Sei sulla pagina 1di 20

1

Instituto Evangélico de Teología


Nivel: Diplomado en Teología
Asignatura: Hermenéutica
Docente: David Villalón Martínez
Año lectivo: Primer Semestre 2019

MÉTODO NARRATIVO

I. GÉNERO NARRATIVO:

DEFINICIÓN:

 Modalidad discursiva que se utiliza para contar una historia, acontecimiento


y hechos que le suceden a un personaje en un tiempo o espacio determinado.

 La narración se mezcla con otras modalidades discursivas como: la


descripción y el diálogo.

 Mundo real – Mundo creado:

 La literatura es una creación artística y no una imitación o copia de la


realidad. Los elementos reales aparecen transfigurados.

 En nuestro mundo encontramos personas, acciones, espacio y tiempo.


En cambio, el mundo narrado es creado por medio del lenguaje, en un
mundo ficticio inventado o imaginado.

SITUACIÓN COMUNICATIVA

NARRADOR-----MUNDO NARRADO-----LECTOR

EMISOR-----------MENSAJE------------------RECEPTOR

NARRADOR: Es el intermediario entre el mundo narrado y el


lector.
2

MENSAJE: El mensaje está constituido por el mundo narrado, la


realidad representada o el mundo representado.

AUTOR Y NARRADOR:

 El autor es el creador de una obra.

 El creador o escritor selecciona y organiza todos los factores que


intervienen en el relato.

 Entre estos factores está en narrador o ente ficticio que se hace cargo
del relato.

 El narrador no envejece, no muere y sólo existe dentro del relato.

 Es actualizado en cada lectura.

 El narrador como ente ficticio establece una relación con un lector


ficticio, incorporado en el relato.

 El lector ficticio está incorporado en el relato. Es el destinatario y


participa en lo que el narrador cuenta.

OBRA NARRATIVA

PROCEDIMIENTOS TECNICOS

Narrador Mundo Lector


Ficticio Ficticio Ficticio

Personajes
Acontecimientos
Espacio-tiempo
3

EL NARRADOR ES UN ENTE IMAGINARIO

QUE RELATA UN MUNDO IMAGINARIO

A UN LECTOR IMAGINARIO

ELEMENTOS DE LA NARRACIÓN
Elementos que intervienen en la creación de una obra narrativa:

NARRADOR

ESPACIO PERSONAJES

TIEMPO AMBIENTE

ARGUMENTO O ASUNTO

1. EL NARRADOR:

 Ya vimos que el elemento distintivo del género narrativo es la presencia de


un narrador como emisor. Este se encarga de relatar la historia, presentar a
los personajes y explicar las circunstancias en que se desarrollan los hechos.

 El narrador puede usar tres técnicas para comunicar:

 Centrarse en la descripción de los personajes, el paisaje, los objetos,


etc.

 Relatar los hechos dándole un ritmo a la historia.

 Dejar que los personajes hablen mediante un diálogo, que se


expresen directamente.
4

 La narración puede tener uno o varios puntos de vista durante su desarrollo.


Él o los narradores pueden estar en:

Primera persona Tercera persona

Segunda persona

 Primera persona: Participa de los hechos, los verbos están en


primera persona. El narrador suele ser el protagonista, aunque
también puede tratarse de un personaje secundario o de un mero
testigo que sin participar en la acción, sabe lo ocurrido. Generalmente
este tipo de obras tiene forma de diario de vida, novela autobiográfica
o epistolar (mediante cartas).

o Por ejemplo:

 “Vine a Comala porque me dijeron que aquí vivía mi padre, un tal


Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a
verlo cuando ella muriera”.

(Pero Páramo, del mexicano Juan Rulfo).

 Segunda persona: Es poco frecuente. En este caso el narrador se


dirige a otros o a sí mismo.

o Por ejemplo:

 “Duermes, sin soñar, hasta que el chorro de luz de despierte, a las


seis de la mañana, porque ese techo de vidrios no posee cortinas.
Te cubres los ojos con la almohada y tratas de volver a dormir…”.

(Aura, del mexicano Carlos Fuentes)

 Tercera persona: Narra algo de lo que no forma parte, es decir relata


lo que le sucede a otros. Se identifica por los verbos en tercera
persona.

o Por ejemplo:
5

 “Menudeando el paso y saltando sobre los obstáculos que hallaba


en su camino, la Nela se dirigió a su casa que está detrás de los
talleres de maquinaria…”.

