Sei sulla pagina 1di 9

Desenmascarando el culto de José Luis Parise y sus 11 pasos ocultistas

Desenmascarando el culto de José Luis Parise y sus 11 pasos ocultistas de magia negra.

Se dice que para reconocer a un mago, se tiene que ser – o haber sido – uno. El hecho de que
las masas no reconozcan a José Luis Parise como un mago negro, denota que no tienen
conocimiento ni discernimiento suficientes para escapar a sus rebuscados razonamientos y alto
poder de persuasión. Pero para los que estuvimos involucrados en “magia” y pudimos salir de
los engaños, identificar a personas como Parise no implica un gran esfuerzo. Y aunque Parise
lo grita y presume a los 4 vientos, la gente no termina de relacionar al ocultismo con el término
de “magia” y de “mago” que José Luis Parise usa constantemente, sin siquiera ocultarlo. En
estos casos, el mago dirá que su responsabilidad quedó diluida, porque las personas fueron
informadas de lo que él es y lo que enseña, y aún así han aceptado seguirlo.

José Luis Parise, Argentino nacido en Buenos Aires, dice ser psicoanalista e investigador,
además de conferencista internacional y escritor. Empezó por estudiar durante catorce años
todos los Escritos Sagrados, todas las diferentes culturas y mucha cuántica, además de
Psicología y Psicoanálisis. También hizo muchos Cursos, Talleres, Seminarios de corte
nuevaerista. Como bien se nos advirtió, el ocultismo tendría amplia entrada a través de la
psicología y la psicoterapia.

Parise dice haber leído todos los Libros Sagrados y viajado en busca de Culturas Iniciáticas:
Mayas, Incas, Aztecas, Egipcios, Zen… para encontrarse con los “Guardianes de la Sabiduría”.
Cuando los encontró, todos le dijeron que el “Estado humano está para ser Trascendido”.
Empecemos por preguntarnos quiénes son los “guardianes de la sabiduría” con los que
contactó… Sabiendo que sabiduría es “sophia”, y que ese es otro de los nombres para el
portador de la luz, no nos queda mucha duda de qué seres son los que finalmente
respondieron a su búsqueda.

En mi opinión, si Parise hubiese leído la Biblia, a partir de ese momento debió suspender el
viaje a Peru, su viaje iniciático, justo después de leer que Jesús era el camino, la verdad y la
vida, y no un “iluminado” como actualmente quiere hacerlo pasar con sus falsas enseñanzas.

La mayoría de los magos y brujos/as han tenido viajes iniciáticos a lugares como Macchu
Picchu y pirámides antiguas, lugares con alta actividad paranormal y portales abiertos a los
caídos. Mucha gente queda controlada y poseída tras tales iniciaciones en lugares energéticos
clave del planeta.

Parise decidió ir a las otras Culturas, donde se supone que están los “Guardianes de la
Sabiduría” de esas diversas enseñanzas, para ver si lo recibían y le enseñaban, y al mismo
tiempo ver si podía poner a prueba lo que creía haber entendido de lo que había leído durante
esos catorce años. O sea, lo que él mismo está diciendo es que su experiencia espiritual se
desarrolló en culturas que adoran a la madre tierra y a los diferentes espíritus de la naturaleza,
que ofrendan a ídolos, que se comunican con los espíritus… en resumidas cuentas con
culturas que están en comunicación con los ángeles caídos.

Lo que José Luis Parise explica sobre la Magia, viene explicado en una docena de libros de
cabecera para Masones, Rosacruces, Esenios y Gnósticos. Es decir, libros y material ocultista
que nos aleja del Creador, abre puertas a los ángeles caídos y programa nuestras mentes para
que nos creamos la mentira de que “somos dioses”. El simple uso de la magia nos conecta con
Satanás, y es una gran mentira que exista la “magia blanca o buena” y la magia obscura. Magia
es magia, es hechicería y está ligada a los ángeles caídos, y no es aceptada por nuestro
Creador, incluso si uno cree que es para bien ( para más referencias, recomendamos escuchar
el Testimonio de Arella, quien comenta con claridad que NO existe la magia blanca y su
experiencia ).

