Sei sulla pagina 1di 24

LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ

MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

MINISTERIO DE JOVENES JIREH

TRABAJO ENCARGADO:

PERSONAJES DE LA BIBLIA: PABLO DE TARZO

DOCENTE:

MARLENY SOLEDAD, RODRIGUEZ QUISPE

PRESENTADO POR:

 CANAZA CHAHUARA, ELVIS CRISTIAN


 FLORES SUCASACA, SONILDA
 LAURA FLORES, YENNY ROSMERY
 RODRIGUEZ QUISPE, JHON ELVIS
 SUAÑA QUECARA, ROCIO
 SUAÑA QUECARA, YAQUELIN

JULIACA-PUNO-PERÚ
2018

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

DEDICATORIA

El presente trabajo dedicamos a


nuestro señor Jesús, al docente de
esta materia, a nuestras hermanas y
hermanos en cristo, finalmente al
PASTOR FELIX BONIFACIO CHATA
CALLA, Por el apoyo moral e
incondicional que nos brinda día a
día.

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

AGRADECIMIENTO

Entregamos nuestro profundo agradecimiento, A LA


IGLESIA BUENAS NUEVAS AVIVA TU FUEGO
JULIACA, por ser un templo del saber que permite a
muchos hermanos a seguir con esa voluntad de
superarse y obtener más conocimientos sobre la biblia.

Por darnos la oportunidad de estar cada vez más cerca


de cumplir nuestros sueños como futuros siervos de
nuestro padre celestial.

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

Contenido
INTRODUCCION ............................................................................................... 6
HECHOS DE LOS APÓSTOLES....................................................................... 7
El concepto que Pablo tenía de sí mismo ...................................................... 7
¿Qué opinión tenía Pablo de sí mismo y de los demás cristianos? ........ 7
¿Cómo mostró Pablo humildad y modestia con relación al tema de la
circuncisión? ................................................................................................ 7
¿Cómo demostramos “humildad mental?.................................................. 8
¿Qué nos ayudará a correr la carrera por la vida y a alcanzar la meta? . 8
LAS ETAPAS DE LA VIDA DE SAN PABLO INFANCIA Y JUVENTUD .......... 9
CONVERSION ................................................................................................... 9
SU EVANGELIO .............................................................................................. 12
LOS VIAJES DE SAN PABLO ........................................................................ 13
PRIMER VIAJE ............................................................................................ 13
SEGUNDO VIAJE ........................................................................................ 15
TERCER VIAJE ............................................................................................ 16
CUARTO VIAJE ........................................................................................... 18
13 EPISTOLAS DE PABLO DE TARZO ......................................................... 20
Romanos ..................................................................................................... 20
12) Tito ......................................................................................................... 21
Aprendió a amar al prójimo ........................................................................... 22
¿Cómo trataba Saulo a los que no practicaban el judaísmo? ................ 22
¿Qué experiencia de Saulo le hizo replantearse su manera de tratar al
prójimo? ...................................................................................................... 22
¿Cómo demostró Pablo verdadero amor por los demás? ...................... 22
¿Qué impulsó al insolente Saulo a convertirse en un afectuoso apóstol
de Jesucristo? ............................................................................................ 23
¿Qué debería motivarnos a mostrar amor a los demás, y cómo podemos
manifestar dicho amor? ............................................................................. 23
¿Cómo podemos mejorar nuestro ministerio? ........................................ 24

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

INTRODUCCION

Realizamos el presente trabajo con la intención de dar a conocer la vida de un siervo


humilde, siguiendo las enseñanzas de nuestro señor Jesucristo quien PABLO DE
TARZO, en el transcurso daremos a conocer la vida, los viajes, las predicas, su ministerio,
sus enseñanzas y sus cartas a través de la siguiente información recapitulada, para que
nuestros queridos hermanos tengan el conocimiento necesario y sean instruidos en el
camino del señor para así ser siervos más preparados y así las enseñanzas influyan en su
vida diaria.

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

HECHOS DE LOS APÓSTOLES


Este libro es la segunda parte del evangelio según San Lucas, por lo tanto, obra del mismo
autor. Algunos pasajes de Hechos están narrados en primera persona del plural (16,10‐
17; 20,5‐8.13‐15; 21,1‐ 18; 27,1‐28,16), dando a entender que su autor acompañó a Pablo
en algunas de sus andaduras. El protagonista de los primeros capítulos es Pedro, el “jefe”
del grupo de los Doce, quien toma la iniciativa en el anuncio del Evangelios a los judíos.
El capítulo 9 narra la conversión de Pablo, camino a Damasco. A partir del capítulo 13
(el libro tiene 28), Pablo ocupa el centro de la narración con su evangelización de los no‐
judíos.

El concepto que Pablo tenía de sí mismo


¿Qué opinión tenía Pablo de sí mismo y de los demás cristianos?

Como ministro cristiano, Pablo puso ante nosotros un ejemplo sobresaliente también en
otro sentido. Aunque recibió muchos privilegios en la congregación cristiana, era muy
consciente de que ni tenía derecho a ellos ni los había ganado por sus propios méritos.
Sabía que las bendiciones de las que disfrutaba eran muestra de la bondad inmerecida de
Dios. Además, reconocía que otros cristianos también eran hábiles ministros de las buenas
nuevas. Pese a la posición que ocupaba en el pueblo de Jehová, siguió siendo una persona
humilde (léase 1 Corintios 15:9-11).

¿Cómo mostró Pablo humildad y modestia con relación al tema de la circuncisión?

Fíjese ahora en cómo atendió un problema que surgió en Antioquía de Siria. Los cristianos
de aquella ciudad estaban divididos en cuanto al tema de la circuncisión (Hech. 14:26–
15:2). Puesto que Pablo había sido comisionado para encabezar la predicación a los
gentiles incircuncisos, pudo haberse considerado un experto en tratar con los que no eran
judíos y sentirse capacitado para resolver el problema (léase Gálatas
2:8, 9). No obstante, cuando sus esfuerzos no parecían solucionar la disputa, con
humildad y modestia apoyó la decisión de acudir al Cuerpo Gobernante, ubicado en
Jerusalén, para que ellos examinaran la cuestión. Estos escucharon el asunto, llegaron a
una decisión y comisionaron a Pablo para que fuera uno de sus mensajeros (Hech. 15:22-
31). Al cooperar plenamente con ellos, Pablo ‘llevó la delantera en cuanto a mostrar
honra’ a sus hermanos (Rom. 12:10b).

