Sei sulla pagina 1di 5

GUÍA EJERCICIOS “EL TEMA DEL AMOR EN LA LITERATURA”

Nombre:……………………………………………………..curso:……………fecha:………....

Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. Quien nada comprende,
nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve... Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una
cosa, más grande es el amor... Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe
acerca de las uvas

El tema del amor ha sido una constante en la literatura y el arte en general a través de todos los tiempos. Lo
encontramos en las primeras creaciones del hombre, traspasando todas las épocas y los géneros, pues representa
la manifestación de los sentimientos del ser humano y su búsqueda fundamental en la vida.

Los objetos amorosos


Una cosa es cómo amamos y otra es qué y a quién amamos. El amor no sólo afecta a los jóvenes y capaces, lo
bellos, aceptables. El amor romántico es sólo una de las muchas posibilidades que enfrenta el ser humano para
intentar superar su sentimiento de soledad.
Es un error pensar que sólo amamos a una determinada persona, pues esto no es sino una relación simbiótica o
egotismo ampliado. Como poéticamente escribe Fromm, "si amo realmente a una persona, amo a todas las
personas, amo al mundo, amo la vida". Aunque esto no quita que podamos distinguir diversos tipos de amor. Como
objetos amorosos se distinguen el amor fraternal, el amor materno, el amor erótico, el amor a sí mismo y el amor a
Dios.

Tipos de amor según el objeto amoroso


Amor fraternal
Entendamos por amor fraternal como el amor a todos los seres humanos, tal como Jesús decía a sus discípulos
que amaran a su prójimo como a sí mismos. Así, el amor sólo comienza a desarrollarse cuando amamos a quienes
no necesitamos por un fin egoísta.

Amor materno
De esto ya se ha hablado antes, sin embargo, quedaría por añadir algunas observaciones. El amor materno no sólo
contribuye a la conservación de la vida del niño y su crecimiento, sino también debe inculcar en el niño el amor a la
vida. El amor madre-niño crea una dependencia de éste último necesaria, y a diferencia del amor erótico, donde
dos seres separados se vuelven uno, en el amor materno dos seres que estaban unidos se separarán. En el
momento de la separación el amor materno se hace más difícil, imposible si una madre no puede "amar a su
esposo, a otros niños, a los extraños, a todos los seres humanos."

Ejemplo:
! Oh amor de madre, inmenso, que hace olvidar las penas,
que da vida a sus venas, que se irradia en su faz.
! Oh amor que no supera otro amor en la tierra,
porque ese amor encierra lo que otro amor.... Jamás...!

Amor erótico
A diferencia del amor fraterno o el materno, el amor erótico es el anhelo de una unión con una única persona, es
exclusivo y no universal. No hay que confundirlo con la experiencia de "enamorarse", situación ésta limitada por el
hecho de llegar a conocer a la otra persona tanto como a uno mismo, o mejor dicho, tan poco. Otros factores que
muchas personas se confunden al considerarlos formas de salvar la separatidad son hablar de uno mismo, de las
esperanzas, mostrar aspectos infantiles, establecer un interés común frente al mundo... También es erróneo
confundir el deseo sexual con el amor, aunque el amor pueda inspirar el deseo de la unión sexual.

1
El deseo sexual sin amor no conduce a la unión, salvo en sentido orgiástico transitorio.
Un aspecto importante a considerar es la exclusividad del amor erótico. El amor erótico sólo excluye el amor a los
demás como fusión erótica. Hemos visto el amor erótico como atracción individual y concreta entre dos personas,
pero también podríamos hablar de un acto de voluntad y un compromiso, pues de ser sólo sentimiento no tendría
sentido hablar del amor eterno, del matrimonio hasta que la muerte los separe.

