Sei sulla pagina 1di 4

DOCUMENTO 8.

RESUCITADO POR DIOS

Yury Rueda Moreno

INTRODUCCIÓN

La muerte de Jesús tuvo un fuerte impacto en sus seguidores por representar el


abandono de Dios a su más obediente y fiel seguidor por medio de un castigo brutal
e injusto. Después de su ejecución, sus discípulos huyeron a Galilea desolados y
buscando huir del peligro que la muerte de Jesús representa, en ellos se percibe
una crisis radical. Sin embargo, al poco tiempo regresan a Jerusalén en donde se
reúnen en nombre de Jesús, proclamando que Jesús se encuentra vivo y que Dios
lo ha resucitado, a pesar de que el regresar a Jerusalén representa un peligro a su
libertad. “Dios ha resucitado a Jesús de entre los muertos”.

ENUNCIACIÓN DEL PROBLEMA

La problemática de la resurrección de Jesús tiene muchos interrogantes: ¿Qué es


lo que representa este hecho para los seres humanos?, ¿Quién es el protagonista
de este acto?, pues aunque Jesús fue la persona que resucitó, es Dios quien hace
posible esto, ¿En qué consiste la resurrección de Jesús y qué es lo que se entiende
realmente por “resurrección de Jesús”?, ¿Cómo este acto del Cristo resucitado abre
el camino hacia una nueva fe?, ¿Qué es lo que provoca este cambio radical para
que sus discípulos que en un momento huyen a Galilea, regresen proclamando
totalmente convencidos de su resurrección?, ¿Qué experiencia determina la
convicción de los discípulos y cómo entienden ellos esto que les está sucediendo?,
¿Realmente el sepulcro de Jesús quedó vacío?, y finalmente, ¿Jesús realmente
tenía razón o estaban en lo correcto sus ejecutores?, ¿Con quién estaba Dios?.

EXPOSICIÓN DE LA TESIS

La resurrección de Jesús representa algo que supera a todos los humanos, nadie
sabe que sucede en la muerte y menos las consecuencias de ser resucitado por
Dios. Dios ha resucitado a Jesús de entre los muertos, sin embargo, la idea de que
Jesús regresó de entre los muertos, centra la atención a Jesús. La resurrección es
algo que le pasó a Jesús y no es un retorno a la vida biológica en la Tierra. La fe de
los seguidores de Jesús no surge de la nada, debieron haber pasado por un
acontecimiento.

ARGUMENTACIÓN

Creer en la resurrección es condensar la fe, y esa fe transmitirla a los nuevos


creyentes, además, reafirmar su adhesión a Cristo durante la persecución. Aunque
Jesús fue quién resucitó de entre los muertos, es Dios quién en realidad debe tener
el crédito por esto, después de todo la idea de resurrección se abarca con el
“despertar” y el “levantar”, y esto hace referencia a que Dios despertó a Jesús en el
sheol y lo levantó de entre los muertos.

La resurrección de Jesús es un hecho real, y en el caso de los discípulos es una


nueva fe en Cristo, es un hecho que los saca de esta crisis radical que experimentan
después de su muerte y que afirma su adhesión a Jesús y este hecho muestra que
Jesús entra realmente a la “vida” de Dios donde la muerte ya no tiene poder alguno
sobre él, es decir, Jesús no regresa a su vida terrenal donde la muerte sigue siendo
un limitante de su forma humana, es un nuevo vivir para Dios. En el contexto hebreo,
el “cuerpo” no es solo la exterioridad o la parte material de la persona, que se separa
de su parte espiritual, sino el conjunto, es toda la persona como tal, con todo su
mundo de relaciones y vivencias, por lo que imaginar la resurrección de Jesús sin
un cuerpo es impensable, sin embargo, este cuerpo no es físico (de carne y hueso),
sino un cuerpo “glorioso”, no sometido a la mortalidad y que recoge y da plenitud a
su vida en el mundo.

Aunque no es un hecho histórico, algo ocurrió en los discípulos, su fe no se apoya


en los vacíos; la predicación apostólica, entusiasta y audaz, no pudo haber sido
posible si estos no hubiesen tenido un contacto directo con Cristo resucitado, pues
este evento reavivó la fe que tenían en Cristo y abrió sus mentes a una nueva
experiencia de su presencia en ellos. Ellos atribuyen esta experiencia renovadora a
la presencia de Dios, ya que esta revelación solo pudo haber sido posible gracias a
Él. Para la época, la resurrección de los justos entre los muertos para el fin de los
tiempos era un hecho innegable, esto representaba que Dios no había abandonado
a aquellos que lo amaron y fueron devotos y fieles a su obra, por el contrario,
significaba el hacerlos resurgir del polvo y hacerlos brillar como estrellas, y sin duda
alguna, los discípulos de Jesús comparten esta idea. Sin embargo, el hecho de que
alguien resucitara antes de ese tiempo era algo impensable, por lo que lo esperado
era el que Jesús resucitara con los demás, en el final de los tiempos. Su resurrección
significó una “reivindicación” con uno de sus mártires, pues él tuvo una muerte
injusta por su fidelidad a Dios, aunque también la explicación a este hecho está
ligada a la significancia de la persona, Jesús era inmediatamente el hijo de Dios, su
resurrección representa un símbolo de salvación de la humanidad.