¿Qué sentimientos por los hermanos de las congregaciones desarrolló Pablo? b) ¿Qué nos
enseña acerca de Pablo la reacción que tuvieron los ancianos de Éfeso por su partida?

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

El humilde apóstol Pablo no se distanció de los hermanos de las congregaciones. Todo lo


contrario, llegó a estar muy unido a ellos. Tanto fue así que al final de su carta a los
Romanos saludó por nombre a más de veinte cristianos. La mayoría de estos no son
mencionados en ningún otro lugar de las Escrituras, y pocos tenían privilegios especiales.
No obstante, eran siervos leales de Jehová, y Pablo los amaba de verdad (Rom. 16:1-16).
18
El carácter humilde y amigable de Pablo fortaleció a las congregaciones. Después de
reunirse con los ancianos de Éfeso por última vez, estos “se echaron sobre el cuello de
Pablo y lo besaron tiernamente, porque especialmente les causaba dolor la palabra que
había hablado en el sentido de que no iban a contemplar más su rostro”. Por supuesto, la
partida de un hombre orgulloso y distante no habría provocado aquella reacción (Hecho).

¿Cómo demostramos “humildad mental?

Cualquiera que desee progresar espiritualmente tiene que evidenciar un espíritu humilde
como el de Pablo. Él exhortó a sus hermanos cristianos con estas palabras: “No [hagan]
nada movidos por espíritu de contradicción ni por egotismo, sino considera [en] con
humildad mental que los demás son superiores a ustedes” (Fili. 2:3). ¿Cómo podemos
poner en práctica este consejo? Un modo de hacerlo es cooperando con los ancianos de
nuestra congregación, siguiendo su dirección y apoyando sus decisiones
judiciales (léase Hebreos 13:17).

Otro modo es teniendo en gran estima a todos nuestros hermanos. Las congregaciones del
pueblo de Jehová a menudo están compuestas por personas de diversas nacionalidades,
culturas, razas y etnias. ¿No deberíamos aprender a tratarlas con imparcialidad y cariño,
tal y como lo hizo Pablo? (Hech. 17:26; Rom. 12:10a.) Se nos anima a “[recibirnos] con
gusto unos a otros, así como el Cristo también nos recibió con gusto a nosotros, con gloria
a Dios en mira” (Rom. 15:7).

“Corramos con aguante” la carrera por la vida

¿Qué nos ayudará a correr la carrera por la vida y a alcanzar la meta?

La vida del cristiano se puede comparar a una carrera de larga distancia. De ahí que Pablo
escribiera: “He corrido la carrera hasta terminarla, he observado la fe. De este tiempo en
adelante me está reservada la corona de la justicia, que el Señor, el justo juez, me dará

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

como galardón en aquel día; sin embargo, no solo a mí, sino también a todos los que han
amado su manifestación” (2 Tim. 4:7, 8).
Seguir el ejemplo de Pablo nos ayudará a correr la carrera por la vida eterna y a alcanzar
la meta (Heb. 12:1). Sin falta, pues, sigamos progresando espiritualmente teniendo un
buen programa de estudio personal, cultivando profundo amor por los demás y siendo
humildes.

LAS ETAPAS DE LA VIDA DE SAN PABLO INFANCIA Y


JUVENTUD

Pablo nació en Tarso, capital de Cilicia, al sur de Turquía, en el seno de una familia judía,
del linaje de Benjamín (Rom 11,1; Flp 3,5; 2Cor 11,22). Tuvo una profunda formación
en las tradiciones hebreas, pero también una elevada educación helenista, como
demuestra el buen dominio del griego que manifiesta en sus cartas y la soltura con que
es capaz de moverse por las rutas del Imperio. Desde el comienzo convergen en él dos
identidades: judía y griega. Incluso tiene dos nombres: “Saulo” (Saúl, como el primer rey
de Israel) y “Paulo” (nombre griego).

CONVERSION

Pablo era un judío muy activo en la ciudad de Damasco, empeñado en destruir a ese grupo
naciente que él y otros como él perciben como herejes: los cristianos, cuando tiene una
experiencia de encuentro con Cristo resucitado. Las referencias a su conversión en las
cartas de Pablo (Gal 1,12.15‐16; 1Cor 9,1; 15,8; 2Cor 4,6) son de una gran sobriedad,
alejada de la narración más adornada de efectos especiales de los Hechos de los
Apóstoles, pero tanto las cartas como Hechos muestran con claridad que vivió una fuerte
experiencia de encuentro con Cristo resucitado, que le transformó radicalmente, de
perseguidor a apóstol.

Tras su conversión, Pablo queda vinculado a la comunidad cristiana de Damasco,


fuertemente comprometida con el anuncio del evangelio a los paganos. VIAJE A
ARABIA Pablo dice que inmediatamente después de su conversión, “en vez de ir a
Jerusalén a ver a los que eran apóstoles antes que yo, me fui a Arabia” (Gal 1,17). Se ha
especulado mucho sobre qué hizo Pablo allí: ¿Fue un tiempo de retiro en soledad? Hoy
“Arabia” evoca dunas y desiertos infinitos, pero entonces era el nombre que recibía una

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

región que comprendía entre otros al Reino de los Nabateos, una civilización avanzada
con importantes ciudades.
Es probable que el viaje a Arabia tuviera un carácter misionero. Tras su misión en
Arabia, Pablo regresa a Damasco, donde pasa tres años; pero tiene que huir para escapar
de un intento de arresto promovido por el legado en la ciudad del rey Aretas de los
Nabateos (2Cor 11,32‐33 // He 9,20‐25). (Este dato corrobora la hipótesis de que la
estancia de Pablo en Arabia fue una misión en el Reino Nabateo). Tras huir de Damasco,
pasa 15 días en Jerusalén, donde conoce por primera vez a Pedro y a Santiago, el hermano
del Señor (Gal 1,18 // He 9,26‐30). Después, al no poder regresar a Damasco, se marcha
a Antioquía, ciudad importante de Siria (hoy en Turquía). Se incorpora a la comunidad
cristiana del lugar.

