Sei sulla pagina 1di 10

1

EFECTOS BIOENERGETICOS DE LOS MANTRAS SAGRADOS

“Al principio era el verbo y el verbo era Dios”.


“En el principio existía aquel que es la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con
Dios y era Dios.
El estaba en el principio con Dios. Todo fue hecho por El y sin el nada se hizo.”
Evangelio de S. Juan.

La palabra y el sonido tienen cierto poder creador.


Los sonidos sagrados (shabda) son vibraciones dotadas de poderes de transmutación y
todos los seres están dotados de cierto poder “shábdico” que es un poder creativo y de
transformación a través del sonido

Los mantras son determinados sonidos esotéricos ancestrales que al ser pronunciados
repetidamente con un determinado ritmo y entonación tienen la virtud de provocar
diversos efectos energéticos en el practicante tales como la protección, la sanación, la
prosperidad, la purificación y la realización espiritual.
Las vibraciones sutiles producidas por los mantras en el entorno se intensifican por el
poder creativo de la mente que mediante las diversas asociaciones y formaciones
mentales hace cristalizar y materializarse las ideas asociadas a los mantras, de manera
que el acto de recitación acompañado por la visualización despiertan fuerzas creativas
ancestrales latentes del ser humano.
Así también el poder de los símbolos se acrecienta al apoyar su utilización con los
mantras ya que se conjuntan tres fuerzas creadoras, la del propio mantra, la
visualización concreta del practicante y la evocación de una energía espiritual
subyacente en un canal central de practicantes de ese mantra que se ha ido acumulando
a través de los siglos y que dota de más poder a ese mantra concreto.

Efectos energéticos.
La recitación de mantras y sonidos sagrados (dharani), se convierte en una actividad
plenamente consciente y multidimensional que moviliza cuerpo, mente, emociones y
espíritu participando la totalidad de la persona con la energía de la plena conciencia, en
la practica mántrica se repetían los sonidos sagrados de manera que el significado y la
energía de estas iban penetrando en la estructura energética del practicante hasta llevarlo
a un estado alterado de conciencia.
Los efectos energéticos de los mantras y de las oraciones o recitaciones de formulas
devocionales son similares pero conseguidos de manera diferente.
La silabas mántricas carecen de significado y por ello los mantras no favorecen el
pensamiento conceptual, encadenado y relacional característico de la mente.
Al no tener sentido los sonidos y palabras empleados en los mantras no generan un
pensamiento dualista que dificultaría la interiorización y la elevación de la frecuencia
energética de nuestra mente necesaria para traspasar la dimensión física y penetrar en la
dimensión espiritual.
Las oraciones y formulas devocionales si que tiene significados conceptuales que
evocan pensamientos y ponen en funcionamiento el mecanismo dualista de la mente que
dificulta en cierta manera el ascenso hacia las frecuencias unitivas, de disolución y de
comunión.
Frecuentemente la recitación de los mantras va acompañada de visualizaciones de
diferentes deidades arquetípicas cuya misión es la búsqueda de la Unión y la superación
de cualquier dualismo o energía egóica de la mente.
2

En la oración realizamos peticiones que apelan a que recibamos ciertas energías


externas a nosotros y por ello constituyen una modalidad de comunión mística diferente
a la naturalidad de los mantras que permiten a la mente la experimentación directa del
Tao y la unión con lo divino directamente desde el interior del practicante, mientras que
la oración precisa de una fuente de energía externa.
El efecto de los mantras actúa desde nuestro interior despertando poderes latentes de
nuestra mente activándose con su recitación determinadas frecuencias internas que
favorecen un estado contemplativo unitivo libre del dualismo.
Las formulas devocionales y oraciones van dirigidas a atraer hacia el practicante una
energia externa a el, la energia de la dimensión espiritual.
Aunque ambas prácticas tanto el yoga mántrico como el yoga oracional constituyen
un medio de unión con la Energia Universal que nos permiten ascender hasta las
frecuencias de la Comunión la unión con el Tao y la disolución en el WuKi.

