Sei sulla pagina 1di 38

UNIDAD 1

 Concepto de sucesión

De acuerdo a las disposiciones del artículo 1281 (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito Federal,
en donde determina de manera precisa, que la herencia es la sucesión en todos los bienes del difunto y en
todos sus derechos y obligaciones que no se extinguen por la muerte.

Así también, doctrinalmente, podemos encontrar en la obra de Edgard Baqueiro Rojas conceptúa como
Sucesión, a la continuación de los derechos de una persona en lugar de otra o del titular primitivo.1

Por otra parte, existen otras apreciaciones del concepto de sucesión, que embonan y amplían a la vez, con los
anteriores concepciones, esto debido a que algunos autores mencionan también la herencia o sucesión, como
una universalidad jurídica en rigor, y que la herencia no es otra cosa que parte del patrimonio de! Difunto, es
decir que es un conjunto de bienes, derechos, obligaciones y cargas apreciables en dinero, que se transmiten
por la muerte.2

 Tipos de sucesión

I.- Sucesión por testamento

De acuerdo a las disposiciones del artículo 1295 (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito Federal,
en donde determina de manera precisa, que la sucesión por el testamento, es un acto personalísimo,
revocable y libre, por el cual una persona capaz dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple
deberes para después de su muerte.

Doctrinalmente, la sucesión por testamento; de acuerdo al maestro Rafael de Pina, señala, que la sucesión
testamentaria “…es una especie de la sucesión mortis causa, que se produce mediante la expresión de la
última voluntad de un causante, manifestada en cualquiera de las formas previamente establecidas por el
legislador”3

Por la parte doctrinal, tenemos que los testamentos se dividen en dos clases, ordinario y especiales:

a) Los ordinarios.- Los cuales vienen siendo, el testamento público abierto y el público cerrado,
estos, con la intervención del Notario, y por otro lado se encuentra el testamento ológrafo, mismo
que es redactado de puño y letra por el testador, el cual debe ser depositado en un archivo especial,
ante el Registro Público de la Propiedad.

b) Los testamentos especiales.- Son el privado, el militar, el marítimo y el hecho en país extranjero; es
importante hacer notar que el testamento privado es permitido en los casos en que el testa dar es
atacado por una enfermedad tan violenta y grave que no dé tiempo para que concurra el Notario a
hacer el testamento siempre que muera a consecuencia de ella.4

De acuerdo legislación civil vigente, los testamentos se dividen en dos clases, ordinario y especiales:

De acuerdo a las disposiciones de los artículos siguientes (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, determina de manera precisa, lo siguiente:

Artículo 1499. El testamento, en cuanto a su forma, es ordinario o especial.

Artículo 1500. El ordinario puede ser:

1 Baqueiro Rojas, Edgard.-Derecho Civil Introducción y Personas, Editorial Oxford University Press, Segunda Edición, México 2010, pág. 371
2 Rojina Villegas, Rafael.- Compendio de Derecho Civil Tomo II, Editorial Porrúa, Cuadragésimo Primera Edición, México 2008, pág. 12
3 De Pina Vara, Rafael.- Elementos de Derecho Civil Mexicano. México, Editorial Porrúa, México 1998, pág. 297.
4 http://bibliohistorico.juridicas.unam.mx/libros/2/591/11.pdf
I. Público abierto;
II. Público cerrado; y
III.- Públicos simplificado; y
IV.- Ológrafo.

Artículo 1501. El especial puede ser:

I. Privado;
II. Militar;
III. Marítimo, y
IV. Hecho en país extranjero.

II.- Sucesión legítima

De acuerdo a las disposiciones del artículo 1600 (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito Federal,
en donde determina de manera precisa, que la sucesión legítima es válida cuando el testamento no deba
subsistir la institución de heredero, subsistirán, sin embargo, las demás disposiciones hechas en él, y la
sucesión legítima sólo comprenderá los bienes que debían corresponder al heredero instituído.

Así mismo en el artículo 1601 del mismo Código; señala que, si el testador dispone legalmente sólo de una
parte de sus bienes, el resto de ellos forma la sucesión legítima.

Cabe hacer mención, que a falta de testamento, o cuando éste sea anulado o este no cumpla con las
condiciones impuestas al heredero, así como en los casos en que el heredero hubiere muerto antes que el
testador, o es incapaz de heredar, habrá lugar a la apertura de la sucesión legítima.

III.- Sucesión de los descendientes

De acuerdo a las disposiciones de los siguientes artículos (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, en determina de manera precisa, que:

De la sucesión de los descendientes

Artículo 1607. Si a la muerte de los padres quedaren sólo hijos, la herencia se dividirá entre todos por partes
iguales.

Artículo 1608. Cuando concurran descendientes con el cónyuge que sobreviva, a éste le corresponderá la
porción de un hijo, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 1624.

Artículo 1609. Si quedaren hijos y descendientes de ulterior grado, los primeros heredarán por cabeza y los
segundos por estirpes. Lo mismo se observará tratándose de descendientes de hijos premuertos, incapaces
de heredar o que hubieren renunciado la herencia.

Artículo 1610. Si sólo quedaren descendientes de ulterior grado, la herencia se dividirá por estirpes, y si en
algunas de éstas hubiere varios herederos, la porción que a ella corresponda se dividirá por partes iguales.

De manera doctrinal, podemos explicar que, la sucesión en comento, hace referencia a los hijos y demás
descendientes del de cujus (aquel de cuya sucesión se trata), y a sus ascendientes, es decir, los parientes en
línea recta, descendente o ascendente, y a los parientes en línea colateral, como son, hermanos, tíos y
primos.

Y en caso de que, sólo fueren hijos los presuntos herederos, la herencia se dividirá entre todos por partes
iguales, si quedaren hijos y descendientes de ulterior grado, los primeros heredarán por cabeza y los
segundos por estirpe. Lo mismo se observará tratándose de descendientes de hijos premuertos, incapaces de
heredar o que hubieren renunciado a la herencia.5

5 http://bibliohistorico.juridicas.unam.mx/libros/2/591/11.pdf
IV.- Sucesión de los ascendientes

De acuerdo a las disposiciones de los siguientes artículos (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, en determina de manera precisa, que:

Artículo 1615. A falta de descendientes y de cónyuge, sucederán el padre y la madre por partes iguales.

Artículo 1616. Si sólo hubiere padre o madre, el que viva sucederá al hijo en toda la herencia.

Aquí podemos agregar, que si a la muerte de una persona no quedaren descendientes ni cónyuge, los
ascendientes de aquélla serán llamados a heredar, y si viven ambos padres, heredarán por partes iguales; si
sólo hubiere padre o madre, el que viva sucederá al hijo en toda la herencia.

V.- Sucesión del cónyuge

De acuerdo a las disposiciones de los siguientes artículos (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, en determina de manera precisa, que:

Artículo 1624. El cónyuge que sobrevive, concurriendo con descendientes, tendrá el derecho de un hijo, si
carece de bienes o los que tiene al morir el autor de la sucesión, no igualan a la porción que a cada hijo debe
corresponder. Lo mismo se observará si concurre con hijos adoptivos del autor de la herencia.

Artículo 1625. En el primer caso del artículo anterior, el cónyuge recibirá íntegra la porción señalada; en el
segundo, sólo tendrá derecho de recibir lo que baste para igualar sus bienes con la porción mencionada.

Artículo 1626. Si el cónyuge que sobrevive concurre con ascendientes, la herencia se dividirá en dos partes
iguales, de las cuales una se aplicará al cónyuge y la otra a los ascendientes.

Podemos explicar, en esa clase de sucesión, que el cónyuge sucederá en todos los bienes, si no concurre con
hijos, ascendientes o hermanos del finado. Si concurre con hijos, tendrá el derecho de un hijo, pero siempre
que no tenga bienes propios, pues si los tuviere sólo tendrá derecho a igualar su porción, si ésta es inferior a
la que dejó el de cujus. Cuando ocurre con ascendientes, la herencia se dividirá en dos partes iguales, una
para el cónyuge y otra para los ascendientes.6

VI.- Sucesión de los colaterales

De acuerdo a las disposiciones de los siguientes artículos (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, en determina de manera precisa, que:

Artículo 1630. Si sólo hay hermanos por ambas líneas, sucederán por partes iguales.

Artículo 1631. Si concurren hermanos con medios hermanos, aquéllos heredarán doble porción que éstos.

Artículo 1632. Si concurren hermanos con sobrinos, hijos de hermanos o de medios hermanos premuertos,
que sean incapaces de heredar o que hayan renunciado la herencia, los primeros heredarán por cabeza y los
segundos por estirpes, teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo anterior.

De manera doctrinal, podemos explicar que, la sucesión en comento, hace referencia a los hijos y demás
descendientes del de cujus (aquel de cuya sucesión se trata), y a sus ascendientes, es decir, los parientes en
línea recta, descendente o ascendente, y a los parientes en línea colateral, como son, hermanos, tíos y
primos.

VIII.- Sucesión de los Concubinos

6
http://bibliohistorico.juridicas.unam.mx/libros/2/591/11.pdf
De acuerdo a las disposiciones del artículo 1635 (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito Federal,
en determina de manera precisa, que:

La concubina y el concubinario tienen derecho a heredarse recíprocamente, aplicándose las disposiciones


relativas a la sucesión del cónyuge, siempre que reúnan los requisitos a que se refiere el Capítulo XI del Título
Quinto del Libro Primero de este Código.

IX.- Sucesión de la Beneficencia Pública

De acuerdo a las disposiciones de los siguientes artículos (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, en determina de manera precisa, que:

Artículo 1636. A falta de todos los herederos llamados en los capítulos anteriores, sucederá el Sistema para
el Desarrollo Integral de la Familia del Distrito Federal.

Artículo 1637. Cuando sea heredera el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Distrito Federal y
entre lo que corresponda existan bienes raíces que no pueda adquirir conforme al artículo 27 constitucional,
se venderán los bienes en pública subasta, antes de hacer la adjudicación, aplicándose al Sistema para el
Desarrollo Integral de la Familia del Distrito Federal, el precio que se obtuviere.

En este caso, a falta de toda clase de sucesor posible que pertenezca a las categorías indicadas, y no exista
persona que esté ligada al finado, ya sea por una relación de parentesco, o por vínculo matrimonial, surge la
figura en el derecho del Estado, que es representado por un órgano denominado Beneficencia Pública.

 Sujetos de la sucesión

De acuerdo a las disposiciones de los siguientes artículos (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, en determina de manera precisa, que:

Artículo 1283. El testador puede disponer del todo o de parte de sus bienes. La parte de que no disponga
quedará regida por los preceptos de la sucesión legítima.

Artículo 1284. El heredero adquiere a título universal y responde de las cargas de la herencia hasta donde
alcance la cuantía de los bienes que hereda.

Artículo 1285. El legatario adquiere a título particular y no tiene más cargas que las que expresamente le
imponga el testador, sin perjuicio de su responsabilidad subsidiaria con los herederos.

Los sujetos de la sucesión, forman las instituciones que se originan del derecho hereditario, las cuales son, el
testador, el heredero y el legatario.

De acuerdo a la obra de Rojina, el papel del autor de la herencia (testador) como sujeto del derecho
hereditario, es el autor de la herencia como sujeto del derecho hereditario y es radicalmente distinta en ambas
sucesiones, como son la legítima y la testamentaria.

Fundamentalmente existen dos sistemas, a través de los cuales se determina el diverso papel de los
herederos como sujetos del derecho hereditario:

a) El del beneficio de inventario con separación de patrimonios


b) El que no admite el citado beneficio por ministerio de ley, trayendo consigo la reunión de patrimonios
(el personal del heredero y el hereditario).7

“El legado consiste en la transmisión gratuita y a título particular hecha por el testador, de un bien determinado
o susceptible de determinarse, que puede consistir en una cosa, en un derecho, en un servicio o hecho, en
favor de una persona y a cargo de la herencia de un heredero o de otro legatario, cuyo dominio y posesión se

7 Rojina Villegas, Rafael.- Compendio de Derecho Civil Tomo II, Editorial Porrúa, Cuadragésimo Primera Edición, México 2008, pág. 331
transmite en el momento de la muerte del testador si se trata de cosas determinadas o hasta que éstas se
determinen posteriormente”.8

Por otra parte, tenemos que En el derecho sucesorio se encuentran tres personajes o sujetos importantes que
intervienen en dicha figura; sin la existencia de alguno de ellos, sería imposible realizar la sucesión.