MISIONERO DE LA COMUNIDAD DE ANTIOQUÍA Y “PRIMER VIAJE”


MISIONERO Pablo pasó mucho tiempo en Antioquía –unos quince años–. Fue un
miembro muy activo de esta comunidad e importante misionero. Al final de este período
es enviado por su comunidad al primero de sus grandes viajes misioneros junto con
Bernabé En este viaje recorren Chipre y la zona central de lo que hoy es Turquía. (13,1‐
3; cfr. 13,4‐ 14,28).
CONCILIO DE JERUSALÉN Este importante evento está narrado en Gálatas (2,1‐10)
y en Hechos (15,1‐29). La comunidad de Antioquía y probablemente otras fuera de Judea
aceptaban en su seno a personas procedentes del paganismo sin exigirles que se sometan
a las costumbres propias de los judíos, como son la circuncisión y algunas restricciones
dietéticas. Entorno al año 48, una delegación de las iglesias de Judea se presenta en
Antioquía y exige a los cristianos de esta ciudad que se atengan a la Ley judía, en concreto
se les dice que “si no os circuncidáis según el rito de Moisés, no podéis salvaros”. Esta
exigencia provoca “un altercado y una discusión no pequeña” (He 15,1‐2).

La comunidad de Antioquía decide enviar una delegación formada por Pablo, Bernabé y
Tito para negociar una salida a esta crisis con los dirigentes de la Iglesia en Jerusalén. A
su llegada se encuentran con la fuerte oposición de una parte de los cristianos de esta
comunidad. Pero finalmente la delegación antioquena llega a un acuerdo con los máximos
responsables de la comunidad de Jerusalén: “Santiago, Cefas y Juan, que eran
considerados como columnas, me dieron la mano, a mí y a Bernabé en señal de comunión,
conviniendo que nosotros iríamos a los gentiles y ellos a los circuncidados” (Gal 2,9).
Según Hechos –Pablo no lo menciona– hubo cesiones también por parte de los de
Antioquía.

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

Los cristianos procedentes del paganismo se abstendrían de algunas prácticas


especialmente repugnantes para los judíos como era “comer sangre y carne sacrificada a
los ídolos o de animales ahogados” (He 15,29).

La rúbrica final de este acuerdo sería la aceptación por parte de la comunidad de


Jerusalén de una ayuda económica aportada por las comunidades de origen pagano (Gal
2,10) Según los Hechos, el Concilio de Jerusalén puso fin al conflicto entre los cristianos
procedentes del paganismo y los procedentes del judaísmo, pero en la Carta a los Gálatas,
Pablo menciona un grave incidente silenciado por Hechos: “Pero cuando Cefas llegó a
Antioquía me encaré con él porque era digno de reprensión; pues antes que llegaran
algunos de parte de Santiago, comía con los gentiles, pero cuando llegaron empezó a
retraerse y a separarse, temiendo a los de la circuncisión; y los demás judíos se le unieron
en la hipocresía, hasta el punto de que incluso Bernabé se dejó arrastrar por aquel proceder
hipócrita; pero cuando vi que no procedían rectamente según la verdad del Evangelio,
dije a Cefas delante de todos: ‘Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío,
¿cómo obligas a los gentiles a vivir al modo judío?’” (Gal 2,11‐14).

LA ETAPA MÁS LIBRE El Concilio y el incidente posterior marcaron un segundo punto


de inflexión en la vida de San Pablo. Su actividad misionera se vuelve más autónoma y
audaz. Forma un equipo misionero propio en el que ya no participa Bernabé y emprende
su Segundo Viaje con el que llegará por primera vez a Europa, alcanzando las costas de
Grecia y fundando comunidades en ciudades como Teslónica, Filipos y Corinto (He
15,36‐18,23).

En un Tercer Viaje recorre más o menos el mismo espacio geográfico, reforzando


las comunidades que había fundado en su Segundo Viaje (He 18,24‐21,16). Esta etapa
de la vida de Pablo es relativamente breve, unos nueve años, pero es el período en el que
escribe sus cartas, por las que su pensamiento ha pasado a la posteridad. Durante todo
este tiempo, Pablo está empeñado en ir realizando la colecta solidaria y ecuménica que se
acordó en el Concilio de Jerusalén. El sentido de esta colecta es doble: Es solidaria, pues
está destinada a ayudar a los pobres de la comunidad de Jerusalén, y ecuménica pues es
un signo de comunión entre judeo‐cristianos y pagano‐cristianos. HACIA EL FINAL Al
final de su último y más extenso escrito, la Carta a los Romanos, Pablo cuenta a los
cristianos de Roma su plan de ir a Jerusalén a entregar la colecta y después dirigirse a
Roma y desde allí a España; pero también expresa su temor de que su colecta no sea bien
recibida por los cristianos de Jerusalén (Rom 15,28‐31).

Que Hechos no nos diga nada acerca de la entrega de esta colecta hace sospechar que
efectivamente no fuera bien recibida. Pablo llega a Jerusalén y sube al Templo a cumplir
PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

una promesa que había hecho, pero allí es víctima de un intento de linchamiento por parte
de los judíos, del que se salva gracias a la intervención de los soldados romanos (He
21,17‐23,10). A partir de este momento Pablo no volverá a ser un hombre libre. Después
de ser avisado de un intento de asesinato en la prisión de Jerusalén, es llevado a Cesarea.
Desde allí, custodiado por un centurión, viajará a Roma. (He 23,11‐26,32) El barco en
que viaja queda gravemente dañado por una tempestad frete a las costas de Creta. A los
catorce días de navegar a la deriva consiguen encallar el barco en la Isla de Malta. Desde
allí es conducido, siempre escoltado, hasta Roma (27,1‐28,16) MISTERIO ENTORNO
A SU MUERTE El relato de Hechos termina con Pablo bajo arresto domiciliario en
Roma, pero “predicando el reino de Dios y enseñando las cosas referentes al Señor
Jesucristo con toda libertad y sin obstáculo alguno” (28,31. Cfr 28,17‐31). Hechos no
narra la muerte de Pablo; obviamente, Pablo en sus cartas, tampoco.