Ejemplos:

Deseo
Samuel T. Coleridge

Donde arde el amor verdadero,


El deseo es la llama pura del amor;
Es un reflejo del cuerpo terrenal
Que toma su sentido de la parte más noble
Y traduce el idioma del corazón

Amor a sí mismo

Son muchas las opiniones que a lo largo de los tiempos han puesto objeciones al amor a sí mismo. Unos lo
consideraron pecado, otros como Calvino lo calificarían de "peste", hablarían de narcisismo, de ser insano, que el
amor a sí mismo excluye el amor a los demás. Fromm es tajante al afirmar que es una "falacia lógica" hablar de
esta exclusión recíproca. Por todos es conocida la frase bíblica "ama a tu prójimo como a ti mismo". Pero, ¿qué
explicación tiene el egoísmo si el amor a mí mismo y a los demás es conjuntivo? Ante esto la respuesta es que "el
egoísmo y el amor a sí mismo, lejos de ser idénticos, son realmente opuestos". Si un individuo sólo ama a los
demás, no puede amar en absoluto; por el mismo motivo, si sólo se ama a sí mismo, nada sabemos sobre lo que es
amar. El egoísta ni tan siquiera llega a amarse a sí mismo, sintiéndose vacío, infeliz, preocupado por arrancar a los
demás las satisfacciones que él no puede/quiere conseguir.

El amor a los demás y el amor a sí mismo no son alternativas, es decir todo individuo capaz de amar a los demás
será capaz de encontrara un actitud de amor hacia sí mismo. El amor, en principio es indivisible de lo que atañe a
la conexión entre los objetos y el propio ser. El amor genuino entraña cuidado, respeto, responsabilidad y
conocimiento, es un esforzarse arraigado en la propia capacidad de amar y tiende al crecimiento y felicidad de la
persona amada. De ello se deduce que la propia persona debe ser un objeto de amor igual que lo es otra persona.
La afirmación de la vida, felicidad, crecimiento y libertad propios, está arraigada en la propia capacidad de amar.

Amor a Dios

El hombre surge de la naturaleza, de la madre, de una unidad original a la que se aferra por encontrar en ella
seguridad. En una primera etapa evolutiva se identificaba con los animales y los árboles. Posteriormente es capaz
de moldear figuras en arcilla, metales, cuando ya no depende tanto de la naturaleza; entonces aparecen los ídolos
que adquieren apariencia humana.

Parece haber existido una fase matriarcal de la religión anterior a la patriarcal en determinadas culturas. La fase
patriarcal marca determinados principios o normas a obedecer, la sociedad patriarcal es jerárquica; pero los
aspectos maternos no pueden ser totalmente eliminados, teniendo un claro ejemplo en la Virgen de la religión
católica. En muchos casos los dioses han evolucionado de la misma forma que lo hacía la sociedad; el paso de una
estructura social centrada en la madre a una centrada en el padre produjo el campo de dios matriarcal a patriarcal.
Dios en la religión católica es un ente sin nombre, justo aunque severo en ocasiones, es amor, se compromete, es
la fuente de toda existencia. Es la figura del padre al que hay que obedecer, un amor condicionado, que premia
ante los buenos actos y se enoja ante la desobediencia.

En occidente el amor a Dios es sobre todo una experiencia mental, mientras que en las religiones orientales es una
"intensa experiencia afectiva de unidad". Existe un importante paralelismo entre el amor a los padres y el amor a
Dios. El amor a Dios es inseparable del amor a los padres, su amor al hombre, en una relación determinada por la
estructura de la sociedad en que vive; así, si la estructura social es la de sumisión a la autoridad, el concepto de
Dios será infantil y alejado de un concepto maduro.

2
Visiones del Amor en la Literatura

Según la perspectiva de la literatura se puede sumar distintas visiones o puntos de vista del amor partir de la
experiencia personal de la humanidad acerca de este sentimiento. Así, el amor puede ser correspondido, imposible,
transitorio, trágico, eterno, salvador, celoso, etc. A continuación mostramos algunos ejemplos representativos

Amor imposible -Yo soy un sueño, un imposible,


vano fantasma de niebla y luz;
Yo soy ardiente, yo soy morena,
soy incorpórea, soy intangible:
yo soy el símbolo de la pasión,
No puedo amarte.
de ansia de goces mi alma está llena.
-¡Oh, ven; ven tú!
¿A mí me buscas?
-No es a ti; no.
Gustavo A. Bécquer
-Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,
puedo brindarte dichas sin fin.
Yo de ternura guardo un tesoro.
¿A mí me llamas?
-No; no es a ti

