Sei sulla pagina 1di 4

CONDICIONES BÁSICAS DE CALIDAD – CBC

Dentro de las condiciones básicas de calidad que propone la SUNEDU para el funcionamiento de las universidades,
considera los siguientes aspectos:

 CONDICIÓN I: Existencia de objetivos académicos, grados y títulos a otorgar y planes de estudios


correspondientes.
 CONDICIÓN II: Oferta educativa a crearse compatible con los fines propuestos en los instrumentos de
planeamiento.
 CONDICIÓN II: Infraestructura y equipamiento adecuado al cumplimiento de sus funciones (aulas, bibliotecas,
laboratorios, entre otros)
 CONDICIÓN IV: Líneas de investigación a ser desarrolladas
 CONDICIÓN V: Verificación de servicios educacionales complementarios básicos (servicio médico,
psicopedagógico, deportivo, entre otros)
 CONDICIÓN VII: Existencia de mecanismos de mediación e inserción laboral (Bolsa de Trabajo u otros).
 CONDICIÓN VIII: CBC Complementaria: transparencia de universidades

CONDICIÓN III: Infraestructura y equipamiento adecuado al cumplimiento de sus funciones (aulas, bibliotecas,
laboratorios, entre otros)

El servicio educativo debe prestarse en ambientes que cumplan requisitos mínimos de seguridad, capacidad y
equipamiento necesario. La infraestructura de la universidad debe cumplir con la normativa existente. Si bien
la educación viene sufriendo una transformación importante gracias al avance tecnológico, parte del servicio
educativo se lleva y se seguirá llevando de manera presencial. La universidad debe tener la capacidad de
gestionar que todas sus instalaciones cumplan con facilitar la consecución de sus propios fines en relación con
el servicio educativo que brindan y su antropometría, que definirá el tipo de ambientes, mobiliario y
equipamiento.

Los estudiantes de educación superior universitaria deben contar con locales de uso exclusivo, pues los locales
destinados a educación básica están diseñados para alumnos de otro grupo etario, en consecuencia, tienen
otras características en la dimensión de sus ambientes, equipamiento y mobiliario. De igual manera, los locales
destinados al uso de otras modalidades de educación superior comprenden la realización de actividades de
acuerdo con sus propias características pedagógicas, por lo tanto, el tipo de ambiente, en su dimensión, el
mobiliario y el equipamiento que utilizan es diferente.

TENDENCIAS MUNDIALES EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR Y EN LA CREACIÓN DE CONOCIMIENTO

La competencia global constituye el tercer gran núcleo problemático identificado por Brunner. En este sentido,
argumenta que la universidad latinoamericana deberá enfrentar dicho desafío no sólo en el nivel interno, sino que, a
su vez, deberá hacerlo dentro de un mundo donde la competencia de formación también está globalizada. De tal
manera que la competencia ya no va a ser entre las instituciones universitarias de una región o de un país, sino que va
a ser, cada vez más, una "competencia global".

Es conveniente no dejar de lado que otro de los más grandes retos que enfrentan las universidades en nuestros días
es encontrar las formas y los mecanismos para adaptar sus funciones a los nuevos modos de producción y difusión del
conocimiento. Tal como se mencionó en líneas anteriores, la universidad ha sido gradualmente desplazada de su papel
monopólico en la producción de conocimientos de alto nivel, al proliferar el número de establecimientos
gubernamentales y privados en los que se realiza investigación y desarrollo. Una de las expresiones más evidente de
los cambios ocurridos en los años recientes en el rubro antes indicado tiene que ver con la eclosión de áreas
especializadas o núcleos temáticos.
LAS PROPUESTAS DE LA UNESCO PARA UNA POLÍTICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR

La educación constituye para la UNESCO su principal actividad, y las prioridades de la organización en este sentido son
lograr la educación básica para todos adaptada a las necesidades del mundo actual, así como el pleno desarrollo de la
educación superior.