Hechos probablemente quiere ocultar el dato de su martirio por no presentar a Pablo


como contrario al orden romano. Con un Crucificado, tenemos suficiente. Testimonios
cristianos antiguos hablan de su martirio durante el reinado de Nerón. Lo más probable
es que muriera al final del cautiverio de dos años narrado al final de Hechos, entorno al
año 58. No puede excluirse que fuera absuelto de los cargos, saliera en libertad y pudiera
cumplir su sueño, largamente acariciado, de llevar el Evangelio hasta el extremo del
mundo, a España; pero si esto hubiera sido así, ¿por qué nos lo iba a ocultar el autor de
Hechos?

SU EVANGELIO

El lenguaje del libro de los Hechos, donde se dice que "luego predicó a Cristo en las
sinagogas", nos conduciría a suponerlo. Pero aprendemos de sus escritos, que hubo otro
impulso poderoso que al mismo tiempo tenía influencia sobre él; y es difícil averiguar a
cuál de los dos obedeció primero.

Este impulso fue el deseo de retirarse a la soledad y profundizar el significado y los


resultados de lo que le había acaecido. No sería extraño que él considerara esto como una
necesidad. Había sido ejemplarmente leal a su primer credo y lo había consagrado todo a
él; pero verlo de repente despedazado debe haber sido cosa que le trastornó de un modo
muy severo. La nueva verdad que le había iluminado fue tan penetrante y revolucionaria
que no podía ser entendida de una vez en todas sus relaciones. Pablo era un pensador de
nacimiento.

No le era suficiente experimentar alguna cosa; tenía que comprenderla y ajustaría a la


estructura de sus convicciones. Por este motivo, inmediatamente después de su

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

conversión, partió, según él mismo nos lo dice, para Arabia. En verdad no expresa el
objeto que le llevó allá; pero como no hay ningún registro de sus predicaciones en aquel
país, y la declaración de su viaje se halla en medio de una vehemente defensa de la
originalidad de su evangelio, podemos concluir con una muy considerable certeza, que se
retiró con el fin de comprender las relaciones y los detalles de la revelación de que había
sido hecho poseedor. En el silencio de su retiro solitario formuló su importantísima
consulta, y cuando volvió a los hombres, ya estaba en posesión de aquel juicio del
cristianismo que tan peculiar le fue, y que más tarde formó el tema de sus predicaciones.

LOS VIAJES DE SAN PABLO

Este periodo de doce años (45-57) fue el más activo y fructífero de su vida. Comprende
tres grandes expediciones apostólicas de las que Antioquía fue siempre el punto de partida
y que, invariablemente, terminaron por una visita a Jerusalén.

PRIMER VIAJE

Enviado por el Espíritu para la evangelización de los gentiles, Bernabé y Saulo


embarcaron con destino a Chipre, predicaron en la sinagoga de Salamina, cruzaron la isla
de este a oeste siguiendo sin duda la costa sur y llegaron a Pafos, residencia del procónsul
Sergio Paulo, donde tuvo lugar un cambio repentino. Después de la conversión del
procónsul romano, Saulo, repentinamente convertido en Pablo, es citado por San Lucas
antes de Bernabé y asume ostensiblemente la dirección de la misión que hasta entonces
había ejercido Bernabé. Los resultados de este cambio son rápidamente evidentes. Pablo
comprende que, al depender Chipre de Siria y Cilicia, la isla entera se convertiría cuando
las dos provincias romanas abrazaran la fe de Cristo. Escogió entonces el Asia Menor
como campo de su apostolado y se embarcó en Perge de Panfilia, once kilómetros por
encima del puerto de Cestro.

Fue entonces cuando Juan Marcos, primo de Bernabé, desanimado quizás por los
ambiciosos proyectos del apóstol, abandonó la expedición y volvió a Jerusalén, mientras
que Pablo y Bernabé trabajaban solos entre las arduas montañas de Pisidia, infestadas de
bandidos y atravesaron profundos precipicios. Su destino era la colonia romana de
Antioquía, situada a siete días de viaje desde Perge.

Aquí, Pablo habló del destino divino de Israel y del providencial envío del Mesías, un
discurso que San Lucas reproduce en substancia como ejemplo de una predicación en la
sinagoga. (Hechos, xiii, 16-41). La estancia de los dos misioneros en Antioquía fue lo
suficientemente larga como para que la palabra del Señor fuera conocida a través de todo
el país. (Hechos, xiii, 49). Cuando los judíos consiguieron con sus intrigas un decreto de
PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

destierro, continuaron hacia Iconium, distante tres o cuatro días de viaje, donde
encontraron la misma persecución por parte de los judíos y la misma acogida por parte de
los gentiles.

La hostilidad de los judíos los forzó a buscar refugio en la colonia romana de Listra,
distante como unos veinticinco kilómetros. Aquí, los judíos de Antioquía y de Iconium
dejaron celadas para Pablo y, habiéndolo apedreado lo dejaron por muerto, mientras que
él logró una vez más escapar buscando esta vez refugio en Derbe, situada alrededor de
sesenta kilómetros de la provincia de Galacia. Después de completar su circuito, los
misioneros volvieron sobre sus pasos para visitar a los nuevos cristianos, ordenaron
algunos sacerdotes en cada una de las iglesias fundadas por ellos y al fin volvieron a
Perge, donde se detuvieron a predicar de nuevo el Evangelio, mientras que esperaban
quizá la oportunidad de embarcar para Atalia, un puerto a dieciocho kilómetros de allá.
Al volver a Antioquía de Siria, después de una ausencia que había durado tres años, fueron
recibidos con muestras de gozo y de acción de gracias pues que Dios les había abierto las
puertas de la fe al mundo de los gentiles.