Todo este “impresionante conocimiento” queda resumido, según nos cuenta, en 11 principios o
pasos con los cuales se alcanza “la magia”. (El número 11 está ligado claramente al ocultismo,
siendo el número maestro de la brujería… y magia = conexión sobrenatural para alterar la
realidad, usando la conexión con entidades demoniacas)

José Luis Parise es una mezcla impotable de psicoanalisis, refritos nuevaeristas y


chamanismo… él dice haber estudiado durante mucho tiempo los libros sagrados de muchas
culturas, al igual que los ritos iniciáticos de todas ellas. Su método abarca todo, desde
creencias de la nueva era plasmadas en los textos del Kybalión, pseudociencias como la
astrología o la bioenergía, la historia, la medicina, la teología, la física o incluso las artes
marciales. Parise dice que todos estos sistemas permiten al mago para desarrollar todo su
potencial de manera que adquiere poderes como la telepatía, clarividencia, el viaje astral, etc. (
todos son poderes concedidos por los ángeles caídos cuando logran la posesión y control de
un huésped ).

Es decir, Parise nos habla claramente que su método pretende llevarnos a un estado en el que
desarrollemos estos supuestos “regalos”, lo cuales no son tal cosa, ya que tan solo seremos
utilizados por los ángeles caídos en sus agendas, es por eso que ellos insisten en que
desarrollemos estas habilidades. Nuestro Creador no necesita de eso para comunicarse con
nosotros, son ellos los que lo necesitan, y por eso promueven cientos de técnicas para llegar al
mismo punto, hacernos creer que somos dioses y desarrollar estos supuestos dones psíquicos.

Su discurso elaborado, su conocimiento de culturas antiguas, su bagaje psicoanalitico y su


iniciación chamánica, convierten a este maestro nuevaerista en un programador de la nueva
era de primer orden.
Con su lenguaje envolvente y con mil respuestas llenas de datos y supuestas comprobaciones
fácticas de sus teorías, nos va llevando lentamente por medio de interpretaciones falaces a
creer las mismas mentiras que todos los maestros nueva era del mundo nos venden… pero
esta vez, envuelto en el engañoso discurso de datos salidos de contexto, interpretaciones
amañadas, justicaciones peregrinas de prácticas y teorías que nos llevan a creer las mismas
mentiras: de que somos dioses, que Jesús era un iniciado y no Dios, sino un hombre que se
hizo Dios, que la salvación viene del hombre y es individual.

Muchos han caído en las redes de su engaño por su lenguaje fluido, por los cientos de datos
que difícilmente la persona promedio puede comprobar, por su combinación entre conocimiento
y la praxis, la cual está inmersa en prácticas chamánicas, para muchos esto es una prueba
mas de la veracidad de sus teorías, para ellos es una prueba de que están ante algo más
sólido que los demás maestros, tan solo por que Parise está usando de manera amañada su
conocimiento de culturas antiguas, psicoanálisis y muchas otras teorías.

En sus exposiciones, solo EL tiene la verdad, EL es el iniciado, solo son validas SUS
interpretaciones… muchos de sus seguidores, relatan que su forma de actuar, es buscar los
errores de sus seguidores, corregirlos y dar su interpretación, guiándolos hacia donde él quiere,
a imponer su interpretación de los hechos, intelectualizando los problemas y sus soluciones,
para al final terminar justificando las prácticas ocultistas, rituales iniciáticos y negación de la
veracidad Bíblica.

Todo mago negro tiene la encomienda de negar la divinidad de Jesús y confundir a las
personas en el camino para que nunca lleguen a la redención y sus almas se pierdan junto con
las de los caídos. Marearlas con conocimiento inútil, gnosis, empoderamiento falso y
expectativas de poder alterar la realidad, como si el humano fuese un dios. Este mago, José
Luis Parise, no es la excepción dentro de la agenda clásica del mago negro.

Parise haciendo señales ocultistas en sus conferencias

Muchas de las personas que asisten a sus charlas reportan que Parise tiene un ego
desmesurado, una gran inteligencia que todos tienen que admirar, datos… muchos datos,
muchas citas, muchas lecturas…. una estructura piramidal con control absoluto de él (él tiene la
verdad, lo suyo es único, su enseñanza es la mejor del planeta ) sirvientes fieles que controlan
una estructura de cursos y encuentros donde vas a ser llevado hasta la realización de tus
sueños, grupos controlados donde te vas a sentir seguro, querido y valorado; sólo te puedes
salvar con su método…. Tácticas agresivas de venta (“lo que ahora te vamos a dar es secreto,
único, original, va a cambiar tu vida”). Como en todo culto, se manipula a las personas para que
continúen en dicha escuela, haciéndolas vulnerables y dependientes de sus “enseñanzas”.

