Sei sulla pagina 1di 92

ANTOLOGÍA

COMPRENSIÓN LECTORA

Y

PRODUCCIÓN DE TEXTOS

Lic. Raquel Sinaí Saldaña Sánchez

Enero 2015

A mis estudiantes, con todo mi cariño

Sinaí

1. LECTURA

CONTENIDO

Lectura

Guía de lectura

EPL-Triple R

Estrategias de Lectura para Libros de Texto, Manuales y Cursos

Sistema JAVI

La Técnica Del Subrayado

2. Textos

Consignas y habilidades cognitivo lingüísticas

Toma de apuntes

Método 6R: Cornell Note Taking System

Hoja para pensar

Las cinco felices comadres

Hacer osos

Afirmar preguntar

Definición operativa de conceptos

Reporte de lectura

Resumen

Síntesis

Paráfrasis

Argumentación Comentario crítico

Protocolo

Ensayo

1. Lectura

LECTURA

La lectura es una herramienta que permite acceder al conocimiento lingüístico, discursivo, cultural, científico, social, económico, político, religioso, etc. Es imprescindible considerarla como un proceso para que su enseñanza promueva en los estudiantes el análisis, la comprensión, la crítica y la reflexión, utilizándola como un medio para ampliar sus horizontes existenciales y académicos, creando de esa forma, el conocimiento. En este apartado, se desarrolla el contenido temático para favorecer la concreción de dicho proceso.

IMPORTANCIA DE LA LECTURA

La lectura es una de las principales vías para el desarrollo cognitivo del individuo. Además, promueve la comunicación. Al mismo tiempo, posibilita la interacción con universos lejanos y diferentes, abriendo múltiples horizontes culturales. También, es una poderosa herramienta para el aprendizaje del lenguaje y de las ciencias, dando lugar a la construcción social del conocimiento.

Es necesario advertir que la naturaleza cultural de la lectura no es una función instintiva, lo cual implica que debe ser aprendida. En este sentido, el docente tiene una gran responsabilidad en el proceso de su enseñanza y la debe considerar como una actividad de vital importancia para la vida; una fuente de conocimientos y sabiduría, que demanda el compromiso y el interés del individuo; el medio a través del cual se anula ataduras, favoreciendo el análisis de lo que acontece en los contextos en donde se interactúa; posibilita el cuestionamiento de obsoletos paradigmas y el resurgimiento de otros que dan respuesta a la problemática social existente; apremia la presencia de los conocimientos

previos para la construcción del significado. En suma, requiere de situaciones didácticas específicas para cada una de sus etapas.

FASES DE LA LECTURA

Se puede emprender toda clase de lectura y con propósitos muy distintos. Cuando su fin está determinado de antemano, se agudizan la comprensión y la retención. No se pierde tiempo en dejar la vista vagando de acá para allá por la página. No es necesario leer todas las palabras de cualquier pedazo de papel que llega a nuestra mesa. Lo eficiente es hacer una rápida estimación de su carácter y del valor que para nosotros tiene. Después se decide si se leerá o no, y cómo se leerá. Esto puede economizar muchos minutos de nuestro trabajo diario. La misma evaluación se aplica a todo cuanto se lee, sea únicamente para informarse, para entretenerse o por el gusto de cultivarse con una novela o una biografía bellamente escritas. Hay que determinar el propósito con qué se lee.

Prelectura

Es un primer acercamiento con el texto para conocer de manera general la estructura y el contenido del mismo. Es una actividad preparatoria, la cual permite plantear estrategias que se afianzarán o desecharán posteriormente durante la fase de lectura. La prelectura sirve para encuadrar el texto de acuerdo con algunos de sus elementos. Por ejemplo, si se trata de un libro, será de utilidad para el lector revisar los datos de la portada, contraportada, prefacio, índice, bibliografía y notas; además de hojear el libro completo para revisar rápidamente algunos de sus capítulos y diagramas. Si por el contrario, se trata de un capítulo o de un artículo aislado, se revisará: introducción y conclusión, primer y último párrafo, bibliografía, notas, títulos y subtítulos, la fuente de donde fueron consultados los textos y, en todos los casos, se prestará atención al autor

o autores de los mismos. El objetivo general de la prelectura es despertar en el lector el interés por el texto, de acuerdo a sus expectativas.

Lectura

En esta fase el lector realiza una aproximación “consciente” y activo al texto, atendiendo la estructura del mismo. Para ello, se seleccionan unidades de lectura y, una vez identificada la temática general del párrafo, se subrayan las ideas principales, que son los núcleos o partes centrales del párrafo, en torno a los cuales giran las demás cláusulas y/o periodos de éste, y se toman apuntes. El lector tendrá la posibilidad de distinguir los objetivos del autor, separar los hechos de las opiniones e incluso, valorar la fiabilidad de las fuentes que utilizó para escribir su texto.

Pos-lectura

En esta etapa el lector debe presentar u organizar el contenido del texto que ha leído con fines específicos. La relectura, junto con el subrayado y los apuntes tomados, le servirá para elaborar diagramas, representaciones gráficas, fichas, tablas terminológicas y mapas conceptuales, entre otros recursos que sinteticen el conocimiento adquirido.

En la tabla siguiente se expresa de manera resumida las acciones que se recomienda efectuar cuando se pretende reconstruir el significado de la lectura.

Ejemplo de Guía de lectura (Tomado de Díaz Barriga, Frida 2010)

Guía de lectura

Antes de leer

Pensemos en el objetivo de lectura ¿Por qué vamos a leer el texto? ¿Cuál es nuestra intención? Nos situamos ¿Qué tipo de publicación es? ¿En qué fecha fue publicado? ¿Quién es el autor? ¿Tiene apoyos que pueda facilitar la lectura?¿De qué tipo? Hacemos las primeras predicciones ¿Qué nos dice el autor? ¿Nos da la idea del tema de texto? ¿Qué suponemos que vamos a encontrar? Recordemos lo que sabemos sobre el tema ¿Tenemos algún conocimiento del tema que nos pueda ayudar? ¿Nos parece fácil? ¿Creemos que podemos entenderlo? Decimos cómo empezar a leer ¿Cómo vamos a leer el texto para conseguir lo que pretendemos? ¿Pensamos que vamos a necesitar tomar notas, subrayar, pararnos, leerlo más de una vez?

Mientras leemos

Comprobamos si vamos bien Después de leer el primer párrafo ¿se confirman nuestras propias suposiciones o hipótesis? ¿Debemos revisarla o solo matizarla?

¿Podemos resumir o explicar con nuestras propias palabras lo que acabamos de leer? ¿Hay nueva información que nos hace suponer que se va a introducir un nuevo tema o un nuevo enfoque? ¿Eso nos lleva a generar nuevas hipótesis? ¿Lo que vamos comprendiendo nos ayuda a conseguir lo que pretendemos? ¿Recompone nuestro objetivo? ¿Hay que cambiar la forma de leer? ¿Hay que ir más o menos rápido, volver a leer algún apartado, tomar más o menos notas?

Después de leer

Revisemos lo que hemos hecho y lo que hemos conseguido ¿Hacemos rápido el objetivo que pretendemos? ¿Hemos entendido bien el texto? ¿Sabemos por qué? ¿Si volviéramos a leerlo lo haríamos de la misma manera?

El Método EPL-Triple R

El Método de comprensión de lectura EPL-Triple R es muy útil sobre todo para las tareas que nos asignan, en la escuela o en el trabajo, concernientes a lecturas de las cuales debemos obtener información específica; ya sea por motivos de investigación, para la elaboración de un reporte, o como parte del estudio de algún tema en lo particular.

Primero, EXAMINAS (E) rápidamente el texto para detectar sus puntos principales y localizar partes esenciales. Esto te ayuda a saber que puedes esperar de la lectura que vas a realizar.

A continuación, determinas el propósito de la lectura haciéndote PREGUNTAS (P) acerca del tema y el texto; como por ejemplo, ¿De qué trata el texto? ¿Cuáles son los temas principales que se incluyen?; así también pregúntate: ¿Quién?, ¿Qué?, ¿En dónde?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Por qué?, tal como si fueras un periodista.

Después debes LEER (L) activamente, buscando las respuestas a las preguntas que formulaste previamente.

En seguida, monitoreas tu nivel de compresión de lectura REPITIENDO (R1) de preferencia en voz alta - los puntos principales del texto y REGISTRANDO (R2) - preferentemente de forma escrita - la información principal.

Finalmente, refuerzas tu nivel de comprensión de lectura REVISANDO (R3) las actividades anteriores.

ESTRATEGIAS DE LECTURA PARA LIBROS DE TEXTO, MANUALES Y CURSOS

Cuando lees libros de texto, manuales o cursos existen varias etapas y niveles para lograr tu objetivo. La pregunta a responder es: ¿Hasta este momento, he comprendido lo suficiente para lograr mi objetivo? Si tu respuesta es afirmativa, PARA DE LEER. Si no lo es, continúa leyendo.

Pasos a seguir:

1.

Antes de comenzar a leer, fíjate quién es el autor y la fecha de publicación.

2.

Lee el prólogo y el índice.

3.

Revisa los diagramas y los dibujos rápidamente.

4.

Examina el primer y el último capítulo. Frecuentemente estos son capítulos introductorios y de recopilación y pueden darte la información que necesitas.

5.

Con la ayuda del índice, revisa los capítulos intermedios. Esto te lleva dentro del libro de una forma más profunda y te permite decidir cuáles son los capítulos intermedios que debes leer detenidamente.

6.

Lee los capítulos intermedios hasta lograr tu propósito.

7.

Toma notas de la información relevante.

8.

Revisa el glosario, el índice y los apéndices tanto como se requiera.

Examinar rápida y selectivamente una lectura, son las técnicas más veloces y eficientes de obtener lo que tú necesitas de los libros de texto, manuales o cursos. Muchas personas piensan que hacen "trampa" al no leer todas y cada una de las palabras en el libro, eso no es verdad. En realidad, te estás haciendo trampa a ti mismo cuando pierdes el tiempo leyendo material no esencial para lograr tu objetivo.

SISTEMA

JAVI

Sistema que permite el desarrollo de la autonomía cognitiva, ya que le da herramientas necesarias para relacionarse con el contenido de aprendizaje y apropiarse de él, al captar la lógica del objeto en su estructura mental.

Recordemos que la lógica está en el objeto de conocimiento y que ésta se hace nuestra mediante la actividad y comunicación, en nuestras estructuras o esquemas mentales.

Para ese tránsito se necesitan herramientas, así como una labor de la mediación docente.

Debe ocupar aproximadamente un 30% de tiempo de toda la lección.

Orientaciones:

1. Para, revisar a toda la información que se va a procesar

2. Precisar de qué se habla, sobre qué trata el tema

3. Pensar qué ya sabe el grupo al respecto y con qué otro tema ya estudiado se relaciona.

4. Fijar límites de procesamiento: desde dónde, hasta dónde, por unidad de tiempo.

5. Cumplir paso a paso las orientaciones

Acciones del sistema JAVI:

1. Subraya los términos y palabras importantes que encuentres; enuméralas en tu cuaderno y, al pasarlas, conviértalas en tu forma de redacción; dale un orden acorde con tu lógica y forma de pensar: cuál debe ir primero, cuál después, y así lógicamente.

2.

Subraya los términos y palabras importantes que encuentres; busca en

un diccionario las palabras cuyo significado no conoces, enumera los términos que considera significativos, haz acotaciones al margen: notas, comentarios, impresiones personales.

3. Encuentra las definiciones de los conceptos del tema y subráyalos; cópialos en tu cuaderno, subraya el determinante, es decir, el término que da sentido o es la esencia de la definición del concepto (por ejemplo en la definición de conejo: “el conejo es una animal mamífero….)

4. Establecer las relaciones entre los siguientes elementos y luego expresa

por escrito, en un párrafo de no más de 30 palabras, la relación que contraste:

a. Entre palabras

b. Entre ideas

c. Entre conceptos

5. Confecciona uno o varios cuadros sinópticos de la información procesada (tantos como te resulte posible y sean útiles) del tema que estás procesando

6. Redacta afirmaciones positivas, en tiempo presente, mediante oraciones cortas y precisas que reflejen tu posición del tema que estás procesando.

7. Elabora preguntas que puedas contestar, ya que las respuestas están

en el texto (recuerda las cinco felices 10 comadres preguntonas)

8. Reduce a 30 palabras aproximadamente, la información procesada, puedes hacerlo:

a. Textualmente

b. Con tus propias palabras, pero siendo fiel al texto

c.

Interpretando lo procesado

9. Establece analogías o metáforas (relaciones de posibles semejanzas de lo que estudias, con algo conocido) entre dos o más hechos, problemas, asuntos, etc, sobre la información que estás procesando y algún conocimiento previo.

10. Expresa con imágenes lo más significativo del contenido: diseña un

esquema, haz una representación gráfica y simbólica que manifieste y

resuma tu posición con respecto a la información procesada.

11. Diseña un organizador de ideas (visualizador gráfico) de la información procesada; después muéstralo y explícalo a tus compañeros.

12. Cámbiale el título al tema, y también a los tópicos y sub tópicos. Trata

de que sean breves, que se ajusten a lo tratado, pero sugerentes y distintos a los que tiene el texto.

