Sei sulla pagina 1di 27

Encabezado: DISEÑO DE PROCEDIMIENTO DE DIAGNÓSTICO DE SALUD

APLICADO A LA EMPRESA LABORATORIOS NOVADERMA

Diseño del Procedimiento de Diagnóstico de la Salud aplicado a la empresa Laboratorios


Novaderma
Angie Marcela Ballen Rocha
Ledys Uribe Barrera
Universidad ECCI

Notas del autor

Angie Marcela Ballen Rocha y Ledis Uribe Barrera


Facultad de Posgrados Especialización en Gerencia de la Seguridad y Salud en el Trabajo,
Universidad ECCI
Este proyecto ha sido financiado por los propios alumnos
Contacto: angiemabaro@gmail.com
PROPUESTA DE PROCEDIMIENTO DE DIAGNÓSTICO DE LA SALUD APLICADO A
LA EMPRESA LABORATORIOS NOVADERMA

ANGIE MARCELA BALLEN ROCHA


LEDYS URIBE BARRERA

UNIVERSIDAD ECCI
FACULTAD DE POSGRADOS
ESPECIALIZACIÓN EN GERENCIA DE LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO
BOGOTÁ, 26 DE JUNIO DE 2019
PROPUESTA DE PROCEDIMIENTO DE DIAGNÓSTICO DE LA SALUD APLICADO A
LA EMPRESA LABORATORIOS NOVADERMA

ANGIE MARCELA BALLEN ROCHA


LEDYS URIBE BARRERA

ASESOR: CARLOS LINARES VALENTÍN

UNIVERSIDAD ECCI
FACULTAD DE POSGRADOS
ESPECIALIZACIÓN EN GERENCIA DE LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO
BOGOTÁ, 26 DE JUNIO DE 2019
Problema de investigación

Descripción del problema

En la actualidad, el bienestar del trabajador se relaciona directamente con factores tales como
la productividad y los sistemas de gestión y calidad integral que consideran las condiciones de
salud como una variable de intervención constante por parte de los Sistemas de gestión y
seguridad de las empresas; a estas acciones hoy en día se les conoce como “Retribución
Emocional” El diagnóstico Integral en salud (DIS) es un proceso intencionado y organizado
para identificar, describir, analizar y evaluar un conjunto de indicadores que permitan ponderar,
determinar o inferir características propias del nivel de salud de una comunidad y de los
componentes del sistema de salud, con el fin de proponer acciones viables y factibles para la
solución de los problema en salud.
Actualmente existen diferentes metodologías desarrolladas para la evaluación de las
condiciones de salud, sin embargo no existe una guía o documento como línea de base para el
desarrollo del procedimiento. Adicionalmente la poca especificación del requisito permite la
confusión o dilatación con el procedimiento de evaluaciones médicas de salud. A pesar de que
éstas evaluaciones ocupacionales marcan una pauta para el diagnóstico de salud del trabajador
no integra las diferentes variables como, la relación entre el trabajador y el medio laboral.
Formulación del problema

¿Qué protocolo se puede utilizar para estructurar de forma alineada el diagnóstico de salud a
partir de la identificación de las diferentes herramientas que aportan a las condiciones de salud
de la población analizando las características de la misma, los indicadores y los principales
factores de riesgo en el ambiente que propician las enfermedades laborales en la empresa
Laboratorios Novaderma?

Sistematización

1. ¿Cuáles son las herramientas disponibles para la identificación de riesgos que aplica de
manera más precisa a la empresa Laboratorios Novaderma?
2. ¿Qué evaluaciones se deben aplicar a los trabajadores de Laboratorios Novaderma para
la formulación de diagnóstico en la persona?
3. ¿Qué evaluaciones se deben aplicar a las condiciones del puesto de trabajo o ambiente
laboral de Laboratorios Novaderma para la formulación de diagnóstico en el medio?
4. ¿Con qué periodicidad se deben aplicar las diferentes evaluaciones en la persona y en
el medio?
Objetivo general

Diseñar el procedimiento para el diagnóstico de salud, identificando factores de riesgo a los


cuales están expuestos los trabajadores, para determinar o inferir características propias del
nivel de salud de los trabajadores de la empresa laboratorios Novaderma.

Objetivos específicos

1. Identificar las herramientas disponibles para la identificación de riesgos que aplican a


la empresa, evaluando la matriz de riesgos de la empresa para consolidar el protocolo
de diagnóstico de salud de Laboratorios Novaderma.
2. Identificar las evaluaciones ocupacionales que se deben aplicar a los trabajadores
contempladas en la Resolución 2346 de 2007 para formulación de diagnóstico en la
persona.
3. Identificar las inspecciones o verificaciones al puesto de trabajo o ambiente laboral, con
lista de chequeo mensual para la formulación de diagnóstico en el medio, de Laboratorio
Novaderma.
4. Diseñar una matriz que integre los diferentes diagnóstico en la persona y en el ambiente
, creando el protocolo de diagnóstico de salud para que incluya variables como tiempo,
responsable o profesional apto para la aplicación de Laboratorios Novaderma.
JUSTIFICACIÓN Y DELIMITACIÓN

