Sei sulla pagina 1di 5

GUTIÉRREZ ARRIETA JUAN ESTEBAN

HERNÁNDEZ GUZMÁN JOHAN SEBASTIÁN

VALDERRAMA MUÑOZ KEVIN YAMID

PRESENTADO A:

LUZ MAIRA ISAZIGA OSPINA

UNIVERSIDAD COOPERATIVA DE COLOMBIA

FACULTAD DE DERECHO

BOGOTA D.C

2019
La civilización romana ha dejado un gran legado en la civilización actual, pues esta es

considerada como la base fundamental de las sociedades occidentales, a partir de ella se

establecieron distintos conceptos que, aun hoy en día, son tomados como referentes para la

construcción de la mayoría de culturas contemporáneas; es por esta razón que, partiendo de

las bases fundamentales de la familia romana, se analizará la evolución que esta ha tenido a

lo largo de la historia en distintos contextos sociales mediante la elaboración de una

comparación entre la familia actual y contemporánea.

Durante el transcurso del presente, se discutirá como la mujer ha pasado de tener un rol

netamente reproductivo, a tener la misma importancia social que posee el hombre a lo largo

del tiempo; así como también se razonara sobre el valor moral que tiene cada miembro de

la familia y como esta ha sido conformada. Como última medida, se planteará la evolución

del concepto de “familia”.

Desde los inicios de roma, la familia era considerada como el núcleo para la constitución de

una sociedad puesto que la familia era vista como pequeñas naciones, con sus normas y

costumbres; en donde la forma de gobierno era el patriarcado. para esto, se procederá a

explicar la estructura familiar romana, según lo descrito por Eugene Petit: “Cada familia

está colocada bajo la autoridad de un jefe paterfamilias.” (Petit, 1910, p. 29). Podemos

observar mediante la anterior cita que el poder político y social recaía netamente en el

hombre, pues este era el jefe de la familia, y por tanto tenía la libertad de decidir sobre el

resto de los integrantes de la familia, incluso sobre su vida o muerte.

Los integrantes de la familia eran todos aquellos que se encontraban bajo el cuidado y

protección del paterfamilias, los cuales eran: la esposa, los hijos, los esclavos, los clientes y

los libertos
La esposa era vista como una menor, es decir, permanecía bajo el cuidado de su padre y, de

su esposo, cuando esta contraía matrimonio. Los hijos tenían una situación jurídica que

poco difería de la de los esclavos, pues los paterfamilias poseían la patria potestas sobre

estos, del mismo modo que con los esclavos. Los libertos eran esclavos liberados por los

paterfamilias mediante su testamento. Los clientes eran ciudadanos libres que contraían un

pacto con otros paterfamilias estableciendo así una relación de apoyo y socorro mutuo.

En cuanto al matrimonio, Carlos Medellín dice que “… es la unión de un hombre y una

mujer en pleno consorcio de vida y comunicación del derecho divino y humano” (Medellin,

2017, p. 66), es por esto que se tenía una concepción casi que idealista sobre la unión

marital; existían dos tipos de matrimonio, el cum manu, mediante el cual el padre de la

esposa renunciaba a la patria potestad sobre su hija para asumirla el esposo; y el sine manu,

mediante el cual el padre, aun si la esposa contrae matrimonio, el padre conserva la patria

potestad sobre esta.

Según Carlos Medellín “la patria potestad es (…) el conjunto de poderes que el jefe de la

familia civil tenía sobre las personas, los bienes los ritos religiosos privados sacra privata,

de sus descendientes legítimos y personas a estos asimiladas, que se hallarán sometidos a

dicha potestad” (Medellin, 2017, p. 62), esta establecía el control y el mandato del

paterfamilia sobre los demás integrantes de la familia.

En la actualidad la familia es un “grupo armónico y solidario, con residencia en común y

funciones reproductivas” (Leal, 2019, p. 188), lo cual deroga la anterior concepción

establecida en roma, a su vez, también se cambia el precepto de que la familia solo puede

ser constituida entre un hombre y una mujer, pues en la actualidad existen diversos tipos de
familias, tales como la nuclear, la extensa, la monoparental, la homoparental, la de padres

separados, etc.

En cuanto al matrimonio, se podría definir como un acto que constituye por el mutuo

acuerdo de las personas; se conciben dos tipos, el civil, que es dictado por las leyes; y el

religioso, que depende la religión que practiquen las personas y las creencias que estas

tengan

Con respecto a la patria potestad, es el conjunto de obligaciones que tiene los padres frente

al hijo menor de edad; dependiendo de la situación, la patria potestad sobre este le será

asignada a los demás familiares de parentesco directo; este puede ser con consanguinidad o

afinidad. Estas obligaciones son repartidas igualitariamente entre las personas que tiene a

su cargo el menor en cuestión

En relación con el rol de la mujer en la familia, esta ha tomado fuerza en la parte social, tan

es así que actualmente poseen iguales derecho y obligaciones que su contraparte (el

hombre), dado de en la antigüedad ésta era tomada en cuenta para fines reproductivos y de

crianza únicamente; no solo en el ámbito familiar, también en el ámbito social, laboral,

educativo y cultural, siendo este el pilar fundamental para la concepción de los distintos

tipos de familia (mencionados anteriormente).

Para concluir, en la antigua Roma se veía la familia más como organización social en el

cual el máximo poder lo tenía el padre de familia, actualmente no se piden tantos requisitos

como en Roma. La participación de la mujer ha tomado más fuerza no solo en el

matrimonio, también fuera de este, a su vez se conservan aun hoy ciertos conceptos

originarios de Roma, tales como patria potestad, parentesco, en cierto grado el concepto de
familia se conserva, pero se le han hecho ciertas modificaciones y estas modificaciones han

ido surgiendo con el paso del tiempo y el contexto social en el que determinada sociedad se

desarrolla.

Bibliografía consultada:

Petit, Eugene (1910): Tratado Elemental de Derecho Romano, Buenos Aires, Abogados

Asociados Editores

Medellín, Carlos (2017): Lecciones de Derecho Romano, Bogotá D.C, Legis

Leal P., Hildebrando (2019): Diccionario jurídico, Bogotá D.C, Leyer