Sei sulla pagina 1di 19

1

Universidad Tecnológica de Santiago


(UTESA)

Metodología de la investigación científica

Causa y consecuencia del embarazo en la adolescencia en República


Dominica Periodo 2000-2019

Santo Domingo
15 Agosto, 2019
Índice

Planteamiento del problema……………..…………………………………4

Introducción………..……………………………………………………...11

2
Justificación………..

……………………………………………………...14Formulación del

problema……………………..………………………….17

Objetivos General…..……….…………………………………………….17

Objetivo Específicos……...……………………….………………………18
3

Causa y consecuencias del embarazo en la adolescencia en República

Dominicana
Planteamiento del problema

Las adolescentes deben ser bien instruidas en el conocimiento de su cuerpo,

recibir apoyo moral y psicológico de


4 la familia y de la sociedad, para que

no se presente el tan común caso de jóvenes embarazadas que no saben que

van a hacer con su vida y la de su futuro bebé.

En la razón porque hay jóvenes embarazadas en nuestro país inciden

muchos factores. Entre los cuales se encuentran la familia con un papel

fundamental, la falta de adecuada educación y la tangente situación

económica y social.

Esta investigación se basa en ésta problemática, que proporcionan riesgos a

la madre del feto: en el embarazo de corta edad materna lo que plantea

múltiples interrogantes al respecto y permite el abordaje al aspecto físico y

psicológico que puede ser a qué punto se ve afectado en las situaciones

vividas por una adolescente embarazada.


El embarazo en la adolescencia se define como aquella gestación que

ocurre durante los dos primeros años ginecológicos de la mujer y / o

cuando la adolescente mantiene la total dependencia social y económica de

la familia paternal. También se le conoce como el síndrome del fracaso o la


5
puerta de entrada al ciclo de la pobreza.

La incidencia de la maternidad adolescente varía sustancialmente cuando se

analiza el problema en función del lugar de residencia de las adolescentes.

Las diferencias son en el Distrito Nacional y la región Suroeste, por

ejemplo en el Distrito Nacional sólo el 6.4% de las adolescentes estaban

me, embarazadas, mientras que un 24.4% en la región Suroeste 1991. Estas

diferencias parecen estar relacionadas con los desequilibrios regionales

típicos de los estilos de desarrollo de los llamados países del tercer mundo.

Las diferencias regionales no están determinadas simplemente por las

condiciones geográficas, más bien ésta se relaciona con las influencias que

ejercen los siguientes aspectos: nivel de instrucción de las jóvenes de

menor grado de desarrollo, falta de oportunidad y empleo, niveles de

pobreza que tienden a estimular a las uniones o matrimonios a temprana


edad. Para el 1996 hubo un incremento notable en el Distrito Nacional de

un 13.2%.

Las conductas de riesgos pro civiles al embarazo de las jóvenes están muy

relacionadas con los bajos ingresos, con su relación con el núcleo familiar y
6

las pautas culturales del lugar en que se socializan, precisamente en los

lugares de mayor incidencia de la maternidad temprana existe una mayor

incidencia de la pobreza, las familias viven en condiciones más precarias y

son mayores los niveles de fecundidad.

Según la Encuesta Nacional de Jóvenes en 1992 (ENJOVEN 92), el 31.4%

del total de las adolescentes ya habían formalizado alguna unión, el 26.2%

había estado embarazada alguna vez, y de todas la que habían tenido

relacione sexuales el 78.5% había tenido algún embarazo.

La condición de madre alcanzaba el 15.7% de las adolescentes en 1980, el

13.9% en 1986 y 13.3% en 1991, lo que indica que la maternidad entre las

jóvenes disminuyó 11% en la década de los 80 y 4.3% en la 2da. Etapa de

la década de los 80.


En República Dominicana, según la ENDESA 91, el 13.3% de las mujeres

de 15 a 19 años ya han sido madre, y ENDESA 96 el 23%. Esto significa

que de cada mil adolescente 133 ya habían sido madre en el 1991 y 230

para el 1996. Sin embargo, el estudio de la maternidad adolescente al igual


7
que todas las variables demográficas no debe circunscribirse a su

manifestación a escala nacional.

