muy   adecuado   para   ayudar   a
combatir   enfermedades   cardíacas   así   como   problemas   de   desamor   o   mo­
mentos   difíciles   debidos   a   una   traición.   Asimismo   resulta   apropiado   para
reunir   a   familias   distanciadas,   para   encontrar   un   piso   y   para   crear   felici­
dad y amor.
Haga   el   ejercicio   durante   diez   días   dedicándole   todo   el   tiempo   que
crea   necesario.   Después   de   ese   primer   ciclo   siga   realizando   el   ejerci­
cio,   pero   sólo   durante   20   minutos   una   vez   al   mes.   Lleve   a   cabo   el   ejercicio
durante   tres   meses,   descanse   otros   tres   meses   y   vuélvalo   a   realizar   tres   me­
ses más.

~ 181 ~
Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   y   mantenga   los   ojos   cerrados.   Escuche
los   latidos   de   su   corazón.   Deje   que   el   sonido   de   los   latidos   sea   su   único
punto   de   concentración.   Deje   que   su   mente   fluya   en   todo   su   cuerpo,
acompañando   a   la   sangre   bombeada   por   el   corazón.   Después,   deje
que   vuelva   al   corazón   y   concéntrese   en   sus   cavidades.   Permita   que   su
mente repose allí, abra los ojos y descanse.

Amar el hígado

El   hígado   es   muy   importante   ya   que   es   el   órgano   que   limpia   el   cuerpo   y


que   también   puede   limpiar   su   vida   de   basura,   emociones   y   dolor   innecesa­
rios.   El   hígado   es   desintoxicador   tanto   para   su   cuerpo   y   su   mente   como
para   su   vida.   Hacer   este   ejercicio   le   ayudará   a   resolver   los   problemas,   le
aportará   soluciones   y   mejorará   su   salud.   Conviene   mencionar   que   también
es   un   ejercicio   positivo   para   tratar   enfermedades   del   hígado,   adicciones,
enfermedades   metabólicas   y   conductas   impuras,   además   de   ayudarle   a   te­
ner una vida mejor.
Si   no   sabe   con   exactitud   dónde   está   situado   su   hígado,   búsquelo   en   al­
gún libro de anatomía.
Realice   el   ejercicio   durante   20   minutos   una   vez   al   mes   durante   cada   uno
de los meses del año.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   en   el   que   no   haya   distracciones.   Centre


su   atención   en   el   hígado   y   viaje   a   su   interior.   Desde   el   hígado   sienta
cómo   purifica   y   limpia   su   cuerpo.   Proyecte   una   luz   verde   que   emerja
de   él   y   deje   que   dicha   luz   purifique   el   órgano,   cualquier   enfermedad,
dolor   y   fatiga   corporal.   Permita   que   purifique   también   su   mente   y   la   li­
bere   de   conductas,   emociones   o   pensamientos   negativos.   A   la   vez   que
se concentra en el interior de su hígado, descanse.

Josie   sentía   que   su   vida   estaba   en   un   callejón   sin   salida.   Su   profesión


como cantante no avanzaba y otros aspectos de su vida también estaban en
una   situación   incierta.   Había   contraído   deudas   y   sentía   una   gran   presión
por parte de sus amigos y familiares para dejar de cantar y buscar otro traba­

~ 182 ~
jo más estable. AJosie le encantaba cantar y tenía mucha fuerza de voluntad
para seguir, pero no sabía cómo realizar los cambios que necesitaba.
Al   realizar   el   ejercicio   del   hígado   Josie   comenzó   a   entender   por   qué   su
vida se hallaba en ese estado de parálisis y se dio cuenta de que tenía que
cambiar   rápido   todo   lo   que   no   funcionaba.   Se   mudó   a   otra   ciudad,   cambió
de  representante  y  empezó  a cultivar  otro  estilo  de música.  En  sólo  un  año
ya tenía un contrato con una discográfica y en la actualidad es una conocida
cantante de jazz en Estados Unidos.

Vincularse con la sabiduría reproductiva

Hombres
La   energía   reproductivan   masculina   es   parte   de   la   estructura   energética
sexual   de la  energía   de pensamiento  masculina,  pero  no   queda  ahí  la   cosa.  El
aspecto   de   la   energía   de   pensamiento   reproductiva   es   el   que   permite   que
exista   el   mundo   y   la   naturaleza.   La   eergía   de   pensamiento   reproductiva   mas­
culina despierta el entendimiento de por qué son así las cosas y el mundo.
Este   tipo   de   energía   está   relacionada   con   la   estimulación,   la   dirección   y
la   reacción.   Irrumpe   y   pasa   a   la   acción   y   después   se   calma,   espera   ser   reco­
nocida, impone retos, plantea preguntas y requiere respuestas.
Este   ejercicio   es   excelente   para   concebir   descendencia   y   para   sanar   pro­
blemas   de   sexualidad   masculina   y   trastornos   reproductivos.   Ayuda   a   refor­
zar la confianza de los hombres tímidos y puede curar también la depresión.
En   los   casos   más   urgentes,   conviene   realizar   el   ejercicio   durante   15   mi­
nutos  una  vez  al  día  a  lo  largo  de dos  semanas.  De  no  ser  tan  urgente, basta
con realizarlo una vez al mes durante meses alternativos.

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo   y   centre   su   mente   en   la   ingle.   Céntrese


en   ese   lugar   con   tranquilidad.   Note   el   inmenso   poder   de   su   energía   re­
productiva.   Permita   que   dicha   energía   suba   por   su   cuerpo,   encontran­
do   acogida   en   su   corazón.   Sienta   el   flujo   de   energía   en   este   órgano   y
deje que le aporte entendimiento, curación y vitalidad a su cuerpo.

Luis tenía problemas al mantener relaciones íntimas con mujeres. Le
era difícil dejar que las mujeres entrasen en su parcela de intimidad y no se

~ 183 ~
sentía   cómodo   sexualmente,   además   de   carecer   de   orgullo   masculino.   Su
autoestima estaba a un nivel muy bajo y sabía que no resultaba atractivo a las
mujeres.
Sin   embargo,   al   cabo   de   un   tiempo,   conoció   a   Sandra.   Ella   se   enamoró
de él y quería mantener una relación sentimental, pero  él la apartaba y lle­
garon a un punto en el que ella ya estaba harta de intentar acercarse a él.
Cuando Luis vino a mi consulta enseguida vi que le faltaba cierto sentido
de   la   masculinidad   y   un   entendimiento   sobre   todo   lo   positivo   que   había   en
ser hombre. Empezó a realizar  el ejercicio de energía reproductiva y en sólo
dos   semanas   los   cambios   fueron   visibles.   Ya   se   sentía   más   orgulloso   de   su
cuerpo   y   lo   entendía   mejor.   Su   vitalidad   sexual   aumentó   notablemente   y
entonces   dejó   que   Sandra   se   acercase   a   él   desde   un   punto   de   vista   emocio­
nal sin sentirse amenazado.

Mujeres
La   energía   reproductiva   de   la   mujer   conoce   el   porqué   y   el   cómo   de   todo.
Es   extremadamente   poderosa   y   silenciosa;   se   mueve   en   la   dimensión   más
profunda   de  la   energía   de  pensamiento   de   la   vida   y   responde   a   todas   las   pre­
guntas   además   de   aportar   la   fortaleza   necesaria   para   que   se   produzca   cual­
quier tipo de acontecimiento nacido de esa energía de pensamiento.
Este   ejercicio   es   especialmente   útil   para   cualquier   enfermedad   repro­
ductiva   femenina,   para   desarrollar   la   conciencia   y   la   espiritualidad   femeni­
na   y   para   despertar   la   sabiduría   femenina   que   hay   en   el   interior,   alejando   y
destruyendo cualquier conducta y creencia negativas.
Incluso   si   le   han   extraído   los   órganos   reproductivos,   la   energía   de   pen­
samiento reproductivo seguirá estando presente.
Realice   el   ejercicio   durante   30   minutos   durante   el   período   de   tiempo
que crea necesario.

Cierre   los   ojos,   respire   con   normalidad   y   centre   su   mente   en   su   útero.


Mantenga   silencio.   Observe   cómo   una   luz   rosada   empieza   a   brillar   des­
de   su   útero   y   asciende   hasta   la   mente   y   el   cuerpo,   volviendo   otra   vez   al
útero. Mantenga la concentración en el útero.

Patricia   deseaba   tener   un   hijo,   pero   llevaba   cinco   años   intentándolo


con su pareja sin éxito. La intervención médica a la que se había someti­

~ 184 ~
do   tampoco   había   dado   resultados   y   Patricia   temía   no   poder   ser   nun­
ca   madre   natural.   Veía   con   envidia   cómo   sus   hermanas   y   amigas   tenían
hijos   y   sentía   que   no   era   una   mujer   completa,   que   había   fracasado   en   este
terreno.
Cuando conocí a Patricia noté que era infeliz y que su relación estaba so­
metida   a   una   tremenda   presión.   Empezó   a   hacer   el   ejercicio   de   la   energía
de reproducción femenina y continuó realizándolo durante un mes.
Durante ese tiempo Patricia sintió una transformación en su interior. Se
sentía más a gusto con su cuerpo y con la noción de ser mujer. Su relación
mejoró y en dos meses concibió.

MANTENERSE SANO

Mucha   gente   lleva   una   vida   muy   alejada   del   ideal   de   salud   durante   tanto
tiempo  que   al   final   se   olvidan   de  lo   valioso   que   es   estar   sano   y   sentirse   bien.
Hay   tantas   formas   de   mantenerse   sano   como   vidas   humanas   existen.   Sin
embargo,   en   ellas   hay   una   verdad   subyacente   que   es   que   la   forma   en   que
piensas moldea tu salud.
Dentro   de   su   cuerpo,   con   independencia   de   su   estado,   apariencia   o
edad,   la   salud   y   la   belleza   existen   y   son   energías   de   pensamiento   muy   puras
y   poderosas   que   esperan   ser   reconocidas   y   explotadas.   Tiene   que   disfrutar
de   su   salud   día   a   día,   noche   a   noche,   en   cada   momento   de   la   vida.   Usted
puede   destapar   y   reclamar   esa   energía   saludable   de   un   modo   muy   sencillo.
La   energía   le   espera   y   sólo   espera   que   usted   reconozca   que   el   poder   de   la
curación no proviene del exterior, sino de su interior.

El ejercicio de pensamiento saludable


Utilice   este   ejercicio   para   alcanzar   una   maravillosa   energía   de   salud   en
su interior.
Realice   este   ejercicio   de   energía   de   pensamiento   una   vez   a   la   semana   o
más   a   menudo   si   considera   que   lo   necesita.   Dedique   al   ejercicio   todo   el
tiempo   que   crea   pertinente,   sin   apresurarse.   El   mejor   momento   del   día
para   realizarlo   y   obtener   máximos   beneficios   es   a   primera   hora   de   la   maña­
na,   antes   de   que   salga   el   sol.   Ahora   bien,   si   lo   realiza   en   otro   momento   tam­
bién será muy positivo.

~ 185 ~
Siéntese   o   túmbese   boca   arriba.   Asegúrese   de   que   tiene   bien   recta   la
cabeza   y   de   que   el   peso   de   su   cuerpo   está   bien   distribuido.   Cierre   los
ojos. Deje que su respiración se relaje lo máximo posible.
Ahora   intente   visualizar   su   cuerpo,   sus   emociones   y   sus   pensamientos
desde   el   centro   de   la   parte   superior   de   la   cabeza.   Vea   cómo   van   bajan­
do   por   su   cuerpo,   hasta   llegar   a   los   dedos   del   pie   y   se   disuelven   poco   a
poco,   lentamente,   convirtiéndose   en   un   montón   de   fino   polvo   rojizo.
Lo   único   que   queda   es   su   personalidad   y   conciencia.   Quédese   así   al
menos   diez   minutos   si   puede.   Durante   ese   tiempo,   obsérvese   a   sí   mis­
mo como le gustaría estar siempre: rebosante de energía y salud.
Cuando   lo   haya   hecho,   elija   algo   que   sea   importante   en   su   vida,   pero   que
sepa   que   no   respalda   su   buena   salud   y   que,   por   lo   tanto,   debería   dejar   de
hacer.   Puede   ser   una   actividad,   un   vicio,   una   ambición,   una   relación   o
un   objeto.   Ahora   tome   la   imagen   mental   de   la   actividad   que   va   a   dejar   de
hacer   y   conviértala   también   en   polvo.   Cuando   esta   actividad   se   une   al
montón   de   polvo   rojizo,   forma   una   columna   de   llamas   brillantes   de   co­
lor azul y blanco. Su conciencia entra en el centro de ese pilar de fuego.
Ahora   vea   cómo   su   cuerpo   empieza   a   crecer   como   si   fuese   un   nuevo
ser,   sano   y   fuerte.   Siente   cada   extremidad,   cada   parte   del   cuerpo   y   la
mente   está   llena   de   vitalidad.   Entonces   la   conciencia   se   fusiona   y   se
une al cuerpo.
En   este   momento,   mientras   el   fuego   sigue   ardiendo   a   su   alrededor,   dé
gracias   a   Dios   o   a   cualquier   fuerza   en   la   que   crea.   Pídale   que   bendiga
esta   nueva   creación.   Inspire,   deje   que   el   pilar   de   fuego   fluya   en   su
cuerpo y abra poco a poco los ojos.

Joe   nunca   se   había   sentido   bien   consigo   mismo.   Tenía   40   años,   pero   pa­
recía   mucho   mayor   y   siempre   tenía   problemas.   Cuando   no   le   dolía   la   espal­
da  le dolía la  rodilla  y si no, el  estómago o padecía alguna  alergia. Joe traba­
jaba   duro   como   camionero   autónomo   y   no   se   podía   permitir   el   lujo   de
tomarse   unos   días   libres   para   descansar,   así   que   sólo   se   quejaba   y   quejaba,
pero no hacía nada para remediarlo.
Maggie,   su   esposa,   fue   la   que   le   convenció   para   que   acudiese   a   mi   con­
sulta.   Cuando   llegó   me   dijo   que   no   sabía   por   qué   estaba   allí   y   que   tampoco
tenía esperanzas de que pudiese ayudarle. Dijo que no le pasaba nada.
Le pregunté si sabía lo que era estar sano y tener bienestar. Me miró con

~ 186 ~
ojos   como   platos   y   admitió   que   no.   Le   pedí   que   hiciese   el   ejercicio   de   pen­
samiento de salud a diario  durante un mes y que después volviese para co­
mentar los resultados. No muy convencido, Joe accedió.
Un mes después Joe volvió con una risa dibujada en la cara. Había hecho
el   ejercicio,   pese   a   su   gran   escepticismo.   Como   parte   del   ejercicio   también
prometió dejar de tomar café. Hasta ahora se tomaba varias tazas al día y sa­
bía que no le hacía ningún bien.
Para su sorpresa Joe empezó a sentirse bien en una semana. En dos se­
manas notó que su salud había mejorado y en un mes me dijo que ya se sen­
tía bastante en forma. Había empezado a ir al gimnasio, había recortado un
poco las horas de trabajo y pasaba más tiempo con su familia y sus hijos.
El ejercicio ayudó ajoe a vincularse a su salud interior y, cuantas más me­
jorías experimentaba, más necesitaba ser feliz y equilibrar su vida.

LA COMIDA QUE INGERIMOS

Sería   imposible   lograr   el   bienestar   sin   considerar   los   alimentos   que   to­
mamos   a   diario.   La   comida   es   parte   de   quién   somos   y   es   la   que   alimenta
nuestro   cuerpo.   En   la   medicina   tibetana   la   dieta   es   básica.   Todo   lo   que   uno
ingiere   será   absorbido   por   el   cuerpo,   que   intentará   aprovecharlo   al   máxi­
mo, ya sea un buen o un mal alimento.
Cuando   uno   come   está   absorbiendo   la   energía   de   todas   las   personas   que
han   estado   en   contacto   con   el   alimento   a   lo   largo   de   la   cadena   alimentaria,
desde  su  origen  hasta  la  mesa. Un  alimento  que haya sido  altamente procesa­
do   o   que   haya   viajado   por   medio   mundo   hasta   llegar   a   usted   habrá   adquirido
todo tipo de energías en su periplo y seguramente algunas serán dañinas.
Por   consiguiente,   podría   afirmarse   que   cuanto   más   sencilla   y   corta   sea   la
cadena   alimentaria   y   más   puro   sea   el   alimento   mejor   será   para   la   persona.
Conviene   tomar   alimentos   de   la   estación,   orgánicos   y   que   hayan   sido   culti­
vados en nuestra tierra.

Dieta

Hacer   dieta   sólo   con   el   objetivo   de   perder   peso   es   perjudicial   para   la   sa­
lud   física   y   mental.   Ese   tipo   de   dietas   no   suele   funcionar   y,   si   funcionan,
será a costa de su salud. Aprender a confiar en que el cuerpo nos diga cuán­

~ 187 ~
do   ya   hemos   ingerido   suficientes   alimentos   es   mucho   mejor   que   confiar   en
cualquier   dieta.   No   coma   nunca   hasta   no   poder   más,   sino   que   durante   una
comida,   la   mitad   del   estómago   debería   llenarse   de   alimento   y   un   cuarto   de
líquido.
La   medicina   bön   sugiere   que,   una   vez   cada   dos   años   al   final   del   invier­
no,   hay   que   dedicar   tres   semanas   a   comer   más   granos,   cereales   y   proteínas
de lo habitual. Así se mejorará la vitalidad y el bienestar.
También   es   positivo   seguir   una   buena   dieta   desintoxicante   para   poder
limpiar   el   sistema   digestivo.   La   mejor   época   para   seguirla   es   durante   diez
días   al   principio   de   cada   estación   del   año.   En   ese   período   podrá   obtener
los   máximos   beneficios   de   la   desintoxicación,   incrementando   la   salud   y   la
prosperidad.

Cómo come

En   el   sistema   bön   la   forma   en   la   que   una   persona   come   es   incluso   más


importante   que   lo   que   come.   Un   menú   vegetariano,   si   se   toma   deprisa   y   co­
rriendo   mientras   se   ve   la   televisión,   será   aún   menos   beneficioso   que   comer
una   hamburguesa   con   patatas   si   ésta   se   ingiere   con   lentitud,   con   tranquili­
dad y con alegría.
Estas   son   las   pautas   que   marca   la   cultura   bön   para   ingerir   alimentos   de
un modo saludable:
1. Sea respetuoso con su comida y con el acto de comer.
2. Nunca coma deprisa.
3. Nunca coma mientras esté haciendo algo más, como leer o ver la tele­
visión.
4. No coma nunca cuando esté enfadado. Espere a que se le haya pa­
sado.
5. Dé siempre gracias por los alimentos que está tomando y cómalos
con alegría.
Comer   deprisa   o   enfadado   hará   que   engorde,   le   provocará   problemas
de   salud,   adicciones   al   azúcar   y   las   grasas   e   incluso   puede   desembocar   en
actitudes antisociales.
Coma   con   amor   y   respeto,   despacio   y   apreciando   cada   bocado.   Verá   que
su salud, su sabiduría, su amor y su vitalidad estarán en un punto álgido.

~ 188 ~
Matthew era profesor de gimnasia y conocía bien  lo que tenía que hacer
para   estar   sano.   Ahora   bien,   durante   un   período   de   «bajón»   en   su   vida   co­
mió comida basura de forma compulsiva. Le reconfortaba y parecía que le li­
beraba de gran parte del estrés y la ansiedad. Pronto se convirtió en adicto a
este tipo de comida. Le encantaban los batidos, las hamburguesas, las pata­
tas fritas y no podía dejar de tomarlas. Al ceder a ese tipo de dieta reconfor­
tante empezó a engordar y en dos años ya tenía tanto sobrepeso que no po­
día realizar su trabajo. Un día se levantó gordo, sin trabajo y desesperado.
Vino a  verme  y exploramos su ansiedad y  los  problemas  que  había teni­
do   durante   ese   período   de   «bajón»,   como   él   decía.   Se   dio   cuenta   de   que   lo
único que había hecho era transferir los problemas a su dieta. Traté a Mat­
thew   con   hierbas   y   acupuntura   y   le   pedí   que   empezase   a   hacer   ejercicio.
También   le   animé   a   dar   gracias   por   los   alimentos   cada   vez   que   comiese,   a
ingerir despacio y con respeto y a tratar la comida como algo sagrado.
En   sólo   dos  semanas  Matthew  volvió  diciendo  que  su  visión  sobre   la  co­
mida era radicalmente distinta. Dar las gracias y ser respetuoso había conse­
guido que se diese cuenta de que estaba envenenando su cuerpo y su mente
con la comida basura.
En solo un mes, volvió a ejercer de profesor de gimnasia y había recupe­
rado en parte su salud. Sus ansias por la comida basura habían desapareci­
do y le encantaba comer bien.

