Sei sulla pagina 1di 5

 

ARTE PARIETAL: UN BREVE ACERCAMIENTO AL ARTE RUPESTRE SALVADOREÑO 
 
Por Álvaro Sermeño1.  
 
Desde  el  punto  iconográfico  e  iconológico,  las  imágenes  plasmadas  por  los  pobladores 
mesoamericanos, y para el caso de lo que hoy territorialmente comprende el área geográfica de El 
Salvador,  se  encuentran  algunas  manifestaciones  de  lo  que  llamamos  arte  rupestre,  desde  la 
“Cueva de Corinto” en Morazán, “La Pintada” en Cabañas,  “La Calera” en La Palma Chalatenango, 
entre otras que encontramos en el país. 
 
Cabe mencionar que las expresiones del arte “prehistórico” son parte de esa historicidad aún no 
decodificada  entre  las  acciones  de  los  especialistas  en  interpretarla,  lo  cual  dificulta  al  no  tener 
mayor  información  al  respecto.  Tomando  en  cuenta  el  valor  histórico,  así  como  las 
manifestaciones  polisémicas  en  torno  a  las  imágenes,  el  arte  rupestre  en  su  esencia  es  una 
construcción  de  las  mentalidades,  posiblemente  ritualidades,  que  de  alguna  manera  al  ser 
plasmadas, formaban parte de la representación mental del medio, en el cual los seres humanos 
cohabitaban,  no  cabe  duda  que  las  imágenes  plásticamente  plasmadas,    de  alguna  manera,  nos 
revelan  mágicamente,  las  contribuciones    que  hacía  ante  la  materialidad  de  esta  forma  de 
comunicación humana. 
 
En  todo  caso,  es  necesario  decodificar  porqué  se  le  denomina  arte  rupestre  a  esta  forma  de 
comunicación  netamente  humana,  quién  determina  que  esto  es  o  no  es  arte  rupestre, 
petrograbado,  pintura  rupestre,  entre  otros  conceptos,  que  de  alguna  manera  válidos.  Pero,  al 
categorizarlos como arte rupestre, el concepto es muy amplio, ya que en el arte moderno, bajo los 
cánones  del  arte  de  vanguardia,  podríamos  determinar  arte  rupestre  a  una  manifestación 
pictórica, o de petrograbado, que algún artista contemporáneo plasme su obra en algún peñasco, 
roca    o  piedra.  Pero,  sin  embargo,  ésta  categorización,  por  lo  general,  solamente  se  aplica  a  las 
creaciones prehistóricas y no a las contemporáneas,  
 
Esto  es  parte  del  meollo  o    del  problema,  hay  que  premeditar,  e  invitar  a  realizar  un  análisis 
interpretativo de aquella manifestación “artística”, debido si se le puede llamar a su vez arte, bajo 
los  cánones  interpretativos  y  comparativos  desde  la  estética  moderna,  la  cual  está  determinada 
desde  los  valores  culturales  occidentales  euro  céntricos,  que  nacieron  con  la  reforma  religiosas 
desde el periodo del Renacimiento de los Siglos XV y XVI.  Pero de acuerdo a las comparaciones, es 
tan arte  este tipo de manifestación iconográfica como las actuales hechas para ser mostradas en 
una galería de arte moderno  o en un prestigioso museo contemporáneo del arte moderno, por 
tanto,  el  arte  rupestre  forma  parte  de  una  construcción  material  de  la  cultura,  tanto  en  sus 
dimensiones materiales e inmateriales. 
 
