Sei sulla pagina 1di 12

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA:
Escuela de Ciencias Jurídicas y Políticas.
CARRERA:
Licenciatura en Derecho:
ASIGNATURA:
Derecho Penal II.
TEMA:
Tema I.
FACILITADOR/A:
Lic. Kilsary Hernández.
SUSTENTADO POR:
Rainier Abreu Gómez.
Matricula:
17-4481
Fecha de Entrega:
12/07/2019
Santiago De los Caballeros, República Dominicana.
Introducción.
Dado que el hombre está dotado de una voluntad libre que le permite desarrollar
sus facultades naturales, teniendo como única limitante, a esa libertad, su
propia naturaleza; pero, en sociedad, esta libertad está forzosamente limitada por
el respeto a la libertad de otros hombres; de aquí deriva la necesidad de normas o
reglas que garanticen a cada miembro del cuerpo social, con una medida igual, el
ejercicio de su actividad y desarrollo.

La teoría y existencia de este principio constituye el DERECHO, en su acepción


más extensa. Por tanto, el derecho como un conjunto de normas de
observancia obligatoria para todos los miembros de la sociedad, que han sido
establecidas por el Estado de acuerdo a procedimientos previamente
establecidos, permiten la convivencia de todos los miembros de la sociedad entre
sí, de las instituciones del Estado y la interrelación de éstas y la sociedad. Desde
luego, la manifestación del derecho, en su aspecto práctico y real, es por medio o
a través de la ley. Ella y a los intereses de la sociedad, para una correcta y legal
convivencia entre los miembros de la sociedad y su relación con las instituciones
del Estado, que la misma ley denomina delito.

La causa de la infracción o de la no observación de las disposiciones de la ley, el


delito, en perjuicio de la sociedad y de la obligatoriedad de la misma ley por los
hombres, obedece a muchos y muy diversos factores sin embargo, por lo
pronto, se adelanta que esos factores tienen origen en la propia naturaleza
del hombre y la convivencia estrecha a la que, hoy en día, se ve sometido. Pues,
el hombre siempre pretenderá tener un mayor número de satisfactorias que otros,
incluso más de los que necesita, por el sólo hecho de acumular riquezas y
el poder, que en la sociedad actual, representan una posición admirada y
envidiada por algunos de sus miembros, aún cuando no las puede conseguir de
manera honesta y legal.

En este sentido, es que el delito es una consecuencia de la convivencia social,


que infringe normas legales, en el afán de llegar a obtener la aprobación- social,
desde el punto de vista económico, y la dirigencia de la misma, como patrón de
admiración.

En este orden de ideas, es que se desarrolla el tema denominado "EL DELITO",


desde el punto de vista del Derecho Penal, analizándose la definición de éste y la
ubicación del delito dentro de él. Por su parte, al delito se le define, se estudian
los tipos de delito cuya existencia acepta la ley, desde el punto de vista de su
realización y su ubicación dentro de la legislación que los prevé, las
circunstancias que inciden en su existencia.
Objetivos específicos.

 Identificar cuales hechos se tipifican como crímenes y delitos contra la


propiedad, las sanciones y penalidad.

 Conocer las caracteriscas, elementos y agravantes que constituyen los


crimines y delitos contra la propiedad
Distinguido participante:

Consulte la bibliografía básica de la unidad y demás fuentes complementarias del


curso; luego realice la actividad que se describe a continuación:

I. Realice un resumen de la unidad I.

Debe contener:

1.1. Concepto. Generalidades. Elementos del tipo.

El robo se encuentra normado en el capítulo segundo de Código Penal,


específicamente en la sección primera en el titulo de crímenes y delitos contra las
propiedades del artículo 379 al 401. El artículo 379 define el robo de la siguiente
manera: ´´El que con fraude sustrae una cosa que no le pertenece se hace reo de
robo.´´ Esta definición abarca de forma general el robo, es decir, se puede decir
que la normativa que define de manera general el robo es este artículo.

Queda claro que el robo es la sustracción fraudulenta de una cosa ajena, aunque
la estafa y el abuso de confianza son crímenes y delitos contra la propiedad y
modalidades de robo éste se distingue de la estafa y del abuso de confianza en
que la victima es desposeída de la cosa en contra de su voluntad.

De acuerdo a una serie de condiciones y modalidades el Código Penal en sus


normativas da al robo diferentes clasificaciones, atendiendo en unas a
circunstancias agravantes y en otras a circunstancias atenuantes.