Autor

El autor de la sucesión, el de cujus o el testador son exactamente la misma persona, sólo que con
determinado significado en casos específicos, que a continuación se detallan:

a. Autor de la sucesión. Es la persona que falleció, y que a raíz de dicho acontecimiento se da origen a la
sucesión, ya sea testamentaria o intestada.
b. De cujus. “De quién”, es la expresión latina que designa al causante que ha muerto y a quien se hereda.
c. Testador. Persona que realiza o dicta un testamento. Como su nombre lo indica, sólo aplica a la sucesión
testamentaria.

Heredero

Es aquella persona capaz, que sucede al autor de la sucesión en su patrimonio, derechos y obligaciones.
Puede ser asignado vía testamentaria o intestada.

Legatario

Es sucesor a título particular de uno o varios bienes en concreto. El legatario es nombrado por voluntad del de
cujus; por lo tanto, sólo encontraremos esta figura en un testamento.9

 Responsabilidad de los herederos y legatarios

De acuerdo a las disposiciones de los siguientes artículos (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito
Federal, en determina de manera precisa, que:

Artículo 1284. El heredero adquiere a título universal y responde de las cargas de la herencia hasta donde
alcance la cuantía de los bienes que hereda.

Artículo 1285. El legatario adquiere a título particular y no tiene más cargas que las que expresamente le
imponga el testador, sin perjuicio de su responsabilidad subsidiaria con los herederos.

Doctrinalmente podemos referirnos, que la responsabilidad del heredero, al suceder el heredero a título
universal, tanto en los bienes como en las deudas, responde al causante ilimitadamente e incluso con sus
propios bienes (a no ser que acepte a beneficio de inventario), mientras que la responsabilidad del
legatario, no responde de las deudas y cargas de la herencia, salvo en los casos especiales en que se le
atribuya alguna carga concreta o se distribuya toda la herencia en legados.

Podemos agregar, las responsabilidades del heredero y legatario, son de la siguiente manera:

Heredero:

1. Es un continuador de la personalidad del de cujus, es decir, su sucesor.

2. Responderá de las obligaciones de la herencia con los bienes de la misma y hasta donde alcancen; es
decir, los acreedores del autor de la sucesión tienen el derecho de cobrar lo que les corresponde hasta donde
alcancen los bienes de la herencia, protegiéndose con esto el patrimonio del heredero contra las acciones de
los acreedores, accediendo al beneficio de inventario

8 Rojina Villegas, Rafael.- Compendio de Derecho Civil Tomo II, Editorial Porrúa, Cuadragésimo Primera Edición, México 2008, pág. 344
9 (Cfr. Asprón, 2006: 6-7)
Legatario

1. Debe recibir la cosa legada.


2. No está obligado a responder por las deudas de la herencia, salvo que en eso consista su legado.
3. Requiere pagar las contribuciones correspondientes al legado.

 Definición y naturaleza jurídica de la herencia

Definición

De acuerdo a las disposiciones del artículo 1281 (Libro Tercero) del Código Civil para el Distrito Federal,
en determina de manera precisa, que:

Herencia es la sucesión en todos los bienes del difunto y en todos sus derechos y obligaciones que no se
extinguen por la muerte.

Otra definición sería:

Herencia.- Es aquella en donde el testador o de cujus trasfiere el total de los bienes

Naturaleza jurídica

La herencia, es una institución legal, en virtud de la cual se transmiten todos los bienes del difunto y se
produce la sustitución subjetiva en sus relaciones jurídicas subsistentes a su defunción, esto es, que
determinada de responsabilidades y obligaciones que le son otorgados para efectos jurídicos, es decir, la
naturaleza jurídica de la herencia sería, la trasferencia total de los bienes, así como los derechos y
obligaciones.10

 Tipos de herencia

A título universal.- En esta figura jurídica se transmiten todos los bienes y obligaciones del cujus al
Heredero, mismo que le corresponde todo o una parte alícuota (proporcional) de una universalidad; es decir,
derechos y relaciones jurídicas que corresponden al de cujus. (Baqueiro y Buenrostro, 2012: 62).

 Puede ser instituido por testamento o por ley intestado.


 Es el sucesor del autor de la herencia.
 Entra en la masa hereditaria como si ésta fuera su patrimonio.
 Tiene responsabilidad de las deudas directas de la herencia, las cuales son las adquiridas
directamente por el autor de la sucesión (CCF, art. 1760). Ejemplo de dicha deuda es el pago de una
pensión alimenticia.
 Es el obligado a cumplir los legados y cargas señalados por el testador.

El legado se refiere a la modalidad de recibir algo que deja el testador a una persona determinada con
un bien u obligación determinada, entre ellas las cargas, como pagar una pensión alimenticia, renta o
deudas. Por ejemplo, una carga se da cuando el heredero tiene la encomienda de hacer
mensualmente pagos en carácter de donación a una institución de asistencia privada.

A título particular.- Es la transmisión de bienes concretos, al Legatario:

Adquiere a título particular.


Le corresponden exclusivamente los bienes que el testador le asignó.
Su institución sólo se da por testamento.
Su obligación del pago de las deudas de la herencia es subsidiaria a la del heredero.
No es sucesor del de cujus.
10
http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/mexder/cont/15/cnt/cnt10.pdf
Es adquirente por causa de muerte.11
 Beneficio de inventario

Es el derecho concedido a los herederos que aceptaron la herencia, para responder de la misma, sólo hasta
donde alcance el caudal hereditario. Con este principio se permite que el patrimonio personal del heredero
sea separado a efecto de que no se confunda con el patrimonio del autor de la sucesión, ya que esta
confusión podría llevar a que los acreedores del de cujus cobraran sus créditos de los bienes del difunto y de
los propios herederos, en perjuicio de estos últimos.

Es decir, si al abrir la sucesión el de cujus fallece dejando pendiente el pago de un préstamo personal, es
obligación de los herederos cubrir ese pago, lo cual harán con la masa hereditaria, es decir, con el dinero de
la herencia, y no se cubrirá con el patrimonio del heredero, ya que éste no forma parte de la herencia.

El heredero puede invocar este derecho cuando el monto de las deudas de la sucesión supere el caudal
hereditario; no quiere decir que repudia o renuncia a la herencia, sólo que el heredero responde a las deudas
del finado hasta donde alcancen los bienes del mismo.

En nuestro derecho se entiende que todas las herencias se aceptan en beneficio de inventario, aunque no lo
indique expresamente el heredero.12

 Tesis de los conmurientes

Conmorencia (tesis de los conmurientes)


En el caso de que el de cujus fallezca simultáneamente con sus posibles herederos, o no sea posible
determinar cuál de ellos falleció primero, se determinará que no habrá derecho a heredar, ya que al
momento de fallecer el autor de la herencia, la otra persona ya había fallecido, es decir, no hay un muerto y un
vivo, sino dos muertos.

Según el Código Civil del Distrito Federal se considera como muerto:

Al sujeto que conforme a la Ley General de Salud, ha perdido la vida. El juez del Registro Civil deberá de
asegurarse de manera suficiente del fallecimiento, por medio del certificado de defunción expedido por el
médico autorizado para ello. (Art. 117).13

 Delación (tipos de)

Delación de la herencia
Llamamiento que se hace en el juicio sucesorio a quienes se crean con derecho a heredar, a efecto de que
comparezca a hacer valer su derecho hereditario. (Asperón, 2006: 12-13)
Formas del llamamiento:

1. Hecho por el testador a través del testamento.


2. Supliendo la voluntad del de cujus intestado.
3. Parcialmente por el testador y parcialmente por la ley.

 Capacidad para heredar y para testar


Vocación hereditaria
Aptitud de los llamados a la herencia para entrar en ella.
Todas las personas son capaces para heredar; sin embargo, existen causas suficientes en las que aun al ser
llamados no pueden lograr entrar a la herencia por falta de vocación hereditaria.
El derecho de reclamar la herencia prescribe en 10 años.
(CC del DF, art. 1313 y 1327)
11
(Cfr. Baqueiro y Buenrostro, 2012: 88-89)

12
Texto extraído de la plataforma de la UNAM
13
Texto extraído de la plataforma de la UNAM
Capacidad para suceder
Es la aptitud para la vida jurídica en materia sucesoria. (Asperón, 2006: 13)
Se compone de…

 Existencia. El que no existe no es persona; por lo tanto, no puede ser sujeto de derechos y
obligaciones. Ejemplos: el no nacido; el que fallece antes de la muerte del de cujus.
 Capacidad. No basta con existir, sino que además se requiere no caer en las incapacidades
que marca la ley; por ejemplo, la incapacidad mental, ser menor de 16 años, por comisión de
un delito, etcétera, las cuales se estudiarán con mayor detenimiento en las próximas unidades.
 Dignidad. El sujeto es capaz de heredar, pero por razones del orden ético, al juzgador le parece
que ese sujeto no debe heredar, a excepción de que el autor de la herencia lo considere digno
para heredarle. 14

 Concepto de vivo y muerto

Según el Código Civil del Distrito Federal se consideran vivos:


1. Aquellas personas que han nacido vivas y viables.
“Se considera como nacido al feto que desprendido enteramente del seno materno, vive 24 hrs o es
presentado vivo al registro civil”. (Art. 337).

2. Los que se encuentren concebidos al momento del fallecimiento del de cujus, estando condicionada su
calidad de vivo; es decir, que nazca vivo y viable.

Si no nace vivo y viable se retraen los efectos como si nunca hubiese nacido.
La capacidad jurídica de las personas se adquiere por su nacimiento y se pierde por la muerte, pero desde el
momento en que un sujeto es concebido, entra bajo la protección de la ley, y se le tiene por nacido para los
efectos del presente código. (Art. 22)

3. Sin embargo, la misma ley señala lo siguiente:


No tienen derecho a heredar a falta de personalidad los no concebidos al momento de la muerte del autor de
la herencia, o los concebidos cuando no sean viables, es decir que la muerte es entendida como la irrupción
de la vida (Art. 1314).15

14
Texto extraído de la plataforma de la UNAM
15
Texto extraído de la plataforma de la UNAM
UNIDAD 2 SUCESION TESTAMENTARIA

Testamento
Según Baqueiro y Buenrostro (2012), el testamento es el acto jurídico celebrado bajo las solemnidades que
marca la Ley, mediante el cual una persona dispone de todo o parte de sus bienes y cumple deberes para
después de su muerte.

 La voluntad del testador para después de su muerte debe exteriorizarse para poder conocerse. Las
solemnidades que marca la ley civil son las siguientes:
 La manifestación de la voluntad del testador debe ser clara y expresa.
 Se prohíben monosílabos o muletillas como “a él”, “quizá”, “a esa”, “a ella” en relación con las
preguntas que se le formulen al testador.
 La redacción de las cláusulas debe hacerse por escrito y ante notario público.
 Testador y notario deben dar lectura en voz alta antes de la firma del mismo.
 Se requiere manifestación de conformidad con el testamento; es decir, la firma o huella digital por parte
del testador.
 La manifestación de la voluntad y la forma del testamento se realiza en un sólo acto, ante notario
público y testigos.
 El testador puede obtener testimonio del acto (copia de su testamento).

Características de los testamentos


Los testamentos pueden ser realizados por cualquier persona, y por lo tanto son todos muy diversos; sin
embargo, todos los testamentos cuentan con las siguientes características:
 Acto jurídico.- El acto jurídico se genera por la manifestación de la voluntad, sin la cual no se
producirían las consecuencias de derechos.
 Unilateral.- El testamento debe ser unilateral; es decir, requiere exclusivamente de la voluntad del
testador.
 Personalísimo. El testamento es personalísimo por dos motivos:
• Debe ser otorgado personalmente sin que requiera de una clase de representación o
suplencia de la voluntad.
• Porque sólo debe contener la voluntad de una persona; es decir, no existen testamentos
conjuntos ni testamentos recíprocos.
 Revocable.- Según Asperón (2006), el testamento es revocable por dos motivos:
• Puede hacerse en cualquier momento antes de la muerte del testador.
• Puede revocarse total o parcialmente; es decir, que el testamento puede revocarse en su
totalidad o sólo en una o unas de sus cláusulas, porque así lo desea el testador.
 Es importante destacar que la revocación es voluntaria y personalísima por parte de quien dictó el
testamento.
 Libre.- Para que un testamento sea eficaz, Asperón (2006) menciona que se requiere el otorgamiento
libre del testador; es decir, que esté exento de vicios. El testamento que no expresa la voluntad del
testador será nulo.
 Realizado por una persona capaz.- Todas las personas son capaces para dejar testamento, excepto
los no nacidos, los que estén muertos o incapaces (menores de edad o personas con algún trastorno
mental).
 Objetivo.- Todo testamento tiene una función u objeto: “disponer de los bienes y derechos del de cujus
después de su muerte”. (Asperón, 2006)
 Acto solemne.- Un testamento es un acto jurídico solemne, cuando éste cumple con los elementos de
ley, como son la manifestación de la voluntad del testador, el objeto que es la trasmisión de la
herencia, la legalidad, que se hace conforme lo marca la ley, la formalidad que se elabora en presencia
de un notario público.