Aplicando  las  categorías  de  forma  y  contenido    para  lo  que  denominamos  en  el  arte  rupestre, 
encontramos  que  sus  imágenes  nos  transmiten  sensaciones,  nos  presentan  imágenes  que  de 
alguna  manera  reconocemos  como  tales,  e  interpretamos  de  acuerdo  a  nuestras  capacidades 
mentales  culturales, pese a todo esto no podemos, y nunca realizar un análisis mono sémico de 
                                                            
1
  Antropólogo y artista pintor salvadoreño, miembro de la Asociación Salvadoreña de Trabajadores del Arte 
y la Cultura‐ ASTAC. 
 
dichas imágenes. Esto es parte del reto, ante su manifestación polisémica, a igual que hacemos de 
un cuadro abstraccionista de Kandinsky, expresionista de Marc Chagall, entre otros modernista, no 
dejando fuera a Picasso y  Joan Miró, podríamos decir que el arte rupestre  plasmado en las rocas,  
tendría  un  apartado  muy  especial    dentro  de  la  arqueología  y  de  las  historias  del  arte  en  su 
especialidad interpretativa, no cabe duda que nadie va a confundir un arte plasmado en los muros, 
paredes  de  la  vida  cotidiana  de  la  contemporaneidad  de  cualquier  sitio  dentro  de  una  ciudad  o 
poblado, a lo que llamamos pintura mural, lo cual es diferente a ser llamado un arte rupestre. En 
ese sentido el mural juega un papel funcional, que transmite mensajes a un grueso de la población 
que  tiene  acceso  interpretativo  al  deleitarse  estéticamente  hablando,  a  gozar    decodificando 
dichas imágenes monumentales que el arte mural ofrece. 
 
Pero en el caso del arte rupestre, nuestra población común carece de los conceptos para llamarle  
como  tal,  arte  rupestre,  son  los  especialistas,  el  sector  académico,  la  comunidad  científica, 
estudiantes de arqueología, antropología, artes plásticas, quienes nos enfrascamos en este tipo de 
discusiones.  Pero cuál sería el papel o la funcionalidad del arte rupestre.  
 
En todo caso, sacudiéndonos el misticismo iconológico, las acciones interpretativas de lo que hoy 
vemos o interpretamos posiblemente sean otras del  entorno al significado de las imágenes que 
fueron plasmadas bajo un fin determinado 
 
Desde ese punto de vista el arte rupestre, es un mundo codificado, que de acuerdo a antropólogos 
o comunicólogos como Lévi Strauss, estudioso de la semiótica nos ofrece una acción interpretativa 
al proceso de comunicación artística de lo que es la imagen y el objeto;  entre forma y  contenido. 
Entre lo que se llama imagen para el caso del arte rupestre estaría sujeto a lo plasmado sobre las 
superficie en sí, y que se proyecta cultural mente en las mentalidades de quienes lo plasmaron y 
de quienes hoy las interpretamos, el objeto en sí,  es la imagen plasmada objetualmente hablando,  
la imagen es lo que llega a nuestra mente a través de los sentidos, para el caso visual y táctil. 
 
 
Entrando a un campo interpretativo filosófico de lo que es la comunicación estética, el papel del 
signo  artístico,  es  un  componente  unificado  de  lo  que  hoy  llamamos  signo,  entre  el    juego 
dialéctico  o  dinámico  entre  lo  que  los  semiólogos    o  semióticos  determinan  como  imagen    o 
concepto; ambos,  conforman una unidad dialécticamente hablando proyecta lo que el objeto en 
sí es la imagen materializada o plasmada en una determinada superficie rocosa.  El Objeto en sí,  
es  la  obra  plástica  llamada  arte  rupestre,  tanto  para  pintura  o  grabado  sobre  texturas  rocosas, 
paredes    o  superficies  de  peñascos,  lo  cual  determina  en  las  condiciones  naturales  donde  se 
encuentran.  Por  lo  general,  el  arte  rupestre,  está  determinado  por  su  tratamiento  estilístico, 
materialmente  hablando,  el  uso  frecuente  de  instrumentos  que  permitió  la  creación  de  dichas 
manifestaciones  gráficas  en  las  superficies  de  las  paredes  de  una  caverna  o  cueva,  superficies 
rocosas cercanas a los ríos, lagos o esteros que en todo caso estaban posiblemente atadas a una 
manifestación  espiritual,  de  la  creencia  mítica‐  mística  ritual  y  no  a  una  relación  meramente  
artística  estéticamente hablando.   
 