EJERCICIO

El   ejercicio   es   importante   para   educar   la   mente   y   el   cuerpo   sobre   cómo


mantenerse   sano.   No   obstante,   sólo   aportará   valor   si   su   mente,   sus   emocio­
nes   y   su   intelecto   están   integrados   en   la   actividad   física   que   realice.   Ejerci­
tar   el   cuerpo   sin   realizar   esa   conexión   consciente   tendrá   unos   beneficios   li­
mitados   y   no   creará   verdadera   salud.   La   energía   de   pensamiento   adecuada
para mantener el bienestar tiene que participar también en el ejercicio.
Estos   ejercicios   bön   son   muy   sencillos.   Se   denominan   «los   Ocho   Pasos»
y   se   basan   en   el   sistema   de   ejercicios   bön   Kum  Kye.   Verá   que   al   ejercitar   su
cuerpo   también   se   dotará   de   energía   de   pensamiento   positiva.   Muchos   pa­
cientes   han   expresado   los   grandes   beneficios   que   han   obtenido   de   estos
ejercicios. Verá que  le ayudará  a sentirse más  vivo, estar  más  alegre, ser más
sensible   y   más   sensato.   Puede   hacerlos   en   cualquier   lugar   y   en   cualquier
momento.

~ 189 ~
Los Ocho Pasos
Póngase   ropa   cómoda.   Empiece   de   pie   con   los   pies   ligeramente   separa­
dos. Deje que los brazos le cuelguen.
1. Empiece   con   los   brazos   sueltos   a   ambos   lados   de   su   cuerpo   y   levánte­
los   lentamente   hasta   que   estén   rectos   enfrente   de   usted.   A   medida
que   los   levante   imagínese   que   hay   un   gran   peso   sobre   ellos   que   pre­
siona   para   que   bajen.   Ahora,   con   los   brazos   estirados,   levante   lenta­
mente   la   cadera,   la   pierna   y   el   pie   derechos,   doblando   la   rodilla.   Le­
vante   la   rodilla   lo   más   alto   que   pueda   y,   cuando   esté   cerca   del   nivel
de   la   cintura   (o   lo   más   alto   que   pueda)   extienda   la   pierna   y   el   pie   de
modo   que   estén   enfrente   de   usted.   Mantenga   la   postura   el   máximo
tiempo   posible   y   después,   poco   a   poco,   bájela   a   la   postura   de   descan­
so   y   repita   el   mismo   proceso   con   la   cadera,   la   pierna   y   el   pie   izquier­
dos.   A   continuación,   baje   los   brazos   y   deje   que   descansen   a   cada   lado
del   cuerpo.   Descanse   en   esa   posición   mientras   inspira   y   respira   con
lentitud.   Estos   ejercicios   son   el   calentamiento   que   el   cuerpo   necesita
para   realizar   los   otros   siete   ejercicios,   además   de   mejorar   el   equili­
brio, la resistencia y la circulación.
2. Inspire   por   la   nariz   e   imagínese   que   está   tragándose   el   aire.   Deje   que
se   hunda   hasta   llegar   al   ombligo.   Repítalo   ocho   veces   para   crear   po­
der mental y físico.
3. Abra   las   piernas   lo   máximo   que   pueda,   siempre   sintiéndose   cómodo.
Acto   seguido,   ponga   las   manos   sobre   la   cabeza   de   modo   que   las   ye­
mas   de   los   dedos   de   cada   mano   se   toquen   en   el   centro.   Después   lleve
hacia   atrás   los   codos   mientras   presiona   las   manos   hacia   abajo.   Estire
la   columna,   el   cuello   y   la   cabeza   de   modo   que   la   presión   de   los   estira­
mientos   se   una   a   la   presión   de   las   manos.   Estire   las   piernas   desde   la
cadera   hasta   los   pies.   Hágalo   durante   tres   minutos.   A   continuación
pare, baje los brazos lentamente y vuelva a juntar los pies.
4. Abra   la   boca   mientras   está   de   pie   y   estire   la   mandíbula   superior   e   in­
ferior   lo   máximo   que   pueda.   Mantenga   la   posición   tres   minutos.   Así
estirará   los   músculos   faciales,   el   cuello,   el   oído   interno   y   fomentará   la
juventud.
5. En   posición   de   pie,   con   los   pies   y   las   piernas   juntas,   con   los   brazos   a
los   lados,   levante   el   cuerpo   y   póngase   de   puntillas.   Mantenga   esta
postura   el   máximo   tiempo   posible,   ya   que   es   relajante,   vitaliza   los   ór­
ganos y desintoxica el cuerpo.
6. Frote su cuerpo desde la cabeza a los pies con la palma de la mano en

~ 190 ~
movimientos   circulares   amplios   y   fuertes.   Hágalo   durante   al   menos
cinco   minutos.   Este   ejercicio   mejora   la   textura   de   la   piel,   la   respira­
ción y la claridad mental.
7. Siéntese   en   el   mismo   lugar   en   el   que   antes   estaba   de   pie.   Tápese   los
ojos   con   la   mano.   Céntrese   en   los   ojos.   Contemple   cómo   la   vitalidad
fluye   desde   sus   manos   hasta   los   ojos,   el   cerebro   y   el   sistema   nervioso,
aportándole paz, equilibrio y vitalidad.
8. Empiece   este   ejercicio   bebiendo   dos   vasos   pequeños   de   agua   mine­
ral,   cuanto   más   pura   mejor.   Beba   lentamente   y   observe   cómo   el   agua
se   llena   de   pequeñas   burbujas   incandescentes   de   luz.   Sienta   que   la
luz   pasa   por   su   garganta   y   es   absorbida   por   la   mente   y   el   cuerpo.   Así
le deja totalmente limpio, puro y descansado.
Puede   hacer   estos   ejercicios   en   cualquier   momento   del   día,   pero   siem­
pre   deberá   llevarlos   a   cabo   siguiendo   la   secuencia   hasta   el   final.   Ahora
bien,   si   está   estresado,   cansado,   enfermo,   tiene   dolor   de   cabeza   o jet-lag,
haga el ejercicio que prefiera en ese momento.

SUEÑO

La   mayoría   de   nosotros   pasamos   muchas   horas   de   nuestra   vida   dur­


miendo.   Por   eso   los   antiguos   tibetanos   desarrollaron   sofisticados   métodos
para   curar   enfermedades,   desarrollar   la   sabiduría   y   alcanzar   la   iluminación
mientras se dormía.
El   tiempo   que   pasamos   durmiendo   es   muy   valioso   y   enriquecedor   y,   por
ello,   debe   ser   tratado   con   respeto.   Presionar   su   cuerpo   para   que   funcione
con   poco   sueño   es   como   esperar   que   su   coche   funcione   con   poca   gasolina.
Al final se acabará y se parará en seco.
La   cantidad   de   sueño   que   cada   persona   necesita   es   una   elección   indivi­
dual.   Hay   personas   que   necesitan   más   y   otras   menos.   Utilice   el   conocimien­
to   que   posee   sobre   usted   mismo   para   calcular   cuánto   sueño   necesita   y   ase­
gúrese de conseguirlo.

El ejercicio de pensamiento de sueño


Utilice   este   ejercicio   para   mejorar   la   calidad   de   su   sueño,   para   eliminar
el   insomnio   y   para   enriquecer   sus   horas   de   sueño.   Se   trata   de   un   método
seguro y efectivo para curar y equilibrar sus energías de pensamiento.

~ 191 ~
s   especialmente   útil   si   sufre   cambios   de   humor,   si   se   enfada   en   exceso   o
siente   que   sus   emociones   sacan   lo   peor   de   usted.   También   puede   utilizarlo
si   siente   que   es   demasiado   sensible   o   que   enseguida   se   ve   afectado   por   el
pensamiento   o   la   conducta   de   los   demás.   Le   ayudará   a   combatir   cualquier
tipo de fobia o conducta antisocial.

Empiece   30   minutos   antes   del   horario   normal   de   ir   a   la   cama.   Asegúre­


se   de   que   está   cómodo   y   de   que   la   cabeza,   el   cuello,   los   brazos   y   la   es­
palda   están   bien   apoyados.   Asegúrese   de   que   su   columna   vertebral   y
las   caderas   estén   relajadas   y   rectas.   Cierre   los   ojos.   Céntrese   en   su   pau­
ta   de   respiración   normal.   Deje   que   sea   más   lenta,   más   ligera   y   profun­
da.   Ahora   contemple   en   su   mente   una   luz   suave   y   blanquecina,   como
si   se   tratase   de   la   luz   de   un   faro   lejano.   Piense   que   está   flotando   en   el
viento   y   se   mueve   poco   a   poco   hacia   esa   luz.   Su   cuerpo   no   pesa.   Lo   úni­
co   que   existe   es   usted,   su   mente,   y   la   luz   blanquecina.   En   ese   momen­
to,   céntrese   en   el   estado   o   la   conducta   mental   que   desea   sanar.   Pónga­
la   enfrente   de   usted   y   de   la   luz.   Vea   cómo   la   luz   va   aumentando   de
tamaño,   mientras   continua   parpadeando.   Poco   a   poco   sus   suaves   rayos
empiezan a disolver esa conducta o estado mental inadecuado.
Ahora   empezará   a   oír   el   repicar   de   una   campana   que   proviene   de   la   luz
y   experimentará   un   sentido   de   purificación,   paz   y   curación.   Como   si   se
tratase   del  sonido   del  viento   al  topar   con  los   árboles  o  de  las  olas  suaves
del   mar,   lo   único   que   oye   es   una   voz   que   le   dice   «Duérmase   ahora».   Co­
mienza a conciliar el sueño para despertarse a su hora normal.

Haga   este   ejercicio   todas   las   noches   durante   al   menos   tres   meses.   No   se
preocupe   por   el   tiempo   que   debe   realizarlo,   ya   que   la   idea   es   que   se   quede
dormido   mientras   lo   realiza.   Notará   que   antes   de   conciliar   el   sueño   advier­
te que hay ciertos cambios que ocurren en su mente y en su conducta.
Michael   padecía   distintas   fobias,   problemas   de   conducta,   pensamientos
obsesivos   e   insomnio   desde   la   adolescencia.   Cuando   acudió   a   mi   consulta
ya   tenía   50   años   y,   pese   a   todos   sus   problemas,   había   conseguido   aguantar
en   su   trabajo   en   un   aeropuerto   internacional.   En   el   momento  en   el   que   me
vino a ver creía que ya no podía más y que iba a pasarle algo grave.
Le   recomendé   que   realizase   el   ejercicio   de   pensamiento   de   sueño   y   le
pedí   que   se   centrase   en   cada   uno   de   sus   problemas   mientras   lo   realizaba.
No estaba muy convencido, pero prometió realizarlo. En tres semanas ya

~ 192 ~
podía   dormir   toda   la   noche   y   se   despertaba   con   un   sentimiento   de   paz,
equilibrio y alegría. Al cabo de seis meses, la mayoría de sus trastornos ha­
bían   desaparecido   por   completo   y   seguía   un   horario   de   sueño   normal,   dur­
miendo ocho horas por noche.
En   ese   momento   Michael   encontró   el   valor   para   acudir   a   un   psicólogo
que   le   ayudó   a   superar   el   resto   de   los   problemas   psicológicos   que   todavía
padecía.
Michael dio un giro radical en su vida y su esposa se maravilló al ver que
ahora tenía un marido contento y relajado que ya no estaba en una constan­
te agonía mental.

EL PODER CURADOR DEL AMOR

La   salud,   en   cualquiera   de   sus   formas,   es   un   rastro   de   la   energía   de   pen­


samiento   que   proviene   del   amor.   El   amor   es   la   medicina   más   eficaz   y   la
energía de pensamiento más curativa que existe.
La   energía   de   pensamiento   del   amor   es   el   mayor   don   de   la   humanidad,
puesto   que   el   amor   puede   ser   reconocido   en   todo   y,   tanto   en   los   mejores
como   en   los   peores   momentos   el   amor   siempre   está   presente.   Desde   las   zo­
nas   de   guerra   hasta   el   lugar   de   trabajo,   desde   la   cama   de   un   enfermo   hasta
las   aulas   de   un   colegio,   en   las   gotas   de   lluvia,   en   los   trozos   de   un   corazón
roto y en el aire que inhalamos... el amor siempre está con nosotros.
He   visto   cómo   muchas   personas   enfermas   han   pasado   de   un   sufrimien­
to   insoportable   a   una   nueva   vida   al   experimentar   el   poder   sanador   del
amor.   Quizá   piensen   que   el   cambio   se   debe   a   alguna   fuerza   externa,   pero
de   hecho   sólo   han   atraído   la   energía   de   pensamiento   de   amor   que   existe,
tan potente y accesible, en su interior.
¿Cómo   podemos   experimentar   este   amor   a   diario?   ¿Cómo   podemos   uti­
lizarlo  para  ser  curados  y curar  a los demás? Basta  con sentarse y estar quie­
to.   Basta   con   descubrir   la   importancia   del   silencio   y   escuchar   nuestro   ser
interior   para   hallar   la   energía   de   pensamiento   de   amor.   No   hay   que   hacer
meditaciones   especiales   ni   ser   un   experto   en   ninguna   materia,   ya   que
el   amor   es   la   única   área   en   la   que   todas   las   personas   somos   iguales.   Todo   el
mundo puede experimentar amor.
Dedique   cinco   minutos   tres   veces   al   día   (15   minutos   en   total)   al   levan­
tarse, antes de comer y antes de ir a la cama.

~ 193 ~
Cierre   los   ojos   y   escuche   los   sonidos   que   le   rodean.   Escuche   todos   los
sonidos   que   hay   en   su   cuerpo   y   el   runruneo   de   su   mente   y   trátelos
como viejos amigos.
Ahora   escuche   a   través   de   los   sonidos   y   experimentará   la   energía   de
pensamiento   de   amor.   Es   interminable,   adaptable,   sabia   y   accesible,
personal   y   universal,   alegre   y   firme;   es   como   un   niño,   pero   a   la   vez
como   un   anciano,   inocente,   pero   sabio;   es   todo   lo   que   es,   puede   ser   y
deberá ser.

Leigh   tenía   treinta   y   tantos   y   había   logrado   una   buena   posición   en   la


vida.   Era   un   hombre   que   se   había   hecho   a   sí   mismo   y   que   había   conseguido
comprarle  a  varios  familiares  una casa.  También  estaba  casado, tenía  una  es­
posa   encantadora   y   un   niño   pequeño   precioso.   No   obstante,   a   pesar   de   la
alegría  potencial  de su  vida, todo  esto  no  significaba  nada  para  él,  ya  que  es­
taba pasando por una crisis espiritual.
Su salud estaba debilitada. Se encontraba mal y su alma estaba inquieta.
Cuando   hablé   con   Leigh   y   le   hice   un   par   de   preguntas   enseguida   vi   que
era   un   hombre   que   contenía   mucho   enfado   y   rabia   dentro   y   quizá   esos   sen­
timientos   habían   ido   mermando   y   haciendo   mella   en   su   salud   a   lo   largo   de
los años.
Le pedí que escuchase el amor tres veces al día. Él sentía mucha  angustia
en   su   interior   y   no   quería   hacerlo,   pero,   tras   mucho   insistir,   dijo   que   lo   rea­
lizaría durante un tiempo.
Tres   semanas   después   volví   a  citar   a   Leigh.   Me  explicó   que   había   realiza­
do   el   ejercicio   y   había   conseguido   vincularse   a   un   poderoso   flujo   de   amor.
Su   rabia   y   enfado   interior   habían   comenzado   a   disolverse   y   Leigh   sentía   que
el   amor   inundaba   su   vida.   Aún   más   importante   si   cabe,   había   descubierto   el
amor   espiritual;   la   chispa   que   hay   detrás   de   todo   lo   existente.   Había   apren­
dido   a   aplicar   ese   hallazgo   de   amor   espiritual   a   todo   en   su   vida.   Sus   empre­
sas   prosperaron   aún   más   y   él   supo   compartir   su   riqueza   con   mucha   más
gente.
Cuando   su   mujer   murió   repentinamente   Leigh   padeció   otra   profunda
crisis,   pero   el   amor   que   había   encontrado   le   ayudó   a   superar   su   pena   y   le
aportó la fuerza necesaria para cuidar de su hijo.

~ 194 ~
EL EQUILIBRIO PERFECTO

Conseguir   el   equilibrio   perfecto   en   su   vida   no   significa   aferrarse   a   un   es­


tricto   plan   o   privarse   de   esas   cosas   que   tanto   le   gustan.   Al   contrario,   signifi­
ca gozar mucho de lo que nos gusta.
Muchas   veces   en   el   mundo   occidental   vemos   que   la   gente   que   cree   man­
tenerse   sana   y   lograr   el   equilibrio   trabaja   mucho   por   conseguirlo   y   se   priva
de   muchas   cosas.   Se   levantan   muy   pronto   para   ir   al   gimnasio   de   buena   ma­
ñana,   comen   alimentos   que   no   les   apetecen   y   siguen   una   dieta   tan   estric­
ta   que   sólo   pueden   hacer   uno   o   dos   meses.   Entonces   se   derrumban   y   deci­
den que mantenerse sano es demasiado para ellos.
Cuando   me   topo   con   gente   así   les   pido   que   empiecen   de   nuevo,   pero
con   una   visión   mental   muy   distinta.   Mantenerse   sano   significa   vivir   una
vida   agradable,   que   sea   fácil   de   seguir   y   sencilla.   Significa   divertirse,   reírse,
relajarse,   hacer   ejercicio   de   una   forma   agradable   y   comer   con   gusto.   No
hay   lugar   para   fanatismos,   para   excesos   ni   castigos.   Al   igual   que   antes   afir­
mamos   que   la   forma   de   comer   es   más   importante   que   los   alimentos   que   se
ingieren,   la   forma   de   vivir   es   más   importante   que   los   ingredientes   separa­
dos   de   su   vida.   Vivir   la   vida   que   realmente   quiere   llevar,   sin   ser   un   esclavo
de   nadie.   Hay   que   trabajar   mucho,   pero   hay   que   divertirse   mucho   también.
Hay   que   vivir   con   generosidad   hacia   uno   mismo   y   hacia   los   demás.   Escuche
lo  que le dice su cuerpo y confíe en lo que necesita. Esa es la base del pensa­
miento apropiado, el cual le aportará un bienestar permanente.

~ 195 ~
~ 196 ~
8
El goce de la libertad

En   todo   el   mundo   y   siempre   a   lo   largo   de   la   historia   ha   habido   personas


que   han   buscado   la   libertad,   se   han   embarcado   en   luchas   por   ella   e   inclu­
so   han   dado   su   vida   en   ese   intento.   La   libertad   es   tanto   una   cualidad   prác­
tica   como   un   estado   ideal;   es   tanto   lo   correcto   que   hay   que   hacer   y   decir
como   la   capacidad   para   experimentar   un   estado   espiritual   superior.   En   los
países   occidentales   hay   libertades   que   son   envidiadas   por   otras   partes   del
mundo   y   al   mismo   tiempo   hay   una   ausencia   de   libertad   y   por   eso   hay   tanta
gente en un estado de anhelo.
Los   ciudadanos   occidentales   suelen   ver   la   libertad   en   términos   materia­
les.   Es   decir,   la   cantidad   de   libertad   que   posee   la   gente   suele   ser   juzgada   en
términos   de   dinero,   derechos   políticos,   posesiones   y   elecciones   sobre   dón­
de vivir, en qué trabajar, a qué colegios se quiere enviar a los hijos y a dónde
ir   de   vacaciones.   Está   claro   que   todos   estos   aspectos   son   relevantes,   ya   que
se   ha   luchado   mucho   democráticamente   para   que   sean   reconocidos   y   hay
que   valorarlos.   El   derecho   a   votar,   a   hablar   en   público,   a   tener   un   salario
digno y tomar elecciones en la vida son importantes.
Ahora   bien,   en   el   mundo   occidental   hay   demasiada   gente   que   ha   conse­
guido   sobresalir   en   todas   esas   parcelas   y   que   sigue   sin   alcanzar   la   libertad.
Están   atrapados,   cargados   de   trabajo,   de   responsabilidades,   de   tareas,   de
presiones   y   de   estrés.   Esto   se   debe   a   que   no   han   logrado   la   libertad   interior,
la más importante de todas.
Desde   el   punto   de   vista   de   la   tradición   bön   la   libertad   existe   como   estado
independiente,   aparte   de   los   derechos   y   conquistas   a   las   que   tiene   derecho
todo   ser   humano.   Este   tipo   de   libertad   está   creada   gracias   a   una   energía   de
pensamiento   positiva   y,   por   ello,   el   cultivo   de   dicha   energía   de   pensamiento
es   vital   para   lograr   la   libertad   interna   que   puede   alcanzarse   independiente­
mente   de   las   circunstancias   externas.   Las   libertades   externas   siempre   ven­
drán y se irán, estando sujetas a circunstancias y energías cambiantes. Sin

~ 197 ~
embargo,   la   libertad   interna,   una   vez   conseguida,   es   una   constante   en   la
vida que aporta un sentimiento de paz, armonía y entendimiento.
En   este   capítulo   comenzaré   pidiéndole   que   reflexione   sobre   qué   signifi­
ca   la   libertad   para   usted   y   qué   tipo   de   libertad   pretende   adquirir.   Subrayaré
los   14   tipos   de   libertades   que   existen   reconocidos   por   la   tradición   bön   y,
por   último,   añadiré   un   ejercicio   llamado   «el   Despertar   de   los   Cinco   Protec­
tores».   Este   ejercicio   de   pensamiento   es   muy   profundo   y   es   la   clave   para   el
despertar   y   el   descubrimiento   de   la   libertad   en   todas   sus   formas.   Tanto   si
está   buscando   una   libertad   material   como   espiritual,   este   ejercicio   le   per­
mitirá   eliminar   cualquier   obstáculo   que   se   interponga   en   su   camino   y   le
guiará   hasta   la   libertad   interna   que,   a   su   vez,   le   permitirá   alcanzar   una   ma­
yor libertad en todos los aspectos de su vida.