(Marianela, del español Benito Pérez Galdós)

2. LOS PERSONAJES:

 Entes de ficción (en la Biblia también reales) creados por el autor que
participan en los acontecimientos de la historia.

 Según gradación jerárquica se clasifican en:

 Principales o protagonistas.

 Secundarios.

3. EL ESPACIO:

 Lugar en la que transcurre la acción del relato, presentado por un narrador y


a veces por un personaje.

 Es el entorno donde sucede la historia. Puede ser una ciudad, una habitación
o la cabeza de un personaje. Y puede ocurrir en más de una parte a la vez,
como en historia de dos ciudades de Charles Dickens.

 Clasificación:

 Físico: Lugar donde suceden los acontecimientos. Puede ser abierto o


cerrado.

 Psicológico: Atmosfera espiritual que envuelve a los personajes y a la


acción. Ej.: ambiente de tristeza.

 Social: entorno cultural, histórico, económico, social, etc. donde se


desarrollan los hechos.
6

II. METODOLOGÍA

1. Título:

 El título es la palabra o frase breve que encabeza un texto y que apunta el


contenido o asunto.

 Elementos de análisis para la exégesis:

 ¿Qué sugiere1 el título?


 Sintaxis: organización gramatical.
 Polisemia: Diversas interpretaciones posibles del título.
 Anclaje externo: Relación con el universo exterior al texto (es decir, con
el contexto de la narración).
 ¿Cómo se relaciona con el resto del relato?
 Anclaje interno (la manera como se engarza =une): Alusión a elementos
del relato.

2. Inicio:

 El inicio indica cuando sucede la historia, quién es el personaje principal y el


lugar donde suceden los hechos y cuándo suceden. Se suele encontrar la
presentación de los personajes que intervienen en el relato, así como el
tiempo y el lugar en que ocurren los hechos.

 Elementos de análisis para la exegesis:

 ¿Cuál es la función del inicio?: ¿cuándo ocurre la acción? ¿dónde?


¿lugar, pueblo, país, región? Nombra a los personajes.
 ¿Existe relación entre el inicio y el final?

3. Autor:

 “Autor real”: El “autor real” es la persona que ha compuesto el relato. Es el


personaje responsable de la escritura del relato. Ejem.: Lucas y Mateo en
carne y hueso.

 “Autor implícito”: El “autor” implícito designa la imagen de autor (con su


cultura, su temperamento, sus tendencias, su fe, etc.) que el texto engendra
progresivamente en el curso de la lectura. Es la idea que el lector se hace
del autor a partir de lo que dice.

 Elementos de análisis para la exegesis:

1
Sugerir: 1) Proponer o aconsejar algo; 2) Evocar algo o hacer pensar en ello.
7

 Nombre al autor real según la postura tradicional y la de la ciencia


bíblica.

 Describa al autor implícito según información entregada por el autor


real en el relato.

4. Narrador:

 Es el encargado de contar los hechos a los lectores.

 Podemos encontrar varias clases de narrador:

 Si el narrador forma parte del relato puede ser:

o Narrador protagonista: Narra en primera persona y cuenta sus propias


vivencias.

o Narrador testigo: Narra en tercera persona los acontecimientos que


les ocurren a otros personajes.

 Si el narrador no forma parte del relato:

o Narrador omnisciente: Es un narrador que lo sabe todo sobre los


personajes: lo que sienten, lo que piensan, lo que van a hacer.

o Narrador objetivo: Es un narrador que se limita a contar lo que ve en


ese momento.

 Elementos de análisis para la exégesis:

 ¿Desde qué perspectiva (temporal, espacial, ideológica) se narra?


 Sintaxis: Persona y tiempo gramatical.
 Distancia: Grado de omnisciencia y participación.
 Perspectiva: Interna o externa a la acción.
 Focalización: Que se menciona, qué omite.
 Tono: Intimista, irónico, épico, nostálgico, etc.

5. Lector:

 “Lector real”: Se llama “lector real” toda persona que tiene acceso al texto,
desde los primeros destinatarios que lo han leído o escuchado leer hasta los
lectores o auditores de hoy.
8

 “Lector implícito”:

 Por “lector implícito” se entiende aquel que el texto presupone y


produce, que es capaz de efectuar las operaciones mentales y afectivas
requeridas para entrar en el mundo del relato, y de responder del modo
pretendido por el autor real a través del autor implícito.