El robo en sus diversas modalidades puede ser robo simple, en este caso
constituye un delito; y en otras se le llama robo calificado o agravado, que en este
caso constituye un crimen.

Es importante destacar que en nuestro ámbito social las diferentes modalidades


del robo son las infracciones o violaciones a la ley más comunes, encabezando de
esta forma las estadísticas criminales.

Elementos constitutivos del robo.

Para calificar un tipo penal lo primero que hay que hacer es establecer si están
presentes los elementos constitutivos que son los que le dan su naturaleza. En el
caso del robo los elementos constitutivos del mismo en sentido general son cuatro:

 Que exista una sustracción y que sea fraudulenta.


 La sustracción fraudulenta debe tener por objeto una cosa mueble.
 La cosa sustraída fraudulentamente ha de ser ajena y el autor del robo no
debe estar protegido por una inmunidad proveniente de lazos de familia que
la unan a la victima.

1.2 Criterio Doctrina.

Al robo según diferentes tratadistas se le podría dar varias definiciones, si se


busca en un diccionario, robar es tomar para sí lo ajeno o hurtar de cualquier
forma lo que no es suyo, ya sea con o sin violencia.

De acuerdo al tratadista Charles Dunlop, define robo como la aprehensión material


de una cosa ajena sin el consentimiento del propietario, pero limitándose a la
asignatura que se trata y al tema asignado por el facilitador se limitará el tema a
las definiciones dadas por el Código Penal que es la normativa legal que en
nuestro sistema jurídico tipifica tal figura.

1.4 Las Inmunidades en el robo

Existen unas modalidades de sustracción señaladas en el artículo 380 del CP que


no se consideran robo, estas son las que se efectúan entre conyugues y las que
se efectúan por los viudos con relaciona a las cosas que pertenecieron al
conyugue difunto, dentro de esta mismas modalidades tampoco son considerados
robo las sustracciones entre ascendientes y descendientes y sus afines.

1.5 Penalidades.

En lo que respecto al robo las penalidades oscilan entre unos cuantos días, meses
y veinte años dependiendo de circunstancias atenuantes y agravantes en los
artículos 382, 383,384,386,389 y 401 podemos darnos cuenta de las variaciones

Art. 382- La pena de cinco a veinte años de reclusión mayor se impondrá a todo
aquel que se haga culpable del crimen de robo, si lo comete ejerciendo violencias.
Si la violencia ejercida para cometer el robo ha dejado siquiera señales de
contusiones o heridas, esta sola circunstancia bastará para que se pronuncie el
máximum de la pena de reclusión mayor.

Art. 383- Los robos que se cometan en los caminos públicos o en los vagones de
ferrocarril que sirvan para el transporte de viajeros, correspondencia o equipaje,
siempre que estén formados en tren, se castigarán con el máximum de la pena de
los reclusión mayor, si en su comisión concurren una de las dos circunstancias
previstas en el artículo 381; pero si sólo concurre una de esas circunstancias la
pena será la de diez a veinte años de reclusión mayor. En los demás casos, los
culpables incurrirán en la pena de tres a diez años de reclusión mayor.
Art. 384.- Se impondrá la pena de cinco a veinte años de reclusión mayor, a los
que ejecuten un robo valiéndose de uno de los medios enunciados en el inciso
4to. del artículo 381, aunque la fractura, el escalamiento y el uso de llaves falsas
se hayan realizado en edificios o cercados no dependientes de casas habitadas, y
aún cuando la fractura no hubiere sido sino interior.

Art. 386-El robo se castigará con la pena de tres a diez años de reclusión mayor,
cuando el culpable se encuentre en uno de los casos siguientes:

1.- Cuando se ejecute de noche, y por dos o más personas, o cuando en la


comisión del delito concurra una de las dos circunstancias ya expresadas, siempre
que se haya ejecutado en lugar habitado, o destinado para habitación, o
consagrado al ejercicio de un culto establecido en la República;

2.- Cuando los culpables o algunos de ellos llevaban armas visibles u ocultas,
aunque el delito se ejecute de día y no esté habitado el lugar en que se cometa el
robo, y aunque el robo haya sido cometido por una sola persona;

