Sei sulla pagina 1di 9

Finanzas para No Financieros

MÓDULO 1. BALANCE: SUS CINCO MASAS PATRIMONIALES


¿Estás preparado/a para analizar un balance?
Para empezar debes saber las diferencias entre sus principales masas patrimoniales que forman el activo
y el pasivo más patrimonio neto. Los activos son las inversiones a corto y largo plazo y los pasivos es la
manera en que se financian esas inversiones: Con endeudamiento a corto y a largo plazo y/o con
capital propio.
En el balance general de una empresa, los activos están ordenados según su liquidez y los pasivos se
ordenan según su exigibilidad.

1.1. EL BALANCE DE SITUACIÓN


El balance de situación es un estado contable que refleja la situación patrimonial de la empresa en un
momento determinado.

Se compone de:

 Por un lado, de los bienes y derechos que posee la empresa. Constituyen el activo del balance.
 Por otro, de las deudas y el capital propio, forman el pasivo de dicho balance[1].

Balance de situación

También se puede decir que en el activo se presentan todas las inversiones que ha realizado la empresa
y en el pasivo se indica la forma en que se han financiado dichas inversiones.

Los conceptos más importantes son los siguientes:

El balance de situación siempre está referido a una fecha determinada.

Se expresa en unidades monetarias.

La suma de las partidas del activo (bienes y derechos) ha de ser igual a la suma de las partidas del
pasivo (capital y deudas), es decir, total activo = total pasivo.

[1] En puridad el pasivo lo compone solamente el endeudamiento de la empresa, por ello, a la parte derecha del balance debiera
denominarse “pasivo más neto patrimonial”, pero en la práctica se denomina “pasivo” a toda la columna de financiación de la empresa,
sea ésta financiación ajena o propia.

1.2. MASAS PATRIMONIALES


Todas las partidas del balance se agrupan en una serie de elementos que tienen una naturaleza
homogénea. Estas agrupaciones reciben el nombre de masas patrimoniales. Las cinco masas
patrimoniales básicas de un balance son:
Finanzas para No Financieros

 Activo. Los elementos que componen el activo del balance se ordenan en dos grandes masas
patrimoniales en función del tiempo en que se piensa que permanecerán en la empresa estos
elementos:
1. Dentro del activo no corriente se incluyen todos los elementos que permanecerán en la empresa
durante más de un ejercicio (año).
2. Dentro del activo corriente se incluyen aquellos elementos cuya permanencia en la empresa se
espera que sea menor a un ejercicio (año).
 Pasivo. A su vez, los elementos que componen el pasivo del balance se dividen en tres grandes masas
patrimoniales en función del plazo de vencimiento, es decir, en función de su “exigibilidad”:
1. Fondos propios: no tienen consideración de deuda, por lo que no aplica un plazo de
vencimiento. Por ello también se le denomina “No-Exigible”.
2. Pasivo no corriente: está compuesto por todas las deudas que tienen un plazo de vencimiento
superior a un año.
3. Pasivo corriente: está constituido por todas las deudas que tienen un plazo de vencimiento igual
o inferior a un año.
Para completar este módulo, en los siguientes apartados, indicaremos las partidas más importantes que
componen cada una de las masas patrimoniales.

1.2.1. Activo no corriente


En este apartado se incluyen todos los activos que se piensa que permanecerán en la
empresa durante más de un año.
Los activos no corrientes son las inversiones realizadas por la empresa cuyos efectos se
proyectan a lo largo de más de un ejercicio económico, es decir, los bienes y derechos
destinados a servir de forma duradera en la empresa o al menos por un período superior a
doce meses.
Finanzas para No Financieros

Los activos no corrientes, también recibían anteriormente el nombre de activos fijos o activos
inmovilizados, denominaciones que siguen utilizándose en la práctica. En este módulo, cuando
hablemos de activos no corrientes, también utilizaremos indistintamente las denominaciones
de activos fijos o inmovilizados.

Las partidas del activo no corriente más significativas son las siguientes:

a) Inmovilizado inmaterial o también llamado inmovilizado intangible.

Donde se incluyen los activos no monetarios sin apariencia física (inmateriales) susceptibles de
valoración económica.

Los principales activos intangibles serían:

 Gastos en investigación y desarrollo


 Concesiones administrativas
 Propiedad industrial
 Fondo de comercio (“Goodwill”)
 Aplicaciones informáticas

b) Inmovilizado material

Constituido por elementos patrimoniales tangibles, muebles o inmuebles que se utilizan en la


actividad permanente y productiva de la empresa.

