Sei sulla pagina 1di 7

Guía de Contenidos Evaluada

TEMA DEL VIAJE EN LA LITERATURA

Objetivo Habilidad
Identificar características de los tipos y sentidos del Conocimiento,
viaje en la literatura. Comprensión y Aplicación

Analiza el siguiente texto, subraya y toma apuntes en tu cuaderno de los


elementos más importantes de la guía.

En la literatura el tema del viaje es recurrente, ya que simboliza una “búsqueda”


(siempre hay un motivo para emprender un viaje), ya sea de un tesoro o de un
conocimiento concreto o espiritual.

1.- Viaje físico: Es un desplazamiento del héroe a través del espacio, en donde recorre
lugares concretos. Por tanto, se trata de un traslado del personaje en término literales.
Suele estar impulsado por la necesidad de llegar a un lugar, por lo que suele aparecer el
motivo de la búsqueda de algo.

“Había nacido en un pueblo soñoliento y muy blanco de la provincia de Jaén, rodeado de


olivos y asediado por el paro y el hambre. Era el mayor de cinco hermanos. Sus padres
decidieron emigrar, dejando atrás cuanto fue lo más suyo, lo único suyo: su clima, su
paisaje, su forma de enfrentarse con la vida y la muerte”.
Antonio Gala

2.- Viaje interior: El héroe busca en su propia persona el conocimiento que le permita
un crecimiento espiritual.
Se trata de una introspección o una reflexión por parte del personaje para aclarar
cuestionamientos u otros conflictos consigo mismo o con quienes lo rodean, El viaje
interno suele ir acompañado de un viaje físico, de un aislamiento que, frecuentemente,
ayuda al esclarecimiento de las ideas y a la toma de decisiones.
En ocasiones, está relacionado con el viaje físico. Ej.:

“Quería tan sólo intentar vivir lo que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué
había de serme tan difícil? (Demian, Hermann Hesse)

3.- Viaje Social: corresponde al ascenso o descenso de clase o estatus social de un


personaje. Es decir, es un recorrido en sentido metafórico, pues el personaje conoce y
tiene experiencias con integrantes de distintas clases sociales, lo que le provoca un
cambio en su visión de mundo y su comportamiento.

4.- Viaje Mítico: se trata de un rito de iniciación, por el cual el héroe supera la prueba
que le permitirá adquirir un nuevo estado: la madurez, el liderazgo, etc.
A este proceso, el teórico Joseph Campbell denomina “Aventura Heroica”, la que está
constituida por las siguientes etapas:

1.- SEPARACIÓN:
a) El llamado a la aventura: El héroe recibe signos o señales que constituyen un
llamado a la aventura heroica y que pueden provenir de su propia voluntad o necesidad, o
de algún agente externo de carácter benigno o maligno. Se trata, por tanto, de un
llamado a un viaje de renacimiento, fuera de los límites del mundo que, hasta entonces, le
ha sido familiar.

b) La negativa al llamado: Ante el llamado, el poeta puede optar por la aceptación o por
el rechazo. Si acepta, se compromete con su propio desarrollo, se aventura a romper los
lazos que le atan al pasado y se dispone a realizar su misión y hazaña de héroe. Si
rechaza el llamado, deja pasar la posibilidad de realizarse como tal, porque su negativa es
esencialmente una negativa a renunciar a lo que, en este momento, constituye su propio
interés. En el caso del héroe épico, se produce siempre una aceptación a este llamado,
porque, como hombre de acción, posee una inclinación innata a la aventura.

c) La ayuda sobrenatural: el héroe que acepta su misión no se enfrenta solo a ésta,


pues siempre recibe ayuda sobrenatural, esta aparece como figura protectora, puesto que
representa la fuerza benigna del destino, ante la cual el héroe debe responder con una
actitud confiada.