13. Confecciona una nueva tabla de contenido del material, tomando

como punto de referencia los tópicos y sus tópicos puestos por el autor pero con otras denominaciones escritas, suprimiendo unos y/o 11 agregando otros tópicos. Relaciona las partes y subpartes con un orden que sea significativo para ti.

14. Escribe predicciones (suposiciones, conjeturas, algo ha de suceder

si…) al menos una sobre cada unidad de información.

15. Piensa en los extremos y escribe en dos columnas los siguientes aspectos acerca de la información procesada, o bien otro par de categorías contrarias:

a. Positivo negativo

b. Funcional no funcional

d.

Útil inútil

e. Correcto incorrecto

16. Adopta un punto de vista personal sobre la información procesada.

Piensa primero y escriba y después. Trata de ser preciso, claro y abierto:

“En mi opinión personal…”

17. Haz una breve historia, cuento breve, ligero y ameno (escrito gráfico)

sobre la información procesada; luego, preséntala a sus compañeros.

18. Reflexiona sobre lo siguiente: escribe tus respuestas y luego comenta

con tus compañeros tus reflexiones.

a. ¿Qué sabías antes sobre el tema que estás procesando?

b. ¿Qué aprendiste?

c. ¿Cómo aprendiste?

Pasos, secuencias

Aciertos12

Dificultades

Errores

Rectificaciones

d. Cómo te sentiste procesando la información

19. Haz un inventario de lo aprendido

a. Conocimiento (hechos, conceptos, teorías, leyes, principios, vínculos, secuencias, procedimientos, modelos)

b. Habilidades

20.

¿Para qué te sirve lo aprendido?, ¿en qué lo puedes aplicar, cómo y

cuándo lo aplicarías?, ¿a qué te compromete este nuevo saber? Imagínate una situación donde puedas aplicar lo estudiado hoy.

21. Piensa primero, contesta después: ¿Cómo le comunicarías a otra persona que no ha procesado la información?

22. Reflexiona y contesta: ¿Cómo puedes perfeccionar, hacer cada vez

mejor, el procesamiento de la información realizada? Plantee medidas

posibles de cumplir.

23. Constata la diferencia y después precisa por escrito, o gráficamente,

la ganancia o saldo: ¿Qué pensabas, creías o conocías?, ¿cuáles eran tus criterios, tus puntos de vista, antes de procesar la información?, ¿y

cuáles son ahora?

24. Subraya los términos y palabras claves que encuentres, busca en tu

diccionario las palabras cuyo significado no conoces; enumera los términos que consideres significativos; haz acotaciones al margen, notas, comentarios, impresiones, dibujos, visualiza lo aprendido.

LA TÉCNICA DEL SUBRAYADO

El estudio es una de las principales formas de aprender y aunque no es la única sin duda es la más ligada al trabajo intelectual.

A través del estudio y la lectura comprensiva, que en la práctica son la misma cosa, tratamos de llegar hasta el fondo del pensamiento del autor de un texto escrito.

Pero cualquier libro que leamos, o texto que estudiemos, está organizado y estructurado internamente con arreglo a un esquema que va de lo más general a lo más singular y concreto, de las ideas o datos fundamentales que son el soporte básico, a las ideas secundarias, a los detalles y los matices que completan, ilustran y enriquecen el contenido central, pero no constituye su esencia.

Cualquiera que se precie de buen lector, y el estudiante está obligado a serlo, debe conocer todos los secretos y técnicas que permitan llegar con rapidez a la comprensión de la estructura y organización de cualquier texto

Subrayar, hacer esquemas, resumir, tomar apuntes, comentar un texto, etc, son técnicas auxiliares del estudio y de la lectura, cuyo objetivo no es sólo la comprensión y retención de lo leído, sino el potenciar al máximo la eficacia del aprendizaje, fijando y relacionando los nuevos contenidos con los preexistentes y facilitando el recuerdo cuando convenga.

El subrayado o análisis de los contenidos.

«Subrayar» en un sentido estricto y etimológicamente no es otra cosa que trazar líneas, rayas u otras señales, debajo de ciertas palabras escritas que se desea destacar.

En un sentido más amplio, subrayar es resaltar determinadas palabras o frases de un texto durante la lectura con señales convencionales, según la importancia del contenido que entrañan, con el fin de discernir y clasificar mejor los conceptos, y, pasado el tiempo, evocarlos con mayor precisión, rapidez y claridad.

APRENDER A PROFUNDIZAR

Cuando después de una lectura reposada y detenida pretendemos profundizar en el auténtico sentido del texto que nos ocupa, lo primero que atrae nuestra atención es que no todos los datos ideas, aspectos y detalles qué conforman la información total ofrecida por el autor, tienen la misma importancia o rango.

Una parte de la información ofrecida está formada por las ideas centrales o básicas, que el autor suele resaltar y recalcar arropándolas con otras ideas secundarias que aportan datos precisos y enriquecedores para las ideas centrales o madres.

Otra parte de la información, a pesar de ser abundante y extensa, es secundaria, adicional o meramente ilustrativa, sin otro fin que matizar aspectos que no afectan para nada a los contenidos básicos

El subrayado como técnica de base que ayuda a leer y estudiar con aprovechamiento es una tarea que nadie debe hacer por ti y que jamás debes practicar en libros que no sean de tu propiedad, por razones obvias.

Al ser un paso previo y obligado para confeccionar tus propios esquemas y resúmenes, el subrayado te será de poca o nula utilidad si no eres tú mismo quien te ejercitas en destacar, entresacar y organizar las ideas principales del texto que lees.

Por lo demás, no tengas reparo alguno en subrayar personalmente tus libros o hacer anotaciones y observaciones marginales.

Los estudiantes inteligentes y prácticos hacen de sus libros una herramienta de trabajo capaz de servirles de la mejor forma y no dudan en anotar cuanto necesitan antes, durante o después de las explicaciones del profesor.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE SUBRAYAR CORRECTAMENTE?

Ahorrarás mucho tiempo y evitarás las distracciones

Concentrarás y fijarás mejor la atención, de una manera más selectiva, profunda y práctica.

Estudiarás de forma activa y desarrollaras la capacidad de interesarte por captar las ideas básicas de cuanto leas y estudies.

Podrás repasar de manera fácil y rápida lo estudiado o leído, después de mucho tiempo.

Sintetizaras muy bien el contenido de la lectura y confeccionarás estupendos esquemas y resúmenes, partiendo de un subrayado bien hecho.

El hábito de destacar lo principal de lo accesorio ejercitará tu sentido práctico de la lectura.

Será para ti una ayuda inapreciable, tanto para comprender lo que lees como para profundizar en su contenido y asimilarlo

SÓLO LO FUNDAMENTAL

Hay que subrayar exclusivamente lo fundamental. Todos los autores insisten en que hay que aprender a subrayar ideas y no palabras. El secreto está en poner sumo cuidado en destacar las ideas básicas contenidas en palabras muy concretas que sintetizan esas ideas.

Subraya sólo las ideas clave de cada párrafo. Hay que subrayar lo menos posible, ya que si abusas, en lugar de facilitar la comprensión lectora, lo harás más difícil.

ATENCIÓN A LOS TECNICISMOS

También debes subrayar las palabras técnicas o específicas del tema objeto de estudio, así como cualquier otro dato relevante que ayude a una mejor comprensión global. Para comprobar si el subrayado se ha hecho bien, los autores aconsejan hacerse preguntas sobre el texto leído y si las respuestas corresponden básicamente a lo que se ha subrayado, es una prueba clara de que es correcto. Hay muchos textos que traen ya subrayados algunos párrafos o palabras. Quizá estos te pueden servir de ejemplo, pero es mejor que tú elabores tus propios subrayados. Son más personales y eficaces.

Sin duda, el subrayado de un texto, como ya se ha dicho, debe ser una tarea personal de cada estudiante, pero es bueno que sepas las tres maneras de subrayar o destacar los contenidos según su importancia.

TIPOS:

Subrayado lineal (líneas o colores diversos)

Aunque literalmente subrayar es trazar líneas debajo de determinadas palabras o frases, el subrayado lineal se hace de dos formas:

Destacando con doble raya (=) las ideas principales, con una raya (-) las ideas secundarias más relevantes, con raya discontinua (----) las ideas secundarias de escasa relevancia y con línea de puntos

los matices y aspectos que afectan poco o nada a las ideas

) (

centrales. La línea ondulada puede servirte para las palabras o frases que precisan mayor aclaración o explicación.

Empleando distintos colores en el subrayado: el rojo para las ideas principales, el azul para las secundarias relevantes, el verde para las secundarias menos relevantes, el negro para los matices y el naranja para las palabras o frases que precisan ser completadas o explicadas.

Estructural o de engarce

Consiste en hacer breves anotaciones en el margen izquierdo del texto, justo a la altura de cada párrafo, resumiendo en tres o cuatro palabras el contenido del mismo. Es fundamental hacerlo de una forma limpia y ordenada y conectar la síntesis del contenido de las distintas anotaciones marginales de los párrafos de un texto mediante orden lógico que puedes facilitar numerándolas. De lo contrario, el texto perdería sentido. Este tipo de subrayado te ayudará, no menos que el lineal, a confeccionar estupendos esquemas y resúmenes de cada lección.

Crítico o de realce

Unos simples signos convencionales colocados al lado derecho del texto te servirán para dejar constancia de lo que piensas, sientes, dudas, echas

en falta o no terminas de comprender mientras lees o estudias. He aquí algunos: "¡ !" sorpresa, extrañeza, «¿ ?» no lo entiendo «*» lo que ahí se dice es fundamental, «+» sobreabunda y reincide en lo ya expuesto, « - » faltan datos, no da el autor suficiente información, "//" contenido fundamental que se piensa utilizar muy pronto para algún trabajo, conferencia o tema

» Acotación de trozos de texto de un valor

que se tiene entre manos «F

excepcional que merecen ser enmarcados para trabajar en el futuro sobre ellos. Estos signos convencionales puedes aumentarlos o reducirlos

según te convenga. De lo que se trata es que aprendas a trabajar un texto escrito para sacarle el máximo provecho.

FAMILIARIZARTE CON EL CONTENIDO

En ningún caso debes iniciar el subrayado en la primera lectura, ya que no has tomado todavía contacto con el contenido del texto y corres el peligro de tomar como portadoras del contenido fundamental palabras

o frases que no expresan otra cosa que aspectos adicionales y en lugar

de servirte el subrayado como medio para aclarar, discernir y destacar lo esencial de lo secundario, lo que haces es sembrar confusi6n ya desde el

principio

Peor todavía es subrayar a medida que se lee, sin tan siquiera una lectura previa o de «toma de contacto».

Las personas ya entrenadas en la lectura comprensiva realizan el subrayado durante la segunda lectura, que yo denomino de hincar el diente, que es cuando ya se perfila claramente la estructura general del texto y el entramado básico de los contenidos.

SEGUIR UN ORDEN

Los estudiantes poco entrenados deberían efectuar el subrayado lineal durante la tercera lectura y párrafo por párrafo cuando ya se ve

claramente las diferencias entre los contenidos básicos expresados por las palabras que sintetizan las ideas madres y los contenidos adicionales

y menos relevantes.

Recuerda que la lectura comprensiva habrá de ir siempre por delante del subrayado y no has de escatimar el que tengas que volver a releer varias veces un párrafo, para subrayar adecuadamente.

Todo, menos subrayar al tuntún y de forma arbitraria como hacen los malos estudiantes.

Formúlate a ti mismo diversas preguntas. Ahora es cuando debes auto formularte toda clase de preguntas sobre el tema que estás estudiando sirviéndote tanto de los títulos como de los subtítulos y de las preguntas que el mismo autor formula al principio o al final de cada capítulo. Las respuestas estarán, de forma más o menos explícita contenidas en el subrayado del texto que terminas de hacer. Si el subrayado lo has hecho bien no debes tener demasiadas dificultades para encontrar las respuestas adecuadas. Este ejercicio te servirá de gran ayuda para que se inicie ya el verdadero aprendizaje de la lección.

CUÁNDO EMPLEAR EL SUBRAYADO

Es más conveniente hacer primero el subrayado lineal y después el estructural y el crítico, por este mismo orden. La razón es que el estructural no es sino un resumen brevísimo de cada párrafo que precisa apoyarse en el subrayado lineal y el crítico; mal podría llevarse a cabo si no se ha profundizado ya plenamente en el contenido del texto. No podemos criticar lo que no conocemos a fondo.

De ahí que toda lectura comprensiva deba incluir de manera más o menos directa, explícita o implícita estos tres subrayados.

Sin duda pensará el lector que los adultos que por su profesión están continuamente leyendo, no necesitan tanto artilugio para leer con aprovechamiento. Es verdad, porque su gran destreza y entrenamiento

intelectual les permite en un solo acto mental realizar de modo paralelo y prácticamente sincrónico estos tres tipos de subrayado en su mente, sin necesidad de materializar físicamente el subrayado.

Es lo que le ocurrirá al estudiante después de mucho practicar.

Recuerda: la lectura provechosa consiste en descubrir esas pocas

palabras en las que están contenidas las ideas fundamentales. Aprende

a descubrirlas entre las demás y verás cómo el sentido del texto se

estructura en torno a ellas. Cuando descubras alguna, destácala y después haz tuyo el contenido de esas ideas, exprésalo con palabras sencillas y engarza esos contenidos con los que ya conoces y comprendes y con los que tiene plena relación. Podrás comprobar cómo

comprender te resulta más fácil.