Dentro del inmovilizado material, las partidas más importantes serían:

 Terrenos y construcciones
 Instalaciones
 Maquinaria y utillajes
 Mobiliario
 Equipos informáticos
 Elementos de transporte

c) Inversiones Inmobiliarias

Activos inmuebles que se poseen para obtener resultados, plusvalías o ambas en lugar de su
uso para la producción o fines administrativos de la empresa.

d) Inmovilizado financiero

Inversiones financieras permanentes o a largo plazo en empresas de grupo, asociadas u otras


empresas no relacionadas cualquiera que sea su forma de instrumentación. Podemos
considerar como inmovilizado financiero las inversiones en participantes de empresas, los
créditos a largo plazo concedidos por la empresa, los valores de renta fija y los depósitos a
largo plazo entre otros.

Antes de seguir adelante, es importante tener claro en qué se diferencian los conceptos de
inversión y gasto. Conceptos que habitualmente nos pueden llevar a confusión.
Finanzas para No Financieros

En contabilidad financiera, cuando hablamos de gasto e inversión, básicamente estamos


hablando en ambos casos de la adquisición de bienes y servicios para su consumo.

La diferencia principal la tenemos en el tiempo:

La inversión es la adquisición de un bien que va a quedarse en la empresa durante un periodo


de tiempo superior a un año.

El gasto es la adquisición de un bien que vamos a consumir en un periodo de tiempo inferior a


un año.

Por consiguiente podemos decir lo siguiente:

Inversión: gasto a largo plazo.

Gasto: inversión a corto plazo.

Tarde o temprano las inversiones se gastarán o, lo que es lo mismo, se consumirán. La inversión


que aparece en el activo no corriente del balance se refiere a la parte del gasto efectuado
que no se consume en un ejercicio y que permanecerá en la empresa para ser utilizado en
ejercicios posteriores. Solo hay un activo que no se gasta, el terreno, porque en principio este
es un bien que no se “gasta”, no desaparecerá mientras no se venda, siempre formará parte
del activo de la empresa.

No obstante, en cada ejercicio es necesario calcular la parte de la inversión que realmente se


ha consumido durante ese periodo de tiempo.

1.2.2. Activo Corriente


El activo corriente está integrado por aquellos activos que, en principio, no tienen carácter de permanencia en la
empresa, ya que su plazo de estancia en la misma es inferior a los doce meses.
Anteriormente al activo corriente se le denominaba activo circulante. En este módulo utilizaremos ambas
denominaciones.
Para su análisis, es útil dividirlo a su vez en tres elementos:
1. Existencias: Son los materiales y productos que la empresa transforma en su proceso productivo y/o
comercializa. Los tres tipos de existencias más importantes son la materia prima, el producto semi terminado o en
curso y el producto terminado.
2. Realizable: Son todos aquellos activos de una empresa que son susceptibles de hacerse líquidos (dinero) en el
corto plazo. Con este término nos referimos a todas aquellas deudas que los clientes y deudores en general
mantienen con la empresa. Estas deudas han sido generadas por la actividad normal de la empresa.
3. Disponible: Es la liquidez de la empresa en un momento determinado. Se compone del dinero y de las cuentas
en entidades de crédito que tengan disponibilidad inmediata (por ejemplo, las cuentas corrientes y el dinero en
caja).
Finanzas para No Financieros