¿QUÉ ES LA LIBERTAD PARA USTED?

El   primer   paso   para   entender   y   experimentar   la   libertad   es   decidir   qué


tipo   de   libertad   está   buscando.   ¿Qué   significa   la   libertad   para   usted?   ¿La
iguala   a   gran   cantidad   de   dinero?   ¿Acaso   cree   que   proviene   de   la   consecu­
ción   de   una   relación   estable?¿Tiene   libertad   si   puede   hacer   lo   que   quiera
sin   pensar   en   el   resultado?   ¿Es   la   libertad   para   usted   algo   político,   sexual,
religioso o acaso es un factor dependiente de la época en la que vive?
Quizá   para   usted   la   libertad   sería   la   liberación   de   las   obligaciones   y   res­
ponsabilidades   que   ha   adquirido   en   su   vida   y   que   le   parecen   cargas   muy   pe­
sadas.   No   obstante,   reflexione   bien   sobre   el   concepto,   ya   que   es   muy   fácil
culpar   a   las   obligaciones   cuando   el   problema   reside   en   la   forma   en   la   que
las   contemplamos.   Todos   vivimos   en   sociedades   y   ese   hecho   implica   adqui­
rir   responsabilidades.   Todos   tenemos   un   trabajo,   una   familia   y   vivimos   en
un   vecindario   que   estructura   nuestra   vida   y   nos   aporta   también   responsabi­
lidades   y   obligaciones.   A   veces   no   sabemos   apreciar   todo   lo   bueno   que   hay
en   esas   estructuras   y   en   otros   momentos   sentimos   que   las   obligaciones   son
demasiado   fuertes   y   padecemos   estrés   e   incluso   enfermedades   más   graves.
Entonces   nos   gustaría   librarnos   de   todo   aquello   que,   en   otro   momento,   va­
loraríamos mucho.
En   esas   circunstancias   la   libertad   no   la   encontramos   en   la   liberación   de
nuestras   responsabilidades,   ya   que   sólo   es   una   forma   de   cambiar   nuestras
vidas   o   dar   nueva   forma   a   las   estructuras.   La   libertad   la   encontramos   en   el
modo en el que contemplamos esas responsabilidades y la forma en la que

~ 198 ~
las   llevamos   a   cabo.   Si   las   realizamos   con   agrado,   con   gusto,   con   alegría   y
aprecio   entonces   no   serán   cargas.   Si   es   consciente   de   que   está   llevando   a
cabo   responsabilidades   que   ha   asumido   en   su   vida   porque   así   lo   ha   elegido,
entonces   sabrá   que   es   libre.   Cuando   descubrimos   la   belleza   y   la   energía   de
pensamiento   que   reside   en   el   interior   de   las   estructuras   y   obligaciones
de   nuestra   vida,   entonces   podemos   transformarlas   y   ser   felices.   Por   ello,   la
libertad   quizá   resida   en   la   forma   en   que   experimenta   la   alegría   en   la   vida,
incluso si hay aspectos duros en ella.
Desde   el   punto   de   vista   bön   lo   importante   es   lo   libre   que   uno   quiera   sen­
tirse.   Para   entender   este   concepto   primero   tiene   que   ser   honesto   sobre   los
aspectos   de   los   que   desea   liberarse.   Así   logrará   información   sobre   qué   ele­
mentos   suponen   para   usted   un   freno   o   una   carga   en   la   vida.   Quizá   se   trate
de   emociones,   de   una   persona   o   de   una   situación.   Lo   importante   es   que
sepa lo que es, ya que la obstrucción que tendrá en su vida será clave para la
liberación y le señalará el camino que deberá seguir.
A   continuación,   planteamos   una   serie   de   preguntas   que   puede   hacerse
si   desea   desarrollar   un   entendimiento   de   lo   que   puede   estar   coartando   su
libertad.
• ¿Se siente controlado por sus emociones o por las circunstancias de su
vida?
• ¿Vuelven de nuevo viejos problemas que pensaba que ya estaban solu­
cionados?
• ¿Tiene el corazón partido o le resulta difícil superar una ruptura?
• ¿Tiene miedo a perder a su pareja o a sus hijos?
• ¿Le asustan los acontecimientos que ocurren en el mundo?
• ¿Le preocupa el dinero?
• ¿Se siente solo?
• ¿Llora por su vida o por la muerte de un ser querido?
• ¿Siente que todos sus intentos de tener éxito han fracasado?
• ¿Considera que el enfado o los celos dominan su vida?
• ¿Tiene miedo a la muerte?
• ¿Tiene miedo a la pobreza?
• ¿Tiene miedo al fracaso?
• ¿Tiene miedo al éxito y a la experiencia del amor?
Estos   sentimientos   y   miedos   son   tan   comunes   en   el   mundo   moderno
como   lo   eran   en   el   antiguo   Tíbet.   Si   ha   respondido   positivamente   a   una   o
más de estas preguntas, como le ocurre a la mayoría de la gente, entonces

~ 199 ~
su   libertad   personal   interna   está   limitada.   Las   preguntas   más   relevantes
para   usted   le   indicarán   dónde   residen   las   restricciones.   El   miedo,   la   pena,
el   enfado,   los   celos,   los   remordimientos   y   la   ansiedad   pueden   obturar   el   ca­
mino   hacia   la   libertad   interna.   Cuando   haya   identificado   qué   es   lo   que   le
frena   podrá   utilizar   el   ejercicio   Despertar   los   Cinco   Protectores   para   elimi­
nar dichos obstáculos y encontrar su libertad interior.

LOS 14 TIPOS DE LIBERTAD

Estas   14   libertades   las   establecieron   los   maestros   bön   hace   1.800   años,
tras   200   años   de   meditaciones.   Los   maestros   se   preguntaron   qué   necesi­
taría   un   ser   humano   para   vivir   feliz   en   el   mundo   material.   Sabían   que
no   todo   el   mundo   tiene   aptitudes   para   ser   un   gran   maestro   espiritual,
pero   que   todos   los   seres   pueden   alcanzar   la   felicidad   espiritual   y   material.
Estas   14   libertades   tienen   que   ver   con   establecer   un   orden   en   la   casa,   con­
templar   las   necesidades   y   asegurarse   que   se   desarrollan   todas   las   áreas   de
la vida.
Conseguir   las   14   libertades   se   considera   un   gran   logro.   La   mayoría   de
nosotros   hemos   alcanzado   algunas   de   ellas,   pero   no   todas.   Reflexione   so­
bre la  libertad que considere que  le falta  más en  su  vida y  trabaje para desa­
rrollarla.   Las   14   libertades   pueden   desarrollarse   utilizando   el   ejercicio   de
pensamiento   que   las   acompaña,   el   Despertar   los   Cinco   Protectores.   Utilice
el   ejercicio   para   desarrollar   la   libertad   que   más   necesita   y   a   partir   de   ahí
con el tiempo podrá desarrollar asimismo el resto.
Éstas son las 14 libertades:
1. Libertad financiera.
2. Libertad emocional.
3. Libertad intelectual.
4. Liberarse de las personas negativas.
5. Libertad sexual.
6. Libertad política y física.
7. Libertad de elección de los alimentos.
8. Libertad para educar a los hijos.
9. Libertad para practicar cualquier creencia espiritual.
10. Liberarse del dolor, del enfado y del sufrimiento.
11. Libertad para llevar la vida que desea.
12. Libertad para saber que puede modificar su vida como quiera.

~ 200 ~
13. Libertad espiritual para que su vida funcione.
14. Entender y cuidar la libertad.

1. Libertad financiera
Esta   forma   de   libertad   le   permite   hacer   muchas   cosas   y   tener   un   amplio
abanico   de   elecciones.   Es   el   tipo   de   libertad   que   desea   la   mayoría   de   la   gen­
te,   ya   que   consideran   que   resolverá   todos   sus   problemas.   Desde   luego,   si
bien no es la solución a todo, puede aportar grandes ventajas.
Sin   embargo,   la   libertad   financiera,   pese   a   parecer   muy   importante,   sólo
es   relevante   para   una   pequeña  parcela   de   la   vida.  No   hay   nada   malo   en   bus­
car   ese   tipo   de   libertad,   pero   nunca   permita   identificarse   demasiado   con
ella   o   acabará   atrapado   y   perderá   la   oportunidad   de   encontrar   su   verdade­
ra libertad interior, que es mucho más valiosa.

2. Libertad emocional
La   libertad   emocional   implica   ser   libre   para   sentir   lo   que   desee,   para
aceptar   los   sentimientos   que   surjan   y   seguir   sus   impulsos.   Muchas   veces   nos
sentimos   limitados   por   juicios   y   normas   que   rigen   las   emociones:   «No   ten­
go   que   enfadarme»,   «Debería   reponerme   ya   de   esta   pena   que   siento»,
«Odio   estar   triste».   Sin   estas   limitaciones   seríamos   libres   para   sentir   cual­
quier emoción con paz y armonía.
Sin   embargo,   las   emociones,   al   igual   que   las   energías   de   pensamiento,
tienen   restricciones   y   no   pueden   liberarnos   completamente.   Pertenecen
al   mundo   reactivo   de   la   mente   cotidiana   y   pueden   ser   muy   adictivas.   Si
se   utilizan   de   forma   adictiva   entonces   la   persona   carece   de   libertad   emo­
cional.
Las   emociones   son   valiosas   cuando   nos   acercan   a   la   sabiduría,   cuando
aprendemos   de   ellas   y   avanzamos   hacia   unos   niveles   de   libertad   más   eleva­
dos   utilizando   el   intelecto.   La   libertad   que   puede   experimentar   a   partir   de
las   emociones   le   ayudará   a   entender   la   naturaleza   de   su   propia   humanidad
y   la   de   los   demás.   Al   descubrir   la   intensidad,   la   profundidad   y   la   calidad   de
sus   emociones   cobrará   conciencia   de   su   capacidad   para   sentir   y,   por   lo   tan­
to, para alcanzar la libertad intelectual.
Marshall  era  un  hombre  rico  que  poseía  todos  los  bienes  materiales  que
uno   puede   desear   y   cuyo   estilo   de   vida   era   envidiado   por   muchos.   Había
emprendido   negocios   con   mucho   éxito,   había   viajado   por   todo   el   mundo   y
conducía automóviles muy caros.

~ 201 ~
Sin  embargo, en  su  interior  Marshall  se  sentía  dividido  y  solo. Sus  rela­
ciones   con   las   demás   personas   estaban   regidas   siempre   por   la   desconfianza
y nunca había sido capaz de confiar ciegamente en alguien. Era algo que su
padre   le   había   trasmitido,   ya   que   siempre   había   temido   que   la   gente   fuese
con él por su dinero, y era una gran carga que hacía que Marshall estuviese
aislado y atrapado. No se sentía libre para abrirse a los demás, para amar,
para relacionarse con los demás o ser él mismo. Necesitaba encontrar la se­
gunda libertad: la libertad emocional.
Después de que Marshall viniese a verme y hablásemos él empezó a dar­
se cuenta de todo lo que desconocía de  él mismo. Empezó a realizar el ejer­
cicio   del   Despertar   de   los   Cinco   Protectores   y   le  pidió   a  los   protectores  que
eliminasen los obstáculos que había en su camino.
Tras seis meses, Marshall empezó a advertir cambios en su vida. La gente
era más abierta con  él, le sonreían, se reían y le hablaban de un modo que
no le había ocurrido antes.  Se dio cuenta de que era  él el que se comporta­
ba  de un  modo  distinto y  los  demás habían  respondido  favorablemente. Ha­
cía amigos y aprendía a confiar en los demás. Aprendió que al ser más abier­
to y confiar más en los demás atraía a gente a la que agradaba por quién era
y no por su dinero.
Con   ese   grado   de   confianza   en   los   demás   Marshall   aportó   significado   y
valor a su riqueza. Empezó a utilizarla para ayudar a los demás y un año des­
pués se enamoró de una mujer y se casó con ella.

3. Libertad intelectual
La   libertad   intelectual   no   consiste   sólo   en   el   derecho   a   decir   lo   que   pen­
samos   en   público   sin   miedo   a   recriminaciones,   ni   se   trata   sólo   del   derecho
a   pensar   como   creamos.   La   libertad   intelectual   es   mucho   más   que   la   liber­
tad   académica,   ya   que   implica   conocer   los   mecanismos   y   las   estructuras   de
nuestro   modo   de   pensar   en   el   mundo   cotidiano,   de   modo   que   este   mundo
material   haga   lo   que   le   ordenemos.   En   este   sentido,   sería   como   el   sistema
sanguíneo   de   cada   persona,   que   contribuye   a   su   funcionamiento   y   es   una
de   las   libertades   más   apasionantes   y   valiosas.   Conlleva   disciplina,   esfuerzo   y
exploración   mental,   pero   cuando   se   consigue   forma   una   de   las   bases   de   la
satisfacción y la felicidad en la vida.

4. Liberarse de ias personas negativas
Cuando   los   demás   dirigen   hacia   nosotros   energía   negativa   por   medio
de   su   conducta   o   su   lenguaje   podemos   sentir   que   nuestras   libertades   se   ven
coartadas. El mundo nos aporta innumerables ejemplos de personas nega­

~ 202 ~
tivas   que   intentan,   directa   o   indirectamente,   controlar   o   suprimir   la   liber­
tad   de   los   demás.   Eso   puede   ocurrir   en   las   relaciones,   en   el   trabajo,   en   la   fa­
milia   o   en   la   calle.   De   hecho,   puede   producirse   en   cualquier   situación   ima­
ginable.   A   veces   nos   puede   sorprender   desprevenidos   y   nos   puede   dar   la
impresión   de   que   los   demás   nos   han   engañado.   Tanto   si   se   trata   de   alguien
que   conoce   como   de   un   desconocido,   ser   la   parte   que   recibe   la   negatividad
de otra persona no es agradable y puede resultar impactante.
Para   conseguir   liberarse   de   esa   negatividad   debe   protegerse   utilizando
energía   de   pensamiento   positiva.   El   ejercicio   de   pensamiento   del   Desper­
tar de los Cinco Protectores le ayudará a conseguirlo.
No   puede   impedir   que   los   demás   le   envíen   negatividad,   pero   puede   es­
coger   no   recibirla   ni   verse   afectado   por   ella   y,   cuando   lo   consiga,   se   habrá
liberado de ella.

5. Libertad sexual
La   idea   occidental   de   libertad   sexual   más   común   es   experimentar   se­
xualmente   con   múltiples   parejas.   Hace   varias   décadas,   cuando   llegó   la   libe­
ración   sexual   con   la   pildora   anticonceptiva,   también   se   derribaron   muchos
muros   y   llegó   la   época   más   permisiva.   Los   jóvenes   tenían   relaciones   sexua­
les   antes,   con   mayor   frecuencia   y   con   más   parejas   que   sus   generaciones   an­
teriores.
La   noción   tibetana   de   la   liberación   sexual   es   completamente   distinta.
Esta   libertad   es   el   descubrimiento   del   éxtasis,   la   unidad   y   la   alegría   de   com­
partir con una pareja una relación equilibrada y estable.
Todos   los   seres   humanos   tienen   anhelos   de   unir   sus   energías   sexuales   y
sus   almas.   El   sexo   en   su   nivel   más   espiritual   y   profundo   puede   ser   un   acto
de   devoción   y   adoración   gracias   a   la   conexión   más   íntima   que   pueden   te­
ner dos seres humanos.
Gracias   a   la   excitación   y   la   transformación   del   deseo   sexual   en   el   cuer­
po,   la   espiritualidad   puede   ser   activada,   desarrollada   y   entendida.   La   sexua­
lidad   unida   al   propósito   sagrado   puede   tener   especial   atractivo   para   esas
personas   que   anhelan   un   crecimiento   espiritual,   pero   que   a   la   vez   disfrutan
con   los   placeres   terrenales.   En   los   últimos   20   años,   las   prácticas   orientales
tantra   se   han   conocido   más   y   se   han   asociado   con   la   sexualidad   y   la   práctica
sexual.   El   sexo   en   la   actualidad   tiene   un   papel   muy   reducido   en   la   cultura
tantra,   que   enseña   a   la   persona   a   transformar   de   un   modo   equilibrado   sus
energías sexuales, a modo de rápido camino para llegar a la iluminación.

~ 203 ~
En   el   tantra   hay   reglas   estrictas   sobre   la   moralidad   y   la   ética   y   sobre   cómo
convivir   con   la   pareja   elegida.   También   se   fomenta   la   conducta   sexual   libre
de toda avaricia, lujuria o enfado.
El   tantra   y   otros   caminos   orientados   hacia   la   espiritualidad   sexual   nos
enseñan   a   respetar   y   alimentar   el   cuerpo   como   lugar   sagrado   en   el   que   se
funden   la   espiritualidad   y   la   sexualidad.   La   forma   tántrica   de   pensar   es   te­
ner   relaciones   sexuales   con   lentitud   en   las   que   se   aprende   a   despertar   to­
dos   los   sentidos   y   experimentar   las   profundidades   de   la   energía   de   pensa­
miento   sexual.   Se   deja   de   lado   el   razonamiento   y   el   pensamiento   normal   y
el   cuerpo   pasa   a   un   primer   plano,   transformando   el   ego   y   la   rutina   en   una
expresión de agradecimiento a la vida y el vivir.
De   modo   similar,   la   creencia   bön   postula   que   las   energías   de   pensa­
miento   sexual   adecuado   pueden   ayudarnos   a   ser   menos   inhibidos   desde   el
punto   de   vista   físico   y   moral   y   a   dotarnos   de   la   fuerza   necesaria   para   cono­
cer la libertad de la energía sexual integrada y respetuosa.

6. Libertad política y física
Esta   libertad,   de   la   que   tanto   se   abusa   o   se   carece   en   tantas   partes   del
mundo,   empieza   y   termina   en   el   propio   ser,   en   la   forma   en   que   contempla
su   vecindario,   su   país   y   el   planeta.   Cualquier   sistema   político   empieza   en
una   serie   de   energías   de   pensamiento   que   se   unen   para   formar   una   estruc­
tura mayor de energías de pensamiento.
Usted   sabe   que   posee   esta   libertad   cuando   es   capaz   de   contribuir   y   parti­
cipar   en   acontecimientos   y   actos   de   su   comunidad,   utilizando   acciones   y
energía   de   pensamiento   positiva.   El   resultado   de   algo   tan   mundano   como
planificar   una   política   de   aparcamiento   en   el   municipio   puede   recibir   la   in­
fluencia   de   cada   uno   de   sus   participantes.   Su   contribución   siempre   debe
basarse   en   el   bien   y   en   lo   positivo,   sin   pensar   en   lo   que   pueda   obtener   a   ni­
vel   personal.   Desear   beneficiarse   personalmente   de   una   plaza   de   aparca­
miento   en   términos   bön   es   inadecuado.   En   cambio,   desear   el   mejor   resul­
tado   posible   para   que   se   beneficien   todas   aquellas   personas   que   necesitan
aparcamiento   es   mucho   más   positivo.   Por   lo   tanto,   la   libertad   política   im­
plica   mucho   más   que   elegir   a   quién   votamos.   Se   trata   de   la   responsabilidad
que   todos   los   ciudadanos   tenemos   de   garantizar   que   nuestra   comunidad
está bien cuidada y es honesta.
La   libertad   física,   que   camina   mano   a   mano   con   la   libertad   política,   tam­
bién está relacionada con la contribución individual de la libertad comuni­

~ 204 ~
taria.   Si   una   persona   ingresa   en   prisión   injustificadamente,   entonces   todas
las   demás   personas   tendrán   que   utilizar   la   energía   de   pensamiento   adecua­
da para ayudar a que salga de la cárcel.