La falta de formalidad trae aparejada la nulidad del testamento.

El testamento requiere de medidas de seguridad que garanticen la exacta expresión de la voluntad, ya que no
es válido que se hagan aclaraciones o rectificaciones al momento de su apertura y lectura. Esas seguridades
las establecen tanto los códigos civiles locales como el federal.
Para dar dicha seguridad al acto jurídico del testamento, la ley civil señala:
• La incapacidad de heredar del notario y de los testigos que intervienen en el testamento. En este caso
el testamento será válido, pero la institución de heredero o legatario no será válida.

• Prohibición de que determinadas personas sean testigos en los testamentos, como son:
o Los empleados de las notarías.
o Los menores de 16 años.
o Los que no estén en su sano juicio.
o Las personas ciegas, sordas o mudas.
o Los que no entienden el idioma del testador.
o Los herederos o legatarios nombrados en el testamento.
o Sus parientes o cónyuge.
o Los que hayan sido condenados por el delito de falsedad.
Si el testamento no cumple las formalidades que marca la ley, no será considerado un testamento válido y no
se constituirá como testamento.

Testamentos prohibidos
Baqueiro y Buenrostro (2012) señalan que, de acuerdo con la legislación civil, existen dos tipos de testamento
que no están permitidos para evitar problemas y posibles fraudes.
 Es aquel que se otorga en cumplimiento de una obligación nacida de contrato, cuando se conviniera
que, a cambio de una determinada prestación, la otra parte se obligará a instituir determinado
heredero.
 Es aquel que se realiza en un mismo acto por dos o más personas, ya sea en beneficio recíproco o a
favor de un tercero.

Nada impide que dos personas se designen mutuamente herederos, siempre que no lo hagan en el mismo
acto o documento.
Ejemplo: el esposo a su esposa y ésta a aquél.

Especies de testamentos y sus formalidades

En el caso del Distrito Federal, con las reformas publicadas en la gaceta oficial local con fecha del 23 de julio
de 2012, se modificaron diversos artículos del Código Civil para el Distrito Federal en materia sucesoria. Se
suprimieron algunos de los testamentos objeto de estudio de la presente unidad, como el testamento público
cerrado, público simplificado, ológrafo, privado, marítimo y militar, quedando solamente el testamento
ordinario o público abierto y el realizado en país extranjero.

Sin embargo, dichos testamentos se siguen contemplando en el Código Civil Federal, aunados al principio de
derecho relativo a la retroactividad de la ley; es decir, aquellos testamentos que fueron elaborados antes de
las reformas del 2012 seguirán vigentes, por lo que se procederá al estudio de cada uno de ellos.

A efecto de una mejor comprensión de la clasificación de los testamentos y las características de cada uno de
ellos, revise el siguiente esquema interactivo.
TESTAMENTOS ORDINARIOS

Público abierto
• Se realiza ante notario público.
• Se emite un acta notarial firmada por el testador y el notario.
• El que ignore el idioma español, lo hará en su idioma y tendrá un traductor, quien traducirá para que el
notario lo transcriba.
• Si el testador es ciego, además de que el notario leerá el testamento, lo hará alguien de su confianza.
• Si el testador es sordomudo, pero sabe leer, leerá su testamento; de lo contrario lo hará alguien de su
confianza.
(Cfr. CCF, arts. 1511-1520)

Público cerrado
• Es redactado personalmente por el testador, quien es el único que conoce el contenido del testamento.
• El testador debe poner su firma y rúbrica en todas las hojas.
• Puede ser escrito por otra persona, pero el testador lo firma y lo rubrica.
• Se presenta en sobre cerrado y sellado al notario en presencia de tres testigos.
• El notario hará constar la existencia y autenticidad en el protocolo y en el sobre que contiene el
testamento.
• Ni las personas analfabetas ni las personas ciegas pueden dejar este tipo de testamento.
• Las personas sordomudas siempre que sepan leer y escribir podrán dejar este tipo de testamento.
(Cfr. CCF, arts. 1521-1549)

Ológrafo
• Escrito por puño y letra del testador.
• Si no sabe leer ni escribir no podrá dejar este tipo de testamento.
• Puede ser otorgado en el idioma original del testador.
• Se guarda el original en el archivo y se entrega el duplicado al testador.
• Se debe depositar en el Archivo General de Notarías en dos sobres cerrados y lacrados, en presencia
de dos testigos.
(Cfr. CCF, arts. 1550-1564)

Público simplificado
• Este testamento obliga a los legatarios a proporcionar alimentosa los acreedores alimentarios cuando
los haya.
• Para la titulación notarial del inmueble (casas de interés) se sujeta a lo previsto por el artículo 876 bis
del Código de Procedimientos Civiles de la Federación.
• Se otorga ante notario público, en relación con un inmueble o vivienda. El otorgamiento del testamento
se hace en la misma escritura que consigna su adquisición.
• Si son varios los adquirientes, cada uno puede instituir uno o más legados de acuerdo con su porción.
• El testador puede instituir uno o más legados con derecho a acrecer, a menos que asigne sustitutos.
• En el caso del Distrito Federal, el valor del inmueble no debe exceder de 25 veces el salario mínimo
(para el Distrito Federal), elevado al año al momento de la adquisición.
(Cfr. CCF, art. 1549 bis)

TESTAMENTOS ESPECIALES

Privado
• Se otorga por…
o Enfermedad violenta, grave e inesperada.
o Falta de notario público.
o Incapacidad para otorgar testamento ológrafo.
• La expresión del testador debe ser clara y sin lugar a dudas.
• El testador debe fallecer por la enfermedad o el peligro en que se halle dentro de los 30 días siguientes
al que dictó su testamento.
• Se requiere de cinco testigos (en caso de suma urgencia pueden ser tres).
• Uno de los testigos deberá redactar el testamento en la forma que exprese el testador.
• Puede ser oral, si ninguno de los testigos sabe leer y escribir.
• Sólo se permiten testigos menores de edad, cuando tengan 16 años, y la mayoría de los testigos sean
mayores de edad.
• Los testigos deben constatar:
o Lugar, día, mes y año del otorgamiento del testamento.
o Si reconocieron, vieron y oyeron claramente al testador.
o El texto literal de la disposición, mediante las declaraciones de los testigos, a quienes se les pregunta
si escucharon y oyeron al testador, y si saben qué dejó en su disposición testamentaria.
o Si el testador estaba en su cabal juicio y libre de coacción.
o El motivo por el cual se otorgó el testamento.
o Si saben de qué murió el testador.
(Cfr. CCF, arts. 1565-1578)

Militar
• Otorgado por un militar o asimilado al ejército:
o Al momento de entrar en acción de guerra.
o Estando herido en el campo de batalla.
o Al ser prisionero de guerra.
• Puede otorgarse de forma oral o escrita ante dos testigos.
• Dicho testamento se entregará por el testigo al superior jerárquico.
(Cfr. CCF, arts. 1579-1582)

Marítimo
• El testador se encuentra a bordo de un barco mercante o de la Marina Nacional.
• Se otorga ante el capitán del barco por escrito y duplicado.
• Dos testigos lo firman.
• Si es el capitán el testador, lo otorga ante su inferior inmediato.
• Uno de los documentos lo conserva el capitán, lo guardará entre los documentos del navío. Lo
asentará en el diario de la navegación, señalando día y la hora del acontecimiento.
(Cfr. CCF, arts. 1583-1592)

Otorgado en país extranjero


• Realizado por mexicanos en un país extranjero.
• Se otorga ante funcionarios mexicanos o extranjeros.
• Se ajusta a las leyes mexicanas para que tenga validez.
• Los embajadores y diplomáticos tendrán funciones como notario público.
• Lo harán en papel sellado de la embajada.
• Deberán remitirlo a la Secretaría de Relaciones Exteriores para su correspondiente trámite.
(Cfr. CCF, arts. 1593-1598)

Capacidad para testar


De acuerdo con el Código Civil Federal (arts. 1305-1312), tienen capacidad para testar todos aquellos a
quienes la Ley no se los prohíba explícitamente, incluso el menor de 16 años, siempre que no sea testamento
ológrafo. (Art. 1551)
De igual forma, dicho Código, en sus artículos 1516 y 1517, señala claramente la capacidad que tienen para
testar las personas ciegas, analfabetas y sordomudas, y en el artículo 1518 se indica que las personas que
desconozcan el idioma castellano no están privadas para testar; al contrario, se apoyarán en un intérprete,
quien transcribirá la traducción como testamento; si el testador no puede o no sabe escribir, el intérprete
escribirá el documento, el testador lo aprobará y luego será traducido por el intérprete al español. (Cfr. CCF)

Incapacidad para heredar


Como hemos visto, todas las personas, sin importar su edad, tienen capacidad para heredar (CCF, arts. 1313-
1343); sin embargo, existen ciertas causas, bienes o grupos de personas que pueden hacer que se pierda
dicha capacidad. Veamos a continuación en qué consisten.
Falta de personalidad
Se refiere al caso del no concebido.
Presunción de influencia contraria a la libertad del testador, a la verdad o a la integridad del testamento
Alude a casos en los que se puede presumir que la voluntad del testador ha sido influenciada al momento de
testar por parte del heredero asignado.

Utilidad pública: Se prohíbe que un ministro de cualquier culto haga testamento a favor de otros ministros que
no sean sus parientes.

Falta de reciprocidad internacional: Es la prohibición de heredar que recae sobre los extranjeros cuando en su
país no se permita que hereden los mexicanos.

Delito: Son incapaces de heredar los que en alguna forma han faltado al cumplimiento de los deberes de
lealtad y solidaridad, a los que social y legalmente están obligados para con el autor de la herencia.

Incumplimiento del cargo que el testador impone al heredero o legatario


Caso en el que se priva al sucesor (heredero o legatario) de la facultad de heredar al de cujus, dado que no
cumple con cualquier cargo señalado en el testamento.

Institución de heredero
En cuanto a la forma de instituir herederos, Baqueiro y Buenrostro (2012) señalan que puede hacerse con
entera libertad y sin formalidades, pero considerando que no haya la menor duda de la voluntad del testador.
Ellos señalan que la persona del heredero debe ser precisada de cualquier manera; lo normal es por su
nombre propio o bien por un seudónimo o apodo e incluso por alguna característica o circunstancia. Por
ejemplo, “Al que me salvó la vida cuando choqué”.
La institución de heredero puede ser pura y simple; es decir, que el testador asigne a su heredero,
proporcionando el nombre o nombres completos, “Designo como único y universal heredero a Pedro López
Díaz”.
Pero también puede adoptar ciertas modalidades:
• El testador es libre de instituir a sus herederos. Este nombramiento es intuito personae.
• En caso de que el heredero instituido no pueda o no quiera aceptar el nombramiento de heredero,
podrá hacerlo un heredero sustituto, también electo por el testador.
Existen algunas reglas generales a seguir para poder instituir herederos. Veamos a continuación en qué
consisten.

El testador no puede señalar el día en que deba empezar a surtir efectos la designación de heredero y
tampoco fijar un término para que esta designación termine, ya que por ley, la transmisión se realiza al
momento de la muerte del testador. En el caso de los legados, el testador sí puede establecer términos para
el inicio y conclusión del legado.

El testador está en plena libertad de establecer condiciones y subordinar a ellas a los herederos.

Aunque el testador llame heredero a quien le asignó una cosa en particular, se llamará legatario; asimismo,
aunque llame legatario a quien se asigna una parte alícuota (proporcional) de la herencia, se le llamará
heredero.

Sustitución de heredero
Según Baqueiro y Buenrostro (2012), la sustitución de heredero consiste en que el testador designe un
segundo o posterior sucesor. En este caso, el heredero sustituto sólo hereda en caso de que el primer
heredero instituido no acepte o no pueda aceptar la herencia. El heredero sustituto lo hará en las mismas
características y condiciones que el original heredero.

Existen diversos tipos de sustitución, veamos cuáles son.