3.- Cuando el ladrón es criado o asalariado de la persona a quien se hizo robo, o


cuando ésta, aunque no sea el dueño de la casa, esté hospedada en ella, o
cuando el criado o asalariado robe en casa en que se hospede su amo,
acompañando a éste; o cuando el ladrón es obrero, oficial o aprendiz de la casa,
taller, almacén, o establecimiento en que se ejecutare el robo, o cuando trabaje
habitualmente en aquellos;

4.- Cuando el robo se cometa en los hoteles, pensiones, fondas, cafés, por los
dueños de esos establecimientos o sus criados, sobre cosas confiadas a ellos por
las personas robadas, o cuando el ladrón sea transportador de los objetos
robados, siempre que les hayan sido confiados en calidad de conductores de
animales, vehículos o embarcaciones fluviales, marítimas o aéreas, o como
encargados o asalariados de los mismos;

389.- Se castigará con prisión correccional de tres meses a dos años, al que, para
cometer un robo, quitare o mudare de lugar las mojonaduras o señales de
cualquier clase que sirvan de lindero a las propiedades. Se podrá condenar al
culpable, a la privación de los derechos mencionados en el artículo 42, por un
tiempo de dos a cinco años.

Art. 401.- Los demás robos no especificados en la presente sección, así como sus
tentativas, se castigarán conforme a la siguiente escala:

1.- Con prisión de quince días a seis meses y multa de cincuenta a quinientos
pesos, cuando el valor de la cosa robada no exceda de mil pesos;
2.- Con prisión de tres meses a un año y multa de quinientos a tres mil pesos,
cuando el valor de la cosa robada exceda de mil pesos, pero sin pasar de tres mil
pesos;

3.- Con prisión de uno a dos años y multa de mil a tres mil pesos, cuando el valor
de la cosa robada exceda de tres mil pesos, pero sin pasar de cinco mil pesos;

4.- Con dos años de prisión correccional y multa de mil a cinco mil pesos, cuando
el valor de la cosa robada exceda de cinco mil pesos.

Párrafo I.- En todos los casos se podrá condenar a los culpables, además, a la
privación de los derechos mencionados en el artículo 42 de este código, por un
tiempo que oscilará entre uno y tres años. También se pondrá ordenar mediante
sentencia, que los culpables queden bajo la vigilancia de la alta policía durante el
mismo tiempo.

Párrafo II.- El que a sabiendas de que está en la imposibilidad de pagar, se


hubiere hecho servir bebidas y/o alimentos que consumiere en todo o en parte, en
cualquier establecimiento

a ello destinado, se hará reo de fullería y será penalizado con prisión correccional
de quince días a seis meses y multa*** de cien a dos mil pesos.

Párrafo III.- El que sin tener los recursos suficientes para pagar el alojamiento, se
alojare en calidad de huésped en cualquier hotel, pensión u otro establecimiento
destinado a esos fines y

no pagare el precio en la forma y plazos establecidos, comete el delito fraude, y


será penalizado con prisión de un mes a un año y multa**** de quinientos a tres
mil pesos.

Párrafo IV.- Los Jueces de Paz serán competentes para conocer de los hechos
previstos en el inciso 1ro. del artículo 401, así como en los casos de fullería y de
fraude señalados en los párrafos II y III del mismo artículo.

1.6. Naturaleza Jurídica del artículo 51 de la Constitución.

El art. 51 de la Constitución Dominicana (CD) garantiza el derecho a la propiedad.


Este derecho conecta un ámbito patrimonial del libre desarrollo de la personalidad
el cual, a su vez, se vincula a los demás derechos sociales y económicos como la
libertad de empresa, el derecho al trabajo, etc.

El concepto de propiedad referido en el texto constitucional no es el mismo al que


se refieren los textos legales clásicos, en particular el Código Civil (CC). Al efecto,
el art. 544 CC la define como “el derecho de gozar y disponer de las cosas del
modo más absoluto, con tal de que no se haga de ellas un uso prohibido por las
leyes y reglamentos”. Pero, como la Constitución crea sus propios conceptos
(como bien ha expresado BARNES VÁSQUEZ), el derecho a la propiedad tiene un
alcance que va más allá “de las cosas” o bienes tangibles. En ese sentido, el
derecho constitucional a la propiedad privada puede recaer tanto sobre bienes
como sobre derechos (STC español 204/2004, de 18 de noviembre, FJ 5). Por
ejemplo, tal sería el caso de los derechos de propiedad reconocidos sobre cuentas
bancarias, créditos, propiedad intelectual e industrial, etc.

