Sei sulla pagina 1di 5

2.2.

RELACIÓN DEL DERECHO INDIVIDUAL DEL TRABAJO

Nuestra realidad laboral nos muestra diariamente el fenómeno legal de la


contratación laboral de manera individual, en todas las esferas de la
dinámica laboral y el mercado del trabajo formal o informal, en ese sentido
el contrato de trabajo individual, es un contrato, por su naturaleza
especialísimo por que involucra a la persona misma, como trabajador que
vende su fuerza de trabajo físico o mental a otro a cambio de un salario, es
importante reflexionar sobre el mismo debido a que el trabajador como
sujeto de la relación laboral, está dispuesto a subordinarse a otra personal
que es la parte contratante y disponer su tiempo bajo dependencia de su
contratante, que es el que le da las órdenes por tiempo laboral legal y
determinado.

2.2.1¿QUE ES UN CONTRATO INDIVIDUAL DE TRABAJO?

El contrato de trabajo siempre será considerado como el acuerdo expreso o


tácito de voluntades a través del cual se crean obligaciones y deberes entre
las partes, es decir el trabajador y el empleador, los mismos que están
amparados por las normas legales en el ámbito laboral.

Sin embargo a ello de acuerdo al Art. 6 del D.R.L.G.T., el contrato de trabajo


puede ser o no, ley entre las parte, dependiendo de las características del
contrato. Será ley entre las partes, cuando sus clausulas no impliquen
renuncia del trabajador a derechos que le son reconocidos en disposiciones
legales laborales vigentes. No será ley entre partes, cuando el contrato se
elabora contraviniendo las normas laborales, que son de orden público,
imperativas y están por encima de la voluntad de las partes.

Ya que el Art. 6 del D.R. L.G.T establece “El contrato Individual de trabajo
constituye la ley de las partes, a reserva de que sus clausulas no impliquen
una renuncia del trabajador a cualquier de los derechos que le son
reconocidos por las disposiciones legales y por los contratos colectivos…”.,
por otra parte el Art. 5 del D.R.L.G.T. dice “El contrato individual de trabajo
es aquel en virtud del cual una o más personas se obligan a prestar sus
servicios manuales o intelectuales a otra u otras.”

En este sentido el Art. 5 de la L.G.T. establece “ que el contrato de Trabajo


es individual o colectivo, según que se pacte entre un patrono o grupo de
patronos y un empleado u obrero, o entre un patrono o asociación de
patronos y un sindicato, federación o confederación de sindicatos de
trabajadores”. Por tanto cualquiera que sea su forma o denominación, el
contrato individual será aquel por el cual una persona se obliga a prestar a
otra un trabajo personal subordinado, mediante el pago de un salario.

Al final como concepto entenderemos que un contrato individual de trabajo


es una relación personalizada (individual) entre un individuo que entrega su
fuerza de trabajo a otra u otras a cambio del pago de una determinada
cantidad de dinero. La denominación de individual del contrato se refiere a
la posición del trabajador que es uno en la relación laboral.
2.2.2. ELEMENTOS DEL CONTRATO INDIVIDUAL.-

Según las definiciones precedentes determinaremos que, los elementos del


Contrato Individual de Trabajo son:
 Un acuerdo de las dos voluntades, esto es del trabajador y del
empleador. Por eso se dice que es un convenio.
 La prestación voluntaria por parte del trabajador de sus servicios
lícitos y personales directamente al empleador, que es lo que
usualmente se denomina objeto del contrato.
 La dependencia, que es la obligación del trabajador de respetar las
normas administrativas, reglamentarias, técnicas y económicas que
tiene el empleador para que el trabajador cumpla los servicios a los
que está obligado.
 Estas normas deben siempre ser dictadas de acuerdo a la ley, esto es
no pueden mandar cosas que la ley prohíbe o lesionar derechos que la
ley otorga a los trabajadores. Por ejemplo: horario de trabajo. o La
remuneración, sueldo, joma) o salario, nombres que reciben los pagos
en dinero del empleador y que a cambio de sus servicios recibe el
trabajador. Esta remuneración, en ningún caso, podrá ser menor al
salario mínimo vital (general o sectorial).