En torno a las condiciones que se encuentran en nuestro país los diferentes lugares de presencia 
de  arte  rupestre,  encontramos,  que  no  hay  una  política  de  conservación  de  dichos  sitios,  en  los 
cuales el acelerado deterioro “natural”, de los espacios arqueológicos, pero que en ese sentido, el 
Estado no ha garantizado su estudio, preservación y divulgación de los esfuerzos científicos sobre 
esta manifestación artística prehistórica. Cabe decir, que la construcción de políticas estatales en 
torno al cuidado y estudio no ha tenido eco; no obstante, las condiciones en que se encuentran 
dichos sitios, no son las óptimas, y en todo caso se encuentran en total abandono. La población 
pone  su  cuota,  al  ver,  estos  sitios,  como  lugares  para  el  esparcimiento,  y  no  como  lugares  de 
importancia  para  el  reconocimiento  identitario  de  nuestras  huellas  históricas  de  los  primeros 
pobladores que cohabitaron nuestras tierras. 
 
Encontramos testimonios  de los interesados, en preservar estos sitios, desde que dichos lugares 
son  utilizados  para  encender  fuego,  para  cocinar;  desde  alimentos  y  otros  quehaceres.  Lo  cual, 
revela  lo  poco  que  se  ha  hecho  dentro  desde  las  esferas  estatales  para  que  la  población  tome 
conciencia  de  los  valores  simbólicos  e  interpretativos  de  los  sitios  que  presenta  arte  rupestre.  
Parte de esto, es la poca visión gubernamental en políticas científicas académicas, donde el Estado 
está obligado a promover desde las instancias correspondiente su mantenimiento, preservación, 
estudio,  análisis  y  divulgación  del  significado  de  estos  lugares,  pero  que  hay  en  materia  política 
educativas ministerialmente hablando, en las escuelas poco se hace énfasis de la riqueza cultural 
que  presenta  estos  lugares,  además,  se  carece  de  especialistas  para  que  periódicamente  sean 
quienes  impulsen  políticas  de  desarrollo  integral,    en  las  que  considere  la  participación  activa 
ciudadana,  en la toma de conciencia para su preservación y consumo visual adecuado. 
 
Tanto,  en  los  recintos  educativos,  comités  comunales,  Juntas  Directivas,  ADESCOS,  ong´s,  og´s 
Municipalidades, entre otras que tienen un accionar directo en la vida ciudadana, éstas instancias 
correspondientes  deben  de  ser  visitadas  e  involucradas    para  actuar  directamente  en  la 
preservación,  no  cabe  duda  que  el  problema  estructural  es  una  de  las  condiciones  que  cuenta 
nuestra nación ante dicha problemática de preservación. 
 
No  se  ha  hecho  lo  suficiente,  para  su  preservación,  para  esto,    como  lo  han  presentado 
arqueólogos  y  antropólogos  de  otras  latitudes,  como  las  escuelas  mejicanas  entorno  al  papel 
educativo de preservación del arte rupestre nos presentan experiencias similares de destrucción y 
menoscabo al cuido de tan importantes espacios arqueológicos y estéticos. 
 
El  arte  es  una  de  las  manifestaciones  de  la  consciencia  social,  bajo  este  enunciado,  la  acción  de 
preservar para el caso del arte rupestre salvadoreño, es necesario crear políticas de preservación, 
donde todos los sectores involucrados participen para  su divulgación, en nuestr4o país se habla 
como ejemplo a seguir que “Turismo Somos Todos”, pero no se ha invertido en materia económica 
y social para la preservación y estudio de los lugares llamados sitios arqueológicos que presentan 
expresiones de arte rupestre.  Como es el caso de las construcciones de las presas del Cimarrón,  y 
el chaparral, de las cuales deteriorará gran parte de los recursos naturales y que en muchos casos 
terminarán de destruir parte de nuestro patrimonio arqueológico e histórico donde se construyen 
amabas  represas,  como  lo  plantea  Paul  Amaroli,  no  se  han  hecho  los  suficientes  estudios  del 
impacto  de  la  destrucción  de  estos  sitios,  los  cuales  tienen  un  invaluable  valor  histórico, 
arqueológico  y para el caso estético de lo que es el arte  rupestre 
 
Igualmente, cuando se estudia desde el campo estético del arte universal en torno a las cavernas 
del  arte  de  Altamira  en  España  y  Lascaux  en  Francia,  donde  se  le  asigna  bajo  la  terminología  de 
arte  Parietal  al  arte  rupestre,  no  cabe  duda  que  muchos  de  estos  términos,  en  muchos  casos  
tecnicistas,  están relacionados a la investigación científica del arte rupestre parietal.  Por tanto, es 
necesario  impulsar  políticas  estatales  para  su  conservación  y  estudio  inmediato  de  los  sitios 
arqueológicos que presentan arte rupestre en nuestro país El Salvador. 
 
