Sei sulla pagina 1di 2

Las Organizaciones según Gareth Morgan

Todas las personas tienen imágenes mentales de las organizaciones en las que
trabajan.

La mecanización toma el mando: Las organizaciones son diseñadas como


máquinas, y se espera que sus empleados se comporten como si fuera piezas de la
misma. Se espera que la gente llegue al trabajo a una hora determinada, que cumpla
un conjunto predeterminado de funciones, descansando a las horas ya señaladas y
luego resuman las tareas realizadas. Enfatiza la jerarquía, procura establecer con
claridad las responsabilidades y quien tiene la autoridad sobre quién.
Este tipo de organizaciones se caracteriza porque permite un funcionamiento regular
y calculado, sin embargo, deshumaniza el trabajo. Las cadenas de comida rápida con
frecuencia se les ve como máquinas.

La naturaleza interviene: se enfoca en la capacidad de supervivencia y adaptación.


Las tareas y las líneas de autoridad pueden cambiar en forma continua, a fin de
permitir que la empresa esté alineada con su entorno. Se señala como puntos fuertes
la flexibilidad y el énfasis en el desarrollo de las competencias humanas, haciéndolos
sentir útiles e importantes dándoles tanta autonomía, responsabilidad y
reconocimiento como fuera posible. Lo que es apropiado para lidiar con entornos
turbulentos y competitivos. Empero, los organismos vivos no tienen la capacidad de
adaptarse en forma indefinida. Los centros académicos y los departamentos creativos
de las agencias de publicidad son ejemplos de organizaciones como organismos vivos.

Hacia la auto organización: las organizaciones como cerebros. Se consigue


combinando los modelos de autoridad y responsabilidad, formando estilos mas
democráticos de dirección. En la forma orgánica se consigue permitiendo diferentes
grados de libertad a los elementos organizacionales.
La inteligencia, el conocimiento y aprendizaje están esparcidos por toda la
organización, como sucede en las instituciones de investigación. Pretende que las
organizaciones sean flexibles, resistentes y con iniciativa. La planificación
corporativa y las estrategias utilizan la metáfora del cerebro.

En la organización holográfica todas las partes, son interdependientes y capaces


de actuar en nombre de cada uno de los otras cuando sea necesario. Además,
crean conectividad y redundancia entre las partes, cruciales para asegurar
flexibilidad a las operaciones. Se crean sistemas a la vez especializados y
generalizados, capaces de reorganizar estructuras internas.
La creación de la realidad social: las organizaciones como Cultura. La cultura
organizacional se crea bajo los elementos como, los valores, las normas y las
creencias. Quienes comparten una cultura interpretan situaciones de la misma
manera, permite entrever otros aspectos, además de los formales y racionales, y
posibilidades de cambios. Acontece en las organizaciones religiosas y en las que
tienen propósitos filantrópicos.

Intereses, conflictos y poder: las organizaciones como sistemas políticos. Esta


puede ser democrática o autocrática, o situarse en algún punto intermedio entre esos
dos extremos. Esa idea muestra a las empresas y a cualquier otro tipo de
organización como coaliciones políticas con objetivos múltiples que deben
compatibilizarse.

Las organizaciones como cálceles psíquicas: Muestra a las organizaciones con


más poder sobre las personas que el real. La gente se limita a cumplir su papel y se
vuelve incapaz de pesar en forma distinta. Las organizaciones y sus miembros llegan
a estar atrapados en falsas suposiciones y un entendimiento imperfecto sobre la
realidad. Si bien crean una forma de ver y sugieren un modo de actuar, también
tienden a crear formas de no ver y eliminan la posibilidad de acciones asociadas con
visiones alternativas del mundo.

La revelación de la lógica del cambio: la organización como cambio y


transformación. Se encuentran en un continuo proceso de cambio e intercambio
con el entorno. Se observa la necesidad de adaptación para la supervivencia, en la
que la influencia entre las organizaciones y el ambiente es recíproca.
La incapacidad de transformación vuelve ineficaz a la organización y la condena a la
extinción.

Instrumento de dominación: Los grandes emprendimientos, como la construcción


de la Muralla China o la Pirámide de Keops, son demostraciones del triunfo de la
técnica y de la habilidad, y también del sacrificio de muchos para la gloria de unos
cuantos. Las organizaciones continúan actualmente con los mismos patrones de
explotación, aunque de una forma más sutil. Tienen el poder y lo utilizan para
beneficiarse, muchas veces ocasionando daños a sus empleados, al ambiente y a la
sociedad.