Parise no permite cuestionamientos, inunda blogs y canales donde se habla “mal” de él ( pese
a que solamente se está diciendo la verdad ) pone a todos sus seguidores a postear para
apoyarlo y desmentir cualquier ataque a su persona… leer las notas y comentarios de quienes
lo siguen es una muestra de idolatría y control mental impresionante. Parise es elusivo,
autoproclamado mesías y supuesto decodificador de la realidad.

Parise dice que quería encontrar las claves por las cuales algunas personas lograron “un
estado de evolución mayor” en la historia de la humanidad. “No me encajaba la idea de que un
Cristo, un Buda, Lao-Tse, Viracocha… hubiesen nacido iluminados. Si la idea es que nacieron
iluminados, es como una broma de mal gusto para nosotros, los humanos, porque nos dan un
modelo sobrehumano. Es como si nos pidieran que siguiésemos el modelo de Supermán.
Entendemos que mucha gente puede enriquecerse con estas Leyendas, pero a muchos otros
esto nos deja fuera”. Volvemos al tema de la iluminación, y que los únicos que la buscan son
las personas que han abrazado las doctrinas de demonios.

Parise decía que quería preguntarles a Cristo, a Buda, a Zoroastro, a Gilgamesh, a los grandes
“Iniciados” de la Historia de la Humanidad a través de sus Escritos Sagrados: “Vamos, dime tu
secreto”. Secreto está ligado a la palabra oculto… y obviamente la curiosi
curiosidad que mata al gato, llevó a Parise a entregarse plenamente al control de quienes le
pudieran “compartir sus secretos”.

Parise compartiendo sus libros con el Papa… Matías de Stefano es otro nuevaerista que le
llevó sus libros al Papa… si fueron a darle sus libros, quiere decir que reconocen su
autoridad… y que esas fotos les ayudarían a ganarse aún a más gente engañada por el
Catolicismo Romano, ya que de todos modos, “todos los caminos llevan a Roma” y la gran
ramera.

En teoría, si después de haber estudiado a Cristo y haber sacado esos 11 pasos que según él,
son la síntesis de lo que Jesús y otros “iluminados” hacían, y si es coherente con lo que
pregona, él debiera de hacer lo mismo que Jesús hizo: resucitar muertos, sanar enfermos,
ordenarle al mar que se calme, morir por nosotros y finalmente ascender al cielo…

Si José Luis hubiera estudiado la Biblia, en lugar de modificarla para con ello engañar a los
demás ( como es el clásico método de los magos negros) sabría que Jesús no es un
iluminado, sino Dios encarnado, el hijo de Dios. La tal iluminación de la que hablan Buda y
muchos otros no es más que un engaño luciferino para hacernos creer que por medio de
concentrarnos en nuestra respiración, y otras prácticas mágicas podremos alcanzar un estado
donde no necesitamos a Dios, porque ya lo seremos.

José Luis Parise blasfema sin remordimientos cuando afirma lo siguiente: “A los humanos no
nos pueden dar modelos sobrehumanos. No tiene sentido que me digan que el modelo que yo
tengo que seguir es el de un tipo -dicho con todo respeto- que se muere y resucita al tercer día,
un tipo que nace de una madre virgen, que cuando lo bautizan se escucha una palomita en el
cielo que dice: “este es mi hijo en el que tengo complacencia”.
La blasfemia y la contradicción de la Palabra de Dios es nuevamente un síntoma de estar en
contacto con un mago negro y servidor de los ángeles caídos.

¿Reflexión inspiradora…. o blasfemia descarada?

Otro síntoma muy claro es cuando Parise compara a Jesús con Buda, Gilgamesh, y otros
supuestos “iluminados”, pero cuando habla de todos los demás que no son Jesús, no hay en
sus palabras un tono irrespetuoso hacia en ellos, casi como de burla, como el que leímos en
párrafo anterior, donde se burla del relato Bíblico de Jesús, y prefiere los evangelios apócrifos y
de claro corte gnóstico.

