Sei sulla pagina 1di 10

JEHOVA AUN NO HA TERMINADO CONTIGO

Que es eso de la "buena vejez"?

La propia Biblia nos contesta:


"y murió en buena vejez, luego de una vida larga y satisfactoria. Dio su
último suspiro y se reunió con sus antepasados al morir.",
Genesis 25:8

La palabra "satisfecho", también indica "pleno de días".


Los personajes bíblicos, no obstante, también, como nosotros, han sufrido las
consecuencias de la vejez.

“Jacob casi había perdido la vista debido a su avanzada edad y apenas


podía ver. Entonces José le acercó a los muchachos, y Jacob los besó y
los abrazó” Génesis 48:10

Jehová, jamás abandona a los suyos, y tengamos la edad que tengamos, no


nos olvida, no nos deja de lado.

" Yo seré su Dios durante toda su vida; hasta que tengan canas por la
edad. Yo los hice y cuidaré de ustedes; yo los sostendré y los salvaré.
Isaias 46:4

Jamás en la historia de la iglesia, han habido tantos ancianos en nuestras


congregaciones. Es evidente, por ello, que Jehová les tiene un papel asignado
ahora y mañana. Los mayores, no son un estorbo,

"Y ahora, en mi vejez, no me hagas a un lado; no me abandones cuando


me faltan las fuerzas.” Salmo 71:9

Las personas envejecidas de cuerpo, maduras de espíritu, son uno de los


instrumentos útiles de Dios para sintonizar las generaciones de su Pueblo.

“Ahora que estoy viejo y canoso, no me abandones, oh Dios. Permíteme


proclamar tu poder a esta nueva generación, tus milagros poderosos a
todos los que vienen después de mí”
Salmo 71:18
Búsqueda de nuevos significados
Los años de la ancianidad pueden significar nuevos objetivos y, cada uno de
ellos puede tener una dimensión espiritual. Estos nuevos objetivos pueden ser:

1. Descubrir nuevos valores de vida.

2. Elaborar una nueva escala de valores que subrayen la importancia del ser con
respecto a la acción y a la actividad.

3. Encontrar una nueva modalidad para estructurar el tiempo; nuevas


obligaciones para sus energías.

4. Adaptarse a nuevas modalidades de vida y a nuevos ambientes de vida.

5. Aprender a estar solo, cuando sobreviene la muerte del cónyuge.

6. Aprender a enfrentarse con nuevas limitaciones físicas que pueden derivar de


una enfermedad y de un natural decaimiento.

Pero estos objetivos deberían ser, antes que descubrimientos, la culminación de


toda una vida; deberían ser el resultado del desarrollo maduro de aquellas
virtudes que componen la espiritualidad del hombre: esperanza, voluntad,
objetivo, capacidad, fidelidad, amor, solicitud, sabiduría.

La espiritualidad de la persona anciana sienta sus bases, necesariamente, en su


situación existencial; es decir, en distintos aspectos, eventualmente negativos
(marginación, enfermedad, inadaptación) y en valores humanos.

Los desafíos del envejecimiento pueden convertirse para algunas personas, en


oportunidades de crecimiento espiritual y ético.

¿Estás tú buscando nuevos objetivos en tu vida?


¿te cansaste de proponerte nuevas metas?
¿Cree a Dios le puede seguir utilizando aun cuando ud se considera mayor?
TALLER N°1

¿Cómo descubrir en la vejez un horizonte lleno


de sentido, cuando la edad parece indicar lo
contrario?
Instrucciones: Lea atentamente y responda cada pregunta, luego comparta sus
respuestas con el grupo.

Helen Keller, escritora estadounidense


(1890-1969), a pesar de ser ciega y sorda, era muy feliz con su vida. Cuando le
preguntaron cómo se las arreglaba para ser tan feliz pese a sus limitaciones,
respondió: "Muchas personas tienen una idea equivocada de lo que es la
felicidad. La felicidad no se alcanza a través de la autocomplacencia, sino
mediante la fidelidad a un propósito que valga la pena".

Para descubrir metas propias se recomienda una técnica muy sencilla que se
llama la "técnica de la mecedora".

Es una técnica en la cual uno se imagina que ha llegado al final de su vida y está
sentado en un sillón pensando en cómo vivió la vida y en los logros que
consiguió en ella.

1.-¿Qué le gustaría a usted recordar?

2.-¿Qué cosas le gustaría a usted haber hecho?