La Odisea: Atenas ayuda a Telémaco y a Ulises. Hermes, que asiste a Ulises como
mensajero.

d) El cruce del primer umbral: el héroe, ayudado por elementos protectores, deja el
mundo hospitalario y se interna en lo desconocido. Cruzar ese umbral significa pasar a
una nueva zona de experiencia dentro del proceso de desarrollo.

e) El vientre de la ballena: El paso del umbral significa una autoaniquilación, ya que es


un estado de tránsito en espera del renacimiento. Sin embargo, cuando el héroe, en lugar
de conquistar o conciliar la fuerza del umbral, es tragado por lo desconocido y aparece
ante los demás como si hubiera muerto, vive la experiencia del vientre de la ballena.

Ulises totalmente desvinculado del mundo de los hombres hasta su llegada al país de los
feacios:

“Diecisiete días navegué por el ponto, hasta que el decimoctavo aparecieron las sombrías
montañas. Conque se me alegró el corazón, ¡desdichado de mí!, pues aún había de verme
envuelto en la incesante aflicción que me proporcionó Poseidón, el que sacude la tierra,
quien impulsando los vientos me cerró el camino, sacudió el mar infinito y el oleaje no
permitía que yo, mientras gemía incesantemente, avanzara en mi balsa; después la
destruyó la tempestad. Fue entonces cuando surqué nadando el abismo hasta que el
viento y el agua me acercaron a vuestra tierra…”
2.- INICIACIÓN:

a) El camino de las pruebas: está representado por una serie de obstáculos que el
héroe debe vencer para lograr el objetivo que se propone. Estos obstáculos, enviados
muchas veces por algún dios, pueden ser de muy distinta índole, puesto que a través de
cada uno de ellos se pone a prueba una capacidad diferente del héroe para enfrentar los
peligros y tentaciones. Sin embargo, la naturaleza superior de estos riesgos hace
necesario que también los dioses intervengan para ayudar al héroe, sobre todo cuando el
peligro que enfrenta supera sus posibilidades de resolver positivamente la situación. Por
ello, tanto la persecución como la ayuda sobrenatural son características de esta etapa de
la experiencia del héroe.

Y le contestó el que reúne las nubes, Zeus:


«Hija mía, ¡qué palabra ha escapado del cerco de tus dientes! ¿Cómo podría olvidarme tan
pronto del divino Odiseo, quien sobresale entre los hombres por su astucia y más que
nadie ha ofrendado víctimas a los dioses inmortales que poseen el vasto cielo? Pero
Poseidón, el que conduce su carro por la tierra, mantiene un rencor incesante y obstinado
por causa del Cíclope a quien aquél privó del ojo, Polifemo, igual a los dioses, cuyo poder
es el mayor entre los Cíclopes. Lo parió la ninfa Toosa, hija de Forcis, el que se cuida del
estéril mar, uniéndose a Poseidón en profunda cueva. Por esto, Poseidón, el que sacude la
tierra, no mata a Odiseo, pero lo hace andar errante lejos de su tierra patria. Conque,
vamos, pensemos todos los aquí presentes sobre su regreso, de forma que vuelva. Y
Poseidón depondrá su cólera; que no podrá él solo rivalizar frente a todos los inmortales
dioses contra la voluntad de éstos.»

b) El encuentro con la diosa: El matrimonio místico con la diosa-madre del mundo,


encarnada en cualquier mujer, representa para el héroe el acceso a todo lo que el hombre
puede llegar a conocer, puesto que éste es el significado que la mitología le atribuye al
elemento femenino. A través de esta experiencia, el héroe pone de manifiesto su
capacidad de alcanzar el don del amor, que es la prueba suprema de su condición heroica.

c) El descenso al mundo subterráneo: la posibilidad de acceder al mundo de la muerte


le otorga al héroe un conocimiento que excede las posibilidades del resto de los hombres.
Por ello, cuando vive esta experiencia, su sabiduría abarca todo lo que puede llegar a
conocerse, tanto en la esfera de la vida como en la de la muerte. Conocer esta última
significa asumirla, hacerla parte de su experiencia y de su destino como hombre. Por ello,
será uno más de los dones que podrá aportarle a su pueblo. Por tanto, constituye un
acceso a un conocimiento a través de la revelación del amigo muerte.