 El narrador como ente ficticio establece una relación con un lector ficticio,
incorporado en el relato. El lector ficticio está incorporado en el relato. Es
el destinatario y participa en lo que narrador cuenta.

 Es aquél al que el relato va haciendo progresivamente competente, apto


para adherirse a la perspectiva adoptada por el autor.

 En el transcurso del acto de leer, a partir de lo que es la pura presencia


del texto, percibimos lagunas o ausencias. El narrador puede no darnos
todos los datos para comprender a un personaje, puede omitir incluso la
situación decisiva para el desarrollo de la intriga, puede describirnos
escenarios de forma incompleta, etc. Todas estas ausencias, vacíos,
blancos, lagunas o indeterminaciones, que pertenecen al texto pues son
elementos constitutivos del mismo, componen el espectro de la noción
de lector implícito, junto con aquellas otras técnicas
de narración o escritura que exigen una determinada forma de
decodificación (la ironía, por ejemplo).

 En otras palabras, el escritor escribe para un lector imaginario que puede


coincidir -o no- con el lector real. Pero está ahí, y se encarga de alimentar
las expectativas del junta letras.

 Elementos de análisis para la exegesis:

 Describir al “lector implícito”. Las lagunas del texto.


9

6. Personajes:

 Son aquellos seres que participan en los acontecimientos de la historia


narrada.

 Figura que desempeña un papel en la intriga. Algunos personajes son


grupos, son personajes colectivos, otros actúan individualmente. Alrededor
del personaje o de los personajes principales, el relato presenta a personajes
intermediarios o secundarios. El personaje-grupo conserva una función
invariable durante el desarrollo de la historia.

 El personaje plano: se resume en un solo rasgo de carácter.

 El personaje redondo: es una figura que presenta varios rasgos de


carácter, puede ser un protagonista dentro de un relato.

 Según la importancia que tengan en el relato, podemos encontrar diferentes


tipos de personajes.

 Clasificación de los personajes:

o Principales: Son aquellos que tienen un peso importante dentro del


relato.
10

o Protagonista: Su forma de actuar es la que conduce a la narración y la


hace evolucionar.

o Antagonista: Su forma de actuar se opone a los intereses del personaje


protagonista.

o Secundarios: Son aquellos que tienen menos peso en los


acontecimientos que suceden en el relato.

o Aliados: Son aquellos que ayudan al personaje protagonista a


conseguir sus objetivos.

o Oponentes: Son aquellos que hacen lo posible para que el protagonista


no consiga sus objetivos.

 Elementos de análisis para la exégesis:

 ¿Quiénes son los personajes?


 Personajes planos
 Protagonista: Personaje focalizador de la atención.
 Conflicto interior: Contradicción entre pensamientos y acciones.
 Conflicto exterior: oposición entre personajes.
 Dimensión psicológica: Evolución moral del protagonista.

7. Espacio:

 Es el lugar donde transcurren los acontecimientos del relato. Este elemento


puede influir en las reacciones de los personajes o darnos información sobre
su forma de ser.

 La acción puede ocurrir en varios espacios:

 Espacios abiertos: un bosque, una ciudad, una calle en particular, etc.

 Espacios cerrados: una casa, un colegio, etc.

 Elementos de análisis para la exégesis:

 ¿Dónde transcurre la historia?


 Determinación: Grado de precisión del espacio físico.
 ¿Qué importancia tiene el espacio y los objetos?
 Desplazamientos: Significación en el desarrollo narrativo.
11

8. Tiempo:

 Expresa el orden en que transcurre la acción y la duración de la misma.

 Se distingue entre:

 Tiempo de narrar: Es el tiempo empleado efectivamente por el narrador


para contar los acontecimientos descritos en el relato. Concretamente, se
trata del tiempo necesario para narrar (o leer) un relato y sus diferentes
partes. Se mide en palabras, líneas, versículos, párrafos, páginas,
capítulos, etc. Un narrador dedica un tiempo más o menos largo en la
descripción de algunos acontecimientos en función de la importancia que
les concede.

 Tiempo narrado: Es la duración supuesta o real de los acontecimientos


descritos en el relato. Esta duración se mide en minutos, horas, días,
semanas, meses, años. Este tiempo es invariable, mientras que el tiempo
de narrar puede variar según las elecciones y las estrategias del narrador.