3.-¿Qué lugares le gustaría haber visitado?

4.-¿Qué relaciones le gustaría haber tenido?

Y lo más importante de todo, mientras está allí, sentado en el sillón:


5.-¿qué tipo de persona le gustaría a usted haber llegado a ser?

Esta técnica le ayudará a crear metas personales, propias.


Es buena idea escribir y después leer sus metas durante el día y otra vez
antes de dormirse, para que de esta manera las interiorice.

El hecho de tener metas hace a la gente más feliz. ¿Por qué?


Porque extraemos energía del entusiasmo, y el entusiasmo se logra teniendo
metas, objetivos a conquistar, cosas por las que tener esperanza. Las
emociones negativas como la depresión y el aburrimiento casi desaparecen si
contamos con objetivos por los que luchar.

En realidad lo que se necesita para ser feliz es también algo con lo que estar
entusiasmado. Si nuestra vejez carece de propósito y de significado para vivirla,
difícilmente la experimentaremos con satisfacción.
TALLER N°2
Entendiendo el valor y sentido de la vejez
Para entender profundamente el sentido y el valor de la vejez, es preciso abrir la
Biblia. Sólo la luz de la Palabra de Dios, en verdad, nos da la capacidad de
sondear la dimensión más plena de esa época de la vida. Como estímulo para
reexaminar el significado de la tercera edad, sugerimos a continuación algunos
puntos de referencia bíblicos, con observaciones y reflexiones sobre los retos
que ellos representan en la sociedad contemporánea.

Instrucciones: En grupo lea detenidamente los testimonios que se presentan a


continuación, complemente con las citas bíblicas. Luego comparta su opinión
con el resto de los participantes.

1) “Dios, que mandó que las tinieblas resplandeciese la luz, es el que


resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de
la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (2 Corintios 4:6)

“Porque el Sol y escudo es el Señor Dios” (Salmo 84:11)

¿Y SI ABRIESE LAS PERSIANAS?

Un magnífico día de primavera me fui a casa de mi amigo Antonio. Caminé bajo


el sol, aprovechando el bienestar que sus luminosos y calientes rayos
producen:¡Toda la naturaleza parecía regocijarse¡.

Llamé a la puerta de mi amigo y entré. Quedé estupefacto. La habitación estaba


oscura, las ventanas y persianas cerradas, hacía frío. Logré distinguir la silueta
de Antonio acurrucado en un sofá, con los ojos cerrados. Era evidente que a mi
amigo no le iba muy bien…. Al oírme levantó la vista y me contó sus problemas.
Concluyó con estas palabras: “ como ves, hoy me va mal y no puedo cambiar
nada”¡.

Entonces lo primero que le dije fue: Antonio y si ¿abriese usted las persianas?.
Lo hizo, pero de mala gana. De repente la luz del sol penetró, iluminó y calentó
la habitación. Esta era exactamente la misma, pero los objetos recobraron su
color y el aspecto que ofrecía era radicalmente diferente.
Amigos cristianos, a veces actuamos como Antonio, sin ni siquiera darnos
cuenta. Les damos vueltas a pensamientos oscuros, vemos las cosas desde el
lado negativo, pensamos que todo va mal y no podemos hacer nada para
cambiar la situación. En ese caso tenemos que “abrir urgentemente” la ventana
y mirar al cielo, para así dejar penetrar al sol, yendo a Dios mediante la oración y
la lectura de su Palabra.

Las circunstancias no son diferentes, pero fortalecidos por la luz y el calor de


nuestro Dios, las veremos de otra manera.

¿Se ha preguntado alguna vez adónde se fueron sus sueños?

La primera vez que Josué y Caleb vieron la Tierra Prometida, supieron que sería
de ellos. Así lo había dispuesto Dios, pero el temor se apoderó de los corazones
de los israelitas. El informe negativo dado por los otros espías parecía frustrar
sus sueños. Sin embargo, Josué y Caleb se mantuvieron fieles, creyeron que
regresarían, y tenían la confianza de que la próxima vez que entraran en la tierra
la conquistarían. Esta verdad fue su motivación. Esta verdad los mantuvo
inspirados. Podemos imaginarlos levantándose cada mañana, pensando en la
promesa de Dios. Son muchas las personas que temen soñar porque creen que
sus sueños son demasiado grandes para Dios.
El Señor puso en el corazón de Caleb un sueño al que tendría que responder.

