Sei sulla pagina 1di 48

Servicio Bíblico Latinoamericano

Julio de 2019 – Ciclo C

OBSERVACIONES
- Cada día de la semana comienza una nueva página para
facilitar la impresión independiente. Por ese mismo motivo no hay
numeración de páginas.
- En el tamaño de letra se ha intentado llegar a un equilibrio en
ahorro de papel en la impresión y legibilidad.
- Se ha renunciado al uso del color para facilitar la impresión.
Esta opción y todas las anteriores, son modificables en su procesador
de textos.
- Si tiene problemas con esta versión en RTF comuníquenoslo a
través de contacto@biblico.org. En todo caso, tiene a su disposición la
versión en formato PDF, que podrá utilizar en cualquier sistema.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Lunes 1 de Julio
13ª Semana Ordinario
Atilano Cruz, mártir (1928)

Gén 18,16-33: ¿Destruyes al inocente?


Salmo 102: El Señor es compasivo y misericordioso
Mt 8,18-22: ¡Sígueme!

L a fuerza de este texto reside en el seguimiento de Cristo. Seguir


a Jesús, vivir y caminar con El en las luchas del reino de Dios. Lo
más contrario al discípulo es estar quieto, llevando una vida
sedentaria y confortable. ¡Sígueme! significa camina conmigo. Jesús
está de camino siempre. Nada hay tan importante como seguirle, ni
siquiera hay que esperar un tiempo en la casa hasta que se mueran
los papás para enterrarlos. Es urgente. Es inaplazable. No pueden
esperar los pobres en la emergencia diaria que viven. Necesitan el
anuncio de las Buenas Noticias sobre Dios. Es un estilo de vida
desinstalado, sin casa propia, a la intemperie, sin seguridades
humanas. Al viento del Espíritu. Los cristianos en su mayoría no
hemos sentido esa llamada de ser discípulos. Somos consumidores
de ritos y prácticas religiosas, con algunos aspectos del mensaje del
evangelio, pero convertir nuestras vidas en esta identidad de ser
discípulos, compañeros de Jesús, caminantes con El en esa aventura
está lejos. Pero esta es la invitación de nuestra Iglesia
Latinoamericana hoy.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Martes 2 de Julio
13ª Semana Ordinario
Proceso y Martiniano, mártires (s. I)

Gén 19,15-29: Hizo llover azufre y fuego


Salmo 25: Tengo ante mis ojos, Señor, tu bondad
Mt 8,23-27: Increpó a los vientos y al lago

P rimera lección del seguimiento de Jesús. Primera dificultad que


afrontar. Siguiendo a Cristo los discípulos entran en la barca en un
mar tumultuoso. El mar, las aguas, son símbolos del caos de la
historia humana llena de peligros. En el origen del universo el
espíritu aleteaba sobre las aguas caóticas para engendrar vida.
Ahora es la barca del movimiento de Jesús navegando por las aguas
turbulentas de la historia para iniciar el nacimiento de la nueva
humanidad. Dios parece que está dormido. Es un ausente
totalmente presente. Dios duerme y la barca de la Iglesia está en
problemas. Es el maremoto con acento escatológico. Todo discípulo
de Jesús tiene que entrar en el maremoto de la vida diaria. Hay
peligro de tempestad, pero la barca está segura. Dios tiene control
de la historia. Jesús está tranquilo y sus palabras son
acontecimientos que dan seguridad y confianza. Son palabras que
engendran calma en el oleaje de la historia. Eso sí, exige a sus
discípulos una fe más recia.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Miércoles 3 de Julio
13ª Semana Ordinario
Tomás, apóstol (s. I)

Ef 2,19-22: Están edificados sobre los apóstoles


Salmo 116: Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio
Jn 20,24-29: ¡Señor mío y Dios mío!

P ara encontrar a Jesús Resucitado un discípulo tiene que estar


ligado a la comunidad. No puede estar solito, medio perdido, sin una
comunidad de referencia. Eso le pasó a Tomás. Y eso nos pasa hoy a
muchos. Así vivió él su itinerario de fe en el Resucitado. En eso sí
nos da ejemplo. Tomás es muy sincero en querer tocar, palpar,
asegurarse que ese Jesús no es un fantasma sino el mismo Jesús de
Galilea, el de las huellas de la pasión. Esfuerzo interesante de la
primera comunidad cristiana y de las narraciones evangélicas que
hicieron crónica de esa aventura maravillosa de relacionar al Jesús
de Galilea con el Resucitado. El Cristo resucitado es el mismo
Crucificado. Esa es la verdadera resurrección: morir primero con
Cristo para acompañarle en su resurrección. Hoy las heridas de la
humanidad, son las heridas de huérfanos, de viudas, de refugiados,
de niños y niñas abusados. Es la carne del Cristo de la Pasión.
Nuestra tarea es convertirlas en cicatrices gloriosas.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Jueves 4 de Julio
13ª Semana Ordinario
Isabel de Portugal (1336)

Gén 22,1b-19: El sacrificio der Abrahán


Salmo 114: Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida
Mt 9,1-8: La multitud alababa a Dios

A dmiramos en el evangelio el trabajo en equipo y la solidaridad


de los pobres en favor del hermano enfermo. Se trata de una fe
compartida con esperanza. Y admiramos también el contraste con la
gente de la religión que está atenta para acusar a Jesús en romper
las normas, los ritos y las enseñanzas teológicas equivocadas que
solo consiguen el desprecio del pueblo considerado impuro y
pecador ante el templo. Para Jesús, Dios está en otro lugar. El lugar
de Dios es el sufrimiento de sus hijos e hijas para curar parálisis
físicas y existenciales. La sanación corporal se convierte en un signo
de la sanación profunda del ser humano liberándolo de las mentiras
de la sinagoga que lo esclaviza y lo convierte en pecador. El texto
utiliza tres veces la palabra “levantarse” El mismo verbo para
anunciar en los evangelios la resurrección de Jesús. El paralítico ha
resucitado gracias al poder que tiene Jesús y que da también “a los
hombres tal potestad”
Servicio Bíblico Latinoamericano

Viernes 5 de Julio
13ª Semana Ordinario
Antonio Ma. Zacarías, fundador (1539)

Gén 23,1-4.19; 24,1-8.62-67 Isaac la tomó por esposa


Salmo 105: Den gracias al Señor, porque es bueno
Mt 9,9-13: Los enfermos necesitan médico

O tro evangelio del seguimiento de Jesús que sucede en el


contexto de la vida diaria. A Pedro y compañeros los llama desde las
faenas de la pesca y los convierte en pescadores de hombres. A
Mateo desde la oficina de los impuestos injustos, desde las mesas de
banquetes y fiestas de los ricos para invitarles a una mesa
alternativa, no ya de amigotes del dinero, sino de la gente
despreciada por la sociedad. Llamadas para ser pescadores de seres
humanos y llamadas para construir mesas compartidas, mesas
incluyentes, para hacer de este mundo una gran mesa de corazón
abierto, donde los últimos de la historia tienen un puesto de honor.
Es continuar la vida anterior pero totalmente diferente. Resulta
claro en este texto que el único camino para ir hacia a Dios es la
misericordia. El culto auténtico es pasar por la vida haciendo el
bien, curando dolencias, sentando a la mesa a los desechables del
sistema colocándose el mismo Dios como un comensal más en una
fiesta de bodas de toda la humanidad.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Sábado 6 de Julio
13ª Semana Ordinario
María Goretti, mártir (1902)

Gén 27,1-5.15-29: Jacob quitó la bendición a Esaú


Salmo 134: Alaben al Señor porque es bueno
Mt 9,14-17: ¿Porqué tus discípulos no ayunan?

A yer se hablaba de comidas y banquetes. Hoy de ayunos, práctica


de todas las religiones, algo muy contrario a los banquetes. Pero
¿qué piensa la religión de Jesús del ayuno? El Dios de Jesús ¿se
complace con nuestros ayunos? Hay polémica en este asunto. Jesús
ayunó para prepararse a iniciar un mundo, sin ayunos, sino de
comidas compartidas. Los discípulos de Jesús no ayunan. Viven con
el esposo en una especie de fiesta permanente de bodas. Viven la
alegría del evangelio. Dios no se complace en ayunos sino en
prácticas de misericordia. No es un reformismo de la religión
tradicional lo que pide Jesús, es una novedad, es un vestido nuevo,
no un simple retazo a uno viejo. Los discípulos de Juan y de los
fariseos no están alegres porque no han conocido al esposo. Se
contentan con los ritos para ir hacia Dios. Jesús es la novedad de
Dios. Se ha inaugurado el tiempo mesiánico. A lo viejo se
contrapone lo nuevo. Y la señal de este tiempo nuevo es la alegría.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Domingo 7 de Julio
14º Ordinario
Fermín, obispo y mártir (s. IV)

Isaías 66,10-14: Haré derivar la paz hacia ella


Salmo 65: ¡Aclama al Señor, tierra entera!
Gálatas 6,14-18: Llevo las marcas de Jesús
Lucas 10,1-12.17-20: Los obreros son pocos