 Ejemplo:

o Cuando se dice en Génesis 29,20 que “Jacob sirvió siete años para
(desposar) a Raquel, pero que le parecieron días, porque amaba a
Raquel”, la duración del tiempo narrado es siete años, la del tiempo
de narrar es de once palabras en hebreo.

 Elementos de análisis para la exégesis:

 Mencione el tiempo de narrar y el tiempo narrado.

9. Lenguaje:

 Aquí se analiza cómo es el lenguaje de la narración.

 Elementos de análisis para la exégesis:

 Figuras retóricas: Ironía, metáfora, metonimia, etc.


 Relaciones: repeticiones, contradicciones.

10. Género:

 Elementos de análisis para la exégesis:

 ¿Cuál es el género literario al que pertenece el texto?


 Forma literaria: mito, leyenda, saga, cuento.
12

 Modalidades: trágica, melodramática -moralizante, irónica, etc.

11. Intertextualidad:

 Es el sentido de un texto a la luz de otros textos, dentro de una misma


cosmovisión (es el correspondiente lingüístico de “analogía de la fe).

 ¿Qué relaciones intertextuales existen en el texto?

 Estrategias: citación, alusión, pastiche (plagio: tomar elementos de la obra


de un autor y combinarlos), parodia (imitación burlesca), simulacro
(imitación, falsificación).

12. Análisis estructural:

 Análisis de las estructuras presentes en el Plano manifiesto del Texto.

 Quiasmo
 Estructura concéntrica

13. Identificación de las claúsulas en secuencias narrativas

 Ruptura sintáctica:

 Se caracteriza por realizar una especie de paréntesis en la secuencia


narrativa, con el propósito de entregarle al lector mayores detalles de los
personajes y del ambiente. En el caso de la narrativa hebrea se utilizan
dos maneras para señalar tales rupturas: los discursos y las llamadas
cláusulas disyuntivas.

 Clausulas disyuntivas: Por lo general en la narrativa bíblica del AT,


una frase parte usando mucho los verbos, los que frecuentemente son
conjugados en tiempos pretéritos, para dar una idea de tiempo pasado
y concluido. Sin embargo, de improviso surgen otras formas verbales,
generalmente tiempos pluscuamperfectos que describen acciones que
anteceden a las acciones descritas por los verbos pretéritos. También a
veces, aparecen formas verbales en futuro. Debido al imprevisto
surgimiento de un nuevo tiempo verbal, la secuencia narrativa principal
queda interrumpida. Esta es la razón por la cual se le llaman clausulas
disyuntivas.

o El objetivo de la cláusula disyuntiva es proveer al lector de una


información adicional (un paréntesis) necesario para la dinámica del
relato. Aunque no forman parte de la secuencia narrativa principal,
las oraciones disyuntivas sí contribuyen a la narrativa, pues proveen
13

una información valiosa en determinados puntos del relato. Sin estas


cláusulas disyuntivas el relato no se comprendería totalmente.

 Discursos: Por otro lado, el discurso es un elemento importante en la


dinámica de la narrativa hebrea, pues éstos también interrumpen la
secuencia lógica de la narrativa hebrea, para proporcionar alguna
información mediante la voz de los personajes; información que a
menudo tiene relación con las intenciones o propósitos del personaje,
sus anhelos, sus frustraciones, es decir sus emociones. El discurso, por
lo general, aparece al principio de un nuevo relato, y en el momento en
que el discurso surge primero es digno de atención especial. Cuando el
discurso aparece es muy útil hacerse las siguientes preguntas: ¿Por qué
habrá decidido el redactor emplear el discurso en lugar de la narración
en éste o en aquel bloque narrativo?

14. Delimitación del Texto Bíblico:

 Es importante, antes de iniciar cualquier tipo de metodología en los textos,


hacer una correcta “delimitación” de los mismos textos bíblicos. Es decir,
saber si el texto que se está leyendo es parte o no de un contexto mayor, si
el mismo texto termina o continúa más allá de la lectura seleccionada. El texto
se delimita con la ayuda de la “crítica literaria”, fijando claramente el
comienzo y el final de la unidad y estableciendo eventuales divisiones
internas.

 Ejemplo:

 Usemos como referencia Génesis 11:1-9 –La ciudad y la Torre:

o Aunque este texto pertenece a una narrativa más larga, esta


narración forma en sí misma una unidad literaria completa, según
los indicios externos:

 Génesis 10:32, como texto anterior, constituye la conclusión de la


llamada “tabla de los pueblos”.