¿Se mantendría centrado y motivado, o dejaría que su corazón estuviera


agobiado con las preocupaciones de la vida?

Josué y Caleb tuvieron que soportar abrumadoras circunstancias para poder


volver al lugar que Dios les había prometido. Habían sido testigos de la muerte
de toda una generación de personas —de las que se enfrentaron al Señor y se
negaron a entrar en la Tierra Prometida en Cades-barnea. Pero la Biblia no dice
que alguno de ellos hizo un comentario negativo. Al igual que muchas personas
hoy, se reinventaron a sí mismos al aprender nuevas habilidades. Josué se
convirtió en un líder, y Caleb se volvió más fuerte, de modo que cuando regresó,
pudo tomar posesión de la región montañosa, y no de las tierras llanas.
Mantenga vivos sus sueños

¿Cómo puede usted mantenerse joven y productivo, especialmente en tiempos


como los que nos enfrentamos hoy?
Hay diez maneras de hacerlo:

Manténgase aprendiendo. Si usted deja de aprender, comenzará a envejecer.


El desaliento es una de las principales herramientas del Enemigo. Si usted se
encuentra ahora en una situación difícil, pídale al Señor que le dé una promesa
de esperanza. Después de esto, comience a tener la confianza de que Él dará
respuesta a sus necesidades, leyendo y estudiando las vidas de los hombres y
las mujeres de la Biblia.
“Que aprendan los nuestros a empeñarse en hacer buenas obras, a fin de
que atiendan a lo que es realmente necesario y no lleven una vida inútil. “
Tito 3:14

Manténgase amando a Dios y a las personas. Él nos dice:


“Amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todas las
fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más importante que
todos los holocaustos y sacrificios.” Marcos 7:33
Observe que esto incluye nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestro
bienestar físico. Él nos bendecirá cuando nuestros corazones estén puestos en
Él —lo cual implica aprender a amar a los demás y dejarnos amar por ellos.
También implica perdonar a quienes nos hieran. Si usted desea experimentar
plenamente el amor de Dios, no puede aferrarse al pasado o al resentimiento.
Amor incondicional es lo que Dios le da, y eso es lo que Él quiere que usted dé a
los demás.

“Pero a ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos, hagan
bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por
quienes los maltratan.” Lucas 6:27-28
Manténgase riendo. La risa es uno de los mejores remedios para curar la
tristeza, el desánimo y la desilusión. Libera sustancias químicas en el cerebro
que ayudan a levantar el ánimo. Físicamente, nos relaja, y alivia la tensión y el
estrés. La gente se siente naturalmente atraída por las personas cuyos rostros
reflejan amor y regocijo.

“Cuando el SEÑOR trajo a los desterrados de regreso a Jerusalén,* ¡fue


como un sueño! Nos llenamos de risa y cantamos de alegría. Y las otras
naciones dijeron: «Qué maravillas ha hecho el SEÑOR por ellos». ¡Así es,
el SEÑOR ha hecho maravillas por nosotros! ¡Qué alegría!” Salmo
126:1-3

Manténgase olvidando. Fórmese el hábito de olvidar los fracasos y las


frustraciones. Las personas que están constantemente mirando hacia atrás no
pueden avanzar. En vez de alimentar remordimientos por cosas que sucedieron
años atrás, aprenda a vivir en el presente y a tener un gran sueño en cuanto al
futuro. Dios quiere que usted aprenda de sus errores, pero también que siga
avanzando.

“Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes“


1 Pedro 5:7
O quedamos atrapados por el pasado, o podemos avanzar hacia la libertad, la
esperanza y la promesa, confiando en que Dios va a responder las oraciones
más genuinas de nuestros corazones.

Manténgase anhelando. El Señor puso un sueño en el corazón de Caleb, y


pasara lo que pasara, el sueño permanecería. ¿Hubo momentos en que su fe
fue puesta a prueba? Probablemente sí. Como la mayoría de nosotros, pudo
haberse preguntado si alguna vez volvería a ver la Tierra Prometida. Pero no se
dio por vencido. Usted no tiene que rendirse ante las dudas o los temores. El
poder creador de nuestra mente es un don de Dios. Cuando usted deja de
utilizarlo, comienza a envejecer. Siga adelante, ¡sueñe en grande y vea como
Dios hace lo imposible en su vida!