P rimera lectura. La alegría del pueblo de Israel cuando


contempla su renacer después de todas las amarguras del destierro
la muestra el tercer Isaías con la figura del parto y los hijos recién
nacidos que necesitan de la madre para mamar de sus pechos y
recibir sus consuelos, los llevarán en sus brazos y sobre las rodillas
los acariciarán. Están en la mano del Señor y como a un niño a
quien su madre consuela, así os consolaré yo.
La figura de Dios Madre es muy querida para los profetas. Sin
duda la experiencia familiar del padre, de la madre y de los hijos, es
quizás la más admirable y comprensible para todos, cuando se
quiere hablar del amor de Dios.
Cuando la Biblia habla de Dios Padre, ciertamente no está
determinando el género masculino de la divinidad. Es cierto que
esta denominación y esta traducción están condicionadas
sociológicamente y sancionadas por una sociedad de carácter
varonil. Pero, realmente, a Dios no se le quiere concebir
simplemente como a un varón. Sobre todo, en los profetas, Dios
presenta rasgos femeninos maternales. La noción de Padre aplicada
a Dios, debe interpretarse simbólicamente. Padre es un símbolo
patriarcal -con rasgos maternales-, de una realidad transhumana y
transexual que es la primera y la última de todas.
El profeta Oseas en el capítulo undécimo, trae uno de los textos
más bellos del Antiguo Testamento. La experiencia del amor de Dios
hace decir al profeta que el Señor ha ejercido las tareas de un
padre-madre con el pueblo. También otros profetas presentan a Dios
con características materno-paternales: un Dios que consuela a los
hijos que se marchan llorando, porque los conduce hacia torrentes
por vía llana y sin tropiezos (Jer 31,9); un Dios a quien le duele
reprenderlos: ¡Si es mi hijo querido Efraín, mi niño, mi encanto!
Cada vez que le reprendo me acuerdo de ello, se me conmueven las
entrañas y cedo a la compasión (Jer 31,20).
Servicio Bíblico Latinoamericano
Esa ternura del amor de Dios queda expresada de manera
inigualable en la figura de la madre:
¿Puede una madre olvidarse de su criatura, dejar de querer al
hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré
(Is 49,15).
Como a un niño a quien su madre consuela, así los consolaré yo
(Is 66,13).
Realmente el pueblo se sentía hijo de Yahveh. Desde la primera
experiencia salvífica de Dios en la salida de Egipto, el Señor ordenó
a Moisés decir al Faraón: Así dice el Señor. Israel es mi hijo
primogénito, y yo te ordeno que dejes salir a mi hijo para que me
sirva (Ex 4,23). Y esa seguridad que la experiencia de Dios-Padre
daba a los israelitas no les permitía sentirse huérfanos porque, si mi
padre y mi madre me abandonan, el Señor me recogerá (Sal 27, 10).
La paternidad de Dios evocaba también una atención especial y
una relación de protección de frente a aquellos que necesitaban
ayuda y cuidado. Los profetas muestran la predilección de Dios por
los pobres, los pecadores, los huérfanos y las viudas, en una
palabra, por todos aquellos que sólo podían esperar la salvación de
la intervención amorosa del Padre-Madre que se preocupa más por
los hijos desprotegidos y abandonados que por los demás.

Segunda lectura. En la despedida de su carta a los Gálatas,


Pablo de manera muy sintética reafirma dos de sus temas
preferidos. La salvación no se da por la ley, y el hombre en Cristo es
una nueva criatura.
La circuncisión era una muestra clara del cumplimiento de la
Ley, pero Pablo les dice a los Gálatas que la salvación no proviene de
la ley sino de Cristo. Y se apoya en la Cruz, signo de ignominia para
los romanos, los paganos y los judíos, que ahora es el signo de la
victoria y de la salvación, y por eso Pablo se gloría en ella, como
también todos los cristianos, porque de ella brota la vida.
Circuncidarse o no circuncidarse no es lo importante. Lo
importante es renacer como nueva criatura. El mundo de la ley ha
muerto. Ya no hay diferencia entre judíos y paganos. Ya no hay
circuncisos e incircuncisos, lo único que cuenta es el hombre nuevo,
el hombre que es capaz de superar la tragedia del pecado y realizar
el proceso de la resurrección de Jesús, para vivir como una persona
nueva.

Por segunda vez en el evangelio de Lucas, Jesús envía a sus


discípulos a la misión. Ahora la época de la cosecha ha llegado y es
necesario muchos obreros para recoger la mies; son setenta y dos,
un número que evoca la traducción de los Setenta en Génesis 10, en
donde aparecen setenta y dos naciones paganas. Jesús va camino
hacia Jerusalén, el camino que debe ser modelo del camino de la
Servicio Bíblico Latinoamericano
Iglesia futura. Salen de dos en dos para que el testimonio tenga
valor jurídico según la ley judía (cfr. Dt 17,6; 19,15).
La misión no será fácil; debe llevarse a cabo en medio de la
pobreza, sin alforjas ni provisiones. La misión es urgente y nada
puede estorbarla, por eso no pueden detenerse a saludar durante el
camino; tampoco los discípulos deben forzar a nadie para que los
escuchen, pero sí es el deber anunciar la proximidad del Reino.
Este modelo de evangelización es siempre actual. Ciertamente
es una tarea difícil si se quiere ser fieles al evangelio de Jesús.
Muchas veces por una falsa comprensión de la inculturación se
hacen concesiones que van contra la esencia del evangelio.
Cuando los discípulos regresan de la misión están llenos de
alegría. Hay una expresión que merece un poco de atención: Hasta
los demonios se nos someten en tu nombre. ¿Qué significado tienen
los demonios? Una breve explicación del término se dará al final.
Jesús manifiesta su alegría porque se han vencido las fuerzas
del mal, porque él rechaza cualquier forma de dominio, y exhorta a
sus discípulos a no vanagloriarse por las cosas de este mundo. Lo
importante es tener el nombre inscrito en el cielo, es decir
participar de las exigencias del Reino y vivir de acuerdo con ellas
(cfr. Ex 32,32).
Hay otro motivo de alegría para bendecir la Padre. Sus
discípulos son una muestra de que el Reino se revela a los sencillos
y humildes. No son los conocimientos lo que permite la experiencia
del Reino. Es esa experiencia de Dios por medio del contacto íntimo
con Jesús y su seguimiento.

El evangelio de hoy no está recogido en la serie «Un tal Jesús»,


pero en su página (https://radialistas.net/serie-un-tal-jesus/) puede
encontrarse varios episodios relacionados con el contenido de ese
evangelio.

Para la revisión de vida


- ¿Podría ser yo -un cualquiera como soy- uno de los discípulos
comunes que Jesús envió? ¿O considero que sólo los grandes
pueden ser «apóstoles»?
- ¿Tengo capacidad para captar, desde mi pequeñez, «estas
cosas del Reino de Dios», que muchas veces los grandes y
sabios no captan? ¿Me ayudan mi sencillez y humildad? ¿Estoy
feliz de saborear en el corazón esta sabiduría?
- «Como un niño a quien su madre consuela, así los consolaré
yo a ustedes» (Is 66,13). ¿Son todas masculinas las imágenes
de Dios con las que yo me relaciono con Dios? ¿O casi todas?
En general, ¿mi imagen de Dios es masculina, patriarcal? ¿Qué
significa eso?
Servicio Bíblico Latinoamericano
Para la reunión de grupo
- ¿Vale este texto para aplicarlo a nuestra situación
actual, cuando en realidad, más que hora de cosechar es hora
de sembrar?
- «Los pobres y los ricos están en igualdad de
oportunidades ante la salvación de Dios». Discutir esa frase.
¿Es verdad? ¿En qué aspectos sí y en cuáles no? ¿Tiene Dios
acepción de personas? ¿Es irrelevante ante Dios ser rico o
pobre?
- ¿Qué será eso que en teología se llama el «privilegio
hermenéutico» de los pobres? [«hermenéutico» =
interpretativo, de interpretación].
- ¿A qué se referirá Jesús cuando habla de «estas cosas»
que han sido reveladas a los pequeños y que no logran captar
los sabios e inteligentes?

Para la oración de los fieles


- Coloquemos nuestras peticiones en la mesa eucarística,
con la seguridad de que el Padre-Madre del cielo las acogerá
con ternura y amor.
- Te pedimos por tu Iglesia, para que sea reveladora de tu
voluntad y acoja a los sencillos y humildes como portadores de
tu palabra para el mundo de hoy. R/ Te rogamos, óyenos.
- Por todos los aquí reunidos, para que seamos capaces
de comunicar el amor de Dios, Padre-Madre, a todos nuestros
hermanos. R/ Te rogamos, óyenos.
- Te pedimos que envíes evangelizadores comprometidos
con el evangelio, que sepan irradiar con sus vidas el amor que
han recibido del Señor. R/ Te rogamos, óyenos.

Oración comunitaria
Te rogamos, Padre Bueno que acojas las súplicas que te hemos
presentado y nos recibas y consueles a nosotros mismos de la
misma manera que una madre acoge y consuela a sus pequeños
hijos. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Lunes 8 de Julio
14ª Semana Ordinario
Procopio, mártir (303)

Gén 28,10-22a: Vio que ángeles subían y bajaban


Salmo 90: Dios mío, confío en ti
Mt 9,18-26: Mi hija acaba de morir

M ateo reúne dos acciones proféticas de Jesús en defensa de las


mujeres. Jesús aparece como un artista en derribar muros culturales
y religiosos inventados por hombres para excluir y discriminar a las
mujeres. Pero apreciamos la capacidad de resistencia y de
organización de las mujeres para defender la vida derribando muros
como la mujer que sufre hemorragias y que la hace impura e
incapaz de tocar a nadie porque esa persona corre el peligro de ser
contaminada. Esta mujer supera la norma injusta y se acerca a
Jesús, quién suprime toda impureza impuesta y nos libera de la
impureza de la exclusión de los oprimidos. Cuando la cultura y el
poder político inventan muros, la tragedia que provocan es grande,
pero si la religión, como este caso, bendice esos muros el desastre
provocado es mayor. Jesús derriba estos muros. El texto nos anima a
acompañar los movimientos de las mujeres de nuestras
comunidades defensoras de su dignidad.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Martes 9 de Julio
14ª Semana Ordinario
Ntra. Sra. de Chiquinquirá
Paulina del C. Agonizante de Jesús (1942)

Gén 32,23-33: Te llamaré Israel


Salmo 16: Con mi apelación, Señor, vengo a tu presencia
Mt 9,32-38: La mies es abundante