 Y 11:10, como texto posterior, es otra narración diferente que


describe el principio de la genealogía de Sem.

o Por lo tanto, observando lo que le antecede y le precede al texto,


podemos concluir que el texto (perícopa) de Gn. 11:1-9 es una unidad
literaria completa; es decir no depende para su comprensión cabal
de lo que está antes, ni de lo que viene después.
14

a. El principio y el fin de un texto:

 Todas las historias narrativas se componen, siempre, de tres pasos


lógicos:

 Un principio:

 Un desarrollo

 Un fin

 Para una mejor comprensión se analizará el principio y el fin juntos y


luego el desarrollo del relato:

 El principio: se caracteriza por la exposición de lo que se llama el


“problema narrativo”, es decir ¿cuál es el problema que manifiesta el
relato? Define el problema o conflicto a desarrollarse.

 El final: describe la forma en que el mismo problema se resuelve.

 Ejemplo:

 En el ejemplo del relato de la “Torre de Babel”, comienza por describir a


una tierra unida por un solo idioma y el establecimiento de todos los seres
humanos en un mismo lugar (vs. 1-2), el que finalmente termina con el
esparcimiento de todos sobre la faz de la tierra, a través de la acción de
Dios que confunde el lenguaje (vs. 7-9).

 El relato se mueve de la presencia de la unidad de toda la tierra a la falta


de unidad de la misma.

b. El desarrollo del relato:

 Para seguir el desarrollo del relato desde su comienzo a su final, es necesario


leer el texto varias veces, y observar cómo el problema narrativo definido en
el principio se desarrolla y llega a su conclusión. No se trata de imponer un
orden narrativo sobre el texto, sino de discernirlo del mismo.

 En el caso del relato de la “Torre de Babel” se puede observar que después


de afirmar la unidad de la humanidad y de su establecimiento en medio de la
planicie de Sinar (vs. 1-2 El Principio), el texto nos informa de los planes del
hombre de hacer ladrillos (v.3). Después, a través de verbos impersonales
(no tienen un sujeto explícito: “vamos”, “edifiquémonos”, “hagámonos”,
“fuéremos esparcidos”), se nos informa de su decisión de construir una
ciudad y una torre para hacerse un nombre y nos ser esparcidos sobre la faz
de la tierra (v.4). Se rompe el desarrollo de la narrativa con un discurso,
15

cambiándose en el v.5 de un plural impersonal a un singular con sujeto


explícito: Dios. Y se da a conocer el propósito del descenso de Dios: ver la
obra de los hombres (v.5). Notando la unidad de su propósito el Señor no
les permite seguir con dicho proyecto confundiendo su lenguaje (vs. 6-7).
Cuando Dios les esparció sobre la faz de la tierra dejaron de edificar la ciudad
(v.8).

 Al seguir el desarrollo del texto se descubren algunos temas importantes:

 La unidad de toda la tierra.


 El deseo de mantener dicha unidad (fijarse bien en los verbos que
expresan voluntad, deseos –llamados verbos ortativos).
 El descenso de Dios.
 La confusión del lenguaje.
 El esparcimiento sobre toda la tierra.
 El nombre de la ciudad.
 Se observan dos protagonistas: los hijos de Adán y Dios.

 Comprender el desarrollo de la narración es tomar conciencia de todo el


proceso de acciones y actitudes que se relata hasta antes de llegar a su
resolución final.

c. Criterios para delimitar un texto:

 Se trata de verificar donde nace y termina un texto. En el relato se encuentran


indicadores narrativos que nos ayudan a constatar el inicio y el final del
mismo.

 Hay cuatro factores a tomar en cuenta para dividir un texto:

 Función de tiempo: ¿Cuál es la indicación de tiempo que está dando el


texto? Ejemplo: “Después de esto”.

 Función de lugar: El cambio de lugar probablemente indica cambio de


acción.

 Cambio de personajes

 Cambio de tema

d. Dos clases de composición de las historias narrativas:

 Estructura quinaria de 5 pasos:


16

 Situación inicial (o exposición): circunstancias de la acción (marco,


personajes); llegado el caso, se señala una carencia (enfermedad,
dificultad, ignorancia) cuyo intento de supresión mostrará el relato.

 Nudo: elemento desencadenante del relato, que introduce la tensión


narrativa (desequilibrio en el estado inicial o complicación en la
búsqueda).