La convicción de los discípulos de la resurrección de Jesús es una confianza en


que Dios está haciendo presente a Jesús en sus corazones, él es quien revela la
vida en la persona de Cristo resucitada, hecho que no habían podido percibir
anteriormente. Jesús <<se deja ver>>, este hecho simbólico representa una
comunicación con sus apóstoles de forma en que ellos sienten su presencia
acompañándolos, tal y como Dios se ha manifestado a Abraham o Jacob, esta
manifestación permite a los discípulos entender lo que está sucediendo. Pablo
cuenta que esta experiencia es una gracia, un regalo de Dios bajo la intervención
del resucitado. Este regalo genera en él, la necesidad de reorganizar su vida, es un
encuentro que le permite comprender el misterio de Dios y la vida como una nueva
realidad, el perseguidor pasa a dar las buenas nuevas, es un hombre transformado.
Los relatos de los evangelistas nos llevan a entender el encuentro con Jesús,
probablemente muchos de los acontecimientos que se desarrollan en ellos no se
desarrollan en el orden en el que se encuentran, sin embargo, el verdadero motivo
de estos textos es la manera en que estos hombres y mujeres experimentan de
nuevo a Jesús en sus vidas, su resurrección es un regalo para ellos, significa una
experiencia pacificadora que los reconcilia con Jesús, ellos son conscientes de su
abandono hacia la persona de Jesús, por tanto se sienten tristes por la muerte de
Jesús, pero también por ser conscientes de que lo abandonaron. Al sentirse
redimidos con Jesús, se encargan de regar la buena noticia de su resurrección, su
vida sufre una transformación, son hombres nuevos.
A partir de los años 70, se empezó a creer que Jesús habría dejado su sepulcro
vacío, se cuenta que en el momento en que un grupo de mujeres fue a visitar su
tumba, la encontraron vacía y custodiada por un ángel que les anunciaba que no
debían temer pues Cristo había resucitado, sin embargo, esta versión de los hechos
es de ese año, pues las versiones anteriores no mencionan el abandono del lugar
en donde el se encontraba enterrado, sin embargo, esto no le quita la veracidad al
asunto, ya que es impensable la creación de esta historia solo por darle mayor
veracidad a su resurrección. El sepulcro vacío representaría en realidad la
revelación de que el enviado por Dios hace a las mujeres, pues precisamente son
ellas las protagonistas del relato, y no es una prueba de la resurrección de Jesús,
por lo que creer en la resurrección es un acto de fe, para estas mujeres, en realidad
lo que necesitaban era tener fe en las palabras del ángel, solo el creer en la
verdadera explicación da el entendimiento para entender el sepulcro vacío.

Se creería que Dios al dejar que Jesús fuese llevado directo a su muerte en una
cruz, estaría abandonándolo, dejando a su suerte todo lo que representa: su
mensaje, su proyecto del reino de Dios y sus pretensiones de un mundo nuevo, por
esta razón, su resurrección juega un papel crucial, representa que Dios no
abandonó a Jesús, salió en su defensa, mostrando una victoria sobre la muerte, y
desautorizando a quienes lo condenaron, confirmando la valía de la vida y el
mensaje de Jesús. Sin embargo, esto no significa que le dé la razón a Jesús, solo
representa que ha hecho justicia y no se ha quedado pasivo y en silencio ante esta
situación, aunque las autoridades acabaron con su vida, esto no significa que hasta
ahí llegue su mensaje, por el contrario, le suma valor a su palabra y actuar.

CONCLUSIONES

Creer en la resurrección de Jesús es un acto de fe, quién no tenga la suficiente


capacidad de separar lo histórico y metafórico del hecho, no va a poder entender
que representa este acto de resucitar de entre los muertos. Cabe destacar que es
necesario darle la relevancia suficiente a Dios en el asunto, pues sin su actuar, la
resurrección de Jesús y el resurgimiento de la fe por su presencia en los discípulos,
no hubiese sido posible.