Sei sulla pagina 1di 4

DIÓCESIS CHILPANCINGO- CHILAPA

DECANATO SAN DAVID URIBE VELASCO


PARROQUIA DEL SEÑOR CHALMA
CURSO DE FORMACIÓN 2019
“LA ESPIRITUALIDAD DEL CATEQUISTA”
Que mi voz sea tu voz
Soy catequista
“ADORACIÓN EUCARISTICA”

Monitor: Oh Jesús Eucaristía!, que eres la unidad perfecta y el verdadero amor,


concede a tus hijos un solo corazón y un solo espíritu, para que reine entre ellos la
concordia, y tu iglesia cimentada en la verdad, se consolide en la unidad y en la paz.
Por Jesucristo nuestro señor. Amén.

Todos: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el
fuego de tu amor. Envía tu Espíritu Creador y renueva la faz de la tierra. Oh Dios,
que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos
dóciles a sus inspiraciones para buscar siempre el bien y gozar de su consuelo.
Amén.

Canto: Bendito, Bendito, Bendito sea Dios…

CATEQUISTA: Queridos hermanos y hermanas: Hemos sido convocados para


celebrar el llamado que el Señor nos ha hecho, “para estar con Él”. Somos los
discípulos de hoy, y de manera particular, recae en nosotros la misión de anunciar
y enseñar la Buena Noticia a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, desde
la Catequesis. Con un corazón agradecido por la llamada del Señor, queremos
iniciar este momento de adoración y animarnos los unos a los otros en el camino de
nuestra fe.

CATEQUISTA: “El Padre que es Amor”. Es el Padre Misericordia, fuente de toda


vida. El Dios que nos ha amado tanto que nos dio a su Hijo único. El Dios que
protege con mano fuerte y delicada, que espera, que perdona. El Dios que ama
especialmente a los que sufren, que escucha el clamor de los pobres, que prefiere
a los pequeños. El Padre de todos.

CATEQUISTA: Altísimo sacramento hijo del eterno padre


TODOS: Alumbra mi entendimiento para que mi alma se salve.

Padre nuestro, Dios te salve, Gloria.

CATEQUISTA: “El divino hijo Nuestro Señor Jesucristo”. Es el Dios hecho gracia y
benevolencia, Dios que se convierte en torrente de gracia salvadora, Dios que viene a
repartirnos sus dones. Es el Dios que se hace para nosotros alimento, medicina, fuerza
liberadora. El Dios que se hace pobre para enriquecernos, que muere para que vivamos. El
Dios que nos lava del pecado en su sangre y nos embellece y dignifica.
CATEQUISTA: En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado
TODOS: El corazón amoroso de Jesús Sacramentado

CATEQUISTA: «El consolador, el Espíritu Santo.» Es el Dios hecho abrazo, el que dinamiza
todo acercamiento y unión, el que favorece el diálogo y el entendimiento; es el Dios aliento
de vida, amor derramado en nuestros corazones, Dios intimidad; es el Dios fuerza
irresistible y apasionada, que suscita profetas y enciende corazones; es el Dios que se nos
da como esperanza de vida eterna.

CATEQUISTA: Alabemos y demos gracias en cada instante y momento


TODOS: Al santísimo y divinisimo Sacramento del Altar.

¡Oh Señor nuestro sacramentado! Míranos aquí en tu adorable presencia. Venimos


alabarte en unión con los ángeles que invisiblemente rodean la Hostia Divina.
Queremos contemplarte con el tiernísimo afecto con que os miraba tu madre: con
aquella devoción con que te seguían tus discípulos, y muy singularmente el
Discípulo amado, cuando la noche de la cena reclinó su cabeza sobre tu ardiente
corazón.

OFRECIMIENTO DE LA ESTACIÓN

En este Tabernáculo sagrado, donde estas mi buen Jesús por mi escondido, mi


corazón te adora muy rendido y mi fe, te contempla anonadado. Esta estación recibe
con agrado, como ofrenda de mi pecho agradecido por el inmenso amor con que te
has querido quedar, por nuestro bien Sacramentado. Remedia nuestros males y
aflicciones, da a tu iglesia; paz y consuelo, al Papa fortaleza y bendiciones y
extiende la fe santa en este suelo, para que unidos por tu amor los corazones
vayamos a gozar en el cielo. Amén.

TODOS:
Al experimentar tu misericordia Señor, nos sentimos animados para salir hacia las
periferias:
No podemos quedarnos dormidos, ¡Despiértanos Señor!
No podemos quedarnos estancados ¡Renuévanos Señor!
No podemos seguir con miedo ¡Fortalécenos Señor!
No podemos evangelizar sin discernimiento, ¡Ilumínanos Señor!
No podemos seguir sin diálogo fecundo ¡Conviértenos Señor!

