Sei sulla pagina 1di 2

¿Qué valor opueden aportar las infraestructuras?

1 Ninguno. Las operaciones TI, caso de existir, deben pasar inadvertidas

Las plataformas tecnológias deben ser como la electricidad, simplemente debe funcionar para que las aplicaciones que las utilizan puedan funcionar de manera estable y rápida. ¿Qué sentido tiene darles protagonismo?.

Una analogía muy evidente son las grandes infraestructuras, como carreteras, puertos o muelles: por sí mismas no sirven para nada. El sentido de su existencia es que los medios de transporte las utilicen para poder transportar mercancías y personas. A nadie le importa quién las haya construido, qué material se haya utilizado en su construcción, si son elegantes o mostruosaso o que se hayan construido de manera sostenible o no.

Entonces, ¿sí importan?. La evolución de una plataforma sobre la que se sustenta algo tan importnate como el transporte, sí afecta a la calidad de vida en el mundo, y su evolución ha condicionado, y sigue condicionando la evolución de la tecnología en sentido amplio. Las infraestructuras se han adaptado a la tecnología existente o han propiciado la democratización de su uso, desde el uso de materiales resistentes a grandes solicitaciones, en puentes o muelles, hasta la necesidad de crear sistemas de información para gestionar decenas de miles de puntos de información, como el estado de redes de carreteras, pasando por materiales que reduzcan la resistenca a la rodadura en carreteras o sistemas de levitación electromagnética en trenes de muy alta velocidad.

Y las plataformas TI no son una excepción. Aunque la atención de los

usuarios se centra en la velocidad de los procesadores o el tamaño de los discos, la realidad de inteligencia artifical y el uso de los

procesadores gráficos como más adaptados al cálculo que requieren o de los procesadores cuánticos como herramienta sobre la que ejecutar problemas que aún no se sabe cómo cargar, muestran que no es indiferente la forma de evolucionar la tecnología. Del mismo modo, más cerca de la realidad acrtual, no se utilizan la misma plataforma HW y SW para ejecutar sensores IoT, que grandes sistemas empresariales o sistemas autónomos en vehículos sin conductor.

Y saber cómo aprovechar las cualidades de cada plataforma para el uso que requiere nuestro negocio no es una cuestión trivial.

Continuando con la analogía con las infraestrcuturas: una carretera se puede ejecutar bien o mal, y ,de todos modos, en el segundo caso, habrá quien transite por ella y, como consecuencia, se producirán más accidentes, la capacidad de la carretera será menor, y requerirá mayor mantenimiento. Del mismo modo, una misma plataforma HW y SW desplegada y configurada de manera óptima o mejorable, permitirá mayor o menor rendimiento y estabilidad de las aplciaciones sobre las que se ejecuta, y será más o menos difícil y costosa de mantener en función de la calidad de su diseño y ejecución.

Y de esta premisa se concluye lo que viene a continuación

2. Las plataformas se deben explotar de manera local

Históricamente, la administración de los sistemas se ha entendido como las funciones necesarias para asegurar que las infraestruturas hardware y software, como soporte de las aplicaciones que ejecutan, funciona de manera correcta. Esto incluye el hardware y el software que es independiente de la aplicación. Es decir, que el software de sistema operativo y los motores de aplicación y de base de datos sobre los que se ejecutan las aplicaciones, son responsabilidad de los administradores de sistemas, y los desarrolladores, deben crear el software de apicación para ejecutarse sobre esas plataformas.

Todo parece lógico y correcto pero las plataformas hardware y, sobre todo software, como creación humana, obligan a deterinadas reglas de uso y, además, son suceptibles de sufrir errores de diseño. Por tanto, ni ellas mismas ni, sobre todo, las aplicaciones que se ejecutan sobre ellas, son inmunes a un deficiente diseño, instalación o configuración.

Las tendencias recientes de virtualización primero, huiperconvergencia después y nube pública ahora, más que una ayuda para reducción de costes

y agilidad en la provisión, son limitaciones en la libertad de eleccion

de plataformas que, a la postre, facilitan la admisnitración y disminuyen

la posibilidad de errreos de diseño, al reducir las opciones de elegir plataformas y, por tanto, asegurar que más persoans conocen mejor las plataformas existentes.

En el mercado de operaciones IT, siendo estas corrientes de estandarización imparables por lo que implican de calidad y reducción de

costes para los clientes, la única manera de garantizar el éxito frente a la competencia es ser más efectivos en conseguir el máximo aprovechamiento posible de las ventajas de estas plataformas. Para ello es necesario mantener un volumen de operaciones suficiente con este tipo de plataformas, que asegure la generación de conocimiento relevante y la sintetización en buenas prácticas sobre cómo industrializar su operación

y administración. Dichas buenas prácticas se deberán publicar y preparar

para ser utilizadas de manera intuitiva e inmediata por todos los equipos

de Producción de la compañía.

3. Industralizar el manteniniento de una plataforma es innecesario

además, sería fácil Aunque todos dicne lo contrario, la realdiad es que es difícil encontrar una organización que invierta en industrializar, pues los resposanbels de los presupeusots de inversión no lo entienden ni lo enceutnran retador ni entusiasmante. Debe separar la inversión contralda por los repsosnabel

sde negocio de la ivnersión delos departaemntos TIC

4. Los sistemas deben supeditarse a la agilidad en el desarrollo

Totalmente sí, pero las empresas que más han avanzado en el camino han matizado esta simplificación:

-

El objetivo final es agilidad

-

Desarrollo

5.

Las plataformas deben seguir las necesidades del negocio

Sí, pero quienes las impulsan buscan la excelencia y la diferenciación, y el negocio persigue uniformidad y simplicidad, mnop exclencia, por lo que no sólo edben seguir la negiocio