 
Pero regresando a lo expresado por nuestros antepasados prehistóricos, lo que encontramos en 
Corinto,  departamento  de  Morazán,  donde  existe  una  gruta  o  caverna  llamada  "la  Cueva  del 
Espíritu Santo"; en ella se manifiesta  una cantidad considerable de diseños de dibujos y pinturas 
trazadas  y  pintadas  sobre  las  paredes,  esto  demuestra  que    la  región  de  lo  que  hoy  comprende  
nuestro  país  ha  estado  habitado  de  hace  miles  de  años.  Según  los  especialistas,  datan 
aproximadamente  10,000  años,  lo  cual  correspondería    al  periodo  arcaico  llamado    neolítico.  En 
esta  gruta  o  caverna  encontramos  escenas,  que    posiblemente  representan  danzas  rituales,  ritos 
hacia la fertilidad, representaciones pictóricas  de la  caza de venados o ciervos, entre otras, en la 
que  aparecen  figuras  antropomórficas,  las  cuales  se  funden  en  la  superficie  de  las  paredes,  este 
arte  parietal  de  suma  importancia  para  el  estudio  iconoplástico,  en  todo  caso  es  uno  de  los 
antecedentes del mural salvadoreño. 
 
Algunas consideraciones podríamos interpretar que en todo caso, se trata de  la experimentación 
que nuestros ancestros pintores trataban de representar algo, que posiblemente está relacionada 
a  los  ritos    o  cultos  a  la  cosecha  de  alimentos,  posiblemente,    la  intensión  pudo  ser  rituales 
atribuidos  en torno al rito de la fertilidad de  la tierra en su diversas formas de vida.  
 
El  arte  parietal    rupestre  evolucionó  a  la  práctica  muralística  que  pronto  en  el  preriodo 
prehispánico se hizo sentir, desde pinturas rupestre creados en  cavernas de Oxtotitlán, en México, 
atribuidas a la Cultura Olmeca, no cabe duda que la influencia y en lo que hoy es nuestro territorio 
salvadoreño,  el  cual  pertenece    a  la  región  mesoamericana,  nos  vincula  inevitablemente  a 
numerosos ejemplos del arte parietal pintados desde  la antigüedad mesoamericana  que antecede  
al periodo formativo, entre ellos encontramos muchos ejemplos, desde  México, que  nos influenció  
con  murales  tales  como  los  de  Papantla,  Bonampak,    Teotihuacan;    en  Guatemala,  en  la  región 
Maya  como  San  Bartolo,  y  muchos  otros  tanto  de  las  tierras  altas  y  bajas  mayas,      que  se  han 
encontrado y otros muchos que falta por ser descubiertos por la arqueología mesoamericana.  


 La  importancia  del  estudio  sistemático  de  arte  rupestre    salvadoreño  es  un  reto  para  la 
comprensión   identitaria , la conservación de estos espacios, sitios arqueológicos  que pertenecen 
al periodo arcaico o mucho más atrás,  son de suma importancia, las actuales  leyes estatales, no 
las  contempla  como  prioridad,  en  todo  caso,    las  ha  ignorado,    en  ese  rumbo  falta  mucho  por 
reconsiderarlos  en  la  búsqueda  de  una    historia  profunda  para  su  consumo  y    deleite  de  estas 
expresiones estéticas arcaicas  del arte parietal. El Estado Salvadoreño está obligado  en velar por 
su conservación, estudio y divulgación de la importancia científica y artística de estos sitios, aparte  
de  interés  para  su  conservación,  preservación  y  estudio  sistemático  que  es  una  necesidad 
histórica.  
 