E n el verso 35 de este hermoso texto tenemos una síntesis del


trabajo evangelizador de Jesús. Un Jesús en salida misionera con
dos grandes acciones: comunicar la buena nueva del reino y curar
dolencias de la gente. Y vemos también el conflicto que provoca este
método evangelizador de Jesús. Los seres humanos hemos
inventados métodos para oprimir, hemos demonizado las acciones
que son del Espíritu de Dios. Para los oprimidos Jesús es el liberador
de sus dolencias. Para los inventores de religiones opresoras, Jesús
trabaja en equipo con el diablo. Y cuando ya no es la religión el
punto de referencia para desacreditar la evangelización son los
poderes del mundo que se encargarán de demonizar. Para Jesús es
la compasión en favor de los sufrientes de la historia el dinamismo
que derrota esas críticas y multiplica discípulos para la tarea
número uno para este mundo lleno de sufrimientos: aliviar los
dolores de la gente humilde.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Miércoles 10 de Julio
14ª Semana Ordinario
Cristóbal, mártir (s. III)

Gén 41,55-57; 42:5-7a.17-24a: Estamos pagando el delito


Salmo 32: Que tu misericordia Señor venga sobre nosotros, como lo
esperamos de ti
Mt 10,1-7: Vayan a las ovejas de Israel

L o primero es la llamada para vivir con Jesús, vivir como El, vivir,
nos diría Pablo, en El. Después surge la misión con una doble tarea:
limpiar las mentiras históricas que vamos inventando contra
nosotros mismos y contra la madre tierra, y llenar el corazón del
mundo alternativo del evangelio, del nuevo rostro de Dios, de su
proyecto de vida e ir curando las dolencias de la gente con cariño
terapéutico. La misión debe ser en equipo. Nadie es dueño de este
proyecto maravilloso. Por eso elige de dos en dos, y así los enviará a
las aldeas. Para realizar esta misión no se necesitan credenciales de
poder, o credenciales académicas. Basta ser pueblo, pueblo sencillo,
por eso elige personas de la vida corriente, porque es la vida
cotidiana no las grandes estructuras de poder o estructuras
académicas las que van a salvar el mundo, sino el tejido sencillo
diario de la gente, en lo pequeño de cada día como la semilla más
pequeña del huerto.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Jueves 11 de Julio
14ª Semana Ordinario
Benito, fundador (517)

Gén 44,18-21.23-29; 45,1-5: Dios me envío a Egipto


Salmo 104: Recuerden las maravillas que hizo el Señor
Mt 10,7-15: No lleven oro ni plata

E l método evangelizador de Jesús contiene en gérmenes el


contenido del mensaje. De alguna manera podríamos decir que el
mensaje es la explicitación del método evangelizador de los
discípulos, es decir: el estilo de vida de la comunidad
evangelizadora, su relación con el poder, con el dinero, su lucha por
hacer desaparecer de la vida humana las dolencias y las tristezas,
llevar consigo la paz integral que es felicidad colmada para la vida
sufriente del pueblo, ese es en el fondo el mensaje. El método es la
práctica nueva, la nueva vida de las comunidades. ¿Cuál es su
anuncio? Compartir la experiencia del amor del Dios, del Reino de
vida y caminar desarmados, centrando la vida en la gratuidad. Por
eso Jesús le da tanta importancia al método con esa cantidad de
detalles propios de aquella cultura galilea, pero traducibles hoy a
nuestra iglesia. Soñemos, hermanos, tengamos suficiente
imaginación para inventar hoy ese método: desarmados, sin poder
económico, curar dolencias, anunciar el reino, promover la paz, ese
Shalom bíblico que tanto necesita nuestro mundo.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Viernes 12 de Julio
14ª Semana Ordinario
Luis Martin (1894) y Acelia María Guérin (1831)

Gén 46,1-7.28-30: Puedo morir en paz


Salmo 36: El Señor es quien salva a los justos
Mt 10,16-23: El Espíritu hablará por ustedes

T odo el método evangelizador de los discípulos de Jesús nace del


manantial de las Bienaventuranzas. La novedad de mundo que lleva
entre manos el Dios del reino, choca con las estructuras idolátricas
que hemos inventado y que con frecuencia la misma religión
bendice y las convierte en absolutas. El movimiento de Jesús entra
inevitablemente en choque con esas estructuras y así brota la
persecución. Jesús nos prepara para esa confrontación. Nos lanza al
reto de hacer una síntesis entre la sencillez de las palomas y la
astucia de las serpientes. Limpios de corazón pero luchadores
estratégicos contra este mundo injusto con astucia y sabiduría.
Jesús nos avisa con tiempo para estar preparados prometiéndonos
su presencia hasta el final de la historia y regalándonos un plus del
Espíritu de Dios en los momentos conflictivos de nuestro proyecto
evangelizador.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Sábado 13 de Julio
14ª Semana Ordinario
Teresa de los Andes (1920)

Gén 49,29-32; 50,15-26a: Dios los sacará de esta tierra


Salmo 104: Humildes, busquen al Señor, y vivirá su corazón
Mt 10,24-33: No tengan miedo

H ay un choque frontal entre el Proyecto del Reino y algunas


estructuras mundiales y personales que hemos inventado y que
hacen tanto daño a los inocentes y al planeta herido. Pero está en
marcha inserto, en la historia y en los acontecimientos del mundo, el
dinamismo de la resurrección: toda aquella vida de Jesús en Galilea
está viva en la historia: resucitar muertos, consolar a los tristes,
sentar a la mesa a los marginados, etc. Para Jesús se produce una
batalla de modelos de mundo y puede venir la persecución, como
somos testigos de tanta sangre derramada desde la sangre de Abel,
de tantos mártires latinoamericanos y hoy, desgraciadamente, de
tantos mártires ecologistas. Perder la vida, matar el cuerpo, nos es
la ruina, es un detalle de amor. Jesús reconocerá esas vidas ante su
Padre. La vida está asegurada y la semilla de sangre derramada
producirá nuevos brotes de vida.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Domingo 14 de Julio
15º Ordinario
Francisco Solano (1818)
Camilo de Lelis, fundador (1614)

Deuteronomio 30,10-14: El mandamiento está cerca de ti


Salmo 68: Humildes: Busquen al Señor y revivirá su corazón
Colosenses 1,15-20: Todo fue creado por él y para él
Lucas 10,25-37: ¿Quién es mi prójimo?

P rimera lectura. La época del destierro fue para Israel una


situación que confrontó el modelo de Alianza entre Dios y su pueblo,
como principio de cambio y conversión. Esta conversión incluye la
vuelta personal a Dios y el cumplimiento de todos su mandatos, “con
todo corazón” como pide Dt 6,4.
Aunque el capítulo 30 está redactado en segunda persona del
singular, es de sentido plural en la época del exilio: “cuando te
sucedan estas cosas” (v. 1) ya les han sucedido. Todo el capítulo
presupone la destrucción de Judá y Jerusalén el año 587 a.e.c.
–«antes de la Era Común»–.
La buena nueva para el pueblo se centra en el capítulo 30. Se
presenta mostrando que el precepto no supera las fuerzas, ni está
fuera del alcance (v. 11) aunque el pueblo esté en el exilio. No está
en el cielo, ni más allá de los mares (vv. 12-13). La Palabra de Dios
ya ha sido pronunciada y se encuentra en nuestra boca y en nuestro
corazón. Si nos llenamos de su palabra, se realizará su voluntad en
nosotros (v. 14). Tener cerca la Palabra es amar a nuestro prójimo.
Hoy necesitamos también estar abiertos a la palabra que se nos
dirige en los signos de los tiempos y los lugares, como palabra
reveladora de la acción de Dios en nuestra historia, con el
compromiso de escucharla y vivirla en radicalidad y compromiso

El himno de Colosenses presenta poéticamente la primacía de


Cristo, como hijo de Dios y como principio de toda la nueva
humanidad que renace en él. Conecta la acción salvadora de Cristo
con la obra de la creación, unidas a un mismo tronco, con las raíces
profundas de la fe.
La nueva creación que surge con Cristo, en esta visión
entusiástica de Pablo, se presenta en el modelo de nueva
Servicio Bíblico Latinoamericano
humanidad, por el mundo y la historia, donde hay que trabajar por
ellas para cumplir el plan salvador de Dios en su Hijo. Es una
confesión de amor, más que confesión de fe o de teología, por parte
de Pablo.

Visión panorámica de esta parábola del evangelio de Lucas.


Sólo él nos trasmite esta parábola.
La mentalidad judía del tiempo de Jesús, absorbida por el
legalismo, se había convertido en una conciencia fría, sin calor
humano, a la que no le importaban las necesidades ni los derechos
del ser humano. Solo se hacía lo que permitía la estructura legal y
rechazaba lo que prohibía dicha estructura. El legalismo impuesto
por la estructura religiosa era la norma oficial de la moral del
pueblo. Se había llegado, por ejemplo, a establecer, desde la
legalidad religiosa, que la ley del culto primaba sobre cualquier ley,
así fuera la ley del amor al prójimo. Esto asombraba y preocupaba a
Jesús pues no era posible que en nombre de Dios se establecieran
normas que terminaran deshumanizando al pueblo.
Este era el contexto en que nació la parábola del buen
samaritano: un hombre necesitado de ayuda, caído en el camino,
más muerto que vivo, sin derechos, violentado en su dignidad de
persona, es abandonado por los cumplidores de la ley (sacerdotes y
levitas) y en cambio es socorrido por un ilegal samaritano (que no
tenían buenas relaciones con los israelitas). Jesús hizo una
propuesta de verdadera opción por los derechos de ese ser humano
caído, condenado por las estructuras sociales, políticas, económicas
y religiosas que aparecen excluyentes (estructuras que se encargan
de no respetar los derechos de las personas y no les permitan vivir
en libertad y en autonomía). Jesús quiere decirnos cómo la
solidaridad es un valor que hay que anteponer no solo a la ley del
culto, sino también a la misma necesidad personal, buscando el
bienestar social y comunitario, la defensa de los derechos de tantos
y tantas que viven en situaciones de falta de solidaridad y de
reconocimiento de sus derechos, nos hace pensar en la opción por
continuar el camino de compromiso y de trabajo en nuestras
comunidades y organizaciones, desde el compromiso solidario con
los hermanos y hermanas que están caídos en el camino, por el no
reconocimiento de sus derechos.
La parábola es todo menos un juego de palabras bonitas, es
algo más que una pieza literaria de la antigüedad. Es una constante
interpelación para hoy.