«"Hijo de Laertes, de linaje divino, Odiseo rico en ardides, no permanezcáis más tiempo
en mi palacio contra vuestra voluntad. Pero antes tienes que llevar a cabo otro viaje;
tienes que llegarte a la mansión de Hades y la terrible Perséfone para pedir oráculo al
alma del tebano Tiresias, el adivino ciego, cuya mente todavía está inalterada. Pues sólo a
éste, incluso muerto, ha concedido Perséfone tener conciencia; que los demás revolotean
como sombras."
d) La reconciliación con el padre: El padre representa el acceso a la zona más
profunda del yo, el acceso al Ser. De hecho, el propósito del héroe es penetrar y con él su
mundo a través del nudo clave de su existencia limitada para llegar al secreto germinal
del padre. Por eso, cuando trasciende la vida y se eleva hasta tener una visión de la
fuente, se reconcilia con él. Si en la experiencia anterior había tenido acceso al nadir, en
ésta logra la conquista plena del cenit.

e) La apoteosis o divinización del héroe: después de haber atravesado los últimos


terrores de la ignorancia, el héroe llega a un estado divino. Esto significa que ha logrado
aniquilar la envoltura de su conciencia y con ello, a borrar todo temor y a quedar fuera del
alcance de todo cambio.
En la epopeya, esta divinización se corresponde con la conversión del héroe en arquetipo,
en testimonio imperecedero de vida heroica.

f) La Gracia Última: el héroe, en su relación con los dioses, busca la sustancia de la


fuerza que los sustenta, es decir, la fuente de vida, la gracia de la inmortalidad, que es o
que los hace divinos. Pero esta gracia sólo se la entregan los dioses a los elegidos y, por
ello, el héroe debe, a veces, apoderarse de su tesoro con engaños.
En el poema de Gilgamesh se relata la búsqueda del elixir de la eterna juventud en
Mesopotamia. Es así como este le relata a su barquero:

“Usanapi, ésta es la planta única…


Con ella, el hombre obtiene todo su vigor.
Volveré con ella a Erech, el país de los rebaños…
Su nombre es: “El hombre de edad rejuvenece”.
He de comerla para retornar a la condición de mi juventud”

3.- RETORNO:

a) La negativa al regreso: esta situación se da cuando el héroe prefiere permanecer en


el lugar bendito, en compañía de la diosa que le otorga la inmortalidad. En la Odisea,
Ulises estuvo al borde de vivir esta experiencia de olvido de su verdadera misión cuando
estuvo en compañía de Circe. Pero sus compañeros lo convencieron para que continuara
su viaje. Y esto era lo previsible, porque, en el caso del héroe épico, la meta última de su
quehacer se logra con el retorno, se éste de naturaleza física o espiritual.

«Así dijo, y nuestro valeroso ánimo se dejó persuadir. Allí nos quedamos un año entero
día tras día, dándonos a comer carne en abundancia y delicioso vino. Pero cuando se
cumplió el año y volvieron las estaciones con el transcurrir de los meses ya habían pasado
largos días, me llamaron mis fieles compañeros y me dijeron:
«"Amigo, piensa ya en la tierra patria, si es que tu destino es que te salves y llegues a tu
bien edificada morada y a tu tierra patria." (…)
«"Circe, cúmpleme la promesa que me hiciste de enviarme a casa, que mi ánimo ya está
impaciente y el de mis compañeros, quienes, cuando tú estás lejos, me consumen el
corazón llorando a mi alrededor."
b) La huida mágica: el hecho de que el héroe, en su triunfo, gane la bendición de la
diosa y luego sea explícitamente comisionado para regresar a restaurar su sociedad
significa que, en el último estadio de su aventura, cuenta con la ayuda divina.

c) El rescate del mundo exterior: se produce cuando el héroe necesita recibir asistencia
del mundo exterior al regreso de su aventura sobrenatural.