2. Textos

Consignas y habilidades cognitivo lingüísticas

(Tomado de Díaz Barriga,

Frida 2010)

Habilidad

¿qué es? definición

Ejemplos de consigna

Cognitivo-

Lingüística

Definir

Consiste en determinar lo que significa un concepto mediante una serie de frases que equivalen semánticamente al mismo. Se deben presentar los rasgos necesarios y suficientes para delimitar un concepto y así no se confunda con otros. Se recomienda incluir conocimientos previos y ejemplos característicos.

¿Qué es un…? ¿En qué consiste…?

Describir

Decir cómo es un tema y “descomponerlo” en sus partes o aspectos constitutivos. Las descripciones informativas se redactan sobre la función referencial del lenguaje (uso de la tercera persona del indicativo y el modo indicativo), el empleo de un registro formal y un léxico preciso y objetivo.

“Describe las características principales de…” “Cómo es…” “En cuantas partes de divide…”

Explicar

Se compone de dos partes: la presentación del fenómeno que intenta explicar y la explicación propiamente dicha para hacerlo intangible. Pretende llevar al lector a lo desconocido (un problema) a lo conocido (una solución o causa). Se suele utilizar la función referencial y el registro formal para elaborarlas.

“Explica en qué consiste…” “Por qué ocurrió el evento…en la situación…” “Cuál es la razón…”

Argumentar

En este caso se trata de fundamentar una opinión (postura, punto de vista) presentando razones o puntos de apoyo que permitan justificarla. Los puntos de apoyo o argumentos pueden ser racionales, de autoridad, de ejemplificación o empíricos. Se recomienda que se presente en orden decreciente de pasos (de lo más conveniente a los menos categóricos; de los más generales a los más específicos)

“Menciona cuáles son las razones que permiten explicar la/el…” “¿Por qué crees que es mejor X que Y?” “Justifica”

Analizar

Descomponer una totalidad o un tema en sus partes (pueden ser conceptos) y exponer cada uno de ellos en modo ordenado y sistemático, de manera que se cuente con la complejidad del tema

“Analizar el periodo/ concepto/ acontecimiento…” “Desglosa x en y…”

Habilidad

¿qué es? definición

Ejemplos de consigna

Cognitivo-

Lingüística

Comparar

Poner en relación dos o más objetos, entidades o procesos con la intención en dejar en claro las similitudes o diferencias que aquéllos puedan tener en cuanto características o funciones. Puede ayudarse de cuadros comparativos

“Comparar X…con Y en …” “En qué se asemejan/coinciden…” “En qué se diferencian/ contraponen”

Desarrollar

Consiste en realizar una operación que permita expandir el poder formativo de un texto. Se realizan acciones inversas a las del resumen: se agrega información de detalle (anti-supresión), se descomponen conceptos generales en sus subordinados más específicos (anti- generalización), se describen oraciones, párrafos presentando detalles ausentes en el original (anti-construcción). Hay que cuidar que el tema principal no se desdibuje.

“Desarrolla/expón el tema x…” “Desarrolle el enunciado siguiente…” “Profundiza el tema/idea…”

TOMA DE APUNTES

Tomar apuntes significa justamente seleccionar la información más importante de un texto, reelaborarla, reorganizarla y sobre todo llevar al lector a desarrollar un papel activo y aumentar su atención. La utilidad de los apuntes resulta tanto mayor cuanto más “personalizado” son los mismos, es decir, que presentan una organización que le dio el autor y que difiere sensiblemente de la del texto leído. La manera de tomar apuntes difiere de acuerdo a cada persona, de manera general se identifican algunas formas de tomarlas, las cuales se enuncian brevemente a continuación:

Apuntes por palabras clave: Es el tipo de apuntes más común, en el que se enumeran palabras privadas de conexión; la relación entre las mismas se efectúa a través del contexto. El riesgo principal de este tipo de apuntes es el de dejar sobreentendidas las relaciones que se dan entre las palabras-clave; esas relaciones pueden parecer evidentes en el momento de tomar apuntes, pero, en realidad, puede llegar a faltar cuando algunas horas o días después, los apuntes vuelven a mirarse.

Apuntes por pequeñas frases: En los apuntes mediante pequeñas frases se usan posiciones de estructura elemental pero completa. Los apuntes que tienen pequeñas frases completas son los que mejor se usan en el estudio cuando ha pasado cierto tiempo desde su elaboración.

Apuntes por pequeños resúmenes: Cuando el tema que se trata es complejo, los apuntes pueden estructurarse como verdaderos

resúmenes del texto de partida, realizados párrafo a párrafo o sección por sección. En lugar de informaciones presentadas de modo esquemático se tiene en este caso un texto completo pero más breve que el texto de partida.

Apuntes en forma de tablas y diagramas: Los apuntes por tablas y por diagramas utilizan palabras-claves dispuestas en la página de forma que muestren las relaciones entre los conceptos y las informaciones. Todas las maneras de tomar apuntes son valiosas, cada una implica el trabajo individual y la manera que cada persona organiza y procesa la información, el tipo de apuntes que se toman puede variar de acuerdo al tipo de información que se trabaje o el tiempo que se disponga para procesarla.

La toma de apuntes puede otorgar grandes beneficios relacionados al desarrollo de la atención, concentración, memoria. Aunado a esto la toma de apuntes ayuda a poseer una información resumida y de primera mano, lo cual facilita enormemente el repaso y la retención de información, esta es una de las estrategias masa socorridas por los estudiantes al momento de tomar sus clases.

Procedimiento para su elaboración: Tomar notas con eficacia a lo largo de una sesión requiere tres pasos básicos:

1. Escuchar muy atentamente:

Colocándose en un lugar próximo al profesor

Sentándose cómodo y correctamente

Sin hablar ni distraerse con los compañeros

Observando al profesor y captando todos y cada uno de sus gestos

Concentrándose de modo de no perder el hilo de las clases.

2.

Captar las ideas más importantes:

Por la forma de hablar y gesticular del profesor

Prestándole una especial atención a las explicaciones.

Anotando las definiciones, fórmulas y gráficas.

3. Tomar las notas:

Escribiendo fecha, materia, y título del tema

Dejando márgenes amplios, sobre todo a la izquierda y entre

párrafos

Cambiando de hoja cada nuevo tema

Apuntando sólo las ideas principales

Procurando no extenderse excesivamente, la amplitud dependerá del tema o explicación.

Se pueden crear códigos o abreviaturas personales que permitan la captación de la información con mayor facilidad.

Método 6R: Cornell Note Taking System

Existe también un método específico para proceder a tomar notas, este es el “Método 6R (Cornell Note Taking System)”, el cual plantea que cada hoja para tomar apuntes se divide en tres zonas: la columna de apuntes (notetaking), columna de observaciones y parte de abajo destinada a un resumen. En esta se deben tomar las notas tratando de cumplir con estas 6 recomendaciones:

1. Registra. En la columna de apuntes, registrar tantos hechos e ideas significativas como se pueda. Utilice las oraciones telegráficas pero, cerciorándose de que se pueda reconstruir el significado completo más adelante. Escribe legible.

2. Resume. Después de clase, resumir las notas escribiendo en la columna de observaciones palabras clave y frases cortas. Resumir clarifica significados, revela relaciones, establece continuidad, y consolida la memorización

3. Recita. Tapar la columna de apuntes con una hoja del papel. Entonces, mirando las palabras y las frases en la columna de observaciones solamente, lo que hará posible el recitar en voz alta y con palabras propias la clase o tema completo.

4. Reflexiona. ¿Cuál es el significado de estos hechos? ¿En qué principio se basan? ¿Cómo puedo aplicarlos? ¿Cómo los integro con lo que ya sé?

5. Revisa. Es muy beneficioso repasar las notas ya que brindan la oportunidad de repasar la información que se ha tomado en torno a un tema la revisión puede estar acompañada de la creación de nuevas correcciones u observaciones relativas al tema.

6. Recapitulación. Es necesario dejar un espacio al final de cada hoja para una síntesis a modo de recapitulación, lo que permite organizar ideas y retomar los datos recabados durante clases.

Nombre del o la estudiante:

Nombre de la materia:

Grado y grupo:

Logo del

colegio o

institución

Ideas Importantes diagramas

Resume, ejemplifica, realiza

Resumen o Reflexión:

(Tomado de Díaz Barriga, Frida 2010)

HOJA PARA PENSAR

Antes de escribir trace un plan

¿Qué escribir? ¿Qué ideas tengo acerca del tema?

¿Hay alguna idea importante que aún no he considerado?

¿Algún aspecto en el que nadie se le ocurriría pensar?

Elaboración de ideas

¿Hay alguna idea que no queda suficientemente clara?

¿De esta forma se entiende mejor?

¿Hay ideas repetidas? ¿Cuál puedo eliminar?

Mi intención: ¿Con qué finalidad escribo?

¿A quién va dirigida? ¿Quién la leerá? ¿Cuáles pueden ser sus puntos de vista?

Organice el texto Debe pensar cómo organizar las ideas que tenga. Para hacerlo lo más importante es tener en cuenta el objetivo propuesto, el tipo de texto que quiere hacer y quién va a leerlo. Debe decidir cómo empezar su redacción u el orden que seguirá.

LAS CINCO FELICES COMADRES

Todos tenemos una comadre favorita, aquella que debe ser contestada, desarrolla el pensamiento lógico:

Qué (esencia)

Por qué (causa)

Para qué (Trascendencia)

Cómo (Modalidad)

Cuándo y dónde (Espacio /tiempo)

HACER OSOS

Este estrategia de procesamiento de la información llamada la atención a los alumnos por su nombre y les agrada porque con ello logran cumplir satisfactoriamente la tarea desde la primera oportunidad.

Se trata de hacer oraciones cortas, breves, redactadas en tiempo presente, con todos y cada uno de los componentes de un enunciado típico; son también oraciones significativas porque recogen lo más importante pare el autor de ellas (o sea, el alumno), que es lo que percibe como trascendente en el texto; y son asimismo originales, ya que se expresan en el vocabulario propio del alumno y no del autor del material que se procesa.

Confeccionar un oso implica que el estudiante lea, escriba, redacte, haga análisis, síntesis, abstracción, generalización, selecciones información y tome decisiones.

El número de osos varía de acuerdo con la extensión del texto.

AFIRMAR PREGUNTAR

Afirmar preguntar consiste en redactar, a partir de lo que aparece en un texto, afirmaciones y preguntas cuyas respuestas no aparecen en el texto que se procesa; es una estrategia de procesamiento de la información que, al igual que otras, puede tener un primer momento de trabajo individual y otra en equipo.

Se debe orientar a redactar primero las afirmaciones y luego las preguntas, al final en el momento de la reflexión, se debe indagar qué fue más fácil hacer: las afirmaciones o las preguntas.

El resultado de esta estrategia, cuando se aplica en equipo, se presta par a confeccionar hojas de rotafolio con las afirmaciones en una y preguntas en otras), así como para aplicar la técnica Exposición, consistente en colocar carteles en las paredes del salón y jugar a la “Visita a una sala de exposición”, donde un guía, seleccionado por cada equipo, presenta al resto del grupo sus afirmaciones y preguntas. Los carteles por equipo deben estar identificados con el nombre y el logo del mismo. Las preguntas para las cuales los equipos no tienen respuestas pueden ser objeto de otro momento en el que, entre todos y con la mediación docente, busquen aclaración.

Todos sostenemos un "diálogo interior" en nuestra mente, la cual está constantemente ocupada hablándose a sí misma, comentando sobre todo lo que nos rodea, hacemos, conocemos, sentimos, etc. Aquello que nos decimos a nosotros mismos es la base sobre la cual se forman nuestros conocimientos e influye en nuestra percepción y sentimientos.

Afirmar significa "hacer firme". Una afirmación es un pensamiento fuerte, pero positivo sobre algo que es así y no de otra forma. Es una forma de aseverar que existe lo que se imagina y piensa, lo que se conoce y siente sobre algo. Una afirmación puede ser cualquier idea positiva, general o específica, ya sea escrita, verbal, cantada, en silencio, en voz alta o recitada. Pero siempre:

Hecha en tiempo presente, no en futuro ni en pasado.

De manera positiva.

Clara, precisa y lo más corta posible, pero con un profundo sentir.

La posición de la persona, sus creencias y valores.

Preguntar significa interrogar, cuestionar, poner en evidencia una

contradicción, un déficit, una necesidad, una duda

busca la causa de una situación, hecho o acontecimiento, o la relación

entre variables (preferentemente dos), o bien, indaga sobre procedimientos o la trascendencia de algo, pero también sobre la esencia, es decir, el aspecto sustantivo de ese "algo". La pregunta siempre debe:

Toda pregunta

Plantearse con claridad.

Ser precisa y concisa.

Circunscribirse a un fenómeno, situación o hecho.

DEFINICIÓN OPERATIVA DE CONCEPTOS

El concepto es una forma básica del pensamiento humano que expresa caracteres generales y esenciales de las cosas y fenómenos de la realidad.