7. Libertad de elección de los alimentos
Quizá   se   pregunte   qué   tiene   que   ver   lo   que   come   con   la   libertad.   Pues,
bien,   en   realidad   mucho,   ya   que   está   relacionado   con   los   conceptos   de   be­
neficios   y   control.   En   el   mundo   en   que   vivimos   los   que   controlan   lo   que   co­
memos   mediante   la   distribución,   la   comercialización   y   el   marketing   no
sólo   consiguen   tremendas   sumas   de   dinero,   sino   que   además   indirecta­
mente   influyen   en   nuestra   salud,   en   la   de   nuestros   hijos   y   en   la   salud   de   la
cadena alimentaria del mundo.
La   comida,   según   la   sabiduría   bön,   posee   energías   de   pensamiento   en
su   interior.   Así   que   cada   vez   que   comemos   también   nos   alimentamos   de   la
energía   de   pensamiento   del   agricultor,   del   distribuidor,   del   tendero,   del   su­
permercado,   de   la   fábrica   o   de   todas   las   personas   que   han   influido   en   la
producción hasta que el alimento llega a la mesa.
Por   lo   tanto,   la   libertad   para   escoger   qué   se   come   no   sólo   es   un   tema   de
gusto,   sino   también   de   concienciación.   Hay   que   ser   conscientes   de   lo   que
se   come,   de   dónde   proviene,   de   la   forma   en   que   se   ingiere,   de   las   actitudes
que   tenemos   frente   a   la   comida   y   de   las   energías   de   pensamiento   predomi­
nantes en el momento de las comidas.
Usted   tiene   el   poder   de   decidir   qué   tipo   de   alimento   quiere   consumir   y
por   qué.   Elegir   alimentos   que   contengan   energía   de   pensamiento   positivo,
es   decir,   alimentos   integrales,   alimentos   nutritivos   que   hayan   sido   produci­
dos   sin   sustancias   químicas   y   sin   perjudicar   a   nadie,   le  ayudará   a  desarrollar
energías de pensamiento adecuadas en otras áreas de la vida.
George llevaba enfermo varios años y se sentía atrapado por su cuerpo y
sus enfermedades. Con el tiempo empezó a tirar la toalla y cayó en una pro­
funda   depresión,   sintiendo   que   no   tenía   libertad   para   hacer   nada   ni   para
convertirse en nadie. La vida era una prisión y no tenía la llave para escapar.
Fue la esposa de George quien vino a verme en busca de ayuda. Llevaba
años cuidándole y había visto que si no se le ayudaba pronto quizá comete­
ría alguna locura, pues ya no tenía ganas de vivir. George ya estaba muy de­
macrado y delgado y había perdido el interés en comer y en todo lo demás.
Enseguida  vi  que   George  padecía  muchas   alergias   a  los   alimentos  reple­
tos de sustancias químicas y aditivos que ingería. Le enseñé el ejercicio del

~ 205 ~
Despertar de los Cinco Protectores y le pedí que lo hiciese a diario durante
una   semana,   ya   que   estaba   en   una   situación   límite.   También   le   pedí   que
empezase   una   dieta   nutritiva,   llena   de   productos   dietéticos   y   de   frutas   y
verduras.
Con   la   ayuda   de   su   esposa,   George   llevó   a   cabo   el   ejercicio   e   inició   su
nueva dieta con la que, para su sorpresa, en cuestión de días vio que su do­
lor físico y mental iba disminuyendo. Pronto su dolor remitió y su vitalidad
inundó   de   nuevo   su   ser.   En   una   semana   ya   era   capaz   de   levantarse   de   la
cama y en un mes daba cortos paseos hasta las tiendas del barrio.
Al cabo de tres meses George ya había ganado un poco de peso y estaba
recuperando   su   interés   en   la   vida.  Poco   después   encontró   un   trabajo   a   me­
dia   jornada   que   podía   realizar   desde   casa.   Así   podía   también   dedicarle
tiempo a sus hijos y ayudar a su mujer con las tareas del hogar.
Hacer el ejercicio y decidir mantener una dieta de alimentos puros y nu­
tritivos hizo que George recuperase la salud, una de las libertades más im­
portantes.

8. La libertad para educar a los hijos
La   educación   de   los   hijos   empieza   con   la   forma   en   que   los   concebimos
y   los   tratamos,   espiritual,   emocional   y   físicamente   cuando   nacen   y   en   los
momentos   inmediatos.   Lo   primero   que   aprenden   cuando   están   dentro
del   útero   es   que   son   amados,   que   contienen   una   chispa   divina   de   la   vida;
son   un   recordatorio   de   la   naturaleza   de   que   la   vida   habita   en   todos   los   lu­
gares.
Al   nacer   un   niño,   según   la   tradición   bön,   todos   los   demás   seres   renace­
mos, ya que el valor de cada vida da forma a la vida futura. El nacimiento es
el   saludo   de   la   familia   y   el   reconocimiento   de   las   energías   de   pensamiento
del   mundo   natural.   A   partir   del   nacimiento   se   veneran   todas   las   relaciones.
El   nacimiento   crea   oportunidades,   las   vincula   a   la   existencia   y   a   todo   lo   que
hubo anteriormente.
En   la   cultura   bön   el   niño   recibe   una   importancia   primordial,   ya   que   su
nacimiento   provino   del   entendimiento,   del   conocimiento   innato   y   de   la
conciencia   y   experiencia   de   que   lo   divino   existe   en   todas   partes.   A   medida
que   el   pequeño   o   la   pequeña   crecen   reciben   el   amor   de   la   madre,   del   pa­
dre, de los familiares y los vecinos.
Los   principios   morales   bön   que   guían   la   educación   de   los   más   pequeños
son los siguientes:

~ 206 ~
1. Los   padres   no   poseen   a   los   hijos.   Un   niño   llega   a   los   brazos   de   sus   pa­
dres   como   resultado   de   las   causas   y   efectos   de   los   procesos   de   pensa­
miento   de   los   padres.   El   niño   recibe   sus   capacidades   intelectuales   de
su   madre   y   sus   capacidades   espirituales   y   emocionales   de   su   padre.   La
tarea   de   los   padres   es   sencillamente   ayudarle   a   desplegar   dichas   capa­
cidades.
2. El  niño posee  a los  padres. En  este  sentido los padres  son  los sirvientes
del   niño.   Esto   no   quiere   decir   que   los   manipule   o   domine   sino   que   le
deberán aportar sabiduría, consejos y pautas con amor y respeto.
3. El   niño   deberá   ser   animado   a   ser   lo   más   independiente   posible   ya
desde   muy   pequeño.   Todo   lo   que   un   niño   pueda   hacer   solo   deberá
hacerlo.   El   niño   también   debería   ser   enseñado   a   pensar   con   inde­
pendencia.
4. El   niño   deberá   poseer   ya   de   pequeño   los   recursos   materiales   necesa­
rios.   Con   esto   quiere   decirse   que   deberá   aprender   a   tratar   con   dine­
ro,   a   cultivar   alimentos,   a   emplear   herramientas   y   desarrollar   tareas
prácticas como coser, cuidar a los animales y cocinar.
Todas   las   formas   externas   de   educación,   como   los   colegios   y   academias,
ayudan a desarrollar las capacidades sociales y a aprender a vivir dentro de las
estructuras   de   nuestra   sociedad,   pero   no   educan   las   energías   de   pensamien­
to   interiores   de   los   niños.   Como   padres,   tenemos   la   responsabilidad,   el   privi­
legio   y   el   honor   de   realizar   estas   tareas.   Gracias   a   nuestra   ayuda,   los   niños
pueden   ir   creciendo   y   siendo   cada   vez   más   independientes   y   tener   un   pensa­
miento más libre sobre las elecciones y el estilo de vida que les gustaría llevar.
Si   tratamos   así   a   todos   nuestros   hijos   nacidos,   sin   nacer,   en   etapa   de   creci­
miento o adultos, ellos podrán desarrollar la divinidad que hay en su vida.

9. Libertad para practicar cualquier creencia espiritual
Las   creencias   espirituales   permiten   que   las   personas   hallen   y   alimenten
las   partes   más   positivas   y   destacables   de   su   personalidad.   Todo   el   mundo
necesita   creencias   espirituales   para   poder   llevar   una   vida   equilibrada   y,   por
esa   razón,   la   libertad   para   elegir   las   creencias   espirituales   (siempre   y   cuan­
do   no   perjudiquen   a   los   demás)   es   un   derecho   fundamental.   Los   pueblos
han   sido   perseguidos   a   lo   largo   de   la   historia   por   sus   creencias   religiosas   y
espirituales,   pero   en   el   fondo   las   creencias   son   personales   y   no   pueden   ser
aniquiladas. Nadie puede imponerle a otro una creencia.
La   libertad   para   creer   en   lo   que   usted   decide   es   preciada,   pero   sólo   ten­
drá valor si le ayuda a ser buena persona. Eso no significa que tenga que se­

~ 207 ~
guir   estrictamente   una   serie   de   reglas   que   dispone   la   doctrina,   sino   que   sig­
nifica   estar   en   contacto   con   la   bondad   interior.   Cuando   ocurre   es   conmo­
vedor   porque   la   persona   descubre   lo   maravillosa   que   es   como   ser   humano
y como ser espiritual.
Para   poder   establecer   contacto   con   su   bondad   debe   sentarse   en   un   lu­
gar   tranquilo   unos   minutos   y   concentrarse   en   el   corazón.   Deje   que   todas
las   preocupaciones   y   las   ansiedades   se   disuelvan   en   su   corazón   y   sienta   su
propia bondad, latente en el corazón, y preparada para emerger.

10. Liberarse del dolor, del enfado y del sufrimiento
El   enfado,   el   dolor   y   el   sufrimiento   están   estrechamente   ligados.   El   enfa­
do   nace   del   dolor   y   el   sufrimiento   y   también   puede   provocarlos.   Cuando
una   persona   está   enfadada   casi   siempre   entonces   está   sufriendo   y   no   disfru­
ta   de   la   vida.   La   libertad   la   encontramos   cuando   entendemos   qué   nos   pro­
voca   sufrimiento,   qué   contribuye   al   dolor   que   sentimos   y   por   qué   estamos
enrabiados.   Mediante   ese   entendimiento   podemos   dejar   de   sufrir   y   empe­
zar a gozar de la vida.
El   enfado   puede   convertirse   en   un   hábito   que   contamina   la   energía   de
pensamiento.   El   enfado   es   sencillamente   sabiduría   inapropiada   que   necesi­
ta   ser   transformada   en   apropiada.   Para   lograrlo,   basta   con   repetir   el   ejerci­
cio   que   utilizó   para   conseguir   la   novena   libertad.   Siéntese   y   concéntrese   en
el   corazón.   Sienta   cómo   su   enfado   se   disuelve   en   el   corazón   y   cómo,   al   mis­
mo tiempo, emerge la sabiduría pertinente.
La   cura   al   enfado,   el   dolor   y   el   sufrimiento   reside   en   el   modo   en   el   que
se   piensa   y   en   la   energía   de   pensamiento   con   la   que   alimenta   su   identidad.
En   vez   de   condicionar   su   mente   al   enfado,   el   dolor   y   el   sufrimiento,   deberá
condicionarla a la alegría y la sabiduría.
Hamish   parecía   sano   y   tenía   una   buena   posición   económica,   pero   por
dentro su ser  era un  torbellino y estaba sumido en la desesperación porque
sentía   un   dolor   constante.   Había   ido   a   muchos   médicos   intentando   averi­
guar qué le  pasaba a  su  espalda que  le provocaba  tanto  dolor. Nadie había
podido   ayudarle   y   todas   las   pruebas   y   análisis   habían   dictaminado   que   su
dolor era crónico.
Cuando vino a verme pronto vimos cuál era la causa de su dolor. A veces
el   enfado   queda   atrapado   en   el   cuerpo,   sin   expresarse,   durante   mucho
tiempo y después se manifiesta en forma de dolor para ser reconocido.
Hamish me contó que desde pequeño le habían educado con la creen­

~ 208 ~
cia de que la rabia y la ira eran sentimientos equivocados y, por eso, sus pa­
dres   nunca   habían   permitido   que   los   expresase.   Debido   a   esa   restricción,
creció   guardando   en   su   interior   esa   rabia.   Necesitaba   conseguir   la   décima
libertad y liberarse del enfado, del dolor y el sufrimiento.
Le   pedí   que   hiciese   el   ejercicio   del   Despertar   de   los   Cinco   Protectores   y
que les pidiese que le ayudasen a trasformar  su  ira y dolor en energías de
pensamiento más creativas y positivas.
La   primera   reacción   de   Hamish   fue   el   enfado.   Tuvo   un   ataque   de   genio
repentino   y   pudo   ver   cómo   su   ira   había   envenenado   su   mente,   cuerpo   y
vida. Poco a poco se tranquilizó y se marchó. Al cabo de tres meses de reali­
zar el ejercicio su dolor había desaparecido y Hamish sintió que su vida se
había transformado. Descubrió  un nuevo sentido de creatividad en su ser y
empezó a escribir novelas que, con el tiempo, fueron incluso publicadas.

11. Libertad para llevar la vida que desea
La   mayoría   de   nosotros   vivimos   dentro   de   una   estructura   social   que   tie­
ne   sus   propias   reglas   y   limitaciones.   Por   lo   tanto,   la   verdadera   libertad   para
llevar   la   vida   que   queremos   proviene   de   aprender   cuáles   son   nuestros   re­
cursos y sabiduría internos y cuáles son nuestras capacidades.
En   la   cultura   tibetana   bön   había   y   hay   formas   para   evaluar   la   indepen­
dencia   personal.   En   múltiples   ocasiones   he   animado   a   gente   con   la   que   he
trabajado   a   realizar   la   evaluación,   ya   que   revela   mucho   sobre   el   nivel   de   re­
cursos y voluntad interior.
• Pase un mes solo en la naturaleza. Organice su seguridad y sus recur­
sos con sentido común.
• Entregue algo que para usted tiene mucha importancia y valor a una
persona menos afortunada.
• Trabaje para los pobres durante un mes. Viva como ellos viven.
• Trabaje con personas en fase terminal. Aprenda a entender la muerte.
• Trabaje con personas enfermas mentales.
• Trabaje con niños que tengan problemas de aprendizaje o de con­
ducta.
• Determine qué bienes materiales son superfluos en su vida y deshága­
se de ellos.
• Examine el estilo de vida que lleva. ¿Se adecúa a su personalidad?
• Descubra cuál es la mayor influencia en su forma de vivir.
• Considere que quizá no sepa nada y que lo que cree saber puede no
tener fundamento.

~ 209 ~
Escoger   una   o   varias   de   estas   opciones   y   realizarlas   durante   varias   sema­
nas   le   revelará   muchos   datos   sobre   usted   mismo.   Es   fácil   llevar   un   estilo   de
vida basado en las cosas que ansia o desea tener en vez de en quién quiere lle­
gar a ser. Estos retos pueden ayudarle a examinar su vida interior y ver si está
en   consonancia   con   su   personalidad.   Para   poder   llevar   una   vida   tal   y   como
queremos   tenemos   que   conocer   primero   qué   es   lo   que   queremos   y   có­
mo crear energía de pensamiento positiva que respalde esa forma de vida.

12. Libertad para saber que puede modificar su vida como
quiera
Mucha   gente   se   siente   incapaz   de   cambiar   su   vida,   pero   eso   es   sólo   una
percepción;   todos   podemos   cambiar   nuestras   vidas   si   lo   queremos.   La   liber­
tad   reside   en   saber   que   eso   siempre   es   posible   y   que   la   vida   es   algo   que   no­
sotros elegimos.
¿Ha   establecido   un   modo   de   vida   que   no   le   llena   del   todo?   ¿Está   vivien­
do   conformándose   con   lo   que   tiene   porque   considera   que   no   puede   tener
más?   ¿Se   marca   objetivos   que   son   fácilmente   alcanzables   y   que   no   suponen
ningún reto para su espíritu?
Si   es   así   entonces   necesita   saber   que   el   cambio   es   posible   y   que   depende
de   usted.   Las   acciones   y   el   conocimiento   necesarios   para   cambiar   residen
en   nuestros   pensamientos   más   positivos   y   adecuados.   Lo   que   pensamos   y
creemos   que   puede   ocurrir   es   lo   que   crearemos   en   nuestras   vidas.   Para   al­
canzar   dicha   libertad   tiene   que   dejar   de   imponer   límites   a   sus   creencias
para   seguir   avanzando.   Tenga   en   cuenta   que   en   su   interior   hay   una   vida   lle­
na de vigor y fuerza que espera liberarse.
Esta   libertad   está   muy   vinculada   a   las   siguientes   dos   libertades.   Las   tres
le otorgarán un sentimiento de libertad interna.
Bruce   no   confiaba   en   poder   tomar   buenas   decisiones   ni   tenía   respeto
por   sus   opiniones   o   juicios.   Pensaba   que   en   su   vida   todo   estaba   decidido   y
que  no   podía  hacer  nada   para   encontrar   su   propio   rumbo.  Estaba  insatisfe­
cho con muchas cosas de su vida. No le gustaba su trabajo de contable, no le
gustaba   su   casa,   un   pequeño   piso   en   un   área   bastante   conflictiva   de   Lon­
dres, y ni siquiera estaba enamorado de su novia, que no paraba de pedirle
cosas y le criticaba constantemente.
Bruce   era   una   víctima   de   sus   propios   pensamientos   inadecuados.  No   ha­
bía ninguna razón para no cambiar esas áreas de su vida, sino que él mismo
era el que se limitaba y se había creado una jaula hecha a medida.

~ 210 ~
Cuando vino a la clínica tenía 33 años; era joven, inteligente y atractivo,
pero su vida era un desastre. Estaba claro que Bruce tenía que desarrollar la
doceava libertad, la libertad para saber que es posible cambiar la vida a me­
jor. Al hablar Bruce identificó las creencias que le atrapaban y le frenaban.
Creía   que   no   se   merecía   la   felicidad,   que   debía   conformarse   con   lo   que   te­
nía y que no tenía ningún talento o capacidad especial.
Al   realizar   el  ejercicio  del   Despertar   de los  Cinco  Protectores,  Bruce   em­
pezó a disolver estas creencias inadecuadas y a despertar la libertad que ne­
cesitaba. En  un  primer momento estuvo confundido y tardó  varias semanas
en sentirse más seguro de sí mismo, pero al final superó muchas barreras y
los resultados fueron visibles.
A   medida   que   Bruce   sentía   que   su   capacidad   para   realizar   cambios   cre­
cía, también  aumentaba su ilusión y  su  energía. Toda  la  energía que  había
utilizado   para   frenar   sus   impulsos   la   aprovechaba   ahora   para   implantar
cambios positivos.
En   sólo   seis   meses   Bruce   se   había   cambiado   de   piso,   tenía   otro   trabajo
como   gerente   de   un   centro   deportivo   y   había   puesto   fin   a   esa   relación   que
sólo le provocaba dolor e infelicidad. La última vez que le vi sus ojos estaban
llenos de vida y tenía las ideas muy claras. Incluso su forma de caminar ha­
bía cambiado. Me dijo que sabía que podía hacer lo que quería con su vida.

13. Libertad espiritual para que su vida funcione
La   libertad   espiritual   es   una   poderosa   energía   de   pensamiento   que,
cuando   se   consigue,   permite   dar   forma   a   la   vida   según   se   desea.   La   libertad
espiritual   está   disponible   en   muchas   formas   y   en   muchos   momentos,   pero
la gente no sabe que está ahí y no se prepara para recibirla.
A   continuación   le   presentamos   unas   pautas   para   abrirse   a   la   libertad   es­
piritual. Considere cada vino de los puntos con detenimiento.
• ¿Qué   papel   desempeña   el   amor   en   su   vida?   ¿Le   motiva   y   le   enseña?
¿Recibe el amor de un modo espiritual?
• ¿Sabe   que   la   libertad   espiritual   está   en   todas   partes,   incluso   en   los   as­
pectos que le desagradan?
• Lo   único   que   hay   que   hacer   para   recibir   esta   libertad   es   pedírselo   a   su
ser interior.
• No   quede   atrapado   en   prejuicios   o   rumores,   cotilleos   o   habladurías.
Esas   energías   de   pensamiento   inapropiadas   bloquean   la   libertad   espi­
ritual e impiden que su vida funcione como es debido.
• Intente que su vida sea sencilla.