El problema del estatuto de los gentiles en la Iglesia se hizo entonces sentir en toda su
agudeza. Algunos judeocristianos que venían de Jerusalén reclamaron el que los gentiles
fueran sometidos a la circuncisión y tratados como los judíos trataban a los prosélitos.
Contra esta opinión, Pablo y Bernabé protestaron y se decidió convocar una reunión en
Jerusalén para resolver el asunto En esta asamblea, Pablo y Bernabé representaron a la
comunidad de Antioquía. Pedro defendió la libertad de los gentiles, Santiago insistió en
lo contrario, pidiendo al mismo tiempo que se abstuvieran de algunas de las cosas que
más horrorizaban a los Judíos.

Al fin se decidió que los gentiles estaban exentos de la ley de Moisés primeramente. En
segundo lugar, que los de Siria y Cilicia deberían abstenerse de lo sacrificado a los ídolos,
de la sangre, de los animales estrangulados y de la fornicación. En tercer lugar, que su
decisión no era promulgada en virtud de la ley de Moisés sino que era dada en nombre
del Espíritu Santo, lo que significaba el triunfo de las ideas de San Pablo. La restricción
impuesta a los gentiles convertidos procedentes de Siria y Cilicia no se aplicaba a sus
iglesias y Tito, su compañero, no fue apremiado a circuncidarse, a pesar de las protestas
de los judaizantes (Gal., ii, 3-4).

Se asume aquí que Gal., ii, y Hechos, xv, relatan el mismo hecho puesto que, de un lado,
los actores son los mismos Pablo y Bernabé, y por el otro Pedro y Santiago; la discusión
es la misma, la cuestión de la circuncisión de los gentiles; la escena idéntica Antioquía y
Jerusalén; y la fecha idéntica: Alrededor del 50 d.d.J.C.; y el resultado uno solo: la victoria

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

de Pablo sobre los judaizantes. Sin embargo, la decisión no fue adelante sin dificultades.
El asunto no concernía solamente los gentiles y, mientras que se les exoneraba de la ley
de Moisés, se declaraba al mismo tiempo que hubiera sido más meritorio y más perfecto
para ellos el observarla, puesto que el decreto parece haber complacido a los prosélitos
judíos de la segunda generación.

Además, los judeocristianos, que no habían sido incluidos en el veredicto, podían seguir
considerándose como ligados por la observancia de la ley. Este fue el origen de la disputa
que surgió inmediatamente después en Antioquía entre Pedro y Pablo. Este último enseñó
abiertamente que la ley había sido abolida para los judíos mismos. Pedro no pensaba de
otro modo, pero consideró oportuno evitar la ofensa a los judaizantes e impedirles que
comer con los gentiles que no observaban las prescripciones de la ley. Así, influenció
moralmente a los gentiles a vivir como los judíos lo hacían, Pablo hizo ver que esta
restricción mental y este oportunismo preparaban el camino de futuros malentendidos y
conflictos, y que, incluso, tenía entonces, tendría nefastas consecuencias. Su forma de
relatar estos incidentes no deja la menor duda de que Pedro fue persuadido por sus
argumentos. (Gal., ii, 11-20).

SEGUNDO VIAJE

El principio de la segunda misión se caracterizó por una discusión a propósito de Marcos,


que Pablo rechazó como compañero de viaje. Así pues, Bernabé partió con Marcos el de
Chipre y Pablo escogió a Silas o Silvano, un ciudadano romano como él y miembro
influyente de la Iglesia de Jerusalén, y partió para Antioquía a fin de llevar el decreto del
consejo apostólico. Los dos misioneros fueron primero de Antioquía a Tarso, con un alto
en el camino para promulgar el decreto del primer Concilio de Jerusalén, y luego fueron
de Tarso a Derbe a través de las puertas de Cilicia, de los desfiladeros de Tarso y de las
llanuras de Licaonia.

La visita de las iglesias fundadas en la primera misión se realizó sin incidentes si no es a


propósito de la elección de Timoteo, que los apóstoles en Lisistra persuadieron para que
se circuncidara para mejor llegar a las colonias de judíos, numerosos en estas plazas. Fue
probablemente en Antioquía de Pisidia, aunque los Hechos no mencionan tal lugar, donde
el itinerario de la misión fue cambiado por intervención del Espíritu Santo. Pablo pensó
en entrar en la provincia de Asia por el valle del Meandro, lo que le permitiría un solo día
de viaje, y sin embargo, pasaron a través de Frigia y Galacia pues el Espíritu les prohibió
predicar la palabra de Dios en Asia. (Hechos16: 6).

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

Pablo continuó a utilizar sobre suelo europeo los métodos de predicación que había
utilizado desde el principio. Hasta donde fue posible, concentró sus esfuerzos en
metrópolis desde las que la fe se extendería hacia ciudades de segundo rango y, finalmente
a las áreas rurales. Allí donde encontraba una sinagoga, empezaba por predicar en ella a
los judíos y prosélitos que estaban de acuerdo en escucharle. Cuando la ruptura con los
judíos era irreparable, lo que ocurría más pronto o más tarde, fundaba una nueva iglesia
con sus neófitos en tanto que núcleo. Permanecía entonces en la misma ciudad a no ser
que una persecución se declarase, normalmente a causa de las intrigas de los judíos.
Existían, sin embargo, algunas variantes del plan.

En Filipo, donde no había sinagoga, la primera predicación tuvo lugar en un puesto


llamado el proseuche lo que los gentiles tomaron como motivo de persecución. Pablo y
Silas, acusados de alterar el orden público, recibieron palos, fueron arrojados en prisión
y finalmente exilados. Pero en Tesalónica, y Berea, donde se refugiaron después de lo de
Filipo, las cosas se desarrollaron según el plan previsto.

