Sei sulla pagina 1di 6
Los conflictos familiares en la E.S.O. 1. Introducción En la actualidad, debido a los importantes

Los conflictos familiares en la E.S.O. 1. Introducción

En la actualidad, debido a los importantes cambios sociales que se ha producido, nuevos conflictos que hace tan solo unos años eran impensables.

Estos cambios se deben a varias causas como son la revolución tecnológica, los cambios en la estructura familiar o los movimientos migratorios entre otras causas.

La revolución de la información y el conocimiento afecta y modifica la forma de aprender del alumnado. La familia se preocupa más por donde están sus hijos/as físicamente, que por las páginas webs que visitan en la red.

Por otra parte se han producido importantes cambios en la estructura familiar. La dedicación en exclusiva de la madre y el padre a la actividad profesional está cambiando las relaciones en la familia. La herencia cultural que trasmite la familia a sus hijos/as es fundamental para la educación. Se deben ensayar fórmulas de colaboración entre la familia y la escuela. En la familia se comienza a aprender a convivir a partir de algunas pautas educativas como son: no huir de los conflictos que se producen en el seno familiar y afrontarlos de forma dialogada, aceptar las limitaciones y errores propios y de los hijos en general.

Los movimientos migratorios están desbordando las fronteras de nuestro país y acreditan la aparición de culturas nuevas en nuestra sociedad, al igual que las

modificaciones laborales, ya que las vías para incorporarse al trabajo están cambiando

y lo importante ya no es la especialización para adaptarse al puesto de trabajo, por lo que la escuela ya no puede garantizar un futuro profesional al alumnado. Por tanto la tarea de la educación es la de ser el motor del cambio para las nuevas ciudadanías.

2. Concepto de familia

La familia es uno de los pocos fenómenos universales que se dan en todas las sociedades y casi todas las culturas. La familia tiene distintas funciones. Desde un

punto de vista de la sociedad, la familia es el puente entre los individuos y la sociedad. Por otra parte desde el punto de vista del individuo, la familia se encarga de cubrir las necesidades afectivas siendo considerada como centro de identidad, de intimidad, es un centro de apertura a los demás. En la familia es dónde la persona se siente aceptada, acogida,… Esto es especialmente importante en la primera etapa de la vida

y en la última. La familia es la principal responsable de la educación de las personas.

La familia española ha experimentado cambios, de la existencia de núcleos familiares compuestos por padre, madre e hijos/as, con algún pariente, a la existencia de familias compuestas por un solo progenitor, con varios progenitores o parejas en los que ambos progenitores son del mismo sexo.

3. Características de la educación familiar

Los rasgos que caracterizan a la familia como un modo y ámbito particular de la educación son:

- La familia es fundamental: la educación familiar es primaria y los diversos tipos de educación recibida son complementarios. Algunas investigaciones señalan que los adolescentes que obtienen una mejor adaptación escolar son aquellos en cuya familia hay más cohesión, comunicación, libertad de expresión emocional y hay pocos conflictos. En caso contrario, existirá en éstos miedo, inseguridad y agresividad. La familia es insustituible para el fomento de la confianza en sí mismo y el mundo, para la satisfacción de las necesidades básicas, para la seguridad emocional y la capacidad de cooperación.

- La familia es informal y global: el ambiente familiar ejerce gran influencia en cada miembro de forma indirecta, normal, sin intencionalidad, espontánea. De forma sistemática todos contribuyen a la educación de todos.

- Es decisiva: una de las funciones esenciales es la educación en temas transcendentales. Aunque la familia ha ido cambiando, sus funciones y estructura sigue siendo la responsable de las cuestiones más trascendentales de la educación de valores, si bien es verdad, la familia actúa como punto de referencia, a veces positiva, a veces negativa.

- La familia es soberana: se ha reconocido el derecho a los padres y madres de educar y de decidir lo que va a ser de sus hijos o hijas.

- Es permanente: la educación familiar comienza el primer día y termina el último. La familia es una escuela de perfeccionamiento.

- Está sociológicamente condicionada: toda educación depende de lo que es la sociedad, pero la educación familiar aún más, ya que la familia suele ser el reflejo de la sociedad. La familia propone patrones a sus miembros.

- Es moral: ya que la educación familiar no es superficial, sino que llega al fondo de la persona. En la familia la persona adquiere las normas básicas de comportamiento. En la familia se aprende a tener en cuenta a los demás. Por último se puede decir que la familia exige realismo y sentido común.