Todos: Señor, Tú lo sabes todo, Tu sabes que te amamos.

TODOS LOS CATEQUISTAS: Señor mío miranos con amor, somos tus siervos
los CATEQUISTAS, que sembramos la semilla de la fe en los niños y jóvenes, que
hacemos resonar tu palabra en cada uno de los corazones. Padre, Señor del cielo
y de la tierra, estamos aquí ante tu divina presencia para pedirte nos des la sabiduría
para realizar nuestra labor catequística. Padre bueno te ponemos en tus manos este
nuevo ciclo escolar que está por iniciar, te pedimos por los padres de familia que
enviaran a sus hijos a la escuela de la fe y sobre todo te pedimos por los niños y
jóvenes para que derrames en ellos tu Espíritu Santo y puedan conocerte en toda
tu divinidad. Todo para gloria de tu Santo nombre.

TODOS : Señor Jesucristo, creemos firmemente que te encuentras presente en el


Santísimo Sacramento del altar y que desde aquí te haces servidor y hermano de
todos, te amamos con todo el corazón y con toda el alma. Deseamos ardientemente
recibirte en nuestros corazones para contigo, contemplar a tu Padre que nos invita,
bajo la acción del Espíritu Santo, a ser servidores como Tú. Estamos aquí, haciendo
un espacio de silencio tan necesario entre el ruido del diario ir y venir de estos días.
¡No permitas que nada ni nadie nos separe de Ti y aumenta en nosotros el deseo
de servir a todos como Tú! Amén.

Oración: Jesús, Hijo de Dios, que dijiste a tus apóstoles: “Id por todo el mundo y
anunciar el Evangelio”, ten misericordia de nosotros y danos la fuerza de tu Espíritu
para poder cumplir con esta encomienda. Ayúdanos a hacernos cada día más
conscientes de la necesidad que tiene el mundo de tu Palabra y de tu amor. Haznos
instrumentos dóciles en tus manos para que por medio de nosotros se extienda el
Reino en nuestras familias y comunidades. Te ofrecemos nuestras vidas, lo que
tenemos y somos, para que, como ofrenda de agradable aroma, llegue hasta ti.
Señor, tú bien sabes que sin ti nada somos, nada tenemos y nada podemos,
confirma en nosotros el don de tu Espíritu y ayúdanos en esta ingente tarea de
anunciarte. Amen

Es conveniente siempre y en todo lugar darte gracias Señor digamos:


Todos: Te damos gracias, Señor.

-Por el misterio pascual de tu muerte y resurrección


-Por el pan y el vino de la Sagrada Eucaristía
-Por haberte quedado con nosotros
-Por tu amor hasta la muerte
-Por tu presencia permanente
-Por la fuerza de tu resurrección
-Por el aliento de tu espíritu
-Por esta hora de oración
-Por tu amor sin límites
-Por tus palabras que reconfortan y sanan
-Por todos los dones que nos concedes
-Por olvidar nuestras traiciones y ofensas
-Por tu amor sin tregua y sin fronteras
-Por la madre que al pie del madero nos dejaste
-Por la comunidad cristiana a la que nos haz entregado
ORACIÓN FINAL

Oh espíritu Santo: Amor del Padre y del Hijo, inspíranos siempre en lo que
debemos hacer y lo que debemos evitar. Lo que debemos decir y lo que debemos
pensar, para procurar tu gloria y el bien de las almas. Amén.

ORACIÓN DEL CATEQUISTA


Señor, Haz que yo sea tu testigo
Para comunicar tu enseñanza y tu amor.

Concédeme poder cumplir la misión de catequista


Con humildad y profunda confianza.

Que mi catequesis sea un servicio a los demás


Una entrega gozosa y vivida desde Tú evangelio

Recuérdame continuamente, que la fe que deseo irradiar


La he recibido de ti como Don gratuito.

Hazme verdadero educador de la fe,


Atento a la voz de tu palabra, amigo leal y sincero de los demás,
Especialmente de mis compañeros catequistas.

Que sea el Espíritu Santo quien conduzca mi vida;


Para que no deje de buscarte y predicarte para que no me venza
La pereza y el egoísmo. Para combatir la tristeza.

Señor te sirvo a ti y a tu iglesia unido a tu santa Madre María;


Que como ella, yo sepa guardar tu palabra y ponerla al servicio
Del mundo. Amén.