Común.- La sustitución común o vulgar es la más usual. Se da cuando el testador designa un segundo o
ulterior heredero por si el primero falta, no quiere o no puede aceptar la herencia.
Recíproca.- Se da cuando el testador nombra dos sucesores. Cualquiera de ellos puede heredar, si uno
promueve, renuncia o es incapaz. De no ser así ambos heredan.
Pupilar y casi pupilar.- El autor de la herencia instituía heredero de su heredero (hijo) mayor o menor de edad,
o incapacitado.
El actual Código Civil del Distrito Federal no reconoce estas sustituciones, ya que permite que el menor,
mayor de 16 años, y el incapaz en periodo de lucidez puedan testar.

Legado
El legado es “toda atribución patrimonial mortis causa a título particular” (Diccionario Jurídico Mexicano, 1984:
17); esto es, cuando un testador decide que una parte de sus bienes la obtendrá una persona en específico.
Dichos bienes son cosas particulares que no forman parte del patrimonio de la herencia. Al benefactor de
dicho bien se le denominará legatario y los herederos serán los responsables de entregar el legado. Si
sucediera que el bien no se encuentre dentro del patrimonio del testador, serán los mismos herederos que con
dicho patrimonio deben conseguir el bien para el legatario.
De esta manera se distingue al legado en dos sentidos:
• Subjetivo: sucesión a título singular o particular.
• Objetivo: como las cosas o servicios, objetos o prestaciones legados.
El legado puede componerse de la prestación de una cosa, algún hecho o un servicio; por ejemplo, el uso y
disfrute de un vehículo o el beneficio de recibir los intereses de una cuenta bancaria a nombre del testador.
Recordemos que la figura del legatario sólo existe en la sucesión testamentaria y que el sucesor testamentario
no puede ser instituido como legatario y heredero a la vez.
El legatario tiene derecho a lo siguiente:
a. Recibir la cosa legada con sus accesorios, mejoras y frutos, pero no las nuevas adquisiciones que se
agreguen a una propiedad para aumentarla, si no existe una nueva declaración del testador.
b. Exigir la constitución de la hipoteca cuando toda la herencia se constituya en legado.
c. Exigir que el albacea caucione su manejo, ya sea con fianza, hipoteca o prenda. Tenga presente que
el legatario está facultado para exigirle al albacea se garantice su cargo de albacea con cualquiera de las
formas ya señaladas y que marca la Ley, a efecto de que en caso de que por mal manejo del cargo se cause
un daño a los legatarios, la garantía otorgada se utilice para pagar los daños ocasionados por parte del
albacea.
d. Reivindicar la cosa legada. Cuando se le requiera, porque así lo estableció el testador, el legatario
deberá devolver la cosa legada en las mismas condiciones y estado en que se le entregó.
Legado con cargo a la masa y con cargo a un heredero o legatario
A partir de lo que señalan Baqueiro y Buenrostro (2012), el legatario está obligado al pago de las cargas que
expresamente le asigne el testador.
Las cargas pueden ser:
• Deudas.
• Gravámenes a favor de acreedores del de cujus; por ejemplo, el legatario puede ser asignado
exclusivamente para establecer una hipoteca a favor de aquella persona que tiene el carácter de acreedor del
testador, a efecto de que se asegure el pago de la deuda.
• Gravamen de otro legado con legado; es decir, puede ser gravado por otro legado. Por ejemplo: “Te
lego una casa, pero durante cinco años pagarás al sr. Juan una pensión de $ 3 000”.
El legado debe ser cumplido con cargo a la masa hereditaria; es decir, el legatario no tendrá que disponer de
su patrimonio personal para cumplir con su legado.
Otras veces el legado es a cargo de uno de los herederos, y en tal caso éste debe pagarlo de lo que le haya
correspondido.
El legado también puede ser a cargo del legatario; por ejemplo, el legatario deberá pagarlo de su propio
patrimonio o legado, “Te dejo como legado el vehículo marca Tsuru Nissan, pero tú tendrás que pagar las
tenencias, composturas, servicios, gasolina, etcétera”. El monto de la carga no debe ser mayor al legado.

Derecho de acrecer
Según Baqueiro y Buenrostro (2012), el derecho de acrecer “Es la facultad de los herederos o legatarios de
aprovechar para sí la parte de la herencia de coheredero o colegatario en caso de que éste no quiera o no
pueda recibirla, incrementando así su porción”.
Solamente existe cuando el testador así lo establece en su testamento. Cuando el testador no establece de
manera expresa el destino de una parte de una herencia asignada a un heredero y no es recibida por éste, no
procede el derecho de acrecer, sino que se abre la sucesión legítima por esos bienes, tramitándose al mismo
tiempo que la testamentaria.

La legislación civil establece que el heredero que muere antes que el testador o antes que se cumpla la
condición que se le impuso, que es incapaz de heredar o que renuncia a la herencia, no transmite ningún
derecho a sus herederos, ya que no llega a adquirirlos, y esa parte pertenece a los sucesores legítimos del
testador. (Cfr. Baqueiro y Buenrostro, 2012)

Modalidades de los testamentos

Potestativa
Condición cuya realización depende exclusivamente de la voluntad de aquél al que se impone (acreedor); por
ejemplo: Cuando quieras te donaré mi rancho. Lo anterior no será válido en un testamento, ya que hay que
recordar que el testamento es la voluntad de quien lo dicta y no de quien será asignado heredero para
determinar qué quiere o no recibir de herencia.

La condición deberá entenderse por cumplida en los siguientes casos:

• Cuando el obligado a entregar una cosa o realizar algún hecho ofrece cumplirlo, pero aquél a cuyo
favor se estableció la entrega se niega a recibirlo.
• Cuando el hecho se realice o la cosa se entregue antes de efectuado el testamento o antes de la
muerte del autor de la sucesión, si el testador no hubiera tenido conocimiento de ello.

La condición de no dar o de no hacer se tendrá por no puesta en el testamento y la institución de
heredero o legatario se tendrá como pura o simple. Por ejemplo: si en el testamento se establece “dejo
todos mis bienes a mi hija, pero para recibirlos deberá de dejar de estudiar”.
Al establecer condiciones el testador siempre debe referirse a hechos positivos.

Mixta
Requiere la voluntad del testador combinada con un acontecimiento ajeno a su voluntad, el cual puede ser
natural o de otro sujeto.
Si X tiene un hijo y lo puede llevar a registrar…
Si alojas a X en tu casa…
En ambos casos no es suficiente la voluntad del interesado; se requiere que nazca el niño o que X vaya a la
casa.
Dentro de las condiciones mixtas, es de importancia la condición de tomar o dejar tomar estado.
Por ejemplo, contraer matrimonio.

Causal
Condición en la cual no interviene la voluntad de los interesados. Son un acto de la naturaleza, de un tercero o
del azar. Por ejemplo: Si llueve tal día…, Si el número de tu billete resulta premiado en la lotería…
Bastará que el hecho se realice en cualquier tiempo para que se tenga por cumplido.
Veamos otros ejemplos: Un terremoto sería causa de los daños para el pago de un seguro.
En el caso de un testamento: Si cae granizo el 28 de febrero del…, y no le causa daño a mi propiedad, te
heredo mi casa”.

Revocación, nulidad e inoficiosidad de los testamentos

A partir de lo que señala Asprón (2006), el testador tiene la facultad de poder revocar su testamento de forma
parcial o total en cualquier momento; es decir, el testador puede revocar totalmente su testamento y realizar
uno nuevo o simplemente no realizar ninguno, o puede revocar sólo una o varias cláusulas de su testamento,
a efecto de modificarlas o dejarlas sin efecto.
Para revocar el testamento se requiere de la voluntad del testador. El derecho a revocar el testamento es
irrenunciable y no se requiere manifestar el motivo por el cual se realiza la revocación.

Veamos a continuación lo que nos dice el Código Civil Federal respecto a la revocación.
Artículo 1548
El testador puede revocar su testamento destruyéndolo, alterando la cubierta o contenido.

Artículo 1494
El testamento posterior revoca al anterior; es decir, si el testador dictó testamento en enero de 2009 y
posteriormente dictó otro en marzo de 2014, este último revoca al del 2009 dejándolo sin efecto.

Por otro lado, la revocación puede ser de dos tipos:


Expresa
Cuando el testador así lo manifieste; es decir, acuda ante el notario público a manifestar el deseo de revocar
su testamento o parte de él.
Táctica
Cuando realiza actos tendientes a la revocación, como en el caso de dictar un testamento posterior o destruir
el existente.

Baqueiro y Buenrostro (2012), a partir de la teoría general de las nulidades de los actos jurídicos, indican en
cuanto a la nulidad de los testamentos, que estos pueden ser de tres tipos:
1. Nulos absolutos. Se dan cuando se presentan cláusulas contrarias al derecho o imposibles de
cumplir; por ejemplo: “Le dejo de herencia a mi hijo todas y cada una de mis propiedades, una vez que
haya cruzado nadando el Canal de la Mancha”. Si el hijo padece de fobia al agua o de alguna
enfermedad que le impide moverse, será imposible cumplir; por lo t
2. Inexistentes. Se dan cuanto falta algún elemento del acto jurídico, como la solemnidad o la
formalidad. Dichos temas ya fueron estudiados en su asignatura de acto jurídico y personas.
anto, se da la nulidad de la cláusula.
3. Nulos relativos. Se dan cuando se anula, por ejemplo, la institución de heredero, ya que al
asignarlo en testador no lo especificó de forma clara y quedó ambigüedad de a quién asigna: “Nombro
heredero a mi nieto”; si tiene 10 nietos, ¿a cuál de los 10 asignó?
La inoficiosidad de los testamentos hace referencia a su ineficacia. Veamos a continuación en qué
consiste la ineficacia de los testamentos.
Ineficacia de los testamentos

Una característica es que no afecta a todo el testamento, sino a una cláusula, la institución de herederos o
legatarios.

Por falta de voluntad


De objeto u objetivo.- El pliego contenido en un sobre no asienta la institución de heredero o legatario.

De solemnidad.- El testamento se efectúo sin las formalidades de la Ley que se requieren para cada tipo de
testamento.

De voluntad
• Cuando en el acto se sustituya al testador; es decir, que un tercero se haga pasar por él.
• Testamento realizado por un menor de 16 años.
• El testamento sea realizado por una persona que habitualmente no se encuentre en su cabal juicio.

Por nulidad de la institución de heredero o legatario

Total

Hay nulidad total en el testamento cuando:

• Existe violencia y se testa bajo la amenaza de causar daño al testador, a su familia o bienes.
• El testamento es captado por dolo o fraude.
• Un enfermo mental hace testamento sin seguir las reglas del testamento público abierto, con las
seguridades para los insanos en periodo de lucidez.
• La expresión de voluntad no es expresa y clara; se ha concentrado a monosílabos.
• Si se renuncia al derecho de testar o se obliga a no usar ese derecho.
• Que se realice por una persona menor de 16 años.

Absoluta.- Se da cuando el acto jurídico es ilícito, es decir, contrario al derecho. Se da la nulidad de pleno
derecho del acto, es decir, se deja sin efecto el acto jurídico en su totalidad; por ejemplo, si una persona en
completo estado de incapacidad mental, sin presentar nunca periodos de lucidez, dicta un testamento, éste
será nulo en su totalidad, ya que la persona no cuenta con la capacidad jurídica.

Relativa.- Ésta se da cuando faltan algunos de los elementos de la formalidades de los actos jurídicos, como
los vicios en el consentimiento, capacidad para cumplir con el acto jurídico; por ejemplo, si en el testamento se
deja una cláusula en donde se especifica que se deja toda la herencia a las instituciones de asistencia
privada, ya que así se lo ordenó su cónyuge, esta cláusula se anulará, no así el testamento completo, en
razón de que no está viciada la voluntad del testador.

Parcial
Por nulidad de la institución de heredero o legatario

• Si existe un error en el motivo o causa de designación, si se expresó en el testamento. Ejemplo: se


deja un legado por un servicio que en realidad no se brindó o lo realizó otra persona ajena al legatario.
• Si falta forma, por haber hecho la institución de heredero o legatario en comunicados secretos, aunque
éste haya sido cerrado. Ejemplo: enviarle por mensaje de texto, o por correo tradicional al notario, diciendo a
quién va a nombrar heredero.
• Si se instituyó al heredero o legatario como una persona incierta; por ejemplo: “A mi vecino”, cuando se
tienen varios vecinos; “A mis alumnos de la Facultad de Derecho”, cuando se trabaja en varias universidades.
• Si la cosa legada no es susceptible de identificar.
• Si la institución fue hecha con la condición de que el beneficiario realice testamento a favor de testador
o de otra persona.
• Si se le impone al instituido una condición física o legalmente imposible de cumplir.