4. Los conflictos

Todas las relaciones interpersonales implican la compleja relación entre partes que tienen proyectos de vida diferentes, que aspiran al uso de recursos que siempre son limitados. Esto hace que el conflicto esté presente en toda relación humana.

El conflicto ha sido definido por varios autores y autoras, de un análisis comparativo de las diferentes definiciones en la que en todas ellas aparecen:

- Diferencias entre objetivos, opiniones, valores, necesidades, acciones, etc.

- Enfrentamiento y lucha.

- Incompatibilidades.

- Interdependencia entre las partes.

- Frustraciones.

De todas las definiciones me quedo con la de “Boqué” según la cual los conflictos son un hecho natural de la vida, no son ni positivos, ni negativos, sino que depende de cómo respondamos ante ellos.

5. Conflictos más frecuentes en el seno familiar

Básicamente los conflictos que se producen de manera más frecuente en el seno familiar se producen entre padres y madres frente a sus hijos o hijas, o por el contrario, conflictos entre hermanos y hermanas.

Los primeros son también denominados intergeneracionales. De estos conflictos podemos afirmar que la etiología de conflictos se produce más frecuentemente por diferencias de criterio en torno a pautas educativas. Así los padres suelen tener conflictos con sus hijos/as por la forma de vestir, amistades, formación académica, etc.

Sin embargo los conflictos entre hermanos y hermanas tienen causas muy distintas como pueden ser celos, rivalidades o incluso la propia convivencia.

6. Elementos básicos de un conflicto

En los conflictos hay que identificar quiénes están involucrados en los conflictos, es decir, qué personas, cuál ha sido la cadena de acontecimientos que ha seguido el conflicto (el proceso), y cuál ha sido las posiciones, necesidades e intereses de las partes en conflicto, es decir, el problema. De todos se habla a continuación resumidamente.

6.1 Fuentes de conflicto

Las fuentes de conflicto son diversas y variadas. Por una parte existen diferencias y defectos de personalidad, es decir, las partes en conflicto suelen afirmar que alguna diferencia o rasgo negativo del otro desempeña un papel central en la disputa. También las actividades de trabajo interdependiente como es el desinterés y la falta de motivación en el trabajo que es uno de los factores desencadenantes del conflicto.

Las diferencias entre objetivos y metas de los diferentes miembros de la familia son a veces percibidos por cada uno de los miembros como incompatibles.

Otra fuente de conflicto son los recursos compartidos, ya que el conflicto puede surgir cuando una parte considera que aporta más que lo que recibe o cuando se deben compartir recursos escasos entre los diferentes estamentos.

Por último las diferencias de información y percepción son fuente de conflicto ya que cada persona selecciona sólo una parte de la información en función de sus intereses, lo que conduce a conflictos a la hora de tomar decisiones.

6.2 Secuenciación de las fases de un conflicto

Las fases del conflicto se pueden resumir en las siguientes:

- Desacuerdo: el conflicto comienza cuando el problema es de ambos. Se ataca el problema y no a la persona.

- Antagonismo: se busca un culpable, se busca al que tiene la razón o la culpa. Se ataca a la persona y no al problema.

- Situación confusa: se producen las acusaciones en las que se involucra a más gente, se agranda y se complica el problema.

- Chismes indirectos: se produce la ruptura del diálogo. Se daña la comunicación, las partes no hablan entre sí. Hablan con otros acerca de los culpables.

- Respuestas a la reacción del otro y no al problema de fondo. Se produce la tensión en la que la situación se hace insostenible, hay hostilidad, muestras de violencia. No hay diálogo, ni confianza. Pueden crearse bandas.

6.3 Estilos de resolución de conflictos

Después de que se ha producido el conflicto se debe de resolver. Para ello se pueden utilizar distintos métodos o estilos de resolución de conflictos que se pueden resumir en los siguientes:

- Competir: la persona mantiene su posición firme. Utiliza amenazas, sanciones, imposiciones, para persuadir al otro a que acepte su solución.

- Evitar: esta es una actitud escapista ante el conflicto. Se trata de no hacer nada y esperar a que el conflicto se disuelva, pues no hay deseos de satisfacer los propios intereses, ni los ajenos.

- Acomodar: se satisfacen los intereses de la otra persona, resumiendo a las propias necesidades.

- Negociar: la negociación se establece cuando se produce un acuerdo mediante la satisfacción de las necesidades de ambas partes, pero perdiendo la oportunidad de optimizar los beneficios.