El apostolado de Atenas fue absolutamente excepcional. Aquí no se planteaba el problema


de los judíos o de la sinagoga, y Pablo, en contra de su costumbre, estaba solo. (I Thess.,
iii,1 ). Desarrolló de cara al areópago una especie de discurso del que se conserva un
resumen en los Hechos. (xvii, 23-31) como un modelo en su género.

Parece haber dejado la ciudad de grado, sin haber sido forzado a ello por la persecución.
La misión de Corinto, por otro lado, puede ser considerada como típica. Pablo predicó en
la sinagoga todos los sábados y cuando la oposición violenta de los judíos le negó la
entrada, se retiró a una casa próxima, propiedad de un prosélito llamado Tito Justo. De
esta forma prolongó su apostolado por dieciocho meses mientras los judíos atentaron
contra él en vano; fue capaz de resistir gracias al a actitud, por lo menos imparcial si no
favorable, del procónsul Galio.

Finalmente, decidió irse a Jerusalén de acuerdo con un voto hecho quizá en un momento
de peligro. Desde Jerusalén, de acuerdo con su costumbre, volvió a Antioquía. Las dos
epístolas a los tesalonicenses se escribieron durante los primeros meses de la estadía en
Corinto. Véase TESALONICENSES.

TERCER VIAJE

El destino del tercer viaje de Pablo fue evidentemente Efeso, donde Aquila y Priscila lo
esperaban. Él había prometido a los efesios volver a evangelizarlos si tal era la voluntad
de Dios (Hechos, xviii, 19-21) y el Espíritu Santo no se opuso más a su entrada en Asia
Así es que, después de una breve visita a Antioquía se fue a través de Galacia y de Frigia.
PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

(Hechos, xviii, 23) y pasando a través de las regiones del “Asia Central” llegó hasta Efeso
(XIX, 1).

Su manera de proceder permaneció intacta. Para ganarse la vida y no ser una carga para
los fieles, tejió todos los días durante muchas horas muchas tiendas, lo que no le impidió
el predicar el Evangelio. Como de costumbre, empezó en la sinagoga donde tuvo éxito
durante los primeros meses. Después enseñó diariamente en un aula puesta a su
disposición por un cierto Tirano “desde la hora quinta a la décima” (de las once de la
mañana a las cuatro de la tarde) de acuerdo con la interesante tradición del "Codex
Bezaar" (Hechos, xix, 9). Así vivió por dos años de tal forma que todos los habitantes de
Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra de Dios. (Hechos, XIX, 20).

Por supuesto que hubo pruebas que sufrir y obstáculos que superar. Algunos de esos
obstáculos surgieron de la envidia de los judíos, que intentaron inútilmente imitar los
exorcismos de Pablo, otros vinieron de la superstición de los paganos, particularmente
acentuada en Efeso. Sin embargo, triunfó de una manera tan clara que los libros de
superstición que fueron quemados tenían un valor de 50,000 monedas de plata.

(Una moneda correspondía aproximadamente a un día de trabajo). Esta vez, la


persecución fue debida a los gentiles y fue por motivos interesados. Los progresos del
cristianismo arruinaron la venta de las pequeñas reproducciones del templo de Diana y
las de la diosa misma, estatuillas muy compradas por los peregrinos, con lo que un cierto
Demetrio, en cabeza de los orfebres, arengó a la plebe contra San Pablo.

San Lucas describió con realismo y emoción la escena, transpuesta luego al el teatro.
(Hechos, xix, 23-40). El apóstol tuvo que rendirse a la tormenta. Después de una estancia
de dos años y medio, quizá más, en Efeso (Hechos, xx, 31: trietian), partió para
Macedonia y de allí para Corinto, donde pasó el invierno. Su intención fue la de seguir
en primavera para Jerusalén, sin duda para Pascua, pero al saber que los judíos habían
planeado atentar contra su vida, no les dio la oportunidad de hacerlo al viajar por mar,
volviéndose por Macedonia. Muchos discípulos, divididos en dos grupos, lo
acompañaron o lo esperaron en Tróade.

Entre otros, se encontraban Sopater de Berea, Aristarco y Segundo of Tesalónica, Gayo


de Derbe, Timoteo, Tichico y Trófimo de Asia, y finalmente Lucas, el historiador de los
Hechos, que nos da todos los detalles del viaje: Filipo, Tróade, Aso, Mitilene, Jíos, Samos,
Mileto, Cos, Rodas, Pátara, Tiro, Tolemaida, Cesárea y Jerusalén. Podríamos citar aún
tres hechos notables: en Tróade Pablo resucitó al joven Eutiquio que se había caído de la
ventana de un tercer piso mientras que Pablo predicaba tarde por la noche. En Mileto

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

pronunció un discurso emotivo que arrancó las lágrimas a los ancianos de Efeso. (Hechos,
xx, 18-38). En Cesárea el Espíritu Santo predijo por la boca de Agabo que sería arrestado,
lo que no le disuadió de ir a Jerusalén.

Cuatro de las más grandes epístolas de San Pablo fueron escritas durante esta tercera
misión: la primera a los corintios desde Efeso, alrededor de la Pascua antes de su salida
de la ciudad; la segunda a los corintios desde Macedonia durante el verano o el otoño del
mismo año; a los romanos desde Corinto en la primavera siguiente; la fecha de la epístola
a los gálatas es objeto de controversia. De la muchas cuestiones a propósito de la ocasión
o del lenguaje de las cartas o de la situación de los destinatarios de las mismas, véase
Epistolas a los CORINTIOS; GALATAS, ROMANOS.

CUARTO VIAJE

Cuando los judíos acusaron en falso a Pablo de haber introducido a los gentiles en el
templo, el populacho maltrató a Pablo, y, cubierto de cadenas, el tribuno Lisias lo echó a
la cárcel de la fortaleza Antonia.