La UNESCO recomienda que las respuestas de la educación superior a los continuos cambios de hoy deberán estar
guiadas por tres principios rectores: relevancia, calidad e internacionalización. La relevancia se refiere al papel y el
sitio que ocupa la educación superior en la sociedad, sus funciones con respecto a la docencia, la investigación y los
servicios que de ellas resulten, así como en términos de sus vínculos con el mundo del trabajo en un sentido amplio,
las relaciones con el Estado y el financiamiento público, y las interacciones con los demás niveles y formas del sistema
educativo. Una de las mayores restricciones del proceso de cambio y desarrollo de la educación universitaria la
constituye el limitado financiamiento público. En este sentido, se subraya la necesidad que tienen las instituciones de
educación superior de hacer un uso más eficiente de sus recursos humanos y materiales, aceptando la rendición de
cuentas a la sociedad. Siguiendo con la tendencia prevaleciente en muchos organismos internacionales, se insiste
también en la necesidad de una búsqueda de fuentes alternas de financiamiento. Se advierte, sin embargo, del riesgo
de una política que aleje al Estado de su función de financiar a las instituciones públicas de enseñanza superior, al
presionarlas excesivamente por hallar fuentes complementarias de ingresos, la recuperación de costos y una
interpretación estrecha por lograr la autosuficiencia institucional.

En cuanto a la calidad, se considera que su fortalecimiento y evaluación requieren de la participación activa del
personal docente y de investigación. También la calidad de los estudiantes es motivo de preocupación ante la
explosión de la matrícula, la diversificación de los programas de estudio y los niveles actuales de financiamiento.
Asimismo, la calidad de la infraestructura académica y administrativa es crucial para el adecuado cumplimiento de las
labores docentes, de investigación y de servicios, al igual que para el fortalecimiento de la cultura institucional. En lo
referente a la evaluación de la calidad, se recomienda que ésta no se haga sólo con criterios financieros e indicadores
meramente cuantitativos, sino tomando en cuenta los principios de libertad académica y autonomía institucional.

Finalmente, el principio de la internacionalización es muy importante, pues se considera que el aumento en los
intercambios entre universidades de distintos países ha de redundar en un mayor entendimiento entre las culturas y
también en una mayor difusión del conocimiento. Del mismo modo, los mecanismos de cooperación constituyen un
elemento de la mayor importancia para el fortalecimiento institucional de muchas universidades de los países con
menores niveles de desarrollo.

LA ESTRATEGIA DEL BID (BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO) PARA REFORMAR LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN
AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

El documento titulado, Higher Education in Latin America and the Caribbean: Strategy Paper, presenta la posición del
BID acerca de la enseñanza superior en la región, así como la estrategia para promover su mejoramiento. También se
intenta dar una valoración exacta de la misma y sus implicaciones en materia de política. Se pretende, asimismo, tomar
en cuenta lo que hay más allá de las universidades y las tareas sociales con las que se les asocia. Uno de los argumentos
centrales del documento es que el desempeño de la educación superior en América Latina y el Caribe varía
sustancialmente entre los diferentes países y sectores, así como entre instituciones y unidades internas de las propias
instituciones. Dicha variabilidad se debe a lo diverso de las funciones de los establecimientos universitarios.

Además de destacar la importancia social de la educación superior, empezando por lo que significa para la vida de
mucha gente y además por sus aspectos demográficos y económicos, se subraya que nunca como ahora ha sido tan
grande la necesidad de personas formadas a través de la educación avanzada. En ese sentido, se afirma que la
modernización y la integración de América Latina dentro de una economía y sociedad cada vez más globalizadas,
dependen en un grado muy importante de la educación superior.
TENDENCIAS EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Para garantizar la competitividad local, regional, nacional e internacional de la Universidad Andina del Cusco, se deben
incorporar aspectos como la globalización e internacionalización de la educación al momento de desarrollar la
planificación universitaria y ésta a su vez debe estar en función a la demanda social.

La globalización ha elevado el nivel de las competencias profesionales exigidas en el mercado de trabajo, pero en
muchos países los sistemas educativos no ofrecen el número requerido de profesionales altamente calificados, lo que
ha estimulado la migración de trabajadores extranjeros que tienen este nivel de calificación, dado que la competencia
mundial para atraer a los trabajadores calificados ha provocado que los países estimulen la educación transfronteriza,
esperando lograr el número de doctorados, maestrías, segundas especialidades y diplomados calificados. En este
proceso, la educación transfronteriza se ha convertido en un medio importante de la globalización de la educación
superior, complementaria de la globalización económica que busca la calidad académica.

LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL PERÚ

La Educación Superior en el Perú, se divide en Educación Universitaria orientada a la investigación, creación y difusión
de conocimientos, así como al logro de competencias profesionales de alto nivel y la Educación Superior no
Universitaria orientada al campo técnico.