Este texto, tan ampliamente conocido en la liturgia, se inicia


con una pregunta de un maestro de la ley, o letrado, frente lo que
hay que hacer para ganar la vida eterna. Jesús, a su vez, le devuelve
la pregunta para que el letrado la busque en su especialidad, él
tiene la respuesta en la ley... El letrado, citando de memoria Dt 6,5 y
Lv 19,18, hace una apretada síntesis del sentido frente a los 613
Servicio Bíblico Latinoamericano
preceptos y obligaciones que se alcanzaban a contar en la cuenta de
los rabinos, para responder en dos que son fundamentales: Amar a
Dios y al prójimo... Jesús aprueba la respuesta.
El letrado interroga nuevamente, pues en el Levítico el prójimo
es el israelita y en el Deuteronomio se reserva el título de hermanos
únicamente para los israelitas... Jesús, en lugar de discutir y entrar
en callejones sin salidas, no busca plantear nuevas teorías e
interpretaciones frente a la ley antigua y su práctica, sino que
propone una parábola como ejemplo vivo de quién es el prójimo.
Podemos contemplar en la parábola los personajes y sacar de
allí las consecuencias de enseñanza para el día de hoy: un hombre
(v. 30) anónimo que es victima de los ladrones y cae medio muerto
en el camino; un samaritano (v. 33) un medio pagano – o tal vez un
pagano completo- cuyo trato y relación con los judíos era casi un
insulto a sus tradiciones; un sacerdote (v. 31) y un levita (v. 32), la
contraposición y la diferencia entre dos rangos de poder religioso,
pues el levita era un clérigo de rango inferior que se ocupaba
principalmente de los sacrificios, “testimonios” de un culto oficial y
de los rituales a seguir en la religión establecida.
La relación entre cada uno de los personajes de la parábola es
distinta: el sacerdote y el levita frente al hombre caído en el camino
no se basa en el plan de la necesidad que tiene este último, sino en
el de inutilidad que presentaría ante la ley y el desempeño del oficio,
el prestarle cualquier atención al hombre caído, impediría a estos
representantes del culto oficial poder ofrecer los sacrificios
agradables a Dios. El samaritano, por el contrario, no encuentra
ninguna barrera para prestar su servicio desinteresado al
desconocido que está tendido y malherido, que necesita la ayuda de
alguien que pase por ese camino. El samaritano únicamente siente
compasión por la necesidad de ese hombre anónimo y se entrega
con infinito amor a defender la vida que está amenazada y
desposeída.
Prójimo, compañero, dice Jesús en esta parábola, debe ser para
nosotros, en primer lugar, el compatriota, pero no sólo él, sino todo
ser humano que necesita de nuestra ayuda. El ejemplo del
samaritano despreciado nos muestra que ningún ser humano está
tan lejos de nosotros, para no estar preparados en todo tiempo y
lugar, para arriesgar la vida por el hermano o la hermana, porque
son nuestro prójimo.

El evangelio de hoy es dramatizado en el capítulo 72 de la serie


«Un tal Jesús», de los hnos. López Vigil. El audio, el guión y su
comentario puede ser tomado de aquí: https://radialistas.net/72-por-
distintos-caminos/

Para la revisión de vida


¿nos portamos como prójimo ante el ser humano despojado y
abandonado?
Servicio Bíblico Latinoamericano
¿hay en nuestras preocupaciones religiosas espacio para
aprender lo que Dios nos manifiesta en la vida cotidiana?
¿somos acaso de los que vamos al culto del templo o al
cumplimiento legalista, pero no atendemos en la vida real a los
que nos necesitan?
¿nos hacemos prójimos (próximos) de los necesitados que nos
encontramos en nuestro camino?, ¿somos capaces de meternos
en caminos ajenos para aproximarnos (aprojimarnos) a los que
nos necesitan aunque no estén en nuestro camino?

Para la reunión de grupo


- Se dice que esta parábola de Jesús tiene algo de
"anticlerical"; ¿en qué sentido podría ser cierto?
- Las tres actitudes que Jesús compara son la del
sacerdote, la del levita y la del samaritano. Pero este "tercer
término de la comparación" no era el que lógicamente esperaba
el auditorio. Éste esperaba que Jesús contrapusiera el
comportamiento del sacerdote y del levita con el de "un buen
judío misericordioso". ¿Qué lección añade el hecho de que
Jesús salte ese término lógicamente esperado y lo sustituya
nada menos que por un "samaritano", que para entonces venía
a significar el hereje, la persona que no es miembro del pueblo
de Dios?

Para la oración de los fieles


- Para que comprendamos que la ley de Dios no es un
capricho voluntarista de Dios, sino que obedece a la dinámica
misma de nuestro ser, a la lógica del amor que Dios mismo es,
incluso a nuestro interés más profundo, roguemos al Señor...
- Para que los hombres y mujeres de nuestro mundo,
especialmente aquellos que no practican ninguna religión, se
dejen llevar de las inspiraciones de lo mejor de su corazón,
donde Dios actúa y les inspira...
- Para que seamos capaces de hacernos prójimos de los
muchos hombres y mujeres que hoy yacen despojados y medio
muertos en los márgenes del camino...
- Para que nuestro culto en el templo siempre esté
precedido y continuado por el culto del amor y la solidaridad en
la calle...
- Por los "samaritanos" de hoy, aquellos de quienes nadie
espera nada bueno pero que en realidad a los ojos de Dios
practican el amor solidario...
- Para que nuestra Iglesia, y nuestra comunidad cristiana,
sean una Iglesia "samaritana", a la que no le importe "echar su
suerte con los pobres de la tierra"...
Servicio Bíblico Latinoamericano
Oración comunitaria
Gracias, Padre, porque no andamos solos por la vida, ni
marchamos a la deriva, perdidos en la niebla del aislamiento o
la soledad que nos empobrece. Tú eres presencia constante a
nuestro lado, presencia palpable y sensible en tu Hijo hecho
carne; presencia hoy actual mediante tantos samaritanos y
samaritanas de amor comprometido que, siguiendo las huellas
de Cristo saben cambiar desinteresadamente el camino de sus
vidas para ofrecer sus servicios a los necesitados. Por Cristo
nuestro Señor. Amén.

Dios, Padre nuestro, que en Jesús nos has enseñado que el


amor y la solidaridad son el culto principal y primero con el que
tú quieres ser adorado; ilumina nuestra mirada para descubrir
a tantos hombres y mujeres que han sido marginados a la orilla
del camino, donde apenas sobreviven, y ensancha nuestro
corazón para hacernos solidarios con ellos. Tú que vives y
reinas por los siglos de los siglos.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Lunes 15 de Julio
15ª Semana Ordinario
Buenaventura (1274)

Éx 1,8-14.22: Vamos a vencer a Israel


Salmo 123: Nuestro auxilio es el nombre del Señor
Mt 10,34–11,1: No vine a traer paz, sino espada

E l evangelio nos motiva a no desmayar en la misión de proclamar


el reino de Dios. Esta misión nos advierte que traerá problemas
inclusive con los más cercanos. El evangelio es fuego, espada de
doble filo y tiene sus consecuencias, sin embargo, no debemos
desanimarnos ante la incomprensión y el rechazo cuando seguimos
a Jesús y lo damos a conocer con nuestra vida de servicio. Mateo
recuerda que ser discípulo-misionero del Señor implica tres
actitudes: la primera es renunciar a la familia de manera efectiva,
no afectiva pues lo primero es el reino y Jesús lo recuerda con la
expresión “no es digno de mí” quien prefiere a alguien o algo antes
que a Él. La segunda es romper con las propias seguridades
tomando la cruz, lo que significa una unión profunda con Jesús
incluida la entrega pascual. La tercera es ofrecer incluso la vida
misma, perderla para encontrar una en plenitud. Termina
recordando las bendiciones del reino para quienes reciben a los
discípulos del Señor. ¿Tu entrega al reino es incondicional?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Martes 16 de Julio
15ª Semana Ordinario
Ntra. Sra. del Carmen

Éx 2,1-15a: Lo llamó Moisés


Salmo 68: Humildes, busquen al Señor, y vivirá su corazón
Mt 11,20-24: Jesús recrimina a tres ciudades

J esús experimenta el rechazo. Descubre la reacción caprichosa y


desentendida de la humanidad ante su persona, sus palabras y obras
que han manifestado la llegada del Reino, pero también confirma
que para todo esto se necesita la conversión. Hoy Jesús nos vuelve a
invitar, nunca a condenar, a que convirtamos nuestro corazón a su
Padre y nuestro Padre, pues sólo así podremos conocer, amar y
servir al reino y su proyecto de búsqueda para instaurar la justicia,
la verdad, la paz y la caridad en nuestros corazones, en nuestras
sociedades e instituciones carentes de los valores del reino. Es
importante aplicarnos esta Palabra pues somos fáciles para juzgar a
los otros, pero no queremos ver nuestros errores y debilidades
personales. No nos vaya a suceder como a Cafarnaúm, a quien Jesús
reprende con más fuerza, por su arrogancia, donde había realizado
más signos de la presencia de Dios entre el pueblo, y sin embargo
no hubo conversión. No seamos sordos a su llamado. ¿Procuro
esforzarme por conseguir diariamente mi conversión?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Miércoles 17 de Julio
15ª Semana Ordinario
Mártires Carmelitas (1794)
Alejo (s. V)

