Sei sulla pagina 1di 4

Sermón Navidad

Texto: Mateo: 27,22.


¿Y qué voy a hacer con Jesús, al que llaman el Cristo? -¡Crucifícalo!- Respondieron todos.

Introducción:

No, no es un error. Parece extraño leer un texto que está más cercano a la muerte que a
nacimiento de Jesús. Pero lo hice a propósito. Este tiempo por lo general se leen pasajes
que hablan de un tiempo de paz y de amor, porque Jesús viene a este mundo. Y esto no deja
de ser maravilloso. Cuando o pensamos nos alegramos por la mayor prueba de amor de
nuestro Dios al hacerse hombre. En navidad celebramos eso. Navidad que precisamente
significa eso: Nacimiento. Y como cristianos ponemos el énfasis en eso. Más que en el
consumismo, más que en las celebraciones, la comida, el pavo, el árbol, las luces. Que no
los condenamos, por supuesto. La diferencia es que podríamos pasar perfectamente una
navidad sin ninguna de esas cosas. Pero nunca podríamos celebrar navidad sin considerar a
Jesús.

Por eso al celebrar este culto de navidad esta reflexión se tiene que centrar en Jesús. De
quien celebramos su nacimiento. Porque a historia no se detiene ahí. Jesús no solo nace. Él
crece, vive, enseña, sana, comparte, se entrega, muere, resucita. El nacimiento es celebrado
por lo grande que es quien nace. El nacimiento en sí mismo no significa gran cosa.
Pero Jesús fue un sorprendente personaje que hacía que las personas se hicieran preguntas
sobre él. Esas preguntas han quedado registradas en el texto, porque en la actualidad nos las
seguimos haciendo.

1ra pregunta ¿Quién eres?


Algunos años después de que Jesús muriera y resucitara un religioso judío muy entregado a
su religión no entendía cómo había grupos de personas que se apartaban de esta creencia,
abandonaban algunas prácticas, simplemente porque un tal Jesús había dicho que no eran
tan importantes. Este fariseo no podía entender esto y no veía otra solución que encarcelar a
estas personas e incluso matarlas. Con esto en mente salió de Jerusalén e iba camino a
Damasco, una ciudad al norte con cartas de autorización para encarcelar y matar.
En el camino algo le ocurrió. Vio una luz que lo dejó ciego, se cae y oye una voz que le
pregunta por qué lo está persiguiendo. Sorprendido, atónito, sin saber qué hacer o qué decir,
con mucho miedo Pablo no atina sino a preguntar ¿Quién eres Señor?
Extraño que él lo pregunte, precisamente porque es a quien está persiguiendo el que se le ha
aparecido. Extraño que no conociera realmente a quien era ese que Pablo perseguía. Casi
una ironía que el objeto central de la actividad que realizaba Pablo fuera para él totalmente
desconocido. Porque Pablo era un perseguidor de los cristianos. Cuando en realidad
desconocía totalmente quien era Jesucristo, a quien ellos adoraban.

SIMILAR A LO QUE NOS SUCEDE HOY EN DÍA CUANDO CELEBRAMOS


NAVIDAD. HACEMOS UN MONTON DE COSAS PORQUE “ES NAVIDAD” Y
TAMBIÉN PASA EN OTRAS FECHAS, PERO NINGUNA COMO EN ESTA, DONDE
EL PERSONAJE CENTRAL DEL MOMENTO CELEBRADO NOS ES TOTALMENTE
DESCONOCIDO.
PERFECTAMENTE EN NAVIDAD PODRÍAMOS PREGUNTAR COMO PABLO
¿QUIEN ERES SEÑOR? CREO QUE HASTA DEBERÍAMOS HACERLO.
¿QUIEN ERES SEÑOR? SÍ, TÚ EL QUE PONEMOS EN EL PESEBRE Y LO
ADORNAMOS LO MEJOR QUE PODEMOS.
¿QUIEN ERES SEÑOR? QUE HAS VENIDO A ESTE MUNDO
¿QUIEN ERES SEÑOR? DECIMOS QUE TÚ ERES QUIEN HA NACIDO PERO
POCO TE VEMOS.