Por nulidad en algunas causas.- También se da por la nulidad de otras disposiciones cuando se imponen
condiciones inaceptables; se tienen por no puestas, expresión utilizada por la Ley, por lo que vale como si
nunca se le hubiere sujetado a dicha condición al heredero o legatario, como son:

• La sustitución fideicomisaria.
• Las condiciones de no dar o no hacer y la de no impugnar el testamento.
• Las condiciones de tomar o no tomar estado.
• El plazo o término en la iniciación o terminación del carácter de heredero.

Procedimiento que sigue el RENAT para informar sobre la existencia o inexistencia de la disposición
testamentaria.

1. El juez o notario que conoce de un procedimiento sucesorio solicita de manera fundada y motivada al
Archivo de Notarías y/o Registro Público de la Propiedad local el informe sobre la existencia o inexistencia de
disposición testamentaria.

2. El Archivo de Notarías y/o Registro Público de la Propiedad realizan la consulta a nivel local y vía
electrónica al Renat.

3. El Renat recibe y procesa la solicitud en tiempo real.

4. Se realiza la consulta a la base de datos nacional en tiempo real.


5. El Renat genera el reporte de búsqueda con firma electrónica avanzada.

6. El Archivo de Notarías y/o Registro Público de la Propiedad reciben vía electrónica el resultado de la
búsqueda nacional e imprimen.

7. El juez o notario reciben el Archivo de Notarías y/o Registro Público de la Propiedad el resultado de su
búsqueda local y el reporte de búsqueda nacional.

1. ¿Qué condiciones están prohibidas en el derecho sucesorio?


ü “Condiciones imposibles.- Consecuente con el régimen general, establece las condiciones físicas o
legalmente imposibles de dar o de hacer, (artículo 1943 del CCDF).
ü Condiciones ilícitas.- Se refiere a las condiciones ilícitas, que se establecen como regla general en las
condiciones prohibidas por la ley (artículos 1358 y 1359).
ü Condición recíproca o captatoria.- Es donde es nula la institución hecha bajo la condición de que el
heredero o legatario hagan en su testamento alguna disposición en favor del testador o de otra persona
(artículo 1349 del CCDF).
ü Condición suspensiva.- La condición suspensiva puede ser que condicione la calidad de heredero o
legatario, o bien, la entrada en la posesión de los bienes hereditarios.
ü Condición resolutoria.- La institución de heredero y legatario surte sus efectos desde el momento de la
muerte del causante como si se hubiere hecho pura y simple”.[1]

2. ¿Cuáles son los efectos de la condición de tomar estado?


Una de las condiciones impuestas al heredero o legatario, se encuentren en lo referido a la condición de
tomar o dejar de tomar estado, se tiene por no supuesta de acuerdo al artículo 1358 del CCDF, esto es, que la
condición es una obligación de no hacer impuesta al heredero; es la nulidad de esta obligación hace surtir en
todos sus efectos la institución de heredero; tal como lo indica el artículo 1359 del mismo ordenamiento; el
ilícito del legado de usufructo, uso o habitación y el de pensión alimenticia por el tiempo que permanezca
soltero.

3. ¿Qué efectos produce la imposición en el testamento de obligaciones físicas y legalmente imposibles?


De acuerdo al artículo 1943 del Código Civil para el distrito Federal, señala las condiciones consecuentes en
el régimen general prohibitivo, “las condiciones imposibles de dar o hacer, las prohibidas por la ley o que sean
contra las buenas costumbres, anulan la obligación que de ellas dependa. La condición de no hacer una cosa
imposible se tiene por no puesta.
Así también, tenemos en el ordenamiento civil, lo que se establece como condiciones físicas o legalmente
imposibles de dar o de hacer, impuestas al heredero o legatario anulan su institución, lo anterior de acuerdo al
artículo 1347, y a diferencia de estas, las condiciones de no hacer se tiene por no puestas, esto acordado en
el artículo 1355 del mismo ordenamiento.

4. ¿Qué efectos produce la imposición de la carga en materia testamentaria?


El testador impone al legatario algunas cargas, las cuales están plasmadas en el artículo 1285 del CCDF,
disponiendo que el legatario adquiere a título particular y no tiene más cargas que las que expresamente le
imponga el testador, sin perjuicio de su responsabilidad subsidiaria con los herederos, así como el artículo
1394 del CCDF, donde dispone, que el testador puede gravar los legados no sólo a los herederos, sino a los
mismos legatarios.

Es menester precisar, en los supuestos en comento, que el legatario no responderá por ello de las deudas de
la herencia, y que el deudor continuará siendo el heredero, así mismo, toda vez que, la exigibilidad del pago
de la carga, será explicada de acuerdo a la relación entre el heredero y el legatario.

Y en el mismo tenor, podemos señalar; como se comentó en el primer párrafo en mención, que el modo o
carga, es un gravamen, es impuesto al beneficiario de una liberalidad, tal es el caso del heredero o legatario,
lo anterior con fundamento a los artículos 1345 y 1349 del ordenamiento mencionado.
“El CCDF, asimila al modo o carga que tenga como contenido una obligación de hacer a una condición
resolutoria negativa, es decir, al acontecimiento futuro e incierto de que el heredero o legatario no haga lo
impuesto. Si lo hace, las consecuencias son evidentes, se resuelven las cosas al estado que tenían a la
muerte del causante; el legatario pierde el legado y estaría incluso obligado a restituir lo percibido, como
frutos, etcétera. El modo o carga no condiciona la calidad de heredero o legatario, sino que el llamamiento
constriñe al cumplimiento”.[2]

Ahora bien, si dicho modo o carga no tienen un término, para su ejecución, el heredero o legatario deberá
asegurar competentemente su cumplimiento, esto bajo fundamento a los dispuesto a los artículos 1351 y 1362
del CCDF.
UNIDAD 3 SUCESION LEGITIMA, INTESTAMENTARIA O AB INTESTATO

Apertura de la sucesión legítima

Tiene lugar cuando el de cujus no deja alguna disposición testamentaria. La transmisión de los bienes y la
asignación de herederos se hacen conforme a la Ley.

Se le llama sucesión legítima, ya que es la Ley la que se encarga de establecer la forma de liquidar el
patrimonio del difunto; es decir, la Ley suple la voluntad del de cujus.
Veamos los casos que se señalan en el artículo 1599 del Código Civil, en los que se abre la sucesión
legítima.

1. Cuando no existe testamento.


2. Cuando el que se otorgó es nulo.
3. Cuando por cualquier causa prevista por la ley, el testamento perdió su eficacia.
4. Cuando el testador no dispuso de la totalidad de sus bienes (en este caso, la parte que no se dispuso será
materia de intestado).
5. Cuando no se cumple la condición impuesta al heredero o alguno de ellos, si son varios (si en el
testamento sólo se asigna un heredero, toda la herencia será considerada intestada).

El origen de la sucesión ab intestato se encuentra en el derecho romano.


En éste se distinguen tres clases de herederos.

Desplace lentamente su scroll para leer la información correspondiente.

Heredero sui
Son los sujetos a patria potestad del padre que fallecía y por eso quedaban sui iuris.

Herederos voluntarios
Los extraños señalados por el testamento del pater, ajenos a su familia.

Heredero necesario (el esclavo)


Cuando su dueño no tenía otros herederos y se requería que alguno cuidara del culto familiar, ya que heredar
era obligatorio.

Desaparecido el sistema romano como una forma de conservar la organización económica basada en la
organización familiar, se instituyó el mayorazgo, que consistía en la obligación de transmitir la herencia al hijo
mayor varón.

Aun cuando legalmente el mayorazgo no sea la regla, ¿cree realmente que esta costumbre tan antigua
haya desaparecido por completo? ¿Cree que tenga que ver con la inequidad de género?

Posteriormente se consideró un deber natural que el padre dejara a sus hijos, cónyuge y ascendentes los
bienes que de alguna medida todos le habían ayudado a formar.

Orden de herederos en la vía legítima

El Código Civil del Distrito Federal, en su artículo 1602, indica el orden y las condiciones en que heredarán.
Veamos lo que nos indica la legislación.

Los descendientes, cónyuges, ascendientes, parientes colaterales dentro del cuarto grado y la concubina o el
concubinario, si se satisfacen en este caso los requisitos señalados por el artículo 1635.
A falta de los anteriores, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Distrito Federal (art. 1602)
El parentesco de afinidad no da derecho de heredar (art. 1603)
Los parientes más próximos excluyen a los más remotos, salvo lo dispuesto en los arts. 1609 y 1632.
En cuanto al artículo citado, a efecto de quedar más claro, procedemos a su interpretación; para esto, se
retoma de Baqueiro y Buenrostro (2012) el orden que se sigue para heredar, como ya lo ha estudiado en la
asignatura Derecho Familiar.

1er. orden (primer orden)


• Los descendientes
• El cónyuge / el concubino / la concubina

2do. Orden (segundo orden)


• Los ascendientes (A falta de descendientes)
• El cónyuge / el concubino / la concubina

3er. orden (tercer orden)


• Los hermanos (A falta de descendientes y ascendentes)
• El cónyuge / el concubino / la concubina

4to. Orden (cuarto orden)


• El cónyuge / el concubino / la concubina (A falta de todos los anteriores)

5to. Orden (quinto orden)


Los colaterales hasta el cuarto grado de parentesco – primos hermanos o carnales – (Si no hay
descendientes, ascendientes, parientes, cónyuge o concubino o concubina)

6to. Orden (sexto orden)


El sistema para el Desarrollo Integral de la Familia a falta de todos los anteriores
Es importante que en relación con este tema usted analice la legislación civil de cada entidad federativa.
Partes o porcentajes que heredan cada orden de herederos

Como ya se ha dicho, en la sucesión legítima el juez es quien decide (de acuerdo con la Ley) el orden y la
forma de heredar. Según lo estipulado por los artículos 1607 al 1632 del Código Civil para el Distrito Federal, y
del Código Civil Federal, la manera en que se hereda, según los órdenes previamente estudiados, es la
siguiente:

Partes o porcentajes que heredan cada orden de herederos


PRIMER ORDEN
a.- Los hijos heredan por partes iguales.

b) Si concurre cónyuge supérstite con descendientes

Si éste carece de bienes hereda la parte de un hijo.


Si sus bienes propios no alcanzan a la porción de un hijo, heredará la parte faltante para igualar tal porción.

c) Si alguno de los hijos muere antes que el de cujus o repudia la herencia, su parte se repartirá entre sus
propios hijos (nietos del de cujus). Estos heredarán por estirpe.

d) Si hay ascendientes del de cujus.


Estos no heredan por no corresponder a ese orden; es decir, los parientes más cercanos eliminan a los más
lejanos, y en este caso existe descendencia del de cujus, quienes tienen mayor derecho a heredar, pero
tendrán derecho a alimentos, sin exceder la porción de un hijo, si así fuere el caso.

SEGUNDO ORDEN
a) Si no hay descendientes heredan los ascendientes.
Si viven ambos padres heredan por partes iguales.

Si sólo vive uno hereda todo.

b) Si el cónyuge concurre con los ascendientes, la herencia se dividirá en dos partes; la mitad le pertenece al
cónyuge y la otra mitad se divide entre los ascendientes.

TERCER ORDEN
a) Se refiere a los parientes hasta el 4°.
Si sólo hay hermanos del de cujus, estos heredan por partes iguales.
b) Si son medios hermanos del de cujus, heredan la mitad de quienes son hermanos de mismos padres.

c) Si hay sobrinos, hijos de un hermano premuerto del de cujus, incapaz o que haya repudiado la herencia,
heredarán por estirpe en la parte de su padre.

d) A falta de hermanos del de cujus sucederán los hijos, es decir, sobrinos de autor de la sucesión por partes
iguales.

e) Cuando concurre cónyuge con hermanos, éste hereda las dos terceras partes de la herencia y el resto se
reparte entre los hermanos del de cujus.
Modos de suceder vía intestada

Como ya se ha visto, en materia testamentaria es el testador quien asigna a los herederos, así como el modo
en que heredarán. En materia intestada, la voluntad del testador es suplida por el juez, asignando a los
herederos en relación con el parentesco, por lo que a continuación retomaremos los modos que existen para
heredar en vía legítima de Baqueiro y Buenrostro (2012: 136-137).
Modos de sucesión

Por cabeza
En la sucesión por cabeza cada heredero hereda por sí mismo y no por representación; es decir, hereda por
sí mismo y NO en representación de otro.
Ejemplo: Juan hereda de Rosa que es su madre. A todos los hijos del de cujus, por ser herederos de un
mismo grado, les toca una parte igual a cada uno.