“Pero Atenea, la hija de Zeus decidió otra cosa: cerró el camino a todos los vientos y
mandó que todos cesaran y se calmaran; levantó al rápido Bóreas y quebró las olas hasta
que Odiseo, movido por Zeus, llegara a los feacios, amantes del remo, escapando a la
muerte y al destino”.

d) El cruce del umbral de regreso: El héroe se aventuró lejos de su tierra para


internarse en la oscuridad y allí realizó su aventura. Por eso, su regreso debe ser descrito
como el retorno desde una zona alejada, en la que se da la identificación del reino de lo
humano con lo divino. La explotación de esta zona es, precisamente, lo que encierra todo
el sentido de la vida del héroe.

“Atenea le dijo:
«Hijo de Laertes, de linaje divino, Odiseo rico en ardides; manifiesta ya tu palabra a tu
hijo y no se la ocultes más, a fin de que preparéis la muerte y Ker para los pretendientes
y marchéis a la ínclita ciudad.
Tampoco yo estaré mucho tiempo lejos de ellos, pues estoy ansiosa de luchar.»
Así dijo Atenea y lo tocó con su varita de oro. Primero puso en su cuerpo un manto bien
limpio y una única, y aumentó su estatura y juventud. Luego volvió a tornarse moreno,
sus mandíbulas se extendieron y de su mentón nació negra barba”.

d) La posesión de los dos mundos: Esta experiencia se describe como la libertad para
atravesar en ambos sentidos y sin contaminar el uno con el otro la división entre el
mundo de lo humano y el mundo de lo divino.

“Se lanzaron sobre los primeros combatientes Odiseo y su brillante hijo y los golpeaban
con sus espadas; y habrían matado a todos y dejándolos sin retorno si Atenea, la hija de
Zeus portador de égida, no hubiera gritado con su voz y contenido a todo el pueblo:
«Abandonad, itacenses, la dura contienda, para que os separéis sin derramar sangre».
Así habló Atenea y el pálido terror se apoderó de ellos; volaron las armas de sus manos,
aterrorizados como estaban, y cayeron al suelo al lanzar Atenea su voz. Y se volvieron a
la ciudad deseosos de vivir”.

e) Libertad para vivir: este don supremo del héroe se consigue por medio de una
conciliación del individuo con la voluntad universal y esto se efectúa a través de una
verdadera relación entre los fenómenos pasajeros del tiempo con la vida imperecedera
que vive y muere en cada hombre.
En el mundo de la acción, es característico que el hombre pierda su atención en el
principio de la eternidad cuando vive ansioso por ver el resultado de sus hechos. El héroe,
en cambio, intuye la trascendencia de su acción y se siente vehículo de lo Imperecedero,
porque ha logrado dar muerte a su ego personal y se ha restablecido en el Yo. De esta
manera, vuelve a emerger del mundo de la congoja con la certeza de que el bien que trae
es capaz de restaurar el mundo.

Actividad

Lea con atención los siguientes fragmentos y luego determine qué tipo de viaje se
reconoce. Si correspondiese al mítico, señale a qué etapa específica de la aventura heroica
hace referencia.

Texto N° 01
Siddhartha había empezado a cumular descontento en su interior. Comenzó a sentir que
el cariño de su padre, el amor de su madre y el aprecio de su amigo Govinda no lo harían
feliz toda la vida ni lo calmarían ni satisfarían sus aspiraciones (…) Muchas veces tuvo la
impresión de estar muy cerca del mundo celestial. Pero nunca lo había alcanzado
totalmente, jamás había calmado su sed última. Y ni uno solo entre todos los grandes
sabios que conocía, y de cuyas enseñanzas disfrutada, había alcanzado tampoco el mundo
celestial ni calmado de todo su sed eterna (…)
Y Siddhartha replicó:
- Con tu permiso, padre. He venido a decirte que mañana deseo abandonar tu casa y
marcharme con los ascetas. Mi deseo es convertirme en Samana.
(Siddhartha, Hermann Hesse)