 Acción transformadora: resultado de la búsqueda, que cambia la


situación inicial: la acción transformadora se sitúa en el plano pragmático
(acción) o cognitivo (evaluación).

 Desenlace (o resolución): supresión de la tensión mediante la aplicación


de la acción transformadora al sujeto.

 Situación final: enunciado del nuevo estado adquirido por el sujeto a raíz
de la transformación. Estructuralmente, ese momento corresponde a la
inversión de la situación inicial por supresión de la carencia.

UNA APLICACIÓN: MATEO 8,14-15


El pequeño relato de la curación de la suegra de Pedro (Mt 8,14-15) concreta con
exactitud las cinco etapas del esquema quinario.

1. La situación inicial (o exposición) proporciona al lector: los elementos de


información necesarios para comprender la situación que el relato va a modificar.
Dicha exposición precisa el quién, el qué y (a veces) el cómo.

 «Al llegar Jesús a casa de Pedro» (8,14a).

 La situación inicial está constituida por la llegada de Jesús a casa de Pedro,


hecho que pone a Jesús en contacto con lo que sucede en casa del discípulo.

2. El nudo: constituye el desencadenamiento de la acción. Es en este punto donde,


por lo general, se inicia la tensión dramática. El detonante puede ser el
enunciado de una dificultad, de un conflicto de un incidente, de una traba puesta
a la resolución de un problema.

 «Vio a la suegra de éste en cama, con fiebre» (8,14b).


 La entrada de Jesús resulta problemática por la presencia, en la casa, de una
enferma a la que él ve; se determinan dos variables: el estado de la persona
enferma (acostada y febricitante) y su proximidad social a Pedro (suegra).

3. La acción transformadora: pretende la eliminación de la dificultad, de la


carencia o de la perturbación anunciada por el relato. El dinamismo
17

transformador puede consistir en un acto aislado o en un largo proceso de


cambio. Resulta ya clásico situar allí el quicio del relato.

 «Le tocó la mano, y la fiebre la dejó» (8,15a).

 El gesto terapéutico y su efecto responden a la confrontación de Jesús con


la situación de enfermedad. Ese careo queda transformado por la expulsión
de la fiebre, que abandona a la mujer, y desde ese momento abandona el
lugar donde se encuentra Jesús.

4. El desenlace: es la etapa simétrica del nudo. Enuncia la resolución del problema


anunciado. Describe los efectos de la acción transformadora en las personas
concernidas o la manera en que la situación se restablece en su estado anterior.

 «y (ella) se levantó» (8,15b).

 A la situación de tendida corresponde un levantarse. La mujer pasa de la


fragilidad a la fuerza, del estado de objeto (dependiente) al estado de sujeto
(capaz de movimiento).

5. La situación final: expone el reconocimiento del nuevo estado (tras la


eliminación de la dificultad) o el retomo a la normalidad (tras la desaparición de
la perturbación). Esta etapa, que la tragedia griega denominaba katastrophé,
describe la nueva situación después de que la tensión narrativa introducida por
el relato se ha apaciguado.

 «y (ella) se puso a servirle» (8,15b).

 La situación final sorprende, pero responde al estado inicial (Jesús entra en


la casa). El obstáculo que se interponía entre la mujer y el maestro ha sido
removido por el gesto de curación. Un dato sobre la condición de la mujer
judía en la Palestina del siglo I provoca la sorpresa del lector moderno: servir
a un rabí estaba prohibido a las mujeres; el servicio de la suegra de Pedro
da testimonio de su curación, y atestigua una libertad que le hace transgredir.

 Estructura de 3 pasos:

 Un principio: Se caracteriza por la exposición de lo que se llama “el


problema narrativo” es decir, ¿Cuál es el problema que manifiesta el
relato?

 Un desarrollo: Cómo el problema narrativo definido en el principio se


desarrolla y llega a su conclusión.
18

 Un fin: describe la forma en que el mismo problema se resuelve.

15. El argumento o resumen del texto:

 Consiste en presentar en forma reducida lo que la narrativa relata


detalladamente.

 Aunque reducido, el argumento preservará los aspectos esenciales y utilizará


la secuencia narrativa, la organización y el vocabulario del relato.

 El propósito de este ejercicio es el de guiar de forma clara y exacta lo que el


texto dice, antes de tratar el significado, para que ello se arraigue en todo el
texto y no se pasen por alto aspectos importantes.