Justificación

En el Decreto Único Reglamentario de Trabajo en su artículo 2.2.4.6.20. Indicadores que


evalúan la estructura del sistema de gestión de la seguridad y salud en el trabajo SG-SST se
cita textualmente “Para la definición y construcción de los indicadores que evalúan la
estructura, el empleador debe considerar entre otros, los siguientes aspectos: (...) 9. La
existencia de un procedimiento para efectuar el diagnóstico de las condiciones de salud de los
trabajadores para la definición de las prioridades de control e intervención.” A pesar de ser un
requisito legal, no se es más explícito en lo mínimo que debe contener este procedimiento para
el diagnóstico de las condiciones de salud de la población trabajadora.

Estas condiciones de salud se pueden interpretar como el conjunto de variables de condiciones


fisiológicas, psicológicas, socioculturales, ambientales, locativas y demás que determinan el
perfil sociodemográfico y de morbilidad de la población trabajadora. Actualmente existen
diferentes metodologías desarrolladas para la evaluación de las condiciones de salud, sin
embargo, no existe una guía o documento como línea de base para el desarrollo del
procedimiento.

Adicionalmente la poca especificación del requisito permite la confusión o dilatación con el


procedimiento de evaluaciones médicas de salud. A pesar de que estas evaluaciones
ocupacionales marcan una pauta para el diagnóstico de salud del trabajador no integra las
diferentes variables como, la relación entre el trabajador y el medio laboral. El diseño del
procedimiento para el diagnóstico de las condiciones de salud será un aporte sustancial para
una empresa como Laboratorios Novaderma porque será el documento base para el análisis
panorámico que defina las prioridades para el control e intervención del especialista en
Gerencia de Seguridad y Salud en el Trabajo.
Delimitación

La investigación se realizará en el periodo comprendido entre julio de 2019 y enero de 2020


con base en documentación de diferentes metodologías aplicadas y en congruencia con la
legislación colombiana vigente para determinar las evaluaciones ocupacionales que se deben
aplicar a los trabajadores y las condiciones ambientales que se deben valorar en Laboratorios
Novaderma para la formulación de diagnóstico de salud.

Limitaciones

El tiempo, el presupuesto para la investigación, la documentación existente, las bases de datos


disponibles, la innovación del procedimiento integrado pueden ser variables que afecten la
realización de una investigación que logre los resultados esperados o concretos a la necesidad
(aspectos secundarios o terciarios que interfieren).
MARCOS DE REFERENCIA

ESTADO DEL ARTE

MARCO TEÓRICO

Diagnóstico de condiciones de salud.

Resultado del procedimiento sistemático para determinar “el conjunto de variables objetivas de
orden fisiológico, psicológico y sociocultural que determinan el perfil sociodemográfico y de
morbilidad de la población trabajadora” (Decisión 584 de la Comunidad Andina de Naciones,
2004)

Diagnóstico de condiciones de trabajo.

Resultado del procedimiento sistemático para identificar, localizar y valorar “aquellos


elementos, peligros o factores que tienen influencia significativa en la generación de riesgos
para la seguridad y la salud de los trabajadores. Quedan específicamente incluidos en esta
definición:

a) Las características generales de los locales, instalaciones, equipos, productos y demás


útiles existentes en el lugar de trabajo;

b) La naturaleza de los peligros físicos, químicos y biológicos presentes en el ambiente de


trabajo, y sus correspondientes intensidades, concentraciones o niveles de presencia;

c) Los procedimientos para la utilización de los peligros citados en el apartado anterior,


que influyan en la generación de riesgos para los trabajadores; y

d) La organización y ordenamiento de las labores incluidos los factores ergonómicos y


psicosociales” (Decisión 584 de la Comunidad Andina de Naciones, 2004).
Herramientas para el diagnóstico de condiciones de salud

Matriz de riesgos

La Matriz de Riesgos es una herramienta de gestión que permite determinar objetivamente


cuáles son los riesgos relevantes para la seguridad y salud de los trabajadores que enfrenta una
organización. Su elaboración debe ser sencilla y requiere del análisis de las tareas que
desarrollan los trabajadores.
Sirve para analizar el nivel de riesgo presente en los trabajos, comparar por nivel de riesgo
diferentes tareas, proponer acciones concretas para disminuir los riesgos y para estimar el
impacto que estas acciones tendrán sobre el nivel de riesgo de los trabajadores.
Se debe utilizar y actualizar cada vez que se implemente una tarea nueva, cada vez que se
cambie un procedimiento y por lo menos una vez al año como parte de la gestión de seguridad
para asegurar que no ha habido cambios en el nivel de protección de los trabajadores. (RIMAC,
2019)

Evaluación del riesgo.


Proceso para determinar el nivel de riesgo asociado al nivel de probabilidad y el nivel de
consecuencia (GTC 45, 2010)

Valoración de los riesgos.