MISIÓN Y VISIÓN

VISIÓN

La Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Andina del Cusco al año 2025, será líder en la formación
integral de los ingenieros y arquitectos, con una educación de calidad, orientada a la ciencia y la tecnología, asumiendo
los valores universales y los valores andinos de sabiduría (Yachay), voluntad (Munay), reciprocidad y solidaridad (Ayni),
promoviendo la cultura andina y el desarrollo sostenible de la sociedad.

MISIÓN

La Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Andina del Cusco, es una comunidad académica dedicada a
la formación integral, científica, tecnológica y humanística de ingenieros y arquitectos con valores andinos y
universales y principios éticos impulsadores del desarrollo sostenible de la región y del país.

LA VISIÓN: HACIA UN SISTEMA UNIVERSITARIO DE CALIDAD

La universidad es una comunidad académica orientada a la generación de conocimiento a través de la investigación;


a la formación integral, humanista, científica y tecnológica, a través del ejercicio de la docencia; y al desarrollo del
país, a través de sus diversas formas de presencia en la sociedad. La universidad posee autonomía y la ejerce de
manera responsable en estricto respeto a la Constitución y el marco legal vigente. La provisión del servicio educativo
universitario es de calidad cuando se identifican y valoran las siguientes categorías:

• Estudiantes. La universidad cuenta con estudiantes comprometidos con su proceso formativo y con altos
niveles de habilidad cognitiva. El servicio educativo universitario garantiza en sus estudiantes el desarrollo de
competencias para el ejercicio profesional, la producción científica y un sentido de identidad comprometido con el
desarrollo del país.

• Docentes. La universidad cuenta con docentes universitarios con vocación y dedicación profesional,
respaldados por grados académicos de prestigio y ética profesional. La universidad hace pública y reconoce la
productividad intelectual de su plana docente, mesurable a través de las publicaciones indexadas correspondientes a
nivel nacional e internacional y de otros mecanismos relacionados a la docencia universitaria. La carrera académica
del docente universitario se rige por la excelencia y meritocracia, contribuyendo así a la alta calidad del proceso
formativo y a la producción académica e intelectual.

• Gestión universitaria. Frente a los desafíos actuales de la educación superior universitaria21, la universidad
requiere contar con gerentes universitarios competentes para gestionar institucionalmente la formación integral que
comprende la profesionalización del talento humano y la producción de conocimiento de alta calidad, además de los
medios necesarios que ambos procesos requieran.

• Disciplinas y programas profesionales. La universidad cuenta con currículos y programas de


enseñanza con objetivos claros, respecto a su propuesta académica e institucional, y alineados a la demanda social y
productiva, los cuales son renovados constantemente. Asimismo, los programas de enseñanza promueven la
investigación, la interdisciplinariedad y el uso de nuevas tecnologías.

• Investigación. La universidad cuenta con los recursos humanos y presupuestales adecuados para producir
conocimiento de alta rigurosidad, a través de la investigación básica y aplicada. Esta se articula con su entorno
inmediato de manera que permite resolver los problemas locales y nacionales. En esa medida, la universidad se
posiciona como actor relevante del cambio social con un proyecto institucional de investigación claro y definido, que
involucra la búsqueda de recursos de financiamiento, el desarrollo de capacidades de investigación, la
institucionalización de procesos ágiles, y otros requerimientos para la adecuada gestión de la investigación.

• Infraestructura. La universidad dispone de recursos para la formación académica de los estudiantes y el


desarrollo y promoción de la investigación, tales como aulas adecuadamente implementadas, laboratorios
equipados, bibliotecas y bases de datos con recursos de información, equipamiento actualizado, entre otros.

¿QUÉ SISTEMA EDUCATIVO NECESITA EL PERÚ EN EL SIGLO XXI?

La educación en el siglo XXI debe ajustarse a las nuevas necesidades de la sociedad, a las características de un mundo
globalizado, a las nuevas tecnologías y a las características de las nuevas generaciones de alumnos. Son las
universidades, como centros de educación superior encargados de formar a los futuros profesionales y académicos
que guiarán el destino de un país, las que asumen el reto y la responsabilidad de brindar una educación de calidad
pero que también subsane las carencias de la educación escolar.