Éx 3,1-6.9-12: El ángel se apareció


Salmo 102: El Señor es compasivo y misericordioso
Mt 11,25-27: Gracias Padre

A yer Jesús nos invitaba a la conversión, hoy a la sencillez de vida,


fidelidad a su persona y deseo de aprender para conseguir esa
conversión y formar parte del grupo de los sencillos que son
alabados por Él. Así como Jesús, en su paso por este mundo,
descubrió la insensatez humana, también descubrió el amor, la
alegría, la paz, la paciencia, la fidelidad y el amor que Dios, su
Padre, obsequió al ser humano y que habita en su corazón. Hoy
Jesús revela que el Padre y Él son iguales y por eso conocerlo,
amarlo y servirlo a Él es hacerlo también con el Padre. Para todo
esto necesitamos al Espíritu Santo que con sus dones nos enseña a
vivir en gratitud porque lo valioso de la vida es revelado a “los
pequeños” El misterio de la Trinidad en nuestras vidas fecunda
nuestro ser y así nos permite ser dichosos cuando escuchamos,
guardamos en el corazón y ponemos en práctica su Palabra.
¿Aceptarías la sabiduría de Jesús como guía?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Jueves 18 de Julio
15ª Semana Ordinario
Simón de Lipnica (1482)

Éx 3:13-20: “Yo soy” me envía a ustedes


Salmo 104: El Señor se acuerda de su alianza eternamente
Mt 11,28-30: Soy manso y humilde de corazón

E l yugo es un instrumento de madera que se coloca sobre el


cuello de dos animales para unirlos y permitir que tiren de ellos.
También se dice del dominio u opresión que una o varias personas
ejercen despóticamente sobre otras. El pueblo estaba sujeto al yugo
de la Ley que los fariseos habían hecho pesado con sus requisitos,
tradiciones orales y legalismos que ni ellos cargaban. Jesús invita a
tomar su yugo que es el amor de oblación. Cuando nuestras
responsabilidades las realizamos con amor y humildad el yugo será
suave, pues al tener la actitud que Jesús nos enseña sobre el
servicio libre y generoso no será difícil obedecer la voluntad de
nuestro Padre y nuestras obligaciones a realizar resultarán ligeras
porque están hechas con amor y por amor. La aceptación del yugo
de la ley como norma de vida o del yugo de Jesús aceptando ser sus
discípulos marcará la diferencia entre llevar una vida de
compromiso agobiante o una vida de compromiso alegre a pesar del
cansancio. ¿Aceptas a Jesús como Maestro?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Viernes 19 de Julio
15ª Semana Ordinario
Arsenio (450)
Justa y Rufina, mártires (287)

Éx 11:10–12:14: Matarán un cordero al atardecer


Salmo 115: Alzaré el cáliz de salvación invocando el nombre del Señor
Mt 12,1-8: El Hijo del Hombre es señor del sábado

U na de las leyes más importantes para el pueblo judío era el


respeto del día sábado. Jesús nos invita al discernimiento para elegir
el servicio del corazón. Ante el reproche fariseo Jesús, como
maestro, recurre a dos textos de la Escritura para responder (1Sam.
21,1-7) que ante situaciones difíciles es necesario ese rompimiento
de la ley pues conoce el núcleo de esta ley y la intención del
legislador quitando la rigidez que sacrifica y lastima al ser humano.
Sólo un necio dejaría marchar a un hambriento sin satisfacer su
necesidad. Jesús también ofrece la novedad al proclamarse Señor
del sábado para mostrar que ninguna institución tiene valor
absoluto ante la novedad del Reino que viene con él. La misma
Escritura y la “Palabra hecha hombre” dan testimonio de que la
auténtica religiosidad, la misericordia- debe estar por encima de las
prácticas externas, sacrificios, observancia del sábado- Nada se
puede anteponer a la práctica del amor. ¿Cuándo has violado la ley
ha sido por amor y misericordia o más bien por intereses y/o
caprichos personales?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Sábado 20 de Julio
15ª Semana Ordinario
Apolinar, mártir (s. II)

Éx 12,37-42: El Señor liberó a Israel


Salmo 135: Den gracias al Señor, porque es bueno
Mt 12,14-21: Le seguían muchos y sanaba a todos

J esús es el Hijo-Siervo de Dios que anunció el profeta Isaías (42,1-


4). Un Mesías muy diferente al que esperaba su pueblo, un Mesías
sufriente, que en ocasiones nosotros mismos rechazamos y sin
embargo con su actitud sencilla y humilde sigue siendo la esperanza
de las naciones. Al enterarse Jesús de las intenciones de los fariseos,
quienes no aceptan su identidad, decide por “la graciosa huida” no
por miedo o desánimo sino para continuar su misión donde sea
posible. Si aceptamos la propuesta de Jesús entendamos que
también seremos motivo de burla, maltrato e incomprensión, sin
embargo, como discípulos-misioneros del Señor Resucitado,
debemos continuar con su misión que es la nuestra sin desfallecer,
tal vez, cuando se presenten circunstancias y personas agresivas,
cambiando estrategias y siendo prudentes y astutos como ha
enseñado el Maestro, pero no claudicar en la misión encomendada.
Todo esto necesita un punto de partida: nuestra aceptación
incondicional a Jesús y su Reino. ¿Cómo respondemos ante las
amenazas que surgen de vivir el Evangelio en nuestra vida
cotidiana?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Domingo 21 de Julio
16º Ordinario
Lorenzo de Brindisi (1619)

Génesis 18,1-10a: Señor, no pases de largo junto a tu siervo


Salmo 14: Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?
Colosenses 1,24-28: El misterio escondido es revelado a su pueblo
Lucas 10,38-42: María ha escogido la mejor parte

E l texto de la primera lectura nos presenta una escena familiar.


Abraham, sentado ante la tienda, recibe la visita del Señor. Abraham
lo recibe con hospitalidad. Dios lo premia con la fecundidad de Sara.
Tres rasgos fundamentales caracterizan el texto: la fe de
Abraham al reconocer al Señor. La hospitalidad con que se recibe al
Señor y la familiaridad de Dios con Abraham y su familia. Es un
bello ejemplo de la relación y acogida de Dios por el ser humano, la
única posible para caminar.

Volvemos a encontrar en la segunda lectura de hoy el


pensamiento de Pablo sobre el misterio de Dios y su revelación por
medio de la predicación y lo que Pablo aporta a esa revelación por el
sufrimiento. Cristo revela la riqueza de Dios en la pobreza de la cruz
y el apóstol será el distribuidor de la misma a hombres y mujeres.

Un primer comentario al evangelio de hoy:


Lucas nos presenta finalmente una anécdota perteneciente al
fondo de las tradiciones recibidas por el evangelista en el círculo de
sus discípulos, especialmente mujeres. Marta y María, hermanas de
Lázaro, reciben en su casa al Señor.
El caso de Marta y María es aprovechado una vez más por
Lucas para resaltar el valor de la escucha de la Palabra de Dios. Sin
entrar en la teoría del valor de la contemplación sobre la acción,
que se ha querido ver en las dos actitudes opuestas de Marta y
María, lo cierto de la anécdota es que el Reino de Dios no puede
dejarse distraer por una preocupación demasiado exclusiva por las
realidades terrenas. Por otra parte, escuchar la Palabra de Dios es
todo, menos ocasional.
Nos encontramos con un cuadro familiar en el que Jesús visita
en su casa a unas amigas suyas. Ellas, Marta y María lo reciben en
Servicio Bíblico Latinoamericano
su casa. Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio para
atender al huésped, y Jesús la reprende porque anda inquieta “con
tantas cosas”... Marta no encuentra la colaboración de nadie. La
hermana, en efecto, se ha sentado a los pies de Jesús y está ocupada
completamente en la escucha de su palabra.
El Maestro no aprueba el afán, la agitación, la dispersión, el
andar en mil direcciones “del ama de casa”. ¿Cuál es, pues, el error
de Marta? El no entender que la llegada de Cristo significa,
principalmente, la gran ocasión que no hay que perder, y por
consiguiente la necesidad de sacrificar lo urgente a lo importante.
Pero el desfase en el comportamiento de Marta resulta, sobre
todo, del contraste respecto a la postura asumida por la hermana.
María, frente a Jesús, elige “recibirlo”, Marta, por el contrario, toma
decididamente el camino del dar, del actuar; María se coloca en el
plano del ser y le da la primacía a la escucha.
Marta se precipita a “hacer” y este “hacer” no parte de una
escucha atenta de la palabra de Dios, por lo que corre el peligro de
convertirse en un estéril girar en el vacío. Marta se limita, a pesar
de todas sus buenas intenciones, a acoger a Jesús en su casa. María
lo acoge “dentro de sí”, se hace recipiente suyo. Le ofrece
hospitalidad en aquel espacio interior, secreto, que ha sido
dispuesto por él, y que está reservado para él. Marta ofrece a Jesús
cosas, María se ofrece a sí misma.
Según el juicio de Jesús, María ha elegido inmediatamente, “la
mejor parte” (que, a pesar de las apariencias, no es la más cómoda:
resulta mucho más fácil moverse que “entender la palabra”). Marta,
desgraciadamente, que no quiere que falte nada al huésped
importante, que pretende llegar a todo, acaba dejando pasar
clamorosamente por alto “la única cosa necesaria”. Marta reclama a
Jesús, no sabe lo que él prefiere. El problema es precisamente éste:
descubrir poco a poco qué es lo que quiere Jesús de mí. Por eso es
necesario parar, dejar el ir y venir, y sacar tiempo para escuchar la
Palabra de Jesús y comprender cuál es realmente la voluntad de
Dios sobre mi vida.