Por lo tanto, y como obligada conclusión, el derecho a la propiedad no sólo


comprende los derechos reales sino también los derechos adquiridos, desde el
momento mismo en que pasan a formar parte del patrimonio de la persona,
debiendo considerarse además las personas jurídicas, indistintamente, como
titulares del derecho.

Sin embargo, no forman parte del derecho a la propiedad, las meras expectativas
de derecho, a diferencia de los derechos adquiridos (así lo ha reconocido el TC
español mediante Sentencia 108/1986, de 29 de julio, FJ 16). Del mismo modo, no
quedan alcanzados bajo la protección del art. 51 CD los derechos y situaciones
patrimoniales adquiridos de manera ilegítima o ilegal o en fraude de los derechos
de terceros.

Al igual que los demás derechos fundamentales, el derecho a la propiedad está


enmarcado dentro de los principios de aplicación e interpretación para asegurar su
garantía, contenidos en el Capítulo III del Título II de la Constitución (art. 74 CD).
Del mismo modo, se encuentra protegido por las garantías de los derechos
fundamentales, contenidas en los arts. 68, 69 y 72 CD sobre la acción de amparo.
Pero, además el derecho a la propiedad protege los bienes patrimoniales y
derechos adquiridos con carácter previo, conforme la interpretación sistemática del
art. 51 CD con el 110 CD que reconoce el principio de irretroactividad de la ley y,
por lo tanto que, “en ningún caso los poderes públicos o la ley podrán afectar o
alterar la seguridad jurídica derivada de situaciones establecidas conforme a una
legislación anterior” (art. 110 CD). Constituyendo ésta las vertientes jurídica y
económica de la seguridad jurídica.

Sin embargo, la propia Constitución introduce una excepción en el art. 51.1 que,
en palabras de RODRÍGUEZ SANTIAGO, “permite mediante indemnización y con
respeto a las demás garantías constitucionales de la expropiación, actuar
retroactivamente sobre situaciones patrimoniales ya consolidadas y defraudar la
confianza en que lo ya existente será respetado”.

Como habíamos mencionado anteriormente, el derecho a la propiedad encuentra


una estrecha relación con otros derechos de naturaleza social y económica,
particularmente, con el derecho al trabajo (art. 62) y la libertad de empresa (art. 50
CD). Dicho de otro modo, el producto obtenido como resultado del ejercicio del
trabajo y de la actividad empresarial, entran bajo la protección del art. 51 CD.
Por otro lado, el derecho a la propiedad, como derecho fundamental que es, tiene
una vertiente objetiva o institucional contenida en el propio art. 51 CD al
pronunciar que “la propiedad tiene una función social que implica obligaciones”. El
art. 51.2 encarga al legislador la tarea de regular el acceso a la propiedad,
especialmente a la propiedad inmobiliaria titulada, conforme a la finalidad o utilidad
social que corresponda a cada categoría de bienes. Pero, si bien el derecho de
propiedad tiene una función social, esta vocación no debe propiciar la producción
de perjuicios legalmente injustificados en contra del titular de dicho derecho
(Sentencia TC/0185/13 de fecha 11 de octubre).

Pero además del interés social, como parte del contenido esencial del derecho,
debe tenerse en cuenta otro de los límites generales a los derechos
fundamentales, aplicables en toda su extensión al ámbito de los derechos
patrimoniales: el principio de proporcionalidad, bajo cuyo precepto, las limitaciones
que impone la función social no pueden ir más allá de lo necesario para que la
misma sea plausible y, como la invocación del interés social tiende a la
expropiación no debe accederse a ella siempre que exista otra vía menos gravosa
para la concreción del resultado que se busca obtener o lo que en algunos
sistemas se denomina la prohibición de exceso.

A pesar de que hay quienes piensan que el derecho a la propiedad ha pasado por
un proceso de debilitamiento como parte de la proyección del Estado social, no
cabe dudas de que este derecho constituye un eje fundamental en el
ordenamiento económico y social, para el pleno ejercicio de la libertad individual,
la justicia social, en un ámbito de bienestar general.

II. Resuelve el siguiente caso.

(A) se encuentra acusado de sustraer una vaca en una finca perteneciente a


(X) determine cuál es la tipificación que le corresponde según el delito
cometido y que artículo del código penal ha violado (A).