Tipo de viaje; ________________________________________________________

Texto N° 02
Cuando los parlantes anunciaron las Líneas Centroamericanas de Aviación postergaban
por veinticuatro horas su vuelo número 914, Sergio Rivera hizo un gesto de impaciencia.
No ignoraba, por supuesto, la clásica argumentación: siempre es mejor una demora
impuesta por la prudencia, que un dificultad en pleno vuelo.
(Acaso Irreparable, Mario Benedetti)

Tipo de viaje; ________________________________________________________

Texto N° 03
En esto, Eos se levantó del lecho, de junto al noble Titono, para llevar la luz a los
inmortales y a los mortales. Los dioses se reunieron en asamblea, y entre ellos Zeus, que
truena en lo alto del cielo, cuyo poder es el mayor. Y Atenea les recordaba y relataba las
muchas penalidades de Odiseo. Pues se interesaba por éste, que se encontraba en el
palacio de la ninfa:

Tipo de viaje; ________________________________________________________


Texto N° 04
Entonces ordena a tus compañeros que desuellen las víctimas que yacen en tierra
atravesadas por el agudo bronce, que las quemen después de desollarlas y que supliquen
a los dioses, al tremendo Hades y a la terrible Perséfone. Y tú saca de junto al muslo la
aguda espada y siéntate sin permitir que las inertes cabezas de los muertos se acerquen a
la sangre antes de que hayas preguntado a Tiresias.
Entonces llegará el adivino, caudillo de hombres, que te señalará el viaje, la longitud del
camino y el regreso, para que marches sobre el ponto lleno de peces."

Tipo de viaje; ________________________________________________________

Texto N° 05
«Y llegó el alma del Tebano Tiresias en la mano su cetro de oro, y me reconoció, y dijo:
«"Hijo de Laertes, de linaje divino, Odiseo rico en ardides, ¿por qué has venido,
desgraciado, abandonando la luz de Helios, para ver a los muertos y este lugar carente de
goces? Apártate de la fosa y retira tu aguda espada para que beba de la sangre y te diga
la verdad." (…)
«"Tratas de conseguir un dulce regreso, brillante Odiseo; sin embargo, la divinidad te lo
hará difícil, pues no creo que pases desapercibido al que sacude la tierra. Él ha puesto en
su ánimo el resentimiento contra ti, airado porque le cegaste a su hijo. Sin embargo,
llegaréis, aun sufriendo muchos males, si es que quieres contener tus impulsos…

Tipo de viaje; ________________________________________________________

Texto N° 06
Perceval vive con su madre en plena naturaleza y sin contacto alguno con el mundo. Un
día se encuentra con unos caballeros y decide unirse a ellos, lo cual hunde a su madre en
la tristeza. En la corte del rey Arturo, adonde acude a armarse caballero, le encomiendan
que derrote al malvado Caballero rojo, cosa que Perceval consigue con una lanza. Tras
ello, Perceval va al castillo de Gornemant de Goor, un experimentado caballero, con el
cual aprende con rapidez.
Reseña de Perceval, El cuento del Grial.
es.wikipedia.org

Tipo de viaje; ________________________________________________________

Texto N° 07
De altivo carácter y concentrada imaginación, Martín había vivido, hasta entonces, aislado
por su pobreza y separado de su familia, en casa de un viejo tío que residía en Coquimbo,
donde el joven había hecho sus estudios mediante la protección de aquel pariente. Los
únicos días de felicidad eran los que las vacaciones le permitían pasar al lado de su
familia. En ese aislamiento, todos sus afectos se habían concentrado en ésta, y al llegar a
Santiago juró regresar de abogado a Copiapó y cambiar la suerte de los que cifraban en él
sus esperanzas.
Alberto Blest Gana, Martín Rivas.

Tipo de viaje; ________________________________________________________