Sei sulla pagina 1di 6

3.

DISTINTOS TIPOS DE CULPA

Valck¡' �i�u�V\OS;, L .
. J;) e- (� cu ( pa... .,;;> I� pa1- � ail �� 0 Con base en mi experiencia y en las lecturas realizadas de

varios autores encuentro cuatro tipos de culpa: culpa sana

(aquí incluyo la culpa existencial que menciona Viktor


J/bu eA,,t � pie_h 5 tL-,
Frankl); culpa insana (incluyo la culpa neurótica a la que

1
se refiere Freud): culpa merecida y culpa inmerecida.
M é � · , c., o dºº1
El hecho de aclarar qué tipo de culpa se está experi­

mentando ya es una ayuda para no quedarse en la confu­

sión afectiva. Ahora describiré cada una de ellas:

Culpa sana

La culpa sana es la que lleva a hacerse responsable de los

propios actos, a dejar el pasado y a sentirse dignos. Este

proceso de responsabilidad, autocuestionamiento y aban­

dono del pasado renueva y profundiza el autorespeto. Se

llama perdón. L� culpa sana me permite juzgar, y en todo


.....

caso reprobar, góJamente mi conducta, nunca mi persona .

, : , , .
¿Cuándo es sano un sentimiento de culpa?
, ·

. ' 1. Cuando es más consciente.

2. Cuando duele por haber hecho daño a otros.

3. Cuando va acompañado por un pensamiento más de-

sarrollado.

4. Cuando no es ni muy espontáneo ni muy cultivado.

5. Cuando incita a hacer algo bueno.

6. Cuando ayuda a pisar suelo.

7. Cuando invita a perdonar y a perdonarnos.

8. Cuando facilita la empatía.

9. Cuando no enloquece.

Culpa insana

La culpa insana es una enfermedad que roba el gozo. En

vez de desempeñarse según el amor y el entusiasmo, se

hace, guiado por una autoprotección.

35
La culpa

1 Distintos tipos de culpa

La culpa insana ha recibido varios nombres: narcisis­


Subyacente en todo el pensamiento distorsionado que pro­
mo, la vergüenza o personalidad propensa al estrés, la per­

sonalidad codependiente, entre otros. viene de olvidar la propia identidad corno seres de amor,

Ante la culpa insana hay que buscar la salvación en las dignidad y sabiduría está el miedo a ser malos, el cual a su

partes más oscuras, más dolorosas de la vida. En realidad vez, podría llevar al rechazo y al abandono. En la mente de

no se emerge a la luz negando el dolor, sino saliendo a tra­ un niño el rechazo y el abandono son equivalentes a la muer­
vés de él. te. Este miedo tan arraigado erige un rígido censor mental,

La sabiduría antigua dice que el propósito de la vida se un mecanismo de defensa psicológico, que escinde nuestros

halla en darse cuenta de la conexión perdurable de la con­ pensamientos, emociones y comportamientos en dos cate­
ciencia individual con �1 todo mayor, del alma al espíritu. gorías excluyentes: bueno o malo. Escindir significa que se
Muchas personas se desconectan de la naturaleza divi­
es o perfecto o un fracaso, un santo o un pecador . . .
na que habita en su interior. Identificándose en cambio con

los errores y los deseos de ser buenos, perfectos, o por lo


Culpa merecida t ·
menos aceptables, se busca la dignidad en los logros.
Es aquella que se experimenta corno consecuencia de las
Con la culpa insana se tiene un policía severo que dice
propias decisiones y conductas. Por ejemplo, el sentimien­
que nunca se es suficientemente bueno, nunca digno del
to de culpa es merecido por decir una mentira que afecta
propio amor.
seriamente la_ fama de alguien.

Se acepta'[a responsabilidad de la conducta y sus conse­


Algunas expresiones de culpa insanai-f
cuencias. Este tipo de culpa ayuda a la madurez de la perso­
l. Ser demasiado responsable. �.
na, a dejar de ser niño y convertirse en un adulto maduro.
2. Preocuparse en serio.