Veamos algunas más de sus altaneras palabras : “A mí como humano, no me sirve ese
modelo. A quien entiende que lo divinizado está separado de lo humano, ese modelo le viene
bárbaro. Pero el que entiende que lo humano, en todas las Biblias es nombrado como un “Dios
que ha olvidado que lo es” y que todos debemos religarnos con eso -re-ligión- esa concepción
me obligaba a preguntarles: ¿Qué has hecho para llegar a ese Estado “Divinizado”? Dime tu
Secreto”.

Todo mago negro buscará evitar sumisión a nadie que no sea su propio ego y negará la
necesidad de someterse a su Creador. Buscará convertirse en un Dios de tal modo a hacer lo
que se le plazca bajo su propio concepto de moralidad. Como lo dijo Crowley, el maestro de
todos éstos gurús nuevaeristas : “hacer lo que se te da la gana, esa es la ley”. Un mago negro
como Parise jamás será humilde, jamás aceptará la autoridad del Creador, y solamente
buscará tratar de convertirse en un dios, tal como Lucifer lo intentó.

Jesús no vino al mundo a enseñarnos ser como dioses, ni a que siguiéramos su modelo para
alcanzar la divinidad que él posee, Jesús vino al mundo para nuestra salvación como dice Juan
12:47-48 “Yo no vine para juzgar a los que oyen mis enseñanzas y no las obedecen. No vine
para condenar a la gente de este mundo, sino para salvarla. 48 El que me rechaza y no
obedece mis enseñanzas, será condenado por esas mismas enseñanzas cuando llegue el fin”.

Si bien es cierto que somos llamados a seguir a Jesús, esto implica su enseñanzas,
mandamientos y forma de ser, cuestionándonos siempre qué haría Jesús en determinada
situación… esto no implica seguir un camino para llegar a ser Dios, sino más bien para ser
hijos de Dios.

Revistas ocultistas y luciferinas que ahora están muy adaptadas para ser recibidas por una
sociedad que acepta las doctrinas de demonios, han promovido a Parise.

Parise habla de un modelo en el que el hombre está separado de Dios, implicando que debe
estar unido a él y ser uno con él, planteamiento que nos lleva a la eterna mentira de que
seremos dioses. Dios no está separado de ti, si a él te unes en oración, en alabanza, en ayuno,
si sigues sus mandamientos, estará contigo, pero no por eso te convertirás en EL.

“A los humanos nos enseñaron a tener Fe, algo bobo, hueco, ciego, que te exige un esfuerzo
de idiotización, de tontización. La Nueva Era se apoya en tener crédito y quien tiene crédito no
precisa que al crédito se lo den de afuera, y tampoco precisa tener Fe en la religión. Ahí es
donde empieza la Magia a asistirme, porque tengo el crédito me sigo dirigiendo a lo que dije
que voy a hacer, y como yo tengo ese crédito, el Universo gasta fichas en mí: Casualidades,
Unciones, Datos, todo aquello que entra en el terreno de la Magia” José Luis tergiversa las
enseñanzas de Jesucristo, el verdadero, para llevar a las personas a hablar del falso Cristo, del
Cristo Cósmico, de Sanada, y para que entren precisamente en los terrenos de los ángeles
caídos llenos de sincronías e información con la cual irán guiando a sus iniciados… no, no es el
Universo el que te está guiando, sino los seres a los que les han dado entrada todos los
iniciados. “Fe es algo que Cristo jamás tuvo en sus labios. Nunca Cristo habló de Fe. Cristo
nunca dijo que dependamos de la Fe, tu Fe te salvará, etc. Cristo hablaba de la “pistis”.

Es curioso como sutilmente, Parise logra meter entre líneas de sus discursos, la palabra
“Pistis”. El Pistis Sophia es un libro gnóstico considerado la base del ocultismo, y
correlacionado con la Teosofía y con el Luciferianismo.