2.2.3 CONTRATO DE TRABAJO INDIVIDUAL VERBAL Y ESCRITO


En el espíritu de nuestra legislación laboral El Art. 6 de la L.G.T., establece
que “El contrato de trabajo puede celebrarse verbalmente o por escrito y su
existencia se acreditara por todos los medios legales de prueba…”.
A la luz de la norma está claro que el contrato de trabajo puede celebrarse
verbalmente o por escrito, condicionada a la voluntad de las partes, es decir
al mero consentimiento de las partes y las obligaciones asumidas son
exigibles a partir del mismo, sin embargo a ello el Contrato escrito es
recomendable para darle mayor valor probatorio, incluso el Art. 22 de la
L.G.T. y el Art. 14 de su decreto reglamentario, expresa que para alcanzar
eficacia jurídica deberá ser refrendado por la autoridad del trabajo o la
administrativa, debiendo suscribirse en papel común de acuerdo al Art. 15
del D.R. “ Los contratos de trabajo se suscribirán en papel común, quedando
exentos del uso de timbres, por tratarse de servicio social…”

2.2.4 CLASIFICACION DE LOS CONTRATOS DE TRABAJO INDIVIDUAL.


La Ley General del Trabajo, establece varias modalidades o formas que
puede adoptar el Contrato Individual de Trabajo. La primera gran
clasificación que se debe hacer es que el contrato puede ser expreso (ya sea
verbal o escrito)
Que sea expreso un contrato es que ambas partes, es decir trabajador y
empleador, acuerdan las condiciones del trabajo y, a veces para dar mayor
valor probatorio, las ponen por escrito.
Que sea tácito implica que un trabajador desarrolla una actividad o servicio
para otra, la cual sin decirlo expresamente acepta con su actitud de no
negarse, a que ese trabajo se realice.
Sobre la clasificación hay que señalar que siempre -como cosa fundamental-
se debe buscar que el contrato sea expreso y por escrito.
Según la duración del contrato, Art. 12 de la L.G.T.; puede ser a prueba,
por tiempo fijo, por tiempo indefinido, ocasional, condicional, eventual, por
obra o servicio. D.L. Nº 16187 del 16 de febrero de 1979.
Según la forma de la remuneración, puede ser a sueldo, a jornal, en
participación o mixto.
Según la forma de ejecutar la tarea, puede ser por obra cierta, por tarea o a
destajo.
Contrato por Tiempo Fijo, Es aquel en el que las partes se ponen de acuerdo
en el tiempo de duración del mismo. La ley exige que para la celebración de
un contrato de trabajo, debe señalarse su duración.
Cuando en el Contrato de trabajo no se ha fijado el tiempo de duración,
estamos ante un contrato indefinido.
Contrato eventual, Es el que se celebra para tareas que no son habituales,
es decir extraordinarias,
a) Según la Forma de Pago
Ya vimos que, por la forma de pago, los contratos de trabajo se dividen en: a
sueldo, jornales, participación y mixto.
A Sueldo o Jornal, Son aquellos en los que la remuneración se paga por una
unidad de tiempo de servicios del trabajador: una semana, una quincena,
un mes.
A más del típico contrato de remuneración mixta que se determina. El
contrato que establece el pago de un salario fijo o básico, más un destajo;
esto es, la remuneración adicional por las piezas o trozos, según la
modalidad de la industria o negocio.
Por ejemplo: un trabajador de una empresa de limpieza de ropa percibe un
salario básico y, adicionalmente, percibe una suma de dinero por cada
camisa planchada.
El pago igualmente de un salario básico fijo más el denominado "incentivo",
que puede calcularse a través de un porcentaje del precio de costo del
producto o tomando en cuenta un mínimo de producción por encima de la
cual percibe dicho adicional en la remuneración.
Los salarios fijos o básicos en ningún caso podrán ser inferiores al salario
mínimo nacional
b) Según la Forma de Ejecutar el Trabajo
Por Obra Cierta
El contrato es por Obra Cierta, cuando el trabajador toma a su cargo la
ejecución de una labor determinada por una remuneración que comprende la
totalidad de la misma, sin tomar en consideración el tiempo que se invierta
en ejecutarla
c) Por Tarea
En el contrato por Tarea, el trabajador se compromete a ejecutar una
determinada cantidad de obra o trabajo en la jornada o en un período de
timpa previamente establecido. Se entiende concluida la jornada o período
de tiempo, por el hecho de cumplirse la tarea.
d) A Destajo
En el contrato a Destajo, el trabajo se realiza por piezas, trozos, medidas de
superficie, en general, por unidades de obra y la remuneración se pacta
para cada una de ellas, sin tomar en cuenta el tiempo invertido en la labor.
En este tipo de contratos los trabajadores tienen un conjunto de derechos
de los cuales los más importantes son: Remuneración por horas
suplementarias y extraordinarias
En efecto, en el trabajo a destajo se tomarán en cuenta por el recargo de la
remuneración las unidades de obra ejecutadas durante las horas
excedentes de las ocho obligatorias; en tal caso, se aumentará la
remuneración.
2.2.5 CONTRATO INDIVIDUAL DE TRABAJO POR TIEMPO INDEFINIDO.-
Es el tipo de contrato individual preferida por la Ley, debido a que la esencia
de la ley laboral es la estabilidad laboral (D.S. 28699 del 1ro de mayo de
2006), es decir que todo trabajador tenga estabilidad y permanencia en su
fuente laboral.