3. Ser un ayudador compulsivo.


Culpa inmerecida
4. Disculparse continuamente.
Es aquella que se experimenta por presión de los demás y
5. Culparse constantemente.
que no tiene que ver directamente con la propia conducta.
6. Preocuparse por lo que las otras personas piensen de uno.
Es una culpa impuesta que viene del exterior. La persona
7. Pensar que no se es tan bueno corno la gente considera.
débil la admite y la carga.
8. No darse tiempo para sí.
La manera más usual de inculpar a los demás es a tra­
9. Preocuparse de que otros sean mejores que uno."
vés del chantaje afectivo. El objetivo es que el otro se sienta
1 0 . Debo y debería son las palabras favoritas.
culpable para así poder controlarlo. Un ejemplo es cuando
11. No se puede soportar la crítica.
el esposo le dice a su mujer: "por tu culpa no soy feliz".
12. Se es un perfeccionista
Si ella admite la culpa hará lo que su esposo Je .pida para
1 3 . Preocupa el ser egoísta.
pagar su deuda con él. Por supuesto que es una culpa in­
14. Disgusta el pedir ayuda.
merecida pues cada uno es responsable de la propia vida y

15. No se pueden aceptar cumplidos. felicidad. Una persona puede colaborar para que otra sea

1 6 . A veces preocupa ser castigado por los pecados. feliz, pero se trata sólo de eso, una colaboración y nunca

1 7 . No puede decir que no. una responsabilidad.

36

37
La culpa religiosa

PARA RECORDAR 4. LA CULPA RELIGIOSA


1. La culpa sana es la que lleva a hacerse responsable de

los propios actos, a dejar el pasado y a sentirse digno

como persona.
Cuando algo malo sucede en la vida, en el interior se des­
2. La culpa insana roba el gozo, pues es la persona repro­
encadenan instintos básicos de supervivencia y se intenta
bándose a sí misma. Ha recibido varios nombres: narci­
volver a tener control. Una forma es tratar de saber por
sismo, la vergüenza o personalidad propensa al estrés,
qué sucedió para que no se vuelva a repetir. La pregunta
la codependencia . . .
tan insistente, el "por qué", especialmente después de un
3. La culpa merecida es aquélla que se experimenta como
accidente, tiene como objeto conocer el mecanismo de los
consecuencia de las propias decisiones y conductas. Se
accidentes Pé!Lª evitarlos en el futuro y no volver a experi­
acepta la responsabilidad de la conducta y sus conse­
mentar el dolor tan grande que se siente. En el. fondo es un
cuencias. Este tipo de culpa ayuda a la madurez de la
deseo de evitar el sufrimiento tan hondo que se experimen­
persona, a dejar de ser niño y convertirse en un adulto

maduro. ,.. ta, más que un deseo intelectual. Recomiendo la lectura del

libro Cuando a la gente buena le suceden cosas malas, del rabi­


4. La culpa inmerecida es aquella que se experimenta por
12•

presión de los demás y que no tiene que ver directamen­ no judío Kti�hner

¿ Qué; suelo pensar cuando pasa algo malo en la


te con la propia conducta. Es impuesta ctesde el exterior.

La persona débil la admite y la carga. ;.J.


vida? La martera de responder a esta pregunta me ayudará

a ubicar dónde estoy psicológicamente entre el polo de la

indefensión (estar indefenso y vulnerable) y el polo de la

PARA MI DESARROLLO PERSONAL seguridad o control basado. Mi respuesta será como un faro

• ¿ Cuáles cosas o situaciones me crean culpa? que me iluminará mucho.

Las personas que se autoculpan son personas pesimis­


• ¿Hay alguna persona ante la cual siento culpa con fre­

cuencia? tas que definen los problemas de la vida con una terna de

explicaciones:
• ¿Me doy cuenta de los chantajes de los demás?
• internas,
• Revisa una experiencia en donde te hayas sentido cul­
• globales y
pable y aun así hayas tenido frutos buenos en tu vida.
• estables.
Descubre ¿por qué?

• Revisa otra experiencia donde te hayas sentido culpable y Por ejemplo, un estudiante que reprueba matemáticas se da

haya habido frutos negativos en tu vida. Descubre por qué. primero una explicación interna: "soy tonto y flojo". Luego

una global: "también reprobaré inglés y física". Finalmente

otra estable: "nunca seré bueno para aprender".

Cuando no se culpa a sí mismo entonces puede suce­

der lo siguiente:

12 Kushner, Harold. Cuando a la gente buena le pasan cosas malas. Estados Uni-

dos, Knopf Publishing Croup, 2006. �-·

38 39
La culpa La culpa religiosa

• Se culpa a los demás eludiendo la responsabilidad. Una de ellas es el caso del teólogo dominico Matthew
15
• Se culpa a una fuerza poderosa como el destino. Fox quien en su libro The original blessing opone la teología

• Se culpa a Dios. de la bendición original a la más tardía teología agustiniana

• Se culpa al diablo. del pecado original, de la redención/ caída. Hace la crónica

Para no sentirse indefenso se prefiere invocar la culpa­ de la espiritualidad afirmadora de la vida centrada en la

creación. Esta espiritualidad ha sido parte de la tradición


castigo como explicación de las cosas malas. Se quiere una
religiosa desde el siglo IX antes de Cristo, cuando se escri­
respuesta negro-blanca del por qué sucedieron las cosas.