Es necesario formar especialistas para su pronta intervención.  Nuestro país carece de laboratorios 
de preservación histórico de los sitios de “las cuevas decoradas”, como hiciera mención  sobre el 
arte rupestre, la investigadora y especialista en la materia la Stéphanie Touron, en la conferencia  
que dictara en La Universidad de El Salvador en coordinación entre la Universidad  y la embajada 
de Francia. En dicha oportunidad,  partió por una breve descripción del equipo de investigación, 
equipos de electro física, panel de herramientas para el trabajo de laboratorio y trabajo de campo 
desde uso de dinamómetro  y demás equipos e instrumentos de laboratorio, uso de LIBS el cual es 
un láser para la restauración de pintura rupestre  para el análisis de laboratorios,  la aplicación de 
láser,  el  cual  es  usado  para  combatir    bacterias    biodegradables,  el  cual  envía  partículas,  analiza 
pigmentos  de  origen  mineral,  análisis  de  microbiología,  de  hongos  y  pigmentos  de 
biomineralización,  análisis  de  bacterias  en  una  superficie  porosa  y  combate  de  cristalización  de 
calcita así como la urgente necesidad  prevenir la erosión de estos materiales. 
 

La  urgente  necesidad  de  la  protección  de  estos  lugares,  que  en  muchos  casos  la  población  que 
llega  a  estos  lugares,  destruye  agrede  o  no  agrede,  cuando  enciende  fogatas,  debajo  de  estas 
pinturas, petrograbados,  dibujos de incisión en la superficie de estos vestigios arcaicos 

Como  lo  menciona    el  arqueólogo  Paul  Amaroli,  “estos  sitios  pertenecen  al  periodo  arcaico,  y 
posiblemente mucho aún más antiguos de los primeros cazadores‐recolectores…” 
 
En  todo  caso  se  necesitan  leyes  que  protejan  nuestro  patrimonio  cultural,  y  en  especial,  sitios  
como los que presentan vestigios de arte parietal rupestre pertenecientes al periodos tan antiguos 
o muchos más, en todo caso queda abierto a todas las carteras de estado, para reivindicar desde la 
acción política medidas de cuido y preservación de estos sitios aún no estudiados a profundidad. 
 
 
Fuentes consultadas: 
 
Amaroli,  Paul “Informe sobre el sitio arqueológico Igualtepeque y las amenazas que 
enfrenta”  Fundación Nacional de Arqueología de El Salvador, FUNDAR, San Salvador, 2006 
 
Andrews, Wyllys V. La Arqueología de Quelepa, El Salvador.  Ministerio de Cultura y 
Comunicaciones, San Salvador. 1986 
 
Barberena, Santiago I.  La Gruta de Corinto. Anales del Museo Nacional “David J. Guzmán”. Tomo 
I. No. 3. Dirección de Publicaciones, Ministerio de Educación, San Salvador. 1950 
 
Cea, Roberto “De la Pintura en El Salvador”. Canoa editores, 1986 
 
Cobos, Rafael “Síntesis de la Arqueología de El Salvador (1850‐1991)”. Colección Antropología e 
Historia No. 21. Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, Dirección General de Publicaciones e 
Impresos. 1994  
 
Coladán, Elisenda  “Pinturas Rupestres e Industrias Líticas Lasqueadas del Oriente de El Salvador. 
La Gruta del Espíritu Santo en Corinto y sus alrededores. Informe Preliminar Inédito presentado a 
CONCULTURA. San Salvador, 1996. 
 
Escamilla R,  Marlon  “Las montañas del norte y sus manifestaciones  gráfico rupestres” Proyecto 
de Arte Rupestre de El Salvador. II Congreso centroamericano de arqueología  en El Salvador, San 
Salvador, 2007. 
 
Jiménez, Tomás Fidias  “Reflexiones Sobre las Inscripciones Rupestres Hundidas en la Aguas del 
Lago de Güija”, El Salvador. XXXIII Congreso Internacional de Americanistas. Tomo II. Editorial 
Antonio Lehmann, San José. 1959