Un segundo comentario al evangelio de hoy:


En el evangelio de Lucas el camino de Jesús a Jerusalén marca
una progresiva manifestación del Reino. A medida que avanza va
formando a los discípulas y discípulos en actitudes de misericordia,
de abandono de las pretensiones de poder, y en la atenta escucha de
la Palabra. En ese camino, al igual que los misioneros que han
venido anunciando su presencia, Jesús es recibido por dos mujeres
en una casa de familia.
Allí se topa con dos actitudes diferentes. Una de total atención
y escucha, la otra, de afán por los quehaceres habituales y de
distracción. El trajín de la vida cotidiana había atrapado a Marta y,
probablemente, la había vuelto sorda a la Palabra de Dios. Ella
recibe a Jesús, pero no lo escucha. Aunque Jesús entra a su casa,
Servicio Bíblico Latinoamericano
ella lo deja por puertas. Jesús propone un plan encaminado a formar
verdaderos oyentes de la Palabra -auténticos discípulos- que Marta
no está dispuesta a atender.
María, al contrario, comprende bien el proyecto de Jesús y
rompe con los prejuicios culturales de su época. En lugar de andar
atareada con los oficios domésticos “propios de las mujeres” (las
“labores propias de su sexo”, como se ha dicho y pensado durante
tanto tiempo), se pone “a los pies del Señor para escuchar su
palabra”. Este gesto, reservado entonces culturalmente a los
discípulos varones, la acredita como discípula.
Marta, al fatigarse con el interminable trabajo de la casa,
cuestiona la contradictoria actitud de María e interpela al Maestro
para que "ponga a la mujer en su sitio". Jesús le da una respuesta
inesperada: felicita a María porque ha acertado en su elección y
reprende a Marta por dejarse envolver en las preocupaciones
cotidianas sin atender a lo importante. Efectivamente, María ha
hecho la mejor opción, la única necesaria para ponerse en el camino
de Jesús y ser su discípulo: ha decidido aprender a escuchar la
Palabra y se deja interpelar por la presencia del Maestro.
En su camino Jesús va formando, pues, a sus seguidores en las
actitudes indispensables para llegar a ser verdaderos discípulos.
Una de esas actitudes es la de escuchar atenta y serenamente su
Palabra. Actitud que exige romper con el ritmo loco e interminable
de la vida cotidiana para ponerse, serena y atentamente, a los pies
del Maestro. Esta elección que a los ojos de la eficiencia puede
parecer superficial e inútil, es una condición fundamental para
llegar a ser un auténtico discípulo.
Nosotros hoy nos enfrentamos a un ritmo de vida más agitado
que el de épocas anteriores. Los medios proporcionados por la
tecnología para ahorrar tiempo... también multiplican las
ocupaciones y acaban haciéndonos caer en un activismo
desenfrenado. Y el exceso de preocupaciones nos lleva a olvidarnos
de lo fundamental...
Nuestro cristianismo se convierte así en un tímido
cumplimiento de algunas obligaciones religiosas, sin espacio para la
escucha de la Palabra. Se nos exhorta, se nos bombardea
continuamente con mensajes que nos invitan a ser "eficaces,
productivos y competitivos"... Pero con Marta y María, Jesús nos
interpela y nos llama a respetar la jerarquía de valores y a poner en
su sitio la "opción por lo fundamental": ponernos a sus pies y
escuchar su palabra. Jesús nos invita a que nuestro cristianismo sea
un verdadero discipulado.
Para aprender la lección del Maestro, debemos formarnos en la
escucha atenta de la Palabra en la Biblia y en la vida. La Biblia no
puede permanecer guardada en un cajón mientras nosotros nos
ahogamos en el interminable torbellino de los quehaceres
cotidianos. La Palabra de Dios está hecha para caminar con nosotros
paso a paso, día a día, minuto a minuto. Para enseñarnos a vivir en
Servicio Bíblico Latinoamericano
comunidad la solidaridad que hace efectivo aquí y ahora el reinar de
Dios. Para ayudarnos a escuchar la Palabra que Dios nos dirige en la
difícil realidad de nuestros pueblos: en las inhumanas condiciones
de las grandes ciudades, en la soledad y el aislamiento de los
campos. Debemos pues optar por las actitudes que nos conviertan
en verdaderos discípulos de Jesús y auténticos cristianos.

La espiritualidad latinoamericana tiene muy clara la intrínseca


unidad entre "acción y contemplación": cfr "Espiritualidad de la
Liberación", de CASALDALIGA-VIGIL, capítulos "Contemplativos en
la liberación", "Santidad política"... (El libro puede ser recogido en
la página de Pedro Casaldáliga:
http://servicioskoinonia.org/Casaldaliga o en la biblioteca de
Koinonía: http://servicioskoinonia.org/biblioteca
Evidentemente, sería malo interpretar el texto en un sentido
dualista (o una cosa u otra): "o contemplación y escucha pasiva de la
Palabra, por una parte... o, por otra, acción caritativa sin oración ni
contemplación". Marta y María no deben ser símbolos de extremos
parciales; si lo fueran, la elección no iría por ninguna de ellas en
particular, sino por las dos en conjunto. Es lo que nos dice el poeta
Casaldáliga con "el difícil todo" que eligió "la otra María":

EL DIFICIL TODO

Tan sólo mejor


que la mejor parte
que escogió Maria,
el difícil todo.

Acoger el Verbo
dándose al servicio.
Vigilar Su Ausencia,
gritando su nombre.
Descubrir Su rostro
en todos los rostros.

Hacer del silencio


la mayor escucha.
Traducir en actos
las Sagradas Letras.

Combatir amando.
Morir por la vida,
luchando en la paz.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Derribar los troncos


con las viejas armas
quebradas de ira,
forradas de flores.

Cantar sobre el mundo


el Advenimiento
que el mundo reclama
quizá sin saberlo.

El difícil todo
que supo escoger
la otra María…

El evangelio de hoy es dramatizado en el capítulo 50 de la serie


«Un tal Jesús», de los hnos. López Vigil. El guión y su guión y su
comentario puede ser tomado de aquí:
http://www.radialistas.net/category/un-tal-jesus

Para la revisión de vida


¿En el trajín de cada día tenemos tiempo para escuchar atenta
y serenamente la Palabra que Dios nos dirige en la Biblia y en
la vida?
¿Somos críticos ante nuestro propio activismo y afán de
eficacia, o están siendo también de alguna manera unos nuevos
"absolutos" en nuestra vida?

Para la reunión de grupo


- Marta, María... y la otra María. María la hermana de
Marta escogió "la mejor parte". María, la madre de Jesús, ¿no
escogió algo mejor que "la mejor parte"? ¿Qué escogió?
Comentar, tanto desde una perspectiva de teología como de
espiritualidad, sobre las relaciones entre "la contemplación y la
acción".

Para la oración de los fieles


- Por toda la Iglesia de Dios, para que sea siempre tanto
servicial y samaritana cuanto orante y contemplativa,
roguemos al Señor...
- Para que no sigamos los pasos de Marta ni de María,
sino los de Jesús, que vivió en armonía y en síntesis apretada la
oración y la acción...
Servicio Bíblico Latinoamericano
- Por los hombres y mujeres que viven en comunidades y
monasterios el carisma de la contemplación: para que sus
comunidades estén sintonicen siempre con las necesidades del
mundo y se abran como escuela de oración y de contemplación
para toda la comunidad humana...
- Por las muchas comunidades que han redescubierto la
oración, para que ella les lleve a un compromiso de servicio y
solidaridad...
- Por todos los que viven el servicio y la solidaridad, para
que la alimenten con la oración y sepan "contemplar" a Dios en
los rostros de los pobres...

Oración comunitaria
Oh Dios Padre nuestro, que en Jesús nos has mostrado "el
camino": ayúdanos a encontrar como Él la síntesis armoniosa
entre la oración y la acción, entre contemplarte y obedecerte,
el servirte a ti y servir a los hermanos. Por N.S. Jesucristo tu
Hijo...
Servicio Bíblico Latinoamericano

Lunes 22 de Julio
16ª Semana Ordinario
María Magdalena (s. I)

Cant 3,1-4a: Encontré el amor de mi alma


Salmo 62: Mi alma está sedienta de ti, mi Dios
Jn 20,1.11-18: Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?

“Apóstola de la nueva y más grande esperanza”. Así definió el Papa


Francisco a María Magdalena cuya fiesta celebramos hoy. Ella es la
primera en ver a Jesús Resucitado. En su recorrido al sepulcro se
refleja la fidelidad de tantas mujeres que nos recuerdan que las
uniones más auténticas no se rompen con la muerte. Se continúa
queriendo, aunque la persona amada se haya ido para siempre.
Leemos hoy el “segundo viaje” de Magdalena hacia el sepulcro de
Jesús pues no se convencía de la desaparición del cuerpo del amado,
y su insistencia obtiene un gran fruto pues descubre el
acontecimiento más asombroso de la historia humana cuando
finalmente es llamada por su nombre: ¡“María”! Es importante para
nuestras vidas entender que la aparición del Resucitado sucede de
forma tan personal. Jesús, como a Magdalena, nos conoce, ve
nuestro sufrimiento y desilusión, se conmueve por nosotros y nos
llama por nuestro nombre. Tenemos un Dios cercano a nosotros que
nos conoce personalmente. ¿Consideras tu vida una historia de amor
que Dios escribe en esta tierra?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Martes 23 de Julio
16ª Semana Ordinario
Brígida, fundadora (1373)

Éx 14,21–15,1: Los israelitas entraron en el mar


Interleccional Éx 15: Cantemos al Señor, sublime es su victoria
Mt 12,46-50: Éstos son mi madre y mis hermanos

