Sei sulla pagina 1di 2

La Suficiencia de la Escritura: Salmo 19:7-9

Por Dr. Steven J. Lawson


Cuando se acompaña por el ministerio del Espíritu Santo, la Biblia es totalmente capaz de lograr todo
lo que Dios desea hacer en la tierra (Is 55: 10-11). Se ve claramente en el Salmo 19:7-9, donde
encontramos seis descripciones de Su Palabra – "perfecta", "seguro", "rectos", "puro", "limpio",
"verdaderos" – junto con el efectos producidos en el que la recibe – "restaura", "hace sabio",
"alegran", "alumbra", y creando el "temor del Señor" Estos versículos describen la naturaleza
polifacética de la toda suficiente Sagrada Escritura.
Sara Salviender astrofísica ella en planteamiento entonces era claro: “no sabía nada del cristianismo” pero
le parecía hecho para los “débiles y los necios” Más adelante participó en una beca de investigación en la
Universidad de California uniéndose a un grupo que estudiaba el Big Bang. Estudiar el nacimiento del
universo la hizo mella y “empecé a sentir un orden subyacente del universo. Sin saberlo, se despertó en
mí lo que el salmo 19 dice claramente: ‘los cielos cuentan la gloria de Dios; y el firmamento anuncia la
obra de sus manos”.

1. Restauración del Alma


La Escritura es "perfecta" – es decir, entero, completa, y suficiente. El efecto de la Palabra, cuando
se explica y se lleva sobre la vida de uno, se ve en su habilidad sobrenatural “que convierte el alma”
(Salmo 19: 7a). La Escritura es tan poderosa, David escribe, que convierte y transforma toda la
persona interior. Este cambio radical trabaja de adentro hacia fuera, restaurando el hombre en lo más
profundo de su existencia.
2. Instruye al Simple
Las Escrituras se representan como el "testimonio del Señor" (Sal 19: 7b), lo que significa que
contiene el testimonio abierto de Dios al hombre. La Biblia habla francamente, abiertamente, y
directamente. La Palabra es "segura", lo que indica que es absolutamente fiable, confiable, constante,
e inamovible. La Escritura siempre "hace sabio al sencillo." En otras palabras, se proporciona una
visión dada por Dios para aquellos cuya comprensión y juicio aún no han madurado: “Tus
mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos, porque son míos para siempre. Tengo más
discernimiento que todos mis maestros, porque tus testimonios son mi meditación. Entiendo más que
los ancianos, porque tus preceptos he guardado” (Salmo 119: 98-100).
3. Alegran el Corazón
La Palabra es "correcto", lo que significa que da a conocer lo correcto y el camino correcto a tomar
en la vida. Su efecto es que "alegran el corazón", produciendo gran alegría (Salmo 19: 8a). La verdad
bíblica es tan todo suficiente que incluso hace que el corazón temeroso o deprimido se alegre.
Proporciona la verdadera felicidad y satisfacción duradera, que sólo Dios puede dar.
4. Alumbra los Ojos
Estos mandamientos del Señor son "puros", lo que significa que son esclarecedores. Hacen que las
cosas oscuras de la vida vengan a la luz, trayendo realidades eternas en atención. La Escritura da luz
a los que están en la oscuridad acerca de los caminos de Dios. El salmista escribe: " lámpara es a mis
pies Tu palabra y lumbrera a mi camino" (Salmo 119:105). “He escogido el camino de la verdad; he
puesto tus ordenanzas delante de mí.” (Salmo 119: 30). Dios guía a Su pueblo por medio de Su Palabra
que da luz.
5. Permanece Para Siempre
La ley es "limpio", sin ningún tipo de impureza, desprovisto de cualquier defecto. Cada faceta de la
Escritura “permanece para siempre,” lo que significa que es permanente y eterno, perdurable en el
tiempo y las épocas por venir. “Para siempre, oh Señor, tu palabra está firme en los cielos.” (Salmo
119: 89). “Desde hace tiempo he sabido de tus testimonios, que para siempre los has fundado.” (Salmo
119: 152). “La suma de tu palabra es verdad, y cada una de tus justas ordenanzas es eterna.” (Sal 119:
160).
6. Todos Justos
La Escritura es "todos justos", que contiene la revelación de la justicia divina para el hombre y la
justicia a producir en los que la obedecen: “Tu justicia es justicia eterna, y tu ley verdad.” (Salmo
119: 142). La Escritura es justa, habla lo que es justo, y produce lo que es justo.
El Salmo 19 es una imagen clara de la realidad de la suficiencia de las Escrituras. Mostrándonos que
es suficiente para todo lo que necesitamos en esta vida mientras somos conformes a la imagen de
Cristo y crecemos en santidad. En este nuevo año, tome la Palabra de Dios en su mente y corazón y
permita que le transforme desde dentro hacia fuera.