~ 211 ~
• Diviértase, pero nunca a expensas de los demás.
• Dé las gracias por todo lo que tiene en la vida, por lo bueno y lo malo.
• Dedique diez minutos al día a guardar silencio.
Tenga   siempre   en   cuenta   estas   directrices   y   verá   cómo   pronto   nota   que
tiene   más   relación   con   su   libertad   espiritual.   Cuanto   más   le   suceda   mayor
cuenta   se   dará   de   que   su   vida   está   funcionando   y   avanzando   hasta   la   meta
deseada.
Melinda   sentía   que   su   vida   estaba   atrapada   en   un   callejón   sin   salida   y
que   no   tenía   futuro.   Trabajaba   en   un   banco   y   no   le   gustaba   demasiado   su
trabajo. Se sentía vacía por dentro y no tenía ilusión por nada. Con sólo 29
años  era  una mujer  inteligente y  bondadosa, pero había perdido algo por  lo
que luchar y tener ilusión.
Cuando   la   conocí   noté   que   lo   que   le   faltaba   era   un   elemento   espiritual.
Tenía satisfechas todas las necesidades materiales, pero ese vacío que sentía
señalaba   un   vacío   espiritual.   Melinda   había   participado   anteriormente   en
un grupo parroquial al que la apuntaron sus padres, pero al final dejó de ir
porque no significaba nada para ella.
Siguió   mis   indicaciones   y   realizó   el   ejercicio   del   Despertar   de   los   Cinco
Protectores   pidiéndoles   que   eliminasen   el   sentimiento   de   vacío   y   frustra­
ción   de   su   vida.   Al   continuar   haciendo   el   ejercicio   semanalmente   empezó   a
reconocer   que   ese   vacío   que   sentía   era   un   anhelo   de   plenitud   espiritual.
Melinda   exploró   más   opciones   y   descubrió   que   tenía   grandes   capacidades
para   la   curación   espiritual.   Durante   los   dos   siguientes   años   se   formó   para
ser profesora y curadora espiritual y fue invitada para impartir cursillos en
el banco en el que antes trabajaba.
Melinda   encontró   la   treceava   libertad,   la   libertad   espiritual   para   conse­
guir que su vida funcionase. Mediante  sus creencias espirituales logró  equi­
librar su vida y ser feliz. Hoy, pasados diez años desde el primer encuentro,
Melinda   es   una   mujer   profundamente   espiritual,   madura   y   realizada   que
tiene   efectos   positivos   en   cualquier   persona   que   conoce.   Ama   su   trabajo   y
tiene un profundo sentimiento de libertad que afecta a cuanto hace.

14. Entender y cuidar ia libertad
Para   empezar   a   entender   la   naturaleza   y   el   valor   de   su   libertad   interior,
debe   meditar   sobre   las   dos   afirmaciones   que   se   exponen   a   continuación,
permitiendo que entren en su ser y absorbiéndolas.
La libertad celebra la belleza de su alma.

~ 212 ~
Usted es sagrado. Usted es pureza. Usted está repleto de posibilidades.
Al   meditar   sobre   estas   afirmaciones   usted   podrá   destapar   las   cualidades
de   libertad   que   reposan   en   su   interior.   Se   convertirán   en   una   parte   más   de
su   experiencia   cotidiana   que   deberá   utilizar   como   medio   para   dejar   que   la
libertad   interna   emerja.   Cuando   sienta   que   su   sentido   de   libertad   aumenta
entonces   recibirá   la   energía   de   pensamiento   más   pura   y   será   capaz   de   en­
cauzar su vida a donde desee.

LOS CINCO PROTECTORES

La   tradición   bön   enseña   que   hay   cinco   protectores   que   habitan   en   nues­
tro   cuerpo   a   lo   largo   de   la   vida.   Cada   uno   de   ellos   es   un   pequeño   dios   o   di­
vinidad,   conocido   como   Lha.   Están   extremadamente   cargados   de   energías
de   pensamiento   que   tienen   gran   influencia   en   la   vida,   reforzando   su   vitali­
dad   y   buena   fortuna.   Ahora   bien,   cuando   están   desequilibrados,   entonces
pueden darse problemas de salud y de estilo de vida.
La   primera   de   las   divinidades   se   llama   el   dios   de   la   vida,   Srog   Lha,   y   la
energía   de   este   dios   habita   en   nuestro   pecho.   Srog   Lha   puede   protegernos
de   la   pobreza   mental,   física   y   espiritual.   Esta   energía   de   pensamiento   dirige
y   regula   toda   nuestra   vitalidad   y   nuestros   sentidos.   Su   conexión   con   la   vida,
su personalidad y su sentido de la aventura proviene de Srog Lha.
El   segundo   se   denomina   Yul   Lha   o   dios   del   lugar,   es   decir,   su   hogar,   su
identidad   familiar   y   su   vecindario,   además   de   su   país.   Esta   energía   divina
reside   en   la   coronilla   de   la   cabeza.   Yul   Lha   concede   deseos,   paz,   salud   y   feli­
cidad.   Esta   energía   de   pensamiento   influye   en   el   lugar   en   que   habita,   traba­
ja y en los amigos que tiene. Yul Lha se ve muy  afectado por la atmósfera de
los   lugares;   influye   en   las   capacidades   psíquicas   y   empáticas   de   las   personas
y   en   su   capacidad   para   cuidar   y   preocuparse   por   los   demás   y   sentir   pasión
por su hogar, vecindario, comunidad y nacionalidad.
El   tercero   se   llama   Mo   Lha,   es   la   diosa   femenina   y   habita   en   la   axila   de­
recha.   Mo   Lha   protege   la   vida.   Esta   energía   de   pensamiento   le   ha   guiado
desde   el   nacimiento   y   garantiza   una   vida   larga   y   próspera.   Mo   Lha   influye
en   la   duración   y   calidad   de   la   vida   y   en   la   capacidad   de   la   persona   para   sa­
tisfacer   sus   necesidades   básicas.   Asimismo   Mo   Lha   también   influye   en   la
concepción   y   el   nacimiento   de   los   niños,   así   que   tendrá   influencia   en   sus
hijos hasta que sean adultos, en la salud femenina y en el modo en el que

~ 213 ~
se   relaciona   con   mujeres   y   su   energía   femenina.   La   curación,   la   sabiduría
y   el   conocimiento   se   ven   influidos   por   esta   energía   de   pensamiento   así
como   la   capacidad   para   cuidar   de   las   plantas,   para   cocinar   y   tratar   los   ali­
mentos.   Mo   Lha   puede   otorgar   el   poder   de   combatir   las   injusticias   fami­
liares   y   también   influye   en   el   talento   musical   y   en   otras   muchas   capacida­
des artísticas.
El   cuarto   se   llama   Pho   Lha,   el   dios   masculino,   y   habita   en   la   axila   iz­
quierda.   Pho   Lha   le   protege   contra   las   enfermedades   físicas   y   el   dolor   men­
tal   y   elimina   los   obstáculos.   Esta   energía   de   pensamiento   le   aporta   valentía
y   determinación   para   realizar   todo   cuanto   desee.   Pho   Lha   ayuda   a   los   hom­
bres   a   combatir   sus   miedos   y   emociones   y   detiene   la   violencia   entre   las   per­
sonas,   si   bien   también   puede   ser   despertado   para   ayudar   con   defensa   men­
tal   o   física.   Tiene   dotes   protectoras   y   esta   energía   de   pensamiento
desarrolla libertad al miedo al conflicto físico.
El   quinto   se   denomina   el   dios   de   los   enemigos,   el   Dgra   Lha,   y   vive   en   su
hombro   derecho.   Dgra   Lha   le   protege   de   los   enemigos   y   la   negatividad.   Le
mantiene   a   salvo   de   cualquier   daño   y   puede   solucionar   cualquier   proble­
ma.   Además,   esta   fuerza   de   pensamiento,   si   bien   es   inmensamente   podero­
sa,   es   suave   y   dócil   y   le   ayudará   a   aumentar   su   éxito   e   influencia.   Cuando
sienta   que   está   atrapado,   Dgra   Lha   creará   oportunidades   inesperadas   para
ayudarle.

Usted posee las cinco energías

Estas   cinco   divinidades   viven   en   cada   uno   de   los   seres   humanos,   espe­
rando   a   ser   despertadas   de   su   letargo   y   ser   integradas   en   la   vida   humana.
Forman   parte   de   nosotros,   pese   a   que   a   la   vez   son   energías   de   pensamien­
to   muy   profundas   y   particulares   que   pueden   tener   funciones   concretas   en
las experiencias emocionales, intelectuales y físicas de nuestra vida.
Al   decidir   desarrollar   las   divinidades   usted   podrá   curar   y   equilibrar   su
vida  y   crear  la   libertad  que  necesita.  Son   puertas  hacia  la  libertad   que  trans­
formarán   cualquier   contratiempo   u   obstáculo   en   una   ayuda   y   le   permitirán
ser libre de cuerpo, mente y espíritu.

~ 214 ~
El despertar de los cinco protectores
Este   profundo   y   poderoso   ejercicio   de   energía   de   pensamiento   puede
utilizarse   para   despertar   a   cada   uno   de   los   cinco   protectores   y   eliminar
cualquier   obstáculo   que   crea   que   se   interpone   entre   usted   y   su   libertad,   in­
cluyendo   la   enfermedad.   Es   la   clave   hacia   la   libertad   interior   y   hacia   la   crea­
ción   de   cambios   positivos   en   la   vida   para   recuperar   la   vitalidad   esencial   que
ha   perdido   debido   a   conductas   y   pensamientos   inadecuados   o   circunstan­
cias   inesperadas.   Al   realizar   el   ejercicio   mejorará   su   fuerza   vital   y   su   capaci­
dad   para   atraer   energía   positiva.   Antes   de   empezar   es   importante   que   se
prepare.  Sea  consciente  de  las  14   libertades   y  de  la   libertad  con  la  que  se  re­
laciona   más   y   desea   incrementar.   Al   centrarse   en   estos   puntos,   reflexione
también   sobre   los   sentimientos   que   evoca   en   usted,   dejando   que   se   formen
ideas y se libere información en su interior.
Basándose   en   un   antiguo   ritual   bön,   el   ejercicio   deberá   realizarlo   una
vez   a   la   semana   a   primera   hora   de   la   mañana,   justo   después   de   que   salga   el
sol.   Si   no   es   posible,   entonces   elija   el   momento   del   día   que   le   parezca   más
adecuado.   Realice   el   ejercicio   primero   para   usted   mismo   y,   después,   si   lo
desea,   puede   hacerlo   para   un   familiar   o   un   amigo.   Debe   seguir   las   instruc­
ciones   minuciosamente   para   que   sea   efectivo.   Se   trata   de   unos   pasos   muy
firmes que le permitirán ver los resultados de una manera casi inmediata.

Primer paso

Deje   espacio   en   una   mesa   o   en   el   suelo.   Asegúrese   de   que   está   limpio.


A   continuación   extienda   un   mantel   o   un   trozo   de   tela   blanca   sobre   la
superficie.   Ponga   cinco   cuencos   blancos   y   pequeños   siguiendo   el   dibu­
jo del diagrama que exponemos:

nombre

~ 215 ~
En   el   cuenco   número   1   ponga   un   poco   de   agua   fresca.   Es   el   símbolo   de
Srog Lha.
En   el   cuenco   número   2   ponga   un   poco   de   leche   fresca,   el   símbolo   de
Yul Lha.
En   el   cuenco   número   3   deje   unos   granos   de   arroz,   cebada   o   trigo   y   añá­
dale algo que para usted sea valioso, símbolo de Mo Lha.
En el cuenco número 4 vierta sal como símbolo de Pho Lha.
En   el   cuenco   número   5   ponga   algún   alimento   que   le   agrade   para   sim­
bolizar Dgra Lha.
En   los   lados   derecho   e   izquierdo   del   cuenco   número   1   ponga   una   pe­
queña   vela,   tal   y   como   marca   el   dibujo.   Estas   velas   permitirán   que   la   at­
mósfera se impregne de sus pensamientos adecuados.
Entre   los   cuencos   3   y   4   ponga   el   incienso   que   más   le   guste.   El   incienso
le ayudará a clarificar sus pensamientos.
En   el   centro   del   círculo   copie   el   símbolo   tibetano   tal   y   como   está   en   el
diagrama   sobre   el   trapo   blanco   con   un   rotulador   rojo.   A   continuación,
encima del símbolo, ponga su nombre, también en letras rojas.
Ahora ya está preparado para empezar el ejercicio.
Antes   de   nada,   encienda   el   incienso.   Acto   seguido,   encienda   las   velas
de   izquierda   a   derecha.   Después   escriba   su   nombre   de   nuevo   y   dibuje
el   símbolo   debajo   de   su   nombre;   este   acto   tiene   la   finalidad   de   mante­
ner   su   atención   en   la   tierra   con   una   estaca   de   energía   de   pensamiento
muy poderosa e indestructible.
Ahora   con   el   dedo   índice   de   la   mano   derecha   toque   el   contenido   del
cuenco   número   1.   Diga   en   voz   alta,   si   bien   no   hace   falta   que   grite,   «Des­
pierto   el   dios   de   la   vida   que   hay   en   mí».   A   continuación,   toque   el   conteni­
do   del   cuenco   2   y   diga,   «Despierto   el   dios   del   lugar   que   hay   en   mí».   Pase   a
tocar   el   contenido   del   cuenco   3,   diciendo,   «Despierto   a   la   diosa   femenina
que   hay   en   mí».   Toque   el   contenido   del   cuenco   4,   exclamando,   «Despier­
to   al   dios   masculino   que   hay   en   mí»   y,   por   último,   toque   el   contenido   del
cuenco 5 y exprese, «Despierto el dios de los enemigos que hay en mí».
Habrá terminado el primer paso.

~ 216 ~
Paso dos

Toqúese el pecho y diga, «Despiértate ahora, dios de la vida».
Lo   siguiente   será   tocarse   la   coronilla   de   la   cabeza   exclamando,   «Emer­
ge,   dios   del   lugar».   Toqúese   el   centro   de   su   axila   derecha   y   manifieste,
«Emerge,   diosa   femenina».   Después,   toqúese   el   centro   de   la   axila   iz­
quierda y ordene, «Emerge, dios masculino».
Una   vez   hechas   las   invocaciones,   con   fuerza   dé   una   palmada   sobre   su
hombro   derecho   y   diga   en   voz   alta   e   imponente,   «¡Despierta   de   tu   sue­
ño, dios de los enemigos!».
En   ese   momento   dé   cinco   palmadas   con   ambas   manos   con   fuerza   para
que   suenen.   Al   aplaudir   despertará   las   energías   de   pensamiento   aletar­
gadas.   A   medida   que   realice   la   acción,   diga:   «Encontrad   juntos   vuestro
lugar.   Dejar   que   el   dios   de   la   vida   se   ocupe   de   dirigir   a   los   demás   para
que   cada   uno   pueda   liberar   y   ofrecerme   su   conocimiento   además   de
mostrarme   su   poder.   Así   quizá   pueda   transformar   todos   los   contra­
tiempos en libertad. Son parte de mí y los he creado».
Ahora   visualice   un   resurgir   de   luces   blanquecinas   brillando   que   nacen
de   su   pecho   y   suben   hasta   la   coronilla,   donde   emiten   destellos   del   color
del   sol.   Pasa   de   ahí   al   centro   de   su   axila   derecha   donde   los   destellos   se
convierten   en   verde   esmeralda   y   después   a   la   axila   izquierda   donde   el   co­
lor   se   transforma   en   un   azul   intenso.   De   ahí   pasa   al   hombro   derecho   don­
de   forma   una   esfera   de   color   lila   fuerte   que   se   asienta   sobre   su   hombro.
Siéntese   poco   a   poco   y   sienta   cómo   la   luz   pasa   de   su   pecho   a   la   coronilla,
de   ahí   a   la   axila   derecha,   después   a   la   axila   izquierda,   a   continuación   a   la
esfera sobre su hombro. Deje que la luz fluya durante unos minutos.
Ahora estará listo para iniciar el tercer paso.

Paso tres

Ahora   céntrese   en   su   nombre,   que   habrá   escrito   en   la   tela.   Escríbalo


de   nuevo,   repasando   las   letras   que   escribió   hace   un   rato.   Dirija   hacia   su
nombre   todo   lo   que   desea   cambiar   para   poder   eliminar   cualquier   obs­
táculo y conseguir la ansiada libertad.

~ 217 ~
Desde   la   esfera   lila,   envíe   un   rayo   de   luz   lila   hacia   su   nombre.   Diga,
«Dios   de   la   vida   que   estás   dentro   de   mí,   ordena   al   dios   de   los   enemigos
que   elimine   los   obstáculos   que   hay   en   mí   y   que   los   aparte   de   mi   cami­
no a la libertad».
Inspire   por   la   nariz   y   después   espire   lentamente   por   la   boca.   Dé   una
palmada   y   diga,   «A   los   cinco   protectores   que   habéis   despertado   en   mi
interior,   os   ofrezco   estos   cuencos   que   contienen   lo   que   más   deseáis.
Disfrutad de los ofrecimientos de los cuencos».
Cuando   lo   haya   hecho   siéntese   tranquilamente   en   estado   contemplati­
vo durante unos minutos. El ejercicio habrá terminado.

Lo divino reside en todas partes

En   la   antigua   tradición   de   la   Escuela   Norte   del   Tesoro   de   la   cultura   bön


todo   está   vivo   en   el   sentido   en   que   está   naturalmente   poseído   por   energías
de   pensamiento   divinas.   En   la   antigüedad,   los   tibetanos   consideraban   que
el   propósito   de   la   vida   era   establecer   contacto   con   todas   las   energías   de
pensamiento   elementales   del   universo   y   del   planeta.   Todo,   desde   monta­
ñas   a   nubes,   pasando   por   truenos,   aire,   tierra,   cuerpos   y   mentes,   está   lleno
de vida y aporta vida gracias a la energía de pensamiento.
Esta   noción   es   igual   de   importante   en   la   actualidad   cuando   establece­
mos   contacto   con   estas   energías   de   pensamiento   y   conseguimos   energía,
poder,   sabiduría   y   alegría   a   la   vez   que   cultivamos   la   compasión.   Toda   perso­
na   hoy   en   día,   al   igual   que   ocurría   en   la   antigüedad,   posee   el   derecho   y   la
capacidad   para   establecer   ese   contacto   directamente,   de   una   forma   pura   y
bella, empezando por el Despertar de los Cinco Protectores.
En   la   tradición   bön,   una   vida   en   la   que   no   se   despiertan   los   cinco   protec­
tores es sólo media vida. Al despertarlos el ser se otorga a sí mismo la oportu­
nidad   de   experimentar   la   verdadera   libertad   interna   y   goza   de   las   energías
divinas y naturales en todas las áreas de su vida hasta el final de sus días.

~ 218 ~
9
Ayudar a los demás

La   energía   de   pensamiento   apropiada   puede   utilizarse   para   curar,   ayudar   y


crear   buena   fortuna   para   los   demás.   La   creencia   bön   es   que   todo   lo   que   ha­
cemos   debería   ser   para   el   beneficio   de   los   demás,   además   de   para   nuestro
beneficio,   y   que   esta   creencia   debería   guiar   el   propósito   de   nuestra   vida,
tanto en un sentido general como particular.
Ayudamos   a   los   demás   al   pensar   en   ellos,   pero   esto   no   significa   que   ellos
no   tengan   que   pensar,   sino   que   únicamente   estamos   creando   el   tipo   de
energía   de   pensamiento   propicio   para   aportarles   beneficios.   El   pensamien­
to   adecuado   para   los   demás   nos   vincula   con   la   belleza   y   majestuosidad   del
espíritu   humano.   Es   muy   importante   hacer   este   ejercicio   para   ayudar   a   per­
sonas   que   tienen   verdaderas   dificultades   y   que   pasan   por   un   momento   de
confusión.

LA COMPASIÓN ACTIVA

La  compasión   activa  es   la  esencia   de  pensar   en  los  demás,  ya  que  se   trata
de   energía   de   pensamiento   diseñada   para   crear   beneficios.   Dicha   compa­
sión   activa   implica   mostrar   preocupación   y   consideración   por   los   congéne­
res   y   es   lo   mejor   que   puede   hacer.   Este   acto   supera   cualquier   prejuicio   y   ex­
tiende el amor por el mundo.
Si   vive   la   vida   con   compasión   activa   aprenderá   a   diseñar,   construir   y   apli­
car   milagros   a   diario.   Estos   milagros   son   su   energía   de   pensamiento   que   li­
bera  la abundancia y  la belleza inherente a la fuerza  de la  vida  del planeta y
la humanidad.

~ 219 ~
SER EMPÁTICO

La   empatia   consiste   en   sentir   lo   que   otro   siente   y   en   saber   por   qué   se


siente   así.   La   empatia   es   algo   más   que   intuición;   es   una   dimensión   de   nues­
tra conciencia que puede crear soluciones.
Todos   tenemos   la   capacidad   de   ser   empáñeos   y   el   hecho   de   activar   y   de­
sarrollar   nuestra   capacidad   para   sentir   empatia   nos   aporta   mayor   conoci­
miento   y   conciencia   de   la   energía   de   pensamiento   que   poseemos   y   puede
ayudarnos a entender el origen de las cosas y la creación de los problemas.

Ejercicio de pensamiento del desarrollo de empatia

Levántese   temprano   y,   si   no   es   posible,   haga   el   ejercicio   en   un   lugar   y   un


momento   de   tranquilidad.   Tómese   el   tiempo   que   sea   necesario,   si   bien   no
debe   realizarlo   más   de   dos   veces   al   mes   al   principio.   Con   el   tiempo   sólo   ne­
cesitará   20   minutos   para   completarlo   y   sabrá   cuándo   es   el   momento   opor­
tuno para hacerlo.