Proceso de evaluar el(los) riesgo(s) que surge(n) de un(os) peligro(s), teniendo en cuenta la
suficiencia de los controles existentes y de decidir si el(los) riesgo(s) es (son) aceptable(s) o no
(NTC-OHSAS 18001, 2007).

El propósito general de la identificación de los peligros y la valoración de los riesgos en


Seguridad y Salud Ocupacional (S y SO), es entender los peligros que se pueden generar en el
desarrollo de las actividades, con el fin de que la organización pueda establecer los controles
necesarios, al punto de asegurar que cualquier riesgo sea aceptable.
La valoración de los riesgos es la base para la gestión proactiva de S y SO, liderada por la alta
dirección como parte de la gestión integral del riesgo, con la participación y compromiso de
todos los niveles de la organización y otras partes interesadas. Independientemente de la
complejidad de la valoración de los riesgos, ésta debería ser un proceso sistemático que
garantice el cumplimiento de su propósito.

Todos los trabajadores deberían identificar y comunicar a su empleador los peligros asociados
a su actividad laboral. Los empleadores tienen el deber legal de evaluar los riesgos derivados
de estas actividades laborales.

El procedimiento de valoración de riesgos que se describe en esta guía está destinado a ser
utilizado en:

 Situaciones en que los peligros puedan afectar la seguridad o la salud y no haya certeza de
que los controles existentes o planificados sean adecuados, en principio o en la práctica;
 Organizaciones que buscan la mejora continua del Sistema de Gestión del S y SO y el
cumplimiento de los requisitos legales, y
 Situaciones previas a la implementación de cambios en sus procesos e instalaciones.

La metodología utilizada para la valoración de los riesgos debería estructurarse y aplicarse de


tal forma que ayude a la organización a:

 Identificar los peligros asociados a las actividades en el lugar de trabajo y valorar los riesgos
derivados de estos peligros, para poder determinar las medidas de control que se deberían
tomar para establecer y mantener la seguridad y salud de sus trabajadores y otras partes
interesadas;
 Tomar decisiones en cuanto a la selección de maquinaria, materiales, herramientas, métodos,
procedimientos, equipo y organización del trabajo con base en la información recolectada
en la valoración de los riesgos;
 Comprobar si las medidas de control existentes en el lugar de trabajo son efectivas para
reducir los riesgos;
 Priorizar la ejecución de acciones de mejora resultantes del proceso de valoración de los
riesgos, y
 Demostrar a las partes interesadas que se han identificado todos los peligros asociados al
trabajo y que se han dado los criterios para la implementación de las medidas de control
necesarias para proteger la seguridad y la salud de los trabajadores.

Evaluación higiénica.

Medición de los peligros ambientales presentes en el lugar de trabajo para determinar la


exposición ocupacional y riesgo para la salud, en comparación con los valores fijados por la
autoridad competente. (GTC 45, 2010)

Mediciones ambientales

Según la American Industrial Hygienist Assocciation (A.I.H.A.), la Higiene Industrial es la


“Ciencia y arte dedicados al reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores
ambientales o tensiones emanados o provocados por el lugar de trabajo y que pueden ocasionar
enfermedades, destruir la salud y el bienestar o crear algún malestar significativo entre los
trabajadores o los ciudadanos de una comunidad”.

Suele definirse también como una técnica no médica de prevención, que actúa frente a los
contaminantes ambientales derivados del trabajo, al objeto de prevenir las enfermedades
profesionales de los individuos expuestos a ellos. Para conseguir su objetivo la higiene basa sus
actuaciones en:

Reconocimiento de los factores medioambientales que influyen sobre la salud de los


trabajadores, basados en el conocimiento profundo sobre productos (contaminantes), métodos
de trabajo procesos e instalaciones (análisis de condiciones de trabajo) y los efectos que
producen sobre el hombre y su bienestar.
Evaluación de los riesgos a corto y largo plazo, por medio de la objetivación de las condiciones
ambientales y su comparación con los valores límites, necesitando para ello aplicar técnicas de
muestreo y/o medición directa y en su caso el análisis de muestras en el laboratorio, para que
la mayoría de los trabajos expuestos no contraigan una enfermedad profesional.

La evaluación de riesgos higiénicos se aborda por medio de una metodología general común
para los distintos agentes contaminantes a los que pueden estar expuestos los trabajadores, si
bien esta metodología presenta aspectos diferenciales según si se trata de exposiciones a agentes
químicos, físicos o biológicos, sobre todo en ámbitos como la identificación de contaminantes
y los criterios de valoración empleados, y también en lo que concierne a los diversos contenidos
de guías establecidas en cada caso.

Por lo que respecta a la evaluación de los riesgos higiénicos por exposición a agentes químicos
y físicos, es preciso determinar, por un lado, la intensidad de la exposición y, por el otro, el
tiempo de exposición de los trabajadores a estos agentes. La evaluación de esta exposición
requiere el uso de criterios de evaluación que, en el caso de los agentes químicos, son los valores
límites ambientales (VLA)

Agentes contaminantes.