“La esperanza postergada aflige al corazón, pero un sueño cumplido es un


árbol de vida.” Pro 13:12
Manténgase mirando hacia Dios. ¿Quiere usted que sus sueños se
clarifiquen? ¿Desea tener una orientación segura? ¿Anhela usted saber más
acerca de sí mismo, del Señor, y de este mundo? Entonces debe alzar su
mirada al cielo. Mire hacia Dios, y observe las maneras como Él actúa en su
vida.

“Levanto mis ojos a ti, oh Dios, entronizado en el cielo” Salmo 123:1

“Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quién ha creado todo esto? El que
ordena la multitud de estrellas una por una, y llama a cada una por su
nombre. ¡Es tan grande su poder, y tan poderosa su fuerza, que no falta
ninguna de ellas!” Isaías 40:26

Manténgase trabajando. Caleb nunca despertó con la idea de jubilarse. Se


mantenía ágil y activo. La gente tiene todo tipo de problemas, y muchos de éstos
tienen que ver con las presiones del trabajo.

“Por causa del ocio se viene abajo el techo, y por la pereza se desploma la
casa.” Ecl 10:18

Manténgase apoyado en Dios. Si Caleb hubiera tomado la decisión de volver a


la Tierra Prometida confiando en sus propias fuerzas, jamás lo habría logrado.
Por saber que el Señor era la fuente de sus fuerzas, tuvo su confianza y su
apoyo puestos en Él.

“Dijo así: «El SEÑOR es mi roca, mi amparo, mi libertador; es mi Dios, el


peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más
alto escondite! Él es mi protector y mi salvador. ¡Tú me salvaste de la
violencia!
Invoco al SEÑOR, que es digno de alabanza, y quedo a salvo de mis
enemigos. »Las olas de la muerte me envolvieron; los torrentes
destructores me abrumaron. Me enredaron los lazos del sepulcro, y me
encontré ante las trampas de la muerte.
En mi angustia invoqué al SEÑOR; llamé a mi Dios, y él me escuchó desde
su templo; ¡mi clamor llegó a sus oídos!” 2 Samuel 22 :1-7
Manténgase optimista. Lo que usted dice con su boca, y lo que sus oídos
oyen, queda registrado en su cerebro. El resultado final es el siguiente: su
cuerpo responde de acuerdo a esto. Frases como: “Me estoy poniendo viejo”,
“pienso que ya no estoy para muchos trotes”, son derrotistas.
“El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro… Aun en la vejez
fructificarán; estarán vigorosos y verdes” Sal 92.12, 14

Usted puede permanecer joven y productivo, pero para hacerlo tiene que pensar
de la manera correcta.

Manténgase escuchando. Si usted desea permanecer joven y vigoroso, debe


tomar la resolución de escuchar la voz de Dios. Él nos sigue hablando por
medios de su Palabra. Cuando escuchamos su voz, descubrimos cosas acerca
de nosotros que nadie más puede ver.
Caleb mantuvo sus oídos abiertos a las órdenes de Dios. ¿Cómo lo sé? Porque
al enterarse que los israelitas se pusieron en marcha para entrar a la Tierra
Prometida, estuvo entre los primeros para servir. Más tarde, cuando llegó el
momento de distribuir la tierra y recibir lo que le había sido prometido, dio un
paso al frente, y dijo:

“Ya han pasado cuarenta y cinco años desde que el SEÑOR hizo la
promesa por medio de Moisés, mientras Israel peregrinaba por el desierto;
aquí estoy este día con mis ochenta y cinco años: ¡el SEÑOR me ha
mantenido con vida! Y todavía mantengo la misma fortaleza que tenía el
día en que Moisés me envió. Para la batalla tengo las mismas energías
que tenía entonces.
Dame, pues, la región montañosa que el SEÑOR me prometió en esa
ocasión. Desde ese día, tú bien sabes que los anaquitas habitan allí, y que
sus ciudades son enormes y fortificadas. Sin embargo, con la ayuda del
SEÑOR los expulsaré de ese territorio, tal como él ha prometido”
Josue 14:10- 12

¿Tiene usted la misma actitud de Caleb? Debe tomar la decisión de ser


optimista, seguir aprendiendo, amando, riendo, olvidando, mirando, trabajando,
apoyándose en Dios y escuchando.
El Señor le dio a Caleb un sueño. ¿Se mantendría centrado y motivado, o
dejaría que su corazón estuviera agobiado con las preocupaciones de la vida?