1.2.3. Pasivo del Balance


Las tres masas patrimoniales que componen el pasivo del balance son:
 Patrimonio neto: esta masa patrimonial también llamada fondos propios, capitales propios, recursos
propios o no exigible, se compone de todos los pasivos que no tienen consideración de deudas.
Las partidas más importantes que componen el patrimonio neto son:
a) Capital social: las aportaciones de los socios.
b) Reservas: son las cuentas que recogen los beneficios producidos por la empresa que no se han distribuido
entre los socios.
Dentro de esta masa patrimonial también se recogerían las posibles pérdidas generadas por la empresa. Estas
pérdidas aparecerían en negativo y, en consecuencia, reducirían el patrimonio neto de la empresa.
 Pasivo no corriente: está integrado por todas las deudas de la empresa con sus acreedores (entidades
financieras u otros acreedores) que tienen un plazo de vencimiento superior a los doce meses.
Anteriormente al pasivo no corriente se lo denominaba exigible o deuda a largo plazo. En este módulo
utilizaremos ambas denominaciones indistintamente.
Se denominan recursos permanentes o pasivos fijos de una empresa a la suma de sus fondos propios más las
deudas a largo plazo. Representa la financiación con qué cuenta la empresa con una “permanencia” importante
en el tiempo, ya que o bien no tiene vencimiento (Fondos Propios) o bien su vencimiento es a largo plazo
(Pasivo no corriente)
 Pasivo corriente: incluye las deudas cuyo plazo de vencimiento no supera los doce meses. Se pueden dividir
las deudas a corto plazo entre:
a) Las que tienen un coste financiero (deudas con entidades financieras, por ejemplo)
b) Las que no tienen coste financiero (como son normalmente las deudas con proveedores, acreedores,
Administraciones Públicas y personal)
Anteriormente al pasivo corriente se le denominaba exigible a corto plazo. En este módulo utilizaremos
indistintamente ambas denominaciones.

1.3. Anclaje de conceptos


Ahora es momento de consolidar los conceptos adquiridos durante el módulo a través de distintos escenarios de
Inversión y Financiación.

El balance de situación de una empresa sigue un orden específico, los activos se ordenan de menor a mayor
liquidez, en cambio los pasivos se ordenan de menor a mayor exigibilidad. Se debe tener claro que el total de
activos y pasivos siempre será igual, es decir lo invertido es igual a lo financiado.

1.4. Ordenación del balance


Las diferentes partidas que componen el balance de situación no están colocadas al azar, sino que están ordenadas de
acuerdo a criterios fijados que facilitan su interpretación y homologación.
Finanzas para No Financieros

 En el activo, normalmente se ordenan todos los elementos en función de su liquidez, es decir, en función de
la facilidad que tiene un bien en convertirse en dinero. El dinero en caja o bancos es lo más liquido que hay.
 Por otro lado, las partidas del pasivo se suelen ordenar en función del nivel de exigibilidad de cada uno de
los elementos que la componen. Un elemento será más exigible cuando menor sea el plazo en que vence. El
capital propio es el pasivo menos exigible, en cambio las deudas con proveedores suelen ser exigibles a corto
plazo.
Este criterio se utiliza en situaciones normales de actividad de una empresa. En una situación de “concurso de
acreedores” (anteriormente llamada “suspensión de pagos”) o de liquidación, podría ser que un activo no corriente
(por ejemplo, un vehículo) sea más fácil de convertir en dinero que el stock que tiene la empresa, pero a la hora de
ordenar un balance se debe hacer siempre en el supuesto de normal actividad de la empresa.

Ordenación del balance

Sabías que...

En muchos países de América Latina y en el Estados Unidos, el orden de las partidas del balance es inverso. Los
activos se ordenan de mayor a menor liquidez, y los pasivos, de mayor a menor exigibilidad.

1.5. Cálculo de porcentajes


Si queremos realizar un análisis de los estados financieros de una empresa, en primer lugar hemos de efectuar un
análisis de su balance y de su situación patrimonial, ya que nos permitirá evaluar una serie de coyunturas que son
claves en la vida de una empresa, tales como:
 Situación de liquidez. ¿Podrá atender la empresa sus compromisos de pagos a corto y largo plazo?
 Endeudamiento. ¿Es correcto el endeudamiento en cuanto a calidad y cantidad?
 Independencia financiera. ¿Es la empresa financieramente independiente?
 Garantía. ¿Tiene las suficientes garantías ante terceros?
 Capitalización. ¿Está la empresa suficientemente capitalizada?
 Gestión de los activos. ¿Es correcta la gestión de sus activos?
Finanzas para No Financieros

Normalmente, el análisis del balance se hace a partir de balances de situación históricos referentes a los dos o tres
últimos años de la empresa. También se puede realizar con el balance previsto para los próximos ejercicios.
Es importante remarcar que el balance de situación ha de reflejar "la imagen fiel de la empresa" lo que significa
que, como paso preliminar al análisis de balances, se ha de comprobar que sus datos sean fiables. En el caso de
que estos datos no fuesen fiables, las conclusiones del análisis siempre serían erróneas.