El distintivo de este tipo de contrato es que supuestamente se celebra por


toda la vida útil del trabajador, por lo que se subsume, que el mismo da
mayor certeza, seguridad y compromiso del trabajador. Está claro que la
única fuente de ingresos del trabajador es su salario, que es la base de su
economía familiar y de la subsistencia del mismo, comprendiendo que
constitucionalmente que el trabajo remunerado es un derecho fundamental
de la persona, acompañado del principio de estabilidad, así como el de la
primacía de la realidad.

En el contrato de trabajo por tiempo indefinido se sabe cuando se inicia,


pero no se sabe cuando se acabara, porque no tiene plazo de conclusión, ni
fecha de extinción, por lo que el Art. 82 del C.P.T. indica que “Todo contrato
de trabajo se presume por tiempo indefinido, salvo que se pruebe lo
contrario”, es decir que se presume que el contrato es por tiempo indefinido.

2.2.6 CLAUSULAS MINIMAS DEL CONTRATO DE TRABAJO.-


Todo contrato de trabajo debe contener por lo menos las cláusulas que la ley
estima como mínimas. Las cláusulas mínimas u obligatorias son aquellas
que tienen por objeto proporcionar certeza y seguridad jurídica a la relación
laboral, ya que en la medida que las partes conozcan con precisión las
estipulaciones que los rigen, sabrán en forma clara y precisa los derechos
que les asisten y las obligaciones a que se encuentran sometidos. En otras
palabras, el contrato de trabajo establecerá el ámbito en el cual se
desenvolverán las partes. A continuación se indican estas cláusulas
mínimas:
1. Lugar y fecha del contrato;
2. Individualización de las partes con indicación de las generales de Ley
nacionalidad y fechas de nacimiento e ingreso del trabajador;
3. Determinación de la naturaleza de los servicios y del lugar o ciudad en
que hayan de prestarse;
4. Monto, forma y período de pago de la remuneración acordada;
5. Duración y distribución de la jornada de trabajo, salvo que en la empresa
existiere el sistema de trabajo por turno, caso en el cual se estará a lo
dispuesto en el reglamento interno;
6. Plazo del contrato, y
7. Otros pactos acordados por las partes.
De esta forma, en materia laboral las partes no tienen plena libertad para
incorporar cualquier cláusula en el contrato, toda vez que por una parte se
regula un contenido mínimo para todo contrato de trabajo y se otorga
libertad para incorporar otros acuerdos de las partes. Sin embargo, dicho
espacio de libertad que se entrega para que opere la autonomía de la
voluntad de las partes tiene un límite. En efecto, toda cláusula contraria a la
ley laboral no puede ser incorporada al contrato, y tienen este carácter todas
aquellas que implican o significan una renuncia a los derechos que otorgan
las leyes laborales al trabajador, como es el caso de renunciar a la
gratificación, acordar una jornada de trabajo superior a la legal, etc.
La ley al exigir las cláusulas mínimas en el contrato de trabajo persigue dar
seguridad o certeza jurídica a las partes, ya que conocerán las condiciones
en que se realizará la prestación de servicios.
Más allá de los aspectos formales relativos al lugar y fecha que se escritura
el contrato y la individualización de las partes, las cláusulas que dicen
relación con la naturaleza de los servicios o función que se conviene, la
remuneración, la jornada laboral y la duración del contrato merecen especial
atención. El contrato de trabajo puede modificarse, por regla general,
cuando existe acuerdo previo entre trabajador y empleador.
Finalmente, la norma legal establece que el trabajador tiene el derecho de
reclamar ante la Inspección del Trabajo respectiva, a efecto de que ésta se
pronuncie si el empleador dio cumplimiento copulativo a las exigencias que
impone la norma legal citada, reclamo que debe ser interpuesto de manera
personal.