El embarazo en la adolescente es una condición que se sobre imponer a la

etapa de la adolescente. Las fases en la adolescencia colorean las actitudes

de los adolescentes frente al embarazo. Hay diferencias profundas en las

vivencias de la gravidez durante la adolescencia temprana, media y tardía.

La actitud de las adolescentes frente a su embarazo se manifiesta en gran

variedad de acuerdos con las influencias culturales, temperamentales de

clases sociales.

La adolescente temprana, ligada a su madre y sus propias necesidades, no

es capaz de pensar en el embarazo como un evento que culminará

transformándola en madre.
La adolescencia media, se siente posesiva con relación al feto, que a su vez

a experimentado como un instrumento poderoso de la afirmación de

independencia de los padres. Su actitud es ambivalente: de culpa y de

orgullo.
8

En la adolescencia tardía se ve la adaptación al impacto de la realidad y se

dedican a los placeres de la nodación.

En la República Dominicana, el embarazo ha pasado a ser la principal

causa de defunción de mujeres de entre 15 y 19 años de edad. En este

grupo de edades, casi una de cada cuatro adolescentes, o bien está

embarazada o bien ya ha dado a luz. En las comunidades marginales que

rodean a las ciudades importantes, donde se concentra el 64% de la

población, hay pocos servicios de salud para jóvenes.

Dos organizaciones no gubernamentales — la Asociación Dominicana de

Bienestar de la Familia (PROFAMILIA) y el Instituto Dominicano de

Desarrollo Integrado (IDDI) — han estado trabajando desde 1997 para

ampliar el acceso de los jóvenes a los servicios de salud reproductiva y de


educación sexual en 36 vecindarios de Santo Domingo y en tres ciudades

de menor magnitud.

El proyecto, que utiliza la educación y el asesoramiento de jóvenes por

otros jóvenes, se propone reducir las tasas de embarazo en la adolescencia


9

y de contagio con las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA,

creando más conciencia entre los jóvenes acerca de los riesgos de salud que

entrañan las relaciones sexuales sin protección. Se alienta a los

adolescentes a que aplacen su primera relación sexual o sean fieles a su

pareja.

Se ha impartido capacitación a unos 360 adolescentes para que se

desempeñen como asesores voluntarios de otros adolescentes sobre

cuestiones de salud sexual y salud reproductiva. Cada uno asesora a entre

15 y 30 jóvenes y distribuye material educacional y, cuando los

progenitores dan su consentimiento, también métodos anticonceptivos

(condones, espermicidas y píldoras, después de que un médico las haya

recetado por primera vez); remiten los casos especiales a los servicios de

salud y efectúan un seguimiento de esos casos. Los jóvenes asesores


también realizan reuniones cívicas y ofrecen representaciones teatrales para

sus comunidades.

En dos años, en virtud del proyecto se ha asesorado a casi 9.000 jóvenes, el

30% de los cuales no asisten a la escuela. El aumento de la demanda ha


10

suscitado actividades educacionales abiertas en escuelas, iglesias y lugares

de reunión de la comunidad. Se han establecido firmes vínculos de apoyo

entre los asesores y sus clientes, como se puso de manifiesto tras el

devastador huracán Georges. En virtud del proyecto, también se ha

capacitado a 90 médicos, enfermeras y psicólogos del Ministerio de Salud

en atención integrada de la salud de los adolescentes; y se ha preparado un

manual sobre salud sexual y salud reproductiva, un video filme y otros

materiales educacionales.
Introducción

La República Dominicana ocupa el quinto lugar en embarazos de niñas y

adolescentes entre los países de América Latina y el Caribe. Según


11
la Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (ENHOGAR

2009) un 22% de las adolescentes entre 15 y 19 años en el país ha estado

embarazado. Las tasas más altas se observan en las provincias de Azua

(36.9%) y Pedernales (35.1%).