Cuando el balance de situación ya está debidamente ordenado y preparado para el análisis, se empieza por el
cálculo de sus porcentajes. Para ello se calcula el porcentaje que representa cada grupo patrimonial en relación al
total del activo.
A continuación se detalla un balance de una empresa con sus porcentajes calculados:
Activo Pasivo
Mill. € % Mill. € %
Activo no corriente 40 44 Fondos propios 20 22
Existencias 20 22 Pasivo no corriente 30 33
Realizable 25 28 Pasivo corriente 40 45
Disponible 5 6
Total activo 90 100
Total pasivo 90 100

Una vez que se han calculado los porcentajes, ya se pueden obtener las primeras conclusiones a partir de los
siguientes principios orientativos de tipo general:
1. El activo corriente o circulante ha de ser mayor, y si es posible casi el doble, que el pasivo corriente o
exigible a corto plazo. Esto es preciso para que la empresa no tenga problema de liquidez y pueda atender
sus pagos.
2. El realizable más el disponible han de igualar aproximadamente el exigible a corto plazo. Con este
principio se matiza el anterior, ya que una empresa puede tener un activo corriente (existencias + realizable
+ disponible) muy elevado pero siendo las existencias la partida predominante y, por tanto, no tener efectivo
ni realizable para poder atender los pagos.
3. Los fondos propios debieran ascender aproximadamente a un 40% del total del pasivo. Este porcentaje de
fondos propios es preciso para que una empresa esté suficientemente capitalizada y su endeudamiento no sea
excesivo[1].
4. El activo no corriente ha de estar financiado por recursos permanentes (fondos propios + exigible a largo
plazo).
Todos estos principios generales orientativos los veremos con más detalle más adelante, cuando analicemos las
ratios de liquidez y endeudamiento. A partir de los porcentajes calculados se pueda obtener el gráfico del balance.
En el caso del ejemplo anterior, el gráfico sería el siguiente:
Finanzas para No Financieros

Activo Pasivo

Fondos propios
Activo no corriente 22%
44%
Pasivo no corriente
33%

Existencias
22%

Realizable
28% Pasivo corriente
45%

Disponible
6%

Con el gráfico del balance se llegan a las mismas conclusiones que con los porcentajes, no obstante, el gráfico
permite obtener una visión más clara de los problemas y es recomendable para la elaboración de informes.
Los porcentajes y el gráfico también pueden hacerse sobre varios balances de una misma empresa, de esta forma se
podrá comprobar la evolución de las diferentes masas patrimoniales a lo largo del tiempo. Al análisis de un solo
balance se le llama análisis estático, y al que trata más de un balance, se le llama análisis dinámico.
[1]
Estos porcentajes son orientativos y dependen mucho del sector de actividad de la empresa

1.6. Situaciones Patrimoniales


En este último apartado del Módulo 1 diferenciaremos las empresas en industriales y comerciales, y expondremos
a nivel general cuál es el balance ideal que ha de procurar tener cada una de ellas:
 Empresas industriales: Este tipo de empresas se caracteriza por la elevada inversión en activo no corriente
y la posibilidad de acceder a la financiación a largo plazo. Su balance ideal podría ser el siguiente:

Fondos
propios
Activo
no corriente

Exigible a
Existencias largo plazo

Realizable + Exigible a
disponible
corto plazo
Finanzas para No Financieros

En este balance se puede comprobar que:


a) El activo corriente es aproximadamente el doble del exigible a corto plazo.
b) El realizable + el disponible es igual al exigible a corto plazo.
c) Los fondos propios representan aproximadamente un 40% del pasivo total.
d) El activo no corriente está financiado con recursos propios (fondos propios + deuda a largo plazo). Es
muy importante que las inversiones que realiza la empresa en activos no corrientes, que van a permanecer en
la empresa durante más de un año, estén financiadas con “no exigible” o deuda a largo plazo.
Empresa comercial: En ellas el activo no corriente acostumbra a ser poco importante por no tener la necesidad de
precisar de equipo productivo ni de realizar grandes inversiones en inmovilizado. Por ello, este tipo de empresas no
suelen disponer de financiación a largo plazo. Su balance ideal podría ser el siguiente:

Activo no
corriente
Fondos
propios
Existencias

Realizable
Exigible a
corto plazo
Disponible

En este caso, también podemos comprobar que los fondos propios representan más del 40% del total del pasivo y
que el realizable más el disponible es igual al exigible a corto plazo.
Con este apartado damos por finalizado el Módulo 1. En el siguiente módulo podrás ver si la empresa va bien, o
no, y para ello conocerás la Cuenta de Resultados (la Cuenta de Pérdidas y Ganancias)