Sei sulla pagina 1di 3

¿Qué es una Falla Geológica?

Una falla es una grieta en la corteza terrestre. Generalmente, las fallas están asociadas con, o
forman, los límites entre las placas tectónicas de la Tierra. En una falla activa, las piezas de la
corteza de la Tierra a lo largo de la falla, se mueven con el transcurrir del tiempo. El movimiento
de estas rocas puede causar terremotos. Las fallas inactivas son aquellas que en algún momento
tuvieron movimiento a lo largo de ellas pero que ya no se desplazan. El tipo de movimiento a lo
largo de una falla depende del tipo de falla.

- Fallas activas e inactivas

Se considera que una falla es activa ya sea cuando ha tenido movimientos históricos, por ejemplo
en los últimos 10.000 años, o bien en su pasado geológico reciente, considerando los últimos
500.000 años. Si bien las fallas que sufren desplazamientos cuando sucede un terremoto son
activas, no todas las fallas activas generan terremotos, algunas son capaces de moverse
asísmicamente, es decir sin que esté asociada a ninguna actividad sísmica (ALI, Keiiti, LEE, William
H. K.).

A pesar de que no hay ninguna definición de falla activa que haya sido universalmente aceptada,
se puede generalizar que: La actividad de una falla estaría definida, en líneas generales, por la
forma en que se acumula el desplazamiento en el tiempo geológico. Una falla activa sería una falla
que acumuló algún desplazamiento en un pasado reciente.

Si bien no hay una regla fija sobre qué escala de tiempo geológico se debe considerar la actividad
de una falla, en particular, el WSSPC (Western States Seismic Policy Council) INSTITUTO NACIONAL
DE PREVENCIÓN SÍSMICA –INPRES- 2 consorcio de científicos estatales y privados del oeste de
EEUU, define tres clases de fallas activas:

1. Falla activa del Holoceno: una falla que se ha movido en los últimos 10.000 años.

2. Falla activa del Cuaternario tardío: una falla que se ha movido en los últimos 130.000 años.

3. Falla activa del Cuaternario: una falla que se ha movido en los últimos 1.600.000 años.

El deslizamiento puede ser repentino en forma de saltos lo que da lugar a sismos, seguido de
periodos de inactividad. Los sismos más grandes han originado desplazamientos verticales del
terreno, que se evidencian en superficie, del orden de los 8 a 12 m. El deslizamiento también
puede darse de manera lenta y continua, solo perceptible después de varios años de mediciones,
realizadas con instrumentos tales como los GPS. Este tipo de fallas son del tipo asísmicas o
reptantes, mientras que las de liberación repentina de energía se caracterizan como fallas
sísmicas.
- Clasificación de fallas de acuerdo a su movimiento

Si bien hay varios tipos de fallas, se puede decir que existen tres tipos de fallas principales, según
sea la dirección del desplazamiento de las rocas que cortan:

Las fallas normales

Se producen en áreas donde las rocas se estan separando (fuerza tractiva), de manera que la
corteza rocosa de un área específica es capaz de ocupar más espacio. Las rocas de un lado de la
falla normal se hunden con respecto a las rocas del otro lado de la falla. Las fallas normales no
crean salientes rocosos. En una falla normal es posible que se pueda caminar sobre un área
expuesta de la falla.

Fallas inversas

Las fallas inversas ocurren en áreas donde las rocas se comprimen unas contra otras (fuerzas de
compresión), de manera que la corteza rocosa de un área ocupe menos espacio. La roca de un
lado de la falla asciende con respecto a la roca del otro lado. En una falla inversa, el área expuesta
de la falla es frecuentemente un saliente. De manera que no se puede caminar sobre ella. Fallas de
empuje son un tipo especial de falla inversa. Ocurren cuando el ángulo de la falla es muy pequeño
Falla de transformación (de desgarre)

El movimiento a lo largo de la grieta de la falla es horizontal, el bloque de roca a un lado de la falla


se mueve en una dirección mientras que el bloque de roca del lado opuesto de la falla se mueve
en dirección opuesta. Las fallas de desgarre no dan orígen a precipicios o fallas escarpadas porque
los bloques de roca no se mueven hacia arriba o abajo en relación al otro.

Sin embargo, las fallas son usualmente más complejas que lo que sugieren estos diagramas. Con
frecuencia el movimiento a lo largo de una falla no ocurre de una sola manera. Una falla puede ser
una combinación de una falla de transformación y una normal o inversa. Para complicar aún más
estas condiciones, con frecuencia las fallas no son sólo una grieta en la roca, sino una variedad de
fracturas originados por movimientos similares de la corteza terrestre. A estas agrupaciones de
fallas se les conoce como zonas de fallas.