Seguro que él quiere respondernos y mostrarnos quién es, para que lo conozcamos y
disfrutemos de su compañía.
En los evangelios encontramos las respuestas que Jesús nos daría ante esta pregunta.
Porque él mismo las dio a sus discípulos y a quienes le escuchaban mientras caminaba por
esta tierra.
En el evangelio de Juan encontramos algunas de las más hermosas palabras de Jesús
hablando de sí mismo. Pan de vida, el buen pastor, la puerta. Pero sin duda una de las más
hermosas y más aclaratorias sobre quién es Jesús la encontramos en Juan 14:6 Yo soy el
camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí.
Este es Jesús, el que nace en un pesebre, es el camino para llegar a Dios, es la verdad sobre
Dios, su verdad revelada. Lo que Dios es nos ha sido revelado por medio de Jesús. Y
puesto que él es Dios mismo él es la vida misma.

2da Pregunta ¿tú vienes a mí?


Cuando Juan estaba bautizando en el río Jordán estaba hablando de Jesús, de quién era y de
lo que haría. Del poder de Jesús, del bautismo de Jesús, de que él no era digno de desatar
sus sandalias. Cuando de pronto aparece el mismo Jesús frente a él.
Juan cree que es totalmente indigno de hacer algo por Jesús, cuando él le pide que lo
bautice. Entonces en Mateo 3, 14 Juan incluso trata de disuadirlo diciéndole –Yo soy el que
necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?-
Finalmente Juan lo bautiza. Esto que consterna a Juan también debiera consternarnos a
nosotros al recordar el nacimiento de Jesús. Porque como cristianos creemos en algo que
ninguna otra religión puede asegurar: Que Dios se hace hombre y viva entre nosotros. ¿No
nos sorprende esto acaso? No es algo maravilloso. Cuando todos los hombres tratan de ir a
Dios, de acercarse a él nos damos cuenta de que es él quien viene a nosotros.
¿Y TÚ VIENES A MÍ? TENDRÍAMOS QUE PREGUNTAR. EL DIOS CREADOR DEL
UNIVERSO ¿VIENE A VIVIR CON LOS HOMBRES?
¿Y TÚ VIENES A MÍ? ¿ES ESTO POSIBLE? ¿TANTO TE IMPORTAMOS PARA QUE
TE HAGAS COMO NOSOTROS SI TÚ ERES DIOS?
Y EN SU HUMILDAD JESÚS VA A RESPONDER QUE SÍ. EN JUAN 10,10 NOS
DIRÁ QUE HA VENIDO PARA QUE TENGAMOS VIDA EN ABUNDANCIA. Y
EN LUCAS 4, 18 RECORDANDO LAS PALABRAS DE ISAÍAS DIRÁ DE SÍ
MISMO: "EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ, PORQUE ME HA
UNGIDO PARA ANUNCIAR BUENAS NUEVAS A LOS POBRES. ME HA
ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS PRESOS Y DAR VISTA A
LOS CIEGOS, PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS, PARA
PROCLAMAR EL AÑO DEL FAVOR DEL SEÑOR.
Cuando le preguntemos al Señor, esta será su respuesta. Sí, yo he venido para salvarte.
Cualquiera sea tu situación. Te traigo vida, esperanza, libertad. Ahora es cuestión de
nosotros el decidir si las aceptamos. Y esto se relaciona con la tercera pregunta, que es la
que leímos a principio

3ra Pregunta ¿Y qué voy a hacer con Jesús…?


