Sei sulla pagina 1di 13

CONSTRUYENDO EL

DEREPENTE DE DIOS

Isaías 48:3
Las cosas pasadas desde hace
tiempo las declaré, de mi boca
salieron y las proclamé. De repente
actué y se cumplieron.
El obrar “de repente” de Dios
siempre viene precedido por un
tiempo prolongado de silencio de
Dios.
Son tiempos en los cuales sentimos
que Dios no escuchó porque no pasa
nada.
Oramos, ayunamos, adoramos y
nada sucede.
Sin embargo, la Biblia nos dice de
muchas maneras que en un “de
repente” Dios obrará si confiamos y
esperamos en El.
Aquí lo vamos a ver en Esta palabra,
nos anima a seguir creyendo fielmente
por lo que está por venir.
He estado sintiendo la necesidad
de compartir con ustedes que
estamos en una temporada que es
como la época de Isacar. (1
Crónicas 12:32)
Isacar era una tribu que de repente
dejó el campamento de Saúl, y vino al
campamento de David.
El Señor dice: "Yo estoy liberando
una unción de Isacar, para que
sepan qué hacer.”
Sin embargo, entre todos los
guerreros, hubo algo que muchos no
tenían, pero que un grupo destacado
de doscientas personas si lo tenían,
y fue de mucha utilidad para todos los
guerreros de todas las tribus para
lograr el objetivo que se propusieron.
Se trata de integrantes de la tribu de
Isacar.
La crónica dice de ellos lo siguiente:
(1 Crónicas 12:32).
“De los hijos de Isacar, doscientos
principales, entendidos en los
tiempos, y que sabían lo que Israel
debía hacer, y cuyas órdenes
seguían todos sus hermanos”
Ni siquiera eran todos ni los únicos
hombres de aquella tribu, pues la tribu
tenía a “ochenta y siete mil
hombres valientes en extremo”
(1 Crónicas 7:1-5),
dos frases saltaron:
* "Hombres muy valerosos".
* "Valientes en extremo".

La última me impactó más, ¿cómo sería


un hombre de guerra en esa época? y
¿cómo sería un hombre valiente en
extremo en esta época?, es algo que
necesita que nos esforcemos y sin duda
alguna de toda la dependencia de Dios
para salir a la guerra y poder salir
victorioso de la mano de Dios.

Si hemos sido valientes, debemos serlo


aún más, si hemos dependido de Dios,
debemos depender aún más y ojalá la
nueva generación que nos ve y observa
pueda percibir esa valentía en nosotros.