Q uienes en la fe conocen a Dios como su Padre son los hermanos,


hermanas y madre de Jesús. El Señor Jesús no edifica el cristianismo
sobre la familia, sino en una comunidad, en la que cada uno acoge a
los otros libremente por la fe. La familia natural es el medio y el
ejemplo para seguir la voluntad de Dios, como lo fue la familia de
Jesús de Nazaret. Cuando participamos de la Eucaristía llegamos a
participar de la identidad de Jesús. Es cierto que esta comunión
debe llevarnos a un compromiso con la familia, la sociedad y su
transformación constante. Recordemos con este pasaje que lo más
importante para seguir perteneciendo a la comunidad cristiana no
pueden ser sólo los lazos institucionales, sino cumplir la voluntad
del Padre (Mt. 6,10). Jesús desea una familia, pueblo de Dios, unida
por los lazos del afecto y la solidaridad. No tengamos miedo al
compromiso por el Reino. ¿Cuál es mi testimonio de fe, esperanza y
amor en la familia y la comunidad a la que pertenezco?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Miércoles 24 de Julio
16ª Semana Ordinario
Charbel Majluf (1898)
Cristina, mártir (300)

Éx 16,1-5.9-15: Haré llover pan del cielo


Salmo 77: El Señor les dio pan del cielo
Mt 13,1-9: Cayó en tierra buena y dio grano

E l reino crece misteriosamente y Jesús lo enseña a través de las


parábolas que buscan provocar en sus oyentes una respuesta.
Intentan animar la fe de la comunidad. En esta parábola lo más
importante, señalado por Jesús, es el éxito increíble de la siembra,
que llega a ofrecer el ciento por uno, manifestando el triunfo final
del reino aún en medio de la oposición que Jesús y sus seguidores
están experimentando. Jesús desea animarnos ante las dificultades
que encontramos con los “diferentes terrenos” personas, a quienes
se les invita a escuchar la Palabra y ponerla en práctica. A pesar del
fracaso aparente en algunas situaciones y personas la presencia
oculta del reino es una realidad y es imparable. Si Dios, el
sembrador, está dispuesto a arriesgar arrojando sus semillas en
cualquier terreno, incluso en tierra menos productiva y se regocija
con tal de que produzca algo, entonces nosotros, sus discípulos-
misioneros, no pongamos límites a las posibilidades del reino.
¿Siembras la semilla del reino en tus ambientes y realidades de cada
día?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Jueves 25 de Julio
16ª Semana Ordinario
Santiago el Mayor, apóstol (s. I)

Hch 4,33; 5,12.27-33; 12,2: Herodes hizo decapitar a Santiago


Salmo 66: ¡Oh Dios!, que todos los pueblos te alaben
Mt 20,20-28: Mi cáliz lo beberán

L a fiesta del apóstol Santiago, hermano de Juan, recuerda la


ceguera humana cuando la gracia de Dios no está en nosotros. Jesús
acaba de anunciar su pasión y los discípulos sólo piensan en
privilegios ofensivos y dignidades separatistas. No comprenden que
el reino anunciado por Jesús no sigue los esquemas humanos donde
se buscan puestos de honor sino seguirle a Él implica entrega y
servicio. Santiago y Juan estarán muy cerca de Él, pero no por la vía
de los privilegios mundanos sino por el compartir su suerte, “beber
su cáliz” El seguimiento de Cristo no es un medio, sino un fin en sí
mismo. Por medio de la práctica de las virtudes apostólicas de
pasión y compasión, beberemos el cáliz del sufrimiento que Cristo
bebió y sigue bebiendo en la persona de los pobres y marginados. El
ser discípulos de Cristo es nuestra mejor recompensa. La muerte de
Santiago no es sino una participación en la muerte de Jesús. ¿Pides
fervientemente al Señor la fuerza para amar el Evangelio de la
Vida?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Viernes 26 de Julio
16ª Semana Ordinario
Joaquín y Ana (s. I)

Éx 20,1-17: La ley se dio por Moisés


Salmo 18: Señor, tú tienes palabras de vida eterna
Mt 13,18-23: Quien escucha y entiende la palabra dará fruto

T oda nuestra vida es una parábola en la que Dios está escondido


y sin embargo desde ahí nos habla. Uno puede quedarse en el
exterior de las personas o los acontecimientos y ser como esos
terrenos donde no se encuentra fruto o bien podemos escuchar a
Dios poniéndolo en el centro de nuestras situaciones humanas y
entonces podremos claramente descubrir su voluntad y buscar
cumplirla con una fe iluminada por la Palabra, una esperanza
alentada por la vida con sentido y una caridad inflamada por
nuestro compromiso en obras de misericordia. El Señor nos invita a
luchar contra los enemigos que impiden que la semilla, que es el
mensaje del reino, no de fruto. Los enemigos a combatir son: la
sordera ante la Palabra; miedo a la crítica y la oposición al mensaje;
un estilo de vida egoísta y una vida infecunda, impía. Estemos
atentos en nuestros pensamientos, palabras y obras para
convertirnos día con día en terreno bien dispuesto a recibir con fe
esta semilla y dejarnos transformar. ¿Qué clase de terreno eres hoy?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Sábado 27 de Julio
16ª Semana Ordinario
Pantaleón, mártir (303)

Éx 24,3-8: Esta es la sangre de la Alianza


Salmo 49: Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza
Mt 13,24-30: Déjenlos crecer hasta la siega

J esús, con esta parábola, nos ofrece misericordiosamente la


posibilidad de la conversión. Desea que podamos darnos cuenta de
nuestros errores y rectificar. Nos ofrece un plazo de gracia. El Señor
es cuidadoso para no dañar ni a una sola persona. Tiene paciencia
con la “mala hierba” que habita en nosotros y en nuestra sociedad
porque no quiere que se pierda ni uno solo de los que el Padre le
encomendó (Mt. 18, 14). Nos recuerda que juzgar a los demás no es
nuestro derecho y menos nuestro deber, eso sólo le corresponde a
Dios. Jesús sabe la posibilidad de nuestras caídas y retrocesos que
podemos tener en nuestro ser discípulos misioneros y porque nos
ama nos respeta y ofrece tiempo y espacio para romper con la
corrupción que habita en nuestros corazones y por eso mismo no
está de acuerdo con los fanatismos y la intolerancia. Su amor y
paciencia son más grandes que nuestra maldad. ¿Qué me sugiere
esto con respecto a mi vida? ¿Qué me exige esta Palabra con
respecto a mi prójimo?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Domingo 28 de Julio
17º Ordinario
Alfonsa Muttathupadathu (1946)

Génesis 18,20-32: No se enfade mi Señor, si sigo hablando


Salmo 137: Cuando te invoqué, Señor, me escuchaste
Colosenses 2,12-14: Les dio vida en Cristo
Lucas 11,1-13: Cuando oren, digan así: “Padre nuestro…”

P rimera lectura
Este texto, continuación del que se leía el domingo pasado, nos
muestra a Abraham, padre de la fe y antepasado de Israel, como
gran intercesor antes los habitantes de estas ciudades. Muestra una
actitud a imitar: apertura y ayuda a los demás. La negociación entre
el intercesor y Dios, recuerda el estilo oriental (y muy
latinoamericano, también) del regatear. Lo que se busca es acentuar
la insistencia intercesora de Abraham y la magnitud del pecado de
Sodoma y Gomorra. El texto es el mejor ejemplo de oración como
diálogo audaz y comprometido con Dios, en el que vemos a Abraham
hablar con el Señor y tratar de convencerlo a partir de su bondad y
justicia, pero, al parecer, abusando de su confianza. El estilo y modo
de proceder es, obvio, de una mentalidad semítica: poner en juego
el honor de Dios, su reputación de justicia pero que muestran la
confianza en Dios y la proximidad de los hombres a El. Por otra
parte , este texto, puede ser modelo para el tema de la hospitalidad:
Al narrar como estos “tres seres” escuchan a Abraham atentamente.
Esta “atención” le permite entrar en el misterio. Uno se revela como
el Señor (18,10.13.20) y los otros dos como sus ángeles (19,1). La
narración, que al principio hablaba tres hombres, adquiere aquí un
carácter teofánico y manifiesta el sentido profundo de la
hospitalidad.

Segunda lectura
A partir de este texto los cristianos consideraban la pila
bautismal como un sepulcro en el que somos sepultados con Cristo;
por otra parte, es también como la madre que engendra a la vida; de
ahí, el expresivo ritual de la inmersión. Pero el ritual que representa
esta muerte y esta resurrección sólo tiene eficacia si corresponde a
la fe en Dios que resucitó a Cristo de entre los muertos. Esta
expresa, pues, la vinculación entre bautismo y fe. Pecado y muerte,
fe y bautismo son correlativos. La inserción al misterio de Cristo
Servicio Bíblico Latinoamericano
acontece en el bautismo, pero se funda en la fe. Haber resucitado
significa en realidad vivir en Cristo, como consecuencia de haber
obtenido el perdón de los pecados como resultado de la muerte del
Señor. Siendo coherente, Pablo dice que “el perdón del pecado es
liberación de la ley y de su observancia, porque existe una
correspondencia entre Ley, muerte y pecado (cf. Rom 7,7-9). La
mejor expresión paulina al respecto se encuentra aquí como imagen.
La Ley ha sido clavada en la cruz.