Veamos la forma como Parise se expresa del Cristinianismo, dejando nuevamente en claro que
sus enseñanzas son las de cualquier otro mago negro: “Cristo no era cristiano, el cristianismo
son solo códigos de conducta, nada que ver con la espiritualidad… no funcionan, serás una
persona con normas de conducta. ¿Quién fue Jesús y en qué consiste su magia? fue un
iniciado… que nació como tu y como yo, con los mismos problemas y que no fue ungido de
afuera. Un Cristo, en griego es el que se unge.. es algo que te haces a tu mismo, se decreta
divino.”

José Luis demuestra en sus enseñanzas que sus métodos son profundamente anticristianos,
para él la conducta no tiene nada que ver con la espiritualidad, básicamente por que las
enseñanzas de este y muchos otros maestros nuevaeristas es amoral, si tu eres un Dios, o
pretendes serlo, la moral es un estorbo, y más estorba un libro sagrado como la Biblia, que nos
muestra los códigos de conducta que debemos seguir y los que debemos evitar.

José Luis dice el que desde el inicio de la historia, “la humanidad transmite un legado que
enseña que es posible usar fuerzas sutiles que ayudan al hombre en su vida…” Bueno, ya
sabemos que son esas supuestas fuerzas sutiles, son los que siempre han pedido adoración,
son los que siempre se han pasado por dioses a los largo de la historia humana, son los
ángeles caídos. “Ese mismo legado inequívocamente ha señalado también que una profunda
transformación se produce en quien toma el camino que conduce a alcanzar tales fuerzas.” Esa
transformación, que en la nueva era denominan es ir “de oruga – un simple humano, a
mariposa – un semidios, es convertirse en un walk in, es perder tu alma, es ser un instrumento
de los caídos…. José Luis denomina a ésas personas iniciadas como héroes, chamanes,
brujos y magos… le faltaron los verdaderos nombres : hombres de renombre, poseídos.

Simplemente el usar tales denominaciones, ya es una señal de alarma a la luz de las Escrituras
:

Deuteronomio 18:10-12

10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique
adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,

11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

12 Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas
abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.

La ideología de José Luis Parise se construye a partir de las habituales falacias de la Nueva
Era. Por ejemplo, tergiversa las teorías de la física cuántica para formular afirmaciones tan
descabelladas como que es posible alterar la realidad del universo desde nuestras propias
expectativas, es decir, es posible que lo que uno desee se vuelva realidad, o que todos los
resultados deseados pueden ser alcanzados a través de una simple orden. Sugiere también
que todo suceso de la vida cotidiana puede ser interpretado mediante una clave oculta, que
descorre el velo de la apariencia y muestra una realidad subyacente.

Y por si nadie se anima a este cambio de era, Parise recurre a relatar toda clase de amenazas
catastróficas que asolan a nuestra civilización, animado por la supuesta posesión de todas
esas claves proféticas que anuncian la llegada de importantes cambios. El Titanic se nos
hunde, afima Parise, y él mismo también se encarga de entregarnos las respuestas para
evolucionar a un estado más elevado y poder “salvarnos a nosotros mismos”.

Dice Parise : “Me di cuenta que esas vidas, como las de los Mayas, la de los Aztecas, la de los
Incas, la de los Taoístas o los Zen, como las de los “Iniciados”, esas vidas empiezan a llenarse
de magia, a impregnarse de algo superior, que a los humanos parece que nos está vedado…”

Nos está vedado por que son prácticas y conocimientos influídos por los caídos, por que de
esta manera caemos en los engaños y posesiones de estas entidades…

Parise trata de hacer creer a las personas que Jesús era otro iluminado, un mortal que logró la
conciencia crística a través de iniciaciones ocultistas… y lo peor es que hay gente que se lo ha
creído y compra sus materiales.
Otro argumento descarado de Parise es donde dice “¿Qué pasa si yo intento aplicar esos
pasos por igual casi como Prometeo que intenta sacarles un poco de Fuego Sagrado de los
Dioses a ver si puedo terminar mejor?”

Qué interesante que mencione a Prometeo… sabemos que en círculos ocultistas Prometeo
representa a Lucifer, el que pretendió ser como Dios, y dar “conocimiento oculto” a la
humanidad… así que si crees que ser como Prometeo, es decir Lucifer, puede terminar bien…
terminarás en el lago de fuego creado específicamente para él y sus ángeles caídos.