El concepto se obtiene por la generalización de un sin número de hechos

aislados, haciéndose abstracción de lo secundario, de las propiedades no esenciales y priorizando los caracteres fundamentales. La noción, como también se le llama al concepto que tenemos de algo, es una manifestación en nuestra mente de ese elemento de la realidad

y como parte de la misma es dinámica y evoluciona de acuerdo con el

tiempo. De ahí que las formas de expresar los conceptos también cambien. De diversas maneras se puede definir un concepto. El modo que sugerimos no ha demostrado, en la práctica educativa, su eficacia. Lo importante es que los alumnos cuenten con una estrategia que les

permita, a partir de su comprensión del objeto de la definición y con su propio vocabulario expresar científicamente la noción, o al menos con lógica. Para definir un concepto debemos orientar los siguientes pasos:

1. Precisar el determinante: Significa buscar ubicar el concepto objeto de

definición en una categoría más general que lo contiene o abraca. El

determinante responde a la pregunta qué es. Es un término que identifica la esencia de la noción que expresamos. Un concepto pude tener varios determinantes.

2. Enumerar los atributos: Significa hacer una lista de los rasgos distintivos,

cualidades o propiedades que caracterizan al objeto que definiremos. El complemento responde a las preguntas cómo es, y qué lo hace ser como

es y no otra cosa. Por ejemplo, si definimos mesa, podemos decir: la mesa es un mueble, mueble es el determinante. 3. Expresar el complemento: Quiere decir explicar la utilidad, la importancia o bien, las funciones del objeto que definiéremos. El complemente responde de a las preguntas por qué y para qué. Si es importante precisar un buen determinante y ser capaz de seleccionar los mejores atributos, también lo es plantear el complemento.

REPORTE DE LECTURA

El reporte de lectura es una forma de comunicación escrita en el quehacer

académico, resultado de un cuidadoso proceso de lectura, en este tipo de

documento, el emisor maneja información concreta para un determinado

receptor. Esto evita que se incluyan aspectos de inspiración personal ya que su

intención es construir conocimiento, este tipo de trabajo escrito posee distintos

fines prácticos: manejo de información, análisis o exposición de hechos,

resumen de actividades, previsión de situaciones y solución de problemas, entre

otros aspectos. Por su contenido y objetivos se pueden mencionar tres tipos de

reportes: expositivo, interpretativo y demostrativo.

Expositivo: como su nombre indica, se exponen los hechos o situaciones

en forma ordenada de acuerdo con el objetivo (de mayor a menor o a

la inversa). Se evitan las posturas analíticas o interpretativas: (yo creo, yo

pienso, sugiero, etc.). Se destaca el antecedente en un resumen

introductorio de interés para los receptores. Su estilo es formal, conciso.

Se recurre al tono narrativo y descriptivo. No se incluyen conclusiones,

sólo datos e información relevantes del texto leído.

Interpretativo: en este tipo de reporte se analizan, interpretan (valoran

o

miden) hechos y situaciones que se manifiestan en los textos leídos. Se

incluyen datos, recomendaciones y conclusiones. Su estilo es analítico,

documentado y formal.

Demostrativo: para elaborarlo se parte de una tesis o idea central. Es

necesario establecer una distancia clara entre los hechos y sus

comentarios.

Se deben evitar las opiniones superfluas. Se deben presentar todos los

pasos que avalen las principales proposiciones del documento. Su estilo

es formal, argumentativo, deductivo.

IDENTIFICAR IDEAS PRINCIPALES, SECUNDARIAS Y DE DETALLE.

Idea principal:

sentido a las demás ideas del párrafo. Afirma lo más importante e

Expresa la afirmación más general; esto es, la que abarca y da

imprescindible si se suprime esta idea, el párrafo queda incompleto, con sentido parcial y anecdótico. A veces, indica explícitamente que es la idea principal.

Para ello utiliza expresiones como: «Lo más importante

«Destaquemos

»,

», «Lo principal

», «Concluyendo

», «En resumen

», etc.

Idea secundaria: Explica y desarrolla el contenido de la idea principal. Expresa datos accesorios, detalles, ejemplos, anécdotas, matices y puntualizaciones que complementan a la idea principal; por ello, ésta seguirá teniendo sentido, aunque se supriman ideas secundarias, sólo perderá parte de su valor probatorio. En sí misma tiene poco sentido, adquiere un sentido más amplio al relacionarse con la idea principal de la que depende. Da argumentos que sirven para afirmar o rechazar la idea principal.

Las ideas de detalle suelen ser ejemplos o descripciones, para las dar explicaciones.

 

Nombre del o la estudiante:

 

Logo del

 

colegio o

 

Nombre de la materia:

institución

Grado y grupo:

 
 

Ficha del libro y capitulo (Formato APA):

 

Propósito del autor en el

capítulo: (qué intenta decir, de qué intenta persuadirnos, convencernos)

Tema central: (señalar cuál es el tema o los temas a los que hace referencia el autor durante todo el capítulo)

Ideas centrales: (La idea central, por lo tanto, es el contenido más importante de una obra, una propuesta, un proyecto, etc. Sin esa idea central, la obra no se entendería o perdería su valor. Por ejemplo: “La idea central de Caperucita Roja es que no debes desobedecer a tus padres”)

Redacción: (20 líneas) Introducción

 

(En la introducción debe anunciar al lector qué es lo que va a hacer en el informe (cuál es el tema a profundizar o el problema a desarrollar). Al finalizar la redacción del informe conviene revisar si efectivamente el recorrido realizado se corresponde o no con lo anunciado (de lo contrario tendrá que modificar la introducción o el desarrollo). Es importante, además, comprobar una coherencia entre la introducción y el cierre. Qué hacer en la introducción: - Presentar un panorama de lo que será trabajado. - Adelantar la idea central del trabajo. - Explicar cómo interpretar el título. - Plantear las preguntas más importantes a las que busca responder el trabajo. - Presentar los antecedentes y/o el contexto del tema del trabajo.

Desarrollo

 

(El desarrollo contiene el “nudo” en el que se exponen las ideas centrales. En el desarrollo es importante atender a la coherencia global del texto y a la cohesión entre párrafos.)

Cierre

 

(Se le solicita que elabore un cierre (y no conclusiones) porque no siempre se pueden extraer conclusiones como respuestas finales a

las preguntas planteadas. En el cierre se espera que integre las preguntas que formuló en la introducción con respuestas parciales (si

las hay) sintetizando el recorrido, lo cual no significa hacer un resumen o un comentario de todo el trabajo.

Qué hacer en el cierre: -

Retomar las preguntas de la introducción señalando qué ha respondido (o no) y por qué (o cómo). - Mostrar al lector el recorrido hecho o su importancia. - Abrir nuevos interrogantes señalando qué pasos se podrían dar para resolverlos.)

Glosario: (palabras desconocidas del texto, mínimo 3)

 

RESUMEN

Definiciones “Del latín resumère. Que significa volver a tomar, comenzar de nuevo, resumir. Tr., reducir un texto a lo más sustancial” (Real Academia Española). Resumir es abreviar. Este género es el más utilizado para estudiar de manera autónoma y uno de los trabajos escritos más solicitados en todos los niveles de la enseñanza. Si bien regularmente un resumen es la reducción de un escrito en términos breves y precisos, también es posible resumir una conferencia, una clase, una película, una obra de teatro, una conversación.

Lineamientos

Un resumen enfatiza los puntos sobresalientes de un escrito o texto revisado o en algunos casos de un discurso oral. Para elaborar un resumen se hace una selección y condensación de los contenidos claves del material de estudio, donde debe omitirse la información trivial y de importancia secundaria. Un buen resumen debe comunicar las ideas de manera expedita, precisa y ágil.

Por lo general, un resumen se elabora en forma de prosa escrita, aunque puede diseñarse también numerando las ideas principales (esquemas), representándolo con ciertos apoyos gráficos (naves, gráficas, cuadros sinópticos, redes o mapas que expresen los conceptos más importantes y sus relaciones, etcétera). Lo importante es subrayar que un resumen contiene un

extracto de la información más importante contenido en el

texto o material de aprendizaje.

propio discurso,

Recomendaciones para el diseño de resúmenes

Macro reglas de supresión:

1. Suprimir la información trivial o de importancia secundaria.

2. Suprimir información que puede ser importante, pero que es

repetitiva.

redundante o

Macro regla de generalización:

1. Sustituir varios contenidos particulares que se encuentran en el texto, introduciendo en su lugar un concepto, idea o proposición más general que los englobe. Por ejemplo, si en un texto sobre motivación se habla de los siguientes términos: "sed", "sueño", "hambre", pueden sustituirse por el concepto general que los incluye: "necesidades humanas primarias".

Macro regla de construcción:

1. Redactar las ideas principales a partir de la información presentada en uno o más párrafos o secciones específicas del texto, cuando no son presentadas en forma explícita. En este caso, para construir la idea principal debe realizarse una actividad de inferencia con base en la información relevante presentada explícitamente.

Macro regla de integración:

1. Integrar información relacionada pero contenida explícitamente en distintos párrafos o secciones del texto. Criterios para seleccionar un resumen como estrategia de aprendizaje.

2. Diseñar resúmenes cuando el material que habrá de aprenderse sea extenso y contenga información con diferentes niveles de importancia; es decir, cuando pueda diferenciarse claramente la información principal de la de tipo secundario o de datos triviales o redundantes.

3. En el caso contrario, cuando el material de por sí ya viene condensado, o casi está conformado por información clave, más que elaborar un resumen, puede convenir darle una mejor organización al contenido, empleando medios gráficos para ofrecer al estudiante, por ejemplo, un diagrama o un mapa conceptual con los contenidos importantes.

4. Debe tenerse especial cuidado con el vocabulario y la redacción al elaborarlo (debe poseer significatividad lógica).

5. Al redactar un resumen se recomienda seguir las macro reglas propuestas por varios autores (Brown y Day, 1983; Kintsch y van Dijk, 1978), las cuales

eliminan la información trivial e innecesaria, y condensan e integran la información valiosa y relevante.

Evitar cometer los siguientes errores

1. Confundir el resumen con un mosaico de anotaciones esquemáticas, con un

ensamble de párrafos resumidos por separado.

2. Analizar las ideas y posturas del autor o agregar un comentario.

3. Aportar las propias ideas.

4. En forma breve y concisa extractar el texto.

5. Evitar extractar por separado, el resumen debe ser un todo y representar la

unidad del texto.

Estrategias para la elaboración de resúmenes

1. Concentrarse únicamente en la parte esencial de la información.

2. Respetar el orden adoptado por el autor.

3. Mostrar la argumentación del texto sin que se omita ni añada ningún elemento.

4. Redactar con claridad, para que el texto sea comprensible.

5. Formularse algunas interrogantes como son: ¿sobre qué trata el texto? ¿Qué

quiere el autor que se comprenda?

6. Subrayar los puntos principales. (Los puntos principales son las ideas clave o

más importantes del texto, lo pertinente, relevante y esencial).

7. Identificar los enunciados de apoyo.

8. Considerar que los enunciados de apoyo pueden aparecer como:

explicaciones, ejemplos, preguntas, listados simples o en secuencia.

9. Transcribir solamente los enunciados de apoyo más importantes, tal y como

aparecen escritos (no interpretar ni parafrasear)

10. Identificar el tema y compararlo con lo comprendido ¿corresponde?

Ejemplo

Texto: “La reingeniería es una manera particular de utilizar el pensamiento radical. Es una forma de invención y reinvención, constantemente frustrada por las realidades de lo práctico. Donde el empresario es el primero que ve la necesidad de cambio, en la forma más radical, y es él quien debe iniciar el proceso de movilización de toda la compañía. Este proceso comienza con una visión permanente al futuro, lo mismo que al presente y al pasado, necesita atraer seguidores y centrarse en el cliente. Es un reto compartido y un llamado a la visión de cambio.

Esquema de redacción para elaborar un resumen del texto anterior.

Tema: Reingeniería.

Hipótesis Central: Necesidad de cambio con visión al futuro centrada desde el cliente.

Puntos Principales y Enunciados de apoyo:

La reingeniería es una manera particular de utilizar el pensamiento radical.

Donde el empresario es el primero que ve la necesidad de cambio y es él quien debe iniciar el proceso de movilización de toda la.

Es un reto compartido y un llamado a la visión de cambio.

Finalmente se redacta el resumen.

Ejemplo de cómo redactar un resumen:

Reingeniería. Es una necesidad de cambio, observada e iniciada por el empresario en la forma más radical. Parte de una visión permanente al futuro centrada en el cliente (Champy, James (1995) Reingeniería en la gerencia, Primera edición en Español, Norma, Colombia.

SÍNTESIS

Definiciones del latín. synthsis, composición de un todo por la reunión de sus partes. Suma y compendio de una materia u otra cosa (Real Academia Española). La síntesis es también otra forma de resumen, pero aún más abreviada y con una diferencia sustantiva con este, en ella se puede parafrasear con palabras propias.

Características

• Se basa en el método inductivo (de lo particular a lo general).

• Parte de un análisis, pues no se puede sintetizar lo que no se analiza.

• Se redacta con fidelidad, exactitud y claridad.

• Por claridad se entiende la expresión de un solo punto principal por párrafo; el uso correcto de los signos de puntuación; el orden en la expresión de las ideas.

• La exactitud se refiere a la expresión de una idea clara, precisa que no pueda interpretarse en ninguna otra forma que la que se quiere manifestar.