El país cuenta con el marco legislativo y político adecuado para prevenir el

embarazo en adolescentes, sin embargo, la falta de programas de educación

y servicios de salud sexual y reproductiva son un obstáculo para reducir la

alta tasa que se presenta a nivel nacional.

El embarazo a temprana edad afecta la salud de las adolescentes pues

aumenta los riesgos de complicaciones en el embarazo y en el parto que

puede conducir a la muerte. Según ENHOGAR 2009-2010, los riesgos de

muerte por eclampsia, obstrucción en el parto, hemorragia o infección entre

las adolescentes son hasta tres veces mayores que en las mujeres con

edades entre 18 y 34 años. También pueden tener efectos importantes sobre

el estado de salud y sobrevivencia de sus hijos, tales como el bajo peso al


nacer, la prematuridad, malformaciones o problemas en el desarrollo

debido a aspectos de madurez fisiológica y emocional de las madres.

Existe un fuerte vínculo entre la pobreza y el embarazo a temprana edad

pues este es más frecuente entre adolescentes pobres y con menor

educación. Según la ENHOGAR 2009-2010


12 el 33.2% de las adolescentes y

mujeres jóvenes de las familias del quintil más pobre se habían embarazado

antes de cumplir los 20 años, en comparación con el 11.6% en el quintil

más rico. Del mismo modo, 42.7% de las adolescentes que se había

embarazado no tenían instrucción o sólo había alcanzado algún grado del

nivel básico.

A pesar de que las estadísticas muestran datos tan negativos y

desesperanzadores, es posible evitar los embarazos a temprana edad, pero

se necesita el compromiso de todos.

Las y los adolescentes tienen derecho a ser informados sobre los cambios

que suceden en su cuerpo, sobre la sexualidad y las relaciones sexuales,

sobre las formas de prevención del embarazo, del VIH y de las infecciones

de transmisión sexual, desde una perspectiva de derechos y de género.

Con información, servicios apropiados y otras medidas de prevención del

embarazo podemos lograr una mayor asertividad y toma de decisiones


correctas, lo que se traduce en oportunidades de vida y en la posibilidad de

romper el círculo de pobreza.

De igual forma se hace necesario el reconocimiento de los y las

adolescentes en sus diversidades y como sujetos de derechos, así como

establecer mecanismos para su participación


13 en la toma de decisiones.

En el marco del actual Programa de Cooperación, UNICEF apoya la

actualización del Programa de Educación Afectivo Sexual (PEAS), para ser

implementado en todos los niveles del sistema de educación formal

dominicano. Este programa, que surge de esa necesidad de ofrecer

información de calidad a niños, niñas y adolescentes sobre su salud sexual

y reproductiva, así como de la construcción de sus proyectos de vida,

significa una gran herramienta que permitirá el desarrollo saludable de esta

población.

UNICEF también apoya intervenciones, en el marco del Plan Nacional de

Prevención de Embarazo en Adolescentes, reforzando las Unidades de

Salud Integral de Adolescentes, en articulación al sistema educativo.


Justificación

El embarazo adolescente se ha convertido


14 en un problema de salud pública

importante, debido a que básicamente son las condiciones socioculturales

las que han determinado un aumento considerable en su prevalecía,

aconteciendo con mayor frecuencia en sectores socioeconómicos más

disminuidos, aunque se presenta en todos los estratos económicos de la

sociedad.

Actualmente el embarazo en adolescentes constituye una causa frecuente

de consultas en los hospitales y un problema en salud publica

Según estadísticas mundiales (1999), en la actualidad la población

adolescente representa el 20% de la población mundial, de cuyo total cerca

del 85% vive en países en vías de desarrollo.

Desde la década de 1990, el aumento continuado de las tasas de nacimiento

para mujeres de menos de 20 años de edad se ha asociado al incremento de

la proporción de adolescentes que son sexualmente activas, la cual se ha

incrementado de un 36% al 51%.