Parise dice que estos Guardianes (chamanes) recibieron este conocimiento secreto de manos
una raza superior planetaria vinculada con la Atlántida y que llegó a la Tierra por problemas
ecológicos en su planeta originario… siempre la referencia a civilizaciones extraterrestres (
cuando en realidad son los ángeles caídos de siempre ) y siempre la Atlántida como cuartel
general de los caídos que ahora parasitan a éstos maestros nuevaeristas.

Otra afirmación muy reveladora de Parise: “Lo que hacemos en Magia es eso: tratamos de que
el Sol y el Iniciado formen una Unidad. Por eso la entrada al Nuevo Pachakutek, tal como la
llaman los Inkas, o la Nueva Era, está signada por el Hombre-que-Brilla. El hombre-que-brilla
es el hombre que tiene el Sol en la frente, el Hombre que tiene a Kinich Ahau.” Qué interesante
que mencione al sol, porque en los circulos ocultistas, el sol representa a Satanás, por eso
tanta adoración al sol negro… y si de frente te dice que la idea es que el iniciado forme una
unidad con el sol, y tener el sol en la frente ( tercer ojo abierto ) es entrar en la nueva era, ya
sabes lo que en definitiva pretenden las enseñanzas de Parise: que estés en comunión con
Lucifer, con Satanás, que seas su servidor para la “nueva era”.

Parise usa sus conocimientos en religión, economía, física cuántica para justificar el uso de
prácticas que nos llevan a la adoración de los caidos, que nos llevan a la mentira, que nos
alejan del único que nos puede salvar, nuestro señor y salvador Jesucristo.

Cada vez que leemos a José Luis Parise, y sus frases donde clama haberle preguntado a los
“grandes iniciados” cuál era su secreto, nos recuerda precisamente a otro “mago” que se
expresó exactamente de la misma manera en los tiempos de los apóstoles…. Simón el Mago.

Hechos 8:9-24 Simón el mago

9 Y cierto hombre llamado Simón, hacía tiempo que estaba ejerciendo la magia en la ciudad y
asombrando a la gente de Samaria, pretendiendo ser un gran personaje; 10 y todos, desde el
menor hasta el mayor, le prestaban atención, diciendo: Este es el que se llama el Gran Poder
de Dios. 11 Le prestaban atención porque por mucho tiempo los había asombrado con sus
artes mágicas. 12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba las buenas nuevas del reino
de Dios y el nombre de Cristo Jesús, se bautizaban, tanto hombres como mujeres. 13 Y aun
Simón mismo creyó; y después de bautizarse, continuó con Felipe, y estaba atónito al ver las
señales y los grandes milagros que se hacían.
Pedro y Juan en Samaria

14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la
palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan, 15 quienes descendieron y oraron por ellos
para que recibieran el Espíritu Santo, 16 pues todavía no había descendido sobre ninguno de
ellos; sólo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces les imponían las
manos, y recibían el Espíritu Santo. 18 Cuando Simón vio que el Espíritu se daba por la
imposición de las manos de los apóstoles, les ofreció dinero, 19 diciendo: Dadme también a mí
esta autoridad, de manera que todo aquel sobre quien ponga mis manos reciba el Espíritu
Santo. 20 Entonces Pedro le dijo: Que tu plata perezca contigo, porque pensaste que podías
obtener el don de Dios con dinero. 21 No tienes parte ni suerte en este asunto, porque tu
corazón no es recto delante de Dios. 22 Por tanto, arrepiéntete de esta tu maldad, y ruega al
Señor que si es posible se te perdone el intento de tu corazón. 23 Porque veo que estás en hiel
de amargura y en cadena de iniquidad. 24 Pero Simón respondió y dijo: Rogad vosotros al
Señor por mí, para que no me sobrevenga nada de lo que habéis dicho.

¿No suena muy parecido el “dime tu secreto” de José Luis Parise, quien se autodenomina
“mago”, con el “dadme también a mí esta autoridad” de Simón el Mago?

Un “mago” no recibe la verdadera autoridad espiritual que viene por el nombre del verdadero
Jesús de Nazareth, y no tiene parte ni suerte en ellello, porque su corazón no es recto delante
de Dios.

Esa sería nuestra misma respuesta a José Luis Parise, provista por la

Palabra de Dios… no por nosotros.