• En ocasiones, la falta de exactitud en lo que se dice cambia u obscurece el sentido.

Es necesario que se consideren las siguientes estrategias

Subrayar todo aquello que sea relevante

Identificar los conceptos centrales.

Bajo cada concepto central escribir los puntos principales que le correspondan.

Ligar las ideas centrales parafraseando

Ejemplo de una síntesis de una sola fuente

Los líderes se dan de todo tamaño, forma y disposición --bajos, altos, limpios, desaseados, jóvenes, viejos, hombres y mujeres. Sin embargo, todos parecen compartir algunos de los siguientes ingredientes, o quizá todos estos:

1.

Visión guiadora (Hacia donde voy)

2. Pasión (Amar lo que se hace y encanto por hacerlo)

3. Integridad (Conocimiento de sí mismo, sinceridad y madurez)

4. Confianza (Se gana, es producto del liderazgo)

5. Curiosidad y Audacia (Búsqueda de aprender, innovar, arriesgar)

experimentar,

Los buenos líderes cautivan al mundo, los malos líderes lo engañan o tratan de engañarlo. Otro aspecto importante es que el líder averigüe lo que es él y no perderse de ahí, pues ya encumbrado en el poder, muchas personas trataran de hacer que el líder sea lo que no es, es decir, el líder puede perder piso. Los valores y las creencias son importantes para saber dónde está el líder parado, pero tienen que ser sus propios valores, no los ajenos. "Lo que el líder es habla tan fuerte que no se escucha lo que dice”. Los griegos creían que la excelencia del liderazgo se basaba en un equilibrio perfecto entre el eros y logos, es decir, sentimiento y pensamiento, ambos derivados de la comprensión del mundo, de la "contemplación concreta de los hechos completos". La comprensión verdadera proviene del compromiso y de su despliegue total, los cuales agudizan y afinan las dotes y aseguran que el líder será original y no una copia. (Warren, Bennis. (1999) Como llegar a ser Líder, Norma, México)

Componentes:

Tema: Como llegar a ser Líder

Concepto central: Ingredientes del líder

Puntos principales: Visión guiadora, Pasión, Integridad, Confianza de los demás, Curiosidad y Audacia.

Concepto central: Conocimiento de sí mismo

Punto principal "Lo que el líder es habla tan fuerte que no se escucha lo que dice"

Concepto central: Comprensión del mundo

Punto principal: Equilibrio entre sentimiento y pensamiento, alcance de originalidad como líder.

Síntesis:

En los párrafos anteriores Bennis plantea tres aspectos importantes a considerar para llegar a ser líder: Un primer aspecto es la manifestación de una serie de ingredientes que lo caracterizan e identifican, como son: Tener una Visión guiadora, Pasión, Integridad, Confianza, Curiosidad y Audacia. Un segundo aspecto del líder es saber quién es él; conocerse a sí mismo es vital para su propia concepción, pues lo que el líder es habla tan fuerte que no se escucha lo que dice, y por último, una comprensión del mundo que le hace encontrar equilibrio entre su sentir y pensar, agudizando sus dotes y permitiéndole como consecuencia asegurar su originalidad.

Para la síntesis de dos fuentes se utiliza un cuadro sinóptico comparativo y después la redacción de la síntesis.

PARÁFRASIS

La paráfrasis es la explicación o interpretación amplificativa de un texto hecha por el lector del mismo en sus propias palabras. La paráfrasis, siempre y cuando esté acompañada de una bibliografía, es la forma legítima de utilizar ideas de otro autor. La paráfrasis es una herramienta muy útil debido a que al parafrasear puedes comprender mejor la fuente original. Cuando el texto que vas a parafrasear es un poema se llama prosificación.

Características de la paráfrasis

Amplía el texto mediante su explicación.

Hace explícitas las ideas implícitas.

Expresa la opinión o comentario del lector sobre el texto.

¿Cómo parafrasear?

1. Lee varias veces y con mucho detenimiento el texto que vas a parafrasear.

2. Subraya las ideas principales y exprésalas en tus propias palabras.

3. El texto no puede servirte de pretexto para exponer otras ideas ajenas

al mismo. Esto es, que la paráfrasis debe ajustarse al contenido del texto.

4. Empieza a escribir tu paráfrasis partiendo de tu interpretación de las ideas principales del texto. Recuerda, si utilizas palabras o frases tal y como aparecen en el texto original, debes ponerlas entre comillas.

Es muy importante parafrasear sin plagiar. Veamos los siguientes ejemplos:

original:

aprendizaje porque posee

estrategias que se utilizan para lograr el aprendizaje.

Oración

La

redacción

el

muchos atributos que corresponden con las

se

convierte

en

un

instrumento

para

el

aprendizaje, ya que cuenta con atributos que corresponden con las estrategias que se utilizan para lograr el aprendizaje de los alumnos.

Oración

inaceptable:

La

redacción

se

convierte

en

un

arma

para

Oración aceptable: La redacción es un instrumento al igual que otras estrategias educativas para lograr el aprendizaje de los estudiantes.

ARGUMENTACIÓN

Se utiliza la argumentación cuando se requiere persuadir a la audiencia.

Su propósito de comunicación es convencer, modificar las disposiciones

interiores, las opiniones o comportamientos del enunciatario, suscitando

o reforzando su adhesión a un punto de vista. Se identifica por las marcas

lingüísticas, tales como, el imperativo, el vocativo y todas las formas de

presentarse

del

emisor

y

de

dirigirse

al

receptor.

Su

estructura

corresponde a un proceso de argumentación que permite desarrollar

una tesis, apoyándose en juicios o ejemplos. Ésta funciona como un punto

de vista, como la idea, como la opinión, demostrados o defendidos por

el enunciador. Toda tesis propuesta remite obligatoriamente a una tesis

rechazada,

se

mencione

o

no

en

el

texto

y

puede

ser

explícita

(enunciada e identificable en el texto) o implícita. El siguiente cuadro

presenta diferentes formas de argumentación:

Ejemplo: Impedido por grupos de estudiantes y trabajadores que cerraron el paso al auditorio de

Ejemplo:

Impedido por grupos de estudiantes y trabajadores que cerraron el paso

al auditorio de la Facultad de Medicina, el rector Guillermo Soberón tuvo

que tomar posesión de su cargo, en uno de los estacionamientos de la

Universidad Nacional.

El trato que se dio al nuevo rector universitario es reprobable por

inadecuado e injusto y deteriora más la imagen pública de quienes

insisten en cerrar el paso al entendimiento.

Nota:

La

argumentación

emplea

fundamentalmente:

verbos

(acciones),

sustantivos

(personas

y

lugares)

y

adjetivos

(características

de

las

acciones, las personas y los lugares). Para argumentar es necesario

señalar con claridad la diferencia entre lo que está probado y lo que falta

por probar; precisar el significado de los conceptos a fin de evitar

falacias; diferenciar entre las opiniones y los hechos; apoyar la tesis con

ejemplos concretos; considerar la contra argumentación. La persuasión

se logra si el emisor mantiene una postura de dominio frente al receptor;

impacta emocionalmente al receptor; domina el tema y lo presenta con

la estructura lógico-gramatical adecuada a las circunstancias. En suma,

cuando se requiere persuadir a los lectores, se utiliza la argumentación,

pues ésta es un razonamiento que persigue la aceptación o el rechazo

de una tesis

propuesta. Se compone de dos partes: la tesis y los datos

que la sustentan.

COMENTARIO CRÍTICO

Comentar un texto supone: comprender en profundidad lo que quiere decir exactamente el autor; entender cada uno de los argumentos que utiliza y crearse una opinión personal con respecto al tema tratado.

Antes de iniciar el comentario es preciso leer varias veces, lenta y detenidamente, el texto. En esta primera fase se trata de comprender el sentido fundamental del argumento que el autor expone. No se puede olvidar que el tema es la idea que sustenta todo el argumento del texto. En realidad, se trata de buscar un título concreto (una frase nominal sin verbos en forma personal), lo más breve posible, al texto sobre el que estamos trabajando. Una vez definido el tema se deben buscar las ideas principales que el autor expone sobre él, y las secundarias que le ayudan a elaborar todo el argumento. Es importante saber distinguir y explicar qué ideas secundarias apoyan o refuerzan cada una de las ideas principales. De esta manera podremos elaborar la estructura del texto, es decir, podremos explicar en qué orden y de qué manera el autor va argumentando su pensamiento, señalando cualquier reiteración, manipulación, etc., que encontremos.

Por último, se debe elaborar una opinión personal razonada sobre el tema expuesto. Se debe analizar el texto desde un punto de vista personal señalando las ideas que más han llamado la atención y argumentando en todo momento las opiniones. Es fundamental que dicha opinión esté desarrollada con orden y coherencia.

Lo puntos siguientes se deben considerar para la redacción de un comentario crítico:

1. Adecuada interpretación del texto propuesto mediante:

1.1

Reconocimiento de la tesis.

1.2 Reconocimiento de la estructura.

1.3 Reconocimiento de argumentos y refuerzos utilizados por el autor del texto.

1.4 Deducción de presuposiciones o de información implícita.

2. En caso de que la opinión del que redacta sea contraria o diferente a

la manifestada por el autor en torno al tema del texto, es preciso confrontar razonadamente ambos pareceres.

2.1 Argumentos que rebaten la tesis ofrecida por el autor.

2.2 Propuesta de otra alternativa.

2.3 Argumentos que refrendan esta otra alternativa.

3. En el caso de que la opinión del alumno no difiera con respecto a la

del autor, es necesario justificarlo, pero evitando la divagación y la paráfrasis textual continuada:

3.1 Argumentos adicionales o razonamientos aportados por los alumnos.

4. En el caso de que los alumnos no se muestren absolutamente en contra

ni absolutamente a favor de los planteamientos del autor, es esencial

aportar las razones de uno y de otro sentir.

4.1 Argumentos adicionales a favor del autor.

4.2 Argumentos que van en contra.

5. Coherencia y cohesión expositivas del comentario.

5.1 Coherencia.

5.1.1 Adecuada organización del texto.

5.1.2

Las ideas deben sucederse de forma lógica.

5.2 Cohesión.

5.2.1 Uso apropiado de los procedimientos léxicos.

5.2.2 Correcta estructuración sintáctica de los enunciados.

5.2.3 Uso debido de los conectores y marcadores textuales.

5.2.4 Correcta utilización de los signos de puntuación.

5.2.3 Uso debido de los conectores y marcadores textuales. 5.2.4 Correcta utilización de los signos de

PROTOCOLO

1. ¿Qué es? Un protocolo es una síntesis que reorganiza, ordena y jerarquiza los

puntos más relevantes tratados durante un evento. Consiste, en primera instancia, en una descripción objetiva de los temas, hechos o sucesos acaecidos durante una sesión o reunión y, en segundo lugar, es un producto escritural de registro que narra, de manera precisa, el desarrollo de los aspectos fundamentales de un trabajo realizado.

2. ¿Qué no es? Un protocolo es más que un acta; es decir, va más allá de

recapitular de manera cronológica y puntual cada uno de los sucesos ocurridos en un evento o reunión. Tampoco un protocolo es un simple resumen: no se limita a presentar una síntesis global de un tema genérico. De igual manera, el protocolo no es un ensayo crítico sobre un determinado proceso de trabajo. Y, menos todavía, un protocolo consiste en una compilación de opiniones sueltas

expuestas en una sesión, encuentro o seminario.

3. ¿Cuál es su importancia? El protocolo, como instrumento de trabajo y

seguimiento de un proceso, es importante porque permite, entre otras cosas:

a) Convertir las opiniones sueltas en enunciados con sentido.

b) Enterar a las personas ausentes de un trabajo desarrollado durante algún tipo

de sesión.

c) Concentrar la atención de los participantes hacia los temas prioritarios de una

exposición, a la vez que dirigirla de una manera consciente.

d) Reforzar el proceso de enseñanza-aprendizaje en tanto la reconstrucción de

un proceso permite fijar con mayor fuerza campos de información.

e) Contar con una descripción narrada de primera mano que posibilita construir

la memoria de un proceso y, al mismo tiempo, registrar las decisiones

fundamentales que se tomen en el curso de la discusión.

f) Conocer las distintas formas y maneras como los participantes de un evento interpretan la experiencia, resaltando determinados hechos o enfatizando algunos puntos.

g) Identificar aquellos temas en los cuales el grupo logró una adecuada o

inadecuada asimilación de los contenidos. De la misma manera, detectar cuáles temas que eran importantes, pasaron desapercibidos por el grupo, o los vacíos que deben cubrirse en posteriores oportunidades. Y, finalmente, evidenciar las zonas de consenso en torno a decisiones, asuntos o problemas.