Localización: Especificar dónde se presentan los agentes contaminantes (dónde se originan, por
dónde se propagan y quiénes son todos sus posibles receptores) y en qué momentos de la
jornada laboral se presentan en el lugar de trabajo.

Cuantificación: Determinar la intensidad de las exposiciones mediante el uso de equipos de


toma de muestras o de medición.

Evaluación: En sentido restrictivo, comparar las intensidades de exposición con los criterios de
referencia utilizados en cada caso.

Planificación de la actividad preventiva: Establecer y adoptar, en cada caso, las acciones


necesarias a fin de eliminar o minimizar los riesgos evaluados.
Identificación de riesgos por exposición a agentes físicos

A la hora de trabajar con agentes físicos, es preciso tener en cuenta algunos aspectos que los
diferencian de los agentes químicos y de los biológicos, y que condicionan su tratamiento:

a) La naturaleza de los distintos agentes físicos no es la misma.


b) Es posible que la percepción de la presencia de estos agentes en el lugar de trabajo no sea
tan evidente como la de los agentes químicos, por lo que es primordial identificar las
actividades o sus fuentes generadoras.
c) Las vías de entrada del agente pueden ser varias o, incluso, indeterminadas.
d) La valoración de la exposición para cada tipo de agente físico ha de ser particular. Por lo
tanto, a la hora de identificar, evaluar y proponer medidas preventivas relativas a los agentes
físicos, es necesario prestar atención a estos aspectos a fin de no caer en dinámicas de trabajo
de otros agentes, como los químicos o los biológicos.

Ruido

El ruido puede causar daños a la salud, principalmente a la audición. El sonido se define como
una variación de la presión atmosférica originada por una vibración mecánica, que se
caracteriza por su presión acústica y frecuencia.

A fin de hacer una primera aproximación del nivel sonoro esperado en los lugares de trabajo,
se recomienda lo siguiente:

Consultar el nivel de ruido que producen los equipos y las máquinas, especificado en la
información técnica del fabricante. Consultar bibliografía sobre el nivel sonoro producido por
equipos, máquinas o actividades similares a los existentes.

Identificar la existencia de daños en la capacidad auditiva de los trabajadores que tengan


relación con una posible exposición al ruido en los lugares de trabajo.
Para identificar los puestos de trabajo con riesgo de exposición al ruido, se incluye un
cuestionario con la intención de facilitar dicha tarea. La presencia de ruido en el ambiente de
trabajo puede tener su origen en los siguientes procesos o situaciones:

a. Proceso principal.
b. Procesos auxiliares.
c. Mantenimiento.
d. Manutención.
e. Limpieza.
f. Equipos propios del puesto de trabajo.
g. Instalaciones propias del puesto de trabajo.
h. Otros equipos o instalaciones ajenas al puesto de trabajo, u otros motivos. El paso siguiente
consiste en tomar mediciones del ruido existente en los puestos de trabajo identificados para
poder evaluarlo.

Ambiente térmico

La temperatura en el puesto de trabajo puede dar lugar a dos situaciones que, pese a tener la
misma fuente, determinan el modo de evaluar el riesgo producido por este agente físico y las
medidas preventivas que deben adoptarse. Estas dos situaciones son las siguientes:

a. Las que presentan disconfort térmico, tanto si es por calor como por frío.
b. Las situaciones en las que se sufre estrés térmico, tanto si es por calor como por frío.

La diferencia entre ambas radica en el hecho de que las situaciones de disconfort provocan
incomodidad, malestar y consecuencias leves en los trabajadores, mientras que las situaciones
de estrés térmico representan un riesgo para la salud de los trabajadores, que podrían llegar a
sufrir consecuencias muy graves e irreversibles en períodos de exposición cortos.

La valoración del disconfort térmico pertenece al campo de la ergonomía, y debería valorarse


mediante la norma UNE-EN ISO 7730.96, mientras que la del estrés térmico pertenece al campo
de la higiene industrial, y eso es lo que se trata en los siguientes apartados.
Estrés térmico por calor

Los ámbitos en los que se pueden encontrar situaciones de estrés térmico por calor son variados,
aunque hay actividades en las que esta situación se puede presentar de forma más habitual
debido a las características de los trabajos desempeñados. Por ejemplo:

a. Fundiciones.
b. Inyección de plásticos.
c. Procesos de termo conformado (prensado con calor).
d. Recubrimiento de superficies.
e. Alimentación (fabricación de pan y productos de bollería).
f. Metalurgia.
g. Trabajos en el exterior en la época de verano.

Es preciso tener en cuenta que las situaciones de estrés térmico requieren la combinación de
temperaturas altas (por encima de los 27 ºC) y de actividades intensas.