Pilato, el terrible gobernador está interrogando a Jesús. Lo tiene a su disposición. De él
solamente depende lo que le vaya a suceder. En su trayectoria como gobernante no le es
desconocida esta situación, de hecho ya más de diez supuestos mesías han sido muertos por
decisión de él. No estaba dispuesto a tolerar a alguien que podría alterar la paz en un lugar
difícil de gobernar.
Le llevan a Jesús, le hace preguntas que Jesús no contesta. Esto ya lo desconcierta. Como
que no quiere creer que puede ser culpable de algún mal. Ve la opción de tal vez liberarlo
como era la costumbre en esa fiesta, de soltar un preso. Pero ellos eligen a Barrabás.
Entonces sin ya saber que hacer se ve obligado a preguntar a la multitud ¿Y qué voy a hacer
con Jesús, al que llaman el Cristo? Sabemos lo que ellos respondieron. Que lo crucifique,
que es lo que decide la suerte de Cristo. La muerte en una cruz, que era finalmente a lo que
él había venido. Pero nos llama la atención la pregunta de Pilato.
NOS DAN GANAS DE VIAJAR AL PASADO Y RESPONDERLE. QUE QUÉ VAS A
HACER? PUES CREE EN ÉL, ARRODÍLLATE ANTE ÉL, ADÓRALO, ACÉPTALO
SÍGUELO. NO ESCUCHES LO QUE EL PUEBLO DIGA, ESCÚCHALO A ÉL QUE
PUEDE CAMBIAR TU VIDA.
LA PREGUNTA SALTA DEL TEXTO Y NOS TOCA EN LO MÁS PROFUNDO.
QUÉ VOY A HACER CON JESÚS. ¿Voy a pensar que es un gran maestro religioso?
QUÉ VOY A HACER CON JESÚS. ¿Voy a ignorarlo completamente y a vivir mi
vida como yo quiero?
QUÉ VOY A HACER CON JESÚS en esta navidad. ¿Voy a olvidarme de su
nacimiento y lo voy a cambiar por un viejo vestido de rojo que trae regalos?
QUÉ VOY A HACER CON JESÚS, lo voy a dejar en el pesebre, pensando que es un
niño tierno que merece ser admirado por su belleza y su fragilidad, pero nada más?

La respuesta a esta pregunta debemos darla nosotros. Ya sabemos quién es, sabemos a
qué ha venido. Entonces nos queda decidir qué vamos a hacer con él. Podemos
ignorarlo o aceptarlo, eso es cuestión de cada uno. Pero ya vimos lo que es y lo que nos
ofrece.

Conclusión

En navidad nos alegramos. Es verdad. Desde pequeño me gusta esta fecha. Navidad está en
uno de los meses más hermosos. Días con sol y más largos. Llegan las vacaciones,
descansar, dormir hasta tarde, ir a bañarse. Esperaba con impaciencia los regalos que nos
tocaba porque donde trabajaba mi papá le daban regalos a los hijos de los trabajadores. Era
maravilloso verlo venir con unas bolsas grandes. Una para cada uno de nosotros los
hermanos. Venían regalos, dulces, cosas de comer para la familia, etc. Tal vez ese recuerdo
siempre esté unido en mi mente a estas épocas y a la navidad.
Pero con el paso de los años uno se va dando cuenta también de cuáles son las cosas que
realmente importan. Y cuás es la relevancia de un hecho tan especial como la navidad.
Como hemos visto, creo qu aquí todos lo sabíamos, pero siempre es necesario recordar y
reflexionar sobre el protagonista, el verdadero protagonista de la navidad. Jesús. Quién es,
el que haya venido, y lo que trajo al venir. Espero que esto nos haya quedado más claro aún
en este día, para que al hacernos la pregunta de qué vamos a hacer, lo tengamos claro.
Abrámosle nuestro corazón y entreguémosle el control de nuestra vida, confiemos en él,
vivamos para él, no solo hoy o mañana, o en estas fiestas. Vivamos para él toda nuestra
vida.