4. ¿Cuál es su estructura? Por su valor de registro, el protocolo debe tener una estructura lo suficientemente ágil y concreta como para que cualquier lector pueda enterarse, sin gran dificultad de lo ocurrido durante el evento que se describe narrativamente. Por lo mismo, es recomendable que un protocolo contenga las siguientes partes:

a) Una identificación de la situación: lugar geográfico, fecha, hora, ambiente

espacial, objetivo del evento, participantes, duración, momentos de la sesión,

etc.

b) Descripción de las actividades: si se hizo una exposición o en trabajo de

grupo, si fue utilizando un taller o una plenaria, o un grupo focal o una dinámica

de observación, etc.

c) Temas tratados en orden de importancia: cuáles fueron las columnas

vertebrales de la discusión, cuáles las líneas de fuerza que soportaron el desarrollo del evento. Aquí es donde el trabajo de escritura es de suma importancia, pues no se trata de enumerar los temas, sino de desarrollarlos narrativamente.

d) Decisiones o acuerdos fundamentales a que se llegó: pueden referirse al

inmediato o largo plazo, pueden haber surgido durante el desarrollo del evento

y no siempre al final; pueden no haberse evidenciado como decisiones de manera explícita por lo cual, hay que inferirlas.

e) Tareas asignadas, compromisos establecidos, responsables: es el puente de conexión entre uno y otro evento o entre sesiones. Pueden consistir en: lecturas asignadas, trabajos por realizar, ejercicios formales y no formalizados, productos de diversa índole, etc. Es clave registrar la importancia de la tarea dentro del proceso, y si hay responsables directos o si es una responsabilidad grupal.

EJEMPLO

Seminario Dr. Christian Schumacher: “Conceptos fundamentales de la ciencia moderna” Protocolo de la sesión del 12 de febrero de 1998 Claustro, Salón 301, Torre II; duración 8 – 11 am Tema: “Modelos de explicación científica”

1. Exposición sobre modelos de explicación científica: La exposición (Gutiérrez / Zambrano) discute las diferencias entre los modelos deductivo- nomológico, deductivo- estadístico e inductivo-estadístico a partir de Hempel, “Aspectos de la explicación científica”. Se resalta la aplicabilidad del modelo deductivo-nomológico a las ciencias naturales a través de la reconstrucción de la explicación científica de Los principios matemáticos de filosofía natural de Newton. Se concluye que, sin embargo, la aplicabilidad de este modelo a las ciencias sociales es cuestionable por su carencia de axiomas y leyes de carácter universal, como se demuestra a través del ejemplo de la psicología (French, The Interpretation of Behavior).

2. Crítica de la exposición: La exposición de los modelos es en principio aceptada por los participantes como adecuada porque refleja sus aspectos particulares y diferenciales. Sin embargo, la aplicación al caso de la mecánica clásica es cuestionada

, Problema 3). Se mencionaron varios apartes de la obra de Newton más adecuados para sustentar la tesis (Libro III, Proposición 4 Teorema 4 y Proposición 15 Problema 1). También se cuestionó la afirmación que las ciencias sociales carezcan de leyes de carácter universal y se discutieron en detalle los apartes del texto de psicoanálisis

Libro I, Proposición 10

por la inadecuada selección del texto fuente (Principios

utilizado (The Interpretation

,

ps. 23-45).

3. Ampliación de las tesis: En la discusión siguiente se cuestiona la función explicativa de

la lógica clásica que presupone el modelo deductivo-nomológico. Si bien los participantes logran concordar en que la lógica tiene una función metodológica en la

explicación racional, se cuestiona adicionalmente si todos los argumentos en los textos fuente son de carácter lógico. Se discuten algunos apartes adicionales de los textos fuente y se descubren argumentos no lógicos tales como argumentos teleológicos

(Principios

,

Libro III, Regla I).

4. Resultados: La sesión se centró en la discusión del modelo deductivo-nomológico que

se evaluó como en principio adecuado. Se discutieron dos importantes limitaciones del modelo: (a) no parece ser aplicable a todas las teorías de carácter científico, especialmente las ciencias sociales y (b) incluso en las teorías de las ciencias naturales parecen existir excepciones al método deductivo en la explicación. Los otros dos

modelos sólo se presentaron pero no se discutieron; faltó la contrastación de los modelos a la luz de los resultados obtenidos en relación con el modelo deductivo-nomológico. Juan Camilo Restrepo, 14 de febrero de 1998.

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA - FACULTAD DE EDUCACION/ Área de Lectoescritura Materiales preparados por Fernando Vásquez y Penélope Rodríguez/ Protocolo Guía para su elaboración

ENSAYO

Gonzalo Guajardo González y Francisco Javier Serrano Franco Facultad de Filosofía. Universidad Autónoma de Querétaro

Características del ensayo.

1. Usualmente se entiende por ensayo un escrito relativamente corto (en

comparación con un tratado o un estudio exhaustivo), que puede abarcar desde dos cuartillas hasta cuarenta o cincuenta (según la demanda, la prolijidad que se le quiera dar al asunto o lo que se establezca previamente). Es cierto, sin embargo, que algunos autores clásicos han dado a sus escritos, que son tratados completos y muy extensos, el nombre de ensayo. Por eso, aquí no se da una definición del ensayo, sino unas pautas convencionales, para nuestro uso.

2.

Se centra generalmente en un único objeto de estudio: un problema,

un

área problemática, un autor, un concepto, un campo de conceptos,

un proceso, un ámbito de procesos, etc. Con otras palabras, el ensayo

guarda una unidad temática: no aborda en el mismo escrito temas ajenos unos de otros.

3.

Acorde con lo anterior, también presenta una unidad argumentativa;

es

decir, el ensayo pretende ofrecer un conjunto de «pruebas» relevantes

a

favor de la tesis o posición que se pretende defender en él.

Estrictamente, un argumento consiste en un conjunto de enunciados que dan apoyo (o fundamento o justificación) a otro enunciado, llamado conclusión, el cual expresa la tesis principal que se pretende defender en el ensayo. Muchas veces los enunciados que apoyan a la tesis principal necesitan (por su complejidad, importancia o carácter disputable) ser defendidos por otros enunciados, de modo que en el ensayo tiene que haber lugar para el argumento principal y para otros secundarios, que,

en conjunto, contribuyen a que el argumento principal sea racionalmente persuasivo. En filosofía predominan los argumentos deductivos, pero no es infrecuente recurrir a argumentos analógicos, inductivos y hasta deónticos 1 . No obstante, para algunos subtemas al interior del ensayo se pueden emplear estructuras discursivas no argumentales, tales como definiciones, citas, preguntas, preguntas retóricas, etcétera.

4. Ofrece una propuesta específica de tratamiento o comprensión del objeto de estudio, propuesta que el autor del ensayo (al que en adelante se llamará aquí “ensayista”) debe argumentar o justificar.

5. Su objetivo es, generalmente, conducir al lector hacia la reflexión de un asunto mediante su cuestionamiento, el aporte de datos o de argumentos que se abren a otras posibilidades de entender el asunto.

6. El ensayo expresa: Meditaciones propias del ensayista (en ilación congruente y apoyadas con argumentos consistentes) o resultados de una investigación no exhaustiva (investigación de campo, documental,

1 La relación entre las “premisas” (los enunciados que apoyan a la tesis principal) y la conclusión (o tesis principal) es lo que define los tipos de argumentos. Los argumentos deductivos suelen entenderse como aquellos donde la relación entre premisas y conclusión es muy fuerte, de tal modo que, si se acepta que las premisas son verdaderas, entonces necesariamente se acepta la verdad de la conclusión. Ejemplos de este tipo de argumento abundan en la tradición filosófica, pero quizás el más famoso sea el llamado «argumento ontológico». Esta relación es menos fuerte en los argumentos inductivos y analógicos (a pesar de lo cual no hay que confundirlos): las premisas de los primeros dan un apoyo limitado a la conclusión y muchas veces la verdad de la conclusión no se sigue necesariamente de la verdad de las premisas; en los argumentos por analogía la conclusión se establece con base en comparaciones entre algo bien conocido y otra cosa que, a juicio del ensayista, guarda parecido con lo bien conocido. Ejemplos de argumentos inductivos son comunes entre los filósofos empiristas, por ejemplo Locke, en las primeras secciones de su Ensayo; mientras que en Platón hay pretendidas analogías entre el “recordar” y el “inteligir”. Por último, los argumentos deónticos suelen ser frecuentes en ciertos discursos éticos o de filosofía moral. En éstos el propósito es emitir una recomendación, orden o valoración que se deriva de un grupo de premisas. Se llaman deónticos porque, genéricamente, pueden parafrasearse como:

«si se acepta que tal y tal es el caso, de esto se sigue que debe hacerse esto o aquello» (recuérdese que deon, en griego, designa ‘deber’). La ética kantiana contiene varias ilustraciones de este tipo de argumento.

histórica, etcétera) o inferencias de observaciones, de experiencias, de entrevistas o una combinación de dos o más de estos tipos.

7. El ensayo no es una carta ni selección de un diario personal, etcétera,

sino un trabajo discursivo filosófico, por lo cual su lenguaje no es coloquial

y sí, muchas veces, necesariamente “técnico” (en el sentido de que recurre a los términos empleados en un sentido particular por la tradición filosófica). Hoy en el ensayo filosófico predomina la expresión directa y llana, en primera persona, que presta especial atención al rigor argumentativo y a la exactitud en el manejo conceptual. Con todo, en la actualidad hay ensayistas de renombre que se toman ciertas libertades respecto del estilo de expresión.

Condiciones del ensayo

8. Todo ensayo ha de observar una estructura interna, aunque en él no

se diga explícitamente que la tiene. Tres partes integran a esta estructura:

a. Apertura o introducción: presentación del tema, justificación de su

importancia, consideraciones por las cuales el ensayista aborda el tema,

etc.

b. Desarrollo: características del tema, tratamiento que le dan diversos

autores, datos que permiten entenderlo, problemas que presenta, desenvolvimiento histórico, conceptos que contribuyen a plantearlo más claramente o de maneras alternativas. Por supuesto, en esta fase se desarrolla el argumento del ensayo; en otras palabras, esta sección contiene, usualmente, el grupo de razones que justifican nuestra tesis principal. También es el lugar para desarrollar los argumentos secundarios (aquellos que apoyan a las razones controversiales o no obvias de nuestro argumento principal).

c.

Cierre o conclusión: No significa necesariamente solución a problemas

planteados; puede dar cuenta de la perspectiva que asume el ensayista

ante lo establecido en la apertura o en el desarrollo.

9. Si el escrito se presta para ello, es conveniente dividirlo en varias unidades más pequeñas, encabezadas por subtítulos que hagan alusión resumida a lo que enseguida se plantea. Algunos autores sencillamente numeran las unidades pequeñas de su texto, con el fin de hacer más ligera su lectura.

10. Es necesario darle al ensayo un formato u organización. Es muy recomendable incluir los siguientes puntos o elementos:

a. Título.

b. Nombre completo del autor (ensayista).

c. Nombre de la asignatura o actividad académica para la que se

elabora el ensayo.

d. Nombre completo de quien encomendó el ensayo (opcional).

e. Institución, facultad o escuela en que se presenta el ensayo.

f. Resumen breve (entre cinco y veinte líneas) del contenido del ensayo.

Cada vez se requiere más de este resumen, pues cumple con dos funciones. Primero, como orientación y cortesía al lector, que así ubica rápidamente el tema y rasgos generales del argumento defendido y, segundo, porque diferentes bancos de datos basan el almacenamiento

y la clasificación de la información precisamente en este resumen al que también se conoce con el anglicismo abstract.

g. Cuerpo del ensayo (apertura, desarrollo y cierre.)

h. Notas aclaratorias o referencias hemero-bibliográficas. Es opcional si

se presentan al final del cuerpo del ensayo o a pie de página cada vez

que se requiera. Más adelante, en las secciones 6, 9 y 10 de este apartado, se ofrecen los criterios para presentar estas notas.

i. Lista del material documental que se usó para la elaboración del

ensayo (puede contener bibliografías, hemerografías, videografías o filmografías).

j. Lugar y fecha de elaboración o de entrega.

NOTA: si falta alguno de estos elementos puede ser razón suficiente para que se devuelva el trabajo al estudiante para su reelaboración o bien para que el ensayo merezca calificación reprobatoria. Es recomendable que en cada asignatura se aclare qué puntos serán evaluados en la presentación de los ensayos.

11. Cada vez que en el ensayo se hace referencia a algún dato histórico,

a

algún suceso, se menciona alguna tesis no elaborada por el ensayista,

o

algo similar, se debe indicar (según el inciso h de la serie anterior) la

fuente de donde el ensayista obtuvo tales datos o información.

12. Igualmente, en cada ocasión en que se cite a algún autor de manera

literal, parafraseada o, simplemente, como referencia, se ha de indicar

con toda precisión (incluida la página citada) lo que el ensayista refiere.

Lo mismo vale si el ensayista pretende referirse a las tesis de alguna

corriente o escuela de pensamiento. El propósito académico de éste y el

anterior punto consiste en presentar textos rigurosos, que cuenten con

respaldo documental, además de ofrecer apoyo a un posible lector

interesado en seguir los pasos de nuestra investigación.