Factores como una humedad elevada, fuentes de radiación, hornos, estufas e insolación, tanto
en ambientes interiores como exteriores, son altamente penalizadores. En cualquier caso, a fin
de caracterizar y evaluar el posible riesgo de estrés térmico, es necesario tomar medidas
ambientales de campo. De acuerdo con los métodos normalizados existentes, las variables
básicas que se deben considerar son las siguientes:

a. Temperatura seca del aire (ta), en ºC.


b. Temperatura húmeda (th), en ºC.
c. Temperatura de globo (tg), en ºC.
d. Velocidad del aire, en m/s.
e. Asimismo, es necesario cuantificar el aislamiento de la vestimenta (clo) y la actividad física
de los trabajadores (W/m 2, kcal/h).

Estrés térmico por frío


Los ámbitos en los que se pueden encontrar situaciones de estrés térmico por frío son variados,
aunque hay actividades en las que esta situación se puede presentar de forma más habitual
debido a las características de los trabajos desempeñados. Por ejemplo:

a. Industria del frío: trabajos en cámaras frigoríficas.


b. Industria de la alimentación: sector de congelados e industrias cárnicas.
c. Trabajos en muelles de carga y descarga.
d. Trabajos en el exterior en invierno.

Al contrario que para las situaciones de estrés térmico por calor, el estrés térmico por frío
requiere la combinación de temperaturas bajas (por debajo de los 14 ºC) y de actividades de
poca intensidad. Factores como una humedad elevada y corrientes de aire fuertes, tanto en
ambientes interiores como exteriores, son altamente penalizadores.

También se dispone de criterios de evaluación normalizados que utilizan las mismas variables
ya descritas para el estrés por calor.

Radiaciones

Las radiaciones son una forma de propagación de la energía que tiene su origen en los cambios
del nivel energético de átomos o moléculas. Se pueden originar en fuentes naturales o
artificiales. Todos los cuerpos emiten y absorben radiaciones, es decir, las radiaciones
interaccionan con la materia.

Las radiaciones son de naturaleza ondulatoria, con intercambio de materia corpuscular y/o
energía electromagnética; en este último caso, llevan asociados campos electromagnéticos
originados por el movimiento de cargas eléctricas y magnéticas. Se caracterizan por su
frecuencia, el número de ciclos por segundo (en Hz), y la energía o la intensidad, en
electronvoltios (eV). La energía está relacionada con la frecuencia, de modo que, cuanto mayor
es la frecuencia de una onda electromagnética, tanto mayor es su energía. Así se dibuja el
espectro electromagnético, que va desde ondas de frecuencia sumamente baja hasta los rayos
X y gamma, pasando por las radiaciones ópticas.
Para el estudio de las radiaciones según sus efectos biológicos, se distinguen 2 rangos de
radiaciones: ionizantes y no ionizantes, con mecanismos de interacción con los tejidos vivos
muy diferentes.

Las primeras, las ionizantes, por encima de 1.660 THz, son muy energéticas y provocan la
ionización, la fragmentación de los átomos. En este proceso se pueden generar alteraciones en
el material genético (ADN) que pueden originar alteraciones cromosómicas, es decir,
mutaciones e, incluso, la muerte celular, o bien se pueden ocasionar transformaciones en la
estructura química de las moléculas. Así pues, los daños se pueden manifestar en el propio
individuo (de forma inmediata o tras un período de latencia) o en posteriores generaciones.

Las segundas, las no ionizantes, no tienen bastante energía para ionizar la materia, y están
comprendidas en la parte del espectro electromagnético que va desde 0 Hz hasta 300 GHz. La
interacción de estos tipos de radiaciones con el organismo ocasiona efectos distintos en función
de la frecuencia. No obstante, estas radiaciones tienen en común, entre otros efectos, que
inducen corrientes eléctricas a nuestro cuerpo, lo que puede alterar la permeabilidad iónica, y
que producen el calentamiento de la materia, lo que es más evidente cuanto mayor es la energía
y la frecuencia de la radiación. La magnitud de estos efectos y la posible aparición de
enfermedades graves o ciertos tipos de cáncer en la población expuesta es objeto de continuos
estudios y, por lo tanto, es preciso tener una actitud prudente.

El ser humano está rodeado de todo tipo de radiaciones y expuesto a las mismas, en particular,
las no ionizantes. Es posible que la presencia de radiación en el lugar de trabajo no resulte tan
evidente como lo podría ser la presencia de un agente químico o la presencia de ruido, que
pueden ser percibidos (aunque no siempre) de modo sensorial. Luego es importante identificar
los procedimientos o procesos que pueden suponer una fuente de radiaciones, tanto ionizantes
como no ionizantes.