El poder del nombre.

El nombre de algo o de alguien tiene influencia sobre la conciencia, de manera que si


nos concentramos en el nombre de un objeto o de una persona se forma su imagen en
nuestra pantalla mental y podemos contactar con ella en la dimensión espiritual y
fundirnos con su energia.
Este poder del sonido lo utilizamos conscientemente en la oración verbalizada y en la
recitación de mantras y cuando invocamos repetidamente el nombre de un Dios, o un
Maestro Ascendido que representan determinadas energías arquetípicas lo hacemos con
la intención de canalizar esas energías hacia nosotros o hacia los demás.
Todos los nombres y sonidos llevan una determinada energía relacionada con los que
representan, de manera que la energía del nombre está unida y fusionada a la energía del
símbolo, de la persona o concepto que representan y al penetrar ese nombre a través del
oído también penetra en nosotros la energía que le acompaña de manera que si estamos
atentos y lo escuchamos desde el espacio de la plena conciencia, más allá del ego y de
las categorías personales, desaparecen los limites y nos fundimos con esa energía
sintiéndola dentro de nosotros y entonces el sonido integrado multidimensionalmente
nos transmuta y hace que esa energía se manifieste en nosotros.
En nuestras prácticas si pronunciamos el nombre de energías arquetípicas como Buda,
Kannon, Jesús, LaoTse con plena conciencia podemos hacer que se manifiesten en
nosotros y sentir en nosotros su verdadera energía.
La recitación del mantra realizada con intención determinada posee un poder shábdico
creador y transmutador que reside más en las energías arquetípicas que atesora el
mantra que en la forma de pronunciarlo.

Integración multidimensional del Yoga mántrico.


La práctica energética con los mantras debe realizarse simultáneamente en las tres
dimensiones existenciales, la física, la mental y la espiritual integrando las tres
facultades: la del cuerpo físico con los mudras, la de la mente con el poder del verbo
hablado y la del espíritu que regresa al origen indiferenciado con la Unidad, con Dios,
con el Tao.

El poder de la recitación y la repetición.


3

La invocación de un nombre sagrado tiene un gran valor energético y desencadenan


determinados poderes y facultades ancestrales de la mente de las que no somos
conscientes.
En chino los mantras se llaman chou y la unión de varias palabras mántricas en una
formula devocional se denomina nienfu.
El Japa es una invocación repetida de un nombre de poder (generalmente el nombre
de Dios o bien de una deidad arquetípica).
Manasa es la repetición mental de un mantra que también nos lleva a su espacio
energético.
El Gayatri es la estrofa principal de los mantras formada por una métrica de 8 silabas.
Nitya, es el mantra que se repite muchas veces.
Vachika es la repetición verbal del mantra.
Uppanshu, es la repetición semiverbal de un mantra.
Chala, es la repetición de un mantra acompañada de movimientos corporales
Achala, es la repetición de un mantra acompañada de movimientos corporales.
Paritta, es un mantra protector.
Om es la mente suprema y el sonido primordial.

El Yidam interno.
Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, macho y hembra los
creó.
Estamos hechos a imagen y semejanza del Creador y dentro de cada uno de nosotros
reside en estado latente una energia potencial divina esperando realizarse, por ello cada
vez que actuamos movidos por el amor y la compasión estamos realizando a Dios en
nosotros.
Solamente en nuestro interior está el poder y el maestro interno que necesitamos y
ninguna energia externa nos va a llevar hacia la iluminación la comunión y la unión con
el Creador.
En las diferentes etapas de nuestro camino de evolución podemos apoyarnos en
diferentes energías arquetípicas personificadas en maestros y deidades para meditar y
adquirir la energía que representan, ese Yidam o deidad interna representa las
necesidades actuales del practicante y es parte de la energia Universal del Creador no
dual, infinita y eterna y podemos trabajar con ellas cuando lo necesitemos para ir
ascendiendo en nuestro crecimiento espiritual.
En el yoga mántrico se utiliza la práctica de la contemplación de estos Yidam internos
o deidades conjuntamente con la recitación verbalizada o mental.
Estos Yidam no son algo externo sino fuerzas internas que personifican diferentes
energías que surgen del origen común del Amor y la compasión convirtiéndose con la
contemplación y la meditación en ellos, en emanaciones de la mente que elevan la
frecuencia de nuestra estructura energética hacia las energías que personifican.
Estas deidades internas tienen dos tipos de mantras:
1. Un mantra bija (raíz o semilla) formado por una sola silaba. Destinados a
activar los chakras encauzando la energia que personifica el Yidam hacia la
imagen mental que el practicante forma en su mente del Yidam.
2. Un mantra principal o del corazón, compuesto por varias silabas, y
llamado así porque su función es llevar la energía hacia el tantien medio (chakra
del corazón) visualizando con la recitación un circulo con las silabas del mantra
alrededor del cuarto chakra del Yidam y del practicante que se funden en un solo
corazón y en una sola energia.
4