 Ejemplo: En Génesis 11:1-9, el argumento lo podríamos identificar como:


 “Los hombres habitaban en un mismo lugar y hablaban una sola lengua
y, como no que rían esparcirse por la faz de la tierra deciden construir una
‘ciudad y una torre’ con ladrillos y mezcla, para tener una referencia que
les guíe, para no obedecer a Dios. Sin embargo, Dios al ver la obra de los
hombres, todos hablando una misma lengua y pensamiento, decide
confundir sus lenguas para que éstos no logren su propósito, obligándoles
así a esparcirse sobre la tierra”.

16. El tema del texto:

 Después de formular el argumento –que incluye todos los detalles básicos –


es posible pasar a la definición del tema del texto, el cual se desprende del
argumento por la sustracción de todos los detalles, menos lo más
fundamental.

 Es preferible escribir lo restante usando el formato sujeto –verbo –complemento


directo para mantener el carácter del texto para no alejarse del mundo del
texto.

 Ejemplo: Génesis 11:1-9

 El tema sería: “Los hombres unidos desobedecieron a Dios para no


esparcirse en la tierra”.

17. La meta del texto:

 El proyecto de significado comienza con la definición de la meta a la luz del


argumento y tema del texto.

 La meta declara en una oración –en un formato similar al tema- lo que el


texto pide que hagan sus lectores u oyentes.
19

 Es importante saber identificar los primeros oyentes y su contexto social,


cosa que no siempre es fácil.

 Ejemplo: Génesis 11:1-9

 “La voluntad de Dios es que los seres humanos habiten toda la tierra,
siendo portadores de su imagen y semejanza”.

18. Estadística: palabras y frases clave:

 Otro elemento que nos permite estudiar las “estructuras manifiestas” de un


texto es la técnica de la “estilística”, la que consiste en hacer un inventario de
los ‘actantes’ mencionados en el mismo texto, contándose las palabras y
frases clave. De esta forma también se puede tomar una apreciación de los
énfasis presentes en el mismo texto.

 En Génesis 1-9 se encuentran las siguientes repeticiones:

Palabra clave Ubicación (versículos) N° veces

-Tierra 1,2,4,8,9 5
-Cielo, descender 4,5,7 3
-Sobre la faz de toda la tierra 4,8,9 3
-Lengua/lenguaje 1,6,7,9 4
-Una lengua 1,6 2
-Confusión de la lengua 7,9 2
-Allí –Planicie de Sinar 2,7,8,9 4
-Hijos de los hombres 5 1
-Acciones de los H. Hombres 2,3,,4ª, 4b 4
-Vamos 3,4, (7) 3
-Edificar 4,5,8 3
-Ciudad 4,5,8 3
-Torre 4,5 2
-Esparcir 4,8,9 3
-Nombre 4,9 2
-Dios (Jehová) 5,6,7,8,9 5
-Confundir 7,9 2
-Verbos ortatorios (voluntad) 3,4,7 3

 La temática elaborada en un texto bíblico, a menudo se señala mediante la


repetición de palabras o frases clave. Luis Alonso Schökel, argumenta que a
través de la repetición de las palabras o frases lo insignificante se vuelve
significativo y que “una palabra clave” es mucho más que una palabra
20

ordinaria. También enfatiza Schökel que la repetición en puntos salientes


establece relaciones que estructura la unidad2.

 De este cuadro estadístico podemos observar que los elementos de mayor


frecuencia son: Tierra (5 veces), Lengua/lenguaje (4veces), Allí –Planicie de
Sinar (4 veces), Dios-Jehová (5 veces), Acción de los Hijos de los Hombres
(5 veces). La estilística nos indica que el tema central se desarrolla en torno
a estos elementos más comunes. Es decir, en torno a la acción de los
hombres, por un lado, y la acción de Dios, por otro lado; cuyo escenario
ocurre entre la “tierra” y el cielo. Ambas acciones son opuestas.

 El estudio de las “estructuras manifiestas” que se observan, a simple vista,


en la superficie del texto, llamado también de “Plano Manifiesto”, permite a la
persona tener un buen dominio de la temática central del texto. Y a este nivel,
incluso, ya podría elaborar un esquema para una predicación centrada en el
texto bíblico.

2
Luis Alonso Schökel, Hermenéutica de la palabra. Interpretación de textos bíblicos. Ed Cristiandad, Madrid,
1977, pp. 97-104.