Evangelio
La oración forma parte de la vida del pueblo judío. Los piadosos
volvían su espíritu a Dios varias veces al día. Jesús aprende, desde
el pueblo y su tradición a orar. Como buen judío, aprendió a rezar en
la familia y en la sinagoga. En su ministerio, su oración toma
adquiere una particularidad: su acercamiento a Dios, “su Abbá”.
Lucas lo describe en oración varias ocasiones (3,21; 5,16; 6,12;
9,29). Los exegetas reconocen en Lucas la transmisión más fiel de la
oración del Padrenuestro y que es la más breve. Del arameo pasó al
griego y así la incluyó Lucas en su narración.
PADRE, SANTIFICADO SEA TU NOMBRE: o sea que Dios sea
conocido, dado a conocer, alabado, amado, bendecido, glorificado y
agradecido por todas las gentes del mundo. Que el nombre del
Señor, o sea el mismo Dios, reciba estimación, amor veneración, y
piadosa adoración por todos y cada vez más. Hay que volver a notar
el orden de la oración en el Padrenuestro. Primero que Dios sea
reverenciado y amado.
VENGA TU REINO: es una oración misionera. Lo que buscan
los misioneros es hacer que Dios reine en las gentes de las tierras
que ellos están misionando desde sus culturas e idiosincrasia. Y es
lo que debemos desear y pedir y buscar todos en todos los tiempos:
que reine Dios. Que venga su Reino. Si primero buscamos el Reino
de Dios, todo lo demás vendrá por añadidura. Es un deseo de que
Dios reine en nuestra mente, en nuestro corazón, en nuestro hogar,
en la sociedad, en la nación y en el mundo entero. ¡Y en cuantas
naciones y personas todavía no reina!
DANOS EL PAN DE CADA DÍA. Pedimos para cada día el pan,
sin afanarnos por el futuro, porque Dios estará también en el futuro
y El proveerá. Como el Maná del desierto, el pan de cada día es un
don maravilloso de la bondad del Señor. Con esta petición del pan
diario le estamos queriendo pedir que nos libre del desempleo o de
la demasiada carestía, y de las inundaciones y sequías que acaban
con los cultivos, y de las guerrillas que impiden a los campesinos
recoger sus cosechas, empleo para el esposo que tiene que
mantener una familia, ayudas económicas para esa madre
abandonada; protección para el anciano echando a un lado por la
sociedad. El corporal y el espiritual. Todos los días los necesitamos,
por eso tenemos que pedirlo todos los días.
Servicio Bíblico Latinoamericano
PERDONANOS NUESTROS PECADOS, COMO NOSOTROS
PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN. El perdón es un arte
que se consigue con infinitos ejercicios. San Agustín enseña que a
algunos no les escucha Dios la oración que le hacen, porque antes
no han perdonado a los que los han ofendido, o no le han pedido
perdón al Señor por sus pecados. Sin pedirle excusas por los
disgustos que le hemos proporcionado, ¿cómo queremos que nos
conceda las gracias que le estamos suplicando?. Es un recuerdo
muy oportuno para que no se nos vaya a ocurrir nunca la mentirosa
idea de creernos buenos. Dios pone una condición para
perdonarnos: no podemos obtener perdón del cielo, si no
perdonamos en la tierra. El día del Juicio no tendrás disculpas: te
juzgarán como hayas juzgado. Te condenarán si no quisiste
perdonar a los demás, y te absolverán si supiste perdonar siempre
(San Cripriano): El Padre Celestial dará el Espíritu Santo a los que
se lo pidan.
ÉL LES DARÁ EL ESPÍRITU SANTO. El objetivo final y el
contenido de la oración cristiana es llegar a recibir el Espíritu que
es capaz de renovar la faz de la tierra, incluidos nosotros. El
Espíritu Santo es la fuerza que viene de lo alto con poder
avasallador y aleja los vicios y nos trae muchos buenos
pensamientos y deseos. El Espíritu Santo quiere ser nuestro
Huésped, y es enviado por el Padre Celestial si se lo pedimos con fe
y perseverancia. El Espíritu Santo es el que nos hace comprender
las Sagrada Escrituras. El Espíritu Santo cuando viene nos ofrece:
orar mejor, arrepentirnos de nuestros pecados y tener deseo de
dedicarnos a agradar a Dios.

El evangelio de hoy es dramatizado en el capítulo 47 de la serie


«Un tal Jesús», de los hnos. López Vigil. El guión y su guión y su
comentario puede ser tomado de aquí: https://radialistas.net/47-
nuestro-pan-de-cada-dia/

Para la revisión de vida


¿Nuestra oración está plena de confianza en Dios y su
Providencia, o sólo busca sacar algo que deseamos, aún
sabiendo que El no querría darnos?
¿Oramos al Padre pidiendo que intervenga en la vida sin
respetar la autonomía del mundo y de las libertades?
¿Cuando oramos deseamos que el Espíritu disponga nuestras
perspectivas, deseos y capacidades de actuación para que
sintonicen con las del Padre?

Para la reunión de grupo


- Comparar entre los sinópticos, teniendo a Lucas como
base, los momentos de oración en Jesús.
Servicio Bíblico Latinoamericano
- Hay fundamentos y/o motivos para deducir que en
verdad el pecado de Sodoma fue la falta de hospitalidad, o se
puede deducir otra falta que ocasionó su destrucción?
- Reflexionar como grupo ¿cuáles son las tentaciones que
hoy pedimos al Padre que aleje de nosotros?

Para la oración de los fieles


- Escucha, Padre, el clamor de tus hijos
- por la Iglesia que comparte y te eleva el grito de la
humanidad. Oremos.
- Para que haya más justicia y paz.
- Por las órdenes contemplativas, llamadas a servir al
mundo por la oración.
- Por los que no tienen el pan de cada día.

Oración comunitaria
Padre, que a través de tu Hijo nos enseñaste a pedir, buscar y
llamar con insistencia, escucha nuestra oración y concédenos la
alegría de sabernos escuchados. Por nuestro Señor Jesucristo
Servicio Bíblico Latinoamericano

Lunes 29 de Julio
17ª Semana Ordinario
Marta (s. I)

1Jn 4,7-16: Dios permanece en nosotros


Salmo 33: Gusten y vean qué bueno es el Señor
Jn 11,19-27: Creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios

N uevamente una mujer nos invita a iluminar nuestra fe, animar


nuestra esperanza e inflamar nuestra caridad. Marta, aquella
hacendosa mujer preocupada por agradar a Jesús, ahora muestra su
fe en el Señor de la Vida. Jesús ha venido a comunicar plenamente
la vida, que la tengamos y que sea en abundancia (Jn. 10, 10). La
resurrección y la vida expresan el sentido último de la misión de
Jesús y Marta nos desea llevar a ello. La unión con Jesús nos
garantiza la vida a pesar de tener que enfrentar algún día la muerte.
Y la alegría de la enseñanza de este texto es que Jesús promete más
de lo que Marta espera. Para el creyente, la muerte ya es algo
relativo, pasajero. Se tiene que pasar por ella como consecuencia de
nuestra naturaleza mortal pero no quedará atrapado en ella. La
muerte, por Jesús que es la resurrección y la vida, ha sido superada.
Dios no nos abandona en la muerte, nos hará participar de su vida y
de su reino. ¿Crees firmemente en esto?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Martes 30 de Julio
17ª Semana Ordinario
Ma. de Jesús Venegas, fundadora (1959)
Pedro Crisólogo (451)

Éx 33,7-11; 34,5b-9.28: Dios hablaba con Moisés


Salmo 102: El Señor es compasivo y misericordioso
Mt 13,36-43: Explícanos la parábola de la cizaña

L a cosecha, en los profetas, se refiere muchas veces al juicio de


Dios. Ya no se trata de ver por qué el trigo y la cizaña se dejan
crecer juntos, sino el discernimiento que se llevará a cabo el día del
juicio. El evangelista nos invita a poner en práctica las enseñanzas
del Maestro pues ellas determinarán nuestra suerte. No es
determinante en el momento del juicio nuestra pertenencia a la
Iglesia, incluso ni siquiera conocer a Jesús, sino la práctica
auténtica del amor al prójimo. Por lo anterior debemos dejar el
juicio a Dios y su ejecución a los ángeles. Nuestra tarea consiste en
seguir trabajando por el Reino, haciendo todo lo posible para cuidar
la buena semilla y convertir, por qué no, “las malas hierbas” que
habitan en nosotros y entre nosotros en excelente trigo ya que para
Dios no hay imposibles cuando dejamos actuar su gracia.
Esforcémonos por tener “oídos para oír” ¿Me esfuerzo con fe,
esperanza y alegría para que mis palabras y acciones me hagan
“brillar como el sol”?
Servicio Bíblico Latinoamericano

Miércoles 31 de Julio
17ª Semana Ordinario
Ignacio de Loyola, fundador (1556)

Éx 34,29-35: Al ver a Moisés, no se acercaron a él


Salmo 98: Santo eres, Señor, Dios nuestro
Mt 13,44-46: Vende todo lo que tiene y compra el campo

C uentos, películas y más nos presentan la trama de un tesoro


escondido. Todo el mundo sueña con encontrar un tesoro que
cambie su vida por completo y darle un nuevo significado. En el caso
de la parábola el tesoro es el Reino de Dios y quien lo encuentra, en
lugar de soñar en todo lo que puede adquirir, valora lo imperdonable
que sería desprenderse de él. El descubrimiento del reino es
considerado como una oportunidad decisiva que cambia la vida.
Quien en la vida busca las respuestas últimas dejará todos los
caminos para abrazar el reinado de Dios. ¿Quién puede encontrar el
reino? Cualquiera puede. A veces encontramos el reino por pura
gracia, como la persona que encuentra por casualidad un tesoro
escondido en el campo. Otras veces lo encontramos como resultado
de una búsqueda activa, igual que el comerciante que buscaba la
perla más fina. Pero lo que importa es lo que vamos a hacer
habiéndolo encontrado. ¿Estamos dispuestos a arriesgar todo lo que
tenemos a fin de poseer el reino? ¡Anímate!
Servicio Bíblico Latinoamericano

Servicio Bíblico Latinoamericano

http://servicioskoinonia.org/biblico
Em Português: http://www.claretianos.com.br/servicobiblico
In italiano: http://www.peacelink.it/users/romero/parola.htm

Reciba gratuitamente este servicio por correo-e en castellano:


Para suscribirse: http://servicioskoinonia.org/informacion
Para contactarnos: contacto@biblico.org

Servicio Bíblico Latinoamericano es uno de los Servicios Koinonia


http://servicioskoinonia.org

Consulte las lecturas bíblicas de cualquier domingo o día de la semana


desde 2004 a 2036, en nuestro Calendario Bíblico-Litúrgico
http://servicioskoinonia.org/biblico/calendario/
(y en inglés):
http://servicioskoinonia.org/BiblicalLiturgicalCalendar