3. Los mudras. Son diferentes posiciones de las manos que tienen unos
efectos energéticos determinados y cuya realización puede acompañar a la
recitación y la visualización.
Se visualiza la pantalla mental en azul celeste, limpia de cualquier tipo de
pensamientos, desde el centro de ella surge cada silaba del mantra resplandeciendo en
su color y se va transformando en una flor de loto en cuyo centro está el mantra bija del
Yidam.
Ahora se visualiza en la pantalla mental el mantra completo y cuando lo tengamos
claramente focalizado visualizamos como forma un círculo alrededor del mantra bija.
Visualizamos todo esto en el centro del corazón del Yidam que se funde con el nuestro
y comienzan a salir desde mi tantien medio rayos de energia de diferentes colores en
todas las direcciones.
Finalmente todo se funde en el vacío universal del amor y de la compasión que se
ofrecen en beneficio de todos los seres.

Las iniciaciones.
Para trabajar con los mantras de poder y los Yidam un requisito previo es la
iniciación , ritual mediante el cual el maestro transmite al practicante determinadas
instrucciones para su trabajo energético, así se le hacia participe de una determinada
línea de trabajo y de energia, una línea ancestral energética de todos los maestros que
trabajaron antes que él, otorgándole una sintonización para captar las frecuencias del
canal central de esta línea de practicantes y poder beneficiarse de sus trabajos y
practicas meditativas.
Estas instrucciones concretas y personalizadas también protegían al practicante de un
exceso en sus prácticas previniendo una repentina y descontrolada subida de energia.
Y también daban unas pautas éticas para utilizar estos poderes excluyendo cualquier
tipo de uso egóico o manipulador ya que esto produciría una alteración kármica en el
practicante.
Durante la iniciación se transmitía el wang que era la sintonización y después se
daban unas instrucciones personalizadas loong que incluían el mantra preciso para ese
practicante y el Yidam con el que debía trabajar así como los aspectos que el maestro
considerar necesarios y como eran pautas energéticas de poder totalmente
personalizadas el practicante debía guardar el secreto de todo ello y después de la
iniciación el Maestro realizaba una labor de seguimiento de cada practicante para
asegurarse de que se seguían estas pautas y no se empleaba el yoga mántrico para fines
diferentes de la Iluminación, la Unión con Dios o la disolución en el Wuki.
5

OM MANI PADME HUM.

Quiere decir la Joya en el loto.


Es un mantra de protección.
Es el mantra del dios de la compasión
Avalokitesvara, que en Tíbet se llama Chenrezeig,
en Japón Kannon y en China Kuan yin.
Es conocido como el “mani” y sirve de punto de
apoyo ante las adversidades y para tomar refugio en
las crisis cuando las energías negativas nos invaden.

Avalokitesvara es un espacio energético que


se representa de manera material de diferentes
formas para facilitar la manifestación en
nuestra estructura energética de las frecuencias
de la compasión como el deseo de ver libres del
sufrimiento a todos los seres y personifica en
esas imágenes la energia de la compasión
universal que abarca a todos los seres.
Se representa con cuatro brazos, en dos de
ellas sostiene una joya en la posición de oración
Gasso y en las otras dos elevadas tiene un
rosario que simboliza la oración y una flor de
loto que simboliza la perfección espiritual.