Radiaciones no ionizantes

Clasificación en función de la frecuencia de trabajo:

a) Campos de frecuencia muy baja (0 Hz-30 kHz)


1. Aparatos de diagnóstico por resonancia nuclear magnética.
2. Líneas eléctricas
3. Estaciones transformadoras.
4. Monitores de ordenador.

b) Campos de frecuencia baja (30 kHz-300 MHz)

1. Hornos de inducción.
2. Antenas de radioaficionados.
3. Soldadura.
4. Secadores de pintura.
5. Campos de frecuencia media (300 MHz-300 GHz)
6. Salas de fisioterapia y rehabilitación.
7. Telefonía móvil.
8. Radares.
c) Campos de alta frecuencia (infrarrojo, visible, ultravioleta) (300GHz-1660THz)

1. Aparatos de infrarrojos.
2. Vidrierías.
3. Acererías.
4. Soldadura autógena.
5. Lámparas germicidas.
6. Cabinas de simulación solar.
7. Soldadura por arco.
8. Hornos por arco.

Radiaciones ionizantes

1. Ámbito industrial
2. Producción de energía eléctrica en centrales nucleares.
3. Detección de defectos en soldaduras o grietas en estructuras o edificios.
4. Detectores de metales (aeropuertos, centros penitenciarios, correos).
5. Control de irregularidades en la espesura de materiales como papel, plástico o láminas
metálicas.
6. Detección del nivel de llenado de depósitos.
7. Identificación de trayectorias por medio de trazadores en corrientes hidráulicas, sedimentos,
etc.
8. Estimación de la antigüedad de sustancias y materiales por medio de isótopos radiactivos.
9. Control de insectos nocivos.
10. Esterilización de material quirúrgico, sobre todo el desechable, y también de semillas o
productos alimenticios para prolongar su durabilidad.
11. Transporte y almacenamiento de materiales radiactivos.
12. Actividades que impliquen exposición a radiación cósmica durante la operación de
aeronaves.
13. Ámbito sanitario
14. Radiodiagnóstico. Obtención de imágenes del organismo (rayos X).
15. Análisis clínicos, investigación farmacéutica y científica.
16. Medicina nuclear para estudios de órganos y sustancias del organismo (radiofármacos).
17. Radioterapia. Radiaciones ionizantes con finalidades curativas para la destrucción de tejidos
malignos (rayos X, bombas de cobalto).

Productos químicos:

Un agente químico es cualquier elemento o compuesto químico, por sí solo o mezclado, tal
como se presenta en estado natural o es producido, utilizado o vertido (incluido el vertido como
residuo) en una actividad laboral, se haya elaborado o no de modo intencional y se haya
comercializado o no.

Existen millones de productos químicos, y muchos de ellos son peligrosos para nuestra salud.
Podemos encontrarlos en forma de sustancias simples (Ej. gasolina, cloro, ácido sulfúrico,
amianto, etc.) o mediante mezclas o disoluciones de dos o más sustancias llamados, también,
preparados.
Agente químico peligroso es aquel que puede representar un riesgo para la seguridad y salud
de los trabajadores o para el medio ambiente debido a sus propiedades fisicoquímicas, químicas
o toxicológicas, y a la forma en que se utiliza o se halla presente en el lugar de trabajo . Como
estos agentes en contacto con el organismo pueden ocasionar daños, también se les conoce con
el nombre de productos tóxicos.

Un agente químico es peligroso, no solo por sus propiedades, sino también por la forma en que
se utiliza (polvo, aerosol, líquido…), o por la forma en que se halla presente en el lugar de
trabajo (utilizar agua a temperatura ambiente puede no ser un riesgo pero si se calienta a más
de 100 ºC, resulta peligroso el contacto con el líquido o con el vapor).

Se utiliza el término de agente químico para hacer referencia a la mera presencia, en el medio
laboral, de productos, subproductos, preparados, residuos, sustancias químicas. (Prevencionar,
2016)

Monitoreo biológico.
Evaluación periódica de muestras biológicas (ejemplo sangre, orina, heces, cabellos, leche
materna, entre otros) tomadas a los trabajadores, con el fin de hacer seguimiento a la exposición
a sustancias químicas, a sus metabolitos o a los efectos que éstas producen en los trabajadores.
(GTC 45, 2010)

Vigilancia médica
La vigilancia médica constituye la actividad del programa de salud ocupacional directamente
implicada con el ejercicio clínico del médico y su objetivo está íntimamente relacionado con la
identificación de factores de riesgo y la caracterización de la exposición. Tiene como partes
esenciales el examen médico de ingreso, los exámenes médicos periódicos, el examen médico
posterior a incapacidad y los exámenes médicos de retiro (Tordoir, 1994). Las características
básicas de estos exámenes médicos son:

Examen médico de ingreso


Se realiza a todo trabajador antes de empezar a trabajar en la empresa; sus objetivos mínimos
son:
a) determinar la habilidad física para realizar el trabajo para el cual el candidato fue
seleccionado,
b) identificar las condiciones médicas que pueden hacer más susceptible el trabajador a los
factores de riesgo presentes en el ambiente laboral y
c) establecer una línea de base antes de empezar a laborar que pueda servir para hacer el
posterior seguimiento individual. Como resultado de 38 este examen, el médico debe
indicar si el candidato es apto, no apto o requiere alguna precaución especial o son
necesarias algunas modificaciones en el ambiente laboral para poder desempañar el
trabajo para el cual fue seleccionado (BL, 1994).