Amor eterno

Pero nuestro amor fue más fuerte que el amor


De los que eran mayores que nosotros,
Y más sabios que nosotros
Y ni los ángeles del cielo,
Ni los demonios del mar,
Pudieron separar mi alma del alma
De la bella Annabel Lee

Amor Transitorio
¿Quieres que conservemos una dulce
¿Quieres que de ese néctar delicioso memoria de este amor?
no te amargue la hez? Pues amémonos hoy mucho y mañana
Pues aspírale, acércale a tus labios ¡digámonos, adiós!
y déjale después.
Gustavo A. Bécquer

Amor Salvador

DOÑA INÉS: Yo mi alma he dado por ti/ y Dios te otorga por mí / tu dudosa salvación. /Misterio es que en
comprensión /no cabe de criatura, / y sólo en vida más pura / los justos comprenderán / que el amor salvó a don
Juan / al pie de la sepultura.

Don Juan Tenorio José de Zorrilla

3
Ejercicios

I. Analice los siguientes poemas y reconozca el tipo de amor presente según el objeto amoroso y/o según la visión
literaria

II. Explique brevemente el contenido de los siguientes poemas

1. Subes centelleante de labios y de ojeras!


Espíritu en el horópter que pasa
Por tus venas subo, como un can herido
que busca el refugio de blandas aceras. ¡puro en su blasfemia!
¡el corazón que engendra al cerebro!
Amor, en el mundo tú eres un pecado! que pasa hacia el tuyo, por mi barro triste.
Mi beso en la punta chispeante del cuerno ¡Platónico estambre
del diablo; mi beso que es credo sagrado! que existe en el cáliz donde tu alma existe

César Vallejo
2. Canto a mi mismo

Me ha tocado en suerte, lo sé, lo mejor del tiempo y del espacio; / nunca he sido medido y no seré medido
jamás. / El viaje que emprendo es eterno (¡que todos me oigan!). / Mis signos son un capote contra la lluvia, /
fuertes zapatos y un bastón cortado en el bosque, /en mi silla no sestean los amigos, / No tengo cátedra ni iglesia
ni filosofía, / No llevo a ningún hombre a una mesa puesta, / la biblioteca, a la bolsa, pero a cada uno de vosotros,

3. BALADA
El besó a la otra
El pasó con otra; a orillas del mar;
yo le vi pasar. resbaló en las olas
Siempre dulce el viento la luna de azahar.
y el camino en paz.
¡Y estos ojos míseros ¡Y no untó mi sangre
le vieron pasar! la extensión del mar!

Él va amando a otra
por la tierra en flor. El irá con otra
Ha abierto el espino;
por la eternidad.
pasa una canción.
¡Y él va amando a otra Habrá cielos dulces.
por la tierra en flor! (Dios quiere callar.)
Y el irá con otra
por la eternidad!

5. MENGANA SI TE VAS...

4. EL AMOR QUE CALLA 5. MENGANA SI TE VAS

Si yo te odiara, mi odio te daría Mengana si te vas con el zutano


en las palabras, rotundo y seguro; yo/tu fulano/ no me mataré
¡pero te amo y mi amor no se confía simplemente los seguiré en la noche
a este hablar de los hombres tan oscuro! por todos los senderos y las dunas
vos gozando tal vez y yo doliéndome
Tú lo quisieras vuelto un alarido, hasta que vos te duelas y yo goce
y viene de tan hondo que ha deshecho cuando las huellas a seguir no sean
su quemante raudal, desfallecido, dos tamañas pisadas y dos breves
antes de la garganta, antes del pecho. sino apenas las de tus pies dulcísimos
y entonces yo aparezca a tu costado
Estoy lo mismo que estanque colmado y vos /con esa culpa que te hace
más linda todavía/ te perdones
y te parezco un surtidor inerte.
para llorar como antes en mi hombro.
¡Todo por mi callar atribulado
que es más atroz que entrar en la muerte!

4
5