Partiendo de las circunstancias descritas en la casuística al individuo (A) le podría


ser imputable el artículo 388 del código penal dominicano, por estar presentes en
sus acciones los elementos del tipo que describe esta normativa.
“Art. 388.- (Modificado por las Leyes 597 del 1ro. de
febrero de 1965 G.O. 8922; 224 del 26 de junio del
1984 y 46-99 del 20 de mayo del 1999). El que en los
campos robare caballos bestias de carga, de tiro o de
silla, ganado mayor o menor o instrumentos de
agricultura, será condenado a prisión correccional de
seis meses a dos años y multa** de quinientos a mil
pesos.
En las mismas penas incurrirán los que se hagan reos
de robos de maderas de los astilleros, cortes y
derrumbaderos o embarcaderos, piedras en las canteras
o peces en estanques, viveros o charcas.

El que en los campos robare cosechas u otros productos


útiles de la tierra ya desprendidos o sacados del
suelo, o granos amontonados que formen parte de las
cosechas, será castigado con las mismas penas.

Si el robo se ha cometido de noche o por dos o más


personas o con la ayuda de vehículos o animales de
carga, la pena será de reclusión menor. Cuando el robo
de cosechas u otros productos útiles de la tierra, que
antes de ser sustraídos, no se encontraban
desprendidos o sacados de la tierra, se haya cometido
con ayuda de cestos, sacos u otros objetos análogos, o
de noche, o con ayuda de vehículos o animales de
carga, o por varias personas, la pena será igualmente
de reclusión menor.

En todos los casos previstos en este artículo que son


castigados con penas correccionales, los culpables,
además de la pena principal, podrán ser privados de
todos o algunos de los derechos mencionados en el
artículo 42, por no menos de un año, ni más de dos
años, contados desde la fecha en que hayan cumplido la
pena principal. Podrán también ser puestos, por la
sentencia, bajo la vigilancia de la alta policía por
un período igual. La tentativa de los robos previstos
en este artículo será castigada como el delito
consumado.”
Conclusión

Como ya se apuntó el delito es toda acción u omisión punible, objetividad en la


manifestación de un hecho previsto en la ley penal, al cual le recae una sanción,
también prevista en la misma ley penal, a fin de que inhibir al individuo a la
comisión de esas conductas consideradas como delitos. En cuanto a las formas
de comisión de los delitos, ya se trate de acción o de omisión, éste siempre será
una conducta, es decir un hacer o un no hacer, cuyos resultados prevé la ley
penal, los que tienen trascendencia en el mundo físico y en el del derecho.

Es de hacer notar que la clasificación de los delitos no es únicamente para fines


didácticos o teóricos, sino de índole práctica, ya que con éstas es posible ubicar a
los delitos dentro los parámetros que ordenan la persecución de los mismos, la
gravedad que les asigna la ley, en cuanto a las consecuencias que tienen dentro
de la sociedad, por afectar determinado bien jurídico protegido por la ley penal; la
tipificación de los delitos en cuanto a su comisión, así como la punibilidad de los
mismos tratándose de la tentativa, etcétera.

Por otra parte, si bien es cierto que solamente las conductas que prevé la ley
penal pueden ser consideradas como delitos, la preparación de esas conductas,
no obstante que no constituyan propiamente un delito, sí son la tentativa del
mismo, la que será penada cuando se pretenda afectar un bien jurídico que
trascienda a la seguridad de la sociedad, además del individuo que sufre la lesión
causada por el delito.

Dentro de los individuos que intervienen en la preparación del delito, la comisión


del mismo y el encubrimiento después de su perpetración, no forman parte del
tema del delito, aunque sí muy íntimamente relacionados, ya que el delito será
tipificado conforme a las circunstancias en que sea cometido, las que influirán en
el la sanción que le sea impuesta a los delincuentes.

Por último, el delito como figura principal en el Derecho Penal, es la que le da


contenido a éste, pues el objeto principal de su materia a estudio, con todas las
características que el mismo envuelve. Seguridad ciudadana / Privacidad Se
refiere al mantenimiento del orden público, protección de los ciudadanos y sus
hogares, apoyado en la organización de las comunidades, asegurando el pacífico
disfrute de las garantías.
Bibliografía.

 Dunlop, Charles Víctor Máximo. Curso de Derecho Penal Especial. Editorial


Santo Domingo. Edición Actualizada. 2008.

 República Dominicana. Código Penal. Edición Oficial. 2005.

 República Dominicana. Constitución Política, 2010.