Cuando se representa como Kuan yin o Kannon


suele tener forma femenina y la recitación del mantra
se acompaña de una visualización de las silabas y la
conexión con la energía de la compasión karuna
como el profundo deseo de que todos los seres sean
felices y se vean libres de sufrimientos, trabajando
especialmente con nuestros enemigos y los seres que
nos causen repulsión para incluirlos a todos bajo el
manto amoroso y compasivo de Kuan yin.

En su recitación multidimensional participan la


dimensión física con el habla, la dimensión mental, la
dimensión emocional y la dimensión espiritual
sintonizando con la frecuencia de la compasión
universal. La energia de la compasión karuna está
dentro de cada uno aunque esté enmascarada por el
velo del ego pero la recitación del mani nos hace
sintonizar con ella y con el canal central de energia compasiva que se ha ido generando
6

a lo largo de los siglos por los millones de practicantes que lo han utilizado, que han
dejado una masa de energia subyacente con la que podemos conectarnos para
aprovecharnos de sus beneficios energéticos.

OM: simboliza el origen de todo, la fuente, el Absoluto, el WuKi.


MANI PADME: Quiere decir la Joya en la Flor de loto y simboliza la esencia divina
que todos llevamos dentro y que manifestamos al realizar la acción compasiva.
HUM: Es la realidad ilimitada de la energia divina dentro de la realidad limitada del
ser, el macrocosmos dentro del microcosmos (La Energia Universal del Creador en
nosotros).

1. Practica de sanación con el Mani: sentarte ante una bola de cristal o un recipiente
con agua, mirarla fijamente, poner la música del mantra y recitar el mani, visualizando
la imagen de Kuan yin sintonizando nuestra estructura energética hacia las altas
frecuencias del amor y la compasión hasta que aparezca una flor de loto surgiendo del
cristal o del agua.
Después realizar una acción de gracias reflexionando sobre los beneficios obtenidos
materializados en un aumento en mi capacidad de generar amor y compasión,
consagrando y ofreciendo mi práctica para el beneficio de todos los seres.

2. Practica con las silabas y los colores:

OM Visualizas el color blanco.


MA, Visualizas el color verde.
NI Visualizas el color amarillo.
PAD Visualizas el color azul.
ME Visualizas el color rojo.
HUM Visualizas el color negro.
Según vas recitando las silabas las vas visualizando como girando en el sentido del
reloj alrededor del corazón de Kuan Yin que se transforma en el tuyo a la vez que salen
del cuarto chakra los diferentes rayos con los colores señalados
7

Es un mantra de apoyo compuesto de las silabas de poder


OM, AH y HUM
OM es la silaba inicial de casi todos los mantras y simboliza
el origen de todo, el absoluto, la energia creativa universal
infinitamente expansiva, AH representa una energia fijadora
que se recita después de OM para conservar lo creado por OM y HUM es el poder del
Espíritu Santo manifestado en nosotros que dota de energia vital a lo creado por OM y
AH

Se utiliza para
-bendecir y para las ofrendas al altar.
-purificar la atmósfera antes de emprender un ritual o una meditación;
-trasmutar una ofrenda material en su contrapartida espiritual.
Para utilizarlo se intercalan las ofrendas que queremos hacer entre la silabas del
mantra,
OM………………….AH HUM.

Meditación del Maestro interior.


Respiración silenciosa.
Visualización de tu Yidam.
Visualizar tu pantalla mental como un gran lago azul de aguas tranquilas.
En el centro flota una gran flor blanca de loto.
En sus pétalos visualizamos el mantra Om mani padme hum.
En el centro del loto sentado está tu Yidam, tu maestro interno… ¿Cómo lo sientes?
Visualízalo como el ascendiente de una línea ancestral energética de Grandes maestros
cuyo extremo actual eres tú.
Identifícate con todos ellos.
Recita el mantra Mani hasta que te fundas con ellos.
Recita ahora OM (GURÚ + Nombre de tu maestro interno) AH HUM

OM TAT SAT.
Tú eres el supremo y absoluto.
OMKAR
Es el plano de las vibraciones perfectas.