El punto central del pesimismo espiritual podría resu­ bieron los Salmos.

mirse así: "Esto me s u ce d i ó porque Dios me está castigan­ Matthew Fox dice que Dios creó, por amable bondad,

un universo con el propósito de enseñar la amable bondad.


do por mis pecados".
Es una teología del amor más que del miedo. Aunque se
El pesimismo espiritual es la enunciación clara del mie­
aproximó a Ja curación del ser humano como teólogo, con­
do. Está estrechamente ligado a la baja autoestima. Si no
clusiones semejantes están también en la psicología.
se ha hecho el trabajo psicológico de curar al niño interior
En 1988 la autoridad de la Iglesia Católica reaccionó
asustado, es probable que se permanezca :eJTiocionalmente

convencido de que se merece la ira de Dios. contra los puntos de vista de Fox exigiendo que se guar­

Los que se sienten culpables tienen la tendencia de ver dara un añQ de silencio. Fox convino en el año de silencio

después derefutar públicamente a la Iglesia, comparándo-


a I?ios como una proyección del mismo 9;er humano: al­

gmen que ama solamente a cambio de áfgo, alguien que la con una familia disfuncional. ' '

tarda mucho en perdonar, etcétera. Es un dios, literalmente

hecho a la propia imagen humana. EL PAPEL DE ALGUNOS SACERDOTES

Y DOCTRINAS EN ESTA CULPA


Para este tema recomiendo la lectura del libro Matar a

nuestros dioses, de José María Mardones


13
en donde el autor Un buen número de laicos me comentan que están tenta­

ayuda a quitar las falsas imágenes de un dios que pide o dos de no asistir a Misa los domingos pues el sacerdote

permite el sufrimiento de las personas; de un dios que pide de su parroquia enfatiza la parte del pecado, se dedica a

la perfección; de un dios individualista; de un dios que tra­ regañar y no muestra la misericordia del Dios que Jesús

ta a los hombres como marionetas; etcétera. presenta en los evangelios, especialmente ,ef!. la parábola

También el P. Carlos Cabarrús habla de los fetiches o del hijo pródigo. .

ídolos que suplantan al Dios de Jesucristo y llevan a la cul­ Del mismo modo, también muchos laicos se �entran en

pa insana 14• la cizaña y no en el trigo que es lo que realmente le importa

El desafío de nuestro tiempo es desarraigar las con­ a Dios. Y así están centrados en lo negativo, en los pecados.

cepciones erróneas de Dios. Una manera de comenzar es Esto es un terreno favorable para la culpa insana.

recordar las tradiciones religiosas que hablan de un opti­ Todas las personas tenemos dentro un fariseo al cual te­

mismo espiritual. nemos que controlar para que no cause dañoscon su dureza y

13 Mardones, José María. Matar a nuestros dioses. Madrid, PPC, 2006.

14 Cabarrús, Carlos. La danza de los íntimos deseos. Bilbao, Desclee De Brower,


15 Fox, Matthew, Original Blessing: A Primer in Creation Spirituality.Bear &
2006, p. 90
Company.

40 41
La culpa La culpa religiosa

obsesión por el pecado. Recordemos que fueron los fari­ frimiento de las personas que sus pecados. Y como uno de

seos quienes promovieron la muerte de Jesús de Nazaret. los diversos argumentos que presenta dice que si a Jesús

A propósito de lo peligroso del fariseísmo, José María le interesara tanto el pecado, cuando propone la parábola

Castillo señala claramente su razón de ser: del juicio final presentaría la lista de ellos. Pero ahí aparece

Jesús tenía toda la razón cuando vio claramente que claramente que lo que más le preocupa es el sufrimiento

el mayor peligro para la humanidad no son los opresores de las personas (sean creyentes o no): el hambre, la sed, el

(económicos y políticos) sino los fariseos. El fariseo oprime frío, etcétera. Y la pregunta es: ¿qué hiciste cuando viste el

donde ningún opresor de este mundo puede oprimir. Por sufrimiento de los demás? ¿Lo atendiste o lo evadiste?