Cuando éste supo que los judíos habían conspirado para matar al prisionero, lo envió bajo
fuerte escolta a Cesárea, que era la residencia del procurador Félix. Pablo no tuvo
dificultad para poner en claro las contradicciones de los que lo acusaban pero, al negarse
a comprar su libertad, Félix lo mantuvo encadenado durante dos años e incluso lo arrojó
a la cárcel para dar gusto a los judíos en espera de la llegada de su sucesor el procurador
Festo. El nuevo gobernador quiso enviar al prisionero a Jerusalén para que fuese juzgado
en presencia de sus acusadores, pero Pablo, que conocía perfectamente las argucias de
sus enemigos, apeló al César.

En consecuencia, esta causa podía sólo ser despachada en Roma. Este periodo de
cautividad se caracteriza por cinco discursos del Apóstol: El primero fue pronunciado en
hebreo en las escaleras de la fortaleza Antonia ante una multitud amenazante; Pablo relató
su vocación y su conversión al apostolado, pero fue interrumpido por los gritos hostiles
de la gente (Hechos, xxii, 1-22). En el segundo, al día siguiente ante el Sanedrín reunido
bajo la presidencia de Lisias, el apóstol enredó hábilmente a los fariseos contra los
saduceos con lo que no se pudo llevar adelante ninguna acusación.

El tercero fue la respuesta al acusador Tértulo en presencia del gobernador Félix; en ella
hizo ver que los hechos habían sido manipulados probando, así, su inocencia. (Hechos
xxiv, 10-21). El cuarto discurso es una simple explicación resumida de la fe cristiana ante
el gobernador Félix y su mujer Drusila (Hechos, xxiv, 24-25). El quinto, pronunciado
ante el gobernador Festo, el rey Agripa y su mujer Berenice, repite de nuevo la historia
PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

de la conversión y quedó sin terminar debido a las interrupciones sarcásticas del


gobernador y la actitud molesta del rey (Hechos, xxvi).

No hay duda de que San Pablo terminó su juicio absuelto; ya que (1) el informe del
gobernador Festo, así como el del centurión, fueron favorables; y que (2) los judíos
parecen haber abandonado la acusación puesto que sus correligionarios no parecen haber
estado informados (Hechos, xxviii, 21); y que (3) el rumbo tomado por el procedimiento
judicial le dejó algunos periodos de libertad, de los que habló como cosa cierta (Fil., i,
25; ii, 24; Philem., 22); y que (4) las cartas pastorales (en el supuesto que sean auténticas)
implican un periodo de actividad de Pablo subsiguiente a su cautividad. Y se llega a la
misma conclusión en la hipótesis según la cual no son auténticas, dado que todas ellas
coinciden en que el autor conocía bien la vida del apóstol.

Unánimemente se acepta que las “epístolas de la cautividad” se enviaron desde Roma.


Algunos autores han intentado probar que San Pablo las escribió durante su detención en
Cesárea, pero pocos autores los han seguido.

La epístola a los colosenses, a los efesios y a Filemón se enviaron juntas y utilizando el


mismo mensajero: Tíchico. Es controvertido si la epístola a los filipenses fue anterior o
posterior a estas últimas y la cuestión no ha sido nunca resuelta con argumentos
incontrovertibles (ver Epístolas a FILIPENSES, EFESIOS, COLOSENSES, FILEMON.

Rutas del Cuarto Viaje

Es la narración más fabulosa del Nuevo Testamento. De Cesárea a Roma, “la navegación
era peligrosa” después de la fiesta de la Expiación –que introduce el otoño–.
Efectivamente, la nave irá a la deriva durante quinte días desde Creta a Malta, no
pudiéndose orientar “ni con las estrellas ni con el sol”. El prisionero Pablo se revela más
libre que los 276 miembros de la tripulación, capitán, piloto, centurión y marineros.

Estaba acostumbrado al mar y a la experiencia de tres naufragios (2Co 11,25) y, sobre


todo, demuestra una seguridad que le viene de Dios: “Ninguna de vuestras vidas se
perderán, solamente la nave”, dice a sus compañeros cuando todo parecía perdido, “Se
me ha aparecido un ángel de Dios a quien pertenezco y a quien doy culto, y me ha dicho:
No temas, Pablo… Dios te ha concedido la vida de todos los que navegan contigo”.

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

13 EPISTOLAS DE PABLO DE TARZO

Romanos

En esta importante carta, San Pablo escribe a los romanos acerca de la vida en el
Espíritu, que es dada por la fe, a los creyentes en Cristo. El apóstol les reitera la gran
bondad de Dios y les declara que a través de Jesucristo, Dios nos acepta y nos libera de
nuestros pecados.

2) 1Corintios

Esta carta trata específicamente con los problemas que estaba enfrentando la iglesia de
Corinto: disensión, inmoralidad, problemas de forma en la adoración pública y
confusión acerca de los dones del Espíritu.

3) 2Corintios

En esta carta San Pablo escribe sobre su relación con la iglesia de Corinto y los efectos
que algunos falsos profetas habían producido en su ministerio.

4) Gálatas
Esta carta expone la libertad del creyente en Cristo, con respecto a la ley. Pablo declara
que es solo por fe como todos los creyentes son reconciliados con Dios.

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

5) Efesios
El tema central de esta carta es el propósito eterno de Dios: juntar de muchas naciones y
razas a la iglesia universal de Jesucristo.

6) Filipenses
El énfasis de esta carta es sobre el gozo que el creyente en Cristo encuentra en todas las
circunstancias de la vida. San Pablo la escribió estando en la cárcel.

7) Colosenses
En esta carta San Pablo les dice a los creyentes de Colosas que hagan a un lado sus
supersticiones y que pongan a Cristo en el centro de sus vidas.

8)1Tesalonicenses
San Pablo da consejos a los cristianos de Tesalónica en cuanto al regreso de Jesús al
mundo.

9)2Tesalonicenses
Como en su primera carta, San Pablo habla del retorno de Jesús al mundo. También
trata de preparar a los creyentes para la venida del Señor.

10)1Timoteo
Esta carta le sirve de guía a Timoteo, un joven líder de la iglesia primitiva. San Pablo le
da consejos sobre la adoración, el ministerio y las relaciones dentro de la iglesia.