Mantras del Lado oscuro


A veces se utilizan visualizaciones de energías demoníacas que simbolizan los
demonios internos, las tendencias negativas de la mente y del ego como Yamantaka
para que el practicante se habitúe a tratar con estas energías y adquiera la fuerza
necesaria para su superación y transmutación.
Yamantaka significa vencedor de la muerte y la práctica con esta energia puede
ayudarnos a escapar del samsara eliminando las formaciones mentales más oscuras que
nos obstaculizan en la superación de la dualidad.
La práctica se enfoca en la deidad arquetípica de Yamantaka, cuyo nombre significa
“El destructor del señor de la muerte”
Durante la práctica de Yamantaka el meditador entra en un estado mental en el cual no
existe la dualidad de percepción de lo ordinario y se realiza con el fin de apartar el
8

concepto ordinario del yo y generar, en su lugar, las cualidades superiores de un ser


iluminado: orgullo divino, energía y apariencia clara.

Mantras para la sabiduría y el aprendizaje


Manjusri personifica la sabiduría y es la energia opuesta a Yamantaka.
En su mano sostiene la espada del conocimiento que sirve para liberarnos de las
ataduras de la ignorancia, en la otra mano lleva uno o varios libros que contienen los
conocimientos y la sabiduría.
Mantra: OM ARAPASHANA DHI

Algunos Yidams.

Chenrezig
Es el Bodhisatva más conocido del budismo tibetano, la compasión
de los Budas. Su cuerpo es blanco y se le visualiza con un rosario de
cristal en la mano derecha y una flor de loto en la izquierda.
Mantra: OM MANI PADME HUM

Manjusri

Simboliza la sabiduría de la mente iluminada.


Su color es el naranja y se le representa con una espada en el
brazo derecho, que figura la diligencia. (en tibetano se le llama
Jamyang)
Mantra: OM ARAPASHANA DHI

Tara

Es la deidad femenina. Al igual que Chenrezig o Manjusri tienen


muchos colores pero hay dos muy conocidos, la blanca y la verde.
La blanca es el yidam de larga vida, la verde es para eliminar
obstáculos.
Mantra: OM TARE TUTTARE TURE SOHA

Buda Shakyamuni
Fundador del budismo, el Buda vivió hace 2500 años.
Se le representa con una bola en la mano izquierda sobre la falda,
y la mano derecha tocando la tierra (postura de generosidad).
Mantra: TAYATHA OM MUNI MAHA MUNIYE SOHA
9

Buda Maitreya

Buda del Futuro, el tercer buda histórico de nuestra era (Jampa


en tibetano).
Mantra: OM BUDA METRI MEM SOHA

Sangye Menla

Más conocido como Buda de la Medicina.


Su color es el azul oscuro como el cielo tibetano.
Mantra: TAYATA OM BEKANZE BEKANZE MAHA BEKANZE
BEKANZE RATSA SAMUGATE SOHA

Vajrapani

Yidam de la cólera. Se le dibuja negro, sentado, cubierto


de fuego y con contornos verdes y dorados, cara parecida a
un toro y calaveras.
Mantra: OM VAJRA PANI HUM SWAHA (soha)

Yamantaka

Significa más o menos "el señor de la muerte" y ahuyenta el


miedo a la muerte. Tiene un aspecto monstruoso, con cuernos,
morro.
Mantra: OM YAMANTAKA HUM PHAT
10

Amitabha

Buda de la luz infinita


Mantra: OM AMI DEWA HRI

Mahakala

En tibetano "nagpo chenpo", es un yidam y un protector,


asociado con la prosperidad y la riqueza.
Mantra: HUM MAHAKALA PARASIDE HRIM SOHA