- Colaborar: consiste en favorecer comportamientos cooperativos, para satisfacer al máximo los intereses y necesidades de ambas partes.

6.4 Actitudes básicas para afrontar un conflicto

Son necesarias cuatro actitudes básicas: el autoestima, que consiste en sentir que somos competentes para vivir y que merecemos la felicidad, la comunicación, con la expresión de sentimientos y de ser capaces de ponernos en el lugar del otro, la cooperación, al ayudar, apoyar y trabajar, y la búsqueda de soluciones, que se produce cuando se descubren diferentes alternativas, para que las partes en conflicto sientan que sus necesidades, sus deseos e intereses son atendidos equitativamente.

7. La mediación

La mediación es un proceso de comunicación en conflictos de libertad, voluntariedad de las partes, igualdad, seguridad y confidencialidad. En los conflictos

en que tales condiciones no se dan, no es posible recurrir a la mediación para resolver

el conflicto.

Por ello Ortega y del Rey nos dicen que “la mediación es un proceso de ayuda

a las partes del conflicto cuando se da una reciprocidad entre ambos, cuando tienen un estatus semejante o una simetría de poder”.

Los conflictos que en principio no son mediables pueden llegar a serlo, si cambian las circunstancias que no los hacían aptos para la mediación.

7.1 Fases del proceso de mediación

Según Muñoz Moya, seis son las fases del proceso de mediación:

1ª Fase de premediación: fue previa a la mediación. El objetivo de esta fase es crear las condiciones que facilitan el acceso de la mediación.

2ª Fase de presentación y reglas del juego: ¿quiénes somos? ¿cómo va a ser el proceso?. La finalidad es crear confianza en el proceso.

3ª Fase de “Cuéntame”, ¿qué ha pasado?. El objetivo es poder explorar su versión del conflicto y expresar sus sentimientos, poder desahogarse y sentirse escuchados.

4ª Fase de aclaración del problema, ¿dónde estamos?. El objetivo es identificar en qué consiste el conflicto y consensuar los temas más importantes para las partes.

5ª Fase de proposición de soluciones. La finalidad última es tratar cada tema y buscar posibles vías de solución.

6ª Fase de acuerdo. (Quién hace qué, cómo, cuándo y dónde). La finalidad es evaluar los problemas, ventajas y dificultades de cada uno y llegar a un acuerdo.

7.2 Fases del proceso de mediación

Algunos elementos importantes para mediar con éxito son el equipo mediador no juega a las partes, no propone soluciones respecto al contenido, pero sí respecto al proceso. El equipo mediador no fuerza el acuerdo, no debe interrumpir el proceso para valorar lo que se está haciendo. Cada uno tiene que entrar en su papel y evitar una actitud paternalista de los mediadores.

6. Conclusiones

En el presente artículo se han tratado los conflictos desde su raíz, averiguando cuáles son sus causas y como llegar a mediar en un conflicto. Para terminar me gustaría decir que los pasos para resolver un conflicto serían los siguientes:

En primer lugar identificar el conflicto y definirlo, seguidamente de la clasificación de los intereses y sentimientos de ambas partes del mismo. En segundo lugar generar alternativas posibles para darle solución. Evaluar las alternativas y tomar una decisión de cuál es la más adecuada. En tercer lugar se debe obtener el compromiso de cada persona de acatar la decisión tomada por lo que se debe dar fin al conflicto y por último realizar un seguimiento del mismo.

La técnica de la mediación se ha extendido con gran rapidez a todos los campos y áreas: en justicia, en educación en extranjería, en la familia, etc.

Por último decir que en lo referente a la mediación familiar, debemos señalar que existen en nuestro país distintos servicios de mediación familiar vinculados a distintas entidades como pueden ser la administración pública u ONGs. Este servicio es utilizado por familias que tienen problemas de entendimiento entre padres-madres e hijos/as. Por tanto este servicio se puede solicitar individualmente pero normalmente los usuarios son derivados por alguna entidad, siendo un servicio voluntario y gratuito

8. Bibliografía

Coll, C. (1987): Psicología y currículo. Madrid. Akal

Cury, A. (2007). Padres brillantes, maestros fascinantes. Barcelona: Editorial Planeta.

Gimeno, J. (1981): Teoría de la enseñanza y desarrollo del currículo. Madrid. Anaya.

Ortega, R. y otros. (1998). La convivencia escolar: qué es y cómo abordarla. Conserjería de Educación y Ciencia. Junta de Andalucía. Sevilla.