11)2Timoteo
Es esta la última carta escrita por San Pablo. En ella lanza un último reto a sus
compañeros de trabajo

12) Tito
Tito estaba ministrando en Creta. En esta carta San Pablo le aconseja como ayudar a los
nuevos cristianos.

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

13) Filemón
Filemón es instado a perdonar a su esclavo, Onésimo, quien habla tratado de escaparse;
también a aceptarlo como a un amigo en Cristo.

Aprendió a amar al prójimo


¿Cómo trataba Saulo a los que no practicaban el judaísmo?

Antes de convertirse al cristianismo, Saulo había sido un judío devoto que apenas se
había interesado por la gente que no practicaba el judaísmo (Hech. 26:4, 5). Presenció
con beneplácito la lapidación de Esteban a manos de algunos judíos.

Al ser testigo de aquella ejecución, que posiblemente consideraba un castigo bien


merecido, Saulo debió sentirse envalentonado (Hech. 6:8-14; 7:54–8:1). El relato
inspirado dice: “Saulo empezó a tratar atrozmente a la congregación. Iba invadiendo una
casa tras otra y, sacando a rastras tanto a varones como a mujeres, los entregaba a la
prisión” (Hech. 8:3). Además, Saulo llegó al extremo de “perseguirlos hasta en las
ciudades de afuera” (Hech. 26:11).

¿Qué experiencia de Saulo le hizo replantearse su manera de tratar al prójimo?

Saulo se dirigía a Damasco para hostigar a los discípulos de Cristo cuando de repente se
le apareció el Señor Jesús. El resplandor sobrenatural del Hijo de Dios lo dejó ciego y
desvalido. Cuando Jehová envió a Ananías para que le devolviera la vista, la opinión que
Saulo tenía de los demás había cambiado para siempre (Hech. 9:1-30). Después de
convertirse al cristianismo, se esforzó por relacionarse con todo tipo de personas, tal y
como lo hizo Jesús. Todo esto supuso dejar a un lado la violencia y ser ‘pacífico con todos
los hombres’ (léase Romanos 12:17-21).

¿Cómo demostró Pablo verdadero amor por los demás?

10
Pablo no se conformaba con simplemente vivir en paz con los demás: quería mostrarles
amor verdadero. Y el ministerio cristiano le brindó la oportunidad de hacerlo. En su
primer viaje misionero predicó las buenas nuevas en Asia Menor. Pese a la feroz
oposición que él y sus compañeros sufrieron allí, se concentraron en ayudar a las personas
mansas a hacerse cristianas. De hecho, regresaron a las ciudades de Listra e Iconio, pese

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

a que algunos de sus habitantes ya habían tratado de matar a Pablo (Hech. 13:1-3; 14:1-
7, 19-23).

En un viaje posterior, Pablo y los que le acompañaban buscaron en la ciudad macedonia


de Filipos a las personas de corazón recto. Una prosélita judía llamada Lidia prestó
atención a las buenas nuevas y se hizo cristiana. Tiempo después, Pablo y Silas fueron
entregados a las autoridades, quienes ordenaron que los golpearan con varas y los echaran
en prisión. Con todo, Pablo le predicó al carcelero, y como resultado, este y su familia se
bautizaron (Hech. 16:11-34).

¿Qué impulsó al insolente Saulo a convertirse en un afectuoso apóstol de Jesucristo?

¿Por qué terminó aquel perseguidor abrazando la fe de sus víctimas? ¿Qué impulsó a
aquel hombre insolente a convertirse en un apóstol amable y afectuoso? ¿Por qué ahora
estaba dispuesto a arriesgar su vida para que otras personas aprendieran la verdad acerca
de Dios y de Cristo? Dejemos que él mismo responda: “Dios, que [...] me llamó por su
bondad inmerecida, tuvo a bien revelar a su Hijo con relación a mí” (Gál. 1:15, 16).

Además, a su amigo Timoteo le escribió: “Se me mostró misericordia [...] para que, por
medio de mí como el caso más notable, Cristo Jesús demostrara toda su gran paciencia
como muestra de los que van a cifrar su fe en él para vida eterna” (1 Tim. 1:16). Jehová
había perdonado a Pablo, y tal bondad inmerecida y misericordia lo motivó a mostrar
amor al prójimo predicando las buenas nuevas.

¿Qué debería motivarnos a mostrar amor a los demás, y cómo podemos manifestar
dicho amor?

En nuestro caso, Jehová también pasa por alto los pecados y errores que cometemos (Sal.
103:8-14). El salmista preguntó: “Si errores fuera lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová,
¿quién podría estar de pie?” (Sal. 130:3). Sin la misericordia de Dios, ninguno de nosotros
tendríamos la dicha de servirle ni esperaríamos recibir vida eterna en el futuro. Ahora
bien, Dios nos ha mostrado inmensa bondad inmerecida. Y por eso, al igual que Pablo,
deberíamos mostrar amor predicando y enseñando la verdad, y también fortaleciendo a
nuestros hermanos (léase Hechos 14:21-23).

PABLO DE TARZO
LADP – LAS ASAMBLEAS DE DIOS DEL PERÚ
MINISTERIO DE JOVENES JIREH – JULIACA

JULIACA-2018

¿Cómo podemos mejorar nuestro ministerio?

Pablo deseaba progresar como ministro de las buenas nuevas, y el ejemplo de Jesús le
llegó al corazón. El ministerio público fue una de las maneras como el Hijo de Dios
demostró un amor sin igual por los demás. Jesús dijo: “La mies es mucha, pero los obreros
son pocos.

Por lo tanto, rueguen al Amo de la mies que envíe obreros a su siega” (Mat. 9:35-38).
Con su propio ejemplo de predicador entusiasta, Pablo respaldó cualquier petición que
pudiera haber hecho a Dios para que enviara más obreros. ¿Y usted? ¿Puede mejorar la
calidad de su ministerio? ¿O puede aumentar el tiempo que dedica a predicar el Reino, e
incluso organizar su vida para servir de precursor? Amemos de verdad al prójimo,
ayudándole a asirse con fuerza de “la palabra de vida” (Fili. 2:16).

PABLO DE TARZO