Por estirpe
En la sucesión por estirpe la herencia no se transmite por derecho propio, sino en representación; es decir, no
recibe la herencia como si fuera heredero directo, sino como representante del papá o la mamá; ocupa el
lugar de un ascendente.
Ejemplo: Los hijos de un hijo premuerto. Es incapaz o renuncia a la herencia.

Por línea
En la sucesión por línea heredan ascendientes de segundo o ulterior grado materno o paterno; es decir, a falta
de descendientes heredan los abuelos o más remotos antepasados. La herencia se divide en partes iguales
entre cada línea paterna y materna.
Sucesiones especiales: lista de herederos en materia agraria
En la Ley Agraria encontramos una disposición post-mortem de los derechos que le corresponden a
los ejidatarios; dicha disposición se debe hacer mediante un escrito en el que se señale a sus sucesores, el
cual se llama lista de sucesión. A esta lista no se le puede considerar un testamento, ya que la Ley no le da
dicha categoría.
La Ley Agraria, en sus artículos 17, 18 y 19, en relación con la lista de sucesión, señala lo siguiente:

LISTA DE SUCESIONES

1.- El ejidatario tiene la facultad de designar a quien deba sucederle en sus derechos sobre la parcela y en los
demás inherentes a su calidad de ejidatario. Para tales efectos deberá formular una lista de sucesión, en
donde consten los nombres de las personas y el orden de preferencia conforme al cual deberá hacerse la
adjudicación de derechos a su fallecimiento.

La lista de sucesión deberá de ser depositada en el Registro Agrario Nacional o formalizada ante un fedatario
público.

2.- Cuando el ejidatario no haya hecho lista de sucesores, o cuando los señalados en la lista no puedan
heredar por imposibilidad material o legal, los derechos agrarios se transmiten en el siguiente orden:

I. El cónyuge.
II. Concubina o concubino.
III. A uno de los hijos del ejidatario.
IV. A uno de sus ascendientes.
V. A cualquier otra persona que dependa económicamente de él.

3.- Cuando no existan sucesores, el tribunal agrario proveerá lo necesario para que se vendan los derechos
correspondientes al menor postor, entre los ejidatarios y avecinados del núcleo de población de que se trate.
La venta corresponderá al núcleo de población ejidal. (Asprón, 2006: 69-70).

Designación de sucesores de pensiones y derechos laborales


Según Asprón (2006: 69-70), existen otras figuras legales que hablan de disposiciones post-mortem que
constituyen la designación de beneficiarios y que pueden realizarse conforme a la ley
del INFONAVITe ISSSTE.

El artículo 51 de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) y
el 11 de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE),
contemplan disposiciones post-mortem para el caso de que el trabajador falleciere. Cabe destacar que en
ambas disposiciones existe una gran semejanza, por lo que se hablará en general de dichas disposiciones.

Los créditos que el instituto otorgue a un trabajador estarán cubiertos por un seguro para los casos
de incapacidad total, permanente o muerte, que libere al trabajador o a sus beneficiarios de las obligaciones,
gravámenes o limitaciones de dominio a favor del instituto derivado de esos créditos. Los trabajadores
acreditados podrán manifestar expresamente su voluntad ante el instituto y la adjudicación del inmueble se
hará en beneficio de las personas que designe el trabajador; es decir, la deuda se líquida y su sucesión ya no
tendría que seguir pagándola; se libera el gravamen sobre dicha propiedad.

En relación con lo anterior, el Registro Público de la Propiedad correspondiente deberá efectuar la inscripción
de los inmuebles en favor de los beneficiarios, cancelando en consecuencia la que existiere a nombre del
trabajador y los gravámenes o limitaciones de dominio que hubieren quedado liberados.

De lo anterior podemos desprender que los inmuebles que ya se encuentren a nombre de los trabajadores
podrán adjudicarse, sin necesidad de trámite sucesorio, por un simple aviso del INFONAVIT o ISSSTE dirigido
al Registro Público de la Propiedad.
Disposiciones en instituciones bancarias y de seguros
Sucesión bancaria
De acuerdo con Asprón (2006: 63), la Ley de Instituciones de Créditofaculta al depositante de dinero, títulos o
valores en dichas instituciones, para que designe beneficiarios.
Esta disposición es una institución de beneficiario post-mortem; no se puede hablar de un legado, puesto que
no se establece en un testamento, aunque participa de la misma naturaleza, ya que es un adquirente a título
particular sobre un bien especificado por el autor de la herencia.
En el artículo 56 de la Ley de Instituciones de Crédito se faculta la designación de beneficiarios:

Artículo 56

1. El titular de las operaciones bancarias de depósitos bancarios podrá en cualquier tiempo designar o sustituir
beneficiarios, así como las proporciones correspondientes a cada uno de ellos.
2. En caso de fallecimiento del titular, la institución de crédito entregará el importe correspondiente a los
beneficiarios que el titular haya designado expresamente y por escrito para tal efecto.

Sucesión en contrato de seguro

Si analiza principalmente el contrato de seguro de vida, que aunque no forma parte de la sucesión es
una disposición mortis causa, no es un testamento, es una asignación de beneficiarios. (Ley sobre el Contrato
de Seguro, arts. 163, 185)

Asprón (2006: 68-69) señala que el asegurado puede en cualquier momento designar beneficiarios, ya sea en
el momento de contratar el seguro o con posterioridad, ya sea directamente en la compañía de seguros o a
través de un testamento, en donde se especifique mediante una cláusula a quién o quiénes se nombran como
beneficiarios de dicho seguro.

El dinero que paga a la compañía de seguros no forma parte del caudal hereditario del asegurado después de
su muerte, ya que dicha cantidad se genera precisamente por ese acontecimiento.

En el caso de que el asegurado nombre como beneficiarios a sus hijos, sin expresar sus nombres, serán
beneficiarios los descendientes, una vez fallecido el asegurado, en el orden que se establece en la sucesión
legítima, es decir, los hijos por cabeza y los demás por estirpe.

Si nombra beneficiario a su cónyuge se entenderá que lo sea al momento de la muerte del asegurado; si
designa como beneficiarios al cónyuge y a sus descendientes, el primero hereda la mitad y el resto se reparte
por partes iguales entre sus descendientes. (Ley sobre el Contrato de Seguro, arts. 172, 174).

El renunciar o repudiar la herencia no implica deslindarse de los derechos derivados del contrato de seguro.
Cuando un heredero repudia la herencia y no exista designación de beneficiarios, el repudio deja al heredero
fuera de la opción de ser beneficiario, puesto que nunca fue heredero.
La Ley sobre el Contrato de Seguros contempla que quien atente contra la vida del asegurado perderá todo
derecho como asegurado (arts. 178, 185).

Disposiciones en instituciones bursátiles

En cuanto a las disposiciones bursátiles, Asprón (2006: 65-66) señala que de igual manera que la disposición
de contrato, se maneja la designación de beneficiarios, para después de la muerte inversión del titular de la
inversión.

De acuerdo con el artículo 92 de la Ley del Mercado de Valores, en los contratos que celebren las casas de
bolsa con sus clientes, el inversionista que sea titular de la cuenta podrá en cualquier momento designar o
modificar beneficiarios.
En el caso del fallecimiento del titular de la cuenta, la casa de bolsa entregará al beneficiario que haya sido
señalado de manera expresa y por escrito por parte del inversionista. Se entregará el saldo registrado en la
cuenta que no exceda el mayor de los límites siguientes:

I. El equivalente a diez veces el salario mínimo general diario establecido en cada entidad elevado al
año.
II. El equivalente al cincuenta por ciento del saldo registrado en la cuenta.
III. El beneficiario tendrá derecho de elegir la entrega de determinados valores registrados en la cuenta o
el de su venta en la bolsa de valores, con sujeción a los límites señalados.
IV. El excedente deberá devolverse de conformidad con la legislación común.
UNIDAD 4 Disposiciones Comunes a la Sucesión Testamentaria y Legítima

Medidas legales que deben adoptarse cuando la viuda queda en cinta


Debemos iniciar el presente tema con el término hijo póstumo. El hijo póstumo es aquél que nace con
posterioridad a la muerte de alguno de sus progenitores; en este caso, su madre.
Es un heredero forzoso, ya que como se establece en la Ley tiene derecho a recibir la porción íntegra, es
decir, no una parte proporcional de la porción que le correspondía; esto en caso de la sucesión legítima.
Para el caso del testamento, la Ley señala el derecho del testador de disponer de sus bienes, pero
también proporciona el derecho a favor del hijo póstumo, el cual recibe la porción mínima; esto se puede
observar en el artículo 1377 del Código Civil para el Distrito Federal y en el Código Civil Federal.

Para poder hablar de un heredero forzoso se tienen que regular las consecuencias de su futuro nacimiento,
hasta que éste se verifique. Para que tenga consecuencias legales, el recién nacido debe nacer vivo y
ser viable, en referencia a los artículos 22, 337, 1314, 1377 y 1648, del Código Civil para el Distrito Federal y
del Código Civil Federal, que a la letra señalan lo siguiente:

Artículo 22

La capacidad jurídica de las personas físicas se adquiere por el nacimiento y se pierde por la muerte; pero
desde el momento en que un individuo es concebido, entra bajo la protección de la ley y se le tiene por nacido
para los efectos declarados en el presente Código.

Artículo 337

Para los efectos legales, sólo se reputa nacido el feto que, desprendido enteramente del seno materno, vive
veinticuatro horas o es presentado vivo al Registro Civil. Faltando alguna de estas circunstancias, nunca ni
nadie podrá entablar demanda sobre la paternidad.

Artículo 1314

No obstante lo dispuesto en el artículo 1375, el hijo póstumo tendrá derecho a percibir íntegra la porción que
le correspondería como heredero legítimo si no hubiere testamento, a menos que el testador hubiere
dispuesto expresamente otra cosa.

Artículo 1648

La división de la herencia se suspenderá hasta que se verifique el parto o hasta que transcurra el término
máximo de la preñez; más los acreedores podrán ser pagados por mandato judicial.

¿Cuáles son las medidas precautorias para proteger a la viuda que está en cinta?

En la actual legislación federal y del DF ya no existen las distinciones que se hicieron sobre la calidad de hijo
en el Código Civil de 1884, en el cual se hablaba de hijos legítimos (dentro de matrimonio), hijos
naturales, adulterinos, espurios o bastardos, es decir, nacidos fuera de matrimonio. Con esa clasificación
legal pero injusta se protegía a los hijos nacidos dentro de matrimonio.

Actualmente se regulan los derechos de los hijos, independientemente de que la madre sea la cónyuge,
la concubina o la amante; esto aplica tanto para el caso de hijos no póstumos como póstumos. Para el
estudio de nuestra materia solamente nos referiremos a los hijos póstumos.
Las medidas legales que hablan sobre la protección de la viuda en cinta tienen como finalidad principal
proteger al hijo póstumo y la veracidad del mismo, es decir, su existencia, así como proteger a
la progenitora, ya que esto último es necesario para la seguridad del producto.

En atención a lo anterior y a lo establecido por el Código Civil para el Distrito Federal, y por el Federal,
las obligaciones que tiene la viuda encinta son las siguientes:

Obligaciones

1.- Debe dar aviso del embarazo al juez que está conociendo la sucesión, en un término de 40
días siguientes. Desgraciadamente en la ley no se especifica si debe de ser a la muerte del de cujus o a la
denuncia de la sucesión o para en el caso de que la viuda crea haber quedado embarazada. (CCF y CCDF,
art. 1638)

Al respecto, el licenciado Jorge Alfredo Domínguez Martínez, en su libro Derecho civil sucesorio señala: “La
previsión legal alusiva a esos cuarenta días dados a la viuda tiene como plazo para hacer su embarazo del
conocimiento de la autoridad judicial, es poco clara, al no señalar a partir de cuándo han de contarse. En
realidad, la única solución lógica hace tener en cuenta el inicio de dicho plazo con el procedimiento sucesorio,
el que de no haberse promovido por otra persona, es conveniente para la propia mujer embarazada hacerlo,
con lo cual satisfará además la exigencia del aviso apuntada”. (2013: 374).