De pie, con las piernas ligeramente separadas, estire los brazos hacia arri­
ba   e   inclínelos   hacia   ambos   lados.   Inspire   y   espire   lentamente.   Ahora
sienta   la   energía   fluyendo   por   las   manos   y   los   brazos   estirados   y   pe­
netrando su cuerpo hasta llegar a los pies, pasando por las piernas. Desde
los pies la energía volverá a los brazos y a las manos, desencadenando una
cascada de cosquilleo en su piel y creando una red de energía blanca.
Poco   a   poco   baje   las   manos   y   junte   los   pies,   sentándose   después   en   el
suelo.   Ahora   estírese   boca   arriba   e   intente   ver   la   red   blanquecina   col­
gando   encima   de   usted.   Escuche   los   millones   de   voces   que   hablan   si­
lenciosamente   a   su   alrededor;   parecen   el   sonido   del   mar   o   del   viento
topando contra los árboles.
De   repente,   usted   estará   en   la   mente   de   cada   ser   humano   del   planeta.
La   red   blanquecina   los   cubrirá   a   todos   y   los   relacionará   con   usted.   Em­
pezará   a   sentir   lo   que   los   demás   sienten   y   además   sabrá   el   porqué.   Des­
pués   verá   que   su   atención   se   detiene   en   aquella   gente   a   la   que   conoce
y   ha   conocido,   además   de   en   sus   familiares   y   amigos.   Sentirá   lo   que
ellos sienten y sabrá el porqué.

~ 220 ~
Experimentará   una   gran   compasión   que   viajará   como   si   fuese   una   ola
guiada   por   la   marea   hasta   todos   aquellos   seres   que   conoce   y   hasta   cual­
quier   otro   ser   humano.   Descanse   20   minutos   en   el   suelo   antes   de   po­
nerse de pie.

Al   ir   practicando   el   ejercicio   advertirá   que   conoce   mejor   a   los   demás


y   que   sabe   cómo   ayudarles.   Además,   ampliará   su   conocimiento   espiritual   y
desarrollará mayor compasión y entendimiento.

CUÁNDO HAY QUE AYUDAR A LOS DEMÁS

Ayudar   a   los   demás   requiere   preocupación,   saber   cuál   es   el   momento


adecuado   y   tener   la   capacidad   de   carecer   de   ego.   Todos   tenemos   un   de­
seo   natural   de   ayudar   a   los   demás,   pero   muchas   veces   por   falta   de   saber
cómo   ejercitarlo   ni   siquiera   somos   conscientes   del   deseo.   Cuando   empiece
a   ayudar   a   los   demás   deseará   ayudarles   más   y   su   conocimiento   sobre   a
quién   debe   ayudar   será   más   claro.   De   ser   posible,   antes   de   ayudar   a   los   de­
más,   pídales   permiso   y   de   ese   modo   su   ayuda   será   más   efectiva.   A   veces   las
circunstancias   nos   impiden   solicitar   dicho   permiso   y   en   esos   casos   lo   mejor
es   armonizar   nuestra   energía   con   la   de  la   persona   a   la   que   se   quiere   ayudar.
Muchas   veces   este   hecho   se   produce   de   forma   inconsciente   con   los   amigos
o las personas que requieren ayuda.
El   momento   para   ayudar   a   alguien   es   cuando   ellos   mismos   ya   no   pue­
den   hacer   nada.   Es   decir,   cuando   no   pueden   decidir   qué   pasos   tomar,
cuando   están   atrapados   por   las   circunstancias,   no   saben   cómo   volver   a   su
cauce o algo les impide tomar las riendas de su vida.
Asegúrese   de   que   les   está   dando   el   tipo   de   ayuda   que   necesitan   en   vez   del
tipo de ayuda que a usted le gustaría ofrecer. Esa diferencia es importante.
Muchas   veces   la   mejor   manera   de   ayudar   a   alguien   es   permitirle   crear
sus   propias   soluciones,   además   de   aportarle   energía   para   que   pueda   mejo­
rar   su   situación   o   su   capacidad   para   crear   soluciones.   Por   ejemplo,   si   al­
guien   está   cabreado   por   la   situación   laboral   que   está   atravesando,   podría
enviarle   energía   positiva   para   que   mejore   la   parcela   laboral   y   creativa   de   su
vida,   si   bien   deberá   dejarle   a   la   persona   que   encuentre   las   soluciones   con­
cretas a su problema.

~ 221 ~
A   continuación,   exponemos   una   lista   de   puntos   que   le   ayudarán   a   reco­
nocer cuándo deberá ayudar a los demás.
Deberá ayudar a alguien si:
• No controla las circunstancias que le rodea.
• No controla su salud mental o física.
• No tiene medios para sobrevivir debido a causas ajenas a su voluntad.
• Ha perdido a alguien a quien quiere o su sentido de seguridad.
• Experimenta una pérdida de fe en la religión, en un ideal o en una
persona o le resulta muy difícil confiar en los demás.
• Lucha por proteger las libertades de los demás.
• Busca mejorar su vida y sus circunstancias.
• Anhela encontrar una dimensión creativa o espiritual en su vida.
• Un niño o una persona inocente está en peligro.
No deberá ayudar a alguien si:
• Desperdicia riquezas y recursos imprudentemente.
• Abusa de la confianza de los demás para mejorar su situación per­
sonal.
• Roba las emociones, energía, pertenencias o propiedades de los de­
más.
• Comete actos de violencia contra otras personas.
• Necesita enfrentarse a verdades y hechos sobre su personalidad y esti­
lo de vida.
• Busca empequeñecer a los demás para sentirse mejor y busca vengan­
za por alguna razón.
• Se niega a resolver la situación porque quiere que los demás se lo den
todo hecho.
• Ignora las opiniones y los sentimientos de los demás o cree que es su­
perior a los demás.
• Extiende cotilleos o causa daño a los demás.
• Se niega a ayudar a las personas menos afortunadas.
La   mejor   forma   para   ayudar   a   los   demás   a   largo   plazo   es   dirigir   pensa­
mientos   liberadores   para   que   escapen   de   su   situación   y   puedan   superar
cualquier   obstáculo.   Entonces   la   persona   experimentará   un   cambio   de   su
forma de ver las cosas, y buscará la felicidad y la plenitud.

~ 222 ~
AYUDAR A LOS DEMÁS EFICAZMENTE

Habrá   ocasiones   en   las   que   se   encuentre   con   alguien   que   busque   ayuda
sólo   para   llamar   la   atención   de   los   demás   y   que   ni   siquiera   pretenda   salir   de
esa   situación.   Esas   personas   suelen   acabar   con   la   energía   personal   de   los
demás   y   cualquier   ayuda   que   les   proporcione   difícilmente   dará   frutos.   La
mejor   forma   para   enfrentarse   a   ellas   es   dirigirles   energía   de   pensamiento
de amor incondicional y de deseo de autoconocimiento.
Los   deseos   inapropiados   de   ayudar   a   los   demás   también   pueden   provo­
car   problemas.   Para   ayudar   a   los   demás   primero   hay   que   conocerse   bien   a
uno   mismo   y   combatir   los   problemas   propios.   Ayudar   a   los   demás   sencilla­
mente   para   sentirnos   mejor   o   sentirnos   valorados   no   es   apropiado.   Si   sólo
ayuda   a   los   demás   para   sentirse   bien   entonces   sus   buenas   intenciones   per­
derán   su   poder   y   la   persona   a   la   que   pretende   ayudar   no   saldrá   beneficiada.
Hay   que   ayudar   porque   los   demás   lo   necesitan   y   porque   tenemos   la   capaci­
dad de aportarles lo que requieren.
Si   alguien   le   pide   ayuda   reflexione   primero   si   es   adecuado.   Mire   más
allá   de   sus   palabras   y   decida   si   sería   oportuno,   o   posible,   ayudarle.   No   haga
lo   que   le   pida   sin   más,   sino   que   debería   reflexionar   también   sobre   el   tipo
de   ayuda   que   resultará   más   efectiva.   Pregúntese   si   la   persona   aprovechará
su ayuda y si le solucionará algo o dejará la situación tal y como está. Ayudar
a   un   congénere   requiere   compasión,   sabiduría   y   sentido   común.   Antes   de
precipitarse   a   ayudar   a   alguien   asegúrese   de   que   la   otra   persona   necesita   su
ayuda y de que usted puede prestarla.

PROTEGERSE A SÍ MISMO

Tender   la   mano   a   los   demás   puede   causarle   problemas   e   involucrarle   en


situaciones   adversas.   Para   evitar   circunstancias   de   las   que   no   debería   ser
partícipe   necesita   tener   claro   un   sistema   de   protección   y   criba.   Para   ello   de­
berá   desvincularse   de   la   situación   y   examinarla   antes   de   involucrarse,   juz­
gando con cautela cuándo y cómo debería prestar la ayuda.
Desarrolle   compasión   y   amor   hacia   los   demás   y   enseguida   verá   que   la
vida   le   presenta   y   pone   en   su   camino   gente   a   la   que   puede   ayudar.   Ahora
bien,   habrá   situaciones   en   las   que   actuar   precipitadamente   y   brindar   ayuda
le   provocará   dificultades.   Use   su   sentido   común   y   actúe   con   amor   para   dis­
tinguir   entre   quienes   realmente   necesitan   ayuda   y   quienes   sólo   buscan
atención o aprovecharse de sus buenas intenciones.

~ 223 ~
CONFIAR EN SU INSTINTO

Quizá   haya   momentos   en   la   vida   en   las   que   un   hormigueo   en   el   estóma­


go   le   indique   que   alguien   le   necesita.   Cuando   esto   ocurra,   dirija   hacia   esa
persona la máxima cantidad de energía positiva y de bondad que pueda.
Incluso   si   después   resulta   que   la   persona   aparentemente   no   necesitaba
ayuda,   quizá   haya   sido   un   grito   de   su   energía   inconsciente   que   reclama   el
apoyo de los demás.
También   puede   que   se   trate   de   un   conocido   de   esta   persona   que   necesi­
ta   ayuda   y,   como   inconscientemente   la   energía   de   pensamiento   se   trasmite
de ser a ser, ha llegado hasta nosotros.
Confíe   siempre   en   su   instinto   y   si   siente   que   alguien   le   necesita   envíele
amor y compasión para que resuelva la situación.

CREAR BUENA SUERTE

En   la   tradición   bön   el   mejor   tipo   de   suerte   empieza   con   el   deseo   sincero


de   crear   felicidad   para   los   demás.   Este   deseo   siempre   le   protegerá   y   le   apo­
yará   en   los   momentos   difíciles   y   le   proporcionará   respaldo   e   impulso   en   los
buenos   momentos.   La   buena   suerte   no   sólo   tiene   que   ver   con   el   dinero   y   la
posición   social,   sino   que   está   mucho   más   relacionada   con   la   felicidad,   con
los espíritus satisfechos y con la santidad del alma humana.
Es   la   felicidad   que   proviene   del   compartir   y   del   ofrecer   libremente   lo
que   uno   tiene,   sabiendo   que   después   nuestra   acción   será   multiplicada   con
creces.   Cuando   crea   buena   suerte   para   los   demás,   ésta   seguirá   creándose
para   otras   muchas   personas.   La   buena   suerte   es   inclusiva,   y   nunca   exclusi­
va. Siempre hay suficiente y mucha para compartir.

Repartir buena suerte

Después   de   haber   creado   energía   de   pensamiento   de   buena   suerte   ne­


cesitará   dirigirla   hacia   los   demás.  Es  muy   útil   ser   lo   más   preciso   posible  a   la
hora   de   enfocar   la   energía   de   pensamiento,   sobre   todo   al   principio,   en   las
primeras   fases   de   desarrollo   de   esta   capacidad.   A   medida   que   vaya   domi­
nando la técnica, entonces encontrará su propia vía para dirigir el pensa­

~ 224 ~
miento,   pero   en   este   punto   es   relevante   que   le   explique   un   método   proba­
do que se ha ido perfeccionando con el tiempo.
Este   método   de   dirección   de   la   energía   de   pensamiento   es   muy   sencillo
y   efectivo.   Desarrolla   gran   vitalidad   y   sensibilidad   mental.   Realícelo   con   la
frecuencia que considere oportuna.
• Manténgase   en   un   estado   mental   relajado   y   despierto   antes   de   empe­
zar a dirigir buena suerte.
• Sienta   las   energías   de   pensamiento   vinculadas   a   la   compasión,   la   bue­
na  suerte  y   el  flujo   curativo  que  hay  en   usted  y   las   que   le  rodean.  Verá
que   convergen   desde   su   interior   para   unirse   y   formar   una   gran   masa
de energía de pensamiento.
• Visualice   en   su   mente   la   persona   a   la   que   le   gustaría   ayudar,   esté   don­
de esté, incluso si está delante de usted.
• En   ese   momento,   centre   su   pensamiento   beneficioso   como   eje   de   su
energía de pensamiento.
• A   medida   que   se   concentra   en   este   pensamiento   notará   que   cobra   po­
der y potencia.
• Inspire y espire. Aplauda fuerte y sólo una vez.
• Envíe   la   masa   de   energía   de   pensamiento   para   que   provoque   los   re­
sultados positivos que le ha ordenado.
Andrew   tenía   un   amigo   que   estaba   atravesando   un   mal   momento.   Su
amigo estaba en el extranjero, se había quedado sin dinero y le habían ame­
nazado   con   enviarle   a   la   cárcel   acusado   de   un   delito   que   no   había   cometi­
do.   En   un   principio,   el   amigo   de   Andrew   pensó   que   él   mismo   podría   solu­
cionarlo   todo   y   se   negó   a   aceptar   la   ayuda   de   los   demás.   Sin   embargo,
Andrew estaba  muy  preocupado  por   él  y  quería hacer  algo  para  ayudarle  a
salir de ese atolladero.
Se sentó y dirigió pensamientos de buena suerte a su amigo. Hizo el ejer­
cicio   todos   los   días   y   en   sólo   unos   cuantos   días   su   amigo   experimentó   un
gran cambio en su vida, en las circunstancias que le rodeaban y en su espíri­
tu.   Fue   liberado   y   pudo   volver   a   casa.   Mucho   después   el   amigo   le   contó   a
Andrew que  en  esa  situación  de  agonía  había  soñado  que  Andrew  le  envia­
ba   buena   suerte   y   así   había   confiado   con  firmeza   en   que   las   cosas   cambia­
rían a mejor.

~ 225 ~
MANTENER Y MEJORAR LA RELACIÓN CON AMIGOS Y
DESCONOCIDOS

Los   amigos   son   esas   personas   que   antaño   fueron   desconocidas,   pero
que,   gracias   a   la   fusión   de   su   energía   con   la   nuestra,   son   seres   muy   impor­
tantes   en   nuestra   vida.   Los   desconocidos   son   amigos   a   los   que   todavía   no
ha   tenido   la   oportunidad   de   conocer.   Vale   la   pena   mantener   y   mejorar   esas
relaciones con energía de pensamiento positiva.
Esta   energía   de   pensamiento   es   útil   para   ayudar   a   las   personas,   ya   sean
amigos   o   desconocidos,   a   superar   los   momentos   difíciles.   Si   voy   caminando
por   la   calle   y   veo   a   un   alma   en   pena   caminando   a   mi   lado,   dirigiré   energía
de   pensamiento   positiva   para   ayudarle   a   aunar   sus   fuerzas   y   salir   adelante.
Todos   deberíamos   intentar   ayudarnos   los   unos   a   los   otros.   Lo   podemos
conseguir así:
• Concéntrese en la persona a la que desea ayudar.
• Concéntrese en las dificultades que tiene esa persona.
• Vea la relación que existe entre las dificultades y la energía mental de
la persona.
• Dirija la energía de pensamiento hacia esa relación, disolviendo el
problema y creando energía de ayuda.
• Ahora envíe esa energía a la persona así:
1. Envíe la energía de pensamiento de mantenimiento de la amistad
hacia las emociones de esa persona.
2. Dirija la energía de pensamiento de mantenimiento hacia el cuer­
po físico de la persona.
3. Proyecte   la   energía   de   pensamiento   de   mantenimiento   hacia   las
oportunidades   que   tiene   esa   persona   para   lograr   independencia   y
bienes materiales.
Este   último   punto   es   muy   importante.   La   energía   de   pensamiento   que
usted   dirija   siempre   tendrá   que   tener   una   vía   material   para   ser   expresada
de   un   modo   tangible   en   el   mundo   terrenal.   Al   incluir   esta   energía   de   pen­
samiento   para   prosperar   en   el   ámbito   material   se   ampliarán   las   posibilida­
des de que la persona supere las dificultades.
Tamara era muy rica y derrochaba dinero a diestro y siniestro. Aunque le
encantaba tener bienes materiales y le divertía conocer a tanta gente en
Nueva York, quería hacer algo más con su vida, darle un verdadero sentido.
Le sugerí que, mientras pensaba qué quería hacer, hiciese ejercicios de

~ 226 ~
envío   de   energía   positiva   hacia   los   demás   con  deseos   de  buena   suerte   para
generar   amor   y   bondad   en   su   corazón.   Tamara   empezó   a   dirigir   energías
positivas hacia gente que sabía que pasaba por situaciones difíciles. Después
dirigió también sus deseos hacia desconocidos, gente que veía por la calle y
que parecía infeliz.
De esta forma Tamara descubrió que tenía un don para ayudar a la gen­
te   a   superar   las   adversidades.   Sus   amigos   le   comunicaron   que   ahora   eran
más felices y que les estaban ocurriendo muchas cosas positivas.
Un día una mujer que conoció en una fiesta le dijo que tenía problemas.
Tamara dirigió sus deseos de buena suerte y energía curativa hacia ella du­
rante   los   días   posteriores.   Dos   meses   después   volvió   a   encontrarse   con   la
mujer   que   le   contó   que   su   vida   había   experimentado   un   cambio   absoluto.
Las cosas se habían encaminado hacia donde Tamara deseaba.
Al   descubrir   ese   potencial   se   sentía   muy   feliz,   pero   a   la   vez   humilde.
Continuó ayudando a los demás y logrando mayor madurez espiritual y per­
sonal.   Con   el   tiempo   se   convirtió   en   guía   espiritual,   ayudando   a   todas   las
personas   que   podía   y   aprendió   a   valorar   su   herencia   como   una   bendición
espiritual.

AYUDAR Y CURAR A SU FAMILIA

Utilizar   la   energía   de   pensamiento   para   ayudar   y   curar   a   familiares   es


distinto   a   utilizarla   para   el   beneficio   de   amigos,   a   menos   que   contemple   a
un   amigo   como   si   fuese   un   familiar.   Para   poder   brindarle   ayuda   a   un   fami­
liar deberá dejar de lado su estrecha vinculación.
Realice   este   sencillo   ejercicio   de   pensamiento   que   puede   aplicarse   des­
de   a   las   enfermedades   hasta   la   pérdida   de   un   trabajo,   pasando   por   una   se­
paración   o   un   divorcio   o   la   ansiedad   que   crean   los   problemas   financieros.
Puede utilizarlo para su propio beneficio o para el de un familiar.
Haga   el   ejercicio   tres   veces   a   la   semana   hasta   que   se   produzca   el   cambio,
que normalmente no tardará demasiado.
En primer lugar, responda a estas preguntas:
• ¿Qué tipo de sufrimiento o problema tiene ese familiar al que desea
ayudar?
• ¿Ha afectado a su personalidad?
• ¿Ha afectado a su salud?

~ 227 ~
• ¿Se enfada y está exhausto a la vez?
• ¿Cómo le hace sentir esa situación a usted?

Ahora   estructure   todas   las   respuestas   y   pensamientos   que   tenga   res­


pecto   al   tema   y   concentre   su   mente   en   ellos.   Quizá   pueda   sintetizarlos
en una forma, un color o un dibujo.
Dirija   el   resultado   al   familiar   en   cuestión.   Vea   cómo   sus   deseos   se   apo­
sentan   sobre   la   cabeza   del   familiar,   cubriendo   su   cuerpo   y   mente,   lim­
piándolo   completamente   de   cualquier   obstrucción.   Cuando   llegue   a
los   pies   y   a   los   dedos,   la   energía   de   pensamiento   volverá   a   captar   su
atención.   En   ese   momento   deberá   tener   enfrente   de   usted   un   cuenco.
Vierta dentro un poco de leche fresca.
Ahora   dirija   las   negatividades   absorbidas,   así   como   cualquier   pensa­
miento   insano   o   inapropiado   hacia   la   leche.   Deje   que   la   leche   tome   to­
dos   estos   obstáculos   internos.   A   continuación   encienda   un   mechero   o
una   cerilla   por   la   superficie   de   la   leche.   Piense   que   ese   fuego   destruye
y purifica toda la negatividad absorbida.
Junte   las   manos   fuerte   tres   veces.   A   continuación   coja   el   cuenco   de   le­
che   y   viértalo   en   la   pila.   Eche   agua   después   para   eliminar   cualquier   res­
to   de   leche.   Después   destruya   el   cuenco,   enróllelo   en   un   trapo,   rómpa­
lo   y   tírelo   a   la   basura.   Si   el   cuenco   es   de   plástico   o   papel,   enróllelo   en
un trapo y tírelo.

