Sei sulla pagina 1di 2

¿Cómo mantener el proyecto con las mínimas desviaciones?

La manera más eficiente de mantener un proyecto, con el mínimo de


desviaciones posibles, es realizar un adecuado y completo control de
riesgos al mismo. La planeación de un proyecto en sí, implica el manejo
de una serie de variables que damos por hecho (supuestos), pero todos
estos supuestos nos implican desviaciones cuando no los controlamos. Si
bien es cierto que, hay muchos supuestos que son ajenos a nuestro
alcance, como equipo de proyecto, si podemos plantear planes de
mitigación que ayuden a reducir el impacto, del comportamiento de estas
variables que no podemos controlar. En cualquier proyecto nos vamos a
encontrar con riesgos que puedan afectar, positiva o negativamente, pero
una adecuada identificación y gestión de los riesgos es clave para
conseguir un proyecto exitoso.

¿Cómo tomar decisiones de manera oportuna?

Conociendo los riesgos de nuestro proyecto de forma amplia y oportuna,


solo así, podremos planear y validar cual es el mejor plan a seguir para
superar el impase (el impacto negativo que los riesgos traen consigo,
cuando se materializan). Si no conocemos de forma amplia el contexto de
las decisiones que debemos tomar, es muy probable que no tomemos la
correcta y muy probablemente no resolvamos nada o tal vez sí, pero
decisiones tomadas sin tener en cuenta la panorámica total de la
situación, pueden traer efectos secundarios negativos, que
desencadenarían, incluso, en problemas aun más complejos que los
iniciales.

¿Cómo determinar los valores de reserva en tiempo y costos para los


proyectos?

Primero debemos tener claro que, las reservas son presupuestos (de
tiempo y dinero) para cubrir los eventos que no están contemplados en la
planeación inicial y aquí es donde empezamos a hablar de riesgos. Una
vez se cuente con las líneas base de costo y tiempo, debemos hacer un
análisis de cuales son las posibles desviaciones a las que el proyecto se
puede ver expuesto (riesgos), debido a la ocurrencia de sucesos que se
salgan del alcance y del manejo del equipo del proyecto. Con el listado
completo, o lo mayormente posible, de riesgos se procede a hacer una
evaluación económica y en tiempos de como la materialización de estos
riesgos puede afectar al proyecto, se realiza un análisis de cual es la
probabilidad de que cada uno de los riesgo se pueda materializar y
multiplicando la probabilidad de ocurrencia del riesgo, por su valor
económico y en tiempo, luego sumando el resultado de todos los riesgos,
encontramos el valor económico y en tiempo de las reservas con las que
debe contar el proyecto para su ejecución.

Fuentes:
Lectura del capítulo 11, Gestión de riesgos, libro Guía del PMBOK®. Project
Management Institute, Inc. (2017). Guía de los Fundamentos para la Dirección de
Proyectos (Guía del PMBOK®) (6 ed.). USA. Páginas 395-458.
Project Management Institute (2009). Practice standard for project risk management.
Pennsylvania, PA: Author. Páginas 43-55.
Lledó, P. (2017). Administración de proyectos: El ABC para un Director de proyectos
exitoso. (6ta edición ed.) USA: Pablo Lledó.