2.- Al aproximarse la fecha del parto, la viuda deberá ponerlo en conocimiento del juez, para que lo haga
saber a los interesados. El juez a petición de los interesados, nombrará una persona para que se cerciore de
la realidad del alumbramiento, dicha persona tendrá que ser un médico o una partera. (CCF y CCDF, art.
1640)

3.- Cuando el marido reconozca en instrumento público o privado la certeza de la preñez de su consorte,
estará dispensada de dar el aviso al que se refiere el artículo 1638, pero no se le dispensa el cumplimiento
del artículo 1640. (CCF y CCDF, art. 1641).

4.- La viuda que quedare en cinta, tiene derecho a recibir alimentos con carga a la masa hereditaria aun
cuando ella tenga bienes propios. (CCF y CCDF, art.1643).

5.- En caso de que la viuda no de aviso del embarazo, no pierde el derecho a la pensión, pero es causa
suficiente que se suspenda la entrega de la misma hasta que se verifique el embarazo. (CCF y CCDF, arts.
1642 y 1644).

6.- Si se diera el caso de que no sea cierto el embarazo, o de que no nazca vivo y viable el producto, es
decir, el hijo póstumo, la viuda no está obligada a devolver las pensiones alimenticias que haya recibido, salvo
que ella haya actuado de mala fe, que haya inventado el embarazo por ejemplo. (CCF y CCDF, arts. 1645,
1646 y 1647).

Actualmente algunas de estas medidas son obsoletas, tomando en consideración


los adelantos médicos y tecnológicos, ya que el embarazo se puede comprobar por ejemplo a través de un
ultrasonido.
Delación y la apertura de la sucesión
Para iniciar con el estudio más profundo del proceso de sucesión es necesario entender que, como todo
proceso, éste se compone de tres momentos o partes que se dan de manera consecutiva: la apertura, la
delación y la petición de la herencia. A continuación veremos de manera más detallada en qué consiste cada
uno.
APERTURA.- Se denomina apertura de la herencia al momento en que se inicia el procedimiento
de liquidación del patrimonio del difunto mediante el juicio sucesorio o en su caso el trámite notarial. Este
momento es el de la muerte del autor de la sucesión o el de la fecha en que se presume su muerte. A partir
de tales momentos los herederos adquieren derecho a la masa hereditaria y los legatarios al bien legado. De
acuerdo con nuestra legislación civil, la sucesión se abre al momento de la muerte o cuando se declara la
presunción de muerte de un ausente.
Cuando se da la conmoriencia recordemos que se tendrá a todos por muertos al mismo tiempo y no habrá
transmisión de herencia entre ellos.
La apertura de la herencia es importante, ya que si el heredero fallece antes de la apertura no transmite
ningún derecho a sus herederos, pero si fallece después, sin que éste haya aceptado o repudiado la herencia,
sí hace suya la herencia en beneficio de sus herederos. Lo relativo DELACIÓN.- Al repudio y aceptación de
la herencia será objeto de estudio más adelante en la presente unidad.
La delación es el llamamiento que por voluntad del testador o de la Ley se hace al heredero para que sea
tal. Se da al momento de abrirse la herencia, es decir, a la muerte del autor de la sucesión. El heredero
puede repudiar o aceptar la herencia; si la acepta, se perfecciona su carácter de heredero, adquiriendo
su derecho para suceder al de cujus, ya sea por vía testamentaria o vía intestada. (Domínguez, 2013: 166)

PETICIÓN.- Con la apertura y delación de la herencia, el heredero adquiere el derecho a la posesión de los
bienes hereditarios y que le sea reconocido su carácter de heredero.
Esta petición de herencia se puede hacer vía intestada o testamentaria, con la finalidad de que le sean
transmitidos los bienes de la sucesión al heredero, acción que puede ejecutar contra el albacea, a efecto de
que le reconozca su carácter de heredero. (Domínguez, 2013: 167).
Medidas previas de aseguramiento

Cuando el juez de lo familiar tenga conocimiento del fallecimiento de una persona, aun antes de que se
conozca a los herederos, o los conocidos hayan aceptado la herencia, el juez deberá dictar las medidas de
carácter provisional para asegurar los bienes y evitar que se oculten o dilapiden. Hasta en tanto no se
presenten los interesados, estas medidas deberán ser dictadas con audiencia del Ministerio
Público adscrito al juzgado.

NOTA: Es importante que tenga presente que los juicios sucesorios son de carácter universal, es decir,
que cualquier persona que tenga conocimiento del fallecimiento de alguien y tenga un interés podrá
denunciar la sucesión en espera del llamado de los herederos.

Cabe mencionar que las medidas anteriores no se contemplan en el Código Federal de Procedimientos
Civiles; sólo se encuentran reguladas en el Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, de ahí
que tomemos como base dicho Código, pero será necesario que revise el procedimiento sucesorio que se
sigue en su entidad federativa.
Con la finalidad de que le sea más claro lo relativo a las medidas preventivas que dicta el juez, revise las
siguientes figuras jurídicas:

Conservación de los bienes


El juez de forma inmediata reunirá los papeles del difunto, incluyendo la remisión de su correspondencia, los
cuales serán depositados en el seguro del juzgado; referente a alhajas, dinero, etcétera, los mandará
depositar en establecimientos que marca la ley (cajas de seguridad en el banco, o en el seguro del juzgado),
en la audiencia de aseguramiento de bienes intervendrá el agente del Ministerio Público adscrito al juzgado
familiar. (CPCDF, art. 770)
Sin testamento o a falta de albacea
Si pasados 10 días de la muerte del autor de la sucesión no se presenta el testamento o si en él no está
nombrado el albacea; si no se denuncia el intestado, el juez nombrará un interventor o albacea provisional
cuya función será la de actuar como depositario y realizar funciones de conservación de los bienes y de los
derechos del de cujus. También se le dará al interventor o albacea provisional autorización de pagar algunas
deudas urgentes antes del trámite formal de la sucesión, principalmente las deudas mortuorias. El cargo de
interventor o albacea provisional concluye cuando los nombren albacea o se conozca el nombre del asignado
en el testamento, debiéndose entregar a éste los bienes por parte del interventor o albacea provisional.
(CPCDF, arts. 771, 772 y 773)
Nombramiento de representantes de menores
Cuando existan menores o incapacitados que carezcan de representantes o estos tengan un interés opuesto
en el juicio sucesorio; por decir, el padre o la madre de un menor que también sea heredera, el juez deberá de
promover se nombre un tutor para que lo represente; en el caso que de que el menor tenga 16
años cumplidos, podrá designar a su tutor. (CPCDF, art. 776)
Notificación al cónsul del país del de cujus
Se deberá de notificar de la apertura de la sucesión al cónsul del país de origen del finado, cuando éste sea
extranjero, a efecto de que se dé aviso a los posibles herederos que se encuentren en su país de origen y
en atención a sus leyes. (CPCDF, art.777)
Aceptación y repudio de la herencia
Aceptación de la herencia
Es el acto jurídico unilateral, libre, indivisible, puro y simple, irrevocable, con efectos retroactivos, por el cual el
heredero o legatario voluntariamente admite la transmisión, por causa de muerte, de los bienes del patrimonio
en liquidación o de bien concreto, entendiéndose siempre, en nuestro derecho, dicha transmisión a beneficio
de inventario. (Asprón, 2006: 135)
Repudio de la herencia
Es el acto jurídico unilateral, libre, indivisible, puro y simple, irrevocable, con efectos retroactivos, por el cual el
heredero o legatario, voluntaria y de manera expresa, impide la transmisiónde bienes por causa de muerte.
(Asprón, 2006: 135)
Tanto la aceptación como el repudio de la herencia tienen algunas reglas que hay que considerar; veamos en
qué consisten.
Reglas comunes para aceptar o repudiar la herencia
Capacidad
Tienen capacidad para aceptar o repudiar la herencia:
 Los que tienen libre disposición de sus bienes. (CCF y CCDF, art. 1653)
 Los menores de edad o incapacitados podrán aceptar o repudiar la herencia a través de sus
representantes o tutores; en caso de repudio se le dará la intervención correspondiente al Ministerio
Público adscrito al juzgado. (CCF y CCDF, art. 1654)
 La mujer casada no necesita autorización para aceptar o repudiar la herencia. (CCF y CCDF, art.
1655)
 Los menores emancipados no pueden aceptar o repudiar la herencia, ya que no tienen la libre
disposición de sus bienes, sólo tienen la libre administración de ellos, por lo que se hará por medio de
sus representantes o tutor. (CCF y CCDF, art. 643)
 Las personas morales pueden aceptar o repudiar la herencia a través de sus representantes. (CCF y
CCDF, art. 1668)
Momento
 Nadie puede aceptar o repudiar la herencia sin estar cierto de la muerte del que se trate. (CCF y
CCDF, art. 1666 y 1667)
 No existe un plazo para aceptar o repudiar la herencia; sin embargo, aquél que tenga interés en dicha
manifestación podrá solicitar al juez, dentro de los nueve días de la apertura de la sucesión, que le
conceda al heredero un plazo no mayor de un mes para que manifieste lo que a su derecho
corresponda. (CCF y CCDF, art. 1669)

Expresa o tácita
 La aceptación o repudio puede hacerse tácita o expresa. Es expresa cuando se hace a través de
palabras terminantes, tácita cuando se ejecutan algunos hechos que deduzcan la intención de aceptar
o repudiar la herencia. (CCF y CCDF, art. 1656)
Pura y simple
 Nadie puede aceptar o repudiar la herencia, en partes, en plazo o con condiciones; es decir, se
repudia en su totalidad y nunca a favor de nadie, “Repudio la herencia a favor de mi hermana”. (CCF y
CCDF, art. 1657)
Indivisible
 No pueden repudiar o aceptar de forma parcial, tiene que ser total. (art. 1657)
 No se requiere que todos los herederos o legatarios repudien o acepten de forma conjunta la herencia,
pueden hacerlo unos y otros no. (art. 1658)
 Si el heredero o legatario fallecieren sin haber manifestado su repudio o aceptación, este derecho
pasará a sus herederos. (CCF y CCDF, art. 1659)
Con efectos retroactivos
 Los efectos del repudio o de la aceptación se retraen siempre al momento de la muerte de la persona
que se hereda. (CCF y CCDF, art. 1660)
Irrevocable
 El repudio o la aceptación son irrevocables, y no son sujetos de apelación salvo que se trate de dolo o
violencia (CCF y CCDF, art. 1670)
 Si se hizo la aceptación de la herencia o repudio de la misma con base en un testamento y aparece
otro en el que se modifiquen las condiciones el heredero o legatario podrá ratificar su decisión o
cambiar de opinión. (CCF y CCDF, art. 1671)
El papel del albacea en la liquidación de la herencia
El albaceazgo es una institución propia del derecho sucesorio, tanto de la sucesión testada como de
la intestada, ya que para la administracióny liquidación del patrimonio del autor de la sucesión debe haber
una persona física que realice dicha función y ésta es el albacea. (Baqueiro, 2012: 148)
En general, el albacea es la persona a la cual el testador, los herederos, los legatarios o el juez designan
como representante de su gestión, para darle el cumplimiento a la última voluntad del de cujus o a las
disposiciones de la Ley.

De acuerdo con la ley civil, no podrá ser albacea el que no tenga libre disposición de sus bienes.

Dicha disposición civil, tanto del Distrito Federal como la Federal, señala en su artículo 1680 quiénes no
pueden ser albaceas.
Artículo 1680
I. Los magistrados y jueces que estén ejerciendo jurisdicción en el lugar en que se abre la sucesión
II. Los que por sentencia hubieren sido removidos otra vez del cargo de albacea
III. Los que hayan sido condenados por delitos contra la propiedad;
IV. Los que no tengan un modo honesto de vivir.