Creo que me falta mucho para poder ser


ese valiente en extremo, pero si la palabra
de Dios nos dice que hubo hombres así
en esa época, también pueden surgir ese
tipo de valientes hoy que vivan
dispuestos para el Rey y el avance de su
reino.
Pero hay momentos en los que lo que
hace falta no es solo la valentía muy
común en los hombres sino el ser
hombres ENTENDIDOS EN LOS
TIEMPOS.
Cuando el cronista dice que estos
doscientos hijos (descendientes) de
Isacar eran “entendidos en los
tiempos”, no quiere decir que eran
agoreros o algo así por el estilo.
Versiones como La Biblia de la
Américas, y La Nueva Biblia de los
Hispanos, no se equivocan al traducir
esta frase diciendo: “expertos en
discernir los tiempos”
[1]. La clave en esto es que esta
tribu de isacar, tenían el don del
discernimiento, lo cual habían
ejercido al grado de que se les
podía considerar como “expertos”.
El discernimiento es la capacidad
de entender si algo conviene o no
conviene; descubrir si algo es
artificioso o engañoso y que no es
auténtico.
Sin duda que no es nada fácil, pero
estos hombres se habían convertido en
“expertos” en discernir seguramente
que muchas cosas, pero en este caso
cuando dice que es en relación a “los
tiempos”, se refería a los movimientos
estratégicos que hacían los guerreros
enemigos que apoyaban al rey Saúl, y
las mejores estrategias que deberían
adoptar los guerreros que apoyaban al
nuevo rey David.
“Esto es tan sobrenatural.
Algunos de ustedes están en un
lugar donde están tratando de
tomar grandes decisiones, que
alterarán su vida.
Hay cosas que están construyendo,
cosas que necesitan cambiar, o cosas
que pueden ver para el futuro, pero
requieren pasos.
Y el Señor dice: "Están en una
temporada de “de repentes”; están
en una temporada de aceleración
donde Yo voy a llevarlos a una
nueva temporada.
Confíen en Mí por una palabra de
sabiduría, por discernimiento
sobrenatural para cuando tengan
que hacer los cambios”.
“Muchos de ustedes, como la tribu
de Isacar, están en un "reino"
ahora mismo, en un lugar o
situación que ustedes saben que
necesita cambiar, pero no pueden
ver cómo hacer los cambios.
Tal vez es algo financiero que no
pueden ver. Están en un trabajo, pero
saben que necesitan ir a otro trabajo.
O están en una situación, y saben que,
para ir a otra situación, hay muchos
detalles y muchas personas que
podrían estar involucradas.
Pero el Señor dice: "Cuando Yo esté
en ello, lo haré de repente. Cuando
Yo esté en ello, todos esos
DOMINOS serán liberados."
“Tal vez ustedes han visto esas
imágenes donde se configuran las
fichas de dominó, entonces alguien
sólo toca el primero, y todo cae y hace
un patrón.
Esto es lo que el Señor les está
diciendo: "¿Confiarán en Mí cuando
aún no haya tocado el primer
dominó? ¿Confiarán en Mí cuando
no vean el patrón? Yo estoy
estableciendo el patrón, y entrarán
en un momento de extrema
aceleración.
Entrarán en ese momento de
repentes, y todas las piezas se
unirán. Confíen en Mí. Sé dónde
están todas las piezas. Confíen en
Mí que Yo conozco todas las
situaciones que tienen que suceder
para hacer sus sueños realidad."
“¿Saben que el Señor ama soñar?
El Señor ama a las personas que
tienen sueños audaces. Hay
personas que han soñado y en el
tiempo se cumple lo que han
soñado.
A veces no pueden imaginarlo a Dios
estableciendo el dominó que sería el
patrón de sus vida hoy, la forma en
que Él tocaría de repente sus vida y el
favor extravagante estallara en su de
repente, un favor extravagante para
llevarlo a nuevos lugares.
Pero para lograrlo tenemos que
cooperar; tenemos que hacer nuestra
parte.
Tenemos que orar, tenemos que
desarrollar nuestro carácter,
tenemos que ser fuerte
emocionalmente.

“Padre, yo oro por Tu Pueblo, para


que ellos te dejen a Ti, hacer lo que
necesitas hacer.
Y Padre, te agradezco Señor, que
estemos llegando a esa aceleración
extrema.
Estamos llegando a ese momento
donde de repente, justo ante
nosotros estarán nuestros sueños.
Justo de repente ante nosotros,
habremos hecho un cambio. De
repente Tu crearás esa puerta
abierta.

De repente todas las


piezas caerán juntas.
Y el Señor dice: "Yo me encuentro
en los derepentes”. ¿Recuerdan,
cuando Yo nací, ¿no dice mi
Palabra, “De repente aparecieron
muchos ángeles del cielo que
alababan a Dios”? (Lucas 2:13)
La gente había esperado mucho
tiempo por Mi venida, y entonces
de repente Yo vine."
Así que, anímense y entiendan que el
Señor tiene un "de repente" para
ustedes. Manténganse en el rumbo, y
Dios será el que ponga Su dedo en el
primer dominó. Todo va a tener
sentido.

Hechos 1:4-5 Y reuniéndolos, les


mandó que no salieran de Jerusalén,
sino que esperaran la promesa del
Padre: La cual, les dijo, oísteis de mí;
pues Juan bautizó con agua, pero
vosotros seréis bautizados con el
Espíritu Santo dentro de pocos días.
Hechos 2:1-4 Cuando llegó el día de
Pentecostés, estaban todos juntos en
un mismo lugar. De repente vino del
cielo un ruido como el de una ráfaga de
viento impetuoso que llenó toda la casa
donde estaban sentados y se les
aparecieron lenguas como de fuego
que, repartiéndose, se posaron sobre
cada uno de ellos. Todos fueron llenos
del Espíritu Santo y comenzaron a
hablar en otras lenguas, según el
Espíritu les daba habilidad para
expresarse.