13. Se reconocen dos criterios para presentar citas literales. La diferencia

de aplicación de ambos criterios reside en la extensión de los pasajes

citados. El primer criterio señala que, si el texto citado no ocupa más de

tres renglones de nuestro escrito, entonces se coloca entre comillas y a

renglón seguido, escribiendo la llamada para la nota de referencia al

cierre de las comillas, ejemplo: “Cuando una cita no supera las dos o tres

líneas se puede insertar dentro del párrafo entre comillas dobles” 2 . En

cambio, si el texto citado supera los tres renglones entonces se coloca en

un párrafo aparte, a espacio sencillo (el resto del texto se escribe a doble

2 Eco, Umberto, Cómo se hace una tesis. Técnicas y procedimientos de estudio, investigación y escritura. (Tr. L. Baranda y A. Clavería). Barcelona: ed. Gedisa, 1993. V. p. 193.

espacio), con sangrías a derecha e izquierda (la primera es opcional y no

siempre se hace) y, si es posible, empleando un tipo de letra más

pequeño que en el resto del documento. En este caso se prescinde

necesariamente del uso de las comillas. Ejemplo:

Cuando, al contrario, la cita es más larga, es mejor ponerla a un espacio y con mayor margen (si la tesis está escrita a tres espacios, entonces la cita puede ir a dos espacios). En este caso no son necesarias las comillas, pues tiene que quedar claro que todos los fragmentos con mayor margen y a un espacio son citas, y hay que tener cuidado de no usar el mismo sistema para nuestras observaciones o disquisiciones secundarias (que figurarán en nota) 3

Las llamadas fuera del texto (que indican la referencia) se escriben,

generalmente, después del signo de puntuación o de las comillas,

usando una tipografía más pequeña, por encima del renglón (a este tipo

de letra se le conoce como “superíndice”), pero si no se cuenta con este

recurso (muchas veces es el caso cuando se emplea máquina de

escribir) es suficiente con hacer la llamada entre paréntesis, por ejemplo:

(4). Es importante apuntar aquí otro criterio para hacer citas textuales.

Muchas veces sólo interesa citar algunos enunciados de un texto que se

encuentran en un párrafo muy extenso. En estos casos no se quiere citar

el párrafo entero porque la mayor parte no es relevante para el

argumento defendido. Por ello, y como una muestra de respeto a la

palabra del autor citado, se suele recurrir al uso de puntos suspensivos

colocados entre las líneas para indicar que se cita textualmente, pero

que se han editado los pasajes, sacando de contexto las palabras que

interesa consignar. Si se cortan enunciados completos entonces estos

puntos suspensivos se colocan entre corchetes. En este caso es suficiente

asentar tres puntos seguidos al principio o al final. Este criterio se aplica

3 Ibidem.

tanto en citas entre comillas como en citas en párrafo aparte. Las siguientes líneas hacen eco de la aplicación de este criterio: …hay que transcribir las palabras tal y como son… no se puede eliminar parte del texto sin señalarlo: esta señal de elipsis se efectúa mediante la inserción de tres puntos suspensivos que corresponden a la parte omitida. […] Incluso los subrayados que no son del autor sino nuestros, tienen que ser señalados 4 . Se reserva otro uso para los corchetes. Muchas veces ayudan a ajustar con la redacción del ensayo un texto muy amplio o algunos enunciados que no guardan coordinación verbal o genérica con la redacción en la que se incluyen y a los que, por ello, es preciso “editar”. Los corchetes también se emplean para “tomar la palabra” dentro de una cita y apuntar algo en directa relación con las palabras citadas. Este uso de los corchetes permite contextualizar el texto citado en un sentido peculiar que interesa resaltar y, al mismo tiempo, mantener fidelidad al texto original. Nuevamente en palabras de Umberto Eco, con añadidos nuestros mostramos la aplicación de este criterio: [El criterio general para hacer una referencia es que ésta] tiene que ser exacta y puntual (no se cita a un autor sin decir qué libro y qué página) y verificable por todos. Entonces, ¿qué habrá que hacer si una información o un juicio importante provienen de una comunicación personal, de una carta o de un manuscrito [o de internet]? […] 5

14. Es académica y técnicamente inadmisible un ensayo constituido predominante o exclusivamente por cadenas de citas literales (de autores o de documentos diversos). Cuando el trabajo versa sobre el pensamiento de un autor o la posición de una corriente o escuela de pensamiento, ha de recurrirse preferentemente al parafraseo (que no

4 Idem, p. 194.

5 Idem, p. 195.

debe confundirse ni con el resumen ni con la síntesis), antes que a la cita literal.

NOTA: si se falta a alguna de las indicaciones dadas en los números 11, 12, 13 y 14 anteriores puede ser razón suficiente para que se devuelva el trabajo al estudiante para su reelaboración o bien para que el ensayo merezca calificación reprobatoria. Es recomendable que en cada asignatura se aclare qué puntos serán evaluados en la presentación de los ensayos.

15. Todo ensayo debe escribirse a máquina o en procesador de palabras, en un formato cómodo para la lectura y para escribir observaciones del revisor o del lector. Por ello, conviene que los textos sean presentados bajo el formato de “cuartilla”, que consiste en emplear hojas tamaño carta (blancas y sin márgenes impresos), escritas a doble renglón (doble espacio) y con márgenes de 2,5 cm.

16. Las referencias ayudan, en general, a que un lector interesado en seguir la investigación del ensayista o en desarrollar una propia inspirada o bien en el trabajo que lee o bien en temas o en autores presentados en el ensayo, pueda consultar directamente las referencias consignadas. Al mismo tiempo, el cuerpo de citas de nuestro trabajo permite evaluar la calidad y profundidad de la investigación. Por supuesto, no tiene el mismo valor un trabajo de investigación basado en fuentes primarias que otro basado en secundarias o terciarias. Muchos lectores desean conocer de antemano qué tan lejos se ha llegado en el afán de contestar las preguntas que quitan el sueño al ensayista. Así, en aras de ayudar a un posible lector interesado en seguir las “pistas” de un ensayo, los elementos mínimos que deben estar presentes en las referencias son, en este orden:

1. Nombre del autor, 2. Título de la obra y 3. Datos de edición, que deben incluir nombre de la editorial (o nombre de la revista o periódico, si es el caso), lugar de edición (imprescindible si se trata de un libro) 6 y año de publicación. Estos elementos son los mínimos de cualquier referencia; sin embargo, los formatos completos para presentar estos elementos varían según los diferentes tipos de publicaciones. Nosotros proponemos aquí un formato que puede aplicarse a diversas publicaciones. Póngase especial atención al uso de comillas, de cursivas (que siempre puede reemplazarse por subrayado) y de paréntesis. En el ensayo estas referencias se presentarán en una lista ordenada alfabéticamente.

Un libro:

Eco, Umberto, Cómo se hace una tesis. Técnicas y procedimientos de estudio, investigación y escritura. (Tr. L. Baranda y A. Clavería). Barcelona: ed. Gedisa, 1993. (Colec. Libertad y cambio).

Si el libro tiene más de un autor sólo el nombre del primer autor se escribe empezando por apellido:

Duvignaud Jean, Françoise Duvignaud y Jean-Pierre Corbeau, El banco de los sueños. Ensayo antropológico del soñador contemporáneo. (Tr. J. Ferreiro Santana). México: FCE, 1981.

Téngase en cuenta que señalamos el año de la edición (nunca de la reimpresión). Si tenemos entre manos una primera edición se omite este dato, no así en el caso de que sean segundas o posteriores ediciones. En estos casos se indica el año de la edición que consultamos, por ejemplo:

6 Es un error común anotar el país de donde proviene la edición, sin embargo, este dato invariablemente debe designar a la ciudad donde se edita la obra citada.

Krauze de Kolteniuk, Rosa, Introducción a la investigación filosófica. México: UNAM, 1986. 2ª ed.

Los nombres de editoriales muy conocidas se escriben abreviados, pero sin puntos. En nuestro medio esto aplica, por mencionar algunos casos, para UNAM (abreviatura, en este contexto, de “Edición de la Universidad Nacional Autónoma de México”), FCE (abreviatura de “Edición del Fondo de Cultura Económica”) o EUDEBA (abreviatura de “Edición de la Universidad de Buenos Aires”).

Una parte (capítulo) de un libro:

Braithewaite, R. B., “La naturaleza del creer”, en A. Phillips Griffiths (ed.), Conocimiento y creencia. (Tr. Francisco Caracheo). México: FCE,

1974.

Un artículo de revista o periódico:

Isla, Augusto, “La República feliz imaginada por Rousseau”, en Nuevo Milenio, 9 de octubre del 2000. O de una revista especializada en cierta área de la filosofía: West, Bruce J., “Chaos and Related Things: A Tutorial”, en The Journal of Mind and Behavior. Vol. 18 No. 2 Spring 1997 y Vol. 18 No. 3 Summer 1997. (Número especial:

“Understanding Tomorrow’s Mind: Advances in Chaos Theory, Quantum Theory, and Consciousness in Psychology”).

Una página de internet:

DesJardins,

Marie,

“How

to

Succeed

in

Graduate

School”,

URL:

http://www.erg.sri.com/people/marie/papers/advice-

summary.html, 1994.

Existen dos formas generales de realizar la notación bibliográfica sobre el texto. Una, mencionada ya en esta guía, es de cuño netamente latino y es la empleada en la elaboración de este documento. Esta forma se apoya en un conjunto de abreviaturas y expresiones de origen latino que permiten, de un modo ágil, organizar las llamadas fuera del texto (a pie de página o al final del documento) y las referencias. Una referencia se escribe completa sólo la primera vez que se cita, después se utilizan las expresiones o abreviaturas mencionadas. Estas palabras y abreviaturas, como todas las palabras en un lenguaje distinto a aquel en el que se escribe, se subrayan o escriben con cursivas 7 A continuación se presenta una tabla con este conjunto de abreviaturas y expresiones latinas, su significado y una breve guía de su uso (después de la tabla se presenta el otro sistema mencionado).

de la tabla se presenta el otro sistema mencionado). 7 La aplicación de este criterio suele

7 La aplicación de este criterio suele exceptuarse en la hemero-bibliografía, para que no se confundan los diferentes tipos de publicaciones.

Es norma que a estas expresiones, incluso si son abreviaciones, las siga una coma. Por

Es norma que a estas expresiones, incluso si son abreviaciones, las siga una coma. Por ejemplo:

Eco, op. cit., v. p. 14. Que podría leerse como: “Obra citada de Umberto Eco, véase la página 14”.

El otro sistema de notación bibliográfica, que cada día adquiere más institucionalidad, pues está recomendado por organizaciones editoriales de los Estados Unidos de América (y lo que proviene de aquel país tiene

carta de dominancia cultural en las naciones satélites como la nuestra), consiste en poner a renglón seguido, pero entre paréntesis, el apellido del autor y después la página citada, tal como se ve al final de la siguiente cita en este párrafo: “…las citas son prácticamente de dos tipos: (a) se cita un texto que después se interpreta y (b) se cita un texto en apoyo de la interpretación personal” (Eco, p. 188). Donde lo que está entre paréntesis indica que se cita la página 188 de un texto de Umberto Eco. En caso de que se citen diferentes trabajos de un autor, entonces, en seguida del apellido, se escribe, además, el año de edición de la obra referida, con lo que se evita cualquier confusión al respecto. En este caso sería: (Eco 1993, p. 188). Algunos autores especialmente prolíficos suelen publicar varios trabajos en un año, por lo que en estos casos se diferencian sus obras agregando letras minúsculas, en orden alfabético, a los diferentes textos suyos que se citen. Por ejemplo, si se tienen entre manos dos libros de Monsiváis del año 1999, al primero citado se le puede asignar una «a» y al segundo una «b», de este modo: (Monsiváis 1999a, p. 164) y (Monsiváis 1999b, p. 78). Desde luego, en este sistema de citas es de todo punto imprescindible que al final del ensayo se anote el listado con las fichas bibliográficas completas, indicando claramente la asignación de letras que se ha adoptado. De igual forma existe l citación APA la más utilizada en nuestros días. Esta segunda forma de hacer las referencias bibliográficas corresponde a una tradición académica y comercial sajona, mientras que la primera es de cuño netamente latino, como decíamos. ¡Usted elija cuál prefiere para su ensayo!

18. Vale la pena recordar, además, que todo ensayo es una acción comunicacional, de manera que conviene que esté escrito en un estilo correcto. En lo que atañe a la sintaxis es importante respetar las normas existentes sobre las características del sujeto y del predicado en el enunciado, así como atender a las normas sobre el uso de los signos de

puntuación. También es recomendable emplear palabras inteligibles (no abusar del culteranismo ni de los términos técnicos) y recurrir al vocabulario que el tema exige para su precisión y comprensión. Sin duda, cuando se falta a las normas de la sintaxis y la ortografía el documento se presta a muchas confusiones durante la lectura. Desde luego, hay formas estéticas y diversos recursos retóricos, de las que el ensayista puede valerse, según su estilo personal y los efectos emocionales que pretenda causar en los lectores.

500 conectores

Para que la causa encaje con el efecto, las consecuencias correspondan a los antecedentes y para que los diversos párrafos de un escrito se articulen de manera variada y armoniosa.

Por: Fernando Vásquez Rodríguez - En: Caja de Herramientas para la escritura

Los conectores o nexos se entienden como una relación entre dos elementos:

el elemento conector y el elemento presupuesto. Estos conectores se manifiestan en el nivel léxico gramatical tanto dentro de la oración como entre oraciones y contribuyen a que el texto sea aprehendido como un todo coherente. Los que más se usan son las conjunciones. A continuación se presentan algunos conectores y su relación de significado:

Causa y efecto: en concordancia, porque, por consiguiente, por esta razón, de ahí que, puesto que, por lo tanto.

Adversativa o de ruptura: pero, sin embargo, a pesar de, por el contrario, por más que, por otra parte, aunque, aunque.