El embarazo en adolescentes está implicado cada día más como causa de

consulta de los centros hospitalarios.

Datos del DIF de Ciudad Guzmán, se ha incrementado durante los últimos

años, él número de embarazadas adolescentes con o sin complicaciones,

como causa de consulta.


15

Además, este número crece hasta el 66% de adolescentes no casadas que

tienen experiencias sexuales antes de los 19 años. El porcentaje de

nacimientos en adolescentes de bajos recursos ha aumentado en un 74,4%

entre 1975 y 1989. En 1990 hubo 521.826 nacimientos vivos de madres

adolescentes, en la República Dominicana lo que representa el 12,5% de

todos los nacimientos durante dicho año. De estas madres adolescentes, el

19.4% tuvo un niño una vez y el 4,0% había dado a luz dos veces.

Se estima que, a la edad de 20 años, el 40% de habrá experimentado por lo

menos 1 embarazo. El riesgo potencial para las niñas adolescentes de llegar

a quedarse embarazadas incluyen: - Los tempranos contactos sexuales (la

edad 12 años se asocia con un 91% de oportunidades de estar embarazadas

antes de los 19 años, y la edad de 13 años se asocia con un 56% de

embarazos durante la adolescencia).

Se estima que en los países en desarrollo aproximadamente el 20% a 60%

de los embarazos son no deseados, y que los adolescentes generalmente


tienen escasa información sobre el correcto uso de medidas anticonceptivas

y sobre la fertilidad.

En un estudio nacional se determinó que el 47% de las adolescentes

estudiaban al momento de la concepción, cifra que disminuyó

posteriormente al 8%. La incidencia de embarazos adolescentes varía


16

dependiendo de la región y del grado de desarrollo del país estudiado. En

México, anualmente cerca de quinientos mil de embarazos corresponden a

madres adolescentes, constituyendo un 8,8% del total de embarazos.

En países menos desarrollados, la proporción de embarazos adolescentes es

mayor.

La última estadística presentada por la secretaria de Salud informa que

durante el año 2002 hubo un total de 250.674 partos, de los cuales 40.439

fueron en pacientes menores de 20 años, lo que corresponde a un 16,1% del

total. Es interesante destacar que la prevalencia varía incluso entre los

diferentes servicios de salud de nuestro país.

Con respecto a la edad de las adolescentes embarazadas existen estudios

que evidencian diferencias significativas en la evolución del embarazo

entre las pacientes menores de 15 años y las de 15 años y más. Se demostró

que el riesgo obstétrico en las adolescentes mayores (entre 15 y 20 años)

estaba asociado con factores sociales como pobreza más que con la simple

edad materna.
Formulación del problema

¿Qué incidencia tiene el embarazo en la adolescencia en República

Dominicana? 17

Objetivo General:

 Conocer la incidencia de adolescentes embarazadas en República

Dominicana en los periodos 2000-2019

Objetivos específicos:

 Analizar la incidencia de abortos en gestantes y menores de 20 años

que consultaron en el centro de salud regional y canalizada a través

del DIF

 Contribuir a la prevención del embarazo no deseado promoviendo a

través de Educación para la salud dirigida la mujer (Adolescente) y a

la comunidad
 Reflexionar sobre algunos factores determinantes del embarazo

adolescente Cómo son el aumento y mayor visibilidad de la

población adolescente, la persistencia de las condiciones de pobreza,

la escasa información sobre sexualidad y anticoncepción, la


18
persistencia de la violencia sexual y la falta de oportunidades para la

mujer así como factores psicológicos

 Promover la reflexión conjunta entre adolescentes y sus padres sobre

la salud reproductiva y responsable

 Implementar un sistema de información y registro de adolescentes

embarazadas de bajos recursos estilísticos por sexo y edad

 Promover actitudes de autoconocimiento, autoaceptación,

autovaloración y autocuidado

 Reflexionar sobre la iniciación sexual el embarazo Adolescente y lo

que ambas problemática implican.


19