Amanda   se   dedicaba   plenamente   a   cuidar   su   hogar   y   a   sus   cuatro   hijos


cuando   su   marido   contrajo   una   grave   enfermedad.   Los   médicos   no   sabían
de qué se trataba y los superiores de su marido, que hasta ahora habían sido
muy   comprensivos   y   tolerantes,   empezaron   a   distanciarse   y   amenazaron
con despedirle.
Amanda   tenía   contratada   a   Roberta,   una   señora   que   le   ayudaba   a   llevar
la   casa,   y   que   conocía   el   ejercicio   de   pensamiento   para   ayudar   y   curar   a   fa­
miliares.   Se   lo   enseñó   a   Amanda,   quien   concentró   todas   sus   energías   en   su
marido, en ella, en los niños y en la situación financiera.
Unos   días   después   un   médico   que   había   oído   el   caso   del   marido   de
Amanda   se   interesó   por   él   y   le   realizó   unas   pruebas.   Averiguó   que   tenía   un
extraño   trastorno   genético.   Tres   meses   después   la   empresa   del   marido   re­
conoció la enfermedad y retiró la amenaza de despido.

~ 228 ~
Pocos meses más tarde el marido de Amanda murió. Ella utilizó el ejerci­
cio para  reponerse  del dolor y  la pena y  para  ayudar a sus  hijos  a hacer lo
mismo.
Amanda   nunca   había   tenido   que   preocuparse   por   ganar   dinero   antes   y
no   sabía   cómo   mantener   a   su   familia.   Una   mañana,   mientras   tomaban   un
café,   charlaba   con   Roberta   sobre   los   distintos   métodos   de   relajación.   A   Ro­
berta le gustaba hacer repostería para relajarse. Amanda, que nunca  se ha­
bía interesado por la cocina o la repostería, dijo que intentaría probarlo.
Vieron que juntas se les daba tan bien que al cabo de un tiempo decidie­
ron abrir una cafetería donde también servirían repostería casera. Ahora ya
tienen varias sucursales más y Amanda ha descubierto que es una excelente
mujer   de   negocios.   Ella   y   Roberta   todavía   utilizan   los   ejercicios   para   resol­
ver los problemas que se interponen de vez en cuando en sus vidas.

CREAR BUENA SUERTE PARA LA FAMILIA

Ayudar   a   un   familiar   a   encontrar   un   trabajo,   un   amigo,   abundancia   o   fe­


licidad   en   general   es   algo   fácil   si   se   emplea   la   energía   de   pensamiento,
pero   una   vez   más   debe   estar   seguro   de   sus   intenciones   y   asegurarse   de   estar
actuando   para   que   ese   familiar   se   beneficie.   Nunca   deberá   hacerlo   por   su
propio beneficio.
Haga   este   ejercicio   durante   siete   días,   empezando   en   domingo.   Repíta­
lo tres veces.

Dirija   su   energía   de   pensamiento   hacia   la   persona   en   cuestión,   lim­


piándola   y   purificándola   de   cualquier   obstrucción.   Vea   o   sienta   cómo
se   disuelven   los   contratiempos   gracias   a   su   energía   de   pensamiento
compasiva.   Este   acto   empezará   a   despertar   en   ella   energía   positiva   que
atraerá la buena suerte. Usted será el estimulador de su vitalidad.
A   continuación   visualice   a   esa   persona   cubierta   de   dinero,   de   amigos,
de   amor   y   respeto.   Contemple   cómo   otra   gente   le   ofrece   buena   suerte
y comparte su vitalidad con su familiar.
Cuando haya acabado aplauda con fuerza, haciendo ruido, siete veces.

~ 229 ~
La   persona   a   la   que   esté   ayudando   empezará   a   dar   los   primeros   pasos
hacia   la   buena   suerte   gracias   a   una   serie   de   acciones   positivas.   Quizá   ayude
a   otras   personas,   o   muestre   su   gran   bondad   o   compasión   a   aquellos   menos
favorecidos.   A   medida   que   continúe   con   el   ejercicio   la   felicidad   y   la   vitali­
dad acapararán su mente, cuerpo y alma.
Kieran estaba muy preocupado por su hermano, Patrick, que se había me­
tido   últimamente   en   bastantes   embrollos.   Patrick,   gerente   empresarial,   ha­
bía perdido su puesto de trabajo ya dos veces en tres años debido a recortes
de plantilla. Tenía esposa y dos hijos a los que alimentar y pocos ahorros. Te­
nía mucho talento y era un hombre muy trabajador, pero parecía que la mala
suerte le  perseguía. A Kieran  le preocupaba que  su  hermano  no encontrase
otro trabajo al encontrarse tan deprimido y quería ayudarle como fuese.
Hizo   el   ejercicio   que   acabamos   de   explicar,   enviándole   pensamientos   de
buena   suerte   durante   siete   días   seguidos.   Transcurrido   ese   tiempo,   quedó
con   su   hermano,   quien   parecía   bastante   recuperado   del   duro   golpe.   Kieran
hizo   el   ejercicio   de   nuevo   durante   otros   sietes   días   después   de   que   su   her­
mano   le   telefoneara   para  explicarle   que   tenía   programadas  varias   entrevis­
tas de trabajo.
Una   semana   después,   cuando   Kieran   terminó   de   hacer   el   ejercicio   por
segunda   vez,   Patrick   le   llamó   por   teléfono   y   le   dijo   que   le   habían   ofrecido
un  puesto  de trabajo  que  tenía  muy  buena pinta.  Su  hermano  parecía  muy
ilusionado   y   contento,   así   que   Kieran   se   mostró   encantado   con   las   buenas
noticias.

AYUDAR A LOS NIÑOS

Antes   de   ayudar   a   niños,   es   importante   contar   con   el   consentimiento   de


los padres, siempre que sea posible.
Se   puede   ayudar   a   los   niños   a   superar   todo   tipo   de   problemas,   desde   la
enfermedad   hasta   los   insultos   en   el   colegio,   problemas   con   los   amigos,   fal­
ta   de   seguridad,   agresión   o   timidez.   Con   la   energía   de   pensamiento   positi­
va   y   la   fuerza   necesaria   que   les   proporcionan   los   adultos   los   niños   pueden
desarrollar grandes dotes de resolución de problemas.
La   energía   de   pensamiento   de   curación   debería   dirigirse   hacia   el   padre
o   madre   y   el   niño   al   mismo   tiempo.   Al   dirigir   la   energía   de   pensamiento
hacia   los   padres,   ésta   fluirá   asimismo   hacia   el   niño,   aportándole   protección
y seguridad.

~ 230 ~
La   energía   de   pensamiento   que   dirija   al   niño   empezará   a   atraer   situacio­
nes   positivas   y   oportunidades   interesantes.   Esta   energía,   si   se   dirige   verdade­
ramente   con   intención   de   ayudar   al   niño,   siempre   le   protegerá,   pese   a   lo   ad­
versas que puedan parecer las circunstancias o condiciones que le rodeen.

Un ejercicio de pensamiento para ayudar a los niños


Para   ayudar   a   los   niños   que   se   encuentran   en   dificultades,   el   siguiente
ejercicio resulta muy efectivo.
Hágalo durante cuatro días por la mañana, entre las 5 y las 9 de la mañana.

Cierre   los   ojos   y   envíe   energía   de   pensamiento   cálida   y   compasiva   ha­


cia   los   pies   para   que   vaya   subiendo   poco   a   poco   por   el   cuerpo   del   niño
hasta   llegarle   a   la   cabeza.   Esta   ola   de   energía   encerrará   al   niño   en   una
esfera que le protegerá y le liberará de cualquier energía negativa.
Ahora   contemple   cómo   el   corazón   del   niño   se   convierte   en   una   luz   ce­
leste   que   parpadea   e   impregna   su   cuerpo   y   mente.   El   niño   está   unido   a
un flujo constante de curación y felicidad.
Este regalo actuará como protección a lo largo de la vida del niño.

Isla se quedó bastante afectada cuando su amiga le contó que a su hija la
insultaban y la avergonzaban en el colegio. La niña, que tenía 13 años, cada
vez   estaba   más   triste   y   deprimida   y   sus   padres   ya   no   sabían   qué   hacer   o
a   dónde   recurrir   en   busca   de   ayuda.   El   colegio   había   intervenido,   pero   la
niña   decía   que   lo   único   que   habían   hecho   era   empeorarlo   todo.   Los   niños
que se metían con ella ahora no paraban de decirle que era una chivata por
habérselo contado a los profesores.
Después  de pedirle  permiso  a  los  padres,  Isla  utilizó  el ejercicio  de  pen­
samiento   que   hemos   descrito   para  ayudar   a   la   pequeña,  enviándole   energía
de recuperación a ella y a sus padres durante cuatro días.
Un mes más tarde, Isla volvió a ver a la familia. Le dijeron que hacía tres
semanas la joven había hablado con los padres y les había dicho que se ha­
bía   dado   cuenta   de   que   estaba   en   el   colegio   equivocado.   Quería   cambiarse
a   un   colegio   más   pequeño   del   que   le   habían   hablado.   Sus   padres   fueron   a
hablar con el director, quien les comunicó que había una plaza vacante.

~ 231 ~
Tres meses después Isla volvió a hablar con su amiga y le dijo que la chica
estaba muy integrada, había hecho buenas amistades y estaba muy contenta
en el nuevo colegio.

AYUDAR AL MUNDO

En   Occidente   muchas   veces   pensamos   en   el   mundo   como   un   área   mu­


cho   más   desfavorecida   que   nuestro   país   en   concreto.   De   hecho,   el   planeta
entero   está   en   un   estado   de   pobreza   tercermundista   y   hay   sufrimiento   en
todos   los   países.   Sabemos   mucho   del   sufrimiento   en   el   mundo,   en   nuestro
país   y   en   los   demás   porque   gracias   a   los   medios   de   comunicación   somos
conscientes   de   este   hecho   y   la   intensidad   del   sufrimiento   se   amplía   a   millo­
nes de hogares.
Si   desea   aliviar   el   sufrimiento   de   los   demás   en   el   mundo   puede   donar   di­
nero,   recursos   o   aprovechar   sus   capacidades   para   este   fin.   También   puede
enviarles energía de pensamiento positivo.

El ejercicio de pensamiento para dirigir amor

Usted   puede   utilizar   este   ejercicio   para   aliviar   cualquier   tipo   de   sufri­
miento   en   cualquier   lugar   del   mundo.   Es   muy   poderoso   e   intenso   y   le   ayu­
dará a paliar el dolor de los demás.

Sencillamente   tiene   que   hacerse   cargo   de   la   energía   de   pensamiento


de   sufrimiento   de   la   que   es   testigo   y   enviar   amor   y   compasión   a   aque­
llos   que   sufren.   Ofrézcales   todo   el   amor   que   pueda,   dirigiéndolo   hacia
un   grupo   de   personas,   una   situación   o   un   conflicto   y   el   amor   empeza­
rá el proceso de curación.
En   cuanto   decida   conscientemente   compartir   el   amor   y   dirigirlo   a   los
demás,   éste   permanecerá   con   ellos.   Compártalo   y   esas   personas   recibi­
rán muchos más recursos para superar la situación.

~ 232 ~
CURAR Y AYUDAR

Si   emplea   el   inmenso   poder   de   la   energía   de   pensamiento   podrá   ayudar


a quien lo necesite incluyéndose a usted mismo.
Nunca   debe   sentirse   impotente   o   a   merced   del   destino   porque   posee   to­
dos   los   recursos   que   necesita   para   realizar   los   cambios   que   desee.   Utilice
esos   recursos   y   podrá   superar   cualquier   obstáculo   o   contratiempo   con   res­
peto   y   firmeza.   No   se   inmiscuya   nunca   en   la   vida   de   los   demás   ni   les   impon­
ga   sus   ideas.   Ayúdeles   enviándoles   fuerza   y   energía   para   poder   elegir   su
propia vida.
Del   mismo   modo,   siempre   tendrá   que   tratar   su   vida   con   respeto   y   pa­
ciencia.   La   energía   curativa   no   significa   que   la   salud   o   la   riqueza   entren   en­
seguida   en   su   vida;   sino   que   casi   siempre   implica   aprender   poco   a   poco   de
la   experiencia.   Emplee   sus   capacidades   de   la   forma   más   pertinente   y   ade­
cuada y así garantizará buenas elecciones.

~ 233 ~
~ 234 ~
10
El mundo como pensamiento
Único

En   los   capítulos   anteriores   habrá   aprendido   distintos   aspectos   del   desarro­


llo   y   el   uso   de   la   energía   de   pensamiento   pura   y   adecuada.   Esa   energía   es
profunda, inmediata  e ilimitada  y, por  lo  tanto, puede  llegar  a  ser  la  ilumina­
ción de la humanidad y el mayor impulso de la vida. Si ha llegado hasta aquí
en   la   lectura   del   libro   entonces   ya   está   encaminado   para   ser   un   pensador,
uno   de   esos   hombres,   mujeres   o   niños   que   entienden   que   el   pensamiento
espiritual es mucho más poderoso que cualquier influencia material.
Ahora,   llegados   al   último   capítulo   del   libro,   quiero   que   dé   un   paso   final
para poder entrar en el reino de la conciencia.
La   conciencia   trasciende   nuestras   pautas   de   pensamiento   y   actos   coti­
dianos,   nos   libera   y   nos   otorga   la   capacidad   para   pensar   por   nosotros   mis­
mos.   Le   mostraré   cómo   es   posible   trascender   su   identidad,   es   decir,   su   yo
cotidiano,   para   relacionarse   con   su   conciencia   y   espiritualidad   profundas.
Al   hacerlo,   será   consciente   de   las   conexiones   que   existen   entre   todas   las   co­
sas   del   mundo   y   de   la   unidad   de   todo,  de   forma   que   todo  lo   que   existe   se   fu­
sionará en un único pensamiento puro.
En   cada   uno   de   nosotros   reside   la   energía   de   pensamiento   de   eterni­
dad.   Sabia,   calmada   y   llena   de   magnificencia   universal,   dicha   energía   im­
pregna   toda   nuestra   vida,   creando   conexiones   que   conducen   a   una   profun­
da   experiencia   de   unicidad.   Este   hondo   poder   de   energía   de   pensamiento
que   existe   en   nosotros,   si   es   descubierto,   revela   toda   su   bondad   y   sus   cuali­
dades.   Al   vincularse   a   su   conciencia   usted   podrá   dar   un   paso   más   en   el   ca­
mino espiritual que todos estamos destinados a seguir.

~ 235 ~
IDENTIDAD

Antes   de   poder   vincularse   con   su   conciencia   a   ese   nivel,   es   importante


que   entienda   la   naturaleza   de   la   identidad   y   la   diferencia   que   existe   entre
identidad y conciencia.
Nuestra   identidad   es   la   parte   de   nosotros   mismos   que   reconocemos   y
con   la   que   nos   vinculamos   a   diario.   Es   esa   parte   de   nosotros   que   cree   que
nuestra   vida   consiste   en   responder   a   las   exigencias   inmediatas   de   nuestro
entorno   y   a   nuestras   actividades   cotidianas   como   ir   al   trabajo,   recuperarse
de   una   enfermedad,   organizar   las   tareas   de   la   casa   y   cuidar   a   los   hijos.   Casi
todas   las   actividades   de   nuestra   identidad   son   rutinarias   y   las   capacidades
que   hemos   desarrollado   para   llevarlas   a   cabo   no   son   ni   conscientes   ni   in­
conscientes,   sino   que   se   tratan   de   reacciones   a   los   pensamientos,   senti­
mientos y acontecimientos de nuestras vidas.
La   identidad   crea   recuerdos   del   pasado   e   interpretaciones   del   presente
que   nos   permiten   vivir   en   el   mundo   actual.   Aun   así,   nuestra   creencia   en   la
verdad   de   las   conclusiones   de   la   identidad   es   errónea,   ya   que   gran   parte   de
esa identidad nos presenta únicamente una falsa impresión.
La   identidad   cree   que   la   diferencia   entre   nosotros   y   los   demás   es   la   cua­
lidad   esencial   del   ser   humano.   Sin   embargo,   la   conciencia   sabe   que,   de   he­
cho,   la   principal   cualidad   del   ser   humano   es   la   vinculación   que   mantiene
gracias al poder de la energía de pensamiento positiva.
Mientras   que   la   conciencia   es   permanente   e   inalterable   nuestra   identi­
dad   cambia   de   un   momento   a   otro   porque   es   la   única   promotora   de   las
conclusiones   que   la   mente   ha   creado.   Así,   la   identidad   quiere   creer   que   es
muy poderosa, independiente y que lo controla todo.
La   energía   de   pensamiento   de   la   identidad   es   muy   distinta   a   la   energía
de   pensamiento   de   la   conciencia.   La   energía   de   pensamiento   apropiado   y
consciente   entra   en   el   reino   espiritual   e   ilumina   todo   lo   que   podemos   lle­
gar   a   ser,   mientras   que   la   identidad   se   ve   consumida   por   las   pautas   de   pen­
samiento   habituales   que   pertenecen   al   mundo   cotidiano   y   no   pueden   en­
trar en la dimensión espiritual.
Las   pautas   de   pensamiento   habitual   de   identidad   no   son   la   parte   esen­
cial   del   ser   humano,   pese   a   que   mucha   gente   lo   cree   así.   Siempre   que   con­
sideremos   que   el   pensamiento   habitual   responde   a   las   máximas   cualidades
de nuestro ser estaremos vinculándonos completamente al mundo cotidia­

~ 236 ~
no,   ya   que   seremos   incapaces   de   entrar   en   la   realidad   espiritual   si   sólo   utili­
zamos   el   pensamiento   habitual.   El   pensamiento   reactivo   es   inofensivo,
pero   puede   apartarnos   de   nuestra   capacidad   para   ser   felices.   Si   aceptamos
como   verdad   nuestro   hábito   reactivo   y   creemos   en   todo   con   lo   que   nos
identificamos   podemos   restringir   el   desarrollo   de   nuestras   energías   de
pensamiento superiores.
La   conciencia   es   completa   por   sí   misma.   En   cambio,   la   identidad   sospe­
cha   que   hay   algo   más,   pero   teme   encontrarlo.   Ahora   bien,   si   empezamos   a
ver   las   deficiencias   de   nuestra   identidad   y   a   sentirnos   insatisfechos   con   su
dominio cotidiano, empezaremos a anhelar algo más.
El   pensamiento   habitual   nos   detiene   e   impide   que   nos   relacionemos
con   la   realidad,   presentándonos,   por   el   contrario,   caminos   alternativos   y
puntos   muertos.   Las   energías   de   pensamiento   inapropiadas   de   la   identidad
viajan   a   su   antojo,   dándonos   rodeos   permanentes.   Sólo   cuando   logremos
trascender   la   identidad   y   llegar   hasta   la   conciencia   podremos   empezar   a
elegir nuestro camino.