eso los evangelios insisten más en el enfrentamiento de Je­ ¿Por qué a mucha gente de Iglesia le interesa tanto el

sús con los fariseos que con los romanos. Uno se da cuenta pecado? Lo que pasa es que el pecado es una ofensa a Dios,

de que los poderes de este mundo son peligrosos. Pero son mientras que el sufrimiento es una agresión contra el hom­

mucho más peligrosos los poderes del otro mundo, es decir bre. Y como, en la mentalidad de cualquier religión, Dios

los poderes que se presentan como absolutos, e intocables. es más importante que el hombre, en la Iglesia el tema del

Los que oprimen no sólo en esta vida sino también en la pecado ha desplazado el problema del sufrimiento.
16
vida eterna. No sólo hay teologías en la Iglesia católica que favore­

Es raro encontrarse algún sacerdote en una Misa de cen la negatividad y el sentimiento de culpa sino también

domingo alentando y motivando a su comunidad. Agra­ tendencias Y" corrientes espirituales. En un libro de devo­

deciendo todo lo que sus parroquianos hat:en en bien de ción bastante..difundido se lee lo siguiente: "si obraras con­

los demás e invitando a hacer la prueba p<U;a ver qué bue­ forme a los impulsos que sientes en tu corazón y a los que

no es el Señor. ¿Será la formación legalista y centrada en el la razón te dicta, estarías de continuo con la boca en tierra,

pecado, en los seminarios, la que impide que los sacerdotes en postración, como un gusano sucio, feo y despreciable . . .

también sean alentadores? delante de ese Dios que tanto te va aguantando". Por eso
18
Tocando el punto de la formación y los estudios religio­ se habla de la teología del gusano que es una concepción

sos es interesante constatar que buena parte de la teología de Dios y de nuestra relación con él, que hace que nos sin­

de la Iglesia católica está muy interesada en el pecado y en tamos gusanos en vez de hijos.

la lucha contra él. La relación entre el pecado y el castigo de En este contexto viene bien recordar un cuento de An­

Dios es una de las afirmaciones más fuertes que la iglesia ha thony de Mello:

mantenido con toda firmeza. Por eso mucha gente está con­ "Alguien preguntó al maestro por qué se mostraba tan

vencida de que los sufrimientos de esta vida y de la otra son receloso respecto de la religión. ¿Acaso no era la religión lo

castigos que Dios nos manda a causa de nuestros pecados. mejor que tenía la humanidad?

Recomiendo otro libro de Castillo que se llama preci­ La respuesta del maestro fue un tanto enigmática: lo
17
samente Víctimas del pecado donde cuestiona este énfasis mejor y lo peor: he aquí lo que se obtiene de la religión.

al afirmar que a Jesucristo le preocupaba mucho más el su- ¿Por qué lo peor?

16 Castillo, Jose María. Dios y nuestra felicidad. Bilbao, Desclée De Brouwer,

2001.

17 Castillo, [ose María. Víctimas del pecado. Madrid, Trotta, 2004.


18 Bonet, José Vicente. Teología del gusano. Santander, Sal Terrae, 2000.

42 43
r La culpa

Porgue la mayoría de las personas saben la suficiente

religión como para odiar, pero no la suficiente como para

amar.

PARA RECORDAR

l . El ser humano vive la tensión entre la seguridad (con­

trol) y la indefensión. Para no sentirse indefenso prefie­

re invocar la culpa-castigo como explicación de las cosas

malas. Surge la culpa desde la religión.

2. Existen falsas imágenes de Dios, ídolos o fetiches, que

favorecen que las personas experimienten la culpa y la

necesidad de castigo.

3. La culpa es un mecanismo de control de las personas, y

mucho más la culpa desde lo sagrado-y la religión. Por

eso se promueve y se utiliza. .

4. Es importante hacer una revisión de las imágenes que

se tienen de Dios, a fin de evitar la culp�leligiosa. Recu­

perar tradiciones positivas en la teología.

5. La realidad es que a Jesucristo le preocupaba mucho

más el sufrimiento de las personas que sus pecados y

nos invita a hacer algo para evitarlo: "Tuve hambre y me

diste de comer, tuve sed y me diste de beber . . . ".

PARA MI DESARROLLO PERSONAL

• C o n s e g u i r l a película La Misión con Robert De Niro, y

detenerse en la escena en que Rodrigo va cargando su

armadura e intenta subir las cataratas de Iguazú. Estar

atento a los sentimientos que experimento. ¿Se parece a

mi historia?

• ¿En cuáles situaciones creo que Dios me castigaría?

• ¿Soy de las personas que piensa que Dios manda pruebas,

permite el sufrimiento y no es seguro que nos salve?

• ¿En qué épocas de mi vida ha habido un cambio en mi

percepción de Dios. ¿Qué he pensado de él?

44