En el caso de que el testador no haya nombrado albacea o que el designado no pueda desempeñar su
cargo, los herederos por mayoría de votoselegirán un albacea de entre ellos. En caso de no ponerse de
acuerdo será nombrado por el juez. (CCF y CCCDF, arts. 1682, 1683 y 1684)

Obligaciones del albacea


El artículo 1706 del ordenamiento civil señala cuáles son las obligaciones de los albaceas; veamos en qué
consisten:
Artículo 1706
I. La presentación del testamento
II. El aseguramiento de los bienes de la herencia
III. La formación de inventarios
IV. La administración de los bienes y la rendición de las cuentas del albaceazgo
V. El pago de las deudas mortuorias, hereditarias y testamentarias
VI. La partición y adjudicación de los bienes entre los herederos y legatarios
VII. La defensa, en juicio y fuera de él, así de la herencia como de la validez del testamento
VIII. La de representar a la sucesión en todos los juicios que hubieren de promoverse en su nombre o que
se promovieron contra de ella
IX. Las demás que le imponga la ley.
El albacea debe garantizar su cargo, de cualquiera de las formas que marca la Ley en el Código Civil:
Artículo 1708
El albacea también está obligado, dentro de los tres meses contados desde que acepte su nombramiento, a
garantizar su manejo, con fianza, hipoteca o prenda, a su elección, conforme a las bases siguientes:
I. Por el importe de la renta de los bienes raíces en el último año y por los réditos de los capitales
impuestos, durante ese mismo tiempo
II. Por el valor de los bienes muebles
III. Por el de los productos de las fincas rústicas en un año, calculados por peritos o por el término medio
en un quinquenio, a elección del juez
IV. En las negociaciones mercantiles e industriales por el veinte por ciento del importe de las mercancías,
y demás efectos muebles, calculado por los libros si están llevados en debida forma o a juicio de
peritos. (CCF y CCDF, art. 1708)

El <b>cargo de albacea</b>, de acuerdo con el ordenamiento civil (CCDF Y CCF, art. 1745), cesa o concluye
cuando:

Deslice lentamente su scroll hacía abajo para que se despliegue la información correspondiente.
1.- Por el término natural del encargo

2.- Por muerte

3.- Por incapacidad legal, declarada en forma

4.- Por excusa que el juez califique de legítima, con audiencia de los interesados y del Ministerio Público,
cuando se interesen menores o el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Distrito Federal

5.- Por terminar el plazo señalado por la Ley y las prórrogas concedidas para desempeñar el cargo

6.- Por revocación de sus nombramientos, hecha por los herederos

7.- Por remoción

NOTA: Es importante que tenga presente que el cargo de albacea tiene una duración de un año, con la
posibilidad de ser resignado nuevamente por los herederos (CCF y CCDF, art. 1737).

Secciones de que se componen los juicios sucesorios

El juicio sucesorio consta de cuatro secciones; revisemos en qué consisten.

PRIMERA SECCIÓN
SUCESIÓN

Artículo 785.- La primera sección se llamará de sucesión y contendrá en sus respectivos casos:

I. El testamento o testimonio de protocolización, o la denuncia del intestado;


II. Las citaciones a los herederos y convocación a los que se crean con derecho a la herencia;
III. Lo relativo al nombramiento y remoción de albacea e interventores, y al reconocimiento de derechos
hereditarios;
IV. Los incidentes que se promueven sobre el nombramiento o remoción de tutores;
V. Las resoluciones que se pronuncien sobre la validez del testamento, la capacidad legal para heredar y
preferencia de derechos.
De las Testamentarias

Artículo 790.- El que promueva el juicio de testamentaría debe presentar el testamento del difunto.

El juez, sin más trámite, lo tendrá por radicado y en el mismo auto convocará el juez a los interesados a una
junta para que, si hubiere albacea nombrado en el testamento, se les dé a conocer, y, si no lo hubiere,
procedan a elegirlo con arreglo a lo prescrito en los artículos 1682, 1683, 1684 y 1688 del Código Civil.
Artículo 801.- Los herederos ab-intestato que sean descendientes del finado, podrán obtener la declaración
de su derecho, justificando con los correspondientes documentos o con la prueba que sea legalmente posible,
su parentesco con el mismo y con información testimonial que acredite que ellos o los que designen son los
únicos herederos.

SEGUNDA SECCIÓN
INVENTARIOS Y AVALÚOS

Del Inventario y avaluó

Artículo 816.- Dentro de diez días de haber aceptado su cargo, el albacea debe proceder a la formación de
inventarios y avalúos, dando aviso al juzgado para los efectos del artículo 819, y dentro de los sesenta días
de la misma fecha deberá presentarlos.

El inventario y avalúo se practicarán simultáneamente, siempre que no fuere imposible por la naturaleza de
los bienes.

Artículo 818.- Deben ser citados por correo para la formación del inventario el cónyuge que sobrevive, los
herederos, acreedores y legatarios que se hubieren presentado.

El juez puede concurrir cuando lo estime oportuno.

Artículo 819.- Los herederos, dentro de los diez días que sigan a la declaración o reconocimiento de sus
derechos, designarán, a mayoría de votos, un perito valuador, y si no lo hicieren o no se pusieren de acuerdo
el juez lo designará.

Artículo 824.- Practicados el inventario y avalúo serán agregados a los autos y se pondrá de manifiesto en la
Secretaría, por cinco días, para que los interesados puedan examinarlos, citándoseles al efecto por cédula o
correo.

Artículo 825.- Si transcurriere ese término sin haberse hecho oposición, el juez lo aprobará sin más trámites.
Si se dedujese oposición contra el inventario o avalúo, se substanciarán las que se presentaren en forma
incidental, con una audiencia común, si fueren varias, a lo que concurrirán los interesados y el perito que
hubiese practicado la valorización, para que con las pruebas rendidas se discuta la cuestión promovida.

Para dar curso a esta oposición es indispensable expresar concretamente cuál es el valor que se atribuye a
cada uno de los bienes y cuáles sean las pruebas que se invocan como base de la objeción al inventario.

TERCERA SECCIÓN
ADMINISTRACIÓN Y RENDICIÓN DE CUENTAS

De la Administración

Consistente en las cuentas de administración que presenta el albacea respecto a los ingresos y
egresos de la sucesión

Artículo 832.- El cónyuge supérstite tendrá la posesión y administración de los bienes de la sociedad
conyugal, con intervención del albacea, conforme al artículo 205 del Código Civil, y será puesto en ella en
cualquier momento en que la pida, aunque antes la haya tenido el albacea u otra persona, sin que por esto
pueda empeñarse cuestión alguna.

Contra el auto que otorgue la posesión y administración al cónyuge, no se admitirá ningún recurso; contra el
que la niegue habrá el de apelación en ambos efectos.

Artículo 845.- El interventor, el cónyuge en el caso del artículo 832 y el albacea, ya sea provisional, judicial o
definitivo están obligados a rendir, dentro de los cinco primero días de cada año del ejercicio de su cargo, la
cuenta de su administración correspondiente al año anterior, pudiendo el juez, de oficio exigir el cumplimiento
de este deber.

Artículo 850.- Concluidas las operaciones de liquidación, dentro de los ocho días siguientes presentará el
albacea su cuenta general de albaceazgo; si no lo hace se le apremiará por los medios legales, siendo
aplicables las reglas de ejecución de sentencia.

Artículo 851.- Presentada la cuenta mensual, anual o general de administración, se mandará poner en la
Secretaría, a disposición de los interesados, por un término de diez días para que se impongan los
interesados.

Artículo 853.- Concluido y aprobado el inventario, el albacea procederá a la liquidación de la herencia.

CUARTA SECCIÓN
PARTICIÓN Y LIQUIDACIÓN

De la liquidación y participación de la herencia

Artículo 854.- El albacea, dentro de los quince días de aprobado el inventario, presentará al juzgado un
proyecto para la distribución provisional de los productos de los bienes hereditarios, señalando la parte de
ellos que, cada bimestre, deberá entregarse a los herederos y legatarios, en proporción a su haber. La
distribución de los productos se hará en efectivo o en especie.

Artículo 857.- Aprobada la cuenta general de administración, dentro de los quince días siguientes presentará
el albacea el proyecto de partición de los bienes, en los términos que lo dispone el Código Civil y con sujeción
a este capítulo o, si no hiciere por sí mismo la partición, lo manifestará al juez dentro de los tres días de
aprobada la cuenta, a fin de que se nombre contador que la haga.

Artículo 855.- Presentado el proyecto, mandará el juez ponerlo a la vista de los interesados por cinco días.

Si los interesados están conformes o nada exponen dentro del término de la vista, lo aprobará el juez y
mandará abonar a cada uno la porción que le corresponda. La inconformidad expresa se substanciará en
forma incidental.

Artículo 869.- La escritura de partición, cuando haya lugar a su otorgamiento, deberá contener, además de
los requisitos legales:

I. Los nombres, medidas y linderos de los predios adjudicados, con expresión de la parte que cada heredero
adjudicatario tenga obligación de devolver, si el precio de la cosa excede al de su porción, o de recibir si falta;
II. La garantía especial que para la devolución del exceso constituya el heredero, en el caso de la fracción que
precede;
III. La enumeración de los muebles o cantidades repartidas;
IV. Noticia de la entrega de los títulos de las propiedades adjudicadas o repartidas;
V. Expresión de las cantidades que algún heredero quede reconociendo a otro, y de la garantía que se haya
constituido;
VI. La firma de todos los interesados.

Artículo 870.- La sentencia que apruebe o repruebe la partición es apelable en ambos efectos cuando el
monto del caudal exceda de mil pesos.

NOTA: Cada una de las etapas se abre consecutivamente y a cada una se le forma un cuaderno. En cada
una de las etapas se pueden tramitar diversos incidentes por cuenta separada.

La sucesión ante notario. La intervención del notario en juicios intestamentarios


Se le conoce también como trámite extrajudicial. Nuestra legislación procesal permite que algunas
sucesiones se tramiten ante notario público; para tal efecto se debe cumplir con los siguientes requisitos:

Artículo 872

Cuando todos los herederos fueren mayores de edad y hubieren sido instituidos en un testamento público,
la testamentaría podrá se extrajudicial, con intervención de un notario, mientras no hubiere controversia
alguna. (CPCDF, art. 872)

Artículo 876

Cuando todos los herederos fueren mayores de edad y hubieren sido reconocidos judicialmente con tal
carácter en un intestado, éste podrá seguirse tramitando con intervención de un notario de acuerdo con lo
que se establece en este capítulo. El juez hará saber lo anterior a los herederos para el efecto de que
designen al notario ante el que se seguirá la tramitación sucesoria. (CPCDF, art. 876)

Cuando en un juicio sucesorio hay menores de edad que sean herederos, podrán separarse del juicio y
continuar los trámites ante un notario público, si estos están debidamente representados y de conformidad
con el Ministerio Público. Todos los acuerdos respecto de esta sucesión deben tener la aprobación del juez.
(Baquiero, 2012: 219).

El notario no está facultado para resolver controversias

Por su parte, la Ley del Notariado del Distrito Federal señala lo siguiente:

Artículo 167
Sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 782 del Código de Procedimientos Civiles, las sucesiones en las
que no hubiere controversia alguna y cuyos herederos fueren mayores de edad, menores emancipados o
personas jurídicas, podrán tramitarse ante notario. El que se oponga al trámite de una sucesión, o crea tener
derechos contra ella, los deducirá conforme lo previene el Código de Procedimientos Civiles. El juez
competente, de estimarlo procedente, lo comunicará al notario para que, en su caso, a partir de esa
comunicación se abstenga de proseguir con la tramitación. (Ley del Notariado del Distrito Federal, art. 167)
Artículo 170
Si hubiere testamento se exhibirá el testimonio correspondiente y la copia certificada del acta de defunción del
autor de la sucesión; el heredero o herederos instituidos y el albacea designado, si lo hubiere, podrán
manifestar expresamente y de común acuerdo ante el notario de su elección:
I. Su conformidad, de llevar la tramitación ante el citado notario;
II. Que reconocen la validez del testamento;
III. Que aceptan la herencia;
IV. Que reconocen por sí y entre sí sus derechos hereditarios que les sean atribuidos por el testamento, y
V. Su intención de proceder por común acuerdo.
(Ley del Notariado del Distrito Federal, art. 170)
Artículo 174
Si no hubiere testamento, los herederos, en el orden de derechos previsto por el Código Civil, comparecerán
todos ante notario en compañía de dos testigos idóneos; exhibirán al notario copias certificadas del acta de
defunción del autor de la sucesión y las que acrediten su entroncamiento; declararán bajo protesta de decir
verdad sobre el último domicilio del finado, y que no conocen de la existencia de persona alguna diversa de
ellos con derecho a heredar en el mismo grado o en uno preferente al de ellos mismos. El notario procederá a
tomar la declaración de los testigos por separado, en los términos previstos para las diligencias de información
testimonial por el artículo 801 del Código de Procedimientos Civiles. Acto seguido, se procederá en los
mismos términos previstos por el artículo anterior, para lo relativo a la aceptación o repudio de los derechos
hereditarios, el nombramiento de albacea y la constitución o relevo de la caución correspondiente. (Ley del
Notariado del Distrito Federal, art. 174)