CONCIENCIA

El   excepcional   atributo   de   la   mente   humana   que   aporta   a   la   humanidad


la   mayor   de   sus   cualidades   es   la   conciencia.   Vemos   el   mundo   trocito   a   troci­
to   a   través   de   los   ojos   de   nuestra   identidad,   pero   el   panorama   completo
sólo lo advertiremos en la conciencia.
Nuestra   conciencia   nos   viene   dada   de   la   intersección   entre   energía   de
pensamiento   puro   y   humanidad.   La   tradición   bön   afirma   que   la   conciencia
fluye   del   cerebro   hasta   nuestras   emociones,   sentimientos   y   pensamientos.
A   continuación,   pasa   al   entorno   donde   despierta   la   conciencia   de   otras
personas.   La   conciencia   y   su   uso   gracias   al   pensamiento   adecuado   ayudan   a
la   persona   a   entender   el   modo   en   que   piensa   la   mayoría   de   la   gente   a   la   vez
que le anima a disfrutar y vivir en el mundo terrenal.
La   conciencia   revela   la   dureza   del   pensamiento   habitual,   muy   relaciona­
do   con   la   adquisición   y   alejado   del   entendimiento.   Así   nos   impulsa   a   pen­
sar   de   forma   dinámica,   abarcando   las   conexiones   paralelas   que   existen   en­
tre mente, identidad y conciencia.
La   conciencia   y   su   energía   de   pensamiento   son   radicales,   mueven   los   ci­
mientos de lo establecido y por ello siempre inspiran temor. Esta energía

~ 237 ~
de   pensamiento   no   está   comprometida   con   nada   y   puede   dar   un   vuelco   a   la
cómoda   rutina.   Sin   embargo,   también   aporta   compasión   y   nos   permite   in­
dagar en nuestro lado más oscuro sin miedo o dudas.
La   tradición   tibetana   bön   sugiere   que   la   mayoría   de   las   personas   sólo   tie­
ne   pensamientos   realmente   conscientes   cinco   minutos   al   año.   El   resto   del
tiempo   se   dedica   a   reaccionar   a   acontecimientos   y   a   entender   las   conse­
cuencias.   Los   principales   sucesos   de   nuestra   vida,   como   la   enfermedad,   la
pérdida   y   los   cambios   a   menudo   agitan   nuestro   pensamiento   consciente
mientras intentamos encontrarle un sentido a lo ocurrido.
Los   pensamientos   que   provienen   de   la   conciencia   no   sólo   aportan   la
estructura   a   la   dimensión   espiritual,   sino   que   también   unen   la   dimensión   es­
piritual con el mundo cotidiano.
La   ciencia   occidental   ha   logrado   gigantescos   avances   en   el   entendi­
miento   de   la   vida   y   cómo   ha   evolucionado,   pero   en   la   búsqueda   del   en­
tendimiento,   el   conocimiento   y   las   soluciones   a   los   problemas   del   mundo,
tanto   los   científicos   como   los   políticos   han   pasado   siempre   por   alto   la   con­
ciencia.
La   humanidad   es   el   mayor   misterio   que   debe   resolver   la   ciencia.   Los
académicos   quizá   han   intuido   qué   es   lo   que   provoca   el   razonamiento,   la   re­
copilación   de   datos   y   la   sabiduría,   el   funcionamiento   del   cuerpo   y   ciertos
aspectos   de   la   química   cerebral,   pero   todavía   no   han   encontrado   respuesta
a un aspecto común a todos los seres humanos: la conciencia.
Pese   a   esta   realidad,   ninguna   teoría   científica   del   cosmos   puede   consi­
derarse   inclusiva   si   no   intenta   explicar   la   conciencia,   ya   que   es   lo   único   de
lo   que   podemos   estar   seguros.   El   mundo   y   nuestras   vidas   pueden   ser   una
falsa impresión, una quimera de nuestro estado de conciencia.
La   cultura   occidental   contempla   el   conocimiento   como   algo   que   perte­
nece   al   mundo   externo,   algo   que   hay   que   estudiar   e   interpretar.   Por   el   con­
trario,   el   punto   de   vista   bön   considera   que   el   conocimiento   reside   en   nues­
tro   interior.   Es   un   concepto   que   resulta   difícil   para   mucha   gente   occidental
a   pesar   de   haber   recibido   formación   para   indagar   y   buscar   en   su   interior.
Ahora   bien,   para   alcanzar   y   comprender   la   naturaleza   de   la   conciencia   de­
bemos   mirar   hacia   dentro.   Usted   deberá   descubrir   los   orígenes   de   la   con­
ciencia preguntándoselo a su alma.

~ 238 ~
TRASCENDENCIA

Trascender   significa   ir   más   allá   de   los   sentidos   y   las   sensaciones   ordina­


rias   que   poseemos   mediante   nuestro   cuerpo,   nuestra   identidad   e   intelecto
y   pasar   a   las   dimensiones   de   la   conciencia,   que   estimulan   el   poder   de   la
compasión   y   nos   llevan   a   una   visión   más   profunda   de   interconexiones.
Cuando   una   persona   es   capaz   de   trascender   su   identidad   y   alcanzar   la   con­
ciencia   espiritual   entonces   puede   experimentar   el   mundo   y   ver   cómo   está
vinculado a un único pensamiento universal.
Al   trascender   se   entiende   que   todo   procede   de   la   nada   y   que   la   nada   no
es   un   vacío,   sino   una   oportunidad   para   que   la   conciencia   celebre   sus   cone­
xiones.   Esta   celebración   crea   vida.   La   trascendencia   nos   informa   de   que   no
existe   un   aquí,   un   allí,   un   ahora   o   un   entonces.   Nuestra   identidad   crea   es­
tas impresiones para que llevemos la vida que necesitamos.
A   continuación   exponemos   los   cinco   pasos   necesarios   para   trascender
la identidad propia y descubrir la conciencia.

PASO NÚMERO 1: SUSPENDER EL JUICIO

Todos   los   días   las   personas   nos   juzgamos   mutuamente   y   damos   nuestra
opinión   sobre   todo   lo   que   acontece   a   nuestro   alrededor.   Este   juicio,   que
nace   de   la   ignorancia,   crea   pensamientos   envenenados   que   extienden   el
daño tanto a quienes juzgan como a quienes son juzgados.
A   la   gente   le   gusta   emitir   juicios   sobre   los   demás.   Sin   embargo,   esa   ener­
gía   de   pensamiento   inapropiada   crea   negatividad   y,   si   se   une   a   otros   pensa­
mientos   negativos,   puede   ser   muy   peligrosa   e   influir   en   la   mente   de   cada
persona de este planeta, hiriendo a la humanidad.
Los   juicios   emitidos   por   los   demás   o   sobre   los   demás   restringen   nuestra
capacidad   para   crecer   y   ser   felices   y   nos   paralizan.   Las   críticas   son   un   truco
de   la   identidad   para   mantenerle   anclado   en   el   mundo   cotidiano   y   alejarle   de
la   conciencia.   Para   emitir   juicios   justos   tenemos   que   mirar   hacia   nuestro
interior y ser nuestros propios jueces. Ese será el único tipo de juicio válido.
Es   importante   que   nos   relacionemos   con   otras   personas   de   forma   que
sólo   pronunciemos   y   recibamos   energía   de   pensamiento   constructiva.   Es
algo   que   debemos   hacer   por   los   demás   y   por   nosotros   mismos.   Necesitamos
tener más tacto y aumentar nuestra conciencia para evitar pronunciar jui­

~ 239 ~
cios   o   absorber   los   juicios   de   los   demás   que   pueden   atraparnos   en   energías
de pensamiento inapropiadas, creando barreras y limitaciones.
Evite   desde   hoy   mismo   emitir   juicios   sobre   los   demás   y   niéguese   a   acep­
tar cualquier crítica sobre usted.

PASO NÚMERO 2: REFORZAR LAS VIRTUDES

En   contraste   con   los   juicios   negativos   existe   la   virtud,   que   reside   en   todos
nosotros   y   es   la   observación   del   orden   natural   de   la   tierra   y   de   nuestra   bon­
dad   interior.   Al   observar   la   práctica   de   la   virtud   establecemos   nuestra   inte­
gridad que, a su vez, nos aporta energía de pensamiento pura y nos lleva a un
estado de reconocimiento consciente en la vida.
Al   observar   la   virtud   nos   vemos   bajo   la   luz   de   la   energía   de   pensamiento
pura y descubrimos que nuestra vida es belleza.
Todo, lo familiar, lo bueno  y lo malo, revela  su  propósito  en la  vida. Cobra­
mos   entendimiento   y   ni   el   enfado   ni   la   mala   suerte   pueden   acabar   con   nues­
tra   confianza   en   esta   experiencia.   La   energía   de   pensamiento   infinita   de   pu­
reza se presenta ante nosotros, dándonos alegría y felicidad constantes.
Descubra   su   propia   capacidad   para   ser   virtuoso   al   ser   consciente   de   la
bondad que reside en usted.

PASO NÚMERO 3: RECHAZAR LAS SIETE
CONTAMINACIONES

Se   trata   de   expresiones   de   energía   de   pensamiento   inapropiado   que


pueden   reducir   nuestra   conciencia   y   ralentizar   nuestro   ritmo   por   el   cami­
no   hacia   el   conocimiento   y   la   experiencia   de   pura   energía   de   pensamiento.
Determine   si   se   identifica   con   cualquiera   de   estas   expresiones   inapropia­
das y, de ser así, considere qué influencia tiene en su vida.
1. La fantasía de que la recompensa individual se obtiene al desmorali­
zar a los congéneres.
2. La tendencia a sentir ansiedad respecto a circunstancias que no pue­
den ser alteradas ni corregidas.
3. Asegurar que algo no ocurrirá porque no podemos hacer que ocurra.
4. Reticencia a superar pequeñas obstrucciones o problemas.

~ 240 ~
5. Evitar el crecimiento y el esplendor de la mente, cuerpo y espíritu.
6. Falta de curiosidad en indagar, aprender, leer y debatir.
7. Intentar inculcar o imponer a otras personas nuestros pensamientos
y creencias.
Sea   consciente   de   estas   contaminaciones   siempre   que   se   presenten   en
su vida y rechácelas conscientemente.

PASO NÚMERO 4: DESARROLLAR LOS CUATRO SABIOS

Los   cuatro   sabios   son   las   energías   de   pensamiento   puro   que   pueden
aportar mayor conciencia espiritual a nuestra vida.

Logro
El   logro   consiste   en   el   uso   de   la   energía   de   pensamiento   para   crear
acontecimientos,   situaciones   y   circunstancias.   Lo   consigue   con   notable   fa­
cilidad   porque   el   logro   sabe   cómo   atraer   los   pensamientos   adecuados,   au­
nándolos para crear resultados positivos.

Poder
El   poder   proviene   de   conocer   cómo   funciona   la   energía   y   de   aplicar
compasión   y   bondad   a   todas   las   expresiones   de   energía   de   pensamiento.
Está   vinculado   con   los   otros   tres   sabios.   Al   desarrollar   conocimiento   y   acep­
tación   logrando   resultados   positivos   se   crea   mayor   poder   personal.   El   po­
der crece y a medida que logra lo que desea sigue creciendo.

Aceptación
La   aceptación   es   el   entendimiento   que   radica   en   saber   que   en   la   vida
hay   cosas   que   podemos   cambiar   y   otras   que   son   inalterables   y   por   lo   tanto
sólo   podemos   intentar   aprender   de   ellas   gracias   a   nuestra   paciencia.   La
aceptación   es   una   lección   difícil   de   aprender,   pero,   cuando   llegamos   a   ese
punto,   se   libera   una   profunda   y   enorme   energía   de   pensamiento   que   entra
a   formar   parte   de   nuestra   vida   cotidiana   y   que   nos   ayuda   a   experimentar
alegría y belleza en todos nuestros actos.

Conocimiento
Esta   energía   de   pensamiento   muestra   la   verdadera   naturaleza   de   cual­
quier   idea,   energía,   emoción,   identidad,   persona,   circunstancia   o   situación
tanto   si   pertenece   al   pasado,   presente   o   futuro.   Con   el   conocimiento   usted
sabe cómo sucedieron las cosas, por qué son lo que son en el presente y

~ 241 ~
cómo   serán   en   el   futuro.   El   pasado,   el   presente   y   el   futuro   se   conectan   en
un   momento   eterno   que   hay   dentro   de   usted,   al   que   puede   acceder   me­
diante   su   conciencia.   El   conocimiento   le   aporta   datos   sobre   el   flujo   del
tiempo, la causa y el efecto. Así podrá ver la vida.
Todas   estas   energías   de   pensamiento   pueden   activarse   en   su   vida   si   soli­
cita que participen en sus experiencias diarias.

PASO NÚMERO 5: VINCULARSE A SU ALMA

El   alma   es  la   luz.  No   hablamos   de  la  ráfaga   de  intelecto  o  de  la  llama  ar­
diente   de   la   voluntad,   sino   de   la   luz   de   la   energía   de   pensamiento   pura   que
brilla   en   cada   ser,   clara   y   suave,   y   espera   a   ser   reconocida.   La   energía   de
pensamiento   del   alma   desea   un   universo   en   armonía   y   ese   impulso   es   el
que   nos   conduce   hacia   la   espiritualidad   humana,   hacia   la   iluminación,   pro­
porcionándonos el medio para ser felices, sentirnos seguros y a salvo.
Cada   uno   de   nosotros   es   una   combinación   única   de   energía   de   pensa­
miento   de   alma   y   en   nuestro   interior   tenemos   algo   que,   en   la   tradición   bön,
se   denomina   «el   Gran   Legado».   Se   trata   de   un   estado   mental   natural   y   pro­
fundo   que   existe   con   independencia   de   los   estados   restantes;   es   la   esencia
de   todos   nuestros   pensamientos   y   experiencias   vitales,   el   origen   de   las   di­
mensiones   mentales.   De   ahí   nacen   el   tiempo,   el   espacio,   el   pasado,   el   pre­
sente y, al reconocerlo, cobramos la capacidad del conocimiento eterno.

Ejercicio de pensamiento para invocar el alma

Se   trata   de   un   método   tradicional   tibetano   bön   para   despertar   el   conoci­


miento   profundo   que   reside   en   su   interior,   más   allá   del   intelecto   de   la   mente
cotidiana.   Es   un   ejercicio   seguro   que   le   aportará   iluminación   y   muchos   bene­
ficios.   Siga   estos   seis   puntos   que   le   indicamos   a   continuación   con   precisión   y
experimentará conscientemente el despertar de lo divino en su interior.

1.   Siéntese   cómodamente.   Cierre   los   ojos   y   respire   con   normalidad.


Concéntrese   en   su   corazón   físico.   Deje   que   su   mente   quede   absor­
bida   por   el   latido   de   su   corazón.   Sienta   cómo   los   cauces   de   energía
fluyen en su ser.

~ 242 ~
2. Estos   cauces   de   energía   se   inician   en   los   pies,   suben   por   las   piernas,
llegan   a   la   ingle   y   ascienden   hasta   el   corazón.   Otros   cauces   fluyen
por   las   manos,   los   brazos,   la   parte   inferior   de   la   espalda,   la   columna
vertebral   y,   por   último,   el   corazón.   Existen   más   flujos   de   energía
que   pasan   por   la   garganta   hasta   bajar   al   corazón.   Todos   ellos   con­
fluyen en el corazón.
3. En   el   centro   de   la   coronilla   de   la   cabeza,   la   energía   comienza   a   des­
cender   por   la   frente,   por   la   nariz,   dentro   del   paladar,   por   la   lengua,
por   el   pecho   y   finalmente   por   el   corazón,   uniéndose   al   resto   de   los
cauces de energía.
4. Toda   la   energía   que   fluye   hacia   su   corazón   se   aúna   y   mueve   lenta­
mente   por   el   centro   de   su   cuerpo   hasta   llegar   a   la   coronilla   desde
donde   pasa   al   centro   del   cráneo,   creando   un   río   de   energía   pura   y
blanquecina.
5. Este   río   de   energía   se   concentra   en   la   parte   derecha   de   su   cuerpo,
dando   lugar   a   un   pilar   vivo   de   luminosa   energía   de   alma.   En   ese
momento,   reconozca   su   presencia   y   pídale,   con   sus   propias   pala­
bras,   que   le   ayude   a   alcanzar   un   estado   de   conciencia   pura   y   espiri­
tual.
6. Cuando   haya   acabado   dirija   mentalmente   la   energía   de   alma   hacia
el   centro   de   la   coronilla   donde   puede   dejarla   reposar   hasta   que   la
vuelva a necesitar.

Con   la   ayuda   de   esta   energía   de   alma   pura   será   capaz   de   alcanzar   la   con­
ciencia   y   de   observar   que   el   tiempo   no   es   más   que   una   oportunidad   que   se
le brinda para descubrir la sabiduría que hay en su corazón.
Al   entenderlo   verá   a   través   de   su   identidad   la   parte   de   usted   que   cree
que   la   vida   consiste   en   responder   a   las   exigencias   de   su   entorno   inmediato.
A   medida   que   esta   concepción   empiece   a   dispersarse   le   revelará   la   verdad
de   quién   es   realmente   y   las   relaciones   entre   el   mundo   y   su   vida   interior   pro­
liferarán   a   medida   que   se   desarrolle   su   conciencia   de   modo   que   paulatina­
mente le conecte con mayor facilidad.
Ahora   entenderá   que   usted   está   en   todo   lo   existente;   usted   es   la   crea­
ción descendiendo en la materia y la materia ascendiendo en creación.

~ 243 ~
Todo   en   este   mundo   y   en   el   universo   coexiste   en   su   mente.   Usted   es   la
suma   total   de   la   humanidad   y   cada   pensamiento   que   pasa   por   su   mente   es
una   puerta   que   le   acerca   a   la   energía   de   pensamiento   pura   que   está   en
todo lo existente.

EL SENDERO DE LA SIMPLICIDAD

Las   enseñanzas   bön   afirman   que   cuanto   más   desesperadamente   e   insis­


tentemente   busquemos   la   felicidad   y   su   significado   más   rápido   provocare­
mos   un   torbellino   de   energía   de   pensamiento   espiritual   que   sólo   nos   con­
ducirá al descontento y la ignorancia.
Si   adoptamos   un   ritmo   más   suave   en   el   camino,   el   miedo   a   la   desespera­
ción   se   evaporará   y   podremos   oír   la   voz   apaciguante   de   la   energía   de   pensa­
miento pura que se ofrece a guiarnos.
Simplifique las cosas en  su  vida. Deje  que  su  vida  sea  simple  en sus  accio­
nes,   comuniqúese   con   sencillez   y   ame   con   sencillez   para   que   ese   amor   sea
profundo.   Cultive   su   integridad   y   su   equilibrio   interior   y   hallará   el   centro   de
la   energía   de   pensamiento   pura.   Esta   entrará   en   su   vida,   aportándole   cuanto
necesita. A su propio ritmo será capaz de ver la sencilla verdad, que el mundo
es una maravilla perpetua creada instante a instante gracias a las energías de
pensamiento   y   a   que   el   universo   está   expresado   en   todos   nuestros   pensa­
mientos, en los espacios entre los momentos y los segundos temporales.
Cuando reconozca esa verdad y vea la divinidad que hay en lo existente po­
drá vivir sin ansiedad ni temor, con satisfacción y confianza, a salvo por el cono­
cimiento que posee de que todo es exactamente como debería ser.
***

El   cielo   estaba   cubierto   por   unos   espesos   y   grises   nubarrones   y   un   relám­


pago   se   hacía   paso   entre   ellos,   formando   un   arco   en   la   cima   de   la   montaña
en   la   que   me   encontraba.   El   estrepitoso   trueno   era   inminente   y   podía   oler
el poder de la tormenta en el aire.
Mi   maestro   acababa   de   fallecer   hacía   sólo   unos   meses   y   yo   me   hallaba   en
el   lugar   sagrado,   rodeado   por   la   fuerza   de   la   antigua   tradición   bön   en   el
monte Pihanga. Había ido a meditar y crear mi futuro.
También   había   ido,   siguiendo   las   instrucciones   del   maestro,   a   otorgar
una energía de bendición que él había aunado hacía años y que había he­

~ 244 ~
cho   crecer   el   poder   de   las   tribus   maori   que   permitían   que   el   maestro   utili­
zase la montaña sagrada.
Las tribus, Ngati Turangitukua y Ngati Tuwharetoa, fueron bendecidas.
La enseñanza había completado el ciclo.
El   relámpago   atravesaba   la   montaña   hacia   la   dirección   en   la   que   me   en­
contraba cuando tuve una aparición del maestro.
«El relámpago es la energía de pensamiento de la antigua divinidad.»
«Es electricidad», respondí.
«Electricidad   es   la   energía   de   pensamiento   de   la   antigua   divinidad»,   dije
sonriendo.
«Todo es energía de pensamiento», pronunció el maestro.
De   repente   el   relámpago   golpeó   el   lugar   en   el   que   se   encontraba   el
maestro;   empezó   a   retorcerse   y   girar   en   espiral   como   si   se   tratase   de   una
cascada, pero una cascada celestial.
«¿Quieres venir conmigo?», dijo el maestro.

«No», contesté, «mi viaje está aquí».

El permaneció de pie, dentro del relámpago, sonrió y desapareció.
Puse   todos   mis   enseres   dentro   de   la   bolsa   y   comencé   el   largo   camino.   Al
llegar   a   los   árboles   y   adentrarme   en   el   frondoso   bosque   de   altos   árboles,   me
giré para rendirle el  último homenaje. El viento soplaba en los  árboles y en el
susurro de las hojas oí la voz del maestro y las voces de los antiguos maestros
que   me   decían   estas   palabras   con   cariño:   «La   energía   de   pensamiento   pro­
viene   del   caos   que   existe   en   las   criaturas   vivientes,   en   todos   los   aspectos   de
este   mundo   y   del   universo.   Hay   caos   positivo,   caos   indiferente   y   caos   negati­
vo. Sin embargo, es la materia que da lugar a la felicidad y a la iluminación.»
El trueno resonó en la montaña. La lluvia lo limpió todo.

«Un nuevo inicio», dijo la lluvia.

«Una nueva mente», dijo el viento.

«Un nuevo yo», exclamé en voz alta.

Bajé de la montaña y seguí caminando con una nueva forma de pensar.

~ 245 ~
~ 246 ~
Agradecimientos

La   redacción   de   este   libro   ha   sido   mucho   más   sencilla   gracias   a   la   sensibili­


dad,   experiencia   y   cuidado   aportados   por   la   excelente   redactora   y   correc­
tora   Caro   Handley.   Su   talento   y   experiencia   me   han   permitido   expresar   mi
propia   voz   a   la   vez   que   han   hecho   que   las   ideas   del   libro   fuesen   más   accesi­
bles.   Caro   es   un   buen   ejemplo   de   todo   cuanto   se   expresa   en   el   libro.   Deseo
también   expresar   mi   agradecimiento   a   Kay   McCauley,   uno   de   los   mejores
guías   espirituales   de   Nueva   York,   y   por   supuesto   a   mi   editora,   Rowena
Webb, que ha hecho que todo esto sea posible.

~ 247 ~