Examen médico periódico


Este examen se realiza a cada individuo de acuerdo a un cronograma preestablecido después de
caracterizar el riesgo. Debe asumirse como un método de tamizaje enfocado a la detección de
condiciones potencialmente relacionadas con el trabajo y que pueden o no tener tratamiento
individual, pero que si tienen tratamiento dentro del contexto de la salud pública. Los objetivos
son: detectar la evidencia de absorción de toxinas industriales, detectar precozmente signos o
síntomas de enfermedad, proveer datos que indiquen la necesidad de evaluación de los controles
de higiene ocupacional implementados en la empresa, detectar cambios en la salud de los
trabajadores ocurridos después del examen de ingreso o del anterior examen periódico que
puedan indicar la necesidad de cambios en el proceso o en el lugar de trabajo, detectar patrones
de enfermedad entre los trabajadores que pueden indicar problemas asociados con el trabajo y,
evaluar las conductas saludables de los trabajadores.

Examen médico posterior a incapacidad


Se realiza después de una incapacidad debida a una lesión ocupacional o no ocupacional para
establecer una nueva línea de base que sirva para el seguimiento del individuo; sus objetivos
son los mismos del examen médico de ingreso (Goldman, 1986). 4. Examen médico de egreso:
se debe realizar antes que el trabajador deje la empresa de manera permanente; sus objetivos
son los mismos del examen médico periódico, aunque debe tener especial énfasis en la
detección de factores de riesgo o efectos en la salud que puedan haber contribuido en el egreso.
Otra de las funciones primordiales del médico es la de diagnosticar enfermedades asociadas al
trabajo. La posibilidad de diagnosticar una enfermedad ocupacional exige que el médico tenga
presente la posibilidad de asociar esta con el trabajo, y posteriormente seguir un modelo de
aproximación sistemática. Los pasos del modelo que se deben seguir para hacer el diagnóstico
de una enfermedad ocupacional se basan en la historia ocupacional, que incluye (Baker, 1990):
Encuesta rutinaria: consiste en un listado de preguntas que deben realizarse a todos los
individuos y que sirven como método de tamizaje, estas son: ¿Cuáles ocupaciones ha tenido
hasta la fecha?, ¿ha estado expuesto a químicos, polvos, ruido, radiaciones, temperaturas
extremas u otros factores de riesgo?, ¿existe alguna relación entre sus síntomas y alguna
actividad laboral o extralaboral?, ¿esta pregunta es crucial ya que en general, cuando los
síntomas ceden los fines de semana o durante las vacaciones y aparecen cuando se ingresa
nuevamente al trabajo hacen pensar en la asociación entre el trabajo y los síntomas?, ¿existe
alguna relación entre los cargos y alguna exposición en particular? y, ¿cuáles factores de riesgo
extralaborales (consumo de tabaco, medicamentos, etc.) pueden contribuir con la aparición de
los síntomas?

Fuentes de exposición: para evaluar más íntimamente la relación entre el trabajo y los síntomas,
el médico debe hacer un listado completo de todos los trabajos, anotar los lugares de empleo y
los productos manufacturados, obtener una detallada descripción de las labores realizadas por
el trabajador y, averiguar por enfermedades o síntomas similares en los compañeros de trabajo;
pregunta que puede ser crucial para poder relacionar el trabajo y la enfermedad. (Dou, 1993)

Identificación de los factores de riesgo potencialmente nocivos: en este paso se intenta


identificar el factor de riesgo desencadenante de los síntomas; para esto el médico debe registrar
el nombre genérico de los químicos, o la forma de presentación de los demás factores de riesgo,
describir la forma de manipulación o exposición a los factores de riesgo, describir que medidas
de control existen para evitar la exposición a los factores de riesgo y, considerar las posibles
formas de ingreso del agente al trabajador.

Examen físico: con base en las respuestas de la anamnesis el médico debe poner énfasis en
algunos aparatos o sistemas durante el examen físico. Aunque las enfermedades ocupacionales
pueden afectar cualquier parte del cuerpo, las que han sido categorizadas como prioritarias de
intervención. (Bernard, 1990).

Seguimiento y resolución del problema: para finalizar el médico debe preguntarse si necesita
exámenes paraclínicos o de especialistas adicionales, el método de tratamiento y la necesidad
de seguimiento mediante monitoreo biológico especializado. Como punto final se debe llegar a
un diagnóstico que indique relación con el trabajo, no asociado al trabajo o con sospecha de
relacionarse con el trabajo.

Valoración De Puestos De Trabajo


La Valoración de Puestos de Trabajo permite indicar el valor individual de cada uno de los
puestos dentro la organización, con respecto a los demás. (Pereda Marín y Berrocal Berrocal,
1993)

Este proceso se lleva a cabo a través de determinadas técnicas ponderadas de análisis y síntesis,
previamente realizadas, con las que podemos conseguir el valor relativo que queremos otorgarle
dicho puesto.