Temporal: después, antes, anteriormente, más tarde, ahora, actualmente, entonces, últimamente, cuando.

Orden: primero, a continuación, luego, finalmente.

Resumen: por dichas razones, en suma, en conclusión, resumiendo, en síntesis.

Aditivas o Continuativas: también, además, sumando. lo anterior, más aún, ejemplo, al mismo tiempo.

Énfasis: ciertamente, lo que es más importante, enfatizando, repitamos.

Concesión: en vista de (esos datos), concedido que, por supuesto, aunque.

Comparativas: como, así, de esta forma, de este modo, ambos, al igual que.

Espacial: a través, al frente, a lo largo, alrededor, detrás, por el otro lado, entre, debajo, detrás, en el centro, afuera. Condicionales: si, como, cuando, con tal que, siempre que, dado que, ya que, siempre y cuando donde no. Conjuntivas: y, sin embargo, a pesar de, no obstante. Disyuntivas: o, u, ya, bien, sea, que.

A

A continuación

A diferencia de

A esas digresiones me ha conducido el

A este propósito

A mi modo de ver

A partir de

A partir de (que)

A primera vista

¿A que seguir’? los

A veces, en cambio, hay

Acaece, no obstante que… Acéptese todo eso porque Acudimos a este ejemplo para Además, la Admitamos que Admito que aquí mi tema recuerda. Adviértase que, a pesar de todo, Afirmaré ahora que Ahora bien: los… Ahora veamos Al afirmar que Al contrario Al lado de ello Al llegar a este punto Al margen de Al mismo tiempo.,. Al respecto conviene decir que Algo más que añadir Alrededor de Análogamente, cabe preguntarse si Anotaré que Ante todo, rectifiquemos la idea sabida de que Antes de continuar insistamos en Añádase a este una Aquí conviene detenerse un momento a fin de Aquí he de referirme también a Aquí nos preguntarnos como Aquí vale la pena hacer una pequeña digresión sobre Así empezamos a cercar, pues, e1 Así y todo Atengámonos ahora a Aún así Avanzando en el tiempo encontramos

B

Basándose en Bien pareciera por todo lo anterior Bien se que

C

Cabe concluir que Cabe señalar que Cabe señalar’. Cierto es que. Claro que esto no lo explica todo Comencemos con Comencemos por evocar… Comencemos dando algún ejemplo Como Corno breve conclusión, creo que Como dijimos al principio. Como es natural… Como es sabido Como quiera, las explicaciones. Como quiera que sea, la Como se indicó. Como se ve, los Como si fuera poco Corno ultima palabra deseo Como ya lo hice notar. Comprenda. No es que Comprendemos que Con este ejemplo he querido Con esto en mente Con esto hemos cumplido una. Con esto no quiero decir que… Con lo que llevo dicho hasta aquí, me parece. Con respecto al primer’ punto Con sano criterio Con todo Con todo y lo anterior Concibo, pues, Concluyamos, entonces, que Continuaremos la exploración de Contrapongamos a Conviene distinguir Conviene, sin embargo advertir que. Corresponde preguntarse si Creemos haber dicho lo suficiente para (sobre) Creo haber mostrado que Creo indiscutible la afirmación de que. Creo que aquí se ve bastante bien como Creo que con estas indicaciones. Creo que llegamos al núcleo de Cuando Cuando dije que Cuando se dice

D

Dado que De acuerdo con De aquí, que. De cualquier modo De entonces acá De esta circunstancia nace el hecho de que De esta manera De esta suerte es como De estas y otras páginas resulta que De igual modo De la misma manera De lo anterior De lo que llevo dicho De manera que De modo que el problema no es De otro lado De pronto De todos modos, cuando Debe quedar bastante claro que. Debemos comprender Debo agregar que Dejando aparte por un momento al menos. Dejando de lado Dejemos eso. La Del mismo modo Dentro de este contexto Dentro de este marco ha de considerarse la Desde entonces, este

E

En últimas. Entendemos por Entiéndase bien: yo no Entonces. Entonces resulta que Entre tanto, pedimos Es así como. Es decir En el caso que por ejemplo, Es fácil comprender por que Es interesante examinar el problema también desde. Es más…

Es natural que. Es necesario recalcar que Es oportuno ahora Es por ello que Es prudente advertir que Es sabido por ejemplo, que. Es significativa la importancia que tiene. Es significativo que Es sintomático que Es verdad. El Esa iniciativa Eso es, pues, Estábamos diciendo lo que. Esta descripción será incompleta si Esta línea de argumentación podría Esta revisión, tan somera como inevitablemente personal, Estas consideraciones fundamentan mi propuesta de. Este argumento corresponde muy bien a lo que Este es, por decir así, el Este motivo puede entenderse también como. Este punto se puede destacar observando Esto es absolutamente cierto. Si Esto es, pues, lo que Esto nos lleva a Esto quiere decir que Exactamente. Examinemos brevemente Examinemos minuciosamente este problema.

F

Finalmente.

H

Habría que decir también Ha llegado el momento de Hasta ahora Hasta aquí lo Hasta donde yo sé, nadie ha Hay, como se ve, elementos Hay en el fondo un Hay más: las Hay otro aspecto entre tantos del que Hay otro aspecto que

Hay que advertir que Hay que reconocer que Hay que repetirlo: los Hay sin embargo, algunos He aquí, a mi juicio He aquí en pocas palabras como

He aquí mas o menos como pensaba He citado ya He hablado de

He hallado

He llegado al término de He traído a colación Hemos dejado para el final Hemos dicho que Henos aquí no obstante, apenas Hubiera podido escoger

J

Es justo decir que

intentado probar que

He

L

La idea es que La respuesta es fácil La tesis que ahora voy a expresar es La verdad es que Lo cierto es que Lo curioso es que Lo que acontece es que Lo que importa observar es que Lo que me interesa ahora es Lo que nos interesa aquí no es tanto Lo que nos lleva a decir que Lo que quiere decir que

LL

Llegado a este punto Llegamos aquí a Llegamos, pues, pues a

M

Mas no se trata tan solo de Mas tarde, en efecto Me doy cuenta de que Me explicaré. Los Me gustaría dejar claro que Me parece que Me refiero, por supuesto a Mi propósito es (era) Mirándolo así Muy contrario de lo que pasa con…

N

Nada o mas expresivo que Naturalmente que No cabe duda que No continuaré exponiendo No digamos, pues que No diré que No en vano me he detenido en No es de olvidar que No es difícil descubrir que No es eso todo No es extraño pues que No es fantasía afirmar que No es fortuito que No es preciso No es una casualidad el hecho que No está probado que No estamos lejos de ver como el No gastamos muchas palabras en No hay que apresurarse a No hay que apresurarse con todo a No: la realidad es No pareciera necesario No pongo mas de un ejemplo: la No puede menos que No quisiera que más afirmaciones parecieran No se lo tome, sin embargo, por No se trata, a mi juicio de No teniendo pues, la urgencia de No voy a repetir aquí Notemos entonces cuán

O

Observemos cómo Observo ya venir una objeción

O sea, los

Otra cosa que se dice con frecuencia es que

P

Paralelamente a Para algunos Para empezar Para ilustrar mejor Para los fines de nuestro argumento Para mejor entender Para poner a prueba Para precisar como Para quienes sostienen que Para simplificar podríamos decir que Parece perfectamente claro que Parece sin embargo como si Partiendo de Pasemos a Penetrémonos, ante todo, de que Pero Pero antes de Pero antes de seguir adelante consideremos Pero dejando de lado la Pero el caso es que Pero hay más: la Pero hay otra definición Pero no nos perdamos en consideraciones Pero, no se juzgue por eso que

Pero recapitulemos: ¿Es Pero quizá la respuesta que realmente corresponde Pero si se considera cuidadosamente Pero, sobre todo pienso en Pero tal vez debamos pasar primero revista a

Pero todo eso

Pero volvamos a nuestro asunto

Pienso, por eso, que Podemos decir que Podemos distinguir Podemos interrumpir aquí esta

mas que

Podemos observar como Podemos preguntarnos Pongamos otro ejemplo Por añadidura Por consiguiente Por ejemplo Por el contrario Por eso

Por eso, cabalmente es Por eso, para mi, Por eso señalé que

Por esta razón

Por eso puede decirse que Por lo expuesto al inicio de

Por lo general Por lo tanto Por lo pronto

Por mi (su) parte Por simplicidad, podemos suponer que

Por lo que sigue Por otra parte Por supuesto que

Por último Porque Porque, en teoría, la Porque no se trata de Precisa advertir que

Presuponemos (decisivamente) que Procedo ahora a la Prosiguiendo con el tema Pudiera creerse que Puede afirmarse ( pensar que) Puedo, por lo tanto, definir también Pues bien: los Pues lo mejor es que

(vía)

Por

lo que sigue

Por todo esto creo que

Precisamente

por

porque

Q

Queda definido Queda por aclarar Queda todavía un hilo al que Quiero concluir esta (este) Quiero creer que Quisiera añadir que Quisiera hablar ahora de Quisiera insistir en Quisiera que, ahora que estoy por hablar de Quisiera señalar una característica que Quizá, entonces

R

Recapitulemos: al --- Recapitulemos brevemente sobre Reconozcamos en cambio, que Recordaré, por último, los Recordemos que Referida a este contexto, las relaciones entre Registrado esto Respecto a lo que otros prefieren llamar Resulta que cuando

S

Se comprende que Se deduce (infiere) que Se diría, pues, que Se enfrenta, pues, con Se ha dicho, (pretendido) que Se me figura, así de momento, que Se que mi planteamiento es Se trata desde luego de Sea, a modo de ejemplo Sea cierta o no esta Sea como (lo que) fuere Sea otro caso (ejemplo). Un Seguramente que Señalemos en pocas palabras Sería prudente Si bien Si echamos un vistazo sobre Si llamamos Si pensamos que este Si quisiera escoger un símbolo propicio para Si se tiene en cuenta que Si se toma como punto de partida Si tuviera que decir Si volvemos atrás Si, ya lo sabemos Siempre me ha parecido

Siento, en efecto, la necesidad de Sin duda alguna Sin duda, (Algunas Sin embargo Sin embargo, también a menudo Sin entrar en consideraciones sobre Sin paradoja, puede investigarse Sobran razones para Sorprende comprobar Sorprenderá tal vez que Sostengo que Soy de los que creen Subyace en todos estos detalles Suele decirse que:

Supongamos ahora

T

Tal es, por lo demás Tal vez quepa hacer algunos comentarios, la Tales son algunos de los Tales son, en síntesis, (en general) los También cabe comparar También es cierto

Tampoco nos corresponde exponer

Tenemos en consecuencia, que Tenemos, pues, en grado Terminará diciendo que Tiempo hubo que Todavía mas: los Todo esto parece confirmar la Todo lo dicho hasta ahora, explica porque Todos reconocemos en cambio que Tomemos como punto de partida (ejemplo) la Torno a decirlo: esto Tras esta situación, abordemos Tratemos de

)

Tan pronto como

U

Un corolario más Un poco de historia Una aclaración sobre Una última observación

Una

vez hecha esta precisión

V

Valga la verdad: el Vamos a intentar concluir pensando Vamos a recordar una vez más Vamos a ver rápidamente por que Veamos cuál es el contexto de Veamos. El Veamos un ejemplo muy sencillo Veamos lo que significa Volvamos a Volvamos a examinar Volvamos a intentar ahora Volvamos a nuestro asunto: ese Volvamos ahora la mirada hacia Volvamos al comienzo: el Volviendo ahora a Voy a referirme brevemente a Vuelvo a decirlo: la

Y

Y

además: el

Y

ahora debemos abandonar

Y

así

Y

como siempre

Y

esto nos conduce

(lleva)

Y

llegamos a otro punto

Y

más frecuentemente todavía es

Y

no es mera coincidencia que

Referencias

academicos.iems.edu.m. (s.f.). Obtenido de http://academicos.iems.edu.mx/cired/docs/inn/toma_d e_apuntes_actividades_ESTUDIANTES.pdf

Colón, U. C. (s.f.). Obtenido de

http://www.ver.ucc.mx/inve/inve/documentos/files/3_sin

tesis.pdf

englishcom. (s.f.). englishcom. Obtenido de

http://www.englishcom.com.mx/lectura-

veloz/estrategias-de-lectura-y-comprension-lector/

Franco, G. G. (s.f.). UAQ. Obtenido de

http://www.uaq.mx/FCN/tutorias/guia_ensayo09.pdf

http://www.cusxxi.edu.mx/pdfs/ESTRATEGIAS_DE_LECTURA.pdf . (s.f.). Obtenido de http://www.cusxxi.edu.mx/pdfs/ESTRATEGIAS_DE_LECTUR A.pdf

IES. (s.f.). Obtenido de http://www.auladeletras.net/material/comcrit.pdf

JOVELLANOS, I. (s.f.). Obtenido de http://www.iesjovellanos.com/archivos/ManualTecnicas Estudio.pdf

UDEA, A. e. (s.f.). Obtenido de http://aprendeenlinea.udea.edu.co/lms/moodle/file.ph

p/693/Elprotocolo_2

rtf

Veracruzana, U. (s.f.). Obtenido de

http://www.uv.mx/dgdaie/files/2012/10/Antologia-

LECTURA-Y-REDACCION.pdf