Sei sulla pagina 1di 2

m

Región c Historia. Elementos sobre cd


O

ordenamiento y equilibrio regional en


Colombia. rJ~i

ORLANDO FALS BORDA, TERCER MUNDO EDITORES/INSTITUTO DE ESTUDIOS


o
u
POLÍTICOS Y RELACIONES INTERNACIONALES, BOGOTA, 1996.

En este nuevo libro, el so­ político-territorial para Co­ parlamentario sobre un tema
ciólogo Fals Borda condensa lombia. La síntesis del trabajo que sigue siendo fundamental
los trabajos que sobre ordena­ está expresada en los mapas de en el país. Entre tanto, más allá
miento y equilibrios regionales la nueva regionalización pro­ de una discutible sugerencia de
en Colombia realizó como par­ puesta, en los que se refrenda regionalización, poco se agrega
te de su gestión como miem­ "lo que todos sabemos y sen­ acerca del buen gobierno.
bro de la Asamblea Constitu­ timos: que Colombia es un país La propuesta es discutible en
yente de 1991. Y digo que de regiones, provincias y tanto a ella se podrían introdu­
condensa porque de la obra de territorios indígenas, caracte­ cir variables no culturales ni
Fals Borda talvez lo más valio­ rizados por la diversidad "sociológicas" que con seguri­
so ha sido su énfasis en lo cultural, étnica y ecológica. dad la modificarían. Fenóme­
regional. Campesinos de los Andes,Acercarnos a esta realidad para nos como las migraciones, la
El hombre y la tierra en Boyacá y comprenderla mejor es con­ aparición de nuevas riquezas
los cuatro volúmenes de la tribuir a solucionar los pro­ locales, la presencia guerrillera
Historia doble de la Costa son blemas que nos afectan como decantada, pueden introducir
trabajos de investigación deta­ pueblo. De allí la importancia cambios en corto plazo que
llada de regiones particulares, de volver los ojos a la cultura e alteren las "constantes cultu­
con los cuales nos ha enseñado historia regionales, y al papel rales" en las que se basa el autor.
acerca de las particularidades de la memoria colectiva..." (pág. Otro tanto puede decirse de los
históricas, sociológicas, antro­ 44). desvanecimientos que se pro­
pológicas y políticas de las En el párrafo anterior se ducen en los márgenes de las
mismas. Pero además Fals Bor­ condensan los puntos claves regiones ideadas, en algunas de
da también ha incursionado en del libro: de una parte, el las cuales se dan claros fenó­
el tema con textos menos reconocimiento de la diversi­ menos diferenciadores. Y, más
sociológicos y más políticos, dad regional, histórica y cul­ aún, la existencia de espacios
como La insurgenría de las pro­ tural del país; de otra, que especialmente complejos que
vincias y los trabajos impulsa­ mediante una nueva regiona­ no necesariamente se amoldan
dos por la organización La lización se podrá organizar un a una distribución regional.
Rosca en la década de los años mejor gobierno. A partir de allí Como ejemplos sólo basta pen­
setentas. Es decir, el tema de lo el autor elabora una propuesta sar en el Urabá, resultado
regional ha sido una preocu­ que, desafortunadamente, se conflictivo de rasgos locales a
pación constante del autor. queda en la primera parte, los que se han superpuesto
ANÁLISIS POLITICO N"27

Ahora Fals Borda recoge porque la basa en la apro­ invasiones y expoliaciones que
parcialmente los trabajos bación y desarrollo de una ley han moldeado un tipo de re­
desarrollados por la Comisión orgánica territorial que no ha gión muy particular; o en el
de Ordenamiento Territorial avanzado en el Congreso desde Chocó, escindido entre lo cul­
que resultó de la Constituyente, el año pasado. Este libro se tural local y las dominaciones
los sistematiza y lanza su dirige también a revivir aquel antioqueña y vallecaucana; o
propuesta de un nuevo arreglo debate y romper el marasmo el Magdalena Medio, crisol

87
también conflictivo de inva­ tal proceso se estrella contra los dos por sus terratenientes y
siones y dominaciones. límites impuestos por la Cons­ caciques locales. No es nada
Por lo anterior, la confi­ titución, entre los cuales está claro que una nueva territo-
guración regional no es una nada menos que la imposi­ rialización pueda modificar
propuesta tan creíble. Aunque bilidad de afectar los actuales sustancialmente esta situación.
sí es cierto que algunos de los departamentos. Otro podría ser el caso de las
rasgos descritos pueden co­ El resultado de una nueva zonas más problemáticas cuya
rroborarse hoy en día, el pro­ política regional, a cuyo debate tragedia ha sido precisamente
blema central está en suponer sin duda este libro invitará, su pérdidad de identidad a
que ellos, además de ser his­ puede ser, menos que un cam­ partir de invasiones expolia­
tóricos, son constantes y no bio radical en nuestra geopo­ doras. En ellas la organización
están sujetos a variaciones lítica, la organización de re­ de mecanismos que impidan la
radicales producidas por el giones de planeación en las que extracción de excedentes no
desarrollo capitalista, la mo­ sea posible concertar esfuerzos reinvertidos en ellas, de manera
vilidad poblacional y la mo­ concretos de manejo territorial, que con tales excedentes se
dernización que experimenta el inversión pública y planes puedan realizar inversiones
país. especiales de desarrollo. para el desarrollo, constituyen
De otra parte, las descrip­ El autor es bien consciente los ejes de una reivindicación
ciones de los ethos regionales no de estas limitaciones y posibi­ de lo local que implicaría
dejan de ser en algunos casos lidades, y lo concreta en su pro­ cambios que tendrían que
iluminadores, pero en otros puesta de que, por el momento, afectar los patrones impuestos
estereotipados e ingenuos, o algunas regiones sean apenas de dominación y expoliación.
francamente racistas, como los RAP (Región como Entidad de Punto aparte merece la or­
de Luis López de Mesa. Ya des­ Planeación). El paso de esta ganización de las ETI (Entida­
de las propuestas de Ruth Be­ forma a la RET (Región como des Territoriales Indígenas). En
nedict sobre estudios del ca­ Entidad Territorial Plena) es ellas sí es clara y urgente la
rácter nacional se aceptan las mucho más problemático. necesidad de concretar formas
enormes complejidades de De otra parte, los elementos de organización sociopolítica
llegar a síntesis verdadera­ propiamente políticos están democráticas de protección de
mente aceptables de tal tipo de apenas esbozados. El supuesto tradiciones culturales y reali­
inventarios de personalidad. de que con la nueva territoria­ dades sociales y económicas
Aún así, el trabajo de Fals lidad se apuntalarían condi­ que, hoy día se encuentran
Borda y la Comisión de Orde­ ciones más democráticas es amenazadas y, en algunos ca­
namiento Territorial es un paso también discutible. La dimen­ sos, al borde de la destrucción.
francamente valioso en el pro­ sión de la dominación clasista
ceso de llegar a configuraciones no puede pasarse por alto: los
ALVARO CAMACHO GUIZADO,
territoriales más acordes con los campesinos del Cesar, como los Sociólogo, Profesor del Instituto
rasgos básicos de las pobla­ de muchas otras zonas, han de Estudios Políticos y Relaciones
ciones respectivas. Es claro que sido tradicionalmente explota­ Internacionales.