Este valor se obtiene tras la evaluación del mismo, porque nos permite saber y obtener las
diferencias que hay entre los puestos de trabajo de una misma organización, ya que cada uno
de ellos tiene una meta diferente y concreta para la consecución de los objetivos. Y por ello, el
valor relativo puede ser diferente.

Una vez analizada cada una de las funciones, responsabilidades y características de cada puesto,
se obtiene el valor relativo de los mismos.

Tras los resultados, nos guiarán para determinar las bases y poder establecer un sistema
equitativo de salarios en la organización.

Por lo tanto, la aplicación de esta valoración puede estar orientada de dos formas:

En primer lugar, a través de la creación de un plan de salarios dentro de la empresa que respete
las diferencias existentes en el contenido de cada puesto de trabajo a la hora de asignar el salario
adecuado a cada trabajador, dando lugar a un plan de salarios que respete la equidad interna
existente.

En segundo lugar mediante la creación de un plan de salarios a nivel sectorial o nacional que
no quebrante las diferencias existentes entre los puestos de un mismo sector. Por lo tanto,
consistiría en crear un plan de salarios que respete la equidad externa.

Con los resultados obtenidos de esta valoración, podremos determinar qué puestos de la
organización necesitan ser redefinidos, de manera que nos permita alcanzar el valor relativo de
forma objetiva. Esto facilitará la aceptación de los trabajadores que puedan verse afectados por
dicha valoración. El proceso re realizará a través de unos métodos que desarrollaremos más
adelante.

La valoración es por tanto, un método que tiene en consideración todo el trabajo realizado
dentro de una organización atribuyéndole ese valor que se convertirá en el peso relativo.

Un factor importante a tener en nuestra valoración es el entorno en el que se desenvuelve cada


organización. Caracterizado por ser flexible y estar en continuo movimiento, el factor entorno
se tendrá en cuenta para determinar qué nos aporta la Valoración de Puestos de trabajo en un
momento determinado del desarrollo de la organización.

Y es que, las exigencias del mercado cada vez se centran más en la polivalencia y flexibilidad
del entorno en el que se desenvuelve la organización.

Debemos tener en cuenta que la valoración afecta al puesto de trabajo, no a la persona que lo
desempeña, por lo que tendrá un valor relativo. No obstante, esos resultados pueden crear un
cambio en la política salarial.

Por tanto, el éxito de una buena valoración de los puestos de trabajo radica en que los salarios
resultantes sean suficientes, que haya equidad entre dichos puestos y que se incorporen, además,
todos los pluses y compensaciones. (Dominguez, 2016)

Marco Legal
1. Decreto Único Reglamentario de Trabajo en su artículo 2.2.4.6.20. Indicadores que
evalúan la estructura del sistema de gestión de la seguridad y salud en el trabajo SG-SST
Artículo 2.2.4.6.12. Documentación.
2. NTC-OHSAS 18001
3. GTC 45
4. Decisión 584 de la Comunidad Andina de Naciones
5. Resolución 2346 de 2007 Por la cual se regula la práctica de evaluaciones médicas
ocupacionales y el manejo y contenido de las historias clínicas ocupacionales
MARCO METODOLÓGICO
REFERENCIAS

Baker, D. (1990). Trastornos relacionados con el Trabajo. Clin North Am.


Bernard, P. (1990). Culificación de laboratorios médicos expuestos a los neurotoxicantes. Clin
Lab Medic.
BL, H. (1994). Evaluaciones previas a la colocación. Atención Primaria.
Decisión 584 de la Comunidad Andina de Naciones. (05 de 2004). Comunidad Andina.
Obtenido de http://www.comunidadandina.org/StaticFiles/DocOf/DEC584.pdf
Dominguez, A. R. (2016). Valoración de los Puestos de Trabajo en la Empresa. Elche:
Universitas Miguel Hernández .
Dou, J. L. (1993). Enfoque al diagnóstico de las enfermedades profesionales . México: Manual
Moderno.
Goldman, R. (1986). Historia de exámen de Salud Ocupacional.
GTC 45. (Diciembre de 2010). Icontec. Obtenido de Guía Técnica Colombiana:
https://idrd.gov.co/sitio/idrd/sites/default/files/imagenes/gtc450.pdf
NTC-OHSAS 18001. (10 de 2007). Icontec. Obtenido de NORMA TÉCNICA NTC-OHSAS
18001: http://www.usbcartagena.edu.co/phocadownload/copaso/4.pdf
Prevencionar. (11 de 2016). prevencionar.com.co. Obtenido de
http://prevencionar.com.co/2016/11/08/mediciones-ambientales/
RIMAC. (07 de 2019). Prevención Laboral Rimac. Obtenido de
http://prevencionlaboralrimac.com/Herramientas/Matriz-riesgo
Tordoir, M. (1994). Conceptos básicos en la gestión de la salud ocupacional de los
trabajadores de pesticidas. Toxicology.